Vous êtes sur la page 1sur 93

Relación entre pensamiento y lenguaje

 El lenguaje es el medio que usamos para expresarnos, para comunicar


nuestros pensamientos y también para recibir, analizar, criticar y compartir
los pensamientos de otros, por lo cual es absolutamente necesario para
que ocurra el proceso de socialización. Sin el lenguaje el pensamiento
nos quedaría para nosotros, y sería muy simple, pues es en la
intercomunicación como conocemos las grandes elaboraciones que ha
hecho y sigue haciendo el hombre a través de su larga historia. El
lenguaje humano es un sistema complicado de símbolos que nos traen a
la mente imágenes mentales de los objetos que representan, y por ello,
tener un lenguaje rico permite tener un pensamiento mucho más amplio al
lograr interpretar todos los símbolos que nos llegan a través del lenguaje
de los otros (oral o escrito) y expresar nuestras propias ideas de modo
entendible y coherente.

 El desarrollo del lenguaje es una tarea conjunta que deben realizar los
educadores en general, padres y maestros. Un niño que interactúa en un
ámbito familiar donde se habla y se escribe correctamente, donde se leen
exponentes relevantes de nuestra cultura, los periódicos y revistas de
actualidad, y lo comenta en familia, será proclive a adquirir un lenguaje
amplio que le favorecerá notablemente su cognición. La escuela trabaja
sobre contenidos previos, y avanzará más lentamente si ellos son
escasos en materia lingüística.

 También hay muchos niños con problemas de dicción, que dificultan su


proceso de aprendizaje. Detectándolo de manera temprana se podrá
actuar mucho más satisfactoriamente sobre el problema, siguiendo un
tratamiento fonaudiológico.

Los autores son dispares en el papel del lenguaje en relación al pensamiento y


en su formación:
Chomsky expresó un pensamiento innatista con respecto a la adquisición del
lenguaje, que se produce para él de modo espontáneo, pudiéndose hacer poco
para mejorarlo desde la educación. Piaget en posición similar no cree que el
contexto influya mucho en la adquisición del lenguaje. Bruner sin negar la
afirmación de Chomsky, asegura que además, el contexto social es crucial en la
adquisición del lenguaje, ya que para que el niño tenga una relación activa con
su entorno social e ingrese a la cultura, necesita del lenguaje, que le permita
objetivar la realidad y significarla de modo colectivo. El lenguaje actúa
amplificando el pensamiento, ya que madura con antelación y prepara a la
mente para la representación simbólica.
Vygotski también cree que el lenguaje precede al pensamiento y es vital para su
desarrollo, el que crecerá en relación directamente proporcional al lenguaje
abstracto con el que se cuente.

RELACIÓN ENTRE PENSAMIENTO Y LENGUAJE


Posted in Pensamiento y Lenguaje por logopaideia en 08/01/2011
Tags: pensamiento y lenguaje
RELACIÓN ENTRE PENSAMIENTO Y LENGUAJE

1. Definición

1.2. Desarrollo

2. Posicionamientos frente a la relación entre pensamiento y lenguaje

3. ¿Es posible el pensamiento sin lenguaje?

4. Conclusiones

Bibliografía

1. Definición.
Antes de adentrarnos en la relación entre pensamiento y lenguaje
es conveniente definir cada uno de estos conceptos. El lenguaje
puede definirse como un código socialmente compartido, o un
sistema convencional, que sirve para representar conceptos mediante
la utilización de símbolos arbitrarios y de combinaciones de éstos,
que están regidas por reglas. Dicho de otra forma el lenguaje sería la
capacidad que tienen las personas para expresar su pensamiento y
comunicarse por medio de un sistema de signos.
En cuanto a la definición de pensamiento, resulta algo más
complejo encontrar acuerdo entre los autores, existe tal cantidad de
aspectos relacionados con el pensamiento, que dar una definición
resulta difícil. Descartes dijo “Por pensar entiendo todo lo que en
nosotros se verifica de tal modo que lo percibimos inmediatamente
por nosotros mismos, por lo cual, no sólo el entender, el querer y el
imaginar, sino también el sentir significa lo mismo que pensar” y
Aristóteles “El pensamiento implica moverse de un elemento o idea a
otro por medio de una cadena de asociaciones y que tal pensamiento
es imposible sin imágenes: no podemos pensar sin imágenes”.
De las muchas definiciones que podrían darse del pensamiento,
algunas de ellas lo consideran como una actividad mental no rutinaria
que requiere esfuerzo, o como lo que ocurre en la experiencia cuando
un organismo se enfrenta a un problema, lo conoce y lo resuelve.
Podríamos también definirlo como la capacidad de anticipar las
consecuencias de la conducta sin realizarla.
1.2. Desarrollo.
Según Piaget, del nacimiento a la madurez nuestros procesos de
pensamiento cambian de manera radical, aunque lentamente, porque
nos esforzamos continuamente por imponer un sentido al mundo.
Para el desarrollo de estos procesos Piaget identificó cuatro factores:
maduración biológica (programada genéticamente), actividad
(capacidad de actuar y aprender sobre el ambiente), experiencias
sociales (aprendizaje de los demás) y equilibrio (adecuación de los
procesos de pensamiento) que interactúan para influir en los cambios
en el pensamiento.
Para Piaget todos los niños pasan por cuatro etapas de desarrollo
cognoscitivo: sensoriomotora (0-2 años), preoperacional (2-7 años),
operaciones concretas (7-11 años) y operaciones formales (11-
adultez). En la etapa sensoriomotora el pensamiento del niño implica
ver, escuchar, mover, tocar, etc. Se produce el inicio de las acciones
dirigidas a metas y los niños comienzan a aprender a revertir las
acciones. En la etapa preoperacional las acciones van dejando de ser
realizaciones físicas para pasar a ser realizaciones mentales. Según
Piaget, el primer paso de la acción al pensamiento es la
internalización de la acción. El primer tipo de pensamiento que se
separa de la acción incluye la construcción de esquemas simbólicos
de acción. La capacidad de formar y usar símbolos (palabras, gestos,
signos, imágenes, etc.) comienza a desarrollarse en esta etapa. El
niño utiliza los símbolos por primera vez al simular o imitar, esta
conducta revela que sus esquemas se hacen más generales y están
menos ligados a acciones específicas. Sin embargo, la capacidad
para pensar de manera simbólica en los objetos permanece algo
limitada al pensamiento en una sola dirección, por lo que todavía les
resulta muy difícil imaginar cómo invertir los pasos de una tarea. Otra
característica de esta etapa es el pensamiento egocéntrico, es decir,
los niños tienden a ver el mundo y las experiencias de los otros desde
su propio punto de vista.
La etapa de las operaciones concretas se caracteriza por el
reconocimiento de la estabilidad lógica del mundo físico, el darse
cuenta de que los elementos pueden ser cambiados o transformados
y aún así conservar muchos de sus rasgos originales y la
comprensión de que dichos cambios pueden ser revertidos. Otra
operación importante que se domina en esta etapa es la clasificación,
que depende de la capacidad de concentrar la atención en una sola
característica de los objetos de un conjunto y agruparlos de acuerdo
con ella. La clasificación más avanzada en esta etapa comprende el
reconocimiento de que una clase puede estar incluida en otra. Al final
de esta etapa se desarrolla un sistema de pensamiento completo y
muy lógico, que sin embargo sigue vinculado a la realidad física.
En el nivel de las operaciones formales siguen dándose las
operaciones y habilidades dominadas en etapas anteriores, sin
embargo, el centro del pensamiento cambia de lo que es a lo
que puede ser. No es necesario experimentar las situaciones para
imaginarlas. El rasgo distintivo de las operaciones formales es el
razonamiento hipotético-deductivo, aunque también incluyen el
razonamiento inductivo. Quienes dominan las operaciones formales
pueden plantear hipótesis, realizar experimentos mentales para
probarlas y aislar o controlar variables para realizar una prueba válida
de las hipótesis. La capacidad de considerar posibilidades abstractas
es crucial para buena parte de las matemáticas y las ciencias.
Mientras que Piaget describe al niño como un pequeño científico
que construye, prácticamente solo, su idea del mundo, Vigotsky
propone que el desarrollo cognoscitivo depende en gran medida de
las relaciones con las personas que están presentes en el mundo del
niño y las herramientas que la cultura le da para apoyar el
pensamiento. Los niños adquieren sus conocimientos, ideas,
actitudes y valores a partir de su trato con los demás. No aprenden de
la exploración solitaria del mundo, sino al apropiarse de las formas de
actuar y pensar que su cultura los ofrece. En la teoría de Vigotsky, el
lenguaje es el sistema simbólico más importante que apoya el
aprendizaje.
En cuanto al desarrollo del lenguaje podríamos distinguir, a
grandes rasgos, las siguientes etapas: primeras palabras, primeras
oraciones, aprendizaje de la gramática y aprendizaje del vocabulario.
Después de la primera palabra, durante los siguientes tres o
cuatro meses los niños van aumentando lentamente su vocabulario
hasta tener alrededor de 10 palabras. Luego el léxico crece con
rapidez, de modo que a los 20 meses el vocabulario incluye unas 50
palabras. Incluso en esta etapa temprana el lenguaje es más
complejo de lo que podría parecer, ya que una sola palabra puede
emplearse para comunicar una variedad de ideas complejas. También
pueden usar una palabra para cubrir una gama de conceptos
(sobrextensión). El surgimiento de las primeras palabras está
íntimamente relacionado con el momento en que los niños son
capaces de formar y usar símbolos.
Alrededor de los 18 meses, muchos niños entran en la etapa de
dos palabras. Empiezan a unir palabras en oraciones, dando lugar al
habla telegráfica. Este habla se caracteriza por centrarse en los
detalles que comunican mayor significado, descartando los que no
son esenciales. Aunque las oraciones son breves, la semántica puede
ser compleja, ya que estas oraciones les permiten expresar posesión,
recurrencia, acción sobre un objeto, e incluso desaparición o
inexistencia. Durante casi un año siguen concentrándose en las
palabras esenciales aunque hagan oraciones más largas, y empiezan
a hacer más complejo su lenguaje agregando plurales, terminaciones
para verbos como –ado o –ando y nexos como y, pero y en.
Cuando los niños empiezan a aprender las reglas gramaticales
tienden a sobrerregularizar al aplicar estas reglas a cualquier palabra
(descompuesto-descomponido). Pero en realidad estos errores no
son más que una muestra del intento de los niños de asimilar nuevas
palabras a sus esquemas. Como casi todos los idiomas tienen
muchas palabras irregulares, la acomodación se hace necesaria para
dominar la lengua. Otro aspecto de la sobrerregularización del
lenguaje atañe al orden de las palabras en la oración. Como el orden
usual es sujeto-verbo-predicado, los preescolares que acaban de
dominar las reglas del lenguaje tienen problemas con las oraciones
que presentan un orden diferente. Por ejemplo, si escuchan un
enunciado en voz pasiva como “El camión fue embestido por el
coche”, suelen creer que fue el camión el que embistió al coche. Por
eso, al hablar con niños pequeños es mejor usar un lenguaje directo.
Durante los años preescolares los niños aprenden con gran
rapidez palabras nuevas y duplican su vocabulario más o menos cada
seis meses entre los dos y los cuatro años (de 200 a 2000 palabras).
En este periodo les gusta jugar con el lenguaje.
La siguiente tabla trata de unir las capacidades cognitivas y
comunicativas de los niños desde el nacimiento hasta los 12 años.
EDAD(m
COGNICIÓN COMUNICACIÓN
eses)
1 Llora para expresar incomodidad o Responde a la voz humana.Llora para que lo
dolor.Muestra preferencias atiendan.Produce sonidos de placer.
visuales.Recuerda un objeto que
reaparece a intervalos de 2
´5segundos.
2 Prefiere mirar los rostros a los Distingue diferentes sonidos de habla.Produce
objetos y sigue el movimiento de sus gorjeos guturales.
propias manos.Repite sus propias
acciones.Anticipa la aparición
de objetos.Se incrementa la
conciencia de los estímulos del
entorno.
3 Se amplia el campo visual y puede Gorjea con sílabas aisladas (C-V).Gira la cabeza al
alternar con facilidad la mirada a escuchar una voz.Responde verbalmente al habla de
diferentes objetos.Buscavisualmente los demás.Produce fundamentalmente sonidos
la fuente de un sonido.Comienza el vocálicos.
juego exploratorio y el de su
propio cuerpo.Deja de succionar
cuando escucha la voz de sus padres.
4 Localiza el sonido.Clava la vista en Balbucea.Varía el tono.Imitatonos.Sonríe a las
el lugar por donde ha desaparecido personas que le hablan.
un objeto.Recuerdo visual durante 5-
7 segundos.Reconoce a su madre en
un grupo de personas.Percibe los
lugares y las personas desconocidas.
5 Empieza los juegos.Siguevisualmente Vocaliza cuando juega con sus juguetes.Experimenta
un objeto que desaparece, reconoce con los sonidos verbales.Imita algunos
objetos familiares; anticipa la sonidos.Responde a su nombre.Sonríe y vocaliza ante
presencia de un objeto, tan sólo con su imagen en un espejo.
ver una parte del mismo.Memoria
visual de 3 horas.Recuerda sus
propias acciones.
6 Alcanza y agarra objetos sin Modifica el volumen, el tono y
dificultad.Inspecciona los el ritmo.Emite vocalizaciones de placer y de disgusto.
objetos.Alcanza los objetos que se ha
caído.
7 Busca visualmente durante breves Juegos vocales.Escucha las vocalizaciones de los
instantes un objeto que demás.Reconoce tonos e inflexiones diferentes.
ha desaparecido.Imita una acción que
está en su repertorio.Clasifica objetos
por su tamaño.
8 Reconoce las dimensiones de los Reconoce algunas palabras.Repite sílabas
objetos.Prefiere jugar con objetos pronunciadas con énfasis.Imitagestos y el tono del
nuevos y relativamente habla adulta, ecolalia.
complejos.Explora la forma, el peso,
la función y las propiedades de los
objetos (dentro/fuera).
9 Descubre un objeto que ha visto Produce patrones de entonación distintos.Imita toses,
ocultar.Anticipa el resultado de pedorretas, …Utiliza gestos sociales.Usa la
acontecimientos y el retorno de jerga.Responde a su nombre y a “no”.
personas.
10 Señala las partes del cuerpo.Intenta Imita el habla adulta si se utilizan sonidos que existen
Tratando de correlacionar pensamiento y lenguaje podríamos decir
que los niños aprenden el funcionamiento de los objetos, por ejemplo
hacer rodar una pelota, mediante la manipulación, y entonces utilizan
estas características funcionales para establecer categorías de
objetos, por ejemplo la categoría de cosas que pueden rodar. Estas
características comunes forman la base semántica de las primeras
palabras. Hacia los 8 meses, los niños aprenden a responder a las
señales, por ejemplo un biberón se convierte en una señal para
comer. Alrededor de los 10 meses, los indicadores (propiedad de una
acción que el niño comparte con otros) se convierten en formas
precoces de representación. Los niños utilizan estas propiedades
compartidas para interpretar las acciones de los demás. Por su parte
las acciones ya no necesitan formar parte del contexto inmediato,
como ocurría anteriormente. Por ejemplo, cuando la madre se pone el
abrigo, el niño infiere que ella está a punto de marcharse, incluso
aunque no la vea dirigirse hacia la puerta. Antes el niño respondía a
la acción de dirigirse hacia la puerta pero no a la de ponerse el
abrigo. Este cambio refleja la capacidad cada vez mayor para
anticipar sucesos a partir de claves ambientales.
Estas características compartidas de las acciones también
contribuyen al aprendizaje de los niños, y se reflejan en conductas
imitativas más avanzadas. Por otra parte, la imitación también se
manifiesta en el incipiente uso de gestos y vocalizaciones por parte
de los niños. A medida que éstos comienzan a imitar las
vocalizaciones de los adultos, van dejando de utilizar señales para
