Vous êtes sur la page 1sur 55

TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°1

Queridos hermanos y queridos amigos, queremos compartir con ustedes


este extracto del testimonio de Francoise Lutala, quien firmó pactos con
Satanás desde su infancia, y que sufrió terriblemente durante su
juventud, hasta el día en que el Señor Jesucristo tuvo compadézcala y
libérela de las cadenas satanás. Este testimonio está en siete partes.
Confirma las enseñanzas sobre Combate Espiritual y Discernimiento que
ya hemos estudiado. Le recomendamos que lea este testimonio, así como
estas dos enseñanzas, si aún no las ha leído. Son muy ricos. Los
encontrarás en la página web www.mcreveil.org.

Introducción

Amados en el Señor Jesucristo y queridos lectores, que el nombre de mi


Salvador resuene en ustedes con gran intensidad, mientras Él les permite
leer este documento. Si Él hizo posible que usted se familiarice con el
mensaje contenido en mi testimonio, espero que sea para su edificación.
Allí encontrarás el tema de las grandes exhortaciones. Solo el Señor
Jesucristo tiene el poder de desatar y salvar a aquellos que están en
cautiverio en las cadenas del diablo. Porque Él es el Todopoderoso y Él es
Amor. [...] Mi nombre es Lutala Kabe Françoise. Kabe significa "mitad" en
mi idioma nativo, porque en realidad soy gemelo. Nací en Rwanda en
1954, de padre pastor en la Iglesia de Cristo y madre miembro de la Legión
de María. Vengo de la región de Kivu, en la Zona de Shabunda. La historia
que vas a leer es la historia de los trágicos eventos que experimenté. Sin la
intervención de Dios, habría muerto hace mucho tiempo.

Capítulo 1: Bajo la influencia del fetichismo

Mis padres solían contarnos las historias de nuestro pueblo. Cada vez,
volvían a las hazañas de una abuela bruja que vivía allí. En lugar de darme
la piel de gallina, estas historias me cautivaron. Incluso fui tan lejos como
para obtener información adicional de mis amigos acerca de los hábitos
mágicos. Mis amigos me dijeron lo que pensaban que era verdad sobre sus
vidas. ... Dada mi corta edad y lo que mis padres ya me habían dicho, seguí
tragándome todas estas historias. Al pensar demasiado, incluso quise
convertirme en bruja. ... Pero no se dio la oportunidad de realizar mi sueño,
ya que, en mi entorno, no había nadie sospechoso de tener ese poder. Mi
alegría fue grande cuando, durante las vacaciones de verano de 1961, mi
padre nos llevó de permiso al pueblo para conocer mejor a los otros
miembros de la familia. Fue una oportunidad para mí conocer a mi abuela.
El primer contacto

Una vez en Shabunda, mi primera preocupación fue conocer a mi abuela,


que en realidad era la tía de mi padre, a pesar de la prohibición de mis
padres. Fue temida y respetada en todo el pueblo debido a sus poderes
ocultos. Un día, engañando a la vigilancia de mis padres, fui a buscarla y le
dije: "Abuela, ¿por qué mis padres no te aman? ¿Por qué te critican tanto?
¿Qué hiciste por ellos? que te hagan esto?" "Sé que no les gusto porque soy
una bruja". Lejos de asustarme, esta afirmación me procuró una alegría
intensa. "Por fin", me dije a mí mismo, "¡estoy en presencia de una
verdadera bruja!" "Eres una bruja, entonces muéstrame tu avión".
"¿Cómo?" Ella dijo, como si no me hubiera entendido. "Me hechiza!" "No
puedo encantarte, ya hay otra persona en la familia a la que debo legar mis
poderes." "¡Criple, al menos para que pueda ver los aviones!" "No sabes de
qué estás hablando, ¿sabes que estos aviones de los que estás hablando
vuelan solo de noche?" Los magos no pasan su tiempo divirtiéndose, al
contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, están obligados para
hacer lo que hacen, por miedo a los castigos severos, que pueden llegar
hasta la muerte. Y luego, si lo hicieron por placer, ¿por qué algunos de
ellos duermen tanto durante el día? "

Aunque es verdad, estas palabras no alteraron mi deseo de convertirme en


bruja. Además, la negativa de mi abuela despertó mi desconfianza y me
recordó lo que uno de mis amigos me había dicho. Ella me advirtió,
diciéndome que los magos podrían estar celosos de ver ciertos poderes
pasados a alguien. "Pueden ir tan lejos como para desalentar a un nuevo
seguidor antes de hechizarlo". En un intento por romper la resistencia de
mi abuela, comencé a llorar. ... Molesta por mi ruido, me dice: "Solo eres
una niña, todavía tienes toda tu vida por delante, hay muchas cosas que
puedo darte, pero no puedo. para introducir en la brujería Las leyes de
nuestra familia no me permiten hacerlo. Si fueras al menos el mayor, o
chico, eso podría haber sido posible. Pero, en tu condición, no puedo
hechizarte."

Comencé a quejarme: "¡Hechizame, hechizame!" Tocada por esta puesta en


escena, la anciana gritó y murmuró: "Le damos a un niño solo lo que él
pide ..." Añadió: "¡No es la brujería lo que te hará feliz! Pero ve, pregunta a
tus padres 50 francos y tráemelos mañana. Te daré algo, un poder que te
será de gran utilidad. Ya no tendrá que trabajar para ganarse la vida. Todos
tus deseos serán respondidos. Ya no tendrás que preocuparte por casarte,
porque los hombres correrán tras ti ... "No entendí nada de lo que me dijo,
pero lo hice. Al día siguiente le pedí a mi madre 50 francos. En ese
momento, 50 francos eran una suma enorme. Mis padres consintieron en
dármelo, siempre que les dijera lo que quería hacer con eso. No había duda
de que yo les había revelado mi secreto, para que no intentaran destruir
todos mis proyectos con mi abuela.

Para confundirlo todo, fingí estar enfermo y comencé a llorar. Cosa


extraña, Desde el momento en que fingí estar enfermo, me puse realmente
enfermo. Todo mi cuerpo estaba agitado por una fiebre alta. Los vecinos,
que habían acudido corriendo para la ocasión, aconsejaron a mis padres que
aceptaran la pérdida de 50 francos en lugar de la de su hijo. Los gemelos
son seres extraños, dice uno de ellos. "Desde su infancia, pueden someter a
su voluntad a una persona que los insultó, incluso dentro de ellos,
simplemente darles un regalo para aplacar su ira y remediar la situación
..." Otro vecino agregó: "Lo sé. gemelos que pueden desaparecer y
reaparecer, siempre que sus padres los contradigan ... " Convencidos por
los vecinos, mis padres se asustaron y me dieron los 50 francos. Fui a mi
cita no sin haber fingido jugar, para engañar a la vigilancia. Una vez en
casa de mi abuela, le di el dinero.

Mientras esperaba mi llegada, ya había preparado un pollo, en una olla que


aún estaba en el fuego. Ella solo estaba esperando mi llegada para traer dos
hojas de No sé qué árbol, más los 50 francos que había traído. Cuando el
plato estaba cocinado, ella extrajo el dinero y me lo devolvió. No vi rastro
de las dos hojas. A la pregunta de saber qué había sido de estas dos hojas,
ella respondió que no eran hojas y que ahora había un poder en mí. Este
poder había entrado en mí cuando ella estaba preparando el plato. "¿Qué
poder y qué uso tendrá para mí?" Ella me dio el mismo discurso que antes:
"Cualquiera puede darte lo que pidas, no necesitarás casarte, serás muy
famoso ... Todo esto sucederá cuando tengas 12 o 13 años ..." Ella Me pidió
que comiera todo el pollo, lo que hice. Tan pronto como la comida terminó,
fui poseído.

De vuelta a casa, le entregué el dinero a mi madre. Entonces mi padre le


dijo: "Los vecinos tenían razón, era solo una prueba que ella quería que
aprobáramos ..." [...]Un hechicero no puede practicar la brujería sin ser
consciente de ello. Todo mago sabe que tiene este poder. Y cuando se
encuentra con otro mago, ambos se reconocen. Un verdadero mago puede
ver a través de una persona como a través de una botella de agua
transparente. Por eso los magos pueden jugar a sus víctimas. Pueden
atacarlos enviándoles enfermedades en cualquier parte de su cuerpo.
Amados en Cristo y queridos lectores, solo el Espíritu Santo puede
protegernos de los ataques del diablo hechos por medio de magos. Si uno
no tiene a Cristo, está a merced de tales espíritus. Como cualquier otro
espíritu maligno, el espíritu de brujería puede ser expulsado en el nombre
de Jesucristo, si el poseído confiesa su brujería y la rechaza con todo su
corazón para aceptar a Cristo.

Primeros hallazgos

Las vacaciones terminaron, salimos del pueblo. Tenía solo ocho años, y
nada anormal vino a perturbar el curso de mi vida. Rápidamente olvidé mi
visita a mi abuela y todas las ceremonias que habían tenido lugar ... Tres
años después, noté que mi vida ya no era la misma. Me impuse entre mis
compañeros. A menudo fui el primero en la clase. Todos se llevaban
perfectamente conmigo, incluso cuando imponía mi voluntad. Nadie podía
negarme lo que quería conseguir. En cuanto a los chicos, corrieron tras de
mí. El diablo puede cambiar la forma externa de nuestro cuerpo, en el
sentido bueno y malo. Bajo la influencia de los espíritus malignos y la
pubertad actuando, la forma de mi cuerpo cambió significativamente en la
dirección positiva. Me puse bonita. Ya a esta edad, los pretendientes se
estaban declarando por mí. Incluso sucedió que personas respetables
querían que yo fuera su novia. Otros esperaban mi consentimiento para
divorciarse de sus esposas y volver a casarme. ... Mis padres podían
registrar una docena de contendientes al día. Se presentaron con regalos ...
Mi pobre padre les dijo: "Mi hija todavía es demasiado joven para que
piense en casarme con ella tan pronto". Mi madre no podía creerlo. Sin
embargo, ella tenía niñas adultas, que tenían edad suficiente para casarse.
Ella se enfermó al ver a tantas personas acosando a su pequeña niña.

Es bueno para nosotros estar en el Señor. Ninguno de los que no eran


verdaderos cristianos podía resistirme. Obtuve todo lo que quería de ellos,
sin excepción. Los espíritus que estaban en mí cautivaron a la gente y
aniquilaron toda su voluntad y su capacidad de resistencia. Recuerdo el
caso de un anciano, un contador de una gran empresa, que termina en la
cárcel. Aquí es cómo: un día, cuando regresaba de la escuela, tuve la
ingeniosa idea de visitarlo. Cuando me vio, me preguntó cortésmente:
"¿Cuál es el honor de tu visita, princesa?" "Voy a por un poco de dinero de
bolsillo". "¿Tomaste algo para poner el dinero, una bolsa por ejemplo?"
"Sí". Vacié mi mochila de todo su contenido y se la entregué. Embrujado
por mis demonios, el hombre, sin darse cuenta de la gravedad de su acto y
sus consecuencias, llena mi bolsa de billetes.

Este dinero ni siquiera le pertenecía. Unos días más tarde, recibí una nota
de él, a través de un colega. Me dijo que estaba en prisión y me pidió algo
de dinero para sobornar a los jueces y ser puesto en libertad bajo fianza.
Este contador era un padre. Le dije por el mensajero: "¿Cómo pueden
ustedes, que tienen hijos de mi edad, tener vergüenza de hacer algo como
una niña de la misma edad que uno de sus hijos? Si alguna vez vuelve a
suceder, hablaré con mi papá ". El caso terminó allí. Era más que una
estafa. Yo había causado la desgracia de esta familia. ¡Que mi Dios me
perdone! Desde el momento en que le entregué el dinero a mi abuela y
comí su pollo, firmé un pacto con Satanás para recibir el poder de
dominación. Dos mentes fueron entonces puestas a mi disposición. Estos
espíritus atrajeron a mí los que no estaban en Cristo y los obligaron a
satisfacer todos mis caprichos.

Capítulo 2: El convento

Dado el interminable ballet de los aspirantes que marcharon a casa para


preguntarme en matrimonio, a mis padres les pareció preferible mudarse.
Mi padre decidió mandarme al convento. ... comencé a aspirar hasta el final
de la escuela primaria. En el ciclo de orientación, entré en el noviciado.
Después de ser postulante durante cuatro años, fui consagrado religioso. La
vida en el convento no era nada especial. No leímos la Biblia. Recitamos
las oraciones que habíamos aprendido de memoria. Cantamos canciones
contenidas en libros de canciones, y eso fue todo. Lejos de disminuir, mis
poderes aún aumentaban en el convento. Mi "padre espiritual" comenzó a
enseñarme a tener relaciones sexuales con un hombre.

"Mi hija", me dijo, "no se escandalice por lo que pueda pasar entre usted y
yo, es mejor que esto suceda entre nosotros, en lugar de hacerlo con
paganos o laicos". Nunca escuché que el cuerpo tenía sus razones por las
que la razón no sabe, eres una niña grande para entender de qué estoy
hablando ". "Hice un voto de castidad ante Dios y ante los hombres, no
traicionaría ese juramento por nada en el mundo, soy virgen, ¿qué pasaría
si me convirtiera en su esposa, debería ir a confesarme?" "No necesitarás
confesarte, no es un pecado, sino la satisfacción de una necesidad de un
orden natural, es Dios mismo quien creó esta necesidad. Di tus deseos, no
puedes desahogarte fuera del convento ... Como estoy aquí, depende de mí
decírtelo." "¿Y si me quedo embarazada?" "Nunca lo serás, porque tienes
que actuar ..."

La piedad mostrada por algunas monjas es solo una apariencia externa que
la Iglesia Católica da al mundo exterior. Vi a hermanas matando niños. Vi
cadáveres de niños enterrados. Algunas monjas incluso han muerto de
cáncer por tomar anticonceptivos. Nuestro Creador instituyó las relaciones
sexuales entre un hombre y una mujer solo en el contexto del matrimonio.
Fuera de este marco, uno comete adulterio, infidelidad o fornicación,
independientemente de la calidad de la pareja. A pesar de todos los bellos
discursos del sacerdote, no le cedí. Me disgustó la edad avanzada de este
sacerdote. Tenía solo dieciséis años cuando él tenía cincuenta. Para que los
conventos no vacíen a sus huéspedes, esta organización humana ha
establecido un sistema según el cual un viejo padre espiritual debía tener
como socio a una joven religiosa religiosa y viceversa. Porque un joven
sacerdote que se une a una joven monja podría, impulsado por el amor,
abandonar las órdenes de fundar una familia en otro lugar.

Mi referido

Para evitar los avances del viejo sacerdote, me hice amigo de otro
sacerdote, joven y guapo. Rompiendo las órdenes, hice todo lo que estaba a
mi alcance para convertirme en mi íntima. Estábamos tan conectados que a
menudo nos veían juntos en todas partes. El viejo sacerdote le dijo al joven
que me abandonara, pero no logró separarnos. No se encontró ningún
acuerdo, los dos rivales comenzaron a odiarse. Duró un rato. Se formaron
dos campamentos, los que aprobaron al joven sacerdote, los
revolucionarios y los que se mostraron inflexibles sobre las reglas, los
conservadores. Un día hubo un intercambio de palabras entre los dos
hombres que no tenían nada que ver con el catecismo, y luego llegaron a
los golpes. Se produjo una fuerte lucha, en la medida en que hubo
quemaduras y lesiones graves. Las sotanas se quemaron y se rompieron en
ambos lados. Sin embargo, el joven sacerdote tomó la delantera sobre el
anciano.

Al día siguiente me convocaron para escuchar el informe de la sentencia


pronunciada en mi contra. Aunque no estaba involucrado en el primer
grado en la pelea, todavía esperaba algunas reprimendas. El viejo sacerdote
tuvo éxito y permaneció en su puesto. Por otro lado, el joven fue trasladado
a un país lejano. No estando satisfecho con la lejanía de mi joven "amante",
exigí mi despido del convento, en protesta. Mi solicitud fue rechazada por
razones que no puedo explicar hasta ahora. Entonces les hice entender que
les interesaba que me fuera. "No veo mi traslado a otro convento. Prefiero
dejar las órdenes; de lo contrario, me quedaré embarazada a la primera, y
caminaré mi embarazo por todas partes, procurando proclamar a quien
quiera que me escuche". De dónde viene ... Todos sabrán que no somos
diferentes de las mujeres libres ... "

Me dejaron ir, no sin haber convocado a mi madre, para decirle, en mi


presencia, lo siguiente: "Estimada señora, le damos las gracias por haber
tenido la amabilidad de responder a nuestra invitación. Queríamos
advertirle de un grave peligro. Tu vieja colega, que ha estado acostada por
tanto tiempo, es solo ahora que nos ha hecho comprender que no tiene una
vocación religiosa. Es por eso que nuestra congregación ha considerado
oportuno darle su libertad. En su presencia, nos gustaría que ella confirme
con un juramento que no revelará la razón de su despido. Que no diga nada
de lo que ha visto y oído entre nosotros, por temor a incurrir en una
maldición eterna. "" Mi hermana, ¿qué ha hecho ella tan mal para merecer
tal cosa? severidad de tu parte? "Señora, lo que ella hizo no vale la pena
decirlo aquí, es del interés de todos mantenerme callada, y en menos de una
semana su hija podrá reunirse con usted en casa. casa ". Finalmente, se me
permitió salir del convento, después de que mi velo y mi otra propiedad
hubieran sido pisoteados, como señal de una maldición en caso de que
denunciara el secreto de la causa de mi despido. Me quedé allí durante seis
años.

Capítulo 3: Cuenta atrás

La rehabilitación para mi nueva vida fue dolorosa, después de un período


tan largo de no hacer nada positivo en el convento. Gracias a mi diploma,
obtuve un puesto de profesor en una escuela del lugar. También seguí
estudios universitarios. Durante este período, conocí a un joven estudiante
de la Universidad de Lubumbashi llamado Jean (este no es su nombre real).
Más tarde, me casé con Jean. Los primeros años después de mi matrimonio
fueron felices. Después de completar sus estudios, John recibió el cargo de
director de la escuela. Después de tres maternidades, terminamos con
cuatro hijos, incluyendo gemelos, los últimos.

