Vous êtes sur la page 1sur 8

FACULTAD DE MEDICINA

ÁREA SALUD Y SOCIEDAD
SALUD Y SOCIEDAD II
 

PROCESO VITAL HUMANO 
PROCESO SALUD/ENFERMEDAD: UNA NUEVA PERSPECTIVA 
Conferencia presentada en el seminario marco conceptual para la formación de profesionales de
la salud” U. Nacional 1993.

Dr. Saúl Franco[1] 
 
Tomado de: PROGRAMA UNI ­ RIONEGRO
Administración municipal de Rionegro 
u. de a. ­ comunidad de Rionegro
Fundación kellogg
Uni ­ salud
             
 

Voy a dividir esta ponencia en tres partes: Una breve introducción que trata de precisar algunos
aspectos  de  contexto,  una  segunda  parte  acerca  de  la  vida  y  del  proceso  vital  humano  y  una
reflexión final centrada sobre las implicaciones de estos planteamientos, tanto en los procesos de
formación personal, como en la práctica sanitaria en nuestro país.

En primer lugar, la nueva perspectiva, la vida, es al mismo tiempo la más antigua. Pretendemos
colocar la vida como el centro de la reflexión, el objeto del conocimiento, el objeto del saber, el
quehacer en salud. Esta reubicación, este emplazamiento representa toda una transformación de
los espacios intermedios del saber y de la práctica. Lo que estamos haciendo es reafirmar la vida
frente  a  muchos  otros  valores  frente  a  muchas  otras  realidades  que  la  sociedad  quiere  hoy
colocar  en  el  centro  de  las  preocupaciones  como  el  objetivo  del  saber.  Fundamentalmente,
privilegiamos la vida frente a cualquier tipo de mercado. La suprema prioridad y el objetivo de la
sociedad no es el mercado, no es la mercancía, sino la constitución, la defensa y la continuidad
de  la  vida  humana,  y  en  lo  que  a  nosotros  se  refiere  especialmente  frente  al  mercado  en  el
territorio sanitario, o sea frente a la conversión de la salud y de la enfermedad en mercancías de
altísima  rentabilidad  por  múltiples  vías:  medicamentos,  seguros,  insumos,  tecnología,  etc.  Se
trata de la entronización de la salud y de la vida como valores supremos que están por encima de
cualquier otro valor.

Los  otros  valores  han  logrado  invadirnos  de  tal  manera  que  hoy  resulta  muy  difícil  hacer  un
discurso de la vida, significativo y realista frente a estos otros discursos que mueven cantidades
de dólares. Se sabe, por ejemplo, que el mercado de medicamentos mueve a nivel mundial en
este momento más o menos 166 billones de dólares al año, en este punto sólo es comparable, tal
vez, con el mercado de la coca, o con el de las tecnologías electrónicas.

Ahora bien, no solamente se trata del emplazamiento de la vida frente al mercado, sino también
de  la  vida  frente  a  los  otros  valores  hoy  dominantes:  el  individualismo  y  el  tecnologismo  (sin
subvalorar con ello el valor de la ciencia y de la tecnología). Así pues, la primera reflexión gira en
torno a la nueva perspectiva de la vida humana como objeto central de la preocupación científica
y  social.  En  segundo  lugar,  hay  que  aclarar  que  dentro  de  los  objetivos  del  seminario  nos
interesan  las  implicaciones  de  esta  perspectiva  de  la  vida  humana  dentro  de  los  procesos  de
formación del personal dentro de la práctica de salud. Por último debe anotarse que la categoría
de  proceso  vital  humano,  que  hemos  colocado  como  central  y  en  la  cual  hemos  venido
trabajando  desde  hace  algunos  años,  se  propone  únicamente  como  una  herramienta
metodológica  para  elaborar  el  marco  conceptual  adecuado  e,  inclusive  para  tratar  de  buscar
alguna  forma  de  ponerla  en  funcionamiento  de  hacerla  manejable.  En  la  medida  en  que  la
categoría es sólo un instrumento, lo importante no es discutirla en sí misma, sino que alleguemos
niveles  de  realidad  que  nos  permitan  ampliar  el  espacio,  y  ver  más  claro  y  con  mayor
profundidad.

Al iniciar nuestra primera reflexión debemos partir de afirmar la historicidad de los conceptos de
salud y enfermedad, de la realidad y, por lo tanto, de las categorías con la cuales nos asomamos
a las realidades de la salud, de la enfermedad, de la vida, de la muerte, etc.

