Vous êtes sur la page 1sur 3

El gasto público son las erogaciones dinerarias que realiza el Estado para cubrir las

necesidades de su población con los recursos recibidos de las actividades de este.


Recursos provenientes del sistema tributario o de las empresas del Estado. También
denominado como los gastos que hace el sector público para alcanzar las metas
establecidas para la consecución de la satisfacción de las necesidades colectivas.
Teniendo efectos económicos sobre la economía de una Nación y afectando
directamente o indirectamente la vida cotidiana de los ciudadanos de un país.

Los efectos económicos del gasto público tienen influencia sobre los diferentes
elementos que forman parte de la economía de un país, entre estos tenemos: la
demanda, oferta, consumo, inversión, balanza de pagos, el ciclo económico y el nivel
general de precios.

En el caso de la demanda, oferta y consumo, el gasto público tiene un efecto


directo debido a que mientras mayor sea este, mayor es la cantidad de dinero en la
calle resultante del pago a los funcionarios públicos y a las empresas que son
contratadas por el Estado, esta actividad origina un aumento del consumo en la
demanda de bienes y servicios y en una disminución de la oferta. Esta situación tiene
como consecuencia que los precios de los bienes y servicios aumenten. Creando un
aumento en el empleo por la subida de la demanda de estos. El empleo sube como
consecuencia de que la demanda de productos debe ser cubierta, generando que el
aparato productivo crezca y la nación se desarrolle. Caso contrario sucede cuando es
el gasto público es menor, hay menor liquidez monetaria que acarrea una disminución
del consumo y por ende de la demanda, lo que puede acarrear a una bajada de precios
por aumento de su oferta. En lo que se refiere a la oferta, su aumento no
necesariamente significa que los precios puedan bajar por un incremento en la
producción de los bienes y servicios, debido a que si estos más bien se mantienen o
aumentan crearían un encarecimiento de los productos por nadie deseada por su
influencia directa en la disminución poder adquisitivo de las personas.

Ahora bien en lo concerniente al consumo, este siempre debe ser mayor a la


inversión porque de esta forma se garantiza que los costos en los que se incurrieron
para realizarla sean retribuidos al inversor y empiecen a generar las ganancias
estipuladas. Cuando se trata de una inversión del Estado, la misma siempre debe ser
menor a la inversión proveniente del sector privado debido a que se garantizarían el
correcto uso de los recursos obtenidos por el Estado, disminuyendo toda posibilidad
de incurrir en actos de corrupción que hagan que las obras del Estado se detengan o
no se ejecuten.

Otro elemento de la economía sobre el cual el gasto público tiene un efecto


económico es la balanza de pagos. Definida como la suma algebraica de los ingresos
recibidos por concepto de la renta en divisas y los egresos en la misma divisa.
Constituida por la balanza de cuenta corriente, balanza de cuenta capital, errores y
omisiones y la reserva internacional. Existiendo tres tipos de reservas internacionales,
las cuales son reservas operativas, reservas no operativas y reservas inmóviles. Las
reservas operativas son las cuentas en divisas que tenga la nación en otros países. Las
reservas no operativas son los bonos cero cupón con fecha de vencimiento
determinado que no pueden ser canjeados antes de la la fecha definida. Las reservas
inmóviles están compuestas por los bienes que un país tenga en otro país.

Dependiendo de la magnitud del gasto público que está dirigido a las


importaciones propias del Estado, este puede tener un efecto negativo sobre la
balanza de pagos de una nación. Originando una disminución del PIB, producto
interno bruto o índice que sirve para conocer el comportamiento de la producción de
bienes y servicios dentro del país. Al disminuir el PIB se crea un déficit o faltante de
dinero para cumplir con las obligaciones del Estado.

En lo que concierne al ciclo económico, el gasto público debe su influencia en la


medida que este sea destinado para cubrir necesidades de la población en forma
monetaria directamente en lugar de corregir las situaciones que hacen que el Estado
intervenga.

El incremento del gasto público como consecuencia de la acción del Estado como
medida para ayudar a la población ante algún tipo de situación de naturaleza
económica, da como resultado una alteración en los precios de los bienes y servicios.
Normalmente hacia el alza, originando una paulatina pérdida del poder adquisitivo de
los ciudadanos de una población. En otras palabras, dependiendo de hacia dónde va
dirigido el gasto público, su efecto sobre el Nivel General de Precios puede ser
negativo.

Tal como se ha expresado, la determinación, distribución y manejo del gasto


público de una Nación, debe hacerse considerando cuales son las obligaciones que
deben cubrir, debido a que tiene efectos económicos sobre la economía de un país.