Vous êtes sur la page 1sur 14

Documento

Voces: CLAUSULA ~ CONTRATO BANCARIO ~ DAÑOS Y PERJUICIOS ~ DEBER DE CUSTODIA


~ DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ LEY DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ ROBO ~
SERVICIO DE CAJA DE SEGURIDAD

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala B(CNCom)(SalaB)
Fecha: 06/04/2016
Partes: S., L. y otro c. Banco de la Provincia de Buenos Aires s/ ordinario
Publicado en: 
Cita Online: AR/JUR/25081/2016

Hechos: 
El titular de una caja de seguridad que había sido robada y vaciado su contenido en una sucursal bancaria
dedujo demanda contra la entidad a fin de exigir el pago de los valores en ella contenidos. La sentencia admitó
la pretensión. La Cámara modificó el monto de condena.

Sumarios: 
1 . La entidad demandada debe responder por los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia del robo
del contenido de la caja de seguridad de la cual es titular el reclamante, aun cuando haya convenido una cláusula
de exoneración de responsabilidad al respecto, pues, admitir sus previsiones desnaturalizaría el contrato y lo
dejaría carente de objeto, sumado a que desde la perspectiva de la ley 24.240 debe tenerse como no escrita a
tenor de lo dispuesto por su art. 37. 

Texto Completo: 

2ª Instancia.­ Buenos Aires, abril 6 de 2016.

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?
A la propuesta planteada la doctora Gómez Alonso de Díaz Cordero dijo:
I. La Causa:
L. S. y M. E. S. promovieron demanda de daños y perjuicios contra el Banco de la Provincia de Buenos
Aires por el cobro de la suma de U$S 544.325 o su equivalente en pesos a la cotización del tipo de cambio
“vendedor” vigente al momento del pago con más sus intereses.
Afirmaron ser titulares desde el año 2004 de una Caja de Seguridad en la Sucursal de Av. ... Capital Federal
del Banco de la Provincia de Buenos Aires, identificada bajo el N° ... de la sección ...
Destacaron que la caja de seguridad era grande con el triple de capacidad que las comunes, lo que fue
requerido expresamente por los dicentes, ya que debían utilizarla para guarda y seguridad no sólo de dinero en
efectivo sino también de las numerosas joyas pertenecientes a todos los integrantes de la familia.
Refirieron que el 3 de enero del año 2011 fue descubierto el robo de más de 130 cajas de seguridad, que
habían sido violadas y vaciadas de todo su contenido en la mencionada sucursal, hecho que es de público y
notorio conocimiento como informan los recortes periodísticos adjuntados.

© Thomson Reuters Información Legal 1


Documento

Alegaron que inmediatamente fueron informados por personal del Banco que entre las Cajas de Seguridad
violadas y vaciadas por el robo se encontraba la correspondiente a los suscriptos.
El 12 de enero de 2011 iniciaron el trámite ante el Banco presentando formal declaración por escrito, con
detalle del contenido en dinero efectivo y joyas, incluyendo una somera explicación del origen de los fondos y
copia de documentación respaldatoria.
Fracasadas las instancias de mediación sin obtener respuesta concreta, con fecha 12 de Septiembre 2011 les
fue devuelta la documentación aportada.
Reclamaron   la   suma   de   U$S   336.000   en   concepto   de   dinero   en   efectivo;   el   importe   de   U$S   128.325
correspondiente al valor de las joyas, y el monto de U$S 50.000 por el daño moral sufrido. Detallaron el origen
de los fondos en dinero en efectivo y la lista de joyas con su tasación.
Fundaron su pretensión en derecho y ofrecieron prueba.
A fs. 2828 se presentó el Banco de la Provincia de Buenos Aires contestó demanda y solicitó su rechazo.
Realizó una negativa general de los hechos afirmados en la demanda, y desconoció toda la documentación
agregada por la actora.
Relató su versión de los hechos y destacó que al ser su parte víctima de un ilícito, el que fue cometido bajo
la modalidad de “boquete”, carece de responsabilidad.
Consideró que su mandante cumplió con todas las obligaciones a su cargo y las realizó diligentemente, por
lo cual en el caso no se cumple con la exigencia establecida por el art. 511 y concordantes del Cód. Civil.
Solicitó el rechazo de la totalidad de los rubros reclamados. Ofreció prueba.
II. La Sentencia de Primera Instancia:
El Juez de la anterior instancia hizo lugar a la demanda contra el Banco de la Provincia de Buenos Aires
condenándolo al pago de la suma de U$S 311.500 o su equivalente en pesos a la cotización del tipo de cambio
“vendedor” vigente al momento del pago y la suma de $130.000, con más los intereses. Impuso las costas a la
demandada vencida.
Contra dicho decisorio se alzó la parte actora fundando su recurso a fs. 3575/6, el cual recibió contestación a
fs.   3594/5;   y   la   parte   demandada   quien   expresó   agravios   a   fs.   3584/92   el   cual   recibió   contestación   a   fs.
3597/3602.
III. El Recurso:
a. Recurso de la Actora:
Los actores cuestionaron la fecha fijada para el inicio del cálculo de intereses moratorios. Afirmaron que
debe ser tomada a partir del reclamo efectuado por los actores ante el propio Banco, el 12 de enero de 2011, y
no desde la notificación de la demanda como fuera establecido.
Se quejaron del importe otorgado en concepto de indemnización por daño psíquico, el cual fue fijado en
$50.000, considerándolo exiguo y alejado del verdadero daño causado.
b. Recurso de la demandada:
En primer lugar cuestionó que se haya atribuido responsabilidad a su parte declarando la invalidez de la
cláusula 18 del contrato celebrado con la actora.
Alegó que en tal cláusula establece que el Banco garantiza exclusivamente la integridad exterior de la caja,
© Thomson Reuters Información Legal 2
Documento