representar estímulos internos como el llanto, y prefieren utilizar
señales dirigidas a comunicarse con los demás. Algunos estudios
consideran que la imitación es un requisito previo para el lenguaje y la
comunicación, ya que ésta permite construir representaciones
internas de la conducta de los demás para después repetirlas.
Otro elemento básico para el desarrollo del lenguaje es la
comprensión de la relación entre medios y fines. Los niños ponen de
manifiesto su comprensión de esta relación cuando son capaces de
tirar de un mantel para conseguir un objeto que hay encima de éste; y
esto está relacionado con el desarrollo de la intencionalidad. La
comprensión de la relación entre medios y fines implica que los niños
deben ser capaces de anticipar el resultado de sus acciones, ya que
deben seleccionar los medios apropiados para lograr el objetivo
deseado. Finalmente, si el fin no resulta suficientemente adecuado,
puede ser necesario modificar ligeramente la secuencia de acciones
dirigida a lograrlo. Las tentativas para recuperar un objeto pueden
contribuir a que los niños aprendan que un objeto puede utilizarse
para conseguir otro objeto, por lo que las palabras realizan funciones
similares a las de una herramienta. Sin embargo, es posible que la
comprensión de la relación entre medios y fines no sea necesaria
para la utilización de las primeras palabras, sino que esté más
relacionada con funciones lingüísticas superiores, como la sintaxis. Y
que, por lo tanto, correlacione más significativamente con la aparición
de las emisiones de dos palabras.
2. Posicionamientos frente a la relación entre pensamiento y lenguaje.
De una manera muy general, se pueden dividir las teorías que
tratan de la relación entre pensamiento y lenguaje en cuatro tipos.
Piaget y otros teóricos han propuesto la existencia de un modelo
cognitivo duro, según este modelo, el lenguaje se basa en el
pensamiento y además está determinado por éste (determinismo
cognitivo), esto es, que los niños sólo expresan mediante su lenguaje
aquellas relaciones que ya han elaborado previamente en el ámbito
intelectual. Por el contrario, otros autores como Whorf han propuesto
un modelo donde es el lenguaje el que influye de una manera
explícita e importante sobre el pensamiento (determinismo
lingüístico). Una posición más moderada está representada por
Vigotsky, para quien el conocimiento precede al lenguaje, pero a su
vez resulta influenciado por las estructuras lingüísticas. Por último las
teorías de Chomsky consideran el pensamiento y el lenguaje como
dos elementos relativamente independientes, donde cada uno de los
cuales ejerce una influencia reducida sobre el otro.
Piaget propuso un modelo de funcionamiento cognitivo que
concibe explícitamente el lenguaje como un subproducto del
pensamiento. Según Piaget, el lenguaje no basta para explicar el
pensamiento, ya que las estructuras que caracterizan el pensamiento
tienen sus raíces en la acción y en los mecanismos sensoriomotores,
que tienen un carácter más básico que los lingüísticos. Si bien el
conocimiento y el lenguaje se consideran como ámbitos de desarrollo
relacionados, el primero aparece en su teoría como el elemento
dominante.
En su descripción del desarrollo, Piaget continúa concentrándose
en la cognición y considerando el lenguaje como un subproducto
periférico. Para él, el lenguaje es sólo uno de los muchos procesos
simbólicos que se utilizan para representar la realidad, y carece de
importancia para el desarrollo cognitivo, o lo que es lo mismo, el
lenguaje sólo es un síntoma de que el niño está avanzando en su
desarrollo cognitivo. Según Piaget, los niños desarrollan un habla
egocéntrica para nombrar su entorno, de manera que el lenguaje es
relativamente independiente de su experiencia social.
Vigotsky (1962) propone que el pensamiento y el lenguaje tienen
orígenes diferentes y cursos distintos de desarrollo. Hacia los 2 años
de edad, estos trayectos desiguales se unen para continuar por un
camino común. Según Vigotsky al principio el pensamiento es no
verbal y el habla no intelectual pero, en el momento en que ambos
se combinan, el pensamiento se hace verbal y el habla racional.
Vigotsky denominó a este solapamiento de pensamiento y lenguaje
pensamiento verbal. Frente al niño solitario y autodidacta imaginado
por Piaget, Vigotsky describe una colaboración entre el niño y su
entorno social, encarnada en la figura de unos padres que modelan el
pensamiento de sus hijos de manera apropiada a su cultura. Este
autor consideraba el lenguaje como la fuerza que dirige el desarrollo
cognitivo, ya que el lenguaje actúa como mediador en los ámbitos
intelectuales y sociales en los que participan los niños, por lo que el
lenguaje y la interacción social están intrínsecamente vinculados.
Vigotsky dio la vuelta a la propuesta de Piaget al suponer que el
lenguaje se aprende a partir de la interacción personal, y sólo
después se utiliza de manera individual para pensar sobre la realidad.
Whorf también ha propuesto una teoría que relaciona
pensamiento y lenguaje pero que destaca la dependencia del
pensamiento respecto al lenguaje. Esta postura, denominada
determinismo lingüístico, afirma que todos los procesos superiores de
pensamiento dependen del lenguaje, ya que el lenguaje determina el
pensamiento. Cuanto más amplio y rico sea un lenguaje, mejor será
el desarrollo cognitivo de sus hablantes. Junto al determinismo
lingüístico, Whorf propuso también la existencia de un relativismo
lingüístico: si el lenguaje determina el pensamiento, entonces los
hablantes de diferentes lenguas también interpretarán el mundo de
manera diferente. En otras palabras, los hablantes interpretamos
nuestras experiencias según el nombre que podemos ponerles. Whorf
sugirió que el uso continuado de una particular categorización
lingüística puede, en algún punto, afectar también en el modo en que
los hablantes categorizan el mundo incluso cuando no están
hablando.
Por su parte, Chomsky, rechaza la idea piagetiana de que el
conocimiento constituye la pieza básica para la adquisición del
lenguaje ya que los niños adquieren el lenguaje en un momento en
que no son capaces de alcanzar logros intelectuales de envergadura.
Para Chomsky, pensamiento y lenguaje son independientes a pesar
de estar relacionados.
3. ¿Es posible el pensamiento sin lenguaje?
¿Qué es imprescindible para que lleguemos a ser seres
humanos plenos? ¿Lo que llamamos nuestra humanidad depende en
parte del lenguaje? ¿Qué nos pasa si no logramos aprender ningún
lenguaje? ¿Se desarrolla el lenguaje de modo espontáneo y natural o
es preciso el contacto con más seres humanos?
Un medio de investigar estos temas es el estudio de seres
humanos privados de lenguaje, pero para investigar el papel
fundamental del lenguaje no hay que estudiar su pérdida tras haberlo
aprendido sino los casos en que no se ha aprendido siquiera. Es por
esto que la mayoría de las investigaciones se centran en el estudio de
niños sordos prelocutivos que no han tenido contacto alguno con el
lenguaje.
Susan Goldin-Meadow (2003) defiende que el pensamiento no
depende del lenguaje y por lo tanto es anterior a este. Esta
conclusión se basa en el estudio de personas que no han tenido
exposición alguna a ninguna lengua convencional, como es el caso
de los niños sordos, hijos de padres oyentes que deciden dar a sus
hijos una educación oralista y no usan la lengua de signos. Goldin-
Meadon sostiene que el pensamiento de estos individuos no ha
tenido la posibilidad de ser modelado por el lenguaje y sin embargo
son capaces de comunicar ideas. Como resultado, cualquier
categoría que expresen revela pensamientos que no dependen del
lenguaje, por lo tanto se puede afirmar que sí existe pensamiento sin
lenguaje.
El neurólogo británico Hughlings-Jackson sostenía que no
hablamos ni pensamos sólo con señas o palabras, sino con señas y
palabras que se relacionan unas con otras de un modo concreto. Sin
una adecuada interrelación de sus partes, la expresión verbal sería
una mera sucesión de nombres, un montón de palabras, que no
formarían proposición alguna. No sólo hablamos para decir a otros lo
que pensamos, sino también para decírnoslo a nosotros mismos, por
lo que el habla es una pieza del pensamiento.
Oliver Sacks (2003) expone los casos de varios niños sordos
prelocutivos que no han tenido contacto con el lenguaje hasta una
avanzada edad. Todos estos casos tienen muchos rasgos en común,
siendo la mayor diferencia entre ellos de tipo emocional, referida
sobretodo a la reacción y la respuesta de las familias ante la sordera,
diagnosticada o no, (en muchos casos se diagnosticaba a estos niños
como retrasados mentales o autistas, y sólo años más tarde les
diagnosticaban sordera) de sus hijos. Este factor emotivo
probablemente sea de gran importancia para determinar si tendrá
éxito o no el aprendizaje del lenguaje cerca de la edad crítica o
después de ella (algunos adultos sordos sin lenguaje tuvieron éxito en
la adquisición del mismo, sin embargo otros estaban tan dañados
emotivamente por el aislamiento que se habían hecho retraídos e
inaccesibles, su actitud era contraria a la comunicación y estaban ya
cerrados a cualquier intento de aprendizaje de lenguaje formal).
Todos estos niños privados del habla, la escritura y el lenguaje de
señas, sólo disponían de los gestos, de la mímica y de un notable
talento para el dibujo. Su inteligencia visual (la capacidad de resolver
problemas y rompecabezas visuales) era bastante buena, entendían
los dibujos animados y los conceptos visuales, sin embargo esta
inteligencia parecía estar predominantemente limitada a lo visual. Los
niños veían, diferenciaban, categorizaban, utilizaban; no tenían
problemas de generalización o categorización perceptual, tenían
conciencia de los números y las cantidades aunque no tuviesen
nombres para ellos; pero no parecían capaces de ir mucho más allá,
no podían retener en la mente ideas abstractas, reflexionar, jugar o
planear. También tenían una total ausencia de sentido histórico,
ignoraban los conceptos de pasado o futuro, para ellos no existía más
que lo que ocurría en el momento, en el presente. Parecían
absolutamente literales, incapaces de mezclar imágenes o hipótesis o
posibilidades, de acceder al ámbito de lo imaginativo o figurativo.
[…] Aun así daban la impresión de una inteligencia normal, no es que
carecieran de mente, es que no la utilizaban toda […].
Un testimonio conmovedor que entronca con los casos
observados por Sacks es el de Emmanuelle Laborit (1995) quién, en
su libro autobiográfico, describe como hasta los 7 años, momento en
el que entra en contacto con el Lenguaje de Signos, su vida está llena
de lagunas. Conserva recuerdos de esa etapa pero son recuerdos
eminentemente visuales, […] como flash-back sin cronología […],
pasado y futuro son conceptos que no están en su mente, para ella
sólo existía el presente y sólo podía entender una situación si la
visualizaba.
[…] Hasta la edad de 7 años no hay palabras, no hay frases en mi
cabeza, sólo imágenes. […]. Sin embargo, había un pensamiento,
dado que yo “pensaba” en la comunicación, la quería […] ¿Qué
querían decir aquellos gestos de la gente que había a mi alrededor,
con los labios en posiciones tan curiosas? Yo “notaba” alguna cosa
distinta cuando se trataba de cólera, de tristeza o de contento, pero el
muro invisible que me separaba de los sonidos correspondientes a
dicha mímica era a la vez de vidrio transparente y de cemento […].
Emmanuelle usa los dibujos, como la mayoría de los niños sordos,
como medio de comunicación, esto le permite explicar una parte de
lo que llena su mente. Por otra parte, el juego con sus muñecas, en el
que ella representa el papel de madre responsable de su casa, da
muestras de cómo puede haber juego simbólico sin que haya un
lenguaje previo. Por lo que el desarrollo cognitivo tal como se expresa
en el juego no parece ser distinto del que se produce cuando hay un
desarrollo del lenguaje. Emmanuelle cuenta también como pensaba
que moriría siendo niña y que cuando esto sucediera su “alma”
volvería en el cuerpo de un niño oyente; está claro que no contaba
con las palabras que denominan cada una de las partes de este
pensamiento, pero sin duda va más allá de lo puramente visual para
alcanzar cierto grado de abstracción.
Es evidente que el pensamiento y el lenguaje tienen orígenes muy
diferenciados, que se examina y se analiza el mundo y se reacciona
frente a él mucho antes de que llegue el lenguaje, que hay una gama
inmensa de pensamiento antes de que el lenguaje surja.
El ser humano no carece de mente, no es mentalmente deficiente,
porque no disponga de lenguaje, pero sí está limitado en el ámbito de
su pensamiento, confinado a un mundo inmediato, pequeño. El
psicólogo estadounidense Joseph Church sostiene que el lenguaje
abre nuevas perspectivas y nuevas posibilidades de aprendizaje y de
actuación, controla y transforma las experiencias preverbales. Para él
el lenguaje no es sólo una función entre otras muchas sino una
característica omnipresente del individuo hasta el punto que éste se
convierte en un organismo verbal, cuyas experiencias, acciones y
concepciones pasan a modificarse todas de acuerdo con una
experiencia verbalizada o simbólica. El lenguaje nos permite influir
sobre las cosas sin manejarlas físicamente.
4. Conclusiones
No cabe la menor duda sobre la existencia de una estrecha
relación entre el pensamiento y el lenguaje, a pesar de que los
distintos autores discrepen en cuanto al momento de aparición de
cada uno de ellos y la influencia que uno ejerce sobre el otro. Para
Piaget sería primero el pensamiento y después el lenguaje, para
Chomsky ocurriría justo lo contrario, y para Vigotsky pensamiento y
lenguaje tienen un origen y desarrollo diferente, aunque desde el
momento en que se unen ya son inseparables y siguen un camino
común.
Nuestro cerebro parece estar preparado o tener una especial
predisposición para aprender el lenguaje, pero también para pensar.
Esta claro que las personas que carecen de lenguaje piensan,
aunque no puedan verbalizar sus ideas, otra cuestión es el grado de
complejidad de ese pensamiento. En ese sentido, el lenguaje nos
abre las puertas a una capacidad cognitiva más compleja que permite
que hablemos de tecnología, de amor, del pasado o del futuro.
Por otra parte, el lenguaje no es sólo una herramienta que nos
permite comunicarnos, sino que es, sobretodo, el vehículo que nos
socializa, si se quiere, que nos humaniza. A través de él nos llega la
cultura de nuestro entorno, y con ella los principios y valores que
rigen nuestras vidas; de ahí que Whorf defienda que hablantes de
diferentes lenguas interpretan el mundo de manera diferente. No
podemos ignorar el hecho de que el lenguaje o, lo que es lo mismo,
las palabras que usamos están cargadas de ideología y de valores
sociales, que son los que determinan nuestro pensamiento y nuestra
forma de interpretar el mundo.
Desde el punto de vista
logopédico, si comprendemos el pensamiento infantil estaremos en
mejor posición para adecuar los métodos de trabajo, tanto de la
evaluación como del tratamiento, a las capacidades de los niños.
Para comprender la forma en la que piensan los niños o para
distinguir si tienen problemas porque carecen de las capacidades
necesarias de pensamiento o sencillamente porque no han aprendido
los hechos básicos, hay que observarlos cuidadosamente cuando
intentan resolver los problemas que se les plantean. Esto es, la lógica
que emplean, si se concentran sólo en un aspecto de la situación, si
se dejan llevar por las apariencias, si sugieren soluciones de manera
sistemática o adivinan y olvidan lo que ya aprendieron. También es
interesante preguntar a los niños cómo resolvieron el problema o qué
estrategias usaron, ya que son los propios niños la mejor fuente de
información sobre sus capacidades de pensamiento.

