Vous êtes sur la page 1sur 263

Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

BELLA SOÑADORA
(BEAUTIFUL DREAMER)
POR MELISSA BRAYDEN

TRADUCIDO POR: MARTHA LO 2019

www.xwpcoleccion.com

XWPColección: Página y Facebook 2


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

¿Quién dice que no puedes volver a casa?

La corredora de bienes raíces de Filadelfia Devyn Winters está en la cima de su carrera,


cerrando acuerdos multimillonarios y saboreándolo. Casi ha bloqueado sus años
estudiantiles en Dreamer's Bay (Bahía del soñador), donde lo más emocionante que
pasaba era la venta de pasteles dos veces al año. Desafortunadamente, una llamada de
socorro la lleva de vuelta a casa y lejos de la vida que ha construido. Ahora la pregunta es
cuánto tiempo hasta que pueda irse otra vez? ¿Y cuándo la aburrida Elizabeth Draper se
volvió tan bella?

A Elizabeth Draper le gusta la gente, el tiempo libre y una buena taza de café a la cálida
luz del sol. En la pintoresca ciudad de Dreamer's Bay, ella es la única empleada de On the
Spot, una empresa de empleos inusuales. Ella recuerda a Devyn Winters como superficial
en la escuela secundaria, pero ahora todo sobre Devyn la hace perder la concentración.
Aunque su mente sabe que Devyn solo está en casa temporalmente, su corazón no pareció
recibir el memorándum.

XWPColección: Página y Facebook 3


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Prólogo

Elizabeth Draper se sentó en el borde del muelle con su cabello castaño claro recogido en
una cola de caballo y su camisa a cuadros atada alrededor de su cintura por las
mangas. Con los jeans enrollados hasta la mitad de la pantorrilla, pateó el agua con el
dedo gordo del pie mientras escaneaba los recuerdos de los últimos dieciocho años como
un montaje melancólico. Tanto había pasado en este pequeño tramo de ocho kilómetros.

Dreamer's Bay era lo que llamarías una ciudad de la costa de Carolina del Sur que no
mucha gente conocía. Con Hilton Head hacia el norte y Wilmington Island hacia el sur,
un montón de gente saltó directo sobre la bahía si sus pies se posaba demasiado sobre el
acelerador. A Elizabeth le gustaba eso de su ciudad natal. Prefería que fuera pequeño y
sin descubrir, como un tesoro escondido que tienes que descubrir, completamente
tuyo. Sin embargo, una vez que lo encuentras, por qué querrías irte? Era el tipo de lugar
donde sucedían cosas buenas y la gente estaba allí para sus amigos y vecinos.

Más allá de la playa misma, las luciérnagas en el verano eran solo uno de los muchos
espectáculos hermosos que encontrabas en Dreamer's Bay. La impresionante exhibición
de fuegos artificiales del 4 de Julio era otro. Sonrió imaginando el diseño impresionante
del año pasado, sin mencionar el mejor pastel funnel que podrías encontrar en cientos de
kilómetros.

No solo eso, sino que Elizabeth había sido bendecida con un lote de recuerdos fantásticos
propios en este lugar. Hubo la búsqueda de huevos de Pascua en Bountiful Park. Pasaban
las noches jugando a las linternas con los niños del vecindario hasta que su padre
finalmente la llamaba para que se metiera a las nueve de la noche. Sacudió la cabeza y
sonrió al recordar su duración como Twin # 2 en Peter Pan, que habían realizado en la
cafetería no equipada de la escuela cuando tenía doce años. Toda la población de la
ciudad había estado en la audiencia. Solo su madre había estado ausente. Ella no pensaba
demasiado sobre eso. A propósito. En cambio, había reflexionado con cariño sobre el
momento en que había obtenido el segundo lugar en el horneado anual con la receta de su
abuela de pastel de menta y chocolate con crema batida casera. El triunfo había llegado
con un trofeo bastante significativo que había exhibido en el estante de la sala de estar.

En solo unas pocas horas, ella se forjaría otro recuerdo cuando se graduara de la escuela
secundaria, dejando a su juventud firmemente detrás de ella. Al día siguiente, saldría de
Dreamer's Bay por primera vez en su vida, se dirigiría a la Universidad de Carolina del
Norte, donde comenzaría las clases de verano de inmediato. Su estómago zumbó
incómodo ante la idea de dejar todo lo que amaba.

XWPColección: Página y Facebook 4


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth nunca había conocido la vida en ningún otro lugar, y la idea de que estaba a
punto de explorar el resto del mundo la dejó emocionada y aterrorizada. No había ningún
lugar como Dreamer's Bay. ¿Qué iba a hacer en los próximos años sin eso?

Esa noche, mientras agarraba el portafolio que contenía su diploma de escuela secundaria,
la emoción del evento monumental venció a Elizabeth. Con un nudo en la garganta y
lágrimas en los ojos, observó a sus compañeros de clase mientras se reunían afuera del
auditorio después de la ceremonia, vistiendo sus togas azul y blanco a juego. Abrazos,
vítores y buenos deseos abundaban, pero también la comprensión de que se separarían
ahora, con destino a diferentes lugares en la vida, su futuro incierto, sus esperanzas y
sueños aún por realizar. Algunos se quedarían. Algunos se irían. Pero nunca volverían a
ser el mismo grupo, que habían crecido juntos y habían experimentado tantas de las
mismas cosas. Abrazó a su profesor de inglés, el Sr. Webb, luego se volvió y abrazó a su
mejor amiga KC y besó la mejilla de su amigo Dexter. Se dio la vuelta, buscando el
siguiente abrazo, y se encontró cara a cara con Devyn Winters, otra compañera de
clase. No habían pasado mucho tiempo juntas en la escuela secundaria, andando con
diferente gente. Devyn era co-capitana del equipo de porristas y Elizabeth era, bueno, solo
Elizabeth. Había escuchado que Devyn se dirigía a Penn State, ya que siempre había sido
una buena estudiante. Extra popular, también. Elizabeth no lo era.

"Hola, felicidades," Devyn dijo, con una sonrisa educada. Era hermosa, con el pelo rubio
y los ojos color avellana, y en ese momento, estaba envuelta perfectamente por un halo
por las luces exteriores.

Elizabeth le devolvió la sonrisa. "Felicidades a ti también." Se miraron la una a la otra por


un momento, y por alguna razón importaba más de lo que debería. Se alcanzaron la una a
la otra y compartieron un fuerte abrazo, solo que no se sintió obligatorio. Probablemente
fue la gravedad del día, uniendo a dos conocidas que luego se desviarían por caminos
separados nuevamente, en sus trayectorias legítimas que nunca habían incluido a la
otra. Eso es lo que era, cierto? Sin embargo, se sintió como mucho más.

Cuando Devyn la soltó, Elizabeth colocó una mano sobre su corazón, preguntándose
sobre la intensidad de la punzada que golpeó su pecho.

"Elizabeth. Por acá."

Levantó la mirada y allí estaba su padre, corriendo hacia ella con los brazos abiertos y los
ojos nublados. Esa era su roca, justo allí, la persona que siempre la tuvo apoyaba. El
orgullo en su mirada significaba todo esta noche. "Felicidades, pequeña, lo hiciste."

Con el birrete apretado en la mano, ella cayó en sus brazos, feliz de compartir este
momento con la única persona con la que siempre podía contar. "Gracias, papá." Se rió
maravillada. “No puedo creerlo. Soy una graduada de la secundaria.”

XWPColección: Página y Facebook 5


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Yo puedo. Trabajaste duro y valió la pena. Nunca he estado más orgulloso de ti.”

En medio de esa multitud y los continuos deseos, Elizabeth no pudo evitar mirar a Devyn
y preguntarse por el momento que aún hormigueaba. Echó un vistazo a los rostros a su
alrededor, pero fue en vano. Devyn Winters se había ido.

Capítulo Uno
En la actualidad
“Feliz cumpleaños, querida Donna. Feliz cumpleaños a ti.” Devyn Winters la miró
felizmente cantando con sus compañeros de trabajo mientras sostenían esa nota final de la
canción durante varios minutos más de lo necesario.

Levantó las cejas y sonrió mientras hacía todo lo posible para lucir tan felizmente
involucrada en todo este buen momento como el resto de la oficina. ¿Tenía que leer sus
labios para recordar el nombre de la mujer del cumpleaños? Pues sí, sí lo hizo. Era
horrible a la hora de recordar a los administradores porque había muchos de ellos. A ella
le gustaría ser mejor, pero sinceramente, quién tenía tiempo? Había hecho su trabajo,
apareció para el canto requerido, agarró un poco de pastel de vainilla con glaseado de
color púrpura brillante, y ahora se habría paso entre el gentío saliendo de la sala de
descanso mientras balanceaba su pastel sobre su cabeza.

“¿Devyn? ¿Oye, Devyn?”

"¿Sí?" Dijo sobre su hombro mientras seguía esquivando y serpenteando como una
profesional. El tiempo era dinero.

“¿Tienes un segundo para hablar sobre la propiedad de McMahon en 803 Financial? Si


tienes un segundo libre, quiero decir.” Ella volvió a mirar al pelirrojo Ricky, que tenía
buenas intenciones, siempre olía agradablemente a jabón, pero rara vez planchaba sus
camisas de trabajo. Era un corredor bastante decente en la empresa, pero era conocido por
ser una persona blando y a menudo retrasado en la mesa de negociaciones, perdiéndose en
los listados realmente de alto nivel porque había decidido tener una vida además de su
trabajo. Ella no lo culpaba. Las prioridades de todos eran diferentes, pero no había mucho
que pudiera hacer por un tipo como él que no estaba disponible cuando los grandes
acuerdos se realizaban sobre las bebidas después de horas.

"Por supuesto. Podemos caminar y hablar?” Ella preguntó de mala gana. Con una tarde
repleta de citas y dos reuniones adicionales con constructores, no tuvo mucho tiempo de
inactividad para hablar de compras. Además, acababa de regalarle tres minutos a Donna-

XWPColección: Página y Facebook 6


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

alguien y su pastel de cumpleaños de confettivainilla, que decidió que a medio bocado no


estaba nada mal. Los tres minutos podrían haber resultado beneficiosos al final.

"Definitivamente," él dijo, haciendo coincidir su paso. "Caminando y hablando."

Ella lo miró, esperando que él hablara. “Entonces… la 803 Financial? ¿El edificio
McMahon?”

"Correcto." Él asintió. “Tres departamentos en el piso catorce están a punto de salir al


mercado. Quiero ese listado, y esperaba que pudieras ofrecerme alguna idea. Consejos, si
quieres, sobre cómo podría conseguirlo. Todo el mundo sabe que eres una profesional
cuando se trata de trabajar con los mejores constructores."

Ella silbó bajo porque esa propiedad estaba fuera de la liga de Ricky. De hecho,
innumerables corredores habían estado compitiendo por una reunión con el constructor,
Randy Thibedeux, durante semanas. "¿Alguna vez has trabajado con un constructor?"

"No."

Ella chocó los cinco con su asistente Karen cuando pasaron junto a su escritorio.
"¿Mensajes?"

"Doce. Y revisa tu correo electrónico. Dos ofertas llegaron en la Dieciocho Lexington.


Uno es un comprador internacional."

"¿A pleno solicitar?"

“Uno en pleno solicitar. La oferta internacional es ligeramente inferior pero todo en


efectivo. Creo que puedes tenerlos listos.”

"Me encanta. Mi cliente lo amará aún más. Gracias, Karen.” Entonces recordó a Ricky,
que todavía estaba pisándole los talones. "Entonces, en qué puedo ayudarte exactamente?"

Él tenía una mirada deseosa. "¿Cómo paso de listados privados a constructores?"

Bueno, no era esa la pregunta del millón de dólares, literalmente. Ella le lanzó una mirada
fulminante. "¿Quieres trabajar con constructores?" No la sorprendió. No había nada en el
mundo como recibir un edificio de quince millones de dólares y vender todo sin ayuda.
Los signos de dólar de la comisión solo le enviaron un escalofrío emocionante. Eso ni
siquiera comenzaba a cubrir el crédito callejero.

Ricky entró más en su oficina y se sentó en la silla de cuero de gran tamaño frente a su
escritorio.

XWPColección: Página y Facebook 7


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Hubo veces en que ella dormía en esa silla cuando tenía más sentido que irse a casa. "Sí,
mucho, y parece que lo tienes todo resuelto."

"Lo hago bien." Ella lanzó una sonrisa, sabiendo que era un eufemismo. Jugó duro en las
grandes ligas con su nombre en la punta de la lengua de todos y disfrutó cada minuto. Sin
embargo, tuvo un precio. No podía reducir la velocidad ni un milisegundo o lo perdería
todo por alguien que estaba dispuesto a congraciarse más fuerte o quedarse despierto una
hora más. Menos mal que le encantaba la rutina.

"¿Cómo empezaste?" Rick le preguntó.

“¿Con rascacielos? Empiezas con un listado único en un edificio, demuestra tu valía al


sacarlo trayendo una oferta asesina, y esperas que el constructor esté tan entusiasmado
que te dan otra oportunidad, luego otra, seguido de un edificio completo de inventario de
lujo."

Él asintió con entusiasmo.

“Luego su amigo constructor ve que su edificio multimillonario se agotó en tres meses y


quiere saber a quién utilizaron. Se trata de su trayectoria y de establecer relaciones
sólidas. Probarte a ti mismo, y siempre hay más."

Ricky la miró como si acabara de inventar la electricidad. "Eso es increíble."

"Puede ser." Cogió un Red Bull de su cajón inferior y se lo deslizó a Ricky, que
felizmente lo agarró. “Las nuevas construcciones en Filadelfia han aumentado un veinte
por ciento. Es un buen momento para que comiences si hablas en serio."

Él parpadeó con fuerza mientras ella hablaba como si confiara a su memoria sus sabias
palabras. "Lo estoy. Muy en serio, de hecho.”

A pesar de su agenda, la evidente sinceridad de Ricky llamó su atención, lo que la llevó a


tomar una decisión poco característica. “Escucha, tengo una reunión a las cuatro en punto
esta tarde con un conocido poco escrupuloso. El tipo nunca se detiene. De hecho, no creo
que duerma con todos los edificios que tiene en marcha. ¿Quieres sentarte en la
reunión? Está a tres cuartos de camino de la construcción de un edificio en Walker
Avenue, y estoy echándole el ojo a eso.”

"¿Todo el edificio?"

"Por supuesto, todo el edificio."

XWPColección: Página y Facebook 8


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Su rostro se iluminó con admiración. Dios lo bendiga. "Sí. Sí. Me encantaría eso. Si estás
segura de que no te importa.”

"No. Probablemente tomaremos algunas bebidas después de un recorrido por la


propiedad. Hay un bar a la vuelta de la esquina que a él le gusta.”

Ricky hizo una pausa. "Solo para que quede claro, podría ser una jornada laboral tardío?"

Devyn entendió que Ricky probablemente necesitaría hacerle saber a su esposa que no
estaría en casa para cenar. No podía imaginar estar atada así. Para ella, todos los días eran
una jornada laboral tardía, pero ese era el tipo de ritmo que la excitaba y la emocionaba al
levantarse por la mañana, salir y vender. Ella no vivía por el reloj, y eso había valido la
pena. Financieramente, estaba preparada. Vivía en un condominio de lujo en el corazón
del centro de Filadelfia y recogió las recompensas de su arduo trabajo, como lo demuestra
su conserje permanente y el gran personal de varios asistentes tanto en el trabajo como en
su vida personal. "Sí, Ricky. Podríamos pasar de las seis. ¿Todavía estás dispuesto?”

Él sonrió y rodó el puño. "Definitivamente."

"Excelente. Nos vemos abajo a las tres y cuarto. Tengo una rebanada de pastel que
terminar ahora mientras presento estas nuevas ofertas a mi cliente."

"La mejor de las suertes," Ricky dijo, lanzando sus dos pulgares entusiastamente.

Ella sonrió y se recostó en su silla de cuero. "No la necesitaré."

***

Elizabeth Draper y Hank el perro de caza estaban llevándose espléndidamente bien esa
mañana. De hecho, en lo que respecta a Elizabeth, a Hank siempre le gustaba caminar,
con la lengua colgando a un lado de su boca como una tarjeta de presentación. Doblaron
la esquina hacia la última calle arbolada de su caminata semanal los Miércoles por la
mañana. Con el invierno fundiéndose en primavera, el verde resurgía en la hierba, en los
árboles y los arbustos después de meses de inactividad. Los colores más brillantes
inspiraron una primavera alegre en su paso que juró traducir a Hank, quien había decidido
que hacía meses era un perro increíblemente intuitivo.

Hizo una pausa en el camino para dejar que Hank y su nariz investigaran la grieta
sospechosa en la acera, mientras ella inhalaba profundamente el aire fresco. Alguien
cercano estaba preparando café con las ventanas abiertas, y eso solo aumentaba el disfrute
de Elizabeth por la mañana y el feliz recordatorio de que todavía tenía todo el día por
delante.

XWPColección: Página y Facebook 9


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Casi llegamos a casa, grandullón," le dijo a Hank mientras se acercaban a la casa de


ladrillo rojo de un piso donde él vivía con su dueña, Pam. Sin embargo, el recordatorio
fue innecesario, porque Hank ya estaba jalando de la correa y gimiendo
suavemente. Sabía exactamente dónde estaba y estaba ansioso por beber un poco de agua
antes de echarse de lado en el suelo fresco de la cocina para su siesta a última hora de la
mañana. Obedientemente, los dejó entrar a la casa con la llave que Pam le había
proporcionado, se aseguró de que Hank tuviera mucha agua y agarró el pago semanal que
le quedaba en la encimera de la cocina. "Que tengas un buen día, Hank," dijo con una
palmadita final y un beso a un lado de su mejilla grande y descuidada. "Sé amable con tu
madre cuando llegue a casa de la oficina, y nos vemos el Viernes por la mañana."

Con un ruido sordo, él cayó de costado para absorber el frío del azulejo. Ella sonrió
cuando él dejó escapar un suspiro largo y contento. Habían tenido una buena caminata ese
día, y por primera vez en mucho tiempo, ella había podido dejar su chaqueta y su
automóvil en su casa donde trabajaba desde su garaje transformado que había convertido
en una oficina en funcionamiento para On the Spot, la empresa de mandados y trabajos
ocasionales que poseía y operaba. Es cierto que solo había una empleada a tiempo
completo: ella misma, pero sí empleaba a una amplia variedad de trabajadores a tiempo
parcial, todos clasificados por su confiabilidad y su conjunto particular de habilidades.
Los chicos de la universidad comunitaria habían sido un gran recurso para el tipo de
trabajo que hacía, y a medida que crecía, también lo hacía su tarjetero. Y continuaron
creciendo. La ciudad de Dreamer's Bay realmente había aceptado el negocio, y Elizabeth
estaba más que agradecida.

De hecho, al revisar su teléfono después de la caminata de Hank, supo que ya tenía tres
nuevas solicitudes de deberes ese mismo día. La Sra. Belmont no se sentía bien y buscaba
ayuda para recoger su tintorería e ingredientes para la salsa de tomate fresca. La familia
Hubbard quería contratarla a ella o a uno de sus cuidadores infantiles veteranos para
llevar a los dos jóvenes Hubbard al parque para hacer ejercicio una vez que salieran de la
escuela, y ese gruñón del Sr. Ivers quería volver a comer de McDonald's, aunque su
médico le había dicho innumerables veces que su colesterol estaba demasiado alto y que
debería evitar los alimentos salados. Ella suspiró y sacudió la cabeza ante eso. No era su
trabajo evaluar las solicitudes de su clientela. Sin embargo, cuando entregó el Big Mac y
las papas fritas grandes, sin duda tendría problemas para callarse por completo sobre el
continuo alto consumo de sodio de él. Se preocupaba por él, gruñón o no.

Hizo un cálculo rápido. Ella misma podría manejar fácilmente esas solicitudes, ya que
estaban escalonadas, pero a medida que llegaran más solicitudes, y probablemente lo
harían, llamaría a KC, su mejor amiga y subcontratada externa favorita, para que participe
y maneje algunas. Como madre de un niño pequeño, KC apreciaba el trabajo a tiempo
parcial que la sacaba de la casa pero nunca abrumaba su horario. El hecho de que llevaba
a Grayson, su hijo de dos años, junto con ella a las tareas había resultado ser una

XWPColección: Página y Facebook 10


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

ventaja. Sus clientes amaban al pequeño Gray, el nuevo embajador de la compañía, que
solo se sumó a los consejos de KC.

"Tarde ocupada," Elizabeth dijo, mientras KC respondía. "Estoy completa por mi parte,
así que puedo ponerte en espera si recibimos más reservas?"

“Considérame esperando. Actualmente estamos comiendo Cheerios con plátano y


hablamos de la necesidad de más galletas en el desayuno y tal vez por qué no es una
buena idea. ¿Terminaste con Hank?”

"Está ejercitado y dormitando en un lugar soleado."

"Ese es mi perro favorito."

"Sin embargo, estoy de acuerdo con Gray, por si estabas contando," Elizabeth dijo.
"Nunca puede haber demasiadas galletas, y las horas de la mañana parecen un buen
momento para comerse algunas más. Él está aprovechando la oportunidad y hay mucho
que admirar allí."

"No, no, no. No alientes su fijación por la comida chatarra. Está obsesionado con la
comida como es."

“Mientras ustedes dos lo discuten, yo me dirijo a la casa de Jill Winters. Quiere que vea si
puedo arreglar esa terca bisagra en su puerta trasera. Tengo mi cinturón de herramientas
listo para funcionar.“ Ella suspiró melancólicamente. "Desearía que Thalia pudiera verme
con eso." Thalia Perkins había estado enamorada de Elizabeth desde que se mudó a la
ciudad y estableció su propio spa de masaje y facial a las afueras de la plaza. Pelo oscuro,
labios preciosos y un cuerpo para admirar. Si bien Elizabeth había dejado en claro en todo
lo que podía que era tan gay como Talía – en caso de que no lo captara tan fácilmente –
no había tenido exactamente el valor de hacer un movimiento. Ella nunca había sido
realmente del tipo atrevido. Bueno, eso fue una mentira. En realidad, era sosa como el
infierno cuando se trataba de movimientos. Ella no tenía juego ni lo poseía.

“Un día vas a terminar con todo esto de Thalia y me arrodillaré en alivio por las dos. Esa
mujer puede ser hermosa, pero es problemática, y no me gusta la forma en que te trata,
como si fueras un chicle que le gusta algunas veces."

"Creo que es el algunas veces que me mantiene en la rueda de hámster de Thalia."

"Exactamente, por eso ella necesita dejar de darte falsas esperanzas."

"A menos que no lo esté, y algún día podríamos vivir felices para siempre." Solo medio
bromeaba.

XWPColección: Página y Facebook 11


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Una pausa en el otro extremo de la línea. "Entonces, has visto a Jill?"

"¿Qué quieres decir con verla?" Elizabeth preguntó. “La he visto mucho. Cabello castaño
de longitud media, ojos cafés. Carácter amable. Pasa mucho tiempo con niños de ocho
años.”

"Quiero decir recientemente, bicho raro."

“Pasé junto a ella en el supermercado el Sábado cuando me preguntó sobre el trabajo de la


bisagra. Luego, unos días antes en Morning Glory.” Realmente le encantaban los
especiales de desayuno allí.

"¿No hoy en absoluto?" KC preguntó. "Porque cuando pasé por un café y una docena de
gelatinas, Lulu en Amazin 'Glazin' dijo que la gente estaba buscando a Jill porque no
apareció en la escuela primaria esta mañana." Las noticias, incluso las más mundanas,
siempre se propagaban a una velocidad increíble en Bay.

Elizabeth pasó su teléfono al otro oído mientras caminaba, acercándose a su casa de un


piso en Whippoorwill Way, la pequeña calle cerrada al que llamaba hogar. Frunció el
ceño hacia el teléfono. Eso era raro. Jill era maestra de cuarto grado e increíblemente
responsable. Todos lo sabían. No era como si no se presentara ... por nada. “No la he
visto hoy, no. Apuesto a que se quedó dormida. Le pasa a los mejores de nosotros. ¿Pero
sabes que? Solo para ser proactiva, y porque estoy un poco preocupada, iré a su casa y
veré qué puedo averiguar. Tal vez abrirá la puerta, con los ojos nublados y avergonzada, y
todos podremos sentirnos aliviados.”

"Estoy totalmente de acuerdo con eso."

"Ella lo haría por cualquiera de nosotros." Jill Winters, solo un poco mayor que los treinta
y dos años de Elizabeth y un par de grados por delante de ella en la escuela secundaria,
era alguien a quien consideraba una amiga, un punto brillante en la comunidad. Elizabeth
esperaba sinceramente que todo estuviera bien, sin embargo, sintió una incómoda
molestia en su sección media. Jill no era una niña rebelde. Esto puede ser malo.

"Tú también," KC dijo. "Eres una buena persona, Liz."

Ella se encogió de hombros. “Solo haciendo lo que puedo para ayudar. Con el divorcio de
Ed, Jill está sola ahora. Todos tenemos que cuidarnos los unos a los otros, ¿verdad?

“¿Ella no tiene ningún familiar cerca?” KC preguntó. "Estoy tratando de recordar su


historia."

"Su madre murió hace varios años."

XWPColección: Página y Facebook 12


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Cierto, cierto. Lo recuerdo."

Elizabeth arrancó una hoja de una rama baja mientras caminaba. "Y luego, por supuesto,
está su hermana, Devyn."

“Quién desapareció de la faz del planeta. Ni siquiera creo que tenga Instagram."

Elizabeth sonrió tristemente. “Probablemente sea demasiado buena para las redes
sociales, KC. Quiero decir, vamos.”

KC se echó a reír. "Mi error. No puedo esperar que los más solicitados se mezclen con los
plebeyos en un espacio público."

"¿Puedes imaginártelo?"

Devyn Winters había sido su compañera de clase en los viejos tiempos, pero Elizabeth no
la había visto desde entonces.

Lo último que supo fue que Devyn era una especie de agente inmobiliario en Filadelfia y
no había mirado atrás. Había ido a la ciudad para el funeral de su madre cuatro años antes
y volvió a irse sin saludar a nadie más que a su círculo, que incluía a Jill y probablemente
a las otras compañeras porristas de Devyn, que lamentablemente aún vivían en la ciudad,
aferradas a sus días de gloria y demasiado Botox. Aparentemente, ambas cosas iban de la
mano. No había visto una línea del ceño fruncido en la cara de Cricket Johansson desde el
octavo grado, y eso la asustó.

“Bueno, avísame si hay algo que pueda hacer para ayudar. Dan está de guardia en el
hospital, pero Gray dice que se apunta para los trabajos en On the Spot siempre y cuando
haya música en el auto,” KC dijo sobre la voz de Gray en el fondo. Él había estado en un
furor con Justin Timberlake recientemente, absorbiendo todo lo que podía de la radio. KC
iba a tener que vigilar eso y sus florecientes movimientos de baile de dos años.

“Lo haré, y prepárate para la hora pico de la tarde. Dreamer's Bay está haciéndose notar y
tengo la sensación de que estas personas necesitan mucho."

"Ya tenemos puestos nuestros tenis," KC dijo. “Llámanos y estaremos en camino. No me


importaría si alguien necesitara una entrega de licor. Estamos escasos en diversión y no
he bailado en mucho tiempo.”

“Cualquier solicitud de licor tiene prioridad para ti. No olvides verificar sus
identificaciones. Y no bebas con ellos mientras estés en el trabajo. Mueve el esqueleto
después.”

XWPColección: Página y Facebook 13


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

KC suspiró. "Bien, Aguafiestas."

"Esa soy yo. Siempre. Lo poseo. Compra de acciones."

Ella no se despidió mientras terminaba la llamada. No tenía que hacerlo con KC. Tenían
una impresionante promesa de apoyo que se remontaba al kinder, cuando KC Makowski –
ahora KC Collette – y su familia echaron raíces en Dreamer's Bay. Elizabeth había nacido
allí. Le gustaba decirse a sí misma que el lugar estaba en su sangre por esa razón. Si bien
era cierto que no mucha gente había oído hablar de su ciudad, habían enganchado un
repunte turístico lo suficientemente decente después de que American Leisure (Agencia
de viajes) los mencionara como una de las pequeñas ciudades que debería visitar antes de
morir. El puñado de posadas no podían acomodar la afluencia, y varios más habían
surgido para recibir a los visitantes, que aún se agrupaban durante los meses cálidos para
pasar tiempo en la playa. El Bay tenía un grupo de restaurantes bastante buenos, un par de
supermercados – uno grande y otro pequeño – una sala de cine con tres pantallas y un
boliche recientemente renovado donde Elizabeth participó en la liga de los Martes por la
noche en los meses de invierno. Adelante Rompe Pelotas! Sin embargo, el tramo de agua
a lo largo de la costa y el pintoresco paseo marítimo eran lo más famoso. Podrías comprar
helado y ver cómo sube la marea.

Con las preocupaciones sobre Jill todavía en su mente, Elizabeth se dirigió a su modesto
hogar pero, en su opinión, muy encantador en Whippoorwill Way. LA suya era la tercera
casa en la curva de la calle cerrada y conocía muy bien a cada uno de sus vecinos. Lo que
más amaba de su hogar era que se sentía completamente suyo. La había decorado con un
tema sureño decididamente rústico, acogedores girasoles y cubos de lata volcados y
letreros de madera descoloridos que colgaban de las paredes de color beige. Había usado
una variedad de énfasis lavanda porque, bueno, adoraba el lavanda y todos los relativos
morados. Sonrió al par de patos de madera en su repisa y asintió al pasar. En su
refrigerador, encontró el jugo de naranja recién exprimido que había preparado la noche
anterior y se sirvió en un vaso lujoso, que realmente dio en el clavo después de su larga
caminata con Hank.

Revisó su apariencia en el espejo y descubrió que su cabello castaño, más largo de lo que
estaba acostumbrada, lucía aún más reflejos naturales que unas pocas semanas antes,
cuando el sol había estado menos presente. Ahora podía ver toques de castaño rubio,
pelirrojo y castaño claro mezclados con el castaño cotidiano, que culminaba en una
mezcla de colores. Le habían dicho que los reflejos naturales resaltaban el verde en sus
ojos. Si eso era cierto o no, acogió el cumplido, disfrutando de la maraña de tonos de su
cabello. ¿Qué otra cosa podía hacer? Elizabeth nunca se había considerado una belleza,
pero era lo suficientemente atractiva y, en su mayor parte, a gusto siendo ella misma. Por
supuesto, secretamente deseaba que Thalia Perkins la notara más, pero no podía tener
todo lo que quería en la vida. Se pasó los dedos por el pelo dándole una esponjada
informal. Bastante bien, pensó, y se dirigió en su automóvil para el almuerzo del Sr. Iver

XWPColección: Página y Facebook 14


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

excesivamente salado de McDonald, justo cuando una nueva avalancha de solicitudes


llegó a la aplicación en su teléfono. Miró su reloj e hizo un cálculo rápido del tiempo. Su
teléfono volvió a sonar con una solicitud de entrega de comestibles. Y otro para un viaje a
casa desde la tienda de automóviles. Iba a ser un día ocupado para On the Spot, y
Elizabeth estaba dispuesta a hacerlo. Pero primero, una parada en casa de Jill Winters.
Ella no era religiosa, pero recitó una oración rápida pero sincera para que todo estuviera
bien. Esta era Dreamer’s Bay. Tenía que serlo, no?

***

A las 8 p.m., Ricky estaba mirando furtivamente su reloj, probablemente preguntándose


cuánto tiempo más iban a durar. Devyn lo ignoró y centró su atención en Wyatt Lowe, el
astuto constructor al mando de Twenty-Four Walker Place, una torre de estilo moderno
que se encuentra en Streeterville en el lado norte de Filadelfia. El rascacielos de sesenta y
siete pisos era uno de los proyectos de construcción más caros en la historia de la ciudad,
y cualquier agente inmobiliario que valiera la pena estaba buscando un pedazo del
pastel. Devyn quería toda la maldita cosa. Primero, tenía que convencer a Wyatt, quién
era conocido por su cabello oscuro perfectamente peinado, su guardarropa de lujo que
rayaba en la perfección y su sentido comercial arriesgado. Había recaudado millones
como dinero del Monopolio y tenía mucho que mostrar a sus cuarenta y cinco años en el
planeta.

Wyatt estudió a Devyn sobre su bourbon puro. "Estamos pensando en dos mil doscientos
por metro cuadrado."

Devyn quería escupir su bebida sobre la mesa. En cambio, tragó con cuidado, luego lo
miró. "Eso es una locura."

“Eso no es lo que dice tu competencia. De hecho, Tom Morelli cree que es factible."

Devyn se inclinó hacia delante. “Morelli te dirá lo que sea que tenga que decir para
enganchar el listado. Si lo escuchas, te dispararás en el pie.”

Wyatt miró al techo y luego tomó un trago.

Soy un persona directa, Wyatt, y lo sabes. Dos mil por metro cuadrado, y lo venderé con
mi equipo.”

"No puedo hacerlo," Wyatt dijo. Ricky miraba como absorto en un complicado partido de
tenis.

"Dos mil cien."

XWPColección: Página y Facebook 15


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Ella dudó, tomó un trago de su bebida y colocó el vaso sobre la mesa. "Bien. Dos mil cien
el metro.”

Él alzó una ceja. "En tres meses."

"No." Ella sacudió la cabeza. “El edificio todavía está en construcción y no mostrará la
forma como se necesita. La gente no puede llenar los espacios en blanco. Todo lo que ven
son albañiles y cocinas sin terminar.”

"¿Qué necesitas de mí para que esto suceda?" Wyatt preguntó.

"Una sala de exposición de lujo como mínimo, un modelo, tecnología, o me da más


tiempo."

“Sin sala de exposición. ¿Sabes cuánto costará?”

“¿Sabes cuánto me estás pidiendo que logre en un corto período de tiempo? Las personas
necesitan ver en qué están gastando el dinero con el fin de aflojar la lana. Estás
invirtiendo más de doscientos millones de dólares en este edificio. Seguramente puedes
dar un paso final para asegurarte de obtener un alto rendimiento de tu inversión.” Ella lo
miró fijamente. "Venga. Vamos a establecer un récord de Filadelfia con este."

Sus ojos se iluminaron ante la perspectiva, y pasó un dedo por el borde de su vaso como
si sopesara sus muchas opciones millonarias. Ricky, que se sentó a su derecha agarrando
su Blue Moon como un puñado de perlas, contuvo el aliento con anticipación.

Devyn miró a Wyatt y Wyatt le devolvió la mirada. Ella esperó.

"Bien," dijo, una vez que parecía que todo el aire había sido succionado de la
habitación. "Te conseguiremos tu sala de exposición y venderás el edificio en cuatro
meses a dos mil cien el metro cuadrado o voy a retirar el listado." Eso mataría no solo el
ego de ella sino también su reputación entre otras constructoras. No podía fallar. No lo
haría.

Devyn se recostó en su silla con una sonrisa satisfecha, montando el tipo de embriaguez
que solo una oportunidad como esta podría inspirar. Se sentía como estar sentada en la
cima de la montaña rusa, esperando con anticipación esa precipitación que haría volar tu
cabello hacia atrás y liberaría las endorfinas, solo para que golpeara mucho más fuerte de
lo que había previsto. Tan jodidamente satisfactorio. "Estás adentro."

Y eso fue todo.

XWPColección: Página y Facebook 16


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Eres increíble. Ni siquiera puedo creer que eso haya sucedido,” Ricky dijo, pasando una
mano por su cabello rojizo mientras los dos esperaban en la acera por el servicio de su
automóvil. Estaba prácticamente saltando de su piel junto a ella. “Ese rascacielos es
absurdo. Nunca he visto algo así.”

"Definitivamente es un gira cabezas," Devyn dijo, de manera más conservadora.

“Tienen una sala de cine para los inquilinos. Y un gimnasio increíble que sin duda es
mejor que el que pago mensualmente.”

Devyn sonrió. “Sí, bueno, hay más de donde vino este. Cuando venda este, habrá otro
esperando.” Ella le echó un vistazo. “¿Crees que estás preparado? La lista de McMahon
requerirá mucha delicadeza, especialmente si estás acostumbrado a listas más pequeñas e
íntimas. Estos muchachos quieren mucho marketing de alto perfil y mucha atención.
Llamadas telefónicas a las tres de la mañana si les da la gana.”

“Entiendo y estoy preparado para ello. Sí.” Una pausa mientras reunía su entusiasmo.
"Quiero decir diablos, sí."

Ella le dio una palmada en el brazo, justo cuando el auto llegó a la acera. "Ese es el
espíritu."

“Sin embargo, más allá de McMahon, cómo obtengo ese primer listado con un
constructor como Wyatt? Alguien enorme,” él preguntó mientras regresaban en su
automóvil, las luces del centro de Filadelfia brillando.

Devyn silbó bajo. “Eso depende de ti. Tienes que estar listo para pelear. Hacer cien
llamadas. Organizar algunas reuniones difíciles de conseguir y seguir la regla número
uno: codea el culo."

"Codear mi culo. Lo tengo. ¿Crees que si hubieras presionado, podrías haber obtenido
otro mes? Quiero decir – "

Devyn levantó un dedo y señaló su teléfono. Por extraño que parezca, la llamada entrante
provenía del código de área en el que creció en Carolina del Sur, pero no era un número
que su teléfono reconociera. Hizo clic en la llamada de todos modos.

"Soy Devyn."

"Hola, estoy hablando con Devyn Winters?" Preguntó una voz femenina.

"Sí." Se frotó la nuca, que le dolía por el largo día. "¿Qué puedo hacer por ti?"

XWPColección: Página y Facebook 17


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Soy Marlene DuBois. No sé si me recuerdas, pero soy la subdirectora de Bay


Elementary. Nos conocimos en el funeral de tu madre.”

Devyn parpadeó varias veces, tratando de seguir el paso. Su hermana, Jill, era maestra de
cuarto grado en Bay Elementary en su ciudad natal. ¿Qué demonios? Se sentó un poco
más erguida, su atención despejada y concentrada. "Sí. Como estas Marlene ¿Está todo
bien?"

"Esperemos que sí, pero estoy cautelosamente preocupada." Una pausa, mientras el
corazón de Devyn se aceleró. Su hermana era su mejor amiga y prácticamente la única
familia que tenía.

“Jill no vino a trabajar hoy, y tampoco llamó. No es común en ella.”

Oh Dios. Ella parpadeó y trató de hacer que su cerebro funcionara. "No. Um, estoy
completamente de acuerdo. Jill no haría eso.” Miró su reloj. Eran cerca de las nueve de la
noche. ¿Por qué la estaban llamando ahora? ¿Y si Jill la necesitaba? ¿Y si ha sido
secuestrada? Había una profundidad de quietud presente en el automóvil. Se detuvieron
en un semáforo. El mundo se había ralentizado a su alrededor, pero su mente se aceleró
fuera de control, reforzada por la adrenalina.

“Enviamos a un oficial a su casa para un ver si esta bien, pero tampoco pudimos ubicarla
allí. Sin embargo, su auto no está.”

“No importa. Algo pasa,” Devyn dijo automáticamente. Su voz no sonaba como la suya,
estrangulada y desesperada. “Confía en mí en esto. Dígale a la policía que ella no se iría y
no se presentaría a la escuela.” Sintió los ojos de Ricky sobre ella y notó que el auto
todavía estaba parado en el semáforo. Ella luchó contra el impulso de salir del vehículo,
sabiendo que todavía no habría nada que pudiera hacer al lado del camino. Sin embargo,
ese tirón absurdo para hacer algo, cualquier cosa, anuló todos los demás instintos. No
podía soportar estar tan lejos.

"Creemos que sí, y dado que ella te tiene como su contacto de emergencia, pensé que
podría ser el momento de llamarle."

"Lo agradezco." El lado de hacerse cargo de Devyn surgió. Lo hizo avanzar, junto con
una orden de hablar despacio, directamente. "¿Qué necesitamos hacer?"

"Estamos haciendo algunas llamadas, y algunos amigos suyos han comenzado una
búsqueda," Marlene le explicó.

"¿Hay alguien más en la familia a la que ella podría haber ido a visitar?"

XWPColección: Página y Facebook 18


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Ese era el asunto. No había familia. Solo ellas dos, ya que habían perdido a su madre en
un breve episodio de cáncer hace cuatro años y medio. "No. Solo soy yo, y estoy en
Filadelfia, pero tomaré un avión lo antes posible. Esta noche.” Después del divorcio de
Jill de ese idiota Ed, ella era todo lo que Jill tenía, y viceversa. Si algo le había sucedido a
su hermana, estaba muy segura de que iba a aparecer.

Su mente se inundó con todas las cosas que tenía en su agenda esa semana. De todas las
veces que pasaba algo como esto, esta era definitivamente uno de los menos
oportunos. Se pellizcó el puente de la nariz mientras los detalles se arremolinaban en una
confusión. Haría que esto funcionara con la ayuda de sus asistentes y luego se aseguraría
de que Jill estuviera bien. Tenía que estarlo. No había otra opción.

"Déjame darte mi número de celular para que podamos mantenernos en contacto,"


Marlene dijo. “Elizabeth Draper, quien es amiga de Jill, en realidad fue la que sugirió que
siguiera adelante y te llamara. Ha sido de gran ayuda.” El nombre le sonó, pero el cerebro
de Devyn no funcionaba correctamente. Todo lo que quería era escuchar era que Jill fue
encontrada, sana y salva.

"Excelente. Muchas gracias por llamar, y avíseme de cualquier información


actualizada. Mantendré mi teléfono encendido.”

"Por supuesto."

Se despidieron y terminó la llamada, luego presionó el teléfono en su barbilla mientras


reorganizaba mentalmente lo que pensaba que serían las próximas veinticuatro horas de
su vida. Eso era difícil de hacer en medio del creciente temor. Puso una mano sobre su
pecho como si eso de alguna manera aliviara la preocupación exponencial.
Concéntrate. Tendría que distribuir sus citas entre su personal y reprogramar aquellas
para las que tendría que asistir en persona. Karen podría ayudar con eso. Luego estaba su
asistente personal fuera de la oficina, Sheldon, que mantendría a flote las cosas en su
condominio y su vida personal. Esto realmente iba a desacelerar su ímpetu en una
variedad de proyectos, pero eso quedo en un fuerte segundo lugar a su necesidad de
arreglar esto, encontrar a su hermana y hacer que el mundo volviera a girar. Dios. Ella
estaba hablando de Jilly. La chica que le había dado a Devyn las galletas buenas con
chispas de chocolate y se había quedado con las quemadas para si y que había asistido a
todos los partidos de fútbol, un deporte que detestaba, solo para ver a Devyn animar con
el resto del equipo. Jill era solo dos años mayor, pero su lado materno exageró su
diferencia de edad hasta el punto de que Devyn realmente la había considerado como un
segundo padre, junto a su madre soltera, de muchas maneras.

"¿Todo bien?" Ricky preguntó, después de un largo tramo de silencio.

XWPColección: Página y Facebook 19


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Ella sacudió su cabeza. "No, no lo está. Creo que mi hermana me necesita en este
momento. Me dirijo a casa en Carolina del Sur.”

"Lamento escuchar eso. Espero que ella esté bien." Y luego," ¿A qué parte?"

“Un pequeño lugar llamado Dreamer's Bay. Justo allí en el agua.”

Él la miró y ladeó la cabeza. "No puedo decir que he escuchado hablar de él."

Ella asintió. "La mayoría de la gente no lo ha hecho."

Capítulo Dos

Devyn parpadeó mientras hacía fila para su coche de alquiler en el aeropuerto de


Charleston. Sosteniendo una taza de café del aeropuerto que sabía mucho más a palomitas
de maíz quemadas, miró por las grandes ventanales que mostraban que aún no era de día
en Carolina del Sur. No entendía por qué el tiempo pasaba tan lentamente, por qué lo
hacía el asistente. Dio golpecitos con el pie. Ajustó su bolso. Miró su reloj. Todo un
pequeño baile desvalido para evitar salirse de su piel. En poco más de dos horas, llegaría a
Dreamer's Bay por primera vez en más de cuatro años. Además del pánico que atravesaba
con respecto a su hermana, la idea de estar de vuelta en casa la puso nerviosa e
incómoda. Nada más que Jill podría haberla traído de vuelta. No era una ciudad horrible,
lo suficientemente pintoresca y fácil de andar, pero no tenía demasiados buenos
recuerdos, ya que había ocultado quién era todo el tiempo que había vivido en Bay. Lo
peor de todo ahora, la persona que más asociaba con la ciudad, su madre, no estaría
allí. La hizo resentir el lugar aún más.

"Nos hemos quedado sin autos de lujo," le dijo la agente de alquiler que masticaba chicle
mientras pulsaba rápidamente su teclado, mirando su teléfono entre presionar la tecla
Enter.

"El tamaño mediano está bien."

"No aceptable." Más pulsadas y verificación de teléfonos.

Devyn suspiró. “Compacto, económico, lo que tengas. Algo con ruedas estaría bien.
Tengo prisa."

"Tengo un Chevy Spark."

XWPColección: Página y Facebook 20


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Vendido."

Resultó que el Chevy Spark era el automóvil más pequeño que Devyn había visto jamás,
y meter su maleta Louis Vuitton en su microscópico asiento trasero – olvídate del espacio
de la cajuela – fue una prueba que requirió dos manos y un pie bien colocado. Dio una
última patada a la cosa por si acaso, se quitó el mechón rebelde de cabello rubio de los
ojos y maldijo. ¿Por qué las pequeñas cosas se interponían en este momento? Miró su
teléfono por enésima y novena vez por cualquier mensaje de Jill, deseando que uno
estuviera allí. Nada. Le había dejado innumerables mensajes de voz y le había enviado la
misma cantidad de mensajes de texto. Parpadeó para contener las lágrimas y se deslizó en
el asiento del conductor para el corto viaje a su ciudad natal. El viaje la dejó sola con sus
pensamientos, y eso significó un millón de imágenes aterradoras. Jill magullada,
maltratada o atada en la parte trasera del auto de un chico, esperando que alguien la
encontrara. Golpeó el volante con frustración y prendió la radio para ahogar su cruel
cerebro.

Con el tráfico inexistente en la carretera tan temprano, ella y su Spark llegaron justo a
tiempo para ver el amanecer sobre el agua mientras conducía a lo largo de la costa hacia
Dreamer's Bay. Si su corazón no le hubiera dolido, podría haberlo disfrutado. Contuvo el
aliento mientras las vistas familiares aparecían, inspirando una punzada nostálgica
mezclada con temor. Vio la gasolinera de dos bombas en las afueras de la ciudad donde se
podía ver al Sr. Henry haciendo su barrido matutino con el periódico enrollado en el
bolsillo trasero de sus holgados pantalones. Pasó junto a la biblioteca de color óxido,
todavía preguntándose por qué eligieron ese tono, pero feliz de ver que alguien había
comprado el edificio y la marquesina. Según el mensaje de desplazamiento, habría una
feria del libro infantil esa semana. Más abajo, en Center Street, la calle principal, llegó al
corazón de la ciudad. El Círculo, como llamaban a la rotonda de la ciudad, estaba
delineado por una variedad de negocios, incluyendo un Arby's y un McDonald's que
debieron haberse instalado desde la última vez que estuvo en casa. Incluso Dreamer's Bay
era susceptible a la invasión de grandes empresas. El centro del Círculo estaba formado
por bancos rodeados de grandes plantas en macetas, que ofrecían un lugar agradable para
que la gente tomara la hora del almuerzo y saludara a sus amigos y vecinos. Se quedó
mirando el mismo banco donde recordaba haberse sentado con su madre, quien les había
comprado a ella y a Jill un croissant de chocolate caliente. Se los habían comido allí
juntas, las tres. Devyn sintió el agudo aumento de la tristeza casi de inmediato, como una
reacción química. Sacudió la cabeza y lo apartó, deslizando un mechón de pelo detrás de
la oreja – su propio gesto especial durante su época de juego. Siempre reforzaba su
confianza. Esta vez no funcionó. La ciudad le hizo pensar intensamente en su madre, a
quien echaba mucho de menos, pero también en su juventud, cuando había interpretado el
papel de alguien que ahora apenas reconocía.

Ambos jalaron de su pecho, como si abrieran una herida largo tiempo dada por
concluida. Nada de eso era relevante. No importaba si quería estar en esta ciudad o no,

XWPColección: Página y Facebook 21


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

estaba aquí por Jill y debía permanecer atenta en ella. Volvería a casa en Filadelfia y
viviría su vida en poco tiempo, una vez que supiera que su hermana estaba bien.

Y lo estaría. Devyn odiaba que incluso estuviera considerando la alternativa. Sin


embargo, cómo podría no hacerlo?

La bilis se elevó en el fondo de su garganta mientras desterraba otra serie de imágenes


gráficas de su mente.

Llegó a la anodina estación de policía marrón de un piso y abrió la boca para hablar con la
joven sentada detrás del primer escritorio al que llegó. La mujer se le adelantó.

"Devyn Winters?" La pequeña estación parecía vacía detrás de ella. ¿Dónde estaban todas
las personas que se suponía que debían luchar contra el crimen? La sombría comprensión
de que estaba en una pequeña ciudad con muy pocos recursos se asentó incómodamente.

"Sí. Soy Devyn Winters, y estoy aquí por mi hermana.”

"Por aquí."

Siguió a la pequeña morena, vestida con ropa de negocios en lugar de uniforme, por el
pasillo hasta una gran sala de conferencias con una larga mesa en el centro. El olor a café
rancio la golpeó con fuerza.

A alguien por aquí le gustaba fuerte. Echó un vistazo a los rostros del pequeño grupo
reunido. Ella conocía a la mayoría de ellos.

"Srta. Winters, soy – “

"Oficial Bertaw." Ella lo recordaba de esas presentaciones de seguridad de la escuela


secundaria en el gimnasio.

Él había llegado cada año con calcomanías, marcadores y severos recordatorios sobre los
peligros de beber y conducir. Ella en su mayoría había soñado despierta.

Él sonrió conservadoramente. " Detective Bertaw hoy en día."

"Felicitaciones," dijo, lo más sinceramente posible, dada la ocasión. Honestamente, a


quién demonios le importaba su ascenso en este momento? "¿Sabemos algo más?" Miró
alrededor de la habitación.

La mujer pelirroja con el moño y la falda de colores brillantes era probablemente la


subdirectora con la que había hablado. Ella asintió a modo de saludo. Junto a ella estaba

XWPColección: Página y Facebook 22


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

sentada Elizabeth Alguien de la escuela secundaria. Ni idea de por qué estaría allí. Las
ciudades pequeñas eran raras. ¿No había estado Elizabeth a cargo de la campaña de
comida en la escuela secundaria? ¿Y por qué su mente estaba proporcionando detalles
innecesarios en este momento? Parpadeó y se concentró.

El detective Bertaw señaló a un pizarrón de borrado en seco. “Sabemos que Jill fue
anoche al karaoke en Halper's Glen. El bar Mike's Sports hace algo todos los Martes por
la noche. Lo que no sabemos es si ella regresó. Sabemos que no está en casa en este
momento y no se presentó a trabajar ayer u hoy.”

Devyn cerró los ojos momentáneamente ante la información rudimentaria. “Y que no está
contestando los mensajes de texto o llamadas, lo cual no se parece en nada a mi
hermana. Eso significa que algo le ha pasado. Créeme. Alguien la tiene o está herida en
alguna parte.” Hizo un gesto hacia el espacio a su alrededor. “Entonces, podemos salir y
encontrarla? ¿Ahora?” Su garganta se apretó con angustia.

"Tenemos patrulla en ello."

"Discúlpame." Levantó una mano suplicante hacia Bertaw. “Digo esto con nada más que
respeto, pero en los límites de la ciudad, eso no equivale a aproximadamente dos personas
y una patrulla?” Miró a su alrededor en busca de algún tipo de salvavidas. Alguien a
quien pudiera sacudir y hacerles entender. Todos solo parpadearon hacia ella, haciéndola
sentir impotente y decidida a cambiar eso. Golpeó la mesa para despertar a todos.
“Hagamos algunas llamadas telefónicas. Llamen a algunos amigos policías. Pagaré lo que
se necesite. El dinero no es problema."

"No funciona exactamente de esa manera," Bertaw explicó. Él estaba perdiendo el


cabello. En la parte superior y en el frente. Pequeños mechones marrones se aferraron
como si se usaran unos a otros para mayor comodidad. Otro detalle innecesario que a su
estúpido pensamiento cerebral le importaba. Ahora quería sacudirse a sí misma. Le dolía
el cuello, tenía la boca seca y se sentía temblorosa por todas partes. No había comido ni
bebido nada desde que había recibido la llamada sobre Jill, no es que pudiera haberlo
hecho. Su estómago estaba revuelto.

La mujer pelirroja se encontró con su mirada. “Hablé con las dos mujeres que fueron con
Jill a la noche de karaoke. Ambas son maestras en la escuela primaria. Soy Marlene
Dubois,” dijo, con la mano en el pecho. "Hablamos por teléfono."

Devyn asintió, esperando que continuara.

"Dijeron que Jill tomó su propio auto y salió del bar deportivo antes que ellas, en algún
momento justo después de las diez de la noche. La recordaron feliz pero un poco
cansada."

XWPColección: Página y Facebook 23


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Eso es porque ella no se queda hasta tarde. Es una persona hogareña,” Devyn declaró, y
miró a Bertaw para asegurarse de que había oído.

"No pretendo interrumpir.". Elizabeth se levantó y rodeó la mesa. Tenía grandes ojos
verdes que, en este momento, se percibían cálidos.

Devyn se aferró a ella, porque necesitaba esa calidez.

“Hice algunas llamadas por la ciudad, y la gente se reúne en el Círculo en media


hora. Vamos a desplegarnos y ver si podemos ayudar en la búsqueda."

"Agradezco eso," Devyn dijo. Esas habilidades de organización para la campaña de la


comida estaban trabajando a favor de Devyn hoy, y estaba agradecida por Elizabeth,
alguien que estaba haciendo algo. “¿Cómo puedo ayudar?” Le preguntó a la habitación.
“Tengo una llave de la casa. Jill y yo compartimos la propiedad.”

"Genial," Bertaw dijo. “Hicimos un chequeo del domicilio, y nada parecía volcado o
desordenado. No hay signos de ningún tipo de lucha, pero es posible que veas algo
sustancial que no sabríamos buscar."

Devyn sintió una oleada de propósito. La idea de la proactividad sofocó el temor que se
arrastraba por todo como las vides de un jardín desatendido. "Iré hacia allá."

Elizabeth se giró hacia ella. “¿Qué tal si te recojo en la casa en una hora, después de que
los voluntarios se hayan organizado? Podemos conducir por algunas de las carreteras
secundarias, ver si vemos alguna señal de su automóvil.”

Las manos de Devyn temblaron cuando la realidad de la situación se enfocó. Estaban


reuniendo voluntarios. Esto era realmente malo. Si terminaba sola en este mundo, qué iba
a hacer? Jill siempre había estado allí para ella. Sintió más de que vio la mano de Jill de
diez años apartando el pelo de los ojos esa vez que se raspó la rodilla mientras patinaba en
el camino de entrada. ¿Cómo había tenido Jill solo diez años entonces? Le había parecido
mayor y sabia a Devyn en ese momento. "Sí. Estaré lista."

"Hasta pronto." Al pasar, Elizabeth le dio un apretón de apoyo a la muñeca de


Devyn. Ella no era naturalmente una persona táctil y su instinto normalmente habría sido
erizarse contra el toque de un desconocido. No lo hizo. Necesitaba tranquilidad en ese
momento sombrío y sacó fuerzas de eso, de hecho, fugaz como era. Devyn se retractaría
de cada pensamiento desdeñoso que alguna vez había tenido sobre Elizabeth en la escuela
secundaria si ella y su grupo de voluntarios pudieran detener todo esto. Luchó contra el
impulso de caer de rodillas y rogar por eso. Ella ya estaba negociando con un Dios con el
que no había hablado desde la adolescencia, desesperada por cambiar lo que tenía,
prometiendo ser una mejor persona. Cualquier cosa.

XWPColección: Página y Facebook 24


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

En el camino a casa de Jill, su mente cambió a cómo demonios habían llegado allí. Hace
veinticuatro horas, ella estaba en una realidad sorprendentemente diferente, yendo por su
mañana de ritmo rápido, cerrando un gran negocio y dirigiéndose a casa por la
noche. ¿Cómo podría alguien estar tan contento en un momento, celebrando una victoria
profesional y tan aterrorizado al siguiente con solo presionar un botón en un teléfono
celular? Todo se sentía en carne viva y arruinado, y podría permanecer así para
siempre. Todo lo que Devyn quería era avanzar rápidamente a un momento en que todo
volvería a estar bien.

Se quedo sin aliento cuando se detuvo en el apacible camino en forma de S que conducía
a la bien cuidada casa de un piso en la que había crecido. Sí. Justo allí estaba el lugar en el
césped donde accidentalmente había encendido un fuego con una lupa cuando tenía ocho
años. Se había sentido audaz y científica ese día después de ver a Bill Nye hacer algo
similar en la televisión. Su madre, en lugar de castigarla, había acordado que aprender
sobre ciencia podría ser divertido, tal vez no del tipo que involucraba llamas de
verdad. Jill se había reído pero finalmente la consoló con un pedazo partido de su barra de
chocolate. El pedazo de césped una vez quemado ahora se volvió verde y vibrante de
nuevo, el breve incidente se tiñó de sepia en el recuerdo de Devyn. Parpadeó a través de
su parabrisas hacia la casa. Bonitas persianas azules ahora adornaban la ventana. El color
le recordaba a Jill. De hecho, todos los pequeños toques nuevos salieron directamente del
libro de estilo de Jill. Un alegre gnomo con una barba gris en el escalón delantero. Un
arreglo de plantas en macetas con flores de primavera que ya florecen en una cascada de
colores. El par de mecedoras de madera en el porche. Todo nuevo. Todo Jill.

Sus manos eran un lío mientras intentaba poner la llave en la puerta, temblando y
haciendo que perdiera el hoyo de la cerradura. Cerró los ojos y se mordió el interior del
labio mientras presionaba su frente contra la puerta de madera, reuniendo su sentido de
propósito una vez más. Tenía un trabajo que hacer aquí, un objetivo, y eso significaba
dejar a un lado sus propias emociones y aprovechar el conjunto de habilidades finamente
perfeccionadas que usaba en su vida cotidiana. Calma, serenidad y al mando. Eso pareció
funcionar. Exhaló y entró en la casa. Sacudida quince años atrás, todavía podía ver a la
versión más joven de ella y Jill atravesando la entrada de la sala de estar después de la
escuela, esperando en la mesa de la cocina con su merienda después de la escuela –
preparada por Jill – para que su madre llegara a casa de la empresa de seguros en la que
ella había sido la gerente de la oficina. Enterrando su rostro en el hombro de su madre,
Devyn inhalaría su aroma cuando llegara a casa, la crema humectante con aceite de Olay
y un poco de menta del chicle sin azúcar que a menudo masticaba. Devyn podía oler la
maravillosa combinación ahora solo con cerrar los ojos.

Agarró una de las muchas chucherías que ahora decoraban casi todas las superficies, una
mezcla de lo nuevo y lo viejo, y sonrió ante el enfoque hogareño de Jill. Devyn, por otro
lado, había caído lejos del árbol con su propio estilo de decoración: espacios de planta
abierta, líneas duras y planas, y superficies limpias. Se le hizo un nudo en la garganta al

XWPColección: Página y Facebook 25


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

pensar en su hermana y en lo parecida a su madre que había resultado ser. Una oleada de
amor golpeó. No se ponía sentimental sobre muchas cosas, pero su hermana era diferente.

Volviendo al modo proyecto, se liberó del sentimentalismo que todo lo consumía y se


movió por el espacio, que consistía en una sala de estar, desayunador, comedor y dos
habitaciones en un pequeño pasillo, separadas por un baño. La suite principal estaba
ubicada directamente afuera de la sala de estar.

Primera impresión: Jill mantuvo el lugar ordenado y bien organizado. Había un calendario
en su refrigerador con el Martes que había desaparecido marcado con solo una K, que
imaginó que significaba karaoke. En su baño, su organizador de medicamentos todavía
tenía el medicamento para la tiroides del Miércoles, lo que significaba que Jill no había
estado allí el Miércoles por la mañana para tomarlo. El estómago de Devyn cayó y sus
palmas se volvieron húmedas. Las flexionó incómodamente. La cama de Jill estaba
perfectamente hecha. Su auto ya no estaba. Su bolsa escolar estaba descartada junto a la
puerta, junto con un par de zapatos que probablemente se había quitado en el momento en
que llegó a casa del trabajo. Se lo imaginó pasando.

Perdida, Devyn se acurrucó en la cama de Jill, pasando la mano por la colcha azul y
blanca que usaba como cubrecama. Había una foto de las dos, del fin de semana que Jill
se había quedado con ella en Filadelfia, enmarcada en la mesita de noche de Jill. Jill
sonrió hacia la cámara mientras que Devyn le sonrió a Jill mientras estaban paradas frente
a la estatua de Rocky, cogidas del brazo. "¿Dónde estás?" Murmuró, y tocó la cara de Jill
en la foto.

Las lágrimas rodaron de lado de su cara hacia la colcha. No trató de detenerlas.

No, Jill no había llegado a casa el Martes por la noche. Mientras lloraba en la cama de su
hermana, dejando que los sollozos la alcanzaran, Devyn nunca se había sentido más
sola. Los bordes de la esperanza comenzaron a desvanecerse hasta que no le quedó nada.

Capítulo Tres

"Tony, lleva a tu grupo a la esquina norte del mapa y echa un vistazo al parque."

Elizabeth miró por encima de su hombro mientras él hacía un círculo en el área en su


mapa.

Él chupó su paleta y asintió. "Lo tengo."

XWPColección: Página y Facebook 26


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No tenemos idea de lo que podría haber hecho esa noche," Elizabeth señaló. "Tal vez
ella dio un paseo por el parque."

"¿Qué hay de mí?" Charlie preguntó, claramente ansioso por comenzar. Se frotó la frente
mientras hablaba, como si se consolara. Luego hizo un gesto hacia los hombres que lo
acompañaban. “Traje a mis muchachos de la tienda aquí y nos gustaría ayudar. ¿Qué
necesitas?"

Charlie era dueño de la licorería de la ciudad, y eso significaba que conocía a mucha
gente. De acuerdo, tal vez a todos, y eso era un activo para su causa. “Tal vez hablar con
los dueños de negocios locales en el Círculo. A ver si alguien vio a Jill en la ciudad el
Martes por la noche después de las diez, incluso conduciendo.”

"Sí, señora," Charlie dijo, y colocó una gorra hacia atrás en su cabeza como si estuviera
recién energizado.

Elizabeth se reunió con todos y cada uno de los grupos en el parque, ofreciendo un área
de diferentes colores en el mapa para que pudieran ver. Se movió rápidamente, habló en
términos simples y, con una sonrisa de agradecimiento, se dirigió al siguiente grupo. Ella
estaba en racha. Sí, este era un trabajo generalmente manejado por alguien en un puesto
de autoridad, o al menos alguien con experiencia cuando se trataba de personas
desaparecidas, pero en ausencia de cualquiera de esos recursos en el momento presente,
Elizabeth se sintió llamada a actuar. Esa siempre había sido ella.

Ella era alguien que tomaba la iniciativa cuando era necesario y se sumergía incluso en
las tareas más difíciles, a veces sin saber qué demonios estaba haciendo. Lo resolvería a
medida que avanzaba, que era muy parecido a la posición en la que se encontraba ahora.

Con Jill Winters desaparecida por segundo día y el departamento de policía con poco
personal, había escrito un mensaje rápido en la página de Facebook de la ciudad, puso en
espera a On the Spot y se reunió con más de cien personas útiles listas para ver lo que
podían averiguar sobre Jill y dónde podría estar. Su corazón se hinchó ante el torrente de
apoyo. Puede que no hayan sido los equipos de búsqueda más profesionales, pero estaban
presentes y dispuestos, y fue mucho más productivo que simplemente esperar a que
Bertaw y Compañía finalmente llamaran a la caballería.

"Excelente. Ya está todo listo," ella dijo al grupo final. “Todos ustedes tienen mi teléfono
celular y una línea directa con el detective trabajando en el caso si encuentran algo
útil. No duden en comunicarse."

Una abundancia de respuestas superpuestas flotó de regreso.

"Gracias, Lizzie."

XWPColección: Página y Facebook 27


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Lo haremos. No te preocupes.”

"Si alguien puede encontrar a Jill, somos nosotros."

"Gracias por organizarlo, Liz."

Mientras los grupos se dirigían en sus respectivas direcciones, Elizabeth se subió al Shug,
su Ford F-150 azul, y se dirigió a la casa de Jill para recoger a Devyn, quien tenía que
decir que era la misma, pero diferente a la última vez que la había visto hace unos
años. Ahora se conducía con un cierto nivel de autoridad que hacía que la gente prestara
atención. También era tan hermosa como Elizabeth la recordaba, probablemente más. El
cabello rubio apenas sobre sus hombros. Ojos color avellana, pero no del tipo suave. No,
los de Devyn eran más penetrantes en su belleza, lo que solo se sumó a la melancolía en
su rostro el día de hoy. Elizabeth esperaba que pudieran cambiar eso pronto. Ella siempre
había sido una persona optimista, y ahora se aferraba a esa tendencia, deseando que fuera
beneficiosa. Sin embargo, era difícil. Jill estaba allí afuera, y el tiempo parecía que no
estaba de su lado. Apartó las náuseas repentinas y tocó el timbre de la casa de Jill. Devyn
respondió con prontitud.

"Hola. ¿Estás lista?” Devyn preguntó, y salió de la casa al porche delantero.

El blanco de sus ojos estaba rojo, los párpados hinchados y su cabello no se acomodaba
como antes. Había estado llorando duro. Su piel estaba pálida. Elizabeth sintió náuseas de
nuevo.

"Todo listo. Pensé que tomaríamos la ruta más común hacia Halper's Glen y ver cualquier
posible atajo o desvío.”

"De acuerdo. Hagámoslo.” Devyn la siguió hasta la camioneta, deteniéndose brevemente


mientras la miraba.

"¿Qué?" Elizabeth preguntó.

"Simplemente no te vinculé como una persona de camioneta."

Elizabeth ladeó la cabeza. "No sabía que me vinculaste en absoluto."

Entraron y manejaron en silencio. Elizabeth miraba ocasionalmente a Devyn para


asegurarse de que estaba bien. Se sentía extrañamente protectora con ella, dada la
situación y su papel en liderar la búsqueda de voluntarios. En muchos sentidos, parecía
que le correspondía proteger a Devyn del miedo que debía de estar carcomiéndola.
Cuando vio lágrimas rodar por las mejillas de Devyn en el silencio de la camioneta, le

XWPColección: Página y Facebook 28


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

entregó el paquete de pañuelos de bolsillo que guardaba en la consola central. Devyn los
aceptó, pero no dijo nada.

"¿Tienes suficiente aire?" Elizabeth finalmente preguntó. "Si no, puedo ..." Extendió la
mano hacia los controles, pero Devyn la rechazó.

"Estoy bien."

"¿Quieres agua? Tengo un recipiente en el asiento de atrás.”

"No gracias."

"O tal vez – "

"Elizabeth. Estoy bien. De verdad.” Una pausa. "¿De nuevo cuál es tu apellido?"

"Draper," dijo, colocando una mano sobre su pecho. Venían de una clase de graduados de
menos de cien y habían estado juntas en la escuela durante más de una década. ¿Cómo es
que Devyn ni siquiera sabía su apellido? Ouch. ¿Era realmente tan intrascendente? No era
el momento, se recordó a sí misma.

Continuaron conduciendo, deteniéndose en cada calle lateral, explorando cada giro en el


camino con esperanzada curiosidad, señalando posibles vislumbres de blanco, el color del
Mazda de Jill. Cada vez, los vislumbres resultaron decepcionantes, bajando la moral de
las mujeres cada vez más a medida que seguía el viaje. El viaje de cuarenta minutos se
había extendido a dos horas cuando llegaron a Mike’s. El edificio independiente, pintado
de verde con letras amarillas brillantes, estaba cerrado y no se abriría de nuevo hasta la
noche. Pero había un auto enfrente, y eso significaba que alguien se estaba preparando
para la multitud de esta noche. Cuando Elizabeth apagó el motor, Devyn no dudó. Ella
caminó como una mujer en una misión desesperada, dejando a Elizabeth caminar a paso
ligero para alcanzarla.

"Oye, espera un minuto."

Devyn miró detrás de ella. El viento levantó su cabello rubio y se lo sopló en la cara en un
revoltijo desordenado. Era como si el clima hubiera cambiado para imitar el caos del día,
disperso y al azar.

A Devyn no pareció importarle ni darse cuenta. "Lo siento." Hizo una pausa para que
Elizabeth la alcanzara mientras parpadeaba impacientemente.

Elizabeth se encontró con su mirada. "¿Sabes lo que quieres preguntar?"

XWPColección: Página y Facebook 29


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Quiero cada detalle que tengan y luego más detalles, y planeo obtenerlos. Si tienen
imágenes de cámara, también quiero eso. No puedo creer que la policía ya no las tuviera,
pero con Podunk (Insignificante o poca cosa) Bertaw al mando, quién sabe?”

Elizabeth asintió, impresionada con la nueva determinación detrás de los ojos de


Devyn. Se paró a su lado mientras Devyn golpeaba ruidosamente la puerta del bar.
"Disculpa. ¿Puedes abrir un momento?” Intercambió una mirada con Elizabeth justo
cuando apareció un hombre mayor con una panza con un delantal blanco manchado.
Mike. Elizabeth lo había visto antes en uno de sus propios viajes al bar. Era un lugar
popular y un gran sitio para ligar cuando los mismos viejos lugares de Dreamer's Bay se
sentían monótonos.

"Sí. ¿En qué puedo ayudarte?” Mike preguntó. Sus grandes cejas pobladas proyectaban
una sombra en su rostro. Devyn saltó directamente. “Estoy buscando a mi hermana. Ella
estuvo aquí hace dos noches. El Martes.” Ella mostró una foto en su teléfono y se la
entregó.

Él asintió, masticando el interior de su mejilla. “Ya hablé con la policía. Lamento lo de tu


hermana, pero no puedo decir que la recuerdo. Estamos llenos cuando hay karaoke.” Se
movió para cerrar la puerta, pero Devyn dio un paso adelante.

"Bueno, sabemos que estuvo aquí con seguridad, porque vino con amigas." Devyn hizo
una pausa y le ofreció una sonrisa, lo que pareció ralentizar todo. Fue muy efectivo,
dejándole claro a Elizabeth que Devyn sabía cómo manejar a las personas y ponerlo en
marcha cuando la beneficiaba. "¿Te importaría echarle otro vistazo?" Preguntó
suavemente. Mike se enamoró de eso. ¿Quién no lo haría?

Estudió el teléfono. “No la conozco, pero ella viene mucho. A veces con otras mujeres. Se
sientan juntos y beben vino, un grupo de ellos.” Los otros maestros. Elizabeth asintió con
la cabeza. "Y a veces ella viene con un tipo."

"¿Un tipo?" Devyn paró sus orejas y Elizabeth la miró. "¿Qué apariencia tenía?"

Elizabeth no escuchó la respuesta porque su teléfono estaba sonando. Con voluntarios en


el campo, no podía ignorar la llamada. Pulsó el botón Aceptar y se cubrió una oreja para
escuchar mejor. Cuando le transmitieron las noticias del último equipo que había enviado,
cerró los ojos.

Harris, que trabajaba en la tienda de suministros de correo, hablaba a una velocidad loca,
y aunque Elizabeth luchó por comprender cada detalle, absorbió lo suficiente como para
entender lo que habían encontrado. No, no, no.

XWPColección: Página y Facebook 30


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Miró a Devyn e intentó buscar las palabras correctas. Su corazón se hundió y sus
extremidades se sintieron como troncos de árboles.

"¿Qué pasa?" Devyn preguntó, notando su expresión. Abandonó su conversación con


Mike y se movió hacia Elizabeth, que solo podía mirarla. “¿Por qué no dices nada? Di
algo,” Devyn dijo, sacando las palabras. Sus brazos se envolvieron alrededor de su
cuerpo. Se estaba abrazando fuerte, como preparada para un golpe.

Elizabeth respiró hondo. “Encontraron su auto a unos cincuenta metros de la carretera,


debajo de una rama. Por eso la pasamos por alto. Se estrelló contra un árbol. Fuerte.
Dicen que se ve bastante mal."

Devyn tomó a Elizabeth por los hombros y la apretó, sus ojos muy abiertos. Ella estaba
colgando de un hilo delicado que probablemente se rompería. "¿Pero va a estar bien?" La
voz ya no sonaba como la de ella. "¿Qué dijeron?"

Elizabeth colocó sus manos sobre sus propios hombros, encima de las de Devyn.
Cualquier cosa para hacerle saber que no estaba sola. Los ojos de Devyn buscaron por las
respuestas de Elizabeth, y en ese momento, habría dado cualquier cosa para decirle a
Devyn lo que quería, lo que necesitaba escuchar.

Desafortunadamente, esas no eran palabras que Elizabeth pudiera pronunciar.

Capítulo Cuatro

No sabían mucho. El voluntario que encontró el auto no pudo meterse. Pero Jill estaba
allí, ya sea fallecida o aferrada a la vida. Dos días sin comida ni agua, y expuesta a los
elementos. Dios.

Mientras corrían hacia la escena, a solo 5.6 kilómetros afuera de Halper's Glen, Devyn se
preparó para lo peor, pero al mismo tiempo se negó a aceptarlo como una posibilidad. Si
Jill hubiera muerto, si lo hubiera estado en los últimos dos días, Devyn lo habría
sentido. ¿No es así? Miró el perfil de Elizabeth y se preguntó si esta mujer, que había sido
tan innecesariamente amable, sería la última imagen que vería antes de que su mundo se
volcara. Memorizó el perfil para poder aferrarse a él, recordarlo para siempre. Elizabeth
era hermosa, más de lo que se había dado cuenta. De alguna manera, si pudiera
permanecer en esa belleza, entonces seguramente lo peor no le sucedería. No
podría. Soltó la imagen y permitió que sus hombros se doblaran sobre su pecho mientras
lloraba, apretando los puños con preocupada angustia.

XWPColección: Página y Facebook 31


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth estacionó la camioneta junto a los otros dos vehículos civiles. Dos hombres y
una mujer estaban parados cerca con un perro blanco, que gimió silenciosamente a un
lado. Deben ser los voluntarios, pero nadie reconoció a Devyn. El trío que había
encontrado el auto les hizo un gesto con la cabeza. Devyn contuvo las lágrimas, temerosa
de tenerla retenida. Más abajo vio las luces de emergencia destellando. Dos coches de
policía y un camión de bomberos. Ella caminó hacia ellos automáticamente, pero
Elizabeth la tomó del brazo.

"Tenemos que esperar aquí," le dijo en voz baja al oído de Devyn.

"No. Suéltame. Necesito ir con ella.”

"Todavía no," Elizabeth dijo, agarrándola mientras Devyn jalaba contra ella.

Entonces Devyn entendió. Elizabeth no quería que viera el cuerpo de Jill, que esa imagen
quedara grabada para siempre en su memoria.

“Necesitas dejarlos hacer su trabajo. ¿Puedes hacer eso?"

Devyn dejó de resistirse cuando la realidad de todo la golpeó como un tren de carga. Ella
pasó del terror a la histeria, metiéndose los dedos en el pelo. Lloriqueaba o tarareaba en
silencio, un sonido sobre el que no tenía control. Estos eran momentos cruciales, y tenía la
sensación de que su vida estaba a punto de cambiar para siempre. Miró impotente a
Elizabeth en busca de un salvavidas, pero lo sombrío en su expresión decía mucho, nada
bueno.

Detrás de ella se oía el ulular de una sirena acercándose. Se giró a tiempo para ver a la
ambulancia salir del camino. El sollozo que escuchó desgarrar el aire del atardecer fue
uno que reconoció como suyo.

Buscó el capó del auto y lo encontró, usándolo para mantenerse firme. Estaba temblando
pero sintió el calor de los brazos de Elizabeth a su alrededor y se echó hacia atrás, dejando
totalmente que la abrazaran. Si habían echo sonar la sirena, todavía había esperanza. No
hacían sonar la sirena si era demasiado tarde. Con los brazos de Elizabeth todavía
ofreciendo apoyo, observó cómo los paramédicos salían de la parte de atrás de la
ambulancia a toda prisa y corrían hacia la escena que solo podía ver a través de los
árboles. A toda prisa, se reiteró a sí misma.

Devyn entrecerró los ojos a través del torrente de lágrimas. Su corazón martilleó. El
viento susurraba. ¿Cómo podía susurrar tan normalmente en un momento que era todo lo
contrario? ¿Quién había permitido eso?

XWPColección: Página y Facebook 32


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Mantente firme. Tal vez sea una buena señal,” Elizabeth le dijo en voz baja al oído. No
quería despertar las esperanzas de Devyn. Había usado la palabra tal vez para
protegerla. Devyn quería correr cuesta abajo hacia el auto y ver por sí misma, pero tenía
demasiado miedo de lo que encontraría, de lo que vería. En cambio, se recordó
cuidadosamente a sí misma respirar, concentrando toda su atención en hacer eso hasta que
los gritos surgieron de la escena. Hubo varias voces, y cada una amortiguaba a la
otra. ¿Por qué gritaban, maldición? Estiró el cuello y Elizabeth la soltó. Su piel se erizó
incómodamente y el tiempo parecía haber dejado de avanzar.

"¡Está viva!" Les gritó una voz masculina.

Devyn se dejó caer al suelo y se quedó allí sentada en una pila de musgo. Sostuvo su
cabeza en sus manos y lloró de alivio y gratitud. Mantuvo los ojos cerrados y agradeció a
todos y cada uno de los poderes superiores. Jill era todo lo que le quedaba, y todavía
estaba con ellos. Ella se preocuparía por el resto después. Por ahora, su mundo no tenía
que terminar, y eso se sentía como todo. Cuando abrió los ojos, se encontró cara a cara
con el perro blanco que había visto antes, que rápidamente le pasó la lengua por la
mejilla.

