Vous êtes sur la page 1sur 8

CANCER DE CUELLO UTERINO

Impacto estadístico del cáncer del cuello uterino

En el mundo se dan 490,000 casos nuevos de cáncer de cuello uterino por año; más de 270,000
mujeres mueren a causa de la enfermedad.

Aproximadamente el 85 por ciento de las mujeres que están muriendo de cáncer de cuello uterino
residen en países en vías de desarrollo.

En el mundo se dan 490,000 casos nuevos de cáncer de cuello uterino por año, con más de
270,000 muertes en las mujeres que padecen la enfermedad. Aproximadamente el 85 por ciento
de las mujeres que están muriendo de cáncer de cuello uterino residen en los países en vías de
desarrollo.
Hay una distribución geográfica singular que publicó un grupo llamado Globocan donde se calcula
la cantidad de casos y la incidencia del cáncer de cuello uterino. Decimos singular porque la
incidencia del cáncer de cuello uterino está altamente concentrada en la parte sur del hemisferio.
La concentración más elevada está en el centro de América del Sur, con aproximadamente 71.000
casos por año; en África subsahariana, con 78.000 por año; seguido de India y el sudeste asiático,
con un total aproximado de 260.000 por año. La incidencia más baja para este tipo de cáncer es en
América del Norte, Europa y Australia. Esto se debe a programas especiales disponibles en esos
países que tienen como objetivo atraer a las mujeres a hacerse pruebas de detección de cáncer de
cuello uterino, como la prueba de Papanicolaou, para identificar células precancerosas tratables.
Esta iniciativa busca proteger a las mujeres para evitar que desarrollen el cáncer de cuello uterino.
Las tasas de mortalidad por cáncer de cuello uterino por edad, por cada 100.000 mujeres
muestran, una vez más, una disparidad entre los países menos desarrollados y los desarrollados. Si
observamos las edades entre 45 y 54, en los países menos desarrollados muere casi el quíntuplo
de las mujeres que mueren en los países desarrollados. El mismo patrón se repite en las mujeres
de 55 a 64 años. Se trata de un ejemplo típico de los sistemas de atención de la salud. En los países
menos desarrollados se ofrecen servicios como la atención quirúrgica, la radioterapia y la
quimioterapia para mujeres con cáncer más limitadamente que en los países desarrollados.

A NIVEL NACIONAL EL CANCER DE CUELLO UTERINO : Las cifras del cáncer de cuello uterino en el
Perú no se revierten. Cada día, cuatro mujeres mueren víctimas de esta enfermedad, pese a que
se trata de una de las neoplasias malignas con mayor porcentaje de curación si es diagnosticada a
tiempo.

Jorge Rubiños del Pozo, director ejecutivo del Departamento de Promoción de la Salud,
Prevención y Control Nacional del Cáncer del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas
(INEN) informó que actualmente este cáncer es el más frecuente entre los 300 tipos de neoplasias
que afectan a los peruanos y es también el que más .
DEFINICIÓN

El cáncer del cuello uterino es una alteración celular que se origina en el epitelio del cérvix que se
manifiesta inicialmente a través de lesiones precursoras de lenta y progresiva evolución, las cuales
progresan a cáncer in situ (confinado a la superficie epitelial) o un cáncer invasor en donde las
células con transformación maligna traspasan la membrana basal.

El cáncer de cuello uterino o cáncer cervical se origina en las células que revisten el cuello uterino,
la parte inferior del útero (matriz). Algunas veces se le llama cérvix uterino. El feto crece en el
cuerpo del útero (la parte superior). El cuello uterino conecta el cuerpo del útero con la vagina (el
canal por donde nace el bebé). La parte del cuello uterino más cercana al cuerpo del útero se
llama endocérvix. La parte próxima a la vagina, es el exocérvix (o ectocérvix). Los dos tipos
principales de células que cubren el cuello del útero son las células escamosas (en el exocérvix) y
las células glandulares (en el endocérvix). Estos dos tipos de células se encuentran en un lugar
llamado zona de transformación. La ubicación exacta de la zona de transformación cambia a
medida que envejece y si da a luz.

La mayoría de los cánceres de cuello uterino se originan en las células


de la zona de transformación. Estas células no se tornan en cáncer de
repente, sino que las células normales del cuello uterino primero se
transforman gradualmente con cambios precancerosos, los cuales se
convierten en cáncer. Los doctores usan varios términos para describir
estos cambios precancerosos, incluyendo neoplasia intraepitelial cervical
(CIN, por sus siglas en inglés), lesión intraepitelial escamosa (SIL) y
displasia. Estos cambios se pueden detectar mediante la prueba de
Papanicolaou y se pueden tratar para prevenir el desarrollo de cáncer
(remítase a la sección “

FISIOPATOLOGÍA

El primer paso para el desarrollo del CCU es la infección del cuello uterino por un VPH de tipo
oncogénico. La mayoría de infecciones se resuelven espontáneamente, sin embargo algunas pocas
persistirán. Con la infección persistente, las células epiteliales podrán progresar a células pre
malignas y luego a carcinoma e invasión de la membrana basal.