Lenguaje y pensamiento
Psicolinguística. Aprendizaje y desarrollo. Conceptuar. Razonar. Juzgar. Pensar. Frases. Sintaxis.
Estructuras lingüísticas. Skinner. Etiología

INTRODUCCIÓN.
Normalmente el hablar con otras personas se nos hace algo de lo más cotidiano, sin embargo,
el lenguaje es algo muy complejo donde interactúan diversas actividades mentales.
Primero es necesario reconocer las palabras dentro de la cadena sonora, después determinar
el significado de cada una de ellas en el contexto de la oración que forman, identificar el nivel
de significado o significados de la oración, y formular una respuesta. El hombre se sirve del
habla para numerosos propósitos como para satisfacer demandas y necesidades, controlar a
otros, establecer contactos con la gente, expresar sentimientos, simular o crear, preguntar o
escribir.
También el lenguaje es la razón fundamental por lo que el hombre crea cultura mientras que
los animales no. El lenguaje debe reconocerse como algo más que sólo un medio de
comunicación entre los seres humanos, pues es la característica que hace claramente
humana la conducta humana.
Con lo anterior se deduce que el lenguaje es el tipo más complejo de comunicación
intencional. Un lenguaje relaciona sistemáticamente símbolos (sonidos, letras y signos) con el
significado, y establece reglas para combinar y recombinar los símbolos para ofrecer diversos
tipos de información.
Primordialmente a los psicólogos les interesan dos aspectos del lenguaje, que son el cómo se
adquiere y cómo se utiliza, nombrando al estudio de estos aspectos Psicolinguística. Algunas
escuelas lingüísticas entienden el lenguaje como la capacidad humana que conforma al
pensamiento o a la cognición.
Observaremos como el lenguaje es el indicador más tangible de nuestro poder pensante y
como comprobaremos, el lenguaje participa en muchos procesos psicológicos que el hombre
posee.
En este trabajo el lenguaje será definido como: medio de comunicación entre los seres
humanos por medio de signos orales y escritos que poseen un significado. Y en un sentido
más amplio se entenderá por lenguaje a cualquier procedimiento que sirva para comunicarse.
Introducción
La familia y la escuela son los marcos donde básicamente se adquiere y desarrolla el lenguaje
de la mayoría de los niños de nuestra sociedad. Nadie discute el papel del entorno familiar en
el acceso a las primeras etapas del lenguaje. La importancia de la escuela es igualmente
incuestionable, ya que favorece las relaciones e interacciones necesaria para que se
desarrolle la comunicación interpersonal y, en buena medida como consecuencia de ello, la
evolución del lenguaje. Así, una de las características de la escuela es que puede potenciar el
desarrollo del lenguaje.
Paralelamente, la escuela exige unos niveles mínimos de lenguaje para poder acceder y
seguir mejor los aprendizajes que en ella se imparten. Este es un factor determinante que se
ha de tener siempre presente. Si no se da este nivel requerido en un momento preciso de la
vida escolar, se obstruye el acercamiento a otros conocimientos para cuyo acceso es básico
un adecuado desarrollo que al mismo tiempo precisa para cumplir la función de impartir
conocimientos y favorecer el pensamiento.
El lenguaje es vital como intermediario en numerosas situaciones de aprendizaje. No se
puede, pues, cuestionar el papel de la escuela como favorecedor del desarrollo del lenguaje
prácticamente desde sus primeras etapas, por un lado, y como detector, por otro, de posibles
dificultades o transtornos de aquél, de los que a veces es involuntariamente generadora.
• DEFINICIÓN.
PENSAR: Proceso psíquico racional, subjetivo e interno de conocer,
comprende juzgar y razonar los objetivos y hechos. El pensar produce el pensamiento.
PENSAMIENTO: Fenómeno psíquico racíonal. objetivo y externo derivado del pensar para la
solución de problemas.
LENGUAJE: Es le función de expresión del pensamiento en forma oral y escrita para la
comunicación y el entendimiento de los seres humanos.
• OPERACIONES DEL PENSAR.
CONCEPTUAR: Operación del pensar del concepto. El concepto es una operacíón mental por
¡o que se abarca en un solo acto del pensamiento las características esenciales de una clase.
lmplica las operaciones
de abstracción, comprensión y generalización. Ejemplo: El concepto de
educación
JUZGAR: Operación del pensar que consiste en elaborar juicios. El
juicio es el acto por el cual el sujeto expresa su postura ante el
objeto, se afirma o rechaza algo.
RAZONAR: Operación del pensar por la cual se produce el raciocinio que es el recurso del
pensamiento que cubre la relac¡ón esencial y general entre las cosas por medio de juicios
hasta llegar a una conclusión.
Ejemplo: El sauce es una árbol, el árbol es una planta. luego el sauce
es una planta.
1.2CLASES DEL PENSARES:
EMPÍRICO: Es el pensar cotidiano, espontáneo y superficial basado
esencialmente en la práctica y en las experiencias.
CIENTÍFICO: Es el pensar sistemático, integrado por un sistema de
conceptos, juicios y razonemientos acerca de los objetos y leyes del
mundo externo y de lo humano.
LÓGICO: Es el pensamiento orientado, guiado y sujeto a los principios racíonales de la lógica.
2.CARACTERÍSTICAS DEL PROCESO DEL PENSAR:
El pensar lógico se caracteriza porque opera mediante conceptos.
El pensar siempre responde a una motivación. que pueda estar originada
en el ambíente natural, sociaj o cultural, o en el sujeto pensante.
El pensar es una resolución de problemas. La necesidad exige
satisfacción.
El proceso del pensar lógíco siempre sigue una determinada djrección.
Esta dírección en busca de una conclusión o de le solución de un
problema. no sigue propiamente una linea recta si no más bien
con avances, paradas, rodeos y hasta retrocesos. El proceso del pensar se presenta como una
totalidad coherente y organizada, en ¡o que respectal a sus diversos aspectos, elementos y
etapas.
3.RELACION ENTRE LENGUAJE Y PENSAMIENTO.
La relación entre pensamiento y lenguaje es fundamental en todo proceso de construcción del
desarrollo personal. Para que éste tenga lugar es
imprescindible que el niño se relacione con los demás, es decir, que establezca relaciones
sociales, pero ¿puede darse esta socialización sin un instrumento,sin el lenguaje
Una de las principales herramientas que el sujeto va a utilizar como
vehículo favorecedor en el aprendizaje es el signo, es lo simbólico, es el
LENGUAJE, donde el papel del docente , la familia y los iguales es vital pues actuarán como
dadores de modelos de imitación que posteriormente serán interiorizados por el alumno a fin
de darles un significado, un pensamiento.Si estudiamos por separado cualquier función
psíquica superior(atención, memoria, pensamiento, lenguaje…etc.) estamos creando un
modelo de persona alejado de cualquier rasgo social, de cualquier matiz interaccional y
global, pero ¿ somos realmente así?. Desde nuestro punto de vista pensamos que no, pues el
ser humano es una criatura social desde que nace, donde el lenguaje es clave para su
relación con los demás y consigo mismo. Vigotsky hizo hincapié en este tema con una nueva
psicología donde la interacción y las claves sociales, como el lenguaje, han de servirnos como
parte integral y fundamental de nuestra formación y desarrollo.
De igual manera no podemos dejar de nombrar el concepto de “zona de desarrollo próximo”
que da Vigostky puesto que en la educación es importante que el docente distinga entre
aquello que el alumno es capaz de aprender por sí solo y lo que es capaz de aprender con
ayuda de otras personas ( amigo, adulto, compañero…) de ahí la vital importancia de la
interacción social en el proceso de adquisición del lenguaje y del pensamiento.
Para finalizar señalaremos que el lenguaje servirá de herramienta al
individuo para interiorizar cualquier aspecto de la sociedad en la que se haya inmerso,
igualmente contribuirá a la regulación de su comportamiento y de esta forma podremos
adelantar el aprendizaje al desarrollo de cada uno pretendiendo con esto atender las
necesidades educativas específicas y crear en él un verdadero aprendizaje significativo.
4.COMPONENTES DEL LENGUAJE
El lenguaje tiene una doble vertiente, la expresiva, la receptiva, cada una de las cuales tiene,
a su vez, diferentes elementos que la constituyen.
palabra en frases (nivel sintáctico) y de frases en un lenguaje más complejo (nivel lingüístico).
LA RECEPCIÓN SE REALIZA EN
LA EXPRESIÒN TIENE DISTINTOS NIVELES
La articulación de sonidos aislados (los fonemas) o en sílabas, que corresponden a un nivel
motor y práxico.
La asociación de sílabas en palabras (nivel fonético), que supone ya la emisión de un continuo
de sonidos en un orden definido.
La asociación de DIFERENTES ETAPAS
La audición (nivel periférico)
La percepción auditiva (nivel cortical)
La decodificación dl mensaje y la comprensión verbal.
En un nivel más elevado y entre ambas vertientes están situados:
El lenguaje interior.
La posibilidad de evocación (posibilidad de representar el objeto ausente o la acción pasada).
(inmediata o a largo plazo).
5. TIPOS DE LENGUAJE (ORAL, ESCRITO E INTERIOR).
Hay tres tipos de lenguaje que son: el idioma oído, el pronunciado y el visual.
La pronunciación de las palabras es un carácter general para todos los tipos de lenguaje. Por
lo cual Pavlov consideraba que el componente fundamental del Segundo Sistema de Señales
son los impulsos cinéticos que llegan al analizador motor verbal desde los órganos del
lenguaje.
El lenguaje visual permite ampliar las condiciones de relación. El lenguaje visual se puede
manifestar en tres tipos: cuando se lee para sí, en voz alta y cuando se escribe (el lenguaje
escrito).
En el lenguaje oral, cuando hablamos debemos preparar la pronunciación de un sonido al
mismo tiempo que pronunciamos el precedente, o sea la pronunciación en voz alta exige una
especie de preparación anterior.
El lenguaje escrito influye grandemente en el desarrollo del lenguaje oral, se desarrolla
después del oral sobre la base de éste último.
Para dominar el lenguaje escrito es necesario aprender a pasar de un tipo de lenguaje a otro.
Para que esto sea posible es necesario un entrenamiento especial, pues el análisis y la
síntesis de la palabra sonora y escrita son distintos.
Las investigaciones experimentales han demostrado que el aprendizaje de la lectura tiene
tres etapas (datos de Egorov):
Analítica. El escolar lee letras aisladas y pronto pasa a leer.
Sintética. Los estudiantes con frecuencia se aceleran a sintetizar los elementos de las
palabras y as pronuncian en conjunto antes de que hayan percibido todos sus elementos.
Analítico-Sintético. Se regulan los dos lados del proceso y se consigue el paso rápido y exacto
de la palabra percibida visualmente a la palabra oral. Esta es la etapa de la lectura de corrido.
El aprendizaje de la escritura tiene tres etapas (datos de Gurianov y Sherbak):
Elemental. El escolar fija su atención principal en los elementos que componen las letras, en
cómo debe coordinas los movimientos y utilizar la pluma y el papel.
Literal. La atención se fija principalmente en el dibujo de las letras, mientras que la
representación de sus elementos y la observación de las reglas técnicas se automatizan.
Escritura coordinada. La atención se fija principalmente en la unificación de las letras en la
palabra, en conservar el aspecto regular y uniforme de las letras por su tamaño, inclinación,
situación y distribución en el renglón.
Después aparece una nueva tarea: escribir conforme a las reglas ortográficas.
La forma más desarrollada del lenguaje escrito se alcanza cuando el sujeto puede exponer
por escrito sus pensamientos de manera consecuente y coordinada.
Además del lenguaje oral y escrito existe el lenguaje interno o lenguaje para sí mismo. Este
se la cubierta de los pensamientos, cuando pensamos sin expresar en voz alta su contenido.
El lenguaje interno es la articulación encubierta de los sonidos verbales.
La articulación encubierta del lenguaje envía al cerebro excitaciones originadas en los
receptores cinéticos, que aunque son muy débiles, son suficientes para que se desarrolle el
proceso normal.
6. EL PROCESO DE APRENDER EL LENGUAJE.
En los últimos años, varias investigaciones se han dirigido a estas cuestiones, tanto por su
propio valor como por las luces que arrojan sobre otras áreas del aprendizaje. Han habido
innumerables controversia sobre el modo preciso en que se desenvuelve este proceso, pero
es posible destacar cuatro componentes que en formar parte de él:
Imitación.-tiene un gran papel en el aprendizaje del lenguaje. Es evidente que los niños
aprenden sus primeras palabras por lo común meras etiquetas oyendo e imitando.
Reforzamiento.-es un poderoso medio de aprendizaje. Si la palabra produce resultados
favorables, se inclina a repetirlas. Pero el reforzamiento no parece suficiente para explicar la
adquisición de la sintaxis.
Estructuras lingüísticas innatas. El lingüista Noam Chomsky (1959), piensa que todo ser
humano nace con las estructuras mentales para la adquisición del lenguaje, que permite que
el niño procese selectivamente la información lingüística del medio y formule una gramática
generativa con la cual produce su lenguaje.
Desarrolló cognoscitivo. subrraya la relación entre el aprendizaje lingüístico y las nociones
y conceptos infantiles en desarrollo. Esto dice que las estructuras gramaticales básicas no
están presentes en las primeras expresiones verbales, sino que se desenvuelve
progresivamente, de lo que los teóricos concluyen que su aprendizaje depende del desarrollo
cognoscitivo previo (Bloom, 1970). Así, cada patrón particular de habla no aparecerá antes de
que el niño adquiera el concepto en que se funda, y son capaces de expresar sólo los
conceptos que ella domina.
Piaget (1962) especulaba que la habilidad de hacer un concepto de una idea precede a la de
expresarlo con palabras. Otros han observado que muy pronto después de que el niño
comienza entender relación como "mayor" o "más que", las palabras contribuye a delinear,
afinar y transformar el pensamiento conceptual (Brunner, 1983, Vigotsky, 1962).
7. TEORÍAS SOBRE LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE.
Teoría de Chomsky o del dispositivo de adquisición del lenguaje.
Chomsky propone la existencia de una "caja negra" innata, un "dispositivo para la adquisición
del lenguaje" o LAD (por sus siglas en inglés), capaz de recibir el input lingüístico y, a partir
de él, derivar las reglas gramaticales universales. Este input es muy imperfecto; sin embargo,
el niño es capaz de generar de él una gramática que genera oraciones bien estructuradas y
que determina cual es la forma en que deben usarse y comprenderse éstas. La naturaleza de
este LAD no es conocida, pero es bastante aceptada la idea de que el hombre tiene una
tendencia innata para aprender el lenguaje.
La teoría de Bruner o de la solución de problemas.
Para Bruner, tanto las cogniciones como los contextos son cruciales para el desarrollo del
lenguaje. Bruner sugirió que el niño aprende a usar el lenguaje para "comunicarse en el
contexto de la solución de problemas", en lugar de aprenderlo se enfatiza el aspecto
comunicativo del desarrollo del lenguaje más que su naturaleza estructural o gramatical. De
acuerdo con Bruner, el niño necesita dos fuerzas para lograr el aprendizaje del uso del
lenguaje. Una de ellas es equivalente al LAD de Chomsky; la otra fuerza sería la presencia de
un ambiente de apoyo que facilite el aprendizaje del lenguaje. Bruner denominó a éste
sistema de apoyo para la adquisición de un lenguaje o LASS. Dentro de este LASS sería
relevante la presencia del "habla infantil", forma de comunicación que tienen los padres con
sus hijos pequeños que se caracteriza por su lentitud, brevedad, repetitividad, concentración
en el "aquí y ahora" y en su simplicidad; esta manera de comunicarse le permite al niño
"extraer la estructura del lenguaje y formular principios generales" (Davidoff, 1989). Esta
"habla infantil" aparecerá generalmente en un contexto de acción conjunta, en el que el tutor
y el niño concentran su acción en un solo objeto y uno de ellos "vocaliza" sobre él.
La teoría de Piaget.
Piaget resalta la universalidad de la cognición y considera al contexto relativamente poco
importante y escasamente influyente en los cambios cualitativos de la cognición. El niño es
visto como constructor activo de su conocimiento y, por lo tanto, del lenguaje.
Piaget presentó una teoría integrada del desarrollo cognitivo, que era universal en su
aplicabilidad y fue caracterizada la estructura subyacente del pensamiento. Su aproximación
es constructivista e interaccionista a la vez. Se proponen 2 mecanismos constructores de las
estructuras cognitivas para tratar con entornos cada vez más complejos: la organización y
la acomodación. Estos principios son aplicables al estudio del desarrollo del lenguaje; éste
se centraría en una expresión cada vez más clara y lógica del pensamiento y en una
progresiva socialización, basada en la capacidad progresiva del niño para comprender puntos
de vistas ajenos (de lenguaje egocéntrico a social).
Teoría de Vigotsky o de las influencias socioculturales.
Es un teórico dialéctico que enfatiza tanto los aspectos culturales del desarrollo como las
influencias históricas. Para Vigotsky la reciprocidad entre el individuo y la sociedad, siendo
definida esta tanto histórica como culturalmente, es muy importante. El contexto de cambio y
desarrollo es el principal foco de atención, dado que ahí es donde podemos buscar las
influencias sociales que promueven el progreso cognitivo y lingüístico. Para Vigotsky el habla
es, fundamentalmente, un producto social.
El lenguaje precederá al pensamiento e influiría en la naturaleza de éste: los niveles de
funcionamiento intelectual dependerían de un lenguaje más abstracto. Además, habla y
acción están íntimamente unidas: mientras más compleja es la conducta y más indirecta la
meta, más importante es el rol de la lengua.
Teoría de Stern o intelectualista.
Stern distingue tres raíces en el lenguaje: la tendencia expresiva, la tendencia social a la
comunicación y la tendencia intencional. Las dos primeras no son rasgos diferenciados del
lenguaje humano, ambas aparecen en los rudimentos del lenguaje animal. Pero la tercera
está ausente por completo del lenguaje de los animales, es un rasgo específico del lenguaje
humano.
El principal error de esta teoría radica en pretender la explicación a partir de lo mismo que
necesita ser explicado. De ahí su cualidad antigenética (los rasgos distintivos de las formas
avanzadas de desarrollo del lenguaje son relegadas a su inicio por una tendencia intencional)
y como resultado su inconsistencia interna.
Teoría de Skinner o del condicionamiento.
Para Skinner, el aprendizaje del lenguaje se produciría por simples mecanismos de
condicionamiento. En un principio los niños simplemente imitarían, para después asociar
determinadas palabras a situaciones, objetos o acciones.
El aprendizaje del vocabulario y de la gramática se haría por condicionamiento operante. La
gente que se encuentra alrededor del niño recompensará la vocalización de enunciados
correctos gramaticalmente, la presencia de nuevas palabras en el vocabulario, la formulación
de preguntas y respuestas, etc. y castigará con la desaprobación todas las formas del
lenguaje incorrecto, como enunciados agramaticales, palabras obscenas.
El problema de esta teoría es que no explica la similitud en el desarrollo del lenguaje de todos
los niños, aun presentando todos diferentes historias de refuerzo en el ámbito de lo
lingüístico.
8. EVOLUCIÓN, CAMBIO Y CRECIMIENTO DE UN LENGUAJE.
Entendido el lenguaje como la producción y la percepción de un idioma, cabe decir que el
lenguaje evoluciona en la medida en que lo hace la especie humana. Entendido como sistema
de comunicación, se puede relacionar con los otros sistemas de comunicación de otros
animales. Sin embargo, el lenguaje humano tiene aspectos creativos e interpretativos que
parecen marcar sus diferencias. Se cree que la comprensión del idioma está ligada a la
función que realiza una determinada zona del cerebro en el hemisferio izquierdo (conocido
como área de Broca). Hasta que se produjo esa especialización fisiológica, se podía pensar
que no había diferencias entre el lenguaje humano y el medio de comunicación que realizan
otras especies animales. Parece ser que en la era de Neandertal (hará entre 100.000 y 30.000
años) se inició el lenguaje, pero que fue con la aparición del Homo sapiens (puede que con un
cráneo y una cavidad bucal más adecuadas para el lenguaje) cuando se dio una evolución
lingüística significativa. Así pues, el lenguaje humano puede contar con 30.000 ó 40.000 años
de existencia. La enorme diversidad de lenguas que hay en el mundo, demuestra que una vez
que apareció el lenguaje se produjeron los cambios a gran velocidad. No es posible saber si
hubo una primera y única lengua, ni cuáles fueran sus sonidos, gramática y léxico. La
lingüística histórica que se encarga de enfocar, descubrir y describir, cómo, por qué y de qué
manera aparecen las lenguas, apenas puede sugerir hipótesis que expliquen el cambio.
En el siglo XVIII el filósofo alemán Leibniz sugirió que todas lenguas que existen y han existido
proceden de un único protolenguaje. Esta hipótesis recibe el nombre de monogénesis.
Muchas personas que han estudiado estas cuestiones opinan que una lengua así se podría
proponer todo lo más como un conjunto de fórmulas hipotéticas de una de las cuales habrían
procedido todas las demás, y eso explicaría sus relaciones de parentesco; lo que es diferente
a proponer que la reconstrucción reflejara una primera lengua real tal y como se hablaba
entonces. Aunque muchas lenguas vivas proceden de una única lengua anterior, esto no
significa que el lenguaje humano haya surgido en varias partes del mundo simultáneamente;
y tampoco que las lenguas vivas precisen de un solo antepasado, sino que pudo haber varios.
Esta hipótesis, que explica el origen múltiple para las familias de lenguas, recibe el nombre
de poligénesis.
Sea cual sea el origen de la lenguas, monogenético o poligenético, se cree que las diferencias
entre ellas son relativamente superficiales. Aunque muchas personas tengan dificultad en
aprender una segunda lengua, y parezca que no existen grandes similitudes entre el español,
el swahili y el chino, por ejemplo, las diferencias entre los idiomas no son mayores que los
parecidos entre ellas. Los fonemas y sus combinaciones en las lenguas que existen en el
mundo, a pesar de lo que pueda parecer, es muy posible que pertenezcan a una especie de
inventario universal donde cada lengua selecciona los que precisa. Cualquier idioma posee
determinadas características estructurales que elige dentro de esa reserva universal de
propiedades disponibles. Es decir, ninguna lengua emplea todos los fonemas que la persona
puede emitir, ni dispone de todas las categorías gramaticales posibles— como tampoco
emiten todos los fonemas ni utilizan todas las categorías los hablantes con su propia lengua
ni con otra que aprendan.
Cuando una lengua sufre transformaciones sustanciales, tanto en su estructura fonética como
en la léxica, puede llegar a convertirse en otra lengua. Con el paso del tiempo ese dialecto
deja de ser incomprensible para los demás; puede dar lugar a su vez a la creación de nuevas
formas dialectales en su seno. Lo que caracteriza al lenguaje es su continuo crecimiento y
evolución en todos los aspectos, en tanto que expresión viva de la naturaleza y la cultura
humanas.
8.1. Evolución del lenguaje
El lenguaje no es un objeto de estudio simple, unívoco, cuya descripción y funcionamiento
puedan ser explicadas con facilidad. La adquisición del lenguaje implica la coordinación de
múltiples aptitudes y funciones y la intervención de numerosos órganos distintos. El lenguaje
puede verse desde diferentes ópticas (audiología, neurología, psicología y lingüística), que
emplean a su vez distintas estrategias de información e intervención. En el ser humano, el
lenguaje oral es el más representativo, pero no el único modo de comunicación. Hemos de
valorar la importancia del lenguaje gestual y, por supuesto, del lenguaje escrito, así como de
los lenguajes alternativos. La adquisición del lenguaje no es un fenómeno aislado; es
simultáneo a otros progresos del niño y toma forma en conductas de comunicación, por lo
que hay que tener en cuenta las funciones nerviosas superiores, la interacción con el entorno,
los factores sociales y culturales, los afectivos y emocionales, y el pensamiento.
El desarrollo del lenguaje está ligado a la evolución nerviosa cerebral y se produce por la
coordinación de los diferentes órganos bucofonatorios. El responsable directo de posibles
dificultades en el desarrollo de la adquisición del lenguaje suele ser la falta de maduración o
dificultades del sistema nervioso central.
Hemos de considerar el lenguaje como instrumento de representación, y nunca como
instrumento independiente. El lenguaje oral permite intercambiar información a través de un
sistema específico de codificación.
Desde pequeños percibimos el modelo sonoro e intentamos reproducirlo; imitamos sonidos,
palabras y las diferentes formas morfosintácticas hasta llegar a una correcta utilización de
código. La riqueza del lenguaje infantil dependerá en buena medida, sobre todo en un
principio, del lenguaje utilizado por el medio familiar y sociocultural cercano.
La comunicación verbal suele revestir un significado afectivo, predominante en el niño