Los dos demonios que estaban en mí todavía estaban activos. Mi


educación, sin embargo, tuvo prioridad sobre los caprichos de mis
sentimientos, y amé mi hogar. Duró hasta que el tiempo asignado a estos
demonios llegó a su fin. Esos espíritus condenados por mucho tiempo a
servirme anhelaban un descanso. Pero, ¿quién podría haberlos liberado, ya
que mi abuela, que los había atado, llevaba mucho tiempo muerta? Solo
Jesucristo pudo haberme liberado, pero todavía no lo conocía. ... Después
de los disturbios y problemas que había causado, antes y después de mi
estadía en el convento, tenía que pagar ahora. Desde que serví a Satanás,
fue él quien tuvo que acusarme. A Satanás se le paga enviando
enfermedades, tormentos, todo tipo de problemas e incluso la muerte física.
A partir de ese momento, comencé a experimentar muchas dificultades en
mi vida. Al principio, no le presté atención, esperando que pudieran pasar.
Pero a la larga, se acumularon en nuestra familia.

"Estoy en ti!"
Así es como empezó todo. Un día, fui a casa después de la escuela. Apenas
había descansado cuando escuché un golpe en la puerta. Después de abrir,
descubrí a un hombre vestido con el atuendo festivo de un jefe de
costumbre. Por cortesía, me aparté de la puerta para dejarle espacio y lo
invité a entrar. Me dijo: "No puedo entrar, señora, porque ya estoy
allí". "Disculpe, entre en la casa, ya que está parado en la puerta". "He
estado en ti durante tanto tiempo, ¿cómo puedes invitarme? ¡Te conozco
mejor que tú en todos los rincones de esta casa!" "¿Qué estás diciendo, no
estás loco, vives en mí y conoces esta casa mejor que yo?" ¿Quién eres?
"No soy un ser ordinario. Ha pasado mucho tiempo desde que mi cuerpo
murió y fue enterrado. Sin embargo, vivo en ti hasta que puedo encontrar
algo mejor. "Con estas palabras, me di cuenta de que estaba frente a un
fantasma, perdí el conocimiento y caí al suelo, y los vecinos fueron
corriendo al hospital. Una vez más, los médicos ya habían descubierto en
mi mente toda una serie de enfermedades, que sentí que estaban
sobrecargadas de trabajo, presión arterial alta, problemas cardíacos, etc.
Creía en todas las conclusiones de los médicos.

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°2
Este testimonio es la segunda parte de una serie de siete. Lea las otras 6
partes.

Cuando me dijeron que era cardiaco, sentí dolor en mi corazón. En cuanto


al exceso de trabajo me sorprendió mucho. ¿Era una forma de interpretar
los fenómenos que me estaban pasando? Por ejemplo, cuando coloco algo
en un lugar específico, lo encontré movido a otro lugar. Cuando me quejé,
la gente lo atribuyó al exceso de trabajo. Vi cosas en la calle. Podía sentir la
presencia de una persona invisible a mi lado, e incluso podía sentir el roce,
pero no podía ver a nadie ... Un día vi a un joven con una serpiente
envuelta alrededor de su cuello como una cadena, así que que todos
vieran solo una cadena de oro. Me ridiculizaron cuando quise mostrarle lo
que vi en su cuello. Esta cadena no era normal ... El joven, por respeto a mi
condición de ex monja, se abstuvo de abofetearme y atribuyó mi reacción
al exceso de trabajo.

"Estoy buscando a Marie-Thérèse"

Un día estaba en clase y estaba escribiendo en la pizarra. Había escrito


tanto que mi brazo estaba empezando a lastimarme. Fue entonces cuando
observé algo extraño. Naciendo en el omóplato, apareció otro brazo, de
modo que ahora tenía dos manos rectas. Al parecer, yo era el único que
veía este fenómeno, ya que los estudiantes estaban en silencio. Tenía
miedo, y me negué a aceptar esta imagen en mi cerebro. Me dije que era
una alucinación debido al exceso de trabajo que siempre se me atribuía.
Quería seguir escribiendo, pero me faltaba fuerza. Fue entonces cuando vi
letras que aparecían en la pizarra, para formar la siguiente frase: "Estoy
buscando a Marie-Therese". Perdí la conciencia de nuevo y caí al suelo.
Los estudiantes se rieron cuando me vieron caer, porque aún no habían
descubierto lo que me había hecho caer. Pero vieron a su vez las letras que
seguían apareciendo en la pizarra ... y escucharon una voz que decía:
"¡Estoy buscando a María Teresa!"

No tuvieron el coraje de esperar el resto y se escaparon, algunos por la


puerta, otros por las ventanas. Esto sucedía en Tuendeleya High School, el
ex Lycée Marie-José. La "María Teresa" en cuestión era una joven
estudiante de esta escuela que había muerto como resultado de un aborto
fallido. Ya no era religioso, pero la gente a menudo me llamaba "Hermana
Francoise." Así, cuando se conoció este escándalo de la Liceo María José,
mis antiguos maestros, es decir, los católicos, para encubrirme y
desacreditarme, publicaron un artículo en un periódico local. Este artículo
decía que la ex monja "Hermana Françoise" había aconsejado a una joven
que vino a consultarla sobre la acción a tomar en caso de embarazo, y que
ella le había sugerido que abortara. La madre y el bebé fueron asesinados
durante la operación. El periódico continuó diciendo que el espíritu de la
niña atormentaba a la ex-hermana Francoise, de ahí sus frecuentes
crisis. La Iglesia Católica Romana es una gran organización humana,
mejor estructurada que la Mafia o la CIA, porque está dirigida por el
mismo Lucifer. En este mismo momento, en Lubumbashi, hubo en muchos
lugares manifestaciones idénticas a las mías.

Un embarazo extraño

Me encontré embarazada otra vez. El diseño había sido normal. En el


cuarto mes, fui a una consulta prenatal. Los ginecólogos descubrieron que
mi embarazo era ectópico. Necesitaba una operación. Normalmente, tal
embarazo ectópico causa dolor en los primeros meses de su
desarrollo. Como no sentí ningún dolor, me negué a ser operado. Ofendidos
por dudar de su diagnóstico, los médicos exigieron una radiología. El
examen radiológico en el Hospital Lubumbashi confirmó la tesis y me
incliné. La operación duró seis horas y no se encontró rastro de ningún
embarazo. Los doctores encontraron en mí un terreno fértil para su
investigación. Hicieron todo lo posible para comprender el fenómeno:
cosechar tejidos para diversas culturas, exámenes de todo tipo ... Durante
este tiempo, mis piernas y mis pies comenzaron a inflarse excesivamente.

Me diagnosticaron enfermedades a una tasa de una por cita. Me recetaron


un tratamiento y, cuando volví para un chequeo, me diagnosticaron una o
dos enfermedades más. Finalmente me diagnosticaron cáncer. Mi vientre
había aumentado significativamente. Vomité una mezcla nauseabunda de
podredumbre negra y saliva. Había perdido mucho peso, y mi tez se había
oscurecido. Todo el vigor de mi juventud había desaparecido. Toda belleza
había dado paso a una fealdad digna de un candidato para la tumba. Los
médicos finalmente llegaron a la conclusión de que tenía cáncer en mi
estómago. Me someto a una segunda operación. Pero, en la imposibilidad
de hacer algo para detener, el progreso de la enfermedad o para eliminarla,
quedé colgado sin decirme nada.

Las conclusiones de los hombres

Con la ayuda de un subsidio de Gécamines, mi familia se unió a mí para


enviarme a París para recibir atención médica en el Hospital Ste. Anne's.
Me quedé allí un año entero. Me someto a todo tipo de exámenes médicos.
Entonces me hicieron entender que ya no tenía que vivir. A pesar de las
conclusiones de científicos eminentes, la idea de que tuve que pasar por
una muerte inminente ni siquiera me conmovió. Había en mí la convicción
de que viviría mucho tiempo. Luego fuimos a Suiza, donde seguí durante
seis meses atención médica ininterrumpida. Luego me enviaron a casa a
morir. Según los médicos, solo me quedaban cinco meses ...

Capítulo 4: Magia secreta

De vuelta a casa, me resigné a mi destino. Ya no esperaba nada más. La


gente vino a verme para decirme que fuera a buscar médicos brujos. Otros
vinieron con una larga lista de plantas medicinales. Mi esposo Jean no
compartió su opinión. Para él, el mal que me estaba comiendo era de origen
demoníaco. Fue necesaria entonces la intervención de Dios. Me aconsejó
que fuera a buscar sacerdotes para exorcizarme. Animado por estas
palabras que me parecieron estimulantes, reuní la poca energía que me
quedaba y fui a encontrar a mis antiguos colegas solos. Cuando llegué al
convento, el reverendo padre me recibió con los brazos abiertos. Parecía
estar esperando mi visita ... "Hermana Francoise, hizo bien en venir y pedir
consejo, a pesar de su estado de salud, hija mía, no puedo decirle nada
más. Ya puedo garantizarte que después de tu muerte, tu alma no
permanecerá mucho tiempo en el purgatorio antes de entrar en el
paraíso. Ya has sufrido bastante así. Por eso, diremos varias masas en su
memoria para que el buen Dios intervenga rápidamente.

"Si Dios puede intervenir, ahora es cuando más necesito su ayuda, mi


padre, soy madre, tengo cuatro hijos pequeños que todavía me necesitan,
todavía son muy jóvenes. -¿ellos?" "Todos sabemos que el cáncer no
perdona, la muerte siempre me asusta, entiendo tu dolor. Así que puedes ir
a todas partes para buscar tu sanación a medida que la escuchas. Vuelve
rápido para verme cuando estés bien. Te escucharé en confesión ... "Era
una forma educada de deshacerme de mí y despedirme, me fui, triste y
deprimida, sin saber qué hacer ni a dónde ir para evitar esta temida muerte.
Ya estaba en la puerta principal del convento cuando escuché a alguien
llamar detrás de mí: "Hermana Francoise, ¿quiere volver?" Volví la cabeza
y vi a un sacerdote, más joven que el que acababa de dejar. Estaba pasando
por este convento. Fue pastor de otro convento también ubicado en
Lubumbashi.

Iniciación

Su colega acababa de revelarle el motivo de mi visita. El joven sacerdote


me dijo: "Ven a buscarme en mi parroquia cuando quieras". Se fue después
de darme su dirección. Al día siguiente, fui a buscarlo después de la
mañana. No se sorprendió al verme. "Todo lo que puedo hacer por usted es
no impedir que la muerte lo alcance, sino demorarse en venir con
oraciones especiales que pretendo darles, por supuesto, usted morirá un
día porque nadie lo hará. Eterno en esta tierra, pero si sigues mis
consejos, vivirás mucho tiempo y te pondré en contacto con los 'santos
ángeles' ". "Mientras exista la posibilidad, por pequeña que sea, de
prolongar mi vida, estoy listo para cualquier cosa que esté en mi poder para
vivir. ¡No quiero morir, padre!" "Primero compre su santuario y algunos
accesorios, serán de gran utilidad para usted en sus oraciones". El
santuario en cuestión era una caja de madera pintada en varios colores,
cuya parte superior tenía forma de cono. Una tela blanca lo cubría todo.

En el interior, había una estatuilla de la "Virgen María", un crucifijo,


imágenes de la que los católicos llaman erróneamente Jesucristo, una lápida
llamada "piedra sagrada", reliquias de un muerto (clavos). , pelo, piezas de
tela que pertenecieron a los muertos ...) llamadas "reliquias de un santo",
etc. Además del santuario, también compré incienso, velas y otros
artículos. La Biblia declara santos a todos los nacidos de nuevo. La iglesia
católica romana canoniza a los muertos. Me entregaron un pequeño libro.
Él sirvió como mi guía para mis oraciones. Entonces comencé a orar
siguiendo las prescripciones de este libro. Los efectos no dejaron de
manifestarse. Un día, cuando estaba orando en mi habitación, un viento que
salía de algún lugar comenzó a soplar violentamente en mi habitación. Se
calmó como había empezado, misteriosamente. No podía ir al sacerdote y
decirle lo que estaba pasando, porque había estado de acuerdo con él en
que no podía ir a verlo hasta que se me aparecieran los "ángeles de Dios".

Mis misteriosas practicas

Una tarde, alrededor de las 4 pm, estaba en mi habitación "rezando". De


hecho, solo leo los textos o recito los que ya había aprendido de memoria.
Había rociado toda la habitación con agua bendita. Me había empapado con
un perfume y había soplado un poco de polvo en las esquinas de la
habitación. El humo del incienso ardiendo flotaba en la habitación, dándole
un aspecto exótico. Mi crucifijo delante de mí, estaba haciendo mi rosario,
de acuerdo con las instrucciones del librito. En esta atmósfera llena de
humo, vi salir de la nube de incienso una forma de mano, lo que me hizo
una señal para acercarme. Me quedé postrado, asombrado, hipnotizado, sin
entender lo que me estaba pasando, olvidando dónde estaba. Parpadeé para
ver si no estaba soñando despierto. Sin embargo, la mano estaba allí y
seguía llamándome. Estaba rezando por una posible cura, pero la idea de
una aparición de este tipo ni siquiera me había tocado.

Sin embargo, esperaba, pero sin mucha convicción, ver aparecer a los
ángeles, como el sacerdote me había anunciado ... Lo que ocurrió a
continuación me apartó de mi contemplación. La mano se metamorfoseó y
tomó la forma de un ser extraño que no era un ángel. Este ser tenía
humanos solo las manos y la frente. Tenía las orejas de un conejo, los ojos
de un gato o una lechuza, un hocico como boca y una cabeza escamosa,
coronada por dos cuernos. Tenía pezuñas en lugar de pies. Estaba vestido
con un pantalón negro y llevaba un chaleco a rayas de color verde, rojo y
amarillo. Todavía tenía la presencia de ánimo para reconocer que estaba en
presencia de un demonio, en lugar del ángel de Dios prometido por el padre
sacerdote. A pesar de este descubrimiento, me fue imposible huir o pedir
ayuda. Si lo hiciera, podría haber reducido mis posibilidades de curación.
No me moví porque estaba demasiado interesado en mi recuperación, sin
importar el precio.

Una voz cavernosa vino de las profundidades del tiempo, salió de la boca
de la bestia, rompiendo el silencio: "¿Por qué me invitas aquí? Si acudo a
ti, es porque me molestas mucho Tus oraciones han venido a mí, ¿por qué
no vienes a la sede como todos los demás?" "¿Qué es esta sede y dónde
está, para que pueda llegar allí?" "Si no conoce la sede o dónde están,
¿cómo supo qué hacer para llamarme?" ¿Quién le habló de mi vida?
Quién debería responder a sus preguntas." Con estas palabras, desapareció
como había aparecido. Como se estaba haciendo tarde, no salí de inmediato
para ver al sacerdote. A la mañana siguiente fui a ver al sacerdote y le
conté lo sucedido. Mientras hablaba, noté que su actitud se estaba
volviendo rara. Me di cuenta de que se avergonzaba de admitir que no se
me había aparecido un ángel de Dios, sino un demonio, un ángel caído ...
Durante toda nuestra conversación, el sacerdote no me dio tiempo para
terminar mis oraciones. Él me interrumpió a menudo. Así que acepté jugar
el juego.

¡Viste a los ángeles ...! Ah! Hermana Francoise, tienes suerte! Muchos
querían ver lo que pasaste y no tuvieron éxito. Otros murieron sin poder
entrar en contacto con los santos en su vida. En cualquier caso, su cura no
será antes. ¿Qué te han dicho estos mensajeros del Señor? Me pidió que lo
llamara no desde mi habitación, sino desde el cuartel general. ¿Dónde está
la sede, para que yo pueda ir allí? "Termina primero, dime todo lo que
tengas que decirme, todo lo que te dijeron, estoy seguro de que estás
familiarizado con la sede y su ubicación, incluso si no lo sabes. es lo que es
". "Padre, él me dijo que fuera a buscarte, para que me pudieras llevar allí".
"¿Estás seguro de haber escuchado esta invitación?" "Sí, ciertamente, mi
padre, si no fuera así, ¿cómo habría sabido la existencia de la sede?" "Está
bien, tienes razón, me convenciste, así que escúchame, dile a tu esposo que
hasta que te cures, tendrás que asistir a una serie de misas especiales todas
las noches desde Esta noche, para que no te haga más preguntas en el
futuro, y tendrás cuidado de que nadie te siga aquí. te mostraré el camino a
la sede, y te repito que debes tener cuidado de que nadie te siga."

De acuerdo con el consejo del sacerdote, informé a mi esposo sobre lo que


debía hacer. Jean me dejó ir, no sin antes haberme alegrado de que mis ex
compañeros habían sido amables conmigo. A las once en punto, estaba en
el convento, donde encontré al sacerdote esperándome. Nos dirigimos a
una habitación dentro de la capilla. Una vez en esta habitación, noté a
otros religiosos, todos vestidos de negro. El cura se cambió y se puso ropa
negra. Me entregó un paquete y me pidió que pusiera su contenido lo antes
posible. Había en este paquete un vestido negro, medias negras, guantes
negros y un libro con una tapa negra. Cuando estaba vestido de negro como
todos los demás, los sacerdotes me exigían que me arrodillara para orar por
mí. Me pusieron las manos encima. Durante su oración, fui atrapado por
el vértigo. Cuando terminó la oración, querían asegurarse del efecto que
la imposición de manos me había hecho. Les conté lo que había sentido y
lo vi como un alivio en sus caras. El sacerdote me dijo: "Podemos irnos
ahora". Todavía no eran las 11.30 de la noche cuando nos dirigimos hacia
el gran centro de la ciudad de Lubumbashi.
A esta hora de la noche, reina en este lugar de la ciudad una intensa
actividad comercial. Después de estacionar el auto, todos bajaron. Para mi
sorpresa, los sacerdotes comenzaron a desvestirse, sin prestar atención a mi
presencia ni a las personas que los rodeaban. Como es natural, me rogaron
que me apurara a desvestirme, como si hubieran olvidado que yo era una
mujer. Obedecí pero quise guardar mi ropa interior. Recibí la orden de
remover todo y quedarme desnudo, como todos los demás. El sacerdote me
dijo: "¡Apúrate, solo nos quedan unos minutos antes de unirnos a la sede!"
Las luces eran brillantes. La gente viajaba en todas direcciones. Nadie
parecía notarnos. Sin embargo, estos sacerdotes eran bien conocidos en
Lubumbashi. ¿Cómo explicar esto? Fue aterrador pasar por tal experiencia!
Uno de los sacerdotes me tiró: "¡Date prisa, no tenemos tiempo que perder,
pagarás caro si llegamos tarde!" Fue entonces cuando me di cuenta de que
éramos invisibles para los laicos. Me desnudé en mi turno.