salvo   caso   fortuito   o   de   fuerza   mayor   y   no   responde   por   los   objetos   en   ella   depositados.   Por   lo   cual,
contrariamente a  lo sostenido  su parte ha  sido víctima  de un delito que  resulta asimilable  al  caso  fortuito
insuperable, no imputable a su parte.
Destacó que existe una clara ruptura del nexo causal que impide imputarle responsabilidad a su mandante
teniendo en cuenta que el suceso que dio origen al presente reclamo resultó imposible de prever y de evitar.
Cuestionó que se haya hecho una interpretación forzada de la cláusula 3 del contrato, ya que ella resulta
clara y su contenido en ningún momento fue cuestionado, es así que queda expresamente vedado el depósito en
el interior de las cajas de seguridad de bienes ajenos a los contratantes.
Dicha cláusula no parece abusiva, y confirmó que la sentencia en detrimento de las convenciones libremente
establecidas por las partes convalide un reclamo judicial aduciendo la existencia en el cofre de bienes ajenos al
titular.
Criticó el reconocimiento de las sumas de dinero como existentes en el cofre violentado al momento del
siniestro. Alegó que el nivel de vida denunciado por los actores, no implica necesariamente que tengan un
margen de  ahorro  que les permita acumular las sumas  que dicen  tenían resguardada. Es decir, para  poder
sostener los gastos denunciados y el supuesto nivel de vida, que no solo les permita sobrevivir, bastan los
escasos ingresos denunciados.
Se agravió que se haya tenido como acreditada la existencia de la suma de U$S33.00 correspondiente a la
venta de un inmueble sito en Av. ... de la Ciudad de Buenos Aires, ya que no se probó que el  dinero se
encontrara dentro del cofre, y que resulta poco probable que la actora haya adquirido tal cantidad de divisas sin
demostrarlo.
Se quejó además que la sentencia tuviera por acreditada la existencia de los importes de U$S 93.000, U$S
20.000 y U$S 25.000 por la cesión de ciertos boletos de compraventa.
Al respecto destacó: i) no existen ingresos a la caja de seguridad contemporáneos a la operación; ii) la actora
acompaño ciertos boletos de compraventa y cesiones con ciertas firmas certificadas pero ello no da fe del tenor
del convenio, iii) la inexistencia de notificación al tercero cedido en las supuestas cesiones realizadas, iv) no se
acompaña constancia de pago del impuesto de sellos, y v) las supuestas compras de inmuebles fueron realizadas
por   medio   de   boletos   de   compraventa   suscriptos   por   otros   compradores,   quienes   debieron   recibir   la   parte
proporcional de las dudosas cesiones.
Alegó que el Sr. S. no sólo no era titular de las sumas entregadas en pago para la compra de los inmuebles
posteriormente cedidos, sino que además desarrollaría una actividad que se encuentra debidamente inscripta por
ante los organismos de recaudación fiscal.
Se agravió del importe de U$S 42.000 otorgado en concepto de ahorros supuestamente pertenecientes a la
fallecida A. C. V. D. G., ya que no se aportó ninguna prueba para acreditar la capacidad de ahorro de la difunta.
Se quejó de que la sentencia haya reconocido el robo de los ahorros de la Sra. M. E. S., cuando los importes
denunciados   provenientes   de   los   ingresos   como   psicóloga   desde   el   año   2004   al   2009,   no   logran   acreditar
mínimamente la posibilidad de que la actora haya logrado ahorrar esa suma.
Cuestionó   el   importe   otorgado   en   concepto   de   saldo   remante   del   precio   de   alquiler   percibido
anticipadamente por la suma de U$S 70.000 por el local sito en la ciudad de ...
Destacó que en ningún momento los actores denunciaron de qué modo convirtió la supuesta suma percibida
© Thomson Reuters Información Legal 3
Documento

en pesos a través de cheques a moneda extranjera.
Se quejó de que se haya reconocido el daño moral y psicológico, cuando no se especifica de qué manera se
exteriorizó tal eventual daño, ni de qué modo se vio aterrado en su equilibrio espiritual.
Se agravió de que parte de la condena haya sido impuesta en dólares, ya que por aplicación de la normativa
vigente las condenas dispuestas por autoridad judicial deben hacerse efectivas en moneda de curso legal.
Cuestionó que se haya impuesto una tasa de interés para una suma que en vistas a los cambios de cotización
que son de público conocimiento ha elevado considerablemente su valor desde el momento del hecho hasta la
actualidad.
Por último se quejó de que las costas hayan sido impuestas en su totalidad a su parte, cuando la pretensión
de la actora ha sido parcialmente acogida.
IV. La Solución:
a. Un orden lógico de prelación impone la necesidad de tratar en primer término los agravios formulados por
la defensa, puesto que la solución a la que arribe en tal materia recursiva proyectará consecuencias en la protesta
de los accionantes.
Las partes están contestes en la existencia del contrato de caja de seguridad celebrado y consintieron la
responsabilidad del banco en tanto dicho extremo no fue apelado, ergo no resulta ocioso recordar que según
tiene   reiteradamente   decidido   esta   Sala,   la   entidad   demandada   debe   responder   por   los   daños   y   perjuicios
ocasionados   como   consecuencia   del   robo   del   contenido   de   la   caja   de   seguridad   de   la   cual   es   titular   el
reclamante, pues el contrato de servicio de caja de seguridad impone al banco prestador un deber de ‘defensa’
contra ‘toda’ intromisión del exterior y el incumplimiento de tal obligación genera responsabilidad contractual.
La custodia que asume el banco supone disipar el riesgo, es decir, no basta con ‘hacer lo posible’ para
obtener su resguardo, sino que se impone obtenerlo; y para excluir su responsabilidad debe demostrar que el
resultado al que se obligó ha sido impedido por una causa a él no imputable, una causa que no habría podido
superar, en tanto se trata de un supuesto de responsabilidad objetiva.
Toda vez que la obligación asumida es de resultado, la carga de la prueba corresponde al deudor, mientras
que el acreedor nada tiene que acreditar para exigir su cumplimiento. Es que en la contratación bajo examen, el
banco no se compromete a prestar una determinada diligencia, sino a facilitar al cliente un resultado consistente
en la conservación del statu quo de la caja al ser cedida al cliente (Garrigues, Joaquín, “Contratos Bancarios”,
Ed. Aguirre, Madrid, 1958, pág. 467).
Así, el incumplimiento del servicio comprometido —reitero— genera una responsabilidad objetiva, y en
consecuencia es irrelevante que el banco pretenda acreditar que obró sin culpa, desde que no es tal la conducta
que califica el reproche, sino la ausencia del resultado previsto (CNCom., esta Sala, in re, “Sucarrat, Gustavo
Adolfo c. Banco de Galicia y Buenos Aires S.A.”, del 26/03/1993, entre otros).
Por otra parte, el profesional banquero que lucra con el arrendamiento de cajas de seguridad ofrece a su
clientela ‘seguridad’; de lo que se sigue responsabilidad en caso de daño (arg. arts. 126 y 127, CCom.) y la
profesionalidad de la defendida exige un standard de responsabilidad agravada frente a los usuarios (CNCom.,
esta Sala, in re, “Maquieira, Héctor y otro c. Banco de Quilmes S.A.”, 14/08/1996). La calidad de banquero es
un antecedente jurídico necesario que lo somete a la doctrina del riesgo profesional y a los principios generales
de la culpa civil y de los arts. 512, 901 y 902 del Cód. Civil y en tanto el defendido es un colector de fondos