Ella estaba demasiado entumecida para reaccionar. Cuando el perro continuó lamiéndola,
alguien lo apartó.

"¿Es tuya?" Ella oyó a una voz preguntar.

"Nah. Estaba junto a la carretera cuando nos detuvimos. Ella es la razón por la que lo
hicimos. Ese perro fue una especie de faro. Nos condujo directamente al auto.”

Ella tomó nota de las palabras pero no pudo entenderlas en este momento.

"Oye." Devyn parpadeó ante la voz calmada cuando alguien le levantó la barbilla. Eran
Elizabeth y sus suaves ojos verdes que le ofrecían una sonrisa tranquilizadora. "La
encontramos," dijo en voz baja, y secó las lágrimas de Devyn. "La tenemos."

Devyn asintió y apretó las manos de Elizabeth. Trató de hablar, pero su voz no estaba
allí. Tragó saliva en un intento de encontrar las palabras. Lo intentó de nuevo,
encontrando la mirada de Elizabeth. "Gracias." En respuesta, la palma de Elizabeth
encontró su mejilla, y fue el toque más reconfortante que había encontrado y sucedió en
medio del evento más impactante de su vida. Sintió que sus extremidades volvían a ella, y
la sangre volvió lentamente a su rostro. Con renovada fuerza, se paró al lado de Elizabeth,
lista para enfrentar lo que se avecinara.

XWPColección: Página y Facebook 33


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

La pierna derecha de Devyn rebotaba como si tuviera una mente propia mientras
regresaban a la ciudad.

La noche cayó a su alrededor, poco a poco. La gente estaba preparando la cena, llamando
a sus hijos para que se metieran o preguntándose qué había en la televisión. Qué extraño
imaginar actividades regulares en medio de su crisis. Sin embargo, se consoló sabiendo
que Jill no estaría sola en la oscuridad esta noche. Ellos la tenían. Les había llevado más
de media hora liberarla del metal arrugado. Devyn solo había vislumbrado a Jill desde
lejos. Pálida y magullada y quién sabía qué más? La ambulancia se había marchado
delante de ellas con la sirena encendida, dirigiéndose hacia el hospital a gran velocidad.
Miró al cielo y rezó para que llegaran a tiempo.

Elizabeth giró a la derecha en Loveline Street, lo que las llevaría al hospital que atendía
no solo a Dreamer's Bay sino también a las otras cuatro pequeñas ciudades vecinas. Si
bien no era enorme, la instalación estaba modernizada y contaba con un equipo de
médicos respetados. Lo sabía porque había pasado su tiempo en el avión investigando el
lugar por si lo necesitaban.

"Te dejaré aquí y estacionaré la camioneta," Elizabeth dijo. "¿Estás bien para entrar por tu
cuenta?"

Devyn asintió con la cabeza. "Estaré bien. Gracias.” Salió de la camioneta pero miró
hacia atrás. Había estado en la ciudad un día, pero parecía que ella y Elizabeth habían
pasado por tanto juntas. Parpadeó asombrada. Qué extraño era la forma en que el trauma
unía a las personas, actuando como un atajo para su relación, que ahora se sentía mucho
más vieja que unas cuantas horas. Elizabeth había sido su persona a través de todo esto, y
gracias a ella y a sus equipos de búsqueda, habían encontrado a Jill.

Llegó al mostrador de recepción del hospital, colocó su bolso sobre el mostrador y respiró
hondo. Este no era el momento de estar nerviosa o inquieta, este era un momento clave en
el que necesitaba mantener el control. “Soy Devyn Winters y estoy aquí por mi hermana,
Jill. La trajeron hace menos de una hora."

La mujer asintió como si la hubieran estado esperando. “La sala de emergencias está al
final del pasillo. Registrese con la estación de enfermeras y tome asiento. Le informarán
en cuando puedan.”

Más espera. Devyn no estaba segura de que eso le fuera a ir bien.

Diez minutos después, Elizabeth apareció con dos tazas de café y se sentó a su lado. Ella
no tenía que quedarse. Había cumplido con su parte, contribuyo, y ahora que Jill estaba en

XWPColección: Página y Facebook 34


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

manos de los profesionales médicos, Elizabeth podía volver fácilmente a su propia vida
con un trabajo bien hecho. Sin embargo parecía estar acomodándose.

Devyn echó un vistazo a su teléfono para encontrar mensajes de su personal,


comprobando cómo está Jill. También hubo mensajes de sus asistentes Sheldon y
Karen. Ninguno de amigos, porque ella realmente no mantenía ninguno. Ignoró los
mensajes y lanzó otra mirada hacia Elizabeth, que no estaba leyendo una revista ni había
sacado un dispositivo electrónico. En cambio, se sentó allí, esperando tranquilamente.

"No tienes que esperar," Devyn dijo finalmente.

"Oh." Elizabeth parecía sorprendida. "¿Quieres que me vaya? No quiero hacerte sentir
incómoda y puedo – “

"No estoy incómoda, pero se está haciendo tarde." Devyn miró hacia la salida. “Me
imagino que tienes una vida a la que volver. Gente esperándote. Un marido."

"No, y me gustaría ver cómo está," Elizabeth dijo y pareció volver a sus propios
pensamientos.

Qué ser humano tan interesante era ella. Lo que Devyn podía recordar de Elizabeth en la
escuela secundaria era poco, pero los recuerdos rodeaban principalmente a clubes,
recaudaciones de fondos y tal vez al consejo estudiantil. No estaba segura, pero Elizabeth
probablemente estaba en eso. Sin embargo, había sido una luchadora. Tampoco se
avergüenza de responder preguntas en clase, a las risitas de los amigos de Devyn en el
equipo de porristas.

Como académica, no participó, pero tampoco lo detuvo. La culpa se acumuló en su


estómago, demasiado tarde.

En la marca de una hora, un médico rubio con uniforme azul las encontró en la sala de
espera y se sentó en la silla vacía frente a ellas. "Ella está aguantando allí," le dijo a
Devyn y a Elizabeth. "¿Eres su hermana?" Devyn asintió. "Encantado de conocerte. Soy
el Dr. Collette. Trabajo en emergencias.”

"Gusto en conocerte," ella dijo, obligatoriamente.

El Dr. Collette continuó con el ceño fruncido. “Desafortunadamente, todavía no puedo


darte demasiados detalles. Todavía estamos evaluando el alcance de sus lesiones por el
accidente y la exposición. Una vez que lo hagamos, idearemos un plan de tratamiento."

Ella se frotó la muñeca. “¿Pero está bien? Esa es la parte que necesito saber.”

XWPColección: Página y Facebook 35


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

El asintió. "Por ahora. Está claro que tiene un trauma significativo en la pierna izquierda,
y el resto de ella está bastante golpeada. Sus signos vitales nos dieron un susto por un rato
allí, pero con algunos líquidos, se está recuperando. Sabremos más en unas pocas horas.”

“¿Pero se pondrá bien? Más allá de todo lo demás, va a vivir, ¿verdad? Esa es la parte que
necesito entender.” Devyn contuvo el aliento mientras esperaba su respuesta.

Él sonrió vacilante, y ella notó las líneas debajo de sus ojos que estropeaban su buena
apariencia. Debe haber sido un día largo. "Ella está estable, y eso es algo muy bueno."
Fue evasivo, pero aún así alentador. Ella sintió que el dolor en su pecho retrocedía
ligeramente. Tomaría ese poquito de estímulo y se aferraría a ello con todo lo que
tenía. Se basarían en eso poco a poco hasta que todo volviera a estar bien con el mundo.

Devyn le agradeció al médico, cuyo nombre se había olvidado de memorizar, y luego


observó con sorpresa cómo Elizabeth se ponía de pie y envolvía sus brazos alrededor del
cuello de él para un apretón rápido.

“¿Lo conoces?” Preguntó, una vez que estuvieron solas.

Elizabeth hizo un gesto hacia la puerta batiente con la barbilla. “Ese es el Dr. Dan
Collette. Casado con mi mejor amiga, KC. Es un gran tipo y un médico aún mejor. Jill
está en las mejores manos ahora.”

"Recuerdo a KC." Devyn se sentó más alta cuando los recuerdos intactos de hace años
volvieron. “Ella jugaba voleibol, y la animamos en algunos de los juegos. Era buena."

Elizabeth asintió con la cabeza. “Todavía juega en el equipo de recreación. Actualmente


estamos fuera de temporada."

"Bien por ella."

Su conversación se calló y Devyn sorbió el café ahora frío mientras una bombilla
fluorescente parpadeaba en la luz del techo al otro lado de la habitación. Había echado de
menos la oportunidad de tomar un café caliente. No importaba.

"Lo rellenaré," Elizabeth dijo, alcanzando el vaso de cartón todavía lleno de Devyn.

"No, no, no." Devyn lo recogió primero y tomó el de Elizabeth también. “No tienes que
hacer eso. Has sido lo suficientemente útil y puedes pasar la batuta. Nos traeré a las dos
nuevos vasos.” Se dirigió desde la sala de espera y luego se volvió, sintiendo la necesidad
de hacer la pregunta que pugnaba por salir. "¿Alguna vez fui mala contigo en la escuela
secundaria?" Dios sabía que había tenido sus momentos terribles de los que quería
distanciarse ahora. No había sido la más feliz, lo que se debió principalmente a la duda y

XWPColección: Página y Facebook 36


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

al darse cuenta de que no era como sus amigas, una chica loca y planeando sus futuras
bodas de ensueño.

Elizabeth negó con la cabeza y Devyn exhaló. Gracias a Dios. “Simplemente existíamos
en diferentes estratosferas sociales. Todos querían ser tú. No mucha gente me notó."

“Lamento no haber hecho más. Eres una buena persona. Lo has demostrado hoy.” Devyn
no era cálida y amigable. No decía serlo y no lo intentó. Pero Elizabeth y sus esfuerzos
desinteresados desde su llegada no solo marcaron la diferencia para Devyn, quien se
sintió apoyada y cuidada, sino que probablemente salvó la vida de Jill. Ella nunca sabría
cómo agradecerle a Elizabeth por eso. Comenzaría por ser la que trajera el maldito café.

Capítulo Cinco

El refugio de animales estaba cerrado por la noche cuando Elizabeth pasó de camino a
casa a Whippoorwill Way. Miró fijamente el edificio, escondido detrás de una agrupación
de robles vivos, y notó la cálida luz proveniente de lo que sabía que eran las oficinas
administrativas. Si esa luz estaba encendida, era probable que Greta Martin estuviera
adentro terminando algún papeleo. Elizabeth ocasionalmente se ofrecía como voluntaria
en el refugio y conocía la carga de trabajo de Greta – que nunca parecía terminar.

Estaba exhausta, emocionalmente agotada, y realmente debería irse a casa. Se había


sentado con Devyn durante un par de horas más hasta que trasladaron a Jill a una
habitación en la Unidad de Cuidados Intensivos con un cómodo sillón reclinable para
Devyn.

De alguna manera, Elizabeth no podía alejarse del refugio. No hasta que supiera más.

Girando a la izquierda en el último minuto hacia el pequeño estacionamiento del refugio,


suspiró. Solo se quedaría un momento, descubriría lo que podía y luego se iría. Tomó la
botella de Crown (Whisky) y dos vasos de plástico de su escondite en la camioneta. A ella
no le gustaba, pero sabía que a Greta sí.

Greta la miró por la ventana de la puerta cerrada, lo que provocó que Elizabeth no la
tocara. Levantó la botella y los vasos, lo que le valió una sonrisa.

"Bueno, a qué le debo el placer?" Greta preguntó, abriendo la puerta.

"Estaba pasando por aquí y pensé que tal vez te gustaría una copa." Elizabeth sonrió con
su sonrisa más amigable y pasó junto a Greta. El refugio normalmente bullicioso ahora

XWPColección: Página y Facebook 37


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

estaba mayormente en silencio. Una vez que se apagaban las luces, los perros parecieron
acomodarse con las galletas para perros gigantes que Greta arrojó en cada recorrido.

"Siempre estoy dispuesta para un trago," Greta dijo. Cerró la puerta detrás de Elizabeth y
la siguió hasta la pequeña oficina detrás del mostrador de recepción que estaba repleta de
papeles, fotos y una variedad de chucherías. Quizás demasiadas. Elizabeth se dio la vuelta
para mirar a su amiga, que parecía cansada. Greta era quince años mayor que Elizabeth y
su cabello castaño hasta los hombros estaba recién veteado de gris. Elizabeth pensó que le
quedaba muy bien.

"¿Te enteraste de lo último sobre Jill Winters?"

“Todos se han enterado. Fue una bendición que la encontraron a tiempo.” Aceptó el vaso
de plástico de Elizabeth y se tomaron un momento para brindar. "Lo hiciste bien, Liz."

“No solo yo. El equipo de búsqueda nunca habría encontrado el auto sin detenerse por ese
perro blanco. Ella es la razón por la que Jill está bien.” Echó un vistazo detrás de ella,
proyectando que se le había ocurrido una idea. "Oh, oye. ¿La trajeron aquí?” Sí,
despreocupada. Esa era ella.

Greta se terminó el resto de su whisky y se volvió hacia su obsoleta computadora portátil,


la pantalla conectada al teclado con la ayuda de un poco de cinta adhesiva azul. "Lo
hicieron. Dulce niña, también.” Levantó su formulario de admisión y giró la computadora
portátil para que Elizabeth la mirara. Una foto del perro que había visto en el lugar del
accidente iluminó la esquina superior derecha de la pantalla. Su corazón se apretó.

"¿Viste eso?" Elizabeth solo juraría que el perro estaba sonriendo a la cámara. Tenía los
ojos más amables que parecían decir: ‘Hola, ¿quieres acurrucarte conmigo?’

“Sin microchip. Sin collar. La chica está muy flaca. Creo que ha estado sola por un
tiempo.” Greta volvió a girar la computadora portátil. “Le calculo unos cuatro o cinco
años. Probablemente una mezcla de labrador, aunque es más pequeña que un labrador.
¿Por qué? ¿Estás buscando un mejor amigo?”

"No," Elizabeth dijo automáticamente, luego tomó un sorbo de whisky. "Quiero decir, no
lo estaba."

Una pausa mientras se miraban la una a la otra. Greta sonrió con complicidad y agarró las
llaves. “¿Por qué no simplemente la saludamos? No puede hacer daño presentarlas a las
dos.”

Elizabeth se encogió de hombros. "Si, de acuerdo. El saludar no hará daño. Ella es una
heroína, ¿verdad? Merece un poco de atención.”

XWPColección: Página y Facebook 38


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Y a ella le encanta."

Elizabeth siguió a Greta a través de la puerta cerrada hacia la sección de perro y atravesó
el corto pasillo de instalaciones interiores / exteriores, saludando y permitiendo que los
perros que pasaban le lamieran su mano a través de las rejas metálicas. La sección ahora
estaba viva y ruidosa nuevamente.

"Perdón por despertarlos a todos," Elizabeth dijo, por una necesidad innata de ser
cortés. Después de todo, este era su momento tranquilo que ella estaba invadiendo.

Al final del pasillo, Greta se detuvo en la última perrera y encendió la pequeña lamparilla
de arriba.

“Hola, preciosa niña. Te traje un visitante,” ella dijo. El perro se levantó de su cama azul
y caminó hacia ellas, moviendo lentamente la cola. Elizabeth sonrió. Lo mismo hizo el
perro. "¿Por qué no entras?" Elizabeth dudó, pero cuando Greta abrió la puerta de la
perrera, la atravesó.

"Hola," dijo, e instintivamente se sentó en el piso de concreto. La perra se acercó


lentamente y se subió directamente a su regazo, subiéndose toda y se hizo un ovillo.

El corazón de Elizabeth se hinchó y se derritió mientras acariciaba el suave pelaje del


cuello de la perra.

"Creo que eso significa que le gustas," Greta dijo con una sonrisa.

"También me gusta," Elizabeth admitió, de mala gana. Ella realmente no había planeado
algo como esto.

Tal vez debería controlarse y reducir la velocidad y pensar. Sí, pensar generalmente era
una buena idea. Greta negó con la cabeza a las dos. "Creo que ahora estás en problemas."

Se cubrió los ojos con una mano. "Greta, qué estoy haciendo aquí ahora?"

"Creo que algo más grande que tú podría ser responsable."

"Tal vez," Elizabeth dijo, y luego frunció el ceño. "No me gusta pensar en ella sola."

Greta se apoyó contra la pared afuera de la perrera. "Me imagino que a ella tampoco le
gustó mucho." Hizo una pausa. “Sin embargo, hay algo sobre esta. Ella es especial.”

"Lo es, ¿no es así?" Elizabeth dijo. La perra la miró y suspiró, todo su cuerpo se aflojó,
como si se diera cuenta de que finalmente podía relajarse.

XWPColección: Página y Facebook 39


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Esto significa que te la llevarás?"

"Oh," Elizabeth dijo, atrapada. Se había detenido en el refugio por capricho. Para
asegurarse de que la perra estaba bien. Bajó la mirada hacia los grandes ojos marrones
que parpadeaban hacia ella y cedió. No, eso no era cierto. Greta tenía razón. Algo la había
atraído, la hizo detenerse. Pero eso no significaba que estuviera preparada
instantáneamente para una mascota. "No estoy segura de eso. Estoy ... un poco
confundida sobre lo que debería hacer aquí. Hoy fue muy inesperado, y estoy cansada,
emocional y – “

"¿Por qué no te la llevas para pasar la noche?" Greta le ofreció, suavemente. “Creo que
ambas podrían descansar un poco. Tal vez por la mañana, tendrás una mejor comprensión
de dónde está tu cabeza."

“¿Puedo hacer eso? ¿Pedir prestado un perro?”

"Por supuesto. Completaré la documentación para un hogar adoptivo.” Hubo un brillo en


los ojos de Greta cuando lo dijo.

Sí. Ella estaba jugando a emparejar, que era lo que mejor hacía. “Solo necesito que lo
firmes cuando salgas por la puerta. Yo me encargaré del resto.”

"Está bien." Las palabras salieron antes de que Elizabeth lo considerara. Pero
sinceramente, una noche no iba a lastimar a nadie. Greta le pasó una correa de la pared y
Elizabeth deslizó el lazo alrededor del cuello de la perra. "¿Quieres salir de aquí
conmigo?" Susurró. El golpeteo de la cola de la perra contra su pierna fue una buena
respuesta.

"¿Cómo deberíamos llamarla?" Greta preguntó, abriéndoles la puerta.

Elizabeth no tenía ni idea. Ya estaba muy por delante de sí misma. Miró al feliz perro, que
ahora giraba en círculos lentos en el pasillo, anticipando su libertad. La estaban soltando y
lo sabía.

"¿Qué tal Scout (Explorador)?" Elizabeth preguntó. “No solo uno de mis personajes
literarios favoritos, sino adicionalmente? Eso es lo que hizo por nosotros hoy.”

"A mí me parece un Scout," Greta dijo.

Scout sacudió todo su trasero de acuerdo y sonrió una vez más. Era lo más peculiar, la
sonrisa. Nunca había visto a un perro hacer eso antes.

XWPColección: Página y Facebook 40


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Siguieron a Greta de regreso a la oficina, donde cargó a Elizabeth con un montón de


suministros temporales. Comida, cuencos, juguetes y una manta. “Llámame con preguntas
y veremos dónde está tu cabeza mañana. ¿Te parece bien?"

Elizabeth se dio cuenta de que era una loca que no tenía por qué llevar a un perro a su
casa en medio de la noche por un capricho alimentado por sus emociones, pero
aparentemente era quien era ahora, una loca. "Um ... claro. Me parece bien."

Greta puso su mano sobre el hombro de Elizabeth. "Vas a estar bien."

Solo veinte minutos después, no estaba segura de estarlo. Había un verdadero perro en su
habitación. Con ella. Le gustaban los perros. Los adoraba, pero nunca antes había tenido
uno propio. Se puso la pijama. Scout todavía la miraba fijamente. “¿Deberíamos dormir
un poco?” Le preguntó.

Ella ahuecó la manta que había doblado en un cuadrado esponjoso al lado de su


cama. Scout la miró y gimió en silencio, sin moverse. “Es realmente cómodo. ¿Por qué no
le das una oportunidad?”

Elizabeth retiró el edredón y se metió en la cama. Dudó antes de apagar la luz, esperando
que Scout se acomodara. El perro parpadeó pero todavía sin moverse. "¿No?" Preguntó,
mirando a su alrededor por ideas. Cualquier cosa para hacer que Scout se sienta más
cómoda, así que tal vez se acurrucaría y ambas podrían dormir un poco de lo mucho que
necesitaban. No llegó muy lejos, porque Scout se acercó a la cama tentativamente y arañó
de un lado. Elizabeth se dio cuenta de que estaba pidiendo permiso y su corazón se
fue. Dándole la seriedad que la amorosa bola blanca de cuatro patas quería dormir a su
lado.

Se apartó de un lado de la cama, dejando un espacio, y dio unas palmaditas en el lugar


junto a ella. Sin demora, Scout saltó sobre la cama, se estiró junto a Elizabeth y dejó
escapar un largo suspiro de satisfacción. "Bueno. Entonces, será así? Te gusta la gente y
eres una abrasadora. Estoy descubriendo.”

Se quedaron así, acurrucadas y acogedoras, hasta que Elizabeth sintió que sus ojos se
volvían pesados. Hizo todo lo posible para liberar los estresantes eventos de las últimas
veinticuatro horas. Le resultaba más fácil hacerlo con Scout allí con ella. Le dio a la perra
un pequeño apretón y le besó la cabeza.

"Creo que podrías estar en casa," Elizabeth susurró, y se sintió flotar en el olvido pacífico.

XWPColección: Página y Facebook 41


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Seis

Esto era demasiado difícil de entender. Devyn cerró los ojos con fuerza y los abrió de
nuevo, esperando desesperadamente que la imagen frente a ella cambiara de la persona
desplomada en la cama con tubos y monitores saliendo de ella desde varios lugares. No lo
hizo. Se mordió el interior de la mejilla y parpadeó.

Jill no se parecía a ella y el horror sacudió a Devyn en un charco emocional. La cara de su


hermana estaba hinchada, roja y amoratada, al igual que sus manos, que parecían
demasiado grandes. Devyn tomó una y la sostuvo contra su pecho, escuchando el pitido,
pitido, pitido del monitor cercano mientras el miedo vibraba en cada poro de ella. Su
hermana mayor, siempre tan tranquila y feliz, en control de cualquier situación, ahora
yacía inmóvil y maltratada a la tenue luz de una habitación de hospital de cuidados
intensivos. Parecía tan imposible, pero aquí estaban. Lo impensable había sucedido. El
personal del hospital le había dicho que Jill no se despertaría hasta probablemente al día
siguiente. La habían sedado, lo que le permitiría curar sus heridas, mientras evaluaban si
había habido algún trauma importante en su cabeza.

Unas horas más tarde, las imágenes mostraron que, gracias a Dios, no lo había habido. Al
menos eso fue lo que el médico, el esposo de KC, le había explicado al revisar el gran
volumen de escaneos con demasiados detalles para que su mente los siguiera. Había
buscado a Elizabeth para ayudarla a traducir, pero le había dado a Devyn espacio para
pasar tiempo con su hermana y se había ido a casa a pasar la noche.

En pocas palabras, Jill estaba en mal estado, pero se curaría.

Su muñeca estaba torcida, y tres de sus costillas estaban rotas. Su cuerpo estaba cubierto
con cortes y contusiones en varios lugares. Sin embargo, su pierna y cadera izquierdas
habían recibido la peor parte del traumatismo. Necesitaría cirugía al día siguiente, clavos
y tornillos y muchos meses de rehabilitación para volver a moverse, e incluso con todo
eso, nunca podría recuperar la función completa de ese lado. Devyn dio golpecitos
ansiosamente con su pie. No le gustaba lo que eso significaría para Jill, una maestra de
escuela primaria muy activa que pasaba la mayor parte de sus días en el salón de clases, y
le gustaba salir a correr los fines de semana. Devyn se movió por la habitación durante la
noche, caminando por el espacio oscuro, y decidió que ese tipo de detalles podían
esperar. En este momento se trataba de ayudar a su hermana a pasar los próximos días de
la manera más cómoda posible. Había pensado seriamente en trasladarla a Filadelfia, a
uno de los mejores hospitales del país, pero Jill odiaría la idea de ser trasladada fuera de
Bay. Por razones que Devyn no compartía, se sentía unida al pequeño pueblo de ritmo
lento y le encantaba.

XWPColección: Página y Facebook 42


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Había estado junto a la cama de su hermana solo unas pocas horas esa mañana cuando
llegó la primera entrega de arreglo floral, seguido de un arreglo adicional, un paquete de
globos o un muñeco de peluche cada hora más o menos. Las entregas fueron
interminables, y la mesa trasera de la estación de enfermeras donde estaban almacenados
se desbordó. La noticia debe haberse extendido rápidamente por toda la ciudad, pero así
es como siempre había sido. Jill era amada por tantos que por supuesto sus amigos y
vecinos mostraban su amor ante un accidente tan horrible. El sentimiento era agradable,
pero el espacio era pequeño. Devyn se preguntó distantemente dónde pondrían todas las
cosas.

A medida que avanzaba el día, ya no podía repasar los detalles del accidente. La
atormentaron y la dejaron sintiéndose impotente. Para contrarrestar los sombríos
pensamientos, revisó su teléfono en busca de cualquier oferta en la propiedad que había
enlistado solo tres días antes, un penthouse en uno de los edificios con mayor demanda
del centro de Filadelfia. Con un espacio privado al aire libre por el que la mayoría
mataría, sabía que no duraría mucho en el mercado.

Tal como lo habría predicho, tenía una oferta de un posible comprador al que le había
mostrado el lugar unos días antes. El agente quería que ella lo llamara. De alguna manera,
tenía que reponerse lo suficiente como para sonar como un humano al otro lado del
teléfono, una persona exitosa con la que no se podía joder cuando se trataba de negociar.
No se sentía como esa persona en absoluto hoy en día.

"Toc, toc," dijo una voz desde el otro lado de la habitación, en lugar de los toques de
puerta.

Devyn levantó la vista y vio que Elizabeth entraba llevando una pequeña cesta. Llevaba
un nuevo conjunto de ropa, jeans ajustados y una Henley verde, y parecía más
deslumbrante, fresca. Una ducha y algo de comida harán eso. Llevaba el pelo recogido
parcialmente hacia atrás y se soltó un poco del broche para enmarcar su rostro.

Castaño claro con reflejos rubios y lo que parecían ser tonos de fresa mezclados, una
combinación de colores muy intrigante y hermosa. Era demasiado intrincado para ser
cualquier cosa excepto natural.

"Hola," Devyn dijo, parada educadamente y sonriendo. Levantó un dedo y, con el


teléfono en la oreja, trató de dejar en claro que estaba haciendo una llamada.

"Espero que este no sea un mal momento," Elizabeth susurró, y miró hacia Jill.

Devyn observó cómo la imagen de su hermana, maltratada en esa cama, se apoderó de


Elizabeth. Ella conocía el sentimiento y casi se olvidó de la llamada. "Jared? No. No,
estoy aquí. Escuché que tienes una oferta para mí en Eighteen Park.”

XWPColección: Página y Facebook 43


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth abrió la boca y la volvió a cerrar. Mientras Devyn trabajaba con Jared para que
participara en la finalización en treinta días, Elizabeth se dirigió en silencio a la cama de
Jill y le tomó la mano. Devyn tragó ante el gesto cariñoso. Jared prometió ver qué podía
hacer, y ella terminó la llamada.

Con una mano en la cadera, estudió a Elizabeth.

"Te ves como una persona de nuevo."

“Sí, tengo unas horas, pero pensé en regresar aquí. Ver cómo estaban las cosas.”

“Durante la noche estuve pensando en lo rápido que entraste y tomaste el control ayer. Si
no lo hubieras hecho ... “ Devyn se dio cuenta de que tenía lágrimas en los ojos, pero
habían estado constantemente durante las últimas cuarenta y ocho horas. No podía
detenerlas.

"Ella está bien, sin embargo." Los brazos de Elizabeth rodearon el cuello de Devyn
inmediatamente. "Lo siento. Tengo esto sobre las personas que lloran en mi presencia. No
puedo evitar no abrazarlos.” Lo había dicho con un entusiasmo que Devyn estaba
empezando a entender que era su defecto. No lo había visto mientras Jill estaba
desaparecida, pero recordaba vagamente la exuberancia de la escuela secundaria. Ella era
alguien que trabajaba para animar a casi cada salón. Ese tipo de personas generalmente
agotaban a Devyn.

"Está bien," Devyn dijo, con Elizabeth presionada contra ella. Dejó que sus manos
descansaran ligeramente sobre la cintura de Elizabeth.

“Ella está aquí y está a salvo. Sigue diciéndote eso.” No podía ver la cara de Elizabeth,
pero Devyn tenía la sensación de que estaba sonriendo.

Devyn asintió mientras las lágrimas fluían libremente, aterrizando en una mancha circular
en la camisa verde de Elizabeth.

La calidez y la sensación firme de su cuerpo en los brazos de Devyn era como un ancla
muy necesaria. Animada o no, no quería soltar a Elizabeth. Sin embargo, después de que
pasó el momento ponderado, se obligó a hacerlo.

"Lo siento por eso," Devyn dijo, y distraídamente se alisó los jeans. "Aparentemente me
estoy acostumbrando a que me consueles."

"Basta. Está bien ser emotiva."

XWPColección: Página y Facebook 44


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Lo sé." Devyn se secó la cara y miró al techo. “Si hay un momento para llorar,
probablemente sea este. Aún así. No soy así."

"Eso también está bien," Elizabeth dijo, mientras Devyn dejaba algo de espacio entre
ellas. “No puedes ser un rudo todo el tiempo. Nadie puede. Y estaba feliz de poder ayudar
con la búsqueda. Es algo de lo que hago. Básicamente soy una profesional cuando se trata
de presidir comités. Soy una persona sociable.”

"Esa parte la recuerdo de ti."

Elizabeth comenzó a marcar un dedo a la vez. “Consejo estudiantil, club español, alcance
comunitario, hermanas mayores y comité de graduación. Sin mencionar la campaña anual
de comida. Esa era yo en la escuela secundaria."

Devyn sonrió. “Todo eso mientras mis amigos y yo estábamos aprendiendo a hacer
volteretas, pasar el rato en el arenal de la playa, escuchar música y beber vino
barato. Creo que tu tiempo pudo haber sido mejor empleado.”

“No sé sobre eso. Ustedes estaban por ahí viviendo la vida. Es un poco vergonzoso, mi
currículum mundano."

“Bueno, yo por mi parte, estoy agradecida por ello. Hiciste un espectáculo de magia en
algún momento, o lo estoy inventando?”

“El concurso de talentos de sexto grado. Era la Electrizante Elizabeth.”

"Oh, guau. Lo eras. Ahora lo recuerdo.” Una pausa. "No estuviste mal, pero tu disfraz – "

"Fue un poco demasiado." Ella asintió. “Lo hice yo misma con una tela que me encontré,
brillo y periódicos. Sin mucha ayuda del lado paterno. Mi papá trabajaba mucho."

"Cumplió su propósito." Devyn se aseguró de no compartir las cosas poco amables que
ella y sus amigas habían dicho sobre el disfraz.

"Y gané el tercer lugar en el concurso de talentos, así que lo atribuyo a una victoria."

Intercambiaron lo que solo podía clasificarse como una pequeña pero importante
sonrisa. La ocasión no permitió mucho más. "De todos modos, es muy amable de tu parte
venir." Devyn se pasó una mano por lo que tenía que ser un cabello despeinado, pero esta
mujer no estaba aquí para ella de todos modos, así que por qué debería importarle?
Elizabeth la miró fijamente. "¿Estás tratando de echarme?"

"Por supuesto que no," Devyn dijo.

XWPColección: Página y Facebook 45


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Estoy aquí para relevarte un poco. Necesitas tomarte un pequeño descanso. Come
algo. Descansa. Dúchate. Pensé en venir y sentarme con Jill.”

"No, eso no es – "

Pero Elizabeth seguía hablando. “Sé que técnicamente va en contra de las reglas. Solo
para la familia, pero hablé con Jimbo en la estación de enfermeras y me dijo que harían de
la vista gorda ya que pareces estar sola.”

"¿Jimbo?"

Elizabeth hizo un gesto detrás de ella. "La enfermera a cargo. Estamos en el mismo
equipo de bolos. Oh.” Echó un vistazo a la cesta que había puesto junto a su silla y la
empujó hacia adelante, acercándola a Devyn. "Casi lo olvido. Esto es para ti. Lo traje
conmigo por si todavía estabas aquí, y lo estás.”

"Oh, no tenías que haberte molestado – "

Todavía ninguna pausa. "Hay algunas toallitas húmedas para bebés y cintas para el pelo, y
bocadillos sabrosos y dulces, y un par de crucigramas y un Cosmo (Revista)." Se encogió
de hombros. "Tuve que adivinar sobre el Cosmo, pero pareces, en muchos sentidos," hizo
una pausa, "bueno, glamorosa. Aparte de eso, casi todo lo que necesitarías para pasar el
tiempo con un ser querido en un hospital."

"Guau." Devyn miró a través de la cesta, sorprendida por todos los pequeños detalles en
que Elizabeth había pensado. “Has hecho esto antes. ¿Hay un comité de hospital? Lo hay,
¿no es así?”

Los ojos de Elizabeth se ensancharon. “No, pero debería haberlo. Es una gran
idea. Debería escribir eso.” Hizo un gesto a Jill. "¿Te importa si me siento con ella y—"

"No. Adelante.” Elizabeth se sentó en la silla junto a la cama de Jill y dejó a Devyn con
sus propios pensamientos.

Pasar tiempo con Elizabeth le recordó que realmente no sabía mucho sobre el mundo de
Jill en Dreamer's Bay. Eso dolió, pero todo fue por ella. Tenía una manera de quedar
atrapada en el huracán del centro de Filadelfia y su trabajo lleno de adrenalina. Le
preguntaría a Jill más sobre su vida cotidiana, quiénes eran sus amigos y qué hacía los
Martes por la noche. En el pasado, la mayoría de sus llamadas telefónicas y mensajes de
texto eran comprobaciones rápidas, o peor, llamadas de Jill a las que nunca llegó a
devolver. Lamentaba profundamente eso ahora. De hecho, la idea provocó un dolor casi
físico. Mierda. Casi había perdido a su hermana, por el amor de Dios, y no la volvería a
dar por sentada.

XWPColección: Página y Facebook 46


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Las señales de la situación eran claras. Esta era su segunda oportunidad.

Al otro lado de la habitación, escuchó a Elizabeth comenzar a hablar en voz baja con su
hermana. "Oh no, Jilly." Elizabeth susurró. “Esto no es justo en absoluto. Lamento mucho
que esto te haya pasado, pero te digo esto. No te preocupes por nada. ¿Me escuchas? Vas
a mejorar y volverás a ser tu misma en poco tiempo. Todos nos reuniremos y nos
aseguraremos de ello.” Elizabeth asintió con entusiasmo.

“Todos piensan en ti y te apoyan. ¿Entiendes? Tu hermana también está aquí, y se


aseguró de que te encontráramos. Hubieras estado tan orgullosa de ella.” Devyn agachó la
cabeza ante las palabras.

Elizabeth la hizo sentir un poco menos sola en todo esto. Eso era seguro. “Todas las
personas en la ciudad te mandan su cariño, por eso la estación de enfermeras parece una
floristería incontrolable en setas en este momento. No es que hayas hecho setas.
Sinceramente, no sé si lo has hecho, pero siento que entiendes lo que quiero decir."

El teléfono de Devyn comenzó a vibrar. Una vistazo le dijo que era Jared, el agente con
una oferta para ella. En este momento, no le importó y se lo guardó en el bolsillo Eso era
ciertamente nuevo.

El tierno momento junto a la cama de Jill le estrujó el corazón, lo cual también era nuevo.
Además, la ponía un poco nerviosa, recordándole que era una extraña en el silencioso
momento, al igual que era una extraña en esta ciudad. Al menos hoy en día. Ya no se
sentía como suya, pero en realidad nunca lo hizo.

Reflexionó sobre la adolescente que había sido la última vez que había pasado un
verdadero tiempo en Bay: perdida, confundida, sofocada, pero negándose a dejarlo
pasar. Ella no era ninguna de esas cosas ahora, pero todavía era una forastera.

Se movió incómoda. “Voy por otro café de la tienda en el vestíbulo. Prácticamente me lo


estoy absorbiendo. ¿Puedo traerte algo? ¿Galletas? Un chocolate? ¿Un nuevo comité?”

Elizabeth sonrió y se colocó un mechón de cabello detrás de la oreja, y fue entonces


cuando a Devyn le pareció que realmente había florecido desde la escuela secundaria. No
es que no hubiera sido atractiva, pero ahora? Si, muy bonita. "Estoy bien. Gracias de
cualquier forma. Me sentaré con Jill mientras no estás. Nos relajaremos juntas. Tal vez
incluso realice uno o dos trucos de magia,” dijo con orgullo.

"Te lo agradezco. Y saca tantos conejos del sombrero como puedas. Nos vendría bien un
poco de magia.”

XWPColección: Página y Facebook 47


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Con un último asentimiento, Devyn salió de la habitación sintiéndose abrumada y en


absoluto como ella. Estos fueron los momentos de su vida, los difíciles, cuando recurrió a
Jill en busca de consuelo y consejo. Jill era su lugar blando en la tierra y siempre sabía
exactamente qué hacer. Ahora dependía de ella descubrir todo eso por su cuenta. Y lo
haría. De algún modo.

***

"Entonces, este es el asunto," Devyn dijo, mientras hacía malabares con el teléfono y la
manija de la puerta del auto al mismo tiempo. Salió del ridículo Spark y le lanzó una
mirada fulminante solo porque prosperó en su relación antagonista. “Bajé a mi cliente a
diez punto cinco millones, pero él no se va a bajar ni un centavo. Esto es una ganga para
las vistas del horizonte y ambos lo sabemos. Lo mejor y definitivo, Greg.”

Él dudó. "Vamos, Dev. Sabes que eso no es suficiente. Tu cliente debe ser razonable o
perderá una oferta excelente. Mi chico está dispuesto a avanzar. La propiedad no vale ni
un centavo más de diez. Demonios, esa vista está parcialmente obstruida.”

"Prepara a tu cliente." Devyn iba a cerrar este trato aunque le costara la vida. Incluso si
tuviera que hacerlo desde miles de kilómetros de distancia. La propiedad había estado en
el mercado durante tres meses y estaba empezando a deteriorarse. Esta era su
oportunidad. Aunque su vida personal se había derrumbado a su alrededor, tenía que
mantener su mundo profesional apoyado tanto como sea posible en medio. Ella no iba a
retroceder.

"Si consideras un cierre de sesenta días, tienes un trato," él dijo.

"Hecho," ella dijo con una sonrisa, sabiendo que su cliente ya había dado su
consentimiento. "Que comience el papeleo."

Devyn no había salido del hospital durante treinta y seis horas, adormecida por la fuerte
luz fluorescente, el olor estéril, la charla las 24 horas del día desde la estación de
enfermeras y el horrible café que ningún humano debería consumir. Pero habiendo sido
advertida de que Jill probablemente se despertaría pronto de la sedación, quería sacar el
tiempo que pudiera para refrescarse y tomar un bocado rápido para estar lista y poder
ayudar en cualquier forma que fuera necesaria. Entró por segunda vez a lo que todavía
veía como su hogar familiar de años atrás, a pesar de las transformaciones. Cuando su
madre murió, había dejado su parte de la casa para que Jill pudiera mudarse. Solo tenía
sentido dado que no tenía interés en vivir en la ciudad y definitivamente no necesitaba el
dinero de una venta potencial. Desde entonces, estaba claro que Jill había remodelado
prácticamente todo el interior, modernizando el mobiliario, las encimeras de la cocina y
los gabinetes. Nada mal, pensó, mientras se movía por la casa, todavía no estaba
acostumbrada a estar adentro nuevamente. En el modo de agente inmobiliaria, calculó

XWPColección: Página y Facebook 48


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

rápidamente el posible potencial de reventa, sabiendo que Jill nunca consideraría vender
ni en un millón de años. Si bien tenía un puñado de buenos recuerdos del lugar, no era del
tipo que se quedaba atrapada en el sentimiento de la misma manera.

Se metió en la ducha y se perdió bajo el chorro de agua caliente, permitiendo que cayera
en cascada sobre su piel durante cinco celestiales minutos más antes de obligarse a
secarse, prepararse para el día que se avecinaba y unirse al mundo. Alimentó a los cinco
peces de Jill y regresó a su auto de alquiler justo cuando su teléfono vibraba en su
bolsillo. Un número local que no tenía programado en su teléfono. Tomó la llamada,
nerviosa porque algo hubiera pasado en el hospital. No en el caso.

"Habla Devyn."

"¿Quién sabe dónde está la acción?" Una entusiasta voz femenina cantó en el
teléfono. Devyn volvió a tener dieciséis años instantáneamente. Nostálgica y alborotada.

"¿Quién sabe dónde están las fiestas?" Cantó con una leve sonrisa.

"¿Quién salta y bromea y se compone de cinco?"

Ella sabía la respuesta como si fuera ayer. "Las Estrellas Mayores de Dreamer."

“Perra, escuché que regresaste a la ciudad y no llamaste. Realmente no dije en serio la


parte de perra. Bueno, tal vez un poco.” Cricket. Habían sido parte del mismo grupo de
amigas de cinco personas y eran co-capitanes de las porristas de la escuela secundaria. “Y
sé que no es bajo las mejores circunstancias. Bendito sea ese dulce corazón tuyo. Todos
lamentamos mucho escuchar sobre el accidente de Jill. Ella va a salir adelante, verdad?”
Dijo las palabras con esa voz demasiado seria que la gente a veces empleaba para
comunicar su abundancia de sinceridad.

"Ella lo hará," Devyn dijo. "Sin embargo, la recuperación va a ser una subida cuesta
arriba." Se rascó la frente, todavía no muy segura de lo que le esperaba, pero sabiendo que
sería mucho.

Cricket hizo un chasquido en el fondo de su garganta. “Me siento tan mal por eso. En una
nota aparte, tengo bicicleta fija esta tarde, pero tal vez podamos tomar un bocado
después. Tienes que salir del hospital para mantener la cordura. Lisa, Heather y Coco
están libres y se mueren por reunirse con nosotras. Todas tenemos niñeras aseguradas.
¿Te apuntas?” Devyn se quitó la mano de la frente, teniendo el viaje mental que era estar
hablando con Cricket y escuchar todos esos nombres en fila juntos. Habían sido un grupo
unido tiempo atrás, las chicas del último año en el grupo. El apodo de Estrella de Último
Año se sentía tan ridículo ahora.

XWPColección: Página y Facebook 49


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn dudó. "No estoy segura de que sea una buena idea para mí estar lejos de Jill en este
momento." De hecho, no podía imaginarlo.

"Bueno, adelante," Cricket dijo. “En otro ocasión, entonces. Pondremos a las niñeras en
espera y más adelante esta semana podemos volver a considerar esta posibilidad. Todas
nos morimos por verte y escuchar todo lo que has estado haciendo."

Devyn respiró hondo. "Siento lo mismo y estoy segura de que en algún momento
podremos hacer que eso suceda." Demonios, probablemente estaría aquí el tiempo
suficiente para necesitar una noche de fiesta.

"Esto será una locura," Cricket gritó. “Las Estrellas Mayores vuelven a reunirse en el
mismo lugar. Solo piensa en los problemas en que podemos meternos en esta ciudad.
Prepárate, Dreamer's Bay. Vamos por ti.”

"Bastante locura," dijo, encontrando difícil igualar el nivel de emoción de Cricket o su


extraño exceso de confianza. Devyn se preguntó acerca de su propia habilidad para
encontrar placer en encuentros poco profundos y chismes. Vivió una vida de ritmo más
rápido en estos días y rara vez disminuyó la velocidad lo suficiente como para comer,
mucho menos para chismorrear. ¿Se acordaba siquiera de cómo, aparte de hablar con un
cliente? Aún así, había una parte de ella que sentía curiosidad por sus viejas amigas, que
tenían un lugar especial en su corazón por esos recuerdos lúdicos.

“Te llamaré pronto, cariño. Mis cariños a Jill. Enviaremos una cesta de algo para comer.”

"Oh, no, no. No es necesario. No tienes que hacer eso."

“Ya está hecho, así que no te preocupes ni un poquito. Adiós, por ahora."

Devyn se quedó con el teléfono en la oreja después de una llamada que se parecía un poco
a The Twilight Zone.

Se subió al pequeño Spark, su propio coche personal de payaso, y en el camino de regreso


al hospital, navegó por las estaciones de radio locales, de las cuales había tres. Se enteró
de que el Dr. Dan y Loud Louise, los presentadores del programa matutino de la época,
todavía estaban en el aire después de todos estos años. ¿Cómo fue eso posible? Pensó en
todo lo que había hecho en ese entonces – la universidad, la carrera profesional, el avance,
el dominio inmobiliario – y Dan y Louise seguían escuchándose en las ondas de radio
todos los días. Se preguntó si Loud Louise había enganchado alguna vez a ese marido por
el que tantas veces se quejaba públicamente, o si el Dr. Dan alguna vez admitió realmente
que no era, de hecho, un médico.

XWPColección: Página y Facebook 50


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Será más cálido el día de hoy en Dreamer's Bay," el Dr. Dan exclamó. "¿Ya tienes tu
piscina para niños preparada, Louise?"

“Lo sabes, Dan. Ahora, si puedo lograr que mi hijo de ocho años cuide al pequeño y que
alguien cuide a ese esposo mío, podré meterme.” Parecía que Louise ahora tenía una
pequeña y ruidosa familia propia. Bien hecho, Loud Louise.

“No lo olviden, Soñadores, tenemos el Springaling el próximo mes en Bountiful Park, y


simplemente no quieran perdérselo. Saquen sus recetas asesinas para el horneado y ponte
a trabajar. Yo, por mi parte, estaré allí con un tenedor y un babero listo para probar toda
fritura antes de refrescarme en la cabina de remojón."

Devyn sacudió la cabeza y sonrió. Por supuesto, los Springaling seguirían fuertes, llenos
de comida y juegos. Este pueblo amaba sus galletas, los brownies y pasteles y se aseguró
de que todos los eventos giraran en torno a ellos. Parecía que eso tampoco había
cambiado.

Cuando Devyn regresó a la habitación del hospital de Jill, se sorprendió al ver a una
enfermera parada junto a su hermana, quien parpadeó hacia ella.

"Estás despierta," Devyn dijo, mucho más fuerte de lo que había querido. No se suponía
que eso sucedería por un par de horas más. Se movió rápidamente al lado de la cama de
su hermana y le sonrió mientras la calidez y el alivio tomaban su turno. Era Jill. Dios, se
sintió bien verla. La enfermera dio un paso atrás y le permitió a Devyn su espacio.

Jill la miró desconcertada, casi como si no creyera lo que estaba viendo. "Dev? ¿Estás
aquí?” Su voz era débil, pero estaba allí y reconoció a Devyn, que era todo.

Los ojos de Devyn se empañaron en el momento justo, sintiendo un nudo en la


garganta. "Sí. Estoy aquí. Tomé un avión tan pronto como me llamaron. ¿Sabes dónde
estás?"

Antes de responder, Jill señaló la bandeja cercana y el vaso de agua que la enfermera
había dejado. Devyn puso la pajita en los labios de Jill y la sostuvo mientras bebía. "El
hospital," dijo finalmente. "La enfermera dijo ... un accidente."

Devyn asintió y se pasó una mano por el pelo para distraerse y canalizar la adrenalina. De
alguna manera, hablar con Jill lo hizo todo muy real. "Uno muy malo."

"Estoy herida."

"Sí. Pero estarás bien. Lo prometo."

XWPColección: Página y Facebook 51


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Jill parpadeó y miró su propio cuerpo con sus ojos, aparentemente sin mucha fuerza como
para levantar la cabeza por completo. El moretón debajo de su ojo ahora era una mezcla
dolorosa de púrpuras, azules y rojos. "¿Mis piernas?"

Devyn tragó saliva. "La izquierda se llevó la peor parte."

"Oh, Dios." Jill comenzó a retorcerse, lo cual era alarmante porque Devyn no estaba
segura de qué daño podría hacer. Estaba fuera de su ambiente aquí y se preguntó si
debería llamar para que volviera la enfermera.

"Escucha, no te preocupes por eso en este momento," dijo, con dificultad. “Solo descansa
y déjame manejar todo. Estoy en eso, de acuerdo?

"Pero yo soy la hermana mayor," Jill murmuró y cerró los ojos, quedando inconsciente
una vez más. Parecía que la breve conversación le había quitado mucha energía.

"Hoy no." Devyn alisó el cabello de Jill suavemente. Mientras estaba sentada sola en la
silenciosa habitación del hospital, nunca había extrañado más a su madre. Ahora deseaba
sus fomentadores superpoderes y miraba hacia el cielo con un corazón pesado en busca de
orientación. Necesitaba consejos para ayudar a Jill a superar esto, para que se sintiera
segura y protegida.

"¿Es este un mal momento?" Preguntó una voz en un susurro. Devyn se volvió para ver
un pollo amarillo gigante que se cernía en la puerta. Eso tuvo que ser una alucinación,
¿cierto? Entrecerró los ojos, reconociendo la cara que la miraba a través del pico naranja
abierto. Elizabeth Draper. Esta vez vestida como un animal de corral de tamaño humano.

"¿Qué está pasando?" Susurró. "¿Qué hay con el atuendo?"

Elizabeth bajó la mirada. "Oh, te refieres a esto? Acabo de entregar un telegrama cantado
a Genevieve en la oficina de correos. ¿La recuerdas de las excursiones que solíamos hacer
en la escuela primaria? ¿Siempre dejándonos enviar una tarjeta postal?”

Devyn lo hizo y asintió.

"Hoy es su cumpleaños, y sus compañeros de trabajo querían sorprenderla."

"Lo siento. ¿Con un pollo?” Devyn preguntó, tratando de darle sentido. Ella abandonó el
susurro por completo. Jill siempre podía dormir durante las tormentas más fuertes, un
verdadero regalo.

"Sí. Bueno, era eso o el Stay Puft Marshmallow Man (Hombre de Malvadisco), ya sabes,
de Ghostbusters. Y luego tengo que averiguar su voz de canto, que es más difícil de lo

XWPColección: Página y Facebook 52


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

que parece.” Ella elevó la escala con una voz baja y extraña como demostración.
"¿Ves? Simplemente no del todo allí. Voy a trabajar en eso. Entonces, como puedes ver,
mis opciones de personaje son limitadas. Podría hacer de payaso, pero quién quiere eso
entrando en tu trabajo en tu día especial?”

"Nadie."

Elizabeth la señaló. "Exactamente. ¿Cómo está la paciente?”

Devyn abrió la boca para responder, pero se distrajo al ver a Elizabeth intentando entrar
en la habitación mientras maniobraba con sus enormes pies anaranjados. “Está
aguantando allí. Se despertó hace un momento y estaba alerta y haciendo preguntas.”

"Eso es fantástico," Elizabeth dijo, radiante. Realmente también era brillante. Su sonrisa
iluminó todo su rostro y el pico que lo rodeaba.

"Fue realmente agradable escuchar su voz, aunque solo fuera por unos minutos."

Elizabeth asintió e hizo un gesto circular. “¿Está bien si me quedo un poco? Incluso si no
se despierta de nuevo por un rato, creo que sabrá que yo estuve aquí, y cuando la gente
viene a visitarte, es importante.” Vino la gran y brillante sonrisa. Era como si un rayo de
sol hubiera aterrizado directamente en la habitación. Por un lado, fue un poco agradable.
Por otro lado, un poco irritante, dado su modo de trabajo. Estaba en la zona, y no estaba
dispuesta a tomar la luz del sol, el arcoiris y las gallinas, tan agradable como Elizabeth
era.

“Creo que es verdad, y puedes quedarte. Solo voy a estar trabajando de forma remota.”
Hizo un gesto hacia la esquina de la habitación donde había instalado su computadora
portátil antes.

“Gracias, y adelante. No dejes que yo y mi gallina se interpongan en el camino.” Una


pausa. "Escuché que los otros maestros de cuarto grado vinieron antes de la escuela."

Devyn levantó la vista con cautela. “De ahí es de donde provienen las galletas de la cara
sonriente. Debí haberlas pasado por alto mientras me duchaba en la casa de Jill.” Ella
regresó a su computadora portátil.

"¿No recién acaba de hacer mucho con la casa?" Elizabeth dijo con entusiasmo. Sí, con
entusiasmo.

Se impresionó fácilmente, pero esta mañana fue un poco demasiado. Con suerte,
Elizabeth y sus buenas obras serían necesarias en otro lugar. Apreciaba la ayuda y todo lo
que Elizabeth había hecho, pero tal vez el espacio sería mejor hoy.

XWPColección: Página y Facebook 53


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Se ve genial." Abrió su correo electrónico.

Un pensamiento horrible pareció ocurrírsele a Elizabeth. “No es que la casa de tu infancia


tampoco se viera bien. Estoy segura de que – “

"Está bien." Devyn levantó una mano, intentando calmar su frustración. "Te traduje, y Jill
ha hecho algunas grandes mejoras." Ah, mira eso. Había varias preguntas sobre Twenty-
Four Walker, el edificio de Wyatt, colocadas allí mismo en su bandeja de entrada. Justo a
tiempo. Aparentemente, la noticia se esparció de que ella tenía la lista, y los agentes
estaban ansiosos de llevar a sus clientes a la puerta primero. No sabía cómo iba a hacer
que todo funcionara desde Dreamer's Bay, pero tenía que ver si podía resolver esa
parte. Se frotó la frente, tratando de aliviar los pliegues que habían estado allí durante los
últimos tres días. Respiró lenta y profundamente y se preparó para atacar.

"Bien, porque no quisiera que pienses que pensé menos de la casa original."

Por Dios. Ella hizo una pausa. "No lo hago." Para evitar tener que forzar más
conversación, Devyn se apartó de Elizabeth y se perdió en su trabajo. En medio del correo
electrónico de su negociador había uno del propio Wyatt Lowe, con una serie de
preguntas sobre sus planes para un negociador abierto. También quería saber sobre sus
contactos internacionales, de los cuales ella tenía cientos. No es que haya tenido tiempo
de contactar a ninguno de ellos, dada su situación actual. Tampoco estaba en el headspace
(Plataforma digital) del ambicioso la cual era conocida por ser. Esto iba a ser un acto de
equilibrio.

“No eres fanática de las pequeñas conversaciones. Puedo decir."

Elizabeth otra vez. Esto se estaba convirtiendo en un problema.

Devyn puso los labios en blanco y levantó la vista para ver a Elizabeth mirando con esos
grandes y curiosos ojos verdes. Echó un segundo vistazo. Le recordó a Devyn ese
pequeño zorrillo de Bambi con los ojos. ¿Cómo se llamaba? “Estoy bien con una pequeña
charla. Solo que tengo mucho de lo que ocuparme y necesito esforzarme más mientras
pueda."

“Un día ocupado en el trabajo? Quiero decir, supongo.”

"Sí." Comenzó a escribir para demostrarlo. Seguramente, recibiría el mensaje. Elizabeth


había venido a visitar a Jill, no a ella, por lo que no había razón para hablar más. Devyn
lanzó otra mirada. También estaba demasiado alegre, sentada allí con su traje de pollo,
como si su objetivo principal en la vida fuera entregar luz, felicidad, estrellas y
corazones. A pesar de lo agradable que era eso, ahora mismo estaba sucediendo
demasiado para una alegría descarada. ¿Quién tenía el tiempo? Tenía a Jill y Wyatt Lowe,

XWPColección: Página y Facebook 54


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

y departamentos en un rascacielos que debería cerrar en ese mismo momento, no sentada


aquí en Dreamer's Bay, de todos los lugares, con una optimista de ojos verdes que
personificaba aves de corral.

"Eres una agente de bienes raíces, ¿no?" Elizabeth preguntó, apartando la cabeza del pollo
de su cara como una capucha, dejándola apoyada en la parte posterior de sus hombros.

Si esa hubiera sido una opción, por qué demonios esperaría tanto? Luego, sacó una botella
de agua de la bolsa de gran tamaño que llevaba con ella. Devyn no podía imaginar qué
tipo de cosas llevaba allí. ¿Qué era tan importante que no podía dejar algunos de esos
artículos en casa?

"Soy una corredora de bolsa en Filadelfia," le dijo a Elizabeth, con total naturalidad.

Elizabeth asintió con la cabeza. "Prefieres el término ‘corredora de bolsa’. Lo entiendo."

"Lo prefiero. Gracias."

"La venta de casas debe ser una línea de trabajo interesante." Estaba sonriendo de nuevo.

“No casas. Principalmente vendo edificios. En su totalidad.”

Elizabeth se detuvo a medio trago y bajó la botella de agua. "Aun mejor. Eso suena
lucrativo. ¿Lo es?"

"Me va bien." Ella dirigió su mirada hacia su computadora portátil e intentó concentrarse
una vez más. Tenía la sensación de que iba a ser una tarde larga y muy social.

"Me encantaría escuchar sobre eso."

Devyn suspiró y cerró su computadora portátil, aceptando la derrota. "¿Qué quieres


saber?"

Capítulo Siete

"Me gusta este perro," Dexter Whitby dijo, metiendo una bola de leche malteada en su
boca del tamaño del tipo. Scout levantó la cabeza de la nueva y mullida cama para perros
que Elizabeth le había comprado en la tienda de mascotas, junto con solo unos quinientos
juguetes nuevos, todos arrojados a una canasta en la esquina para que pudiera elegir.

XWPColección: Página y Facebook 55


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Creo que tuviste suerte," KC dijo. "Muchos perros roen los paneles de yeso de la casa y
esconden tus zapatos con tiras."

Después de un largo día de trabajo, Elizabeth estaba feliz de entretener a sus amigos
alrededor de la mesa de su cocina.

Había sacado una cubeta —sí, una cubeta literal— de cervezas Sam Adams para que las
jalaran de cualquier manera.

Eran más de las cinco y ella, por ejemplo, lo sintió. Nunca había sido una fiestera o una
gran bebedora, pero así era como a Elizabeth Ann Draper le gustaba soltarse. Una cerveza
y sus amigos más cercanos. Más específicamente, Dexter y KC.

“No hay pared carcomida en absoluto. Me sorprende lo poco problemática que es.“
Elizabeth le sonrió a Scout, orgullosa de ella y de su nuevo vínculo. “Realmente solo
quiere estar rodeada de personas, he descubierto. La he llevado a varios trabajos, y todos
la adoran. Ella disfruta la atención.”

"Bueno, por supuesto que sí," KC dijo, enfáticamente. “¿Has visto sus conmovedores ojos
de perro y esas pestañas? ¿Lo has hecho?"

"Lo hice. Son una de las razones por las que está aquí.”

"Hablando de aquí," Dex dijo. "Escuché que Devyn Winters está de vuelta aquí en Bay."

"Estás en lo correcto. Ella está de vuelta," Elizabeth le dijo, sirviéndose de su gran caja de
dulces y robando un puñado. “Quiero decir, como se esperaba. Su hermana desapareció, y
ahora está bastante golpeada."

"Su mucho más agradable hermana," Dexter dijo, asintiendo. "Recuerdo cuando las
Estrellas Mayores me invitaron por error a su reventón de fin de año y luego rescindieron
la invitación cuando notaron su error." Sacudió la cabeza y tomó un trago de su botella.

"Lamento que te hayan hecho eso, amigo," KC dijo y tocó su cerveza con la de Dexter.

Dex había sido un buen amigo de Elizabeth durante la mayor parte de su vida, pero se
había mudado más firmemente a su círculo íntimo junto a KC una vez que Elizabeth
regresó a casa después de la universidad. Cazador de faldas en teoría y práctica, era
conocido por sus impresionantes bíceps, su cabeza calva y espíritu generoso. A pesar de
su casi obsesión con el gimnasio, siempre llevaba algún tipo de bocadillo con él en todo
momento.

XWPColección: Página y Facebook 56


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Puramente una gratificación, en lo que a Elizabeth se refería, y la hacía sentir como él aún
más. Ella no creía en las dietas ni en nada relacionado con ellas. Los bocadillos hacían la
vida mejor.

“En cuanto a mí” —KC agarró un puñado para ella, metió un par en su boca y
reflexionó— “Nunca fui fanática de Devyn, yo misma. Toda la tribu Estrella Mayor era
insufrible. Superficial. Sí,” dijo, asintiendo con confianza. "Esa es la palabra que busco, y
me felicito por ser bella y popular, lo que no requiere habilidades."

"Bueno, si tenían que ser malas, al menos eran atractivas," Dex agregó.

KC decidió ignorar ese comentario. “Eran como este vórtice de insípido. Devyn estaba
justo en el centro, a pesar de que era más inteligente que las demás. Era la animadora
principal, ¿verdad?”

“Junto con Cricket. Contrató a On the Spot para encerar su flota de vehículos y pidió que
Kevin, el joven de veinte años con abdominales, fuera el pulidor. Esa es la verdad
absoluta y honesta de Dios."

"No me sorprende nada," KC dijo. "Devyn probablemente no sea mejor."

Elizabeth estuvo totalmente de acuerdo con su evaluación de la joven Devyn. Había


ignorado a Elizabeth en la escuela secundaria a favor de los tipos más emocionantes.
Siempre había sacado buenas calificaciones, pero nunca se había involucrado realmente
con los grupos de estudio, ni había intercambiado más de cinco palabras con Elizabeth a
la vez. Sin embargo Elizabeth dudaba en decir algo malo sobre Devyn, dado el momento
difícil que estaba teniendo. De alguna manera, simplemente no parecía correcto. "Nunca
se sabe. Ella podría ser completamente diferente ahora. Las personas pueden cambiar a
medida que crecen."

"¿Te parecen diferentes las otras animadoras de la Estrella Mayor?" Dexter preguntó,
desplazando su teléfono, probablemente por el puntaje más reciente de los Bravos. El
agresivo gesto de puñetazo que hizo en silencio en el aire significaba que estaban
ganando. "La única razón por la que me dan la hora del día ahora es porque están
aburridas con sus maridos."

Eso era cierto. Las mujeres de Dreamer's Bay encontraron a Dexter agradable a la vista y
se turnaron para coquetear con él para pasar el tiempo – y, de acuerdo, hacerle propuestas
también a escondidas. Aunque Dexter había crecido para ser ridículamente guapo, con el
cuerpo de un modelo de fitness, no siempre lo había tenido fácil. Su familia se había
mudado a Bay cuando él estaba en sexto grado y era el chico desgarbado con lentes
gruesos. Elizabeth hizo una mueca al recordar su recepción el día en que el director lo
presentó por primera vez a su clase del salón. "Te llamaron Ñoño."

XWPColección: Página y Facebook 57


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Sí, y se mantuvo durante los próximos seis años. Era un nerd idiota. Puedo admitir esa
mierda, y cuando nos mudamos a la ciudad había, ¿qué? ¿Cinco familias negras? Ya me
sentía como un pez fuera del agua siendo el sexto. ¿Ser etiquetado como torpe también?”
Él sacudió la cabeza. "Maldición, hombre. No son mis años favoritos.”

KC se inclinó y pasó un brazo por sus anchos hombros. “Eres una historia brillante,
Dex. Solo mírate ahora. Musculoso y cincelado y con ese pequeño hoyuelo allí mismo.”
Lo tocó con el dedo índice.

Él alzó las cejas. "Te gusto."

"No me gusta. Estoy casada."

"Si no lo estuvieras."

Ella sacudió su cabeza. "Te decepcionaría fácilmente."

"Sí, bueno," él cambió su enfoque, "Liz estaría interesada en mí si no fuera gay."

KC se echó a reír. "No lo sabes."

Su rostro cayó, por lo que Elizabeth le dio unas palmaditas en el antebrazo. "Si es lo que
quieres. Por supuesto. Eres muy guapo como una bola blanca en cierto sentido, y si
estuviera metida en el asunto de los hombres, probablemente estaría babeando ahora
mismo. Ahí. ¿Cómo estuvo eso?” Ella robó otra bola de chocolate, se lo pensó mejor y
robó tres más. Ella era una perra de los dulces en el soborno y feliz por eso.

Dex se sentó un poco más alto, asintiendo con la cabeza sobre su falsa victoria. "Bueno,
siempre y cuando haya una posibilidad." Una pausa. “Hablando de gay. Devyn Winters lo
es. ¿Te gusta?”

Elizabeth frunció el ceño. "Ella no lo es. Y el hecho de que dos personas sean
homosexuales no significa que se unirán automáticamente. Mira a Linda la del cine. Ella
es gay y no puedo soportarla. Luego está Raven del mini centro comercial. Apenas
hablamos, excepto de pasada. Están Tammy y Lindsay, que son muy atractivas y por lo
que entiendo solteras, pero no me ves persiguiéndolas solo porque sí. No hay un club
secreto.”

"Dejaste a Thalia afuera de esa lista," Dexter dijo suavemente. Sus amigas no eran
fanáticas.

KC asintió con la cabeza. "Eso es porque está escribiendo poesía de amor sobre ella en su
cabeza mientras estamos sentados aquí."

XWPColección: Página y Facebook 58


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No lo estoy," Elizabeth dijo. "Soy una escritora horrible." Una pausa. "Pero lo haría si
pensara que le gustaría." Suspiró ante lo patética que era.

“No entiendo por qué la única mujer que te gusta tiene que ser tan idiota. Irónico,
hombre.”

"Escucha, está pasando por muchas cosas," Elizabeth ofreció, en lo que se sintió como
una débil defensa incluso para ella. Thalia Perkins tenía un historial de cancelar sus
planes o esquivarla por completo durante semanas seguidas después de coquetear con ella
aquí y allá hasta que se aburrió. Sin embargo, de alguna manera, Elizabeth parecía no
poder sacudirse el enamoramiento que había desarrollado. Justo cuando hizo algo para
hacer que Elizabeth no dijera nada más, Thalia se sacudía el cabello oscuro o batía sus
hermosos ojos oscuros y la volvía a arrastrar. Luego estaba la forma en que sonreía a
medias que haría que todo volviera a estar bien. Sí.

Elizabeth seguía volviendo por más. Realmente no le gustó lo que dijo sobre ella.

KC levantó la mano y sacó a Elizabeth de la maravillosa y confusa tierra de Thalia


Perkins al redil de la conversación. “Sin embargo, creo que Devyn lo es. Gay. La busqué
en Google en algún momento cuando estaba en mi autentica locura del año pasado de
‘dónde están ahora?’. Ella ha tenido lo que parecían ser novias.”

Huh. Eso no solo sorprendió a Elizabeth, sino que la sacudió, la intrigó y convirtió su
mente en una rueda de energía de hámster que sinceramente la sorprendió. ¿Por qué le
importaría tanto reaccionar enérgicamente? Mucha gente era gay. Millones. Más allá de
eso, cómo demonios se había perdido esto?

KC se inclinó. "Creo que solo lo señalamos porque su charco es un poco pequeño en estas
partes, y tal vez ese es un detalle que sería ... de tu interés."

Elizabeth rechazó la idea. “¿Crees que estaría interesada en Devyn Winters? ¿Popular y
superficial, y ajena a mi existencia durante toda nuestra historia adolescente? Sí, ahora
parece más agradable, pero aún así.” Se dejó hermosa a propósito, pero Devyn
definitivamente lo era. Aún más en estos días, en su sofisticación adulta y la forma en que
se comportaba con tanta autoridad. La parte de autoridad fue realmente agradable y le
envió un escalofrío por la espalda. Se encogió de hombros mientras masticaba su bola de
chocolate. “Además, está aquí porque Jill la necesita, y lo menos que podemos hacer es
hacerla sentir bienvenida. Esnobismo o no de las Estrellas Mayores. ¿Es 'esnobismo' una
palabra?”

"Sí," KC dijo. “Pero la declaración de tesis permanece. Eres una gran boba de corazón,
siempre lo has sido, y mereces más en tu vida que Thalia, por el amor de Dios.” Ella se
levantó de mala gana y se encogió de hombros.

XWPColección: Página y Facebook 59


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Pero no puedo contar a las personas homosexuales toda la tarde, ni rememorarles a


ustedes dos por más tiempo. Mi hijo necesita comer, y eso significa que tengo que buscar
comida. Eso es lo que soy ahora,” dijo con un profundo suspiro y recogió su cabello
castaño rizado en una cola de caballo como si se estuviera preparando para la batalla. "No
sexy y seductora, sino una recolectora."

"Hay un médico rubio soñador que cree que eres sexy y seductora," Elizabeth señaló. El
esposo de KC fue transferido de Charleston. Ella lo había enganchado a los pocos meses
de su llegada a la ciudad, para disgusto de todas las demás mujeres heterosexuales en un
radio de 48 kilómetros, y ambos todavía tenían sus ojos puestos el uno en el otro – digno
de suspiro en muchos niveles.

"Eso es lo que él hace," KC dijo. “Gracias por ese recordatorio. Ahora podría tener sexo
esta noche.” Con eso, sus hombros se echaron hacía atrás y sus pechos se levantaron, y
salió de la cocina de Elizabeth.

"Ella solo necesita un poco de estímulo," Elizabeth le informó a Dexter una vez que
estuvieron solos.

El asintió. “Eres buena con el estímulo, Liz. Haces que la gente se sienta mejor consigo
misma. Tu don."

"Gracias." Ella se encogió de hombros. “Cuando alguien necesita un refuerzo de


confianza, creo que es bueno dárselo. Devyn, por ejemplo, le vendría bien una cara
amigable. No me importa lo que la historia diga sobre ella, planeo seguir siendo justo
eso.”

"Genial."

Se miraron el uno al otro.

"¿Quieres que me vaya de tu cocina ahora?" Él preguntó.

“A menos que quieras ayudarme a lavar la ropa, los platos y equilibrar mi cuenta
bancaria. En realidad, podría ser muy divertido si lo hiciéramos juntos.” Hizo una
demostración de iluminada como si fuera su mejor idea hasta el momento.

"Me voy de aquí. Me reuniré con Misty del gimnasio para cenar,” dijo, y se dirigió a la
puerta trasera. Su casa daba en la parte de atrás a la de Elizabeth, haciendo que el tiempo
de viaje entre las casas fuera de unos veinte segundos desde la puerta trasera hasta la
puerta trasera.

XWPColección: Página y Facebook 60


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“¿No es esta tu segunda cita? No has tenido muchas segundas citas últimamente. Esta es
una gran noticia en la Tierra de Dexter.”

Él se rió. “Amiga, no sé lo que está pasando. Ni siquiera me reconozco. Ella es una buena
chica. ¿Qué puedo decir?"

"¿Te vas a casar con ella?"

Echó la cara hacia atrás. “No nos volvamos locos. Pero mis planes superaron a los tuyos.”

"No estaría tan segura," ella dijo, burlándose.

Él parpadeó hacia ella. “No lo tomes a mal, pero tu lista de cosas por hacer el Viernes por
la noche es deprimente. No te olvides de vivir un poco, de acuerdo? Tal vez guarde el
cálculo de la chequera y salga a la ciudad.”

“Oye, estoy viviendo. Viviendo la vida glamorosa de lavar la ropa.” Ella hizo un pequeño
baile que parecía caerse. "¿No? ¿No la vida de lavar la ropa? Bailó un poco más.
"¿Nada?"

Él sacudió la cabeza con tristeza. “Nunca digas esa frase a nadie. Y en segundo lugar,
no. Tampoco vives la vida glamorosa. Estás demasiado ocupada mejorando la vida de
todos los demás. Considera hacer lo mismo por ti. Eso es todo lo que digo.”

"Lo hago. Compré ese geranio para mí la semana pasada. Te estás olvidando.”

"¿Cuándo fue la última vez que te acostaste con alguien, Liz?"

Su boca se abrió. "No voy a responder eso."

“No tienes que hacerlo. Fue esa follada hace más de un año con la mujer de la clase de
pintura, y eso es demasiado tiempo.”

Ella se encogió de hombros. “Supongo que ha pasado un tiempo. Sí."

"¿Mi consejo? Saca tu cabeza de las nubes y tu ropa en el piso. Si necesitas algunos
consejos sobre cómo ligar chicas, solo avísame.” Sonrió con su sonrisa contagiosa /
molesta, sacó una bola de chocolate y se dirigió a su propia existencia emocionante.
Mujeres, trasnochar y bebidas en el bar. Eso es lo que conducía a Dexter en estos
días. Ella se preguntó cómo sería ser buscado por la forma en que él era.

XWPColección: Página y Facebook 61


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Lo bueno de Dex era que había conocido la otra cara de esa moneda. Recordó cómo era
ser molestado, menos que popular, y por lo tanto siempre fue amable, y nunca dio por
sentado su buena apariencia o atractivo universal.

Una vez que él se fue, ella reflexionó sobre su comentario sobre su aburrida vida, se
resistió, se encogió de hombros y miró alrededor de su cocina vacía. "Yo vivo. Lo hago.”
Terminó el último sorbo de su cerveza y lanzó la lata vacía en dirección a la basura,
logrando el arco perfecto ... y luego la vio caer sin fuerzas en el suelo de la cocina con un
golpe. Huh. Seguramente eso no era una metáfora. Seguramente.

Suspiró y movió sus labios a un lado en derrota.

Tal vez debería comenzar algún tipo de club. Presidir un nuevo comité. Pensó en Devyn,
quien se burlaría de ella y rodaría los ojos. Sonrió y se puso a trabajar en lavar la ropa, y
luego repitió ese ensueño de Devyn nuevamente.

***

Devyn había memorizado los nombres de las enfermeras, aunque era difícil predecir
quienes estarían en qué días. Sus horarios no parecían seguir algo lógico. Debido a que
algunas fueron más serviciales que otras, se aseguró de estar siempre allí a primera hora
de la mañana en caso de que Jill necesitara ayuda adicional con algo. Cuando Jill
descansaba, Devyn trabajaba, a menudo no volvía a ver el exterior hasta altas horas de la
noche.

"¿Estás trabajando?" Preguntó una voz, baja.

Devyn se giró en el sillón reclinable ese Martes por la mañana para ver a Elizabeth parada
allí con una bolsa marrón. Ella parpadeó, su cerebro atrapado en una niebla de papeleo y
correo electrónico. Jill dormía cerca. "Hola. Sí, lo estaba."

Elizabeth levantó una palma en señal de advertencia. "No te molestaré. Lo prometo.”


Entró en la habitación con pasos lentos y sobreexagerados, como si caminara literalmente
sobre cáscaras de huevo, y le entregó la bolsa a Devyn antes de retroceder hacia la puerta
de la misma manera extraña.

“¿Qué es esto?” Devyn preguntó, abriendo la bolsa. Cuando el olor a pan recién echo la
golpeó, casi se derritió en un charco.

“Un sándwich de pavo, arándano y queso crema del Deli de McConnell. Estaba
comprando el almuerzo y pensé que te vendría bien un sándwich. Tiendes a trabajar en las
comidas por lo que he visto.”

XWPColección: Página y Facebook 62


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No tenías que hacer eso." Pero Elizabeth lo hizo, y la comida olía tan bien que Devyn
prácticamente lloró.

"Quise hacerlo. Ah, y hay algunas papas fritas recién cortadas en el fondo de la
bolsa. Ahora me iré y no te molestaré con mi charla.” Ella cerró los labios y se giró,
mostrando un par de jeans estupendos que parecían haber sido cortados para mostrar su
forma específica.

"Espera." Devyn susurró, sabiendo que no siempre había sido la más amigable cuando
estaba atrapada en el trabajo. "No tienes que irte."

Elizabeth hizo un gesto detrás de ella. “En realidad, tengo que hacerlo. Tengo un par de
caniches que necesitan acicalarse y estoy a cargo para asegurarme de que eso
suceda. Estoy pensando en un arcoiris mohawk.”

"Por favor, dime que no hablas en serio."

Elizabeth la señaló y esbozó una sonrisa. "No lo hago. De hecho, simplemente estoy
manejando al dúo a Margie Urbina, quien está acreditada. Volveré el Jueves para pasar
tiempo con Jill. Adiós, por ahora.” Y antes de que Devyn pudiera responder, Elizabeth se
había ido.

Dejando sus pensamientos en la habitación tranquila, Devyn miró la bolsa caliente en su


regazo y sonrió. De acuerdo, entonces tal vez las estrellas y los corazones recorrieron un
largo camino después de todo.

***

"Por lo tanto, presentamos una oferta completa y aún así terminamos en una guerra de
ofertas por una eternidad," Devyn dijo. "Honestamente, fue una de las ofertas más
emocionantes de las que he sido parte al representar a un comprador."

"¿De qué manera?"

“Bueno, por un lado, el excéntrico vendedor millonario pidió que cada comprador
potencial presente un párrafo que indique qué harían con la propiedad si se la
vendiera. Estaba totalmente enamorado del lugar como si alguien fuera una mascota y no
tenía intención de venderlo a alguien con grandes planes de renovación para el lugar."

Jill se rió entre dientes. "Suena como algo de uno de esos reality shows en HGTV (Canal
de televisión)."

XWPColección: Página y Facebook 63


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Honestamente se sintió como uno," Devyn dijo, deslizando su silla más cerca de la cama
de Jill. Eran poco más de las tres de la mañana y Devyn había decidido pasar la noche en
el hospital después de notar que el espíritu de su hermana parecía haber decaído. Se había
vuelto notablemente más callada y le costaba dormir. Su disposición normal de ‘mirar el
lado positivo de las cosas’ no había existido en los últimos dos días, y era obvio que toda
esta terrible experiencia estaba comenzando a arrastrarla hacia abajo. Devyn no podía
soportarlo, y esta noche, no se sentía bien dejándola sola. Se sentó hacia adelante. “Estaba
recibiendo llamadas a diestra y siniestra del agente del vendedor con contraofertas,
contingencias y, por supuesto, la evaluación de la redacción. Envió notas.”

