Vous êtes sur la page 1sur 6

LA PLANEACIÓN ESTRATEGICA EN EL PROCESO

ADMINISTRATIVO

La Planeación Estratégica es una herramienta que funciona por


excelencia en la Gerencia, consiste en la búsqueda de una o más
ventajas competitivas de la organización, permitiendo crear o
preservar sus logros, todo esto en función de la misión y de sus
objetivos, del medio ambiente, sus presiones y de los recursos
disponibles, por lo tanto, todo directivo debe comprender su
naturaleza y realización para asegurar el éxito de la empresa.

Básicamente, la importancia de una planeación estratégica radica


en identificar sistemáticamente las oportunidades y los peligros que
surgen en el futuro. Estos, combinados con otros datos importantes,
proporcionan la base para que una empresa tome mejores decisiones
en el presente para explorar las oportunidades y evitar un desastre
inevitable.
El objetivo del proceso de planeación estratégica es clave para
impulsar la productividad de toda organización, por lo tanto contar con
un sistema innovador y estratégico dirigido por la alta dirección,
puede asegurar el crecimiento orientado hacia el objetivo de ser líder
en la competitividad del mercado.

CARACTERISTICAS DE OPORTUNIDADES:

Esta herramienta permite a las organizaciones prepararse para


enfrentar las situaciones que se presentan en el futuro, ayudando con
ello a orientar sus esfuerzos hacia metas realistas de desempeño, por
lo cual es necesario conocer y aplicar los elementos que intervienen
en el proceso de planeación.

Sin embargo el mayor problema al que se enfrenta los


emprendedores es el no saber realizar un plan de negocio efectivo,
que ocurre mayormente cuando no se tiene el modelo o guía básica
de conocimiento del mercado, y cuando no se realiza una propuesta
de valor, aquello que lo diferencia de los competidores, es por eso
que una mala planificación es la principal causa de muerte de una
pequeña, y mediana empresa.

RIESGOS QUE SE DEBEN EVITAR:

1. PÉRDIDA DE OPORTUNIDADES. Para alcanzar las


metas corporativas y crecer, es necesario identificar las
oportunidades. Generalmente, esas oportunidades tienen una
ventana de tiempo dentro de la cual pueden lograrse. Sin una
planificación, te arriesgas a pasar por alto fechas límites de alguna
coordinación de mercadeo o realizar un evento que puede ser
crucial para la empresa.
2. INCUMPLIMIENTO DE METAS. Debido a la falta de un
plan de acción para alcanzar las metas trazadas, los empleados no
sabrán asignar un valor de importancia a sus tareas, en cuanto al
aporte de su trabajo, en objetivo a la visión y misión
empresarial. Para cumplir consistentemente con las metas
corporativas, es necesario que todos los trabajadores cuenten con
una dirección clara y concisa. Esta dirección no debe limitarse a
grandes proyectos, por ello conviene dividir las metas y tareas, para
facilitar su cumplimiento.

3. DESVENTAJA COMPETITIVA. Para tener una estrategia


sólida y mantenerte competitivo, es necesario planificar y
organizarse. Cuando se cuenta con el conocimiento adecuado
sobre el mercado y conoces a tus clientes, logras ventajas
competitivas que te mantendrán en la cima. Es importante tener en
claro que nada de esto ocurre por casualidad ni llega
inesperadamente. Si no se planifica, se estará en el lado opuesto
al éxito.

IMPLEMENTACIÓN DE ESTRATEGIAS:

Para implementar estrategias a una organización se debe tener


presente establecer objetivos anuales, idear políticas, motivar a los
empleados y asignar recursos, de tal manera que permitan ejecutar
las estrategias formuladas, que respectivamente formaran parte de la
etapa activa de la administración estratégica.

La implementación estratégica se divide en 4 componentes


principales:
1. Las estrategias de penetración en el mercado: estas son
orientadas a que los productos que ofrecen las organizaciones
tengan mejor acogida entre sus clientes actuales.

2. Las estrategias de desarrollo del mercado: consisten en la


búsqueda de nuevos clientes para los productos que tiene la
empresa.

3. Las estrategias para el desarrollo de productos: permitirá


ofrecer a sus clientes.

4. La diversificación: consiste en investigar sobre nuevos productos


que se dirijan a clientes que no se tienen en este momento.

Es importante tener en cuenta que para seleccionar las estrategias,


toda organización debe centrarse en la consecución de las metas
básicas planteadas en la misión y visión empresarial.

VENTAJAS COMPETITIVAS:

Todas estas herramientas utilizadas adecuadamente en la


ejecución de una buena planeación administrativa, cualquier
empresa tendrá una ventaja competitiva única y sostenible respecto
a sus competidores, y dicha ventaja le permitirá obtener mejores
resultados y, por lo tanto, tener una posición competitiva superior en
el mercado.

Existen una multitud de fuentes para generar tipos de ventajas,


como por ejemplo la ubicación de la empresa, innovaciones en los
productos que fabrica, como también el servicio de calidad que
ofrecen en costes de producción entre otras.
Hay dos grupos principales que permiten construir estas ventajas
competitivas:

Liderazgo en costes: El objetivo es seguir una estrategia que te


permita reducir los costes sin disminuir la calidad del producto
ofrecido. En este caso la empresa logra obtener los costes de
producción más bajos que sus competidores para ofrecerlo al
mercado. Siempre existen y existirán clientes, cuya principal variable
de decisión de compra sea el precio más económico, obviando otros
atributos como la calidad o el servicio.

Diferenciación: En esta se dispone de características que no


poseen los productos competidores que te permite elevar el precio de
venta, obviamente siempre y cuando sean apreciadas y valoradas por
los clientes. De nada servirá añadir características únicas a los
productos, si no existen clientes dispuestos a pagar por ellas.
En conclusión, se afirma que la planeación estratégica es el proceso
administrativo que permite desarrollar y mantener una relación viable
entre los objetivos, y los recursos de la organización, así como
también evidenciar oportunidades cambiantes del mercado.
Teniendo como objetivo modelar y remodelar los negocios y
productos de la empresa, de manera que se combinen para producir
un desarrollo de utilidades satisfactorias.

Esto finalmente conllevara a la organización a ser la parte activa,


en lugar de reactiva, en cuanto a la proyecciones de su futuro, es
decir, la organización puede emprender actividades e influir en ellas
y, por consiguiente, puede controlar su destino. Tener un plan
estratégico sin duda Proporcionara una mejor dirección que guiará la
misión, los objetivos y las estrategias de cualquier empresa, pues
facilita el desarrollo de los planes para cada una de sus áreas
funcionales.

Por ello es importante que los pequeños empresarios, los directores


ejecutivos, los presidentes y los gerentes de muchas organizaciones
lucrativas y no lucrativas, sepan administrar sus planes estratégicos
pues estas les proporcionaran buenos beneficios de crecimiento a la
organización en que laboran.