Cruzamos la calle y llegamos al centro del cruce. Se dibujó un pentagrama


en el suelo. Me invitaron a acostarme, de espaldas al suelo, y cada una de
mis extremidades en la parte superior de uno de los puntos del pentagrama.
Estaba tendido en el suelo, con los brazos y las piernas separados. Salieron
cinco velas. No sé de dónde brillaban en cada cumbre. Me hicieron
encantamientos. Tres prelados desnudos se acercaron a mí mientras
cuidaban algunas partes de mi cuerpo. Ellos pronunciaron oraciones que
eran desconocidas para mí. Estos sacerdotes vinieron a mí como se hizo
durante la ordenación sacerdotal de un nuevo sacerdote católico. La
ceremonia terminó, las velas desaparecieron sin que yo entendiera cómo.
Nos pusimos nuestras ropas negras y tomamos la dirección del cementerio
de los abetos de la ciudad de Lubumbashi. El cuartel general no era otro
que el cementerio. En la sede, pensé que éramos los únicos que
frecuentaban los cementerios por la noche. Perdí toda ilusión cuando vi el
creciente número de personas que encontré allí. La mayoría eran jóvenes.
No sé qué medios solían llegar allí.

Había jóvenes en busca de emociones, cada uno en su propio campo. Los


estudiantes llegaron a encontrar una manera de terminar sus estudios
con éxito sin trabajar. Los atletas vinieron en busca de registros que eran
insuperables. Los músicos llegaron allí para dibujar nuevas
inspiraciones. Con sacrificios, estas personas firmaron pactos para tener
más éxito en sus negocios. Pero, ay, esta gloria era solo efímera. Era
necesario renovar el pacto después de un cierto tiempo, por temor a perder
la razón o la vida. También hubo políticos. Además del éxito, querían
obtener el poder de la dominación para ganar en las asambleas generales.
Algunos querían obtener el poder para leer el futuro, para protegerse de los
días malos. Los sacrificios que tenían para ofrecer eran consistentes.
Algunos vinieron a preparar sus discursos. Todas las profesiones estuvieron
representadas: médicos, abogados,ingenieros, etc. Todos tenían un
denominador común: todos eran satanistas en busca del éxito terrenal. Si
usted predica a Cristo a esas personas, no lo aceptarán como su Señor y
Salvador. Estas personas a menudo se esconden detrás de
denominaciones religiosas, o sectas que niegan la divinidad de
Jesucristo.

También noté pastores, diáconos, abades, incluido el padre Kasongo, que


estaba familiarizado con el lugar, sacerdotes, etc. ¿Cómo estas personas,
cuya misión es guiar a los hombres a Dios, no pudieron llevarlos a satanás?
Por lo tanto, llegué a la conclusión de que Dios no existía, o que el Dios
que podíamos creer era un dios falso, un dios de sustitución, y que el Dios
verdadero estaba en otra parte. La presencia de curanderos, fetichistas,
practicantes tradicionales y otros charlatanes no me sorprendió. Era normal
que llegaran a su fuente. Hicimos una visita al sitio. Al llegar a una tumba,
nos detuvimos. El sacerdote recitó una oración invocando a algunos
"santos", de los cuales él y sus colegas quizás fueron los únicos que
conocieron el secreto. Algunos pasajes fueron tomados del libro del profeta
Jeremías. Usando una varita mágica, golpeó una tumba que se abrió por sí
misma, sacando el ataúd.

Debajo del ataúd, descubrí un pasaje, una especie de pasillo que daba a una
especie de bodega o sótano. A lo largo del pasaje así abierto, llegamos a un
punto de inflexión, más allá del cual mis ojos descubrieron una
"abominación". En el piso mismo, había una cruz de tamaño natural en la
que un hombre estaba atado, muriendo y acostado en su sangre. Por
supuesto, llevaba una corona de espinas en la cabeza. Se plantó un clavo en
cada mano y el otro ató ambos pies a la madera. Sin embargo, no tenía
lesiones en el pecho. Este hombre estaba rodeado de cadenas, que en
realidad eran grandes rosarios. Los sufrimientos de este hombre fueron
obvios y me dieron la emoción. Con un aire serio y compasivo, el sacerdote
me dijo: "Aquí está nuestro Señor Jesucristo sufriendo en la cruz, su
agonía es dura, porque nunca está muerto, todavía está vivo".
Probablemente habíamos alcanzado la meta de nuestra caminata porque,
después de ver este ser, nos postramos a la adoración y luego nos volvimos.
Con algunos detalles, el ser en la cruz tenía características similares a las de
"Jesucristo" cuyas imágenes inundan los mercados y las tiendas
especializadas. Este mismo "cristo" a veces también está representado en
joyas femeninas.
¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°3
Este testimonio es la tercera parte de una serie de siete. Lea las otras 6
partes.

Dios dice en Éxodo 20:4-5 "No te harás imagen, ni ninguna semejanza de


cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas
debajo de la tierra: No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo
soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre
los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen, "
¿No vemos a los católicos abrazar la cruz? Los objetos (crucifijo, agua
bendita, rosario, etc.) no deben usarse en la adoración a Dios. El ser en la
cruz se reunió en el cementerio era solo un demonio. El diablo es un
experto en mentiras, sus sirvientes solo pueden actuar de la misma manera.
Así se agregaron muchas cosas a la santa doctrina, como el agua bendita en
el año 400, la canonización de los "santos" en 995, el celibato obligatorio
de los sacerdotes en 1074, etc.

Este primer contacto con el cuartel general terminó, volvimos al convento y


me fui a casa, donde Jean estaba lejos de imaginar en qué nueva rutina me
había sumido. Cada noche fui a la sede para aprender a orar sobre las
tumbas. Estas mismas oraciones también son hechas por aquellos que
despojan las tumbas. Nuestros maestros nos habían aconsejado que
entráramos en contacto con los muertos, para darles algunos regalos, solo
después de haberlos golpeado. Sin embargo, hubo tumbas que no revelaron
su contenido y no respondieron a nuestras oraciones. Estas fueron las
tumbas de los verdaderos hijos de Dios. Aquellos que respondieron a
nuestras peticiones eran demonios que esperaban la condenación eterna.
Los espíritus de los hijos de Dios no se quedan en los cementerios o en el
infierno.

Siguiendo mis muchas visitas, pude entender algunas cosas. En particular,


la verdadera procedencia del agua bendita y el aceite de la unción
utilizados en el catolicismo. El aceite de la unción no es más que grasa
humana. Después de desodorizar, añadir un poco de aceite de oliva.
Nuestro líder supremo era el papa del cementerio. No se podía hacer nada
antes de su aparición y su famosa bendición. No era diferente del Papa del
Vaticano en sus ropas y sus diferentes gestos. A veces me pregunto si no
fue la misma persona. En un período determinado del año, en la primavera,
creo, este Papa bendijo una cierta cantidad de agua que nos fue distribuida.
Guardamos algo de esta agua hasta las primeras lluvias. Luego
recolectamos las aguas de las primeras lluvias para mezclarlas con las que
habíamos guardado, para lograr una buena mezcla. Esta agua bendita
estaba reservada para ocasiones especiales. Rara vez se encuentra en
almejas gigantes. No me expliqué las cosas: tenía un cuerpo diferente
cuando estaba en el cementerio. Este otro cuerpo no tenía deformación o
malformación alguna.

Pero cuando salí del cementerio, recuperé mi viejo cuerpo lleno de


enfermedades. Cuando hice el comentario a mis superiores, me hicieron
entender que esto era una evidencia tangible de mi recuperación física: 'No
tardarás mucho en tener este nuevo cuerpo en el mundo físico. Persevera,
para que lo veas cumplido ... "¡No me faltó la perseverancia! Fui tan celoso
que recibí el título de diaconisa y, más tarde, el de médium, que
corresponde al más Alto para una mujer. Entre las personas a las que asistí,
había inquilinos de grandes establecimientos de bebidas. A menudo nos
pedían la posibilidad de aumentar su facturación. Les dimos espíritus de
servicio encerrados en botellas que llenamos con agua
bendita. Entregamos estas botellas a los inquilinos, teniendo cuidado de
pedirles que viertan un poco de esta agua en la entrada de su
establecimiento de bebidas, donde pasan los clientes. Una segunda parte
del agua tuvo que ser vertida adentro, donde los clientes consumen, y la
última parte tuvo que ser vertida en las instalaciones sanitarias,
especialmente en los urinarios.

Los demonios encerrados en las botellas fueron así liberados y asignados a


tres tareas diferentes, dependiendo de dónde se habían caído. Aquellos que
habían sido liberados en los urinarios tenían la tarea de "convertir" la
orina en bebidas que se pueden beber. Así, el propietario ya no tenía que
comprar las bebidas. Fue su ventaja. Los espíritus dentro de la barra debían
introducir otros espíritus en los consumidores. Los que habían sido
liberados fuera de la puerta se llamaban "trompetistas". Por medio de sus
"trompetas", atraían o llamaban a los bebedores. Debe quedar claro que el
diablo no da nada por nada. Se le paga por cualquier servicio prestado, por
pequeño que sea. Manteniendo sus reservas de bebidas intactas con la
ayuda de los demonios en los urinarios, todos estos comerciantes, a
cambio, tenían que darnos 500,000 almas por semana. Una vez que se
consumió esta orina transformada, todo tipo de demonios pudieron
entrar en el cuerpo de los clientes. Satanás realmente no necesita nuestro
cuerpo físico. Es nuestra mente que él quiere aprovechar para neutralizar
nuestra voluntad. Sin embargo, él usa sus demonios para ocupar cuerpos
humanos, porque estos demonios tienen una gran necesidad de nuestros
cuerpos para manifestarse.
La inmoralidad atrae a los espíritus de la inmoralidad, y los mentirosos los
espíritus de la falsedad, que vienen a vivir en ellos. ... Como medio, tenía el
poder de transmitir el poder a otros. Podría enseñar a los recién llegados
cómo hacer invocaciones, o simplemente mostrarles cómo ir a la sede.
Podría recibir varios correos y enviarlos a diferentes partes del mundo.
Conocí varios secretos para matar gente, algo que nunca hice. Incluso pude
enviar espíritus para hechizar a todo un vecindario. A pesar de mi habilidad
para lograr todas estas hazañas, una vez que estaba fuera del cementerio,
siempre estaba enferma y físicamente deformada.

Me rindo

Después de estas frecuentes frecuentaciones del mundo oculto, mi cuerpo


mostraba graves signos de debilidad. Sin darme cuenta, el tiempo que los
médicos me habían predicho para morir estaba desactualizado. Pero pensé
que era solo una parte de la entrega. Una noche, Jean, que me había
aconsejado que fuera a los sacerdotes, me siguió sin saberlo al convento. Se
calmó cuando me vio cruzar la puerta del convento y se volvió. De todos
modos, si hubiera esperado, no nos habría visto. Para ir del convento a la
sede, ya éramos invisibles. Pero esta calma duró poco, y él comenzó a
hacerme preguntas específicas sobre mis asociados nocturnos y el estado de
mi salud. Fingí indignación, y él se retractó de sus disculpas. Decidí
detener mis visitas al cementerio, después de hablar con mis superiores.
Puse fin a mi visita al cementerio y me despedí, sencillamente, del mundo
de la magia secreta de la Iglesia católica. Volví al sacerdote todo lo que me
había dado. " Y la persona que atendiere á encantadores ó adivinos, para
prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y
cortaréla de entre su pueblo." Levítico 20:6.

Capítulo 5: El Rosacruz

Uno de los propósitos de mi testimonio es hacer que todos sean conscientes


de que Dios es el único responsable de las vidas de los hombres en la tierra.
Después de renunciar a la magia secreta de la Iglesia Católica, mi salud se
deterioró aún más. Además de los demonios que manifestaron su presencia
a través de mi cuerpo, los espíritus errantes del cementerio aprovecharon
mi retiro para establecerme en mí. Esto añadió una dimensión infernal a
mis problemas. Podía escuchar sus gemidos, su palabrería y sus
interminables quejas. No tuve más respiro, ni de día ni de noche. Sufrí
tanto que perdí la noción del tiempo. Cuando llegó la noche, anhelaba ver
la luz del día. La frescura y la calma de la noche, lejos de revitalizarme,
amplificaron los sonidos que escuché, evitando así el sueño. Cuando llegó
el día, quise llegar a la noche, para escapar de las molestias y los incesantes
problemas que llenaban mis días.

¡Gloria y alabanza al Señor Jesucristo, en quien tenemos paz y tranquilidad,


incluso en tiempos difíciles! El que nos redimió con Su sangre preciosa que
Él derramó en el Monte Gólgota. Esta sangre nos cubre y nos protege de las
atrocidades del maligno. Pero en ese momento no tenía conocimiento de
Jesucristo ni de la obra redentora realizada en la cruz para mi salvación.
Nadie me había hablado nunca de él. Dondequiera que iba, todos defendían
su religión y las doctrinas que se le atribuían. ¿Es ese tu caso, querido
hermano? En lugar de presentar a Cristo, ¿presentas tu iglesia? ¿Presenta el
carisma o religión de su pastor a alguien que necesita a Cristo?

Mi introducción en el rosacruz

Incluso antes de nuestra visita familiar a mi aldea, mis tíos paternos y


maternales, que ocupaban una posición privilegiada dentro del Rosacruz,
me habían alistado como una "paloma", todavía muy joven.
Posteriormente, en el convento, noté que el sacerdote estaba practicando
como yo en el Rose-Croix. Todavía estaba en una etapa rudimentaria. ...
Después de mi abandono de la magia católica secreta, un primo que vivió
en Europa, pasando por Lubumbashi, vino a visitarme. Le habían contado
sobre la mediocridad de mi salud y los altibajos que había soportado para
una recuperación hipotética. Mi primo se quedó en silencio junto a mi
cama, sin decir nada por un momento. Entonces brotaron lágrimas de sus
ojos, y él me dijo: "Por supuesto, me hablaron de ti y de tu salud, que no
era nada famosa. Pero desde allí para encontrarte en tal estado, no,
Françoise, no puedo creerlo ... "

Esta vez, sus lágrimas fluyeron aún más. Este primo aún era joven cuando
nos dejó para ir a Europa. Me había mantenido la imagen de una chica
hermosa. Antes del desastre humano en el que me había convertido, él no
tenía la fuerza para contenerse. Él me dijo: "Ya que los espíritus malignos
se han burlado de tu salud y de tu cuerpo, sería mejor usar la energía que
hay en ti para resistir todos estos ataques. Por eso, es de su interés que se
adhieran a nuestro movimiento filosófico. Existe en cada ser humano una
fuerza de actuación. Esta fuerza permanece inactiva mientras la persona
que la protege no la active por simple ignorancia. El Rosacruz tiene una
doble tarea: revelar esta fuerza a su poseedor y activarla, con el acuerdo de
su dueño. "Fijándome intensamente, continuó:" Lejos de ser una religión, la
Rosa-Cruz es Un movimiento que abarca la metafísica, la física, etc. No
necesitarás un bautismo para acceder a él."
Mis practicas

No puedo decirle todos los pasos dados en el Rosacruz, por temor a "perder
el tiempo, pero diré que fui al estadio de neófitos, junto al Templo, y
caminé. la Logia Un sabio Rosacruz entenderá fácilmente lo que quiero
decir, conocí oraciones que podrían representar un árbol o un ser humano,
y un día lo experimenté en un chimpancé domesticado por una pareja
occidental sin los niños. La pérdida de este animal les causó un dolor que
todavía lamento hoy. Hay personas que experimentan situaciones difíciles
cuando están en compañía de los Rosacruces, porque los toman para
cobayas para probar sus poderes. Había alcanzado un nivel en el que podía
escuchar las "voces" de plantas y animales. Aunque disfrutaba de estas
facultades extrasensoriales, no era del todo libre. Por ejemplo, tuve que
tener cuidado de no aplastar hormigas mientras caminaba. No pude
pisotear el césped, no sea que ella me regañe. Podría usar mi cuerpo astral
y salir de mi cuerpo físico. A menudo usé esta manera para llegar a ciertos
lugares. La duplicación requiere una gran concentración, y muchas otras
cosas horribles. Cuando el espíritu viaja, es reemplazado en el cuerpo por
un demonio.

Desafortunadamente, a su regreso, el espíritu de la persona puede


escapar, causando locura. De ahí el creciente número de lunáticos entre
los practicantes de estas ciencias ocultas. Al unirse, el nuevo adepto se ve
obligado a enviar su foto a la casa madre. Esta foto le permite ser
identificado por sus nuevos compañeros. A cambio, el adepto recibe una
pirámide. Esta pirámide solo puede ser vista por aquellos que han
alcanzado el nivel del Templo y la Logia, otros usan letreros o calcomanías
pequeñas. Hay insignias específicas para los rosacruces, anillos, cadenas,
etc. Los adeptos saben que están en presencia de una "hermana" o un
"hermano". El Rosacruz se jacta de haber dado a la humanidad papas,
eruditos, pastores y sacerdotes. En realidad es una religión. Los rosacruces
son religiosos, ya que invocan a los demonios (los grandes maestros e
imperativos) en las esferas del cosmos.

La Biblia dice que el hombre fue creado a imagen de Dios. Los Rosacruces
han distorsionado esta verdad en beneficio de su ciencia. Esto es lo que
declara una monografía rosacruz: "El hombre, inspirado en la imagen de
Dios, ha caído en cierto momento". (Esta es una manera de no dejar en
claro que el hombre ha pecado). "Esta caída ha hecho que Dios coloque al
hombre en un plano de inferioridad". (La Biblia dice que el pecado ha
eliminado al hombre de su Creador) "Sin embargo, el hombre puede
desarrollarse para volver a su estado original." Jesús dijo: "Nadie puede
venir al Padre, sino por mí". La trivialización del pecado es un lugar común
en los rosacruces. La embriaguez es solo una forma de distraerse, mientras
que la fornicación es solo una pequeña imperfección que Dios ha permitido
satisfacer la necesidad de alguien más. Peor aún, uno va tan lejos como
para negar el fundamento mismo del cristianismo, es decir, la muerte y
resurrección de Jesús. Para los Rosacruces, Jesús no pudo ser resucitado, ya
que Él no estaba muerto. Según ellos, Cristo no podía morir. Siendo el gran
maestro de la magia, no podía conocer la muerte. Para ellos, este "cristo" es
el único que ha alcanzado la perfección. Mientras que según la Biblia,
Cristo es la perfección misma.