Hoy es relativamente fácil aceptar que la categoría salud no es una categoría atemporal, unívoca
e  invariable.  Las  prácticas  sobre  la  salud  y,  correlativamente,  el  conocimiento  y  las  prácticas
sobre  la  enfermedad,  no  son  realidades  estándares  universales  y  eternamente  aceptadas,  son
realidades,  y  por  tanto,  categorías  históricas  y  variables  no  sólo  en  función  de  la  variación
temporal  sino,  fundamentalmente,  de  sus  variables  en  sus  significados,  de  las  variadas
representaciones que la humanidad se ha hecho de ellas en los saberes y prácticas que hemos
fabricado a propósito de estas realidades cambiantes, en función de las interacciones humanas
que nos llevan a establecer relaciones hombre­hombre, relaciones sociedad­sociedad, relaciones
hombre­riqueza, etc. Los conceptos y las prácticas frente a la enfermedad y a la salud tiene una
variabilidad,  no  sólo  temporal,  sino  una  esencialmente  articulada  con  las  variaciones  en  las
formas  de  entender  nuestra  interacción,  en  las  formas  de  la  distribución  y  circulación  de  la
riqueza,  en  consecuencia,  en  función  de  las  distintas  representaciones  que  nos  hacemos  de
nosotros mismos, de la naturaleza y de la sociedad.

Nuestra segunda reflexión trata del morbicentrismo sanitario. La investigación en el campo de la
salud ha estado, hasta ahora, fundamentalmente dominada por el afán del avance en el saber no
propiamente de la salud sino específicamente de la enfermedad. 
Hemos  trabajado  con  el  fin  de  esclarecer  la  naturaleza  y  la  atención  de  la  enfermedad,  de  las
enfermedades en general, o de las enfermedades en un momento histórico particular, tales como
el cólera y el SIDA, para mencionar algunas de las preocupaciones centrales del saber sanitario.
Este  ha  sido  fundamentalmente  un  saber  sobre  la  enfermedad.  El  saber  sobre  la  vida  ha
quedado para los biólogos, o los filósofos, o los poetas. Pero el saber de la vida no ha tenido un
estatuto  de  cientificidad  al  interior  del  saber  médico.  Ese  “saber  médico”  se  ha  orientado
fundamentalmente  hacia  la  enfermedad,  y,  en  este  sentido,  hablamos  del  morbicentrismo
sanitario.

En consecuencia la práctica sanitaria ha estado esencialmente dominada por la preocupación por
enfrentar la enfermedad, por curar, rehabilitar, y en ocasiones, y más marginalmente por prevenir
la enfermedad, en vez de promocionar la salud.

Toda la estructura de los sistemas sanitarios ha sido reorganizada fundamentalmente para servir
como barrera de choque a la enfermedad, y en el mejor de los casos, para enfrentar un poco o
prevenir los niveles de incremento de estas patologías. Las prácticas frente a la salud, o a lo que
hoy llamamos “la promoción de la salud”, han estado fundamentalmente marginadas. El discurso
de la promoción de la salud es relativamente reciente en la historia de la humanidad. Los ritos de
la vida, los ritos de la muerte y los ritos de la salud, han quedado muy por fuera de este territorio
de lo que llamaríamos clásicamente el campo sanitario.

La tercera consideración gira en torno a la categoría proceso salud­enfermedad, concebida como
un avance desde el punto de vista de la concepción sanitaria. Vamos a considerar la categoría
proceso salud­enfermedad como una de las categorías que logró concretar un gran avance en la
comprensión  de  la  “matemática’  de  la  salud.  La  consolidación  de  la  categoría  proceso  salud­
enfermedad,  llevada  a  cabo  en  la  década  de  los  60  y  70,  significó  un  adelanto  muy  grande  en
relación con el sanitarismo precedente, y especialmente con el modelo de la triada ecológica de
todos  conocida,  así  como  con  las  teorías  norteamericanas  de  Leavell  y  de  Clark,  y  las  teorías
más recientes de origen canadiense y europeo.