pequeño. De ahí la clara importancia de un desarrollo emocional adecuado para la adquisición
del lenguaje. No hay verdadero lenguaje si no se desea la comunicación con el otro. El
desarrollo de aquél se verá afectado sino existe ese otro afectivo y acogedor, esencial en la
primera infancia, o si el otro existe de forma patológica.
Lenguaje y pensamiento se desarrollan paralelamente, se influyen mutuamente. En la
interacción constante entre pensamiento y lenguaje, la correlación entre desarrollo lingüístico
e intelectual es muy importante. La inteligencia es necesaria en el desarrollo del lenguaje ya
que se presupone la capacidad de representación mental para su aparición. El lenguaje, por
su parte, se enriquece con la maduración intelectual y, a su vez, es básico para el desarrollo
intelectual, pues constituye un medio de adquisición y aporta precisión al pensamiento.
En el niño normal, la adquisición de lenguaje se desarrolla con gran regularidad, si bien se
han de tener presente las posibles diferencias individuales debidas a diferentes factores,
algunos de los cuales acabamos de señalar, o causadas por especificidadesdel pequeño que
no son en sí mismas motivo d alerta, aunque deben llevar a una observación más detallada.
Para interpretar adecuadamente el lenguaje oral del niño es imprescindible tener datos
evolutivos acerca de su desarrollo. Estos datos son útiles para enmarcar al sujeto en una
etapa de evolución concreta, adecuada o no a su edad cronológica.
En el colegio, en el trabajo de diagnóstico, educativo y reeducativo, es importante el
conocimiento del desarrollo normal del lenguaje para:
Situar inicialmente al alumno.
Observar y valorar los progresos que lleva a cabo como consecuencia de la intervención
educativa o terapéutica.
Revisar, si lo que se observa es un estancamiento, la programación que se utiliza o el alumno
a quien va dirigida.
Seguir, ampliar o dar por finalizado el programa previsto.
8.2. Etapas del lenguaje.
Primeras palabras.
El niño emite sus primeras palabras al final del primer año. En un principio se referirán a
objetos y personas, pero no demorarán en expresar peticiones o en describir el ambiente.
Estas primeras palabras se caracterizan por usar un número limitado de elementos fonéticos
y por referirse a categorías más amplias que las aceptada por la lengua adulta, tanto en lo
que se refiere a los objetos y acciones. Las palabras, en esta época, "parecen ser esfuerzos
por expresar ideas complejas, ideas que un adulto expresaría mediante oraciones" (Dale,
1992); a esto se le denomina habla polisintética.
Etapa I (LME de 1 a 2)
Esta etapa comienza generalmente entre los 18 a 20 meses. Se empiezan a formar frases que
constan de, generalmente, 2 palabras, pudiendo llegar a las 7.
Las frases escuchadas por el niño, al ser imitadas, sufren un proceso de reducción
característico, que conforma lo que algunos investigadores llaman "lenguaje
telegráfico" (Brown,1981) (aunque antes existen los enunciados expresados por el niño que
solo poseen una palabra y que son llamados holofrases (Darley, 1990)), el que se
caracteriza, principalmente , por la retención de los elementos con alta carga semántica
(sustantivos, verbos, adjetivos) y la omisión de aquellos elementos que cumplen con una
función gramatical (ilativos, inflexiones, verbos auxiliares, etc). ; en el aspecto formal, estas
frases se caracterizan por mantener el orden original y en mantener, para una determinada
etapa del desarrollo, un largo constante no importando la extensión de la frase modelo. La
elección de las palabras por el niño se haría en razón de la función referencial de las palabras
continentes (los sustantivos, verbos y adjetivos hacen referencia a objetos o cualidades de
estos presentes y actuales), la brevedad de la palabra, por la imposibilidad de inferencia del
contexto de la palabra y por la acentuación más fuerte que se le da las palabras con carga
semántica dentro de la oración (Brown, 1981)
Otros investigadores parten de la base que los niños generan sus propias gramáticas , las
cuales "poseen propiedades estructurales características, es decir, regularidades sistemáticas
de orden de palabras" (Mussen, 1978). Estas gramáticas se caracterizarían por usar 2 clases
de palabras: palabras "pivotes", clase de reducido número, ubicadas en un determinado lugar
de la oración, acompañando siempre a palabras X; y las palabras de clase abierta o "X", clase
más grande, las cuales son las que no pertenecen a la clase pivote. El niño, en un principio,
sólo sabe que determinadas palabras (las pivotes) son usadas antes de todas las otras (las de
clase abierta), no estableciendo mayor diferenciación; con el tiempo, el niño aprende a
diferenciar que palabras pueden y cuales no pueden preceder a otras, adaptándose a los
patrones adultos de lenguaje.
Las interrogaciones son idénticas a las afirmaciones, con excepción de la entonación, que es
ascendente (Dale, 1992).
Etapa II (LME de 2 a 2.5)
El niño posee ya un vocabulario que excede las 50 palabras. El niño comienza a utilizar las
inflexiones del lenguaje, o sea, aquellos elementos que modifican el significado de las
palabras, dándoles una connotación más específica (pluralidad, tiempo) o estableciendo
relaciones entre otros elementos. El orden en que estas se aprenden, por lo menos en el
inglés, es bastante consistente y depende, en parte, de la complejidad "cumulativa" de los
morfemas (Dale, 1992). Un hecho interesante de este aprendizaje de flexiones es
la hiperregularización, o sea, el uso de las mismas inflexiones de los verbos regulares en
los irregulares, lo que muestra que el niño busca patrones en el lenguaje.
9.LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE SE CLASIFICAN EN:
Función representativa o referencial. Es la orientada al contexto o referente. Transmite
contenidos objetivos referidos a la realidad extralingüística. Exposiciones de hechos,
realidades… Está libre de subjetividad. Entonación neutra, modo indicativo, ausencia de
adjetivación valorativa, léxico denotativo. Aparece en estado puro en el lenguaje científico.
Función apelativa o conativa. Se centra en el receptor. Aparece cuando el objetivo de la
comunicación es provocar una determinada reacción en el oyente. Es la función de mandato y
pregunta. Sus recursos lingüísticos son los vocativos, modo imperativo, oraciones
interrogativas, utilización deliberada de elementos afectivos, adjetivos valorativos, términos
connotativos y toda la serie de recursos retóricos. Se da en lenguaje coloquial, es dominante
en la publicidad y propaganda política e ideológica en general.
Función expresiva o emotiva. Es la orientada al emisor. Permite inferir la subjetividad del
hablante, su estado emocional. Son propias las interjecciones, el énfasis en la entonación, las
interrupciones, la alteración del orden de las palabras, las exclamaciones, elementos
emotivos de todo tipo (diminutivos, aumentativos, despectivos), adjetivos valorativos,
términos connotativos y modo subjuntivo optativo. Lenguaje coloquial, literario con frecuencia
y en periodismo de opinión.
Función fática. Está orientada al canal. La finalidad es establecer, prolongar o interrumpir la
comunicación, o bien comprobar si existe "contacto". Su contenido informativo es nulo o
escaso, de alta redundancia y previsibilidad en determinadas ocasiones. La charla
intrascendente sobre el tiempo, la salud y otros tópicos son función fática. No se pretende
intercambiar información sino mostrar la buena disposición mutua.
Función metalingüística. Es la centrada en el código. Cuando la lengua se toma a sí misma
como referente, cuando la lengua habla de la lengua.
6) Función poética. Es la orientada al mensaje. Aparece siempre que la expresión atrae la
atención sobre su forma. En sentido técnico, posee una elevada información. Constante en
lenguaje publicitario. Cualquier manifestación en la que se utilice a propósito el lenguaje con
propósito estético o chocante. Sus recursos son variadísimos, todas las figuras estilísticas y
juegos de palabras.
10. ALTERACIONES GENERALES DEL LENGUAJE ORAL.
Las patologías del lenguaje se pueden clasificar, según sus dificultades, en función de los
siguientes factores:
Etiología (en función de su origen). Se refiere a la diferencia entre las alteraciones orgánicas
(de orden genético, neurológico, y anatómico) y funcionales (dificultades tradicionalmente
consideradas de tipo psicológico, que no afectan a la comunicación social y afectiva, pero
comprometen el aprendizaje lingüístico), definiendo a las primeras como las que tienen un
origen orgánico y a las segundas como las que no dependen de una base orgánica. No se ha
de olvidar, no obstante, la frecuencia con que una alteración de lenguaje de base orgánica
puede comprometer de forma importante procesos psicológicos a nivel evolutivo.
Centrándose en la etiología, se realizó la siguiente clasificación:
• Trastornos de la etiología conocida
• Trastornos de articulación
• Trastornos del lenguaje por deficiencia de audición
• Trastornos del lenguaje por lesiones cerebrales evidentes
• Trastornos de etiología diversa mal definida
• Retraso de la palabra
• Retraso de la evolución del lenguaje
Retraso simple del lenguaje
Audiomudez, disfasias
• Dificultades de aprendizaje en la lengua escrita
• La tartamudez
• Trastornos del lenguaje en niños psicóticos
• El mutismo
Cronología. En función de éste factor puede establecerse una discotomía entre alteracines
adquiridas y alteraciones en la adquisición del lenguaje. Las adquiridas pueden tener una
causa conocida orgánica y sobrevienen cuando el lenguaje está suficientemente adquirido,
como ocurre, por ejemplo con los trastornos afásicos. En el segundo caso nos encontramos
con una problemática que se suele manifestar desde el principio del desarrollo del lenguaje y
que puede tener causa conocida o no, como los casos de los retardos desde el momento en
que se inicia el lenguaje.
Atendiendo conjuntamente a la etiología , a la cronología y a la dicotomía lengua-habla, se
plantea una clasificación del siguiente modo:
Lenguaje- habla. La afectación de la comprensión y la expresión llegaría a plantear una
alteración del lenguaje, y la afectación de la producción dirigiría a una problemática
específica del habla. Las dificultades del lenguaje son más graves en principio que las del
habla ya que afectan a la estructura del lenguaje, mientras que las del habla se refieren a los
aspectos más externos de la comunicación, en especial cuestiones de voz, ritmo y
articulación. No es dificil encontrar niños con alteraciones entre ambas patologías, y así
puede haber alumnos con dificultades muy generalizadas de articulación que podrían
conducir a un problema del lenguaje.
10.1.Transtornos del lenguaje.
Trastornos de voz: Pueden dificultar la comunicación de una manera importante. Las causas
de las disfonias son diversas (nos centraremos en las disfonias funcionales por mal uso)
Articulación: va a estar afectada cuando el niño o el adulto no pueda producir o articular
uno o varios sonidos o fonemas de su lengua. En el lenguaje infantil son normales estas
dificultades articulatorias en el desarrollo, hasta lo 4 ó 5 años no hay estabilidad fonético-
fonológico, más adelante si se puede considerar un trast. de la articulación
Trast. del lenguaje:
En niños: existen diferentes niveles desde ligeros retrasos del lenguaje (RSL) con problemas
morfosintácticos hasta casos graves en la capacidad de adquisición del lenguaje (adquisición
nula: disfasias, autismos,...)
En adulto: en muchos casos son trast. del lenguaje que aparecerían ya en la infancia y que
continuan . En otros casos las alteraciones del lenguaje en el adulto se manifiestan por
primera vez por causas diversas (lesión cerebral hemisférica, tumor cerebral, envejecimiento
cerebral, afasias)
Trast. de la fluencia: Personas que tienen una adquisición normal del lenguaje articulatorio
pero que tienen unos problemas concretos en cuanto a la expresión, saben lo que quieren
decir pero no saben decirlo normalmente. Repiten palabras o partes de palabras, se bloquean
con algún sonido o fonema, prolongan algún sonido y suelen aparecer una excesiva tensión
muscular con tics faciales o con movimientos del cuerpo. Empiezan a manifestarse en la
infancia. La tartamudez es un síntoma de la disfemia (problema del ritmo del habla)
Disfemia: además del síntoma de tartamudez, tiene otros
Trast. de al audición: Una audición normal es fundamental para la adquisición del lenguaje.
Las alteraciones de la audición puede provocar toda una serie de trastornos de la
comunicación (hipoacusias,...)
Hipoacusia de transmisión: tiene la lesión en la conducción del sonido, en el OE ó OM
Hipoacusia de percepción (neurosensorial): cuando la lesión esta situada en el OI, en el nervio
auditivo o en las áreas de la corteza que reciben los EE auditivos.
11. LENGUAJE Y PENSAMIENTO.
El problema del pensamiento y el lenguaje es tan antiguo como la propia psicología; sin
embargo, la relación entre el lenguaje y el pensamiento es el aspecto que resulta menos
estudiado. El análisis atomista y funcional, que dominó la psicología científica a lo largo de la
última década, dio lugar a considerar las funciones psíquicas de forma aislada y a elaborar y
perfeccionar métodos de investigación psicológica aplicados al estudio de esos procesos
aislados y separados entre sí. Por lo anterior, debemos segmentar el complicado conjunto en
unidades. Por unidad entendemos el resultado del análisis que, a diferencia de los elementos,
goza de todas las propiedades fundamentales características del conjunto y constituye una
parte viva e indivisible de la totalidad. Entonces, una psicología que desee estudiar las
unidades complejas tiene que comprender que debe sustituir los métodos de descomposición
en elementos por un método de análisis que segmente en unidades.
11.1 Las raíces genéticas del lenguaje y el pensamiento.
El hecho principal que encontramos en el análisis genético del lenguaje y el pensamiento es
que la relación entre ambos procesos no es constante a lo largo de su desarrollo, sino
variable. Esta relación cambia durante el proceso del desarrollo, tanto en cantidad como en
calidad. Por lo tanto, la evolución del lenguaje y el pensamiento no es paralela ni uniforme.
Sus curvas de crecimiento se juntan y separan repetidas veces, se cruzan, durante
determinados períodos se alinean en paralelo y llegan incluso a fundirse en algún momento,
volviendo a bifurcarse a continuación.
El lenguaje y el pensamiento proceden de raíces genéticas independientes. Este hecho ha
quedado demostrado consistentemente por toda una serie de investigaciones en el dominio
de la psicología animal. Ambas funciones, en todo el reino animal, no sólo tienen raíces
diferentes; su desarrollo, además, sigue líneas distintas. Las investigaciones sobre el intelecto
y el lenguaje de los antropoides, especialmente las de Köhler (1921) tiene un valor decisivo
para revelar este hecho trascendental.
Los experimentos de Köhler ofrecen una demostración patente de que los rudimentos del
intelecto, es decir, del pensamiento propiamente dicho, surgen en los animales con
independencia del desarrollo del lenguaje y sin relación alguna con sus logros. Las
invenciones de los monos en la preparación y uso de instrumentos o en el empleo de vías
indirectas (rodeos) durante la resolución de diferentes tareas, constituyen indudablemente
una fase inicial en el desarrollo del pensamiento, pero una fase prelingüística.
Según el propio Köhler, la principal conclusión del conjunto de sus investigaciones consiste en
haber demostrado que el chimpancé manifiesta rudimentos de un comportamiento intelectual
similar al del hombre. La ausencia de lenguaje y lo limitado de la huella estimular (las
representaciones) son las principales razones de la enorme diferencia existente entre el
antropoide y el hombre más primitivo. Köhler dice: “la falta de una herramienta tan
infinitamente valiosa (el lenguaje) y las limitaciones del importantísmo material intelectual
básico, las denominadas representaciones, explican por qué el chimpancé le resultan
inaccesibles incluso los rudimentos elementales del desarrollo cultural (Köhler, 1921, pág.
192).
Con lo anterior expuesto por Köhler, se resume que: se manifiesta una inteligencia parecida a
la humana en ausencia de un lenguaje más o menos comparable al humano, luego las
operaciones intelectuales son, en los antropoides, independientes del lenguaje.
A continuación otro ejemplo que podríamos comparar con las investigaciones y resultados de
Köhler. Allen y Beatrice Gardner (1969) de la universidad de Nevada utilizaron a una joven
chimpancé llamada Washoe partiendo de que la chimpancé no podía hablar a falta de un
aparato fonador, y le enseñan una versión sumamente simplificada del lenguaje de los
sordomudos. La chimpancé aprendió un reducido repertorio de signos, y después de unos 3
años empezó a combinarlos para formar secuencias cortas y sencillas, muy parecidas a las
primeras que producen los niños. Pero su comunicación fue lograda a base de la imitación,
con lo cual no pudieron demostrar que la chimpancé entendía lo que decía.
Basándose en sus años de observación en la Estación Antropoidea de la Isla de Tenerife,
Köhler escribe sobre el lenguaje del chimpancé: “Todas sus manifestaciones fonéticas sin
excepción reflejan tan solo sus deseos y sus estados subjetivos; por tanto, se trata de
expresiones emocionales, nunca son signos de algo objetivo” (Köhler, 1921, pág. 27).
En resumen lo que interesa es la relación entre pensamiento y lenguaje en el desarrollo
filogenético de ambas funciones:
El pensamiento y el lenguaje tienen diferentes raíces genéticas.
El desarrollo del pensamiento y el lenguaje siguen líneas distintas y son independientes uno
del otro.
La relación entre el pensamiento y el lenguaje no es una magnitud más o menos constante en
el transcurso del desarrollo filogenético.
Los antropoides manifiestan un intelecto semejante al del hombre en unos aspectos
(rudimentos de empleo de instrumentos) y un lenguaje semejante al del hombre en otros
(fonética del habla, función emocional y rudimentos de la función social del lenguaje).
Los antropoides no manifiestan la relación característica del hombre: la estrecha
correspondencia entre el pensamiento y el lenguaje. En el chimpancé uno y otro no guardan
ningún tipo de conexión.
En la filogenia del pensamiento y el lenguaje, podemos reconocer indiscutiblemente una fase
prelingüística en el desarrollo de la inteligencia y una fase preintelectual en el desarrollo del
lenguaje.
En cuanto a la ontogenia, la relación ente las líneas de desarrollo del pensamiento y el
lenguaje son mucho mas intrincadas y oscuras. Podemos establecer diferentes líneas en la
evolución y distintas raíces genéticas del pensamiento y el lenguaje.
A lo largo del tiempo se han obtenido pruebas experimentales objetivas de que el
pensamiento del niño atraviesa en su desarrollo una fase prelingüística. Los experimentos de
Köhler con los chimpancés, convenientemente modificados y utilizados por él mismo, fueron
trasladados a niños para efectuar comparaciones. Bühler ha investigado sistemáticamente
estas cuestiones en los niños y dise: “Se trataba de actos (refiriéndose a sus experimentos)
idénticos a los del chimpancé, de modo que esta fase de la vida infantil se puede denominar
edad del chimpancé”; refiriéndose a niños con edades de entre 10 y 12 meses. “En la edad
del chimpancé, el niño realiza sus primeras invenciones, naturalmente muy primitivas, pero
enormemente importantes en su desarrollo” (Bühler, 1930,
La importancia de estos experimentos en niños y chimpancés, es la independencia entro los
rudimentos de las relaciones intelectuales y el lenguaje. Bühler dice: “Se acostumbra a decir
que el proceso de hominización (Menschwerden) comienza en el lenguaje; es posible, pero
puede que antes de él ya exista el pensamiento instrumental, es decir, la comprensión de
relaciones mecánicas y la invención de medios mecánicos para metas mecánicas o, más
brevemente, aún antes del lenguaje, hay una acción provista de un sentido subjetivo”
Por lo general, el lenguaje infantil ha sido considerado como una forma de comportamiento
predominantemente emocional en esta fase de su desarrollo. Algunas investigaciones de
Bühler sobre las primeras formas de comportamiento social del niño y el inventario de sus
reacciones durante el primer año de vida, y la de sus cols. Hetzer y Tuder-Gart sobre las
reacciones tempranas del niño a la voz humana; muestran como durante el primer año de
vida del niño encontramos un rico desarrollo de la función social del lenguaje, precisamente
en su fase preintelectual de desarrollo.
El relativamente complejo y rico contacto social del niño da lugar a un desarrollo
extraordinariamente temprano de los recursos comunicativos. Se ha constatado la aparición
de reacciones simples pero bien definidas del niño a la voz humana ya en su tercera semana
de vida (reacciones presociales) y la primera reacción social a la voz humana en el segundo
mes
En el momento a partir del cual el lenguaje se hace intelectual y el pensamiento se hace
verbal, se reconoce por dos rasgos:
Consiste en que el niño en el que se ha producido este cambio comienza a ampliar
activamente su vocabulario, su repertorio léxico, preguntando como se llama cada cosa
nueva con lo cual aparecen la función simbólica que mencionaré más adelante.
Este rasgo es consecuencia del primero, consiste en el aumento extraordinariamente rápido
del número de palabras que domina el niño, ampliando más y más su vocabulario.
Stern define la función simbólica del lenguaje como la actividad mental del niño en el sentido
exacto de la palabra; comprender la relación entre el signo y el significado, tal como se
manifiesta en el niño en este momento, es algo esencialmente distinto de la simple utilización
de las ideas y sus asociaciones. La exigencia de que a cada objeto, del género que sea, le
corresponda su nombre puede quizás considerarse, en efecto, como el primer concepto
general del niño.
11.2. Los conceptos.
Un concepto es nuestro conocimiento sobre una categoría de objetos o acontecimientos. Al
tener un concepto de lo que es una cosa o un acontecimiento, podemos clasificar algo nuevo.
En la edad adulta, el concepto de verdad es mucho más complejo, y no muchos se atreverían
a definirlo.
Los conceptos pueden resultar fáciles o difíciles de aprender, también según el tipo de reglas
que los definen. Cuando algo debe poseer dos o más rasgos o características para pertenecer
a una categoría, se habla de un concepto conjuntivo. Son mucho más difíciles los conceptos
disyuntivos.
Nuestros conceptos se basan en nuestro conocimiento del mundo y en nuestras teorías e
ideas sobre como es el mundo.
La formación del concepto esta dividida para efectos de estudio y de acuerdo con Vigotsky en
3 partes: el predominio de la imagen sincrética, el complejo y el del concepto. Esta última se
divide en varias etapas: la primera se refiere a los elementos que participan en la formación
del concepto, tales como el pensamiento complejo, que es la unificación de las impresiones
perceptivas y la abstracción o la separación de los elementos de una totalidad. La siguiente
etapa se caracteriza porque la abstracción se enfoca en un solo elemento del todo y con ello
se crea la formación de los conceptos potenciales; donde un rasgo del todo es abstraído pero
es inestable. La formación del concepto se da cuando los rasgos abstraídos son sintetizados y
esa síntesis se utiliza para pensar.
La relación que guardan los conceptos, el lenguaje y el pensamiento es la que sigue: el
lenguaje es la actividad mediadora entre el pensamiento y la formación del concepto. Existen
dos propuestas para atender la adquisición de los procesos científicos o no espontáneos y la
de los conceptos cotidianos, la primera nos habla de una simple asimilación, la segunda hace
referencia a los mismos procesos del desarrollo del concepto en la edad infantil.
La diferencia entre los conceptos cotidianos y científicos estriba en que los primeros son
producto del propio esfuerzo mental y los segundos están influidos por los adultos.
Vigotsky hace dos críticas a la teoría de Piaget sobre los conocimientos científicos. En primer
lugar nos habla de la inadvertencia de Piaget al considerar solo uno de los dos tipos de
conceptos en la formación del pensamiento, en segundo plano establece una contradicción al
principio de socialización progresiva del pensamiento de Piaget.
La instrucción y el desarrollo son factores que se influyen en la formación de los conceptos
anteriores ya que se ven afectados por los intereses del niño, así como por sus experiencias.
Piaget explica que para que el niño alcance el conocimiento y dominio de sus pensamientos
se deben tener en cuenta dos leyes: la del cambio; propuesta por Cleapeaed y la ley del
cambio, propuesta por Piaget. El niño preescolar no es consciente de sus pensamientos.
CONCLUSIÓN.
Tanto el lenguaje como el pensamiento son factores muy relevantes dentro de nuestro dia a
dia.En este trabaja he intentado perofundizar sobre estos temas obteniendo y conociendo
todas nuevas informaciones, el pensamiento es fundamental para vivir en una sociedad pero
algo mucho mas importante es el lenguaje la forma en la que entramos en directa
comunicación con los demas por todo esto y las diferentes argumentaciones e información
recabadas en el trabajo es un tema de mucho interes.