Algunos tipos de VPH de alto riesgo tienen más riesgo de persistir. Los tipos de VPH 16 y 18 son
responsables del 70% de cánceres cervicales.7 Los siguientes tipos más comunes son 31, 33, 35,
45, 52 y 58 y causan el 20%.8 Las infecciones cervicales con VPH de alto riesgo tienen menos
probabilidad de resolverse espontáneamente e incrementan el riesgo de progresar a una lesión
intraepitelial.

Debido a que sólo una pequeña proporción de las infecciones de VPH progresan a cáncer, otros
cofactores, externos y propios del huésped, deben estar involucrados en el proceso de
carcinogénesis.

Éstos son algunos de los cofactores que se han postulado en el desarrollo de displasias de alto
grado:

• El tipo de VPH de alto riesgo y la infección viral persistente predicen un mayor riesgo de
progresión.

• Susceptibilidad genética: La susceptibilidad a cáncer cervical causado por la infección a VPH ha


sido identificada mediante estudios en gemelos y en familiares en primer grado, así como también
estudios de asociación genómica. Mujeres que tengan un familiar en primer grado afectado tienen
el doble de riesgo de desarrollar un tumor cervical comparado con mujeres que no tienen ningún
familiar en primer grado con alguna tumoración cervical. La susceptibilidad genética sin embargo
aporta menos del 1% de los cánceres cervicales.

• Condiciones del huésped que comprometan la inmunidad (por ejemplo, mal estado nutricional, y
la infección por VIH que se asocia con un aumento de 5 veces en el riesgo de cáncer de cuello
uterino).

• Factores ambientales (por ejemplo, exposición al humo del tabaco y deficiencias vitamínicas).

• Otros factores aumentan significativamente el riesgo de infección con el VPH. Éstos incluyen el
inicio temprano de la actividad sexual, tener múltiples parejas sexuales o ser pareja de alguien con
múltiples parejas sexuales, historia de enfermedades de transmisión sexual, entre otros.

Signos y síntomas del


cáncer de cuello uterino
Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y
precánceres usualmente no presentan síntomas. Los síntomas a menudo
no comienzan hasta que un precáncer se torna en un cáncer invasivo
verdadero y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los
síntomas más comunes son:

 Sangrado vaginal anormal, tal como sangrado después de sostener


relaciones sexuales (coito vaginal), sangrado después de la
menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos
menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de
lo usual. El sangrado después de una ducha vaginal o después del
examen pélvico es un síntoma común del cáncer de cuello uterino,
pero no de precáncer.
 Una secreción vaginal inusual (la secreción puede contener algo de
sangre y se puede presentar entre sus periodos o después de la
menopausia).
 Dolor durante las relaciones sexuales (coito vaginal).

 Dolor en la parte baja del abdomen, espalda o pelvis.


 Sangrado después de la menopausia.
 Problemas para orinar.
 Problemas defecar.
 Hinchazón de piernas.

Algunos de estos signos y síntomas también pueden ser causados por


condiciones distintas al cáncer de cuello uterino. Por ejemplo, una infección
puede causar dolor o hemorragia. Sin embargo, si aparece alguno de estos
síntomas, es importante que hablar con su médico acerca de ellos, incluso
si parecen ser síntomas de otras afecciones menos graves. Cuanto antes de
detecten y traten las células pre-cancerosas o cancerosas, mayor será la
probabilidad de que el cáncer se pueda prevenir o curar. Aún mejor: no
espere a que aparezcan los síntomas. Asegúrese de hacerse las pruebas de
manera regular.

CAUSAS DEL CANCER DE CUELLO UTERINO

Una de las causas más importantes del cáncer de cuello uterino (carcinoma cervical) es la
infección por el virus del papiloma humano (VPH). Estos virus pueden desencadenar diversas
patologías (por ejemplo, verrugas cutáneas o verrugas genitales). Existen subgrupos de
este virussusceptibles de derivar en un cáncer. Sobre todo, el VPH tipo 16 y el VPH tipo 18,
también llamados tipos de alto riesgo, participan en la aparición del carcinoma cervical. Los
investigadores han logrado descifrar las causas. Determinados genes de los virus del
papiloma humano (E6 y E7) se integran en el genoma de las células de la mucosa cervical, y
su actividad continuada provoca alteraciones malignas de dichas células.

Factores de riesgo
Los factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de cuello uterino (carcinoma cervical)
son los siguientes:
 mujeres heterosexuales activas.
 Mujeres que tienen socios sexuales múltiples o tienen un socio sexual
masculino promiscuo.
 Fumadores - las mujeres que fuman son dos veces tan probables conseguir
el cáncer de cuello del útero comparado a los no fumadores. Esto podía ser
debido a los efectos del tabaco y de sus substancias químicas sobre las
células cervicales.
 sistema inmune débil - esto incluye pacientes y a las mujeres Seropositivos
después de un trasplante de órgano que están tomando los
inmunosupresores para parar al cuerpo que rechaza órganos donados.
 El uso Oral de las píldoras anticonceptivas por más de 5 años puede
aumentar el riesgo de cáncer de cuello del útero.
 Tener menos de 17 años en el primer embarazo a término
 Con Infecciones (Infección VIH, infección del Chlamydia).
 La Exposición al dietilestilbestrol hormonal de la droga (DES) aumenta el
riesgo de cáncer vaginal y de cuello del útero.
 con antecedentes familiares del cáncer de cuello del útero son más a riesgo
de conseguir este cáncer. Hay un riesgo genético posible asociado a HLA-
B7.