La categoría proceso salud­enfermedad logró en primer lugar, instaurar el concepto de proceso.
Una  cosa  es  analizar  la  naturaleza  de  la  enfermedad:  Otra,  analizar  procesos.  El  concepto  de
proceso  es  el  concepto  de  todo  lo  contrario  a  lo  estático,  a  lo  inmóvil,  a  lo  no  modificable,  y
además  indica  relación.  Si  hablamos  de  proceso  salud­  enfermedad,  estamos  articulando  las
relaciones internas de esa polaridad salud­ enfermedad y las relaciones que hacen posible esa
relación  y  que  se  hallan  mucho  más  allá  del  territorio  bionatural.  La  integración  de  la  idea  de
proceso  a  la  conceptualización  sanitaria  implicaba,  pues,  un  dinamismo  nuevo  en  el  territorio
sanitario,  el  reconocimiento  de  una  apertura  a  la  relación  dialéctica  que  se  da  entre  salud  y
enfermedad.

De  este  modo,  la  nueva  categoría  proceso  salud­enfermedad  establece  esa  dimensión,  ese
orden de relaciones y de interacciones mutuas, trayendo consigo un énfasis especial, justamente,
sobre la salud. Ya la preocupación no era la comprensión y el discurso de la enfermedad, sino la
comprensión  y  el  discurso  del  proceso  salud.  Cuando  esta  categoría  comenzó  a  imponerse,
Henry  Sigerist,  quien  fue  la  primera  persona  que  habló  de  promoción  de  la  salud,  comenzó  a
considerar que este era un campo de posibilidad en el territorio sanitario y que no solamente era
posible curar y prevenir, sino que también era posible promocionar la salud. Surge  entonces,  la
categoría  proceso  vital  humano.  ¿En  qué  avanza,  o  en  qué  pretende  avanzar  esta
conceptualización?  tratemos  de  sintetizarlo  en  estos  puntos:  En  primer  lugar,  reafirmación  del
concepto  de  proceso,  que  a  mi  juicio,  fue  una  variación  fundamental  que  permitió  afirmar  que
estas realidades ni son realidades estáticas ni son realidades insulares, sino que son realidades
interarticulares, en movimiento, en permanente transformación. Así pues, hablar de proceso vital
humano,  en  la  medida  en  que  implica  recuperar  y  reafirmar  la  importancia  de  esta  dimensión
proceso, permite abrirse a otras disciplinas y a otros campos del saber.

Ahora  bien,  el  hecho  fundamental  o  la  categoría  básica  es  la  vida.  La  vida  es,  pues,  el  hecho
elemental; el objetivo central que se pretende al definir el objeto del que hacer de la medicina, o
de la enfermería, o de la odontología, o de la estructura sanitaria, o de los servicios de salud, no
solamente es la curación de la enfermedad y su prevención, sino la vida.

En  primer  lugar,  la  vida,  como  organización  de  la  materia,  para  los  que  la  han  estudiado  con
profundidad,  para  los  que  se  han  ganado  un  Nobel  pensando  en  eso,  como  Jacob,  es
fundamentalmente  un  proceso  organizativo,  es  la  expresión  más  organizada  posible  de  la
materia,  es  la  materia  organizada,  con  capacidad  de  integración,  de  cohesión.  Vida  en  cierta
forma  quiere  decir  organicidad,  funcionamiento  sistemático,  orgánico,  complementariedad  de
funciones, organización interna. La vida es la fuerza  integrada,  articuladora,  la  fuerza  que  hace
posible la defensa frente a las fuerzas que están tratando de establecer un orden atomizado de
destrucción,  de  división.  La  vida  es  una  fuerza  de  aproximación,  es  una  fuerza  de  coherencia
interna  orgánica,  entre  los  distintos  seres  vivientes.  La  vida  es,  pues,  como  un  impulso.  En
términos filosóficos también podemos decir que la vida es principio; en términos físicos podemos
decir que la vida es energía. La vida no es solamente suma de seres vivos, la vida es como el
principio, aquello que le da naturaleza, que le da fuerza, que le da color, es aquello que le da vida
a  las  cosas.  La  vida  es  este  impulso,  esto  de  desconocido  que  nos  mantiene  en  permanente
movimiento y que nos permite relacionarnos. 
De  esta  manera,  abordamos  su  dimensión  complementaria:  ‘la  vida  humana,  en  efecto,  el
objetivo del que aquí hablamos no es la vida en abstracto, no es la vida en general; el objetivo
fundamental que planteamos para el territorio sanitario como objetivo del saber y de la práctica
es la vida humana. La pregunta es entonces: “¿Qué es lo específico humano?” “¿En dónde está
la especificidad entre una vida humana y una vida no humana?”

