Vous êtes sur la page 1sur 27

Documento 18

http://goto.glocalnet.net/kf3/sreview3.htm

Una revisión crítica del 2º volumen de Rolf Furuli sobre la cronología:

Asiría, babilónica y la Cronología egipcia.

El volumen II de la

Cronología Asiría, babilónica, egipcia, y Persa Comparada con la

Cronología de la Biblia

(Oslo: Awatu Publishers, 2007)

Parte III: ¿Hay aproximadamente 90 “tablillas anómalas”

del período Neobabilónico?

Traducido Por David García Claussell

© Carl Olof Jonsson, Göteborg, Suecia, junio de 2008,

Hay sólo dos posibles maneras para poder extender el período neobabilónico e incluir los 20 años adicionales que son requeridos por la cronología de la Sociedad Watchtower, y, por consiguiente, de igual forma a la tal llamada “Cronología de Oslo” de Rolf Furuli: (1) Ó, ya sea, los reyes neobabilónicos conocidos gobernaron mucho más tiempo de lo que se indicó por Beroso, el Canon Real (a menudo erróneamente llamado el “Canon de Tolomeo”), y los documentos cuneiformes neobabilónicos, ó (2) hubo otros, reyes desconocidos que pertenecieron al período neobabilónico además de aquellos establecidos por estas fuentes antiguas. Virtualmente todos los argumentos presentados por los apologistas de la Watchtower como Rolf Furuli están entre una, ó, las dos de estas categorías. Sin embargo, haciendo una inspección bien detallada, los argumentos resultan ser nada mas que un aferrarse a un sofisma de su imaginación.

En el capítulo 3 de su segundo volumen sobre la cronología por Furuli, se discute sobre muchos contratos fechados (tablillas cuneiformes legales, económicas, y administrativas) existentes del período neobabilónico (626-539 AEC). Puesto que hay decenas de miles de tales tablillas fechadas que se han encontrado de éste período de estos 87 años, hay centenares de tablillas fechadas a cada uno de estos años. Sin embargo, ninguna tablilla se ha

encontrado hasta ahora que se feche a cualquiera de los 20 años que la Sociedad Watchtower le ha añadido al período. Esto crea un enorme problema para su cronología y, por consiguiente, también para la “Cronología de Oslo” por Furuli. Aun si se encontrase una ó dos

tablillas algún día con un año desigual, esto no resolvería el problema, a causa de que miles de tablillas fechadas para éste período de 20 años ya se deberían haber encontrado. Como así el propio Furuli admite: “Uno o dos hallazgos contradictorios no necesariamente destruyen una cronología que ha sido sustentada por centenares de hallazgos independientes.” (Furuli, Persian Chronology and the Length of the Babylonian Exile of the Jews, Oslo, 2003, {“La

Cronología Persa y la Longitud del Exilio Babilónico de los Judíos”}, Oslo, 2003, Pág. 22)

única explicación razonable para un par de tales tablillas desigualmente fechada sería debido a que las fechas contienen un error por el escriba.

La

Aunque ninguna tablilla de contratos se ha encontrado que le agregue algún año adicional al período neobabilónico, hay algunas tablillas que parecen agregar unos días, semanas, o —en dos casos— algunos meses a los reinados neobabilónicos conocidos. Tales fechas impares pueden crear un solapado muy corto entre el último año de un rey y el año de asentimiento de su sucesor. Furuli quien reclama que él ha encontrado “aproximadamente 90” tablillas del período neobabilónico con “fechas anómalas” (Págs. 65, 86), intenta usar tales cortos solapados para argumentar que años adicionales deben insertarse entre los dos reyes. Él dice en la página 18:

“La conclusión natural a llegar cuando las primeras tablillas del asentimiento de un rey son fechadas más temprano que las últimas tablillas del último año del predecesor, es que el año de asentimiento del sucesor no es el mismo del año de

la muerte del predecesor.

conclusión habría destruido la cronología de Tolomeo, y, por consiguiente, los

eruditos mencionados [R. H. Sack, D. J. Wiseman, S. Zawadzki] no consideran esta posibilidad la más natural.”

En el caso de Nabucodonosor II y Evil-Merodac tal

La conclusión de Furuli está muy lejos de la explicación “más natural” sobre los cortos solapados entre los reinados de algunos gobernantes neobabilónicos. Tampoco los eruditos la han rechazado porque “habría destruido la cronología de Tolomeo”, como si la popular lista de reyes pero erróneamente llamada el “Canon de Tolomeo” fuese la única o la mejor evidencia que nosotros tuviésemos sobre los reinados neobabilónicos. La mejor evidencia es proporcionada por muchos documentos que son más antiguos, incluyendo tablillas cuneiformes muchas de las cuales son contemporáneas con el propio período neobabilónico. La razón principal por qué los eruditos modernos consideran la antedicha lista de reyes, más correctamente conocida como el “Canon Real”, usada por Claudio Tolomeo y otros antiguos astrónomos tan favorablemente, es debido al hecho que está de acuerdo con la cronología ya establecida por las fuentes más antiguas, incluyendo los documentos cuneiformes contemporáneos con los períodos neobabilónicos y Persas.

Estas fuentes más antiguas incluyen las longitudes de los reinados neobabilónicos atestados por la Babyloniaca de Beroso, la lista de reyes de Uruk, y las inscripciones reales neobabilónicas; por la evidencia prosopográfica proporcionada por los documentos cuneiformes contemporáneos, junturas entrelazadas cronológicas proporcionadas por un número de tablillas contemporáneas, los sincronismos con la cronología contemporánea de la

dinastía 26 egipcia, numerosas fechas absolutas neobabilónicas establecidas por lo menos en diez tablillas cuneiformes astronómicas, y asimismo por la información bíblica sobre la longitud

del reinado de rey Nabucodonosor. (2ª Reyes 24:12; 25:27)

eruditos quienes están conscientes de esta enorme cantidad de evidencia no ven ninguna

Es bastante entendible que los

razón para aceptar la improbable explicación de Furuli de unos solapados breves de unos días, semanas, o meses entre algunos de los reinados de los gobernantes neobabilónicos.

De hecho, la mayoría de las “fechas impares” citadas por Furuli no son impares en lo absoluto. Las colaciones recientes han demostrado que la mayoría de ellas, ya sea, contenían un error del escriba ó habían sido mal leídas por los eruditos modernos, ó resultó ser un error por un copiado moderno de, la trascripción, o un error de imprenta. Furuli advierte en contra de aceptar fechas sin sentido crítico, señalando en la página 54 que: “las fechas que caen fuera de los esquemas tradicionales deben estar bien claras para ser aceptadas.” Es por eso que es necesario tener tablillas con supuestamente “fechas impares” para frescamente colacionarlas de nuevo. Furuli cita tres ejemplos de obras por eruditos de tablillas que fueron encontradas que se supo se leyeron mal por los eruditos modernos.

Desafortunadamente, el mismo Furuli no se ha aplicado su propia palabra de “advertencia en contra”, en su propia investigación. En la tabla en las páginas 56-64 él presenta un número de tablillas con figuradas fechas impares del período neobabilónico, la mayoría de las cuales, cuando recientemente se colacionaron resultaron ser que fueron mal interpretadas o mal leídas. La pregunta es, ¿por qué él ha usado estas tablillas en apoyo a su “cronología de Oslo” sin esperar que se comprobaran? Siendo que se basan en una de las revisiones radicales para la cronología establecida de uno de los mejores períodos cronológicamente establecidos en la antigüedad en lo que se refiere a las omisiones de mal lecturas e interpretaciones incorrectas de los documentos utilizados, esto no habla muy bien sobre la calidad de su investigación que ha realizado.

Primero vamos a echarle una mirada a la cronología tradicional para la dinastía neobabilónica:

Reyes

Longitudes de reinados:

Años AEC:

Nabopolasar

21 años

625-605

Nabucodonosor

43 años

604-562

Awel-Marduk

2 años

561-560

Neriglisar

4 años

559-556

Labashi-Marduk

2-3 meses

556

Nabónido

17 años

555-539

En la siguiente discusión le echaremos una mirada más de cerca a cada asentimiento de un nuevo monarca durante el período neobabilónico y los “solapados” de reinados que Furuli cree que ha encontrado.

(1) De Kandalanu a Nabopolasar

Antes de la conquista por Nabopolasar de Babilonia en el 626 AEC la ciudad y el país habían sido controlados por Asiría en la mayor parte de los 120 años anteriores. Después de la muerte del rey Asirio Esar-hadón (Esarjadón) en el 669 AEC el imperio Asirio fue gobernado por dos de sus hijos, Asurbanipal en Asiría y Šamaš-šum-ukin en Babilonia. Después de la muerte de Šamaš-šum-ukin en el 648 AEC, Babilonia fue gobernada por un rey-marioneta Asirio llamado Kandalanu quien murió a sus 21 años de reinado en el 627 AEC. Asurbanipal a juzgar por lo visto murió en el mismo año.

