Vous êtes sur la page 1sur 5

¿Qué habilidades debería tener un Director

Pedagógico

La competitividad y la continua demanda de servicios de calidad se han ido imponiendo en los


últimos decenios como presupuesto fundamental para la supervivencia de las organizaciones.
Estos supuestos han sido ampliamente difundidos en el mundo empresarial y han adquirido
significados cada vez más relevantes en la interpretación del comportamiento de la sociedad.

Todos estos cambios han exigido de las instituciones de enseñanza una postura única en la
historia de la educación, basada principalmente en el dinamismo para responder a los retos a
los que se enfrenta y en la agilidad para asumir nuevas funciones y roles a partir de las
diferentes necesidades que la sociedad pone de manifiesto.

Padres y alumnos buscan hoy en día la calidad de la enseñanza, estándares de organización,


excelencia en el servicio, facilidad de acceso a la información y a la innovación tecnológica.
Aunada a estas exigencias, también tenemos la constante presión de la sociedad para la
implementación de soluciones innovadoras que garanticen mejores resultados en el proceso
de enseñanza aprendizaje. Las habilidades necesarias del director educativo contemporáneo.

La importancia de la gestión escolar deriva del hecho de que ésta tiene como objetivo central
lograr aprendizajes de calidad, es decir, se relaciona con la toma de decisiones, el trabajo en
equipo, la calidad de los procesos, el ejercicio del liderazgo y las prácticas al interior de la
comunidad educativa, en los ámbitos pedagógico, comunitario y administrativo.

Si bien en nuestro país durante las últimas décadas se ha implementado un conjunto de


políticas públicas que apuntan al mejoramiento de la calidad de la gestión de las
organizaciones educativas, introduciendo nuevas prácticas relacionadas con la formación de
directores, planificación, seguimiento y el control de la gestión, éstas no han impactado aún
en los resultados del sistema.

El Portal Educativo Aula Planeta y ORH han compartido interesantes puntos de vista sobre las
habilidades que debe tener un Director Educativo y un Director empresarial. A continuación
compartimos con fines educativos estos puntos de vista, esperamos que les sea de utilidad.

7 capacidades claves para liderar la innovación del centro

1. Capacidad para analizar la realidad del centro. Detectar las fortalezas y debilidades
del centro escolar resulta clave a la hora de innovar. Es importante que identifiques,
estudies e interpretes las características de tu escuela, no solo desde el punto de vista
académico, sino teniendo en cuenta a toda la comunidad educativa y los factores
ambientales, sociales y culturales que la definen.
2. Previsión y mirada hacia el futuro. Además de contar con información precisa y
completa sobre el centro escolar, sus características y sus integrantes, es importante
que seas capaz de ver más allá y prever problemas y oportunidades. Innovar supone
dar un paso hacia el futuro, por lo que la capacidad para comprender y adelantarte a
las situaciones puede serte de gran ayuda.
3. Liderazgo democrático. Para formar un buen equipo debes ejercer una influencia
que ayude a incentivar el trabajo de todos por un objetivo común. Un buen líder toma
decisiones, inspira a los componentes del equipo, fija metas comunes y cuenta con el
respeto y el apoyo del grupo. Además, el líder democrático ni se impone ni se queda
en segundo plano, sino que se apoya en el debate y el intercambio de opiniones del
equipo para tomar decisiones.
4. Destrezas comunicativas. Para liderar el cambio y llevar a buen término el trabajo en
equipo no es suficiente tener buenas ideas y contar con una planificación adecuada.
Es necesario transmitirlas, presentar el planteamiento de tal manera que involucre,
motive y convenza al grupo. La comunicación es esencial para ello, así como para
explicar órdenes, formas de trabajo y líneas de actuación, afrontar situaciones
complicadas y solucionar problemas.
5. Empatía. Tienes que escuchar a tu equipo, ponerte en el lugar de sus integrantes,
comprender lo que les preocupa y reaccionar ante las dificultades que les puedan
surgir a lo largo del proceso innovador. Para que el cambio sea realmente eficaz no
sirven bandos enfrentados, sino trabajar unidos y, en ese diálogo y colaboración, la
empatía es una herramienta fundamental.
6. Firmeza y flexibilidad. La innovación implica cambios y requiere que toda la
comunidad educativa salga de su zona de confort y se embarque en una aventura
emocionante pero exigente. Debes mantenerte firme en las decisiones tomadas e
implicar a tu equipo para llevarlas a cabo, pero también permitir cierta flexibilidad para
adaptar planes erróneos o demasiado ambiciosos, reconducir problemas y asumir
reveses inesperados. En ese equilibrio estará la clave del éxito.
7. Reflexión y capacidad crítica. La puesta en práctica del proceso innovador afecta al
día a día en el aula y fuera de ella e implica un trabajo de gestión, organización y
desarrollo constantes que, sin embargo, deben dejar tiempo para la reflexión. Un
centro innovador avanza y cambia, pero lo hace examinando el camino realizado y el
director debe impulsar siempre la reflexión, la crítica y la autocrítica. Además, la
innovación es una transformación que no termina y por ello debe afianzarse sobre lo
conseguido para seguir avanzando e incorporando cambios y mejoras.
12 habilidades que los directivos deben poseer