Podríamos decir cosas muy simples. Lo humano como conciencia, o como capacidad reflexiva,
como  producción  de  valores,  como  historia,  como  conjunto  de  representaciones,  como
interacción  con  otros  “yo”,  o  relación  con  otros  constituyendo  conjuntos,  constituyendo
sociedades,  de  transmisión  valorativa  o  de  rupturas  con  los  órdenes  de  valores  establecidos,  o
también  relación  con  la  naturaleza.  Lo  específico  humano  está  relacionado  con  la  racionalidad,
con  la  cultura  como  construcción  de  valores,  símbolos  y  representaciones  que  recibimos  y
transmitimos. Porque esto es fundamentalmente la vida. La vida es un continuo, la vida existe o
se da, se hace posible por la continuidad, y en cierta forma, la gran responsabilidad del humano
es hacer su parte por la continuidad de la vida. La convivencia es una necesidad intrínseca del
ser  humano  para  la  continuidad  de  su  vida,  no  es  una  opción;  necesidad  que,  además,  puedo
sistematizar, racionalizar y convertir en dolor, placer, etc.; es una necesidad interna del “yo”.

Ahora  bien,  lo  humano,  al  establecer  relaciones  “inter”  ­  interpersonales,  intersociales,  etc.­
establece  un  juego  de  poder.  Esto  es  algo  fundamental,  el  territorio  humano  es  un  territorio  de
juegos  de  poderes,  de  una  cantidad  de  lo  que  Foucault  llama,  “los  micropoderes  y  los
macropoderes”:  macropoderes  tales  como  el  Estado,  el  ejército,  la  ciencia,  etc.;  micropoderes
que  cotidianamente  sentimos  en  todas  nuestras  relaciones  permanentes.  En  lo  humano,  en  la
realización de la vida humana juega un papel fundamental esta dimensión del poder.

Dos reflexiones finales sobre este concepto de vida. La primera sobre la muerte. La vida implica
la  muerte.  En  cierta  forma  porque  hay  vida  necesariamente  tiene  que  haber  muerte;  es  una
condición  esencial  de  la  vida  la  existencia  de  la  muerte. Pero  la  vida  aparece,  en  tanto  que  es
una realidad histórica, como una opción, como un esfuerzo de organización, y, como tal, guarda
en  sí  misma  la  posibilidad  de  la  descomposición,  las  fuerzas  de  unión,  de  cohesión,  de
integridad, de organicidad, están continuamente en proceso de descomposición. Por estar en esa
tensión, la muerte siempre es una posibilidad de la vida, la muerte hace parte de esta dialéctica
de la vida.

Cuando hablamos de proceso humano queremos también decir que si en un extremo tenemos la
vida,  en  el  extremo  contrario  tenemos  necesariamente  incluida  la  temática  de  la  muerte.  Esto
quiere  decir  que  el  territorio  sanitario  tiene  también  qué  pensar  en  la  muerte,  qué  trabajar  la
muerte; no podemos seguir huyéndole a la muerte, o simplemente aceptándola cuando acontece,
sino que debemos darle una presencia distinta en la sociedad y en el territorio sanitario, si es que
realmente  aceptamos  esta  dimensión  del  proceso  vital  humano  en  su  totalidad.  Porque  cuando
nos referimos al proceso vital humano no podemos excluir, ni la realidad, ni la muerte. La muerte
hace parte fundamental como límite “lógico”, como límite natural de la vida. 
Como  reflexión  final,  es  necesario  recalcar  que  la  vida  no  nos  interesa  solamente  como  una
consideración genérica abstracta. La vida se da en un conjunto de condiciones de posibilidad, y
esas  condiciones  de  posibilidad  son  objeto  del  trabajo  sanitario,  en  la  medida  en  que  se  debe
trabajar  en  la  identificación,  en  la  constitución  y  en  la  garantía  de  las  condiciones  que  hacen
posible  la  vida  humana  para  la  mayoría  de  la  humanidad  y  de  ser  posible,  para  toda  la
humanidad.

Lo que llamamos condiciones de vida, que por lo demás se traducen en estilos de vida, no es un
elemento complementario sino que hace parte de este planteamiento. Trabajar en la defensa de
la  vida  no  es  solamente  trabajar  en  la  organización  de  comités  de  derechos  humanos,  sino  la
defensa  cotidiana  de  un  conjunto  de  condiciones  propias  del  territorio  de  la  necesidad  y  del
territorio  de  la  utopía  que  hace  posible  la  vida.  La  vida  sólo  es  posible  en  la  medida  que  estas
condiciones se den.