Renuncio a la Rose-Croix

Para todos los rosacruces, la muerte es solo un término reservado para las
personas ignorantes. La muerte solo sería el comienzo de un nuevo ciclo de
desarrollo. Para explicar su incapacidad para ayudarme, me dijeron: "Su
última encarnación se remonta a la época de Hitler, durante esta
encarnación ha matado a tantas personas que ahora tiene que pagar un
alto precio por sus delitos, está pagando por los delitos que cometió en su
vida anterior. Solo serás perfecto en una próxima encarnación, pero
puedes acelerar este proceso haciendo algunos estudios ... " Los estudios
en cuestión consistían en invocar ocultamente los espíritus de personas
fallecidas: los amos invisibles y los impunadores. Cosas como el aceite
místico y el agua no me sirvieron para nada. Tenga cuidado con las casas
donde la presencia de espejos no está justificada, por ejemplo, en una
oficina Los espejos, las máscaras negras y la ropa dorada nos sirvieron
durante las grandes ceremonias que tuvieron lugar en los grandes templos
satánicos.

Todos estos pasos anteriores te hacen entender que ya no era un novato. Sin
embargo, me alejé de los Rosacruces, a pesar de mis diferentes poderes
paranormales, por varias razones. La primera razón es la que ya conoces:
mi salud no se había recuperado y todavía estaba enferma. La segunda
razón vino de la observación que hice: Sólo los ricos podían acceder a los
conocimientos superiores en el Rosacruz. Lo que implica que mi billetera
ha sufrido! La última razón de mi partida de Rosicrucian es la siguiente:
un día recibí una carta de mis jefes en la que me exigían que eligiera
cómo quería morir."Si un día muriera, ¿qué tipo de muerte elegiría?
Muerte por ahogamiento, muerte por asfixia, muerte por asfixia, muerte por
agotamiento o enfermedad, muerte por ahorcamiento, muerte como
resultado de la muerte. pelea, murió como resultado de un accidente, murió
mientras dormía, etc. " Esta carta despertó en mí un sentimiento de revuelta
y disgusto.
Perdí interés en la Rose-Croix. "¿Cómo se atreven a hacerme esas
preguntas cuando conocen las razones más profundas para unirse a mi
secta? ¿Me sanaré después de que muera y creen que me tragaré su historia
de reencarnación para un nuevo ciclo? ¿Por qué todas estas preguntas?
¿Quieren eliminarme físicamente?" Como no quería morir, no había forma
de que respondiera a su carta. Queria vivir ¡Quería vivir para ayudar a la
mía, vivir feliz! Mi primo ya no estaba allí para mantenerlo informado
sobre el giro de los acontecimientos. Tenía la buena costumbre de dejar de
asistir a las reuniones y de no leer las monografías. Resolví dejar la Rose-
Croix, a pesar del hecho de que la cantidad de voces que escuché había
aumentado, y a pesar de todas las consecuencias que podrían seguir. Me
entregué a mi destino, el destino de alguien sin Cristo.

Capítulo 6: Mahi-Kari y la magia india

Un amigo de mi hermano mayor me informó sobre las maravillas que


estaban sucediendo en una reciente secta oriental en nuestro país. Fue el
Mahi-Kari. Muy poca gente lo sabía, y mucho menos se adhirió a él.
Aunque no es una religión en sí misma, el Mahi-Kari enseñó una doctrina
muy diferente de las que había conocido hasta ahora. Siempre buscando
una cura hipotética, no tuve otra alternativa que embarcarme en este nuevo
camino, a pesar de mis diversas decepciones en el pasado. Tuve que pagar
mi membresía con moneda, así como la compra de la "omitama", un dios
extraño con facultades extrañas. ¿Por qué raro? Primero, porque tenía que
comprarlo, luego porque tenía que transportarlo, protegerlo y, si era
necesario, ocultarlo. Este dios me fue presentado en forma de medallón
hueco con un pedazo de papel que representa la efigie de una persona. La
fecha límite para mi muerte ya había expirado, pero todavía tenía esa
espada colgando sobre mi cabeza. Creía en todo lo que me pedían que
creyera para alcanzar mi meta, que era solo la curación física.

Mi fervor era tan manifiesto que en poco tiempo gané la confianza de los
maestros. Lo que me valió el título de "donante de luz". ¿Qué luz podría
impartir a los demás, excepto una luz negra llena de demonios? Esta secta
también enseñó la reencarnación, que atrajo a un número creciente de
seguidores. La gente llegó en masa porque les dijeron que solo tenían unas
pocas oportunidades, como máximo, para regresar a la tierra antes de estar
en armonía con su dios. Estas diferentes reencarnaciones debían liberarlos
de sus diversas imperfecciones. Así, llenos de la esperanza de renacer
pronto como perfectos, los adeptos se vieron a sí mismos permitidos en esta
vida. El cristianismo les da a los hijos de Dios el poder de dominar la
creación. Por otro lado, en el Mahi-Kari, el hombre debe hacer todo, por su
propio esfuerzo y sus propios medios, para dominar la naturaleza y sus
semejantes. Pero me cansé rápidamente. Mi cuerpo mostraba cada vez más
debilidad y fatiga. Cuando pregunté por qué siempre estaba enfermo, me
dijeron que era una cuestión de comportamiento. "Estos espíritus vienen
del quinto cielo, y tan pronto como hayan terminado de hacer lo que tienen
que hacer contigo, te dejarán libre ..."

Dos tercios de las enseñanzas que recibimos se referían a los medios para
obtener bienes materiales. Preguntas como estas: "¿Cómo hacerse rico?
¿Cómo duplicar su capital?" Fueron comunes en sus reuniones. Además, no
creía en su dios. Incluso un niño pequeño podría haber detectado el engaño.
¿Quién era este dios que, en lugar de rescatarnos, salvarnos, curarnos y
protegernos, tuvo que dejarse transportar u ocultar cuando nosotros
dependía de nosotros recibir su protección y apoyo? Solo tenía que hacer
este dios por los ricos. ¿Cómo pudo un hombre pobre haber comprado la
moneda necesaria para comprar el omitama? Sí, incluso un niño pequeño
podría haber detectado el subterfugio. Era mejor para mí resignarme a mi
destino y esperar tranquilamente la muerte que herir mi alma
innecesariamente.

Sin embargo, la idea de morir tan joven me puso muy triste. Tuve un
marido y cuatro hijos a quienes apreciaba. Estaba dispuesto a sacrificarlo
todo por ellos. ¿Por qué la enfermedad estaba tan interesada en mí cuando
el mundo estaba lleno de candidatos suicidas? Yo oré a Dios. A menudo
pensaba en Él solo como último recurso, cuando mi inteligencia había
agotado todas las demás soluciones. Mi fe comenzó cuando me di cuenta
de mi ignorancia. Satanás me había degradado tanto que mis piernas y pies
se habían hinchado tanto que no podía ponerme ningún zapato. Para
ponerme los zapatos, tuve que usar cajas de cartón sujetadas con cuerdas.
Un demonio se había alojado detrás de mi espalda y me obligó a
permanecer permanentemente en una posición inclinada. Incluso en estos
tiempos difíciles, cuando una mirada a mí me incitó a la repugnancia, John
se quedó a mi lado.

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°4
Este testimonio es la cuarta parte de una serie de siete. Lea las otras 6
partes.

Mi primer contacto con la magia india


Hay una organización mágica oculta en la India cuyo nombre no
mencionaré y que en ese momento tenía dos oficinas de representación en
África. La primera oficina estaba en Malawi, mientras que la segunda
estaba ubicada en la ciudad de Lubumbashi. Una tarde, cuando regresaba
de la casa de un pariente, un extraño me llamó: era el representante de la
organización mágica india en Zaire. "Ay, ¿quién eres tú para soportar el
peso de tantos?" Me puse de alerta, para ver si él me estaba hablando a mí
oa otro transeúnte. En mí mismo, no dejé de preguntarme acerca de la
identidad de quien podía "ver" a las personas de quienes solo percibía las
voces. Estaba seguro de que quería hablar de estas personas. A pesar de mi
silencio, el hombre insistió: "Bueno, tú, ¿quién crees que eres, para la
Reina de Inglaterra? Te estoy hablando, ¿por qué finges no escucharme?"
No sabes eso Tengo la oportunidad de liberarte de toda esta carga, ser sabio
y pensar un poco, si te ayudo, ¿qué pierdes y qué tengo que ganar? Estaba
tan disgustada con la vida que ni siquiera tuve el coraje de responder esas
palabras, aunque fuera solo por cortesía. Como un autómata, seguí mi
camino.

Sin embargo, empujado por algún tipo de fuerza, lo desconocido, lejos de


desanimarme, me persiguió, a pesar de mi falta de interés. "Sé sabio y
razonable, todavía te doy mi dirección, en caso de que cambies de opinión
y quieras contactar!" Me dio verbalmente su dirección y se adelantó a mí.
A lo largo de su discurso, ni siquiera me di la vuelta para ver cómo se veía
su cara. Continuando mi camino en silencio, me compadecí de mí misma y
comencé a llorar. Me digo a mí mismo: "¿Por qué fui tan grosero con este
extraño, cómo" vio "a los que me hablan a menudo?" Si él podía verlos, es
porque no es un profano ". Cuando llegué a casa, continué haciéndome
estas preguntas. ¿No estaba bien, después de todo? ¿Qué tenía que perder,
ya que, en el estado en el que estaba, todo estaba perdido? Tanto para verlo
de nuevo. Mi decisión fue tomada, tenía que conocerlo! A la tarde
siguiente, estaba en casa. Según la cantidad de vehículos que vi
estacionados en casa, me di cuenta de que este hombre no debería ser un
simple médico brujo, sino que era mucho más que eso. Un poco
tranquilizado, entré en la propiedad.

Cuando me vio, exclamó desde lejos, como si esperara mi visita: "Por fin,
aquí está, en cualquier caso, hizo bien en entrar. Sanará todas sus
enfermedades. Lo que más importa aquí no es el celo o la fe, sino el coraje,
tomará mucho coraje ... Te probaré, solo los resultados dirán si estás en
forma o no. " Un poco molesto, debido a todas mis decepciones pasadas, le
respondí ásperamente: "¡No necesito hacer las pruebas! ¡Soy valiente, lo
sé! Hace unos años, algunas veces iba solo al cementerio por la noche, y
otra vez, siempre en busca de mi recuperación, Pasé una noche en una
marigota llena de sapos. En las sectas donde he estado, asistí sin sacrificio
al sacrificio de algunas víctimas. ¡No hay nada de malo en mi valor!
"Puede que seas valiente, lo admito, pero las órdenes son que hagas tus
exámenes antes que nada, y es mejor hacerlo primero. El resto vendrá
después. Pero como ya es tarde, vuelva mañana por la tarde para asistir a
las primeras sesiones con los demás. "En mi camino de regreso, cruzamos
una habitación llena de personas desnudas, tendidas en el suelo. Parecía
seguir un curso.

Iniciación

Al día siguiente, cuando volví; Me dieron un bolígrafo y un cuaderno para


tomar notas. Tuvimos que memorizar frases cuyo significado no entendí,
porque estaban en una lengua extranjera que parecía oriental. El profesor
usó una varita para marcar el ritmo de la pronunciación. No es sin razón
que menciono este detalle. Al memorizar estos textos, nos abrimos al
diablo y sus demonios. El diablo usa la palabra no solo para difundir su
mensaje mortal, sino también para poseer almas. Por ejemplo, cuando un
mago emite un hechizo mágico, usa un código que activa un mecanismo
determinado. ... En el Rose-Croix, podríamos dividirnos y también hablar
con las plantas. Descubrí ahora, en la casa de mi nuevo maestro, que el
diablo podía convertir a un hombre en un animal, una mosca, una boa, un
cocodrilo, un mosquito, etc. Los vehículos que vi cuando llegué eran de
clientes.

Un día, después de una clase, mi maestro me dijo confidencialmente:


"Estimada señora, en este mundo, no hay nada para nada. Las personas que
vienen a nosotros no lo hacen gratis. Tienen que pagar un precio
determinado. ya sea en efectivo o a cambio de una vida humana, o incluso
haciendo ciertas tareas. Para usted, no se preocupe, porque su caso es un
poco especial. No tiene que pagar nada, porque soy yo quien encontrado,
no al revés. Hay personas que no han pagado lo que nos deben. Ellos pagan
sus deudas por su libertad. Se transforman en animales, boas, monos,
leopardos, etc. Y se venden a zoológicos o circos. Es muy simple ... los
transformo en animales, y bloqueo el proceso de regresar a su forma
humana mediante fórmulas apropiadas. La víctima permanece para siempre
en su condición. Está amarrado, enjaulado y vendido en Uganda, Tanzania
o, más a menudo, en Kenia. La tragedia de estas personas que permanecen
en forma animal es que continúan viendo y oyendo exactamente como los
hombres, ¡pero sin poder comunicarse con nosotros!"

Primeros experimentos
Las clases llegaron a su fin. Luego llegó el momento de los experimentos.
Una tarde estábamos en una de las habitaciones, amplias y sin amueblar.
Todos se fueron a la cama desnudos, boca abajo. Tuvimos que mover
nuestras cuatro extremidades como un nadador en el agua. Habíamos
repetido este mismo ejercicio varias veces, cuando el maestro entró en la
habitación donde estábamos y nos dio la orden de cerrar los ojos. Amenazó
severamente a cualquiera que desobedeciera sus órdenes. Luego nos ordenó
que recitáramos algunas de las frases que habíamos aprendido de memoria,
teniendo cuidado de pronunciar bien cada palabra y de aspirar una
bocanada de aire después de cada oración. A pesar de la prohibición del
maestro, mi curiosidad me empujó a desobedecer. Quería saber cuál era el
punto de toda esta puesta en escena. Acostado en el suelo, en lugar de
cerrar ambos ojos, cerré solo uno y observé lo que estaba sucediendo por
medio de mi ojo medio abierto. Bajo mi atónito ojo, vi una metamorfosis
suceder. Mi vecino se convirtió en un monstruo mitad serpiente, mitad
hombre. Los pies, las piernas y parte del tronco ya se habían convertido en
la cola de una serpiente, mientras que el pecho, los brazos y la cabeza aún
conservaban su forma humana.

Al ver esta escena, perdí el coraje y me asusté. Quería salvarme, huir y


alejarme. Pero recordé las imprecaciones del maestro y las consecuencias
que seguirían. Además, me abstuve y me centré en el ejercicio. Esto tomó
un poco de tiempo y me causó un ligero retraso. Fui el último en
transformarme en una boa. Sentí un debilitamiento total. Al abrir los ojos
para ver lo que me estaba pasando, descubrí que todo mi cuerpo había
tomado la forma de una serpiente. ¡Solo mi cabeza aún tenía forma
humana! Tuve un segundo mareo y, cuando me desperté, era
completamente una serpiente, una boa enorme. En lugar de caminar, me
arrastré. En lugar de palabras salieron de mi boca silbidos idénticos a los de
una serpiente. Toda la habitación estaba llena de boas. Sólo el maestro, de
pie, había mantenido su forma humana. Escuché todo y vi todo lo que
entraba en mi campo de visión. Sin embargo, no pude expresarme! Media
hora después, me sentía mareada. Cuando recuperé la conciencia, me
encontré en mi cuerpo, con mis enfermedades. Me alegró ver que, en forma
de boa, no tenía ninguna deformidad. Lo que me hizo pensar que estaba
curado.

¿Cuál fue mi decepción cuando, recobrando mi forma humana, observé con


amargura que no se había producido ninguna cura? Tres semanas después,
pude metamorfosearme en boa, abeja, mosquito, cocodrilo, leopardo, etc.
Sin la ayuda del maestro. Me divirtió mucho. Podría olvidar mis
desgracias. Cuando tomé la forma de una abeja, por ejemplo, pude volver a
casa, ver y escuchar todo lo que sucedió allí, pero sin poder intervenir. La
otra cara de la moneda era que cuando una persona tiene la forma de un
animal o un insecto, si ese animal o insecto muere, la persona
necesariamente debe morir, no en el lugar, sino una vez. Regresó a su casa.
Jean a menudo me reprochaba mis ausencias injustificadas en las tardes.
Quería que le diera explicaciones. Pero me fue imposible darle alguno. El
maestro nos había prohibido formalmente revelar nuestro secreto, incluso a
nuestro cónyuge.¡Pero Jean se volvió más y más sospechoso!

Un día me siguió sin que me diera cuenta. No lo vi hasta el último


momento, y no tenía forma de darme la vuelta ni de esquivarlo. Así que fui
a la casa de mi amo y le expliqué que "mi esposo estaba pisándome los
talones". En un tiempo récord, me convertí en una boa. El maestro solo
tuvo tiempo de esconder mi ropa en un cajón, y Jean irrumpió en la
habitación. "¿Dónde está mi esposa?", Preguntó. "¿De qué mujer estás
hablando, querido señor?" Contestó el maestro. "Estoy hablando de mi
esposa, la que acaba de entrar en esta habitación, soy de su casa, ella no
podía ir a ningún otro lugar, la vi venir aquí, a esta habitación!" "Pero mire
la habitación en la que estamos. Sólo hay una, esta ventana mira el lugar
por el que entró. Si su esposa entró aquí, ya que tiene el reclamo audaz de
la para decir, ¡encuéntralo entonces! De lo contrario, discúlpate y despeja el
piso porque estás violando mi casa." Yo estaba allí, pero Jean no lo sabía.
Envuelto en un rincón, seguí su diálogo.

Al final, Jean exclamó, desanimado: "No es posible, Dios mío, no es


posible, ¿estoy soñando o qué?" Seguí a Françoise desde su casa hasta esta
habitación. Entonces, mi querida esposa, solo veo una boa y usted aquí ...
¿Pero adónde ha ido mi esposa? "¿Estás enfermo o qué?" "Estoy tratando
con un loco, ¡te estoy diciendo que te vayas o te demandaré!" Jean no era
de un temperamento complicado. Se excusó y se fue. Tuve una punzada de
corazón cuando vi la consternación de mi esposo. Después de su partida
tomé la forma humana y lo seguí a casa. Lo encontré melancólico,
melancólico. No me hizo ninguna pregunta, pero su forma de mirarme me
decía mucho. ¿Era sospechoso o simplemente había entendido que su
querida Francoise no era otra que esta boa en la esquina de la habitación?
Por miedo a perder a mi marido, decidí renunciar a la magia india. ¿Qué
sería de mí si lo perdiera? ¿Cómo sería mi vida? Una vez que tomé mi
decisión, fui a buscar al maestro y le dije: "Estimado maestro, ¡he estado
yendo a estos lugares durante varios meses, sin que esto cambie nada a mi
estado actual!