1. Liderazgo. Aunar a un equipo en el logro de un objetivo con motivación y


compromiso es una habilidad innata de los mejores directivos. Para ello el líder debe
de ser capaz de descubrir y potenciar las capacidades de quienes forman su equipo,
siendo como un entrenador («coach») que acompaña, instruye y entrena a sus
integrantes.
2. Saber delegar. Un buen directivo debe tener capacidad para delegar funciones entre
los miembros de su equipo, haciéndolos responsables de la correcta ejecución de las
tareas, bien sea individualmente o a un conjunto de trabajadores. Para ello deberá
saber discernir que tareas pueden ser delegadas o no.
3. Habilidad para la construcción de equipos. No hay que confundir un grupo de
trabajadores con un “equipo”, que ha de estar organizado, motivado y disciplinado.
Un equipo debe compartir logros y fracasos, siendo capaces de dejar de lado objetivos
particulares en aras de la consecución de objetivos colectivos.
4. Saber comunicar. Tanto de forma oral como escrita, la habilidad para la comunicación
deberá adaptarse a los diversos interlocutores, subordinados, superiores, etc. Será
importante elegir los mejores momentos, medios y maneras de realizar la
comunicación.
5. Capacidad de resolución de problemas. La habilidad principal es evitarlos,
anticipándose a la eclosión de las situaciones conflictivas o problemáticas. Dado que
eso no siempre ocurre el directivo deberá poner en juego todas sus capacidades para
resolver los problemas de la mejor forma posible y con las menores consecuencias
negativas.
6. Resiliencia. Es la capacidad para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Un
buen directivo habrá de decidir cuándo y de qué manera trasladar las situaciones
difíciles a los miembros de su equipo, motivándolo para solucionar conjuntamente los
momentos complicados por los que a menudo atraviesan las empresas.
7. Habilidades técnicas. De nada servirá las habilidades de gestión, si el directivo no
dispone de un bagaje de conocimientos técnicos que le permitan supervisar y
distribuir el trabajo entre los miembros de su equipo. Además, debe ser un referente
para su equipo aportando sus conocimientos cuando sea preciso.
8. Empatía y habilidades sociales. La empatía es la capacidad de percibir, compartir y
comprender lo que otro ser puede sentir, siendo esta una habilidad clave de cualquier
directivo, que debe de tener la capacidad de ponerse en la situación de sus
colaboradores. Ese tipo de relación generará un buen clima laboral, relaciones
satisfactorias y se reforzarán los lazos entre los miembros del equipo.
9. Fluidez en la toma de decisiones. Gran parte del tiempo del directivo se utiliza para
tomar decisiones, por lo que optimizar ese proceso contribuirá en gran manera a su
éxito. Muy importante también será tomar cada decisión en el momento oportuno;
los retrasos pueden hacer que una decisión ya no sea acertada.
10. Habilidades estratégicas. Un directivo ha de ser capaz de fijar prioridades y diseñar
planes de acción para el logro de los objetivos establecidos. En suma, el directivo ha
de ser un estratega.
11. Habilidad para gestionar los cambios. Como dijo Heráclito: «Todo fluye, todo
cambia, nada permanece constante». Los directivos han de poseer la habilidad para
liderar los cambios, siendo uno de los retos que tienen en la actualidad la adaptación
a la digitalización de las empresas.
12. Habilidad para reconocer y recompensar. Un equipo que ve reconocido su esfuerzo
y sea recompensado por su esfuerzo, aumentará su motivación así como su
implicación para lograr llevar a cabo los objetivos establecidos por su líder
En esta línea, la formación en gestión escolar resulta un aporte relevante al mejoramiento de
la calidad de la educación, por cuanto quienes incrementan sus conocimientos en esta línea
adquirirán las herramientas que en el escenario actual resultan imprescindibles para gestionar
las organizaciones escolares en forma efectiva; de lo contrario, solo se deja espacio para la
improvisación o la aplicación de la experiencia, que no necesariamente es lo que se requiere,
sino un mayor grado de profesionalización en la gestión escolar.