Cómo Mejorar el Aprendizaje: 10


Técnicas de Estudio
Posted on August 5, 2013 by Diego Santos

Estudiar de memoria los libros de texto está pasado de moda. Además, los resultados no suelen ser

muy prometedores. Por suerte, existen muchas otras técnicas de estudio más divertidas y

dinámicas que, además, pueden mejorar nuestros resultados y rendimiento. Desde GoConqr te

presentamos algunas de ellas.

10 Técnicas de Estudio para Mejorar el


Aprendizaje
Técnica de Estudio 1: Subrayar

Subrayar la parte más importante del temario es una de las técnicas de aprendizaje más sencillas y

conocidas. Se trata simplemente de destacar las partes más significativas del texto usando

distintos colores. Lo ideal es hacer primero una lectura comprensiva y subrayar lo más notable para,

posteriormente, proceder al estudio.

Técnica de Estudio 2: Realiza tus propios Apuntes


Realizar apuntes es una de las técnicas de estudio más extendidas junto con subrayar. Se trata de

resumir lo más destacable con nuestras propias palabras para así recordarlo más fácilmente. En la

mayoría de las ocasiones, la clave es ser capaz de resumir el contenido al máximo, pero sin dejar

fuera ningún dato clave. A la hora de crear nuestros propios apuntes, podemos hacerlo al modo

tradicional con lápiz o papel o con herramientas online, como la que ofrecemos en GoConqr.

Técnica de Estudio 3: Mapas Mentales

Otro clásico. Crear un mapa mental es la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Un

buen mapa mental puede ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos
de cara al examen. Desde GoConqr, también ofrecemos la posibilidad de crear mapas mentales de

manera rápida, sencilla y gratuita. Prueba a crear un mapa mental ahora.

Técnica de Estudio 4: Fichas de Estudio

El uso de fichas de estudio es un método de aprendizaje especialmente eficaz a la hora de asimilar

datos concretos, fechas, números o vocabulario. Por tanto, materias como Historia, Química,

Geografía o cualquier idioma son mucho más fáciles si incluimos las fichas de estudio entre nuestros

métodos de estudio. Con las fichas de estudio convertimos la memorización en un proceso más

divertido. Además, las fichas de estudio online nos permiten ahorrar mucho trabajo a la hora de

crearlas y se pueden consultar fácilmente. Prueba a crear un conjunto de fichas ahora.

Técnica de Estudio 5: Ejercicios/Casos prácticos

En ocasiones es difícil asimilar la teoría de algunas materias de estudio. Sin embargo,

realizar ejercicios y casos prácticos puede ayudarnos a visualizar la teoría y a que asimilemos los

conocimientos de manera más sencilla. Esto es especialmente útil en asignaturas como Matemáticas,

Física, Derecho y, en general, todas aquellas que involucren problemas y/o números. Por tanto, puede

ser una buena idea realizar casos prácticos a la vez que estudiamos la teoría. De esta manera
podremos comprender mejor su aplicación y lo que realmente nos están trasmitiendo todas esas

letras.

Técnica de Estudio 6: Tests

Los tests son una excelente manera de repasar en los días u horas previas a un examen. Con los

tests podemos comprobar que áreas llevamos mejor y cuáles peor, para así centrar los esfuerzos

donde sea necesario. Además, si compartimos exámenes con nuestros compañeros para ponernos a

prueba mutuamente, podemos descubrir detalles importantes que hemos obviado. Por ello, sin duda

una de las mejores estrategias de estudio es crear tests e intercambiarlos con vuestros compañeros
como una de las estrategias y técnicas de aprendizaje previas al examen.

Técnica de Estudio 7: Brainstorming

Otra de las técnicas de estudio que podemos realizar en grupo. El brainstormingconsiste en una

reunión de un grupo de personas que realiza una lluvia de ideas sobre un determinado tema. El

brainstorming puede ser especialmente útil a la hora de realizar trabajos en grupo, para así

considerar diferentes ideas y perspectivas. Sin embargo, también puede ser útil para estudiar de cara

a un examen para así resolver dudas y llegar al fondo de la materia. En ambos casos, el uso de

mapas mentales facilita este proceso de organización de ideas.

Asimismo, Internet hace más fácil que nunca este tipo de reuniones, eliminando las barreras

geográficas. GoConqr ofrece la posibilidad de crear grupos para intercambiar ideas y recursos

online. Otra opción es usar la función de mensajería de GoConqr para comunicarnos con otros

miembros del grupo en tiempo real.

Técnica de Estudio 8: Reglas Mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas es uno de los métodos de estudio especialmente útiles a la hora de

memorizar listas y conjuntos. Las reglas nmemotécnicas funcionan básicamente asociando conceptos
que tenemos que memorizar con otros que son más familiares para nosotros. Hay muchas maneras

de realizar reglas mnemotécnicas y depende mucho de la persona. Un ejemplo sería la palabra

inventada “FECTES” para recordar los distintos tipos de desempleo (Friccional, Estacional, Cíclico,

Tecnológico, Estructural y Shock estructural).

Técnica de Estudio 9: Organizar el Estudio

Una de las técnicas de estudio más efectivas pero que a menudo pasamos por alto consiste

“simplemente” en organizar nuestro estudio. Establecer un calendario de estudio teniendo en

cuenta nuestros objetivos y el tiempo que tenemos disponible es el primer paso hacia el éxito.
GoConqr cuenta con una herramienta que te facilita crear tu calendario de estudio de manera

sencilla en pocos minutos.

Técnica de Estudio 10: Dibujos

Muchas personas cuentan con una buena memoria visual, por lo que son capaces de memorizar

mejor los conceptos cuando están asociados a imágenes o dibujos. Por tanto, acompañar nuestro

estudio de estos recursos visuales puede ser una gran idea, especialmente para asignaturas como

Geografía, Ciencias, Arte o Historia. Otro recursos que ayuda a la memoria visual son los mapas

mentales (ver punto 3). Recuerda, además, que con GoConqr puedes añadir imágenes y recursos

visuales a los recursos que crees de manera sencilla .

Muchas de estas técnicas de estudio no son nuevas sino que son de sobra conocidas por estudiantes.

Sin embargo, lo que sí es nuevo es la manera en la que las podemos poner en práctica, ya que hoy en

día existe mucha tecnología a nuestra disposición.

Por ello, te recomendamos registrarte gratuitamente en GoConqr y transformar tu aprendizaje de

manera fácil, efectiva y divertida. ¡Empieza Ahora, es Gratis!


Las técnicas de aprendizaje que
realmente funcionan
Felipe Bernal Montes

Hoy quiero que aprendas a aprender correctamente.

Desde que somos pequeños y entramos en la escuela, las personas que nos
educan se encargan de enseñarnos métodos con los que memorizar y asimilar
conocimiento pero…

¿Cómo de útiles son estas técnicas? ¿Valen todas para todo el mundo?

Cada educador tiene sus trucos y métodos, y no todos son igual de efectivos.
Por eso te traigo este artículo publicado en la revista Psychological Science
in the Public Interest, donde analizan algunas de las técnicas más
conocidas evaluando además su efectividad.

Las conclusiones te van a sorprender.

1) Interrogación Elaborada
Utilidad – Satisfactoria

Por qué es una de las preguntas más poderosas que puedes hacerte a la
hora de aprender.

Normalmente, cuando nos explican algo asumimos que es cierto sin pararnos
a cuestionarlo o examinarlo con detalle. Asumimos el resultado.

Este método se centra en preguntar “por qué”, algo especialmente


efectivo en el ámbito científico. Para ello, debes crear preguntas por ti mismo
como si estuvieras trabajando en una tarea. Después de leer algunos párrafos
del texto, pregúntate “¿por qué x = y?”, y utiliza tus respuestas para formar
tus notas.

Es un método sencillo que cualquiera puede aplicar fácilmente y que


ayuda a que el cerebro comprenda mejor la materia, siendo así capaz
de aprehender y no sólo memorizar. Su única dificultad es que en
ocasiones requieres conocimiento previo suficiente para que puedas generar
buenas preguntas.

¿Cuál es tu nivel de lectura?


¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y
comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

La mejor opción para un principiante es emplearlo con ayuda de un mentor o


profesor que tenga más conocimiento y sepa transmitir una explicación clara.

Además, la técnica es particularmente eficiente en cuanto a tiempo:


Un estudio encontró que el aprendizaje de elaboración duró 32
minutos en lugar de los 28 minutos que el sujeto pasaba simplemente
leyendo.

Un ejemplo de interrogación elaborada para el párrafo anterior podría ser:


El aprendizaje de elaboración es útil para estudiantes capacitados porque
permite aplicar sus conocimientos previos con eficacia para procesar la nueva
información. Está clasificado como eficaz porque se logra en un tiempo
eficiente y es relativamente fácil de realizar.
2) Auto-Explicación
Utilidad = Satisfactoria

Siempre se ha dicho que explicarle algo a otros refuerza nuestro propio


conocimiento. Especialmente si lo que explicas son problemas o teorías,
historia, filosofía o aprendizaje abstracto que no está sujeto a reglas tan
definidas como podría pasar en la técnica anterior.

La Auto-Explicación ha resultado ser más eficaz si se hace mientras se


aprende, a diferencia de hacerlo después de aprender.

También, es particularmente eficaz en alumnos con buena capacidad de


comprensión, desde niños de preescolar hasta adolescentes que trabajan con
fórmulas algebraicas y teoremas geométricos.

Como en la técnica de la interrogación elaborada, los beneficios de la auto-


explicación vienen desde su simplicidad. Sin embargo, a diferencia del
aprendizaje de elaboración, se encontró que la auto-explicación necesita el
doble de tiempo dedicado a una tarea en comparación con un grupo de lectura
controlada.

3) Resumen
Utilidad – básica

El resumen es una técnica que todos conocemos y que trata, en esencia, de


extraer la información más relevante del texto.

Sin embargo, mal llevada a cabo puede ser muy ineficiente.

Es especialmente efectiva para la preparación de exámenes escritos,


donde ayuda a asentar ideas y a generar una narrativa sobre el tema en
concreto. Sin embargo, es notablemente menos útil para pruebas en los que
los alumnos no tienen que generar información (como test de respuestas
múltiples, problemas matemáticos, etc). De hecho, los resultados son
considerablemente peores cuando se usa esta técnica para preparar este tipo
de exámenes.

Además, es una de las técnicas que lleva más tiempo y que normalmente no
se refina en la escuela. Esto es, no se enseña a resumir correctamente. Por
eso, aunque tiene algunos beneficios claros, esta técnica clasifica entre
las menos beneficiosas junto con subrayar y releer.

4) Resaltar y Subrayar
Utilidad – básica

Varios estudios realizados revelaron que esta técnica es la favorita de los


estudiantes a pesar de que funciona sorprendentemente mal.

Requiere poco esfuerzo por parte del que la realiza, ya que sólo tiene que leer
y señalar al mismo tiempo lo que considera importante (que sin un contexto
general previo, suele ser bastante inadecuado y poco representativo).
Además, no requiere casi de tiempo adicional, al contrario que el resto.

Pensar poco y esforzarse menos, fueron las conclusiones, aunque hay


que resaltar que esta técnica en combinación con otras seguramente sea
mucho más efectiva. Por sí sola, no obstante, carece de peso suficiente como
para ayudar realmente al estudiante.

Subrayar después de hacer una auto-explicación, por ejemplo, reforzacía


enormemente los puntos clave que hilan lo que se está contando. O como
paso previo a un mapa mental después de una primera lectura.
5) Mnemotecnia
Utilidad – básica

Las técnicas mnemotécnicas tienen un uso muy específico pero realmente útil,
bien realizadas.

Sin embargo, el estudio que analizó estas técnicas descubrió que no resulta
ser tan eficiente a largo plazo y por eso les dan una calificación de básica.

Yo, sobre todo después de ver los resultados de Memoria Ágil, creo que con la
instrucción adecuada y repasando posteriormente, pueden
memorizarse listas prácticamente de por vida.

El ejercicio trata de vincular palabras a los significados a través de


asociaciones. Es una técnica muy utilizada a la hora de memorizar
palabras específicas y cuenta con un factor muy importante que es la
imaginación. Bien trabajada, tiene muchas variaciones útiles.

Por ejemplo, en esta imagen se representa la regla para recordar los meses
con 31 días (aquellos que caen en los nudillos).

Otro ejemplo muy común que te propongo es cómo aprender el orden de los
planetas en el Sistema Solar.

Mi Vecina Tiene Muchas Joyas, Solo Una No Presta.

Cada mayúscula hace referencia a un planeta: Mercurio, Venus, Tierra, Marte,


Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y el planeta enano Plutón (que aparente, no
es un planeta en absoluto).

Además están las fórmulas matemáticas, la tabla periódica o numerosas


cadenas que se ven en la rama de biología. También hay gente extiende su
uso a través de Casilleros Mentales y conversiones de números a letras
como las de Ramón Campayo, llevando la mnemotecnia a otras áreas.

Estas son las primeras 5 técnicas que analizaron y que he traído aquí, y
aunque aún me quedan otras 5 por analizar, hay una cosa clara…

Todos somos capaces de


aprender.
Pero lo cierto es que no siempre conseguimos enseñar cómo aprender
bien. Cada persona es diferente y seguro que tu forma de aprender no es
igual a la de tu compañero.

Esta es mi sugerencia: ¿por qué no tomarte un momento antes de


empezar para testear algunas de las técnicas mientras que estás
leyendo? Puedes probar a tomar algunas notas y acompañarlas de la
pregunta “por qué”.

Si estás con historia o filosofía, o algún otro conocimiento abstracto, prueba a


explicárselo a alguien o incluso a ti mismo. Quizá descubras que hay alguna
otra opción que te funciona particularmente bien.

¿Te comprometes a probarlo? Te garantizo que notarás el cambio en


poco tiempo.

Tu velocidad de lectura también


importa
Y si además de mejorar a aprender también aprendes a leer más rápido y
con una mejor comprensión... ¡Ganas el doble!
La mayor parte de nuestro aprendizaje se obtiene a través de la lectura. Si
aumentas tu velocidad de lectura sin perder comprensión, podrás leer y
aprender más en menos tiempo. Ganarás una ventaja notable.

Si quieres conocer tu velocidad de lectura actual, ahora puedes hacer nuestro


test, y ver si estás por encima de la media. Y si quieres empezar directamente
a mejorar tu velocidad, descárgate nuestra guía gratuita que te explica
cuáles son los 21 Errores más comunes de lectura y cómo puedes
empezar a corregirlos para leer más rápido con mejor comprensión.

Cuéntame en los comentarios cuál es tu técnica preferida de estudio y si te


funcion

Fluidez

Para otros usos de este término, véase fluidez (física).

En lingüística, fluidez es la capacidad de un discurso de expresarse


correctamente con cierta facilidad y espontaneidad, tanto en su idioma
materno como en una segunda lengua; esto permite que el hablante se
desenvuelva de una manera correcta. La fluidez viene dada en tres áreas:

• Capacidad para crear o reproducir ideas (área creativa).


• Capacidad para producir, expresar y relacionar palabras (área lingüística).
• Capacidad para conocer el significado de las palabras (área semántica).
El proceso de la fluidez se puede ver afectado si las áreas
del cerebro relacionadas con el lenguaje están lesionadas por causas extrínsecas
o intrínsecas, "área de Broca y área de Wernicke", si esto ocurriera estaría
afectando directamente la fluidez en todas sus dimensiones.

Las alteraciones de la voz también pueden afectar la fluidez verbal.


Fluidez
verbal: 12
trucos
psicológicos
para
mejorarla
La capacidad comunicativa de cada persona tiene mucho
que ver con esta habilidad.
por Oscar Castillero Mimenza

El ser humano se está comunicando continuamente con aquellos que le


rodean, empleando para ello diferentes tipos de lenguaje.

Uno de los principales es el lenguaje oral, el habla. Comunicarse


oralmente y hacerlo de una manera fluida, entendible y que permita la
transmisión de significados con facilidad es algo que se da por sentado
en la mayoría de las personas, mientras que no ser capaz de hacerlo
supone un elevado nivel de limitación funcional. Afortunadamente, la
fluidez verbal es una habilidad entrenable.

En este artículo presentamos una docena de trucos que pueden


ayudarnos a mejorar nuestro nivel de fluidez verbal.

• Artículo recomendado: "14 habilidades sociales principales


para tener éxito en la vida"
El concepto de fluidez verbal

Para poder entrenar correctamente la fluidez verbal, antes necesitamos


saber qué es lo que estamos entrenando. Por ello vamos a hacer primero
un breve comentario sobre qué implica este concepto.

Entendemos por fluidez verbal a la capacidad de establecer un


diálogo de manera clara y espontánea, estableciendo conexiones
entre frases e ideas de manera natural y no forzadas de manera que el
discurso aparece como continuado y prolongado en el tiempo. Un
discurso fluido va a permitir transmitir de forma entendible ideas e
informaciones al receptor, con un ritmo adecuado y evitando pausas
innecesarios y rupturas de ritmo y tono que podrían alterar la
comprensión.

La ausencia de fluidez verbal puede tener diferentes causas, desde


normativas como determinados tipos de carácter o la ausencia de
práctica en el uso del lenguaje (por ejemplo cuando aprendemos un
idioma somos poco fluentes, o bien ante situaciones de privación de
estimulación) hasta la presencia de alteraciones y trastornos
neurológicos, como en la afasia de Broca.

Una docena de trucos para mejorar


nuestra fluidez verbal

Afortunadamente, la fluidez verbal es una habilidad que puede


ser entrenada, existiendo múltiples maneras de mejorarla. A
continuación os dejamos varios trucos y estrategias de uso común para
ello.
1. Trabalenguas

La fluidez se adquiere con la práctica. Una forma de hacerlo de


manera más o menos amena es mediante el uso de
trabalenguas. Si bien suponen un desafío para la mayoría de la
población, permiten que el sujeto se desafíe a sí mismo a completar
secuencias más o menos prolongadas de palabras con sonidos
semejantes y con pocas pausas entre ellas. Si estamos intentando
mejorar la fluidez de un niño resulta de utilidad verlo como un juego y no
castigar los errores o la lentitud, pues de lo contrario podría generar
frustración y reticencia a hacerlo.

2. Teatralización de guiones y role-playing

Una forma de mejorar la fluencia verbal puede hallarse en el uso


de la teatralización. Se trata de una forma amena en la que la persona
va a tener que exponerse públicamente relatando un texto que debe
haber estudiado y repetido numerosas veces con anterioridad. El uso de
la representación y la dramatización, vestuario, escenario y gesticulación
permite mejorar la fluencia de una manera amena y divertida.

3. Hablar sobre temas en los que tengamos


dominio

Para hablar con fluidez tenemos que tener confianza en lo que


estamos diciendo. Si bien en la vida diaria los temas de conversación y
lo que vamos a tener que comunicar puede variar enormemente, puede
ser de utilidad de cara a empezar a entrenar la fluidez que se hable de
temas sobre los que el sujeto entrenado tenga cierto dominio. Saber de
qué habla hará que pueda prolongar su discurso y que poco a poco vaya
cogiendo confianza en sus
habilidades.

4. Elaborar una historia


entre todos

Las actividades cooperativas


también permiten reforzar la fluidez
verbal. Una de las formas de
hacerlo es realizar una historia de forma cooperativa,
encadenando palabras y formando frases con sentido. Cada
componente del grupo deberá repetir lo que han dicho los anteriores y
añadir una palabra o frase, de manera que a la larga va aumentando el
flujo de palabras y se ve haciendo una historia cada vez más compleja y
fluida.

5. Autoinstrucciones en voz alta

Puede ser de utilidad pedir al sujeto que realice una acción y


mientras la lleva a cabo vaya explicando las acciones y pasos que
va realizando. De esta manera se puede ir mejorando la fluidez de una
forma más inconsciente, dado que la persona va a estar centrada en la
realización de la actividad en sí.

6. Tareas de repetición

Una de las técnicas más empleadas, se basa en hacer que el sujeto


repita lo que le hemos dicho. Se utilizan inicialmente palabras y
frases relativamente cortas, para ir aumentando en complejidad según
se vaya logrando superar su extensión con un ritmo y velocidad
normales.

7. Canciones

Otro pequeño truco que puede aumentar nuestra fluidez verbal


es cantar. A través del canto vamos replicando los sonidos y la
entonación de los autores de la canción, produciendo un habla cada vez
más prolongada y que intentaremos que se adecue a los parámetros con
la que la hemos escuchado.