Consideremos  ejemplos  más  concretos.  Mi  sobrevivencia  implica  procesos  tan  simples  de
necesidad  como  la  alimentación,  la  vivienda,  un  ingreso  que  me  permita  los  requerimientos
básicos y el mejoramiento de un nivel de vida. También implica el derecho a la cultura, el derecho
a  la  educación,  etc.  Estas  necesidades  y  derechos  toman  la  forma  de  las  condiciones  de  las
interrelaciones  en  las  que  me  ubico,  porque  la  vida  humana  es  esencialmente  convivencia,
interrelación:  toman,  pues,  la  forma  de  las  condiciones  de  la  equidad,  de  la  justicia  social  y  de
algo que hoy es fundamental: la paz: Paz no sólo en el sentido de deponer armas, sino paz como
una  manera  humanizadora  más  elaborada  de  relacionarnos,  con  más  contenido,  con  más
conciencia  de  la  densidad  histórica  que  cada  ser  humano  lleva  en  sí  mismo.  Es  decir  que  la
persistencia de vida no es solamente eliminación de las muertes violentas. La lucha por la vida
implica  fundamentalmente  la  lucha  por  la  defensa  de  las  condiciones  que  la  hacen  posible.
Dentro de esas condiciones habría que destacar esos dos niveles: las condiciones del territorio
de  las  necesidades  básicas  y  la  lucha  en  el  territorio  de  interrelación,  del  sueño,  de  la  utopía,
lucha que es fundamental.

Estas  son,  pues,  algunas  de  la  dimensiones  de  lo  que  significa  esto  de  proceso  vital  humano.
Relacionándolo  con  la  categoría  anterior,  podríamos  decir  que  la  categoría  proceso  salud­
enfermedad  es  una  categoría  intermedio  que  tiene  su  proceso  al  interior  de  esta  otra  realidad
más  amplia,  más  comprensiva,  que  son  la  vida  y  la  muerte.  Esta  categoría  de  proceso  salud­
enfermedad sigue teniendo su capacidad ilustrativa, pero pierde su sentido total, su articulación
plena, si no está articulada a esta categoría mayor de vida­muerte, a la gran dinámica en la que
estamos metidos. Nos compete la realidad de la vida, realidad que culmina o se destruye con la
muerte, y al interior de ella, una cantidad de acontecimientos intermedios que se expresan como
estados  que  se  hallan  terminados  por  el  hecho  de  que  ciertas  condiciones  de  posibilidad  de  la
vida  se  dan  o  se  niegan.  Llamamos  enfermedad  a  la  negación  o  disminución  de  estas
condiciones. En la enfermedad la realización plena de la vida se halla dificultada, imposibilitada.
La  enfermedad  es  el  estado  en  el  cual  esas  condiciones  de  posibilidad  de  la  vida  están
debilitadas, reducidas por dificultades que impiden el ejercicio pleno de mi energía y de nuestra
energía colectiva.

Enseguida me referiré a las implicaciones que un planteamiento de esta naturaleza puede tener
en los territorios del saber, en el político y en el de la formación del profesional de la salud.

En  primer  lugar,  a  nivel  del  territorio  del  conocimiento,  la  reubicación  de  la  salud  que  con  la
categoría  proceso  vital­  humano  proponemos,  implica  la  necesidad  de  avanzar  en  lo  que
pudiéramos llamar las ciencias y las necesidades de la vida, tanto en sus dimensiones naturales
como  en  sus  dimensiones  sociales.  Y  con  esto,  lógicamente,  hay  una  necesidad  de  objeto,  un
imperativo  categórico  del  ser  vida  que  implica  la  complementariedad  de  saberes,  que  implica
entre  otros,  los  saberes  de  las  ciencias  sociales.  Necesitamos,  pues,  un  trabajo  más  abierto
disciplinariamente.  No  podemos  seguir  trabajando  en  el  territorio  sanitario  en  el  que  hemos
venido trabajando, sino que debemos trabajar en el territorio sanitario concebido como territorio
vital. En este territorio vital necesitamos nuevas disciplinas y necesitamos fortalecer muchas de
las  que  ya  están:  genética,  biología  en  sí  misma,  embriología,  etnología.  Necesitamos  mayor
densidad en las ciencias mencionadas y, por eso, esto no es ninguna invitación a la negación de
las ciencias naturales sino a la profundización. Necesitamos también una presencia más maciza,
más orgánica, más rigurosa de las demás ciencias que nos dan cuenta de las otras dimensiones
de la vida, ya que esta es interacción, es producto de procesos y es proceso en sí misma. Debe
haber  entonces  una  mayor  interacción  con  ciencias  como  la  economía,  la  antropología,  la
sociología, etc.