Como me ha seguido hasta aquí, mi marido ya no me habla como antes. Yo


sufro mucho! A veces me mira de forma divertida. ¡Dígame, maestro, qué
tengo que hacer para que pueda hacerlo! "Me miró por un momento, antes
de preguntarme:" ¿Quién podría preocuparse más, en caso de una ausencia
prolongada de ¿Parte? "" Depende de la duración de mi ausencia." "Tres
días como máximo". "Mi esposo será el que tenga más cuentas, ¿a dónde
planea llevarme o planea venderme en Kenia?" "¡Pero no, no seas tonto en
este momento!" Y luego, olvidas, creo que nuestras instrucciones. ¿No
ocultan tus preguntas tu miedo? Sin embargo, sabes muy bien que se nos
recomienda el valor, recuerda Bueno, tráeme las sobras de la comida de tu
marido y un poco de polvo de su talón derecho. Es para neutralizarlo por
dos o tres días. "Al día siguiente le traje lo que había pedido, y él introdujo
lo que le había llevado en una botella de tres cuartos llena de una sustancia.
Dijo tres veces el nombre de mi esposo, luego agitó la botella con fuerza:
"Para que nadie pueda preocuparte por dos o tres días."

Capítulo 7: El mundo submarino satánico

El maestro ordenó su casa y confió la administración de su casa a uno de


sus oficiales. Poco después, nos fuimos al bosque, lejos de cualquier
habitación. Después de caminar por varias millas, estábamos agotados.
Había un "Nganda" cerca. (Tipo de campamento donde los cazadores
pueden descansar). Después de desvestirme, el maestro me hizo ponerme
un traje de rafia y hojas de árbol. Nos quedamos dos días sin comer. Al
tercer día, me pintó con una pintura a base de cal de diferentes colores, a la
manera de las sacerdotisas espirituales consultadas para la adivinación, que
realizan su rito invocando a los espíritus satánicos. Un poco debilitados,
nos arrastramos al río que fluía en las cercanías. Había una canoa flotando
en el agua, y sostenida en la orilla por una cuerda. Él desató la cuerda y le
hicimos sitio. Seguimos la corriente del agua y llegamos a un lugar donde
la corriente era muy fuerte y el agua muy profunda. Para mi sorpresa, el
maestro detuvo el barco en este lugar y me invitó a bucear. "¡Este es el
momento en el que tienes que mostrar tu coraje, tirarte al agua!"
"Disculpe?" "¡Te digo que te arrojes al agua!" Aunque en ayunas y débil,
todavía tenía la lucidez suficiente para detectar el peligro. "Ve al agua
primero, y luego yo iré.

Hemos estado juntos hasta ahora; ¿Cómo puedes imaginar que te desharás
de mí tan fácilmente? "" ¡Charla de tregua! Hemos llegado a un punto de
no retorno. El tiempo no es para discusiones vanas. Bucea, te lo ordeno. El
tiempo pasa, y te esperan. "" ¡Pero es un suicidio! ¡No sé nadar! Si quiere
que bucee, mueva el bote a un lugar donde el agua sea menos profunda y
menos agitada que aquí. Sin eso, nunca bucearé! O, ¡pásate primero, y te
sigo! "" ¡No sabes de qué estás hablando, niña! En el punto donde estamos,
es prácticamente imposible para nosotros dar marcha atrás. Si acepto su
propuesta, ¡sería para mí firmar nuestra sentencia de muerte! ¡Nos esperan!
¡Puede que no lo sepas, pero estás arruinando todas tus posibilidades de
curación! "" ¿Está mi curación en el agua? No, no quiero ". Al verme
incapaz de convencerme, el maestro recurrió a un truco, se quedó mirando
un punto detrás de mí y se mantuvo tranquilo, como si quisiera llamar mi
atención sobre algo. De inmediato, mi sospecha de observar lo que estaba
sucediendo, aprovechando estos pocos segundos, el maestro me precipitó al
río. El contacto del agua con mi cuerpo me sorprendió, pero, aparte de eso,
no sentí nada. Todavía me sorprendió descubrir que mi cuerpo no estaba
mojado y que podía respirar con total libertad.

En la guarida del diablo

El miedo a la muerte por ahogamiento dio paso a un gran asombro. La


única sensación extraña que sentí fue como lo que sientes en un avión que
atraviesa un área de agujeros de aire. Duró algún tiempo. Mis ojos estaban
bien abiertos, pero estaba en completa oscuridad. Entonces perdí la
conciencia. Cuando regresé a mí, me pareció que estaba sintiendo, como si
me resucitaran. Cuando recuperé todos mis sentidos, me movieron de
donde estaba y me encontré en una habitación muy limpia, donde había una
amplia luz diurna. La población de este lugar era en su mayoría mujeres.
Fui acompañado por uno de ellos, quien fue mi guía, y quien me explicó
que estas mujeres eran en realidad aquellas a las que los hombres llaman
"sirenas." Solo ponen su cola cuando quieren salir. Esta cola es idéntica a la
cola de un pez grande. Envalentonado por la cortesía de mi guía, le
pregunté: "¿No hay hombres aquí?" "Sí, sí, tenemos a nuestros esposos,
pero no son como los suyos.

Aquí, cada hombre tiene al menos una veintena de mujeres. Esto no es


poligamia, porque aquí no es el hombre que elige a su esposa, sino a la
mujer. "Mi guía me mostró a los" esposos "en cuestión, eran gigantes. Cada
uno de ellos podía alcanzar una altura de siete a doce metros, y uno de ellos
se me acercó y me examinó mientras un antropólogo examinaba un tema
para estudiarlo. Me levantó del suelo con una mano y comenzó su examen.
Llegamos a los superiores, que nos estaban esperando. Me ofrecieron un
lugar y mi guía se retiró. El que parecía ser el más antiguo me dirigió estas
palabras: "El gran jefe siente un gran afecto por ti". Comenzó a interesarse
en ti desde el momento en que firmaste tu primer pacto con él, aceptando la
comida. de tu abuela Desde entonces, te ha seguido a todas partes. Fue él
quien envió por ti. Finalmente, aquí estás entre nosotros, y en unos
momentos podrás tener una cara a cara con él. Dígase que usted es
privilegiado. Será suficiente para que hagas una pequeña cosa de nada para
verlo. Es suficiente que expreses tu deseo de conocerlo, firmando un nuevo
pacto, pero voluntariamente esta vez. De esta manera, veremos que ya no
podrá hacernos daño o hacernos compañía en el futuro. El pacto es este:
tendrás que compartir una comida con nosotros. Por este medio, estarás de
acuerdo en darnos a tu padre. Solo así podrás ver al príncipe."

"¿Qué está haciendo mi padre en todo esto? Nunca mataré a nadie. ¡Si he
venido aquí, es por razones que conoces bien!" "Pero es solo un signo de
sumisión al príncipe, un signo de obediencia y fidelidad. La sangre de tu
padre testificará contra ti el día en que quieras hacernos compañía. ¿Sabes
que un pacto hecho con sangre es más valioso para el gran príncipe? Y si
das la sangre de tu padre, ¡qué señal de dedicación, apego y amor por el
maestro! Elegimos a tu padre, porque pensamos que era el mejor, entre tu
esposo, tus cuatro hijos, tu madre o tu padre. Si no está de acuerdo, aún
tiene tiempo de decirnos a quién quiere sacrificar en esta lista. Pero cuanto
más querida sea la persona sacrificada, mayor será el valor del pacto "."
¡No! "" Piensa, niña. No tome en cuenta lo que cree o su estado actual.
¡Tendrás una belleza mucho mayor que la que tuviste en tu juventud! Te
harás muy bella y muy rica! Hablemos de la riqueza que te espera. Tendrás
toda una cadena de tiendas y joyas." " Mi vida no cuenta."

Ponte un poco en mi lugar: ¿qué perdería si muriera ahora? "." Pero,


querida dama, ¡el gran príncipe solo quiere que usted sea bueno! ¡Su deseo
es que seas feliz! ¡Él ha notado tu valor y quiere convertirte en una gran
reina del África negra! Eres el único que se ha ganado su admiración.
¡Muéstrate digno de tanta estima por parte de nuestro gran príncipe! ¡Haz
un pequeño gesto y todo cambiará positivamente para ti! " "En un lenguaje
tan seductor, estaba a punto de olvidar la naturaleza atroz del acto que se
me pedía, así como sus consecuencias, pero, después de reflexionar, no
descubrí nada que me permitiera condenar a mi padre". "¿Qué servicios
debo dar, para merecer tantos elogios?" "¡Nada, absolutamente nada! Por
otro lado, recibirás gran riqueza. ¿No te lo dije al principio? Realmente te
convertirás en una reina envidiada por todos. El gran príncipe ha jurado
hacerte un nombre en joyería africana. Es a través de este gran negocio de
joyería que lo servirás y que permitirás que obtenga continuamente
sangre y almas humanas." "Cuántas veces tendré que decir que odio la
sangre, no puedo matar, sino matarme, porque no mataré a ninguna de las
personas en tu lista."

"No te enojes, quien te dijo que mataras, no matarás a nadie, solo aceptas
comer con nosotros, acepta que estas joyas funcionen en tu nombre, ¡y eso
es todo! Vendrán a comprar joyas caras en sus propias tiendas. Nuestra
calidad, nuestros productos son los mejores. La mayoría de sus clientes
serán nuestras víctimas. De hecho, estas joyas, gracias a incontables y
complicados conjuros, contienen espíritus inferiores condenados a
servirnos. Cuando un cliente compra una joya, en realidad es un espíritu
que comprará. Una vez en su casa, este espíritu podrá dibujar durante la
noche la sangre de los ocupantes de la casa, especialmente la de los niños
pequeños. También puede interrumpir el equilibrio del hogar al sembrar el
desacuerdo entre los cónyuges, sin preocuparse. Todo el mundo sabe que
un hogar donde hay desacuerdo es un caldo de cultivo para nuestras
hazañas. Este espíritu también puede robar dinero y sembrar desconfianza
entre los cónyuges "." No puedo darle mi aprobación de inmediato. Dame
un momento de reflexión."

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°5
Este testimonio es la quinta parte de una serie de siete. Lea las otras 6
partes.

Hice esta solicitud para tener un momento de respiro, porque tenía


suficiente! "Tienes todo tu tiempo, piensa, y verás que corres el riesgo de
estropear tus posibilidades de trivialidades porque, después de todo, tu
padre eventualmente morirá un día, con o sin tu ayuda". Mi interlocutor me
condujo a una especie de pasillo que conducía a una habitación. Teniendo
en cuenta los muebles, creo que debe ser un aula. Alguien estaba de pie en
el tablero. Me lo encomendaron, se me acercó, muy seguro de sí mismo.
Estaba actuando como un maestro frente a un nuevo estudiante. Sin
protocolo ni preámbulo, me dijo: "Si quiere elevarse dentro de nuestra
jerarquía, es mi deber revelarle incluso los elementos de la sociedad y la
extensión básica del funcionamiento de nuestro poderes." Después de que
me instruyó sobre todas estas cosas, me dio una especie de lente que tenía
que colocar en mis ojos. Se desplazó frente a mí en una pantalla de
personas que llevaban insignias o figuras en la cara o el pecho. Entre estas
insignias, se encontraba, por ejemplo, el pentáculo, una estrella de cinco
puntas utilizada por los ocultistas en sus encantamientos. Cada dibujo
representaba un cierto tipo de espíritus. Se diferenciaron por sus colores,
que cubrían todo el espectro.

Mi instructor me mostró en la pantalla a un hombre que llevaba una corona


negra en su pecho. Me dijo que era un mago: "El color nos dice que aún
está en su infancia, no grabamos todos los colores, especialmente el blanco,
el rojo y el amarillo. sus derivados Usted ve a este hombre que tiene un
anillo azulado en la boca. Es un ladrón, doblado por un mentiroso, cuyo
color es azul oscuro. Un brujo médico es identificado por un triángulo
isósceles invertido. Una persona desvergonzada lleva un círculo rosado
alrededor de su pecho. "La embriaguez, cualquiera que sea el producto que
la provocó, cerveza, alcohol, cáñamo o drogas, se caracterizó por el mismo
color. En la pantalla, noté que mi interlocutor estaba pasando algo sin dar
ninguna explicación. La peculiaridad de estas personas era que no tenían
dibujo ni figuras geométricas de colores variados. Más tarde, me di cuenta
de que aquellas personas rodeadas de fuego eran cristianos regenerados. El
diablo no pudo hacer nada contra ellos directamente. Cuando terminó la
clase, mi instructor me puso a cargo del que me había traído a su casa. me
vio, insistió en que debía sacrificar a mi padre.

Expresé mi desacuerdo por el resto del mármol! Esto molestó a mi


interlocutor. Se enojó y dio la orden para que me convencieran de que
aceptara. Otras dos personas me llevaron a un lugar muy diferente a los
anteriores. Me dijeron: "El gran príncipe siente una gran estima por ti, no
quiere forzarte a que lo aceptes y, debido a tus cualidades, desea que
aceptes servirlo por tu propia cuenta. Sé inteligente y aprovecha la
oportunidad ahora. No olvide que incluso si persiste en negarse, es
imposible que se engañe a sí mismo ahora que se ha dado cuenta de los
elementos básicos de nuestra organización. ¡Tú eres de nosotros! "" Que mi
padre muera de su muerte natural, porque no lo mataré. En cuanto a mí y lo
que podría pasarme, ¡no me importa! "" Si quisiéramos matarte, lo
habríamos hecho. Habrías muerto el día en que los dos espíritus que te
sirvieron tuvieran suficiente y reclamaran su libertad. ¡Tú también estarías
muerto el día que decidiste dejar los cementerios! El gran príncipe cree que
serás útil para él vivo que muerto."

El hombre se volvió para mostrarme a dos hombres blancos. Me preguntó


si los conocía. Como no contesté, me dijo que eran los que me habían
servido desde los ocho años. "Te han seguido dondequiera que fueras,
ahora hay cincuenta y dos como ellos que están a tu servicio, ¡aquí llega el
momento en que puedes verlos y admirarlos! escucharon sus voces! " Vi
entonces los cincuenta y dos personajes. Cada uno sale respondiendo
"¡Presente!" a la llamada que se hizo antes que yo. "Si das tu
consentimiento, serás princesa, ¡y miles te servirán!" Acompañado por
todos mis seguidores, me llevaron de vuelta a mi primer contacto. Como si
hubiera estado en nuestra conversación, me dijo: "¡Tienes suerte de estar
vivo después de semejante afrenta! ¡No veo qué es lo que el gran príncipe
encuentra especial en ti! Así que regresarás a casa. Sin embargo, nos
aseguraremos de que respetes nuestros requisitos. "Sin decir una palabra, él
me llevó de vuelta al lugar donde entré a su hogar, al mundo espiritual
submarino. Me detuvieron y me dieron un objeto de forma redondeada y
transparente, que medía unos 16 centímetros de diámetro.
Pregunté qué era y para qué era, pero me dijeron que le hiciera estas
preguntas a la persona que me había traído allí. Tomé el objeto, esperando
que representara la solución a mi problema, y que esta podría ser una forma
de recuperar la salud. Bajo el agua, mi cuerpo no dolía, pero todas las
deformidades causadas por la enfermedad aún eran visibles. Aún no se
había hecho nada para mi curación. En "la máquina" que regresó a mí, sentí
las mismas sensaciones que durante mi descenso, pero en orden inverso.
Una vez en la superficie, mis manos agarraron el borde de la canoa,
permitiéndome salir del agua. Respiré una bocanada de aire fresco, que me
dio un bienestar intenso. Volví a la realidad, al aire libre! El mago estaba
parado en la caseta. Me ayudó a instalarme a bordo. Girando mi mirada de
izquierda a derecha, llegué a la conclusión de que mi ausencia había durado
solo unos minutos. Aparte de una persona sentada en el banco, nada había
cambiado. Cuando la canoa se acercó al banco, me di cuenta de que la
persona del banco no era otra que mi marido, ¡Jean! ¡Fue lo último que
esperaba encontrar aquí! Pero, en lugar de frustrarme, la presencia de mi
esposo me revivió.

¡Luché por mantener la calma! La soledad y los últimos acontecimientos


me habían dado la necesidad de estar en presencia de una persona querida.
Todo alegre, corrí a lanzarme a sus brazos. Apoyado en su hombro, perdí el
corazón y empecé a llorar. Jean se quedó de mármol, sin una palabra. Se
volvió hacia el mago y dijo: "¿Es esto un fantasma o mi esposa?" "Es tu
esposa, debe haber algunos secretos entre ustedes, ¿verdad? ¡Este es el
momento o nunca saberlo! "" ¡No vale la pena, mi esposa no puede vivir
bajo el agua! ¿Quién puede vivir bajo el agua? "Al entender el problema,
creo que ya era hora de que intervenga." ¡Soy yo, Jean! ¡Recuerda, el día en
que nos conocimos, la primera palabra que me dijiste! "Entonces le recordé
nuestros recuerdos comunes. Estas palabras parecían apaciguar a John, pero
¿qué le había sucedido? esta aqui ¿No habían actuado los encantamientos?
¿Me había mentido el mago, o tenía miedo después de mi inmersión, ir y
decírselo a mi esposo? En el camino a casa, John explicó que el mago había
acudido a él el día anterior, diciéndole que lo necesitaba. Continuó: "No
podía dudar de sus palabras, porque no me dijiste nada sobre tu destino.

Lo seguí sin dudarlo, temiendo que algo te pasara. Desde que me senté en
el lugar donde me encontraste, solo miré el lugar donde él me mostró que te
habías caído. "" Te explicaré todo en detalle ". Me di cuenta de que había
estado bajo el agua durante tres días y dos noches, ¿era posible, era el mago
que había ido a buscar a mi marido, solo el maestro podía responder todas
estas preguntas? Recordando finalmente la presencia de este último, le
pregunté qué podía servir al objeto en forma de bola. Al ver la pelota, sin
contestarme, el maestro se postró tres veces, independientemente de la
presencia de mi esposo. Me dijo: "Señora, gracias a esta bola mágica, ahora
ocupa un rango siete veces más alto que el mío". A partir de ahora, todos
sus deseos serán órdenes, ya no puedo enseñarle nada. En estas palabras,
me sentí vaciado. Toda esperanza de curación se derrumbó como una casa
de naipes. Irritado, tiré la pelota al suelo. Ella se rompió en mil pedazos. El
maestro estaba aturdido. "¿Por qué, señora, hiciste eso?" Asustado por las
consecuencias que podría sufrir por haber destruido la bola mágica, el
maestro huyó. No lo he visto desde ese día. Apoyado en el hombro de mi
marido, comencé a llorar por mi destino. Mi esposo no me hizo ninguna
pregunta. Simpatizaba sinceramente con mi dolor. Cansados y cargados,
nos dirigimos a casa.

