Vous êtes sur la page 1sur 98

Índice

TRASTORNOS DE LA PERCEPCIÓN

2

TRASTORNOS DEL PENSAMIENTO

16

TRASTORNOS DEL LENGUAJE

27

TRASTORNOS DEL LA MEMORIA

38

TRASTORNOS DE LA EMOCIÓN

50

TRASTORNOS EN EL SELF

62

TRASTORNOS DE LA CONCIENCIA

71

TRASTORNOS

MOTORES

86

TRASTORNOS DE LA PERCEPCIÓN

1.1.1. Hiperestesia 1.1.2. Hipoestesia 1.2.1. Xantopsia 1.2.2. Cloropsia 1.2.3. Ertropsia
1.1.1.
Hiperestesia
1.1.2.
Hipoestesia
1.2.1.
Xantopsia
1.2.2. Cloropsia
1.2.3. Ertropsia
1.3.1. Dismegalopsia 2.1.1. Pareidolia
1.3.1. Dismegalopsia
2.1.1. Pareidolia

1.1.

Cambios de

intensidad

1.2.

Cambios en la

 

calidad

(cromatopsias):

1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.
1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.
1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.
1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.
1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.
1.2. Cambios en la   calidad (cromatopsias): 1. Distorsiones sensoriales 1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2.

1. Distorsiones

sensoriales

1.3.1.1. Macropsia 1.3.1.2. Micropsia
1.3.1.1. Macropsia
1.3.1.2. Micropsia
2.2.1.1. Alucinacion hipnogógica 2.2.1.2. Alucinación hipnopómpicas 2.2.2.1. Elementales/ Acosmas 2.2.2.2.
2.2.1.1. Alucinacion
hipnogógica
2.2.1.2. Alucinación
hipnopómpicas
2.2.2.1. Elementales/
Acosmas
2.2.2.2. Parcialmente
organizadas
1.3. Cambios en forma espacial 2.1. Ilusiones
1.3. Cambios en
forma espacial
2.1. Ilusiones
organizadas 1.3. Cambios en forma espacial 2.1. Ilusiones 2. Alteraciones sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones
organizadas 1.3. Cambios en forma espacial 2.1. Ilusiones 2. Alteraciones sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones

2. Alteraciones

sensoriales.

2.2.1. Alucinaciones

Especiales

sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente
sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente
sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente
sensoriales. 2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente

2.2. Alucinaciones

2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente organizadas 3
2.2.1. Alucinaciones Especiales 2.2. Alucinaciones 2.2.2. Auditivas 2.2.2.3. Completamente organizadas 3

2.2.2. Auditivas

2.2.2.3.

Completamente

organizadas

2.2.3.1. Elementales/ fotopsia o fotomas 2.2.3.2. Parcialmente organizadas 2.2.3.3. Completamente organizadas
2.2.3.1.
Elementales/
fotopsia o
fotomas
2.2.3.2.
Parcialmente
organizadas
2.2.3.3.
Completamente
organizadas
2.2.5.1.
Somáticas y
viscerales
2.2.5.2.
Zoopatía
delirante
2.2.5.3.
Sensación
vestibular
2.2.5.4.
Sensación de
presencia
2.2.5.5.
Cinestésicas o
de movimiento
2.2.9.1.
Alucinaciones
funcionales
2.2.9.2.
Alucinaciones
reflejas
2.2.9.3.
Alucinaciones
extracampirea
2.2.9.4.1.
Negativas
2.2.9.4.
Autoscopia
2.2.9.4.2.
Internas
2.2.10.1.
Alucinosis
confusiona
2.2.10.2.
Alucinosis de
autorreferencia
2.2.10.3.
Alucinosis
verbal
2.2.10.4.
Alucinosis
fantástica
2.2.3. Visuales 2.2.4. Táctiles 2.2.5. Dolor y sensaciones profundas 2.2.6. Gustativas 2.2.7. Olfativas 2.2.8.
2.2.3. Visuales
2.2.4. Táctiles
2.2.5. Dolor y
sensaciones
profundas
2.2.6.
Gustativas
2.2.7. Olfativas
2.2.8. Cacognia
2.2.6. Gustativas 2.2.7. Olfativas 2.2.8. Cacognia 2.2.9. Alucinaciones especiales 2. Alteraciones

2.2.9.