© Thomson Reuters Información Legal 4


Documento

públicos, el interés general exige que los servicios que presta funcionen responsable y adecuadamente, y los
particulares que contratan con él descuentan su profesionalidad (CNCom, esta Sala, in re, “González Mario
Daniel c. Banco Popular Argentino”; del 31/10/1997).
Destaco que la normativa citada fue receptada por los artículos 1376, 1377, 1721, 1724, y 1725 del Cód.
Civil y Comercial Nacional hoy vigente.
(b) Adentrándome en la materia sometida a consideración por la defendida reitero que  ésta sustenta su
postura esencialmente en que su parte ha sido víctima de un delito que resulta asimilable al caso fortuito.
Al tiempo de contestar demanda y de expresar agravios fue argüido como eximente de responsabilidad que
la cláusula 18 de los contratos en cuestión establecía que “...El Banco garantiza exclusivamente a El Locatario,
la integridad exterior de la caja, salvo casos fortuitos o de fuerza mayor, y no responde de los objetos en ella
depositados,   por   cuanto   es   de   exclusiva   cuenta   y   responsabilidad   de   El   Locatario   su   retiro,   cuidado   y
conservación” (fs. 2834).
En punto a la exoneración de responsabilidad emergente la cláusula “supra” transcripta, juzgo que admitir
sus previsiones, sin duda alguna, desnaturalizaría el contrato y lo dejaría prácticamente carente de objeto. Es que
el banco asume una obligación de resultado y si se admitiera la validez de dicha cláusula se configuraría de
hecho una negación de dicho resultado, lo que resulta incongruente con la obligación asumida, por cuanto
presupone, desde el inicio de la relación, que el incumplimiento no acarrearía para el banco consecuencias
jurídicas. Es decir, que constituiría una verdadera ‘invitación al incumplimiento’ y un indeseable estímulo al
desinterés y la desidia en la conservación de los bienes que se comprometió a proteger. A ello se agrega que se
frustraría la finalidad perseguida por el cliente que no es la del mero uso de la caja de seguridad y de disuadir o
prevenir el riesgo de robo, sino proveer una custodia efectiva en orden a obtener el resguardo de los bienes
contenidos en el cofre.
Para más, desde la perspectiva de las previsiones de la ley de defensa del consumidor, dichas cláusulas
deben considerarse como no escritas a tenor de lo dispuesto por el art. 37 que establece, que “Sin perjuicio de la
validez del  contrato, se  tendrán  por no convenidas:  a)  Las cláusulas  que desnaturalicen  las obligaciones  o
limiten la responsabilidad por daño, b) Las cláusulas que importen renuncia o restricción de los derechos del
consumidor o amplíen los derechos de la otra parte, c) las cláusulas que contengan cualquier precepto que
impongan la inversión de la carga de la prueba en perjuicio del consumidor”.
Recuerdo que la excusa admisible como eximente de responsabilidad debe provenir de un caso fortuito o
fuerza mayor notoriamente ajeno al servicio prestado, tales como un cataclismo —sea por obra de la naturaleza
o un hecho del hombre—; mas no un acto de criminalidad, porque son justamente  éstos los que motivan a
contratar una caja de seguridad. El deber de custodia por parte del banco forma la ‘esencia’ de estos contratos y
el cliente busca en la entidad bancaria la garantía de máxima seguridad contra el riesgo de robo o pérdida de las
cosas (CNCom,  Sala  B,  “Arévalo  José  Alberto y  otro  c.  Banco  de la  Nación  Argentina  s/  ordinario”,  del
30/12/2012).
c)   Establecida   entonces   la   responsabilidad   del   banco,   pasaré   a   renglón   seguido   a   decidir   acerca   de   la
extensión económica de los rubros que componen la indemnización correspondiente.
c.1) La demandada criticó que se hayan reconocido:  i) los U$S 33.000 correspondientes a la venta del
departamento en la Avenida ... de la Ciudad de Buenos Aires; ii) los U$S 93.000, U$S 20.000 y U$S 25.000 de