Capítulo 8: Los meandros de la esclavitud

Una vez en casa, la puerta de la sala de estar se abrió sola, para nuestra
sorpresa. Tan pronto como entramos, una voz nos saludó en nuestra propia
casa y nos pidió que entráramos en el dormitorio. Seguido por mi esposo,
entramos, para descubrir una bola mágica idéntica a la que acababa de
romper. Una voz salió de la bola mágica y nos ordenó que nos sentáramos.
Ya nos estábamos ejecutando cuando la misma voz me ordenó que me
quedara sola, es decir, que mi esposo salió. Me opuse a esta orden, pero
Jean salió de sí mismo. Una hoja de papel salió de la tierra. Había escrito
algo que me pidieron que leyera. A primera vista, noté que era una lista de
cincuenta y dos nombres. Cada vez que cité un nombre de la lista, una voz
respondió "¡Presente!" a la manera de los escolares. En un tono autoritario,
la voz continuó y me dijo: "¡Desde que rompiste la primera bola, es
irrompible!" Nuestras antiguas cláusulas siguen vigentes. Para ayudarte a
lograr un acuerdo rápido con nosotros, la bola te proporcionará Dinero,
joyas y víveres, como gallinas blancas y negras, comerás estas gallinas
cuando sientas el hambre en la casa, o puedes obtener dinero y hacer el
mercado tú mismo. que volverá a la misma ... "

A pesar de esto, me negué a obtener comida o dinero de esta manera. Los


miembros de mi familia estaban "bien dotados", sin embargo, comenzaron
a evitarme. El diablo se aseguró de que no hubiera compasión en los que
nos conocían. Si un padre rico nos visitaba, podía sentir pena por sí mismo
o incluso llorar, pero su corazón estaba frío y no nos ayudó materialmente.
Desde hace algún tiempo, las deudas de mi marido han aumentado
seriamente. Fue sufrimiento, hambre y miseria en el hogar. Fui reducido a
mendigar por algo de comida. Mi vida no fue más que una pesadilla. Los
ayunos y las privaciones me habían debilitado aún más. John, que había
estado en silencio durante mucho tiempo, comenzó a mostrar signos de
descontento y ansiedad. Un día él quiso que explicara de dónde venía el
dinero en nuestra habitación y no pudimos usarlo. Él no podía entender por
qué estábamos hambrientos, cuando teníamos comida en la casa. Siempre
le dije que tenía que esperar el momento adecuado para que yo explicara la
situación.

Pero ese día, resolví decirle la verdad. Le dije que cuando estaba bajo el
agua, los demonios habían exigido la muerte de mi padre a cambio de mi
curación. Tuve que aceptar comer con ellos para que mi padre muriera. Le
dije que me había negado con la esperanza de que solo me atacarían y que
dejarían el mío en paz. Pero ellos no querían mi vida. Para obligarme a
hacer un trato con ellos, nos habían privado de todo, con la esperanza de
obligarnos a usar sus productos. "Te lo ruego, Jean, si realmente quieres
que usemos este dinero y esta comida, acuerda firmarte un pacto en el que
sacrificarías a miembros de tu propia familia ..." "Qué informe ¿Hay dinero
entre ese dinero y los miembros de mi familia, qué están haciendo en todo
esto? "Tienes que entender que este dinero no vino solo, son los espíritus
los que nos lo trajeron ... Entonces, ya sabes todo". Acepta firmar, pero
sabiendo que es tu padre. quien morirá primero ". Para toda respuesta, Jean
permaneció sin habla durante un tiempo relativamente largo, antes de
concluir: "Entiendo."

Los espíritus se materializan

Durante todo el tiempo que estuve en contacto con los demonios, mi esposo
podía escuchar sus voces, pero no verlos. Una tarde, regresamos de una
visita, buscando algo de comida para la casa. Estaba de pie al lado de la
carretera para respirar un poco, porque estaba completamente exhausta. Un
carro paró a unos diez metros de donde estábamos. El conductor, un
europeo, vestido con un pantalón azul oscuro y una camisa de manga corta
azul claro, con lentes negros y un cigarrillo en la boca, me indicó que me
acercara a él. En su forma de llamarme, lo identifiqué como uno de los
espíritus que me siguieron. Aunque lo reconocí, fingí no haber visto ni oído
nada. Él, por otro lado, como si quisiera que lo notaran, persistió tocando la
bocina mientras hacía gestos. Emocionado por los celos, creo que mi
esposo dijo: "No vas a dejar que suene la trompeta para siempre, ¿alguna
vez tienes el coraje de decirle a tus amantes que estás casado? ¿No me
llamas en mi presencia?"

Tomado por un sentimiento de ira, y luego de gran compasión hacia mi


esposo, sonreí débilmente, a pesar de la presencia del hombre blanco.
"Ustedes ... ¿Creen, Jean, que este hombre podría ser mi amante? ¿Cree que
ese tipo de hombre podría extrañar a las mujeres hermosas para que me
acepten como amante, en mi estado actual?" "Aún así, él está aquí, ¡y te
está esperando!" "No es mi amante por la sencilla razón de que no es de
este mundo. ¡Este tipo no es un humano! "" ¿Cómo, no es un humano ...?
¿No son los hombres europeos? "" Si no crees lo que digo, acércate a él y
serás reparado. "Por una vez, John se comportó como un hombre. Se acercó
al vehículo y, cuando se acercaba, cuando estaba a unos dos metros de
distancia, el conductor entró de golpe. Después de viajar menos de cinco
metros, el coche desapareció, para asombro de mi marido. Se quedó allí,
sin saber a dónde ir. Leí en la cara de mi marido un desaliento total, una
desesperación infinita, tartamudeó: Por lo tanto, las voces que escuchamos
provienen de estos blancos ... "

Un exorcismo fallido

Aunque compartimos la misma cama, hace mucho tiempo que no tuvimos


relaciones sexuales, mi esposo y yo. Una noche, Jean quiso reclamar su
derecho sobre mi cuerpo. Fue entonces cuando los disparos vinieron de
todas partes, disparos que le fueron administrados por adversarios
invisibles. Se le ordenó que no pusiera un pie en la habitación por temor a
un castigo severo. A pesar de estos preceptos, Jean prefería desafiar a la
muerte, en lugar de abandonarme. Pero cada vez que intentaba entrar por la
puerta de la habitación, era violentamente agredido. Solíamos golpearlo
con malos golpes. Sentí pena por mi marido, pero no pude hacer nada para
ayudarlo. Por otro lado, no admitió la derrota. Impulsado por el amor de su
franquicia, hizo lo que le parecía bien para ayudarme. Sin decirme sus
planes, fue a los sacerdotes católicos y los invitó a venir y exorcizar la casa.
De hecho, no era ningún secreto que había ruidos en la casa, incluso en
ausencia de ocupantes. Las voces de varias personas a veces eran audibles
incluso por los vecinos.

Dos días después, un sacerdote se presentó con dos acólitos equipados con
los instrumentos necesarios para el ejercicio de su misión, es decir, para
exorcizar la casa y sus ocupantes. La celebración de la Eucaristía iba a ser
la última, como un signo de acción de gracias en mi favor. Además del
sacerdote y los dos sirvientes, mi esposo, nuestros cuatro hijos y yo
asistimos a la ceremonia. La misa comenzó a las diez y cuarenta. Todo fue
para mejor, hasta que notamos confusión entre el sacerdote. Todavía tenía
los brazos levantados, sosteniendo en sus manos el cáliz que contenía el
vino convertido en "sangre de Cristo", cuando vino un viento de quien sabe
dónde comenzó a soplar violentamente barriendo todo a su paso. El poder
de este viento arrancó el cáliz de las manos del sacerdote y dejó caer todos
los objetos que estaban sobre el altar improvisado. Nos obligaron a todos a
agacharnos, a no ser golpeados por seres invisibles. A pesar de nuestra
posición de humildad, la situación se hizo cada vez más insostenible.
Encontramos un pequeño respiro solo en el vuelo, el sacerdote al mando,
con sus acólitos, seguidos por los niños y su padre. Todos encontraron su
salvación solo en un libertinaje digno de los tiempos apocalípticos.

El sacerdote se encontró afuera con la ropa destrozada. En cuanto a mí, me


senté en el mismo lugar. Mientras el huracán estaba en pleno apogeo,
alguien me susurró al oído: "¡Mantén la calma, no te preocupes!" Después
de la huida del sacerdote, alguien vino a mí y me dijo: "Tienes suerte de no
haberte informado de las consecuencias de la entrada de estas personas.
Ten en cuenta que el día que regresen a casa, ¡Te infligiremos un castigo
que no te arriesgarás a olvidar toda tu vida! " Le dije a mi esposo la
advertencia de los demonios. No esperábamos que los sacerdotes todavía
pudieran venir a nuestra casa, dado el malvado trato que habían sufrido de
los demonios durante sus visitas anteriores. Mi esposo y yo pensamos que
era inútil pedirles que no regresaran. Sin embargo, el sacerdote que había
sido cazado no admitió la derrota. Lejos de darse por vencido, fue a buscar
a un colega más experimentado que él. No quiso manchar la imagen de su
congregación. Alrededor de una semana más tarde, para nuestro asombro,
vimos a un sacerdote mayor subir. Nos dice que vino a exorcizar la casa.
No pudimos evitarlo por varias razones.

Nadie aquí le había pedido que viniera. Dada la avanzada edad de este
sacerdote, pensamos que necesitaba tener más experiencia. Finalmente,
todavía teníamos una pequeña esperanza. Era casi el mismo escenario que
la vez anterior. En la consagración, justo cuando el sacerdote pronunciaba
estas palabras: "Haga esto en memoria ..." se escuchó un fuerte ruido. Era
el sonido de una bofetada maestra en la mejilla derecha del sacerdote. El
último se tambaleó y se tambaleó, pero lo cobró. Logró mantener el
equilibrio y no caer. Parecía una columna que estaba parpadeando, lista
para caer. Comenzó a hablar en un lenguaje incomprensible. Como
respuesta a lo que pensé que era una oración, un viento aún más violento
que la vez anterior comenzó a soplar y se llevó todo. El viejo sacerdote
huyó sin más juicio. Estos dos fracasos consecutivos me hicieron pensar
que estos sacerdotes, o al menos los miembros de esta congregación, eran
incapaces de expulsar a los espíritus malignos. Claramente no estaban
facultados para tomar esta prerrogativa del exorcismo. Con algunos
matices, estos fracasos se asemejan a lo que está escrito en el libro de
Hechos de los Apóstoles, capítulo 19, versículos 13-17.

Sentencia

Permanecimos indefensos, frustrados y resignados a nuestro destino,


esperando el castigo prometido por los demonios, el castigo que nos iba a
ocurrir. Estaba cansado de esperar una cura utópica que nunca llegó. Me
dije que la mejor solución era la muerte. Quería morir solo, para que mi
esposo y mis hijos se salvaran. Pero solo podíamos asumir la naturaleza del
castigo, ya que los demonios aún no nos habían contactado. Una voz de
alguien que estaba a mi lado me dijo, como si él no quisiera dejarnos
languidecer demasiado: "Un hombre sabio vale varios ... Mañana, al
mediodía, serás consciente del castigo ..." Otra vez le informé a mi esposo
de la amenaza de los demonios. Perdió la compostura y se echó a llorar.
Para consolarlo, le dije que no se preocupara demasiado por su destino. Me
querían a mí, y no a mi familia. Le recordé que no podían hacer nada contra
mi padre porque no había cedido a su chantaje. Estas palabras dieron valor
a mi esposo, quien no dijo nada más. Al día siguiente, después del
almuerzo, Jean quería llevar a nuestro hijo menor a la peluquería.

Fue a la habitación de los niños, donde pensó que los encontraría jugando
después del almuerzo, pero no encontró a nadie. Fue a la cocina, donde
habían tomado sus comidas. Antes de empujar la puerta, tuvo el
presentimiento de que una gran desgracia acababa de caer en su vida. Lo
primero que le impactó fue el silencio del lugar. ¡Todo estaba
perfectamente tranquilo! Empujando la puerta, descubrió una escena
macabra: cinco cuerpos yacían aplastados en el suelo, los cinco cadáveres
de nuestros hijos y nuestro sirviente. Cada cuerpo yacía junto a su plato. La
comida estaba medio abierta ... Sin duda era posible. Ni siquiera necesitaba
hacer una autopsia. Todo indica muerte por envenenamiento. Pero, ¿quién
pudo haber envenenado la comida de los niños, ya que incluso el sirviente
estaba muerto? ¿Cuándo se depositó el veneno, ya que estos mismos
alimentos también nos fueron servidos? Entonces las palabras pronunciadas
el día anterior por el diablo volvieron a mi mente, y perdí la conciencia. Era
mediodía cuando me enteré de la muerte de mis hijos.

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°6
Este testimonio es la sexta parte de una serie de siete. Lea las otras seis
partes.

¡Habían cumplido su palabra! Fue un castigo que tuve que recordar toda mi
vida. ¿Quién puede olvidar la pérdida de sus cuatro hijos en un día? ¡Mis
hijos, mis queridos hijos, retirados en un día de la faz de la tierra! Me
conmovió lo que tenía más caro del mundo ... Me dejé llevar por la
desesperación. No podía imaginar hasta dónde podrían llegar las represalias
de los asesinos de mis hijos. Estaba muerto más que vivo. Después de este
luto, los padres de Jean acordaron separarme de su hijo. Fue un gran shock
para mí perder, en menos de un año, ¡a los más queridos del mundo! Mi
esposo no obedeció de inmediato las órdenes de sus padres, pero
finalmente se rindió. Las molestias causadas por los demonios, y otras
dificultades, terminaron siendo la razón de la poca resistencia que le
quedaba. Una noche Jean se fue para que no volviera. Más tarde, se volvió
a casar, pero sabía que todavía me amaba. Comenzó a beber y fumar en
exceso. Tres años después de su separación forzada, sucumbió a una
enfermedad pulmonar. Aunque todavía no, en ese momento, recibí la
salvación de Dios, lo había perdonado. Sabía que no era culpa de Jean que
él hubiera huido del hostigamiento de los demonios. No le quería nada.

Al servicio del mal

Ahora que me abandonaron a mí mismo, los demonios pudieron encontrar


en mí un campo de acción adecuado. Sabiendo que no tenía mucho que
perder ahora, los demonios me cambiaron de táctica. Se volvieron corteses
en su manera de comunicarse conmigo, a veces incluso amables. Me
utilizaron cada vez más durante este período. Me convertí en su
esposa. Los espíritus malignos no pueden reproducirse entre sí. Así es
como siempre usan los seres humanos para reproducirse, Y para llevar a
cabo la gran campaña de seducción de la humanidad organizada por
Satanás. La unión entre un ser humano y un espíritu maligno da a luz a
un monstruo mitad hombre y mitad animal. Estos espíritus solo pueden
perecer carbonizados por la invocación del fuego del cielo sobre ellos. Sin
embargo, los ángeles caídos no perecen de esta manera. Si habitan en un
cuerpo humano, pueden ser expulsados o desalojados por el Espíritu Santo
cuando invocamos el Nombre de Jesucristo. Mateo 12:28.

Dejado solo en casa, me convertí en la esposa de varios demonios. Dos o


tres veces por semana, di a luz a estos monstruosos niños. Los alimenté en
dos o tres días, y eso fue suficiente para ellos. Entonces me hice cargo de
los demás. ¡Te digo lo que viví, para exponer estas cosas abiertamente, para
la gloria de mi Salvador! Jesucristo vino a destruir las obras del diablo.
Ahora, la obra más grande de Satanás es mantenernos alejados de Dios,
para evitar que conozcamos a Dios y a su Hijo Jesucristo. ... Si un ser
humano hubiera entrado accidentalmente en la habitación donde estaba, ¡no
podría haber visto a nadie más que a mí, mientras las legiones de demonios
estaban ocupados a mi alrededor! Todo lo que un visitante pudo haber visto
fue que tenía los senos hinchados como los de una mujer que amamanta.
No me lavé, me lavaron. No cociné ni comercialicé, lo hice por mí mismo.
No sabía de dónde venía la comida. ¿Te imaginas a una mujer cuyo cabello
es auto-tejido, o que está comiendo comida invisible? Aunque fue mi caso.
¡Oh, Dios mío, que mi boca continúe alabando Tu grandeza, Tu fuerza y
Tu omnipotencia en las edades de los siglos, amén!

Exhortación

Amados, deben saber que los satanistas y aquellos que practican algunas
ciencias ocultas usan un vocabulario diferente del nuestro. Por ejemplo,
bares, clubes nocturnos, salas de baile, hoteles, etc. son sus "tiendas". ... No
puedo ver a algunas personas que se llaman a sí mismas "cristianas" que
tienen o poseen establecimientos de bebidas, hoteles, clubes nocturnos,
etc. Es una locura ... Si Dios nos permitió ver lo que está sucediendo en
nuestro universo, ¡no estoy seguro de que haya muchas personas valientes
que vayan a pasear a la luz del día en algunos lugares! Están pasando
muchas cosas que Dios en su amor no quiere que veamos. ¡Imagínate a un
enorme sapo orinando en el vaso de un consumidor en un bar, mientras
él piensa que lo estamos sirviendo para beber! El consumidor no ve nada
de lo que sucede en lo invisible. ¿Cómo reaccionaríamos si viéramos
enormes orangutanes volando en el cielo a plena luz del día? ¡Todos
huirían! Estas cosas realmente están sucediendo. ¡Alabemos al Señor por
esconder estas cosas de nuestros ojos!