8. Explicación de imágenes

Un truco habitual que puede permitir una mejora de la fluidez verbal


es hacer que el sujeto a entrenar deba explicar el contenido de
una imagen en la que se refleje una situación, cuya complejidad
puede ir variando. Si se ofrece una explicación simple y corta (por
ejemplo se observa una boda y el sujeto se limita a decir la palabra que
identifica a la situación), se le pueden hacer preguntas al respecto.

9. Semejanzas

Otra tarea que puede verse como un juego es la de pedir al sujeto que
expresa las semejanzas o diferencias entre dos elementos, las cuales
han de ser muy perceptibles y claras al principio y más abstractas según
se va avanzando.
10. Aprendizaje de vocabulario y expresiones

Para poder ser fluente en el lenguaje es necesario disponer de


una base de conocimientos sobre qué son las cosas y cómo se
denominan, de manera que en caso de que no se disponga de
suficiente vocabulario es necesario implantarlo poco a poco. Si bien ello
no genera per se la fluencia verbal, es un requisito necesario que lo
facilita.

11. Tareas basadas en los turnos

A veces la fluidez verbal se ve disminuida no por falta de


velocidad, sino por exceso de ésta. En este sentido, la realización de
juegos o actividades que exijan turnos o realizar determinadas pausas.
No tiene porque ser una tarea únicamente de lenguaje, sino que también
pueden usarse tareas motoras (como por ejemplo el escondite inglés) o
la realización de debates.

12. Límite de tiempo

Establecer límites temporales para decir algo puede ser de


utilidad si se experimenta como un juego o una competición. Por
ejemplo, se puede proponer llevar a cabo una exposición de un tema
concreto en el que se tenga que reflejar determinadas informaciones
durante cinco minutos, para posteriormente ir reduciendo el tiempo del
que se dispone para ello teniendo en cada ocasión que mantener la
información propuesta.
Actividades para estimular la fluidez
verbal
• El sujeto debe identificar figuras presentadas por el educador o terapeuta mediante sombras
chinescas.

• Podemos disfrazarnos o pedir que se disfrace y representar personajes de cuentos y de


lecturas infantiles.

• Leerle un texto y que el sujeto cuente la historia del personaje.


• Que el sujeto cuente su propia historia (organización familiar, procedencia-).
• Le podemos pedir que modele figuras en plastilina y que explique su realización.
• Reunir una serie de objetos familiares, que los meta en una bolsa o caja y por discriminación
táctil que vaya narrando percepciones hasta identificar el objeto.

• Leídos pequeños textos adaptados a la edad del sujeto, contestar oralmente a preguntas
relacionadas con la lectura.

• Clasificar objetos en familias: comidas, ropas, formas, colores…


• Le presentamos historietas y el sujeto debe narrar o descubrir lo que ocurre.
• Nombrar acciones representadas en dibujos.
• Describir objetos reales o dibujados.
• Escuchar cuentos breves y después los contarlos. (Pueden oírse cuantas veces sea preciso).
• Enseñar al sujeto un cuento (historia) en imágenes, y pedirle que narre la historia, la
grabamos y la escuchamos después.

• Contarles un cuento, cada niño deberá interpretar un personaje y lo escenificará


posteriormente o a la vez (grabar).

• Grabar sonidos de determinada actividades y el sujeto debe explicar a qué corresponde


dicho sonido.

– Fregar – ruido de animal – aplaudir


– serrar – rodar bola suelo – puerta abriendo…
• Dar instrucciones verbales que el sujeto debe seguir; después, cada uno de los participantes
debe completar la secuencia de la instrucción.

• Ejemplo: «Ponte… de pie», «arrodíllate… y después siéntate», «súbete encima… de la


silla»…

• Enseñar canciones tradicionales sencillas, por ejemplo, asociadas con el salto


• a la cuerda…
«Al cocherito leré»
«Soy la reina de los mares»
«El patio de mi casa»
«El corro de la patata»

• Realizar preguntas a las que el sujeto debe responder con frases completas.
Ejemplo:
-Di tu nombre y apellidos.
-Edad, fecha de nacimiento.
-Profesión de los padres.
-Dónde vives, ciudad, calle, piso, número de teléfono-

• Darle palabras sueltas con las que el sujeto debe construir frases:
– casa – mesa – ropa – puerta – cuchillo
– libro – lápiz – jabón – flor – tenedor
• Darle una frase incompleta que el sujeto deberá completar con las palabras adecuadas.
• Ir ampliando el número de palabras de una frase, pero manteniendo su sentido inicial.
• Explicar verbalmente recorridos realizados por él mismo:
– De casa a la escuela.
– De casa a la panadería.
– De su clase a la biblioteca del colegio.
– De su clase al gimnasio.
– De su casa a casa de un amigo.
• Dar al sujeto instrucciones con dificultad creciente que este debe ejecutar:
– Tira el papel a la papelera y vuelve por el pasillo central a tu mesa.
– Levántate, mira por la ventana, ve a la pizarra y cuenta lo que ves. (Con dificultad
creciente).

• Explicar a los compañeros cómo se juega a un determinado juego:


– Al escondite – A las canicas
– A fútbol – A baloncesto
• Explicar cómo se hace una actividad determinada:
– Un cucurucho
– Una bola de papel
– Un gorro de papel
– Un barco de papel
– Un ejercicio de Educación Física.
• Contar adivinanzas.
• Explicar cómo, por qué, para qué,…, a una pregunta concreta.
– Cómo se alimenta un pájaro, por qué y para qué.
– Cómo se viste un futbolista, por qué y para qué.
– Cómo se prepara un filete con patatas.
• Realizar llamadas telefónicas reales o escenificadas.
• Dar explicaciones lógicas a situaciones de la vida real presentadas por el educador o por
otros compañeros, del tipo de las siguientes:

– Vas a tu casa desde el colegio y empieza a llover. ¿Qué harías?


– Vas a coger el autobús y se te ha perdido el dinero. ¿Qué harías?
– Estás en casa y se ha ido la luz. ¿Qué harías?
– Has roto un cristal. ¿Qué harías?
– Te has encontrado 1 Euro. ¿Qué harías?
– Te llaman por teléfono (se escenificará una llamada) y el sujeto debe seguir la conversación
con frases.

• Relatar una experiencia real o imaginaria.


• Adivinar mediante preguntas una palabra secreta. Ej.: perro. Realizarán X preguntas y
adivinará el tema propuesto.

– ¿Es animal? – ¿Es salvaje?


– ¿Tiene pelo? – ¿Tiene cuernos?
– ¿Tiene flores?
• Indicar analogías y diferencias entre dos cosas:
– Perro y gato – pera y manzana – Martillo y clavo
– Tierra y harina – Lecha y agua – Lápiz y bolígrafo
– Billete y moneda – Gato y ratón – Silla y mesa
– Agua y vino – Harina y sal – Pantalón y falda
– Tortuga y pez – Liebre y tortuga
• Contar historias de experiencias personales. Ejemplos:
– El día que vio una culebra en el campo….
– El día que encontró un nido de pájaro…
– La sensación que sintió cuando vio el mar…
– La sensación que sintió el día que fue al zoo…
• Dado un dibujo/viñeta, relatar:
– ¿Qué le hace sentir ese dibujo?
– ¿Qué ocurre en ese dibujo?
• Realizar trabajos con historias habladas:
– Escuchar una historia (verbal o grabada) y la relatarla.
– Mirar una serie de viñetas y narrar lo que le expresan.
– Leer una historia/capítulo y la narrar en voz alta con sus propias palabras.
• Juegos de secuencias:
– Empezar una frase y el sujeto debe añadir palabras con sentido lógico.
– Dada una frase eliminar palabras sin que dicha frase pierda sentido.
• Responder a cuestiones que impliquen resolución de problemas.
– ¿Qué harías si sabes que alguien tiene algo tuyo y no lo puedes demostrar?
– ¿Qué harías si pierdes la llave de tu casa y no la puedes encontrar?
– ¿Qué harías si durante una semana tienes la TV averiada?
– ¿Cómo actuarías si haces una raya a un coche en la calle?
– ¿Qué harías si rayas un mueble en tu casa?
• Identificar elementos por el tacto, sin que estén en su campo visual:
– Frutas: naranja, pera, manzana, plátano,-.
– Superficies: papel, lija, tela, madera, cristal, plástico,-.
• Identificar objetos por su olor, con los ojos tapados.
– Colonia, vinagre, naranja, aceite, alcohol,..
• Identificar objetos por el gusto, con los ojos tapados.
– sal, agua, zumos, azúcar, pera, limón,…
Venezuela
Luis Silva

vistas
9.237
Llevo tu luz y tu aroma en mi piel
Y el cuatro en el corazón
Llevo en mi sangre la espuma del mar
Y tu horizonte en mis ojos.

No envidio el vuelo ni el nido al turpial


Soy como el viento en la mies
Siento el caribe como a una mujer
Soy así que voy a hacer.

Soy desierto, selva, nieve y volcán


Y al andar dejo una estela
El rumor del llano en una canción
Que me desvela.

La mujer que quiero tiene que ser


Corazón, fuego y espuela
Con la piel tostada como una flor
De venezuela.
Con tu paisaje y mis sueños me iré
Por esos mundos de dios
Y tus recuerdos al atardecer
Me harán más corto el camino.

Entre tus playas quedó mi niñez


Tendida al viento y al sol
Y esa nostalgia que sube a mi voz
Sin querer se hizo canción.

De los montes quiero la inmensidad


Y del río la acuarela
Y de ti los hijos que sembrarán
Nuevas estrellas.

Y si un día tengo que naufragar


Y el tifón rompe mis velas
Enterrad mi cuerpo cerca del mar
En venezuela

Ejercicio de fluidez verbal y agilidad mental


Por Virginia Egea Briega

Este ejercicio sirve para mejorar la Expresión Oral y el Razonamiento Verbal en los niños de
infantil o niños que tengan problemas a la hora de comunicar sus ideas.
También al mismo tiempo podremos valorar la espontaneidad y pragmática de los niños
ante diferentes situaciones y su imaginación, ya que en algunas preguntas deberán de
inventar respuestas puesto que se basarán en la fantasía.
Dicho ejercicio consta de una serie de cuestiones que han de responder de la manera más
completa que puedan. Al principio se les podrá ayudar a estructurar o completar la
respuesta.
Se puede realizar tanto Oral como por Escrito, si se hace de esta segunda forma, se
evaluará la Expresión Escrita.

Métodos para Hablar en Público con Fluidez


¿Te imaginas hablar en público frente a un grupo de gerentes y hacerlo de una forma fluida y natural?
¿Quisieras presentar un informe técnico ante un grupo de accionistas y sentir que tus ideas fluyen como un
río continuamente y que pudieras hablar por horas sobre tu tema sin siquiera memorizar? Prepárate para
descubrir cómo puedes lograrlo.

Si has respondido afirmativamente a las preguntas iniciales es posible que estés asumiendo un enfoque
incorrecto al hablar en público y que, por lo tanto, no te estés preparando adecuadamente para ello.

Muchos de nosotros tenemos nuestras primeras experiencias de hablar en público en ambientes escolares o
universitarios, es decir, empezamos a hablar en público por primera vez cuando tenemos que hacer una
exposición frente a compañeros de estudios para conseguir una calificación. A partir de estas experiencias,
asumimos las experiencias posteriores como si fueran una evaluación académica, una especie de prueba por
la cual recibiremos una calificación.

Este enfoque es limitante y nos cohíbe de hablar en público con naturalidad y fluidez, lo cual en un ambiente
profesional y de negocios no es favorable. Esta forma de pensar incrementa nuestro temor al hablar en
público pensando que podemos cometer algún error.

Los siguientes 3 métodos para hablar en público te ayudarán a cambiar este enfoque para así expresar tus
ideas de una forma natural, con soltura y con seguridad.

1. Practica tu presentación como si estuvieras enseñando

Practica tu exposición varias veces imaginándote que estás enseñando a las personas que te escucharán.
Mucho mejor si puedes practicar tu presentación ante varios colegas o amigos asumiendo tú la postura de
una especie de maestro o experto en el tema y que te propones enseñarles algo a ellos.

Este método para hablar en público es muy efectivo también para lograr un buen dominio del tema que se
expondrá, así que considera seriamente ponerlo en práctica.

2. Establece conversaciones acerca de los temas de tu presentación

Este método para hablar en público es igual de efectivo que el anterior. Consiste en sostener una
conversación con un colega o un amigo respecto a la exposición que tendrás. Esta debe ser una conversación
relajada, normal y donde allá una comunicación de doble vía.

Hablarás con tu amigo o colega de la presentación que tienes por delante y sobre los aspectos que vas a
tratar en ella, exprésale tus ideas principales, los datos que presentarás, tus conclusiones, etcétera. Pídele a
él su opinión al respecto.

Aplicar este método para hablar en público te ayudará a manejar y a asimilar tu tema de una forma más
plena, más natural y, por lo tanto, no tendrás que memorizar. Piensa en esto, ¿qué recuerdas o asimilas
mejor, lo que escuchabas en una clase de un profesor o lo que discutías profundamente sobre esa clase con
otros compañeros?. Cuando hay una comunicación de doble vía el grado de asimilación es mucho mayor, por
lo que aplicar este método no solo te ayudará a ti a dominar tu tema y presentarlo de una forma natural,
sino que también beneficiará a la comprensión departe del público.
3. Haz ajustes

Poner en práctica los métodos para hablar en público anteriores te permitirá luego pulir tu exposición ya que
recibirás retroalimentación de las personas que te escucharon o con las cuales conversaste. Toma en cuenta
las preguntas, comentarios, observaciones y sugerencias que te hagan, ya que son una muestra de las
observaciones y preguntas que podría tener el público final al que te vas a dirigir, por lo que te puedes
preparar mejor y realizar los cambios que consideres de lugar.

Cambia tu enfoque al hablar en público, aplica los métodos anteriores y tendrás muy buenos resultados, te lo
garantizo.

Agradecería mucho que me dejarás tus comentarios sobre este artículo que acabas de leer y también que
compartas conmigo cuál es tu principal frustración a la hora de hablar en público, qué aspectos quisieras
mejorar, YO personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Gracias,

<< Volver a la página principal


Ejercicios de comprensión y razonamiento · Ejercicios de expresión oral y expresión escrita · Logopedia · Materiales
Ejercicio de expresión oral, fluídez verbal y pragmática
Por Virginia Egea Briega

Este ejercicio está dirigido a niños a partir de 5 años de edad, con o sin problemas de lenguaje o comprensión.
Su finalidad es valorar cómo es la Expresión Oral, teniendo en cuenta las siguientes características:

• El Vocabulario: comprobar si tiene mucho o poco vocabulario y si sabe cómo utilizarlo. Al mismo tiempo,
dependiendo de éste, podréis mejorarlo, enseñándole palabras nuevas.

• La Sintáxis: comprobar si sabe estructurar adecuadamente una oración y la longitud de ésta.

• La Fluidez Verbal: comprobar si responde rápido y con soltura a las preguntas. Esta característica está
relacionada con la Agilidad Mental.

• La Pragmática: comprobar la espontaneidad del niño para responder ante una situación práctica.

• Comprensión: comprobar que no se tiene problema a la hora de entender una pregunta y saber contestarla
correctamente.
Además de comprobar la Expresión Oral del niño, al mismo tiempo, podrás trabajarla y mejorarla, aumentándole el
vocabulario y expandiéndole sus respuestas a través de preguntas que le vayas realizando para completar dichas
respuestas. Es importante, que una vez alargada la respuesta, el niño sea capaz de repetirla entera.
Al repetir la respuesta entera también le estarás trabajando la memoria a corto plazo y el que retenga frases cada vez
más largas.
Este ejercicio se compone de una serie de preguntas sobre distintas situaciones prácticas o sociales a las que los niños
pueden enfrentarse o cuyas respuestas pueden inventarse y adaptar así un rol social diferente cada vez.
Las preguntas irán aumentando de dificultad, por lo que, se deberán de adaptar a la edad o características personales del
niño.
No es lo mismo un niño de 6 años de edad con dificultades de expresión que otro de 6 años sin dificultades de lenguaje.
Preguntas:
1. ¿Por qué vas al colegio?
2. ¿Por qué enciendes la luz cuando se hace de noche?
3. ¿Por qué tienes que llevar zapatos o zapatillas cuando andas por la calle?
4. ¿Por qué tienes que lavarte los dientes después de comer?
5. ¿Qué harías si estás en un mercado y te pierdes?
6. ¿Cómo invitarías a tus amigos a tu cumpleaños?
7. ¿Qué harías si se te olvida la mochila en el colegio y tienes que hacer deberes?
8. ¿Qué harías si llueve estás en la calle y no tienes paraguas?
9. ¿Qué harías si se te cuela una pelota en un árbol?
10. ¿Por qué es bueno lavar la fruta antes de comértela?
11. ¿Para qué sirve el teléfono?
12. ¿Cómo te harías DA Dun bocadillo de queso?
13. ¿Por qué es peligroso romper un vaso de cristal?
14. ¿Qué harías si te quedas solo encerrado en el ascensor?
15. ¿Cómo cruzarías una carretera, si el semáforo está roto?
16. ¿Por qué se necesita aire para volar una cometa?
Etiquetas: comprensión, expresión oral, fluidez verbal, habla, lenguaje, Logopedia, pragmática
Te agradecem
Inteligencia lingüística: ¿qué es y
cómo se puede mejorar? DA D

• Comentarios

https://www.flickr.com/photos/thomaslife/

La capacidad para expresarnos mediante el lenguaje es una de esas


características que nos distingue del resto de seres vivos. La comunicación verbal es,
además, una útil herramienta que nos ha permitido sobrevivir en entornos adversos,
entender mejor nuestro entorno y formar grandes comunidades en las que cientos de
personas cooperan entre sí.

En resumidas cuentas, somos una especie próspera en parte gracias a nuestra


habilidad para combinar palabras entre sí. A esta capacidad la podemos
llamar Inteligencia lingüística (o inteligencia verbal).

Una definición sobre la Inteligencia lingüística

Piensa en la manera en la que explicarías a otra persona que una maceta ha caído al
suelo y se ha roto. Sencillo, ¿verdad? Ahora piensa en esta otra situación: debes leer
un texto de dos páginas en el que una filósofa explica qué es la metafísica para ella, y
hacerle un resumen sobre esto a otra persona.

Seguramente creerás que esta última tarea es bastante más complicada, a pesar de
no haber leído ese texto. A pesar de que eres capaz de desenvolverte bien con el
lenguaje en tu día a día, algunas tareas que involucran el uso de las palabras
parecen especialmente difíciles en comparación a otras. Algunas de estas
actividades, de hecho, pueden parecer imposibles de realizar, como por ejemplo
explicarle cómo nos sentimos a una persona cuyo idioma no dominamos del todo.