"¿Notas?" Jill se rió.

"Notas," Devyn dijo, riendo junto con ella. “Correcciones gramaticales y todo. El tipo
estaba obsesionado con las comas y envió consejos de apóstrofe en las notas al pie. Sí,
hubo notas al pie. Tuvimos que volver a presentarlo como una especie de regañado
estudiante de sexto grado."

“Ahora, aquellos con los que estoy familiarizada. Entonces, qué pasó?” Jill empujó una
mano detrás de ella y se incorporó con una mueca, parpadeando hacia Devyn en la
habitación con poca luz. La hizo feliz ver a Jill cautivada por la historia, una pequeña
distracción de su dolorosa recuperación. Le diría mil más si la ayudaran.

"Al final, mi chico consiguió el condominio y aprendí una valiosa lección sobre cómo
corregir el trabajo de mi cliente con anticipación."

"Victoria," Jill dijo, con su mano menos magullada en el aire. Se sonrieron la una a la otra
por un momento y Jill se suavizó. “Estoy muy contenta de que estés aquí, Dev. No porque
necesite tu ayuda, y la necesito, pero es bueno verte, ¿sabes? Pasar tiempo contigo."

Devyn asintió con la cabeza. “También es muy bueno verte, Jilly. No deberíamos esperar
tanto tiempo la próxima vez.”

"Voy a abrazarte a eso." Otra pausa, pero cómoda. “¿Recuerdas cuando mamá nos hacía
pan tostado con mantequilla de cacahuate extra con trozos cuando nos sentíamos
enfermas, tristes o deprimidas? Hasta el día de hoy, me encanta la mantequilla de
cacahuate tibia.”

“Dios si. Nada sabía tan bien, y también funcionó. La vida se sentía ... manejable
nuevamente cuando tenías ese pan tostado caliente en un plato frente a ti. Dejas que tus
problemas simplemente desaparezcan."

Podía distinguir las lágrimas que brillaban en los ojos de Jill a pesar de la habitación
oscura. "Me gustaría un pan tostado de mantequilla de cacahuate justo ahora, ¿sabes?"

XWPColección: Página y Facebook 64


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn sonrió, su corazón se estrujó desagradablemente. Miró al techo mientras la culpa la


envolvía.

“Mamá hubiera sido mucho mejor en esto que yo. Sigo preguntándome qué haría ella y sé
que me estoy quedando corta."

"No," Jill dijo, con firmeza. "Has sido tan maravillosa, dejando todo para estar aquí por
mí." Jill se encontró con su mirada con firmeza. “Sé que fue difícil para ti. Eres
increíblemente impulsada, Devyn, y admiro mucho eso de ti. Pero me pusiste primero.”
Colocó una palma sobre su corazón. "Eso importa mucho."

Ahora ella era la que luchaba contra las lágrimas. Se limpió una y empujó más allá del
nudo doloroso en su garganta. Jill significaba todo para ella, y debería saberlo. "Por
supuesto que lo hice. Eres mi Jilly, mi hermana mayor, ¿lo sabes? Somos familia, y no
importa lo que esté pasando, tú eres lo primero. Puedes creerlo.”

"Lo hago." Jill asintió, y un pensamiento pareció dar en el blanco. “Sin embargo, ha sido
esclarecedor. Verte hacer negocios desde aquí y echar un vistazo a cómo debe ser tu
vida. Llamadas telefónicas a todas horas, un millón de correos electrónicos para
contestar. Ni siquiera me hagas empezar a tratar de hacer un seguimiento de tu miríada de
asistentes.” Entrecerró los ojos. "He estado escuchando esas llamadas, tratando de
traducirlo todo, por cierto."

Devyn levantó un hombro. "Siempre puedes preguntar."

"No. Me gusta más observarlo todo. Eres una persona importante.”

Devyn movió la cabeza de lado a lado. “Me gusta mi trabajo, pero se necesita a una
comunidad para que todo se realice. Es un ajetreo.”

"Mi existencia parece mucho más lenta en comparación con la tuya."

Devyn se resistió. "Dudosamente. Tienes veinticinco alumnos de cuarto grado para


reñir. Ni siquiera puedo imaginarlo. Los simples goteos nasales me estresarían.”

“Sobrevivirías. Los tendrías organizados en equipos competitivos listos para tomar las
otras clases.” Devyn se tuvo que reír. "Sin embargo, la paga es un poco menor."

"PS," Devyn dijo. "¿A quién le importa el dinero?"

Jill alzó la mirada. "Tú lo haces. Tienes suficiente."

XWPColección: Página y Facebook 65


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bien. Me encanta el dinero. Me pone los pelos de punta pero me alegro de que haya
personas como tú en el mundo, dispuestas a pelear la buena batalla para que yo pueda ser
fría y calculadora.” Era una broma, pero no del todo. Al escuchar sus palabras en voz alta
tocó una fibra sensible. Suspiro. Tal vez se había quedado atrapada.

"Oye, no quise decir nada con eso," Jill dijo, captando su abatimiento. “Me impulsan las
personas y mi conexión con ellas. Tu no, y eso está cien por ciento bien."

"No me ofendí." Devyn se sacudió la sensación de que había vendido su alma, sabiendo
que de todos modos era solo una impresión temporal. Amaba su vida en Filadelfia y
estaba loca por su trabajo. ¿Importaba que no fuera exactamente cálida y optimista y que
no fuera a cambiar el mundo como Jill o Elizabeth Draper? No. Hacía donaciones
caritativas regularmente. Hizo su parte. “Simplemente somos diferentes. Eso es todo."

Jill se acurrucó de nuevo en la cama más completamente. "Y lo diferente hace que el
mundo gire."

"Sí," Devyn dijo, aún tratando de sacudirse ese vacío autoasignado que la invadió.

"Gracias por sentarte conmigo esta noche." Jill ahuecó su almohada. "Creo que intentaré
dormir algo."

"Cuando sea." Devyn apagó la pequeña lámpara al otro lado de la habitación y regresó al
sillón reclinable, su cama para pasar la noche. A solas con sus pensamientos, miró hacia
la oscuridad, ahora indefensa ante sus propias autorrecriminaciones.

Su vida tenía un propósito. Lo hizo. Tenía significado. Tenía amigos y colegas para
enriquecerlo aún más. Espera. No, no lo hizo. Suspiró. La autoconciencia podía ser una
completa perra.

***

"No entiendo por qué Dexter no simplemente se lanza," Jill preguntó. Movió su brazo
derecho en el gesto circular como lo había demostrado el fisioterapeuta una hora antes.

"Faltan ocho más." Elizabeth se mordió el labio mientras pensaba en cómo explicarlo. “Él
puede ser un hombre infantil. Por un lado, es entrañable, pero cuando se trata del amor y
de esta nueva mujer, simplemente se porta como un tonto. Necesita dejar de salir con
otras personas y convertirla en su novia para siempre. Quedan dos más.”

Jill hizo una mueca ante lo que debió haber sido un pinchazo de dolor, terminó las dos
últimas rotaciones y bajó lentamente el brazo. "¿Qué hay contigo?"

XWPColección: Página y Facebook 66


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No tengo vida amorosa," Elizabeth dijo simplemente. "Soy una mujer aburrida que ve
demasiados programas de juegos."

¿Y qué hay de Thalia Perkins?

Elizabeth suspiró. "Ella es ... Thalia. Es difícil de coaccionar."

Jill se recostó contra su almohada y permitió que sus ojos se cerraran. El ejercicio
probablemente la había cansado. Una sonrisa adornó sus labios. "Pero no te importaría
coaccionarla."

"Jill," Elizabeth jadeó, sentándose hacia adelante y riendo. "¿De verdad?"

Jill ahora también se reía, y Elizabeth le tendió una almohada para que la pusiera contra
sus costillas. "Lo siento. Solo digo lo que pienso.”

"¿Soy tan obvia?" Elizabeth preguntó. “Es posible que suspiré un poco por ella. Es ...
hermosa."

"Lo sé. En la cena del día de San Valentín, no podías quitarle los ojos de encima.”

Elizabeth asintió con la cabeza. "Ella llevaba ese vestido rojo."

"Ese mostraba sus increíbles tetas." Jill agarró sus propios senos y Elizabeth se rió más
fuerte esta vez. No era tanto lo que Jill dijo e hizo, sino el hecho de que lo decía la
recatada y correcta Jill.

"¿Qué te ha pasado?" Elizabeth preguntó. "Son los analgésicos, ¿no?"

Jill asintió, uniéndose a ella en una carcajada. “Más de esas cosas, por favor. Que sigan
fluyendo las buenas drogas.”

Y luego una voz desde atrás las interrumpió. "Bueno, alguien lo está pasando bien."

Elizabeth miró hacia atrás y vio a Devyn entrar en la habitación del hospital. Llevaba
jeans, tacones y un blazer a cuadros. Era demasiado elegante para un hospital, pero esa
era Devyn, ella había descubierto. Vestida y lista para el día, incluso si eso significaba
trabajar en ninguna parte. "Estábamos chismeando un poco."

"La vida de Elizabeth es complicada."

"¿Es eso cierto?" Devyn preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 67


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No. Tu hermana está siendo amable. Mi vida es básica en el mejor de los casos. ¿Puedo
robarte por un minuto?”

"Por supuesto" Devyn dijo.

“No olvides los ocho en ese otro brazo. Vuelvo enseguida."

Una vez que estuvieron a salvo en el pasillo y fuera del alcance del oído de Jill, Elizabeth
se volvió hacia Devyn. “En primer lugar, cómo te sientes? ¿Recibiste el libro que te
dejé?”

Devyn sonrió y apoyó el hombro contra la pared. “Sigo adelante, y sí, lo leí en un día y
medio. Por cierto, dije que Trevor era el asesino.”

"Entonces eres más inteligente que yo." Ahora que estaba tan cerca y personalmente, no
pudo evitar notar las pequeñas manchas doradas en los ojos color avellana de Devyn. Su
chaqueta también estaba bien almidonada. "Escucha, tengo una idea para cuándo Jill se
vaya a casa."

"Está bien," Devyn dijo, frunciendo el ceño. "No implica cantar o bailar, ¿verdad?"

Elizabeth golpeó el hombro de Devyn. "No."

"Lo siento. Nunca se sabe contigo.”

Elizabeth contuvo su emoción, porque tenía mucho sobre este concepto. “Quiero tener a
sus alumnos frente a la casa para animarla por su retorno a casa. ¿Qué te parece?” Ella se
preparó.

Devyn se colocó un mechón rubio detrás de la oreja. “Suena genial, pero eso puede
requerir un poco de esfuerzo. ¿Crees que eso es factible?”

"Por favor. ¿Sabes con quién estás hablando? No te preocupes por nada. Solo mantenme
informada sobre el posible día de alta, y haré el resto."

"¿Estás segura?"

Elizabeth la golpeó por segunda vez. "Deja de decir eso." Se apoyó contra la pared,
reflejando a Devyn. "Definitivamente estoy segura."

"Entonces hagámoslo."

Elizabeth bajó la voz. “Dime la verdad. ¿Realmente adivinaste quien era el asesino?”

XWPColección: Página y Facebook 68


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn parpadeó. “Oh, dulce Elizabeth. ¿Cómo no pudiste?”

Capítulo Ocho

"¿Salgo de aquí hoy?" Jill le preguntó a su enfermera, con ojos esperanzados. Ella y
Devyn habían pasado la mañana preparándose para la posibilidad. Devyn había ayudado a
Jill en la ducha, usando la silla especial, había secado y peinado el cabello de su hermana
e incluso había aplicado un poco de maquillaje en su rostro pálido.

Su enfermera hoy, Eileen, sostenía una carpeta llena de papeleo, lo que tenía que ser una
buena señal. Esperaron el veredicto. "El doctor acaba de firmar en la línea punteada,"
dijo. "Lo que significa ..." Devyn hizo un redoble en la mesa auxiliar. "Qué eres libre."

"No sabes lo maravillosas que son esas palabras," Jill dijo, sentada derecha en la cama. Si
bien su movilidad aún estaba limitada, su fuerza parecía haber regresado, y estaba ansiosa
por volver al mundo real. Devyn no la culpaba. Ella misma estaba ansiosa.

Ella aceptó la carpeta y escuchó las instrucciones de Eileen sobre el seguimiento con las
personas de fisioterapia al día siguiente para iniciar la recuperación de Jill, lo que llevaría
tiempo. Aceptó la receta de los medicamentos para el dolor y la lista de restricciones de
actividad, de las cuales había muchas. Jill enfrentaba una batalla cuesta arriba, pero este
fue un gran momento y una victoria para celebrar. Salían de este maldito hospital de una
vez por todas.

Habían pasado tres semanas desde que Devyn había llegado a Dreamer's Bay, pero había
sido difícil de decir.

Había pasado la mayor parte de ese tiempo en las diversas habitaciones del hospital de
Jill, haciendo que un día se mezclara con el siguiente.

Había estado allí con Jill en dos cirugías consecutivas, los ejercicios terapéuticos que casi
mataron a Jill del dolor y muchas noches sin dormir, y ahora finalmente era hora de dejar
atrás este capítulo. Si bien había estado contando los días hasta que Jill fuera dada de alta,
también estaba triste de ver que su tiempo privado llegaba a su fin. Honestamente, no
habían pasado tanto tiempo juntas en años, y ahora que Jill estaba recuperándose, Devyn
comenzaría a hacer planes para volver a su propia vida.

"Deberíamos llamar a Elizabeth," Jill dijo, de su visitante más frecuente. "Avisarle que
me dieron el alta, para que no venga."

XWPColección: Página y Facebook 69


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Dio la casualidad de que Devyn estaba muy por delante de ella y ya había enviado un
mensaje de texto a Elizabeth. En realidad resultó ser bastante útil, dándole a Devyn los
chismes que necesitaba para pasar los largos días, incluso llevándole su pedido del
almuerzo una o dos veces y dejándolo en el hospital como un regalo. Dirás lo que quieras
sobre una mujer demasiado optimista, a veces con un disfraz de pollo, pero realmente
fueron útiles. Elizabeth, ella ya lo sabía, tenía planes esa mañana, y eran buenos. Devyn
asintió con la cabeza. "Me aseguraré de hacerlo tan pronto como te tenga a salvo en casa."

"En casa," Jill dijo con una gran sonrisa. “No puedo esperar. Sigue estando igual
¿verdad? ¿No has renovado con tu propio estilo de la era espacial?”

“Estuve tentada, pero los planes para tu cocina de completo papel de aluminio con un
mural de Elon Musk fueron descartados en el último minuto. Lamento decepcionarte."

"Mírame, esquivando vehículos de dieciocho ruedas y terroríficos proyectos de diseño."

“Este es tu año, Jilly. Puedo sentirlo en mis huesos."

En el camino, mientras ambas disfrutaban de la libertad que les esperaba, Jill se volvió
hacia Devyn desde el asiento del pasajero, equipado con suaves almohadas para hacer que
los baches en el camino con suerte fueran menos insoportables. Sacudió su cabeza en
incredulidad. “Todo sigue aquí. Mira. El pueblo, la gente. En medio de todo lo que he
pasado, el mundo seguía girando. Todavía viven su vida normal.” Saludó a una pareja
mayor que caminaba de la mano por la acera. Le devolvieron el saludo con una sonrisa.

"Mira, sin embargo. Ahora son más felices,” Devyn dijo. "Bay estaba esperando que
regresaras, de manera que todo podría estar bien con el mundo nuevamente."

Ese sentimiento fue confirmado cuando giraron hacia la calle arbolada de Jill. Esta era la
parte que Devyn había estado esperando. Elizabeth Draper, junto con veinticinco alumnos
de cuarto grado con carteles caseros de ‘Bienvenida a Casa’, comenzó a vitorear
fuertemente y saltar de un lado a otro en el jardín delantero de Jill. Devyn miró felizmente
la reacción de su hermana, la cual nunca olvidaría.

"No puedo creerlo," Jill dijo, cubriéndose la boca mientras entraban en el camino. "Voy a
llorar. Oh Dios mío. Sí, llorando en marcha. Mira a estos muchachos. Devyn, estos son
mis chicos.”

Devyn sonrió ante la felicidad de Jill. “Bueno, no salgas del auto. Déjame ir y ayudarte.
Todavía tenemos que tener cuidado, gente pequeña o no."

Se apresuró a rodear el auto, y una vez que Jill estuvo a salvo en su nuevo conjunto de
ruedas, es decir la silla de ruedas que habían alquilado, llevó a Jill hacia sus alumnos,

XWPColección: Página y Facebook 70


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

quienes se turnaban para cubrirla con suaves abrazos, buenos deseos y amor. En medio de
ellos, Jill simplemente sonrió. Fue la mejor medicina posible.

"Estoy tan contenta de que funcionó," Elizabeth dijo en voz baja, tomando su lugar al lado
de Devyn mientras miraban. Cruzó los brazos sobre el pecho y dejó escapar un suspiro
feliz, llevaba un lindo overol con un par de shorts de mezclilla que se le veían
geniales. "Los niños estaban encantados de darle la bienvenida a casa."

Devyn extendió una mano en dirección a Elizabeth. “Todo el crédito va para ti. Tenía mis
dudas acerca de que los trajeras sin saber la hora exacta en que nos darían de alta, pero lo
hiciste. Esto acaba de alegrarle el día. Su año. Puedo decir."

"¿Dudaste de mí?" La mandíbula de Elizabeth cayó juguetonamente. “Tenía a esos niños


ocupados con suministros de arte y casi todos y cada uno de los productos de Anfitriona
en el mercado. No soy una novata.”

Devyn se echó a reír. "No dudaré de ti o de tu negocio nunca más." Ella frunció el
ceño. "Olvidé su nombre."

"On the Spot. Deberías escribirlo. De hecho, aquí hay una tarjeta de visita. También
tenemos un sitio web fantástico al que debes echarle un vistazo. Dile a tus amigos. Cada
día estamos más ajetreados.” Elizabeth se iluminó cuando habló sobre On the
Spot. Claramente se enorgullecía de su trabajo, tan aleatorio como podría ser el trabajo.

"¿Y cuánto le debo a On the Spot por esta tarea en particular?"

Elizabeth refutó. "No, no, no. Esto fue para Jill. Va por cuenta de la casa. Además, fue
idea mía. No voy a contratarme a mí misma."

"Entonces permíteme hacer una donación." Devyn sacó un puñado de billetes de su


bolsillo y contó unos veinte.

"Guarda eso," Elizabeth dijo, dándole un manotazo juguetón. “Tenemos todo calculado
aquí. Jill es feliz. Los chicos están felices. Y tú y yo somos felices. No hay necesidad de
que el dinero cambie de manos cuando el mundo está en paz.” Con eso, se alejó para reñir
con los niños con Devyn mirándola a ella y esos overoles.

Ella podría no ser una gran persona de negocios, rechazando el pago, pero las acciones de
Elizabeth hablaban de su carácter, y Devyn ciertamente no podía culparla. También vino
con cierto optimismo alegre. Fue ... agradable, y tal vez ‘agradable’ merecía más crédito
del que le había asignado previamente.

XWPColección: Página y Facebook 71


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Tres horas y muchas maniobras lentas más tarde, Devyn tenía a Jill cómodamente en el
sofá con un audiolibro y su medicamento para el dolor administrado a tiempo. Ahora
necesitaba pensar en que cenar y el futuro cercano más allá. “Entonces, qué hay en tu lista
de requisitos para una enfermera en el hogar? Quiero decir, si tuviéramos que contratar a
tu Mary Poppins perfecta.”

Jill presionó pausa en su teléfono y se giró de su lugar en el sofá. "¿Qué quieres decir?"

Devyn se encontró una bolsa de pasta congelada para calentar y servir para poner en la
estufa para las dos. Perfecto. “Haré los preparativos para asegurarme de que nos envíen a
la persona adecuada, pero como eres la paciente, deberías opinar sobre cómo te gustarían.
¿Qué cualidades estás buscando?”

"No entiendo. ¿Por qué necesitamos una enfermera en casa?” Jill la miró con
curiosidad. “Estás aquí y haces un gran trabajo. No dudes de ti misma.”

Devyn hizo una pausa a medio abrir la bolsa. "Es solo que regresaré a Filadelfia pronto."
Ella ya estaba presionando. Su equipo estaba haciendo lo mejor que podía con Twenty-
Four Walker y había vendido seis departamentos, pero eso los retrasó mucho. Ella era la
que cerraba la venta y ella era con la que los otros agentes querían hacer negocios.

Jill se tomó un momento. "¿De qué estás hablando? ¿Ya te vas?”

"Supuse que entendías que tendría que volver al trabajo."

Jill asintió pero no dijo nada. La mejor manera de describir la expresión de su rostro era
distante y devastada.

Devyn odiaba eso. "Lo siento. Pensé que estábamos en la misma página sobre eso."

"Es solo que todavía me queda mucha rehabilitación por delante, y apenas puedo
levantarme de este sofá." Ahora simplemente parecía aterrorizada.

"Es por eso que te conseguiré la mejor enfermera en el hogar posible."

Jill sacudió la cabeza con triste incredulidad. Estaba claro que sus habilidades para
afrontar problemas estaban valorados, y quién podría culparla? "No me puedo imaginar
tener a una desconocida en mi casa, haciendo ese tipo de cosas personales para mí."

Devyn titubeó. ¿Qué se suponía que debía hacer con eso? Tenía que vender ese edificio
en tres meses en lugar de cuatro o perder el mayor listado de su carrera. El que la pondría
en la cima, donde había trabajado incansablemente para estar. Sería hacer algo

XWPColección: Página y Facebook 72


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

sorprendente e imposible, pero tenía que intentarlo. "Jill, no puedo trabajar de manera
efectiva desde aquí."

"Bueno. Supongo que estaré bien y, por supuesto debes irte a casa. Tu vida no debería
quedar en espera. Simplemente lo malentendí es todo."

Como un cuchillo en su corazón. Nunca había visto a su hermana verse tan abatida, y
simplemente no era justo después de todo lo que ya había pasado. Si Devyn se quedaba y
dedicaba el mismo tipo de atención a Jill que hasta ahora, nunca haría nada. ¿Cuál fue el
compromiso aquí?

Puso la bolsa de pasta en la encimera y la redondeó hacia la sala de estar. “¿Y si me


quedara un poco más? ¿Unas cuantas semanas?”

Jill pareció animarse. Sus ojos verdes brillaron de nuevo. "Eso sería maravilloso, si
pudieras lograrlo."

"Sin embargo, qué pasaría si tuviéramos a alguien a tiempo parcial, lo que me daría la
oportunidad de apartarme y seguir haciendo mi trabajo?"

Su hermana asintió, tomando lo que le ofrecían. "No me encanta la idea de una


desconocida, pero supongo que podría acostumbrarme."

Devyn recordó la tarjeta de visita en su bolsillo trasero. "¿Qué hay de Elizabeth?"

"¿Liz?" Jill lo consideró. "¿Crees que estaría dispuesta?"

“¿No hace este tipo de pedidos aleatorios para ganarse la vida? Además, ustedes tienen
una buena relación. Se ríen juntas como locas, y ella conoce bien tu condición debido a la
frecuencia con la que te visitaba.”

Jill lo consideró. "Si ella fuera un partido, me encantaría."

Devyn abrió la bolsa de pasta con entusiasmo y miró a Jill con determinación. "Déjame
esto a mi."

XWPColección: Página y Facebook 73


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Nueve

Elizabeth había nacido a mediados de los años ochenta y deseaba como el infierno haber
tenido la edad suficiente para disfrutarlo plenamente.

Para compensarlo, abrazó apasionadamente el período de tiempo ahora. Con Duran Duran
en sus auriculares, se subió en su patineta a la casa de Jill Winters ese Jueves por la
mañana, saludando a los vecinos que pasaban por el camino, chocando las manos con ese
estudiante de noveno grado, Jimmy Rodríguez, mientras instalaba el rociador de su
familia cerca de la acera.

"Se ve firme en esa patineta, Sra. Draper."

“Gracias, Jimmy. Todavía no soy buena en eso, pero estoy trabajando en ello. La vida es
demasiado corta para caminar a todas partes, ¿sabes?”

"Sermonea", él le dijo.

La patineta era algo que había adquirido por capricho una vez que notó que la gente en el
paseo marítimo zumbaba por las cosas. Ellos parecían divertirse, y siempre estaba
dispuesta a divertirse cada vez que pudiera hacerlo. Había tomado algunas lecciones
informales de adolescentes en la playa y se montaba a su propia patineta siempre que era
posible para mantener intacta su nueva habilidad. Hoy parecía el día para eso.

Llegó a la casa de Jill y apoyó su tabla contra la pared de ladrillo del porche, sonriendo
ante las flores de primavera que Jill había espaciado meticulosamente y plantado en el
jardín de enfrente. Una combinación perfecta de colores rosas y púrpuras y amarillo. Sacó
su teléfono y tomó una foto.

“¿Estás acechando las flores? ¿Algún tipo de paparazzi de flores?”

Se volvió y le sonrió a Devyn. "No. Es solo que son hermosas. Las estoy poniendo en mi
Instagram para que más personas puedan verlas. Cualquiera que necesite animarse le
vendría bien una dosis de estos tipos coloridos."

"Animación en Instagram, ¿eh?" Devyn preguntó, alejándose de la puerta para que


Elizabeth pudiera entrar a la casa.

"Es realmente muy efectivo." Una pausa. "Guau. Te ves ... bien.” Ella parpadeó y se tomó
un momento para absorber la imagen de Devyn frente a ella en jeans oscuros y ajustados
con un blazer a cuadros con una cintura entallada. Su cabello rubio estaba suelto pero

XWPColección: Página y Facebook 74


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

estaba un poco revuelto. La apariencia era ... bueno, muy, muy bien. Elizabeth tragó
saliva y sonrió. "Bien hecho."

Devyn miró hacia abajo. "Gracias. No demasiado elegante, pero en conjunto lo


suficientemente como para hacerme sentir ‘prendida’ mientras trabajo. Es todo un asunto
psicológico. No me hagas empezar.”

“Sea lo que sea, estoy segura de que funcionará bien para ti, luciendo así. Quiero decir,
con tu elegante traje de trabajo.” Se cubrió la cara y esperó morirse allí mismo.

Devyn la miró con una sonrisa curiosa, y Elizabeth esperaba que no hubiera sido tan
obvia al echarle un vistazo a Devyn, con énfasis en obvia, porque la había estado
observando y tendía a expresar cualquier emoción en su rostro.

"Entonces, qué hay de barril para esta mañana?" Elizabeth preguntó, con demasiado
entusiasmo, tratando de recuperarse.

"Puedo quedarme hasta el mediodía." Cuando Devyn llamó y le ofreció el trabajo


temporal de cuidar a Jill, ella inmediatamente dijo que sí. Significaba que tendría que
delegar más trabajos entrantes a su pequeño personal, pero KC ya había dado un paso al
frente y se ofreció a ser la persona clave y asignar tareas a los recaderos durante la
primera mitad del día. También había atraído a dos recaderos adicionales para cubrir los
espacios.

Devyn esbozó una sonrisa. "En primer lugar, gracias por aceptar ayudar."

“No tienes que agradecerme. Estoy feliz de ayudar a Jill. Tú lo sabes. Además, me has
contratado oficialmente, por lo que no se requiere voluntariado.”

Devyn se rió entre dientes. "Esa parte es verdad."

"Y me estás pagando muy bien."

Devyn se encontró con su mirada. "Bueno, quería estar segura de que dijeras que sí."

"Podrías haber negociado si me hubiera negado," dijo alegremente.

"El dinero no es realmente un problema para mí."

"Bueno, bueno," Elizabeth dijo, con una ceja arqueada. "No se escucha eso todos los días
en Bay."

"Mierda." Devyn hizo una pausa. "Eso sonó pretencioso como el infierno, ¿no?"

XWPColección: Página y Facebook 75


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth sostuvo su pulgar e índice más cerca. Dio una palmada a Devyn en el costado
de su brazo. "Lo dejaré pasar."

Devyn recogió un conjunto de indicaciones y se las entregó a Elizabeth. “Jill está en la


terraza de atrás, tomando un poco de sol. Necesitará ayuda para volver a entrar. Hemos
estado usando la silla de ruedas, pero el fisioterapeuta estará aquí en una hora y
probablemente pueda mostrarte algunas otras técnicas para la movilidad. El artilugio
alrededor de su rodilla es el área más sensible.”

"Entiendo. ¿Dónde estarás?"

“En el segundo dormitorio al final del pasillo trabajando un poco. Tengo algunas llamadas
programadas durante toda la mañana con algunos compradores internacionales
potenciales, pero si me necesitas, simplemente entra. Me encargaré cuando tengas que
irte.”

“Tenemos nuestro plan. Adelante, equipo.” Levantó la mano para chocar los cinco y
Devyn obedeció.

"Lo siento," Devyn dijo, con una sonrisa. "Ha pasado un tiempo desde que participé en un
chocar los cinco."

"Gracias a Dios que estoy aquí, entonces," Elizabeth dijo, dejando que el comentario
parcialmente crítico se desvaneciera de inmediato.

"Sí, gracias a Dios." Devyn miró a su alrededor. "¿Estás bien? ¿Algo que pueda
conseguirte?”

"Estoy bien," Elizabeth le dijo, y luego bajó la voz a un susurro. “Además, trabajo para ti,
así que tal vez no atiendas todos mis caprichos. Solo un consejo amigable de empleada a
jefa.”

"Cierto, cierto. Supongo que atenderé mis llamadas, entonces.” Devyn se dirigió a la
habitación que serviría como su oficina, pero no sin antes detenerse y ofrecer una última
mirada persistente.

Alto ahí.

¿Elizabeth estaba loca o Devyn acababa de darle un vistazo? ¿Una mirada de la cabeza a
los pies? Huh.

XWPColección: Página y Facebook 76


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

La información de Dexter se asentó en su hombro como un pequeño canario molesto,


pero la verdad ciertamente resonó. Devyn era tan increíblemente gay. ¿Cómo no se había
dado cuenta ella misma antes?

Se sacudió a sí misma en el momento, y el pequeño escalofrío que recibió del sexy


vistazo, eso puede o no haber sucedido.

Devyn era Devyn, y no alguien con las cualidades que buscaba de todos modos. Sí, era
más caliente que caliente en un día caluroso, pero era de ritmo rápido y sofisticada y
prácticamente fuera de la liga de Elizabeth. Eso no era algo malo. A Elizabeth le gustaba
su liga de dos jalapeños. No demasiado suave, pero no demasiado picante. Devyn venía
con al menos cuatro de cinco en el juego de clasificación jalapeño. Probablemente cinco,
y quién podría seguir el ritmo de un cinco? ¿Y por qué estaba pensando en los jalapeños
cuando podría pasar tiempo con Jill? Ella lo remedió rápidamente.

"¿Cómo está la paciente?"

Jill se volvió y sonrió serenamente, lo cual fue una excelente manera de describir a Jill, en
pocas palabras. “Genial, ahora que estás aquí.” Era la niña del cartel de todo lo que era
tranquilidad y calidez en el mundo, lo cual era el porque era conocida por tener una gran
paciencia con sus alumnos. De las hermanas, Jill había sido bendecida con el cabello más
oscuro de su madre, y Elizabeth siempre había admirado la forma en que le caía en capas
naturales hasta la barbilla. Solo podía imaginar que el cabello rubio de Devyn se debía por
el lado de su padre, aunque Elizabeth nunca había conocido al hombre.

Elizabeth se dejó caer al lado de Jill en el cómodo sofá del patio cubierto y miró hacia el
césped bien cuidado. No era un gran espacio al aire libre, pero lo que tenían estaba
cubierto de hermosos y maduros robles vivos. "Es agradable aquí afuera."

Jill tenía la pierna apoyada sobre la mesa de café, e hizo un gesto con la cabeza hacia el
patio. “Devyn hizo que un servicio de jardinería lo cuidara mientras yo estaba en
prisión. Hicieron un gran trabajo cuidando a todos mis bebés aquí.”

“¿En prisión? ¿No es eso la cárcel?”

"¿Lo es?" Jill parecía pensativa, y luego se encogió de hombros. “Se sentía como la
cárcel. ¿Te das cuenta de que estuve en ese hospital durante más de tres semanas?” Se
echó hacia atrás y desestimó el comentario. "Por supuesto que sí. Estuviste allí durante
mucho tiempo, lo que, debo decir, te convierte en una santa.”

“No en una santa. No podía dejarte que te llevaras toda la atención, es todo,” Elizabeth
dijo, y ajustó la almohada debajo de la pierna lesionada de Jill. "¿Mejor?"

XWPColección: Página y Facebook 77


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Mucho. Eres una buena enfermera.” Una pausa. "¿Devyn te parece que está bien hoy?"

Elizabeth miró hacia la casa detrás de ella. “Sí, parecía ... impulsada. Por lo que supe en el
hospital, casi siempre es así, ¿no?”

“La completa verdad. Siento que se esta quedando en la ciudad porque la culpé por ello.”
Una nube pareció asentarse sobre Jill, y Elizabeth odiaba eso. Ella no debería ser una
carga para nadie, y la expresión de su rostro hizo que Elizabeth quisiera decirle algo a
Devyn al respecto en privado, y de inmediato. Jill suspiró. "Ella tiene un millón de cosas
que están pasando en Filadelfia y está atrapada cuidando a su pesada hermana."

Elizabeth sacudió la cabeza resueltamente. "No. Imposible. Deberías haber visto la forma
en que te cuidaba en el hospital, lo preocupada que estaba.” Era cierto. Elizabeth no pudo
contar la cantidad de veces que había aparecido para encontrar a Devyn junto a la cama de
Jill, sosteniendo su mano, o acurrucada en la silla cercana, eligiendo no irse a casa por la
noche. “Nada sobre ella parecía decía que era una responsabilidad forzada. Lo prometo."

“Sí, bueno, ahora es diferente. Tiene un enorme edificio que tiene que vender, y el reloj
está corriendo.” Respiró hondo. “Pero estoy agradecida con ella. Que se quedara. Es
bueno tener a la familia aquí cuando los necesito."

“¿No es eso cierto? Si Dexter, mi pseudo familia, no se apareciera por mi accidente


automovilístico, tendríamos algunas palabras serias. Ya sé que KC estaría allí."

“Dex estaría allí en un instante. Aunque estaría triste si estuvieras herida. Él solía hacer el
puchero más lindo cuando era niño.”

"Todavía lo hace. Ahora solo lo usa para ligar a las mujeres.”

Jill suspiró. "Hombres."

"No puedo decir que me importa esquivar el esperma del hombre." Estudió a Jill, que se
movió incómodamente. “¿Quieres entrar? Podemos hacer que te instales en ese cómodo
sofá como una querida.”

Eso le ganó una sonrisa. "Vendido. ¿Te importaría ayudarme?"

Siguiendo las instrucciones del papeleo del hospital y lo que había presenciado de primera
mano por parte de las enfermeras, Elizabeth ayudó delicadamente a Jill a ponerse en el
sofá. Después de un desayuno tardío, la fisioterapia y una aplicación de loción para
mantener su piel suave e increíble, ambas se acomodaron para una sesión con Game
Show Network antes de que Elizabeth tuviera que irse por el resto de su día de trabajo.

XWPColección: Página y Facebook 78


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Hablando del esperma del hombre," Jill dijo, entre episodios de The Price Is Right,
"¿sigues viendo a esa chica de Hilton Head?"

¿Pam, la bebé del fondo fiduciario? No. Terminamos hace dos años y medio."

Ella se desinfló. "Estoy muy atrasada de los chismes de mi ciudad."

Elizabeth agarró el control remoto e hizo una pausa a media revelación del premio. "Has
venido al lugar correcto. Lo sé todo. Quiero decir, generalmente no digo las cosas
negativas, porque eso lastima a casi todos, pero felizmente divulgaré las cosas buenas. En
noticias recientes, el Sr. Connor de seguridad del centro comercial también se está
desnudando con Elaine la florista.”

"No."

"Sí. No pude inventar estas cosas, y ella está radiante. Me encanta."

"Eso me hace muy feliz."

Elizabeth sonrió. "¿Verdad? A mi también."

"¿Por qué están todos tan felices?" Devyn preguntó, entrando en la sala de estar con una
sonrisa cansada. Era la primera vez que la veían desde que se había encerrado en la rueda
y negociaba, o lo que fuera que hacía durante sus horas de trabajo.

"De los guardias de seguridad y las floristas ligando," Jill le dijo con naturalidad. "Está de
moda."

Devyn arqueó una ceja mientras se desplomaba en el sofá. "¿Eso es digno de


celebración?"

Jill le arrojó un cojín a su hermana. “Celebración de un pueblo pequeño, sí. Suban a


bordo."

“¿Con pueblos pequeños?” Hizo una mueca. "He estado allí. Lo he hecho.”

"El mayor error que cometiste fue no abrazar este lugar," Jill dijo, con un guiño.

Aparentemente, Dreamer's Bay fue un punto de desacuerdo entre las dos. Elizabeth no
podía imaginar a nadie que no amara a su pueblo. Pero tenía más chismes amistosos que
informar y se volvió hacia Jill. “Y Darlene, la ayudante bibliotecaria, va a regresar a la
escuela para obtener su maestría para que pueda ser la jefa de la biblioteca, y la
salamanquesa en la sala de espera en el consultorio dermatológico del Dr. Piamonte es al

XWPColección: Página y Facebook 79


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

parecer una chica y no un chico como ellos pensaban, lo que ha abierto todo tipo de
problemas de reproducción con la otra salamanquesa, que sigue siendo macho."

"¿Cómo sabes todo eso?" Devyn preguntó, las comisuras de su boca jalándose en
diversión.

Elizabeth se encogió de hombros. “Hago trabajos inusuales para vivir. Estoy en todas
partes durante toda la semana. Además, la gente piensa que soy modesta y habla
libremente delante de mí."

Jill la señaló. "Confían en ti."

"Y deberían." Elizabeth le devolvió el señalar. "Recuerda. No paso ninguna de las cosas
negativas."

"¿Por qué no puedes?" Devyn preguntó, incrédula. “Esa es la parte divertida. Vamos.
Cuéntanos algo malo sobre alguien, Elizabeth. ¿Quién está teniendo una aventura tórrida
con su vecino de al lado? Vive un poco."

Ella se enderezó y se rió por completo ante la idea. Devyn era audaz, eso era seguro.
“Ciertamente no divulgaré ese tipo de chismes vulgares. Además, estoy salvada por el
reloj y necesito apresurarme."

Besó la mejilla de Jill con un sonido cariñoso y se volvió hacia Devyn. "¿Me
acompañas?"

"Sí," Devyn dijo. Se levantó y siguió a Elizabeth al porche delantero.

Una vez que salieron y la puerta se cerró con seguridad detrás de ellas, se volvió hacia
Devyn. “Se trata de Jill. Ella cree que no quieres estar aquí.”

Los ojos de Devyn se agrandaron, la comprensión cruzó sus facciones y suspiró. "No. No
es eso. Quiero estar aquí por ella. Solo ... tengo muchas cosas que están pasando, y mi
hogar está en Filadelfia, y ...” Miró hacia atrás y tragó saliva, recomponiéndose. "¿Ella
dijo eso?"

Elizabeth asintió, sintiendo que la preocupación fruncía sus rasgos. “Y no es


necesariamente asunto mío, excepto que me duele el corazón por ella y por lo que está
pasando, ¿sabes? ¿Y para que se imagine que su hermana no es feliz de entrar en su vida
por un tiempo? Tengo que ser dura.”

Devyn asintió y se frotó la frente. "Tienes razón. Por supuesto que tienes razón. Hablaré
con ella.”

XWPColección: Página y Facebook 80


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No," Elizabeth dijo. "Entonces sabrá que es de lo que estábamos hablando aquí, y todo lo
que digas se sentirá no auténtico."

"No auténtico."

"Correcto." Elizabeth interrumpió y bajó la voz. "Lo mejor que puedes hacer es encontrar
pequeñas formas de demostrárselo."

Devyn la miró como si hubiera hablado otro idioma. “Soy horrible con este tipo de
cosas. Soy una ambiciosa. Me meto de cabeza contra las cosas. No soy sutil. Estoy
orientada a los resultados."

Elizabeth se tomó un momento, sorprendida por la muestra de debilidad de Devyn y el


verdadero remordimiento que irradiaba. "Bueno. Eso es justo. ¿Puedo entonces hacer una
sugerencia?”

"Por favor."

“Pasa tiempo con ella. Quizás encuentres maneras de señalar que está disfrutando ese
momento. Menos preocupación por el trabajo cuando están juntas. Pareces realmente
concentrada en el correo electrónico específicamente. Además, echa menos vistazos a tu
teléfono cada cinco minutos como si se avecinara algo más urgente."

"Bueno, tengo un trabajo en casa," Devyn señaló.

"También tienes uno aquí." Elizabeth colocó delicadamente una mano sobre el hombro de
Devyn.

"Bien," Devyn dijo, cerrando los ojos momentáneamente. “Lo intentaré. Menos teléfono.
Mantenerme presente.”

"Ahí lo tienes. Eso es todo lo que pido. Por Jill.”

"Por Jill." Devyn sacudió la cabeza. "Elizabeth Draper. La improbable voz de la razón.”

Elizabeth jadeó. "¿Improbable? Discúlpame. Más bien como la más probable. Tengo esta
ciudad y a la gente en ella calculada.”

"¿Eso me incluye?" Devyn levantó una ceja, y toda la sección media de Elizabeth se
estrujó.

"Obvio."

XWPColección: Página y Facebook 81


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Obvio? ¿Estamos de vuelta en la escuela secundaria ahora?” Pero lo dijo en broma, y


bromeó con que Elizabeth podía pasar el rato. Ella lo disfrutó, incluso.

"¿Eso significa entonces que debería besar tus populares pies?"

"No, pero tal vez podríamos hablar de mi trasero." Con un guiño, volvió a entrar y dejó a
Elizabeth allí, boquiabierta, incapaz de responder, y no pensar para nada en el trasero
perfectamente formado de Devyn Winters mientras pasaba por la puerta.

Bien, eso acaba de suceder.

Parpadeó y se giró hacia la calle, con las mejillas encendidas y el libido disparado sin
siquiera consultarla.

Sí, tal vez tenía tiempo de buscar una botella de agua antes de dirigirse a su próximo
trabajo. Su boca se había secado inesperadamente.

Capítulo Diez

Ronnie Roo estaba lleno como una lata abollada de sardinas regordetas cuando llegó
Devyn. Ahora que estaba de vuelta en la ciudad, en realidad estaba volviendo a ffrases
como esa. Cómicas y trágicas al mismo tiempo, pero decidió ir con ello.

El olor familiar de los aros de cebolla recién fritos y hamburguesas chisporroteantes la


golpearon en la cara y la transportaron en el tiempo. Años atrás, ella y sus amigas habían
patrocinado a Roo's, la descuidada y maravillosa hamburguesería, después de todos y
cada uno de los partidos de fútbol, todavía en uniforme y muy animadas en sus
engreimientos juveniles. Fueron buenos días, aunque un poco atrofiados en el
departamento de profundidad. Se había sentido feliz y confinada al mismo tiempo en
aquel entonces, preguntándose sobre el gran mundo más allá de su ciudad.

Siempre había sido una aventurera de corazón. Pero Roo’s fue un espectáculo bienvenido
esa noche. Sonrió y observó la estancia. Las paredes desastrosas no habían cambiado. Las
placas de matrícula, las señales de tráfico, las cañas de pescar, las tazas de café, los
instrumentos musicales, los equipos agrícolas y las imágenes de las cuatro celebridades
que habían pasado por la ciudad se unieron en una serie de entrañables collages que
flanqueaban la habitación.

XWPColección: Página y Facebook 82


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Echó un vistazo al bullicioso comedor hasta que sus ojos se posaron en la mesa de
mujeres cerca de la barra, sentadas alrededor de una superficie elevada. Se giraron cuando
ella se acercó, rompiendo en una sonrisa idéntica en cuatro direcciones.

Cricket fue la primera en llamar a Devyn. Había subido unos once kilos a lo largo de los
años, pero aún se veía tan glamorosa como siempre con su cabello rojizo recogido sobre
su cabeza como una columna de humo suave y fluida. Devyn miró su escote abierto y
parpadeó. Hola. También lo había hecho con las chicas. Quizás dos veces.

"Bueno, mira quién acaba de entrar a Roo’s, luciendo increíble y exitosa," Cricket dijo en
voz alta. Varias mesas cercanas se volvieron y sonrieron. Reconoció a la Sra. Hudson de
la lavandería y asintió con la cabeza a modo de saludo, antes de volverse hacia Cricket.

"Cállate y dame un abrazo," Devyn le dijo. Jaló de Cricket en un fuerte abrazo con un
solo brazo y se volvió hacia Lisa, de quien había escuchado que ahora era una consultora
de Mary Kay. Tenía sentido, ya que su maquillaje siempre había sido la perfección. “Me
alegro de verte, Lees. Ha pasado mucho tiempo."

"Nos preguntamos cuándo volverías a la pequeña y vieja Bay." Frunció el ceño. “Lamento
las circunstancias que tuvieran que ser lo que son. Nos entristeció enterarnos."

"Yo también. Pero a Jill le va mejor cada día. Poco a poco se está recuperando.” De
hecho, después de algunos consejos de su instructor de fisioterapia, Jill se sintió lo
suficientemente segura como para pasar la noche sola, liberando a Devyn para reunirse
con sus viejas amigas. Fue un gran paso para Jill, pero Devyn se aseguraría de enviarle
mensajes varias veces durante la noche para asegurarse de que estaba bien.

"Nos alegramos de escuchar eso," Lisa dijo, en un tono bajo y una mano emotiva en su
corazón. "Dios la bendiga, ella ha pasado por mucho."

Coco, la bajita y la de las agallas del grupo que solía estar arriba en sus pirámides de
porristas, saltó de su taburete, ofreció un saludo y agarró a Devyn por la cintura para un
juguetón abrazo de oso. "No has perdido tu fuerza," Devyn dijo con una sonrisa,
abrazando a su vieja amiga mientras se movía de lado a lado. Cuando la soltó, Coco
sacudió su cabello oscuro hasta los hombros y flexionó los brazos. “CrossFit cuatro veces
a la semana, inspirado en dos hijos y un divorcio desastroso. Trabajando para volver a la
silla de citas y pensar en ese allí.” Asintió con la cabeza a un chico rubio con una camisa
Armani en el bar, tomando una cerveza. Muy probablemente un turista. Muy pocos
lugareños usaban Armani en una ciudad costera.

Devyn le guiñó un ojo. "Tengo fe en tu regreso."

XWPColección: Página y Facebook 83


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Heather fue la última en saludarla. Siempre la más bella y crítica del grupo, le dio a
Devyn un tranquilo vistazo. "Te ves bien," dijo con cautela, mientras se abrazaban, nunca
era de las que soltaba demasiados cumplidos. A los ojos de Heather, hacerlo la hacía
renunciar al control. Lo había confesado eso de pequeña. Las cosas aparentemente no
habían cambiado.

"Lo aprecio. Tú también,” Devyn dijo. El cabello rubio oscuro de Heather era un poco
más largo de lo habitual para una mujer mayor de veintidós años, pero Heather lo llevaba
bien. Ella todavía se veía genial. El chico del bar de Coco le echó una mirada a Heather, y
ella sonrió con recato y se giró. La misma vieja Heather.

Una amiga en tu cara y robándote al novio al minuto siguiente. Coco no parecía darse
cuenta.

"Siéntate, siéntate," Cricket dijo, jalando una silla en su mesa.

"¿Qué te sirvo?" El camarero preguntó. Devyn examinó a los cuatro Zinfandels rosados
que ya estaban sobre la mesa y sintió la presión de conformarse. ¿Qué era eso? Había
regresado a la ciudad hace unas semanas y ya estaba perdiendo su identidad. Se sentía
inquietantemente familiar y horrible.

"Whisky, solo," le dijo, encontrando su equilibrio. "Del bueno." Él asintió y se alejó,


probablemente para averiguar si incluso tenían whisky. Dreamer's Bay, en su simplicidad,
era más un lugar de cerveza y vino.

"¿Desde cuándo bebes whisky puro?" Cricket preguntó, aparentemente sorprendida e


impresionada.

Devyn sonrió, su amable músculo en su lugar. “Solo algo que adquirí.”

"Muy chica de ciudad tuyo," Lisa dijo, y tomó un sorbo de su vino. "Mi esposo, Len, bebe
whisky cuando su semana ha sido dura."

"Elliot también," Cricket exclamó. “Aunque él prefiere el bourbon. Cuando llega a casa y
se sirve el bourbon, lo sé. Mantenerse alejada."

Devyn resistió la necesidad de hacer una mueca cuando la conversación se centró en los
tres esposos restantes y sus sentimientos sobre el alcohol, los deportes, el cuidado del
césped y la paternidad. Si de alguna manera hubieran regresado a la década de 1960,
deseaba que alguien le hubiera notificado. Diez minutos después, todavía estaban en eso.

XWPColección: Página y Facebook 84


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Elliot no puede soportarlo cuando la gente se cruza por el césped cuando hay una acera
perfectamente buena allí. Lo vuelve loco. Eso hace que se moleste mucho al respecto.”
Ella demostró el resoplido.

"Eso habla sobre la desconsideración," Coco dijo, asintiendo con seriedad junto con la
demostración.

"Len es de la misma manera," Lisa dijo. “Lo que lo pone en marcha es cuando el hombre
de los helados se acerca a las ocho de la noche. ¿Quién necesita un helado una vez que los
niños se acuestan de todos modos?! Negó con la cabeza en solidaridad con Len.

Devyn sonrió suavemente, sintiéndose cada vez más insensible a la conversación. ¿De
esto hablaban realmente estas cuatro? ¿Había sido siempre así? Lo habían hecho, se dio
cuenta. Siempre habían estado locas por los chicos, y aunque ella había seguido el juego,
secretamente había estado soñando con mucho más que enganchar a un hombre y
establecerse. Sin embargo, eso es lo que te hacia esta ciudad. Estas mujeres eran los
ejemplos perfectos y tristes. ¿Qué hay con sus propias esperanzas y sueños?

“¿Qué hay de ti, Dev? Seguimos y seguimos y tú eres más o menos la atracción principal
aquí.”

Ella se tomó su whisky y lo dejó arder. Sacudió la cabeza ligeramente mientras bajaba.
"¿Yo? ¿Qué hay de mí?"

"¿Estás saliendo con alguien?" Heather preguntó, apoyando la barbilla en su palma


casualmente.

"Sí, cómo son los hombres en Filadelfia?" Coco preguntó.

"Los hombres están bien," Devyn dijo, con indiferencia. "Simplemente no salgo con
ellos." Miró las caras y se dio cuenta de que sinceramente sabían muy poco sobre
ella. Bueno, era hora de que supieran. “Soy gay. Lo sabían, ¿verdad?”

Coco parpadeó y Lisa escupió su vino rosado con la mayor discreción posible, pero
Devyn no movió un músculo. Esto no era cosa del otro mundo. Esta era simplemente su
vida, solo que ahora los detalles eran un poco diferentes de lo que habían conocido
anteriormente.

"Escuché un rumor," Cricket dijo. Ajá. Entonces, aparentemente Devyn acababa de


confirmar lo que ya sospechaban. Observó a Cricket recuperarse de su reacción inicial
desinhibida con un estallido festivo de energía. “Bueno, eso es simplemente fantástico.
Realmente emocionante. Necesitábamos una lesbiana en nuestro grupo, y ahora tenemos
una. La diversidad es genial.” Devyn estudió los rostros de las demás, quienes asintieron

XWPColección: Página y Facebook 85


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

entusiasmadas como las inventadas cabezotas de muñecos. ¿Lo hicieron? ¿Habían estado
anhelando una amiga lesbiana todo el tiempo? Ella trató de no sonreír con
condescendencia.

"¿Alguna dama especial?" Cricket preguntó.

"No," dijo, poniendo su vaso sobre la mesa. “He estado viviendo la vida de soltera por un
tiempo ahora. Salgo. Nada demasiado serio. Con mi trabajo no tengo mucho tiempo para
un romance. Quizás algún día, sin embargo.”

"Quizás algún día." Heather asintió como si hubiera vencido a Devyn en algún tipo de
concurso genial, lo cual estuvo bien porque Devyn se dio cuenta de que parecía inmune a
lo que pensara Heather, una gran mejora con respecto a la ocasión en que había usado
zapatos bajos para el baile de la escuela cuando Heather pensó que los tacones habrían
sido la opción más sofisticada. Se había castigado a sí misma por esa decisión durante
meses después, y solo pensar en eso ahora la hacía sentir incómoda.

La mesa cambió de tema para hablar de la subasta de vacaciones, que pareció extraño, ya
que todavía era a finales de la primavera.

Pero tal vez comenzaron temprano en estos días. En medio de la charla sobre catering,
excursiones donadas y artículos para subastas silenciosas que tenían que ser más grandes
este año que el año pasado, los ojos de Devyn recorrieron el restaurante. Luego se
detuvo. Porque parada en la puerta, buscando una mesa, no estaba otra que Elizabeth.
Llevaba unos jeans ajustados con un agujero en la rodilla y una camiseta blanca lisa. Un
atuendo muy básico que parecía demasiado bueno para lo que era. Su cabello castaño
rubio – que todavía no podía decidir cuál era – estaba suelto y un poco despeinado. Se
había preguntado si eso había sido a propósito o un feliz accidente. Negó con la cabeza
ante el interesante personaje que ella era.

“¿Qué te parece, Devyn? ¿A la gente le gustan más los camarones o el filete en una
reunión?” Lisa preguntó, y frunció los labios rojos en anticipación de la respuesta. Eso era
un montón de lápiz labial justo allí.

Ella parpadeó. Repitió la pregunta que se había perdido la primera vez. "Uh ... yo diría
que camarones, pero una combinación no haría daño. Depende del chef.”

"Ella hace un punto válido," Coco dijo, y volvieron a la planificación de su evento. Devyn
retrocedió, localizando a Elizabeth deslizándose en un reservado con un hombre calvo
con bíceps realmente impresionantes.

"Recuerdas a Dexter," Heather dijo, siguiendo su mirada. Luego le indicó al camarero que
sirviera más vino.

XWPColección: Página y Facebook 86


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn entrecerró los ojos y volvió a mirar. “¿Ese es Dexter? ¿Qué demonios le pasó?”

"Una historia de éxito total," Cricket dijo, y se avivó como Scarlett O'Hara en el calor del
día.

"Con labios carnosos para arrancar," Coco agregó. Todas se volvieron hacia ella.

"Lo sabía," Lisa dijo, y sacudió la cabeza. "Lo sabía, zorra descarada."

"¿Qué?" Coco sonrió con orgullo y luego fingió desestimar la atención. "Ahora estoy
soltera. Puedo mezclarme."

Devyn trató de no encogerse externamente ante esa frase. “Entonces, son algo? ¿Dexter y
Elizabeth?”

De alguna manera eso no parecía encajar con ella. Especialmente la forma en que
Elizabeth se había apoyado en su coqueteo inofensivo.

Heather se rió en voz baja. "No."

Cricket se inclinó. "No, Dexter es un hombre de mundo y Elizabeth es gay, aunque en


realidad nunca he visto evidencia de eso."

"No es cierto," Coco dijo. “Ella anda detrás de Thalia desde el pequeño spa como un
cachorro. Es lindo, si no fuera tan triste.”

Lisa levantó un dedo. “Oh, y tuvo una novia hace un par de años. ¿Lo recuerdas? ¿La que
tiene el coche realmente ruidoso que se convirtió en un rugir, rugir, chuga, rugir?”

"Oh, es cierto," Cricket dijo vagamente, como si saboreara algo desagradable que no
podía ubicar. "Y la desafortunada cola de caballo peinada hacia atrás."

"Siempre una cola de caballo con esas chicas," Heather dijo, tomando otro sorbo delicado.

Devyn entrecerró los ojos y se tragó su ofensa ante la afirmación crítica e inexacta.
Algunas batallas no valían la pena. Sus pensamientos volvieron a confirmar que Elizabeth
Draper era gay. Esa era una información completamente útil. Se volvió hacia Elizabeth y
sonrió. Bien por ella. No era fácil ser uno mismo en una pequeña ciudad como esta. Lo
supo de primera mano y había fallado miserablemente.

Aparentemente, Elizabeth había conquistado hace años el miedo de una manera que
Devyn no había podido. De modo que las cosas eran diferentes ahora, claro, pero aún
así. "Me disculpan un momento. Ya vuelvo,” Devyn le dijo a sus amigas, quienes

XWPColección: Página y Facebook 87


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

intercambiaron una mirada de complicidad. La gente gay se estaba reuniendo. Imagina


eso.

Cuando se acercó a la mesa de Elizabeth y Dexter, se estaban riendo de algo en el


teléfono de Dexter. Hubo una leve ligereza en sus bromas, un vibra más cálida de donde
acababa de estar, casi como salir de una incómoda tormenta hacia un rayo de sol. Ella
exhaló y sintió que la tensión se desvanecía.

Elizabeth se giró cuando Devyn llegó a su mesa, y sus ojos verdes se iluminaron. “Devyn,
¿qué demonios? Oye. No esperaba verte en Roo's.”

Ella sintió sus rasgos deslizarse en una sonrisa auténtica. La personalidad no amenazante
de Elizabeth tenía una manera de tranquilizarla instantáneamente. "Hola. No quise
interrumpir.”

"No lo estás," Elizabeth dijo. "Solo somos Dex y yo."

Devyn se encogió de hombros. "Simplemente vi los rostros familiares y pensé en


saludar." Su mirada se movió de Elizabeth a Dexter. “Realmente me alegro de verte
nuevamente, Dexter. Ha pasado un tiempo."

Él sonrió y, sin pausa, se levantó y le ofreció un abrazo amistoso. “Me alegro de verte de
vuelta en la ciudad. Oye, quieres unirte a nosotros?” Se deslizó, haciendo espacio en el
reservado.

Devyn miró a sus amigas en la barra. La idea de regresar con ellas no era una prioridad en
su lista, aunque era una responsabilidad social inevitable. “No, no puedo. Están teniendo
una agradable comida."

"Lo que ocurre al menos varias noches a la semana," Elizabeth le informó. “Somos una
pareja poco convencional. Tenemos una tercera compañía, pero ahora está casada con un
hijo y ahora mismo en casa."

"De verdad. Huh. Parece que hay muchas mujeres en tu vida,” ella le dijo a Dexter con
una sonrisa juguetona.

Él se arremangó la manga para mostrar un tatuaje en su antebrazo que decía Bendito. "Es
lo que es."

"¿Estás segura?" Elizabeth le preguntó. “Nos encantaría que te nos unieras. Puedes
compartir nuestra pila de aros de cebolla. Es por eso que venimos aquí.”

XWPColección: Página y Facebook 88


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Una pila de aros de cebolla es difícil dejar pasar por alto." No hubiera esperado querer
escuchar sobre el día de los trabajos inusuales de Elizabeth y los chismes ‘solo positivos’
del terreno, pero aquí estaba, deseando tener la noche libre para una pila de cebolla y solo
eso. Aparentemente la bicho raro alegre se había abierto camino en la entrañable
lista. ¿Cómo había sucedido eso? "No puedo, pero te aceptaré en otra noche."

Elizabeth siguió su mirada hacia la barra y el reconocimiento se asentó. "Oh. Es tu


pandilla completa. ¿Una reunión de grupo?” Lo dijo con delicadeza, como si la idea no la
emocionara pero tampoco quería ser obvia. Devyn no la culpó. Ella vio cómo su grupo
debió mirar a los demás, entonces y ahora, y retroactivamente odiaba a su yo más joven
por eso.

Devyn se movió con inquietud, ahora consciente del hecho de que no necesariamente
quería ser relacionada con las mujeres que solían ser sus mejores amigas. “Sí, solo
poniéndome al día, como dicen. Realmente no nos mantenemos en contacto."

Dexter levantó su cerveza y ofreció una sonrisa perezosa. "Envíales mis mejores saludos a
las damas."

"Lo haré. A ellas les encantará. Créeme."

Devyn le sonrió por última vez a Elizabeth, asintió y se despidió. Una última mirada
sobre su hombro mostró al dúo de vuelta a cualquier conversación divertida que hubiera
interrumpido.

"¿Viste los zapatos de Melinda Masters en el desayuno de panqueques de los bomberos el


pasado fin de semana?"

Cricket le estaba preguntando a la mesa cuando regresó Devyn. "Horrendos. Estaba


avergonzado por ella y toda su familia extendida."

Heather se rió en voz baja. "No solo los vi, sino que tomé una foto para que todas nunca
pudiéramos olvidarlos." Localizó dicha foto y la giró para que todas en la mesa pudieran
verla boquiabiertas. Los zapatos no eran tan horribles, y ahora Devyn tenía claro que estas
mujeres estaban buscando cualquier evidencia de que pudieran ser superiores a las
demás. Ella se encogió internamente y se preparó para una noche de juicio malicioso. No
muy lejos, una mesa más amable con una pila de aros de cebolla ofrecía una buena
distracción. La vista tampoco era mala. Echó un vistazo a Elizabeth con esa simple
camiseta blanca que era todo menos eso, y ahogó una sonrisa. No, no es una mala vista en
absoluto.

XWPColección: Página y Facebook 89


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

"¿A qué hora necesito salir a la carretera?" Dexter preguntó, y alcanzó uno de los
increíbles aros de cebolla.

Elizabeth miró su reloj, recordando su intercambio de mensajes con Thalia. “Ella dijo que
me encontraría aquí para tomar algo a las nueve. Así que tal vez debería liberarme a las
ocho cuarenta y cinco.”

"Eso me da unos minutos más para devorar a estos chicos malos," dijo, mojando uno de
los aros en la salsa especial que le encantaba a Elizabeth. Ronnie Jr., el jefe de cocina, lo
estaba matando en estos días.

"¿Recuerdas tu plan para esta noche?" Él le preguntó, en modo entrenador ahora.

Elizabeth suspiró. “Solo ser yo misma y no dejarme atrapar por la emoción de lo que
podría ser. Thalia es ... Thalia.”

"¿Y?"

"Dejarla que sea la que me persiga para variar." Miró hacia abajo hacia su atuendo. “Lo
mantuve completamente informal esta noche por esa misma razón. No quería parecer que
me estaba esforzando demasiado."

"Excelente. De eso es de lo que estoy hablando.” Él se tomó el resto de su cerveza y se


levantó, flexionando sus brazos tradicionalmente. Varias mujeres de las mesas cercanas se
giraron al unísono. Elizabeth sonrió hacia su regazo. Él realmente tenía un efecto
divertido en las damas.

“Que tengas buenas noches, Dex, mi buen amigo. ¿Vas a ver a Misty?”

Él sonrió grande y audaz, lo que le dijo todo lo que necesitaba saber. Él estaba interesado
en esta nueva chica, y ella estaba presenciando a un nuevo Dexter. Se frotó la barbilla.
"La perspectiva es buena."

“Esperaba que dijeras eso. Me gusta cómo brillas cuando digo su nombre.”

"No." Él dejó caer su mano en señal de protesta. "Los tipos no brillan."

"Ellos también lo hacen."

Él exhaló. "Bien. Quizás lo hago. ¿Que sé yo? No me reconozco, así que todo es posible.”
Él la señaló. "Pórtate bien contigo misma."

XWPColección: Página y Facebook 90


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Estoy en eso," ella dijo, a la figura de él yéndose.

Ahora sola, se reclinó en el reservado y miró su reloj. Quince minutos para que llegue
Thalia.

Debería averiguar qué bebida pediría, imaginando que probablemente dijera algo sobre
ella. No le gustaba preocuparse tanto por como parecía por la forma en que Thalia la veía,
pero algunas cosas son mejor aceptadas. Elizabeth hojeó las páginas, admirando las fotos
de varios cócteles de los que sabía muy poco. Sí, algo más sofisticado que su IPA (Marca
de cerveza) seguramente establecería el tono correcto para ‘Realmente quieres conocerme
mejor. No soy una completa tonta.’ Volteó el pequeño folleto a la contraportada y miró un
martini con un trío de aceitunas en un palillo.

¿Verías eso? Ella podría ser Bond. Elizabeth Bond. Perfecto, porque Elizabeth Bond
podría ser sexy sin esforzarse demasiado. Sonreiría en todos los momentos adecuados,
pero no demasiado, y sabría cómo sacudirse el cabello con apenas un gesto. Sintiéndose
inspirada, levantó la mano hacia Irene, la mesera y la asistente de la biblioteca a tiempo
parcial.

"¿Has pensado en algo que te gustaría, Liz?" Irene le preguntó. Ella se veía súper linda
hoy.

“¿Te pusiste reflejos?” Ella preguntó.

Irene sonrió y se tocó ligeramente su cabeza. "Eres la única persona que se ha dado
cuenta."

"Se ven geniales. No solo lo digo por decir. Tienes algo padre completamente nuevo en
ti.”

Irene sonrió y le dio las gracias, aún sonrojada, y Elizabeth se alegró de haberse tomado el
tiempo para decir algo. Volviendo al asunto, señaló la foto en el reverso del folleto.
“Tomaré uno de estos, por favor. Un martini.” Incluso se sintió un poco elegante al
decirlo.

"Es impropio de ti."

Le dio una mirada con los ojos muy abiertos, de puedes creerlo? "Lo sé. Estoy intentando
algo nuevo.”

"Estoy impresionada. ¿Vodka o ginebra?”

Oh, esto se estaba volviendo más difícil. "Lo que sea que la casa recomiende."

XWPColección: Página y Facebook 91


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Hacemos un buen martín de vodka. ¿Qué marca preferirías?”

Ella sabía muy poco. "Um ... tomaré el que tiene el pájaro a un lado."

Irene asintió, aparentemente impresionada con su elección. Esto iba bien. El martini y tres
aceitunas sofisticadas llegaron unos minutos después y tomó un sorbo preliminar para
adaptarse y disfrutar. Vaya. De acuerdo. Esto no era ... cerveza. O incluso vino, el primo
mucho más aburrido que la cerveza. Demonios, ni siquiera era como el whisky básico que
guardaba en su camioneta para ocasiones especiales, como la adopción de Scout.

Después de un segundo sorbo, se hundió en la derrota ante su intento fallido de vincularse


con este cóctel de sabor horrible. Al menos venía con un aperitivo. El único problema era
que si comía esas aceitunas ahora, su bebida se vería lamentablemente simple y mucho
menos como la bebida de la Sra. Elizabeth Bond cuando llegara Thalia.

Tomó otro sorbo y resistió el impulso de deslizarlo debajo de la mesa con desdén. En
cambio, dejó que su mirada se desviara hacia la barra. Podía observar a la gente hasta que
Thalia llegara, lo que definitivamente no tardaría mucho.

A estas alturas, ya estaba demorada ocho minutos. Al otro lado de la habitación, Cricket
estaba diciendo algo animadamente a las otras miembros de las porristas – sí,
aparentemente todavía las consideraba como porristas y probablemente siempre lo
haría. Coco gritó en respuesta y Heather, la más mala de todas, negó con la cabeza y
sonrió suavemente. Devyn miró su bebida, que era mucho más fuerte que incluso la de
Elizabeth. ¿Algún tipo de whisky, tal vez? Fue agradable verla salir y tomarse un
momento para ella. Había estado tan presente para Jill desde su conversación, y eso se
notaba en el comportamiento de Jill.

Devyn merecía un momento ... incluso si esas eran, lamentablemente, las amigas con las
que decidió pasarlo.

Pasaron otros diez minutos.

Luego otros.

Elizabeth trató de dejar de mirar la puerta. Quizás debería irse. Dar por terminada la
noche. Obviamente algo había surgido en el mundo de Thalia, y eso estaba bien. Se sentía
un poco cansada de todos modos. Pero entonces, justo cuando Elizabeth estaba parada al
lado de su reservado, lista para dejar algo de efectivo y marcharse, allí estaba ella.

Thalia Perkins, a quien a menudo llamaba por su nombre y apellido en su cabeza. El


cabello negro azabache se deslizó hacia un lado y una mirada en su rostro que decía que

XWPColección: Página y Facebook 92


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

estaba feliz de estar allí. Se sintió un poco como si el mundo se moviera en cámara
lenta. Elizabeth sonrió y saludó.

Pero espera, Thalia no estaba sola. Había una mujer con ella, una pelirroja con un montón
de delineador, susurrando en su oído, y un hombre con varios tatuajes y un piercing en la
nariz parado junto a ella. No eran lugareños.

Elizabeth volvió a saludar, esta vez con menos entusiasmo. Bien, entonces esta noche no
incluiría estar a solas después de todo. Pero eso estaba bien. Podrían hacerlo en otro
momento, ¿verdad?

Thalia la vio y se dirigió a la mesa. "Hola, allí," dijo, deslizándose dentro del
reservado. Frunció sus labios muy brillantes. Ella los tenía buenos.

"Hola," Elizabeth dijo, tal vez con demasiado entusiasmo. Debería trabajar en eso. La Sra.
Bond debería ser más fría y distante. Se obligó a relajarse contra el cojín del
reservado. Eso debería ayudar. Observó a los dos nuevos individuos tomar sus lugares. El
tipo al lado de Elizabeth y la pelirroja al lado de Thalia. Demasiado cerca de Thalia, si le
preguntaban.

"Traje a Skeet y Mode conmigo."

Ella parpadeó. "¿Skeet y Mode?"

La pelirroja levantó la mano. "Mode. Encantada de conocerte. Skeet y yo, regresamos con
esta.” Señaló con el pulgar hacia Thalia.

Thalia asintió y miró alrededor de la habitación como haciendo un balance. "Escuela de


masajes," dijo, volviendo a Elizabeth, luego pareció notarla por primera vez. “Me gusta
esa camisa. Es adorable en su inocencia infantil.”

"Me recuerda a épocas pasadas," Mode dijo sabiamente. "Me encanta tu espíritu juvenil."

"¿El mío? Oh, gracias.” Elizabeth sonrió, no muy segura de dónde provenía ese
comentario. "En cuanto a la camisa, mi amiga KC y yo la encontramos en – "

"¿Tienen un personal aquí o qué?" Skeet preguntó con desdén, dejando caer la palma de
la mano sobre la mesa con un ruido sordo.

"¿Podrías relajarte y encontrar tu Zen?" Thalia preguntó, sacudiendo la cabeza


molesta. "Estoy hablando con mi amiga, Elizabeth."

"Es linda y dulce," Mode dijo. "Tenías razón."

XWPColección: Página y Facebook 93


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth no estaba segura de si sentirse halagada o desconcertada porque estaban


hablando de ella como si no estuviera presente. Se centró en lo positivo. “Bueno, eso es
muy amable de tu parte. Gracias.” Se volvió hacia Skeet. “Irene es nuestro mesera. Ella
regresará en un momento. Está dejando la comida justo allí.” Tomó un sorbo del
martini. No. Aún era horrible “¿Cómo estuvieron los negocios hoy?” Le preguntó a
Thalia.

"Tres masajes terapéuticos y dos tratamientos faciales." Thalia apretó los labios y estudió
la habitación de nuevo. "No está mal para una pequeña ciudad de Estados Unidos."

"No puedo creer que termines en un lugar como este," Mode dijo. "Siempre imaginé que
abrirías una tienda en Austin o San Francisco."

"Hay algo muy emocionante en Bay," Thalia dijo. "Me gusta su onda."

Elizabeth sonrió. "Realmente hay algo especial aquí."

Mode asintió. Skeet lo fulminó con la mirada.

"Bueno ... bien. Realmente deberíamos ponernos en marcha.” Thalia se levantó y le dio a
Elizabeth su sonrisa matadora, la que a menudo la dejaba en un charco. No esta noche.

Elizabeth frunció el ceño, sin comprender. "Pero acabas de llegar." Señaló. "Skeet estaba
a punto de pedir una bebida."

“Estos muchachos viajaron hoy y tenemos una lectura de cartas con un adivino a las
diez. Pero quiero que nos reunamos pronto, de acuerdo? Necesitamos un tiempo a
solas. Eres linda,” dijo, tocando la barbilla de Elizabeth al pasar. Skeet y Mode le pisaban
los talones.

"Pero ..." Elizabeth se volvió y los vio irse, confundida, decepcionada y sola con un
martini que ni siquiera le gustaba. "Eso no salió según lo planeado," le susurró a la mesa
vacía. Deslizó el cóctel ofensivo lejos de ella, agarró su bolso y salió. Escuchó risas
femeninas en la barra a su izquierda cuando salió del restaurante y echó un último vistazo
hacia la mesa de las ex porristas. Al menos las personas más buscadas del mundo se
estaban divirtiendo.

Aparentemente, nada había cambiado.

XWPColección: Página y Facebook 94


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Once

Dios mío, finalmente se había terminado. La noche había sido difícil, pero Devyn lo había
superado de algún modo, asintió y sonrió en todos los lugares correctos con sus viejas
amigas, hasta que finalmente logró sacar unos bostezos bien colocados y escapar. Dado el
papel de cuidadora que había asumido para Jill, las otras mujeres rápidamente asintieron
con simpatía cuando ella insistió en que era hora de irse.

Finalmente, capaz de respirar de nuevo, condujo por las calles ahora tranquilas de
Dreamer's Bay en su camino de regreso a la casa de Jill. Con las ventanillas abiertas y la
radio sonando suavemente, se ordenó relajarse. Estar de vuelta en Bay entre todas sus
viejas amigas fue un viaje mental, y no uno divertido. A solas ahora, saboreaba la
tranquilidad y la libertad que provenía de desconectarse de su computadora portátil. Su
teléfono también estaba guardado de forma segura en su bolsillo trasero. Una inhalación.
Una exhalación. Soltó el sonido de la charla cada vez más estridente de sus amigas y lo
reemplazó con el sonido del crujir de las hojas y el croar de las ranas. El ejercicio
comenzó a funcionar. Giró hacia la calle residencial que conducía al vecindario de Jill y
se detuvo ante la mujer que caminaba por la acera. Ella reconoció ese andar desenvuelto.

Elizabeth.

"Esta es la segunda vez en una noche," Devyn dijo a través de la ventanilla abierta,
desacelerando el pequeño auto para que coincida con el paso medido de Elizabeth.

“Ese es un auto pequeño,” Elizabeth dijo, con una sonrisa interesante, mientras caminaba.
"Te queda bien."

Devyn se resistió, mortalmente herida. “No es así. En absoluto. Nunca digas eso otra
vez.” Sacudió la cabeza. "Este auto no se parece en nada a mí, quiero que lo sepas."

"Si tú lo dices." Elizabeth se metió las manos en los bolsillos de sus jeans. La noche era
agradable pero todavía un poco fría.

"¿Puedo ofrecerte un aventón en el coche más pequeño del planeta?"

"No, gracias. Me encanta caminar de noche.” Levantó la vista hacia los árboles como si
estuviera reconociendo amigos. “Es por eso que rara vez llevo mi camioneta a los lugares.
Eso, y que puedo tomarme una tercera cerveza.”

Devyn movió sus labios a un lado. "No te habría considerado una bebedora de cerveza."

"¿No?" Elizabeth le preguntó. "¿Cómo me habrías considerado?"

XWPColección: Página y Facebook 95


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Tal vez algo colorido y helado."

Elizabeth puso una mano sobre su corazón. Su mandíbula cayó de lo más horrorizada. “Te
haré saber que no solo disfruto una buena cerveza, sino que puedo hablar en detalle sobre
las características del sabor. Dame una buena IPA y estoy perdida.” Se suavizó. “Pero
bueno, ocasionalmente me permito una margarita si es lo suficientemente afrutada. La
afrutada es festivo.”

Devyn sonrió. “Tienes fuertes opiniones sobre el tema. Te vi con un martini antes.”

Ella se veía horrorizada. “Un completo error. No tengo idea de por qué la gente disfruta
de esas cosas. ¿Tu si?" No esperó una respuesta. “Parece un castigo cruel. Incluso las
aceitunas sabían a vodka. Es una pena."

“Bueno, funcionan más rápido que la cerveza, por ejemplo. Me las permito de vez en
cuando.”

"Ofrezco mis sinceras condolencias."

Devyn se echó a reír. "Gracias."

Caminaron y condujeron en silencioso conjunto, del tipo fácil. Los altos árboles se
balanceaban silenciosamente sobre sus cabezas, sus ramas se mezclaban en pacífico
enfatizar. "¿Vas a seguirme todo el camino?" Elizabeth preguntó.

“Solo asegurándome de que Elizabeth Draper, encanto de Dreamer's Bay, llegue a casa
sana y salva. No puede permitir que se secuestre a la joya de la ciudad en esta hora
tardía. Es mi deber cívico."

Elizabeth se rió entre dientes. “Ese tipo de cosas no sucede por aquí. Ya lo sabes.” Por
supuesto que Devyn lo sabía, pero Elizabeth se sentía juguetona, atrevida y yendo con
eso. Después de su fracaso con Thalia, parecía que había muy poco que perder. “Y no
todos piensan en mí como la joya del pueblo. Créeme."

"Bueno, son estúpidos, entonces." Elizabeth parecía que le vendría bien ese cumplido, y
Devyn se preguntó qué había hecho decaer su estado de ánimo desde la última vez que
hablaron. Recordó haberla visto hablando con un nuevo grupo después de que Dexter
salió del restaurante. “¿Quiénes eran los amigos con los que estabas antes? No creo
reconocerlos.”

“Thalia Perkins. Es dueña de la Boutique de Masajes y Spa en First Avenue.”

"¿Cuál es el nombre real?" Devyn preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 96


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Ese es el nombre."

"Creativo."

Eso le valió una leve sonrisa. "Podría ser mejor. Estoy de acuerdo. Los otros dos son sus
amigos de la escuela. No los conozco.”

Devyn tuvo la impresión de que había más en esta cosa de Thalia de lo que Elizabeth
estaba dejando ver. "¿Es ella alguien a quien estás viendo?"

Elizabeth suspiró. "No. Ella es hermosa y sí, tengo un enamoramiento, pero está fuera de
mi alcance."