Esto  abre  también  territorios  de  investigación  distintos,  complementarios.  No  vale  seguir
dedicando  el  enorme  arsenal  de  la  investigación  básica  a  las  enfermedades.  Hace  un  mes
terminó  en  Ámsterdam  el  octavo  encuentro  anual  de  investigaciones  sobre  el  SIDA.  Allí  se
presentaron  4.785  investigaciones  hechas  en  el  último  año  sobre  el  tema.  Necesitamos
balancear  más  la  investigación  y  orientarla  más  hacia  la  vida,  hacia  las  condiciones  que  hacen
posible la vida en distintos medios, en los distintos contextos, y este esfuerzo investigativo abre
una cantidad de territorios que trascienden exclusivamente de la meta de la investigación sobre
patología.

Hay necesidad de esclarecer las condiciones de vida, y, fundamentalmente, las dimensiones de
la  posibilidad  de  la  vida  como  realidad  bio­natural,  como  interacción  social  hombre­naturaleza.
Podríamos  plantear,  además,  la  necesidad  de  cambios  fundamentales  en  la  perspectiva  de  la
muerte.  Se  debe  volver  a  introducir  la  muerte  en  la  preocupación  científica,  en  la  reflexión
cotidiana, y en la cultura social. Se debe sacar la muerte de ese mecanismo un poco primitivo de
negación  en  el  que  la  mantenemos  todos.  Necesitamos  una  cultura  distinta  frente  a  la  muerte,
que nos lleve a una forma de relación distinta.
La segunda dimensión que quiero plantear es la implicación político­social de esta reubicación de
la vida. En la situación en que hoy vive el mundo es muy difícil encontrar una categoría de mayor
densidad y de mayor posibilidad de convocatoria que la categoría de la vida humana. Porque hoy
en día hay una suprema desvalorización de la vida en diferentes contextos. Por ejemplo, en una
sociedad  de  30  millones  de  habitantes  como  la  nuestra,  se  presenta  al  año  25.000  casos  de
muerte por homicidio. La violencia ha creado nuevos factores sociales; el sicario, por ejemplo es
la más moderna producción colombiana en cuanto a agentes sociales se refiere.

Tenemos  que  pensar  ya  en  la  categoría  masacre,  aquel  evento  en  donde  hay  cuatro  o  más
muertes en un mismo hecho violento. Este año, hasta antes de ayer, iban en el país 84 masacres
con 477 muertos. La masacre es uno de los componentes de la terrible tasa mortal que tenemos
hoy.

En  Colombia  es  la  violencia;  en  otros  países,  factores  diferentes  han  conducido  a  la  misma
desvalorización.  La  idealización  del  trabajo  como  supremo  valor  de  reconstrucción  social  y  de
poder  social,  llevó  a  Japón  a  esta  patología.  Hoy  en  día  se  mueren  por  sobre  trabajo
aproximadamente  10  mil  japoneses  al  año.  Ello  significa  la  muerte  de  una  persona,  más  o
menos,  cada  50  minutos  durante  todos  los  días  y  las  noches  del  año.  Hay  entonces  un
subvaloración de la vida, ya no, como en el caso colombiano, por factores de violencia sino por la
constitución de otro valor supremo: el trabajo. En otras sociedades los factores giran en torno al
fenómeno del poder.

Posiblemente las guerras sean la expresión más clara de la hipervalorización del poder que lleva
de entrada la negación incluso de la vida, porque en las guerras se halla legitimada la acción de
asesinar.  Un  ejemplo  claro  de  este  tipo  de  legitimaciones  por  el  poder  se  puede  leer  en  la
declaración por parte de las Naciones Unidas de la Guerra del Golfo.