Estos pequeños escollos cotidianos sirven para hacernos una idea de lo que es la
Inteligencia lingüística: el grado en el que una persona es capaz de usar hábilmente el
6 consejos que te ayudarán a desarrollar
al máximo la inteligencia
• Fri, 27/08/2010 - 12:21
Avalados por numerosos estudios científicos, estos 6 pasos te
ayudarán a desarrollar al máximo esa inteligencia global.
1.- Alimenta equilibradamente tu cuerpo. Las
habilidades cognitivas se ven favorecidas cuando el
organismo se encuentra equilibrado: una alimentación
adecuada a tu tipo de actividad y a tu edad es clave para
incorporar la energía psicofísica que se aplicará al desarrollo
integral de tu inteligencia.
2.- Ejercítate en la ejecución de algún instrumento
musical. Favorecerás la coordinación de movimientos tanto
físicos como mentales, producto de una estimulación no
alterada de tus neuronas y el entrenamiento en el ritmo.
Además, notarás el beneficio de la relajación de tensiones
profundas y el desarrollo de la sensibilidad emocional,
canalizadas a través de la expresión artística.
3.- Entrénate en el desarrollo de tu memoria
operacional. Realiza cotidianamente cálculos aritméticos
aumentando paulatinamente su complejidad o amplitud,
recuerda los nombres y rubros de las tiendas que se
encuentren en el recorrido de tu casa hacia tu trabajo,
reconstruye mentalmente los pasos para elaborar una receta,
o los procedimientos para poner en funcionamiento alguna
maquinaria. El entrenamiento mental sostenido mejorará tu
capacidad de resolución de problemas, y hasta podrá
incrementar tu conciente intelectual.
4.- Almacena estructuradamente la información en tu
memoria. Por ejemplo: no memorices un número telefónico,
repitiéndolo hasta el cansancio. Por el contrario, intenta
visualizarlo asociándolo a otros elementos (semejanzas con
fechas que recuerdes, sonidos semejantes a los del nombre
del dueño, el "dibujo" de los números, los movimientos de tus
dedos cuando lo marcas en la botonera del teléfono).
5.- Realiza actividad física con regularidad. El
establecimiento de rutinas de actividad física placentera
favorece la oxigenación, proveyendo al cerebro un plus
energético muy estimulante. Además, investigadores
californianos que exploran actualmente en neurogénesis,
postulan que el ejercicio aeróbico favorecería el desarrollo de
nuevas células cerebrales.
6.- Descansa y duerme plácidamente pues el
funcionamiento cerebral no se detiene mientras
duermes. Por el contrario, durante el sueño tu cerebro
clasifica y ordena la información incorporada durante el día.
Es conocido que muchas soluciones a problemas que se
plantean durante la vigilia, son resueltos durante la noche.
Importante
Recuerda que la inteligencia se ve favorecida cuando te
planteas la resolución de problemas en áreas o temas que
movilizan fuerte y positivamente tus emociones, y se dificulta
cuando te faltan motivaciones para lograrlo. Involúcrate en
acciones gratificantes y ganarás doblemente, tanto en placer
como en inteligencia aplicada.
Resumir la personalidad de alguien a si utiliza más el lado derecho o
izquierdo de su cerebro o incluso si es diestro o zurdo no es tan
simple, ya que las dos secciones del cerebro son mucho más
complejas que una simple ecuación de derecha vs. Izquierda.

En general, el hemisferio izquierdo es dominante en el lenguaje:


procesando lo que escuchas y encargándose de la mayor parte de las
tareas del habla. También está a cargo de llevar a cabo los cálculos
lógicos y matemáticos. Además, cuando necesitas recordar un dato,
tu cerebro izquierdo lo extrae de tu memoria.

El hemisferio derecho se encarga principalmente de las


habilidades espaciales, reconocimiento facial y procesamiento de la
música. También realiza algo de matemáticas, pero sólo estimaciones y
comparaciones. Nos ayuda a comprender las imágenes y darle
sentido a lo que vemos. Juega un rol en el lenguaje, particularmente
en interpretar el contexto y el tono de una persona.

El cerebro balancea cuidadosamente y asigna el control de


ciertas funciones a cada lado, es la forma natural de asegurar que el
importante órgano pueda maximizar su eficacia al dividir las tareas. La
mayoría de las personas son diestras, el cual en realidad es controlado
por el lado izquierdo del cerebro.
Probablemente has escuchado a la gente auto describirse como regida
por el lado derecho o izquierdo de su cerebro, los que alegan al
lado izquierdo suelen presumir sus habilidades matemáticas,
mientras que los del derecho alardean de su creatividad. Esto se debe
a que el cerebro divide sus dos hemisferios justo por la mitad y cada uno
realiza una serie de operaciones distintas.

Mucho de lo que conocemos acerca de las funciones cerebrales se lo


debemos a Roger Sperry, cuyos experimentos examinaron la forma en
que los hemisferios del cerebro operan tanto independientemente como
en concreto uno con el otro. Ambos hemisferios comunican
información, como observaciones sensoriales, el uno al otro por
medio del grueso cuerpo calloso que los conecta.

El hemisferio derecho controla los músculos del lado izquierdo del


cuerpo, mientras que el hemisferios controla los del
derecho. Cuando guiñas el ojo derecho la parte izquierda de tu cerebro
está trabajando. Debido a esta conexión cruzada, el daño a un lado del
cerebro afecta a la parte opuesta del cuerpo.

La Hora del Hemisferio Derecho


“EI siglo XXI será la era de Acuario por consentimiento general. El
pensamiento del hemisferio izquierdo se atrofiará sumergido en
el espacio acústico” McLuhan.

En occidente, desde la revolución industrial hemos vivido


predominantemente con el hemisferio izquierdo; gracias a
ello, disfrutamos de un mundo material, pero también
perdimos la conexión con lo espiritual, con el
todo: materialismo versus espiritualidad, individualidad
versus colectivo, tiempo lineal versus tiempo cíclico;
incluso la física mecánica de Newton reflejaba este
paradigma: sólo existe la materia y lo visible.

Ahora se está produciendo un cambio de paradigma; la física


cuántica evidencia que todo está conectado, que existe un
campo invisible al ojo humano que unifica las partes, que si
alteras una parte, alteras el conjunto. Esta forma de pensar
refleja el hemisferio derecho: visón y compresión holística.

La historia es una alternancia de hemisferios: lo que el hemisferio


derecho intuye es analizado después por el hemisferio izquierdo;
es un proceso sano y oportuno porque el hemisferio derecho no
filtra ni critica. Las sectas o la publicidad para manipular a las
personas utilizan técnicas que activan sólo al hemisferio derecho.

Oriente y occidente reflejan esta dicotomía. Oriente, sobre todo la


india, vivía desde el hemisferio derecho: conexión y apertura
dimensional desde una desequilibrada espiritualidad basada en el
sistema de castas vivida desde la pobreza por falta del desarrollo
del hemisferio izquierdo. En occidente era lo contrario,
dominabamos la materia pero vivíamos desconectados emocional
y energéticamente.

Dicho en otras palabras, en las escuelas occidentales se le da


mayor desarrollo al hemisferio izquierdo. Casi toda la enseñanza
entra y es analizada por el hemisferio izquierdo.
Afortunadamente, poco a poco las escuelas están incluyendo más
actividades donde participe el hemisferio derecho, como son el
dibujo, el canto, las manualidades, actividades creativas, teatro,
danza, etc.

En oriente se enfatiza mucho más el uso del hemisferio derecho


sin negar el valor y la existencia del hemisferio izquierdo. Oriente
le da mayor importancia a la comprensión de la esencia de los
seres en un plano más abstracto y espiritual que científico.

Lo ideal es equilibrar los dos hemisferios, pues al utilizarlos es


posible obtener una mejor comprensión de lo que nos rodea. Una
pintura de Picasso la puedo ver con el hemisferio izquierdo como
caras deformes, o rayones sin sentido, mientras que con el
derecho podré admirar los colores, la creatividad y la fuerza que
tiene. El significado de un poema lo descifra el hemisferio
derecho, nunca el izquierdo; memorizar el poema lo hace el
izquierdo. Ambos hemisferios se complementan. El ballet es un
buen ejemplo de ello: por un lado se necesita disciplina y
precisión y por otro lado, se necesita creatividad, inspiración y
estética.
A mayor desplazamiento entre los dos hemisferios, mayor
capacidad tendremos de entender el mundo y disfrutarlo.
También nos llevará a una flexibilidad mayor frente a diferentes
situaciones si podemos visualizar algo más que un blanco o un
negro; hay muchos tonos intermedios.

Integrar estas dos polaridades es el factor que contribuirá a


logros y creaciones sublimes. Al utilizar las capacidades
femeninas y masculinas hay una unidad y una armonía holística.
Para que cualquier tipo de aprendizaje sea significativo, deberá
incluir la acción y la función de las dos partes del cerebro. Cada
uno contempla y filtra la realidad de manera única y al unir las
dos realidades se logra una percepción más amplia y completa de
la realidad.

No obstante, es necesaria esta separación y alternancia para


evolucionar: el hemisferio derecho crea la ilusión de unidad y el
hemisferio izquierdo de separación; si siempre estuviésemos
fusionados nunca habría cambio ni evolución.

Ahora se está produciendo un equilibro en todos los


planos porque el aprendizaje ha finalizado y asistimos al cambio
de Era, de Piscis a Acuario. Podemos observar este equilibrio y
uniformidad en la globalización que se está produciendo en la
civilización y en la superación de la dualidad hombre y mujer
hacia lo unisex.

■.- Para afrontar el nuevo mundo necesitamos explorar nuestra


parte más emotiva y creativa.

■.- La educación tradicional ha fomentado el pensamiento lógico y


racional frente a la intuición.

■- Cada hemisferio del cerebro procesa la información de forma


distinta: el izquierdo busca certezas; el derecho nos conecta con
la dimensión más inmaterial y espiritual.

El Cerebro está dividido en dos: el hemisferio izquierdo y el


hemisferio derecho. Curiosamente, cada hemisferio procesa la
información que recibe del exterior de forma distinta. Cada uno
está relacionado con áreas y funciones diferentes. Podría decirse
que ambos cuentan con su propia personalidad.

Hoy en día sabemos que los dos hemisferios funcionan tanto


conjuntamente como aisladamente. En ocasiones uno está
operando por sí solo y en otras se complementan usando el
cuerpo calloso que los une como puente. Por mucho tiempo se
pensaba que el hemisferio izquierdo era el activo y el más
valioso, mientras que el derecho aportaba poco. Hoy en día se
sabe que esto no es verdad. Los dos hemisferios son igualmente
importantes y cada uno tiene su función específica.
El hemisferio izquierdo, por ejemplo, es el responsable del
lenguaje verbal, de la habilidad lingüística, de la capacidad de
análisis, de la resolución de problemas matemáticos, así como de
la memoria y el pensamiento lógico y racional.

Es el más intelectual, formal y convencional de los dos; se le da


muy bien absorber y almacenar información teórica y numérica,
como nombres, definiciones o fechas. Por el contrario, tiende a
controlar e inhibir sus sentimientos.

Es el encargado de la organización, el orden, la estructura y la


planificación. Es muy obediente y disciplinado, y se rige por
medio de normas, reglas, protocolos, leyes y procedimientos
estandarizados. Utiliza el miedo para protegernos y mantenernos
a salvo de potenciales amenazas y peligros.

Este hemisferio busca certezas y solamente se fija en la


dimensión física, cuantitativa, tangible y material de las cosas. Y
le cuesta mucho percibir los infinitos matices grises que se
encuentran entre los extremos blanco y negro. El hemisferio
izquierdo solo considera válida aquella información que pueda
demostrarse a través de hechos irrefutables, resultados medibles
y datos estadísticos.
El hemisferio derecho, por otra parte, está más vinculado con la
experiencia cinestésica y sensorial de todo aquello que sabemos
que no puede expresarse con palabras, y que no por ello es
menos real. Nos brinda la habilidad de interpretar señales, signos
y metáforas, así como la capacidad de soñar y de comprender el
significado oculto de las cosas. Este hemisferio nos conecta con
la dimensión emocional y espiritual de nuestra condición
humana; nos permite sentir la parte cualitativa, intangible e
inmaterial de las cosas. Es el más artístico, original y rebelde de
los dos; le gusta salirse de la norma e ir más allá de lo
socialmente establecido. No tiene sentido del tiempo y está
totalmente centrado y arraigado en el momento presente.

Es experto en relacionarse con los demás. Destaca por su


empatía, su compasión y su destreza para detectar los aspectos
no verbales de la comunicación. Se le dan muy bien la percepción
espacial, el movimiento y la orientación. Tiene una visión holística
de la realidad, concibiéndola como una unidad donde todo está
integrado e interconectado. Entre otros dones, el hemisferio
derecho nos permite desarrollar la intuición, la imaginación, la
innovación y el pensamiento creativo; tiene facilidad para
visualizar ideas e inventar cosas que no existían y que
aparentemente no eran posibles. Y en definitiva, nos nutre de
confianza para atrevernos a seguir nuestra propia voz interior y,
en consecuencia, recorrer nuestro propio camino.
En el hemisferio derecho residen las emociones, la comprensión
intuitiva y arquetípica de la vida a través del lenguaje simbólico o
no verbal. A través de los símbolos intentamos plasmar lo
inefable. Si utilizamos el lenguaje verbal, activamos el hemisferio
izquierdo, el racional, en detrimento del hemisferio derecho. Si
activamos el hemisferio izquierdo, anclamos a la persona al
presente y a sus problemas cotidianos.

Los símbolos son un alfabeto emocional que activa y lee el


hemisferio derecho. La función de los símbolos, de la
respiración/meditación o de los mantras, es anular el hemisferio
izquierdo y activar el hemisferio derecho, la puerta a otras
dimensiones. Mente versus emociones.

El hemisferio izquierdo es analítico y centrado en la parte; el


hemisferio derecho es intuitivo y centrado en el todo; uno ve el
árbol y el otro el bosque; uno ve y otro siente.

Esta dualidad se muestra en la forma de interpretar el mundo los


hombres y las mujeres: emocionalmente las mujeres perciben
cosas que los hombres no ven.

Hoy por hoy, la mayoría de nosotros estamos tiranizados por el


hemisferio izquierdo, y es esta descompensación con nuestro
hemisferio derecho lo que impide que muchos conozcamos la
forma de cultivar la intuición y la creatividad necesarias para
reinventarnos.

Haz clic para ampliar figura

El hemisferio izquierdo del cerebro sigue siendo el único


protagonista en las aulas. La inteligencia y el valor de las nuevas
generaciones se siguen midiendo con la puntuación que los
estudiantes sacan en los exámenes, colegios, institutos o
universidades. Y es que seguimos creyendo que el pensamiento
lógico y el conocimiento racional son superiores a la intuición, la
imaginación y la creatividad.
Tal como explica el experto en educación, talento y
creatividad Ken Robinson, los actuales test miden cierto tipo de
inteligencia, pero dejan de lado muchos aspectos y cualidades de
la misma. Hay tantas maneras de expresar la inteligencia como
seres humanos hay en este mundo. Eso sí, todas ellas van de la
mano de la creatividad. Y al igual que la capacidad de razonar
nos viene de serie, el pensamiento creativo es inherente a
nuestra condición humana.

Nuestro sentido de identidad y nuestro sentido del «otro» residen


en los dos lóbulos temporales, pero principalmente en el
hemisferio izquierdo, donde están localizados los centros del
lenguaje. Para funcionar normalmente, los lóbulos temporales
izquierdo y derecho deben trabajar en armonía. Si algo rompe
este equilibrio, el cerebro percibirá otro «yo» y creará una
alucinación. Como Persinger descubrió en sus experimentos, la
estimulación del lóbulo temporal derecho genera la percepción
de las visiones espirituales, tanto buenas como malas. El hecho
de dirigir simultáneamente campos magnéticos hacia la amígdala
del cerebro produce intensas emociones, al igual que sucede en
una experiencia espiritual. Al estimular primero un lado de la
amígdala y luego el otro, Persinger descubrió que podía realzar el
contenido emocional de la experiencia.

Se cree que por un proceso adaptativo ante las dos grandes


realidades que no podemos modificar como son el tiempo y el
espacio, el hemisferio derecho se ha especializado en el espacio,
mientras que el izquierdo se apoya más en el análisis temporal
del sonido que configura las secuencias simbólicas que
conocemos como lenguaje, ya sea oral o escrito. Por este mismo
motivo el hemisferio izquierdo es focal, una idea tras otra, en
tanto que el derecho es global, todo al mismo tiempo.

El derecho es no verbal porque requiere analizar a un tiempo,


gesto, mímica, postura, mirada y entonación. Con estas mismas
bases, el izquierdo es racional, lógico y objetivo; el derecho es
emocional, intuitivo y subjetivo.

El izquierdo analiza, propone y piensa de manera lineal, mientras


que el derecho sintetiza, imagina y piensa de forma simultánea.
El izquierdo es lógico, convergente y simbólico, el derecho es
analógico, divergente y concreto.

Si queremos simplificar esta larga lista, podríamos resumir


diciendo que el izquierdo razona y el derecho motiva; el izquierdo
analiza y el derecho impulsa; el izquierdo reflexiona y el derecho
intuye.

Otra habilidad del hemisferio derecho es la de reconocer caras;


para eso es un experto. La expresión emocional de las caras es
sutil y compleja pero la interpretamos de manera holística e
intuitiva para descubrir el mensaje o la intención y también el
trasfondo de la personalidad del otro.

El lenguaje no verbal del hemisferio derecho está motivado por la


emoción y es de valor comparable al lenguaje verbal y lógico del
hemisferio izquierdo, que más bien está motivado por la
reflexión.

Lo cierto es que gracias al hemisferio derecho, la realidad puede


transformarse en algo bello y creativo como puede ser la música,
la poesía, la pintura y el arte en general.

El ser humano, a lo largo de toda la Historia, ha empleado la


simbología como el gran ‘medio de comunicación’ con las fuerzas
abstractas primigenias. Los arquetipos y los símbolos, entre ellos
los polígonos geométricos, actúan realmente como un puente
entre dos realidades. Este puente, el lenguaje simbólico o
arquetípico, posibilita la comunicación entre lo que llamamos
divinidad y nosotros. Con cada signo o arquetipo accedemos a un
diálogo que revela otra realidad mucho más sutil que nuestra
racionalidad.
Los arquetipos , de hecho, contienen una esencia intemporal.
Cada uno de los arquetipos simbólicos, no son una ‘abreviatura’
de la Realidad, sino que son un medio para instalarnos en esa
Realidad. Cada arquetipo existente es portador de cierto
conocimiento determinado. Los polígonos de la geometría, por
ejemplo, son un lenguaje arquetípico que reconstruyen la
conexión perdida entre el hombre y el cosmos.

Si bien las habilidades del hemisferio izquierdo nos han dado


buenos resultados a lo largo de la era industrial, para la era del
conocimiento que está emergiendo ya no van a ser suficientes.

Ha llegado la hora de potenciar nuestro hemisferio derecho y


promover un sano equilibrio entre ambos. Para lograrlo, el reto es
descubrir un medio para canalizar todo el potencial innato que
reside en nuestro interior. De pronto encontramos la manera de
conjugar una serie de elementos que antaño parecían
contradictorios e incompatibles, como por ejemplo, la pasión con
la profesión, o la vocación con el dinero. El quid de la cuestión es
si somos lo suficientemente valientes como para escuchar lo que
sentimos en nuestro corazón.

No nos distraigamos solamente con los árboles (hemisferio


izquierdo), tomemos en cuenta todo el bosque (hemisferio
derecho). Oigamos toda la sinfonía (hemisferio derecho) sin
descuidar escuchar atentamente el piano, los violines y cada
instrumento que compone la orquesta (hemisferio izquierdo).

Autores: Borjas Vilaseca y otros.

Hemisferio izquierdo, hemisferio derecho, pensamiento


lateral y matemáticas
8 septiembre, 2008/7 Comentarios/en Formación /por Guillem Recolons
Anteriormente era habitual en las escuelas incluir actividades
de creatividad en áreas vinculadas con la educación artística
y con la literatura. Poco se vinculaba con las matemáticas, a
las que se consideraba nociones y procedimientos ya
cerrados que el estudiante debía repetir.La creatividad, como
ya hemos hablado desde este blog, es el proceso de
presentar un problema a la mente con claridad, es la
capacidad de ver nuevas posibilidades y hacer algo al
respecto. La escuela es el espacio esencial, es el lugar ideal
para el desarrollo del pensamiento y la creatividad; mediante
la aplicación de acciones sistematizadas para propiciar un
desarrollo gradual de las habilidades del pensamiento
matemático.
La creatividad existe potencialmente en los seres humanos y
es susceptible de ser desarrollada; no es privativa de los
genios, sino que está presente en cualquier ser humano que
imagine, transforme y cree algo. Obviamente el individuo que
ha heredado aptitudes creativas y ha disfrutado de un
ambiente que estimulaba y alentaba la creatividad, alcanzará
un mayor nivel de desempeño creativo.
Investigaciones actuales aseguran que con un entrenamiento
diario en esta disciplina, se logra un increíble estimulo
cerebral, mejorando tanto la capacidad de análisis como la
creativa.
La formación escolar tradicional tiende al desarrollo parcial
de nuestra capacidad mental ya que favorece sólo el
desarrollo del HEMISFERIO CEREBRAL IZQUIERDO que
tiene que ver con nuestro comportamiento lógico, minucioso
y prudente y poco se ocupa del HEMISFERIO DERECHO que
tiene que ver con la creatividad, la intuición y la audacia.
La escuela es un ámbito propicio para que los estudiantes
realicen actividades que permitan desarrollar
su PENSAMIENTO LATERAL y la matemática es una fuente
importante de situaciones problemáticas adecuadas para
este fin.
Desde la matemática, lo que se puede hacer es amplio y
diverso, desde el planteamiento de problemas hasta la
aplicación de ejercicios lúdicos que motiven al alumno a creer
en él mismo, en sus capacidades y su autoestima, así se
puede contribuir a fomentar la creatividad de nuestros
alumnos.