La muerte de Kandalanu fue seguida por un período de desorden general y guerras entre varios quienes pretendían el trono de Babilonia. Uno de ellos fue Nabopolasar, el fundador de

la dinastía neobabilónica, quien tuvo éxito librando a Babilonia del control Asirio en el 626. La

crónica babilónica BM 25127 narra sobre la transición desde Kandalanu hasta Nabopolasar:

“Por un año no hubo ningún rey en el país. En el mes de Arahsamnu [= mes VIII], el día veintiséis, Nabopolasar ascendió al trono” [= 23 de noviembre del 626 en el calendario Juliano]. (Jean-Jacques Glassner, Mesopotamian Chronicles, Atlanta:

Society of Biblical Literature, {‘Sociedad de Literatura Bíblica’}, 2004, Pág. 217)

Sin embargo, la lista de reyes de Uruk, le da el año sin rey a dos combatientes Asirios, Sin- šum-lišir, un alto oficial Asirio, y a Sin-šar-iškun, un hijo de Asurbanipal. Algunos escribas expandieron el mismo año mediante artificialmente extender el reinado de Kandalanu por otro año después de su muerte, la última de estas tablillas (BM 40039) fechándose al día 2 del mes VIII, shattu 22 kam arki Kandalanu, es decir, “año 22 después de Kandalanu”. Esta tablilla, la cual es de Babilonia, está fechada 24 días antes de que Nabopolasar fuese entronizado en esa ciudad el día 26 del mes VIII según la crónica. —J. A. Brinkman & D. A. Kennedy, “Documentary Evidence for the Economic Base of Early Neo-Babylonian Society,” [“Evidencia Documental para la Base Económica de la Sociedad Neobabilónica Antigua, Periódico de Estudios Cuneiformes,”] Journal of Cuneiform Studies, Vol. 35 (1983), Pág. 49.

A pesar de las diferentes maneras de expandir el año interregno, el año intencionado es el

mismo en todas estas fuentes y corresponde al 626. El año 1º de Nabopolasar de su reinado empezó el 1º de Nisan el próximo año, 625 AEC.

Furuli reclama que la fecha del asentimiento de Nabopolasar que es dada por la crónica babilónica, día 26 del mes VIII, se contradice por dos tablillas económicas que antes fechan su asentimiento:

“Una tablilla se fecha al día 10 del mes IV de su año de asentimiento, y otra tablilla, NCBT 557, qué probablemente es del reinado de Nabopolasar, se fecha al día ¿? en el mes II de su año de asentimiento.” (Furuli, Pág. 55)

En la nota marginal de la página 62 en la misma página Furuli señala que las figuras para el nombre real en la segunda tablilla están dañadas y “podrían referirse a Nabû-apla-iddina del noveno siglo. Sin embargo, ningún otro texto económico es tan viejo, así que Beaulieu cree

que el rey es Nabû-apla-usur. Esto se acepta aquí.” Esto crearía un solapado de aproximadamente seis meses entre la primera tablilla fechada a Nabopolasar y la última tablilla fechada al arki (“después”) de Kandalanu:

Meses

1

2

3

4

5

6

7

8

arki

 

última fecha:

Kandalanu

VIII/02/22

Nabopolasar

       

año de

ascensión

Primera fecha:

II/?/ascensión

entronizado:

VIII/26/ascensión

Éste es el primer ejemplo dónde Furuli aplica su tesis de que un solapado de unas semanas o meses entre un rey y su sucesor, que esto significa qué uno o más años adicionales deben insertarse entre los dos reyes. Él dice:

“Si nosotros tomamos el texto de la crónica que menciona un año sin el rey por su valor nominal, no hay solo uno sino dos años lunisolares entre Nabopolasar y el rey quien le precedió a él.” (Furuli, Pág. 56)

Con respecto a la lectura del nombre real en la NCBT 557 como Nabopolasar en lugar de Nabû-apla-iddina (887-855 AEC), Furuli ha malentendido a Beaulieu. Él no dice que: “ningún otro texto económico es tan viejo”. El hecho es que, se han encontrado varios textos económicos del reinado de Nabû-apla-iddina. En su portal de la red (al presente no disponible) Janos Everling lista 17 textos fechados al reinado de Nabû-apla-iddina que se habían publicado hasta el 2000. De los textos en la cual su procedencia está preservadas todos exceptúe uno es de Babilonia. La excepción, la OECT 1, pl.20f:W.-B. 10, parece ser de Uruk. Lo que Beaulieu dice es que no se han encontrado ninguna otra tablilla de Uruk sobre su reinado. (Paul-Alain Beaulieu, “The fourth year of hostilities in the land,” [‘El cuarto año de hostilidades en la tierra’], Baghdader Mitteilungen, Vol. 28, 1997, Pág. 369.) El texto fechado al día 10 del mes IV del año de asentimiento de Nabopolassar, PTS 2208, es de Uruk, y asimismo lo es también la NBCT 557 desde el 2º mes.

Si ambas de estas tablillas realmente pertenecen a Nabopolasar, todavía no hay ninguna contradicción entre sus fechas y la declaración en la crónica babilónica BM 25127 de que Nabopolasar fue oficialmente instalado en el trono en Babilonia algunos meses después. Como Beaulieu señala en el mismo artículo: “Uruk puede haber sido originalmente la base de poder de Nabopolasar, y quizás incluso su ciudad nativa.” Esto también previamente se ha argumentado por el asiriólogo W. G. Lambert. (Beaulieu, Pág. 391 + n. 56) Si la rebelión de Nabopolasar empezó en Uruk, es razonable concluir que a él allí se le reconoció primero como rey antes de que él, después de su captura de Babilonia, pudiera instalarse en el trono en esa ciudad. Ésta es una explicación muchísima más natural del “solapado” que la teoría de Furuli de que la explicación “más natural” para tales solapados es que “años adicionales” tienen que

agregársele, una explicación que está en conflicto con las demás fuentes del período y, por consiguiente, debe rechazarse.

Dos años sin rey en lugar de uno antes de que Nabopolasar, no le habría agregado, por supuesto, ningún año adicional al período neobabilónico, ya que este período empezó con Nabopolasar. La “Cronología de Oslo” de Furuli requiere que se le agreguen 20 años adicionales después del reinado de Nabucodonosor, a causa de en esta cronología empuja la desolación de Jerusalén en su 18 año hacia atrás del 587 al 607 AEC. El resultado de esto es que el reinado de 21 años de su padre Nabopolasar se empuja hacia atrás del 625-605 al 645- 625 AEC. Y esto empujaría a su vez también hacia atrás el principio del reinado de Kandalanu 20 años, del 647 al 667 AEC.

Sin embargo, tal alargamiento de la cronología, es bloqueado por la astronomía. Hay varias tablillas cuneiformes que contienen archivos de observaciones astronómicas fechadas a años de reinados específicos dentro del período neobabilónico y los precedentes. Una de esta tablilla que consiste de dos pedazos rotos son la BM 76738 y la BM 76813, tienen grabados observaciones consecutivas de las posiciones del planeta Saturno desde su primera y última aparición fechadas a los primeros catorce años de Kandalanu (647-634 AEC). El asiriólogo C. B. F. Walker, quien ha examinado y ha traducido esta tablilla, señala que ciclos idénticos de observaciones de Saturno fechados a las mismas fechas dentro del calendario “lunar babilónico más bien se repiten en intervalos de más de 17 siglos.” (Vea a C. B. F. Walker, “Babylonian observations of Saturn during the Reign of Kandalanu,” [“las observaciones babilónicas de Saturno durante el Reinado de Kandalanu”], en N. M. Swerdlow [ed.], Ancient Astronomy and Celestial Divination, [“Astronomía Antigua y Adivinación Celestial”], Cambridge, Massachusetts, y Londres: El MIT Press, 2000, Págs. 61-76.) En otras palabras, el reinado de Kandalanu se ajusta tan firmemente así por esta tablilla y no puede moverse ni hacia atrás, al revés, ni hacia delante, ni siquiera por un año, muchísimo menos 20 años.

¡Para sobreponerse de esta evidencia, Furuli argumenta que Nabopolasar no era ningún otro sino el propio Kandalanu! ¡Según esta teoría, la tablilla de Saturno mueve el reinado de Nabopolasar al revés aproximadamente 20 años y lo identifica con el reino de Kandalanu! (Furuli, Págs. 128, 129, 329-343) Esta teoría se ha discutido en su totalidad y se ha refutado en la Parte II de esta revisión.

(2) De Nabopolasar a Nabucodonosor

Según la Crónica babilónica BM 21946 (= Crónica 5 en el A. K. Grayson, Assyrian and Babylonian Chronicles [‘Crónicas Asiría y Babilónicas’], 1975, Págs. 99-102; De aquí en adelante será llamado “Grayson, ABC”) la transición de Nabopolasar a su hijo y sucesor Nabucodonosor fue una serena y sin problemas. Furuli empieza refiriéndose a esta crónica:

“Según la Crónica Babilónica 5, 9-11, Nabopolasar murió el día 8 en el mes IV de su año 21, y Nabucodonosor II ascendió al trono real en el día 1 en el mes VI en el mismo año.” (Furuli, Pág. 57)

Pero Furuli inmediatamente continúa y menciona una tablilla que aparentemente crea un problema:

“Sin embargo, puede haber asimismo algunos problemas con esta sucesión. Por ejemplo, hay una tablilla fechada después de la muerte de Nabopolasar, en el día 20 del mes V de su año 21 (PTS 2761).” (Furuli, Pág. 57)

¿Si Nabopolasar murió “el día 8 en el mes IV”, cómo una tablilla todavía pudiera fecharse a su reinado 42 días (un mes y 12 días) posteriormente, “en el día 20 del mes V”?

Infortunadamente Furuli, indudablemente accidentalmente, ha citado incorrectamente la Crónica Babilónica. La misma no dice que Nabopolasar murió “en el mes IV” sino “en el mes V”:

“Por veintiún años Nabopolasar gobernó a Babilonia. En el octavo día del mes Ab [= mes V] él murió. En el mes de Elul [= mes VI] Nabucodonosor (II) retornó a Babilonia y en el primer día del mes Elul él ascendió al trono real en Babilonia.” (Grayson, ABC, Págs. 99, 100)

La tablilla PTS 2761, entonces, está fechada, no a 42 sino a sólo 12 días después de la muerte de Nabopolasar. ¿Realmente esto viene siendo un “solapado” con el reinado de Nabucodonosor?

