Vous êtes sur la page 1sur 4

Remedios Naturales para Dormir

1. PLANTAS Y AROMAS TRANQUILIZANTES

 Muchas plantas tienen propiedades tranquilizantes y somníferas: tilo,


amapola, valeriana, pasionaria (salvia pasiflora), espino blanco,
azahar… Tómalas en forma de infusión, extracto (gotas) o cápsulas
que se ingieren con agua.
 Ciertas fragancias pueden ayudarte a conciliar el sueño: lavanda,
violeta, tilo, mirto… Las hojas o flores puedes conservarlas en una
bolsita que sujetarás a la almohada o a la funda por su lado interior.

2. BÁÑATE ANTES DE DORMIR

 Un baño de diez minutos en agua tibia (34-35° C) antes de acostarte


ejercerá una acción sedante sobre el sistema nervioso.
 Añade al agua cualquiera de las plantas antes mencionadas el efecto
será mayor.

Pasiflora
 La pasiflora ayuda a mantener el sueño, por lo que se recomienda a gente
que se despierta a lo largo de la noche. Disminuye la ansiedad y
favorece el sueño. Se toma en infusión o cápsulas antes de
dormir.

Valeriana
La valeriana es tranquilizante e induce al sueño. Reduce
la tensión y
relaja la musculatura. La dosis es un comprimido 2 horas antes de
dormir.
La raíz de valeriana tiene propiedades sedantes, ayudar a conciliar el sueño y a
dormir de manera más profunda, explica la Dra. Susan Hadley, del Hospital
Middlesex, de Inglaterra. Toma una infusión de esta raíz o su extracto, pero
cuidado: si te excedes, quizá te cueste trabajo levantarte al otro día.

Tila
En un experimento llevado a cabo por el Instituto Nacional de Psiquiatría en
México, se encontró que la tila es un efectivo sedante y ansiolítico. Una infusión de
esta planta te relaja y ayuda a mejorar la calidad del sueño. También tiene
propiedades antiespasmódicas y combate la tensión muscular

Lechuga
Prepárate para dormir como en un lecho de... lechugas: una infusión de lechuga
puede ayudarte a conciliar el sueño y dormir mejor, además de aliviar dolores
ligeros, pues contiene un par de sustancias con efectos sedantes y analgésicos,
explica un estudio publicado en el Journal of Ethnopharmacology.

Flores de naranjo
Según la Dr. Ying-Ju Chen, de la Universidad Providence en Taiwán, las flores de
naranjo o azahares, tienen un poderoso efecto ansiolítico y relajante, de manera
que ayudan a dormir mejor. Toma una infusión de estas flores o inhala el aceite
esencial durante unos minutos antes de ir a la cama.

 Manzanilla, tila y trébol rojo. Esta mezcla, hecha a partes


iguales, ayuda a tener un sueño apacible y reparador. Tómala en
infusión 1 hora antes de acostarte.

Dormir bien en verano es cuestión de temperatura y de hábitos. Estos son


los consejos de los expertos para combatir el insomnio y evitar sus efectos
negativos:

1. Evitar practicar ejercicio intenso antes de acostarse


El deporte genera endorfinas que pueden dificultar el conciliar el sueño de
forma inmediata, por lo que no está recomendado a partir de las ocho de la
tarde. Sí está indicado durante el día, ya que la actividad física moderada
ayuda a estar en forma y a dormir mejor.

2. Crear un ambiente relajado en el dormitorio


La estancia debe estar acondicionada para facilitar el reposo. Es
conveniente regular la intensidad de la luz y evitar la radio, la televisión, el
celular u otros dispositivos que no contribuyan a crear un clima de relajación.

3. Evitar objetos y factores que puedan despertarnos


Es aconsejable retirar del dormitorio los móviles, cerrar las ventanas para
evitar los ruidos del exterior y bajar las persianas para que el exceso de luz no
interrumpa el sueño. No es conveniente que las mascotas duerman en la
misma estancia: pueden moverse o emitir sonidos que nos desvelen.
4. Establecer rutinas positivas asociadas al sueño
Intentar ir a la cama siempre a la misma hora y después de una ducha con agua
templada son hábitos saludables que ayudan a preparar la mente para el
reposo. Además, según Merino, “la ducha incrementa la temperatura
corporal, a lo que sigue un enfriamiento compensatorio que ayuda a conciliar
el sueño”.

5. Asociar mentalmente cama y sueño


Es importante no utilizar el dormitorio como lugar de trabajo o para realizar
actividades que no estén relacionadas con el descanso.

6. Climatizar el dormitorio
Dejar puesto el aire acondicionado durante toda la noche es perjudicial. “No
es recomendable, y menos de forma directa, porque puede provocar un
catarro, anginas e, incluso, contracturas cervicales o lumbares”, advierte
Sacristán. Sí se puede utilizar antes de irse a dormir para regular la
temperatura de la estancia, o ventilarla abriendo las ventanas minutos antes
de acostarse.

7. Evitar las comidas copiosas y el alcohol antes de dormir (cenar


temprano)
“En verano se incrementa el consumo de alcohol y las cenas se
producen más tarde y son, muchas veces, más copiosas de lo habitual. Estos
factores son el cóctel perfecto para tener problemas con el sueño”, apunta
Merino. Además, ingerir líquido en abundancia antes de acostarse
incrementa las ganas de orinar, necesidad que puede interrumpir el sueño.

Lo ideal es cenar dos horas antes de irte a dormir y que sea una comida ligera, lo
que no significa escasa. Es importante que escojas alimentos fáciles de digerir.

8. Tomar alimentos que faciliten el sueño


Los plátanos, los huevos o la leche “son alimentos ricos en triptófano que van
a ayudar a conciliar el sueño”, asevera Sacristán.

9. Recurrir a una siesta breve


Una “cabezadita” después de comer puede compensar la falta de reposo
durante la noche y reducir consecuencias del insomnio como el estrés o la
irritabilidad, “aunque las horas de sueño nocturno no se recuperan ni en la
siesta ni en ningún otro momento”, destaca Sacristán. La siesta debe ser
breve y nunca superior a 30 minutos o, de lo contrario, será contraproducente
y podría impedir conciliar el sueño por la noche.

10. Plantas medicinales


Cuando el insomnio sea ocasional, la fitoterapia puede ser una solución.
“La valeriana es tranquilizante e induce al sueño. La pasiflora ayuda a
mantener el sueño, por lo que se recomienda a gente que se despierta a lo
largo de la noche. La amapola de California también evita los despertares
precoces”, explica César Valera, vocal de Plantas Medicinales del Colegio de
Farmacéuticos de Madrid.
Según la encuesta realizada por Infito, el 91 por ciento de los españoles
preferiría tomar preparados de plantas medicinales antes que medicamentos
de síntesis para combatir el insomnio. Estos tratamientos “no tienen los
efectos secundarios de los somníferos sintéticos”, que en ocasiones
imposibilitan la conducción o el manejo de maquinaria, afirma. El especialista
recomienda adquirirlos en la farmacia, ya que “el farmacéutico es el
profesional sanitario mejor formado en fitoterapia y puede resolver las dudas
de los pacientes sobre su trastorno de salud”, concluye.

Centres d'intérêt liés