Se tomó un momento con eso porque era ridículo. "Ella no lo está."

"Es amable de tu parte. Pero ella es una gran cantidad de jalapeños.”

"No sé lo que eso significa, pero solo el nombre de tu negocio es más exitoso que el suyo,
y tu eres mucho más bella." Era cierto. Thalia parecía como que el Botox podría ser su
mejor amigo, y sus ojos eran fríos. Elizabeth era cálida y vivaz. No había comparación, en
lo que respecta a Devyn.

Vio como una sonrisa lenta pero lograda aparecía en la cara de Elizabeth. "No voy a
debatir si es cierto o no, pero gracias por decir eso."

"No hay problema."

“Si está realmente comprometida a llevarme de manera segura a mi puerta principal, está
justo ahí. La tercera a la izquierda.”

Devyn siguió su mirada hacia una casa de un piso en la curva exterior de la calle cerrada
con el camino de entrada curvo. Era justo como se lo había imaginado para
Elizabeth. Alegre, bien cuidada y pintoresca. La casa era de ladrillo blanco con una puerta
de color lavanda pálido y persianas grises. Las flores púrpuras a juego con los centros
amarillos que habían sido arreglados en dos parterres bien cuidados. Podía imaginarse
fácilmente a Elizabeth relajándose con una de sus preciadas IPA en el porche delantero
cubierto, viendo pasar el mundo y saludando a sus vecinos. "Tu casa es bonita," se dijo
tanto como a Elizabeth. "Gran atractivo exterior."

“De una encantadora agente inmobiliario como tu, te agradezco. Me encanta. Una de mis
cosas favoritas en la vida es esa casa.” Se detuvo en medio de ese camino sinuoso y
colocó sus manos en sus caderas. "Sana y salva. Has cumplido tu deber cívico.”

XWPColección: Página y Facebook 97


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn asintió con la cabeza. "Ahora puedo dormir más tranquila." Una pausa. "Que
tengas una buena noche. Me voy para ver si Jill terminó el libro que la dejé leyendo.”

“Confía en mí, lo hizo. De hecho, ha volado a través de ellos esta semana. No puedo
seguir el ritmo. Pasé por la biblioteca esta tarde y le recogí un poco de material
nuevo. Principalmente novelas policiales y biografías. Sus favoritos. Pero lancé un
romance ardiente por si acaso."

Devyn la miró asombrada. “No tenías que hacer eso. Eso no está en la descripción de tu
trabajo.”

Elizabeth caminó hacia el auto de Devyn y se inclinó hacia la ventanilla del lado del
pasajero, descansando sobre sus antebrazos. “¿Cuándo vas a descubrir que no estoy
motivada por el efectivo? Créeme, si lo fuera, tendría mucho más.” Hizo un gesto detrás
de ella con la barbilla. "Esa casa no se terminara de pagar hasta que yo tenga ciento
ochenta y tres años." Se encogió de hombros. "No me molesta."

Devyn se tragó la culpa que se apoderó de la suposición. “Eres una buena persona, lo
sabías? Un poco rara. Probablemente demasiado alegre. Pero buena."

Elizabeth golpeó dos veces el auto y se enderezó. “Sonidos raros, alegres y buenos como
un combo equilibrado con el que puedo vivir. Me gusta.” Retrocedió unos pasos justo
cuando el viento levantaba su cabello. Devyn contuvo el aliento y su estómago se
revolvió incómodamente. “Buenas noches, Devyn. Te veo en la mañana."

"Sí," dijo distraídamente y vio a Elizabeth dirigirse por el camino y deslizarse detrás de la
puerta lavanda, un poco sorprendida por lo increíblemente atractiva que Elizabeth parecía
ahora. Pero ella debe haber sido siempre bella. ¿Por qué Devyn acababa de notar
realmente la magnitud? Debido a que has tenido tu cara metida en tu computadora
portátil o tu oído en tu teléfono en cada momento libre de todos los días últimamente, su
cerebro le suministró. Miró fijamente la casa, sacudió la cabeza con desconcierto y siguió
conduciendo.

Lo que había comenzado como una noche bastante pésima acababa de terminar en un
intercambio refrescante. Sonrió hacia el camino, a los otros autos, al follaje a lo largo del
camino y al agua ondulante en la distancia.

Devyn ya no quería andar por la vida con vendas en los ojos. Casi había perdido a la
persona más importante para ella en el mundo, pero no lo hizo. La llamada de atención
había sido rápida y sorprendente. Tenía una opción delante de ella. Podría ser como las
Crickets del mundo y preocuparse por cosas insignificantes como la ropa, el dinero, el
éxito y la condición social, o podría ser más como Elizabeth Draper y gustarle otras

XWPColección: Página y Facebook 98


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

personas y a las sencillas puertas de color lavanda. ¿Quién quería ser en este mundo? Esa
era la pregunta.

Cuando se quedó dormida esa noche, sus pensamientos se movieron hacia una mujer con
ojos verdes, una sonrisa suave y cabello de muchos tonos sutiles, y justo allí, supo la
respuesta a la pregunta.

Como Elizabeth, pensó. Ser más como Elizabeth.

Capítulo Doce

“Joaquín, te digo que si a ella le gusta el 22D, le encantará el penthouse. Espacio privado
al aire libre durante días y una vista deslumbrante que vale mucho más de lo que
pides. Además, si es una artista, el concepto abierto de trescientos treinta y cuatro m2 que
viene con ese cachorro va a golpear sus malditos calcetines apagado. ¿Mi
recomendación? Trabaja con tu cliente en su presupuesto y muéstrale hoy el departamento
del penthouse."

Una pausa. Elizabeth sonrió mientras escuchaba. Era mediodía de un Miércoles. Ya había
caminado con Hank, ayudó a cargar una camioneta llena de flores para Laurel, la
propietaria de Florería Laurel, y pasó el resto de la mañana con Jill, que se fortalecía cada
día. Ahora era hora de que le pasara la batuta de cuidadora a Devyn y volviera a sus
responsabilidades a On the Spot. Primero era una clase de baile de salón con Gavin
Henry, quien había pedido que alguien sustituyera a su esposa, lo que le permitió
sorprenderla con sus movimientos de baile a finales de ese mes. Después, recogería a Trip
Upworth, de seis años de la guardería y lo llevaría de regreso a su madre, Greta, quien
tenía una cita médica a la cual asistir. Eso sería divertido. Ella y Trip podían cantar en el
auto como siempre lo hacían. Y luego tal vez una noche tranquila en casa con una cerveza
y algunas de sus repeticiones de programas de juegos favoritos.

Pero por ahora, se tomó un momento para simplemente mirar a Devyn, quien hablaba con
sus manos sobre llamadas de negocios a pesar de que la persona del otro lado nunca lo
sabría. Ella venía con mucha pasión por su trabajo; una fiera.

"Creo que todos estamos en la misma página," Devyn le dijo al tipo Joaquín. "Vamos a
llevarla a ver el espacio y cerrar este trato." Se puso de pie y colocó su mano libre sobre
su cabeza. Elizabeth rodó los hombros ante el inesperado estremecimiento que
provocó. No podía negarlo. Devyn era atractiva. Hermosa, sofisticada y segura, aunque
seguía siendo un misterio para ella en muchos sentidos. Era ahora una persona diferente
de la que había sido en la escuela secundaria? Estaba empezando a pensar que tal

XWPColección: Página y Facebook 99


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

vez. Devyn comenzó a gesticular nuevamente, y Elizabeth se relajó contra el marco de la


puerta para mirar y derretirse. Era una mujer displicente, ¿no?

Destinada al infierno en una canasta de deseo y más lujuria que honestamente había
estallado recientemente y con sorprendente vigor. La palabra vigor provocó más
pensamientos indecentes. Cerró los ojos y se estabilizó momentáneamente, moviéndose
para que sus jeans no se apretaran tan ... incómodamente.

“Te lo juro, va a ser una combinación celestial y vas a entregar una costosa botella de
champán en mi oficina por esa hermosa comisión que se te presentará. Probablemente le
pondrás a tu hijo mi nombre. Será glorioso.” Una pausa. "No, entiendo. ¿Alguna vez te he
dirigido mal?” Otra pausa. "Exactamente. Nos hablamos pronto. Mis saludos a Camilla."

Devyn colgó la llamada y se volvió, trastabilló y agarró su corazón. "Diablos. ¿Cuánto


tiempo llevas allí parada?”

"Diablos. Unos tres minutos y medio. Te estaba escuchando negociar como una jefa.”

"¿Y?" Devyn exhaló lentamente, encontrando su proverbial equilibrio nuevamente.

“Diría que eres muy buena en eso. ¿Lo eres, no es así? Puedes decir que sí.”

La comisura de la boca de Devyn se estiró. "Mucha gente piensa que sí."

"Estoy más interesada en lo que tu piensas."

Devyn no dudó. Una sonrisa fácil se deslizó por su rostro. “Creo que soy muy buena en
mi trabajo. Solo que es difícil hacerlo de forma remota.”

Elizabeth entró más en la habitación y señaló el escritorio donde todo había caído. “Tengo
evidencia que dice lo contrario. Me vendiste en ese penthouse ahora mismo, y ni siquiera
estoy en el mercado buscando uno.”

"Entonces enviaré la documentación de inmediato," Devyn dijo.

"En cuanto a trabajar de forma remota, tal vez deberías mudarte a Bay y descubrirlo
oficialmente." ¿Por qué diablos salió eso de su boca? Sus ojos se cerraron mientras
intentaba recuperarse.

Devyn, sin embargo, pareció darse cuenta, ya que se rió de su sugerencia y comenzó a
apilar las carpetas de archivos en el escritorio.

XWPColección: Página y Facebook 100


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Qué? Lo digo en serio. ¿Quién no querría lo mejor de ambos mundos? El encanto de


una ciudad pequeña. El trabajo de la gran ciudad. A mí me parece increíble."

"No estoy segura de que sobreviviría a eso," Devyn dijo rotundamente. El sentimiento
dolió, porque fue un golpe del lugar que más amaba, y Elizabeth tuvo dificultades para
dejarlo pasar. De hecho, no. No iba a hacerlo.

Avanzó hacia Devyn, quien se enderezó y apagó su computadora portátil. "¿Qué tiene
este lugar que odias tanto?"

"No odio aquí."

"Emites esa vibra."

Devyn suspiró y se reclinó contra el escritorio. “Bueno, por un lado, no ocurre


mucho. Jamás."

La mandíbula de Elizabeth cayó. “¿De qué estás hablando ahora? Tenemos la subasta
silenciosa pronto, y el yoga caprino acaba de comenzar en las afueras de la
ciudad. Cabra. Yoga."

"Bueno, me tienes allí," Devyn dijo sarcásticamente.

"¿Qué más es un problema para ti?"

Devyn inclinó la cabeza de lado a lado. “En mi experiencia, las personas aquí están
enfocadas en láser entre sí. Son quisquillosos. Escudriñan y encuentran fallas.”

Algo se le ocurrió a Elizabeth en ese momento. Como una bombilla realmente


informativa, entendió una de las razones por las que Devyn podría tener un mal sabor de
boca en lo que respecta a Dreamer's Bay.

"Lo estás haciendo mal," dijo. “Eso es total y completamente. Piénsalo."

"Está bien, pero no te estoy entendiendo."

Elizabeth colocó un mechón de cabello detrás de su oreja, su mente se disparó. "¿La


mayoría de tus experiencias han sucedido junto con quién?"

Devyn la miró confundida, sin encontrar la respuesta lo suficientemente rápido para


Elizabeth.

XWPColección: Página y Facebook 101


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Con Cricket y Heather y esas otras chicas de la escuela, que son horribles." Al oírse decir
eso en voz alta, rápidamente se cubrió la boca. “En realidad no quise decir eso. No son
horribles, son ... no tan agradables como podrían ser. En el esquema de las cosas. Es
probable que tengan buenas intenciones.”

"No, son horribles," Devyn dijo, dividiendo su atención entre Elizabeth y una carpeta de
archivos en la mano. "La semana pasada en Roo más o menos lo confirmó."

"Está bien," Elizabeth dijo, funcionando con la nueva opinión. "Entonces, tal vez toda tu
experiencia fue coloreada un poco por la compañía que mantuviste tiempo atrás?" Se
encogió de hombros en cámara lenta. "¿Solo tal vez?"

Devyn se encontró con su mirada. “Supongo que existe una posibilidad externa de que
equipare Dreamer's Bay con mi experiencia adolescente, que fue, sin duda, bastante
superficial y llena de juicio. ¿El resultado final? El ignorar quién era por años.”

"Ouch," Elizabeth dijo, haciendo una mueca. Eso sonó horrible y bastante difícil de
recuperar.

Devyn levantó un dedo. “Y seamos claros, puedo aceptar mi parte de la culpa. Yo no era
una maravilla."

"Entonces quizás necesites ver este lugar con nuevos ojos."

"¿Y de quién podrían ser esos?"

"Los míos."

Devyn detuvo su lectura de lo que había en esa carpeta y se encontró con la mirada de
Elizabeth. Sus ojos color avellana brillaban con interés. "Los tuyos, ¿eh?"

Elizabeth la señaló. "Te mostraré Bay en toda su gloria."

¿Esta ciudad es una chica?”

"Sí, sí, lo es, y ella es increíble, y lo verás, y la extrañarás desesperadamente cuando


vuelvas a casa. Pero al menos lo sabrás.”

Devyn la miró con la expresión más ilegible en su rostro. ¿Había dicho algo
completamente estúpido? No sería del todo distinto a ella, pero mantuvo su
ofrecimiento. "¿Por qué me miras así?"

XWPColección: Página y Facebook 102


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn sacudió la cabeza. “Simplemente tienes muchos sentimientos sobre el tema. Toda
tu cara se iluminó y adquirió esta calidad animada. Yo era... algo para admirar."

"Oh." Se produjo una pausa y simplemente se miraron la una a la otra. El momento fue
pesado, y le recordó a uno de su pasado que no podía identificar. "A veces puedo
ponerme en marcha," dijo en voz baja. "Soy entusiasta."

"Oh, lo sé, Srta. Disfraz de Gallina."

"Señora."

"¿Disculpa?"

Elizabeth hizo un gesto hacia atrás para hacer referencia a la mención anterior. “La
gallina está casada y vive en el medio oeste. Tengo toda una historia de fondo para ella,
pero no te aburriré con los detalles. Al menos no hoy. Solo sé que hace que el telegrama
se sienta más auténtico si la gallina lo es."

Devyn parecía divertida y confundida a partes iguales. "Eso noté."

“Lo que te diré es que a Jill le tocaron sus medicamentos a las once en punto, e hicimos
nuestro entrenamiento matutino de Celine Dion, y ahora tengo que correr, así que tú estás
a cargo. ¿Entiendes?"

“Estoy sobre eso. ¿Cómo está su ánimo esta mañana?”

Elizabeth consideró la pregunta. “Manteniéndose fuerte. Tiene más movilidad ahora que
usa el bastón, y creo que eso le da una sensación de independencia."

“También me di cuenta de eso. Ella sonríe más."

"Y canta. Es una estupenda Celine Dion.” Elizabeth se rió y reflexionó sobre la
conversación.

Ella se inclinó. "Te das cuenta de que somos como un par de padres que comparan notas
sobre nuestro hijo."

"Lo somos." Devyn se echó a reír y sacudió la cabeza. “Hacemos un buen equipo. Tú el
feliz rayo de sol y yo, la motivadora demasiado ambiciosa.”

"Entonces, estás libre este fin de semana?" Elizabeth preguntó. Algo la impulsó y no
estaba dispuesta a resistirlo. Había una energía en sus intercambios con Devyn

XWPColección: Página y Facebook 103


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

últimamente que no encontraba con tanta frecuencia. De acuerdo, nunca, y no sabía para
nada lo que significaba, pero sí sabía que ansiaba más.

Devyn parecía pillada desprevenida. "¿Para qué?"

"Relájate," dijo, con una sonrisa. "Simplemente pregunto si puedo mostrarte algunas de
las razones por las que amo este pequeño lugar."

"Oh." Parecía que Devyn estaba reflexionando sobre el ofrecimiento, lo cual era una
tontería, porque qué otra cosa podría tener que hacer que no fuera más trabajo? Lo cual,
seamos honestos, tenía que entrar en el reino de lo aburrido en algún momento. "Sí,
hagámoslo," dijo finalmente.

"Perfecto." Elizabeth salió de la habitación. “Marca el Sábado a última hora de la


tarde. Los otros maestros de cuarto grado están trayendo la cena aquí para Jill, así que ella
estará lista."

Devyn se encontró con su mirada. "¿Qué tengo que perder, cierto?"

***

"Entonces, agrego la crema agria ahora o me espero?" Devyn usó el dorso de su mano
para apartar el mechón de cabello de sus ojos. Llevaba más de una hora trabajando duro
con la receta de sopa de papa de Jill, y el calor de la cacerola la estaba derritiendo. Ya se
había quitado la camisa abotonada que había usado sobre su camiseta negra sin
mangas. Si esto empeoraba, no tenía problemas para cocinar esta sopa en sostén. Jill solo
tendría que lidiar con eso.

"No," Jill dijo, desde su lugar en la mesa de la cocina. Su cabello oscuro había sido rizado
suavemente con la ayuda de Devyn y ahora se maquillaba mientras se miraba en un
espejo de tamaño viaje. "La leche condensada, recuerdas?"

"Correcto. La maldita cosa condensada. Mi error. Ahora, dónde está eso otra vez?”
Escaneó el contenido de la despensa y encontró la lata y regresó a la cacerola para seguir
revolviendo, aparentemente una de las reglas de la sopa de papa. Revuelve, revuelve,
revuelve. Se sentía como una de esas brujas en Macbeth. No es que le importara ayudar a
Jill para que su gran noche tuviera un comienzo exitoso. Miró el reloj. Aproximadamente
faltaban treinta minutos para que llegaron las amigas maestras de Jill. Las papas fritas y la
salsa estaban afuera, y con esos pequeños mini pastelitos que saldrían del horno en quince
minutos. Lo iban a lograr.

Eran las cinco de la tarde del Sábado, y el sol todavía brillaba, lo que solo parecía
alimentar el buen humor de Jill. Había estado esperando que sus amigos la visitaran

XWPColección: Página y Facebook 104


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

durante días, hablando del menú y asegurándose de que hubiera suficiente variedad.
“¿Cómo está tu nivel de energía?” Devyn le preguntó. "¿Todavía te sientes preparada para
esto?"

Jill se resistió. "¿Estás bromeando? Incluso si no lo estuviera, necesito ver caras además
de la tuya y la de Elizabeth. Sin ofender, pero estoy un poco harta de las dos.” Sonrió y le
sacó la lengua como solía hacer cuando eran niñas.

"Bien. Me quedaré para asegurarme de que todo esté acomodado y listo y luego dejaré
que te hagas cargo a partir de allí. Darte un respiro de mi cara estúpida y aburrida.”

"Libertad por fin," Jill dijo, con un puño de Corazón Valiente en el aire.

Devyn le echó una mirada. "Me niego a dejar que eso hiera mis sentimientos." Pero en lo
que a Devyn respectaba, nada podía disminuir su estado de ánimo. Ver a su hermana
progresar, no solo física sino mentalmente, era todo para Devyn, y sabía que había
tomado la decisión correcta al quedarse, incluso si eso significaba sudar en la cocina
como ayuda contratada poco cualificada mientras su carrera se disparaba dramáticamente
fuera de su control. Los moretones que una vez estropearon la cara y las extremidades de
Jill se habían desvanecido significativamente. Las costillas rotas todavía estaban muy
adoloridas, lo que hacía que el movimiento de la parte superior del cuerpo fuera una lucha
dolorosa, pero mejoraba cada día. Su lesión en la pierna izquierda fue lo peor y en donde
enfocaron gran parte de su fisioterapia. Todavía luchaba por moverse tan fluidamente
como quisiera, y su paso era lento y medido. El bastón era al que acudía, pero cuando se
fatigaba, lo cambiaban por la silla de ruedas. Afortunadamente, eso ocurría cada vez
menos. No solo eso, sino que la chispa de Jill había vuelto. Parecía más ligera, más
optimista sobre el futuro. Para Devyn, el tiempo que ella y Jill pasaron juntas apagó una
sed que ni siquiera sabía que tenía. ¿No era ese algo? Resultó que Devyn no solo amaba a
su hermana, sino que la necesitaba.

“¿Qué piensas acerca de poner esas flores frescas que Elizabeth trajo ayer?” Jill le
preguntó, tocando sus labios. Elizabeth había desarrollado la costumbre de llegar con algo
a diario para poner una sonrisa en la cara de Jill. Rosquillas un día. Café al otro. Un gran
y colorido ramo de flores silvestres el día anterior. Ella tenía un corazón generoso, e
incluso si era un poco peculiar, eran afortunadas por su ayuda.

"Gran plan." Devyn examinó la habitación en busca del lugar correcto mientras se
preparaban para los invitados de Jill. El puñado de maestros de la escuela primaria había
decidido una velada temática de vino y Bunco, un juego que Devyn no entendía en
absoluto. Tampoco era exactamente casera, pero se preguntó qué diría Noreen, la mujer
que organizó todos sus listados. Un gran jarrón de flores desbordantes en la mesa de la
cocina agregaría mucho color a su sosa superficie marrón.

XWPColección: Página y Facebook 105


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Creo que la mesa de la cocina sería un gran lugar para ellas," Devyn dijo, al ver a la
imaginaria Noreen ofreciendo un gran pulgar hacia arriba en su cabeza. “Se verán
increíbles allí. El grupo de cuarto grado no sabrá qué los golpeó.”
“Bueno, también viene el tercer grado, y un par de quinto, a quienes toleramos. Tienden a
pasarse miradas entre sí. Ignoramos las miradas, porque es lo correcto por hacer."

“Noble de tu parte, Jilly. Sigue ignorando esas miradas. Mamá estaría orgullosa.”
Localizó las flores donde Elizabeth las había dejado en la ventana de la cocina y movió el
florero a la mesa, tomándose un minuto para admirar su belleza. No era un arreglo
costoso de lujo de una floristería, sino una variedad cuidadosamente seleccionada de
todos los colores, formas y tamaños combinados para un efecto muy confuso pero
agradable. El ramo le recordaba mucho a la misma Elizabeth: hermosa y única sin mucha
razón alguna. Sonrió cuando la puerta principal se abrió y se cerró detrás de ella.

"Liz," Jill dijo, girándose en su lugar. "Estábamos justamente hablando de tus hermosas
flores."

"¿Lo estaban?" Elizabeth le preguntó, radiante.

Honestamente Devyn nunca supo el significado de la palabra irradiar hasta que Elizabeth
Draper decidió entrar en su vida y demostrarlo a diario. Sí, era un poco tonto, pero cuanto
más tiempo pasaba en presencia de Elizabeth, más apreciaba su capacidad de
simplemente irradiar su felicidad. Emitirla a todo el maldito mundo con solo pulsar un
interruptor.

Jill señaló las flores silvestres. "Las estoy usando para impresionar a mis amigos."

"¿El quinto grado también?" Elizabeth preguntó, con una mueca.

Jill se desinfló. "No seamos demasiado celosas."

"¿Ves? Sabía que esas flores tenían un propósito.” Elizabeth se robó una papa frita y la
sumergió en la cajita en la encimera y luego pareció reconsiderarlo y tomó tres
más. Devyn ahogó una sonrisa y continuó arreglando las flores. "¿Sabías que voy a invitar
a tu hermanita a salir esta noche?"

Jill alzó una ceja interesada, y Elizabeth se sonrojó, echo un vistazo a Devyn y luego lo
apartó rápidamente.

"No a salir."

"Espera. No vamos a salir?” Devyn preguntó, y dejó caer sus brazos. "¿Esto no es una
cita?" Estaba tomándole el pelo a Elizabeth, en una misión para presenciar más de ese

XWPColección: Página y Facebook 106


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

glorioso sonrojo. Ya se había deslizado por su rostro hasta el cuello y ahora se acercaba a
su pecho y se veía la pequeña inmersión de escote en su blusa azul marino. Sí, le debía a
esa blusa una nota de agradecimiento.

"Oh." Elizabeth hizo una pausa. "No pensé que nosotras ... quiero decir, salieramos de una
manera que era más como casual, pero no. Realmente, cuando lo pensé ... ” Se detuvo y
miró con dureza a Devyn. "Estás bromeando conmigo, ¿verdad?"

Devyn se echó a reír y decidió que las flores estaban bien para ponerlas. "Lo haces muy
fácil."

Elizabeth sacudió la cabeza con tristeza. “Me lo han dicho la mayor parte de mi
vida. Diría que estoy trabajando en ello, pero seamos realistas. Solo soy crédula, y así será
siempre. Una vez compré un tiempo compartido (Propiedad para vacacionar). Un tiempo
compartido de verdad.”

Jill se dirigió lentamente hacia Elizabeth. "Eres de fiar, y eso es algo bueno."

"Mi tipo de cliente favorito." Devyn levantó las manos. “Pero si estás ofreciendo
invitarme a salir, házmelo saber.”

Elizabeth no parecía saber qué hacer con esa frase, abriendo y cerrando la boca mientras
el sonrojo se extendía.

"Ignora a mi hermana," Jill dijo. Hizo girar un paño de cocina y golpeó a Devyn en el
culo con él al pasar. “Ella siempre ha sido la problemática de la familia. Probablemente la
dejaron caer de cabeza.”

Devyn hizo una mueca y se frotó el culo. “Bueno, mira quién se está fortaleciendo a cada
segundo. Supongo que puedo irme a casa ahora.”

"No es una opción," Jill dijo inexpresiva. "¿Quién revolvería la maldita sopa?"

Devyn jadeó pero hizo lo que le dijo. ¿Estamos recurriendo a palabrotas ahora? Dios mío,
Jilly.”

Veinte minutos después, un desfile de maestros de escuela primaria en vivos colores y


patrones invadió la casa de Jill, conversando a una velocidad loca. Devyn los observó y a
sus estrategias de comunicación únicas.

La mayoría hablaba con sus manos de una manera muy animada. Exclamaron mucho
sobre todo: los bocadillos que habían puesto. La nueva silla que no estaba allí el año
pasado – increíble. Las hermosas flores.

XWPColección: Página y Facebook 107


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Lo sorprendidos que estaban al ver que Jill se movía tan bien – que aún no era ella misma,
pero que llegaría allí.

Las exclamaciones ocurrieron a un volumen bastante alto, y cuando todos esos maestros
comenzaron a hablar al mismo tiempo, el nivel de decibelios fue realmente algo digno de
contemplar, y luego tratar de escapar.

"Estoy lista para esa noche en la ciudad ahora," le dijo en voz baja a Elizabeth, una vez
que el torneo de Bunco estaba en marcha. Los maestros ahora tenían el vino, así que ella
solo podía imaginar lo que vendría. La exclamación sin duda se volvería exponencial.

"Parecen estar listos," Elizabeth dijo, asintiendo con satisfacción. Su trabajo aquí estaba
hecho. "Sígueme," dijo sobre su hombro.

Con un gesto de despedida final a Jill, era hora de escabullirse. Devyn siguió a Elizabeth
al camino y se detuvo.

"¿La camioneta otra vez?" Devyn preguntó, observando las grandes puertas azules. Un
poco golpeada, pero con mucho carácter.

“La llamo Sugar o Shug para abreviar. Súbete. Es amigable, pero eso ya lo sabes.”

Devyn planeó entrar pero se tomó un momento para ver a Elizabeth hacerlo primero.
Verla ahora al volante de esa camioneta ... le hizo algo. Sea lo que sea, envió una onda
abrumadora a través de su sección media y más abajo. Se tocó el estómago y luego sintió
que la parte posterior de su cuello se erizaba con calor. Era una profesional en sus treinta
años, totalmente acostumbrada a situaciones de alta presión, y la pequeña Elizabeth
Draper le estaba bajando los humos? De ninguna manera. ¿Quién era ella?

"¿Vienes o qué?" Elizabeth dijo, esperando a Devyn y luciendo realmente linda en su


emoción abierta.

Devyn se apartó de su reacción cargada de lujuria y le devolvió la sonrisa. "Sí. Solo


estaba ... ” Tomó un aliento estabilizador, ordenándole a su cerebro que cortara todo
eso. "Sí, vamos." Se subió a la camioneta y se clavó las uñas en la palma de la mano para
concentrarse en el aquí y ahora y dejar de pensar en su vieja compañera de secundaria. Se
preguntó cómo sería trazar el escote de esa blusa con solo un dedo. ¡No! Se clavó las uñas
aún más. Ubícate. O tal vez solo lamer esa línea de escote lentamente. Cerró los ojos de
golpe e inhaló lentamente.

En cuestión de segundos, estaban fuera del vecindario, la calle principal de Dreamer's


Bay, en toda su pequeña gloria, pasándola volando. La distracción visual ayudó. Campos,
prados, flores, árboles, el parque, la heladería y el pequeño cineplex que aparentemente

XWPColección: Página y Facebook 108


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

ahora servía vino y cerveza. “¿A dónde nos dirigimos?” Preguntó, enfocándose en la
tarea.

“La primera parada es el centro comercial en Corner Street. ¿Lo conoces?” Elizabeth
encendió la radio del tablero y la camioneta se llenó con los sonidos de Phil Collins, a lo
que Elizabeth rápidamente comenzó a cantar. Ruidosamente.

"Volveremos al hecho de que estás cantando música de los ochenta como si fuera tu
trabajo en un minuto." Devyn sacudió la cabeza y se echó a reír. Elizabeth nunca dejó de
sorprenderla. "¿Estamos hablando del centro comercial con la florería y la panadería y
qué más hay allí ahora?"

" El Dry Cleaning (Tintorería en seco) del Sr. Pitts.”

"No."

"Oh, si."

"No puedes estar diciendo la verdad en este momento." Devyn se cubrió los ojos y se
echó a reír. "Ese debe ser el peor nombre para una tintorería que he escuchado."

"O el mejor." Elizabeth dio golpecitos al lado de su cabeza con el dedo índice. "Piénsalo."

Devyn lo hizo brevemente, hasta que pensó en el hecho de que Elizabeth maniobraba su
camioneta como una profesional y tenía un perfil muy atractivo que mostraba el sutil
hoyuelo en su mejilla derecha. Su mirada se desvió hacia el cuello de Elizabeth. Dios, la
piel allí parecía suave. Devyn no tendría problemas para explorar qué tan suave. Un
mechón de cabello rubio oscuro cayó sobre la frente de Elizabeth y cubrió una ceja,
mientras que un mechón castaño claro cayó corto. También olía bien, como ropa limpia y
algodón sacado directamente de la lavandería.

"¿No crees que es genial?"

Devyn parpadeó ante la pregunta de Elizabeth. No tenía idea de qué era genial o no, había
estado distraída, lo admitía. "Lo siento. ¿Qué cosa?"

Elizabeth apagó la radio. "¿Escuchaste algo de lo que dije hace un momento?"

Devyn sacudió la cabeza, sintiéndose menos en control de sí misma que en años. ¿Qué
tenía esta ciudad que la despojaba de su habilidad ganada con esfuerzo para enfrentarse a
cualquier situación y poseerla? ¿Por qué ya no lo tenía? ¿Y dónde estaba su asistente
cuando la necesitaba? Karen siempre la mantuvo encaminada y concentrada. Ella merecía

XWPColección: Página y Facebook 109


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

un aumento, ahora que lo consideraba. Karen no la dejaba soñar despierta con mujeres. Es
por eso que tenía a Karen.

"Te estaba diciendo sobre los Sábados por la noche en el centro comercial."

Y te estaba objetivando en una deliciosa ensoñación. Devyn se odiaba a sí misma a


veces. "Lo siento. Dímelo de nuevo. Estoy en plena atención.”

Elizabeth le lanzó una mirada y activó su señal de girar a la derecha, moviéndolas hacia
Corner Street.

“Al final de la semana, los dueños de esos negocios se reúnen en el estacionamiento,


juegan cornhole (*) y se abren una cerveza o dos para celebrar el fin de semana. Los
policías se hacen de la vista gorda. Cualquiera puede jugar. Cualquiera somos nosotros.”

"¿Vamos a jugar cornhole en un estacionamiento con el Sr. Pitts y la mujer Laurel


Floral?"

"Entre otros. Sí, vamos.” Elizabeth metió la camioneta en un lugar de estacionamiento y


apagó el motor. “La cerveza está en el asiento trasero. Realmente espero que estés bien.”
Ella sonrió con orgullo. "Tengo una reputación que proteger." Y con eso, saltó de la
camioneta y cerró la puerta.

"Por supuesto que sí," Devyn dijo a la cabina vacía.

Quince minutos más tarde, con una IPA local en la mano, Devyn se encontró en medio de
un torneo de cornhole mientras el sol proyectaba el cielo con brillantes rosas, naranjas y
rojos en su descenso detrás de la fila de negocios. Había otros cinco equipos de dos, y un
puñado de espectadores que se detuvieron para mirar y charlar un Sábado por la
noche. Conocía a la mayoría de ellos de sus años mientras crecía y aceptó los saludos,
abrazos y palmaditas en la espalda. Charlie Kielbasa, dueño de la licorería, estaba junto a
ella mientras luchaban con pelotas suaves y hoyos.

"¿Cómo esta tu hermana?" Charlie preguntó. Tenía un palillo de dientes en la boca y su


cabello estaba puntiagudo, pero por lo demás era un tipo bastante decente. Había estado
un par de grados por delante de Devyn en la escuela secundaria. Un ex jugador de
fútbol. Quizás el pateador. ¿Punter? ¿Cómo se llamaban? Era difícil de decir.

Era su turno. Lanzó su pelota suave y vio que no llegaba al tablero del juego por
completo. Maldita sea.

(*) Cornhole es un juego de césped en el que los jugadores se turnan para tirar bolsas en una plataforma elevada
con un agujero en el otro extremo. Una bolsa en el hoyo anota 3 puntos, mientras que una en el tablero anota 1 punto.

XWPColección: Página y Facebook 110


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Frente a ella, Elizabeth hizo una mueca y miró al suelo. “Jill ha mejorado mucho.
Comienza a moverse con más libertad.”

"Necesito checarla más, pero es muy terca."

"¿Más? ¿Necesitas checarla más?” Devyn preguntó. No se dio cuenta de que Charlie, el
chico de la licorería estaba saliendo con su hermana.

Parecía atrapado, miraba al cielo y luego se desmoronaba. "Ah, demonios. Bueno.


Estamos enamorados el uno del otro. Bueno, creo que está enamorada de mí, pero nunca
lo dice. Sin embargo, me manda como ella es.”

Devyn casi se atragantó con su cerveza. Una pelota suave aterrizó en el tablero frente a
ella. Le lanzó a Elizabeth un pulgar hacia arriba por el lanzamiento que les haría ganar un
punto. “¿Dijiste enamorada? Vas a tener que retroceder.”

"Sí." Él asintió. Ahora que ya se sabe todo, actuó como si fuera la cosa más casual del
mundo. "Nos acostamos." Otra pelota suave aterrizó con un ruido sordo en el tablero
frente a ellos y se deslizó en el agujero. Elizabeth levantó un puño en la victoria de los
tres puntos adicionales. Devyn se tragó la sorpresa ante lo que Charlie acababa de soltar.

"Ya estamos arriba por tres," Elizabeth le dijo a Devyn, quien entendió que eso
significaba que era mejor que no echara a perder su ventaja. Se tomó un momento para
ver a Elizabeth celebrar con un giro. Se estaba poniendo más sexy por segundos. ¿Por qué
no se había dado cuenta hasta ahora de qué asombroso culo tenía? Estaba dividida entre la
revelación de Charlie y mirar a Elizabeth Draper. Finalmente, apartó la mirada y se giró.

“¿Estás acostándote con mi hermana? Jill. Con Jill Winters? Estamos hablando de la
misma mujer? ¿De esta altura? ¿Pelo oscuro? ¿De buen corazón?"

"Ah, sí," él dijo. "El Jueves es nuestro día, hablando en general."

"El Jueves." Se frotó la frente. “Tú y mi hermana se reúnen los Jueves para ... un tiempo a
solas. Y estás enamorado. Pero ella se niega a decir que lo está.” Hizo todo lo posible por
reunir los hechos. "¿Es así?"

"A grandes rasgos es eso."

Devyn contempló las líneas pintadas del estacionamiento, tratando de comprender el


secreto escabroso del Jueves en la vida de Jill. Había estado casada durante un par de años
con un hombre que había irrumpido mucho en la casa, trabajaba muy poco y gastaba
dinero como un príncipe – hasta que ella finalmente tuvo suficiente y se divorció de

XWPColección: Página y Facebook 111


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

él. Jill había mostrado cero interés en salir de nuevo por lo que Devyn había visto, pero
aparentemente, se suponía que Devyn no debía ver en absoluto.

"Oh, Dios mío," dijo una dulce voz femenina. “No es sino la pequeña Devyn Winters. Por
lo que he escuchado, tu carrera en el sector inmobiliario suena increíblemente
emocionante.” Se dio la vuelta para ver a Mary Beth Eckhart parada cerca sonriendo. Era
una vieja amiga de su madre que pasaba a tomarse un café y jugar a las cartas cuando las
niñas eran jóvenes. Solo verla hizo que Devyn se iluminara desde el interior y recordara
aquellos días más ligeros.

Ella puso una mano sobre su corazón. "Sra. Eckhart, me alegro de verla.” Antes de que
pudiera detenerse, abrazó a la mujer que la llevó de vuelta a los reconfortantes
pensamientos de su madre, que era la mejor medicina para extrañarla.

“También me alegro de verte, dulce niña. Ahora que estás en la ciudad un tiempo, por qué
no nos reunimos para tomar un café y un pay de limón en mi casa?”

Ella recordaba bien su casa de un piso al final de Tisdale Street. La Sra. Eckhart siempre
tenía un frasco de mentas en la entrada. "Me encantaría. Siempre hiciste el mejor pay de
limón en Carolina del Sur."

"Todavía lo hago." Sus ojos se arrugaron cuando sonrió, recordándole a Devyn que el
tiempo había pasado y se había perdido mucho. "Es una cita."

“Devyn Winters. ¿Vas a tirar esa pelota o gimotear todo el día?”

Devyn miró al otro lado del estacionamiento para ver las cejas de Elizabeth fruncidas y su
cara de juego.

"Guau. Te tomas esto realmente en serio, ¿no?” Devyn le contestó. "Y acabas de decir
'gimotear'."

Pero Elizabeth estaba demasiado concentrada en el tablero como para molestarse en


responder. Obedientemente, Devyn arrojó una bolsa de frijoles y observó cómo volaba
lentamente por el estacionamiento y hacia el agujero, para su total y absoluto
asombro. Elizabeth saltó en el aire y Devyn no pudo evitar hacer lo mismo, deleitándose
con la victoria de su lanzamiento. De repente, el juego tuvo un propósito. Sus oponentes,
Chip y Luke del lavado de autos, fueron bastante consistentes y no serían vencidos
fácilmente. Sin embargo, el juego ahora tenía posibilidad. Ella lanzó, Luke lanzó,
Elizabeth, y luego Chip. Una y otra vez. A medida que el número en el marcador
aumentó, también lo hizo la apuesta de Devyn en el juego. Los espectadores vitorearon e
hicieron predicciones, gritando su apoyo para un equipo u otro.

XWPColección: Página y Facebook 112


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Derríbalos, Devyn," gritó una mujer embarazada bajo el toldo del Sr. Pitts. Ella no la
conocía, solo una espectadora amigable, pero la hizo sentirse incluida. Todos ellos lo
hicieron. Ella sonrió y levantó su cerveza, sintiéndose más ligera que en mucho
tiempo. Ella y Elizabeth llevaron el partido a una emocionante una última ronda, con
Devyn encontrando su técnica cada vez más a medida que avanzaban. Luego jugaron
contra el propio Sr. Pitts, emparejado con su esposa, Terri, quien honestamente era la
mejor jugadora con un arco perfecto para su lanzamiento. Guau. Sin embargo ella y
Elizabeth también les ganaron.

"Ahora escucha, este próximo equipo no bromea," Elizabeth le dijo en voz baja mientras
esperaban a que terminara otro partido. “Comenzarán despacio, pero una vez que nos
pongamos cómodos? Comenzarán a meterse cuidadosamente y a robarse los puntos.”
Devyn asintió, apreciando la forma en que el aliento de Elizabeth le hizo cosquillas en la
oreja sutilmente. Sí, eso definitivamente le hizo cosas.

"Robarse los puntos, ¿eh?" Preguntó.

"No podemos dejarlos."

Nunca había visto a Elizabeth tan seria sobre otra cosa que no sea la tragedia, nunca. Sus
ojos azules se encendieron, y Devyn no estaba dispuesta a decepcionarla. Tocó su botella
de cerveza de cuello largo con la de Elizabeth.

"Vamos a hacerlo."

Las nueve o diez personas que se quedaron para lo que sería la ronda final aplaudieron
mientras Devyn y Elizabeth tomaron sus lugares en lados separados de los tableros.
Hicieron contacto visual y asintieron la una a la otra en solidaridad de compañeras de
equipo. Se enfrentaron a Lulu y Peggy de la tienda de rosquillas Amazin Glazin, y el
chismorreo en la acera fue que tenían sesiones de práctica regulares entre lotes de
glaseado. Peggy llevaba un guante en su mano derecha y Lulu ató un pañuelo de la suerte
alrededor de su frente antes de alinear su tiro. Devyn tragó saliva y rodó los hombros,
atónita por lo mucho que esto le importaba.

Todo terminó en cuestión de minutos. Peggy y Lulu hicieron lo que Elizabeth dijo que
harían, permitiéndoles poner algunos puntos en el tablero antes de poner de revés las
cosas y golpearlas por completo. Lulu hundió casi cada lanzamiento en el agujero, lo que
provocó que ambas mujeres se tocaran con los pulgares el trasero y emitieran un sonido
chisporroteante, divertido y molesto. La habilidad particular de Peggy fue sacar las
pelotas suaves de Devyn completamente fuera del tablero con las suyas. La derrota fue
sólida y devastadora. Ella y Elizabeth aceptaron las palmaditas en la espalda de los
amigos y vecinos que se habían reunido, lo que ayudó a calmar el ardor.

XWPColección: Página y Facebook 113


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Saluda a Jill de mi parte," Charlie dijo, el dueño de la licorería. “Me alegra que esté
mejor. Dile que iré a verla pronto.”

"¿Para una cita?" Devyn prácticamente chilló. Todavía estaba tratando de reconciliar a Jill
con un asunto tórrido. Eso era tan ... diferente a Jill, la maestra favorita de todos en cuarto
grado, la que le gustaba ver las películas navideñas de Hallmark. Mientras tanto se
acuesta con Charlie el de la licorería el Jueves?

"Para pasar un rato a solas," él dijo, con una sonrisa tímida.

"Le daré el mensaje." Devyn trató de no parecer tan traumatizada como se sentía.

"Adiós, Charlie," Elizabeth dijo, a sabiendas, y apartó a Devyn.

Todavía entusiasmada por la diversión que habían tenido, Devyn regresó a la camioneta
con una sonrisa en su rostro, arrojando su segunda cerveza a la basura mientras
caminaban. "Ese fue un momento sorprendentemente bueno para un estacionamiento."

"Te lo dije. No le das suficiente crédito a Bay.”

Devyn pateó las piedras en el suelo junto a la camioneta y entrecerró los ojos. "Bueno,
técnicamente, podrías encontrar un juego de cornhole en muchos lugares."

Elizabeth se burló. "No en el estacionamiento frente al Sr. Pitts con tus amigos y vecinos
animándote mientras te tomas un par de brewskis (Cervezas)."

"No pareces del tipo que usa la palabra 'brewskis’." O conducir una camioneta o tener una
racha competitiva ridícula, completó. Pero Elizabeth era todas esas cosas en una.

"Bueno lo hago. Es una palabra divertida si lo piensas. Me gusta cómo se siente en mis
labios."

Devyn tragó saliva y se tomó un momento con eso. “Tus labios merecen algo de diversión
de vez en cuando. Estoy de acuerdo.”

Elizabeth se recostó contra la camioneta con una sonrisa de lado que mostraba ese indicio
de hoyuelo. "¿Estás coqueteando conmigo otra vez?"

"No," Devyn dijo automáticamente, como un alumno de quinto grado incapaz de una
comunicación honesta. Miró al suelo mortificada por su propio comportamiento porque
esta vez había mucho detrás.

XWPColección: Página y Facebook 114


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth bajó la cabeza y captó la mirada de Devyn. "Porque ha habido varios momentos
en los que sentí que estábamos coqueteando."

Devyn colocó sus manos sobre su cabeza. Se encontró con los ojos de Elizabeth. "Bueno,
acabas de sacarlo todo, ¿no?"

"¿Eso es malo?" Elizabeth preguntó, pareciendo no saberlo de una manera u otra.

"No. Solo pensé que sería genial. Dejarlo develarlo.”

Elizabeth asintió con la cabeza. "Podríamos. O podría aprovechar las dos cervezas que me
tome para decirte que eres una chica ardiente.” Elizabeth no esperó una respuesta. En
cambio, se apartó de la camioneta y se dirigió por la acera con el cabello ondeando en la
brisa del atardecer.

"¿A dónde vas?" Devyn le dijo con una sonrisa. "No puedes decir eso y luego irte, bicho
raro."

"Sí, puedo," Elizabeth gritó sobre su hombro. “Y ahora estoy caminando. Me tomé dos
cervezas. No debería conducir.” Hizo una pausa y se dio la vuelta. "¿Vienes?"

Como si tuviera alguna opción ahora. Elizabeth y el estupendo momento en que ya le


había mostrado tenían el estado de ánimo de Devyn y su interés despertó. No dejarla
comenzar con su libido y la cantidad de ejercicio que estaba haciendo. Se apresuró a
cerrar la distancia entre ellas en la acera. "¿A dónde vamos?"

"A mi casa. A mi patio."

"¿Para qué?"

"Ya verás. Sígueme."

En ese momento, probablemente habría seguido a Elizabeth Draper a cualquier parte.


"Tan misteriosa." Sonrió y su teléfono sonó en su bolsillo.

"Me parece que las cosas son más emocionantes con un poco de misterio agregado,"
Elizabeth dijo. "¿Tú no?"

"No me opongo a eso." Devyn finalmente metió la mano y sacó su teléfono. Era Paul
llamando, el agente principal de su equipo, probablemente con actualizaciones sobre
Twenty-Four Walker.

"¿Necesita atender eso, Srta. Negociante poco escrupulosa?"

XWPColección: Página y Facebook 115


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn miró el teléfono y luego de nuevo a Elizabeth. "No. Estoy bien.” Rechazó la
llamada y se sintió extrañamente bien por eso. Las estrellas se asomaban desde arriba y el
aire del océano le acariciaba la cara.

"Es una noche muy bonita."

Elizabeth sonrió e hizo que la noche fuera aún mejor. "¿No es así?" Su mirada nunca dejó
la cara de Devyn. "No puedo superar la vista."

***

Elizabeth tenía la piel de gallina en los brazos. Devyn Winters se la había puesto con las
largas miradas que le había dirigido toda la noche. Se frotó los brazos ahora mientras se
miraba en el espejo del baño de su casa.

"Tienes mucho color púrpura," escuchó a Devyn decir en voz alta desde la sala de
estar. "Ah, y también las cortinas lavanda."

Abrió la puerta y estiró el cuello alrededor. “Siempre pensé en el púrpura como un color
relajante. Amistoso también. Al menos un tercio de mi armario tiene un toque de algo
cercano a eso."

"¿Sabes? Eso es verdad, ahora que lo pienso.” Observó a Devyn, en su camiseta negra sin
mangas, habiéndose quitado su camisa de botones, haciendo un círculo alrededor de su
sala de estar, asimilándola. Exhaló lentamente. ¿Qué iba a hacer con esta mujer y su
química tan inesperada? No estaba segura, pero la noche se sentía ... viva. De hecho,
nunca había sentido tanta energía pasando entre dos personas.

Seguramente no fue solo ella, ¿verdad? Las vibraciones eran palpables.

Elizabeth se lavó las manos, giró los hombros y regresó a donde Devyn, justo a tiempo
para ver a Scout salir de la habitación con los ojos adormilados. Ella no debe haberlas
escuchado entrar, lo cual no era inusual. Resultó que Scout era una campeona dormidora
ahora que vivía en casa, sana y salva.

"Oh, Dios mío," Devyn dijo, extendiendo la mano hacia Scout, quien se acercó a ella con
la cabeza baja y la cola meneando. "No sabía que tenías un perro."

Elizabeth sonrió. “No preguntaste. Esta es Scout. Ella es la mejor, y probablemente se


acurrucará en tu regazo en algún momento pronto.”

XWPColección: Página y Facebook 116


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn se arrodilló y con ambas manos rascó detrás de las orejas de Scout para recibir
críticas favorables de Scout.
"Espera. Conozco a este perro.” Su mirada voló hacia la de Elizabeth confundida. "De ese
día. Ella estaba en el lugar del accidente."

Elizabeth asintió con la cabeza. "Sí. Ella es la razón por la que encontramos a Jill. Me
pareció apropiado para darle un hogar permanente. No te preocupes. Seguí los canales
adecuados."

“¿Adoptaste al perro que encontró a Jill?”

Elizabeth asintió. "Resulta que hacemos un gran par."

Devyn dio un beso a un lado de la cara de Scout y le habló en voz baja. "Gracias. Lo digo
en serio."

Elizabeth sintió una punzada en el pecho ante el tierno momento. Scout ofreció una
lamida y luego se dirigió al sofá para acurrucarse en su manta favorita, contenta de que la
gente estuviera en casa.

Devyn se levantó y pareció sacudirse para librarse del intercambio abrumador. "Me alegro
de que hayas hecho esto por ella."

Elizabeth se encogió de hombros. "Yo también. ¿Estás lista?"

Devyn la estudió con una mirada traviesa en su rostro que decía que tenía ideas definidas.
"Oh, creo que vas a tener que ser más específica, porque uno podría tomar eso de muchas
maneras."

Elizabeth se rió entre dientes, pero lo dejó pasar. Su coqueteo se sintió más evidente ahora
que lo habían reconocido. "Sígueme."

"Dices eso mucho." Devyn se alineó detrás de Elizabeth en el camino hacia la puerta
trasera. Cuando la abrió y salió a la oscuridad, escuchó a Devyn contener el
aliento. Sí. Allí estaba. Hizo una pausa, permitiendo que Devyn se empapara en la vista.
"¿Y?"

"Oh Dios mío. Recuerdo estas, solo que no tantas a la vez. Es precioso."

Elizabeth asintió y contempló los cientos de luciérnagas que se turnaban para iluminar su
patio como pequeñas linternas reuniéndose. Nunca se cansaría de su belleza, su paz. Se
giró hacia Devyn. "Es realmente algo, ¿no?" Dijo en voz baja.

XWPColección: Página y Facebook 117


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Hay tantas.” Ella sacudió la cabeza y dio un paso más hacia porche trasero de Elizabeth,
mirando hacia los árboles y más allá. “Cuando vives en la ciudad, olvidas que todo esto
está pasando al mismo tiempo. Como dos mundos completamente diferentes que
coexisten. Y el silencio Te olvidas que todo puede ser tan tranquilo."

“Una de las ventajas de una pequeña ciudad: acceso a la naturaleza y el tiempo suficiente
para disfrutarla. ¿Un batido?"

Devyn se volvió hacia ella. “¿Eso es lo que ofreces a tus invitados? ¿No vino o café, sino
un batido como si fuera lo más natural?”

“No, no típicamente. Estoy de humor para uno, y pensé que tú también podrías
estarlo. Puedo servirte vino si eso es lo que quieres, aunque eso parece un poco aburrido
en comparación con un fantástico batido.”

Devyn la miró como si fuera un unicornio.

"¿Qué? ¿Nadie en Filadelfia tiene batidos?”

"No, no. Estoy seguro de que sí.” Se echó a reír. “Tomaré un condenado batido. ¿Porque
diablos no?"

"Ahora estás hablando." Elizabeth sonrió radiante. "Dos batidos caseros vienen en
seguida."

Mientras Elizabeth mezclaba lo que serían batidos de chocolate con leche entera extra,
Devyn se quedó afuera absorbiendo la vista. Dejó la puerta abierta para que pudieran
conversar de un lado a otro.

"¿Sabías que Jill está teniendo una aventura espeluznante con Charlie?" Devyn preguntó
desde la oscuridad.

Elizabeth detuvo el avance de su helado a media cucharada, sin saber exactamente qué
decir. Había descubierto esa parte, pero no se había dado cuenta de que Devyn lo
hizo. "Um ..."

Ella escuchó un jadeo. "Lo sabías, ¿no?" Y luego, "Es verdad. Conoces todos los chismes
de la ciudad. Simplemente te niegas a compartir las cosas buenas."

Como ya se sabía todo, ella se rindió. “Sí, lo sabía, pero creo que a Jill le gusta más que
finja que no. Creo que preferiría que todo el mundo hiciera eso. Si ayuda, le avise al
departamento del sheriff cuándo ella desapareció. Ya sabes, por si acaso."

XWPColección: Página y Facebook 118


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bueno, agradezco esa parte."

"En realidad es por eso que estaba allí cuando llegaste, aparte de coordinar con la policía
los esfuerzos del voluntariado." Probó el helado porque tenía que hacerlo. “Sin embargo,
son un poco lindos al respecto. Cien por ciento obvio cuando están en la misma
habitación, pasándose miradas adorables, como pequeñas llamas, y luego apartan la
mirada rápidamente."

Devyn se paró en la puerta y sacudió la cabeza hacia Elizabeth. ¿Quién hubiera pensado
que Jill era capaz de arder clandestinamente? Ciertamente yo no.”

Elizabeth esperó hasta que la licuadora terminara antes de responder. "Esa es la cuestión,"
dijo, mientras vertía los batidos en vasos separados y los llevaba afuera con Devyn
pisándole los talones. “No estoy segura de que le des suficiente crédito a Jill. Ella es
bastante audaz. ¿Sabías que ella comenzó una petición para obtener una selección más
variada de películas en el cine? Abogó específicamente por la representación LGBT, lo
cual tiene más sentido ahora que sé que eres gay.” Le entregó a Devyn su batido.

"O tal vez lo hizo por ti, su buena amiga."

Elizabeth se encogió de hombros. "O por ambas."

"Por Jill, entonces." Tintinearon sus vasos en una apreciación compartida.

Devyn tomó un sorbo del batido y se detuvo. “Normalmente no simplemente doy


cumplidos, sino que este batido está por encima del promedio. Sabes lo que estás
haciendo.”

"¿Por qué no?" Elizabeth preguntó, sin entender la declaración. Devyn la miró,
aparentemente confundida por la pregunta, por lo que profundizó más. “A lo que me
refiero es por qué no das cumplidos? Es algo lindo de hacer. Al menos, siempre lo he
pensado.”

Devyn parecía pensativa, considerando la pregunta. “Bueno, cuando lo pones así,


supongo que debería hacerlo. ¿A dónde vivo y en mi línea de trabajo? Se trata de jugar el
juego, mantenerse a la vanguardia. Ser amable por el simple hecho de serlo puede hacer
que te quedes atrás, a menos que sea para congraciarte, y luego todo sea falsedad.”

Elizabeth sorbió su batido. "Eso suena horrible. Hacer que alguien se sienta bien consigo
mismo nunca me ha hecho sentir como una persona más débil o que sea menos exitosa
que el tipo de al lado."

XWPColección: Página y Facebook 119


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn exhaló lentamente, tal vez reflexionando sobre las palabras de Elizabeth o tal vez
pensando que eran ingenuas y triviales. "Eres demasiado. ¿Lo sabías? ¿De dónde vienes
exactamente?”
“Tu clase de álgebra de primer año, por ejemplo. No es que alguna vez lo hayas notado.”
Se miraron la una a la otra, el aire a su alrededor era eléctrico, sus movimientos
siguiendo.

"Gran error."

"Ah, coqueteando de nuevo."

“No estoy coqueteando tampoco. Solo estoy mirando las luciérnagas en el patio trasero de
una amiga con un batido."

Una pausa. "¿Sabías que eras gay en la escuela secundaria?"

Podía ver las manchas verdes dentro de los ojos color avellana de Devyn, pero apenas.
"No," Elizabeth dijo, inclinándose ante el escalofrío. "Esa conciencia llegó en la
universidad, haciendo que el resto de mi vida de repente tuviera sentido."

"Lo sé." Bueno, eso era nuevo.

"¿Tú?"

Devyn asintió con la cabeza. “Me asusté muchísimo. Sentí que tenía este secreto enorme
y que mis amigas me odiarían una vez que se enteraran. Cada fiesta, cada reunión social,
cada partido de fútbol era insoportable, sabiendo que todo lo que decía y hacía era
falso. Es por eso que huí gritando de este lugar."

Esta fue una nueva información interesante. Elizabeth se inclinó hacia delante, ansiosa
por escuchar más.

"Aquí estabas, para todos los efectos la chica más popular en nuestra clase de graduación,
y estabas preocupada por ser aceptada?"

"Irónico, ¿verdad?" Devyn se encogió de hombros. "El peor momento de mi vida."

“Creo que lo habrían entendido. Al menos, me gustaría esperar que así fuera.”

“Las cosas eran diferentes en aquel entonces. ¿Mis amigas? No sé cómo lo habrían
tomado, y me aterrorizaba cada día que lo vieran escrito en mi cara.”

XWPColección: Página y Facebook 120


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth asintió. “Sí, me lo puedo imaginar. Lástima que esas chicas prejuiciosas fueran
tu vara de medir.”

“Yo también lo creo. Ahora. Pero eso me tomó tiempo verlo.”

Una pausa. Los grillos chirriaron en silencio, y el cálido aire nocturno acarició la piel de
Elizabeth. Vio a Devyn pararse y deambular hasta el borde del porche, mirando la belleza
frente a ellas. "No eres como ellas," Elizabeth dijo.

"¿No lo crees?"

Elizabeth tomó su vaso vacío de la mesa entre sus dos sillas de patio y caminó hacia
Devyn, quien le entregó el suyo. "Nop. Apestan en el cornhole.”

Devyn se echó a reír ante el inesperado comentario, y Elizabeth también.

Sucedió sin previo aviso. Las manos de Devyn se deslizaron hasta su cintura. Elizabeth
todavía sostenía los dos vasos, uno en cada mano. Sus bocas estaban separadas por
centímetros. Podía ver los ojos de Devyn desde el suave rastro de luz que emanaba del
interior de la casa. Podía sentir el suave aliento de Devyn contra sus labios, y le dolía. Ella
quería presionarse contra Devyn. Quería inhalar el dulce aroma de Devyn. Quería
satisfacer cada necesidad desesperada que latía por su propio cuerpo. Lo quería. Lo
quería. Elizabeth sabía lo que se avecinaba, y la anticipación era casi demasiado. Cerró
los ojos justo cuando los labios de Devyn se encontraron con los suyos, aceptando el beso
que fue suave y lento, y luego, porque no pudieron evitarlo, no es eso para nada. Sí. Al
final. Sus brazos se movieron para descansar sobre los hombros de Devyn mientras se
agarraba a esos vasos vacíos, lo que evitaba que sus manos participaran de una manera
tortuosa y maravillosa. En lugar de eso los sostuvo en el aire, perdidos en el espacio, en
una especie de baile oscilante que agregó un poco de tensión al beso ya digno de
derretirse.

Devyn Winters tenía unos labios para morirse. Suaves, cálidos, atentos y delicados.
¿Podían los labios ser delicados? Podrían. Ahora lo sabía con certeza. Devyn tomó la
delantera y Elizabeth la siguió. Ella pidió más. Su boca se inclinó sobre la de Devyn, cuya
lengua tocó sus labios ligeramente, provocando, respondiendo a la petición de Elizabeth,
indicándole a Elizabeth que los separara para ella. Cuando lo hizo, el calor se hizo
cargo. Con la lengua de Devyn en su boca, se puso de puntillas para igualar su diferencia
de altura. Su corazón dio un salto mortal. Su cuerpo se encendió. Su mente fue a lugares
sexys y seductores.

Mientras se besaban, los pulgares de Devyn se movieron en círculos lentos contra su


estómago, rascando la tela de su camiseta. Y luego se acabó. Ella parpadeó, como si
despertara de un sueño inesperadamente maravilloso.

XWPColección: Página y Facebook 121


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Qué pasó?" Preguntó, sintiendo una pequeña sonrisa asomándose. La sensación de


hormigueo que había tenido por todas partes no se había ido con el beso. No, todavía
zumbaba en su piel agradablemente.

Devyn pasó el pulgar por el labio inferior de Elizabeth muy suavemente. "Creo que
acabamos de robar un momento, y acabo de enterarme de que tienes la boca más sexy
imaginable."

Ella le cerró un ojo. "Eso definitivamente cruza la línea de coqueteo."

Devyn se rió entre dientes. “Puedo admitir eso. Valió totalmente la pena."

Elizabeth asintió con la cabeza.

Volvieron a aparecer los grillos, solo que ahora parecía que estaban trabajando juntos en
la composición, para enfatizar este momento. Un coro de grillos para ir con el espectáculo
de luces de las luciérnaga y los besos dignos de fuegos artificiales. Sí señor, esto se había
convertido en toda la noche.

"No pensaba besarte esta noche," Devyn dijo, dando un paso atrás, dándoles a ambas la
oportunidad de estabilizarse.

Elizabeth aprovechó este momento para volver a colocar los vasos en la pequeña
mesa. "¿Por qué lo hiciste?"

Devyn suspiró. “El esfuerzo por no volverme demasiado. Esta noche estabas demasiado
sexy con tu hermoso cabello, tus agallas en el cornhole y la camioneta, y luego esto.”
Hizo un gesto hacia el tranquilo patio trasero. "No he visto nada tan pacífico en mucho
tiempo." Se encogió de hombros. "Se sintió como lo correcto por hacer."

"Hueles muy bien," Elizabeth dijo. La frase cayó de sus labios antes de que tuviera tiempo
de pensarlo.

"Sabes muy bien," Devyn dijo, sin perder el ritmo. Sus ojos estaban oscuros y Elizabeth
tragó saliva fuerte. ¿Estaba fuera de lugar aquí? La versión de la escuela secundaria de
ella misma lo habría pensado. De todos modos, esa frase ... le hizo cosas. Se movió, muy
consciente de la necesidad física, casi incómoda ahora. Devyn era tan bella, sofisticada e
importante. Tenía la capacidad de hacer que una persona se sintiera diez pies de altura
cuando su atención se dirigía hacia ellos. Elizabeth lo sintió ahora. La envalentonó.

"Hagamos esto de nuevo."

XWPColección: Página y Facebook 122


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Qué cosa?" Devyn preguntó, con una sonrisa descarada. La confianza era sexy e hizo
que las mejillas de Elizabeth se calentaran. Odiaba lo notable que siempre parecía
sonrojarse, pero siguió adelante, aprovechando la convicción.

"Salgamos."

"¿Quieres decir, salir?" Devyn dijo, con un brillo en los ojos. “Tendrás que ser más
específica. O podrías venir aquí y mostrarme.”

Elizabeth se estabilizó ante la idea de hacer precisamente eso. Las imágenes ardientes de
ese posible momento pasaron por su mente como las páginas de una novela escabrosa.
Dónde irían sus manos, dónde iría su lengua, contra qué tipo de cosas presionaría
primero. Se mordió el interior del labio. No. Demasiado pronto. Tenía que ir más
despacio.

"Sí, salir." Omitió el otro ofrecimiento porque una mayor interacción física haría que su
cuerpo estuviera aún más incómodo de lo que ya estaba. Eso era, a menos que estuviera
dispuesta a acostarse con Devyn en ese mismo momento. Pero ese no era su estilo.
Maldición. Por qué no lo era? Lo que no daría por ser una ramera desenfrenada en este
momento.

"¿Cuándo?" Devyn preguntó.

"¿Qué tal el Miércoles?" Cuatro días. Cuatro días muy largos. Eso le daría algo de tiempo
para calmarse, volverse loca antes de que se vieran a solas nuevamente. Estaría fresca e
informal. Podría reír casualmente y parecer encantadora y en control.

"Puedo esperar hasta el Miércoles." Devyn recogió los vasos y se dirigió hacia adentro. A
través de la ventana, Elizabeth observó cómo enjuagaba cuidadosamente cada uno.
Incluso esa imagen la afectó. ¿Qué demonios estaba pasando? Había encontrado a Devyn
atractiva antes, hermosa durante días, pero era como si ese beso hubiera desatado un
nuevo y poderoso nivel en su perspectiva.

Se unió adentro con Devyn y observó mientras recogía su bolso. "Hubiera lavado los
platos, pero eso es amable de tu parte."

“Bueno, eso no hubiera sido justo. Hiciste los batidos.” Deslizó su bolso negro de aspecto
costoso sobre su hombro. Elizabeth nunca podría tener una bolsa así. Tal vez si hicieran
una versión púrpura, más suave. Algo floral, tal vez.

"¿Te vas?" Preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 123


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Probablemente lo más sabio. ¿No te parece? Los batidos y las luciérnagas son difíciles
de combatir. Considérame seducida, y ni siquiera estoy bromeando sobre eso.” Le dio a
Elizabeth una sonrisa que parecía contener mucho, e Elizabeth se identificó. Trató de no
pensar en la noche que podría haber sido.

"Pero me encantaría que me acompañaras afuera."

"Sería grosero no hacerlo." Caminaron en silencio a través de la entrada oscura hacia la


puerta lavanda. “Lamento no poder llevarte a casa. Recogeré a Shug mañana.”

"Afortunadamente, puedo manejar algunas cuadras."

"Probablemente podrías vender cuatro condominios en ese momento."

“No, eso es una locura. Seis al menos.” Devyn salió al porche y se volvió, metiendo las
manos en los bolsillos delanteros de sus jeans. “Gracias por esta noche, Elizabeth de la
secundaria. Fue inesperado."

"¿En el buen sentido?" Elizabeth no pudo resistirse a preguntar, sabiendo que se


preguntaría sobre eso más tarde. Se apoyó contra el marco de la puerta y esperó a que el
calor subiera por la nuca con nerviosa anticipación.

Devyn asintió con la cabeza. “En muy buen sentido. Estoy deseando salir contigo. Buenas
noches, por ahora.”

Devyn se alejó por el camino mientras Elizabeth miraba. No. Este no fue un final
satisfactorio para su velada juntas. Cuando Devyn giró de la acera hacia la calle, Elizabeth
se apresuró a seguirla.

"Para el camino," dijo, y acunó la cara de Devyn en sus manos para un último beso
completo.

Cuando echó la cara hacia atrás, Devyn sacudió la cabeza y se mordió el labio inferior
como si aún saboreara la dulzura de ese beso. Elizabeth seguro que lo estaba. “Estás llena
de sorpresas. Sigo diciendo eso y luego me sorprendes de nuevo. Y luego otra vez.”

Elizabeth dio unos pasos hacia atrás, manteniendo el contacto visual. "Bien." Mientras
volvía a entrar, se sintió orgullosa de sí misma, y también más excitada de lo que había
estado en años. Debería llamar a KC. A Dexter. Alguien a quien pudiera decirle de esta
noche monumental.

XWPColección: Página y Facebook 124


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

No. Se tocó los labios completamente besados, disfrutando de la ligera hinchazón. Se lo


guardaría para si por un rato. Era agradable tener algo propio para sacar y examinar
cuando quisiera.
¿Esta noche? Había sido besada por una mujer hermosa y sofisticada. Saltó como una
idiota a la cocina y apagó la luz. Se abrió paso a través de la sala de estar, sumiendo a
toda la casa en la oscuridad. Justo allí, en el lugar donde solía mirar televisión y leer
libros, Elizabeth se abrazó.

Hoy había sido un buen día.

Capítulo trece

"Deberíamos pasar a Amazin Glazin de camino a casa," Jill dijo, mientras doblaban la
esquina hacia el pasillo de productos de Festive Foods, el único supermercado de la
ciudad. Devyn empujó el carrito y Jill iba en una de esas motonetas que proveían las
tiendas que facilitaban las compras. “¿Sabes cuánto tiempo ha pasado desde que comí uno
de sus helados de chocolate con maní? Desde antes del accidente. Eso ha sido mucho
tiempo."

"Esos son los que mamá solía llevar a casa." Devyn alzó sus hombros hasta las orejas ante
la dosis de nostalgia. Recordó cómo el ver esa caja amarilla brillante la llevó a bailar
alrededor de la cocina en pijama porque las rosquillas del Sábado eran un regalo especial
con un presupuesto de madre soltera. "Hecho. Pasamos. Yo invito. Compraremos dos
cajas.”

"Bueno, no nos dejes en bancarrota."

Devyn se inclinó y le dio un beso en la mejilla a su hermana. “Te ves súper genial en tu
motoneta de supermercado. Solo cuida el pasar zumbando.”

“No te burles de mí. Yo no lo hago."

“Hazlo también. Las motonetas están de moda en estos días. Solo espera hasta que
Charlie te vea. Saldrá de esos Levi's en dos punto tres segundos.”

Jill detuvo bruscamente la motoneta frente a los plátanos, lo que Devyn pensó que era
totalmente apropiado. Jill parpadeó rápida y furiosa antes de localizar las palabras
nuevamente. "¿Por qué sacas el tema de Charlie?" Ella la miró acusadoramente como
solía hacerlo cuando Devyn tomaba prestada su ropa sin permiso cuando eran
adolescentes.

XWPColección: Página y Facebook 125


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"La pregunta es, por qué no lo has hecho?" Devyn siguió caminando
despreocupadamente, empujando el carrito por el pasillo. Oyó el sonido de la motoneta
zumbando a la vida detrás de ella.

“¿Por qué mencionaría a Charlie? El es un amigo. Tengo muchos amigos, Dev. No


hablamos de ellos individualmente solo por diversión.”

“Un tipo especial de amigo, diría yo. Del tipo enamorado, si estoy citando correctamente,
y lo estoy haciendo.” Miró a un lado y vio a Jill cerrar los ojos, reconociendo la derrota.

"¿Te lo dijo?" Ella dijo.

"Me dijo."

Jill se volvió de un tono rojo justo al lado de sus espíritus afines, los tomates. "No es lo
que parece."

“¿Que te pones ardiente y pesada con el tipo de licorería los Jueves? No, estoy segura de
que no hay nada que se acerque a eso.” Hizo un punto para sonreír. Era raro que alguna
vez tuviera motivos para burlarse de Jill, que era tan sensata y equilibrada. ¿Cómo podía
dejar pasar esta oportunidad?

Jill miró a su alrededor y acercó su scooter a Devyn, que observaba divertida. "Ten
cuidado con esa cosa, Super Veloz."

Jill la ignoró y bajó la voz. "Aquí está la cosa. Charlie es un buen tipo. Eso es realmente
todo. Y pasamos tiempo juntos, sí. Esa parte es verdad. De vez en cuando. Los Jueves."

Devyn entrecerró los ojos. "Los Jueves son específicos."

"Es ... nuestro día, de acuerdo? Bueno, lo era antes del accidente.”

"Todavía puedes tener tu disfrute sexual de los Jueves, Jilly." Devyn sonrió a la vecina de
enfrente de Jill mientras pasaba. "Hola, Sra. Rousch." La anciana asintió con una sonrisa
de complicidad.

Jill se cubrió los ojos e hizo una mueca. "Perfecto. Ahora la Sra. Rousch lo sabe.”

"La Sra. Rousch tiene sexo, Jill. Todos lo hacen."

"Eso es cierto," dijo una voz de anciana detrás de ellas. Devyn se dio la vuelta en victoria
y le sonrió a su nueva compañera de equipo.

XWPColección: Página y Facebook 126


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Adelante, Sra. Rousch," Devyn dijo, e inclinó su gorra imaginaria. Ella realmente estaba
disfrutando esta tarde en particular. En respuesta, la Sra. Rousch inclinó la suya.

Jill se desanimó aún más. "Ya no hablamos de esto."

"Bien por mi. ¿Qué sigue en la lista?”

Jill se detuvo mortificada. "Berenjena."

"Perfecto." Devyn empujó el carrito con un salto juguetón en su paso.

"Pero no soy la única que está teniendo su diversión," Jill dijo. “Te tengo en la mira y a
Elizabeth. Toda la ciudad lo está. Agarra un frasco de salsa de espagueti. De la marca con
el tipo de bigote.”

Devyn obedeció. "No es un secreto que somos amigas y pasamos el rato jugando cornhole
la otra noche."

"Charlie dijo que le estabas haciendo ojitos."

“No tengo idea de lo que eso significa, bicho raro. ¿Cómo se hacen los ojitos?
Necesitamos vino.” Se le ocurrió una idea y se iluminó. "Tal vez podamos parar en la
licorería más tarde."

"Deja de divertirte," Jill dijo. "¿Estás apuntando hacia Elizabeth Draper?"

"Qué estupenda pregunta." Devyn conocía bien esa voz. Esta vez le tocó a ella cerrar los
ojos. Elizabeth Por supuesto, estaba justo allí en Festive Foods, detrás de ellas.

"Elizabeth," Jill dijo, iluminándose. Oh, cómo habían cambiado las cosas. "Estábamos
justamente hablando de ti." Devyn se dio la vuelta para ver a Elizabeth no solo radiante
sino también luciendo increíble en jeans, tenis blancos Converse sin calcetines y un blazer
color crema que se veía mejor en ella que probablemente en cualquier persona en el
planeta. Tenía el pelo suelto y alrededor de los hombros. Se lo quitó de los ojos y miró a
Devyn. "Lo escuche. Estaba esperando la respuesta a la pregunta.” Esta chica no perdía el
tiempo, pero nunca lo hizo. No había nada de evasivas a su alrededor. Ella era del tipo de
que llamaba a las cosas por su nombre, lo cual mantenía aún más alerta a Devyn.

"Me abstengo," Devyn dijo simplemente y fingió comprar un artículo importante en el


estante. ¿Lo mirarías? Venden pasta en forma de conchas en este supermercado.

"Bueno, eso es decepcionante," Elizabeth dijo, entusiasmada.

XWPColección: Página y Facebook 127


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Se mordió el labio por el doble significado, justo cuando Jill se hizo cargo.

“Ella es de armas tomar, Liz. Siempre lo ha sido."

"Me estoy dando cuenta." Elizabeth vio a Jill en su motoneta. “Te ves genial. Toda
andando por ahi."

Jill posó, alborotando su cabello. “De moda en el supermercado. Al menos, eso es lo que
me estoy diciendo a mí misma. Si alguna vez salen con un calendario de mujeres y
motonetas, me voy a presentar."

"Conseguirías ese trabajo en un instante," Elizabeth dijo, con una mano en la


cadera. "Bien. Te dejaré para que vuelvas a tus compras. Nos vemos mañana por la
noche.” Ella apretó el brazo de Devyn al pasar, lo que hizo que Jill la mirara con los ojos
muy abiertos.

¿Mañana por la noche? Jill articuló.

Devyn sonrió y miró al techo. "No es Jueves, pero tendrá que servir."

"Para ya."

"Tú primero," Devyn dijo, desordenó el cabello de su hermana y siguieron caminando. La


siguiente hora consistió en bromas, disputas y pasar el mejor tiempo juntas. Para Devyn,
las compras nunca habían sido más interesantes o divertidas. Ahora se preguntaba por qué
le entregaban la suya en casa.

¿Le echaba largas miradas a Elizabeth cada vez que la veía por la tienda? Tal vez.

¿Contaba los minutos hasta su cita del Miércoles por la noche? Absolutamente. Solo
faltan veintiocho horas ...

***

Qué demonios se suponía que debía ponerse una chica para una cita con una agente de
bienes raíces de alto poder cuya mirada era acogedora, cuya atención buscaba, pero a
quien no quería asustar por lo interesada que estaba en los pocos días desde que se
besaron por primera vez? Esta era la pregunta que había acosado a Elizabeth desde la
tarde, cuando comenzó a anticipar su noche.

Levantó un camisa negra y miró a Scout. "¿Demasiado serio? Se siente sofisticado, y


realmente no soy capaz de una gran sofisticación."

XWPColección: Página y Facebook 128


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Scout caminó hacia ella y colocó una pata en su zapato.

"Gracias por el apoyo. No negro."

Ella sacudió la cabeza con frustración consigo misma. Elizabeth nunca se quedaba sin
saber qué ponerse. Le gustaba mucho la ropa y generalmente usaba lo que la hacía sentir
feliz, cómoda o bonita. Hoy se sintió notablemente diferente. Las apuestas parecían
mucho más altas. Le gustaba la forma en que Devyn la miraba cuando sus ojos se volvían
oscuros y la miraban ardientemente. Quería más de eso, lo anhelaba incluso, y el atuendo
adecuado podría hacer o deshacer sus posibilidades.

"¿Qué estás haciendo?"

"Jesús," Elizabeth dijo, saltando casi un metro en el aire y agarrando su pecho. "¿De
donde saliste?"

KC parpadeó hacia ella, ajustando su cola de caballo. “Entré, como lo hice los otros nueve
mil millones de veces en que pase por aquí. Pero cuando dije tu nombre, no respondiste.”
Se arrodilló para hacerle algunos cariños a Scout.

"Oh." Elizabeth hizo una pausa, recordando que KC acababa de llegar de un trabajo.
"¿Cómo fueron las cosas con el Sr. Ivers?"

“Él quería dos Big Macs esta vez. Le hablé de las papas fritas por ese nuevo
medicamento. Tiene que cuidar su sal. Entregado con una sonrisa como siempre.”

“Bien hecho con las papas fritas. Te estoy haciendo la empleada del mes.”

"Recibo una placa o no sucedió." KC la estudió como un libro de texto de ciencias. "¿Qué
estás haciendo? ¿Por qué hay ropa por todo el piso de tu armario normalmente
impecable?”

Elizabeth se desinfló como el pequeño globo triste que era. "Solo busco algo para
ponerme." Levantó el brazo hacia la pila de ropa y lo dejó caer. "No sé qué ponerme y
renuncio."

"Cálmate."

"No puedo."