Cuando su padre murió, Nabucodonosor estaba ocupado con una campaña militar en Siria (y, probablemente, Palestina). Cuando él fue informado sobre la muerte de su padre, Nabucodonosor se apresuró a regresar a Babilonia tan rápido como él pudo (cruzando el desierto con unos compañeros, según Beroso). Él fue entronizado, dice la Crónica, en el 1º de Elul, es decir, 22 días después de la muerte de su padre. Puesto que la tablilla PTS 2761 está fechada 10 días antes de la coronación de Nabucodonosor, esta no da testimonio de ningún solapado entre los dos reyes. Era sólo natural que los escribas continuasen fechando sus documentos a Nabopolasar hasta que su sucesor hubiese llegado y se habría instalado en el trono.

Furuli, finalmente, hace referencia a cuatro otras tablillas que dan fecha de ambos reinados de Nabopolasar y el reinado de Nabucodonosor:

“Algunas tablillas también mencionan a ambos a Nabopolasar y Nabucodonosor:

BM 92742 menciona el mes II, año 21, de Nabopolasar, y el mes VII, año de asenso de Nabucodonosor; BM 51072 menciona el año 21 de Nabopolasar, y el año 4 de Nabucodonosor; RSM 1889.103 menciona al año 21 de Nabopolasar, y

los años 1-4 de Nabucodonosor; la BE 7447 menciona el día 24, mes XII, año de asenso de Nabucodonosor, y el año 19 de Nabopolasar.” (Furuli, Pág. 57)

Es extraño que Furuli se refiera a estas tablillas, ya que ninguna de ellas indica que hubo un solapado entre estos dos reyes. Furuli admite que: “Los datos sugieren que Nabucodonosor empezó a reinar el mismo año que su padre murió”, con todo, él todavía continúa reclamando que: “los datos arriba también pueden sugerir que hubo algún tipo de corregencia, o que huno un año entre ellos.”

Está claro que Furuli no ha verificado ninguna de estas cuatro tablillas, de la cual él también indirectamente admite, declarando en la nota 68 en la misma página (Pág. 57) que todas las tablillas se mencionan en el catálogo por D. A. Kennedy publicado en el Journal of Cuneiform Studies [‘Periódico de Estudios Cuneiformes’], Vol. 38/2, 1986, Págs. 211, 215. Solo una de las fechas en cada tablilla se refiere a la fecha de la tablilla. Las otras fechas se refieren a eventos repartidos en el texto. La última de las cuatro tablillas (SEA 7447), por ejemplo, trata con la compra de una casa en Babilonia. La tablilla es fechada al día 24 del mes XII, años de asentimiento de Nabucodonosor, pero finaliza con la información que el pago para la casa se había recibido aproximadamente dos años más temprano, en el 24 del mes VIII en el año 19 de Nabopolasar. (Eckhard Unger, Unger, Babylon, Berlin und Leipzig: Walter de Gruyter & Co., 1931, Págs. 308, 309) Nada de esto sugiere “que hubo algún tipo de corregencia” ó un año adicional entre estos reyes.

Siendo que los datos presentados por Furuli no sugieren nada de esto, su declaración es nada más que un pensamiento deseoso infundado, que es contradicho por toda la evidencia que nosotros tenemos sobre la transición del reinado desde Nabopolasar hasta Nabucodonosor.

(3) De Nabucodonosor a Evil-Merodac (Awel-Marduk)

(A) El “Libro Mayor”, NBC 4897:

Furuli trata con la transición del reinado de Nabucodonosor a su hijo Evil-Merodac en las páginas 57-59 de su libro. Él empieza haciendo un comentario sobre la tablilla cuneiforme NBC 4897, cual es un “Libro Mayor” que cubre diez años sucesivos, desde el año 37 de Nabucodonosor al 1 er año de Neriglisar. El “Libro Mayor” cual se discute brevemente en las páginas 131-133 en mi libro The Gentile Times Reconsidered, 4 th ed. ([“Los Tiempos de los Gentiles Reconsiderados”] 4ª edición en inglés” 2004; desde ahora en adelante será llamado GTR4), cubre a lo largo de un puente cronológico, entre los reinados de Nabucodonosor, Evil- Merodac y Neriglisar. Furuli, por supuesto, no puede aceptar claro testigo que es este “Libro Mayor”:

“Dentro de mi mejor conocimiento, hay simplemente una tablilla cuneiforme, la NBC 4897, cuyo contenido pueden utilizarse para argumentar que Evil-Merodac

fue el sucesor de Nabucodonosor II en su año 43, que Evil-Merodac reinó durante 2 años, y que Neriglisar fue su sucesor en su segundo año. Sin embargo, un escrutinio mas de cerca de ésta muestra que la tablilla tiene muy poco valor como un testigo cronológico.” (Furuli, Pág. 57)

Estas declaraciones contienen dos errores. Primero, hasta donde la transición de Nabucodonosor a Evil-Merodac se refiere, yo no solamente presenté una sola, sino cuatro tablillas cuneiformes diferentes, todas las cuales muestran que Evil-Merodac fue el sucesor de Nabucodonosor en su año 43 de reinado. (vea a mi libro GTR4, Págs. 129-133) Furuli ha escogido ignorarlas a todas menos a una de las cuatro tablillas. En segundo lugar, su declaración de que la NBC 4897 “tiene muy poco valor como un testigo cronológico” es falso. Sus muy pocas aserciones críticas en su próxima página (58) le sigue una referencia al “Apéndice A para un análisis detallado del contenido de la NBC 4897.” Este Apéndice con su análisis prejuiciado y conclusiones sin base alguna se examinarán críticamente en otra parte de esta revisión.

(B) Los métodos de fechados bíblicos versus los babilónicos:

Furuli lo próximo que intenta es, encontrar apoyo en la Biblia para su idea de que Nabucodonosor gobernó mucho más tiempo que 43 años. Él hace referencia a la primera captura de Jerusalén por Nabucodonosor, que la Crónica Babilónica BM 21946 fecha a su “séptimo año”. La Crónica dice que en éste año el rey de Babilonia: “acampó contra la ciudad de Judá y en el segundo día del mes Adar él capturó la ciudad (y) asió a (su) rey”, es decir, al rey Joaquín, el próximo antes del último rey de Judá. —Grayson, ABC, Pág. 102.

Puesto que el mes Adar era el 12 y último mes del año del reinado babilónico, Joaquín fue tomado prisionero por casi un mes entero antes del fin del séptimo año del reinado de Nabucodonosor.

La Biblia da una descripción similar de los mismos eventos en 2ª Reyes 24:10-12:

“En aquel tiempo subieron contra Jerusalén los siervos de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la ciudad fue sitiada. Vino también Nabucodonosor rey de Babilonia contra la ciudad, cuando sus siervos la tenían sitiada. Entonces salió Joaquín rey de Judá al rey de Babilonia, él y su madre, sus siervos, sus príncipes y sus oficiales; y lo prendió el rey de Babilonia en el octavo año de su reinado”.

Ambos archivos enfatizan que al rey de Judea se le “asió” o fue “tomado” prisionero, pero sólo la Crónica Babilónica da el mes y el día del evento, mostrando que sucedió casi un mes antes del fin del séptimo año de Nabucodonosor. Sin embargo, la diferencia más conspicua, es aquella según el libro bíblico en 2ª Reyes de que sucedió, no en el séptimo sino en el octavo año de Nabucodonosor. La mejor explicación para esta diferencia de un año es, como ya tantos eruditos han argumentado, que Judá no aplicaba el sistema del año de asentimiento sino que contaban el año de asentimiento como el primer año de reinado. (GTR4, Págs. 314- 320; También vea los detalles y la convincente discusión por el Dr. Rodger Young:

Furuli no da ninguna explicación para esta diferencia de un año entre las formas bíblica y babilónicas de contar los años de reinados sino que escoge ignorar la fecha en la Crónica Babilónica. Esto le permite que aumente el reinado de Nabucodonosor de 43 a 44 años. Él afirma:

“Jeremías 52:28-31 menciona que a Joaquín se le liberó de prisión en el año 37 de su exilio, en el año cuando Evil-Merodac se convirtió en rey. La palabra galut significa ‘exilio’, y lo más probable que el punto de partida del período de los 37 años debe haber sido cuando Joaquín llegó a Babilonia y empezó su exilio o, menos probablemente, cuando él fue capturado. Ambos eventos ocurrieron en año 8 de Nabucodonosor, y 37 años desde ese tiempo finalizarían en el año 44 del reinado de Nabucodonosor y no en el año 43 cuando se supone que él se había muerto.” (Furuli, Pág. 58. Énfasis agregado. En la nota marginal de la página 70 Furuli con aprobación cita el cálculo de J. Morgenstern de los 37 años, pero él ignora el hecho que Morgenstern sostuvo que los años de reinados judíos se contaban desde Tishri, no desde Nisan.)

Sin embargo, la diferencia de un año entre la manera babilónica y bíblica de contar los años de reinados no puede ignorarse. Como frecuentemente se ha señalado, la misma discrepancia también se encuentra en otras partes en la Biblia. Otro ejemplo es la batalla en Carquemis, cuando Faraón Necao de Egipto decisivamente fue derrotado por Nabucodonosor en el cuarto año de Rey Jehoiaquim. (Jeremías 46:2) Este “en el año cuarto de Joacim (Jehoiaquim)” se iguala con “el año primero de Nabucodonosor rey de Babilonia” en Jeremías 25:1

La misma Crónica Babilónica citada aquí arriba (BM 21946) también tiene registrado esta

decisiva batalla en Carquemis. Pero allí está fechada, no al primer año de Nabucodonosor sino al 21 y último año de su padre Nabopolasar. En ése momento todavía se dice que

Nabucodonosor es: “su hijo mayor (y) el príncipe heredero.” Después en ese mismo año

Nabopolasar murió, y Nabucodonosor lo substituyó en lo que desde aquel momento se le llama

su “año de asentimiento”, no su primer año como se hace en Jeremías. —Grayson, ABC, Págs.