Alucinaciones

especiales

2. Alteraciones Sensoriales
2. Alteraciones
Sensoriales
2.2 Alucinaciones 3.1. Físico/De recuerdo 3.2. Personal/ Mnémicas visuales
2.2
Alucinaciones
3.1. Físico/De
recuerdo
3.2. Personal/
Mnémicas
visuales
3. Trastornos de la experiencia del tiempo
3. Trastornos
de la
experiencia del
tiempo
3.2. Personal/ Mnémicas visuales 3. Trastornos de la experiencia del tiempo 2.2.10. Síndromes alucinatorios 4
2.2.10. Síndromes alucinatorios
2.2.10.
Síndromes
alucinatorios

1. Distorsiones sensoriales

La intensidad con la que se percibe un estímulo depende de factores internos (características del propio organismo receptor) y factores externos (características del estímulo). En ese sentido, la percepción puede variar como consecuencia de: las características del estímulo, el contexto en el que se produce la percepción y el sujeto que lo percibe.

1.1. Cambios de la intensidad Anomalías que se producen en la intensidad con la que solemos percibir los estímulos.

1.1.1.

Hiperestesia

Exceso

de

intensidad

con

la

que

se

percibe

un

estímulo.

Ejemplos:

- Hiperacusia – los sonidos que se escuchan se perciben como exageradamente

altos. Frecuente en: trastornos afectivos, trastornos de ansiedad, migrañas, estados

tóxicos,

- Hiperestesia visual – los colores se perciben mucho más intensos y vividos de lo normal. Frecuentes en: esquizofrenias, estados maniacos, éxtasis inducido por drogas.

como

ingesta

aguda

de

alcohol.

2. Hiperalgesias

Sensación excesiva de dolor cuyo carácter suele ser discontinuo y cambiante.

Frecuente

o disociativos.

en:

trastornos

de

conversión

2.1.1. Hipoestesia:

Defecto (

percepción carente o imperfecta)

en la intensidad de como percibimos un

estímulo.

Ejemplos:

- Algesia -- incapacidad de sentir dolor a pesar de que se aplique un estímulo que lo

produzca.

Frecuente

en:

trastornos

de

conversión

o

disociativos.

2.2. Cambios en la calidad (cromatopsias) Alteración en la percepción de los colores. Puede estar producida por la deficiencia de uno o más conos de la retina o por la alteración de los circuitos nerviosos que transmiten los impulsos asociados al color a la corteza cerebral.

2.2.1.

Xantopsia

Visión amarilla

2.2.2.

Cloropsia

Visión verde

2.2.3.

Ertropsia:

Visión roja

2.3. Cambios en forma espacial

2.3.1. Dismegalopsia

Anomalías en la percepción del tamaño o forma espacial.

2.3.1.1. Macropsia

Objetos reales se perciben a escala aumentada, o muy cercanos.

2.3.1.2. Micropsia

Objetos reales se perciben a escala reducida, o muy lejanos.

*Cuando estas distorsiones autometamorfopsia.

se perciben en el propio cuerpo reciben el nombre de

3. Alteraciones sensoriales.

3.1. Ilusiones Percepción equivocada de un objeto concreto. / reconstrucción de estímulos reales. Las ilusiones pueden ser el producto de una combinación entre predisposiciones internas (emociones, expectativas, deseos, cansancio) y externas (características del

estímulo,

contexto).

3.1.1. Pareidolia El individuo proporciona una organización y significado a un estímulo ambiguo o poco estructurado.

3.2. Alucinaciones Percepción sensorial sin estimulo externo del receptor correspondiente/ Precepto que se experimenta en ausencia de un estímulo externo a los órganos sensoriales, y con una cualidad similar a la de un precepto verdadero.