KC inclinó la cabeza y dejó caer su bolso. Se sentó en el borde de la bañera justo afuera
del armario. "¿Por qué te comportas como una chica de catorce años de camino a un
baile?"

XWPColección: Página y Facebook 129


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Porque eso es una especie de paralelismo exacto. Por cierto, serás una gran mamá
cuando Gray sea mayor. Muy intuitiva.”

"Gracias. De la misma manera, el alterarte de esa forma no hará que la ropa entre
mágicamente en tu cuerpo. Así que, hablemos sobre la fuente de tus problemas aquí.”

Elizabeth suspiró, cediendo y recuperando su madurez dada por Dios. “Tengo una cita
con Devyn Winters esta noche, y quiero que salga bien. Ahí está. Acabo de admitir todo
para ti y el universo. Espero que estés escuchando,” ella gritó hacia el cielo.

La sonrisa de KC tardó en comenzar, pero ocupó la mitad de la habitación una vez que se
puso en marcha. "¿Ahora qué? ¿Qué acabas de decir?” Ella se ahuecó la oreja. "Eres una
persona descarada que le guardas secretos a tu mejor amiga."

“Aspiro a ser eso, pero mi ropa no está cooperando. Mira, lamentablemente soy una
persona normal que nunca atraerá a una mujer."

¿Y Devyn es la mujer a la que quieres atraer? ¿Por qué no me lo habías dicho?”

Elizabeth la desestimó. "Es reciente. Es divertida e impresionante, y muy bonita, como ya


sabes.”

"Mmm-hmm. ¿Qué más?"

"Una buena besadora."

"Te mataré."

"Deberías, pero no antes de esta cita."

Una pausa.

"Ponte un vestido. Ese,” KC dijo, señalando el azul suave descubierto del hombro que
había comprado en oferta en Drew's Dresses and More. Todavía no sabía por qué se había
dejado arrastrar por esa compra impulsiva. Nunca se lo había puesto. Ni una sola vez.

Elizabeth sacudió la cabeza. “Sabes que no me sientan bien los vestidos. Desearía que lo
hicieran. Me gustan."

“Hemos pasado por esto. Te ves increíble en vestidos pero te niegas a creerme.”

XWPColección: Página y Facebook 130


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth parpadeó, tratando de ser de mente abierta y aceptar el consejo de su


amiga. Levantó un hombro. "Supongo que no hará daño intentarlo de nuevo." Su teléfono
sonó desde su lugar en el mostrador del baño. Miró el mensaje en su pantalla. Dexter.

Necesito bocadillos. Yendo.

"Fabuloso. Ahora Dex está en camino.” No había terminado la frase antes de escuchar su
refrigerador abrirse en la cocina. "Corrección. Ya ha pasado por mi patio trasero y ahora
está comiéndose mi comida sin preámbulos."

KC se iluminó. "Oh. ¿Tienes esos pequeños quesos?” Ella no esperó una respuesta, y se
dirigió hacia el frente de la casa para averiguar por sí misma. Con una respiración
profunda, Elizabeth sacó el vestido azul informal de la percha. Seis minutos más tarde, se
dirigió a su sala de estar donde Dexter y KC estaban acurrucados sobre una bandeja de
queso.

"¿Qué piensan ustedes de esto?"

Dexter detuvo su mordida a media galleta. KC sostuvo el cuchillo de quesos y se giró.

Dexter silbó. "Guau. ¿Quién es esta mujer seductora?” Se volvió hacia KC. "¿Qué esta
pasando? ¿Por qué se derrite mi cerebro?”

"Te lo dije," KC dijo. "Nunca me escuchas." Se volvió hacia Dexter. "¿Ella alguna vez me
escucha?"

Dexter parecía atrapado. "Ni siquiera sé quién es esta persona, así que, ¿no?" KC lo
golpeó en el pecho. "No," él dijo, con más firmeza. “Y debería. Maldita sea. Estás
arrasadora con ese vestido, Liz.”

El calor le infundió las mejillas. "Es solo un vestido sencillo."

"Ese enseña tus piernas." KC sacudió la cabeza. “¿Cómo tienes esas piernas y rara vez las
exhibes? Le pagaría a Dios por esas piernas.”

Elizabeth las miró ahora, sintiéndose más ligera. Bonita, incluso. Ella sonrió. "¿De verdad
lo crees?"

Dexter se sentó hacia adelante. “Me abstendré de comentar así que no soy el tipo
heterosexual espeluznante que mira a su amiga, pero escucha a KC. Anota todo lo que
ella dice.”

XWPColección: Página y Facebook 131


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth entró más en la habitación y robó un pequeño trozo de Havarti (Marca de


queso). "Gracias, Dex."

KC levantó las manos en el aire como si fuera ignorada trágicamente.

Elizabeth besó su mejilla. "Y gracias, Kace-Face."

"De nada," KC dijo, sonriéndole. Le dio una palmada en el culo. "Ahora ve a cortejar a tu
mujer."

Eso llamó la atención de Dexter. “¿Quién es la mujer? ¿La chica del supermercado con el
pelo de punta? ¿O estamos hablando de Thalia otra vez?”

"Devyn Winters," KC dijó, suavemente.

Sin perder un segundo, su rostro se transformó en un ardor impresionante. "Ten sexo."

Elizabeth suspiró. “No seré presuntuosa sobre esta noche. No es mi estilo. Espero que
pasemos un rato fantástico juntas. Eso es todo.” Se volvió hacia su habitación, con la
intención de añadir el más mínimo rizo a su cabello y tal vez un toque de maquillaje.

"Ten sexo," Dexter dijo de nuevo, con una voz más profunda.

Ella contuvo una carcajada, porque eso en realidad no sonaba como una idea horrible.

***

Devyn llegó frente a la casa de Elizabeth cinco minutos después de lo que estaba
programada para recogerla para su cita. Era una táctica que había empleado cuando
aparecía en cualquier mesa de negociación: mantenlos esperándote. Mantente más allá de
su alcance, y querrán el acuerdo aún más. Si bien no estaba segura de que se extendiera a
su vida amorosa, ni a la de nadie, había llegado tarde por costumbre. Con un ajuste final a
sus jeans, su blusa blanca sin mangas y bufanda Chanel morada y durazno, llamó a la
puerta con confianza. Lo cual fue de corta duración.

Cuando Elizabeth abrió la puerta, parpadeó. Y parpadeó un poco más.

"Hola," Elizabeth dijo, y esperó. Inclinó la cabeza hacia un lado y miró a


Devyn. “¿Devyn? Dije hola."

"Correcto. Hola.” Devyn enrolló los labios y luego recordó sonreír. Todo sobre Elizabeth
era hermoso y suave. Llevaba un vestido azul que complementaba el verde vibrante de
sus ojos y mostraba sus hombros desnudos. Las sandalias de tiras que llevaba tenían un

XWPColección: Página y Facebook 132


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

ligero tacón que hacía que sus piernas parecieran largas, lisas y largas nuevamente. Devyn
trató de no mirar, pero estaba bastante segura de que había perdido esa batalla.

El cabello de Elizabeth estaba suelto y peinado de lado, y llevaba un brillo de labios que
rogaba ser besado directo en su cara. El efecto combinado de todos los detalles, y la
propia Elizabeth, fue paralizante. "¿Nos vamos?"

Devyn aparentemente estaba corta de palabras.

Elizabeth inclinó la cabeza ante el silencio de Devyn. "Tampoco decidimos dónde."

"Vamos a un buen restaurante," Devyn dijo, reincorporándose a lo planeado en curso.


“Uno tranquilo. ¿Conoces alguno así?”

“Bueno, hay un nuevo lugar en las afueras de la ciudad que se especializa en pasta casera
de la que todos han estado hablando. Tienen pequeñas velas en todas las mesas. Oh, y
manteles de lino blanco. Es el restaurante de Seth y Carol. ¿Te acuerdas de Seth? Él era la
mascota en la escuela. Un grado por delante.”

"¿El Seth Repleto de Estrellas con ese pelo?" Así era como le habían llamado en aquel
entonces.

Elizabeth se echó a reír, y ver esa sonrisa hizo que Devyn se quedara sin aliento. “Sí, ese
sería él. Ahora está metido hasta los codos en la masa de pasta y ganando dinero a manos
llenas. Por lo que escuché, la gente de las ciudades vecinas incluso manejan hasta aquí.
Ha estado en mi lista de tareas pendientes para comprobarlo.”

“Está bien, decidido. Vamos a ver a Seth y a comer pasta. Pero primero esto.” Ella no
pudo contenerse. Dio un paso y besó los labios de Elizabeth suavemente, permaneciendo
allí e inhalando su aroma de algodón fresco por un momento antes de abrir los ojos y
exhalar. "Ahí. Ahora me siento mejor, como si pudiera respirar de nuevo."

"¿Lo estás? Me siento ... entusiasmada."

Devyn se rió en voz baja. "¿Qué significa eso?"

"No tengo idea." Elizabeth parpadeó. "Pero es como estoy."

Ella robó un último beso rápido. "¿Vamos a cenar?"

"Sí, por favor," Elizabeth dijo, con una sonrisa de satisfacción.

XWPColección: Página y Facebook 133


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn quería besarla de nuevo pero se contuvo. La cena iba a ser tortuosa con Elizabeth
en ese vestido, con los hombros a la vista y un escote ligeramente visible. Tragó saliva.

"Yo manejare."

Elizabeth parecía divertida. “¿En tu diminuto cochecito? ¿Vamos a tener una cita en esa
cosa?”

Devyn abrió el camino hacia el Spark. "Empieza a gustarme."


Elizabeth se rió. "No sé por qué, pero te sienta bien."

"Eso es lo peor que me has dicho, y se supone que eres la agradable en este dúo." Sostuvo
la puerta abierta para Elizabeth y esperó a que entrara.

"¿Vamos a coquetear un poco más esta noche?" Elizabeth preguntó, una vez que Devyn
se unió a ella. "¿En lugar de solo besarnos?"

Devyn hizo una pausa. “Se supone que no debes anunciar el coqueteo o hablar sobre los
besos tan pronto. Ves, eso es lo que sigues pasando por alto.”

Elizabeth buscó la estación de radio de una de las tres locales y lejos de la estación de
Hilton Head que Devyn había logrado sintonizar. “Puedo anunciarlos a ambas si
quiero. ¿Nos vamos?"

Devyn la miró mientras se giraban hacia su calle. "No sé tu, pero estoy de acuerdo."

"Bien. Entonces me encanta tu atuendo. Es elegante y muy Devyn Winters. Te ves


guapa."

"Gracias." Devyn tragó saliva ante la calidez que el cumplido trajo consigo. "Sin
embargo, me encantaría saber qué significa 'muy Devyn Winters' para ti."

"Tengo que guardar algunos secretos o no te interesará."

Devyn le dio una larga mirada que decía Imposible.

"Si estás pensando en besarme otra vez, en primer lugar tenemos toda una cena que hacer
primero."

Primero. Archivó esa palabra mientras su cuerpo entero hormigueaba. "Confía en mí, soy
consciente." Pero dentro de ese auto, sintió la tensión sexual rebotando en las
paredes. También era muy consciente del calor del cuerpo de Elizabeth mientras
acariciaba el lado derecho del suyo, una de las pocas ventajas que había experimentado

XWPColección: Página y Facebook 134


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

con este pequeño automóvil en todo el tiempo que lo había tenido. No quería nada más
que poner una mano sobre la rodilla de Elizabeth y deslizar la tela de ese vestido hacia
arriba solo un par de centímetros, o incluso un poco más. Cerró los ojos brevemente,
agarró el volante y se concentró en la carretera.

"¿Qué vas a pedir?" Elizabeth preguntó, mirando por encima de su menú en Seth's un
poco tiempo después.

El restaurante era pequeño, solo un puñado de mesas. Afortunadamente, era Miércoles, y


el lugar podía acomodarlos. "Voy a pedir los raviolis de espinacas y crema dulce."

Devyn dejó su martini en las rocas perfectamente hecho. Elizabeth había optado por un
Sprite antes de calentarse con una bebida para adultos. "Tal vez la ensalada de tomate y
sandía."

"No. Uh-uh."

"¿Uh-uh?" Preguntó, divertida. “¿Te opones a producir? El menú dice que es fresca
y local, lo que debería hacerte feliz."

Elizabeth dio palmaditas al mantel. "Me opongo a que no pidas la pasta casera en un lugar
de pasta."

"Creo que me he acostumbrado a las ensaladas y a comer en el camino."

“Esa es la práctica más ridícula que he escuchado. Comer en el camino? ¿Por qué?”
Elizabeth parecía indignada. Francamente indignada, e hizo que el estómago de Devyn
se agitara agradablemente. El fuego en sus ojos acerca de las ensaladas como comidas era
... todo.

"Entonces será Ricotta gnocchi," dijo, colocando su menú sobre la mesa.

"¿Fue tan sencillo?"

"Estoy continuamente sorprendida por las cosas que puedes hacer que haga," Devyn dijo,
con un fingido resoplido. “Es un poco molesto, si soy sincera. No hagamos de esto un
hábito. Tengo que retener algo de control aquí, de acuerdo? Es quien soy.”

Elizabeth se inclinó. “Creo que secretamente te gusta soltarte. Dejar que alguien más
tome el control para variar."

XWPColección: Página y Facebook 135


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

La mirada de Devyn cayó a los labios de Elizabeth mientras decía las palabras. Se
imaginó a Elizabeth en el jodido control, y le hizo cosas maravillosas. Dios, no aquí. Se
obligó a sentarse derecha y ser una persona normal en un restaurante.

Ella pintó una sonrisa. "Todavía no supero el hecho de que jugué y casi gano un torneo de
cornhole."

"No nos descartes." Elizabeth se colocó un mechón de ese cabello multicolor detrás de la
oreja. "Siempre habrá este Sábado."

Lo más sorprendente fue que Devyn estaba emocionada de escuchar eso, que podría estar
jugando cornhole en un estacionamiento nuevamente este fin de semana con
Elizabeth. ¿Qué le estaba pasando y cómo? ¿Ese era el tipo de cosas que esperaba con
ansias ahora? "Debería trabajar en mi arco." Ella hizo el movimiento.

Elizabeth se rió. "No está mal." Tomó un sorbo de su refresco. "¿Y cómo van las cosas
con ese gran edificio que estás vendiendo?"

“¿Twenty-Four Walker? Estamos atrasados de donde deberíamos estar.” Tomó un sorbo


de su propia bebida, sintiéndose arrastrada de vuelta a su realidad cotidiana que no tenía
nada que ver con pelotas suaves o coqueteos. Una lástima. "Y el tiempo se está
acabando."

Elizabeth se reclinó para permitir que el camarero cambiara su Sprite por el vino blanco
de la casa que había pedido previamente. Sus ojos se iluminaron cuando la copa fue
colocada sobre la mesa. La levantó felizmente. "¿Qué pasa si no lo vendes?"

“Bueno, mi reputación estará arruinada, lo que me costara otras oportunidades. Lo peor de


todo es que probablemente no obtendré otra lista de este constructor en particular, que
pasa por un proyecto importante de construcción o renovación después de otro, lo que se
traduce en millones en perdidas de comisiones para mí."

Los ojos de Elizabeth se agitaron. "Sostén la mostaza (*)."

"¿Como en una tienda de delicatessen?"

"Sí, es lo que KC y yo decimos en lugar de 'teléfono'. Ve a la par conmigo. ¿Ganas


millones en comisión?”

(*) Es una frase idiomática que significa alcanzar o superar el estándar deseado o el rendimiento, o más
generalmente tener éxito, tener la capacidad de hacer algo.

XWPColección: Página y Facebook 136


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Sí," Devyn dijo, desestimando su asombro, "pero eso se filtra hacia mi equipo y una
tajada a la empresa que me acoge, pero seguro. El capital inicial de un edificio como este
es de varios millones.”

Elizabeth se bebió un trago de vino. Sacudió su cabeza. "¿Qué haces aquí conmigo?"

Devyn la miró confundida. "Cenando." Todo sobre esta mujer se estaba volviendo
adorable para ella, hasta su Sprite de calentamiento.

"Hago trabajos inusuales para vivir," Elizabeth dijo, tocando su pecho.

“Y aparentemente todos los buenos chismes. Tengo muy pocos chismes en el trabajo, así
que en ese aspecto tu ganas.” Elizabeth tomó otro trago y se avivó. "¿Te encuentras
bien?" Devyn preguntó.

“¿Besé a una millonaria? Puedes decírmelo. No me avergonzaré por eso.”

Devyn volvió a reír. "Es posible."

"Oh, Dios mío." Otro gran trago de su copa. Ella iba a necesitar otra. Devyn le hizo señas
al camarero con un sutil gesto hacia la copa de Elizabeth.

"Me encantaría escucharte decir esa misma frase en otros ... escenarios más personales."

Los ojos de Elizabeth se agrandaron. Sus mejillas se pusieron rosadas. Y apareció una
sonrisa. "Creo que el coqueteo acaba de comenzar."

Oh, también lo hizo.

La cena estuvo llena de eso. Mientras Devyn comía lo que resultó ser el mejor platillo de
gnocchi que le habían servido, ellas participaron en miradas robadas. Esas pasaron a
largos espacios de contacto visual, y el ocasional cumplido coqueto. Sin embargo, todo
parecía basado en la diversión, que era donde Devyn se sentía más cómoda y en control.

"Sabes cómo mover una bufanda," Elizabeth dijo, sobre su copa de vino. Sus ojos
danzarines.

Devyn asintió con la cabeza. “Solo tengo algunas habilidades. Usar una bufanda es algo
en lo que he dedicado mucho tiempo y esfuerzo para hacerlo bien.”

"No envalde."

"¿Disculpa?"

XWPColección: Página y Facebook 137


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth se rió. “Es la misma palabra deletreada de manera diferente, con significados
diferentes. Piénsalo. No envalde. Me gusta decirlo. Básicamente, significa que tus
esfuerzos no fueron en vano. Te ves ... muy bonita.” Respiró hondo. "Siempre lo haces."

“Cuando abriste tu puerta esta noche, me quede sin palabras. Verte allí parada con tu
vestido fue una sorpresa.”

"¿Por qué fue eso?"

“Porque ya estaba atraída por ti. Mira, ni siquiera voy a tratar de negar eso. Tú lo
sabes. Pero viendo la ... forma de tu cuerpo, y la forma en que la tela – ”

"Hola, viejas amigas"


Se volvieron. De pie junto a su mesa con una bata blanca de chef estaba Seth, completo
con el cabello rubio rizado que Devyn siempre había identificado con él asomándose por
la gorra.

"Hola, Seth," ella dijo, haciendo todo lo posible por sonreír. "A pasado mucho tiempo."

“Seth, hola. Es bueno verte.” Elizabeth sonrió radiante. "Pero no ahora."

Él inclinó la cabeza hacia ella. "Solo quería asegurarme de que estén disfrutando de su
comida."

“Más que disfrutando. Arrasé.” Ella deslizó a un lado su plato. “Tu restaurante es el
mejor, y este ravioli me traerá de regreso muchas veces más, pero necesito que Devyn
termine lo que me estaba diciendo. ¿Puedes volver en diez minutos?” Ella le mostró
ambas palmas para indicarle el número diez.

Él se rió, asintió y se trasladó a la mesa de al lado.

Bueno, bueno. Aparentemente, Devyn no era la única atrapada en una bruma lujuriosa.

Elizabeth se inclinó. "¿Estabas diciendo?"

"Estaba diciendo que eres sexy, y no puedo dejar de mirarte."

"La gente por aquí generalmente no me describe como sexy."

“La gente por aquí puede ser estúpida. Créeme. Lo están pensando. Probablemente todo el
día.” Elizabeth probablemente ni siquiera se dio cuenta de que lo hizo, pero se lamió el
labio inferior, lo que hizo que Devyn quisiera probarlo. "Deberíamos salir de aquí
pronto."

XWPColección: Página y Facebook 138


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No puedo acostarme contigo esta noche." Elizabeth exhaló en derrota. "Y entiendo que
esas palabras fueron muy difíciles de decir."

"Nunca esperaría – "

"No es que no quiera, porque Dios, en este momento estaría bien," se inclinó y bajó la
voz, "quitándote esa ropa a toda prisa." Devyn se olvidó de respirar. “Pero es la primera
cita que no puedo superar. No soy una chica del tipo sexo en la primera cita. Y créeme, he
intentado serlo toda la noche.”

"Es una especie de nuestra segunda cita," Devyn dijo. "Si lo piensas."

"No creo que sea una chica de segunda cita."

"También pasamos un montón de tiempo juntas en la casa, pero eso todavía no significa
que yo – "

"Tal vez hay un compromiso."

Devyn disfrutó esto sin cesar. El conflicto en la cara de Elizabeth. La lucha. "Segunda
cita, segunda base?"

“¿Crees que soy infantil?” Elizabeth preguntó. “Puedes decirlo. Me siento infantil con
esta regla."

"No. Esa palabra no ha entrado en mis pensamientos,” Devyn dijo con sinceridad. “Tienes
convicciones. No hay nada de malo con eso."

Algo nuevo y bien fundado se hizo cargo de las facciones de Elizabeth. Ella posó la
barbilla en la mano. "Pero pronto regresarás a casa." Hizo un gesto entre ellas. “Vives en
Filadelfia. Yo vivo aquí."

"Y para ser claros, no estoy buscando a largo plazo ... nada."

“Me imagino que no. Vives una vida ajetreada.”

"Muy ajetreada. No tengo tiempo para mucho fuera de mi trabajo. De ahí las ensaladas
para llevar.”

"Esto suena como un momento oportuno para discutir lo que está sucediendo aquí." Hizo
un gesto entre ellas. “Tengamos una plática al más alto nivel.”

El silencio golpeó y el estado de ánimo cambió.

XWPColección: Página y Facebook 139


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bueno, me gustas." Devyn tomó una rebanada de pan caliente de la segunda canasta que
habían llevado a su mesa. "Somos amigas."

"Amigas improbables."

Extendió mantequilla en una rebanada, observó cómo se derretía al instante y se la


entregó a Elizabeth. "Mucho. Pero también me siento atraída por ti.”

"Eso nos hace amigas que se sienten atraídas la una por la otra." Mientras Devyn se
untaba una rebanada de pan, Elizabeth se reclinó, pareciendo pensativa. "Puedo funcionar
con esos términos."

Devyn sonrió. "Yo también puedo. Entonces, en cierto sentido, no estamos negociando
para siempre.”

Elizabeth tomó un bocado de pan y asintió lentamente. “Estamos negociando en este


momento. Así que quizás las reglas convencionales de citas no se aplican a ... dos buenas
amigas que se sienten atraídas la una por la otra."

El alivio golpeó. Estaban en la misma maldita página. "Realmente me gusta cómo


piensas."

Elizabeth sonrió cortésmente a su camarera cuando pasó. "Creo que podríamos estar listas
para la cuenta."

Capítulo Catorce

La habitación estaba quieta. Dexter había llevado a Scout a su casa más temprano en el
día, ya que Elizabeth estaría afuera por la noche. De espaldas a Devyn, Elizabeth sirvió
dos copas de vino, porque el vino era más sexy que la cerveza, pero se preguntó si
llegarían a ellas. No tuvo que darse la vuelta para saber que los ojos de Devyn estaban
sobre ella. Podía sentir esa mirada en cada centímetro de su piel expuesta, haciendo que
su temperatura se elevara y su cerebro se callara.

La cena había sido una aventura. Si bien quería escuchar todo lo que Devyn tenía que
decir, también tuvo problemas para seguir el hilo de la conversación porque cada parte de
ella quería a Devyn. Realmente la quería de una manera primaria y muy física que nunca
había experimentado. Tendría que preguntarle a KC sobre esto después, pero por ahora le
dolían los muslos y la humedad en su ropa interior la tenía incomoda. Exhaló
lentamente. Ni siquiera se habían tocado.

XWPColección: Página y Facebook 140


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Todavía.

Se enderezó, parándose en toda su altura, al sentir que Devyn se acercaba. La piel de sus
hombros se estremeció con anticipación cuando sintió el cosquilleo del cálido aliento de
Devyn. Cuando el lento beso cayó sobre su hombro desnudo, cerró los ojos y dejó caer la
cabeza hacia atrás. "Hola," murmuró. Devyn colocó el siguiente beso en su omóplato,
seguido por el costado de su cuello. Las rodillas de Elizabeth temblaron. "¿Entonces nos
estamos saltando el vino, o ..." No pudo terminar la oración porque la lengua de Devyn
trazó una línea por su cuello que sus labios repitieron con besos con la boca abierta.

"Depende de ti," Devyn dijo, en voz baja, sin dejar su labor.

“El vino está sobrevalorado.” Pero no reconoció su propia voz. Era más baja y susurrante
y la hacía sentir fuera de sí misma, excepto que todavía experimentaba cada terminación
nerviosa hormigueando con un deseo abrumador. Se giró y deslizó sus brazos alrededor
del cuello de Devyn, presionando sus cuerpos por fin. Contuvo el aliento ante el contacto
acalorado, y se deleitó con la sensación de los senos de Devyn contra los suyos. La puso
húmeda. La hizo querer ser tocada.

Devyn no disfrutaba. No se preocupaba. Parecía estar en una misión, y lejos de que


Elizabeth se interpusiera en su camino. Besó a Elizabeth lentamente y luego rápido.
Deslizó las manos desde la cintura de Elizabeth hasta su caja torácica hasta que
encontraron la parte inferior de los senos de Elizabeth. Elizabeth apartó su boca de la de
Devyn para respirar a través de las chispas que golpearon cuando las manos de Devyn la
tocaron íntimamente a través de su vestido. Sus caderas se mecieron sutilmente. Ella no
pudo detenerlas.

"Me encanta este vestido puesto en ti," Devyn susurró. "Necesito decirle adiós ahora."

Elizabeth asintió y vio a Devyn levantar la tela azul sobre su cabeza, dejándola allí de pie
en su sostén y ropa interior, la vista debió haberle hecho algo a Devyn porque aplastó su
boca contra la de Elizabeth y caminó hacia atrás, sin dirección, mientras sus labios
bailaron y agarró el culo de Elizabeth.

Bam. Su espalda se encontró con el refrigerador. Instintivamente alcanzó a su izquierda y


apagó las luces de la cocina. La pequeña porción de su cerebro que todavía funcionaba le
recordó que tal vez no quisiera darles un espectáculo a los vecinos.

"Eres más hermosa de lo que imaginaba," Devyn dijo, pasando su mano lentamente por el
cuerpo de Elizabeth, sobre su sostén, sobre su estómago y deslizándose suavemente entre
sus piernas. La ligera presión que ejerció Devyn cuando presionó hacia arriba casi hizo
que Elizabeth se sobresaltara. Necesitaba ese refrigerador. Le agradeció a Dios por
ello. La caricia que siguió fue celestial, hipnótica y rítmica, que le permitió subir y

XWPColección: Página y Facebook 141


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

subir. Siseó en un suspiro, ya muy excitada, su ropa interior ya tan húmeda. No llevaría
mucho. Sus caderas se movieron instintivamente, empujando contra la mano de Devyn,
solicitando la liberación que tanto necesitaba.

Entonces Devyn retiró la mano. Maldición. Elizabeth se recordó a sí misma respirar. Ella
superaría esta deliciosa tortura.

Cayendo de rodillas, Devyn se puso a la tarea. Besó a Elizabeth a través del pequeño
trozo de tela entre sus piernas, que era encantador, pero no lo suficiente como para tener
contacto. Luego besó a Elizabeth con más firmeza, lo cual fue, oh Dios mío, mucho
mejor. Se balanceó contra la presión y agarró la parte superior del refrigerador detrás de
ella con ambas manos. Cuando Devyn por fin deslizó la ropa interior desde las caderas de
Elizabeth hasta los tobillos y la tocó con la lengua, Elizabeth extendió la mano detrás de
ella con el brazo derecho y se agarró al lado del refrigerador con todo lo que tenía. Se
movió, dándole a Devyn y su maravillosa boca más acceso. Ella también lo aceptó.

Sus músculos temblaron cuando comenzó una acumulación aún más intensa. Eran
asombrosas las cosas que le hizo Devyn con su boca. ¿Eran esos octágonos los que
trazó? Su cerebro no podía seguir el ritmo. No importaba, eran maravillosos, y estaba tan
excitada que era doloroso. Ella vocalizó su camino sobre ello, demasiado educada para
pedirle a Devyn que se apurara. Los gemidos se convirtieron en gimoteos cuando Devyn
la atrajo más firmemente hacia su boca y chupó. Se habría doblado si no hubiera agarrado
lo que sea que estaba sosteniendo. Ella realmente no tenía un concepto de su entorno en
este momento. Dondequiera que estuviera, su vestido estaba en el piso y su ropa interior
estaba alrededor de sus tobillos, y su mundo estaba siendo sacudido. Cuando Devyn entró
en ella con tres dedos, dijo su nombre en voz alta, ebria de placer y lista para ser
liberada. Con los dedos de Devyn conduciéndola, subió más y más, mareada y perdida,
cuando finalmente, todo cedió en un estallido y se catapultó con un tirón de sus
caderas. Se corrió intenso y rápido y extra demorado, superando el flujo de placer que la
sobrecogió. Los dedos de Devyn mantuvieron las maravillosas sensaciones llegando hasta
que no pudo aguantar más.

"No más," dijo, sin aliento y satisfecha. Aquietó la muñeca de Devyn y observó mientras
estaba de pie, sonriendo y orgullosa de sí misma. Mientras Elizabeth trabajaba para
ordenar sus pensamientos, Devyn la besó suavemente en el cuello.

"Increíble," susurró. "Increíblemente gratificante tomarte en tu cocina." Envolvió sus


brazos alrededor de la cintura de Elizabeth y besó el lugar donde su cuello se unía con su
hombro.

Elizabeth trató de recuperar el aliento. "La cocina. Es correcto. Ahí es donde estamos.” Se
enderezó y parpadeó, aún recuperando su equilibrio. Una vez que lo hizo, miró a Devyn y
se dio cuenta de que estaban muy desequilibradas. "Tu ropa," dijo.

XWPColección: Página y Facebook 142


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn miró su atuendo. La bufanda aparentemente se había caído o había sido descartada
– era difícil de decir, pero yacía en el piso al lado de su vestido. "¿Qué pasa con mi ropa?"
Devyn preguntó, retrocediendo.

"Quítatela."

Devyn la miró, casi como si no pudiera creer que la orden había salido de la boca de
Elizabeth, así que la modificó.

"Por favor."

Eso provocó una sonrisa, hecha visible por el suave resplandor de la luz de la luna sobre
todo. Observó, con los ojos ahora oscurecidos, cómo Devyn se quitaba la camisa blanca
para revelar un sostén rosado claro que ofrecía una visión generosa de sus senos
llenos. Elizabeth tragó saliva. Luego, se desabrochó los jeans y los deslizó al piso,
saliendo fácilmente de ellos. El sostén rosado combinaba a juego con un par de bikinis de
seda. El conjunto de coordinado de color hizo que Elizabeth volviera a humedecerse.

Se acercó a Devyn y, con una mano detrás de la cabeza, acercó su boca para un beso
profundo. Se quitó los zapatos, lo que debería haber hecho hace mucho tiempo, y permitió
que Devyn tomara la delantera en el departamento de altura porque lo encontraba
sexy. Mientras sus lenguas luchaban, se sintió como una niña la mañana de Navidad,
sabiendo que iba a tocar a Devyn íntimamente, llevarla a sitios y traerla de
regreso. "¿Quieres ver mi habitación?" Preguntó contra la boca de Devyn.

Todo lo que obtuvo fue un asentimiento, lo que significaba que las cosas se estaban
moviendo en la dirección correcta.

No anduvieron con gracia, deteniéndose cada pocos pasos para besarse, tocarse o
mirarse. No se molestó con la luz del techo. La pequeña lámpara al otro lado de la
habitación ofrecía un brillo romántico. Su mano estaba entre las piernas de Devyn antes
de que llegaran a la cama.

Devyn apretó los hombros de Elizabeth mientras la acariciaba. “Para que lo sepas, no va a
demorar mucho tiempo. Ya he acabado. Lo siento."

"Ya veremos sobre eso," Elizabeth susurró. En realidad, la idea de que había encendido
tanto a Devyn era intoxicante e ... increíble. Alimentaba su confianza y hacía que solo
quisiera más a Devyn.

En una sorpresa, la Devyn normalmente preparada era bastante vocal cuando estaba
excitada. Los sonidos afectaron a Elizabeth de una manera poderosa. Podía sentir esos
sonidos moverse a través de ella mientras acariciaba a Devyn suavemente. Los

XWPColección: Página y Facebook 143


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

alentadores murmullos cuando quitó esos bikinis rosados reforzaron su determinación. El


sostén desechado reveló unos pechos redondos y hermosos como sacados de un
cuadro. Elizabeth tuvo que besar a cada uno lentamente y lamer su camino alrededor de
cada pezón. Los chupó suavemente, luego no tan suave.

En algún lugar del camino, Devyn desabrochó el sostén de Elizabeth, lo que provocó que
Elizabeth ayudara a la causa y lo arrojara sobre su hombro. Dejó que todo su peso se
asentara. Acurrucada entre las piernas de Devyn, se balanceó contra Devyn a propósito,
sorprendida de cómo encajaba allí como una pieza de rompecabezas perdida.

"Más," Devyn dijo, mientras agarraba la colcha debajo de ella. Todo lo que necesitó
fueron un par de empujes fuertes de sus caderas y Devyn se vino rápido y fuerte. Acercó a
Elizabeth y la agarró mientras sobrellevaba el placer. Tal vez fue el momento más
satisfactorio de la vida adulta de Elizabeth, por no mencionar el más hermoso.

"Nunca antes fue tan rápido," Devyn se las arregló decir, finalmente. "Guau."

Elizabeth besó sus labios suavemente. "¿Puedo poner esa cita en mi tarjeta de visita?"

***

"Nos hicimos muchas cosas esta noche," Elizabeth dijo, mientras miraba al techo. Oh, lo
hicieron.

Debían ser al menos las tres de la madrugada. Tenía las extremidades pesadas y no estaba
segura de poder moverse, no estaba segura de querer hacerlo. Devyn yacía junto a ella de
costado, con el lado de la cabeza apoyado en su mano y la sábana levantada hasta su
cintura, dejando sus increíbles senos expuestos para Elizabeth. "¿Qué va a pasar cuando
me presente al trabajo y nos veamos?”

"Diré, 'Hola, Elizabeth. El sexo de anoche fue increíble'.”

Jadeó, giró la cabeza y miró a Devyn con los ojos muy abiertos. "Dime que no dirás eso
delante de nadie."

"Bien. No lo haré. Pero debes saber que así fue.” Devyn tomó su mano y entrelazó sus
dedos. "Esto fue una buena idea. Realmente disfruté esta noche. A ti."

"Yo también lo hice. Dos adultos que dan su consentimiento es bastante refrescante. Sin
presión tampoco.”

"¿Alguna vez has hecho esto antes?" Devyn apoyó sus manos en el estómago de
Elizabeth.

XWPColección: Página y Facebook 144


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Ella entendió su significado. Sexo sin la promesa de una relación, incluso el potencial de
una.

Ella sacudió su cabeza. "¿Tu lo has hecho?"

“He tenido aventuras de una noche, pero nunca nada con alguien que conozco. Y
realmente me gusta."

Elizabeth apreció ese cambio. "Tú también me gustas."

Devyn suspiró y se encontró con los ojos de Elizabeth. Había una suavidad en ella que
Elizabeth no había visto antes, como si estuviera total y completamente relajada. "¿Qué
quieres para ti en la vida?" Devyn preguntó. "Puede ser cualquier cosa."

“Siempre he querido una familia. Siempre, siempre.” No había tenido que pensar en su
respuesta. “Quiero hacer cosas como ligas menores y barbacoas en el patio trasero con
amigos, y luego escabullirme con el amor de mi vida para tener sexo increíble y volver a
hacerlo toda la próxima semana. En otras palabras, soy un cliché andante."

“No hay nada de malo en eso. Si eso es lo que quieres, deberías tenerlo.”

Ella suspiró. “No estoy segura de que dependa de mí, ¿sabes? No me ha pasado
todavía. ¿Pero quién sabe? Es lo que espero encontrar algún día.” Ella desenroscó sus
manos y tocó la barbilla de Devyn. "¿Qué hay de ti?"

Devyn se deslizó hacia abajo, apoyó la cabeza sobre su brazo y sonrió. "Un
legado. Quiero que mi nombre signifique algo."

“¿Y cómo planeas hacer que eso suceda?” La ambición de Devyn era tremendamente
sexy para Elizabeth, y antes de esto, no se dio cuenta de que era una cualidad que le
importaba mucho en otra persona. Continuó aprendiendo más sobre el mundo y su lugar
en él. Lo que a ella le gustaba. Lo que no. No era tan aburrida o predecible como alguna
vez pensó.

“Establecer records de bienes raíces comerciales en Filadelfia. Comenzar mi propia


empresa con mi nombre en la puerta y construir mi marca a partir de allí."

"¿Así de simple?"

"Sí. Eso es lo que quiero."

"Tengo una fuerte sospecha de que vas a hacer exactamente eso." Elizabeth trazó el
contorno de la cadera de Devyn hasta que desapareció debajo de la sábana. Su cuerpo

XWPColección: Página y Facebook 145


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

desnudo era irreal. Si no resultara religiosa, Dios había sido más que amable. "¿Qué pasa
después del trabajo?"

"Un fuerte old fashioned (Tipo de bebida) con una cereza sería bueno, justo antes de
quedarme dormida por la noche."

“¿Tú y una bebida? ¿Eso es todo?” Ella frunció el ceño. "Eso es – "

“No es terriblemente romántico, ¿verdad? Pero es mi tipo de día. Haciendo acuerdos,


llegando a casa exhausta, celebrando con un cóctel y derrumbándome en la cama, incapaz
de mantener los ojos abiertos hasta que me levante y haga todo de nuevo al día siguiente."

"Nuestros ideales son muy diferentes."

“No extremadamente. De hecho, creo que tu versión suena muy bien.”

"Simplemente no para ti."

Devyn vaciló. “No es lo que alguna vez imaginé, ¿sabes? Eso es todo."

Elizabeth no pudo identificarse con encontrar satisfacción en el tipo de rutina descrita por
Devyn. No. De hecho, no podía dejarlo pasar sin respuesta. Ahora fue ella quien apoyó la
cabeza sobre su mano.

"¿Devyn?"

"¿Sí?"

“¿Qué hay sobre el resto del mundo? ¿La gente en él? ¿Dónde está el tiempo en ese tipo
de horario para que te diviertas? ¿Sentarte en una cafetería y leer un libro?”

"No he leído un libro en una cafetería ... nunca."

"Oh." Una pausa. “¿Y te parece bien?” No era tanto el juicio como la curiosidad por una
vida muy diferente de lo que Elizabeth conocía y valoraba.

Devyn se sentó y la miró. “No lo he extrañado todavía. Me gusta mi ritmo más rápido."

"Por eso te está matando el estar aquí."

"En realidad, en este momento no está nada mal." Devyn envolvió un brazo alrededor de
la cintura de Elizabeth y jaló de ella hacia arriba. Levantó la mano y retiró el cabello hacia
atrás y simplemente estudió su rostro.

XWPColección: Página y Facebook 146


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Qué?" Elizabeth preguntó, tímidamente.

"Eres tan hermosa. Es asombroso para mí."

"Oh."

"¿Qué?" Devyn preguntó, entrecerrando los ojos. "¿Te cuesta escuchar eso?"

"Me encanta escuchar eso." Sintió que su sonrisa se atenuaba ligeramente. "Solo que ... no
estoy acostumbrada."

Devyn le dio un delicado beso en la barbilla. "Creo que voy a tener que cambiar eso."

Cuando Elizabeth metió firmemente su muslo entre los de Devyn, fue recibida con los
ojos muy abiertos. “También me gusta efectuar cambios. ¿Tú día? Se puede mejorar."

"¿Cómo es eso?" Devyn preguntó, bajando las manos y palmeando los senos de
Elizabeth. Ante el toque de Devyn, ella siseó y sus caderas rodaron automáticamente.

“Todavía no has conocido mi boca. No completamente.” Jaló la sábana y se arrastró


descendiendo por la cama.

"Dulce Jesús."

***

Ese brillante y soleado Viernes, Devyn se sentó en un taburete en la encimera de la cocina


de Jill con su trabajo extendido como si nunca hubiera dejado ese lugar. Contratos en
todas partes, su computadora portátil, su iPad, una taza de café y su característica pelota
de estrés la rodeaban como una manta cómoda combinada. Frente a ella, Jill preparaba el
desayuno, el cual tenía que ser fantástico porque el aroma tenía su nariz en el
cielo. Devyn se sentía con energía y lista para el mundo, con un saltito adicional en su
paso. Tal vez fue el hecho de que la primavera transformándose en verano era una vista
realmente hermosa en Dreamer's Bay. O que durante el fin de semana, probablemente
harían una buena cantidad de presentaciones en Twenty-Four Walker. Tal vez era Jill
recobrando su fuerza. ¿Quien sabe? Yo lo hago.

"¿En qué estás trabajando hoy?" Jill le preguntó entre estallidos y chisporroteos. Como
estaba confinada en su hogar y tenía menos movilidad, ocupó su tiempo cocinando,
buscando nuevas recetas en Pinterest diariamente. Devyn no se quejaba, ya que cosechó
las recompensas de la degustación, que fueron, ocho de cada diez, favorables.

XWPColección: Página y Facebook 147


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Se reclinó y se pasó los dedos por el pelo. "Tenemos una oferta en el 14F, que es un
departamento de dos dormitorios con una cocina, pero están proponiendo tres punto ocho,
y se pide cuatro punto cinco."

"¿Cuatro punto cinco?" Jill inclinó la cabeza hacia un lado como si estuviera resolviendo
un problema matemático.

“Cuatro millones y medio. Así que, como puedes ver, estamos bastante lejos."

"¿Estás trabajando para avivarlos?"

"Me gustaría serlo, pero mi chico, el constructor, se niega incluso a contrarrestar."

"Y tú quieres que lo haga."

"Sí."

"Para que los números se muevan en la dirección correcta," Elizabeth dijo desde la
entrada. Devyn se giró, incapaz de poder darle un vistazo a Elizabeth todavía pero con
ganas. Había tenido el día anterior libre de ayudar a Jill, y no se habían visto, bueno,
desde entonces.

“La voz incorpórea es correcta. Si él no contrarresta, el comprador asumirá que la mesa


de negociaciones está cerrada, y no lo está. Es una cuestión de orgullo, y se está
interponiendo en el camino de mi venta."

"Entendido," Jill dijo, y colocó una pila de tocino crujiente sobre la encimera. Devyn
estiró la mano por una tira y le golpeó la mano. "Nop. Eso es para mi cazuela de
desayuno. Puedes comer eso, no esto.”

“Eres igual que mamá, ¿lo sabes? Pre-comer es tan importante como comer."

"Estoy de acuerdo," Elizabeth dijo y se robó una rebanada.

Los ojos de Devyn se ampliaron cuando no hubo repercusiones. Ella señaló. "¿Cómo está
eso bien?"

"Ella es una invitada," Jill dijo, encogiéndose de hombros.

Devyn se giró para mirar a Elizabeth, pero la sorprendió disfrutando tanto del bocado de
tocino que se vio obligada a reprimir una sonrisa, lo que parecía ser el caso cada vez que
Elizabeth estaba cerca despreocupada. Sí, ella era súper tranquila y, bueno, muy agradable
a la vista también. La otra noche ciertamente había respaldado esa idea particular. Miró

XWPColección: Página y Facebook 148


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

brevemente a Elizabeth observándola en la cama, desnuda y radiante. No había dormido


en casa de Elizabeth esa noche, sintiendo que podría haber sido demasiado íntimo para un
escenario de ‘dos adultos que consienten’, y no habían hablado exactamente si habría un
encuentro repetido. Se había escabullido en algún lugar a altas horas de la madrugada y
regresó a su propia cama, con cuidado de no molestar a Jill.

"¿Qué?" Elizabeth preguntó, mirándola ahora, sospechosamente.

"Nada." Devyn volvió a sus contratos. O fingió hacerlo.

Jill las miró a las dos. Corrección. Miró a Devyn y luego a Elizabeth y luego de nuevo a
Devyn. Finalmente, exhaló, sacudió la cabeza y volvió a su receta. Sí. Ella lo sabía.

"Tenemos fisioterapia en media hora," Elizabeth dijo.

Jill le ofreció un saludo. “No lo he olvidado. Justo el tiempo suficiente para meter esta
cazuela en el horno para más tarde. Lo llamaremos el almuerzo.”

"Perfecto," Elizabeth dijo alegremente. “¿Te importa si pasamos por la florería en el


camino? Floral Laurel tiene un montón de viejas manijas de las puertas que quiere derretir
y ha contratado a On the Spot para hacerlo."

"¿Cómo vas a derretir las manijas de las puertas?" Devyn preguntó, incapaz de trabajar
con tal información en juego. La industrializada Elizabeth despertó su interés y disparó su
libido. Justo cuando pensaba que lo sabía todo ...

"Usaré un soplete," dijo entre dientes y se volvió hacia Jill como si fuera la cosa más
cotidiana del mundo. Mientras tanto, Devyn estaba imaginando esa imagen muy sensual
de la dulce Elizabeth manejando fuego. La dualidad la hizo fantasear casi al instante.

"¿A dónde fuiste?" Jill chasqueó los dedos.

Devyn se encogió. "¿Qué quieres decir? Estoy sentada aquí mismo.” Mentiras. En
realidad, estaba en un garaje, desabrochando los overoles que Elizabeth usaba para revelar
nada debajo.

Jill señaló. “Bueno, tu teléfono no deja de sonar y lo estás ignorando. Nunca ignoras tu
teléfono. De hecho, tendríamos que sacarlo de tus manos frías y muertas para alejarlo de
ti.”

Correcto. Había cosas que hacer. Ella suspiró, haciendo una pausa en su deliciosa fantasía
incendiaria, hizo clic en la llamada y se dirigió a la habitación para razonar con su

XWPColección: Página y Facebook 149


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

vendedor y obtener esa contraoferta. Las amigas atractivas con sopletes tendrían que
esperar, yo era una maldita lástima.
***

"No sé si lo viste, pero el Springaling es mañana," Elizabeth lo dijo y esperó a que Devyn
se diera la vuelta desde el escritorio en la habitación libre. Ella y Jill acababan de regresar
a casa de la fisioterapia, lo que había desgastado a Jill. Estaba descansando cómodamente
frente al televisor con un plato de su cacerola de almuerzo como recompensa por su arduo
trabajo.

"¿Todavía hacen panqueques los bomberos a media tarde con las camisas quitadas?" Se
giró en su silla y levantó una ceja.

"Lo hacen."

Devyn hizo una mueca y Elizabeth se echó a reír. “Todo por una buena causa, ya
sabes. Ellos donan ese dinero al refugio de animales, incluidas esas propinas de cincuenta
dólares del club de bridge de mujeres. Martha McCray metió uno de veinte en uno de los
pantalones de uno de los novatos el año pasado.”

“Martha McCray siempre ha sido una mujer tenaz. Ella todavía está por aquí? ¿Y su
cabello todavía es ligeramente morado? Dios, espero que lo sea.”

Elizabeth jadeó. "Deja eso." Hizo una pausa. "Pero sí, y sí."

"¿Ves? Conozco esta ciudad mejor de lo que piensas.” Pequeñas líneas alrededor de los
ojos de Devyn se arrugaron cuando sonrió, y obligaron a Elizabeth a rodar los hombros y
concentrarse.

¿Sabes qué más tiene el Springaling? Música en vivo y baile y comida frita y flores por
todas partes, y yo, enseñándote la forma de disfrutar de todo.” Ella se colocó un mechón
de pelo detrás de la oreja.

“A veces creo que tu mecanismo de diversión se atasca. Me gusta dar un buen golpe
duro."

"Menos mal que te tengo golpeándome," dijo con una mirada de complicidad. Elizabeth
se rió entre dientes. "Aunque eso suene doloroso."

“Vivirás. Soy buena para ti. El cornhole y los lugares de pastas caseras y un poco de
acción en la cocina.” Ella le guiñó un ojo, insegura si se entendió. Nunca había sido una
experta en guiños y probablemente debería aceptar eso. Quizás señalar sería más en su
carril. Ella trabajaría en eso y vería.

XWPColección: Página y Facebook 150


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Haces un buen punto, porque esa es una lista bastante decadente. Probablemente debería
... explorar más. De Dreamer's Bay.” Ella no le devolvió el guiño, pero Elizabeth sintió
que probablemente estaba implícito. Quizás todavía no habían terminado entre sí en el
departamento de beneficios. ¿Estaba mal que realmente esperara que no? Había repetido
los eventos de hace dos noches varias veces. No, Devyn no era material de para siempre,
pero sin duda era una señal inesperada en su radar.

“Excelente, porque te llevo. Jill también puede venir. Todo es parte de tu educación sobre
por qué esta ciudad es tan increíble."

"Tiene sus ventajas."

Elizabeth no estaba segura de si eso era un asentir a su cita o una aprobación general. "Era
eso coquetear de nuevo, o ...?"

"¿Qué se supone que debo hacer contigo anunciando el coqueteo en cada paso del
camino?"

Oh Dios. Elizabeth tenía ideas definidas de lo que Devyn podía hacer con ella. Justo en
ese momento, esa atracción magnética apareció de nuevo, la que había comenzado a
sentir cada vez que estaba cerca de Devyn Winters, en quien ya ni siquiera pensaba que
era Devyn Winters de la escuela secundaria.

No. Se sentía como un ser humano completamente diferente. Sí, Devyn estaba atrapada en
su propia vida, pero no era tan superficial o cruel como todavía lo era su viejo grupo de
amigas de la secundaria. Se había encontrado con Cricket Jones-ahora-McMahon en el
banco el otro día. Ella saludó y sonrió, a lo que Cricket asintió rápidamente y siguió
adelante. Ni una palabra. Casi como si Elizabeth fuera invisible, sin valer su tiempo.
Devyn no era nada de eso. “Siento como que el anuncio acaba de salir, sabes? Poner todas
las cartas sobre la mesa.”

“Oh, está ahí afuera. Puedes descansar tranquila.” Devyn sonrió con una sonrisa relajada
que reflejaba muy bien el sentimiento. “Entonces, el Springaling mañana. Si, de
acuerdo. Vamos a hacerlo. ¿Porque diablos no?"

"Sí." Elizabeth aplaudió. "Esto será genial. Comeremos toda la comida. Jugar algunos
juegos."

"Anunciar cualquiera y todos los coqueteos."

"No delante de Jill," susurró.

XWPColección: Página y Facebook 151


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Puedo oírte, ya sabes," dijo una voz desde la sala de estar. Elizabeth se congeló. Devyn
se echó a reír.

“Bueno, ahora lo has hecho. Jill sabe que coqueteamos.” Lanzó una mano exasperada al
aire y la dejó caer. "Pero sabemos sobre Charlie de la tienda de licores y los Jueves por la
noche, así que creo que todo está bien."

"Oye," Jill gritó. "Esto es personal."

"Solo manteniéndote en fila." Devyn le gritó en respuesta.

"Te voy a golpear en la cabeza."

"Te voy a tumbar si lo haces. Y no soy yo quien usa un bastón. ¿Quién crees que va a
ganar?”

"Abusadora."

Elizabeth sonrió a las hermanas que estaban haciendo lo suyo y se dio cuenta de la suerte
que tenían de tenerse la una a la otra, y qué pena que vivieran tan lejos. "Ustedes todavía
tienen doce años."

Devyn sonrió. "Eso nunca cambiará."

"Bien. ¿Nos vemos mañana en la entrada del parque al mediodía?”

"Estaremos allí," Devyn dijo. Enganchó un pulgar detrás de ella. “¿Puedo volver a
trabajar ahora o quieres echarme un vistazo más? Totalmente tu desición. Simplemente
estaré aquí, tratando de no parecer devastadoramente sexy.” Se sacudió el pelo.

Elizabeth estaba bastante segura de que Devyn lo había dicho en broma, pero el efecto en
realidad era increíblemente sexy. Elizabeth se tragó el aleteo que causó, en cambio hizo
una demostración de echarle un vistazo a Devyn y se giró juguetonamente sobre sus
talones.

"A trabajar," Devyn dijo. “Me gusta el descaro que tienes. Sí, chica."

Elizabeth negó con la cabeza pero siguió caminando, balanceando más las caderas,
esperando que Devyn estuviera mirando su trasero y secretamente adorando cada minuto.

XWPColección: Página y Facebook 152


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo quince

Devyn nunca había visto más arreglos florales en su vida. Y no solo de los tipos en
jarrones. Bountiful Park había sido equipado hasta el tope con guirnaldas, hileras de flores
florecientes, flores en forma de gente del pueblo feliz, animales, objetos. Simplemente
estaba lleno de color, e incluso Devyn, que descubrió que todo el concepto del festival era
un poco tonto, no podía negar lo impresionante que se veía el lugar. Los organizadores de
este deben haber trabajado incansablemente el día anterior.

El clima también se había hecho notar para el festival, llegando incluso a los setenta y seis
grados, con una brisa cómoda que susurraba de los muchos árboles que daban sombra a
los terrenos del festival justo dentro del parque. Ella y Jill esperaron pacientemente en la
taquilla, mientras que casi todos los que pasaban corrieron hacia Jill para verificar su
estado.

"Debería volver a la escuela oficialmente el próximo mes," Jill dijo a algunos de ellos con
una cálida sonrisa. “Estoy mucho mejor. Gracias por preguntar. Todavía no soy yo, pero
estoy llegando allí,” les dijo a los demás. Habían hecho un pacto de que irían lentamente
por los jardines del festival y permitirían que Jill confiara solo en su bastón en este viaje,
y se fueran cuamdo se sintiera demasiado cansada para continuar. Una rápida llamada a
su médico había concluido que este tipo de excursión era realmente muy buena para ella.

Mientras tanto, Devyn escaneó las caras que llegaban, pero no la de Elizabeth. Cuando
pasaron diez minutos después de la hora, comenzó a ponerse nerviosa. "¿Dónde podría
estar?" Devyn preguntó, preparándose para enviarle un mensaje de texto.

“Conoces a Elizabeth. Ella no tiene mucho tiempo de inactividad. Probablemente esté


terminando un trabajo en algún lugar antes de venir."

"¿Estás buscando a Lizzie?" Un hombre mayor preguntó de aspecto gruñón. No esperó


una respuesta antes de señalar detrás de él hacia el festival. “La última vez que la vi
estaba lanzando pelotas de softball a la cabina de inmersión. Tiró al alcalde de su percha
dos veces por lo que vi. Ella es una profesional.”

"Por supuesto que sí," Devyn dijo, confundida e intrigada por esta información. "¿Y usted
es?"

Luego, como convocada, por la mención de su nombre, Elizabeth salió corriendo de la


entrada del parque y aterrizó frente a Devyn. Su cara estaba sonrojada y radiante. "Hola,"
dijo, primero a Devyn y luego nuevamente a Jill. “Tengo un buen comienzo. No pude
dormir anoche con toda la anticipación de hoy.” Hizo una mueca tonta como si se diera
cuenta de lo ridícula que era. Solo que Devyn no lo creía así. Su entusiasmo solo la hacía

XWPColección: Página y Facebook 153


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

agradable. Y linda. Sí. Su amiga era muy linda. Y follable. Ella sacudió la cabeza en esa
última parte.

Jill se echó a reír y rodeó a Elizabeth con un brazo. “Debería haberlo sabido. La
buscadora de placer estaba disfrutando.”

"No se preocupen," Elizabeth les dijo. “Me reservé todas las mejores cosas. ¿Quieres
comenzar con los Oreos fritos o la mini rueda de la fortuna, que debo admitir que podría
ser más emocionante."

"Voy a pasar de la rueda de la fortuna," Devyn dijo. “Los pequeños paseos pueden ser
peligrosos. He visto las noticias.”

"Bastante justo. Pero déjame advertirte, vamos a hacer la carrera de tres piernas a las dos
en punto. Jill, tal vez no deberías participar en esta.”

Jill asintió con la cabeza. “Probablemente una sabia decisión. Sin embargo, me alegra
verlas y animarlas a ustedes dos chicas locas."

“Bueno, mira esto. Estás aquí.” Era Charlie. Él deambulaba todo sonrisas en su camisa a
cuadros de manga corta que llevaba por dentro. Dios lo bendiga. Sus tenis también
brillaban. "Me preguntaba si vendrías." Era como si él no pudiera quitarle los ojos de
encima.

"Hola, Charles," Jill dijo, sonrojándose.

¿Charles?

Fascinante.

Por favor que haya más. Jill se había divorciado hace años, y esta era la primera vez que
Devyn había tenido el privilegio de presenciar su reacción ante un hombre. Era algo para
ver. Jill se irguió más y se alisó el pelo. También apartó mucho la mirada, claramente
afectada. Las mejillas rosadas eran adorables y dibujaban signos de flecha sobre el afecto
que debe haber tenido por Charlie – lo siento, Charles.

"Ha pasado mucho tiempo. Ojalá me hubieras dejado ir a verte.” Él no había dejado de
sonreír.

Jill miró furtivamente a Elizabeth y Devyn, como si no quisiera discutir nada de esto
delante de ellas. De ese modo, Devyn permaneció respetuosamente callada. “Solo quería
tener un poco más de fuerzas primero. No podía dejar que me vieras postrada.”

XWPColección: Página y Facebook 154


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn sofocó una tos.

“Me alegra que estés aquí ahora. Vamos,” Charlie dijo. "Te compraré un cono."

"Está bien," Jill dijo automáticamente.

Bueno, eso no había sido difícil en absoluto. Se giró hacia Devyn. "¿Ustedes dos estarán
bien por su cuenta?"

"Creo que nos la arreglaremos," Elizabeth dijo dulcemente.

Devyn se volvió hacia Charlie, cambiando al modo protector de la hermana menor. “¿Te
das cuenta de que no puede caminar muy rápido y necesita usar su bastón todo el
tiempo? No solo de vez en cuando para manejar parte del peso de ese lado. Todo el
tiempo."

"Sí, señora. Lo hago."

Ella se giró hacia Jill. "¿Tiene tu teléfono celular en el bolsillo trasero para que puedas
llamar si nos necesitas?"

Jill se dio unas palmaditas en la nalga izquierda. "Justo aquí."

Devyn vaciló y exhaló lentamente, preguntándose si sería una buena idea. “¿Cuándo te
volveré a ver?” Pero ya los dos se dirigían hacia el festival.

“Vamos a ver como se desarrollan las cosas,” Jill respondió.

Maldición. Esperaba que Jill estuviera bien.

Elizabeth le palmeó el hombro mientras la miraban. "Ellos crecen tan rápido."

"¿Aunque no lo hagan?"

"Vamos. Hay cosas que explorar por hacer.”

Devyn sonrió y prometió mantener una mente abierta. "Tú diriges."

La primera parada fue el puesto de pintura facial, en el que Elizabeth inmediatamente se


concentró en un girasol para su mejilla. "¿Y tú?" Le preguntó a Devyn.

"Creo que solo voy a mirar."

XWPColección: Página y Facebook 155


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Como quieras."

Pero después de haberlo dicho, Devyn se sintió un poco mal por no participar en algo que
Elizabeth parecía pensar que era muy divertido, comentando a las personas que los
rodeaban. ayudándoles a encontrar exactamente el diseño correcto del libro que el artista
presentó.

"Jimbo, tienes que ponerte el signo de la paz," le dijo al adolescente en la fila detrás de
ellas. Él sonrió sin comprometerse, pero parecía halagado de que Elizabeth le hubiera
hablado, quien era, después de todo, muy bonita.

"¿Qué hay de mí?" La mujer mayor que hojeaba el catálogo preguntó. "Me gustan los
arcoiris."

“Estaba a punto de sugerirte un arcoiris, Midge. Te ves increíble en multicolores.”

"Tal vez un enorme edificio para ti," le susurró a Devyn.

Abrió la boca para responder pero Elizabeth se le adelantó.

“O un refrigerador. Podríamos preguntarle a la artista si puede hacer uno.”

Las palabras murieron allí mismo en sus labios. Ella se giró. "Eres problemática."

"Podría ser problemática para ti."

Devyn se rió de la frase, negándose a tomarla demasiado en serio. Podía manejar a


Elizabeth y lo que intentaban. Si era capaz de una venta multimillonaria en una de las
ciudades más grandes de la nación, Elizabeth Draper era un paseo por el parque. Y no
solo literalmente. "Nada que no pueda manejar."

“¿Puedes manejar una catarina? Porque es lo más pequeño que tienen y se vería muy
atractivo allí mismo," dijo, y tocó un punto en el pómulo de Devyn. Ese breve contacto
dejó su mejilla tibia y su estómago incómodo, haciendo que la catarina fuera difícil de
resistir.

"Bien."

Elizabeth sonrió radiante. "Una pequeña victoria para el ratón de campo."

"¿Eso me convierte en el ratón de la ciudad?"

Ella le cerró un ojo. "Un ratón de campo retirado."

XWPColección: Página y Facebook 156


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn resopló. “Sueno como una anciana. Estoy en el mejor momento de mi maldita vida
y te lo mostré el otro día.”

"Shh," Elizabeth dijo, inclinándose hacia ella, pero se estaba riendo, lo que solo animó a
Devyn.

"¿Necesitas otra demostración?"

Midge arqueó una ceja divertida e hizo un punto de mirar hacia otro lado
respetuosamente.

Los ojos de Elizabeth bailaron. "No lo descartaría," dijo en voz baja al oído de Devyn.

Eso lo hizo. Su ‘amiga’ Elizabeth la tenía mojada y excitada en una multitud de cientos
con el largo día frente a ellas. Perfecto. Lo menos que podía hacer era someterse a una
catarina en su mejilla.

"Me muero de hambre," Elizabeth dijo treinta minutos más tarde, mostrando su mejilla
recién adornada con un girasol. Devyn tomó una foto.

"¿Crees que tienen alguna ensalada?" Devyn preguntó, y recibió una mirada asesina.

“Todo lo que comas hoy será frito. Prepárate para eso.”

"Notificaré a mis arterias para prepararme para la batalla."

Mientras esperaban en la fila de Twinkies fritos, Devyn recibió una llamada de uno de sus
agentes, que estaba teniendo problemas para conseguir que un comprador potencial
hiciera una oferta porque el único piso que podían pagar en Twenty-Four Walker no venía
con un vista estelar. "Bueno, qué has intentado?" Le preguntó a su chico, Damon.

Él suspiró. "Todo. He señalado las otras ventajas que tiene el departamento, los techos
altos y la cocina del chef, los accesorios de diseño únicos en su tipo – “

"Sí, pero están obsesionados con las vistas, cierto? Tienes que enfatizar los puntos
brillantes que ofrece el área al aire libre. ¿Les has mostrado el espacio al aire libre?”

"En la presentación inicial."

“Llévalos de nuevo al departamento, pero no antes de gastar un poco de dinero para


organizar el área exterior. Agrega música al sistema de sonido y ten un sumiller allí
(Experto en catar vinos, bebidas, licores, digestivos y aperitivos) con una selección de
vinos. Dile a Karen que autoricé la compra. Serán masilla en tus manos.“ Levantó un

XWPColección: Página y Facebook 157


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

dedo hacia Elizabeth, que estaba allí sosteniendo dos bandejas de cartón con Twinkies
fritos y salsa de fresa.

"Damon, me tengo que ir. Infórmame qué pasa con esa oferta. No duermas hasta que esté
hecho.”

Elizabeth arqueó una ceja. ¿No duermas? Eso parece estricto.

Era una frase que había dicho varias veces a su equipo, una que siempre parecía estar
dentro de los límites y el status quo. Lejos de todo ahora, sin embargo, en medio de otrss
personas disfrutando y su Sábado, parecía un poco extremo. Ella aceptó su Twinkie de
Elizabeth. "¿Supongo que no le dices eso a ninguno de tus empleados en On the Spot?"

"¿Puedes imaginártelo? Repara el neumático del tractor a medianoche, KC, o nunca


vuelvas a hablarme.”

¿KC trabaja para ti? ¿Mejores amigas y compañeras de trabajo?”

"Solo de vez en cuando." Elizabeth asintió. “Confío en ella implícitamente. De hecho,"


examinó las filas de los puestos," debería estar saliendo de su turno ahora. La guardería
tiene un puesto de churros para recaudar fondos y los padres se turnan para manejarlo. Por
ahí. Por la banda de polka.”

“¿Una banda de polka? Bueno, demonios, por qué no lo dijiste?” Devyn bromeó.

Elizabeth la miró de reojo. "Disfrutas de todo esto más de lo que estás dejando ver."

"Tal vez," Devyn dijo, con la boca llena de un Twinkie increíblemente caliente y
rebozante.

KC estaba fuera de su turno, tal como Elizabeth había predicho, y parada frente al puesto
cargando a un niño pequeño. Un montón de cabello rubio rizado y un par de dientes.

"Liz, ¿por qué no tienes una cerveza en la mano?"

"Llegaré allí," dijo. “Te acuerdas de Devyn. La bailarina de secundaria que se convirtió en
ninja de bienes raíces comerciales.”

"Así es como me llaman," Devyn dijo, asintiendo.

KC sonrió. “No puedo creer que esta sea la primera vez que nos encontremos. Me alegra
saber que Jill está en vías de recuperación. Y que ustedes dos han pasado ... tiempo
de calidad juntas."

XWPColección: Página y Facebook 158


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Es bueno verte de nuevo, KC. Este pequeño es adorable. ¿Es tuyo?” Decidió no terminar
el resto del Twinkie, sabiendo que probablemente habría más objetos fritos por venir, y
quería dejar espacio. Aparentemente, ahora se preocupaba por esas cosas.

"Sí, este es mi pequeño, Gray," KC dijo. "Conociste a mi esposo, Dan, en el hospital."

"Sí. Fue a vernos varias veces, incluso una vez que el tipo ortopedista se hizo cargo. Él es
genial."

Justo cuando descartaba el último pedazo de su Twinkie, dos pequeños brazos la


alcanzaron.

"Guau," KC dijo, mirando de Devyn al niño. "Gray no suele ir con extraños."

"Está bien," Devyn dijo, aceptando al niño en sus brazos y sintiéndose locamente nerviosa
sobre qué hacer con él ahora que lo tenía. Oh, y viste eso? Sus manos estaban
pegajosas. Ella decidió, por temor a la respuesta, no preguntar por qué. Gray estudió su
rostro con un profundo ceño fruncido.

Ella lo estudió en respuesta. Esa mata de cabello rubio brillante, grandes ojos azules y un
labio inferior con un puchero.

Entonces ocurrió algo loco. Él esbozó una sonrisa luminosa, del tipo que era
descaradamente alegre, y ella también lo hizo. "Hola," ella dijo.

"Hola," él respondió, simplemente.

“¿Viste eso?” Elizabeth dijo, disfrutando esto. "Creo que tienes un nuevo mejor amigo."

Ella no habría predicho esto, pero la siguiente media hora solo solidificó su punto.
Caminaron con KC hasta los paseos para niños y vieron cómo Gray daba vueltas y vueltas
en la pequeña cabina de un avión. Cada vez que pasaba, saludaba y le gritaba a Devyn.
"Mira. Mira."

"Te veo," ella le gritó. "Estás en un avión."

Él echó la cabeza hacia atrás y se rió como si fuera lo más gracioso. Cuando continuaron
al siguiente paseo, él sostuvo su mano mientras avanzaba de un lado a otro, parloteando
sin sentido. Todo el tiempo, ella podía sentir a Elizabeth mirándola, y Devyn sentía que
podía enfrentarse a un mundo lleno de niños pequeños. Le gustaba mucho ese
sentimiento.

XWPColección: Página y Facebook 159


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Estás bien?" Elizabeth susurró mientras Gray trabajaba en un proyecto de arte con bolas
de algodón en la estación de niños.

Devyn sonrió. “Más que bien. Gracias. Es uno de esos días en los que el mundo parece un
poco más fácil.” Escuchar las palabras que salían de su boca la hizo sentirse ridícula. Sus
mejillas se calentaron.

"¿Qué?"

Devyn se volvió hacia Elizabeth. "Estoy empezando a sonar como tú."

Ella se encogió de hombros. "No veo el problema."

KC arrojó a un alegre Gray sobre sus hombros como un saco de papas. “Tengo que llevar
a este niño a casa y bañarlo antes de que le afecte el exceso de dulce. La hora de la siesta
se avecina. Ustedes dos diviértanse.” Giró su cuerpo para que pudieran ver la cara de
Gray. "Dile adiós a tus amigas."

"Adiós," él dijo con una gran sonrisa en su rostro. Continuó despidiéndose con la mano
mientras KC lo sacaba del parque, y ellos continuaron despidiéndose hasta que
desapareció entre la multitud de asistentes al festival.

"¿Y ahora qué?" Elizabeth preguntó.

"La carrera de tres piernas está comenzando."

Los ojos de Elizabeth se agrandaron. “Ni siquiera hemos hablado de estrategia. Quedé
atrapada con un niño de dos años y ahora vamos a ciegas. Hay un certificado de regalo de
supermercado en la fila.” Allí estaba esa racha competitiva que Devyn disfrutó tanto,
saliendo con toda su fuerza al momento en que se mencionó una carrera.

Devyn se encogió de hombros, intentando despreocuparse para calmar los nervios de


Elizabeth. “¿Qué estás diciendo que no necesariamente tratemos de ganar? Solo
divertirnos con eso.” Ella bajó la voz. "Si no recuerdo mal, funcionamos bastante bien
presionadas una contra la otra."

Elizabeth parpadeó como si los pensamientos hubieran sido arrancados de su cabeza.


Finalmente, dijo, "Está bien."

"¿Está bien? Perfecto."

"Cinco minutos para la carrera de tres piernas," proclamó un hombre con un micrófono.

XWPColección: Página y Facebook 160


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Probablemente deberíamos ir hacia allá," Elizabeth dijo, pero ahora tenía una mirada
soñadora y lejana en sus ojos, y Devyn sabía que estaba pensando en el sexo, lo que la
había puesto aún más nerviosa. Este plan había fracasado, pero de nuevo, tal vez
no. Estaban a punto de ser atadas juntas.

"Venga, vayamos."

Cuando se pararon en la línea de salida minutos después, atadas a media pierna y con un
brazo alrededor de la otra, Devyn fue conciente del calor corporal de Elizabeth y de la
forma en que olía celestialmente a algodón fresco. “¿Qué loción usas? Necesito
comprarla."

"No estoy usando loción," Elizabeth dijo, girando su rostro hacia el cuello de Devyn. Su
aliento le hizo cosquillas en la piel y envió un escalofrío directamente desde la columna
vertebral de Devyn a su centro.

"Entonces por qué hueles tan bien que quiero hacerte cosas?"

Una pausa. "¿Qué tipo de cosas? Dime."

"Delante, Liz y Devyn," gritó una voz del grupo reunido en el césped para mirar. Ella
miró a Jill sentada junto a Charlie con un palo de algodón de azúcar azul esponjoso en la
mano. Aparentemente, no era la única que la estaba pasando bien hoy. Le ofreció un gesto
con la mano libre y se volvió hacia Elizabeth.

“Realmente, cosas muy despacio. Con mi lengua. Mis labios."

"Y adelante," el oficial de la carrera gritó. Junto a ellas, otros veinte equipos salieron
corriendo, atados y decididos a llegar primero a la línea de meta y obtener la tarjeta de
regalo de cien dólares para el Festival de la Comida.

Devyn y Elizabeth no se habían movido.

"Tenemos que correr," Elizabeth dijo, como algo retrasado. Pero ahora eran un lío
desorganizado y, después de solo cuatro pasos, se cayeron al césped. Elizabeth se dobló,
parcialmente encima de Devyn. "Uh-oh," dijo. "Eso no salió bien."

"Maldita sea," Devyn dijo, mirando a Elizabeth, quien con suficiente diversión no hizo
ningún intento de levantarse.

El peso de ella tenía el cuerpo de Devyn conciente y ansioso.

XWPColección: Página y Facebook 161


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth frunció el ceño. "Probablemente deberíamos reconocer la derrota y felicitar a


los ganadores."

"Lo que digas."

Mantuvieron el contacto visual por un ardiente momento, y las manos de Elizabeth se


movieron hacia las caderas de Devyn, donde apretaron ligeramente. Finalmente, mientras
Elizabeth se levantaba y se quitaba, hizo lo posible de rozar la entrepierna de Devyn muy
lentamente con su rodilla y mostrar una sonrisa. Los ojos de Devyn se cerraron y respiró
hondo mientras las punzadas de placer golpeaban y morían. Sacudió la cabeza hacia
Elizabeth y la ayudó con el proceso de desatarse.

"Las carreras de tres piernas como juego previo nunca se me ocurrieron." Devyn soltó la
cuerda.

"Y ahora nunca las volveremos a ver de la misma manera." Elizabeth, la santurrona de la
ciudad que acababa de rozarla íntimamente en público, ahora le ofreció una sonrisa
petulante mientras se acercaba a Peggy y Lulu, que habían vencido al resto de la
competencia con un toque triunfante. Mientras Elizabeth caminaba, Devyn miró su
trasero, sus piernas y la energía siempre alegre que llevaba consigo. Dios, quería hacer
cosas con ella. A ella. También quería comprarle un pastelito y ver su rostro
iluminarse. ¿Cómo fue que esos dos pensamientos existieron en el mismo espacio en el
transcurso de 2.3 segundos? ¿Qué iba a hacer con Elizabeth Draper? ¿Y por qué esa
pregunta le ofreció todo tipo de opciones emocionantes? Se rió mientras cruzaba el campo
para buscarla. Sexo y pastelitos. La nueva realidad de Devyn.

***

El Festival Springaling podría haber sido el favorito de Elizabeth hasta la fecha. Las
sonrisas de todos parecían más brillantes, la comida era más emocionante y el ambiente
era, en todo momento, alegre. ¿También tenía algo que ver con el hecho de que tenía a
Devyn con ella, y verlo todo a través de sus ojos se sumó al atractivo? Tal vez. No podía
descartar el jalón que sentía cada vez que Devyn estaba cerca, amiga o no. Estaba
embriagada de felicidad y amaba cada segundo.

"Hola, Sr. Rotowski," le dijo a su antiguo maestro de álgebra, quien realmente debería
quitarse ese último mechón de cabello que se aferraba a su cabeza como si le fuera la vida
en ello.

"Hola, Srta. Draper." Él le chocó los cinco en alto cuando pasaron, el mechón soplaba con
la brisa.

"¿Era ese quien creo que era?" Devyn lo miró fijamente. "¿Roto-Rooter (Plomero)?"

XWPColección: Página y Facebook 162


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"En carne y hueso. De todo corazón disfruto de que todavía soy amiga de mis maestros."

“Solo tú, Draper. Sólo tú."

Caminaron, una al lado de la otra, a medida que la temperatura bajaba un poco con el
descenso del sol. “¿Cómo fue ser popular en la escuela secundaria?” Elizabeth
preguntó. “El ir a todas las fiestas y recibir invitaciones a donde quiera que miraras.
Personas que querían ser tú. Salir contigo."

Devyn se encogió de hombros. "Mucho menos emocionante de lo que parece, si soy


sincera."

"Bueno, eso es una pena."

“Miro hacia atrás en ese entonces y recuerdo lo infeliz que era debajo de toda la
bravuconería. Todavía no lista para decirle al mundo quién era yo, y de todos modos
pierdo todo mi tiempo con personas que no estaban interesadas en conocer a la verdadera
yo. Lo que debería haber estado haciendo era pasar tiempo con mi madre, que no estaría
para siempre, ¿sabes?” Apartó la mirada. “A ella le encantaban las cosas como esta.
Sabes, cuando todo el pueblo se reunía? Se tocó el corazón, donde la punzada de anhelo
claramente golpeó.

Elizabeth asintió con la cabeza. No había sabido demasiado sobre la madre de Devyn,
quien había sido muy querida en la comunidad y definitivamente se había ido demasiado
pronto. "Lamento que la hayas perdido."

"Gracias. Tú también perdiste a la tuya, ¿verdad?”

Se movió incómoda y respiró hondo. "No." Asintió con la cabeza a un lugar a unos
veintidós metros de distancia. "Ella está justo allí."

"¿Qué?" Devyn ladeó la cabeza. "No tenía ni idea. Pensé que tu padre te crió.”

“Lo hizo, y fue maravilloso. Lo extraño todos los días, como tú y tu mamá.” Decidió que
tal vez debería explicarlo. “Mi madre nos dejó cuando yo estaba en segundo grado. Salió
de la ciudad en la parte trasera de una motocicleta con un tipo que ella consideraba
infinitamente más emocionante que nosotros. Un turista llamado Todd."

"Dios, siempre he odiado ese nombre," Devyn dijo, como si tuviera mal sabor de boca.
"Una razón más."

XWPColección: Página y Facebook 163


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿De verdad?" Ella suspiró. “Apareció catorce años después con un esposo, no Todd, y
ahora vive con él, criando a sus dos hijas. Son ellos junto a ella en el puesto de joyería. De
doce y catorce años ahora.”

Elizabeth no llegó a explicar que aunque su madre afirmaba haber regresado a la ciudad
para estar cerca de ella, rara vez hablaban durante más de tres minutos en cualquier tramo
dado.

"Hola, Lizzie-Loo." Era casi como si la hubieran invocado. Elizabeth se encogió ante el
uso del apodo de la infancia, exclusivo de su madre. Kristine Lockwood, su nombre de
casada, levantó una mano enérgica desde donde estaba de compras. "Es bueno verte,
cariño," gritó con su atrevido acento sureño. Elizabeth solía intentar imitarlo cuando era
pequeña. Ahora no tanto.

Caminaron hacia ella, y un pozo se asentó en el centro del estómago de Elizabeth justo a
tiempo. "Hola mamá. ¿Divirtiéndote?"

Su madre, que llevaba el pelo rojo brillante y alto hoy, se iluminó. Su maquillaje era
impecable como siempre, aunque un poco espeso. “Buscando algo especial para estas
dulces chicas. Ambas obtuvieron buenas calificaciones este trimestre, y les prometí que
compraríamos un regalo especial."