99, 100.

Por consiguiente, cuando la Biblia fecha la batalla en Carquemis al primer año de Nabucodonosor, esto tiene que ser entendido como su año de asentimiento en el sistema de fechados babilónico. Y cuando la Biblia declara que a Joaquín se le tomó prisionero y se le llevó al exilio en el octavo año de Nabucodonosor, esto tiene que ser entendido como su séptimo año en el sistema de años de asentimientos babilónicos. Puesto que el exilio de Joaquín empezó en el año 7 de Nabucodonosor, el año 37 del exilio cubrió parte del año 43 del reinado de Nabucodonosor y el año de asentimiento de Evil-Merodac. Siendo que la diferencia entre los métodos bíblicos y babilónicos de contar años de reinados se toman en consideración, la Biblia y los documentos extra-bíblicos se pueden ver que están en completo acuerdo. Sólo ignorando esta diferencia es que Furuli es capaz de poder aumentar el reinado

de

Nabucodonosor de 43 a 44 años. (Para una discusión más detallada de esta diferencia, vea

mi

libro GTR4, Págs. 314-320.)

(C) Nueve supuestamente “tablillas anómalas” del año de asentimiento de Evil-Merodac

En una tabla en la página 59 (“tabla 3.3”) Furuli lista nueve tablillas del año de asentimiento de Evil-Merodac que él reclama están fechadas antes de que las últimas tablillas fechadas al reinado de su padre Nabucodonosor. Él concluye:

“Estas nueve tablillas representan fuerte evidencia en el favor de una expansión de los años del Imperio Neobabilónico.” (Furuli, Pág. 59)

La tabla empieza con cinco tablillas fechadas al mes IV y cuatro tablillas fechadas al mes V del

año de asentimiento de Evil-Merodac, seguida por tres tablillas fechadas a los meses VI, VIII, y

X del año 43 del reinado de Nabucodonosor. Si todas estas 12 fechas fuesen reales, ellas indicarían un solapado entre los reinados de Nabucodonosor y Evil-Merodac de seis meses.

Sin embargo, las tablas de Furuli, son unas totalmente engañosas. La razón principal para esto es que Furuli nunca tuvo el cuidado de cotejar las fechas con las tablillas originales, ni de pedirle a los expertos profesionales sobre los cuneiformes que le hicieran esto para él. Si él hubiese hecho esto, él habría descubierto que la mayoría de las fechas que él ha publicado están equivocadas.

Las primeras cinco tablillas en su tabla, fechadas al mes IV del año de asentimiento de Evil- Merodac, son:

Mes/día/año:

Núm. de Tabla:

IV/¿?/ascensión

BM 66846

IV

(óVI)/¿?/ascensión

BM 65270

IV/5/ ascensión

BM 65270

IV/20/ascensión

BM 80920

IV/29/ascensión

UCBC 378

Todas las tablillas están listadas excepto una, la última, en el CBT del Museo Británico, catalogo de los Vols. VI-VIII, 1986-1988. (CBT = Catalogue of the Babylonian Tablets in the British Museum. {‘Catálogo de las Tablillas Babilónicas en el Museo Británico’}) Las fechas en las tablillas de la BM se habían colacionado recientemente en el 1990, con los siguientes resultados:

BM 66846:

Cuando C. B. F. Walker en el Museo Británico colacionó la fecha de esta tablilla atrás en el 1990 él encontró que el número del día es “1”, pero que el nombre del mes está dañado y es ilegible. Por consiguiente, la tablilla no apoya la fecha que se da en la tabla de Furuli,

IV/¿?/ascensión (C. B. F. Walker, “Corrections and additions to CBT 6-8,” [‘Correcciones y sumas del CBT 6-8’], 1996, Pág. 6)

BM 65270 (listada dos veces):

¡Insólitamente, Furuli lista esta tablilla dos veces, con tres fechas diferentes! Esta confusión probablemente es debido al hecho que el mes está dañado y difícil de leer. Después de repetidas colaciones Walker afirma que “quizás es más probable que el mes es el 7 en lugar del 4.” (Una carta de Walker a Jonsson, fechada el 13 de noviembre de 1990; Cotéjese con mi libro GTR4, Pág. 323, nota 28; también vea por Walker en “Corrections” (“Correcciones”), 1996, la Pág. 5 dice: “el mes está dañado; posiblemente es el mes 7; no el mes 6 como previamente fue sugerido.”) En la Pág. 1 de sus “Corrections” (“Correcciones”) en la lista del 1996 Walker

da la siguiente advertencia:

“Noten que en los textos neobabilónicos hay siempre la posibilidad de confusión (debido a la inexactitud en la lectura o escrituras) entre los meses IV, VII y XI, entre los meses V y X, y entre los meses IX y XII. Los manuales que sugieren que estos nombres de los meses son claramente distinguibles en las escrituras cuneiformes no advierten sobre el rango de posibilidades de errores que se levantan por una escritura garabateada, defectuosa o cursiva. Las lecturas que son críticas deben ser colacionada una y otra vez para la cronología, preferiblemente por diferentes asiriólogos con experiencia trabajando con los textos neobabilónicos.”

Otro asiriólogo, Stefan Zawadzki, también colacionó la tablilla BM 65270. Él rechaza el mes 4 (IV) y traduce la fecha en la tablilla como “el quinto [día] del mes Ululu/Tašritu (¿?) [mes 6 ó 7] del año de asentimiento de Amel-Marduk, rey de Babilonia.” (Stefan Zawadzki, “Two Neo- Babylonian Documents (‘Dos Documentos Neobabilónicos’) del 562 a.C., Zeitschrift für Assyriologie, Band 86, 1996, Pág. 218)

BM 80920:

La fecha, IV/29/ascensión, que es leída por el R. H. Sack en su obra Evil-Merodac (Amel-

Marduk 562-560 a.C. [= AOATS 4], 1972, texto Núm. 56). El catálogo CBT VIII, Pág. 245, sin embargo, tiene al mes VII, y en la comprobación Walker ha encontrado que el último es lo

correcto. El mes es 7, y no 4, por lo tanto el VII/20/ ascensión, “AOAT 4 Núm. 56 tiene que ser corregido, él nos afirma. (Walker, “Corrections” (“Correcciones”), 1996, Pág. 8; también vea a

mi libro GTR4, Pág. 323, nota 28.)

UCBC 378:

La cuarta tablilla en la tabla de Furuli, la UCBC 378, fechada al “IV.29.00” en la copia por Henry

Frederick Lutz, se publicó en 1931. (H. F. Lutz, Selected Cuneiform Texts, {‘Textos Cuneiformes

Seleccionados’}, Berkeley: University of California Press, [‘La universidad de Prensa de

California de Berkeley’] de 1931, Págs. 53 + 94, 95.) El número completo del texto publicado

es “UCP 9-1-2, 29”. El número del museo al presente es el HMA 9-02507 (HMA = Hearst

Museum of Anthropology {“Museo de Antropología Hearst”). El número usado por Furuli, “UCBC 378”, era un número provisional utilizado por Lutz quien guardó las tablillas en su

oficina y utilizó su propio sistema numérico antes de las tablillas que él tradujo oficialmente se aprobaran.

Una transliteración con una traducción por R. H. Sack fue publicada en 1972 como el texto Núm. 70 en la obra de Sack sobre Evil-Merodac (obra citada Págs. 99-100). R. H. Sack no parece haber verificado la tablilla original, no obstante basó su traducción en la copia de H. Lutz. Sack, también, le da la misma fecha que Lutz, “mes de Du’uzu [mes 4], día veintinueve, año de asentimiento de Amel-Marduk, el rey de Babilonia.”

Para poder colacionar frescamente de nuevo la tablilla original, un colaborador mío le envió un correo electrónico a Niek Veldhuis, el Profesor Asociado de Asiriología de la Sección de Estudios del Cercano Oriente, en la Universidad de California, en Berkeley, y le preguntó si la fecha pudo haber sido leída incorrectamente por Lutz. En un correo electrónico fechado 3 de octubre de 2007, Veldhuis dijo:

“Le eché una miraba ayer al pedazo y usted muy bien puede estar en lo correcto. Los dos nombres del mes (4 y 7) son bastante similares en la escritura cuneiforme, uno es escrito SHU, y el otro DU6. La tablilla está corroída y la figura no está muy clara. Tengo poca experiencia en éste período — así que tendré que echarle otra mirada de nuevo, pero ciertamente no puedo excluir la lectura de DU6 (es decir, el mes 7).”

Aunque la fecha en esta tablilla, también, está dañada, y el mes muy bien puede ser 7, y no 4. La reclamación que la fecha es anómala, entonces, no puede demostrarse.

En conclusión ninguna de estas tablillas pueden demostrarse que han sido fechadas tan temprano como el mes IV del año de asentimiento de Evil-Merodac. La tablilla más antigua de su reinado con una fecha clara es la BM 75322, fechada al mes V, día 20 de su año de asentimiento, como también se muestra en mi libro GTR4, Págs. 323, 324.

¿Pero qué sobre las tres tablillas fechadas al reinado de Nabucodonosor después del asentimiento de Evil-Merodac en el mes V? Según la tabla de Furuli, estas tres tablillas están fechadas a los meses VI, VIII, y X del año 43 de Nabucodonosor:

Mes/día/año:

Núm. de Tabla:

VI/26/43

Contenau XII.58

VIII/¿?/43

Krückmann 238

X/¿?/43

BM 55806

Empezaré con la última de las tres tablillas.