Por distintos factores la vida sufre actualmente una subvaloración, está por debajo del poder, por
debajo de estas relaciones sociales, y de valores como el trabajo, la mercancía, la riqueza, etc.
Es necesario volver a orientar la fuerzas sociales hacia una recuperación del valor de la vida y
construir  lo  que  pudiéramos  llamar  una  cultura  de  la  vida  que  no  sea  sólo  la  cultura  de  la  vida
como  el  acto  de  existir  sino  la  cultura  de  la  vida  como  el  acto  de  existir  bien  porque  si  bien  en
Colombia  mueren  25  mil  al  año,  en  América  Latina  todavía  no  hemos  podido  evitar  unas
setecientas  mil  muertes  evitables.  Llamamos  muertes  evitables  a  las  que  se  pudieran  resolver
mejorando las condiciones de posibilidad de la vida a veces con cosas tan simples como agua,
servicio  asistencial,  buen  aire,  etc.  En  este  momento  en  América  tenemos  anualmente,  más  o
menos,  setecientas  mil  muertes  evitables.  Es  preciso  reivindicar  las  condiciones  que  hacen
posible la vida, condiciones como la educación, la alimentación, la vivienda, el empleo, la justicia,
la equidad, la paz, etc.

El interés social alrededor de esta convocatoria por la vida humana como valor supremo, aparece
como una potencialidad político­social de enorme poder y de gran capacidad. 
Quiero insinuar dos o tres cosas respecto del significado de este último aspecto en los procesos
de formación de personal. Posiblemente el impacto más grande sea el enriquecimiento del objeto
propio.  Al  estudiante  de  medicina,  de  enfermería,  de  odontología,  ya  no  lo  formaríamos
fundamental y casi exclusivamente para entender la racionalidad de la patología y la enfermedad,
y  para  curar  y  rehabilitar,  sino  que  lo  formaríamos  fundamentalmente  para  le  comprensión  y  la
defensa de la vida humana con sus procesos y las condiciones que la hacen posible. Esto implica
un  cambio  bastante  radical,  porque  en  un  territorio  exclusivamente  clínico  o  asistencial  nos
formamos  con  una  conciencia  exclusivamente  clínica  o  asistencial  pero  si  estamos  en  una
institución programadora, planificadora, financiadora, tenemos una óptica de la vida y una forma
de ser diferentes.

No estamos negando el momento curativo; estamos ampliando la dimensión a un territorio dentro
del  cual  queda  ubicado  en  un  espacio  propio  importante,  pero  en  una  dialéctica  mayor,  en  un
universo mayor, en una polaridad, en un orden de relación enormemente mayor. Ahí entonces,
por  lo  tanto,  tiene  que  haber  un  cambio  de  disposición  fundamental.  Las  categorías  que
manejemos,  los  esfuerzos  investigativos  que  emprendamos,  el  tipo  de  acciones  que
pretendamos hacer tanto al interior de la Universidad como en la interface universidad­sociedad
tiene que modificarse fundamentalmente. 
Como segunda implicación encontramos que es necesario un mayor desarrollo de las diferentes
ciencias y saberes y disciplinas que dan cuenta de la vida humana y de las condiciones que la
hacen posible.

Como tercera implicación de este proceso es la necesidad de cambiar los escenarios formativos.
Hasta  hoy,  la  preocupación  ha  sido  fundamental  en  el  enfrentamiento  y  en  la  prevención  de  la
enfermedad. Por esta razón, los escenarios han sido fundamentalmente los centros y puestos de
salud, los hospitales, los consultorios, etc.

Necesitamos  formar  en  otros  escenarios,  en  donde  la  vida  acontece;  y  la  vida  acontece  en  la
calle, en la fábrica, en la casa, en la universidad, etc. Los espacios de reconocimiento del objeto
y de las interacciones que tenemos que establecer rompen el relacionarnos con el hombre como
sujeto enfermo, porque de esta manera nuestro objeto no es ya la enfermedad sino la vida.

Y  finalmente,  como  consecuencia  lógica,  a  la  luz  de  la  conceptualización  que  estamos
planteando  aquí  se  hace  necesario  la  formación  de  nuevos  sujetos  diferentes  del  médico  en  el
territorio  sanitario.  En  efecto,  si  necesariamente  van  a  surgir  nuevos  sujetos  sociales,  el
protagonista de la salud ya no va a ser el médico, sino la sociedad, y la sociedad elige o identifica
quiénes,  dentro  de  ella,  son  los  que  definen  la  vida,  quiénes  los  que  cumplen  determinadas
tareas.

