Vous êtes sur la page 1sur 3

2.

Autocontrol

Es una técnica operante-cognitiva, basada en los procesos internos, donde el propio sujeto se
administra las contingencias, refuerzos. Mediante esta técnica se enseña al paciente a conocer
los principios de la conducta, para que él mismo pueda aplicarse conocimientos para
modificarlo, en lugar de depender del terapeuta. Además, se refiere a conductas concretas y a
situaciones específicas, y no a rasgos globales relacionados con el tesón, esfuerzo o fuerza de
voluntad. Para Rimm y Masters (1974), se trata de una técnica operativa, debido a que el control
se mantiene; posteriormente, según Mayor y Labrador, FJ (1988), se trata de una técnica
cognitiva.

Algunos principios

 El sujeto es el protagonista del tratamiento, el objetivo final, que es su propio terapeuta


(Labrador, FJ, Cruzado, JA y Muñoz, M, 1993).

 Buena relación de trabajo sujeto-terapeuta basada en el respeto y la confianza mutua.

 Adecuado conocimiento de las metas que hay que alcanzar con el tratamiento, por parte
del terapeuta y del sujeto.

Algunos antecedentes

 Skinner en 1953 ya hizo referencia al hecho de que una persona puede controlar su
conducta.

 Entre las primeras aplicaciones clínicas de los trabajos de Ferster, Nurnberger y Levitt
en 1962, quienes diseñan una nueva estrategia en casos de obesidad. En este mismo
año, también aparecen investigaciones de Fox sobre hábitos de estudio.

 Bandura en 1969, propone un modelo interactivo sujeto-entorno modulado por los


procesos cognitivos del sujeto.

Objetivos, ventajas y desventajas

1. objetivos: El objetivo del autocontrol es ayudar al individuo a resolver el conflicto


conductual mediante el control de contingencias que implica el incremento de la tasa
de las conductas que se desean adquirir y/o disminuir la tasa de las conductas
conflictivas o problemáticas.

2. ventajas:

 Los programas de autocontrol llevan consigo un reducido coste, y enfatizan el auto


tratamiento con los efectos beneficiosos derivados que esto implica (incremento de la
autoestima, posibilidad de generalización, etc.).

 Es una buena alternativa eficaz y económica para reducir la tasa de conducta siempre
que los programas de autocontrol estén dotados de estrategias encaminadas al
mantenimiento de la nueva conducta.

3. Desventajas:

 Se ha demostrado que los programas de autocontrol consiguen la eliminación o control


de la conducta, pero en algunos casos fracasan en el mantenimiento de los resultados.
(Bernard y Frank, 1972, citados por Fernández, J y Valero, A. 1995).
 Las creencias que el cliente tiene sobre el tratamiento influyen en el riesgo de abandono.

Cuando se utiliza y por qué

Según Rimm y Masters (1974), el terapeuta puede aplicar este tratamiento a casi todo problema
conductual, siempre y cuando el sujeto tenga la suficiente inteligencia para comprender y llevar
adelante dicho programa, pero más concretamente se deben aplicar cuando los refuerzos
externos inmediatos sean escasos o nulos, por lo que el autocontrol hace de puente hacia los
refuerzos naturales a largo plazo.

la importancia de esta técnica se basa en la existencia de muchas conductas que sólo resultan
accesibles al propio sujeto; las conductas problema suelen estar relacionadas con auto
reacciones y actividad cognitiva (pensamientos, fantasías, imágenes, etc.) no susceptibles de
observación directa; y cuando los sujetos, aun buscando ayuda, resulta difícil que altere sus
hábitos de vida, por lo que es necesario plantear una intervención que presente el cambio como
positivo y factible para el sujeto.

Fases del autocontrol

1. Introducción a la técnica

 información y motivación: se presentará la información y el proceso que el sujeto debe


de seguir y se le motivará porque él mismo llevará a cabo la técnica.

 familiarización con las técnicas: es necesario definir la conducta, familiarizarse con los
instrumentos de autocontrol, auto observación y auto registro de la misma.

2. Autoobservación y autorregistro

Lo primero que debe de hacer el sujeto es darse cuenta de lo que le ocurre. Luego, operativizar
el problema. Para ello el terapeuta deberá enseñarle a operativizar el problema y definir qué
tipo de auto observación llevará a cabo. De modo que, el terapeuta debe de motivar y enseñar
al sujeto a detectar qué condiciones propician la conducta problema.

3. Establecimiento de los objetivos

Una vez determinada la conducta problema, es necesario determinar los objetivos que el
paciente quiere alcanzar sobre la respuesta conflictiva. Según Williams, J (1991), los objetivos
deben tener las siguientes características: 1. deben ser específicas en términos operativizables
y conductuales, 2. difíciles pero realistas, 3. asociadas a fechas marcadas y 4. deben de estar
apoyadas por las personas primordiales en la vida del sujeto.

4. Autoadministración

A. Control estimular: ejercer el control sobre aquellos estímulos que están determinando
la aparición de la respuesta, interviniendo antes de que esta tenga lugar, de acuerdo a
las siguientes estrategias:

 Restricción física, encaminada a prevenir la respuesta problema.

 Eliminación o estrechamiento de estímulos, se trata de hacer desaparecer los estímulos


que provocan las conductas no deseadas.

 Restringir el número de estímulos que provocan la respuesta.

 Relajarse durante cinco minutos antes de perder el control en una situación.


B. Programación conductual: La intervención se realiza una vez la conducta se ha llevado
a cabo:

 autor reforzamiento: es cuando el propio individuo aplica las consecuencias reforzantes


a una conducta que suponga un avance.

 Autocastigo: es la autoadministración de consecuencias inversivas ante conductas


retrogradas.

 métodos encubiertos. Se caracterizan por utilizar la imaginación del sujeto para la


representación de estímulos, respuestas y consecuencias, tanto reforzantes como
aversivas. (desensibilización sistemática).

C. Auto instrucciones: Se trata utilizar de forma interna comentarios y sugerencias que


controlen la realización de la tarea, un control estimular y programación conductual.

5. Desvanecimiento y seguimiento

Después de la aplicación del tratamiento habrá un periodo de desvanecimiento en el cual, se irá


suprimiendo los refuerzos materiales y socio ambientales, para que al final solo queden los auto
refuerzos que el propio sujeto se auto administrará.

Por tanto, el objetivo final de la modificación conductual es que el control de la conducta, que
durante el proceso de tratamiento depende de las contingencias ambientales programadas, sea
gradualmente transferido al propio individuo. Esto no quiere decir que las contingencias
ambientales ya no controlarán la conducta, sino que será ahora el propio individuo quien las
programa y las ejecuta. Por ejemplo, el individuo aprende a auto reforzarse o a autocastigarse,
según se requiera. Además, administra las condiciones ambientales, de tal manera que maximiza
la posibilidad de realizar conductas adecuadas y reducir la oportunidad de las conductas
inadecuadas.

https://www.academia.edu/19678416/Autocontrol_metodos_operantes

https://es.scribd.com/doc/20929792/7%C2%BA-TECNICAS-MODIFICACION-DE-CONDUCTA