BM 55806:

Atrás en el 1987 le escribí al Profesor D. J. Wiseman en Londres y le pedí que colacionara aproximadamente unas 20 tablillas desigualmente fechadas que yo había encontrado listadas entonces en el recientemente publicado por el BM el catálogo CBT VI (1987). Wiseman verificó todas las 20 tablillas y me envió sus observaciones en una carta fechada el 7 de octubre de 1987. La mayoría de las fechas resultaron ser errores modernos de impresión o de lectura. Respecto a la fecha X /¿? /43, en el 55806 Wiseman dijo que: “La lectura parece ser ab (esto fue un error por shu ¿?).”

Ab es el mes V, y Shu (SHU = Du’uzu) es el mes IV.

La tablilla también fue colacionada en el 1990 por C. B. F. Walker quien hace los siguientes comentarios en su lista de “Corrections” (“Correcciones”), la Pág. 3:

“El mes parece estar escrito como ITU.AD; el número del año es altamente

incierto, y parcialmente borrado.

el año es realmente 43 entonces el mes debe entenderse como AD = Abu.”

Pinches, CT 55, 138, copia ITU.AB = mes 10. Si

Como es mostrado por los comentarios de Walker, la fecha está severamente dañada. No sólo el día y el mes, sino también el año es altamente incierto. (¡Esto actualmente es admitido por el

propio Furuli en la página 18!)

una serie de publicaciones del BM, Cuneiform Texts from Babylonian Tablets in the British Museum (“Textos Cuneiformes de las Tablillas Babilónicas en el Museo Británico”) Vol. 55, 56, y 57 estos contienen textos económicos copiados por T. G. Pinches durante los años 1892- 1894, publicados 90 años después por las Publicaciones del Museo Británico Ltd en el 1982. Como es mostrado aquí arriba, las colaciones de la tablilla original por los especialistas modernos muestran que Pinches evidentemente leyó incorrectamente el nombre del mes, que lo más probablemente es V en lugar de X. La tablilla no puede mostrarse como una que es

fechada después del asentimiento de Evil-Merodac.

La mención por Walker de la CT 55 se refiere al volumen 55 de

Krückmann 238:

“Krückmann” se refiere al Oluf Krückmann, Neubabylonishe Rechts- und Verwaltungstexte, publicado en Leipzig 1933. También se le refiere como TuM 2/3 como lo es el Vol. 2/3 en la serie Texte und Materialien der Frau Professor Hilprecht Collection of Babylonian Antiquities im Eigentum der Universität Jena. El Vol. 2/3 contiene copias de 289 tablillas cuneiformes muchas de las cuales están fragmentadas. En una tabla cronológica las tablillas se describen brevemente, y cuando las fechas, o por lo menos partes de ellas, son legible, ellas se dan en tres columnas separadas (dando respectivamente el mes, día, y año). La Núm. 238 se lista en la página 16 como una de las tablillas fechadas a Nabucodonosor. La fecha está evidentemente muy fragmentada, puesto que Krückmann ha puesto el mes y el año dentro de paréntesis, mientras que el número del día se muestra como ilegible:

Monat

Tag

Jahr

(IX)

(42)

Como se puede ver, el número sugerido del año es “42”, y no “43”.

Así que por qué Furuli fecha la tablilla al VIII /¿? /¿43? La razón es obviamente que Furuli nunca ha consultado la obra de Krückmann. Como yo demostré en mi revisión del volumen I del trabajo de Furuli sobre la cronología antigua, la mayoría de las fechas presentadas en sus tablas simplemente se habían tomado prestadas de las listas en el portal de la red publicadas por el asiriólogo húngaro Janos Everling. Las listas de Everling (al presente no están disponible en la red) estaban basadas en trabajos que se habían publicado desde la última parte del siglo 19 y hasta aproximadamente el 2000. Las listas contienen sobre 7,000 tablillas exclusivas del período neobabilónico solamente. En la introducción a sus listas Everling explícitamente advirtió que las fechas en las listas no se habían corregido ni se habían confrontado con las tablillas originales. El resultado es que las listas de Everling contienen numerosos errores. En mi revisión del volumen I de Furuli se ha demostrado que él extensamente las había tomado prestadas de las listas de Everling sin colacionarlas, con el resultado que los errores en las listas de Everling se repitieron en las tablas de Furuli.

Esto también es verdad de las referencias de Everling a Krückmann 238, la que él mismo citó mal como sigue:

“TuM 2/3, 238. (Nbk. 43.08.o, <N.>)”

Furuli parece haber tomado simplemente las fechas de las listas de Everling sin colacionarlas y sin verificar la obra de Krückmann. Si él hubiese hecho algo de esto, él hubiese descubierto que Everling había citado incorrectamente a Krückmann 238.

Contenau XII.58:

La fecha de esta tablilla, VI/26/43, es correcta y es la última tablilla fechada del reinado de Nabucodonosor. Puesto que la tablilla conocida más antigua del año de asentimiento de Evil- Merodac se fecha al V/20/ascensión (BM 75322), el solapado entre los dos gobernantes se ha reducido de seis meses como es mostrado por las tablas de Furuli a un mes y 6 días, como así también se muestra en mi libro GTR4, la página 324. Como indiqué en la misma página, la razón para este solapado breve probablemente es debido a que antes Nabucodonosor había muerto, pero que el asentimiento de Evil-Merodac generalmente no fue aceptado inmediatamente debido a su carácter malvado. Por consiguiente, algunos escribas continuaron por unas semanas fechando sus tablillas al reinado de Nabucodonosor. Ésta es una explicación muchísima más natural del “solapado” que la idea de que “años adicionales” tienen que agregársele entre los dos reinados —una idea que está en conflicto con las demás fuentes relevantes de este período.

(4) De Evil-Merodac a Neriglisar

¿“90 tablillas anómalas”?

Como es mencionado antes, Rolf Furuli ha reclamando repetidamente, en ambos, en su libro (Págs. 65, 86) y en otras partes, que hay aproximadamente 90 “tablillas anómalas” que contradicen la cronología neobabilónica tradicional y, por consiguiente, se requiere una extensión de esta cronología. En la página 86 él declara que estas 90 tablillas se “mencionan en el capítulo 3”. Sobre una docena de las tales tablillas anómalas ya se han discutido anteriormente, nueve de las cuales se presentaron en la tabla 3.3 de Furuli en la página 59. Las colaciones reciente por los eruditos competentes han demostrado que la mayoría de ellas no tenía ninguna “fecha anómala” en lo absoluto.

La tabla más larga con tal reclamación de “fechas anómalas” sin embargo, es la Tabla 3.4 en las páginas 60-62. Empieza en las primeras dos columnas con 17 tablillas, continuamente fechadas en cada uno de los meses II, III, IV y V del 2º y último año de Evil-Merodac, la última de las tablillas fechándose al V/17/02 (mes 5, día 17, año 2). Estas fechas se siguen entonces en las próximas dos columnas por 37 tablillas, continuamente fechadas en cada uno de los meses V, VI, VII, VIII y IX del año de asentimiento de Neriglisar, la primera tablilla fechándose al V/21/ascensión, o justo cuatro días después de la última tablilla del reinado de Evil-Merodac. Esto enérgicamente indica que la transición de Evil-Merodac a Neriglisar tomó lugar en la última parte del mes V del 2º año de Evil-Merodac.

Sin embargo, Furuli también lista otras nueve tablillas que no parecen encajar en este patrón. Las primeras dos están fechadas al principio del mes, y a la iniciación del segundo mes del año de asentimiento de Neriglisar, es decir, antes de que las 17 tablillas fechadas a los meses II-V del 2º y último año de Evil-Merodac, aparentemente creando un solapado de aproximadamente cuatro meses entre ambos reinados. Normalmente, las dos primeras fechas se advertirían como anómala. ¡Pero Furuli evidentemente presupone que las dos fechas están correctas y entones cuenta a las siguientes 17 tablillas como si fuesen anómalas!

En adición, Furuli lista tres tablillas fechadas a los meses X, XI, y XII del 2º año de Evil- Merodac, es decir, después de que las 37 tablillas fechadas a los meses del V al IX de Neriglisar. Esto aumentaría el solapado entre ambos reinados a más de diez meses, desde el asentimiento de Neriglisar en el mes I a la última tablilla de Evil-Merodac fechada a principios del mes XII. ¡En lugar de considerar las tres tablillas como anómalas, Furuli cuenta las 37 tablillas precedentes del año de asentimiento de Neriglisar como que son las anómalas!

Finalmente, Furuli lista en su tabla a cuatro otras tablillas que también parecen apoyar un solapado entre los dos reinados. Dos de ellas se ubican a principio del mes V del reinado de Neriglisar y otras dos al mes VII del reinado de Evil-Merodac. Según la manera de Furuli contar, las dos últimas tablillas aumentarían el número de tablillas anómalas de los últimos

meses del último año del reinado de Evil-Merodac de 17 a 19. ¡En cuanto al número de tablillas anómalas del año de asentimiento de Neriglisar Furuli declara que hay “por lo menos

41 tablillas fechadas en el año de asentimiento de Neriglisar antes de que la última tablilla

fechada a Evil-Merodac.” (Furuli, Pág. 60) ¡Si estas 41 tablillas y también las 19 tablillas anteriores son todas contadas como anómalas, conseguiríamos 60 “tablillas anómalas” durante el solapado de Evil-Merodac/Neriglisar!

¡De modo que de nueve tablillas con aparentemente fecha impares Furuli tiene éxito creando

60 tablillas con “fechas anómalas”!