© Thomson Reuters Información Legal 5


Documento

la venta por medio de cesión de distintos inmuebles, iii) U$S 42.000 ahorros de la Sra. A. C. V. G., iv) los
Ahorros  de  la   Sra.  M.  E.  S.,  v)  los  U$S  70.000  del   saldo  del  remanente   del  precio  de  alquiler  percibido
anticipadamente, vi) el reconocimiento del daño moral y psicológico. Asimismo cuestionó la moneda en la cual
se reconocieron los rubros solicitados y la tasa de interés.
Destaco que la actora no presentó como prueba la declaración jurada de bienes, documento que resulta
importante como indicador de cuáles eran los bienes y ahorros que poseía.
La doctrina resulta conteste en que si bien la prueba del contrato —en principio— es relativamente sencilla,
como así también la demostración de la sustracción, el problema se presenta con la prueba del daño ya que para
lograr una indemnización debe demostrarse cuáles eran los bienes que se encontraban dentro de la caja de
seguridad y cuál era su valor, esto es que habrá de probarse que dentro del cofre al momento del robo se
encontraban depositados determinados bienes y establecer su valuación. El daño, en estos casos, se puede probar
por presunciones ya que no se puede exigir una prueba directa de la existencia de los objetos en la caja de
seguridad por cuanto esa carga es de imposible satisfacción (Rivera, J. ­ Medina, G., “Responsabilidad del
Banco nacida del contrato de caja de seguridad”, en Revista de Derecho Privado y Comunitario, Santa Fe, ed.
Rubinzal Culzoni, 1998, pág. 33 y sig.).
Esta Sala ha sostenido que si se exigiera al peticionante del resarcimiento por violación de una caja de
seguridad una prueba rigurosa e inequívoca sobre la veracidad del contenido que ha sido sustraído, recaería
sobre el invocante del hecho una carga cuyo cumplimiento sería virtualmente impracticable, dada la ausencia de
exteriorización que se sigue respecto de los objetos ingresados en ese lugar. Por lo tanto, siendo la prueba
directa   extremadamente   dificultosa   o   casi   imposible,   adquieren   en   el   proceso   pleno   valor   probatorio   las
presunciones,   medio  admitido  expresamente  por   la  ley  (art.  163,  inc.  5°  CPr.)  (CNCom.,  esta   Sala,   in  re,
“Feldman Néstor y otro c. Banco de Crédito Argentino S.A. s. ordinario”, del 07/12/2007; entre otros).
Es sabido que indicio es el hecho real, cierto (probado o notorio) del que se puede extraer críticamente la
existencia de otro hecho no comprobable por medios directos, según la prueba aportada a la causa. Presunción
es el resultado de un análisis intelectual, por medio del cual se determina que otro hecho existió a través de la
valoración de los indicios (Colombo, Juan Carlos, “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Anotado y
Concordado”, T. I, págs. 286/7).
La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha remarcado la importancia de las presunciones para dilucidar
una cuestión análoga: “...consideramos respecto de la carga de la prueba que si bien la misma recae en principio
sobre el cliente, atento a la dificultad de la misma se debe admitir que la acreditación de los daños se efectúe por
cualquier medio de prueba, adquiriendo especial relevancia la prueba de presunciones y que el banco debe
coadyuvar a la determinación en lo posible del contenido de la caja, no bastando al respecto su mera negativa
genérica en el responde de la demanda...” (CSJN, Sontag Bruno y otro c. Banco de Galicia y Buenos Aires”, del
05/04/2005).
Agrego   que   a   los   fines   de   acreditar   el   contenido   del   cofre,   deberé   valorar   —entre   otras   cosas—   las
condiciones morales y profesionales del reclamante, su solvencia económica, la circunstancia de la inmediatez
de los sucesos desarrollados (vgr. denuncia de la desaparición de sus pertenencias, operaciones financieras,
etc.), el nivel de vida, los movimientos de la cuenta bancaria.
Examinaré cada rubro separadamente:

© Thomson Reuters Información Legal 6


Documento

i) Los U$S 33.000 provenientes de la venta del inmueble sito en la Av. ... de la Ciudad de Buenos Aires:
De la copia de la escritura otorgada por el Registro de la Propiedad inmueble de la Provincia de Buenos
Aires, surge que la actora M. E. S. vendió el 20/08/2004 la unidad funcional número tres del 1° “A” y una
veintidós avas partes indivisas de la unidad funcional número uno ubicada en la planta sótano, y planta baja del
inmueble sometido al Régimen de la Ley 13.512 sita en la Zona Norte de la Capital Federal en la Avenida ...,
 ...,  ..., ... por la suma de $180.000 (ver fs. 3126/34).
Del   informe   presentado   por   el   perito   contador   surge   que   el   26/08/2004   el   actor   ingresó   a   su   caja   de
seguridad (fs. 3327).
Reitero que en los supuestos como el de autos la decisión se basa en presunciones, que nos conducen a
sostener que el actor poseía el dinero que reclama y el habría sido guardado en la caja de seguridad.
La demandada cuestionó que se haya reconocido el importe en dólares, cuando de la escritura se desprende
que el inmueble se vendió en pesos.
Repárese que el dólar al 20/08/2004 cotizaba oficialmente a 3.015, por lo cual el equivalente en dólares de la
suma   de   $180.000   era   de   U$S   59.701,49.   Ergo,   los   actores   no   reclaman   una   suma   exorbitante   ni
desproporcionada respecto del valor en pesos del inmueble, sino que dadas las constantes devaluaciones que
vive el país, resulta lógico que hayan querido guardar la suma en dólares, actuar que no se puede negar que es
de práctica.
Es por ello es que considero que corresponde reconocer el importe de U$S 33.000.
ii) Los U$S 93.000, U$S 20.000 y U$S 25.000 de la venta por medio de cesión de boleto de compra venta
de inmuebles.
La demandada pretende cuestionar el reconocimiento de los importes en cuestión, alegando por un lado la
invalidez de las cesiones realizadas por la falta de notificación; y por el otro afirmando que el actor es sólo un
intermediario, que no realiza las operaciones con fondos propios sino de terceros que le abonan para la comisión
por su intervención comercial.
Cabe destacar que dichos argumentos no fueron introducidos en la contestación de demanda.
Al respecto, he de recordar que la actuación de Alzada posee dos límites. Uno referido a la consideración de
los agravios, pues ese es el  ámbito de su actuación jurisdiccional, límite que responde al principio tantum
devolutum   quantum   apelatum   (CNCom,   esta   Sala,   in   re,   “Agostino   Armando   c.   Gamma   Systems   S.A.   s.
ordinario”, del 15/11/2000). El recurso está primeramente determinado por los agravios proferidos, o lo que es
lo mismo, el agravio es la medida de la apelación (art. 277 del Cpr.).
En lo que atañe al segundo límite de la potestad del tribunal de revisión, el mismo tiene vinculación con la
actividad previa del impugnante, ya que el contenido del recurso debe encontrarse enmarcado dentro de la
aludida esfera previamente limitada cual es el planteo introductorio que tiende en la determinación del thema
decidendi.
Por regla general, no pueden ser sometidas a consideración del tribunal de apelación las cuestiones que no
fueron   oportunamente   debatidas   en   la   instancia   anterior   y   por   ello,   no   podrá   fallarse   sobre   capítulos   no
propuestos  a   la   decisión   del   juez   de   la  anterior   instancia,   pues   a   la   demanda   nueva   propuesta   por   vía   de
apelación, le faltaría el primer grado de jurisdicción (conf. Fenochietto­Arazi, “Código Procesal Comentado”, T.
I, pág. 851, Ed. Astrea). Es que lo contrario importaría el desconocimiento de la ley y de la garantía de defensa
© Thomson Reuters Información Legal 7
Documento