Como muestra de que las matemáticas pueden ser creativas,


aquí tenemos una ecuación que concluye con el resultado
SEX = FUN.

Hemisferios cerebrales – ¿Izquierda o derecha?


¿Lógica o creatividad?
Por Jorge Mendoza H. 03/01/2017

Nasrudín estaba sentado con un amigo cuando


empezó a anochecer. «Enciende una vela», dijo el
amigo, «porque está oscureciendo. Hay una justo a
tu izquierda».
«¿Y cómo voy a distinguir la derecha de la izquierda
en la oscuridad, tonto?», preguntó Nasrudín.
Indries Shah -The Exploits of the Incomparable Mulla
Nasrudin
El cerebro humano consta de dos hemisferios unidos por el
cuerpo calloso que se hallan relacionados con áreas muy
diversas de actividad y funcionan de modo muy diferente,
aunque complementario. Podría decirse que cada hemisferio,
en cierto sentido, percibe su propia realidad; o quizás
deberíamos decir que percibe la realidad a su manera.
Ambos utilizan modos de cognición de alto nivel.
Nuestros cerebros son dobles, y cada mitad tiene su propia
forma de conocimiento, su propia manera de percibir la
realidad externa, incluso podríamos aventurarnos a decir que
poseen su propia personalidad, siendo ambas mitades
complementarias una de la otra.
Podríamos decir, en cierto modo, que cada uno de nosotros
tiene dos mentes conectadas e integradas por el cable de
fibras nerviosas que une ambos hemisferios. Ningún
hemisferio es más importante que el otro. Para poder realizar
cualquier tarea necesitamos usar los dos hemisferios y de
hecho los usamos ambos como si se tratase de una gran
sinfonía, especialmente cuando desarrollamos una tarea
complicada. Lo que se busca siempre es el equilibrio. El
equilibrio se da como resultado de conciliar
polaridades, y no mediante tratar de eliminar una de
ellas.
Cada hemisferio cerebral tiene un estilo de procesamiento de
la información que recibe.
«El hemisferio izquierdo analiza en el tiempo,
mientras que el derecho sintetiza en el espacio.»
Jerre Levy en «Psychobiological Implications of
Bilateral Asymmetry»
Hemisferio Izquierdo
El hemisferio izquierdo procesa la información analítica y
secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal. El
hemisferio izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo,
planea procedimientos paso a paso, verbaliza, Piensa en
palabras y en números, es decir contiene la capacidad para
las matemáticas y para leer y escribir.
La percepción y la generación verbales dependen del
conocimiento del orden o secuencia en el que se producen
los sonidos. Conoce el tiempo y su transcurso. Se guía por la
lógica lineal y binaria (si-no, arriba-abajo, antes-después,
más-menos, 1,2,3,4 etc.).
Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento
convergente, obteniendo nueva información al usar datos ya
disponibles, formando nuevas ideas o datos
convencionalmente aceptables.
Aprende de la parte al todo y absorbe rápidamente los
detalles, hechos y reglas.
Analiza la información paso a paso.
Quiere entender los componentes uno por uno.
Hemisferio Derecho
El hemisferio derecho, por otra parte, parece especializado
en la percepción global, sintetizando la información que le
llega. Con él vemos las cosas en el espacio, y cómo se
combinan las partes para formar el todo. Gracias al
hemisferio derecho, entendemos las metáforas, soñamos,
creamos nuevas combinaciones de ideas.
Es el experto en el proceso simultáneo o de proceso en
paralelo; es decir, no pasa de una característica a otra, sino
que busca pautas y gestaltes. Procesa la información de
manera global, partiendo del todo para entender las distintas
partes que componen ese todo. El hemisferio holístico es
intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y
sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica,
espacial y perceptiva.
Este hemisferio se interesa por las relaciones. Este método
de procesar tiene plena eficiencia para la mayoría de las
tareas visuales y espaciales y para reconocer melodías
musicales, puesto que estas tareas requieren que la mente
construya una sensación del todo al percibir una pauta en
estímulos visuales y auditivos.
Con el modo de procesar la información usado por el
hemisferio derecho, se producen llamaradas de intuición,
momentos en los que «todo parece encajar» sin tener que
explicar las cosas en un orden lógico. Cuando esto ocurre,
uno suele exclamar espontáneamente «¡Ya lo tengo!» o «¡Ah,
sí, ahora lo veo claro!» El ejemplo clásico de este tipo de
exclamación es el exultante «Eureka» (¡lo encontré!)
atribuido a Arquímedes. Según la historia, Arquímedes
experimentó una súbita iluminación mientras se bañaba, que
le permitió formular su principio de usar el peso del agua
desplazada para deducir el peso de un objeto sólido
sumergido.
Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento divergente,
creando una variedad y cantidad de ideas nuevas, más allá
de los patrones convencionales.
Aprende del todo a la parte. Para entender las partes
necesita partir de la imagen global.
No analiza la información, la sintetiza.
Es relacional, no le preocupan las partes en sí, sino saber
como encajan y se relacionan unas partes con otras.

«Mucho debo a la tierra en que crecí.


Más aún a las Vidas que me nutrieron.
Pero sobre todo a Allah, que me dio dos lados
distintos en mi cabeza.
Mucho reflexiono sobre el bien y la Verdad en las fes
que hay bajo el sol.
Pero sobre todo pienso en Allah, que me dio dos
lados en mi cabeza, no uno.
Antes me quedaría sin camisa ni zapatos, sin
amigos, tabaco o pan que perder por un minuto los
dos lados distintos de mi cabeza» .
Rudyard Kipling
Comparación entre ambos hemisferios
Bob Samples, profesor, escritor y filósofo humanista, ofrece
un ejercicio de imaginación en su libro sobre la enseñanza
The Wholeschool Book:
«Supongamos por un momento que cada uno de nosotros
tiene en la cabeza no sólo un prado, sino dos. Dos prados
claramente diferentes. Desde luego, como ambos son
prados, tienen algunas cualidades en común. Pero aún así
existen diferencias apreciables entre ellos. Para que queden
bien separados, visualicemos un río ancho y rápido que corre
entre los dos. Eso es, un río que fluye de un hemisferio al
otro.»
«Lo más asombroso de este río es que fluye en ambas
direcciones a la vez. La sustancia de un prado puede pasar
instantáneamente al otro. Sin embargo, en cuanto llega, se
transforma adaptándose a la ecología del nuevo prado.»
Principales Características de ambos hemisferios

Hemisferio Izquierdo Hemisferio Derecho


Lógico, analítico y explicativo, Holístico e intuitivo y
detallista descriptivo, global
Abstracto, teórico Concreto, operativo
Secuencial Global, múltiple, creativo
Lineal, racional Aleatorio
Realista, formal Fantástico, lúdico
Verbal No verbal
Temporal, diferencial Atemporal, existencial
Literal Simbólico
Cuantitativo Cualitativo
Lógico Analógico, metafórico
Objetivo Subjetivo
Intelectual Sentimental
Deduce Imagina
Explícito Implícito, tácito.
Convergente, contínuo Divergente, discontínuo
Pensamiento vertical Pensamiento horizontal
Sucesivo Simultáneo
Intelecto Intuición
Secuencial

El cerebro es tan complejo que necesita ser dividido en dos partes


iguales llamadas hemisferios. Cada uno es el encargado de
diferentes funciones. Aunque hay una parte dominante en cada
persona, ayudará mucho si se está informado de las actividades
que pueden ayudar a equilibrar los procesos cerebrales.
Su hemisferio izquierdo es responsable de presentar la
información de manera sistemática y ordenada. Analiza paso por
paso sobre la base de datos de hechos y de lógica, a con la
finalidad de lograr una solución más racional y definitiva para
cualquier conflicto. Este lado de su cerebro le ayuda a enfrentar la
vida en una nota positiva basada en la realidad de la vida diaria.
Por otra parte, es matemáticamente inclinado y orientado en
forma verbal.

El hemisferio izquierdo puede ser perfeccionado, centrándose en


actividades que pueden agudizar su capacidad para resolver
problemas. La forma más sencilla es mediante la solución de
rompecabezas y crucigramas. Si tiene la intención de llegar a un
mayor nivel de mejora del lado izquierdo del cerebro hay diversos
experimentos.

Elija un tema subjetivo que tenga sus raíces en el aspecto creativo


de las artes y la música. Revise todos los razonamientos, el control
de sí mismo y hable con calma, sin presentar demasiada emoción.
Pulse en su lado lógico y racional con la finalidad de producir una
disección detallada del tema elegido. Haga esto religiosamente y
se sorprenderá de la mejoría que puede alcanzar.

El dominio de los hemisferios

Si usted no está preparado para un examen verbal puede tratar


con la pintura, trabaje su hemisferio. Llame a los servicios de la
parte izquierda del cerebro para impedir que sus emociones
intervengan. Haga uso básico de matemáticas y el diseño gráfico
en cuadrantes. Haga un plan de los trazos y análisis de la síntesis
del color y las relaciones.

La parte derecha de su cerebro es el hogar subjetivo del artista y


su entidad intuitiva. Desencadena procesos visuales que le
permiten ver más allá de la imagen real. Con su habilidad innata
para mezclar y combinar diferentes ideas, es capaz de establecer
un panorama que es comúnmente descuidado por su contraparte
izquierda.

El dominio del hemisferio derecho se puede obtener mediante la


participación en los juegos que desafían a su cerebro para ir a
través de las tareas en un solo momento. Usted debe ser capaz de
pensar fuera de la caja, para llegar a las respuestas y tener éxito. A
fuerza de exponerse en esas actividades se han incrementado los
niveles de la intuición, la memoria, la concentración y la
creatividad.

Hay otros medios de ejercitar la zona derecha de su cerebro.


Escuchar música y utilizar su mano no dominante para escribir o
dibujar. Mientras esté en ello mantenga un flujo constante de
juicio creativo. Aunque el canto y la pintura son cosas habituales
de su hemisferio derecho del cerebro, es posible que desee
condimentar las cosas mediante la adición de la espontaneidad.

La frecuencia es un elemento vital en la formación del cerebro.


Cada parte debe familiarizarse con las actividades que ha elegido.
De 10 a 15 minutos es un buen tiempo. Ejercite su lado izquierdo
por la mañana y deje que el derecho para la tarde.
Gráfico del lado izquierdo
y derecho del Cerebro
@ 24 . febrero . 2011

Hemisferios cerebrales y el procesamiento de la información:


El cerebro humano consta de dos hemisferios, unidos por el
cuerpo calloso, que se hallan relacionados con áreas muy
diversas de actividad y funcionan de modo muy diferente,
aunque complementario. Podría decirse que cada hemisferio,
en cierto sentido, percibe su propia realidad; o quizás
deberíamos decir que percibe la realidad a su manera. Ambos
utilizan modos de cognición de alto nivel.

El hemisferio izquierdo procesa la información analítica y


secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal. El
hemisferio izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo,
planea procedimientos paso a paso, verbaliza, Piensa en
palabras y en números, es decir contiene la capacidad para
las matemáticas y para leer y escribir. Conoce el tiempo y su
transcurso. Se guía por la lógica lineal y binaria (si-no, arriba-
abajo, antes-después, más-menos, 1,2,3,4 etc.). Este
hemisferio emplea un estilo de pensamiento convergente,
obteniendo nueva información al usar datos ya disponibles,
formando nuevas ideas o datos convencionalmente
aceptables. Aprende de la parte al todo y absorbe
rápidamente los detalles, hechos y reglas.
El hemisferio derecho, esta especializado en la percepción
global, sintetizando la información que le llega. Con él vemos
las cosas en el espacio, y cómo se combinan las partes para
formar el todo. Gracias al hemisferio derecho, entendemos las
metáforas, soñamos, creamos nuevas combinaciones de
ideas. Este hemisferio se interesa por las relaciones. Este
método de procesar tiene plena eficiencia para la mayoría de
las tareas visuales y espaciales y para reconocer melodías
musicales, puesto que estas tareas requieren que la mente
construya una sensación del todo al percibir una pauta en
estímulos visuales y auditivos. Este hemisferio emplea un
estilo de pensamiento divergente, creando una variedad y
cantidad de ideas nuevas, más allá de los patrones
convencionales. Aprende del todo a la parte. Para entender
las partes necesita partir de la imagen global. No analiza la
información, la sintetiza.
TUS HABILIDADES HABLAN SOBRE TUS
HEMISFERIOS CEREBRALES

Recorrieron el mismo camino, pero vieron cosas diferentes.
Uno detectó problemas y el otro vislumbró oportunidades.

¿Por qué dos personas en exactamente la misma situación interpretan su realidad de forma
completamente distinta? ¿Qué hace que una experiencia sea catastrófica para unos y aceptables para
otros?

Además de la experiencias vividas y creencias ancladas en nuestro inconsciente, parte de esta


interpretación de la realidad es responsabilidad de nuestro cerebro y las diversas formas de funcionar
en cada uno de nosotros.

Es de sobre conocida que uno de los órganos más importante de nuestro cuerpo está compuesto por dos
hemisferios, derecho e izquierdo, éstos ocupan el 85% del espacio en nuestro cerebro y en su corteza se
almacena la mayoría de la información.

Dependiendo de que hemisferio trabaje más o menos en el procesamiento de la información la realidad


será seleccionada e interpretada de una manera u otra.

Un dato curioso, por ejemplo, es que los zurdos utilizan más su lado derecho y los diestros su lado
izquierdo. Es por esto que los zurdos son consideramos más sensibles e imaginativos.

Veamos primero que características y funciones le son propias al hemisferio izquierdo. Esta parte de
nuestro cerebro se encarga del lenguaje, la aritmética, el habla, la lógica.
Con este hemisferio analizaremos, abstraeremos, mediremos el tiempo, planearemos procedimientos
paso a paso, verbalizaremos y escribiremos. Durante muchos años se consideró que gracias a la región
cerebral izquierda pudimos desarrollar una inteligencia mucho más avanzada que la del resto de seres
vivos.

La forma de trabajar en este hemisferio es distinta al del derecho. En esta parte procesamos la
información poco a poco y de manera analítica mientras que en el derecho procesamos toda la
información a la vez.

Por otro lado, en nuestro hemisferio derecho reside la creatividad, intuición y el pensamiento no lineal.
Está especializado en sensaciones, sentimientos y habilidades espaciales visuales y sonoras, como la
música o el arte. Con él captamos los objetos en el espacio y su combinación para formar un todo,
entendemos metáforas, soñamos y creamos nuevas combinaciones de ideas

Durante años fue considerada de menor importancia que la izquierda a pesar de que gracias a ella
podemos desarrollar habilidades tan importantes como la interpretación de emociones, percibir las
formas de manera integral e intuir respuestas.

Procesa la información de manera más rápida que la parte izquierda pero de manera menos eficaz. Por
tanto, utilizaríamos nuestra parte derecha en situaciones de emergencia cuando hay que analizar y
decidir de manera muy rápida.

Todo el mundo utiliza ambos hemisferios, sin embargo hay personas que utilizan más uno u otro. No se
trata de utilizar uno u otro, en la mayoría de las ocasiones no compiten entre si, sino que se
complementan de una u otra manera para nutrir nuestra interpretación de la realidad con varias
perspectivas. Sin embargo, hay personas que se sientan más cómodas con los razonamientos basados en
la lógica y en análisis (ingenieros, contables o abogados) y otros se inclinan más hacia razonamientos
intuitivos y no lineales (inventores, animadores o consejeros).

Ambos hemisferios se comunican a través de un denso haz de fibras nerviosas, el cuerpo calloso, que
es ligeramente más grueso en las mujeres lo que les permite un mejor intercambio de información.

Un ejemplo de rivalidad entre ambos hemisferios la podemos obtener con el siguiente ejercicio

No leas las palabras, dime el color:

NEGRO ROJO VERDE AZUL MARRÓN ROJO VERDE

En este ejercicio tus hemisferios están compitiendo, mientras que tu


hemisferio derecho está centrándose y seleccionando las imágenes, el color,
tu hemisferio izquierdo está centrado en la lectura de las palabras. En nuestra
cultura predomina el uso del hemisferio izquierdo es por ello que
automáticamente tu reacción será leerlas en lugar de fijarte en el color.

Resulta curioso y algo alarmante la ruptura que se aprecia en el método de


enseñanza de niños pequeños y jóvenes que están creciendo. Mientras que en
la edad infantil se nos enseña explotando nuestro hemisferio derecho a través
del lenguaje no verbal, ejercicios gestuales, dibujos, etc. cuando entramos
más de lleno en la escuela primaria y secundaria la educación se convierte en
un método que utiliza el 95% de las veces el hemisferio izquierdo, apelando a
la inteligencia verbal y numérica y olvidándose del resto. Es en ese momento
cuando se produce la ruptura y los niños con más uso del hemisferio derecho
son tachados de malos alumnos o menos inteligentes cuando la realidad es
que necesitan explotar otro tipo de inteligencia. De esto nos habla Howard
Garner con su teoría de las Inteligencias múltiples: verbal, numérica, musical,
espacial, interpersonal, intrapersonal, corporal, naturalista y, recientemente
añadida, espiritual.

En definitiva, no se trata de usar un hemisferio u otro, ambos se


complementan pero uno de ellos influirá en mayor medida en nuestra
interpretación de la realidad y habilidades que poseamos. ¿Esto se puede
cambiar? En cierta medida el predominio de las actividades de un hemisferio
u otro es innato, sin embargo con el adecuado entrenamiento, experiencia y
práctica podrá potenciarse tanto o más el hemisferio que se desee.

Lo mejor que se puede hace para potenciar el uso del cerebro, es equilibrar
los hemisferios para lograr óptimos resultados, fortalecer la relación entre
ambos y evitar el trabajar una sola parte. Existen diversos ejercicios para
entrenarlos:

Ejercicios para el hemisferio izquierdo

Los ejercicios apropiados incluyen las palabras cruzadas, los juegos


de números como el Sudoku, y la organización de listas, tratar
de escribir historias en forma secuencial, armar rompecabezas, hacer
crucigramas.
Si eres propenso a realizar viajes respondiendo a un impulso,
oblígate a sentarte y planificar cada aspecto del viaje antes de
hacerlo.

Ejercicios para el hemisferio derecho

Cambiar los hábitos, Descubre nuevas rutas para ir al trabajo, usa la


bicicleta u otro transporte en lugar del auto. Mira algo diferente en la
televisión; cambia lo que ordenas en tu restaurante, sin analizar
primero el menú. Cambia la decoración de la casa de vez en cuando.
(si es posible)

Trata de escuchar música barroca (estimulante para el hemisferio


derecho) mientras realizas otra actividad como *limpiar la casa o el
auto, trabajar en el jardín.

Ejercicios para estimular ambos hemisferios

Marcha cruzada

Tocas la rodilla derecha con la mano izquierda y la rodilla izquierda


con la mano derecha. Se pueden hacer de pie, sentado o acostado.
También se puede variar el ejercicio tocando con las manos la punta
de cada pie. Se puede hacer al ritmo de música o con los ojos
cerrados.

Figuras geométricas

Se dibuja un cuadrado en el aire con la mano derecha por lo menos


10 veces y se memoriza el movimiento. Luego se dibuja un triángulo
en el aire con la mano izquierda otras 10 veces y se graba el
movimiento. Por último, se repiten los dos movimientos al mismo
tiempo.

Escribir o dibujar

Escribir círculos u óvalos continuos con la mano izquierda (en caso


de ser diestro). También se puede dibujar círculos continuos con
ambas manos al mismo tiempo.
Colorear un dibujo con la mano que menos se utiliza.
Escribir con la mano izquierda de izquierda a derecha y de derecha a
izquierda, después cambiar de mano.
Escribir óvalos continuos con ambas manos al mismo tiempo.
Movimientos conscientes
Utilizar la mano menos dominante para realizar actividades
cotidianas como:
a) abrir y cerrar la llave del grifo
1.b) lavarse los dientes
2.c) tomar algún objeto
3.d) peinarse
4.e) atarse los zapatos