Vamos a echarle una mirada más íntima a las nueve tablillas que realmente parecen ser fechados impares. Ellas son:

Neriglisar:

 

Mes/día/año:

Núm. de la Tabla:

(1)

I/26/ascensión

AOAT 236, 97

(2)

II/04/ascensión

BM 75489

(3)

V/¿?/ascensión

BM 60150

(4)

V/06/ascensión

BM 30419

Evil-Merodac:

 

Mes/día/año:

Núm. de la Tabla:

(5)

VII/08/02

BM 58580

(6)

VII/08/02

BM 75106

(7)

X/17/02

BM 61325

(8)

XI/15/02

¿?

(9)

XII/02/03

BM 58580

No parece que el mismo Furuli haya verificado ninguna de estas tablillas ni las haya colacionado por los especialistas experimentados en los cuneiformes. Si él hubiese hecho esto, él habría descubierto que la mayoría de las “fechas impares” se esfuma.

La tablilla Núm. 1 está publicada como la Núm. 97 en un trabajo por Ronald H. Sack en su obra: Neriglissar – King of Babylon [‘Neriglisar Rey de Babilonia’] (Neukirchen-Vluyn, 1994). Ésta es la Band 236 en la serie Alter Orient und Altes Testament, cual explica la referencia a la tablilla como la AOAT 236, 97. El número en el museo es BM 60231. La transliteración y traducción por Sack de la tablilla en la página 235 revela que la figura del mes está dañada. Por consiguiente, Sack, le agrega un signo de interrogación después del nombre del mes y lo

pone adentro entre medio de corchetes: Nisanu(?)¬.

páginas 59-61 da el año, mes, y día de la tablilla como Ascensión/I/26, él omite el mes en su totalidad en su “Catalogue and Description of Datable Texts” {‘Catálogo y Descripción de Textos Datados”} en las páginas 49-54 dando el año/mes/día como “Ascensión… 25”. (Sack, Pág. 54)

Aunque Sack en una tabla en las

Para saber justamente lo dañado que estaba el nombre del mes en la tablilla, le envié un correo electrónico al Dr. Jon Taylor, Curador de la Sección del Departamento del Medio Oriente en el Museo Británico, y le pedí que me verificara la fecha. En un correo electrónico recibido el 24 de junio de 2008, él me explicó:

“Le he echado una mirada a esa tablilla, y también se la he mostrado a varias personas con más experiencia de la que yo tengo en los textos neobabilónicos. La figura en cuestión justamente no solo está dañada sino que también está dañada justo en la esquina de la tablilla, y distorsionada debido a eso. Mientras más usted la mira, más el signo podría yacer. Ninguno de nosotros ha podido decidir con certeza lo que realmente es. Yo puedo enviarle una fotografía si usted desea verla por sí mismo.”

Obviamente, no puede reclamarse que la fecha en esta tablilla realmente es anómala.

La tablilla Núm. 2, BM 75489, está publicada como la Núm. 91 en la obra de Sack sobre Neriglisar. La tablilla está claramente fechada al mes II, día 4, del año de asentimiento de Neriglisar. Esto fue confirmado por C. B. F. Walker, quien colacionó la tablilla varias veces, junto con otros dos asiriólogos, el Dr. G. van Driel y el Sr. Bongenaar, el 9 de noviembre de 1990. (Vea “Corrections” (“Correcciones”) de Walker, del 1996, Pág. 7; cotéjese en mi libro GTR4, Pág. 326, nota 33.) La fecha de esta tablilla, entonces, es claramente anómala. Si es correcta o un error del escriba, por supuesto, ya eso es otra cuestión.

La tablilla Núm. 3, BM 60150, se fecha al mes V, pero el número del día está dañado y es ilegible. Puesto que la transición entre Evil-Merodac y Neriglisar tuvo lugar entre el día 17 y el día 21 en el mismo mes (mes V), no puede demostrarse que esta tablilla está fechada más temprano, y sería erróneo reclamar que su fecha es anómala.

La tablilla Núm. 4, BM 30419, está fechada por Furuli al mes V, día 6, del año de asentimiento de Neriglisar. Ésta también es la fecha dada por R. H. Sack en su libro sobre Neriglisar (publicada como el texto Núm. 12, Págs. 150, 151.) Sin embargo, el “mes V (ITI.NE)” parece ser una lectura moderna equivocada. La tablilla se examinó en el 1990 por C. B. F. Walker

junto a otro asiriólogo el Dr. van Driel.

mes está preservado, pero ambos de nosotros estamos de acuerdo que ITI.N[E] se entiende estar fuera de la cuestión y que ITI.Z[IZ], el mes XI, puede ser la mejor deducción al momento.” (Una Carta de Walker a Jonsson, del 13 de noviembre de 1990, Pág. 2) De nuevo, la tablilla no puede demostrarse que es anómala.

Walker explica que: “Sólo el principio del nombre del

La tablilla Núm. 5 y 9, BM 58580, está listada dos veces en la tabla de Furuli, pero con dos fechas diferentes: VII/08/02 y XII/02/03. Ambas fechas están equivocadas. El Profesor D. J. Wiseman quien colacionó la tablilla en el 1987, me escribió: “No es el año 3, posiblemente es 2/2/2” (día 2, mes 2, Año 2). (Una carta de Wiseman a Jonsson, del 7 de octubre de 1987) C. B. F. Walker, en las “Corrections” (“Correcciones”), de 1996, Pág. 3, confirma la lectura de Wiseman del “2/2/2”. La tablilla, entonces, no es una anómala.

La tablilla Núm. 6, BM 75106, fechada al VII/08/02 en la tabla de Furuli, realmente se fecha al mes IV, según C. B. F. Walker, en “Corrections” (“Correcciones”), 1996, Pág. 7. La fecha no crea ningún problema.

La tablilla Núm. 7, BM 61325, fue colacionada por C. B. F. Walker, el Dr. G. van Driel y el Sr. Bongenaar el 9 de noviembre de 1990. Walker, afirma que: “El mes está ligeramente dañado, pero parece ser claramente ITI.AB (mes X) en lugar de ITI.NE (mes V). No es el día 17 como previamente se declaró.” El número del día es 19. La fecha en esta tablilla, entonces, es X/19/02. Esto necesariamente no significa que es correcto. Puede ser un error del escriba.

La tablilla Núm. 8, finalmente, se fecha al XI/15/02 en la tabla de Furuli. Furuli señala en una nota (Pág. 62, nota 79) que el número del inventario le está faltando, así que él no pudo identificarlo. Él, sin embargo, se refiere, a la tabla de W. St. Chad Boscawen en la página 52 de Transactions of the Society of Biblical Archaeology, [“Transacciones de la Sociedad de

Arqueología Bíblica”], Vol. VI (Londres, enero, 1878). La fecha que tiene allí es el día 5, y no el día 15 como está en la tabla de Furuli.

En la actualidad, una copia de esta tablilla por B. T. A. Evetts se publicó cuatro años después como la Núm. 66 en su Babylonische Texte (Leipzig, 1892). Como es mostrado en la página 3

del mismo trabajo, Evetts leyó ambos, el número del año y el nombre real diferente: ¡Él lo fecha

al XI/05/03 de Neriglisar, no de Evil-Merodac! Una transliteración y traducción de la misma

tablilla por Ronald H. Sack también han sido incluida en su reciente obra sobre Neriglissar – King of Babylon [“Neriglisar Rey de Babilonia”] (= AOAT, Band 236. Neukirchen-Vluyn:

Neukirchener Verlag, 1994), Págs. 205-206. La codificación del museo es BM 30577. Sack, quien colacionó la tablilla de nuevo recientemente confirma la lectura de Evetts. Obviamente, Boscawen había leído mal la tablilla. Su fecha no crea ningún problema.

En la discusión arriba, las supuestas 60 “tablillas anómalas” fechadas a la transición de Evil- Merodac a Neriglisar presentadas en la “Tabla 3.4” de Furuli primero se redujeron a nueve tablillas que parecían entrar en conflicto con la cronología convencional. De estas tablillas sólo dos podrían demostrarse tener fechas anómalas claras, es decir, la Núm. 2 (BM 75489), fechada al II/04/ascensión de Neriglisar y la Núm. 7 (BM 61325), fechada a Evil-Merodac, X/19/02. Este resultado es el mismo a que se llegó en mi libro GTR4 (Págs. 325-327). ¿Cómo las dos tablillas han de ser explicadas? ¿Ellas, como reclama Furuli en la página 60, “sugieren fuertemente que el año de asentimiento de Neriglisar no es el mismo año que el segundo año de Evil-Merodac, sino uno o más años deben haber pasado entre sus reinados”? Ésta ciertamente no es la conclusión correcta a llegar, puesto que esto contrariaría a muchos otros documentos del período, incluyendo a las tablillas astronómicas.

Debe notarse que las fechas en estas dos tablillas están aislada de las otras fechas en la transición entre los dos reinados. La tablilla fechada en el mes II del año de asentimiento de Neriglisar no es seguida por ninguna tablilla fechada a su reinado en los próximos dos meses,

III y IV, entre tanto nosotros tenemos varias tablillas fechadas a todos los meses de su año de

asentimiento desde el mes V en adelante. Similarmente, tenemos varias tablillas fechadas publicadas y no publicadas a cada uno de los meses de reinado de Evil-Merodac hasta el mes

V de su 2º año, mientras la tablilla del mes X de su 2º año es una fecha aislada que apareció

cinco meses después. Normalmente, deberíamos tener varias tablillas de cada uno de los cuatro meses entre el V y X fechada a su reinado, pero nosotros no tenemos ninguna. ¿Qué nos indica esto?