en juicio consagrada en el art. 18 de la C.N.
Es por ello, que los cuestionamientos deberían ser rechazados por imperio del art. 277 Cpr.
Sin perjuicio de ello, entiendo que el actor produjo prueba que respalda cada una de las compraventas y
cesiones realizadas y los importes percibidos.
A fs. 30 luce un boleto de compraventa por el cual el actor L. S. le compra a “Darex” la Unidad Funcional
N° 104 en el piso 13 de la Av. ... por la suma de U$S 44.640, el 5 de noviembre de 2007. Las partes dejan
constancia que la Unidad 104, será dividida en dos unidades con los Nros 105 y 106.
A fs. 34 se adjunta la Cesión de Boleto de compra venta y posesión, por medio de la cual el actor L. S. cede
y transfiere a R. M. los derechos y acciones que le corresponden sobre el inmueble sito en ... de la Capital
Federal, U F Nro. 105, y como consecuencia de esa cesión el cesionario abono en el acto la suma total y
definitiva de U$S 46.500, el 17/09/2009.
A fs. 36 obra la cesión del boleto por medio del cual el actor L. S. le cede, vende y trasfiere al Sr. G. todos
los derechos y acciones que tiene y le corresponden en el mencionado boleto con relación a la actual UF 103,
por el precio total de U$S 47.000 el 02/10/2009.
A fs. 78 surge el boleto de compraventa por medio del cual L. S. compra el departamento unidad funcional
10,   del   complejo  en   construcción   denominado   W.   sobre   el   terreno   situado   en   la   calle   ...   en   la  Playa   San
Bernardo, partido de la costa en la suma de U$S 26.400 el 15/09/2007.
A fs. 81 surge la cesión de boleto de compraventa, donde ceden y transfieren los derechos y acciones sobre
el departamento unidad funcional 10 de la calle ..., en San Bernardo el 14/12/2009.
A fs. 43 se adjuntó un boleto de compraventa, mediante el cual la actora M. E. S. junto con M. R. G. y V. H.
C. adquirieron el triplex ..., parte del conjunto denominado W. X., en construcción sobre el terreno situado en
calle ..., Playa San Bernardo por la suma de U$S 46.000 el 16/03/2007.
A fs. 47 se encuentra glosada la cesión del Boleto de compraventa por medio del cual V. H. C., M. E. S., F.
L. L. ceden y transfieren todos los derechos y acciones que tienen y corresponden al boleto de compraventa
sobre el triplex número seis sobre la calle ..., Playa San Bernardo, el 14/12/2009.
Del testimonio de C. V. H. se desprende que: con relación al boleto agregado a fs. 41 y 47 se recibió el
precio en dólares.
Del   testimonio   de   F.   B.   G.   surge   que   conoce   al   Sr.   S.   por   haber   hecho   una   cesión   de   boleto   de   un
departamento y que “si abono el precio que figura en la cesión de boleto en la cláusula 3... en dólares... con
posterioridad a la cesión no se efectuó la respectiva escritura traslativa de dominio porque hay problemas con el
edificio, hay una deuda hipotecaria de la constructora hacia uno o varios acreedores. Mientras no se llegue a un
acuerdo con dicho acreedor no se va a poder escriturar”. (ver fs. 3123)
Del testimonio de F. L. L. surge que conoce al Sr. S. por hacer negocios con él, que se abonaron en dólares
las referidas cesiones (ver fs. 3124).
Es decir, con las constancias detalladas quedo acreditado que el actor adquirió un inmueble en la Av. ..., el
cual fue dividido en dos unidades funcionales y cedidos por los importes de U$S 46.500 y U$S 47.000; que el
actor adquirió un departamento en la calle ...: 10 en San Bernardo, el cual fue cedido por U$S 26.400, y la
actora M. E. S., V. H. C., F. L. L. adquirieron un triplex que fue cedido por la suma de U$S 46.000.

