Vous êtes sur la page 1sur 2

Pregunta: Explique de qué factores depende la calificación de los bonos de una compañía

RESPUESTA: La calificación de un bono es un puntaje que se les otorga para describir su calidad
crediticia. Las agencias que ofrecen servicios de calificación independientes, como Standard &
Poor’s y Moody’s, proveen evaluaciones de la solidez financiera de un emisor de bonos, o su
capacidad para pagar el capital e interés de un bono de manera puntual. Las calificaciones de bonos
se expresan en letras que van desde “AAA”, la calificación más alta, hasta “D”, la calificación más
baja. Las distintas agencias calificadoras usan las mismas letras en sus calificaciones, aunque
recurren a diversas combinaciones de mayúsculas y minúsculas, así como a otros modificadores,
para diferenciarse entre sí.

Los bonos pueden complementar una cartera existente al aumentar la diversificación y ayudar a
amortiguar las pérdidas después de bajas en los mercados accionarios. Aunque los bonos por lo
general se consideran inversiones de bajo riesgo, eso no indica que no hay riesgos asociados con
ellos.

El riesgo de las tasas de interés: es el más común. Cuando las tasas de interés suben, el valor de
mercado de bonos en circulación baja, y viceversa. Los titulares de bonos quizás se vean obligados
a vender sus bonos existentes a descuento si desean comprar nuevos bonos.

El riesgo de incumplimiento: es el riesgo de que el emisor del bono no pueda pagar el interés o el
capital.

Pregunta: ¿qué sucede con la oferta de bonos, el precio de estos y su rendimiento en el mercado, sí
como consecuencia de una recesión disminuyen los impuestos y aumentan las necesidades de
financiar el déficit fiscal de la deuda?

RESPUESTA: Los bonos y obligaciones son instrumentos financieros de renta fija con un plazo de
vida inicial superior a 18 meses. Pueden adoptar diferentes modalidades. Podemos encontrarnos
bonos cupón 0 o con cupones periódicos, fijos o variables, diferentes precios de amortización,
opciones de convertibilidad, prelación de derechos en caso de liquidación, o las garantías ofrecidas
entre otras. También podemos encontrar bonos y obligaciones simples, obligaciones subordinadas
–que a efectos de prelación de créditos, se sitúan detrás de todos los acreedores comunes-, bonos
y obligaciones indiciados, referenciados o indexados –cuya rentabilidad se halla ligada a la
evolución de un índice, cesta de acciones,etc.-

En función del plazo de emisión, el mercado denomina bonos a aquellos activos emitidos entre 18
meses y 7 años, denominando obligaciones a los emitidos a plazos superiores

Las altas tasas de inflación producen que la demanda de bonos caiga porque la inflación produce
menores tasas de interés y del retorno de la inversión. También aumenta la oferta de bonos. La
demanda de bonos también se reducirá cuando los bonos tienden a ser más riesgosos que otras
inversiones y cuando los bonos se vuelven difíciles de vender. La demanda aumentará cuando la
riqueza en la economía aumenta, haciendo que la gente invierta más dinero en bonos, sin
importar el precio.
Quien desea invertir en bonos – o en fondos que invierten en estos instrumentos - debe
considerar que el precio presenta volatilidad. Entre otras características, debe tener en cuenta que
a mayor riesgo, esta volatilidad (del precio) será mayor.

Recesión disminuyen los impuestos y aumentan las necesidades de financiar el déficit fiscal de la
deuda? Se entiende por recesión una caída significativa de la actividad económica que acontece
en el conjunto de la economía y para un número suficiente de meses, y que se resulta visible en
términos de producción, empleo, renta real, y otros indicadores. La recesión comienza cuando la
economía alcanza su máximo y termina cuando alcanza su mínimo. Entre el mínimo y el máximo,
la economía se halla en expansión.

Disminuir los impuestos, se puede esperar que el resultado sea opuesto al primer escenario, es
decir, que la productividad y el consumo mejoren incrementando los ingresos que tributan, lo que
conllevaría un aumento de los ingresos fiscales del país. Y precisamente de esa forma es que se
busca incentivar la inversión extranjera, que dependiendo de la forma en que se gestione puede
ser positiva o no tanto, y de hecho hay países que han alcanzado un alto nivel de desarrollo por
esa vía, y otros sólo llegaron convertirse en proveedores de materia prima y mano de obra tan
barata que raya en la esclavitud.