Existen diferentes aproximaciones teóricas a la causa de las alucinaciones. El mayor peso lo tienen teorías de orden biológico que postulan deficiencias en el funcionamiento normal del cerebro y de las conexiones sinápticas entre células ciliadas y las presentes en el tallo encefálico y en los lóbulos occipital-temporal. Se piensa que es de particular importancia el neurotransmisor dopamina en estas disfunciones. Sin embargo se enumeran las siguientes posibles cuasas:

 

3.2.1. Lesión

 

de

receptores-vías

sensitivas

Provocan

fundamentalmente

fenómenos

de

Alucinosis.

Ejemplo:

alcohólicos

crónicos,

porque

tienen

los

nervios

inundados

de

alcohol

-

polineuritis

-.

4. Afectación del SNC

Alucinosis epiléptica. Se aumenta la actividad cerebral correspondiente a una zona determinada. El epiléptico se da cuenta de que la percepción es anormal (típico de la epilepsia temporal). La trombosis también puede producir fenómenos alucinósicos.

5. Alteraciones del nivel de conciencia

a) ilusiones al dormirse / despertarse,

b) síndrome confuso-onírico: el sujeto alucina, ve imágenes con sonido y

sensibilidad, cargadas de colores y movimiento. El sujeto puede ser consciente de la

irrealidad de lo que percibe (depende del grado de confusión-conciencia).

6. Variaciones afectivas

Depresión, angustia. Si se dan alucinaciones denotan que son graves en los que habría que ahondar en busca de un posible trastorno psicótico.

7. Trastornos psicóticos

Esquizofrenia (psicosis más conocida y extendida). Dos tipos:

a) Alucinosis: visuales y auditivas;

b) seudoalucinaciones.

8.

Aislamiento

senso-social

/

Deprivación

Como por ejemplo, un secuestro. Esta situación genera todo tipo de alteraciones psíquicas, produce alucinaciones de tipo amnésico, visuales,

Se enfatizan dos aspectos: el juicio psicológico (se percibe algo) y el juicio de realidad, es decir, la creencia de que lo que se percibe es real, como sucede en la alucinación psicopatológica, o cuando no se está convencido como sucede en la alucinación experimental.

8.1.1. Alucinaciones espaciales

Todo trastorno de conciencia produce desorientación. Tengo que estar orientado en espacio y tiempo y de quien soy.

hipnogógica

Es una alucinación auditiva, visual o táctil que se produce poco antes del inicio del sueño.

8.1.1.1. Alucinación

8.1.1.2. Alucinación hipnopómpicas

Es aquellas que se producen en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia, es

decir, ocurren cuando nos estamos despertando

8.1.2. Auditivas

8.1.2.1. Elementales/acoasmas: impresiones difusas, sencillas e

indiferenciadas. Pueden ser sonidos pobremente estructurados e

inconexos.

Ejemplos: truenos, zumbidos, sonidos aislados, pasos, campanas.

incluso

8.1.2.2. Parcialmente organizadas

Murmullos o frases que el paciente suele escuchar, poco elaboradas o complejas, no

hay

dialogo.

un

8.1.2.3. Completamente organizadas

Escuchar claramente palabras con significado. (fonemas). Frecuente en depresión

orgánicos.

Ejemplos:

- Eco de pensamiento: el paciente escucha sus propios pensamientos en voz alta. - Eco de lectura: el paciente escucha la repetición de lo que está leyendo.

- Alucinaciones Imperativas: el paciente escucha voces que le dan órdenes y se siente obligado a cumplirlas.

mayor, psicosis

exógenas,

estados

8.1.3. Visuales

8.1.3.1. Elementales/ fotopsia o fotomas

Impresiones

Ejemplo: destellos, llamas, círculos luminosos; ya sea inmóviles o en movimiento.

difusas,

sencillas

e

indiferenciadas.