"Qué bien," Elizabeth dijo, preguntándose cómo sería eso, que una madre se preocupe por
sus calificaciones, o incluso saber cuáles eran, para el caso. No era que no estuviera feliz
por Mika y Milla – que parecían chicas bastante agradables – pero de alguna manera,
habían conseguido una madrastra que era cincuenta veces la madre que Elizabeth había
tenido. No podía evitar la envidia.

"¿Quién es tu amiga, cariño?" Su madre preguntó, haciendo un gesto hacia Devyn con
una sonrisa.

"Oh, cierto. Perdóname. Es Devyn Winters. Es una vieja compañera de la secundaria que
vive en la ciudad de Filadelfia.”

"Bueno, bienvenida de regreso a Bay," Kristine dijo, con una mano en la cadera. “Me fui
y volví también, sabes. Simplemente no podía alejarme de esas hermosas vistas de la
playa. Nuestra casa tiene acceso a la playa.“

"Lo que disparó el valor de su propiedad en al menos un tercio," Devyn dijo, y luego hizo
una mueca. "Lo siento. La fuerza de la costumbre.”

"Ella está en bienes raíces," Elizabeth ofreció.

XWPColección: Página y Facebook 164


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bueno, no es tan emocionante como una pelea de cerdos?" Kristine siempre había
disfrutado de una buena frase sin sentido.

"Este." Milla tomó un collar de plata con un signo de infinito y lo levantó. “Mamá, qué te
parece? Estoy pensando que esto se vería increíble con mi camisa azul marino. Oh, hola
Elizabeth,” la joven adolescente dijo con un toque de cortés entusiasmo.

“Hola, Milla. A mí me parece una buena elección.” Intentó sonreír pero le resultó
difícil. De repente, solo quería estar en cualquier lugar menos justo donde estaba. "Nos
dirigimos a casa, creo." Intercambió una mirada con Devyn, quien asintió con la cabeza
mientras una expresión preocupada arrugaba sus rasgos.

Se despidieron y su madre le indicó que fuera a visitarla en algún momento "para un té


helado o algo así" – lo cual era todo lo que había dicho en cuanto a invitación. Nada en
concreto. Nada de lo que pasaría en realidad. La idea de Elizabeth en su vida era
realmente eso: un pensamiento agradable, pero probablemente demasiado trabajo.

Ella y Devyn caminaron por las calles de Dreamer's Bay en silencio, cansadas del día o en
sus propios pensamientos. Probablemente, una mezcla de ambos. Se encontró un poco
introspectiva después del encuentro con Kristine. Sucedía con bastante frecuencia que ya
debería estar acostumbrada, pero las viejas heridas tardan mucho en sanar.

"Las cosas parecían ... un poco tensas con tu madre," Devyn dijo con delicadeza.

"Oh, lo son." Ella sonrió. “No tienes que sentirte mal por eso. Lo ha sido desde que tenía
siete años.”

"Lo entiendo. ¿Sus hijas son tus hermanas, entonces?”

"No. Bueno, hermanastras técnicamente, pero nunca hemos abrazado esa relación. Ellas
viven sus vidas y yo y mi papá vivimos la nuestra. Hasta que lo perdí.”

“Eso tuvo que ser duro. Lo siento.” Una pausa. "¿Quieres caminar en la playa?"

Elizabeth se giró, gustándole esta idea. "¿Qué provocó esta sugerencia?"

“Parece que te vendría bien un poco de calma. Cuando era niña, encontrar un lugar en el
muelle y relajarme solía ayudar. En una ciudad pequeña, es difícil encontrar un lugar
verdaderamente tranquilo."

Elizabeth sacudió la cabeza. "Hice exactamente lo mismo. Aún lo hago. Supongo que no
somos tan diferentes como pensábamos."

XWPColección: Página y Facebook 165


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Um. No nos dejemos llevar,” Devyn dijo, levantando un dedo. "Somos muy diferentes,
Sra. Serenata de Gallina."

"Podría darte una serenata en este momento," Elizabeth dijo, saltando a la carretera y
haciendo un gesto de oscilar con la mano.

"Oh no. Por favor, no lo hagas.” Devyn miró a su alrededor para ver cuántas personas
estaban mirando. Había varias decididamente, incluyendo al Sr. Lowes, que estaba
regando sus begonias, lo que solo animó más a Elizabeth.

"Feliz cumpleaños a ti," Elizabeth bramó.

"Oh, Dios mío." Devyn se tapó los ojos. "No es mi cumpleaños. Estoy bastante segura de
que tiene que ser tu cumpleaños por eso. Objetivamente. Estás rompiendo las reglas ahora
mismo.”

“No importa. Feliz cumpleaños a tiiiii.” Elizabeth abrió los brazos de par en par. "Feliz
cumpleañossssss, querida Devyn Winters desde aquí a Philadelphiaaaaa ..."

"Por favor detente." Pero estaba sonriendo, y Elizabeth se estaba volviendo adicta a la
imagen.

"Feliz cumpleaños." Regresó a su lugar al lado de Devyn mientras cantaba. "A ti." Y le
dio un golpecito en la nariz por si acaso.

"Bueno," Devyn dijo, siguiendo caminando, con los ojos hacia adelante. "Eso fue sin
duda una sensación de sonido."

Elizabeth entrecerró los ojos, su ánimo ya se había levantado de donde estaban solo cinco
minutos antes. "¿Qué significa eso? Me siento sospechosa.”

“Una vez un amigo me enseñó que cuando no estás seguro de qué decirle a alguien,
simplemente usas la palabra sensación en algún lugar de la oración. ¿Ese guiso demasiado
sazonado que te hizo correr por agua? Por qué, sin duda es una sensación de sabor. ¿La
casa más fea que has visto? Guau, mira la sensación arquitectónica. Funciona todo el
tiempo."

Elizabeth la miró fijamente. "Creo que estás insultando mi canción."

"No, no lo estoy. Fue una verdadera sensación.” Devyn sonrió ampliamente.

XWPColección: Página y Facebook 166


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Eres de lo peor." Tuvo que golpear a Devyn en el hombro por eso. Detrás de todo el
resistirse y las bromas, ella realmente apreciaba lo diferentes que eran. Devyn la
desconcertaba y la mantenía alerta. El hecho de que también fuera terca y un desafío total
también había enganchado a Elizabeth. ¿Quién sabía que a ella le gustaban las difíciles?

"Soy de lo peor. Puedo admitirlo totalmente,” Devyn dijo. "Ni siquiera estoy segura de
por qué estás caminando por las calles conmigo."

“Alguien tiene que hacerlo y yo realizo trabajos inusuales para ganarme la


vida. Probablemente soy la mejor candidata."

Devyn jadeó.

"¿Y si te enamoras de mí?" Elizabeth preguntó. Las estúpidas palabras salieron de su boca
antes de que tuviera la oportunidad de pasarlas por su cerebro. Siempre había sido un
problema para ella, el lado sin filtro de lo que ves es lo que obtienes de ella. Al menos lo
dijo en un tono semi juguetón, ¿verdad? Eso era algo. Contuvo el aliento, lista para
evadirlo.

"No lo haré," Devyn dijo, con una sonrisa suave y segura de sí misma. Pero las palabras,
como se esperaban, seguían siendo un golpe terrible. Ae había preparado para eso, ¿no es
así?

"Bien. Por que no puedo estar rompiendo corazones por todo Bay.” Elizabeth agregó una
risita para el efecto. Sonaba vacío, reflejando cómo se sentía de repente.

"Oye," Devyn dijo, apretando su mano cuando el agua, llena de color, apareció al final de
la calle. “No significa que no la pase bien contigo. Eres muy divertida. Me gustas
mucho."

Esa era ella. Un montón de risas. “Yo también me divierto contigo. De muchas maneras
diferentes."

"¿Ahora quién está coqueteando?"

"¿Ahora quién está proclamando el coqueteo?" Elizabeth se puso de puntillas para ver
mejor el muelle.

"Vamos. El carrito de helados de Jimbo está fuera.”

"¿Todavía puedes comer?"

XWPColección: Página y Facebook 167


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bueno, no, pero es helado."

"Supongo que no se puede discutir eso."

Se sentaron una al lado de la otra con las piernas colgando del muelle. El agua no era lo
suficientemente alta como para alcanzarlas hoy, pero la serenidad de su chapoteo era un
buen contraste con la atmósfera más bulliciosa del festival.

"¿Te divertiste hoy?" Devyn preguntó. Se lamió su cono de sorbete de lima. Elizabeth se
detuvo a mirar un momento antes de volver a la pregunta.

"Fue un buen día."

“Un buen día. ¿Eso es algo?”

Elizabeth asintió, casi a la mitad de su espiral de helado de chocolate. “Algunos días solo
alcanzan su propio nivel de grandeza. Un buen día es uno de esos días. Hoy fue eso. Un
buen día.” Miró a Devyn sintiéndose extrañamente tímida. "Lo confieso. Me gusta salir
contigo. Sé que has estado en todo tipo de festivales aquí antes, pero sentí que tal vez
viste hoy un nuevo lado de la diversión."

"Lo hice," Devyn dijo. Señaló a la catarina en su mejilla. "La evidencia no puede ser
ignorada."

Ella miró hacia el agua. “Te lo confieso. Cuando estoy contigo, hago muchas cosas que de
otra manera nunca se me ocurrirían. Hoy comí Coca-Cola frita (Masa congelada y
saborizada con sirope de Coca-Cola que luego es frita). Eso realmente ocurrió."

"Nunca he estado más orgullosa."

Devyn se volvió hacia ella, su expresión ahora se volvió seria. "¿Qué haces esta noche?"

Elizabeth se encogió de hombros. “No tengo planes establecidos. Por lo general en un


Sábado veo lo que Dexter está haciendo, o KC, si está libre. O ambos. Somos una especie
de grupo de amigos de tres personas.” Hizo una pausa. "A menos que tuviera otra oferta."
Lamió su cono y observó el agua, muy consciente de la mirada de Devyn sobre ella.

"Estoy ofreciendo."

Elizabeth respiró lentamente mientras su cuerpo temblaba. “Siempre puedes venir más
tarde. Primero tendré que ducharme y quitarme todo este festival de encima.”

XWPColección: Página y Facebook 168


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No entiendo por qué eso tienes que hacerlo a solas." Devyn continuó lamiendo su cono,
y fue lo más sorprendente que Elizabeth había visto desde que se inventó FaceTime.
"Parece un desperdicio."

Elizabeth exhaló en un intento de estabilizarse, porque sabes lo que no es un


desperdició? La imagen de la lengua de Devyn rodeando el helado. Dios.

Elizabeth no entendía cómo Devyn podía afectarla tan poderosamente, sin que ella tuviera
nada que decir sobre el asunto. Sin embargo, aquí estaba sentada, tan excitada que estaba
incómoda. "Huh. Tienes razón.”

"¿Debería ir contigo, entonces?" Devyn sonrió con orgullo ante eso.

Elizabeth sintió el sonrojo. Abrió la boca, la cerró y sacudió la cabeza. "Lo dijiste a
propósito."

Devyn tomó una última lamida de ese cono y lo arrojó a la basura cercana. Cuando se
volvió, sus ojos brillaron con una mirada de determinación. "Me siento muy decidida."

***

Devyn nunca había estado más lista para tocar a otra persona. Para ser tocada. Su corazón
se aceleró. El deseo se extendió. Ella palpitaba sin cesar y amaba cada maldito
segundo. Elizabeth la hacía sentir como una niña en la mañana de Navidad, y no había
mejor sensación.

Elizabeth buscó a tientas detrás de ella, sujetándola por la cintura con un brazo y girando
la perilla de la ducha al mismo tiempo con la otra. Si Devyn no hubiera estado tan
excitada, habría quedado impresionada. Se habían despojado de su ropa de una pieza a la
vez mientras tropezaban, daban saltitos y chocaban con muebles, paredes y lámparas al
azar mientras atravesaban su casa de camino al baño principal. Devyn arrojó su sostén
detrás de ella y observó cómo la mirada de Elizabeth caía inmediatamente sobre sus
senos, por lo que estaba aprendiendo que sentía algo Elizabeth.

Elizabeth dio un paso atrás bajo el chorro, y Devyn la siguió hasta allí, volviendo a
atrapar su boca, bailando como lo hacían con labios y lenguas y la cantidad justa de
mantenerse agarradas. Sus manos se deslizaron por el cuerpo de Elizabeth, sobre sus
senos redondos, ahora mojados por el chorro, la curva perfecta de su cadera, hacia la parte
exterior de sus muslos. Sintió la presión entre sus propias piernas cerca de su pico,
consciente de que Elizabeth la tocaba íntimamente allí. Suspendió su exploración del
cuerpo de Elizabeth cuando las sensaciones se volvieron demasiado. Estaba de espaldas
contra la pared de la ducha, con el pelo mojado mientras estaban cara a cara, el agua
goteaba de sus barbillas. La mano de Elizabeth continuó acariciándola rítmicamente

XWPColección: Página y Facebook 169


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

mientras sus piernas temblaban. Se dirigía hacia una liberación importante, y la necesidad
era casi insoportable. Sacudió sus caderas y presionó sus manos contra el azulejo ahora
caliente de la pared de la ducha cuando el placer llegó fuerte y maravilloso, corriendo a
través de ella como un tren bala. Los sonidos que escuchó definitivamente emanaban
de ella. Perdida y delirante y resistiendo un orgasmo que tenía que haber estado
formándose desde la maldita carrera de tres piernas, se permitió deleitarse en cada
momento de gratificación decadente. Nunca se había venido tan fuerte en su vida y todo
fue gracias a la humildad de Elizabeth, quien resultó que no era modesta en
absoluto,. Con el pelo empapado y la piel resbaladiza, encontró su respiración mientras
Elizabeth continuaba tocándola suavemente, rodeando su punto más sensible mientras
caía el agua.

"¿Qué carajo?" Ella susurró, permitiendo que su cabeza cayera sobre el hombro de
Elizabeth. "¿Cómo haces eso? ¿Tomaste algún tipo de clase?”

Elizabeth besó su cuello, fusionándose con el cuerpo de Devyn. “No fue difícil contigo
estando aquí sin ropa. Mirar tu cuerpo. Irreal.” Elizabeth pasó las manos por el torso de
Devyn. Devyn las atrapó y las colocó contra la pared opuesta de la ducha. Bajó la cabeza,
atrapó un pezón entre sus labios y chupó. Elizabeth gimió.

"Prepárate para gritar mi nombre," Devyn dijo en su oído.

"¿Sí?" Elizabeth se mordió el labio inferior con una sonrisa.

"Tengo algunas ideas creativas que creo que te pueden gustar."

"Las cosas creativas son mis favoritas," Elizabeth susurró, mientras Devyn besaba su
cuerpo.

***

El amanecer no había despuntado, pero Elizabeth vislumbró perezosamente el primer


toque de naranja a través de las ramas de los árboles afuera de su ventana y observó
cautivada cómo aumentaba la pequeña luz. Adentro, Devyn yacía en sus brazos
durmiendo profundamente, sus extremidades entrelazadas, sus ropas aún dispersas por
toda su casa donde las habían dejado caer, olvidadas y sin extrañar en absoluto. Scout
dormía tranquilamente cerca de la puerta, roncando en silencio. Todo sintiéndose bien y
tranquilo.

Había tenido sexo en la ducha. Ella, Elizabeth Draper, que vivió una existencia bastante
mundana, había tenido relaciones sexuales no solo en su cocina sino también en la
ducha. Se habían quedado allí hasta que el agua se había enfriado.

XWPColección: Página y Facebook 170


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

¿Qué demonios estaba pasando? No estaba segura, pero la asustó. Besó la frente de la
mujer en sus brazos y prometió frenar los sentimientos emergentes que solo meterían en
problemas a su corazón. Concéntrate en el buen sexo, se dijo a sí misma. No pienses en
cómo se siente abrazarla de esta manera. Para inhalar su aroma. Para sentir su calor
mientras la mañana se filtraba.

Devyn ciertamente no estaba pensando en esas cosas. Ella tenía demasiado control para
permitir que esos sentimientos se filtraran, y honestamente, Elizabeth probablemente ni
siquiera era una pareja digna. Cerró los ojos, sabiendo que eso no era cierto. Vio de
primera mano el efecto que tenía sobre Devyn, y era potente. Al menos físicamente.

"Buenos días," dijo una voz áspera. Elizabeth sonrió cuando Devyn la besó suavemente
en el cuello a modo de saludo. “Me quedé la noche. Lamento eso. Espero que esté bien."

Elizabeth la atrajo aún más, sus dedos pasaron por la parte posterior del cabello de
Devyn. "Me alegra que te hayas quedado."

"¿De verdad? No estaba segura si eso estaba cruzando algún tipo de línea que no
debíamos – “

"Devyn."

"¿Sí?" Ella sonrió.

"Hemos cruzado tantas líneas que ya no puedo verlas."

"Buen punto." Devyn sonrió y le robó un beso. “Me reporté con Jill antes de quedarme
dormida. Resulta que no eres la única con compañía nocturna."

Elizabeth alzó las cejas. "¿Eso significa que Charlie también tuvo una buena noche?"

"Mmm-hmm. Y ni siquiera es Jueves.”

Elizabeth sonrió hacia el techo. "Adelante, Jilly."

"¿Qué hay de mí?" Devyn Preguntó, levantando la cabeza de la almohada que compartía
con Elizabeth. Su cabello rubio estaba despeinado. Sus labios estaban perfectamente
hinchados. Nunca había estado más hermosa.

El corazón de Elizabeth se llenó y creció. "¿Debería salir de tu camino ahora?" La sábana


solo llegó hasta el ombligo de Devyn, y Elizabeth echó un vistazo a su seno derecho, el
cual ansiaba y estaba lista para llevárselo a la boca.

XWPColección: Página y Facebook 171


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Te quedas justo donde estás." Honestamente, fue impactante lo perfectamente que
encajan sus cuerpos.

Nunca había dormido tan cómodamente con otra persona en toda su vida. Justo cuando el
pensamiento golpeó, Devyn se presionó contra ella, deslizando un muslo entre los
suyos. La indirecta de la estimulación se elevó completamente. Parpadeó y rodó los labios
para calmarse. Su excitación no pasó. Se movió un poco, presionando íntimamente contra
ese muslo, que parecía alertar a Devyn de su apuro. Levantó el muslo y estudió la cara de
Elizabeth.

“Me encanta cuando tienes esa mirada. Sé exactamente lo que significa y exactamente
qué hacer al respecto."

Elizabeth no tuvo tiempo de responder o preguntar en qué consistía la mirada. Devyn le


dio un suave beso en la mejilla antes de desaparecer bajo las sábanas en una misión muy
bienvenida.

Elizabeth inhaló bruscamente cuando sus muslos se separaron y giró la cabeza contra la
almohada al sentir la lengua de Devyn.

Cielo santo.

La mañana había llegado.

Capítulo Dieciséis

"¿Puedes creer lo que tenemos aquí?" Jill dijo desde una de las pintorescas mecedoras en
su porche delantero. La mañana era agradable con solo un indicio de frío en el aire, pero
el sol comenzaba a abrirse paso. Jill se sentó afuera con su bata, su cabello despeinado y
todo, con una taza de té que ojalá no hubiera tenido que esforzarse demasiado duro para
hacer.

Devyn se abrió paso tímidamente por la acera, vistiendo el mismo atuendo que había
usado el día anterior. "Sí, sí. Ríete de mí todo lo que quieras, Jilly Donut, pero no soy
la única que pasó la noche con alguien."

Jill señaló la mecedora junto a la suya. “Siéntate y cuéntamelo todo, y tal vez yo haga lo
mismo. También te hice una taza, por si acaso. Café. Negro e insípido como a ti te gusta,
bicho raro.”

XWPColección: Página y Facebook 172


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn robó la taza y se la acercó a la cara, disfrutando del calor y el potente aroma. Miró
hacia atrás y bajó la voz. "¿Charlie el de la licorería se fue?"

Jill entrecerró los ojos. “¿Podemos llamarlo Charlie? O Charles.”

“Quiero decir ... podemos. Es menos divertido, pero puedo hacer ese sacrificio si te hace
feliz.” Ella se reseteó en el tiempo y se iluminó. "Oye, ¿Charlie se fue?"

"Se fue hace media hora." Jill no pudo ocultar la sonrisa en lo más mínimo, y sus mejillas
y cuello se pusieron rojos.

"Estás enamorada de él, verdad?" Devyn dijo, inclinándose y golpeando a Jill un millón
de veces en el brazo. “Eres una maestra de escuela de día y una gatita sexual de noche y
muy pocas personas lo sospechan. Incluso tus orejas están poniéndose rosadas en este
momento. Mira cómo vas. ¿Qué diría mamá?” Estaba bromeando con su hermana porque
era parte de quiénes eran, pero por debajo de todo estaba encantada de ver a Jill
iluminarse como lo hizo cuando surgió el nombre de Charlie.

"Ella estaría contenta, creo."

"Ella lo interrogaría y luego nos obligaría a poner la mesa para poder invitarlo a cenar."

Jill sonrió ante la caracterización. "Ella lo haría. Incluso podría usar los platos de
invitados.” Hizo una pausa. "Pero nos estamos olvidando de la historia más
sorprendente."

Devyn acunó la cálida taza de café. "¿Y cual es?"

"Yo no fui quien se escabulló campantemente en la ciudad y puse mi mirada en la persona


más dulce e inocente de la ciudad."

"Yo tampoco. No hay miradas puestas."

Jill tomó un sorbo de té y miró hacia el jardín delantero. "Mentirosa. Tienes sentimientos
por Elizabeth que no esperabas. Está escrito en toda tu cara cuando estás cerca de ella,
Dev. ¿Esa sonrisa tonta cuando venías por el camino? Eso me dijo todo lo que necesito
saber.”

Ella se resistió. “Estamos matando el tiempo juntas. Nada más que eso. Créeme. Ella es
bastante agradable, y sí, la encuentro muy, muy atractiva."

"Si tú lo dices." Jill bebió su té.

XWPColección: Página y Facebook 173


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Sí." Tomó un sorbo de su taza y se quemó la lengua, lo que solo la hizo pensar en
Elizabeth y su mañana y los lindos sonidos que hizo mientras estaba en las últimas.

"¿Por qué sonríes así?" Jill le preguntó. "¿Qué está pasando en esa cabeza tuya?"

Ella borró la sonrisa de su rostro. "Solo estaba reflexionando sobre el hecho de que
dejaste que Charlie pasara la noche en un día que no era Jueves." Eso es correcto.
Lánzaselo de vuelta a ella.

"Si lo hice."

Devyn cambió a la sinceridad porque había algo diferente sobre Jill esta mañana. Parecía
más ligera y más pesada al mismo tiempo. Tal vez lo de Charlie era más serio de lo que
incluso Devyn se dio cuenta. "¿Lo amas, Jill?"

Su hermana se tomó un momento con la pregunta antes de asentir lentamente. Movió sus
labios a un lado y miró a Devyn, pareciendo insegura de qué hacer o decir. Sí. Ella lo
amaba, pero la asustaba. Eso estaba claro.

“Eso es algo bueno, ya sabes. Enamorarse. Estoy feliz por ti."

Jill suspiró. “Gracias, pero el amor no es todo resplandeciente. Lo he intentado antes,


recuerdas? Fuiste mi dama de honor. No funcionó, y me dejaron para recoger los
pedazos."

“Frankie era un idiota desde el principio. Decidiste ignorar la mitad de su personalidad


porque era guapo. ¿Charlie es un idiota?”

“Le hago pasar un mal rato, pero no. Es una muy buena persona, Dev. Me trata como si
fuera alguien especial aunque solo soy yo."

"Basta," Devyn dijo, con tal vez más fuerza de la que pretendía. “Probablemente eres la
persona más amable y merecedora que he conocido, pero siempre sacrificas tu felicidad
por todos los que no son tú. Tienes que dejar de tomar la menor porción proverbial de
pizza por ti. Te mereces la enorme pizza, de acuerdo? Si Charlie se da cuenta de lo
increíble que eres, y piensas que él es increíble, entonces digo que arrojes los Jueves por
la ventana y seas feliz cada maldito día de la semana."

Jill asintió con la cabeza. "Sabes, me estoy calentando con la idea." Apretó los labios y
pareció tomar la decisión de compartir más. "No puedo creer que le digo esto a alguien,
pero anoche fue la primera vez que él se quedo a dormir."

XWPColección: Página y Facebook 174


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn hizo un punto de permanecer casual para no asustar a esta nueva versión abierta y
honesta de Jill.

"¿Y, cómo fue? El tenerlo aquí.”

Jill encogió los hombros en una adorable demostración. "Me gustó. Y fue muy atento y
cuidadoso conmigo debido a mis heridas, sabes? Se ofreció traerme todo. Limpió todo
después de la cena.”

Devyn dio unos golpecitos a su taza de café. "Está aumentando mi respeto hacia él."

Bebieron su té y café y vieron cómo el vecindario se despertaba lentamente. Un gato


anaranjado corrió hacia un árbol cercano. El vecino de enfrente sacó su bote de basura y
las saludó. Tenía que admitir que el ritmo lento era increíblemente relajante. De hecho, no
recordaba haberse sentido tan relajada en ... bueno, nunca. Su mente se desvió hacia los
acontecimientos de la noche anterior. La escena de la ducha caliente era una que se grabó
en su mente y cuerpo para siempre. Pero lo más destacado era algo que Jill acababa de
tocar en si misma.

Despertar rodeada de Elizabeth fue el mejor descubrimiento. Su calidez, su dulce aroma a


algodón y la manera en que abrazaba estrechamente a Devyn resonaron. Sacudió la
cabeza ante la plenitud de su corazón. Aparentemente estaba en algún tipo de ánimo raro
para dejar que algo tan mundano la afectara.

La parte posterior de su cuello se erizó mientras consideraba distantemente que tal vez no
era tan mundano después de todo. Tal vez esto era un gran problema.

"¿Alguna vez has estado enamorada, Dev?"

Ella estudió a Jill y lidió en cómo esquivar la pregunta personal, pero luego se dio cuenta
de que Jill se había abierto a ella. Debería intentar hacer lo mismo. Se encontró con los
amigables ojos castaños de su hermana.

"No."

Jill continuó meciéndose. "Eres como yo. No dejas que la gente entre fácilmente. Mis
paredes se levantaron después de mi divorcio, pero sabes algo? Tus paredes siempre han
estado levantadas. ¿Por qué crees que es?"

Devyn dejó pasar un poco de tiempo antes de abordar la pregunta, decidiendo que era más
fácil que esquivarla por completo. “Probablemente porque estoy casada con mi carrera.
De hecho, debería estar en el teléfono ahora mismo, vendiéndome el culo. Sacudiendo mi

XWPColección: Página y Facebook 175


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

lista de contactos internacionales y ver qué sale. Se puso de pie, más que un poco
incómoda con la dirección de la conversación. No le iba bien ser el centro de atención.

Jill asintió sabiamente pero no hizo comentarios de inmediato. En cambio, vio a Devyn
caminar hacia la puerta principal. “Te escondes detrás de eso, sabes? Tu carrera."

Devyn se mofó, su mano en el pomo de la puerta. "No lo hago. Resulta que es lo que me
hace feliz en la vida."

“Eso es lo que te dices a ti misma para justificar no tener que acercarte demasiado a
nadie. Si vives una vida lo suficientemente rápida, no notarás lo que falta.” Se tocó la
sien. "Olvidas lo bien que te conozco."

"No es así." Era un argumento poco convincente, pero era todo lo que Devyn tenía.

“Déjala entrar, Devyn. Tal vez te sorprendas.”

"¿De quién estamos hablando?" Preguntó, sabiéndolo muy bien y esquivando el


reconocimiento. Entró en la casa y pasó el resto del día haciendo llamadas al extranjero y
organizando una apertura de agentes como la ciudad de Filadelfia nunca había visto. La
vulnerabilidad emocional era la mejor motivación.

Cuando terminó su lista de tareas para el día, se recostó en su escritorio con dos dedos de
whisky, observando los árboles balancearse por la ventana mientras caía el anochecer. Las
palabras de Jill aún resonaban en su cabeza, molestas y ruidosas. ¿Tenía miedo de dejar
entrar a alguien? Nunca lo había considerado y ahora se preguntaba acerca de la precisión
de la declaración, temiendo su validez. Siempre había culpado a su pasión por su trabajo
por su falta de relaciones personales de verdad y estrecha unión. Estaba demasiado
ocupada para andar con otra persona. Cuestionó la lógica ahora.

Porque podría hacer tiempo para alguien importante. Debería hacer tiempo para esa
persona. Entonces por qué no lo hacía?

Devyn tomó un trago lento de su vaso, reflexionando. Tal vez Jill tenía razón, y tal vez
era hora de derribar algunas de sus paredes. No sería tan difícil si se lo propusiera.

Pero si eso era cierto, por qué la idea la asustaba?

***

"Ese no es tu amigo," Elizabeth dijo el Miércoles siguiente, jalando de la correa de Hank.

XWPColección: Página y Facebook 176


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Uh-uh." Él estaba metido en un lío con un abejorro de colores brillantes, y dependía de


ella salvar su preciosa vida y nariz. Ella le dio un silbido junto con un segundo jalón y él
felizmente continuo trotando, dejando atrás al posible amigo. “Realmente hiciste la
llamada correcta con eso, Hank. Te habría lastimado en más de un sentido.”

El enérgico perro, al ver que estaba cerca de su propia calle, aceleró el paso, lo que llevó a
Elizabeth a igualar su velocidad y entusiasmo. El sol de finales de Mayo cayó sobre sus
hombros, haciéndola feliz de haber seguido la ruta de las camisetas y las sandalias. Se
ajustó los lentes de sol e inhaló profundamente el familiar aroma a café recién hecho que
esa calle en particular siempre servía.

El sonido de un auto a su izquierda atrajo su atención. "Entrega," una voz dijo. Se giró
para ver un pequeño auto verde, y Devyn agachó la cabeza y sostuvo una taza para llevar
a través de la ventilla del lado del pasajero.

Elizabeth detuvo a Hank. “¿Qué demonios? ¿Me trajiste café? ¿En serio?"

Devyn se encogió de hombros y miró hacia otro lado y luego hacia atrás. "No es gran
cosa. Recuerdo que dijiste que los paseos de Hank siempre te hacían querer una taza, y ya
que sacas a pasear a Hank los Miércoles ...”

"Y conoces mi horario." Elizabeth se dio golpecitos en la mejilla. "Interesante."

“Sucede que presto atención cuando hablas. Es lo educado por hacer. También me gusta
cuando haces esa cosa en la que simplemente hablas mucho."

Elizabeth le guiñó un ojo. “Mi divagación nerviosa. Vamos a llamarlo como es."

"Podemos. De todos modos, me gusta."

Estudió a Devyn, quien hoy se había recogido el pelo. "Así que pensaste en hacer algo
agradable por mí?"

"No lo sé. Supongo que sí.”

Este no era el tipo de cosas con las que Devyn se sentía cómoda. Fue un simple gesto,
pero el efecto que tuvo sobre Elizabeth fue todo lo contrario. Alguien tan importante y tan
ocupada como Devyn se había salido de su camino porque estaba pensando en ella.
Caminó hacia el auto y aceptó la taza caliente.

"Gracias." Hizo un gesto hacia su encargo. “Este es Hank, por cierto. No tan tranquilo
como Scout, pero igual de amigable.” Él se quejó suavemente, preguntándose por qué
diablos dejarían de caminar cuando había tanto que explorar entre aquí y su hogar.

XWPColección: Página y Facebook 177


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Encantada de conocerte," Devyn dijo, con perfecta profesionalidad.

Elizabeth se rió. "¿Quieres caminar con nosotros?"

Devyn le sonrió, y por un momento, eso fue todo lo que hicieron. Sonreír y mirar,
desenvolviéndose la una a la otra. Finalmente, Devyn las sacó de allí, dándole a su cabeza
una sacudida de ‘despierta’. "No puedo. Aunque realmente me gustaría mucho.
Especialmente si esa camiseta sin mangas se queda por aquí.”

Elizabeth miró hacia abajo y sonrió. “Probablemente sea mejor que la mantenga puesta,
estoy pensando. Veredas del vecindario y todo. Y por qué no puedes unirte a nosotros? A
Hank le encantaría lamerte las manos, la cara y los zapatos. Todavía no está claro por qué
eso último es importante para él, pero lo es."

"Lamento perderme esa iniciación muy específica, pero tengo una llamada con mi
constructor." Se inclinó más hacia la ventanilla del pasajero. "Sin embargo, esta fue una
linda forma de interrumpir mi mañana."

"¿Qué? ¿Yo?"

"Si, tú. Mantente alejada de problemas, Liz. ¿Tal vez nos veremos más tarde si no estás
ocupada?”

"Espero que sí." Elizabeth levantó su taza de café en el aire y vio como el pequeño Chevy
Spark se alejaba por la calle, dejándola embriagada de felicidad.

Un mensaje de texto de Thalia sonó en su teléfono. Ella miró el mensaje:

¿Copas esta noche en Twill's? Solo tu y yo.

Hace un mes, una frase como esa de Thalia la habría enviado a la luna. Ella escribió una
respuesta:

Lamentablemente, tengo otros planes.

Se volvió hacia Hank mientras se dirigían calle abajo. “Esa era Devyn. Ella hace la vida
mejor."

***

¿Cómo ya eran cerca de las cinco? La jornada laboral de Elizabeth había sido muy
ocupada. Después de ayudar a Jill, que honestamente había hecho tantos avances
maravillosos que realmente ya no necesitaba mucha ayuda, regresó a la oficina de On the

XWPColección: Página y Facebook 178


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Spot, también conocida como su garaje convertido, y comenzó a responder solicitudes de


trabajo como una maníaca. Los negocios ciertamente no estaban perjudicados, y sabía que
parte de eso tenía que ver con su relación con la comunidad. Permanecer optimista y
hospitalaria, incluso en medio de un trabajo difícil, ciertamente fue muy útil, y se
preguntó por qué más personas no aprovechaban de lo lejos que sería llegar a ser
amable. Echó un vistazo a su agenda de gran tamaño, que prefería a una computadora
portátil. Esa tarde tuvo a Genevieve y Haley, ambas estudiantes de segundo año en el
colegio comunitario en la carretera, haciendo mandados. Sus dos empleados a tiempo
parcial, Drake y Brent, estaban entregando abono en una gran cantidad a la estación de
bomberos, y ella ya estaba programada al día siguiente y al siguiente.

"Disculpe. ¿Este lugar está abierto para los negocios?”

Elizabeth levantó la vista y sonrió, ya reconociendo la voz. No había tenido más que una
fugaz conversación con Devyn en los últimos tres días, y maldita sea, su corazón dio un
vuelco al verla. "Bueno, hola. Estamos abiertos. ¿Qué puedo hacer por ti?” Elizabeth se
levantó de su escritorio y observó a Devyn acercarse con una sonrisa. Llevaba jeans, una
camiseta azul marino de manga corta y unos Converse gris claro, vestida de manera más
informal de lo que Elizabeth la había visto. Un hormigueo fluyó a través de ella y se
apoyó en él. Devyn se veía más que bien.

"¿Ofrecen servicios de besos?"

Elizabeth tragó saliva. Fue sorprendida por la pregunta muy directa, pero oye, no se
quejaba. Tampoco el resto de ella. Las partes de ella que no habían tocado a Devyn en
unos pocos días. Por lo general se tomaban unos minutos para acostumbrarse a frases
como esa, pero hoy se sentía diferente.

Devyn también lo hizo.

"Um. Bueno. No lo habría adivinado por nuestra reputación muy profesional en On the
Spot, pero en ocasiones ofrecemos tales servicios para casos especiales. Sí."

"¿Es muy caro?" Devyn caminó más adentro del garaje hasta que se paró, cara a cara, con
Elizabeth. Ella olía increíble. Pepino y cítricos. Todo lo que Elizabeth pudo hacer fue
robar miradas hacia sus labios. Le encantaba especialmente el inferior, y la forma en que
Devyn lo usaba para puntuar tantas de sus expresiones. Probablemente ni siquiera se dio
cuenta de que lo hacía.

Elizabeth asintió con la cabeza. "Estamos realizando uno especial."

"Entonces esta es una gran coincidencia que vine hoy, de todos los días."

XWPColección: Página y Facebook 179


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“¿No es así? Comencemos.” Elizabeth se inclinó y presionó sus labios contra los de
Devyn. Permanecieron así por un momento, en la dicha de ese contacto inicial, hasta que
Elizabeth se reacomodó, separando los labios para profundizar el beso. Escuchó a Devyn
murmurar contra su boca, que era, sin duda, increíblemente ardiente. Eran una pareja
ardiente. ¿Había sido parte de una pareja tan ardiente antes? Olvidó la pregunta por
completo porque, Dios Santo, la lengua de Devyn estaba en su boca y ya no podía sentir
sus propias piernas.

"Sabes muy bien." Devyn envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Elizabeth y, oh
hombre, con sus cuerpos presionados y sus labios bailando, había cosas ocurriendo más
abajo que Elizabeth no pudo encontrar palabras para describir. Cuanto más tiempo pasaba
con Devyn, más la ansiaba, pensaba en ella y deseaba más tiempo. Quería esa
oportunidad. Quería explorar lo que eran ... como un ellas. Era la primera vez que lo
admitía para sí misma.

"El reloj está corriendo," dijo, sin aliento, mientras separaba su boca de la de Devyn. Las
palabras estaban en el universo antes de que se diera cuenta. Por qué lo hizo? Sus brazos
aún descansaban sobre los hombros de Devyn con los dedos entrelazados detrás, pero
ahora se sentía incómoda y nerviosa. ¿Por qué tenía que ir allí? Solo disfrutar los
momentos que tenían. Eso era todo lo que tenía que hacer.

"¿Qué reloj?" Devyn preguntó, mirando alrededor del garaje.

Elizabeth se mordió el interior del labio. Bueno, ella bien podría decirlo. Ya se había
dirigido allí, como una idiota. "El nuestro. ¿Es una locura que de repente sea muy
consciente de ello? ¿Qué nuestro tiempo juntas se está acabando?”

Devyn rodó los labios y pareció pensar en cómo abordarlo. "Lo sé. ¿Cómo hacemos a un
lado ese conocimiento?”

"No estoy segura. Jill está mejorando, que es exactamente lo que quiero que suceda, pero
eso viene con una reacción en cadena, cuyas implicaciones ... me entristecen. No quiero
que te vayas.”

Devyn asintió y besó la parte inferior de la mandíbula de Elizabeth antes de alejarse. "No
sé qué decir a eso." Colocó sus manos sobre su cabeza. "No es como si estuviera
desapareciendo del planeta cuando regrese a Filadelfia."

"Es verdad."

"Todavía estaremos ..."

XWPColección: Página y Facebook 180


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth podía decir que ella no tenía idea de cómo terminar esa oración. Tomó el
control de la conversación. Tenía que hacerlo. “Al principio solo éramos amigas que
coqueteaban. Luego, éramos amigas que se enrollaron.” Hizo una pausa, reflexionando.
"Nunca antes he dicho 'enrollaron'."

Una sonrisa se extendió por la cara de Devyn. "Estoy realmente orgullosa de ti. Otro hito
para hoy. Eso y el beso especial.”

Ella inclinó la cabeza, directo al grano. “¿Todavía nos estamos enrollando? Está bien si lo
estamos, solo ... necesito saberlo, por mi propia paz mental."

"Me gustas, Elizabeth Draper."

"¿Por qué me llamas tan a menudo por mi nombre y apellido?"

"¿Preferirías que no lo hiciera?"

“Yo lo llamo falta. Son dos preguntas seguidas que no has respondido.” Ella sonrió. El
tono alegre que se había asentado sobre la conversación de alguna manera hizo todo esto
más fácil.

“Eres muy observadora y muy bella. Especialmente en tu elemento como este.” Devyn
hizo un gesto a su alrededor.

“Y ahora estás tratando de alejarme del tema. Céntrate."

Devyn resopló. “No haría eso. Soy una persona franca. Yo solo ... no tengo las respuestas
que estás buscando. Este es un territorio nuevo para mí, de acuerdo?” Por primera vez,
Devyn parecía un poco vulnerable.

Su respuesta tenía sentido pero aun así frustraba a Elizabeth. Dejó caer la cabeza hacia
atrás y miró al techo, estudiando la salpicadura de pintura que de alguna manera había
llegado hasta allí. ¿Qué esperaba que hiciera Devyn? ¿Profesar su amor eterno, renunciar
a su trabajo y regresar a Dreamer's Bay, el único lugar que no podía soportar? Ella
suspiró. “Estoy pensando demasiado, ¿no? Debería relajarme.”

Devyn caminó hacia ella y le tomó la mano. "No lo haces. Estás siendo un humano
normal con sentimientos y preocupaciones. En general, todas las cosas que me harían salir
corriendo y gritando.” Ella levantó un dedo. "Ese es un nuevo descubrimiento para mí,
por cierto."

XWPColección: Página y Facebook 181


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Qué sentimientos te aterrorizan?" Entrelazó sus dedos y estudió sus manos entrelazadas.
“No tienes que tenerme miedo, Dev. Probablemente soy la persona más inofensiva del
planeta."

Devyn hizo una pausa, dejando que el comentario se asentara. "Me gusta cuando abrevias
mi nombre."

"Alargas el mío y yo abrevio el tuyo." Elizabeth se rió y dio un pasó adentro. "¿Qué tal
Gran D? ¿Aún mejor?"

Devyn se cubrió la cara. "Uh-uh."

"Sexy D? Picosa D? Demoledora D."

"Ni siquiera un poquito. No."

"Creo que es una sensación de apodo verdadero."

"Por lo menos." Devyn miró la entrada a través de la puerta abierta. "Vámonos de


aquí. Vayamos a dar una vuelta en coche. Fingir que tenemos todo resuelto."

Elizabeth la miró y echó un vistazo al escritorio. “Tengo un horario para terminar. Tú, de
todas las personas, siendo la autoconsciente adicta al trabajo que eres, probablemente
comprendas."

Ella recogió su cabello rubio en un montón y lo dejó caer. "Esperaré allí." Devyn se sentó
en el sillón de color morado oscuro frente al escritorio de Elizabeth, recogió la edición de
ese día del Tribune The Dreamer's Bay y fingió prestar atención.

Vacilante, muy consciente de la presencia de Devyn, Elizabeth continuó anotando


solicitudes de trabajo que habían ingresado a través de la portilla que había establecido en
línea – la parte de la tecnología que había abrazado – para sus clientes y comenzó a
combinar las tareas con los empleados apropiados. Drake sería perfecto para cortar el
césped que necesitaba la Sra. Davidson. KC podría encargarse de recoger a los niños
Dawson de la práctica de fútbol.

Ella estaría más que feliz de llevar dos Big Macs para almorzar al día siguiente al Sr.
Ivers, que al menos se había tomado unos días libres de la comida rápida. Levantó la vista
para ver a Devyn sonriendo.

"¿Qué?" Elizabeth preguntó. "¿Qué es tan divertido?"

XWPColección: Página y Facebook 182


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Eres linda cuando trabajas. Te pones tan seria y hay una pequeña línea que se forma
justo aquí.”

Devyn hizo un gesto hacia el lugar en medio de su frente. Ella se encogió de hombros.
"Me gusta."

"¿Te gusta?" Elizabeth fue tomada por sorpresa, pero de la mejor manera. Sintió calor en
sus mejillas mientras trabajaba, disfrutando de la tranquila compañía y el aprecio de
Devyn. "¿Sobre qué estás leyendo?" finalmente preguntó, unos quince minutos después.

Devyn la miró por encima del periódico abierto. "Bueno, no vas a creer esto, pero
RayEllen Mink ha estado jugando bolos por más de treinta años, y ahora está en primer
lugar en la liga de adultos mayores. Sin embargo ella podría perder su posición si no
puede trabajar en mejorar la división de tres diez más veces.”

Elizabeth asintió. “RayEllen es alguien con quien no se debe uno meter. Yo estaba
realmente emocionada cuando ella ascendió a la liga de adultos mayores."

Devyn volvió a su periódico y luego miró por encima. "¿Te pondrás tu camisa de boliche
para mí más tarde?" Alzó las cejas.

"No, porque te estás burlando de mí."

“Usar una camisa de boliche y no usar nada de ropa no es algo para burlarse. Dios, ahora
no puedo sacar esa imagen de mi cabeza. Maldición. Me hice esto a mí misma."

Elizabeth contuvo el aliento. "Tal vez podamos volver a sacar el tema más tarde."

"Gracias a Dios." Dejó caer el periódico. “Lista para nuestro paseo? Tal vez incluso
podamos pasar por el boliche. Puedes mostrarme tus habilidades.”

Elizabeth encontró las llaves del Shug en el primer cajón de su escritorio y se las arrojó a
Devyn. " Tú diriges."

XWPColección: Página y Facebook 183


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Diecisiete

Con las clásicas de los Stones sonando por los altavoces, Devyn las condujo a lo largo de
la costa, con las ventanillas bajadas, y el último rayo de sol llenando la camioneta. Sus
cabellos volaron con salvaje abandono mientras Devyn aceleraba en el camino abierto, y
Elizabeth miró las olas. "No hay hora del día tan hermosa," dijo. "Solo mira ahí."

Devyn lo hizo, observando el resplandor dorado que envolvía casi todo mientras el sol se
deslizaba hasta el fondo.

Debajo, la marea subía, invadiendo a los bañistas, que movían sus toallas y se encogían de
hombros cuando las temperaturas de la tarde se acercaban. "Realmente no hay nada
igual."

Era verano oficialmente en Carolina del Sur, y con la salida de la escuela, la ciudad vería
a más y más visitantes alquilar casas, departamentos y cabañas de huéspedes. El lugar de
las tablas de surf cerca de la playa que vendía llaveros, camisetas y equipo de snorkel
disfrutaría de la gloria del inminente verano. Devyn recordaba demasiado bien la cultura
del verano y se sorprendió con la emoción que sentía. Bueno, hasta que se dio cuenta de
que probablemente no sería parte de eso.

¿Desde cuándo le importaba perderse algo en Dreamer's Bay? Muchas cosas nuevas
estaban sucediendo.

"¿Vas mucho al mar?" Devyn preguntó.

Elizabeth la miró y el sol atrapó esos ojos verdes y amplificó su color.

“Quizás una o dos veces en el transcurso de un verano. Soy más una chica que me gusta
sentarse y mirar el mar.”

"Entiendo eso de ti." Devyn hizo una pausa mientras se establecía una imagen. "Una
botella de vino contigo en la playa al atardecer sería agradable." Y ahora estaba
romantizando el lugar. Pero Devyn empujó esa voz en su cabeza y disfrutó de la nueva
inclinación, porque se sentía refrescante y más natural de lo que se habría imaginado.

"Me encantaría." Elizabeth colgó un brazo por la ventanilla de la camioneta Shug.


"Aunque podría pasar de contrabando una cerveza."

XWPColección: Página y Facebook 184


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Por supuesto que lo harías. Me sorprendería que no lo hicieras.” Debido a que ella
simplemente quería, Devyn se inclinó y robó un beso rápido antes de volver a
concentrarse en el camino. "¿A dónde después?"

"Te di las llaves, ¿recuerdas?" Elizabeth, la organizadora del recorrido, le había dado el
control.

"Vamos por todas partes."

Elizabeth presionó su mejilla contra el asiento y le sonrió a Devyn, quien nunca quiso que
la noche terminara.

Luego fueron a jugar a los bolos después, y Devyn pasó más tiempo mirando a Elizabeth
por detrás que intentando ganar el juego, lo cual era ridículo porque Elizabeth era una
profesional.

Devyn miró la pantalla que estaba por encima. “Casi arrojaste doscientos sin siquiera
calentarte. ¿Quién hace eso?”

“Un setenta y ocho es difícilmente un doscientos. Pero para responder a tu pregunta,


alguien que toma su carrera de bolos muy, muy en serio,” Elizabeth dijo, mientras se
acercaba a Devyn en una de las sillas. Sus manos inmediatamente fueron a la cintura de
Elizabeth, y Elizabeth la miró tentativamente.

"Entonces, vamos a hacer esto?"

Devyn entendió a qué se refería. No se habían involucrado exactamente en


demostraciones públicas de afecto. Nunca. Su relación y su estado confuso habían sido
algo que se habían guardado para sí mismas porque era probable que fuera temporal. Pero
tal vez todo eso no importó. Devyn se encogió de hombros, sus manos aún sobre
Elizabeth. "No me importa si a ti no."

Eso se ganó una sonrisa. Elizabeth se inclinó y rozó los labios de Devyn con los suyos. Le
tomó todo lo que Devyn no tenía para jalarla de nuevo porque el pequeño beso envió
escalofríos. Escalofríos reales. Se inclinó sobre la rampa, permitiéndose deleitarlo y
disfrutarlo.

"Solo un anticipo de las próximas atracciones," Elizabeth dijo.

A Devyn le encantaban las bromas. Otra nueva información que estaba aprendiendo sobre
sí misma. Cuando Elizabeth salió del camino y se sentó en la consola, la mirada de Devyn
se posó en Cricket, seis carriles más allá. Tenía los ojos muy abiertos y su boca tenía la
forma de una O. Conociendo el amor eterno de Cricket por los chismes, el hecho de que

XWPColección: Página y Facebook 185


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

ella y Elizabeth acabaran de besarse en el boliche estaría por toda la ciudad antes de que
tuvieran la oportunidad de pagar la cuenta. Tal vez era hora de hacer un poco de control
de daños jugando limpio. "Ya vuelvo," le dijo a Elizabeth.

Cricket se iluminó cuando Devyn se acercó. Su sonrisa era demasiado grande, y actuó
demasiado sorprendida de ver a Devyn, que claramente era su intento de fingir que ni
siquiera sabía que estaban allí. Que locura. Una farsa. Devyn conocía a Cricket demasiado
bien para eso. Metió las manos en los bolsillos traseros de sus jeans. "Hola, allí," dijo, con
un gesto amistoso. "Están divirtiéndose?"

"Lo estamos," Cricket gritó con un entusiasmo exagerado que había llegado de la
nada. Los dos niños que estaban con Cricket eran su viva imagen – evidentemente los
hijos de los que Devyn había escuchado tantas historias brillantes. Uno dejó caer una bola
de boliche a propósito sobre el pie del otro, provocando un gemido.

A Cricket no parecía importarle. Se puso de pie y abrazó a Devyn, lo cual era como todas
las porristas se saludaron en la escuela secundaria. Incluso si eso hubiera significado
sesenta abrazos por día. En cada clase, hubo un abrazo. El almuerzo, abrazos. Al llegar a
la práctica. Dejando la práctica. Abrazo, abrazo, abrazo. Era desagradable. Ella vio eso
ahora.

Devyn hizo un gesto detrás de ella. “Solo estamos teniendo una noche libre. Explorando
la ciudad.”

Cricket frunció los labios y asintió como si supiera muy bien cómo era eso. Lo hacía todo
el tiempo. “No sabía que ustedes ... fueran tan cercanas. Tú y Elizabeth.”

“¿Porque nos besamos?” ¿Por qué no simplemente ir directo al asunto?”

“Bueno, eso fue sorprendente. No es que tenga nada de malo,” se apresuró a decir.

"¿Lo de gay, quieres decir?"

"No," Cricket prácticamente gritó. "Absolutamente no." Puso una mano sobre su corazón.
“Soy una aliada. Hago donaciones.”

"Eso es maravilloso," Devyn dijo, tratando de enmascarar el toque de sarcasmo y


probablemente fallando.

“Quiero decir que no hay nada malo con Elizabeth. Ella no es con quien te imaginé. Pero
es muy trabajadora y es muy amable."

"Lo es." Una pausa. “Solo estamos disfrutando la noche. Eso es todo."

XWPColección: Página y Facebook 186


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

La expresión de Cricket adquirió una calidad seria y bajó la voz. “¿Una cita sexual?
Puedes decirme, Dev. Todas hemos estado allí. Todas hemos necesitado un poco de
atención especial. Dios sabe."

Devyn cerró los ojos. "Nop. Solo los bolos. Nos gustamos y nos gusta pasar tiempo
juntas."

Miró a los chicos, que estaban estudiando un videojuego portátil como si el mundo se
estuviera acabando.

"Chicos, diviértanse."

"No se meten en demasiados problemas, me oyes?" Cricket le dijo como si fueran un par
de niñas locas que se hacían cosquillas sin parar. Le dio sesenta segundos antes de que
Cricket estuviera en algún tipo de conversación grupal con Heather, Coco y Lisa, y para
la medianoche toda la ciudad las estaría mirando a sabiendas por el resto del tiempo. Así
era como funcionaban las cosas aquí. Oh bueno. No iba a dejar de vivir su vida porque
estallaría el rumor.

"¿Quieres salir de aquí?" Devyn preguntó, cuando regresó a su carril.

Elizabeth la estudió, desconcertada ahora. "¿Cricket dijo algo que te molestó?"

Devyn miró hacia atrás y minimizó la interacción, negándose a creer que Cricket tenía la
capacidad. Sin embargo la joven Devyn todavía parecía estar allí en algún lugar y dejar
que amigas como Cricket la molestaran. Elizabeth era muy trabajadora? ¿Por qué lidiaría
con eso? Estaba lleno de juicio y pretensión. “No me molestó. Solo está siendo Cricket, lo
cual siempre es un poco desafortunado.” Se ordenó dejar el intercambio en el pasado y le
sonrió a Elizabeth. "¿Hacia dónde ahora?"

Elizabeth consideró la pregunta y miró su reloj. "Bueno, es temporada de fútbol."

Ciertamente lo era, y cuando llegaron al viejo campo de la escuela secundaria, Devyn se


alegró de ver que habían ocupado el dinero para instalar luminarias fluorescente para
permitir los juegos nocturnos. Las gradas estaban llenas y el aroma a palomitas de maíz y
pastel frito impregnaba el aire. Sonrió ante la fila del cono de nieve y recordó su propia
afinidad por los lima, en su grandeza verde neón. Algunas cosas nunca cambiaban.
Saludaron a Jill y a Charlie, que se sentaron en la grada inferior en la sección accesible, y
encontraron un lugar para ellas en el césped junto a las gradas.

"No traje una manta," Elizabeth dijo disculpándose.

XWPColección: Página y Facebook 187


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn se encogió de hombros y tocó el lugar junto a ella. "Escuché que el césped nunca
mató a nadie."

Elizabeth sonrió. “Aprecio tu mente práctica. Aunque la Devyn que conocí hace un par de
meses tenía estándares más altos, si no mal recuerdo. Tenía asistentes para todo. Ni
siquiera hizo sus propias compras de comestibles.”

“Ella vivía un cierto estilo de vida, ¿no? Tal vez alguien la está contagiando.”

Elizabeth contempló el cielo oscuro. "No sé quién podría ser esa persona."

"A ella le gusta extrañamente el púrpura y sabe cómo empuñar un soplete."

Elizabeth se rió entre dientes. "Mi tipo de persona."

Devyn la empujó. "El mío también."

El momento no fue monumental, pero Devyn lo notó. Más específicamente, notó la


ligereza en el aire, la sonrisa que había estado en su rostro durante las últimas horas –
desde que había recogido a Elizabeth en la oficina de su garaje – y la forma en que no
había pensado en trabajar en horas, lo que la dejaba menos estresada de lo que podía
recordar. Había algo en todo esto, algo en Elizabeth, que la hacía innegablemente feliz.

"Ahí lo tienes, Milla," Elizabeth gritó, poniéndose de pie.

Devyn miró hacia el campo y vio a la hermanastra de Elizabeth robar el balón y escurrirse
por el campo. Ella saltó y aplaudió junto a Elizabeth.

"No está mal para ser una estudiante de primer año," Elizabeth dijo, con una pequeña
sonrisa. No se sentía cómoda con su familia, sin importar cuán agradables trataran de
ser. Había muchas complicaciones allí, Devyn se dio cuenta, y la entristeció por
Elizabeth. Ella estaba sola y no tenía que estarlo.

El partido continuó con la puntuación de un equipo y luego el otro. La adrenalina de


Devyn se disparó mientras se llegaba la hora, el juego la atrapo. Las Estrellas estaban
abajo por uno y tenían que hacer que sucediera algo en los últimos dos minutos. Gritaron,
vitorearon y, al final, les rompieron el corazón cuando un tiro de Milla fue bloqueado
efectivamente por la portera del equipo contrario. Los fanáticos de Dreamer's Bay
suspiraron colectivamente.

"¿Quieres quedarte y hablar con Milla?" Devyn preguntó, mientras se paraban.

XWPColección: Página y Facebook 188


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Um ..." Elizabeth envolvió sus brazos alrededor de su sección media, literalmente
cerrándose ante la mención. "Probablemente tiene otras personas con quienes hablar."
Pero la forma en que lo dijo indicaba que no estaba segura.

"No, creo que deberíamos," Devyn dijo, dirigiéndose hacia el banco del equipo. Padres y
amigos se reunieron para ayudar a reunir a las jugadores y abrazarlas.

"Devyn, espera."

“¿Por qué estás arrastrando esos pies? Vamos. Saludemos.” Devyn hizo con su cabeza un
movimiento de ‘sígueme’ y, poco después, sintió a una renuente Elizabeth pisándole los
talones. Cuando llegaron a la gran agrupación, Devyn se dirigió directamente a Milla. "Lo
hiciste genial allí afuera," dijo, y luego se hizo a un lado para dejar pasar a Elizabeth.

La adolescente le agradeció a Devyn y le sonrió a Elizabeth, quien le devolvió la


sonrisa. "Estoy tan feliz de haber venido a uno de tus juegos."

La sonrisa de Milla solo aumentó. "Lo sé. Espero que haya sido uno bueno. Solo desearía
poder haberlo logrado al final. Apesta.” Ella cambió su peso a su otro pie. Ajá. La chica
también estaba nerviosa.

Elizabeth le dio un golpecito en el hombro. "Créeme. Los conseguirás la próxima vez.”

Se hicieron a un lado para dejar pasar al siguiente grupo de simpatizantes y se


encontraron cara a cara con la madre de Elizabeth. "Bueno, hola, niña," dijo, con su
brillante camiseta azul de las Estrellas. "No te vi en las gradas."

"Alcance a llegar a la última mitad." El comportamiento alegre habitual de Elizabeth


parecía atenuarse cada vez que se encontraban con Kristine. Devyn odiaba ver que
sucediera.

Kristine asintió con la cabeza. "Bueno, no podría estar más orgullosa de esta," dijo,
empujando a Milla a una llave de cabeza juguetona. “Oye, mañana en la noche haré mi
famoso guiso de atún. Solía gustarte cuando eras una pequeña bebé. Deberías venir a
cenar. A las 6 p.m."

"Oh, ojalá pudiera," Elizabeth dijo, automáticamente. "Tengo trabajo."

"Entiendo." El entusiasmo de su madre disminuyó. “¿Y si paso a tu casa un poco más


tarde después de la cena, entonces? Podría llevarte una porción. Suficiente para almorzar
al día siguiente también.”

XWPColección: Página y Facebook 189


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No tienes que hacer eso." Devyn le dio a Elizabeth un pequeño empujón y la vio cerrar
los ojos brevemente como si se detuviera para recomponerse. "Bueno, supongo que eso
podría ser agradable."

La expresión en el rostro de Kristine cambió de amigable a extasiada.


Independientemente de los eventos que formaron su pasado, Elizabeth estaba equivocada
acerca de sus intenciones actuales. Claramente ella quería a Elizabeth en su vida. "Bueno,
esas son las mejores noticias desde que la cena de Acción de Gracias llegó a la mesa." Se
volvió hacia Devyn. “Adoro el pavo y todas las guarniciones. Me encanta desde que era
una niña en Alabama."

"Es una gran fiesta," Devyn dijo. "Estoy de acuerdo."

"Igualmente," Elizabeth dijo conservadoramente. La sonrisa en su rostro cuando se giró


para mirar a Devyn estaba congelada en su lugar y pareció gritar ‘sácame de aquí ahora,
por favor’.

Ella podía complacer. “Bueno, creo que mejor nos vamos. He tenido un largo día y
necesito descansar un poco.”

Eso envió a Elizabeth a un estiramiento excesivamente exagerado. "De acuerdo. Sí, señor,
estoy lista para relajarme un poco.” Realmente necesitaban trabajar en sus habilidades de
actuación.

La madre de Elizabeth no había dejado de celebrar su victoria y les sonrió mientras


pasaba un brazo por el hombro de Milla. “Bueno, ustedes chicas vayan a disfrutar su
noche. Estaré con ese guiso después de la hora de cenar.”

"Me parece bien," Elizabeth dijo, y prácticamente arrastró a Devyn. Una vez que
estuvieron solas, la miró con los ojos muy abiertos. "Entonces, eso fue una locura."

Devyn alzó una ceja. “¿Cómo eso fue una locura? Saludamos, y ahora te espera una guiso
casero gratis. Suena como una victoria en todos los sentidos."

"No, no, no. No hacemos ese tipo de cosas, ella y yo. La casualidad colgando. Nunca
ocurre."

"¿Es malo que lo intentes?"

Elizabeth exhaló. "Supongo que no."

“No puedo pensar que muchas cosas puedan salir mal. Dudo que ella vaya a salir
disparada de tu casa o algo así.”

XWPColección: Página y Facebook 190


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Eres graciosa."

Devyn hizo una pausa. "Nadie lo pensó nunca, y esa es la maldita verdad."

Elizabeth le apretó la mano cuando se separaron para subir a la camioneta. "Sería más
como si ella simplemente no apareciera y luego se disculpara profusamente por las
próximas dos semanas, desviviéndose."

"Pero si ya estás planeando eso, qué es lo peor que podría pasar?"

Elizabeth cerró la puerta de la camioneta y consideró la declaración. "Hay una cierta


lógica allí, supongo."

“Graciosa y lógica? Estaré en ascuas esta noche.” Le dio a Elizabeth su mejor par de ojos
de cachorro.

"Debería ser recompensada."

"De acuerdo." Elizabeth se inclinó sobre la consola y presionó su boca contra la de Devyn
sin dudarlo, su mano en la barbilla de Devyn. ¿Por qué hacía tanto calor? ¿Lo de la
barbilla? Pero así fue. De hecho, su cabeza dio vueltas hasta que el mundo se desaceleró,
con una sonrisa en su rostro.

"Siempre sonríes cuando besas," Elizabeth susurró, a centímetros de su cara.

"No lo hago," Devyn dijo, y continuó besando a Elizabeth, sintiendo la sonrisa aparecer.
"Tal vez un poco," murmuró contra la boca de Elizabeth. "Sé otras cosas que me hacen
sonreír."

“Confía en mí, yo también. ¿Nos vamos?"

"Dios, sí." Devyn miró hacia adelante, se abrochó el cinturón de seguridad y encendió la
radio. Ella era una pasajera modelo. Cualquier cosa para apresurarlas hasta el momento en
que la ropa de Elizabeth caiga al suelo.

Veinte minutos después, estaba casi allí. Con una Elizabeth casi desnuda, a horcajadas
sobre ella en el sillón de la sala de estar, Devyn besó su pecho a través de su sostén
amarillo.

Elizabeth acunó la parte posterior de su cabeza, sus caderas presionando contra el


estómago de Devyn. En eso había estado pensando toda la noche.

XWPColección: Página y Facebook 191


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Estás sonriendo en este momento?" Elizabeth dijo, su aliento acelerado.

"¿Cómo podría no estarlo?"

***

Elizabeth no podía dormir, lo que nunca pasaba. Sus pensamientos eran un revoltijo.
Reviviendo los terribles detalles de la desaparición y el accidente de Jill, sus sentimientos
confusos por Devyn, su relación con su madre todo se unió en un nudo que no podía
desatar. Estaba parada en la oscuridad total de su cocina, bebiendo una taza de té
descafeinado que había logrado preparar mientras buscaba a ciegas y escuchaba el reloj
en la pared sonar en silencio. Devyn estaba dormida en la otra habitación con Scout
acurrucada en la curva de su rodilla como si fueran mejores amigas, y no quería
despertarla encendiendo una luz. De hecho, habría sido un crimen. Nunca había visto a
nadie verse tan hermosa cuando dormían.

Con el cabello rubio desordenado de Elizabeth entrelazando sus dedos a través, con un
brazo echado detrás de ella y el otro metido debajo de su mejilla como una segunda
almohada, le hizo difícil a Elizabeth no mirar.

No se le había escapado que ahora estaba durmiendo con la capitana del equipo de
porristas.

Elizabeth sonrió mientras bebía su té, pensando en todas las cosas que disfrutaba de
Devyn. Le encantaba la forma en que tenía conversaciones enteras con Scout cuando
pensaba que Elizabeth estaba fuera del alcance del oído. La noche anterior mientras se
cepillaba los dientes, había escuchado a Devyn explicarle el concepto de comisión a su
perro y todas las formas de aumentar el potencial de ganancias. Los vio en el espejo y vio
a Devyn masajeando las orejas de Scout mientras hablaba con ella. Se estaban
convirtiendo rápidamente en un par.

Puso una mano sobre su pecho porque el dulce recuerdo causó un verdadero dolor. ¿Por
qué?

Porque no tendría esos momentos por mucho más tiempo. Aunque habían dejado de
hablar sobre el inminente regreso de Devyn a Filadelfia, estaba muy consciente de que no
habían llegado a una verdadera conclusión. No habían decidido que las cosas terminarían
necesariamente, pero tampoco habían decidido que no lo harían.

El tampoco realmente resonó.

"¿Qué esta pasando? ¿Estás bien?” Devyn preguntó con su voz áspera y somnolienta.

XWPColección: Página y Facebook 192


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth se dio vuelta en la oscuridad. No podía ver completamente a Devyn pero podía
decir que estaba al otro lado de la habitación, cerca de la entrada al pasillo. "Sólo
tomando un poco de té."

"¿A las 3:24 a.m.?"

"Parecía un buen momento para ello."

"¿De verdad?"

Se dio cuenta de que Devyn se estaba moviendo hacia ella ahora, iluminada
intermitentemente por áreas de la tenue luz de luna. Llevaba la camiseta verde militar
desgastada favorita de Elizabeth que decía Sencillo en el frente. Ya no había razón para la
oscuridad ahora que Devyn estaba despierta, encendió la pequeña lámpara que mantenía
cerca de la mesa de la cocina. Había sido la lámpara favorita de su padre para trabajar por
la noche. Recordaba claramente el sonido del interruptor que se encendía y apagaba.
Apagada significaba tiempo para jugar. El tiempo significaba tranquilidad para Elizabeth
hasta que terminara la noche.

"Entonces, qué está pasando?" Devyn preguntó, con la mirada turbia y parpadeando
mientras se adaptaba a la nueva luz.

“Oh, ya me conoces. Alguien a quien le gusta prestar demasiada atención a los detalles."

Devyn parpadeó varias veces más y se pasó una mano por el pelo como si tratara de
arreglarlo todo. “Nosotras somos detalles sin analizar para ti, ¿no? ¿Se trata de la
conversación que tuvimos antes?”

Elizabeth se abrazó a sí misma. "No. Bueno, sí. Eso y yo estaba ... pensando en mi
madre.” Esa era realmente la verdad. “Creo que esta noche trajo algunos recuerdos. Ella
se fue a media tarde. No me di cuenta mientras la miraba empacar que nunca volvería.
Hubiera prestado más atención al momento. De pie aquí ahora, me faltan partes de cómo
se desarrolló. De qué color era su camisa y cuál era la verdadera hora en la tarde. ¿Las dos
en punto? ¿Las tres? Nunca lo sabré."

Devyn se apoyó contra la encimera junto a ella. “Quizás sea mejor que te falte algo de
eso. No estoy segura de que un momento como ese sea uno que quieras volver a recordar
con demasiada claridad."

“Aunque parece importante, ¿sabes? ¿Para saber quien soy? Alguien que fue dejada. Esa
soy yo."

XWPColección: Página y Facebook 193


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn estudió su perfil. Elizabeth no la estaba mirando, pero podía sentir esa mirada
acariciar su mejilla con qué? Simpatía. No le gustaba eso, pero al mismo tiempo se sentía
bien tener a Devyn allí para hablar. “Ella no se fue por tu culpa, sabes. Si tuviera que
adivinar, tal vez solo estaba huyendo de su vida o de algo dentro de sí misma con la que
no se sentía cómoda. ¿Quién sabe?"

Elizabeth se giró y se encontró con la mirada de Devyn. "Claro que sentía que me estaba
dejando."

Se miraron la una a la otra por un momento. Nadie rompió el contacto visual. "No solo
nos estamos enrollando," Devyn dijo, finalmente. Las palabras lo eran todo. “Debería
haberlo dejado claro hoy más temprano. Así que lo digo ahora.”

Elizabeth lo sabía en su corazón. Había demasiada ternura en la forma en que Devyn la


tocaba y demasiado significado detrás de sus ojos para que Elizabeth no le importara.
Pero escuchar a Devyn decirlo hizo toda la diferencia. “Me divertí mucho contigo esta
noche. Fue la mejor noche que he tenido en mucho tiempo.” Se mordió el labio y sacudió
la cabeza. “Quizás alguna vez. Eso es algo malo."

"No, no lo es." Devyn colocó sus manos sobre la cintura de Elizabeth y se reclinó contra
la encimera.

"Aún no. Pero estamos construyendo una torre bastante impresionante que tiene el
potencial de estrellarse contra el suelo en lo que podría ser solo unas cuantas semanas, por
lo que sé."

"¿Lo qué quiere decir que dejas de existir?" Ella buscó en las facciones de Elizabeth.

Ella se encogió de hombros. "No. Estaré aquí."

"Bien. Quiero que siempre existas.” Acercó a Elizabeth hacia ella y le acarició el pelo con
la nariz. “Dimos el primer paso al hablar de eso, dos veces hoy, lo que nos da puntos de
bonificación. Sobre todo porque no soy alguien que habla de sentimientos."

"Lo sé. Gracias por consentirme."

“La cuestión es que no creo que tengamos que tener todas las respuestas, y tal vez, en el
transcurso del tiempo antes de irme, las encontraremos. Es mi esperanza que lo hagamos.”

Elizabeth envolvió sus brazos alrededor del cuello de Devyn y presionó su frente contra
su barbilla. “Cuando estamos así juntas, parece que todo lo demás se desvanece. Que
somos las únicas dos personas. ¿O solo me lo parece a mi?” Se encontró con los hermosos
ojos color avellana de Devyn, su voz cambió a un susurro para la siguiente parte porque

XWPColección: Página y Facebook 194


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

era la única forma en que podía pronunciar las palabras. "Tengo tantas ganas de creer que
tú también lo sientes."

Devyn asintió con la cabeza. "Lo siento. Es poderoso y todo lo abarca.”

"No tienes que decir eso porque yo lo hice."

"¿Quieres parar?" Devyn se desenredó y retrocedió unos pasos para ver mejor a Elizabeth.
“Yo también estoy en esto, sabes. No tienes el monopolio de los sentimientos, y resulta
que estoy tan fuera de mi terreno como tú. Pero sé esto: estoy un poco loca por ti.”

"¿Lo estás?" Elizabeth preguntó, tratando de entender pero sin atreverse a creerlo. Sin
embargo, la pasión que vio estallar decía algo. Quizás Devyn realmente estaba tan
comprometida. Permitió que esa noticia la consolara y no presionó por más. Ya había
hecho suficiente de eso, y saber que estaban juntas en esto era suficiente. "Entonces ven
aquí y llévame a la cama para que pueda encontrar una manera de apagar mi mente."

Devyn permitió que una sonrisa floreciera. Caminó lentamente de regreso hacia
Elizabeth, la camiseta rozando la parte superior de sus muslos. Tomó la mano de
Elizabeth, entrelazó sus dedos y se los llevó a la boca para un beso. "Vamos a necesitar
una siesta mañana."

"Eres realmente linda," Elizabeth dijo.

Devyn frunció el ceño. “¿Estás diciendo eso como una especie de despedida? ¿Como si
estuvieras memorizando mi cara? Si es así, entonces déjalo. Porque todavía estaré aquí
por la mañana.”

"Tienes razón." Elizabeth asintió y colocó un mechón de cabello detrás de la oreja de


Devyn. No solo era linda para Elizabeth, era hermosa que perdías-la-idea-a-media-frase,
incluso en la oscuridad de la noche, sin maquillaje, sin guardarropa, desnudada solo para
ella. Parte de eso tenía que ver con la persona debajo y el vínculo que habían
formado. Trató de no pensar en cuánto más aún quería hacer con Devyn. Ver películas,
hacer un picnic y tal vez esa botella de vino en la playa al atardecer. ¿Cómo sería volver a
casa después de un largo día y preparar la cena juntas? Tenía la sensación de que se
complementarían muy bien. No. Demasiado para procesar cerca de las cuatro a.m.

Mientras volvía a acurrucarse en la cama, Devyn se acurrucó detrás de Elizabeth y la


abrazó. Scout, en el extremo de la cama, se quejó de la interrupción. "¿Quieres ver una
película esta semana?" Susurró. “No puedo mañana porque mi madre va a venir, pero
quizás pasado mañana? ¿Si Jill está de acuerdo?”

Devyn le besó la mejilla. "Me encantaría ver una película contigo."

XWPColección: Página y Facebook 195


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Dieciocho

El timbre sonó a las 7:36 de la tarde después de que Elizabeth había dejado el trabajo por
el día y enderezado su casa. Ya sabes, por si acaso. Había robado miradas al reloj cada
pocos minutos, a pesar de lo mucho que se odiaba por hacerlo. Su madre mencionó que
llegaría ‘después de la hora de cenar’, lo que, sinceramente, podría significar muchas
cosas. El escenario más probable habría sido que ella no apareciera en absoluto, pero
aparentemente ese no era el caso. De ahí el golpeteo que atronaba su corazón. ¿Por qué le
importaba en absoluto? Esa parte le molestaba.

Elizabeth caminó hacia su puerta principal y se alisó los jeans y la blusa. Sí, se había
puesto un verdadero jersey acanalado que sentía que la hacía parecer un poco más formal
que una camiseta. Ya sabes, por si acaso había compañía.

Su madre sonrió brillantemente cuando abrió la puerta. "Hola, Lizzie." Siempre había sido
un poco pesada con la energía y la exuberancia, lo que probablemente era una
compensación excesiva de su parte por todos los años que había estado ausente. Se había
rizado y peinado su cabello rojizo y llevaba un labial malva que combinaba con su
camisa. Inesperadamente, llevaba tacones a media tarde, pero entonces siempre estaba
afuera para impresionar a quien pudiera.

"Hola, mamá." Dio un paso atrás. "Pasa."

“Lamento que no estuvieras en la cena, pero creo que realmente te va a gustar cómo salió
este guiso. Agregué el queso extra que te solía gustar.”

Elizabeth no recordaba haber pedido queso extra, pero parecía algo que podría
hacer. Aceptó el plato cubierto y lo colocó en la encimera de su cocina.

"Muy amable de tu parte traerlo hasta aquí."

"Cuando sea, cariño." Observó la sala de Elizabeth. “¿Puedes ver esta preciosidad de
lugar? Me encanta lo que has hecho con tu casa. Los tonos lavanda realmente hacen que
la habitación sea tan alegre. Me encantaría si viviera aquí.”

"Gracias." Metió las manos en los bolsillos, sin estar realmente segura de qué más
decir. Ahora habían hecho lo de entregar el guiso. Verificado. ¿No habían terminado
ahora? No parecía haber una guía para lidiar con miembros de la familia que la habían
abandonado y luego aparecían de nuevo para las sutilezas y los regalos de guisos.

Se miraron la una a la otra. Entonces lo hicieron un poco más.

XWPColección: Página y Facebook 196


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Lo que probablemente fueron tres segundos en realidad se sintió como veinte, hasta que
finalmente Scout dobló la esquina desde la habitación y se animó al ver a una nueva
humana, su cola se aceleró mientras bajaba la cabeza en señal de sumisión.

"Mira eso." Su madre se volvió hacia ella. “Te conseguiste una bola de pelo. Ven aquí,
dulce nena.”

"Esta es Scout," dijo mientras su madre se arrodillaba, permitiendo que su cara fuera
lamida como loca. Fue agradable ver a alguien apreciar a su perro. A mucha gente no le
gustaba que los perros los besaran en la cara como lo hizo Elizabeth. ¿Quién le hubiera
dicho que su propia madre no era una de ellas? Una linda sorpresa.

"Oye. Escuché que se están poniendo las cosas interesante entre tú y esa amiga tuya de
anoche.”

"Mamá." Extrañada o no, era raro escuchar a tu madre decir que se estaban poniendo
interesantes las cosas. "Estamos pasando tiempo juntas."

Le dio a Scout una rascada final detrás de ambas orejas y se levantó, impulsándose del
suelo como si no fuera tan fácil como solía ser. “Bueno, ella parecía agradable, y no me
hagas hablar de lo bonita que es esa cara. Guau. Debería modelar.”

"Ella es bella. Podemos estar de acuerdo en eso. Todo el mundo lo hace."

Su madre bajó la cabeza. "¿Pero ella vive en otro lugar?"

Elizabeth asintió y se apoyó contra la encimera de la cocina. Hablar de Devyn parecía


aliviar un poco la tensión. Intentó no sonreír abiertamente al pensar en ella "En
Filadelfia. Está aquí por poco tiempo para ayudar a su hermana a mejorarse después de su
accidente automovilístico."

"Mírate, mejillas sonrosadas y ojos pícaros."

“¿Ojos pícaros? No sé qué es eso incluso – “

“Emocionada por la vida. Llena de entusiasmo. Esta mujer te atrapó, puedo verlo a una
kilómetro de distancia. Puede que no estemos cerca, pero soy tu mamá y sé cosas.”

"Oh. Bueno. Tal vez."

"Haces que mi corazón rebose."

XWPColección: Página y Facebook 197


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth sonrió tímidamente hacia la encimera. “El mío también, si soy sincera. Ella es
muy buena. No solía serlo, pero la gente cambia.” Hablar de Devyn parecía haber roto la
tensión.