El Dr. G. van Driel, en su discusión sobre la primera de las dos tablillas (AOAT 236, 91 = BM

75489), dice:

“El texto de Sippar R. H. Sack, Neriglisar Núm. 91, fechado al 4 II año de asentimiento, haría pensar en un considerable solapado con el precedente rey Awil-Marduk, a quien los textos de Sippar más tarde (listados por Sack, Pág. 26, nota 19) son fechados. Un error en la fecha del AOAT 236, Núm. 91 es la solución más fácil. Debe notarse que la lista de reyes de Uruk (J. J. A. van Dijk, UVB 18 [1962] Págs. 53-60 el anverso 9) le da a N. 3 años y 8 meses lo que excepcionalmente podrían referirse al actual reinado y no a un reinado que empieza con el principio del primer año completo. —G. van Driel en el Reallexikon der Assyriologie und Vorderasiatischen Archäologie, Band 9 (Berlin, New York:

Walter de Gruyter, 1998-2001), Pág. 228. Énfasis agregado. (Cotéjese los comentarios similares en mi libro GTR4, Págs. 326, 327. En la nota 35 en la Pág. 327 también se discute una solución alternativa.)

La explicación más fácil y más natural, entonces, es que las dos fechas impares son errores del escriba. Pero como el propio Furuli admite en su primer volumen sobre la cronología: “Uno o dos hallazgos contradictorios no necesariamente destruyen una cronología que ha sido sustentada por centenares de hallazgos independientes.” (Rolf Furuli, Persian Chronology and the Length of the Babylonian Exile of the Jews, Oslo, 2003, {“La Cronología Persa y la Longitud del Exilio Babilónico de los Judíos”}, Oslo, 2003, Pág. 22) Esto es ciertamente verdad de las dos tablillas anómalas discutidas anteriormente.

(5) De Neriglisar a Labashi-Marduk

En la Tabla 3.5 en la página 62 de su libro Furuli presenta diez tablillas cuales él reclama solapan el final del reinado de Neriglisar con los reinados de los últimos dos reyes en el período neobabilónico, su hijo Labashi-Marduk y Nabónido. Las fechas en las cuatro últimas tablillas del año 4 del reinado de Neriglisar listadas en la tabla son:

Mes/día/año:

Núm. de la Tabla:

I/02/04

BM 41401

I?/06/04

YBC 3433

II/02/04

BM 30334

II/01/04

¿?

Las dos tablillas más antiguas del reinado del sucesor de Neriglisar, Labashi-Marduk, están fechadas al I/11+/ascensión (Pinches 55, 432 = BM 58432) y al I/23/ascensión (NBC 4534) que parecen ser de unas semanas más tempranas que las dos últimas tablillas del reinado de Neriglisar en la tabla arriba, BM 30334 y “¿?”. Furuli afirma:

“La primera tablilla del reinado de Labashi-Merodach está fechada al día 11+ del mes I de su año de asentimiento, pero esto no puede armonizarse con la tablilla fechada al mes II del año 4 de Neriglisar.”

Sin embargo, la fecha de la BM 30334 en la tabla de Furuli, está equivocada. Una copia de la tablilla por B. T. A. Evetts se publicó primero como la Núm. 69 en el Babylonische Texte

(1892). En una tabla en la página 3 él muestra que la fecha es el I/02/04. La fecha en la tablilla fue colacionada y confirmada por Ronald H. Sack, cuya transliteración y traducción de la tablilla aparece en la página 208 de su obra Neriglissar – King of Babylon [‘Neriglisar Rey de Babilonia’] (1994). La fecha no crea ningún solapado entre ambos reinados.

Infortunadamente, la última tablilla en la tabla de Furuli sobre Neriglisar, fechada al II/01/04, no tiene ningún número. Como Furuli admite en la página 63 que él ha sido incapaz de poder identificar la tablilla y verificar su fecha. Él encontró la fecha en un viejo artículo por F. H. Weissbach que se publicó en el Zeitschrift der Deutschen Morgenländischen Gesellschaft, Band 62, 1908, página 630. Pero Weissbach no da ninguna referencia adicional. La fecha probablemente ha resultado ser equivocada. No fue incluida por R. A. Parker y W. H. Dubberstein en su Babylonian Chronology 626 B.C. – A.D. 75 (1956), [‘Cronología Babilónica del 626 a.C., al 75 d.C. (1956) en inglés], tampoco se ha hecho referencia a ella en los artículos posteriores sobre Neriglisar ni en las obras de R. H. Sack en este regente. La fecha tiene que ser rechazada hasta que Furuli pueda demostrar su exactitud. La conclusión en la página 327 de mi libro (GTR4), por consiguiente, todavía se mantiene:

“Las dos últimas tablillas conocidas del reino de Neriglisar están fechadas al I/2/4 (12 de abril de 556 a. E.C.) y al I?/6/4 (16 de abril). La primera tablilla conocida del reinado de su hijo y sucesor, Labashi Marduk, está fechada al I/23 ascensión (3 de mayo de 556 a. E.C.), es decir, al veintiuno, o posiblemente sólo diecisiete días después. Estas fechas no crean ningún solapado entre ambos.”

(6) De Labashi-Marduk a Nabónido

Según la Tabla 3.5 de Furuli, la última tablilla del reinado de Labashi-Marduk está fechada al III/12/ascensión, mientras la tablilla más temprana del reinado de su sucesor Nabónido está fechada al mes anterior, el II/15/ascensión:

Las dos últimas tablillas del reinado de Labashi-Marduk:

Mes/día/año:

III/11/ascensión (= 19 de junio)

III/12/ascensión (= 20 de junio)

Núm. de la Tabla:

YBC 3817

Evetts, Lab. Núm. 1 (PD Pág. 13)

Las dos tablillas más antiguas del reinado de Nabónido:

Mes/día/año:

II/15/ascensión (= 25 de mayo)

III/18/ascensión (= 26 de junio)

Núm. de la Tabla:

Clay 1908, 39 (= BE VIII, 39)

Strassm. 1889, 1 (= Nbn 1)

A primera vista estas tablillas parecen mostrar un solapado de 26 días entre ambos reinados. Pero un examen más íntimo de los textos muestra que éste no es el caso si la procedencia de las tablillas se toma en consideración.

La lista de reyes de Uruk acredita a Labashi-Marduk con un reinado de sólo tres meses, lo que es confirmado por las tablillas de contratos contemporáneas, las que están fechadas sólo a (las partes de) los meses I, II, y III. Según Beroso se tramó en contra de él y se le mató debido a su inicuo comportamiento. La rebelión empezó casi inmediatamente después de su asentimiento, evidentemente antes de que él hubiese tomado control de todo el reinado. Ésta conclusión es apoyada por el hecho de que las tablillas fechadas a su reinado vienen de sólo cuatro lugares:

Babilonia, Uruk, Sippar, y (una tablilla) Borsippa.

La tablilla más antigua fechada a Nabónido es de Nippur. Ninguna de las tablillas fechadas a Labashi-Marduk es de esa ciudad. Y las últimas tablillas fechadas a él de Babilonia, Uruk, Sippar, y Borsippa son todas más antiguas que las tablillas más tempranas de estas ciudades fechadas a Nabónido. No hay ningún solapado así entre los dos reyes en ninguno de estos lugares. El profesor Wolfgang Röllig concluye:

“Ambos, entonces, han gobernado, o hecho reclamación al trono, al mismo tiempo, aunque en diferentes lugares.” —W. Röllig en Reallexikon der Assyriologie und vorderasiatischen Archäologie, Band 6 (Berlín y Nueva York, 1980), Pág. 409. Énfasis agregado. (cotéjese también GTR4, Págs. 327, 328)

Esto se muestra en la siguiente tabla:

 

Nippur

Babilonia

Uruk

Sippar

Borsippa

Labashi-

 

II/22/ascensión

III/11/ ascensión

III/12/ascensión

II/26/ascensión

Marduk,

últimas

---

       

tablillas

(= 1 de junio)

(= 19 de junio)

(= 20 de junio)

(= 5 de junio)

       

III/18/ascensión

 

Nabónido,

II/15/ascensión

IV/06/ascensión

III/23/ascensión

*

VII/27/ascensión

tablillas

antiguas

(= 25 de mayo)

(14 de julio ¿?)

(= 1 de julio)

(= junio 26)

(= 31 de Oct.)

* El PD en la Pág. 13 menciona un texto, el VAS VI 65, fechado al III/01/ascensión (9 de junio

del 556) de Nabónido. Aunque Sippar no se menciona en el texto, se informa que la inscripción se encontró allí. Es una inscripción de un edificio. Aunque no lleva ninguna fecha, F. X. Kugler

(Sternkunde und Sterndienst in Babel, II:II:2, 1924, Págs. 405-408) argumentó que describe un trabajo de la restauración hecho en Sippar el día 1, mes III de Nabónido de su año de

asentimiento en adelante.

cuidadoso estudio muestra que los trabajos de la restauración tuvieron lugar en Sippar “en el segundo, el décimo, y el decimosexto año de Nabónido”, pero no en su año de asentimiento.

(Beaulieu, en el The Reign of Nabonidus, King of Babylon 556-539 B.C., [‘El Reinado de Nabónido, Rey de Babilonia 556-539 a.C.’] New Haven and London: Yale University Press, 1989, Pág. 6. Cotéjese su Tabla 2 en la Pág. 42.)

Este punto de vista es rechazado por P. -A – Beaulieu, cuyo

La reclamación de Furuli (Pág. 63), de que “apenas podemos evitar la conclusión que hubo uno

o más años entre Neriglisar y Nabónido”, no tiene ningún fundamento fehaciente. El supuesto

solapado entre Neriglisar y Labashi-Marduk está basado en una lectura equivocada de las tablillas, y los “solapado” de Labashi-Marduk/Nabónido, y que desaparecen en el nivel local, se explican fácilmente por las circunstancias políticas que llevaron a Nabónido al trono.