La visita de mi padre

Durante todo este tiempo, ningún miembro de mi familia vino a verme,


aunque sabía todo lo que me había sucedido. Pero un día mi padre vino a
visitarme. No sé si alguien había ido a avisarle. Llegó, una Biblia en su
mano. Cuando estaba en el umbral de la casa, una voz le dio la orden de
salir. Mientras intentaba, desconcertado, entender de dónde provenía esta
voz, recibió un golpe en la cabeza y cayó. Me dolió tanto el corazón
cuando vi a mi querido padre levantarse con dificultad mientras me miraba
asombrado. Estaba sentado en un sillón y empecé a llorar. Desde el
momento en que vi a mi padre en la puerta, me quedé sin palabras. Me fue
difícil hacer algún sonido. Quería gritar para advertirle que no se me
acercara, pero me quedé en silencio. De nuevo, la voz de un demonio tronó
mientras le hablaba a mi padre: "¡Fuera, es una orden, sal, primero tira lo
que tienes en la mano y luego dice qué te trae por aquí! " Mi padre regresó
a la puerta. Una vez afuera, volvió la cabeza en mi dirección, luego miró su
Biblia. Entonces se decidió. Él no echó la Biblia, sino que la puso en el
suelo. Avanzó para entrar, pero se le ordenó avanzar sobre sus rodillas. ¡Vi
una lágrima fluir en la mejilla de mi papá!

Se arrodilló y comenzó a arrastrarse hacia mí. Cuando llegó cerca de mí, se


acercó a besarme. Fue entonces cuando me levantaron del suelo. "¡No la
toques!" Sonó una voz. Mi padre era pastor de una gran iglesia luterana. Al
verlo venir, tuve una esperanza renovada porque tuvo que ocupar la
posición privilegiada de alguien que conoce la voluntad de Dios. Como los
sacerdotes habían fallado, ¡los pastores solo podían tener éxito! En este
caso, mi padre solo pudo hacerlo mejor! Pero cuando lo vi de rodillas,
gateando como una lombriz de tierra, obedeciendo las órdenes de los que
habían pedido que su muerte sanara, perdí toda esperanza de curarme algún
día. Todavía en cuclillas, en lugar de rezar a Dios e invocar el Nombre del
Señor Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo, mi padre comenzó a
invocar a los espíritus de sus antepasados, citando a cada uno de ellos por
su nombre. Esta oración oculta apaciguó o pareció apaciguar a los
demonios. Mi silla volvió al suelo.

Al ver esto, mi padre empujó su audacia para exigir que los espíritus de sus
antepasados paganos me trajeran con él. Los demonios le dijeron que era
imposible. - ¡Morirá en el camino! ¡La mataremos! ¡Ella no vivirá! Al
final, mi padre consiguió la ventaja y logró alcanzarme. Si los espíritus
malignos que me tenían cautivo cedían a las peticiones de mi padre, era
porque los espíritus que él había invocado eran de un rango superior al de
ellos. Tenían más derechos sobre mí, debido a los lazos de sangre y
familiares. Mi padre había continuado con su monólogo hasta la noche, y
los demonios me habían soltado, hasta el punto de poder moverme
fácilmente. Después de llevarme a casa, mi padre convocó a los miembros
de la familia esa tarde para decidir sobre mi situación. Todos resolvieron
llevarme al mejor médico brujo que conocían, no lejos de mi pueblo natal.

En el médico brujo de Kandelungu

En nuestra sociedad, las mujeres ocupan el segundo puesto. Así


encontramos una larga lista de prohibiciones para las mujeres. Algunas
personas llegan tan lejos como para no admitir a las mujeres en las
prácticas tradicionales. Este fue el caso del médico brujo al que mi padre
había contactado para exorcizar a su amada hija. Al principio, y para
aumentar la subasta, el médico brujo se negó a ocuparse de mi caso,
simplemente porque era una mujer. Nunca había tratado a una mujer. Él
dice: "¡Traernos aquí una mujer es un insulto para nosotros!" Pero agregó:
"Sin embargo, considerando tu reputación como pastor, estoy dispuesto a
darte este pequeño servicio, siempre que tengas los medios para apaciguar
a los espíritus irritados por esta afrenta. Además del dinero, tendrás que
Trae doce cabras. La proximidad de nuestro pueblo nativo significó que la
recolección de las cabras se realizó sin mucho problema. También se le dio
una gran suma de dinero al médico brujo, además de a las cabras. Fui
acompañado por mi padre y mi hermanita, y también por innumerables
demonios, quienes me dijeron que volviera y huyera. Fuimos al médico
brujo hacia la tarde.

A la mañana siguiente, me dieron una bebida en un frasco. Era una droga,


porque después de haberla consumido, todo mi cuerpo se debilitó y perdí el
conocimiento, quedé inconsciente en un agujero de un metro cincuenta de
profundidad, un metro ochenta de de largo, y cincuenta centímetros de
ancho. El agujero se cubrió con troncos de árboles, ramas y follaje, y luego
con tierra arriba. Un gran fuego se encendió en este agujero, mientras
estaba dentro. Un grupo de bailarines estaba de pie alrededor del fuego.
Entrenados por tamtams, los bailarines se embarcaron en una danza ritual
con un ritmo furioso. En ese momento, el maestro del lugar, el médico
brujo, entró en escena. Dejó su "laboratorio" (una caja construida un poco
separada de las otras, que albergaba sus fetiches y otros objetos necesarios
para el desempeño de sus funciones), adornada con un vestido ceremonial
de colores brillantes, y sosteniendo una lanza en su mano derecha.

Hizo su aparición mientras baila, y se acercó al agujero cubierto en el que


estaba, inconsciente. Después de dar unos pasos de la danza ritual alrededor
del fuego, metió su lanza en el fuego. Un grito del fuego: "¡Hey!" Cuando
sacó su lanza de fuego, todo estaba empapado de sangre. El médico brujo
exclamó: "¡Uno menos!" Y comenzó a bailar de nuevo. Él empujó su lanza
por segunda vez en el fuego. Un segundo grito brota del fuego: "¡Hey!"
Sacó de nuevo su lanza manchada de sangre. Feliz de ver la eficacia de su
arte, exclamó: "¡Dos menos!" Luego se dirigió hacia mi padre: "¡Los
tendremos a todos, los perseguidores de tu hija, su sangre en mi lanza es
una buena señal!" El anciano comenzó a bailar de nuevo. Cuando trató de
lanzar su lanza por tercera vez al fuego, un grito volvió a estallar, esta vez
no en el fuego, sino en la audiencia, entre los espectadores que corrieron
para la ocasión: "¡Oh fuego! ¡Oh fuego! ¡La caja se está quemando!" Al
mirar hacia la dirección indicada por el espectador, los asistentes vieron
que la cajita de la que acababa de salir el anciano estaba en llamas. Las
llamas tendieron a extenderse a otras viviendas.

Con una velocidad asombrosa para su edad, el médico brujo fue a las
llamas. Casi se quema a sí mismo, pero fue refrenado. No pudo recuperar
nada de su caja en llamas. El incendio aún estaba bajo control, a pesar de la
pérdida del "laboratorio" y de todo su contenido. Las otras casas se
salvaron. Cuando se le preguntó quién había incendiado el laboratorio, el
anciano, enojado, explicó que no era un hombre el que incendiaba su casa,
sino los espíritus. que se había rebelado porque había aceptado tratar a una
mujer! - ¡Saca a tu chica de aquí y vete! Me mataste ¡Estoy muerto! ¡No
quiero verte más! ¡Vayase!
Todavía inconsciente, salí del agujero y me dejaron llevar. ¡Aunque no
cumplía su contrato, el médico brujo no le devolvió nada a mi padre, ni una
cabra, ni un solo centavo! El hecho de que mi padre fue despedido no fue
para darme esperanza. Los demonios se rieron de mí y se rieron. Me decían
que eran ellos quienes tenían la última palabra. Para ellos, si quería
alcanzar la salvación, tenía que decidir matar a mi padre. Después de este
último fracaso, supe que solo me quedaba una cosa por hacer: ¡suicidarme!
Me dije a mí mismo: "Como no tienen el coraje de matarme, lo haré por
ellos, y mi padre se salvará". No fue estoicismo de mi parte, sino amor
paterno. Como lo había perdido todo, conserva al que me había
engendrado.

En el camino a Tanzania

Estaba pensando en cómo realizar mi plan malvado, pero el Señor tenía


otro destino para mí. El día que decidí envenenarme, mi padre vino a
decirme que planeaba llevarme a Tanzania lo antes posible. Según una
declaración de la radio de Tanzania, hubo un gran despertar espiritual en
este país. El Señor hizo milagros allí como en los tiempos bíblicos. Los
sordos oyeron, los ciegos vieron su vista, los paralíticos caminaron, y los
que estaban poseídos por espíritus inmundos fueron liberados por la
Palabra de Dios. Mi padre me dijo: "Decidí llevarte allí en una semana, hija
mía, vamos a usar esta semana para prepararnos". Dos días antes de irnos,
un familiar trajo una mujer a mi padre. y le pidió que contara su historia, y
lo hizo sin que se lo pidieran.

Papá Pastor, no sé si me reconoces? Yo era el que estaba loco, y estaba


caminando medio desnudo en este pueblo. (Desde nuestra visita al Médico
Brujo, no habíamos regresado a Lubumbashi, nos habíamos retirado a
nuestra aldea natal). Hace menos de una semana, una sobrina se casó en
Kasongo (la ciudad principal de Zone, ubicada a los 90 años). km de
Shabunda, nuestro pueblo vino a recogerme para llevarme allí. El pastor de
la Asamblea de Dios Kasongo había invitado a un par de evangelistas de
Kinshasa. Esta pareja reza a Dios de una manera original. Por ejemplo,
echaron fuera demonios en el nombre de Jesús. Muchos demonios como yo
han sido liberados a través de la oración de esta pareja. Cuando esta prima
(señaló la persona que la había traído) me informó de su intención de ir a
Tanzania, no dudé ni un momento en acudir a usted para decirle que fuera a
Kasongo. Si aceptas irte, estoy listo para acompañarte. Estoy seguro de que
el Dios de esta pareja librará a su hija como lo hizo con mí.
Los demonios no querían que fuera a Kasongo. Me dijeron que harían todo
lo posible para evitar que me vaya. Así es como paralizaron ambas piernas,
evitando que me pusiera de pie. La hermana me llevó en su espalda, y
pudimos continuar nuestro camino hacia Kasongo. Éramos un grupo de seis
personas: mi padre, mi primo, dos primos, la mujer que nos había contado
esta noticia y yo. En casa, el viaje es a pie. No es que nos falte
infraestructura vial, pero no podemos permitirnos esperar por un automóvil,
dada la escasez de vehículos en esta parte del país. Continuando con
nuestra dolorosa marcha, nos detuvimos a descansar en un pueblo,
habiendo caminado al menos veinte kilómetros. Conocimos a una mujer
que venía de Kasongo. Ella llevó a un niño en su espalda y glorificó al
Señor al cantar himnos de alabanza. Mi padre, que quería saber la razón de
su emoción, lo llamó.

La mujer nos dice esto: mi hija estuvo sorda por mucho tiempo. Vengo de
Kasongo, donde un hombre y una mujer de Kinshasa oraron a Dios para
que mi hija escuchara. Justo después de su oración, llamé a mi hijo y ella
me respondió. ¡No te puedes imaginar lo que la alegría es mía! Quería
agradecerles por lo que habían hecho, pero me dijeron que solo eran
instrumentos usados por Dios, y que era a Dios a quien tenía que dar gloria.
Desde entonces, solo le he estado agradeciendo la curación de mi hija. Por
eso me ves cantando, todo gozoso. La gente dice que planean regresar
pronto. Parece que todavía tienen que quedarse una semana. No buscaré a
mi hermanito que perdió la vista a una edad temprana. ¡Sería una gran cosa
para él recuperar la vista!

Mientras tanto esta mujer estaba hablando, las voces me decían que estaba
mintiendo: "¡Ella está mintiendo, está mintiendo! ¡No escuches!
¡Volvamos, no vayas!" Mi padre me dijo: - Françoise, es Dios quien nos
envía a estas personas para ayudarnos. ¡Anímate y apúrate, de lo contrario,
si salimos, corremos el riesgo de perderlos! En ese momento los demonios
clavaron a mi padre en el suelo. Tuvo una especie de calambre repentino
que lo obligó a acostarse. Era imposible avanzar. ¡La parálisis que me
había impedido caminar había pasado a mi padre! Los demonios me
dijeron: "Ya que él es el que quiere llevarte allí, ¡veamos cómo lo hace!"
Caí sollozando en los brazos de mi padre, todos derribados. Me animó a
continuar el viaje sin él: "¡Esta crisis de reumatismo no pudo elegir un buen
momento para derrotarme! Con un poco de descanso, un día a lo sumo, seré
restaurado. El dolor será menos fuerte que ahora. Ya que puedes caminar
ahora, toma valor, hija mía, y ve a buscar a las personas de las que esta
mujer nos habló antes. Me reuniré contigo lo antes posible. ¡No te
preocupes por mí, pasará! "Luego, dirigiéndose a su sobrino, dijo:" ¡Cuida
a tu hermana!
Amado por el Señor, es por fe que he recorrido esta distancia,
independientemente de lo que me hayan dicho mis inquilinos. Caminé
despacio, tambaleándome. Cada diez kilómetros, descansábamos para
respirar. La enfermedad me había debilitado mucho. Las privaciones,
sumadas a la molestia de los demonios, me habían acompañado en mi largo
camino hacia la curación. Solo tuve un día de caminar, cuando los
demonios eliminaron el uso del habla, lo que me impide comunicarme con
el mundo exterior ...

(El resto de este testimonio es relatado por el hermano Kapena


CIBWABWA)

Capítulo 9: El rescate

Aunque repetidamente escuché el testimonio de la hermana Lutala, no pude


poner este testimonio por escrito sin interrogar a testigos oculares, los
mismos actores que Dios usó para su liberación: el hermano M'Pongo
Moisés, y la hermana Philomene Kaseka.

Kapena Cibwabwa (K.C.): Pastor M'Pongo, según la hermana Lutala,


usted es una de las dos personas que el Señor ha usado para su liberación.
¿Puedes decirnos cómo Dios te pidió que hicieras este trabajo?

Pastor M'Pongo Moïse (M.M.): Gracias, mi querido hermano Kapena,


por la oportunidad que me brindan para hablar sobre este gran trabajo, por
primera vez después de tantos años. Fue a través de la profecía que Dios
nos pidió que interviniéramos. Alrededor de mayo de 1983, estaba en
Masina, en el barrio de Sans Fil, donde dirigía una iglesia local. A menudo
iba al barrio de lujo de Righini en el área de Lemba, donde vivía mi
hermana en Christ Philomène Kaseka, para visitarla. El 19 de mayo,
después de una larga ausencia, fui a visitarla a su casa. Ella me saludó con
estas palabras: "Bendito seas, hermano mío, porque vienes de Dios. Hace
dos días, el Señor me habló en una visión nocturna. En esta visión, vi el
mapa político de mi país, Zaire, seguido de un acercamiento a la región de
Kivu. Noté que había una serpiente grande envuelta alrededor de una de las
subregiones, la de Maniema. Le pregunté al Señor qué significaba. El
Señor me dio la interpretación de la visión: la gran serpiente que ves es el
diablo. Él está seduciendo a mucha gente en esta parte del país. Si te mostré
estas cosas, es porque tengo una importante misión que darte. ¡Baja a este
lugar para glorificar mi Nombre! "Respondí al Señor:" ¡Pero soy una
mujer! Tu Palabra me prohíbe tomar autoridad sobre un hombre. (1Timoteo
2:12) ¡No solo hay mujeres en esta sub-región! "El Señor me dijo:" No irás
solo, y en dos días te enviaré a mi sirviente, M'Pongo Moïse. Será una señal
de mi parte. Haga arreglos para pagarle su boleto de transporte. "Recibí
este mensaje el 17 de mayo. Dos días después, como el Altísimo me dijo,
aquí está, después de haberlo perdido, no sé cuánto tiempo!

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!
TESTIMONIO DE FRANÇOISE LUTALA N°7
Este testimonio es la séptima parte de una serie de siete. Lea las otras seis
partes.

Después de escuchar a la hermana Philomene, le pedí que me diera un


momento de oración. No es que dudo de sus palabras, sino simplemente
para ponerme en el estado de ánimo del Espíritu Santo. Hice un ayuno de
dos días, al final de los cuales Dios confirmó la profecía al imponerme una
fuerte convicción. La hermana Philomene estaba segura de mi acuerdo. Sin
consultarme, ella ya había comprado dos boletos de avión Kinshasa-Kindu,
el 20 de mayo de 1983. Dos días después de mi conversación con ella, el 21
de mayo, fui temprano en Righini. Yo había tomado todos mis efectos de
viaje. Mi decisión fue regresar solo una vez que se cumpliera la profecía.
"¿Estás listo para el viaje?" dijo, dándome la bienvenida cuando llegué a su
casa. "¿Qué viaje? No tengo boleto". "Todo está arreglado, por la gracia de
Dios, tenemos los boletos, nos levantamos, ¡vamos al aeropuerto!

K.C .: Una vez en Kindu, ¿tenía una base para comenzar sus servicios?

M.M .: En Kasongo vivía un pastor que nos conocía desde la época de


nuestro grupo de oración ubicado en la calle 9 en Kinshasa-Limete. Dios
sabe arreglar las cosas, hermano mío. ¡Este pastor fue el representante legal
de todas las Asambleas de Dios de la subregión! Como nos conocía como
siervos de Dios, no se opuso a nuestra petición de trabajar en la iglesia que
se le confió. ... Observamos tres días de ayuno y oración. Comenzamos a
hacer seminarios bíblicos en las iglesias antes de hacer cruzadas
evangelísticas. Dios glorificó el Nombre de Su Hijo a través de nuestro
ministerio allí. Hubo muchos milagros: los paralíticos caminaron, los
sordos oyeron, los ciegos recuperaron la vista, los que estaban poseídos por
espíritus inmundos fueron liberados. Es especialmente esta última categoría
la que fue la más numerosa.
K.C .: Si entiendo bien, ¿fue durante este período cuando conoció a la
hermana Lutala Françoise? ¿Podrías iluminar a los lectores en cuanto a las
circunstancias en las que la has conocido y darle una descripción física?

M.M .: Bueno, hermano, ¡que Dios te bendiga por la pregunta! Entre


aquellos a quienes el Señor había liberado a través de nuestro ministerio
estaba una joven de Shabunda, que también es el área de la casa de la
hermana Lutala. Esta hermana había sido liberada de un espíritu inmundo
que la había atormentado durante mucho tiempo. Cuando regresó a casa,
informó a los padres de Lutala sobre lo que el Señor había hecho en su
vida. Ella no dejó de decirles que estábamos en Kasongo, a unos 90
kilómetros de distancia. Por su propia experiencia, logró convencer a los
padres de Lutala para que la llevaran, no a Tanzania, sino a donde
estábamos, en Kasongo.