Su madre hizo una pausa como si estuviera tomando una decisión. “Tarrito de miel, sé
que nuestra relación no siempre ha sido fácil, y asumo toda la responsabilidad por
eso. Estaba confundida cuando era más joven y fui egoísta."

"Lo sé," Elizabeth dijo. Podrían estar de acuerdo en esa parte.

“Quiero que cambiemos las cosas entre nosotras. Podemos dar pequeños pasos al
principio si quieres. Como dos chicas en terapia juntas." Elizabeth miró al suelo, porque
era difícil de creerlo." Sé que debería haber hecho más por ti cuando regresé." Su típica
sonrisa vaciló. “Estaba nerviosa por estar cerca de ti otra vez, si te soy sincera. No me
gusta mucho la forma en que se siente ver cuánto de tu vida me perdí. Al principio, bueno
... no estaba segura de cómo podría compensarte, así que no lo hice.” Suspiró y jaló de un
mechón de pelo rojizo rizado. "Entonces lo intenté, pero no lo suficiente."

"Tienes mucho con lo que lidiar," Elizabeth dijo. En este momento, podría condenar a su
madre por todo lo que había hecho que lastimó el corazón de Elizabeth, explicarle todas
las formas en que había fallado y hacerlo con bastante facilidad. Sin embargo, Elizabeth
no podía ir allí. No cuando estaba parada frente a alguien que parecía tan triste, tan
vulnerable. Simplemente no estaba en ella el arremeter.

"No es demasiado para ti." Su madre hizo un gesto hacia el guiso. “Tendrás más de eso,
ya que esta es la primera vez en mucho tiempo que aceptas una propuesta de mi parte. Sí
señor. Creo que encontré mi entrada. El guiso te saldrá hasta por los oídos, señorita.” Ella
se rió nerviosamente y Elizabeth se suavizó. No pudo evitarlo. Siempre había sido una
sensiblera.

"Gracias por traerla." Una pausa. "Y por la plática."

Vio como una sonrisa volvía a los labios de su madre, como si irradiara de adentro hacia
afuera.

"Puede que acabes de haber hecho toda mi semana." Ella alejó el sentimiento. “Ahora te
dejaré en paz. ¿Sabes cuándo parar antes de que sea tarde, y quién quiere que las ancianas
se ablanden en su cocina de todos modos?”

Elizabeth se rió entre dientes y la acompañó. “Conduce con cuidado, de acuerdo? Se está
haciendo de noche."

XWPColección: Página y Facebook 198


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Lo haré. Cuida de ese dulce cachorro y de esa giradora de cabezas con la que estás
saliendo. Todavía no puedo sobreponerme a ese rostro. No es que tenga algo el tuyo.”

"Gracias, mamá." Le dio a Scout, que presionó contra la parte exterior de su rodilla, una
palmada en la cabeza. "Ese es mi plan." Con un último gesto de la mano, su madre se
dirigió a casa. Ella se quedó allí, quieta en su entrada.

Acababa de sobrevivir a una visita a solas. No, no solo sobrevivió. Se atrevería a decir
que incluso floreció y disfrutó de su pequeño intercambio? No estaba lista para volver a
entrar en ningún tipo de relación profunda entre madre e hija, pero recibir esta pequeña
atención en realidad se sentía bien.

"¿Qué te pareció?" Le preguntó a Scout, que ahora yacía boca arriba, con cuatro patas en
el aire, mientras se arrastraba y se deslizaba sobre la alfombra. “Pareces más interesada en
ese rascado de espalda que te estás dando. Pero sí sé de alguien con quien quiero
compartir esto.” Le tomó solo un momento hacer la llamada.

Devyn ni siquiera saludo, yendo al grano, lo que sorprendió a Elizabeth. Ni siquiera


estaba segura de si Devyn recordaría los planes que había hecho con su madre. "¿Ella
fue?"

“Sorprendentemente, sí. Y ... no fue horrible."

"Bueno, no horrible es una mejora, ¿no?"

Elizabeth sonrió y se unió a Scout en el suelo. "Lo es. No se quedó mucho tiempo, pero
conoció a mi perra y dijo elogios de mi casa, lo que me hizo sentir bien.”

“Estoy tan feliz de que haya salido bien. Estaba preparada para dar mi vida en disculpa si
no fuera así. He estado sentada aquí nerviosa como el infierno.”

Elizabeth sonrió y miró los patrones de su techo. "¿Tratas con millonarios a diario y esto
te pone nerviosa?"

“Bueno, sí, porque eres tú. La idea de que estés triste me pone ...”

Mientras se callaba, la sonrisa de Elizabeth creció. Ese tipo de confesiones no era algo
natural para Devyn, pero Elizabeth podía sentir cuánto realmente estaba intentándolo.

"Lo sé," dijo. "Me siento de la misma manera."

XWPColección: Página y Facebook 199


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Hablaron durante una hora, lo cual fue una tontería porque estaban literalmente a pocos
minutos la una de la otra en dos casas separadas en la misma pequeña ciudad, pero a
Elizabeth le gustaba hablar con Devyn por teléfono. Mientras más hablaban, más se reían
y más se confesaban. Había seguridad allí, al no ver la cara de la otra persona.

"He estado tratando de recordar todo lo que puedo sobre ti de la escuela secundaria,"
Devyn dijo. "Todavía desearía haberte conocido mejor entonces."

"Oh, recuerdo mucho de ti," Elizabeth dijo. “Tú y tus amigas siempre hacían tus planes de
fin de semana en la clase de precalculo del Sr. Maguire. Me gustaba escuchar."

"¿De verdad?"

"Es verdad. Ustedes siempre iban a ese arenal cerca de la playa, y alguien se ofrecía como
voluntaria para llevar el vino.”

"Por lo general Cricket."

“Y habría muchachos invitados. A mí me sonó muy sofisticado. Mis Viernes


involucraban a mi papá, la televisión y ocasionalmente una pijamada en la casa de
KC. No es que esas no fueran divertidas. Algunos de mis mejores recuerdos."

Devyn hizo una pausa. “Si me hubiera conocido en ese entonces de la forma en que me
conozco ahora, habría pasado ese tiempo contigo. Me lo perdí."

El corazón de Elizabeth se aceleró agradablemente. Tenía que ser una de las mejores
cosas que alguien le había dicho. "Bueno, nos conocemos ahora."

"Me considero afortunada." Otra pausa. “¿Vas a darle una oportunidad? ¿A tu mamá?"

Elizabeth, sintiéndose emocionada por los acontecimientos de la noche, consideró la


pregunta. "Seré cautelosa, pero ... sí. Creo que podría abrir esa puerta un poco. ¿Y
Devyn?”

"¿Sí?"

“Gracias por impulsarme la otra noche. No estoy segura de haberla dejado venir de otra
manera, pero de alguna forma sabías que era lo que yo necesitaba.”

"De nada. Sólo quiero verte feliz. Eso, y extraño a mi propia madre y pensé, si había una
manera de que recuperaras a la tuya, tal vez valiera la pena el intentarlo.” La voz de
Devyn se hizo más silenciosa en esa última parte.

XWPColección: Página y Facebook 200


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“No lo había pensado de esa manera. Debes extrañarla mucho.”

"Sí. Regresar fue muy difícil al principio por eso. Una de las razones por las que me había
alejado. ¿Pero ahora? Es como si pudiera sentirla a mi alrededor. Me encuentro con un
nuevo recuerdo de ella casi a diario, provocado por un lugar o una persona en la que no
había pensado en años. Ha sido sorprendentemente agradable.”

“Siento que he visto caer al mundo desde que has estado aquí. Una capa a la vez hasta que
estás solo frente a mí. Ahora puedo verte tan claramente, Devyn. Quien eres."

"Eso es exactamente lo que siento también." El silencio golpeó. "Liz, puedo preguntarte
algo?"

"Cualquier cosa."

"¿Cómo te sientes acerca de tener compañía esta noche?"

Elizabeth se rió. "Bueno eso depende. ¿Qué tan rápido es ese pequeño auto?”

"Apuesto dinero a la posición NASCAR si esa respuesta es sí."

"Ven aquí y bésame," Elizabeth dijo, y colgó el teléfono. Se echó a reír y miró a Scout,
que se puso de pie, consciente de que su compañera de juegos favorita estaba en camino.

"Hoy ha sido un muy buen día," le dijo a Scout, abrazando la felicidad por completo.
"Vamos a memorizarlo, de acuerdo?" Con los ojos cerrados y una mano sobre su corazón,
se tomó un momento para hacer eso.

Había tenido muchos días buenos en su vida y apreciaba cada uno, pero hoy era diferente.
Hoy se sentía especial, y ese era un sentimiento digno de conmemoración. “Le importo a
algunas personas,” le dijo a Scout, con los ojos llenos de lágrimas. "Yo."

***

"Siento que un chico nunca diría esas cosas, ya sabes, fuera de una película navideña de
Hallmark."

"¿De qué estás hablando?" Elizabeth preguntó con exasperación, mientras deambulaban
desde el oscuro cine de regreso al vestíbulo después de que su comedia romántica se
terminó. Ella inhaló profundamente las palomitas de maíz recién hechas, preparadas para
el programa tardío. Incluso después de devorar su propio cubo gigante, todavía le
encantaba el aroma. “Un tipo sensible absolutamente diría todo eso. ¿Qué?” Elizabeth
preguntó. “No me mires así. Sé cosas."

XWPColección: Página y Facebook 201


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Sobre los hombres?"

“Bueno, no hay mucha experiencia de primera mano en el departamento de romance, pero


soy una ciudadana de la Tierra. Observo. Siento que Dexter profesaría su servidumbre
incondicional.”

Devyn consideró eso con una sonrisa. “Tengo que amar a ese chico. Puede que tengas
razón. Me topé con él en el Festive Foods cuando estaba agarrando un yogurt para Jill, y
él estaba con los ojos puestos sobre una mujer que iba a ver más tarde esa noche."

"Misty. Ella es su persona para siempre, estoy pensando. Nunca lo he visto centrarse tan
completamente en una sola mujer. Me hace feliz."

"Creo que cuando conoces a alguien con quien simplemente encajas, es difícil mirar hacia
otro lado." Miró a Elizabeth por varios segundos antes de mirar hacia adelante
nuevamente. Elizabeth sonrió y se mordió el interior de la mejilla, porque la insinuación
era clara. Encajaban. Realmente, realmente lo hicieron, a pesar de sus muchas diferencias.
Y tal vez fueron las diferencias en sí mismas las que crearon esta química muy palpable
que nunca había experimentado con otra persona. Devyn se encontró con su mirada. "Pero
la película fue buena a pesar del sentimentalismo."

"¿Sabes lo que creo?"

"Dime."

"Creo que eres más blanda de lo que crees."

"Tal vez."

“Creo que en el fondo te gustó esa película, incluso la parte demasiado sentimental. Es
posible que hayas estado llorando por dentro.”

Devyn levantó los hombros. "Prepárate porque estoy a punto de hacer una confesión."

"Dame un minuto," Elizabeth dijo, y rebotó un par de veces en el estacionamiento oscuro.

Devyn se echó a reír. “Quiero burlarme de ti por eso, pero fue demasiado entrañable.
¿Cómo lo haces? ¿Hacer que las cosas más ridículas parezcan increíbles de repente? Para
ya."

Elizabeth envolvió ambos brazos alrededor de la cintura de Devyn mientras se acercaban


al auto. "Es uno de mis dos dones en la vida: ser una idiota y organizar cosas y personas."

XWPColección: Página y Facebook 202


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿En serio?" Devyn dijo, mirando hacia abajo, a los ojos oscuros. "Porque puedo pensar
en un par de otros talentos notables que se han quedado conmigo."

La boca de Elizabeth se abrió mientras pretendía escandalizarse. “Y ahora me sonrojo y te


estás desviando. Vuelve a la confesión.”

Devyn se recostó contra el Shug. "Me siento muy blanda por dentro últimamente." Se
encogió de hombros. “Por un tiempo estuve convencida de que era mi regreso a la ciudad.
¿Ya sabes? ¿Regresar y crear nuevos recuerdos que reemplazarían a los más difíciles?”

Ella sacudió la cabeza y miró a Elizabeth, que sintió que su corazón se apretaba. No sabía
a dónde iba esta confesión, pero Devyn estaba bajando la guardia, lo que no siempre
ocurría. Quería estar presente para este momento.

“Cuanto más estoy cerca de ti, más me siento abriéndome. Cambiando. Es emocionante
por un lado, pero desconcertante por el otro.” Se volvió para mirar a Elizabeth más
completamente. “¿Qué pasa si soy una gran fanática cuando trato de vender? Soy
conocida como una rompepelotas. ¿Y si me quiebras?”

Elizabeth sonrió. “Créeme cuando digo que tu lado rompepelotas está muy intacto. Te
escuché por teléfono hace solo dos días.”

"Sin embargo no cerré ese trato."

"Lo siento."

Devyn se encogió de hombros. “No me molesta como lo hubiera hecho antes. Eso podría
ser un problema."

Ella no se atrevió a guardar esperanzas. Excepto que era una mentira. Elizabeth esperaba
con todo su corazón que este cambio en Devyn pudiera tener mayores implicaciones para
las dos. Eran más cercanas que nunca, y pasaban casi todo su tiempo libre juntas. Devyn
dormía en su casa varias veces a la semana. La echaba de menos desesperadamente las
noches que no lo hacía. Sí, Devyn tenía una vida en Filadelfia, pero tal vez la vida que
estaba encontrando aquí, solo tal vez, sería suficiente para convencerla de que se quedara.
Sin embargo, Elizabeth no pronunció esas palabras. Eran demasiado delicadas. En
cambio, se aferró a ellas con fuerza. Esperando…

"¿Crees que esta nueva tú es algo bueno?" Preguntó, tentativamente.

Devyn no le respondió con palabras y en cambio la besó. Sintió la sonrisa habitual a


través del beso. "Creo que es seguro decir que me está empezando a gustar mucho,"
Devyn dijo, en voz baja, y volvió por más.

XWPColección: Página y Facebook 203


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Los ojos de Elizabeth se cerraron y deslizó sus manos en el cabello de Devyn,


hundiéndose en el beso.

Su corazón se aceleró y la noche se sintió vibrante y despierta. Sus hombros se


estremecieron mientras su piel se erizaba agradablemente. Nunca se había sentido tan
feliz. En su cabeza, vio destellos de cenas en casa, citas nocturnas en la playa o Sábados
perezosos caminando por la ciudad. Tal vez una noche de juegos con Jill y
Charlie. Exhaló lentamente cuando Devyn se apartó del beso y sonrió.

"Vamos a casa."

Devyn podría haber dicho la palabra en el sentido genérico. Probablemente lo hizo. Pero
caló hondo con Elizabeth de todos modos.

Casa.

Capítulo Diecinueve

"Este es el problema que estoy teniendo." Devyn cerró los ojos y cruzó la habitación libre
en donde solía trabajar. Estaba soleado afuera, y eso de ninguna manera coincidía con lo
que estaba pasando con su cliente. Había estado hablando por teléfono con Wyatt Lowe
otras dos veces esta semana, y cada vez él estaba menos feliz que la anterior. "¿Querías
una sala de exposición?" Él dijo. “Invertí el dinero y ahora tienes una. Presionaste por un
precio más bajo. Trabajé contigo en eso.”

“Sé que lo hiciste, y fue el movimiento correcto. Todos están hablando del edificio.” Esa
parte era cierta. Se hablaba del centro de la ciudad, pero las ventas habían sido más lentas
de lo que esperaba. Y sí, tenía una buena idea de por qué.

“Todo lo que pedí fue una venta de cuatro meses. Estamos a poco más de tres meses,
Winters, y todavía sigo en casi el sesenta por ciento de mi inventario. Eso es inaceptable."

"Lo entiendo. Solo necesito un poco más de tiempo, eso es todo. Es un gran edificio, lo
cual es lo que tiene de fantástico.”

“No más tiempo. He firmado contigo. No con tu equipo. ¿Y quién es este tipo Ricky que
me llamó la semana pasada? ¿No era el tipo al azar tratando de aprender el negocio
cuando nos conocimos? El pelirrojo? ¿Ahora está vendiendo mi edificio? Joder, no.”
Wyatt estaba más alterado de lo que alguna vez lo había escuchado. No estaba segura de

XWPColección: Página y Facebook 204


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

qué hacer al respecto. Atrajo a Ricky al proyecto cuando ella tuvo que alejarse, esperando
que su entusiasmo se transfiriera a unas pocas ventas adicionales. Se suponía que no debía
contactar a su cliente directamente. Tendría que hablar con él sobre eso. Maldita sea,
Ricky.

"Él hizo un par de presentaciones para nosotros."

"¿Algo bajo contrato?"

Ella suspiró. "No."

"Lo quiero fuera del proyecto."

"De acuerdo." Se pellizcó el puente de la nariz, sintiéndose acorralada en una esquina. Le


enviaría a Ricky una canasta gigante de agradecimiento. Él lo entendería. “Escucha,
Wyatt, ha sido un momento difícil para mi familia, e inesperadamente me aleje. Te
expliqué eso. Esto de ninguna manera refleja mi ética de trabajo o mi capacidad de
vender. Solo estoy pidiendo tu paciencia.”

Él no dudó, aún hablando a toda velocidad. “Todos tenemos cosas personales, y lamento
mucho lo que sea que haya sucedido con tu hermana, pero he invertido millones en este
proyecto. Lo entiendes, verdad?”

"Lo hago."

"Así que trae tu trasero aquí y vende estos departamentos."

"Lo haré lo mejor que pueda."

"No es suficiente. Tengo un senador y dos celebridades que quieren ver el lugar esta
semana. O estás de vuelta en la mañana para ocuparte personalmente o estoy retirando el
listado. Solo negocios."

Ella cerró los ojos. "Entiendo."

Terminó la llamada para ver a Jill parada en el marco de la puerta, mirándola con los ojos
muy abiertos y una ceja preocupada. Sostenía su bastón y usaba un aparato ortopédico en
su pierna lesionada, un recordatorio de que Devyn todavía era necesaria justo donde
estaba. Pero tal vez eso fue una exageración, una que había hecho que Devyn se sintiera
más cómoda con su decisión de permanecer en Dreamer's Bay. La realidad de la situación
era que Jill ahora era bastante capaz de vivir completamente sola, y con los truquillos que
le había enseñado el chico de fisioterapia, ella podría lograr casi cualquier cosa si se
tomaba su tiempo.

XWPColección: Página y Facebook 205


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Ese era mi chico en Filadelfia. Él va a retirar el listado si no estoy de regreso y lista para
ir a la guerra de ventas para mañana."

Jill exhaló lentamente. "Ya veo. Sabíamos que esto iba a suceder, supongo.”

Devyn dio golpecitos con el teléfono contra su mano opuesta en un ritmo regular. ¿Qué se
suponía que debía hacer aquí? Hace dos meses, no lo habría pensado dos veces antes de
regresar corriendo; ahora se sentía ... renuente. ¿Por qué era eso? ¿En quién se estaba
convirtiendo exactamente? Sacudió la cabeza, odiando lo débil que se sentía. La
indecisión nunca había sido parte de quién era ella. Se había dejado ser vulnerable. Se
había dejado apegar, y ahora mira dónde la había llevado. Su carrera estaba al borde de la
destrucción y no se reconoció en el espejo. Ella inhaló. De una forma u otra, tenía que
organizarse y arreglar esto.

“Estaré bien, Dev. Puedo moverme bien sola, aunque un poco lento. Puedo conducir, así
que eso no es un problema. Además, Elizabeth todavía puede ayudarme, y está, bueno,
Charlie ahora.”

"Sí, lo sé." Ella rodó su labio inferior dentro y fuera de nuevo. "Solo esperaba más
tiempo, ya sabes, contigo ... y ..."

"Elizabeth."

Devyn se encontró con la mirada de su hermana y sonrió con tristeza. "Sí." Se encogió de
hombros e hizo lo que pudo para aprovechar la versión de sí misma que no le importaba
dañar a otros cuando se trataba de hacer su trabajo. Era conocida como despiadada por
una jodida razón, y era hora de reclamar su identidad. No había sido esa mujer por un
tiempo, pero ese era probablemente el punto que Wyatt estaba tratando de hacer. Sin
embargo, todavía estaba allí, esa dinamita, y Devyn podría vender este edificio si frenaba
su atención, dejaba de lado sus emociones y empacaba su maldita maleta. Aún así, no se
sentía bien. Pero ese sería el truco para superar esto, cerrar los sentimientos y no dejarse
caer en esta trampa nunca más.

"¿Cuándo te vas?"

"Esta noche, supongo."

Jill se movió y su mirada cayó al suelo, como si acabara de recibir un golpe. “Ha sido tan
lindo tenerte aquí. Por un momento, pensé que podrías ...” No terminó, pero Devyn sabía
lo que estaba a punto de decir. Secretamente había esperado que Devyn se quedara. No
era que no lo hubiera imaginado brevemente, pero Bay, tan feliz y relajada como la había
hecho últimamente, había creado una especie de ‘versión de vacaciones’ de sí misma que
odiaba ahora que enfrentaba las consecuencias. Su vida real estaba allá en casa, y era hora

XWPColección: Página y Facebook 206


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

de arreglar la situación y enfrentar la realidad de eso. Vivir con la cabeza en las nubes
había sido mal aconsejado.

"Volveré pronto. Dame unos días para volver a encarrilar las cosas. Una o dos semanas
como máximo, y regresaré. Para ver como estás."

Jill asintió, pero la expresión de su rostro decía que no estaba convencida. "Espero que
sea cierto."

“Y necesitas venir a la ciudad y pasar un tiempo conmigo. Podemos tener una noche de
chicas, y puedo mostrarte este increíble edificio que estoy vendiendo. No me hagas
comenzar con los martinis que hacen en el bar al lado de mi casa.” Trató de alegrarse y
hacer que todo pareciera muy divertido cuando, en realidad, estaba luchando.

"Es un acuerdo."

Sus brazos rodearon a Jill unos momentos después, delicadamente, ya que todavía tenía
algo de dolor. Se quedaron así en la puerta durante varios segundos llenos de emoción,
cuando se dio cuenta de que esta vez juntas, este momento tan inesperado e importante
para ambas, estaba llegando a su fin.

"Necesitas buscarla y hablar con ella," Jill le susurró.

Devyn asintió con la cabeza. "Lo sé." La llamada telefónica con Wyatt había sido dura,
pero decirle adiós a Elizabeth era algo con lo que no estaba segura de poder continuar. Sin
embargo, sus sentimientos por Elizabeth la habían llevado a este lugar en primer lugar, y
ahora se erizó contra ellos. Esta emoción loca que sintió había arrojado su vida en picada
en solo unos pocos meses. ¿Qué daño adicional podría infligir?

Ella tragó saliva contra el miedo. Su instinto era huir lo más lejos posible de ella. Para
subirse a un avión, evitar la dolorosa despedida por completo y reunir su vida. Hace seis
meses, habría hecho exactamente eso.

Pero no. Al menos, Elizabeth merecía un encuentro cara a cara.

Devyn haría lo que tenía que hacer, superarlo y seguir adelante. No había otra opción.

***

"¿Estamos haciendo esto en serio?" KC preguntó. “¡Este podría ser el mejor trabajo en On
the Spot! Estoy emocionada.”

XWPColección: Página y Facebook 207


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"No podría estar más de acuerdo." Elizabeth colocó otra rosquilla glaseada al otro lado de
la pirámide de rosquillas que habían estado construyendo durante la última media
hora. “Lulu hablaba en serio cuando entregó sobre un centenar de estos chicos
malos. Aparentemente también van a regalar una rosquilla caliente gratis a cada invitado
mañana como parte de su vigésimo quinto aniversario. Así que, preséntate."

"Tomaré la mía ahora." KC le dio un mordisco a una. "Es amable de su parte dejarnos
comer mientras trabajamos."

"¿No es así?" Ella robó un bocado de la rosquilla en la mano de KC. Construyeron la


pirámide de aniversario en la esquina del comedor de Amazin Glazin mientras una mesa
de clientes miraba con interés. Dado que solo eran el Sr. Henry y el Sr. Learner de la
gasolinera, Elizabeth no dejó que la audiencia la molestara. “No se haga ideas, Sr.
Learner. Estas rosquillas son para mirarlas. No para comer una vez que hayamos
terminado con esta obra maestra."

Él remojó completamente lo último de su rosquilla en su café. "Sin promesas, Lizzie." Se


metió la cosa empapada en la boca y sonrió.

"Hablando del postre favorito de alguien, entrando."

Elizabeth siguió la mirada de KC hacia la puerta de cristal donde vio a Devyn andando
por el camino, con el cabello rubio balanceándose suavemente, con lentes de sol de
aviador en su lugar. Elizabeth le echó una mirada a KC.

"¿Qué? Solo porque dije tu postre no significa que no soy una admiradora. Nunca te he
visto sonreír como lo has hecho últimamente.”

"¿En serio?" Preguntó en voz baja, sabiendo que era cierto.

KC asintió. "Es lo mejor."

La puerta se abrió y Devyn entró, quitándose los lentes de sol y permitiendo que sus ojos
se acostumbraran a la luz del sol. Su mirada se posó en Elizabeth, y se dirigió hacia ella
resuelta.

Justo en ese momento, el pecho de Elizabeth se inundó de calor y sonrió. “Esta es una
agradable sorpresa. ¿Estás aquí por una rosquilla?”
Devyn miró la pirámide a medio construir y arqueó las cejas. "Oh. Um, no.” Su
concentración volvió a Elizabeth. "Por ti. No respondiste mis mensajes, así que conduje
un poco hasta que vi tu camioneta.”

XWPColección: Página y Facebook 208


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Alguien te ha llamado ingeniosa?" Ella miró a KC. "Por otra parte, vivimos en una
ciudad pequeña."

KC la señaló en acuerdo. "Es bastante difícil de esconderse."

Devyn no parecía divertida y parecía ignorar por completo su intercambio. "¿Tienes un


minuto?"

Esta era nuevamente la resuelta Devyn. A la que Elizabeth había conocido la primera vez
que regresó a la ciudad. Huh. Interesante.

"Por supuesto," se puso de pie y se quitó las bolsas de plástico que llevaba como guantes.
“Pirámides de rosquillas, hombre. Ya sabes cómo es.” Ella sonrió. "Difícil ocuparse de un
teléfono." El comentario alegre fracasó. Devyn sonrió brevemente, pero parecía que no
tenía la energía emocional para sostenerla, y eso atrajo la atención de Elizabeth. Su
sentido arácnido se disparó y sus músculos del estómago se flexionaron.

"¿Qué pasa?"

Devyn metió una mano en el bolsillo trasero de sus ajustados jeans negros. Ella estaba
vestida bien. Demasiado bien. Otra pista. “Hablé con mi cliente esta tarde. O vuelvo a
Filadelfia definitivamente o él saca del listado todo el edificio."

"Oh." Se tomó un momento para procesarlo. "Así que lo perderías todo."

"Todo. Lo cual sería catastrófico en el esquema de mi carrera. No es mi decisión, pero es


lo que es."

Elizabeth asintió y al mismo tiempo sintió que el mundo se derrumbaba a su


alrededor. "Bien. Entonces cuánto tiempo tienes?”

Devyn se movió y dudó.

Oh no. Esto no era bueno. Sintió que se ponía pálida como un papel. Ella apretó y abrió
los puños.

“Estoy de camino al aeropuerto ahora. Ya me despedí de Jill.”

“¿Como ahora mismo?” Justo en ese momento, todo en Elizabeth redujo la marcha. Sus
pensamientos no se formularon correctamente. No podía mantenerse a la par con lo que
estaba sucediendo.

XWPColección: Página y Facebook 209


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn asintió. “Volveré en algún momento. Solo necesito volver a encarrilar este
proyecto de alguna manera. Realmente ponerme las pilas y centrarme, como solía
hacerlo.”

El cerebro de Elizabeth chisporroteó y se detuvo. Ya había escogido su atuendo para


cenar con Devyn esa noche, y este fin de semana iban a hacer un viaje de un día a
Hendersonville porque era conocido por algunas tiendas de muebles de segunda mano.
Luego iban a detenerse en ese lindo bar de vinos del que Elizabeth había escuchado
hablar tanto. No podrían hacer esas cosas ahora, y eso se sentía muy mal. No era injusto,
solo incorrecto. ¿Eso era raro? No estaba segura. ¿Qué hay de Scout? ¿Scout entendería
que Devyn, su persona favorita, su campeona de acurrucamiento, simplemente se hubiera
ido ? Le ordenó a su mente que se callara y se mantuviera enfocada para poder pensar
sobre el aquí y el ahora del momento. "No quiero que te vayas." Las palabras salieron
fácilmente, porque no había más verdad.

"Lo sé, pero tengo que hacerlo," Devyn dijo, y sonrió disculpándose. Su guardia estaba en
su lugar. Elizabeth podía verlo claro como el día.

"No lo hagas. Solo olvídate de ese edificio.” Se aseguró de agregar un tono juguetón a su
declaración para amortiguar la desesperación. Sin embargo, así era exactamente como se
sentía: desesperada, impotente, y como si estuviera a punto de perder algo demasiado
valioso como para articularlo. ¿Qué podría hacer para detener esto? Todo en ella gritó.

"Cuídate, KC," Devyn dijo, se acercó y le dio un abrazo. Se volvió hacia Elizabeth. "¿Me
acompañas?"

Oh Dios. Esto realmente era todo, ¿no? El dolor llegó intenso y rápido justo en el centro
de su pecho, y sintió las piernas como plomo mientras seguía a Devyn a su coche de
alquiler. Ella sonrió por última vez ante su ridícula pequeñez. Devyn podría haberlo
cambiado en cualquier momento de su viaje, pero había admitido que se sentía unida al
pequeño auto después de todo lo que habían pasado juntos.

Devyn jugueteó con sus lentes de sol antes de levantar la vista hacia Elizabeth. “Jill está
bien debido a ti. Necesito que lo sepas. Tienes mi eterna gratitud. Eres una buena persona,
Elizabeth.”

"No solo yo. No. Todos estaban – “

“Fue por ti que la encontramos. Tú y ese maravilloso perro tuyo. Nunca podré pagarte por
eso, pero hay mucho más que tengo aquí para decir.” Ella se tocó el pecho. "Pero tal vez
sea lo mejor que no lo haga."

XWPColección: Página y Facebook 210


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Está bien," Elizabeth dijo, agarrando su muñeca. "La próxima vez que nos veamos, tal
vez."

Devyn asintió y se puso los lentes de sol, bloqueando a Elizabeth la ventana de su estado
emocional. "Te llamaré pronto."

Pronto. Era tan poco comprometido. No era esta noche ni mañana. ¿Quién sabía cuándo
hablarían la próxima vez?

"Bueno. Pronto, entonces.”

Devyn tomó la mejilla de Elizabeth en su mano y rozó sus labios brevemente con los de
Elizabeth. No hubo persistencia, nada de prolongarlo. Devyn la abrazó rápidamente y
dejó caer sus labios al oído de Elizabeth. "Adiós por ahora. Cuídate."

Elizabeth no quería cuidarse sola. Quería que Devyn la cuidara. "Adiós, Devyn,"
Elizabeth dijo, todavía sorprendida de que fuera así.

Devyn se deslizó en el asiento del conductor y, con una última despedida de mano, se
alejó del centro comercial.

Esto no era real, ¿verdad? Elizabeth volvió a mirar la tienda de rosquillas donde estaba en
medio de un trabajo. ¿Se suponía que debía regresar allí y retomarlo como si su vida no
hubiera estallado frente a ella? Caminó lentamente de regreso a la tienda en un triste
aturdimiento. ¿Cómo es posible?

"¿Estás bien?" KC preguntó, de pie. Ella se movió incómodamente. Sus ojos estaban
tristes y llenos de empatía, y la vergüenza de Elizabeth entró sigilosamente.

Ella se encogió de hombros y miró a la pirámide, tratando de concentrarse en la estrategia


de apilamiento, cualquier cosa para no deshacerse en un desastre llorando. No significaba
que su corazón no doliera. El nudo en su garganta parecía crecer más a medida que
pasaban los segundos. De alguna manera, logró responder. "Ella se va." Una pausa.
"Estaré bien. Nada que no supiera que llegaría.”

KC hizo una mueca. "Todavía."

"Sí." Se miraron la una a la otra. Elizabeth no sabía qué hacer consigo misma. Necesitaba
dirección y alguien que le dijera qué hacer. KC lo entendió de forma innata.

“Centrémonos en este proyecto por ahora, terminémoslo, y después de esto nos estamos
emborrachando. Dan no está de guardia esta noche. Él puede cuidar a Gray.”

XWPColección: Página y Facebook 211


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Las lágrimas se agruparon, pero Elizabeth se arrodilló y se puso a trabajar. Se concentró


intensamente en la rosquilla en su mano, colocándola suavemente sobre una fila
establecida. "No tienes que hacer eso," dijo en un suspiro tembloroso, buscando otra
rosquillas. “Estaré bien sola. Eso es lo que hago, ¿verdad?”

KC no dudó. “No tienes nada que decir. Lo vamos a hacer. Eso es definitivo. Estoy
llamando a Dexter.”

"Está bien," Elizabeth dijo en voz baja, ignorando la primera lágrima que cayó y luego la
segunda. Mantuvo la cara a un lado, con cuidado de que ninguna lágrima tocara o
interfiriera con su trabajo. Si no permitía que la peor parte de lo que acababa de pasar se
infiltrara por completo en su cerebro, podría superar esto, y luego lo siguiente, y lo
siguiente. Ella era Elizabeth Draper. Estaba acostumbrada a que la dejaran.

***

Devyn mantuvo puestos sus lentes de sol y la música alta mientras conducía directamente
desde Dreamer's Bay por la autopista libre. Pasó por el centro comercial donde se
celebraría el torneo semanal de cornhole ese Viernes y Sábado. Ella no miró,
manteniendo su mente cuidadosamente en blanco. Bountiful Park voló a su derecha, y
poco después ese Festive Foods, donde el club de refuerzo de la banda de la escuela
secundaria estaba llevando a cabo su mesa de recaudación de fondos frente a la
tienda. Había una parrilla en frente, y el aroma de algo asombroso entró en su auto.
Probablemente tacos de pechuga, los mismos que habían vendido la semana pasada. Ella
siguió conduciendo. Subió la música aún más fuerte y parpadeó con fuerza para
estabilizarse y contener cualquier emoción. Nada bueno salió de eso.

Tenía todo esto bajo control.

La única forma en que Devyn lograría superar ese intercambio con Elizabeth era detener
todo, y ese era el estado en el que planeaba permanecer todo el tiempo que necesitara. Fue
un truco bastante impresionante, empujar tus emociones hacia atrás, reprimirlas al
máximo, pero era una habilidad que había perfeccionado a lo largo de los años,
haciéndola la máquina exitosa en la que se había convertido. De hecho, prosperó bajo esas
condiciones. Había sobrevivido a sus años de autodesprecio adolescente haciendo
exactamente eso, y luego otra vez con la muerte de su madre. No se relacionaba con
demasiadas personas en Filadelfia por la misma razón. La gente hacía las cosas ... un
lío. El amor era aún más destructivo. Estaría bien si pudiera pasar esta fase de
transición. Una vez que volviera a su antigua vida, olvidaría lo que había dejado atrás. El
tiempo curaba.

Sin embargo, la pared ya no se sentía bien. Tendría que trabajar en eso.

XWPColección: Página y Facebook 212


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Tartamudeó y tropezó, y echó un vistazo a la gasolinera, sabiendo muy bien que el dueño,
el Sr. Henry, estaba disfrutando de su tarde libre en el Amazin Glazin y probablemente
tenía a Alton, uno de sus tres empleados, dirigiendo el lugar en su ausencia. Incluso
decirle adiós a la gasolinera tiraba de ella. No. Maldita sea. Sacudió la cabeza. La pared
volvió a su lugar mientras se concentraba en el camino, ignorando lo que sabía que era lo
siguiente. Tres kilómetros rectos seguidos de algunas de las costas más hermosas en el
país. No planeaba darle tanto como un asentir de apreciación.

Elizabeth estaría bien. También lo estaría Jill. Eran el tipo de personas que todos amaban,
y se cuidaban mutuamente. Ella también estaría bien.

Mientras hacía fila para abordar el avión dos horas después, sus emociones estaban en
guerra. Había perdido el control que creía haber establecido y casi cedió al impulso de
desechar todo este plan y conducir directamente de regreso a Bay, comprar algunas
hamburguesas de Ronnie Roo y comerlas en el piso de la sala de estar de Elizabeth sobre
la mesa de café. ¿Podrían hacerlo realidad? ¿Era eso posible? Ella tenía dinero. No
necesitaba este trabajo. Pero no fue el trabajo lo que la mantuvo continuando. Estaba
aterrorizada y lo sabía muy bien. Ya no tenía el control y había permitido que sus
sentimientos por Elizabeth se hicieran cargo de todo. Su corazón se aceleró y el aire
parecía escaso. Tenía que encontrar el camino de regreso a tomar el control.

Su teléfono sonó. Sheldon, su asistente personal. “Hola Shel. El vuelo llegara a tiempo.”

"Perfecto. Tengo a Gary para que te recoja en tu puerta cuando aterrices. Solo llamo con
una actualización.”

Ella suspiró, dejando de lado sus delirios, lista para encontrar tierra firme de nuevo.
"Estoy lista."

“Tu cocina ha sido abastecida por completo, el equipo de limpieza acaba de irse, y la
temperatura en tu condominio es incluso de setenta y dos, listo para tu llegada. El correo
ha sido ordenado y ya me ocupé de cualquier cosa urgente.”

La imagen de su mundo volviendo a la vida la llevó al aquí y ahora. “¿Y las flores?
¿Podemos hacer algo para suavizar el lugar?”

"¿Suavizar?" Sheldon preguntó, probablemente sin reconocer el sentimiento que provenía


de ella.

“Creo que las flores son agradables para ... ¿sabes qué? No importa. Gracias Shel. Te
llamaré mañana y podemos recoger mi ropa de la tintorería. Tengo una semana ocupada
por delante."

XWPColección: Página y Facebook 213


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Correcto. Lo recuerdo y estoy en ello.”

"Gracias, Sheldon."

Colgó la llamada y le entregó su tarjeta de embarque al agente de la puerta con una


determinación renovada. Solo necesitaba algo de espacio entre ella y toda esta
experiencia. Una vez que estuviera en casa, se recuperaría. Encontraría su camino de
nuevo. Ella suspiró. De algún modo.

***

"Aquí está la cosa," Elizabeth dijo, haciendo un gesto con su vaso. Ni siquiera estaba
segura de qué contenía, algo que KC había traído de la barra, pero después de odiarlo por
un rato, en realidad encontró el líquido marrón bastante agradable. De acuerdo, un poco
fuerte, pero bienvenido a estas alturas. “Voy a estar bien. ¿Ya sabes? Volver al status
quo. No hay nada malo con mi vida antes de Devyn Winters y su habilidad para besar
como una diosa.”

"Sé que estarás bien," KC dijo. “No significa que no puedas estar triste en este
momento. Está bien reconocer que esto te afectó duro."

"El problema es que pensé que ella podría ser la única, ¿sabes?" Estaba sintiendo el
alcohol después de solo dos cosas marrones. Giró el líquido en un círculo sutil. "Ella no lo
es. No tengo una única. Soy Elizabeth Draper, aburrida, perpetuamente sola y responsable
de sus acciones.”

KC suspiró y la estudió desde el otro lado de la mesa. “Devyn podría regresar, ya


sabes. ¿No dijo que volvería?”

"¿No es eso lo que se supone que dicen?"

Dexter se deslizó en la mesa junto a Elizabeth y miró. Parecía una sombra de sí mismo.

“Lo siento, Liz. KC me dijo que Devyn se fue, y eso es una mierda.”

Ella asintió. "Me gusta que hayas dicho 'mierda'. Se ajusta."

"Emborrachémonos."

"De verdad." Elizabeth entrecerró los ojos. "¿La gente todavía dice eso?"

KC se encogió de hombros. "Por supuesto."

XWPColección: Página y Facebook 214


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Dexter hizo una señal al camarero y pidió un doble bourbon después de hacer un gesto
hacia sus vasos.

Huh. Así que eso es lo que ella estaba bebiendo. Se preguntó qué le pasaba a él. Sus
pestañas estaban gachas. Parecía más que simpatía de amigos.

"¿Dónde has estado?" KC preguntó, incrédula. "Te envié un mensaje hace dos horas."

“Misty y yo tuvimos una discusión. Creo que hemos terminado. Necesito esto tanto como
tú.” Cogió el bourbon que dejó el camarero, se bebió una buena porción y sacudió la
cabeza, dejando que se asentara.

Elizabeth hizo una mueca. "Tómalo con calma."

"Tengo que alcanzarte, golpeadora." Él miró fijamente el vaso. “No sé por qué nos
mezclamos con ellos. Lo sé mejor."

Elizabeth asintió con la cabeza. "Simplemente nos lastimaron."

"Dejándonos en ascuas."

"Corazones cortados en pedazos."

KC sacudió la cabeza. "No. Este no es un club del Amor Apesta. Estamos cuidando un
corazón roto específico, pero no estamos golpeando al amor en la maldita cara y
diciéndole que se vaya."

"Sí, lo estamos," dijeron al unísono, y tintinearon sus vasos.

"¿Qué hizo la tuya?" Elizabeth le preguntó a Dexter. Cuando ella parpadeó, él se convirtió
en dos Dexters, pero solo brevemente, lo que significaba que podía seguir bebiendo, uno
de los beneficios de vivir lo suficientemente cerca como para caminar a casa. KC tenía
razón. Esto de emborracharse la tranquilizó. Debería probarlo más a menudo.

Él sacudió la cabeza. “Esto es lo que pasó. Quería hablar sobre conseguir un lugar juntos,
y ella se quedo paralizada como un venado frente a un auto y se fue a hacer compras.”

"¿Y luego qué?" Elizabeth preguntó, ansiosa por el resto del drama, y feliz por el cambio
de enfoque.

"Eso fue todo. Rechazado.”

XWPColección: Página y Facebook 215


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Ella y KC intercambiaron una mirada y KC se inclinó. "¿Te alejas porque ella se puso
nerviosa sobre mudarse juntos? Mucha gente podría hacer eso. Misty ha sido muy
agradable. Ella te ha centrado."

"Te domesticó," Elizabeth agregó. “Tu casa está limpia y ahora lavas la ropa al menos dos
veces al mes. Ella tiene derecho a ser cautelosa sobre el próximo gran paso. Creo que
tienes que relajarte. De verdad."

"Ya no estás objetivándolo bien." Dexter dijo.

"Maldita sea."

"Dale tiempo," KC dijo, ignorándolos. "No todos se mueven al mismo ritmo."

Emociones conflictivas cruzaron las facciones de Dexter, y él giró su vaso en un


círculo. Parecía minúsculo en sus manos. "Pensé que ambos estábamos allí, sabes?"

KC agarró su mano a través d la mesa. “No significa que ambos no estarán allí el próximo
mes. Si es la indicada, Dex, tienes que dedicarle tiempo. Ser paciente. Tómalo al ritmo de
ella.”

“Al menos ella no te ha dejado,” Elizabeth dijo, y se tomó otro trago. Le gustaba la
palabra trago y la forma en que la foto de un castor en la pared parecía sonreírle. Ella lo
saludó con la mano. Pequeño castor amistoso.

KC miró detrás de ella confundida y luego de regreso. “¿A quién estás saludando? Por
favor di que no acaba de entrar Thalia. Eso no es lo que necesitamos esta noche.”

Elizabeth se enfurruñó. “Eso no sería útil cuando estoy bebiendo esta cosa marrón. No.
Además, no me interesa Thalia, no después de experimentar – “

"¿El amor?" KC preguntó. Elizabeth cerró la boca. Se negó a decir esa palabra, a
reconocer la fuerza de lo que emanaba de un golpe en medio de su pecho como un faro.
Era demasiado, y verbalizarlo la empujaría al límite. "¿No vamos a ir allí?" KC preguntó
disculpándose.

"No," Elizabeth dijo, y se tomó el resto que tenía en su vaso. "No lo haremos. ¿Nod
tomaremos otros marrones? Me apunto."

Dexter se levantó de un salto. "Esta ronda yo la invito."

XWPColección: Página y Facebook 216


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Una hora y media más tarde, una vez que Elizabeth trató de tomar la foto del castor de la
pared y llevársela a su casa para siempre, sus amigos insistieron en acompañarla hasta
allí, y ella lloró. "¿Fue de verdad?" Preguntó en voz baja, mirando a los árboles como si
tuvieran la respuesta. "Creo que tal vez romanticé todo el asunto."

"Por supuesto que sí," KC dijo. “Lo vi de primera mano. Lamento lo abruptamente que se
fue. Ella tiene algunas cosas por las que trabajar, creo.”

“Ni siquiera estoy segura de que ella lo haya pensado dos veces. Bam. Tenía un edificio
para vender y se fue.”

Elizabeth extendió los brazos como un avión para mantener el equilibrio. También fue
mucho más divertido de lo que hubiera imaginado. “¿Crees que dudó incluso un poco?
Me gustaría saberlo, sabes? Debería preguntarle a ese castor.” Ella parpadeó con fuerza
para aclarar su maldita visión. "Él parecía sabio."

"No, tú eres sabia," Un borracho Dexter dijo. Él se quedaba callado cuando bebía, solo de
vez en cuando. A veces tenía sentido. Afortunadamente, KC había dejado de beber hace
tres rondas y se había encargado de llevarlos a todos a casa a salvo y a una hora
razonable. “Sabes que ella está enamorada de ti. Demonios, toda la ciudad lo sabe.”

"Ella está enamorada de mí," Elizabeth dijo, necesitando escuchar las palabras. Sin
embargo, no importaba. Ella se fue. La carrera fue más importante. La gente siempre me
deja. ¿Lo has notado? Es parte de mi vida. Si alguien escribe un libro sobre mí, así lo
llamarán. Dejando a Lizzie.” Miró fijamente a sus amigos mientras el mundo giraba. “O
tal vez Lizzie la Indeseable. Algo con una 'L' porque aparece esa repetición.” Ella hizo
algunos sonidos con sus labios de Pop.

"Vamos, Lizzie la Embriagada," KC dijo, moviendo un brazo alrededor de su


cintura. "Creo que es hora de dormir."

"Sola."

"Nop. Ahora tienes una perrita, lo recuerdas?”

Ella se iluminó ante la idea. "Scout. Oh, esas es la mejor noticia de todos los tiempos. Nos
acurrucaremos.”

Llegaron a su casa, y el subidón en el que había estado unos minutos antes, el que le
permitió superar el dolor para hacer bromas y montar la oleada de alcohol, parecía dejarla
caer más fuerte y más rápido a medida que pasaban los minutos. La realidad de su
corazón roto embistió como el Hombre Kool-Aid a través de una pared de ladrillos, lo que
la llevó a luchar con su propia valía. "Buenas noches, muchachos," fue todo lo que pudo

XWPColección: Página y Facebook 217


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

lograr mientras cerraba la puerta de entrada a sus dos amigos preocupados. "Ya me
encargo yo," dijo a través de la barrera. Una vez a solas, caminó lentamente hacia su sala
de estar, parpadeó varias veces y se deslizó hacia el piso, haciendo todo lo posible para
amortiguar el sollozo.

Así no era donde quería estar en sus treintas. Ni siquiera cerca.

Capítulo Veinte

Devyn no había almorzado. Tampoco había desayunado. Si recordaba correctamente,


había tomado unos cuantos bocados de una ensalada de pollo ennegrecida en un
recipiente para llevar que Karen había puesto en su escritorio para la cena, pero la mayor
parte había caído a la basura cuando el teléfono tenía prioridad. Ella solo tenía unas
cuantas semanas para darle la vuelta a este proyecto, y muy bien planeaba tener
éxito. Había agotado su archivo rotatorio de clientes y agentes y había hecho que su
equipo se esforzara ante sus contactos internacionales, tratando de despertar más interés
en el extranjero. La estrategia había sido fructífera y habían recibido contratos con seis
departamentos más en los últimos dos días, con más en camino. Tampoco había dormido
bien en días, pero eso no era nada nuevo. Había sido un momento difícil, y cada parte de
su cuerpo lo sentía.

Un rápido vistazo al reloj le dijo que eran casi las tres de la tarde. Levantó el auricular de
su teléfono de escritorio. "Oye, Karen? ¿Alguna posibilidad de un capuchino antes de
irme para la próxima presentación?”

Ella se había encargado de manejar la mayor cantidad posible de presentaciones en


persona. No había tiempo que perder, y le había dado a su equipo muchas oportunidades
para demostrar su valía. No era que no hubieran hecho un trabajo decente, simplemente
no había sido lo suficientemente rápido. No todos podían cerrar acuerdos como ella. Es
por eso que el listado estaba a su nombre.

"Ya está aquí," Karen dijo. "Envié a Billy hace diez minutos."

"Es por eso que hacemos un buen equipo."

"¿Sobre ese aumento?"

Devyn se echó a reír. “En mi lista de cosas por hacer. Edificio vendido primero. Después
el aumento de Karen.”

XWPColección: Página y Facebook 218


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Hablando de vender el edificio, Carrington's, la tienda departamental, está buscando un


departamento, preferiblemente en un piso alto, para un ejecutivo que se mude para abrir
una tienda en el centro aquí en Filadelfia. Su agente llamó esta mañana.”

“Entonces tengo el departamento para ellos. Un penthouse, de hecho. ¿Estableces una


presentación? Me encargaré yo misma.”

"Considéralo hecho."

Devyn colgó el auricular e inhaló mientras miraba por encima de la pila de contratos. Por
lo menos, habían mantenido su mente ocupada y fuera de otros temas. Simplemente la
manera en limitar su tiempo en la cama le impedía pensar en lo vacía que se sentía. Se
frotó las sienes para liberar su mente de la imagen de los ojos de Elizabeth que miraban
los suyos desde una almohada. ¿Qué se había hecho a sí misma? Sacudió su cabeza.

"No hagas esto," murmuró, y dio un paseo por la habitación, esperando que el
movimiento la sacara de ese modo.

El viaje a casa de Dreamer's Bay parecía tan lejano ahora, pero había dejado una marca
indeleble. Se había sentido mal por no llamar a Elizabeth cuando se instaló. No podía.
Demasiado peligroso. Demasiado aterrador. Elizabeth se había vuelto increíblemente
importante para ella en el lapso de una temporada en el calendario. Pero no había
llamado, porque si lo hubiera hecho, se derrumbaría. Perdería su concentración, su
impulso, ella misma de nuevo. No podía poner un pie en Dreamer's Bay si planeaba
restablecerse completamente en su antigua vida, que era donde pertenecía. Tenía que ser
realista sobre todo esto. Una vez que se vendiera el edificio, podría relajarse. Tal vez la
llamaría entonces.

Por ahora, estaba avanzando a toda máquina.

***

Elizabeth había esperado pacientemente. Los días transcurridos desde que Devyn se fue
se habían deslizado de uno en uno. Eran seis. No había esperado pasar seis días enteros
sin tener noticias de Devyn. Había dejado que ella hiciera el siguiente movimiento, pero
eso había resultado no solo desastroso sino revelador. Quizás Devyn no extrañaba a
Elizabeth tanto como ella extrañaba a Devyn. No. Eso no parecía posible. Tenía que haber
otra explicación para que Devyn no llamara, y tal vez era hora de tantear el terreno. La
idea la tenía más nerviosa de lo que hubiera esperado. Esto era solo Devyn, después de
todo. Sin embargo, al mismo tiempo, esta era Devyn. Las apuestas eran altas.

Era ahora o nunca. ¿Por qué no se había tomado una cerveza primero?

XWPColección: Página y Facebook 219


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Levantó su teléfono, respiró hondo y realizó la llamada. La línea sonó una vez.

El corazón de Elizabeth latió con fuerza. Dos veces. Levantó la vista hacia el techo,
forzando una sonrisa para que su voz sonara alegre, sin verse afectada cuando Devyn
respondiera. Un tercer timbrazo. Ella tragó saliva. Un cuarto y al buzón de voz. Aquí no
había nada.

"Hola. Solo llamo para ver cómo te va.” Una pausa. “No he tenido noticias tuyas, así que
supongo que estás bastante ocupada con el trabajo. Al menos espero que esa sea la
razón. Bien. Bueno ...” Otra pausa. “Llámame si tienes la oportunidad. Te echo de
menos."

Colgó la llamada y bajó el teléfono.

Hueca. Así se sentía, y muy, muy pequeña. Le rascó las orejas a su perra. Cuando Scout la
miró con tanto amor en sus ojos, se desmoronó un poco. "Probablemente llame," le dijo a
Scout. "Creo que lo hará."

***

Era más de medianoche cuando Devyn, con la mirada turbia y cansada, se quitó los
zapatos cuando llegó a su departamento. Se quitó la chaqueta del traje y la dejó caer sobre
el respaldo de su sofá. Sheldon tenía el lugar en perfectas condiciones y le había dejado
una nota en la encimera que decía que había comida china en el refrigerador para calentar,
en caso de que tuviera hambre. Tenía y no. Había un buzón de voz esperándola. Era todo
en lo que podía pensar. El tercero de Elizabeth desde que había ido de Bay, y no
importaba cuánto lo intentara, no podía obligarse a escucharlo. Los otros dos la habían
paralizado, y no podía soportar ese tipo de revés, emocionalmente.

La capacidad de Elizabeth de sacarla del aquí y ahora era demasiado poderosa para
combatirlo, y Devyn necesitaba sentirse completa nuevamente. Escuchar ese mensaje era
una mala idea.

Mientras calentaba el recipiente de cartón de arroz con pollo frito, su cerebro agotado se
preguntó qué estaba haciendo Elizabeth? Sí. La imaginó en su casa, leyendo un libro o
lanzando un juguete con Scout? Suspiro. Absolutamente. Los momentos más tranquilos,
cuando se encontraba sola, fueron los más difíciles. Sacó su teléfono y miró la
notificación del buzón de voz, su pulgar se cernía sobre el botón Reproducir. No podía
hacerlo. No tenía la fuerza emocional.

Devyn era una cobarde y se odiaba por eso.

XWPColección: Página y Facebook 220


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

La Cena y Baile anual del solsticio de verano tuvo un comienzo bullicioso en el Centro de
Convenciones de Bay. Las mesas redondas con manteles blancos estaban cubiertas con
velas flotantes con adorables servilletas amarillas en cada lugar. El platillo había costado
cien dólares por cada uno, y Elizabeth estaba feliz de ver que la asistencia fue incluso
mayor que el año pasado. A la clínica comunitaria le vendrían bien los suministros
adicionales, e iban a conseguirlos.

Le habían asignado la parte de la subasta silenciosa de la recaudación de fondos y estaba


satisfecha con las generosas donaciones que había logrado obtener de las empresas
locales. Incluso Thalia había donado un tratamiento facial gratuito con champán para
dos. Elizabeth caminó por el espacio, sonriendo a los que pasaba, incluso a Cricket y
Heather, dos de sus personas menos favoritas.

"Hola, chicas," dijo, y siguió caminando.

"¿Elizabeth?" Se giró al oír la voz de Heather. Ella no había caminado lo suficientemente


rápido, aparentemente. "No he visto a Devyn por aquí." Hizo un gran espectáculo
mirando alrededor de la habitación. "¿Es cierto que se fue?"

Elizabeth sonrió. “Ella ha vuelto a Filadelfia. A su trabajo."

"Oh," Cricket dijo con simpatía.

Elizabeth quería devolverlo. No quería la pena de Cricket.

"Ella realmente no tenía mucha elección, o perdería un cliente muy importante." Elizabeth
asintió varias veces, sintiendo la necesidad de decir más. “Lo que llevaría a perder otros
clientes. Es todo ... un asunto.”

Heather asintió. Cricket asintió. Intercambiaron una mirada que decía ‘seguro’.

Elizabeth no apreciaba esa mirada. Hería sus sentimientos. No, mas que eso. De hecho, la
irritó. Es correcto. Irritada.

"¿Oigan chicas? ¿Qué significa eso?” Preguntó, forzando una sonrisa subsecuente.
Debería haberlo dejado pasar, y la Elizabeth de cualquier otro período de su vida lo habría
hecho. Esta, desconsolada, extrañando a Devyn y aún lamiendo sus heridas, necesitaba
una explicación. “¿Por qué se miraron así? Lo hicieron muy rápido. Pero lo vi.”

Cricket le envió otra sonrisa de pobrecita. “Estoy segura de que ella tuvo que volver. Si
no fuera por su trabajo, ella estaría aquí. Contigo."

XWPColección: Página y Facebook 221


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Oh." Una pausa. "Ya veo. ¿Crees que simplemente me dijo eso, el qué, aléjate de mí sin
ningún drama? Ella no habría tenido que mentir.” Pero estaba empezando a parecer que sí
lo hizo. Elizabeth no compartió esa parte.

"No," Heather dijo, y luego miró nuevamente a Cricket. Se alisó el cabello rubio
demasiado largo detrás de la oreja. "Por supuesto que no. Nunca lo asumiríamos."

"Ahí," Elizabeth dijo. "Lo hiciste otra vez. Ves? ¿Por qué la gente tiene que hacer eso?”
Ahora estaba sin su propia correa autoimpuesta y podía sentir dejándose ir. “¿No
podemos simplemente apoyarnos unos a otros sin miradas críticas? Creo que eso podría
ser algo bueno."

Cricket entrecerró los ojos y tocó el antebrazo de Elizabeth. "Siento que estás teniendo
una noche difícil."

"Bueno sí. Objetivamente. Pero no es por eso que deberías ser amable con la gente.
Deberías serlo, es por eso.”

"¿Todo bien por aquí?" Se giró al escuchar una voz amiga y exhaló lentamente al ver a
Jill moviéndose hacia ellas con su bastón en una mano y Charlie no muy lejos.

"No estamos seguras," Heather dijo con una voz demasiado delicada. “Les dejaremos para
que hablen las dos. Parece que hay algunos sentimientos sin resolver en juego."

Elizabeth jadeó audiblemente cuando Heather y Cricket se volvieron y se alejaron al


unísono, casi de la misma forma en que el equipo de porristas saldría del campo,
caminando al paso.

"Oye, estás bien?" Jill preguntó en voz baja.

Elizabeth asintió. “Simplemente no entiendo por qué las personas tienen que ser
malas. No tiene sentido para mí."

Jill sacudió la cabeza y puso los ojos en blanco. “Ellas solían pasar la noche en nuestra
casa mientras crecía, y era todo lo que podía hacer para soportarlas por una noche. Esas
chicas pasaban todo el tiempo tratando de competir la una contra la otra mientras usaban
mascarillas verdes y miraban el America’s Next Top Model. Fue horrible."

Eso hizo que Elizabeth sonriera, lo que ayudó. Al igual que ver a Jill, que era un alma tan
amable. "¿Como has estado?"

XWPColección: Página y Facebook 222


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Comencé en la escuela esta semana. El primer día me costó mucho, pero me estoy
metiendo en el ritmo de las cosas nuevamente. Los niños han sido muy amables y me han
cuidado mucho."

“Tienes un buen grupo. ¿Y todo lo demás?” No preguntes. No preguntes. No preguntes.

Jill se suavizó. “Te refieres a Devyn. Bueno, hablamos anoche. Parece que esta trabajando
hasta tarde para hacer que se vendan. Se están acercando."

Elizabeth asintió con entusiasmo. "Super genial. Me alegro mucho de escuchar eso.” Ella
no estaba alegre de escucharlo.

La aplastó. No había sabido nada de Devyn. Ni una sola vez, y había dejado un puñado de
mensajes esperanzadores y patéticos. Sin embargo ella estaba hablando por teléfono con
su hermana. El mensaje fue claro. Confirmado. Devyn había terminado con ella, y no solo
estaba desconsolada sino terriblemente avergonzada por haber creído ... No podía
terminar el pensamiento. Todo dentro de ella se desmoronó.

"Ella me preguntó cómo estabas," Jill dijo suavemente. Elizabeth volvió a asentir, sin
encontrar realmente su voz muy fuerte en el momento, pero haciendo todo lo posible para
parecer optimista. Se preguntó cómo iba eso.

"Mira, Liz," Jill miró a un lado, como para concentrarse en las palabras correctas, "No sé
lo que te dijo, pero tuviste un impacto en mi hermanita. Como nadie lo ha hecho antes.”

"Sí, bueno, tampoco estoy tan segura de eso," admitió. Fue un eufemismo.

Jill le apretó la mano y le llamó la atención. "Lo siento. Pero tal vez, darle tiempo? Ella es
nueva en todo esto de la vulnerabilidad."

Ella asintió y escuchó las palabras, pero no pudo aferrarse a ellas. Devyn se había
desparecido del mapa. Por mucho que hubiera esperado un resultado diferente a todo esto,
ya todo estaba dicho. Se habían divertido y ahora todo había terminado. Elizabeth solo
tenía que descubrir cómo volver a ser la persona que era antes. En realidad no parecía
posible.

Bajó la mirada hacia su vestido verde escotado de los hombros y hacia las personas que se
apresuraban por la silenciosa mesa de subastas. Se mantendría ocupada, seguiría los
movimientos, hasta que finalmente las piezas de su corazón volvieran a juntarse.
Olvidaría que Devyn Winters había puesto un pie en Dreamer's Bay. Levantando su falda,
se dirigió hacia la mesa de subastas.

La vida tenía que continuar. Ella se aseguraría de ello.

XWPColección: Página y Facebook 223


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

Siete caras agotadas volvieron a mirar a Devyn desde la mesa de la sala de conferencias.
Ella no culpó a su equipo por su fatiga, pero esta era la recta final. Tenían un gran evento
por venir que podría hacer que llevaran esto a casa para ellos y permitir que Devyn saliera
victoriosa, a más proyectos con menos factores de complicación. Había regresado por un
poco más de tres semanas y estaba comenzando a encontrar su ritmo.

"Quedan dieciséis departamentos," les dijo. "Uno de ellos es un penthouse."

"Diecisiete," Donna dijo con una mueca. “Los fondos de la oferta en efectivo en el 14F
fracasaron. Acaban de llamar.”

Devyn cerró los ojos brevemente pero no se inmutó. “Diecisiete departamentos. No


importa. Podemos manejar esto.” Su equipo asintió. Estaban preparados para una lujosa
hora de cóctel en el mismo penthouse que necesitaban vender, y ningún detalle podía
pasar desapercibido.

"Ashley, estarás allí a las seis para dejar entrar a los proveedores?"

"Lo haré."

“Sven, te aseguraste de que el Grupo Ketterman esté presente? Escuché que tienen varios
compradores en nuestro campo.”

El asintió. "Hablé con ellos esta mañana, y están emocionados de ver el departamento."

"Perfecto." Con los detalles en su lugar podría relajarse y preparar sus notas para el
evento. Daría un breve discurso y luego pasaría la noche charlando y dando recorridos. Si
todo salía bien, su inventario debería reducirse a la mitad en las próximas cuarenta y ocho
horas.

Una vez que terminó la reunión, se volvió hacia Karen. "¿Mi hermana volvió a llamar?"

Karen hizo una mueca. "Aún no."

“Le he dejado dos mensajes. Es raro."

"¿Quieres que lo intente de nuevo por ti?"

Devyn aflojó su maletín sobre su hombro adolorido. "Por favor."

XWPColección: Página y Facebook 224


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Cuando el servicio de su automóvil la llevó a Twenty-Four Walker, reflexionó sobre su


última conversación con Jill dos noches antes cuando había estado emocionada por la
recaudación de fondos del Solsticio de Verano.

"Deberías haber visto el salón de baile," le dijo con entusiasmo. "Decorado hasta el tope
con cortinas de tela amarilla y naranja deslizadas desde el techo."

"Que se deslizan, ¿eh?" Devyn trató de imaginarlo y no desear demasiado que hubiera
estado allí.

"Sí. El lugar se siente completamente veraniego. Me encantó. También emplearon este


concepto de iluminación especial que producía un brillo muy específico. Se veía como la
luz del sol. Deberías haberlo visto."

"Suena asombroso. Lo necesito para la apertura de uno de mis agentes.”

"Sí," Jill dijo. “Ah, y Elizabeth llevaba un hermoso vestido verde que no solo se le veía
precioso sino que irradiaba en medio de toda la decoración de verano. ¿Has hablado con
ella recientemente?”

“No lo he hecho. Necesito hacerlo.” Devyn cerró los ojos con fuerza. Podía ver a
Elizabeth tal como la describió Jill.

La había mantenido tan lejos de su mente como pudo, pero en el momento en que dejó
que el pensamiento más pequeño invadiera, sintió el apretón en su pecho. Era casi
doloroso cuánto la extrañaba. Todavía no le había devuelto la llamado y se odiaba por
ello, pero el miedo a caer en una confusión emocional tenía sus paredes firmemente en su
lugar. A medida que pasaban los días, se preguntó cómo se explicaría ahora. Escuchar
solo el nombre de Elizabeth hizo que lo recordara todo en un impresionante golpe al
estomago.

“¿Te dejo frente al edificio?” Su chofer le preguntó. "¿O preferirías la entrada lateral?"

"El frente sería genial."

Ella revisó su teléfono. Jill no devolvió la llamada, lo cual era muy inusual en ella. Se
encogió de hombros y se obligó a alegrarse mientras salía del auto. Sin saber quién podría
estar observando, y era importante que caminara con confianza y gracia, sin importar
cuánta agitación se moviera en su interior, sin importar cuánto soñara con una mujer con
un vestido verde, radiante.

XWPColección: Página y Facebook 225


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

Zumbido. Zumbido. Zumbido.

Devyn apartó la abeja de su cara, se volvió hacia Elizabeth y se echó a reír.


"Hombre. Creo que él siente algo por mí."

Elizabeth sonrió y alzó una ceja. "¿Sabes qué? No lo culpo en absoluto.” Se inclinó para
un beso justo a tiempo para: Zumbido. Zumbido. Zumbido. Devyn se enderezó,
desorientada. Parpadeó y miró a su alrededor, pasando una mano por su cabello
húmedo. Estaba sudando. También estaba en su habitación. La luz del sol entraba por la
ventana panorámica. Cerró los ojos y tragó saliva, con la garganta seca. Está bien. Se
había tomado una larga mañana después de la fiesta para darse la oportunidad de
recuperar el sueño. Miró su mesita de noche donde el teléfono seguía sonando.

"¿Sí?" Dijo, sin molestarse con ver quien era.

"Devyn. Soy Charlie.”

Buscó en su mente cuál de los agentes se llamaba Charlie. "¿Cómo estás, Charlie?" Dijo,
ya alerta y en modo profesional. "¿Qué puedo hacer por ti?"

"Estoy llamando por Jill."

Devyn se quedó quieta y su mente tartamudeó, tratando de ponerse al día. Por lo menos,
la mención del nombre de su hermana la despertó por completo. Este era Charlie. Charlie
el de la tienda de licores. "¿Está todo bien? Jill no ha devuelto mis llamadas.”

"Eso no es bueno." Él se detuvo en la línea. “Estaba llamando para ver si estaba en


Filadelfia contigo. No la he visto en un par de días.”

Ella parpadeó. "No. No está."

"Está bien." Otra pausa. "Solo verificando. Avísame si tienes noticias de ella. Estoy
seguro de que está bien.”

Devyn no lo estaba. Y si se hubiera caído a algún lugar con su bastón y necesitara


ayuda? ¿Y si se hubiera salido de la carretera por segunda vez? Podría ocurrir. Se sabía
que un rayo había golpeado a la misma persona dos veces, después de todo. Ni siquiera lo
dudó, jaló de las mantas en pánico y buscó su bolso. No otra vez. No, no, no.

XWPColección: Página y Facebook 226


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Veintiuno

Devyn no notó del paisaje esta vez. No permitió que la nostalgia se abriera camino hacia
ella esa tarde. Ella era toda acción y adrenalina. Quizás sufriendo de PTSD (Trastorno de
estrés postraumático) por la última vez que casi había perdido a Jill, Devyn conducía más
rápido de lo que debería, empeñada en una misión.

Había vuelto a llamar al teléfono de Charlie, pero él no contestó. El buzón de voz de Jill
estaba lleno.

Presa del pánico, incluso había intentado con Elizabeth pero desconectó la llamada en el
momento en que fue al correo de voz. Únicamente tenía que llegar allí, así de simple.

Cuando se detuvo frente a la casa de Jill casi tres horas después de salir de Filadelfia,
estaba anocheciendo.

Salió de su auto y miró confundida la casa. No estaba a oscuras y cerrada como había
estado la última vez. No, por el contrario, emanaba un cálido resplandor de luz y podía
ver la forma de Jill en la cocina moviéndose. El alivio llegó como el aire al
sofocante. Puso una mano sobre su pecho y esperó a que su ritmo cardíaco disminuya.
Una vez que lo hizo, la confusión se apoderó.

Sacudió la cabeza con desconcierto y subió por el camino, sin siquiera molestarse en tocar
cuando entró en la casa. Jill se dio la vuelta y nuevamente echó un vistazo una vez que
Devyn apareció en la cocina. Estaba vestida muy bien con jeans y una túnica amarilla y
tenía el rostro maquillado. Estaba perfectamente bien en todos los sentidos.

"¿Devyn?" Miró a Charlie sorprendida y otra vez, como conmocionada. Pero había un
problema: lo exageró. Eso era lo que decía Jill, el sobre exagerar. "¿Qué haces aquí?"
Preguntó en voz alta.

Devyn la miró exhausta y frustrada. “No has devuelto ninguna de mis llamadas. Charlie
no podía encontrarte,” dijo, haciendo un gesto de molestia hacia el tipo parado justo a
plena vista de Jill. "Entonces, estás bien?" Preguntó, solo para una aclaración completa.
"¿Totalmente bien?"

Jill asintió con la cabeza.

"Entonces qué demonios, Jill?" Devyn prácticamente cayó al suelo con exasperación. Qué
mierda total había sido todo este día.

"Lo siento mucho. Debo haber apagado mi teléfono,” Jill dijo, haciendo una mueca.

XWPColección: Página y Facebook 227


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Charlie asintió vigorosamente. "Ella lo hizo. Y cuando tampoco recibí respuesta esta
mañana cuando llamé a su puerta, intenté contigo.”

Jill levantó los hombros en tono de disculpa. “Estaba haciendo algunas compras temprano
en la mañana. A veces me gusta evitar las prisas.”

Devyn no les creyó a estos dos ni por un segundo. “¿Estabas tratando de hacerme regresar
aquí? ¿Es así?" Ella estudió ambas caras.

La culpa colgaba de las facciones de Charlie como una pintura incómodamente torcida. Él
miró hacia otro lado y ella suspiró.

“¿Alguien quiere decirme qué está pasando? Estoy colgando de un hilo aquí. Estaba
aterrorizada por ti y simplemente abandoné todo lo que tenía en mi agenda hoy para llegar
aquí. Me subí a un maldito avión. Necesito entender – “

El timbre sonó y Jill entró en acción. “Lo siento, Devyn. Tenemos invitados a cenar. Eres
bienvenida a quedarte. Hice ese pollo con ajo que te encanta. Charlie, toma una silla extra
de la sala de enfrente.”

El pánico golpeó la cara de Charlie, y sus ojos se dirigieron a la mesa en cuestión. Devyn
siguió su mirada donde vio que él ya había traído una quinta silla, que realmente lo decía
todo. Sí. Esto había sido una trampa. Oyó voces desde la entrada. Elizabeth y Dexter.
Solo tenía un segundo o dos para prepararse, pero la melancolía se apoderó de ella de
inmediato, bloqueando ese esfuerzo. Se giró y su mirada se posó en Elizabeth, que se
quedo quieta.

Sus labios se separaron ligeramente. Llevaba un paquete de seis cervezas de cuello largo
en una mano y un ramo de flores en la otra, una invitada amable como siempre. "Oh."
Una pausa. "Hola."

"Hola," Devyn dijo, y se movió. Al instante se dio cuenta de su apariencia y cerró los ojos
con mortificación. Jeans y una camisa blanca abotonada sin planchar que solía usar para
trabajar. Tal vez estaba abotonada correctamente. Quizás no lo estaba. Su pelo había sido
peinado con los dedos en el coche en el mejor de los casos. Probablemente parecía
alguien que había estado afuera en una noche de juerga mientras estaba parada frente a la
mujer que amaba.

Y ahí estaba. La palabra había estado en la punta de su lengua más de una vez.

No se resistió en este momento de la forma en que lo había hecho a un lado cada vez que
intentaba aparecer en su cabeza. Sin embargo de pie en esta cocina, mirando hacia

XWPColección: Página y Facebook 228


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth, que era todo lo que era bueno y digno en este mundo, los sentimientos eran
demasiado abrumadores. Los dejó que la recorrieran como una inundación.

"No esperaba verte aquí," Elizabeth dijo, y miró a Jill como si descubriera por qué no le
habían dicho.

"Ella acaba de aparecer," Jill dijo con una sonrisa emocionada mientras llevaba un gran
tazón de papas a la mesa. “¿No es una linda sorpresa? No tenía ni idea."

"Eso es una mentira." Devyn parpadeó y señaló a su hermana. "Ella fingió su propia
desaparición y me dio un virtual ataque cardíaco para que viniera a verla."

"Oh, maldición," Dexter dijo, la sonrisa desapareció de su rostro.

Elizabeth frunció el ceño y dejó la cerveza sobre la mesa.

Devyn no había terminado con Jill. Rodeó la isla tras ella, y la ira apareció en su
voz. “Usar tu bienestar como cebo está tan fuera de límites, Jill, que ni siquiera sé qué
decirte en este momento. Sabes lo que me hizo tu accidente, y usaste mi propio trauma
como un arma contra mí. La máxima manipulación.”

“¿Qué tal si cenamos? Podemos hacer eso en lugar de esto.” Jill dijo, tratando de esquivar
la acusación.

"No hasta que lo expliques."

"Tal vez ustedes dos podrían hablar después de la cena," Charlie dijo. Parecía atrapado, y
malditamente debería sentirse así. Él era parte de esto.

Devyn se giró hacia él. "Y no eres mejor, llamándome tan preocupado de esa manera,
cumpliendo sus órdenes."

Jill la desestimó. “No te desquites con Charlie. Lo obligue a hacerlo."

“Entonces, lo admites. Increíble,” Devyn dijo, levantando las manos en el aire. Entró en la
sala de estar y colocó las manos en las caderas, de regreso a la habitación mientras
bullía. "¿Quién le hace eso a alguien?"

Estuvo callada. Pero solo por un momento.

"¿Quién hace eso?" Elizabeth repitió en voz baja.

Ella se giró. "Sí."

XWPColección: Página y Facebook 229


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth echó la cara hacia atrás, asombrada, sorprendida. “Podría hacerte la misma
pregunta, así que no te atrevas a enojarte con Jill, que no ha sido más que amable. Tú te
fuiste de esta ciudad al instante en que te llamaron y nunca miraste atrás. Nunca
regresaste mis llamadas. Nunca enviaste un mensaje. Un correo electrónico.
Desapareciste del planeta, por lo que a mí respecta. Por elección.” La intensidad aumentó
en su voz mientras hablaba. “Tal vez no tengo ninguna importancia para ti, pero soy una
persona, Devyn. Tengo esperanzas, miedos, una familia y sentimientos. Yo importo."

"Lo sé," Devyn dijo, en voz baja. "Por supuesto que importas." Pero en el fondo sabía
exactamente lo que le había hecho a Elizabeth y lo horrible que era. ¿Quién hace eso, de
hecho? Se desinfló, odiándose más de lo que nunca había odiado algo.

“Entonces por qué desapareciste, eh? ¿Por qué me trataste como tierra debajo de tu
zapato?” Estaba avanzando hacia Devyn ahora, con fuego en los ojos.

Devyn no había visto esta versión de Elizabeth y no podía soportar haberla lastimado de
esta manera.

Cada justificación que se le ocurrió cuando había regresado a Filadelfia se sentía egoísta
ahora y fue descartada de su mente en ese instante. Había estado muy equivocada.

"¿Por qué no dices nada?" Elizabeth preguntó, cara a cara con ella ahora. Estaba al borde
de las lágrimas, pero las contuvo admirablemente. La ira era el rey, reinando. Devyn tragó
saliva y Elizabeth le tocó el hombro con un dedo. “Lo que le haces a la gente no está
bien. No sé quién demonios eres. Tal vez nunca lo hice.” Se giró hacia la habitación y se
detuvo, tratando de suavizarse.

"Lo siento, todos."

"No necesitas disculparte," Jill dijo.

Dexter sacudió la cabeza. "No."

Charlie se balanceó sobre sus talones, pareciendo incómodo.

"Yo soy quien debería disculparse," Devyn dijo, encontrando la mirada de Elizabeth.
“¿Podríamos apartarnos? ¿Hablar por un minuto, solo nosotras?”

Elizabeth hizo un gesto hacia la mesa. “No, no creo que lo hagamos. Es hora de comer."

XWPColección: Página y Facebook 230


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

***

Si pudieran embotellar la incomodidad, todos serían muy ricos. Elizabeth nunca se había
sentado en una cena llena de tensión en toda su vida. Sin embargo, estaba decidida a
mantener la cabeza en alto y no mostrarle a Devyn todas las nuevas grietas en su
armadura emocional, las que Devyn había infligido. Ella no le daría la satisfacción. Los
cubiertos tintinearon contra los platos en un resaltado lamentable. Ella recibió más de un
vistazo de Dexter, quien se encargó de tratar de mantener la conversación a flote, con Jill
actuando como su única compañera de equipo real en el esfuerzo.

"Sin embargo, este clima," él dijo. "Esto es lo mío. He estado trabajando más afuera. No
soy como la mayoría de la gente. Doy la bienvenida al calor veraniego. Me pone en
marcha.”

"Soy todo lo contrario," Jill dijo, como si fuera el tema más interesante del mundo.
"Cuando el termómetro sube más de ochenta, soy una habitante compulsiva en interiores."

Dexter se rió demasiado fuerte de lo que ni siquiera era una broma. Jill se unió a él. El
resto asintió. Un nuevo tintineo comenzó.