(7) De Nabónido a Ciro

De acuerdo con la Crónica de Nabónido (traducida por A. K. Grayson como Crónica 7 en su Assyrian and Babylonian Chronicles, (“Crónicas Asirías y Babilónicas”), Locust Valley, Nueva York,: J.J. Augustin Publisher, 1975, Págs. 104-111), Babilonia fue capturada por el ejército de Ciro el día 16 de Tishri (= mes VII), evidentemente el año 17 del reinado de Nabónido (= 11/12 de octubre de 539 AEC; el año está dañado y es ilegible). Esta fecha, entonces, marca el fin del reinado de Nabónido. El propio Ciro entró en Babilonia el día 3 del mes VIII, Arahsamnu (=

el 28/29 de octubre). La tablilla más antigua existente del reinado de Ciro (CT 57:717) está

fechada al día 19, del mes VII (Tishri) de su año de asentimiento, es decir, tres días después de la caída de Babilonia.

Sin embargo, Furuli, intenta sostener que Nabónido pudo haber gobernado por más mucho tiempo que 17 años. Él reclama que: “Hay algunas tablillas anómalas d[ó]nde los reinados solapados existen, pero las fechas de dos [de] estas tablillas se explican en el ad hoc por P&D, como muestra las notas marginales.” (Furuli, pág. 63) Como se demostrará aquí debajo esta acusación es falsa.

En la Tabla 3.6 en las páginas 63 y 64 que él presenta cuatro tablillas que él reclama se fechan

a Nabónido después de la caída de Babilonia en la VII/16/17:

Mes/día/año:

Núm. de la Tabla:

VII/10/17

Strassm. Nab 1054

IX/xx/17

Strassm. Nab 1055

XII/17/17

CT 57.168

VI/06/18

Contenau 1927, 122

La primera fecha contiene un error de mecanografía y debe ser VIII/10/17. Ciertamente, ha sido conocido desde el 1990 que ninguna de estas cuatro tablillas contiene fechas anómalas, y es bien asombroso y trascendental que Furuli no supiese esto. Por ejemplo, todas las fechas se discuten en mi libro. Por consiguiente, todo lo que yo puedo hacer es repetir la información que está presentada en mi libro GTR4 en las páginas 356-358 y en la nota 62 en la página 120:

“VIII/10/17” (Strassm. Nab 1054 =BM 74972):

Como Furuli explica en la nota 84, el PD rechazó esta fecha porque “la figura del mes está sombreada” en la copia de J. N. Strassmaier del texto publicado en 1889. (PD = Parker & Dubberstein, Babylonian Chronology, 1956, Pág. 13; la tablilla está listada como la Núm. 1054 en J. Strassmaier, Inschriften fon Nabonidus, König von Babylon, Leipzig, 1889) Ellos tenían buenas razones para hacer esto, ya que F. H. Weissbach quien colacionó la tabilla en 1908, explicó que el nombre del mes era muy altamente incierto y “en todo caso no era Arahsamnu” (mes VIII).

Realmente, aquí hay algo más que un error serio con la fecha. Atrás en el 1990 yo le pedí a C. B. F. Walker en el Museo Británico que le echara otra mirada a la fecha en esta tablilla en la original. Él hizo esto junto con dos otros asiriólogos. Todos ellos estuvieron de acuerdo que el año es 16, y no el 17. Walker afirma que:

“En el texto de Nabónido Núm. 1054 mencionado por Parker y Dubberstein en la Pág. 13 y Kugler, SSB II 388, hemos colacionado esa tablilla (BM 74972) y estoy satisfecho que el año es el 16, no el 17. También ha sido verificada por el Dr. G. Van Driel y el Sr. Bongenaar, y ellos, ambos, están de acuerdo conmigo.” —Una carta de Walker a Jonsson, fechada el 13 de noviembre de 1990;

“IX/xx/17” (Strassm. Nab 1055):

Este texto no da ningún número para el día, la fecha aquí arriba simplemente se da como “Kislimu [= mes IX], año 17 de Nabónido”. De hecho, el texto, contiene cuatro fechas diferentes de este tipo, en el siguiente desorden cronológico: Meses IX, I, XII, y VI del “año 17 de Nabónido”. Ninguna de estas fechas se refiere al tiempo cuando la tablilla fue hecha. Tal fecha realmente le falta a la tablilla. Como F. X. Kugler explicó, la tablilla pertenece a una categoría de textos que contienen las fechas de instalación o las fechas de entregas (maššartum). (F. X. Kugler, Sternkunde und Sterndienst in Babel, Vol. II:2, 1912, Págs. 388, 389) Tales fechas se dan por lo menos con un mes, y a menudo con varios meses de antemano. Por eso es que Parker & Dubberstein, declaran que “esta tablilla es inútil para los propósitos de fechados.” (Parker & Dubberstein, Babylonian Chronology, [“Cronología babilónica”] Pág. 14) Como se muestra por su contexto, el Núm. 1055 cual es un texto

administrativo que da las fechas para las entregas de ciertas cantidades de cebada en el año

17 de Nabónido. —P

Estudios del Cercano Oriente’] Vol. 52:4 (1993), Págs. 256, 258.

A.

Beaulieu en el Journal of Near Eastern Studies, [‘Periódico de

“XII/17 /17” (CT 57.168 = BM 55694):

Esta tablilla se copió por T. G. Pinches en el 1890 y finalmente se publicó en 1982 como CT (CT 57:168 = Cuneiform Texts from Babylonian Tablets in the British Museum, Part. 57, 1982,

No. 168) {CT 57:168 = Textos Cuneiformes de las Tablillas Babilónicas en el Museo Británico,

Parte. 57, 1982, Núm. 168}

) 19/12/13+” (= día 19, mes 12, año 13+).+). (Erle Leichty, ed., Catalogue of the Babylonian Tablets

in the British Museum [CBT]{“Catálogo de las Tablillas Babilónicas en el Museo Británico”} ,

Vol. 6, 1986, Pág. 184 [82-7-14, 51])

dañados y sólo son parcialmente legibles. “Nb (-)” muestras que el nombre real empieza con “Nabu –”. Esto podría referirse ya sea a Nabopolasar, Nabucodonosor, ó Nabónido. Si es Nabónido, el número del año dañado, “13+”, puede referirse a cualquier año entre su año 13 y 17.

También se lista en el CBT 6, Pág. 184, dónde la fecha se da como “Nb (-

Evidentemente el nombre real y el número del año están ambos

“VI/06/18” (Contenau 1927, 122):

Esta tablilla se copió por G. Contenau y se publicó como la número 121 (el “122” en la tabla de Furuli es un error) en su trabajo Textes Cuneiformes, Tomo XII, en Contrats Néo-Babyloniens,

I. (París: Librarie Orientaliste, 1927), PL. LVIII. La línea 1 da la fecha como “VI/6/17,” pero cuando se repite en la línea 19 en el texto se da como “VI/6/18.” (Parker y Dubberstein Pág. 13) asumen que es “un error ya sea del escriba o un error por Contenau.” El asunto fue

resuelto por el Dr. Béatice André, quien por petición mía cotejó el original en el Louvre Museum [‘Museo de Louvre’] en París en el 1990, y afirma: “La última línea tiene, al igual que la primera, el año 17, y el error viene de Contenau.”—Carta de André a Jonsson, del 20 de marzo de

1990. (Vea mi libro GTR4, Pág. 120, nota 62)

Uno también podría mencionar otros, errores similares en la página 117 en el último Catálogo CBT (M. Sigrist, R. Zadok, y C. B. F. Walker [eds.], Catalogue of the Babylonian Tablets in the British Museum, [“Catálogo de las Tablillas Babilónicas en el Museo Británico”], Vol. III, Londres: The British Museum Press {‘Prensa del Museo Británico’}, 2006), dónde texto 486 (= BM 26668) está fechado al “Nbn 18/III/18” (= día 18, mes III, año 18). En mi petición al Dr. Jonathan Taylor, quien es el Curador en la Sección del Departamento del Medio Oriente en el Museo Británico, colacionó la tablilla. En un correo electrónico fechado el 15 de enero de 2008, él me explicó:

“Un año 18 para Nabónido sería de hecho muy interesante. Desafortunadamente, el 18 se trata de tipo aquí y la tablilla simplemente está fechada al año 8.”

Ninguna de las cuatro tablillas listadas por Furuli tiene una fecha anómala. Por consiguiente, ninguna de ellas puede hacer “sugerir que hubo uno o más años entre Nabónido y Ciro, o que los años del reinado de Nabónido pudieran calcularse en cierto modo diferente del cual es esperado.” (Furuli, Pág. 63)

Resumen

Si un erudito cree que es posible presentar una revisión radical de la cronología de la antigüedad generalmente aceptada, de un período histórico bien conocido, él ó ella deben poder presentar evidencia bien fuerte sobre esto, y él ó ella tienen que tener mucho cuidado de verificar si la evidencia, de él ó ella, que es válida, antes de que se publique. Furuli no ha hecho nada de esto. Su reclamación de que hay “aproximadamente 90 tablillas anómalas” del período neobabilónico es demostrablemente falsa. Y se ha demostrado que la mayoría de las fechas anómalas que él cita no son anómalas en lo absoluto. Las colaciones recientes han demostrado que la mayoría de ellas, ya sea, contenían un error del escriba ó habían sido mal leídas por los eruditos modernos, ó resultó ser un error por un copiado moderno de, la trascripción, o un error de imprenta.

La pregunta es, ¿por qué Furuli ha utilizado tales tablillas en apoyo a su “cronología de Oslo” sin esperar que se colacionaran? Siendo que se basan en una de las revisiones radicales para la cronología establecida de uno de los mejores períodos cronológicamente establecidos en la antigüedad en lo que se refiere a las omisiones de mal lecturas e interpretaciones incorrectas de los documentos utilizados, esto no habla muy bien sobre la calidad de su investigación realizada.

Regresar