Vous êtes sur la page 1sur 1

Epístolas generales (también llamadas Epístolas católicas o Epístolas universales) son

libros en el Nuevo Testamento en forma de cartas. Se denominan «generales» porque, en


su mayor parte, su público objetivo parece que son los cristianos en general, más que
personas individuales o congregaciones como es el caso de las epístolas paulinas. Sin
embargo, 2 Juan y 3 Juan son incluidos en este grupo a pesar de ser enviados,
respectivamente, a la «señora elegida» (2 Juan 1:1), especulada por muchos como la iglesia
en sí, y a «Cayo» (3 Juan 1:1), del que ha habido mucha especulación, pero poco en el
camino de la prueba concluyente en cuanto a su identidad.

Tradicionalmente, las epístolas de Pedro se atribuyen al apóstol Pedro y las epístolas de


Juan, se atribuyen al apóstol Juan. Las epístolas de Santiago y Judas son tradicionalmente
atribuidas a los hermanos de Jesús, Jacobo (Santiago)1 y Judas.2

Ha habido cierta especulación en cuanto a la autoría de estas obras. Muchos estudiosos


creen que 2 Pedro es una obra pseudoepigráfica.

En orden de aparición en el Nuevo Testamento, las epístolas generales son:

 Epístola de Santiago
 Primera Epístola de Pedro
 Segunda Epístola de Pedro
 Primera Epístola de Juan
 Segunda Epístola de Juan
 Tercera Epístola de Juan
 Epístola de Judas