Cuando la infernal cena llegó a su fin, Elizabeth ayudó a levantar los platos de la mesa,
todo el tiempo muy consciente de la mirada de Devyn sobre ella en cualquier lugar que
entrara en la habitación. Ella lo encontraba irritante.

¿Por qué estaba Devyn tan interesada ahora después de semanas de nada? La ignoró y se
concentró en la tarea en cuestión. Apiló los platos. Aceptó el tazón de servir de
Charlie. Resistir los intentos de Jill de lograr que deje de ayudar. Un pie delante del otro
hasta que se hubiera quedado lo suficiente como para parecer razonable. Por fin llegó ese
momento.

"Gracias por invitarme," le dijo a Jill, mientras la abrazaba. "Tus habilidades culinarias
siguen impresionando."

Jill le apretó las manos. “¿Estás segura de que no quieres quedarte? ¿Tomar una cerveza
en el porche trasero? Charlie y Dexter ya están ahí afuera.”

Elizabeth sacudió la cabeza, sabiendo que necesitaba salir de allí. “Por favor, dile a
Dexter que decidí caminar a casa. No quiero alejarlo. Debería divertirse.”

“Entiendo por qué estás enojada. Deberías estarlo. Solo ... mantén la mente abierta, ¿de
acuerdo?” Jill suspiró y la acompañó hasta la puerta. “Lo lamento si te sentiste emboscada
esta noche. Perdóname."

XWPColección: Página y Facebook 231


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“No hay nada que perdonar. Intentabas ayudar.”

"Lo estaba. Pero quizás lo juzgué mal.” Ella se rascó la nuca con culpa.

"Yo también lo hice. Buenas noches, Jilly. Llámame pronto y podemos ir a comprar útiles
escolares. Sabes que es mi favorito.”

Una vez que la puerta se cerró detrás de ella, Elizabeth se sacó la camisa a cuadros
abierta, dejando solo la camiseta de tirantes de espagueti café debajo. Necesitaba liberarse
de toda esa experiencia, y cuanto menos la molestara, incluso físicamente, mejor. El aire
de la tarde veraniega en su piel ayudó. Se detuvo al final del camino de entrada y respiró
hondo.

"Creo que realmente la jodí." Se dio la vuelta y vio a la mujer más bella del mundo
caminando hacia ella. Los ojos color avellana de Devyn tenían preocupación. No, tal vez
eso era miedo. “Enmendar eso. Sé que lo hice. Al verte ... no puedo describirlo, pero hizo
que todo se enfocara."

"Estoy feliz de haber ayudado con eso." Se dio la vuelta para irse.

Devyn corrió hacia adelante. "Pero antes de que te vayas, trata de entender que no soy
buena en nada de esto."

“Lo has mencionado. Tenías razón."

Devyn asintió, aceptando la púa. “Estaba pensando en llamar cuando volví a Filadelfia.
Honestamente lo estaba, pero tenía miedo. Lo que tenemos tú y yo me había cambiado, y
nunca me había sentido tan aterrorizada por nada en mi vida. Se hizo más fácil evitar
lidiar con el concepto de nosotras por completo. Huí, y soy una idiota por eso."

"¿Tú crees?" Elizabeth se abrazó a sí misma. Era consciente del intenso efecto de estar
cerca de Devyn. La sintió por todas partes, y lo que alguna vez adoró, ahora lo odiaba. El
poder de Devyn sobre ella aparentemente no había cambiado, solo que ya no era algo
bueno.

“Fue horrible de mi parte. Soy horrible.” Una pausa. "Pero tú no lo eres. Dios, Elizabeth,
lo siento mucho.”

Elizabeth asintió. "Gracias por decir eso. Me voy. Por favor déjame hacer eso.” Se dirigió
por la acera, la conversación era demasiado para ella en su estado actual. Estaba a solo
unas cuadras de su casa y podría haber llegado allí en muy poco tiempo. En cambio,
caminó un poco más, deambulando por la ciudad, o al menos fingiendo hacerlo. La noche
era agradable y le sonrió a sus vecinos, algunos de los cuales paseaban a sus perros,

XWPColección: Página y Facebook 232


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

mientras que otros regaban sus jardines. Los grillos chirriaron. Encorvó los hombros, muy
perdida en sus propios sentimientos deprimentes. No notó cuando las lágrimas llegaron a
sus mejillas, pero aparentemente lo habían hecho en algún momento.

La puerta a la que finalmente llegó parecía solo una pequeña sorpresa.

Su madre respondió después de una larga pausa. “Bueno, lo estaré. Elizabeth.” La sonrisa
fue inmediata.

No llevaba maquillaje y su personaje normalmente glamoroso estaba desaparecido. La


mujer ante Elizabeth estaba despojada y parecía mucho mayor de lo que estaba
acostumbrada. Llevaba unos jeans holgados y una camiseta de la escuela secundaria sin
abrochar. No había zapatos de tacón, solo pies descalzos con uñas rojas y pulidas.
"Pasa. Esta es una sorpresa inesperada."

Había estado en la casa de su madre antes, pero había pasado un tiempo. Olía a hogareño,
como si tal vez hubieran comido pollo frito para cenar esa noche. Jeopardy estaba puesto
en la televisión, y había un par de tenis dejados en la alfombra de la sala. Una manta a
cuadros de aspecto suave estaba desplegada en el sofá, y podía escuchar las voces de las
chicas en el piso de arriba. Se sentía como un verdadero hogar, y aunque no era el suyo,
se consoló.

“Estaba de paseo. Casi me seguí de largo, pero no lo sé. Decidí pasar y saludar."

Su madre levantó las manos en el aire. “Por supuesto que deberías haberlo hecho. Estoy
emocionada como una garrapata en un lechón. Aquí, siéntate.” Ella vio la manta e
inmediatamente se puso a doblarla. “Me estaba preparando un poco de cerveza negra. Eso
es lo que yo llamo café. ¿Quieres un poco de cerveza negra?”

"Claro. Tomaré un poco.”

"Viniendo. Dos tazas de cerveza por dos chicas cansadas.”

Elizabeth se sintió perdida y no sabía lo que estaba haciendo allí, pero la comodidad que
se filtró se sintió agradable y muy necesaria. Se dejó caer en el cómodo sofá y exhaló
mientras su madre preparaba el café en la cocina a su izquierda. “Te diré que, acabo de
tener el día más complicado. Uno de esos difíciles en los que parece que nada está yendo
a tu manera y bien podrías simplemente ponerte unos cómodos pantalones y mirar a Alex
Trebek.” Hizo un gesto hacia la televisión y Elizabeth sonrió.

“Tampoco tuve un gran día. Devyn apareció después de semanas de no hablar conmigo.”

XWPColección: Página y Facebook 233


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Oh, sí?" Elizabeth podía escuchar el café siendo revuelto, aunque no miró. "¿Ella te
dejó boquiabierta después de regresar a la ciudad?"

"Con destreza."

"Bueno, eso no esta bien," su madre dijo. Dio la vuelta al sofá y le entregó la cálida taza a
Elizabeth, que la acunó con ambas manos. "¿Qué crees que pasó allí?"

Elizabeth se tomó un momento. "Difícil de decir. Tal vez ella no estaba tan interesada en
mí."

"¿De verdad crees que es eso?"

Elizabeth sopló su café y el calor voló hacia su rostro. "No."

“No, yo tampoco. Ella era idealista cuando la conocí. No podía dejar de mirarte como si
hubieras subido una escalera y colgado la luna en un gancho en el cielo. Ella se animaba
contigo.”

"Yo también empecé a creer eso." Sacudió la cabeza y la humillación la venció. "¿Tal vez
podamos hablar de otra cosa?"

Su madre asintió. "Sí. Qué tal si te aburro con los detalles de cómo todas mis compras
fueron dejadas en Festive Foods esta tarde con un chico almacenista llamado Johnny
haciendo guardia, y luego podemos ver algo de Jeopardy?”

Elizabeth sonrió, realmente le gustaba mucho esa idea, por sorprendente que
fuera. "Háblame de Johnny y las compras."

Y lo hizo. Pasaron la tarde intercambiando historias mientras Elizabeth se entusiasmaba


en el toma y daca un poco a la vez. Dos horas después, la devastación de Devyn había
sido reemplazada por un núcleo sólido de esperanza por su relación con su madre. No, no
se atrevió a poner su completa confianza, pero habían tenido una buena noche ... por
segunda vez consecutiva.

"Has sido más que hospitalaria," Elizabeth dijo, mientras lavaba su taza en el fregadero.
"Voy a dejarte en paz ahora e irle a lanzar un mono de goma a mi perra. Está
obsesionada.”

"Más emocionante que el resto de mi noche doblando ropa." Caminaron hacia la


puerta. Su madre la miró con sinceridad, la energía habitual en su voz había desaparecido.
“Lizzie, no puedo decir lo feliz que me hizo que pasaras por aquí. Me alegraste toda la
semana.”

XWPColección: Página y Facebook 234


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth asintió. "Sí, bueno. Fue agradable. El hablar un poco.”

“Para mí también.” Una pausa. “No la castigues demasiado si ella realmente lo


lamenta. Algunos de nosotros batallamos cuando se trata de saber a dónde pertenecemos
en este mundo. Sin inventar excusas para ella o para mí, solo digo que podría tomarle más
tiempo el saber lo que siempre tienes, dulce niña. ¿Tiene sentido?"

"Tal vez. Pero todavía no estoy segura de estar lista para escucharlo.”

"Lo sé." Su madre abrió los brazos para darle un abrazo de buenas noches, y sin siquiera
pensarlo, Elizabeth se acercó hacia ellos. El aroma familiar de los productos que
recordaba de la infancia bombardeó sus sentidos y se relajó en la comodidad. Este no fue
un abrazo triste, sino más bien uno fortificante que la dejó lista para ponerse de pie y
enfrentar sus problemas. Había encontrado su fuerza en ese sofá, con Jeopardy en la
televisión, de una de las fuentes más improbables. ¿Nunca dejarían de cesar las
maravillas?

"Buenas noches," le dijo a su madre. “Y vigila esas compras de ahora en adelante.


Asegúrate de que estén en tu cajuela antes de irte la próxima vez."

“Confía en mí, nunca más. Buenas noches, Lizzie.”

Luego caminó a casa, de regreso con su camisa a cuadros abierta, las manos metidas en
los bolsillos de sus jeans.

El viento se levantó y soltó su cabello a borbotones. Su madre podría ser demasiado


ruidosa, llamativa y ordinaria, pero parecía haber algo bien intencionado en su centro. Tal
vez ella había madurado, cambiado y aprendido de sus errores.

Tal vez ese tipo de cosas era posible después de todo.

***

"Lo hice por ti, ya lo sabes," Jill dijo.

Devyn asintió hacia la noche, su mirada nunca abandonó la pequeña extensión de su patio
trasero. Fueron las luciérnagas las que más le llamaron la atención, transportándola de
regreso a una de las noches más maravillosas y despreocupadas que jamás haya
experimentado. Era la noche en que había llegado a conocer a Elizabeth más allá de todo
el estrés del accidente de Jill.

"¿Cómo lo supusiste?"

XWPColección: Página y Facebook 235


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Sabía que cuando la vieras, te darías cuenta de a lo que estabas renunciando."

Devyn se tomó su whisky. "Una llamada de atención. ¿Es eso lo que estabas buscando?”

Jill tomó su lugar junto a Devyn en la silla Adirondack más allá del porche trasero.
"Bueno, también quería ver tu cara, así que sin duda eso era un extra."

“Considera exitosa tu misión, porque mi cabeza está más que jodida ahora. Hurra."

Jill hizo una mueca al oír la palabrota como lo hizo cuando eran niñas. Nunca había
violado las reglas, por lo que este pequeño truco fue tan inesperado. Dejaron que el
silencio permaneciera. Devyn bebió su whisky. Jill tomó un sorbo de la bebida que
sonaba deliciosa que había preparado. ¿Baileys? ¿Frangelico (Licor de avellana)?

Jilly se giró hacia ella. "Estás enamorada de ella, lo sabes."

"Lo sé." Se sentó hacia adelante, dejando su vaso descansando sobre el grueso brazo de la
silla. "¿Pero se supone que debo tirar todo a un lado y mudarme a Bay y cortar el césped
el Sábado?"

Jill parpadeó varias veces como si lo estuviera absorbiendo. “Es un poco insultante la
forma en que dices eso, porque me gusta mi vida. Y sí, hay que cortar el césped. No hay
asistentes aquí. El césped es parte de ello, Devyn. Caray.”

Devyn se pellizcó el puente de la nariz y estalló la auto-recriminación. “Escuché cómo


sonó eso y me odio a mí misma. Es la persona que he sido durante los últimos quince
años, elitista. Y egoísta. Tampoco me gusta, Jill, créeme.”

"Ella definitivamente tiene algo de paciencia." Jill hizo un gesto con su copa de cóctel en
forma de triángulo. "Es como si tus paredes estuvieran nuevamente levantadas."

"Dilo. No me parezco en nada a lo que era cuando estaba con Elizabeth.”

Jill asintió. “También estoy de acuerdo con eso. Te lo digo ahora, hermanita, ella sacó lo
mejor de ti. Eras vibrante, feliz. Dormiste los fines de semana, por el amor de Dios.” Jill
hizo girar el contenido cremoso de su copa, y honestamente puso a Devyn un poco
celosa. ¿Por qué sentía la necesidad de ser tan seria todo el tiempo? Una bebida divertida
como esa podría ser realmente agradable. Más que agradable. Podría ser todo, si solo
considerara tomarse una. El whisky parecía una exageración en este momento.

"Tiene que haber algo en eso," Devyn dijo finalmente.

"Lo hay."

XWPColección: Página y Facebook 236


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“No estoy segura de que importe. No estoy hecha para nada de esto. El amor es ...
demasiado desalentador. Es mejor que me ciña a los edificios.”

“Porque ellos también te aman. Cierto. Eso tiene sentido."

Devyn suspiró. Otro punto válido. "Tienes razón. Tal vez calculé mal.” Una pausa. "No.
Definitivamente lo hice."

"Entonces, qué vas a hacer al respecto?"

"¿Qué puedo hacer?"

“Nada mundano, eso es seguro. ¿Estás lista para algo drástico?”

Devyn miró a su hermana directo a la cara. "No sé." Señaló la bebida espumosa. "¿Pero
puedo probar uno de esos y podemos hablar sobre los detalles?"

***

Devyn tomó una segunda botella de champán mientras su equipo aplaudía y vitoreaba.
Todo se había reducido a esto, pero habían vendido hasta el último departamento de
Twenty-Four Walker, lo que hizo que Wyatt Lowe no solo fuera rico sino que batiera
récord en el sector inmobiliario de Filadelfia. Todos estaban exhaustos, orgullosos y listos
para celebrar.

"Tengo que darte crédito," Wyatt dijo, mientras Karen tomaba la botella de Devyn y
recorría la habitación llenando copas. Se detuvieron en el vestíbulo del edificio, ahora
terminado, saboreando el momento y sabiendo que habían logrado lo casi imposible. “No
estaba seguro de que lograrías esto, pero has estado a la altura de tu reputación. Estoy
impresionado."

Devyn tocó su copa con la de Wyatt. "Gracias por decir eso. Fue una tarea difícil, pero
estoy encantada que pude servirte.” Como era buena en lo que hacía, le lanzó una sonrisa
sin ningún problema.

Wyatt sacó una hoja de papel de su bolsillo, la desdobló y se la entregó a Devyn. "Un
trato es un trato."

Ella estudió el papel, que resultó ser una representación lujosa de un hermoso edificio.
Solo las líneas la hacían babear. "¿Qué es esto?"

“Mi próximo proyecto. Dieciocho pisos. Techos altos. Vistas increíbles. Acabados de
primera calidad. Va a hacer saltar esta ciudad. Es todo tuyo."

XWPColección: Página y Facebook 237


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Hablas en serio?" Ella parpadeó.

"Te lo has ganado." Él tomó un sorbo de champán y levantó la copa en el aire. "Creo que
podemos hacer grandes cosas si nos mantenemos unidos, Devyn."

Ella cerró los ojos para disfrutar este momento. Nada hacía palpitar su sangre como un
edificio nuevo y hermoso, y saber que Wyatt tenía fe en ella significaba todo. Le entregó
la representación. “Me encanta todo lo que me estás diciendo en este momento. No tienes
idea de cuánto.”

“Envíame la documentación. Empecemos."

Devyn sonrió. "Tengo que declinar."

Wyatt parpadeó. No era el tipo de hombre que la gente rechazaba. "¿De qué estás
hablando?"

"Tengo otro lugar en el que necesito estar durante los próximos sesenta años más o
menos, pero puedo hacer una recomendación?" Se dio la vuelta y vio a Ricky
conversando con un grupo cerca del modelo 3-D.

Ella le indicó que se uniera a ellos. “Wyatt, creo que deberías tener una conversación con
Ricky. Tiene muchas ideas fantásticas y tengo la sensación de que te va a gustar."

Ricky sonrió radiante. Wyatt le estrechó la mano.

Devyn sonrió ante el futuro que se extendía delante de ella. Tenía mucho trabajo que
hacer, pero nunca había tenido miedo del trabajo duro.

Era hora de ponerse seria.

Capítulo Veintidós

Esto debería ser interesante.

Elizabeth había aceptado reunirse con Thalia en un capricho de último momento. Había
pasado todas las noches sola en su casa mirando maratones de Dateline y preguntándose
cómo se había vuelto tan triste. Ahora también miraba a los maridos de manera un poco
diferente, porque alguien había hecho un informe de porcentaje de cuántas veces eran los

XWPColección: Página y Facebook 238


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

que asesinaban a su esposa? Tomó una nota para decirle a KC que se cuidara de Dan por
si acaso. Nunca se podría ser demasiado cuidadoso.

"Hola, guapa." Thalia se deslizó en el acogedor y pequeño reservado en la parte trasera


del bar de Ronnie Roo. Era un Miércoles por la noche lento, y tenían la sección
prácticamente para ellas solas. En cualquier otro momento de su vida Elizabeth estaría
encantada con la invitación. Esta noche, solo quería salir de la casa antes de que el esposo
# 293 finalmente confesara a los investigadores.

"Hola, Thalia." No recordaba que Thalia la hubiera llamado guapa antes. Ella acepto
eso. "¿Una buena semana?"

"Fantástico. La recaudación de fondos le dio al spa la atención que tanto necesitaba, y vi


un aumento del veinte por ciento en las citas.”

"Muy bien." Elizabeth sonrió y bajó la cabeza al escuchar la música que salía por los
altavoces por encima de ellas.

“¿Qué tal si dividimos una botella de ese Pinot Gris de esta pequeña bodega al
norte? Escuché que Ronnie compró un envío después de que lo recomendé. Es este
pequeño y encantador lugar donde todas las personas cosechan las uvas y viven de la
tierra.”

"Interesante. Tomaré una Sam Adams.”

Thalia sonrió y se acercó a la barra con un balanceo muy obvio de sus caderas. Elizabeth
también notó su falda corta por primera vez. Ella suspiró y estudió el patrón en la mesa de
madera.

"Pareces deprimida esta noche," Thalia dijo, y deslizó la cerveza de Elizabeth antes de
sentarse a su lado en el mismo lado de la mesa. Sus brazos se tocaban. Elizabeth la miró
de reojo.

“He tenido mejores meses. Puedo ser honesta al respecto."

Thalia asintió con simpatía. Ella era tan hermosa como siempre. Sus grandes ojos azules
parpadearon en marcado contraste con la palidez de su piel suave. “Se trata de Devyn
Winters. Escuché que ustedes dos tenían algo. Lo siento si estás triste, Elizabeth. Sabes,
esperaba poder ayudar.” Tocó la parte posterior del cuello de Elizabeth y le dio un suave
apretón.

Ajá. De eso se trataba. Ahora que ella la había visto con Devyn, quien era objetivamente
calificada más alto en la escala deseable, Elizabeth era repentinamente más interesante

XWPColección: Página y Facebook 239


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

para Thalia. Desafortunadamente, estar con Devyn había hecho lo contrario por Elizabeth,
porque Thalia, incluso el pensar en ella, ahora cayó de bruces.

"Sabes, no estoy preparada para esto," Elizabeth dijo disculpándose. Alejó su cuello del
toque de Thalia.

“¿No te apetecen las bebidas? Podemos omitirlas si quieres.”

"¿Y hacer qué?" Ella parpadeó hacia Thalia.

“Ir a un lugar un poco más tranquilo. Un poco mas personal. Seguimos diciendo que
necesitamos un tiempo a solas.” Ella le dirigió una mirada sexy.

Era irónico lo mucho que esa frase y esa mirada no la afectaron, cuando habría dado
cualquier cosa por alguna de ellas hace poco tiempo. "¿Sabes? Voy a pasar. Te he seguido
como un cachorro desde hace un par de años.”

"Un cachorro muy lindo y dulce."

"Eso es un poco condescendiente, pero lo superaré." Se giró para poder enfrentar a Thalia
por completo. “El problema es que me trataste muy mal durante todo ese tiempo.
Cancelaste los planes, me desestimaste y te comportaste como si no tuviera sentimientos,
los cuales sí tengo.”

Thalia se rió entre dientes como si recordara los buenos momentos. “Pero eso es solo
parte del juego, ¿no? Las personas se rodean entre sí hasta que finalmente encuentran ese
momento para encajar."

Elizabeth la estudió. “Sí, este no es ese momento. De hecho, no creo que haya uno en el
calendario para nosotras. Tampoco disfruto jugando juegos.” A pesar de las inseguridades
de Devyn y el hecho de que había dejado a Elizabeth y nunca miró hacia atrás, le había
mostrado lo que significaba la amabilidad y el apoyo en una relación. No solo eso, sino
que los sentimientos de Elizabeth por Devyn habían sido genuinos, profundos y reales.

Nada como lo que ella sentía por Thalia. Podía ver eso ahora tan claramente como podía
ver que el anillo nasal de Thalia estaba rojo y posiblemente infectado. Ella lo señaló. "Es
posible que quieras ocuparte de eso. Mientras tanto, me tengo que ir. Dateline me parece
mejor."

"¿Disculpa?" Thalia dijo, parándose para dejar que Elizabeth saliera del reservado.

"Yo no realmente. Que tengas una buena noche."

XWPColección: Página y Facebook 240


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Salió de Ronnie Roo con la cabeza en alto y su confianza en recuperación. Mantuvo esa
confianza cuando caminó hacia la oficina de bienes raíces de Dusty McCurdy a la mañana
siguiente para finalmente ver cómo llevar a On the Spot a un espacio más profesional.
Trabajar en su garaje había sido conveniente y necesario, pero con la ambición de
Elizabeth reforzada y el negocio tan fructífero, era hora de profesionalizarse. Solo que el
letrero colgante de McCurdy's había desaparecido del frente del pequeño edificio de
oficinas. Miró a un hombre subido en una escalera que pintaba el exterior del marco de la
puerta. El resto del edificio también recibió una nueva capa de pintura, lo que realmente
elevó el aspecto de la propiedad.

Ella se protegió los ojos del sol. ¿Alguna idea de lo que le pasó a McCurdy's? La
compañía de bienes raíces que solía tener una oficina aquí.” Ella no había estado en esta
calle en particular por un tiempo, y se preguntó hace cuánto tiempo se habían ido. Es
cierto que había estado fuera de su bucle habitual de chismes.

El hombre miró hacia abajo, se quitó el sombrero y se secó el sudor de la frente. El verano
estaba casi de salida, pero las temperaturas seguían siendo bastante cálidas. “Escuché que
él vendió el lugar. El nuevo inquilino se mudará la próxima semana.” Hizo un gesto con
la barbilla hacia el letrero azul apoyado contra el costado del edificio, listo para ser
colgado. En una letra elegante, decía: El Grupo Winters. Elizabeth lo miró fijamente, sin
comprender, y miró al hombre en busca de respuestas. Él se encogió de hombros,
obviamente solo estaba allí para pintar.

Elizabeth no se movió. No pudo. Insegura de lo que todo esto significaba y sintiéndose


inquieta, se sentó en la acera y vio pasar los autos. Todo en ella se sentía entumecido.

A su derecha, otro motor de automóvil zumbó y se detuvo. Se dio la vuelta y vio un


Mercedes negro, de dos plazas, acercarse a la acera a unos veinte metros de donde estaba
sentada. No era un vehículo familiar para ella, pero Bay estaba creciendo con cada día
que pasaba. El conductor salió del auto y apareció a la vista. Elizabeth tragó saliva. Devyn
Winters, vestida con un traje de negocios azul marino a rayas que debe haber sido
dibujado a mano para su cuerpo, rodeó el frente del automóvil. Su cabello rubio estaba
suelto y rebotaba contra el cuello blanco de su camisa almidonada. Se quitó los lentes de
sol y se detuvo.

"¿Qué está pasando?" Elizabeth preguntó desde la acera. No se puso de pie. No se


movió. No pudo hasta tener más información. Su corazón palpitaba casi dolorosamente, el
recordatorio irreconocible de que estaba nerviosa como el infierno.

Devyn hizo un gesto hacia el edificio con sus lentes. "Compré el edificio."

"¿Por qué?"

XWPColección: Página y Facebook 241


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Bueno, para empezar, estaba a la venta. Lo vi antes de que llegara al MLS (Listado de
servicio múltiple) y lo arrebaté. Necesita un poco de renovación y una nueva capa de
pintura, un bonito piso nuevo y reemplazar las ventanas, pero siempre me ha gustado su
ubicación. Lo suficientemente cerca del corazón de la ciudad, pero lo suficientemente
lejos como para sentirse tranquilo."

"¿Por que eso importa?"

"Porque voy a estar trabajando aquí." Hizo un gesto hacia el edificio. "Esta es mi nueva
oficina."

Elizabeth sabía que su boca estaba abierta e hizo un punto para cerrarla. "¿Estás, eh,
regresando a Bay?" Se rascó la mejilla casualmente, porque eso era esto, una
conversación casual.

Devyn asintió. "Me tomó semanas," inclinó la cabeza de un lado a otro, "está bien, meses,
para tomar esta decisión, pero a veces tienes que seguir tu instinto, o en este caso tu
corazón."

"¿Tu corazón?" ¿Realmente acaba ella de decir eso? ¿Qué estaba pasando?

"Sí. Mi corazón.” Devyn hizo una pausa y miró hacia el edificio. “Pero este es el
movimiento correcto para mí. Lo sé ahora.”

Elizabeth trató de armar las piezas pero se quedó corta. "No entiendo. ¿Y tu trabajo, todos
los edificios de millones de dólares?”

"He estado allí. He hecho eso. Puedo tomar un listado en la ciudad aquí y allá, pero mi
trabajo diario puede ser en Bay y las ciudades circundantes. Los pequeños agentes
inmobiliarios de Poky son geniales, pero quizás lo que esta ciudad necesita es a alguien
que pueda sacudirla.”

"Tal vez," Elizabeth dijo, trabajando proactivamente para no reaccionar ante esta noticia.
Esta era la mujer que la había descuidado, le había roto el corazón y no se lo permitiría
una segunda vez. No podía. "Supongo que sería bueno tener una nueva amiga en la
ciudad." Hizo un punto para enfatizar la palabra.

"¿Solo una amiga?" Devyn alzó una ceja esculpida. La pregunta, clara como el día,
flotaba en el aire entre ellas.

"Sí," Elizabeth dijo, usando el hombro de Devyn para ponerse de pie. “Nunca puedes
tener demasiados de esas. Buena suerte con el nuevo negocio.” Miró por encima del

XWPColección: Página y Facebook 242


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

hombro la estructura de dos pisos. "Tengo la sensación de que mucha gente estará
encantada con tus servicios."

"Espero que seas uno de ellos."

“¿Es eso un eufemismo? Porque ya superé esos. He estado allí. He hecho eso, ¿sabes?”
Estaba volviendo a encontrar su fuerza, y se aferró a ella.

Devyn parpadeó ante el golpe y se levantó, recordándole a Elizabeth lo bien que le


quedaba ese maldito traje de negocios. “Bueno, no te culpo. Tal vez con el tiempo pueda
hacerte cambiar de opinión.”

Elizabeth simplemente sacudió la cabeza, dejando a Devyn y el poder que una vez llevó
en la acera detrás de ella.

***

Devyn había esperado que el negocio comenzara lentamente y se recuperara con el


tiempo a medida que estableciera una presencia en Dreamer's Bay. Ese no había sido el
caso. De hecho, desde que abrió sus puertas a principios de Septiembre, hace casi tres
semanas, un flujo constante de llamadas y clientes sin citas la llevó a contratar a una
recepcionista más pronto que tarde. Barb, que ahora estaba sentada en el pequeño
vestíbulo del edificio, parecía ser la más calificada.

"Srta. Winters, le gustaría ver el periódico de hoy?” Barb preguntó desde la


puerta. Probablemente tenía sesenta años, una disposición alegre y la capacidad de
escribir setenta y dos palabras por minuto con un lápiz en el pelo. El hecho de que una
vez había conocido a la madre de Devyn también tenía mucho peso.

La sociedad de alguna manera parecía ordenada. No solo eso, sino que Barb conocía a
todas las almas que entraban por la puerta y podían hacerle saber a Devyn con quién
estaba tratando.

“Claro, tomaré el periódico. Tengo un poco de tiempo antes de las diez de la mañana,
cierto?”

"Muy cierto," Barb dijo y llevó la edición de ese día. "Pero recuerda lo que te dije sobre el
Sr. Reynolds, a las 10 a.m."

"Lo haré. No concluyente, pero tendencioso. Mantendré esos hechos apartados.”

“Y a él le gusta la comida, así que tengo rosquillas compradas y entregadas por On the
Spot. Después de todo, dijiste que cuanto más los usemos, mejor.”

XWPColección: Página y Facebook 243


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn sonrió. "Perfecto. Me alegro de que los estés llamando tanto.” Había hecho parte
de su plan utilizar el negocio de Elizabeth tanto como fuera posible, lo que con suerte les
daría un poco de tiempo para hablar.

Tenía mucho terreno para recuperar después de la forma en que se había comportado,
pero prometió pasar todos los días compensando a Elizabeth, si tan solo le daba la
oportunidad. Para las entregas de comidas y los servicios de mensajería que había
ordenado, Elizabeth había enviado a uno de sus empleados más jóvenes cada vez,
esquivando encuentros con Devyn. Hoy, sin embargo, estaba Elizabeth caminando por la
acera con una caja de Amazin Glazin.

Devyn se levantó y se alisó la chaqueta blanca. Había descubierto que podía andar más
informal en Bay y había cambiado sus pantalones de vestir por unos jeans oscuros y
zapatos de tacón modestos. Profesional, pero accesible.

"Hola, Barb," Elizabeth dijo desde el vestíbulo. "¿Has llamado para un pedido de entrega
para una docena de combo?"

Barb levantó la mano para celebrar la llegada de Elizabeth. "Sí. Un cliente especial viene
esta mañana.”

Elizabeth se inclinó. "Déjame adivinar. Ricachón Reynolds.”

"Ese sería el correcto."

Devyn rodeó al frente de su escritorio y sonrió a través de las puertas francesas abiertas.
Ver a Elizabeth ya hizo que su día fuera diez veces mejor, y ya se había sentido muy
bien. "Hola."

"Hola. Mírate, toda instalada.” Elizabeth al menos intentaba ser amigable, lo cual era
algo. Recorrió la gran oficina de Devyn con los techos altos y los ventanales. "Guau. La
luz natural aquí es hermosa."

Devyn asintió. "Me pusieron los ventanales hace dos semanas."

Elizabeth sonrió. "Es perfecto."

"Gracias."

"He tenido la intención de preguntarte algo."

"Lo que sea."

XWPColección: Página y Facebook 244


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Quizás algún día podría concertar una cita para hablar sobre el espacio de oficina. No
tengo ninguna verdadera prisa pero estoy buscando mejorar del garaje. Iba a preguntarle a
McCurdy pero – “

"Se mudó a Charleston."

"Cierto. Entonces, estarías dispuesta? Tal vez en un mes o dos.”

Devyn se encontró con la mirada de Elizabeth y la sostuvo. “Más que dispuesta. Ya tengo
un par de ideas." Entonces se recordó a sí misma. "Oh, y te traje algo."

"¿Lo hiciste?" Su ceño se frunció.

Devyn abrió el cajón superior de su escritorio y sacó una pequeña caja. "Estaba de
compras el otro día en el mercado al aire libre del Círculo, vi esto y pensé en ti." Le
entregó a Elizabeth la caja cuadrada con la cinta. "Con el otoño más o menos ya casi aquí,
pensé que tal vez te podría servir una de esas."

Elizabeth abrió la caja para revelar una bufanda a cuadros morada y negra que se le vería
increíble. La miró y lo sostuvo en sus manos por un momento, su expresión
ilegible. "Morada." ¿Fue eso un suspiro? “Esto fue muy atento. No deberías haberlo
hecho, pero gracias de todos modos.”

"Ella te está cortejando," Barb cantó.

Elizabeth miró de Barb a Devyn y parecía nerviosa, lo que tenía mucho sentido.
Seguramente estaba aterrorizada por Devyn después de cómo se había comportado, y
tenía todo el derecho de estarlo. ¿Quién quiere abrirse a la angustia dos veces seguidas?
Ahora dependía de ella dedicarle tiempo y demostrarle a Elizabeth que sabía lo que quería
y que no volvería a ir a ningún lado. Tendría un plan a largo plazo si tuviera que hacerlo,
porque mujeres como Elizabeth Draper no aparecían con demasiada frecuencia o nunca, y
no iba a perder su oportunidad por segunda vez. Su terca y estúpida cabeza ya se había
interpuesto una vez.

"¿Quieres tomar una copa en algún momento esta semana?" Preguntó lo más casualmente
posible.

“Estoy muy ocupada, desafortunadamente, pero ustedes disfruten de esas rosquillas.


Asegúrense de que Ricachón compre muchas propiedades."

"Ese es el objetivo," Devyn dijo en voz baja, y observó cómo la mujer más maravillosa
del mundo se fue para seguir con su día.

XWPColección: Página y Facebook 245


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Se vieron aquí y allá durante las próximas semanas. En una ciudad pequeña, era difícil no
toparse. Devyn no se quejaba. Aprovechó cada oportunidad para robar unos momentos
extra con Elizabeth para escuchar sobre su día o en lo que Scout se había metido, a
menudo la basura. El encuentro más reciente ocurrió en el enorme huerto de calabazas
que Bay instalada cada Octubre. Devyn hizo fila para tomar una taza de sidra caliente
detrás de Elizabeth, dándose cuenta de que ella misma no podría haberlo planeado mejor.

El clima era hermoso, las calabazas extra naranja y alentadora, y el aire contenía emoción
por la nueva temporada.

"¿Estás comprando una calabaza?" Elizabeth preguntó, dudosa.

“Estoy comprando dos, en realidad. No quisiera que una se sintiera sola. Serán un par.”

"Esa es una buena idea." Elizabeth asintió. “Sin embargo asegúrate de que la segunda se
quede. Ya sabes cómo utilizar un teléfono."

Devyn suspiró ante la referencia obvia. "Voy a estar al tanto de eso."

Se movieron hacia adelante en la fila. Elizabeth finalmente la miró. "Eso no es nada a


como eres tú."

"¿Qué no es?"

"Comprar una calabaza."

Devyn echó la cara hacia atrás. “Soy una persona, ya sabes. Las personas se congregan
con otras personas y participan en las tradiciones navideñas.”

"No. No te involucras con pequeñas cosas. Eres un tipo de persona más grande. ¿Por qué
estás diferente?”

Devyn se mofó. "La gente puede cambiar. Trabajo en ello todos los días, en realidad."

Eso pareció llamar la atención de Elizabeth. Ausentemente se mordió el labio inferior. Se


dio la vuelta en la fila y luego regresó, como si simplemente no pudiera resistirse. “Sé que
la gente puede cambiar. Por supuesto que lo sé.”

"Simplemente no crees que yo pueda." Devyn levantó una mano. "Está bien. No tienes
que hacerlo. Además, el ritmo más lento en el trabajo es realmente agradable. Me da
tiempo para concentrarme en cosas como buscarme un buen par de calabazas. Ya tengo
algunos competidores."

XWPColección: Página y Facebook 246


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth se giró de nuevo y miró hacia la camioneta de sidra, pareciendo desinteresada.


De nuevo, no duró. Se dio la vuelta. "¿Qué pasa contigo? Quiero decir, específicamente.”
Sus cejas estaban fruncidas y sus labios estaban apretados de manera acusatoria. A Devyn
no le importaba alterarla. Cualquier cosa era una mejora sobre el silencio, y eso
significaba que todavía afectaba a Elizabeth.

Ella se encogió de hombros. “No pasa nada conmigo. Solo estoy viviendo mi vida,
tratando de divertirme más. Disfrutar de las pequeñas cosas.” Miró hacia el cielo. “Si no
recuerdo mal, eso es lo que alguien alguna vez pensó que debería hacer. Resulta que ella
era bastante sabia, y me siento más ligera cada día."

"Bien por ti," Elizabeth dijo con alegría forzada. “Pareces más ligera. Feliz, incluso.” Se
dio la vuelta por última vez.

"Ese es el objetivo."

Oh si. Devyn estaba haciendo una impresión.

Solo tenía la esperanza de no haber esperado demasiado tiempo.

***

Había dos adorables tazas, una verde y una lavanda, y una bolsa de café con sabor a
chocolate en una canasta con un lazo en la puerta de Elizabeth ese segundo día de
Noviembre. No tuvo que leer la tarjeta para saber quién se las había dejado. Se sentó en
su escalón, abrió la puerta para que Scout pudiera unirse a ella afuera, y tomó una de las
tazas de gran tamaño. Al principio, los continuos avances de Devyn la molestaban porque
dónde había estado esa mentalidad cuando había desaparecido de la faz de la tierra? ¿Por
qué ahora, de repente, cuando Elizabeth estaba encontrando su camino para volver a ser
una persona?

Últimamente, sin embargo, los pequeños gestos parecían ... dulces. Tal vez se debía a que
se acercaban las vacaciones. La buena voluntad hacia los hombres y el espíritu navideño y
los corazones desbordados parecen ser la norma en esta época del año. Pero no fueron
solo los gestos que resonaron con Elizabeth. La Devyn misma parecía más abierta, más
comprometida con otras personas de lo que nunca la había visto. Sonreía mucho, asistía a
eventos, parecía más relajada y de hecho estaba viviendo la vida allí, en lugar de estar
encadenada a su correo electrónico. No estaba segura de qué hacer con esa información.

Scout se lamió la nariz y gimió suavemente. "¿Todavía la extrañas?" Le preguntó a su


perra, que puso una pata a la vez en su regazo. "¿Te das cuenta de que eres sobre cuatro
tamaños más grande para ser un perro faldero?" Miró divertida hacia Scout, que se

XWPColección: Página y Facebook 247


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

derramó mucho más allá de las piernas cruzadas de Elizabeth. "Eso no puede ser cómodo,
tonta."

KC, quien había quedado de pasar a tomarse una cerveza, entró al camino de entrada
quince minutos antes. "Soy una adulta en el mundo sin un hijo," gritó, con los brazos
extendidos. “Corrí. ¿Dónde están los bocadillos? Son más de las cinco. Dame de comer
de inmediato.”

"Tengo un queso brie que iba a meter al horno, pero llegas temprano."

"No estas escuchando. Estoy sin hijos. Tengo que llegar temprano. Oh, me encantan,”
dijo, tomando una taza de las manos de Elizabeth y entrando en la casa como si fuera
suya. En muchos sentidos, lo era. Scout corrió tras KC, pero Elizabeth hizo una pausa
antes de seguirlas adentro, robándose un momento para sí misma porque se sentía fuera
de lugar. El poder de permanencia de Devyn la sorprendió. A pesar de todos los rechazos
de Elizabeth, ella no había retrocedido ni renunciado en lo más mínimo. Si bien parte de
ella estaba, bueno, impresionada, la parte más grande todavía veía a Devyn como una
amenaza poco confiable para su bienestar emocional. No podía dejar que alguien así
volviera a entrar a su corazón, aunque quisiera. Ella suspiró, pensando en su encuentro
más reciente esa mañana. Había caminado tres cuadras en su caminata con Hank, esta vez
también con Scout. Se dio la vuelta después de escuchar pasos acercándose desde atrás
para ver a Devyn, con el pelo recogido en una cola de caballo, trotando. Llevaba unos
leggings atléticos negros ceñidos con una franja azul en el costado y un top de licra a
juego. Elizabeth parpadeó. La imagen de Devyn en ropa deportiva elegante que mostraba
gran parte de su ... físico borró de pensamientos su mente. Ni siquiera podía recitar su
dirección, y lo intentó.

"Hola, que gracioso encontrarte aquí," Devyn dijo mientras se les acercaba. Sonrió
ampliamente y trotó en su lugar, esperando la respuesta de Elizabeth.

Ella finalmente localizó la capacidad de operar su cerebro nuevamente y se irguió,


apoyándose contra los perros que querían empujarla hacia adelante. "Hola." Inclinó la
cabeza. "Eres una corredora?"

"Lo soy. Solía correr a altas horas de la noche en la cinta de correr en el gimnasio de mi
edificio. Ahora aprovecho la luz del sol. Resulta que el aire fresco es mucho
mejor. Comienza bien mi mañana. No creo que vuelva nunca más.”

"El aire fresco es agradable," Elizabeth dijo, mientras Hank la vencía, empujándola unos
pasos hacia adelante.

"¿Estás teniendo una buena mañana?"

XWPColección: Página y Facebook 248


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Estoy teniendo una estupenda mañana," Elizabeth dijo automáticamente. Se obligó a


sonreír para mostrar cuán estupenda. La estaba pasando de maravilla. Solo mírala.
Paseando perros y tal. "Probablemente una de mis mejores." Bien, eso podría haber sido
excesivo. Ella era pésima al proyectar confianza. Siempre lo hizo.

"¿De verdad? Bueno, esa es una gran reafirmación. Esperaba que lo estuvieras.” El trotar
en el lugar se convirtió en trotar hacia atrás frente a Elizabeth mientras continuaba con el
paseo de los perros. "No estoy segura si lo sabes, pero hice una compra."

"¿De qué tipo?" Elizabeth preguntó, fingiendo estar más interesada en lo que Hank estaba
olfateando.

“La casa al final de Mockingbird Point. La que tiene el enorme roble en el jardín
delantero?”

"Oh. Realmente me encanta esa casa. ¿Vas a vivir en la misma calle que Jill?”

Devyn asintió, todavía trotando. “Necesito a alguien que me preste una taza de azúcar.
Ella es genial con esas cosas. Además, la calle tiene muchos buenos recuerdos para mí.”
Su cola de caballo rebotaba. Otras cosas también. Elizabeth quería cerrar los ojos de golpe
y liberarse de esta tortura.

“Esta noche iba a probar esa nueva cafetería cerca del mar. Me han dicho que sus almejas
son inigualables. ¿Quieres venir? Muy casual."

Elizabeth exhaló. Cada parte de ella quería ir, pero su cerebro anuló a su corazón molesto
y menos inteligente. No es que esta nueva Devyn no la dejara curiosa. Fascinada.
Interesada. “Me encantaría, pero probablemente me tomaré esta noche para quedarme con
Scout. Relajarme."

Devyn asintió, aunque su sonrisa se atenuó un poco. "Bien. Me gusta como suena
eso. Ráscale detrás de las orejas por mí, ¿de acuerdo?”

"Lo haré."

"Espero verte pronto, Liz." Se dio la vuelta y salió trotando, dejando a una Elizabeth
boquiabierta para ver el impresionante espectáculo.

Con la taza y el café en sus manos ahora, volvió a meterse en el presente y se dirigió a
comer bocadillos y bebidas con su mejor amiga, preguntándose a lo lejos qué pensaba
esta nueva versión de Devyn Winters de esa cafetería junto al mar. Sintió que su
resolución se rompía muy ligeramente y reflexionó en tal vez, solo tal vez, llamarla
alguna vez para averiguarlo.

XWPColección: Página y Facebook 249


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Capítulo Veintitrés

Dios mío, esta ciudad nunca se cansa de los festivales y eventos. No era que Devyn se
estuviera quejando, pero realmente había un flujo interminable de ellos. La gente de
Dreamer's Bay eran grandes celebradores, y quién era ella para tener problemas con
eso? En realidad, las reuniones de la comunidad la hicieron sentir cada vez más como en
casa en Bay, más allá de lo que hubiera creído posible. ¿Te atreves a decir que realmente
los disfrutó?

“Hola, Devyn. Eres una maravilla en azul marino,” Mary Beth Eckhart le dijo al
oído. Devyn miró sus jeans, su suéter azul marino y sus altas botas marrones, esperando
que su atuendo se mezclara con las masas.

Ella le sonrió a la amiga de su madre, que vestía una camisa brillante plateada y
perlas. Uno de los asistentes mejor vestidos. "Tenía la esperanza de mezclarme con los
lugareños." Había escuchado hablar del evento, interesantemente llamado Rojo, Blanco y
Pavo – sí, de verdad – pero nunca había asistido. Por veinte dólares el boleto, una persona
puede probar una variedad de vinos de múltiples vendedores en un lado del pabellón.

Por otro lado, organizaron una cocción de pavo, en la que los restaurantes locales
lucharon por obtener la mayor cantidad de votos en su preparación de pavo. Había pavo
asado, pavo frito, pavo tradicional y a la salsa – y no la hagan comenzar con las bolas de
queso de pavo que no entendía bien – todo en preparación para el Día de Acción de
Gracias, ahora a solo dos semanas de distancia. El frío en el aire le dio al evento una
verdadera sensación de día de fiesta, y se acurrucó en su suéter aún más. La gente de la
ciudad se mezcló en el gran pabellón al aire libre rodeado de una variedad de calentadores
verticales. Barriles de vino flanquearon el perímetro para darle al evento una sensación
rústica, y una banda de bluegrass (Género que pertenece al conjunto de músicas
tradicionales americana) tocó en el pequeño y erigido escenario.

La Sra. Eckhart la miró a sabiendas. “Bueno, eres una lugareña ahora. Un nuevo hogar.
Un negocio. Yo diría que te estamos reteniendo.”

"Todo es parte de mi plan," dijo, y tomó un sorbo de su vino caliente.

"Que te diviertas, ahora," la Sra. Eckhart dijo, dándole palmaditas en el hombro. "Voy a
ver si el Sr. Ivers quiere moverse por la pista de baile conmigo." Ella demostró un par de
movimientos y se alejó.

Devyn sonrió y le dijo. "¿Quién podría decirte que no?"

"De tus labios," ella respondió. "¿Vienes la próxima semana?"

XWPColección: Página y Facebook 250


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Estaré allí."

Había decidido pasar por la casa de la Sra. Eckhart cada dos semanas más o menos para
conversar, o simplemente para ver si necesitaba ayuda con algo en la casa. Encontró las
visitas curativas y una manera de sentirse más cerca de su madre. Además, la Sra. Eckhart
hacía ese increíble pastel de limón que hizo que Devyn trotara unas cuadras adicionales
para compensarlo.

Ahora a solas, caminó por los diferentes puestos e inhaló los increíbles aromas a la deriva
de las diferentes parrillas y hornos en el lugar. Ella movió la cabeza con la música,
sintiéndose contenta con sus elecciones de vida por primera vez en ... bueno, alguna
vez. ¿Quién sabría que no solo disfrutaría la vida de una pequeña ciudad, sino que
también prosperaría? Ahora tenía pasatiempos y tiempo para disfrutar genuinamente de su
propio entorno sin pasar de una cita en el listado, a una presentación, a la mesa de
negociaciones, solo para repetirlo nuevamente cincuenta veces por semana. Exhaló y
sonrió.

"¿Qué te hace sonreír tanto?" Jill. Se giró para verla vestida con jeans, una blusa negra y
un chaleco acolchado rojo, agarrada al bíceps de Charlie como apoyo. Atrás quedó el
bastón, que fue un hito gigantesco en su recuperación. En su lugar estaba Charlie, siempre
dispuesto a ayudar a Jill con lo que ella necesitara. Devyn había visto su relación dar un
paso tentativo hacia adelante a la vez hasta que se volvieron prácticamente inseparables.
Al ver a Jill tan feliz, no podía evitar apoyarlos. Eran tan lindos.

Devyn se encogió de hombros y lo sostuvo. “Solo disfrutando de la noche. Dándome


cuenta de que tomé la decisión correcta al volver a casa. Siento esa tranquilidad en el aire
a mi alrededor.” Extendió una mano. "Eso puede sonar una locura, pero está pasando."

"No es para nada una locura." Jill colocó una mano sobre su pecho y exhaló. "Quiero
decir, pensé que ese sería el caso, pero estoy muy aliviada de oírte decirlo."

"¿No extrañas la gran ciudad?" Charlie preguntó, aceptando dos tazas de vino caliente
para él y Jill del puesto de su propia tienda.

"Parte de eso, claro," Devyn dijo. “Pero volveré allí de vez en cuando para obtener un
listado ocasional. Dejé en claro a mis clientes que podían llamarme para los proyectos
especiales. Pero a diario, trabajaré desde Bay.”

"¿Nos pusimos a revisar algunas propiedades frente al mar, Srta. Winters?" Jerry Dill de
la oficina del alcalde preguntó, desde detrás de un puesto de sándwiches de pavo y
arándanos.

Ella lo señaló. “En mi agenda. Tengo cuatro opciones, y tendrás dificultades para elegir.”

XWPColección: Página y Facebook 251


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Eso es lo que me gusta escuchar."

"Bueno, bueno," Elizabeth dijo, uniéndose al grupo. "Parece que el negocio está
mejorando." Sus ojos verdes eran brillantes y complementaban perfectamente la bufanda
que llevaba, la morada y negra que Devyn le había dado. Ella parpadeó, tratando de
entender lo que eso podía significar. Tal vez solo disfrutaba el estilo.

"El negocio marcha bien," Devyn dijo, y tragó saliva. Elizabeth se veía hermosa. Llevaba
el pelo suelto hacia atrás a los lados y le caía en cascada por la espalda. La bufanda
acentuaba el cuello de tortuga negro que llevaba perfectamente. Los botines negros cortos
agregaron unos centímetros a su altura. Se veía elegante y acogedora, y era todo lo que
Devyn podía hacer para no dejar que sus pensamientos vagaran por aquellos de naturaleza
más íntima. Pero no, estaba contenta solo con estar en presencia de Elizabeth y disfrutar
un poco de la noche con ella. Su corazón ansiaba más, pero conocía el estado de las cosas
y podía ser paciente. "¿Ya lista para encontrar esa nueva oficina?"

“Estaba planeando llamarte después de las vacaciones. Tal vez encuentre un lugar para
Navidad y a tiempo para el nuevo año."

Devyn asintió. Había estado observando el mercado para ver qué tipo de cosas podrían
abrirse. "Creo que el momento de eso es perfecto."

"Excelente. Y gracias por la entrega del porche delantero.”

Lo dijo con una sonrisa, que era un paso adelante. La molestia habitual había disminuido,
y algo en Devyn se calmó y suspiró aliviada. No quería ser insistente, y a la primera señal
de que estaba siendo recibida de esa manera, retrocedería.

"De nada. Espero que disfrutes la mezcla de ese asado. Lo hice especialmente, dado tu
gusto por lo dulce.”

Jill y Charlie miraban de una a otra como si fueran espectadores alegres en los partidos de
tenis más entretenidos.

"Me encanta," Elizabeth dijo.

Oh guau. Mira eso. La sonrisa cortés se fundió en una genuina, la misma sonrisa que
Devyn no había visto en mucho tiempo y extrañaba más de lo que creía posible. Su
estómago se apretó y dio un vuelco, porque esta era la primera señal de que tal vez había
una verdadera oportunidad para ellas. Se quedó mirando su taza para no apartar las felices
lágrimas que amenazaban. Había llegado tan lejos, y cometió tantos errores terribles en el
camino, y este leve estímulo ... le importaba.

XWPColección: Página y Facebook 252


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Bueno," Elizabeth dijo, y miró de Jill a Charlie, luego de regreso hacia Devyn. “Les
dejaré a todos disfrutar su velada. Voy a buscar al pequeño Gray y darle algunos besos
atrasados. ¿Mencioné que voy a darle una oportunidad al vino esta noche?”

"¿Quién eres y qué has hecho con la Elizabeth amante de la cerveza?" Jill preguntó.

Ella se encogió de hombros felizmente. "El cambio está en el aire."

Devyn levantó una mano para despedirse y ofreció una sonrisa. Segundos después, una
vez que estuvieron solos, Jill la golpeó, casi tirandole su taza de vino caliente.

"¿Qué demonios, Jill?"

"Ella te estaba echando el ojo," le dijo su hermana, y luego dejó caer la mandíbula
sorprendida. "No estaba segura de que volverías a llegar allí con ella, después de lo
afligida que estaba, pero sentí una verdadera chispa."

"Ah, sí. También sentí algo allí,” Charlie dijo. “No estaba seguro de qué, pero si eso se
llama chispa, entonces sí, está bien. Funciona para mí.” Él la miró. "Hubo chispas,
Devyn."

Ella asintió, actuando tranquila. "Entonces, no era solo yo la que esperaba?"

"Ella te ama," Jill dijo con seriedad, y se encogió de hombros hasta las orejas y los
sostuvo allí.

"Entonces somos la una para la otra, porque la amo mucho, Jilly." Apretó su taza para
estabilizarse y vivir en la cálida verdad de esas palabras, porque lo eran todo.

Una voz interrumpió el momento y se giraron para ver a Bobby Delacore, el joven y
elegante alcalde de la ciudad, en el micrófono. Devyn lo recordaba como el presidente de
clase de Jill y encontró apropiado que él hiciera la transición hacia la política. “Es el
momento de la noche, amigos, cuando recurrimos al Dile Todo al Pavo, que se ha
convertido en una tradición de la ciudad. Aquellos de ustedes que estén familiarizados
con el Dile Todo saben que se trata de la celebración de la historia corta, la historia larga
o una confesión sincera. Ya tenemos una fila a mi izquierda, así que si tienes una historia
que contar, a todos nos encantaría escucharla.”

Sería un movimiento audaz, el más grandioso y público de los gestos, pero las palabras de
él aterrizaron directo en su corazón. Sintiéndose alentada por su intercambio anterior con
Elizabeth, Devyn encontró la confianza para dar el salto. Porque Bobby tenía razón. Ella
tenía una historia sincera que contar.

XWPColección: Página y Facebook 253


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Me agarras mi taza?" Le preguntó a Jill, que la miró desconcertada.

Después de una historia de un niño de diez años sobre una mascota perdida que fue
encontrada, y la historia de la Sra. Eckhart que ganó dos mil dólares en la lotería estatal,
ella se levantó. Tomó el micrófono en su mano y encontró su equilibrio. Siempre había
sido una oradora segura, una habilidad requerida para su trabajo.

“Mi historia no está llena de giros y vueltas, pero es la historia de una persona cambiando
la vida de otra. Espero que me lo permitan.” Un espacio lleno de rostros interesados se
animó. Muchos asintieron su estímulo. Vio a sus viejas amigas de la escuela secundaria
en un grupo mirándola con intensa curiosidad.

Elizabeth, en la parte posterior del pabellón al lado de KC y su familia, parpadeó con


aparente incredulidad. “Había una vez una insensible forastera, acostumbrada al ajetreo y
el bullicio de un mundo acelerado, donde la gente no se tomaba mucho tiempo el uno para
el otro. Las transacciones importaban y la conveniencia lo era todo. Ella no sabía, esa
particular forastera, cuánto de la vida se estaba perdiendo hasta que conoció a alguien que
era mucho más sabio que ella. La mujer más sabia también vino con el corazón más
grande que la forastera haya visto. Ella puso a otras personas primero. Cuidaba a sus
vecinos y hacía amigos donde quiera que fuera. Lento pero seguro, la forastera se
enamoró, pero la aterrorizó y no se entregó, lo cual es algo horrible de hacer.” Hubo
algunos asentimientos en la multitud. Se tomó un momento para recuperarse.

Para cubrir el silencio, alguien gritó, "Lo tienes, Devyn."

Ella sonrió nerviosamente con gratitud y continuó. No había mirado en la dirección de


Elizabeth desde que había comenzado su historia, pero lo hizo ahora. Ella estaba atenta y
escuchaba, pero su expresión era ilegible. Ella siguió adelante. "Nadie debería huir del
amor, es la razón por la que todos estamos aquí. De modo que esa forastera planea hacer
todo lo posible para ser una mejor persona, para disfrutar cada momento que la vida tiene
para ofrecer. La mujer sabia le enseñó a hacerlo. Fue la mejor decisión que tomó. Ella no
quería estar afuera mirando por más tiempo.” Sonrió hacia la gente en la multitud.

“Probablemente has comprendido que la persona que estoy describiendo soy yo. Estoy
feliz de ser una residente de Dreamer's Bay nuevamente, y todo lo que espero hacer en el
mundo es hacerla feliz desde hoy y para siempre.” Mientras volvía a colocar el micrófono
en su soporte, recibió aplausos mientras las personas se giraban de inmediato hacia
Elizabeth, quien parpadeó hacia ellos con una sonrisa reservada. Cricket parecía que había
sido golpeada por un dos por cuatro de sorpresa y asombro, de lo que Devyn obtuvo una
buena satisfacción.

Ella descendió del pequeño escenario, y Thalia Perkins la agarró del brazo cuando
pasó. "Entonces, supongo que lo que estás diciendo es que lo arruiné?"

XWPColección: Página y Facebook 254


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Devyn se encontró con su mirada. “No tienes idea de cuánto. Pero estoy eternamente
agradecida por tu descuido y tu pérdida.” Sonrió y se fue en busca de Elizabeth,
necesitando ver su rostro, mirarla a los ojos y decirle las palabras directamente. Era
hora. Pero cuando encontró a KC en la parte trasera del pabellón, ella y su familia estaban
solos.

"Se fue, Devyn," KC dijo, luciendo incómoda. “No creo que sea capaz de volver a
ponerse allí. Lo siento. Ha pasado por muchas cosas, ya sabes.”

Devyn asintió, sintiéndose como si hubiera sido golpeada en el pecho con una tonelada de
ladrillos. El discurso había sido una mala idea. Elizabeth no estaba donde ella estaba, y tal
vez no volvería a estar. "Ah. Bueno ...” Su mirada encontró el suelo. "Un intento y una
falla."

"Fue un buen discurso," El Dr. Dan dijo, con una sonrisa de disculpa.

Ella asintió su agradecimiento. "Que tengan una buena noche todos."

Mientras se abría camino entre la multitud hacia la salida, sintió todos los ojos en ella. No
estaba avergonzada o apenada de haber dicho su verdad frente a cientos de amigos y
vecinos. No.

Solo le preocupaba la reacción de una persona, y ahora parecía que tal vez se había
equivocado todo el tiempo. Elizabeth había sido amable y educada en respuesta a todos
sus esfuerzos por recuperarla, porque eso era lo que hacia Elizabeth. Era quién era ella
como persona. Era hora de que Devyn retrocediera y entendiera que tal vez no había
vuelta atrás en su comportamiento.

“¿Estás bien?” Jill le preguntó mientras pasaba.

Tenía un nudo en la garganta pero encontró el camino. "Ya sabes como soy. Siempre
estoy bien."

Ella apretó la mano de su hermana, le ofreció a Charlie una palmada en el hombro y se


despidió. Estaría mejor sola esta noche.

Se sentó sola en su oscura sala de estar, haciendo un balance de quién era, quién quería
ser en este mundo y hacia dónde se dirigía. Lo que sea que se le presente, lo enfrentaría.
Agarraría a la vida por los cuernos y se aseguraría de vivirla al máximo. Tal vez no podía
tener todo lo que siempre quiso. Encontraría una manera de conformarse con menos y
saborear las cosas simples.

XWPColección: Página y Facebook 255


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Estaba medio dormida cuando un sonido extraño la sacudió por atrás. Parpadeó y miró
hacia su oscura habitación, preguntándose qué demonios. Pero ahí estaba de nuevo. Un
ruidoso estallido desde el otro lado de la habitación. Su mente difusa intentó procesar e
identificar el sonido. Otra vez. Solo que esta vez fue más explosivo. La ventana. Se
levantó de la cama y se dirigió hacia allí, justo a tiempo para que una piedra de tamaño
decente se estrellara contra ella, enviando una grieta irregular que zigzaguea por el
cristal. Al darse cuenta de que su casa estaba siendo destrozada, abrió la ventana
indignada, lista para detener el ataque en curso.

Se detuvo en seco cuando vio a Elizabeth y a Scout de pie debajo de la ventana de su


segundo piso, mirando hacia arriba. La mano de Elizabeth cubrió su boca.

"Oh, no. ¿La rompí?”

Devyn levantó la vista hacia el vidrio estropeado que ahora estaba sobre su cabeza. “Yo
diría que definitivamente. ¿Estás arrojando rocas gigantes hacia mi casa?”

"Lo siento mucho. Estaba buscando piedritas para arrojar hacia la ventana, pero no había
ninguna aquí abajo. Siempre imaginas que las piedritas simplemente estarán allí, ya sabes,
pero no lo estaban.” Ella levantó las manos. "Solo estaba tratando de ... te amo." Ella miró
fijamente a Devyn en serio.

Silencio.

Devyn tenía miedo de mover un músculo. No quería hacer nada para interrumpir este
momento y la sensación exacta que aterrizó justo en medio de su pecho al escuchar esas
palabras. Las saboreó, las entregó en su corazón y se regodeó. "¿Lo haces?" Preguntó
titubeantemente.

Elizabeth asintió. “Estoy aterrorizada y nerviosa, pero esa parte sé es cierta. Te amo."

"Yo también te amo," Devyn dijo. “Es la razón por la que me mudé de regreso. Por ti. Por
la más mínima posibilidad de que podamos trabajar juntas nuestro camino a través de este
mundo loco." Una pausa. "¿Quizás también un poquito por los torneos de cornhole los
Sábados?" Ella sonrió.

"Meramente un extra." Se miraron la una a la otra. "Elizabeth, nunca he sido más yo que
cuando estoy contigo."

"¿Y ahora qué?" Elizabeth preguntó.

Esa era la gran pregunta, ¿no es así? "No quiero apresurarte ni presionarte, y tal vez eso
fue lo que hice esta noche con esa estúpida idea de la historia."

XWPColección: Página y Facebook 256


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth sacudió la cabeza. Devyn no podía decir si esas eran lágrimas. Estaba muy
lejos. “No fue una idea estúpida. Fue una historia maravillosa."

"Pero te fuiste."

"Porque tengo miedo, y cuando sentí que me desmoronaba y tenía tantas ganas de
abrazarte y no dejarte ir, entré en pánico." Ella asintió con la cabeza varias veces y luego
inclinó la cabeza hacia un lado. Se veía tan hermosa parada allí debajo de la ventana de
Devyn a la luz de la luna. “Pero creo que también tienes miedo. Me di cuenta cuando
contabas tu historia.”

"Lo tengo. Este es un gran salto que he hecho. Dejando todo lo que conozco detrás de
mí. Es la decisión correcta, pero sigue siendo aterradora."

“No es solo el mudarte, Devyn. No estoy parada aquí por los pequeños gestos tampoco.
Aunque han sido muy agradables."

"¿Entonces por qué?"

"Hay una diferencia en ti, y seguí esperando que se desvaneciera, pero no creo que vayas
a ningún lado."

"Eso es porque no lo haré." Devyn sonrió. “Digamos que ahora me doy cuenta de lo que
es importante. Me ayudaste a hacer eso.”

Elizabeth sacudió la cabeza lentamente. “No creo haberte visto completamente nunca
antes. Hasta ahora. Vi un vistazo aquí, otro allá. Pero últimamente, es como si hubieras
salido de las sombras, y estás parada frente a mí. Puedo verlo todo de ti.” Devyn asintió
pero no interrumpió. "Aquí estamos. Ambas tenemos miedo. La cuestión es que estaba
pensando que tal vez podríamos tener miedo juntas."

Devyn se estabilizó. "Podríamos. No sabes cuánto me gustaría eso.” Ella se rió a través de
la espesa emoción. “¿Por qué sigues tan lejos? Voy a bajar."

Bajó las escaleras de dos en dos y abrió la puerta para encontrar a Elizabeth parada allí
con una sonrisa acuosa. Scout entró tranquilamente en busca de un lugar cómodo para
dormir.

"Ven aquí," Devyn dijo, dando un paso atrás y jalando de Elizabeth a la entrada oscura de
su casa. Elizabeth no dudó, permitiendo que la jalara. Se quedaron allí cara a cara,
entendiendo la importancia de este momento. En un lapso de cinco minutos, se
convertirían en nosotros, y el mundo cambiaría para siempre por lo maravilloso.

XWPColección: Página y Facebook 257


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Elizabeth extendió la mano y tocó la mejilla de Devyn. "Te he extrañado. Y no sé lo que


llevas puesto, pero te ves increíble.” Dejó escapar un lento suspiro.

Devyn sonrió y bajó la vista hacia sus pantalones de pijama de rayas rosadas y la camisola
rosa que siempre le había quedado muy bien, contenta ahora que se la había puesto. “En
primer lugar, diría que también te extrañé, pero sería un eufemismo. En segundo lugar,
siempre podrías quitármela si quisieras.”

Elizabeth la besó lentamente en la boca, luego en la mejilla, y luego se movió hasta que
sus labios estuvieron al lado de la oreja de Devyn. "Oh, quiero," susurró, enviando un
escalofrío a través de Devyn que probablemente nunca olvidaría. Le besó el cuello
lentamente mientras estaban allí en la habitación débilmente iluminada, sacando un
gemido inesperado de los labios de Devyn. Se quitó la chaqueta, y cuando la luz de la
luna cruzó sus rasgos, Devyn vio el deseo determinado en sus ojos. A ella le encantaba
Elizabeth en una misión. Volvieron a juntarse más agresivamente, Devyn atrapó la cara
de Elizabeth en sus manos mientras se acercaba y la atraía. Sus labios y lenguas lucharon
mientras la temperatura subía, su calor innegable, como siempre. Elizabeth apartó su boca
de la de Devyn, su mirada bajó. Jaló la parte delantera de la camisola de Devyn,
exponiendo sus senos, que se derramaron, ya no contenidos. Con un murmullo de
apreciación, bajó la cabeza y agresivamente tomó un pezón en su boca, sosteniendo a
Devyn en su lugar por la cintura. Ella entrelazó sus dedos en el cabello de Elizabeth,
ansiando más, y ahora a merced del dolor palpitante entre sus piernas.

"Llévame a la cama," dijo, sin aliento.

Elizabeth asintió, estableciéndose en su boca una vez más.

Hicieron el amor esa noche lentamente, memorizándose mutuamente, no porque tenían


que hacerlo esta vez, sino porque querían hacerlo. El contacto visual era abundante, y
cada toque parecía una promesa importante.

Una vez que quedaron satisfechas, cansadas y enredadas la una en la otra, Devyn permitió
que se asentara la mayor parte de su felicidad. "Hay una casa en Sunset Hill, la calle en el
lado este de la ciudad, no lejos del mar."

Elizabeth apoyó la cabeza en la palma de su mano y miró a Devyn. "La hay, eh? ¿Eres la
agente del listado?”

"No, pero puedo vernos viviendo allí."

Los labios de Elizabeth se separaron mientras asimilaba la información. Una sonrisa se


formó. “No podemos comprar una casa todavía. ¿Estás loca?"

XWPColección: Página y Facebook 258


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

“Voy a aceptar la parte de todavía de tu respuesta. Honestamente, sería perfecto para


nosotras en el futuro. Pero no voy a perderlo de vista.” Los ojos de Elizabeth se abrieron
juguetonamente. "Cuando estemos listas, por supuesto," Devyn corrigió, estirando la
mano y tocando un mechón sedoso del cabello de Elizabeth. “Quiero que te duermas en
mis brazos esta noche. He estado soñando contigo allí.”

Elizabeth se deslizó hacia abajo y apoyó la cabeza sobre el hombro de Devyn. Trazó un
círculo alrededor del pezón de Devyn, haciéndola tensarse. "Me gustaría mucho y creo
que deberíamos hacer eso."

"Bien."

"Pero no creo que estés lista para dormir."

“De hecho creo que podría dormir bastante, ahora que todo está bien con el mundo
nuevamente. ¿Quieres ir a la cafetería a desayunar mañana? Di que sí."

"Sí." Elizabeth rodeó el pezón por segunda vez y vio a Devyn moverse incómoda. Lo hizo
una vez más y sonrió ante la ingesta de aliento. Devyn estaba mojada de nuevo y se excitó
por ese simple toque. Pero tenía que igualar las cosas. Se movió y se giró hasta que
estuvieron una frente a la otra, estiró la mano y trazó un círculo muy similar entre las
piernas de Elizabeth y observó cómo sus ojos se cerraron de golpe en señal de rendición.

"No juegas limpio," Elizabeth dijo, aunque se movió hacia el toque.

Devyn aceptó la invitación, deslizó los dedos dentro y sonrió cuando las caderas de
Elizabeth comenzaron a moverse rítmicamente, primero despacio, y luego más rápido.
Cuando la recompensa llegó, la mirada de Elizabeth se encontró con la de Devyn.

Este era su para siempre, esta mujer maravillosa. Nunca había estado más segura de algo
en su vida. Había encontrado su lugar en este mundo en el sitio más inesperado,
Dreamer's Bay, y nunca más se iría.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, los indicios de la luz del sol se asomaban por
la ventana. La habitación estaba fría pero la calidez presionada contra ella le recordó a
Devyn que la noche anterior no había sido solo un magnífico sueño. "Buenos días,"
susurró y besó la frente de Elizabeth.

Ella se agitó en los brazos de Devyn y levantó la cara. Después de parpadear un par de
veces, se pasó una mano por el cabello y se lo quitó de la cara, que se convirtió en una
sonrisa sincera. "Hola."

XWPColección: Página y Facebook 259


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"Hola." Devyn bajó la cara para un beso de buenos días. “Hoy voy a tomarme el día
libre. Ponme a trabajar."

“¿Vas a hacer mandados por mí? ¿Cumpliendo mis órdenes?” Elizabeth preguntó
juguetonamente y se acurrucó en Devyn.

"Por el resto de mi vida si me dejas."

"Comencemos con que me lleves por esos panqueques que prometiste, para que pueda
mirarte a través de la mesa."

Devyn se echó a reír y su corazón se llenó de alegría. "Comenzaremos con los


panqueques."

Epílogo

Un año después
"Estoy nerviosa," Devyn le dijo a Jill mientras trabajaban, una al lado de la otra, en la
cocina de Jill. Devyn estaba en la faena de los ejotes y Jill revisó el pavo. La cena de
Acción de Gracias sería festiva este año, y aunque Devyn le exigió a Jill que se tomara las
cosas con calma ahora que había entrado en el segundo trimestre de su embarazo, Jill no
estaba teniendo nada de eso.

“Es bueno que estés nerviosa. Significa que el día de hoy es importante."

Devyn asintió, agradecida de haber insistido en venir temprano por la mañana antes que
Elizabeth, con la excusa de que Elizabeth debería tomarse la mañana para relajarse
después de una semana de trabajo tan ocupada. Cuando salió de la casa justo antes de las
ocho, se despidió de con un beso Elizabeth mientras leía un libro en el sofá, acurrucada
junto a Scout.

"¿Y si ella dice que no?" Devyn preguntó, haciendo un gesto con la combinación de
espátula y cuchara. “¿Eso estropeará el Día de Acción de Gracias para todos? Eso podría
ser incómodo con sus amigos aquí.” KC y su familia, junto con Dexter, se unirían a los
cuatro para cenar a la hora del almuerzo. "Quiero decir, no eclipsara la angustia y la
vergüenza que sentiré, pero no quiero arruinarles el día a todos."

Jill levantó una mano. "Devyn."

XWPColección: Página y Facebook 260


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"¿Sí?" Preguntó.

“Tú y Elizabeth son dos de las personas más enamoradas que he visto en mi vida. Son
inseparables, son consideradas la una con la otra, y más de una vez he tenido que apartar
la vista por respeto porque manifiestan afecto descaradamente todo el tiempo."

Devyn se relajó en lo que parecía una sonrisa soñadora. "Lo hacemos, ¿no?"

"Ella no va a decir que no, y si lo hace, entonces algo ha salido realmente mal con el
mundo."

Devyn asintió pero se aferró a lo último, porque y si algo hubiera mal y se lo hubiera
perdido? Encogió los hombros para liberar algo de la tensión y se concentró en sazonar
sus ejotes. Ese día llegaría pronto.

***

La larga mesa cubierta con un mantel blanco y cubierta con una variedad de platillos de
Acción de Gracias era estrepitoso. Con copas de vino blanco fluyendo, todos en su cena
de Acción de Gracias estaban llenos de sonrisas y participaban en una animada
conversación. Elizabeth miró de la cara de una persona a otra, por siempre agradecida por
cada una, hasta que se posó en la que nunca se cansaba de mirar. Hoy Devyn tenía el pelo
rubio recogido y se veía elegante y a la moda. A Elizabeth le encantaba cómo oscilaba
entre una persona hogareña en jeans a una profesional en Prada cuando lo necesitaba. El
último año había sido el mejor de su vida, y todavía se despertaba cada día asombrada de
que la vida que estaba viviendo era la suya. Sin pretensiones Elizabeth Draper finalmente
había encontrado a su persona.

Devyn Winters había demostrado ser el verdadero amor de su vida, y no quería nada más
que hacerla feliz todos los días. Hasta ahora todo bien. Apretó la pierna de Devyn debajo
de la mesa, e intercambiaron una sonrisa privada mientras Charlie explicaba que
Dreamer's Bay parecía ser más una ciudad de bourbon que una de whisky.

"No habría adivinado eso," el Dr. Dan dijo.

KC entrecerró los ojos. “Bueno, anótalo para tu futuro negocio de alcohol ilegal. Tenemos
que darle a la gente lo que quiere. ¿Hay más de esos panecillos con mantequilla?”

Jill le pasó alegremente la canasta.

En ese momento, Devyn tomó su cuchara y le dio golpecitos a su copa tres veces, lo cual
fue suficiente para que todos miraran en su dirección. Elizabeth ladeó la cabeza con
curiosidad.

XWPColección: Página y Facebook 261


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

"En primer lugar, quiero agradecerle a Jill por esta fantástica comida."

"Por favor. Ayudaste con todo eso.”

Devyn negó con la cabeza. "No es verdad. Probablemente era más problemas de lo que
valía en la cocina.”

"A menudo lo eres, pero me haces reír intentándolo."

"Está bien." Volvió su atención al grupo más grande. “Quería decir lo mucho que he
disfrutado mi primer Día de Acción de Gracias en Bay. Si soy sincera, este año llegó con
algunos cambios importantes para mí. Un nuevo hogar, una nueva trayectoria laboral,
nuevos amigos y familiares.” Ella le sonrió a Charlie. Elizabeth asintió, esperando que
Devyn terminara. También tenía cosas en mente, y este podría ser el momento oportuno
para expresarlas. "Pero nada cambió mi vida como lo ha hecho esta mujer a mi lado."
Elizabeth sintió el calor cuando el sonrojo se deslizó por sus mejillas. "Quiero que cada
año sea como este."

"En ese caso, tengo algo que decir." Elizabeth se levantó, aprovechando la abertura.
Devyn se giró hacia ella con los ojos muy abiertos.

"¿Lo tienes?"

"Cásate conmigo. Esas son las dos únicas palabras que tengo en mi mente en estos
días. No tengo un discurso, porque todo está bien aquí.” Ella puso una mano sobre su
corazón. En lugar de ponerse de rodillas, se puso de pie y tomó las manos de Devyn.
"Este año puede ser todos los años."

En su visión periférica vio a KC cubrirse la boca. Dexter deslizó su silla hacia atrás de la
mesa con feliz sorpresa. Jill tomó la mano de Charlie y esperó.

"Oh. Casi se me olvida.” Elizabeth sacó el anillo que había comprado con básicamente los
ahorros de su vida de su bolsillo, donde prácticamente lo había cosido en su lugar. Sus
nervios se apoderaron de ella, haciéndola juguetear con él por un momento. Cuando
levantó la vista de sus manos, encontró a Devyn de rodillas frente a ella, sosteniendo una
propia caja de anillo abierta. El oxígeno salió de la habitación. Elizabeth intentó hablar
pero ya no tenía palabras claras. En cambio, sacudió la cabeza hasta que regresaron.
"Espera. ¿Qué? Estás…"

Devyn sonrió con su sonrisa radiante. La que debilitó las rodillas de Elizabeth. "Cásate
conmigo."

XWPColección: Página y Facebook 262


Melissa Brayden – Bella soñadora Traducción – Martha Lo 2019

Dexter se puso de pie, con las manos sobre la cabeza y giró en círculo. "Será mejor que se
termine ahora mismo."

"Compré la casa en Sunset Hill," Devyn dijo.

"¿Qué?" No tenía sentido. “¿La que está junto al mar? No estaba en el mercado."

“Les hice una oferta deseable, y ellos aceptaron. Quiero que vivamos allí."

A su izquierda, Elizabeth vio a Jill vibrar de alegría. KC se cubrió la boca, pero incluso
eso no pudo ocultar su sonrisa.

"Sí," Elizabeth susurró finalmente, y asintió. "Me casaré contigo. Quiero vivir en esa casa
y despertarte todos y cada uno de los días.”

"Ese también es un sí de mi parte," Devyn dijo a la habitación, lo que provocó otra risa en
medio de los rostros húmedos.

Luego vino la emoción que creció como una ola gigante, ganando impulso en el océano.
Se estrelló y se extendió, culminando con un recordatorio de los sentimientos que tenía
por Devyn que comenzaron con una punzada de algo importante el día que se graduaron
de la escuela secundaria y se convirtieron en el mayor amor que alguna vez hubiera
conocido. Alcanzó a Devyn, incapaz de mantener sus manos para sí misma por un
momento más, y acercó su rostro para un beso.

"Estoy lista para un por siempre," le susurró.

FIN

XWPColección: Página y Facebook 263

Centres d'intérêt liés