© Thomson Reuters Información Legal 8


Documento

Del informe presentado por el perito contador surge que el actor ingresó a la caja de seguridad el 09/10/2009
y el  30/12/2009 (ver fs. 3327), es decir esos ingresos fueron contemporáneos a las fechas de las cesiones
realizadas, esto es el 14/12/2009, 02/10/2009 y 17/09/2009.
Si observan los ingresos del actor a la Caja de Seguridad se desprende que no ingresaba constantemente sino
que lo hizo con mayor frecuencia en los años 2004 y 2009, mientras que en el 2005 tuvo un solo ingreso y en el
año 2010 solo dos.
De ello se desprende, que en los años en los que el actor realizó las operaciones inmobiliarias destacadas
tuvo mayor cantidad de ingresos a la caja de seguridad, en principio sería para guardar el dinero adquirido.
Como consecuencia de lo expuesto, considero que se encuentra probado que el actor poseía las sumas de
dinero en cuestión y que parte de estas fueron guardadas en la caja robada, ya que no podemos desconocer que
en pocas ocasiones se guarda la totalidad de los importes.
Ergo admitiré el setenta por ciento de las sumas solicitadas.
iii. Los U$S 42.000 ahorros de A. C. V. D. G.
Adelanto que no comparto a la conclusión a la que arriba el Juez en su sentencia respecto al reconocimiento
de este rubro.
Si bien es cierto que se encuentra probado que la mencionada era abuela y suegra de los actores, y que
falleció el 30/11/2009 (ver acta de matrimonio fs. 3013 y partida de defunción 3014), considero que no lograron
demostrar cual era el nivel de vida o ingresos que justificaran el ahorro de dicha cantidad de dinero.
Obsérvese que a fs. 65 se adjuntó el último recibo de haberes de la Sra. D. G. del 13/11/2009 por un importe
de $872.23. A fs. 3210 se adjuntó la contestación del oficio librado al Anses donde informó que el alta fue en
enero de 1940 y de baja en diciembre de 2010.
Si bien es cierto que la difunta tenía una amplia antigüedad percibiendo el régimen jubilatorio, el importe
percibido no resulta suficiente como para poder ahorrar la suma de U$S 42.000, por más de que conviviera con
los actores —hecho que tampoco fue probado—.
Es por ello que considero que las constancias de autos no resultan suficientes para tener por acreditado que
la Sra. causante tuviera un poder adquisitivo que le permitiera ahorrar la suma reclamada, ni que los fondos
supuestamente ahorrados hubieran sido ingresados a la caja.
iv. Los U$S 28.000 Ahorros de la Sra. M. E. S.
El reclamo de este importe proviene de los ahorros que la co actora pudo obtener por el ejercicio de la
profesión de psicóloga.
Se encuentra acreditado en autos que la actora se recibió de psicología el 25/07/2000 (fs. 3016); que trabajó
en “Valórate Asociación Civil” desde agosto de 2006 (fs. 3031) y en “Vital Salud Mental” desde 2007 hasta el
2011 (fs. 3162).
Cotejando las facturas agregadas en la caja de documentación reservada observamos que la actora facturaba
por mes como psicóloga las sumas de: $2.125 en el 2004, $1870 en el 2005; de $1920 en el 2006, $1950 en el
2007, $1.268 en el 2008 y $1.332 en el 2009.
Es decir que anualmente de honorarios cobró entre $15.200 y $25.500 durante 6 años, si la facturación anual
en pesos la convertimos en dólares conforme la cotización oficial de cada uno de esos años, nos da la suma total

© Thomson Reuters Información Legal 9


Documento

de U$S 41.133.
La actora solicitó la suma de U$S 28.000 que fue la que denunció como ahorrada y guardada en el cofre.
Ahora bien, teniendo en cuenta que la actora como cualquier persona para subsistir necesita realizar ciertos
gastos básicos, considero que resulta poco factible que pudiera ahorrar la suma de U$S 28.000 que implica más
de la mitad de su facturación total.
Por ello, considero que corresponde otorgarle la suma de U$S 10.000 por este concepto.
v. U$S 70.000 saldo remanente del precio de alquiler percibido anticipadamente.
El importe reclamado proviene según versión del actor del remanente del precio de tres locales alquilados en
la Ciudad de Necochea, el cual fue percibido anticipadamente mediante el cobro de cheques.
De las constancias de autos surge que el co­actor L. S. junto con el señor M. G., M. G., y R. P. de G. como
locadores arrendaron los locales comerciales de su propiedad al señor M. E. B.,  “el precio de los alquileres por
todo el período de la locación que va desde el 1° de enero del año 2009 hasta el día 31 de diciembre del año
2016, en la suma de noventa mil dólares estadounidenses (U$S 90.000)” (ver fs. 26 vta.)
De  la cláusula  sexta  surge la forma mediante la cual  se efectivizarían  los pagos. Allí  se enumeran 11
cheques con sus fechas de vencimiento e importes por un total de $49.150, pertenecientes a la cuenta corriente
en pesos N° ... del Banco Provincia, Sucursal Necochea, y otros 27 cheques enumerados con sus fechas de
vencimientos e importes por un total de $228.000 pertenecientes a la cuenta corriente ... del Banco Santender
Río Sucursal Necochea.
A fs. 3367 obra el  testimonio del Sr. M. E. B., locador de los locales en cuestión, quien corroboró lo
consignado en el contrato. Alegó “yo alquilé en noventa mil dólares... que abonó el precio en dólares... que hizo
el contrato y lo firme... que suscribió el contrato en una escribanía ubicada en el centro, está en el estudio del Dr.
H.”.
De la contestación de oficios realizadas por el Banco Provincia Sucursal Necochea respecto de los cheques
librados contra esa sucursal, informó que cada cheque se encuentra endosado por el sujeto quien suscribe LE ...
(fs. 32/35, fs. 3268 y fs. 3273).
Dicho documento es coincidente con el DNI informado por el actor en la demanda y con el registrado en los
ingresos de la caja de seguridad (fs. 3312).
La demandada cuestionó que el Juez no haya tenido en cuenta que el Sr. S. no intervino en todas las cadenas
de endosos de los cheques denunciados, y que el si no se demuestra la relación de fondo que al Sr. S. posee con
las firmas Soya Comercial S.R.L., asociación mutual catedral, Strak Motos S.R.L. debe presumirse que el título
entregado era a fin de cancelar una obligación cuya causa no ha sido debidamente demostrada.
Al respecto cabe destacar que dicho argumento tampoco fue introducido en la contestación de demandada y
como desarrollamos anteriormente las actuaciones de la alzada están limitadas por las disposiciones del art. 277
Cpr.
Sin perjuicio de ello, en autos se encuentra acabadamente demostrado que el actor realizó la locación de los
tres comercios, que el pago se concretó por entrega de cheques enumerados concreta y detalladamente en el
contrato suscripto por las partes, reconocido por el locador.
Asimismo se observa del cuadro de ingresos realizado por el perito contador que la fecha de cobro de