Un domingo por la noche, el pastor Sansaku, que nos recibió, la hermana


Philomene Kaseka, y yo, regresamos de Mitende, un pueblo a 7 km de
Kasongo, donde habíamos predicado la Palabra de Dios en una de las
parroquias de Asambleas de Dios. Después de caminar esta distancia a pie
y de regreso, estábamos muy cansados. Al llegar a Kasongo, encontramos
un grupo formado por un hombre y cuatro mujeres. Uno de ellos me llamó
la atención. Ella era muy flaca. Tenía el pelo despeinado y sucio. Sus ojos
estaban hinchados y sus ojos estaban demacrados. A pesar de su delgadez,
su pecho estaba muy inflamado, como una mujer que está amamantando.
Ella llevaba un vestido harapiento muy sucio. Sus piernas y pies estaban
tan hinchados que no necesitaba un médico para diagnosticar una
elefantiasis. Ella estaba loca Más tarde supe que este grupo era de
Shabunda. No sé cuánto tiempo tuvieron que caminar esa distancia a pie.
Era domingo, 10 de junio de 1983.

La liberación

K.C .: Hasta entonces, ¿desconocías el motivo de su visita?

M.M.: Al ver a la persona que acabo de describir, rápidamente me di


cuenta de que ella necesitaba una oración de liberación. Dada la hora tardía
y la fatiga que estaba ganando mi cuerpo, me susurré a mí mismo: "¿Por
qué no esperar hasta mañana para la liberación de esta mujer?" Es entonces
cuando el Espíritu Santo me dice claramente: "¿Por qué quieres
comprometer mi trabajo?" Convencido del apoyo del Señor, le pedí a mi
compañero de viaje que mantuviera al recién llegado sobre el
arrepentimiento y el perdón de los pecados, el momento de retirarse para
pedir no la voluntad sino la dirección del Señor.
De hecho, mi hermano menor Kapena, el servicio de liberación requiere
mucha oración (Marcos 9:29). Me reuní con la hermana Philomena, una
vez que terminé mi oración. A su vez, ella se retiró a orar. Mientras
esperaba su regreso para comenzar la oración de liberación, me
comprometí a sondear a la hermana Lutala. Le hice algunas preguntas
relacionadas con la Palabra de Dios. Sus respuestas mostraron una feroz
resistencia a la Palabra de Dios. El Espíritu Santo me prohíbe seguir
haciéndole preguntas. Rápidamente me di cuenta de que ella no era la que
respondía, sino los malos espíritus en ella. Incapaz de sacar algo de ella, me
dirigí a aquellos que se la habían llevado. Les pedí que me hablaran un
poco sobre ella. [...]La hermana Philomene regresó y comenzamos juntos la
oración de liberación. ... Al ver el estado de posesión avanzada de Lutala,
tuve la presencia de ánimo para difundir la multitud, por temor a que los
espíritus malignos, una vez expulsados del cuerpo de Lutala, ingresen a los
muchos paganos. que estaban en la multitud. Hablo bien de paganos, ya
que los verdaderos hijos de Dios están cubiertos por la sangre del Cordero
de Dios. Cuando la multitud se negó a apartarse, permanecí en calma, y
luego tuve la idea de llevar a Lutala un poco más lejos para su liberación. ...

Bautismo de inmersión en agua

La idea de tener que abandonar a nuestra hermana nos preocupaba. No


queríamos dejar a un nuevo convertido al Señor sin una guía adecuada.
Tuvimos que irnos tres días después. Decidimos bautizar Lutala. No
contaba con su reacción. A la mañana siguiente, lo exhorté sobre la
necesidad del bautismo de agua por inmersión. Me hizo muchas preguntas,
a pesar de todo lo que el Señor había hecho en su vida, a través de nuestro
ministerio, y no más tarde del día anterior. Ella se negó a ser bautizada.
Fingiendo su antigua membresía en el convento, me dijo que no había duda
de que iba a cambiar su nombre. Me tomé el tiempo para explicar qué era
el bautismo cristiano. Es el compromiso de una buena conciencia con Dios
(1Pet. 3:21). No es solo el bautismo lo que salva. El bautismo es un acto
público de fe en el Señor. Primero debemos creer en Jesucristo. Una vez
que creemos, ¿por qué pasar por el bautismo? Jesús dice, en Marcos
16:16 "El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere,
será condenado."

Sentí que mi interlocutor no entendió ni una palabra de todo lo que dije. A


las diez de la mañana se excusó para descansar un poco en su habitación.
Acepté sin dificultad, mientras intercedía para que Dios tuviera piedad de
ella y la hiciera entender la validez del bautismo por inmersión. Así
respondió el Señor a nuestra oración. Alrededor de las 2 pm, Lutala vino a
decirnos que estaba lista para el bautismo: "Quiero recibir el bautismo por
inmersión lo antes posible". Quería saber la razón de este flip-flop tan
rápido. "¡Oh, pastor, Dios me habló!" "Dios te habló, ¿cómo supiste que
era Él?"

"Es simple: a las 10 am, cuando me retiré a mi habitación para descansar,


me quedé dormida y, poco después, me encontré en un sueño que parecía
un salón de clases. de clase extraña, porque había una pizarra en cada
pared. Cada pintura estaba cubierta con una sola inscripción. En todos los
lugares que podía leer escrito: Hechos 2:38, Hechos 2:38, Hechos 2:38 ...
Yo No entendí lo que significaban estos escritos, y resolví buscarte para
que me lo expliques. Fue entonces cuando sentí que mi fuerza fallaba y me
dormí profundamente. Tuve otro sueño. Ya no vivo en un aula, sino en un
gran río. Había dos columnas de personas dispuestas en un solo archivo.
Cada persona tenía que cruzar el río buceando completamente, para llegar a
la otra orilla. Al otro lado, había un hombre con muchos sombreros
blancos. Cada uno de los que habían cruzado el río, después de haberse
sumergido en él, recibió un sombrero del hombre con los sombreros.
Dentro de cada sombrero estaba inscrito el nombre de su destinatario.
Luego me acerqué al río y quise sacarme el sombrero, pero sin cruzar el
río. El que estaba en el otro lado me dijo: "Françoise, aquí en este lado, no
es lo mismo que donde estás, tengo tu sombrero aquí, con tu nombre escrito
en él". para recibirlo, tienes que sumergirte en el río como todos los
demás." Volví y me puse en la cola con los demás. Cuando mi turno vino a
bucear para recuperar mi sombrero, fue cuando me desperté. No era
necesario ser una profetisa para comprender que este mensaje estaba
dirigido a mí. Pastor, quiero recibir mi sombrero blanco. Por eso deseo
ardientemente ser bautizado por inmersión."

"Hermana Françoise, ¿me hará creer que después de todo el tiempo que
pasó en el convento, no sabe que este pasaje se encuentra en el libro de los
Hechos de los Apóstoles, en el segundo capítulo y en el versículo
38?" "No, pastor!" "Hermana Philomena, ¡nos lee Hechos 2:38!" La
hermana Philomene cumplió: "Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese
cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los
pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo."Alrededor de las 3 pm,
fuimos a un arroyo, que estaba ubicado a 5 kilómetros de nuestra
aglomeración. La biblia dice que "Y bautizaba también Juan en Enón junto
á Salim, porque había allí muchas aguas; y venían, y eran
bautizados." (Juan 3:23) Así que era imposible que solo echáramos un poco
de agua sobre la cabeza de Lutala, como hacen algunas iglesias, o incluso
para realizar una ablución similar a la que se hace en el judaísmo o Islam.
Había muy poca agua en el lecho de esta corriente. Mi hermana Philomene
y yo hemos cavado la cama del arroyo a mano, para obtener un hueco
suficiente para sumergir completamente a la hermana Lutala, de acuerdo
con las Sagradas Escrituras. Luego la bauticé después de preguntarle si
quería dejar al diablo y sus obras para volverse al Señor Jesús: "¿Aceptas a
Jesucristo como tu Señor y Salvador?" Al responder "Sí", ella confirmó que
su inmersión en el agua era una representación de su muerte en Jesucristo.
Ella también aceptó el hecho de que Jesucristo había muerto por ella. Esto
significaba que Lutala estaba muerto a los pecados, aunque todavía vivo en
el mundo. La salida del agua representa la resurrección de Cristo, la
victoria sobre el pecado y la muerte. ¡Esto también prefigura el rapto de la
Iglesia cuando Cristo viene a tomar a los suyos para criarlos en las nubes y
encontrarse con Él! ¡Qué claras son estas cosas!

El Bautismo del Espiritu Santo

De regreso a casa, oramos a Dios para que el Señor bautice a nuestra


hermana en Su Espíritu Santo (Mateo 3:11). Después de la imposición de
manos, el Señor la bautizó instantáneamente en Su Espíritu Santo. Lutala
entonces comenzó a orar en un idioma desconocido, para nuestra gran
satisfacción y para asombro de los laicos. Sabíamos que teníamos que dejar
a Francoise bajo la protección del Espíritu Santo, pero nos entristeció
dejarla sin supervisión. Le rogamos que se uniera a nosotros en Kinshasa
en la primera oportunidad. Salimos de Kasongo el 13 de junio de 1983 para
llegar a Kinshasa el día 24. Dos días después de nuestra llegada, mientras
estábamos en medio de una reunión de adoración, escuchamos un golpe en
la puerta principal. Salí de la reunión para ver qué estaba pasando, ¡y vi a la
hermana Lutala en la puerta! Nos besamos por un largo tiempo, y luego
llamé a la hermana Philomene Kaseka. Fue una inmensa alegría para
nosotros, que compartimos con los hermanos y hermanas que oraban con
nosotros.

K.C .: La que no conocía la ciudad, ¿cómo podría llegar a Righini tan


fácilmente?

M.M.: ¡Fue un gran milagro! Puedo responder sin dudar que fue el Ángel
del Señor quien la guió. Ella nos contó cómo llegó: "Una vez que
terminaron los trámites del aeropuerto de N'Djili, escuché a un taxista
gritar '¡Lemba, Lemba, Lemba!' Me acerqué a él y le pregunté si conocía a
Philomene Kaseka, y el hombre dijo que la conocía bien y le respondí que
no tenía prisa porque había llegado a Kinshasa. ¡Depositó lo último, como
había dicho, en el barrio de Righini en Lemba, y cuando entré me encontré
con el pastor en la puerta!" Los abrazos terminaron, la hermana Philomene
y yo salimos del jardín para pagar la carrera, recoger las maletas y
agradecer al conductor. A excepción de las maletas de la hermana
Francoise, no encontramos a nadie. ¡Ni siquiera había las huellas de las
ruedas de un vehículo! ¡El coche y su conductor se habían ido! Con calma
recuperamos las maletas, ninguna de las cuales faltaba. Cuando regresamos
a la "habitación superior", ¡la intensidad de las alabanzas aumentó! ¡Todos
se dieron cuenta de que era Dios quien tenía un ángel y su vehículo para
conducir a la hermana a la seguridad! Al día siguiente testificamos en
nuestra asamblea. El 30 de junio de 1983, la hermana Francoise dio su
primer testimonio en el Palacio del Pueblo en Kinshasa. (Fin del
testimonio)

PRECAUCIÓN
Queremos recordarle a usted, queridos hermanos y queridos amigos, esta
advertencia ya hecha en nuestro sitio web sobre los testimonios. Como
hemos dicho, los testimonios en general abren nuestros ojos al Combate
Espiritual y nos ayudan a estar mejor equipados contra los ataques de los
cuales somos víctimas constantemente de Satanás y sus agentes. Pero estos
testimonios, en cualquier caso, no pueden tomarse para la Palabra del
Evangelio. Además, nuestra elección de publicar estos testimonios no
constituye una recomendación de sus autores.

Como ya te hemos dicho en la enseñanza sobre el discernimiento, Dios usa


a quien Él quiere, para reventar Su gloria o para hablar a Sus hijos. El mero
hecho de que alguien presente un testimonio como el que acabas de leer no
hace que la persona sea un verdadero hijo de Dios. Si el testimonio es de
una persona que sirvió a Satanás, o de alguien que ha visto el Cielo y el
Infierno, solo tienes que recibir lo que el Señor quiere darte como
revelación a través de estas historias. sin caer en la trampa de creer que las
personas a través de las cuales el Señor ha ido a darles son de Dios.

Sabe muy bien que Dios, para transmitir sus mensajes, hace uso de todo,
incluidos los animales, como ha visto en el caso de Balaam. Si está de
acuerdo conmigo en que el burro que Dios había usado para hablarle a
Balaam no era un verdadero siervo de Dios, ni un verdadero hijo de Dios,
ni un mensajero de Dios, entienda que aquellos por quienes Dios nos da los
diferentes Los testimonios que leemos no son necesariamente verdaderos
siervos de Dios, ni verdaderos hijos de Dios, ni mensajeros de Dios. Esta
apuesta no debe ser clara para ti de ahora en adelante.

Varias personas, después de leer estos testimonios, fueron a internet para


hacer una pequeña investigación sobre sus autores. Lo que vieron les
escandalizó. Se dieron cuenta de que los autores de estos testimonios no
tienen nada de Dios en su forma de vivir. Son casi todos, una calumnia real
para el evangelio de Jesucristo. Son simplemente escándalos. Casi todos
estos supuestos satanistas, hombres y mujeres, se han proclamado siervos
de Dios. Todos se han dado el título que le gusta. Algunos se llaman
pastores, otros evangelistas, otros profetas. Otros incluso tienen el valor de
llamarse apóstoles. Hubo algunos que comenzaron como pastores, y unos
meses más tarde, se convirtieron en apóstoles.

Se han embarcado en un evangelio que no tiene nada que ver con la sana
doctrina de Cristo. Para ver a algunos de ellos, te cuesta creer que alguna
vez conocieron a Jesucristo; No son diferentes de los mundanos. Se
adornan con joyas y maquillaje de todo tipo. Las mujeres usan pelucas,
mechas y otros peinados de odio. Aunque dicen que se han encontrado con
el Señor, no parecen saber que la mujer que teme a Dios tiene que esconder
su cabeza, vestirse decentemente, huir de maquillaje, joyas, accesorios
satánicos como pantalones y otras ropas llamadas sexy . Que ya no te
distraiga más. Es solo otro plan de Satanás para sembrar la discordia en la
obra de Dios. Bendice a Dios por el discernimiento.

Uno de estos ex satanistas en su testimonio, revela claramente que Satanás


había ofrecido abrir una cadena de joyas, explicando que la venta de las
joyas debería permitir que Satanás obtuviera sangre humana
continuamente. y las almas. Es ella quien nos dice que Satanás le había
revelado que todos los que compran las joyas se convierten
automáticamente en la presa de Satanás y sus demonios.
Nos revela que las joyas, gracias a los muchos encantamientos que se
hacen en el mundo de la oscuridad, contienen demonios, y que cuando
alguien compra una joya, en realidad son los demonios los que compra, y
que una vez En su casa, estos demonios extinguieron la sangre de los
ocupantes de la casa durante la noche. Ella sabe mejor que tú y yo que
las joyas contienen demonios que no solo poseen a quienes las usan, sino
que también poseen a quienes viven en la misma casa que quienes las
usan. Pero cuando la ves, estás escandalizada. Siempre está adornada con
joyas de todo tipo, incluso las más extravagantes. Esta es una verdadera
calumnia del evangelio. No olvide que una de las misiones de los agentes
de satanás es calumniar el evangelio, confundir las mentes de las personas
para que aquellos que quieren seguir al Señor se confundan.

Aquellos que leen estos testimonios y se indignan al ver a sus autores en


Internet, nos escriben y nos preguntan: ¿Cómo es posible que una persona
que dice haber visto el cielo o el infierno, y que incluso se haya encontrado
con el Señor Jesucristo? Viva lo opuesto a lo que enseña la palabra de Dios.
La respuesta es simple: Ellos no son de Dios. Así que ten cuidado con las
expresiones "antiguos satanistas" o "antiguos satanistas" que se usan para
describir a aquellos que sirvieron a Satanás y que afirman haberse
convertido a Jesucristo. Es posible que algunas de estas conversiones sean
ciertas; pero estos llamados ex satanistas generalmente no son más que
verdaderos satanistas. Entonces, no se deje seducir por estos agentes de
Satanás disfrazados de hijos de Dios. Hacer buen uso de la enseñanza sobre
el discernimiento que el Señor nos ha dado.

Sepan, amados, que muchos de estos testimonios del Cielo, el Infierno, el


mundo de las tinieblas, etc., son ciertos. Si sus autores se están alejando de
Dios, eso no invalida estos testimonios. Solo entienda que estos son los
burros que Dios usó para revelar lo que Él quería revelarnos a nosotros. El
mensaje donado a Balaam vino de Dios. El hecho de que este mensaje
realmente viniera de Dios no hizo que el burro fuera un hijo de Dios o un
mensajero de Dios. El burro le dio su mensaje a Balaam, y permaneció
burro. Balaam recibió el mensaje de Dios, y fue libre de obedecer o no
obedecer. Este es el caso para usted hoy. Después de recibir estos
testimonios que el Señor nos da a través de estos burros, eres libre de
arrepentirte y temer a Dios, o seguir divirtiéndote.

Queridos hermanos y queridos amigos, recuerden de una vez por todas que
haber visto el Cielo y / o el Infierno no convierte a nadie en un hijo de
Dios. Servir a Satanás y, finalmente, conocer a Jesucristo no hace a nadie
un hijo de Dios. Muchos siervos de Satanás que afirman haberlo
abandonado para seguir a Jesús, siempre terminan regresando a su
verdadero maestro satanás. Toma, por lo tanto, lo que te edifica en los
testimonios, pero no cuides a sus autores. Haz lo que Dios ha recomendado
en Mateo 23:1-3."ENTONCES habló Jesús á las gentes y á sus
discípulos, Diciendo: Sobre la cátedra de Moisés se sentaron los escribas y
los Fariseos: Así que, todo lo que os dijeren que guardéis, guardad lo y
haced lo; mas no hagáis conforme á sus obras: porque dicen, y no hacen."

¡Que la gracia esté con todos ustedes que tienen a Jesucristo como su
Maestro!