Si nos referimos al territorio de la promoción de la salud lo que vamos a necesitar en el futuro son
promotores. En Colombia hay una tradición de promotores de la salud, sólo que hasta ahora ha
estado  reducida  a  un  territorio  del  saneamiento  ambiental  clásico.  Un  planteamiento  de  los
recursos humanos en el país debe reubicar este sujeto anónimo del promotor de la salud en un
nuevo espacio, para que, en el nuevo orden racional establecido, encuentre otras posibilidades
de expresión de práctica social. Estos nuevos agentes sociales, estos nuevos promotores de la
salud y defensores de la vida van a tener una identidad, más que profesional, quizá social.

Finalmente  en  la  práctica  sanitaria  habría  transformaciones  fundamentales.  Con  una  simple
deducción  podríamos  entrever  varias.  Por  ejemplo,  la  estructura  sanitaria,  de  ser  simplemente
una  estructura  de  la  curación,  o  si  mucho  preventiva,  pasaría  a  ser  defensora  de  la  vida,
promotora  de  la  salud.  Partiríamos  hacia  una  acción  global  mucho  más  amplia  con  algunas
especificidades  particulares  sanitarias,  y  dejaríamos  de  ser  entes  burocráticos  dedicados
únicamente  a  un  papeleo  circular  sobre  acciones  y  funciones,  nos  abriríamos  a  otros  temas,  a
otras  realidades  que  vienen  al  lado  de  esta  realidad  de  la  vida, de  la  vida  del  individuo  y  de  la
vida de la sociedad.

Respecto  de  la  integración  de  las  prácticas,  hoy  marginadas,  o  las  prácticas  no  institucionales
creo necesario, en un planteamiento de esta naturaleza, un cambio de actitud social frente a eso
que hemos llamado los saberes tradicionales, o sea, la ruptura del saber formal y de las prácticas
formales  y  la  apertura,  cada  vez  mayor,  hacia  estas  otras  prácticas.  No  se  necesita  un
planteamiento  vital  para  entender  que  estas  otras  prácticas  tienen  una  gran  cantidad  de
posibilidades que interpretan muchos valores y que pueden o deben ser integradas a un enfoque
más global de la problemática sanitaria.

Yo  plantearía,  partir  de  un  enfoque  como  este  y  de  una  identificación  de  necesidades,  el
interrogante  sobre  el  tipo  de  sujetos  sociales  que  requiere  una  sociedad  especial,  para,  en
función de la respuesta, establecer o las mismas prácticas u otras, pero en un contexto nuevo.
Sin embargo que quede planteado el interrogante. ¿Qué tipo de sujetos sociales pueden cumplir
un papel más importante en esas tareas esenciales de promover la salud, defender la vida pero
al  mismo  tiempo  seguir  curando,  seguir  rehabilitando,  etc.?  Esta  pregunta  podría  incluso
estimular el surgimiento de dichos sujetos sociales.

En  Colombia  lo  poco  que  llega  en  salud  a  muchos  sectores  ­y  cuando  decimos  salud decimos
curación,  o  intento  de  curación­  llega  de  la  mano  del  sector  no  profesional.  La  ampliación  de
coberturas,  que  es  hoy  una  obsesión  de  los  servicios,  se  hace  fundamentalmente  sobre  los
hombros  de  sectores  no  profesionales:  promotores  rurales  promotores  de  salud  (en  el  sentido
usual  del  término  promotores),  responsables  de  salud,  gestores  de  salud,  auxiliares  de
enfermería. Creo que es urgente que las universidades reconsideren eso. Es necesario integrar
el sector sanitario enorme que cubre una cantidad de niveles a los que nadie más llega. Se debe
abandonar  la  arrogancia  académico  científico­profesional  por  una  respuesta  más  realista  a  las
necesidades del país y del continente. En Honduras, el 70% de la promoción en salud la prestan
las  promotoras  rurales  de  salud,  las  auxiliares  de  enfermería.  Entonces  me  parece  que
necesitamos  una  modificación  muy  grande.  Ahora  bien,  esto  tiene  implicaciones  laborales  de
poder muy serias, y es probable que aún no estemos lo suficientemente maduros para asumirlas.

 
 

[1] MD. Especialista en medicina social. Consultor Nacional de Ciencia y Tecnología y Recursos Humanos en Salud 
Organización Panamericana de la Salud.