© Thomson Reuters Información Legal 10


Documento

muchos de los documentos coincide con los ingresos a la caja de seguridad.
Sin embargo, la relación que tenía el actor con las sociedades mencionadas excede el ámbito de los presentes
obrados.
Si bien la contratación, la recepción del dinero, y el ingreso a la caja de seguridad se encuentran acreditados,
considero que la suma pretendida no debe ser reconocida en su totalidad.
Obsérvese que del  contrato surge que el  actor junto con M. G., M. G., y R. P. de G. como locadores
arrendaron los comercios.
No surge del contrato, ni de las restantes constancias de autos prueba alguna que justifique que era el actor el
único que tenía derecho sobre el dinero percibido o que por alguna razón él era el encargado de la guarda del
precio del alquiler; concluyentemente, considero que el importe de la locación debe ser divido en partes iguales
por el número de locadores.
Como   consecuencia   de   ello   y   por   cuanto   parte   de   esos   fondos   pudieron   ser   consumidos   corresponde
reconocer la suma de U$S 10.000, en concepto de alquiler.
Asimismo, cuestionó que el valor de la indemnización deba realizarse en dólares cuando los cheques fueron
pagados en pesos.
La   cláusula   séptima   establece   “todos   los   pagos   efectuados   mediante   la   entrega   de   cheques,   han   sido
instrumentados   en   moneda   nacional   de   curso   legal.   Siendo   que   los   alquileres   fueron   pactados   en   moneda
extranjera, se conviene que todos los valores cuyo vencimiento opere con posterioridad al día 31 de enero del
año 2009, serán actualizados si hubiera cambios en la cotización del dólar estadounidense”.
Asimismo, el testimonio del locador reconoce que el contrato se pactó en dólares, por lo cual siendo que el
contrato esta específicamente estipulado en dólares, y el acontecer normal de la cosas nos conduce a presumir
que nuestro país la costumbre es atesorar moneda extranjera se reconocerán los dólares aquí determinados.
vi. Daño moral y psicológico.
Ambas partes cuestionan el presente rubro: la demandada su reconocimiento, y los actores por considerar
exigua su cuantía.
Respecto del daño psicológico, tengo dicho que su resarcimiento es muy difícil de justipreciar, pues no sólo
se trata de un daño “invisible”, sino que también pudo haber existido con antelación al hecho ilícito y haberse
exteriorizado o recrudecido a raíz de él, con lo cual no sería un daño sobreviniente sino el agravamiento de uno
preexistente (CNCom., esta Sala, mi voto, in re: “Muglia, Carlos Gustavo c. Transporte 27 de Junio S.A. s.
Sumario”, del 04/10/2004, entre otros).
En   el   “sub   examine”   surge   evidente   que   ello   así   ocurrió   a   partir   de   las   conclusiones   que   fluyen   del
testimonio del Sr. O. A., médico especialista en psiquiatría, quien declaró que: “lo atiende desde enero del
2011...   en   la   primera   consulta   el   dicente   realiza   como   diagnostico   trastorno   depresivo   mayor   y   en   el
interrogatorio surge como evento desencadenante un episodio traumático donde el Sr. S. relata la pérdida de sus
ahorros que estaban en la caja de seguridad de un banco.” Asimismo afirmó que el actor se encuentra medicado
con Agomelatina 25 mg, y que en la actualidad sigue en tratamiento psiquiátrico.
Por otra parte, estimo que este detrimento no es autónomo, por cuanto la lesión a la psiquis puede generar
minoraciones o daños patrimoniales o espirituales, integrando los rubros incapacidad o daño moral, o ambos,
según cada caso en particular (CNCom., esta Sala, mi voto, in re: “Cesare, Alejandra Raquel c. Microomnibus
© Thomson Reuters Información Legal 11
Documento

Quilmes S.A.C.I. y F.”, del 13/05/1994, entre otros).
Evaluaré el daño psicológico dentro del moral, en tanto el robo de la caja de seguridad fue idóneo para sumir
a la accionante en el estado psíquico descripto por el psiquiatra.
Por las consideraciones vertidas, a partir de lo descripto y a fin de cuantificar el daño, como no cabe la
aplicación de pautas matemáticas sino que es preciso valorar las circunstancias de la causa; pues la extensión de
la reparación depende de la gravedad de la culpa y de las características de las partes; factores éstos que deben
juzgarse a la luz del prudente arbitrio de los jueces (CNCom., esta Sala, in re: “Rodríguez Luis María y otro c.
Banco de Galicia y Buenos Aires S.A. y otro s. ordinario”, del 26/04/2001); por las características de la causa
propongo que el resarcimiento del daño (art. 165 CPr.) debe establecerse en pesos cincuenta mil ($50.000).
Ello, sin perjuicio de la posterior liquidación que incluya los réditos fijados en la sentencia.
vi. Respecto de la moneda en la cual debe reintegrarse la suma depositada en moneda extranjera, considero
que deberá ser cumplida en dólares estadounidenses. Así lo ha decidido jurisprudencia que comparto al resolver
que “... la obligación primordial de custodia que asume el banco mediante el contrato de caja de seguridad,
respecto a su integridad y contenido es lo que justifica que debe reintegrar la suma de dinero en moneda
extranjera que se encontraba dentro del cofre del actor, sin que puede ampararse en las normas de emergencia
económicas dictadas con posterioridad al hecho, cuya promulgación, incluso, de no haberse perpetrado el hurto
hubiese beneficiado notablemente al actor que tenía atesorados dólares, pues no resulta ajustado a derecho que
éste cargue con las consecuencias dañosas que le causó el incumplimiento contractual del banco “ (SCJ de
Mendoza, in re, “Segarra José H. c. Banco Río de la Plata S.A.”, del 09/05/2006).
Consecuentemente, las indemnizaciones reconocidas en dólares deben abonarse en dicha moneda, máxime
cuanto ya no existen obstáculos para su adquisición.
vii. Intereses:
Respecto   de   las   sumas   reconocidas   en   pesos,   y   en   punto   a   los   intereses   moratorios   devengados   con
posterioridad al 1° de agosto del corriente —fecha de entrada en vigencia del Cód. Civil y Comercial de la
Nación—, destácase que la tasa indicada continuará aplicándose, y las razones de la adelantada decisión se
encuentran fundadas en:
Los intereses moratorios producidos en la especie a partir del 01/08/2015 son una consecuencia no agotada
de la relación jurídica existente y, sobre tal base, deben regirse por la nueva ley (arg. art. 7, 1° párrafo Cód. Civ.
y Comercial).
El   art.   768   del   Cód.   Civ.   y   Comercial   estipula   que   a   partir   de   la   mora,   el   deudor   debe   los   intereses
correspondientes, determinándose la tasa a aplicar por lo que acuerdan las partes, por lo que dispongan las leyes
especiales; o en subsidio, por las que se fijen según las reglamentaciones del Banco Central.
En el “casus”, no hay tasa acordada por las partes, ni dispuesta por ley especial. Por ello, la cuestión debe
dirimirse conforme lo dispuesto en la tercera de las hipótesis supra descripta, ésto es las determinadas por el
BCRA.
No obstante que de acuerdo a lo expuesto, las previsiones contenidas en la referida norma, resultan de
aplicación inmediata, lo cierto es que al día de la fecha, no existen tales reglamentaciones de parte de la entidad
de contralor bancario.
Por ello, frente a la ausencia de regulación al respecto, en tanto los jueces tenemos el deber de resolver los
© Thomson Reuters Información Legal 12
Documento

asuntos que sean sometidos a su jurisdicción mediante una decisión razonablemente fundada (arg. art. 3 Cód.
Civ. y Comercial) y, teniendo en consideración los usos, prácticas y costumbres de uso generalizado en el fuero,
dispónese   —por   el   momento—   continuar   con   la   aplicación   de   la   razón   habitual   que   esta   Sala   venía
determinando.
Ahora bien respecto de las indemnizaciones reconocidas en dólares, cabe destacar que esta Sala ha aplicado,
en supuestos de moneda extranjera, la tasa activa de interés involucrada en operaciones de descuento en dicha
moneda (CNCom. esta Sala in re “Tutelar Cia. Financiera S.A. c. Conforti de Muñoz”, del 20/04/1995; íd. in re
“Assisa, Eduardo c. Roselli, Gustavo”, del  10/11/1995;  íd. in re “Banco de la Ciudad de Bs. As. c. Textil
Integrada del Norte S.A.” del 29/12/1995).
Luego y como es de público conocimiento a partir de enero de 2002 el Banco de la Nación Argentina y en
general las entidades financieras no otorgan préstamos en dólares estadounidenses y por ende, no se publica tasa
activa en dicha moneda.
En casos análogos este Tribunal fijó en un 6 % anual el interés a aplicar (CNCom., esta Sala, in re, “Tubos
Len S.A. c. Vallarino, Jorge Marcelo s/ ejecutivo”, del 27/05/2013).
Respecto de la fecha a partir de cual deben computarse los intereses, cabe destacar que en supuestos como el
de autos esta Sala suele tomar la fecha en que se produjo el daño.
Ahora bien siendo que la actora solicitó que se tomara para el cálculo de los intereses el 12 de enero de
2011, fecha en la cual los actores realizaron el reclamo frente al banco, corresponde fijar dicha fecha para el
inicio del cómputo de los réditos.
viii. En cuanto a las costas considero que en ambas instancias deben ser a cargo exclusivo de la demandada.
Solución   compatible   con   el   criterio   objetivo   del   vencimiento   (CPR.,   68).   El   hecho   de   que   algún   pedido
indemnizatorio no fuese admitido no obsta a dicha conclusión, toda vez que las costas deben imponerse a la
parte que  con su proceder  dio motivo al  pedido resarcitorio, de  acuerdo con  una apreciación global  de  la
controversia y con independencia de que las reclamaciones del perjudicado hayan progresado parcialmente, sin
que quepa sujetarse en esta materia a rigurosos cálculos aritméticos (CNCom., esta Sala, in re: “Alba de Pereira,
Victorina c. Morán, Enrique Alberto”, del 29/03/1994; ídem, “Pérez, Esther Encarnación c. Empresa Ciudad de
San Fernando S.A.”, del 02/02/1999, ídem, “Maraco S.R.L. c. HSBC Bank Argentina S.A.”, del 07/08/2006,
entre otros).
Sin perjuicio de ello, se aclara expresamente que las costas que soportará la accionada se calcularán sobre el
monto de la condena.
V. Conclusión.
Como   consecuencia   de   ello   propongo   a   mis   distinguidas   colegas   modificar   la   sentencia   de   la   anterior
instancia   condenando   a   la   demanda   al   pago   de   U$S   149.600   y   $   50.000.   Ellos   con   más   los   intereses
determinados en los considerandos anteriores y costas.
He concluido.
Por análogas razones las doctoras Ballerini, Piaggi, adhirieron al voto anterior.
Por los fundamentos del Acuerdo que precede, se resuelve: modificar la sentencia de la anterior instancia
condenando a la demanda al pago de U$S 149.600 y $50.000. Ellos con más los intereses determinados en los
considerandos anteriores y costas. Regístrese por secretaría, notifíquese y devuélvase. — Matilde Ballerini. —
© Thomson Reuters Información Legal 13
Documento

María L. Gómez Alonso De Díaz Cordero. — Ana I. Piaggi. 

© Thomson Reuters Información Legal 14