8.1.3.2. Parcialmente organizadas

Son alucinaciones visuales de una rústicamente organizada, representada por manchas, espejismos que dan la impresión de objetos. Frecuentes en: lesiones en el cerebro medio y/o el tálamo.Een varios casos con alucinaciones visuales floridas, sin conciencia de realidad, acompañadas de agitación, otras alucinaciones,(verbales,

táctiles) y alteración de la memoria, y de FCS. Gran repercusión afectiva, con miedo, terror o incluso alegría y placer.

8.1.3.3.

Completamente organizadas

Percepción de imágenes complejas. Aparecen en forma de visiones escénicas

similares

Ejemplos: figuras humanas, animales reales o fabulosos, etc. Y estos pueden ser de

tamaño

- Autoscopia: verse a sí mismo como un doble reflejo en cristal a esta se le llama

(gulliverianas).

sueños.

a

las

de

los

natural,

reducido

(liliputenses),

o

aumentado/gigante

imagen

 

del

espejo

 

fantasma.

frecuente

en

epilepsia

en

lóbulo

frontal

y

esquizofrenia.

-

Delirium

tremens:

estado

confuso-onirico

se

ven

toda

clase

de

animales

repugnantes, vivenciándolos con verdadero terror. Frecuente en: intoxicación por drogas alucinógenas.

8.1.4. Táctiles

El paciente tiene la sensación de que es tocado, pellizcado, quemados, etc. Estas alucinaciones pueden ser activas, en las que ha tocado un objeto inexistente; o

pasivas, en las que alguien o algo lo toca a el (pueden acompañarse o no de dolor). Ejemplos:

-

alucinaciones

térmicas:

sensación

anormal

o

extrema

de

calor

o

frio.

-

hídricas:

sensación

de

fluidos.

-

parestesia:

sensación

de

hormigueo.

- formación: sensación de que pequeños animales reptan por debajo o encima de su piel (también conocidos como zoopaticos, enterozoicos o dermatozoicos).

8.1.5. Dolor y sensaciones profundas

viscerales

Alucinaciones sobre sensaciones procedentes del propio cuerpo que afectan a sus

8.1.5.1.

Somáticas

y

órganos internos y externos. Normalmente son referidos a los genitales o a las extremidades. Se relaciona sobre todo, a causa de las alteraciones del yo en su vertiente somática o “ yo corporal”

delirante

El individuo cree que un animal vive dentro de él

8.1.5.2.

Zoopatía

8.1.5.3.

Sensación vestibular

Trastorno por el cual el individuo percebe estar en movimiento, puede estar acompañado de alucinaciones visuales y auditivas.

presencia

Sensación de una o varias presencias en la casa a las que se considera como

«intrusos». Es una impresión neutra acompañada de aprehensión y temor.

8.1.5.4.

Sensación

de

8.1.5.5.

Cinestésicas o de movimiento

Hacen referencia a diversas partes del cuerpo que se piensa que están en movimiento pero en la realidad están estáticas. A veces el paciente siente que su cuerpo se contrae, o que alguno de sus miembros se están moviendo ya sean brazos o piernas.

8.1.6. Gustativas

Percepción de sabores normalmente desagradables o falta de sabor en lo que comen, y lo pueden atribuir a una fuente exterior o a su propio cuerpo. (suelen ir acompañadas de alucinaciones gustativas). Frecuente en: esquizofrenia, depresión

mayor, estados delirantes crónicos, y menos comúnmente en alcoholismo crónico, epilepsia, episodios maniacos.

8.1.7. Olfativas

No son muy frecuentes. Aparecen junto con ciertos trastornos como puede ser la esquizofrenia, la epilepsia o lesiones orgánicas en el lóbulo temporal. El paciente piensa que el emite un olor que se expande por toda la casa o la ciudad. Se tiene que distinguir de los delirios que pueden aparecer como ideas delirantes sin tener precisamente alteración en la percepción olfativa.

8.1.8. Cacognia

Los individuos experimentan un sinfín de ruidos sin distinguir claramente cada uno de

ellos. La percepción de los sonidos se ve alterada y el individuo es aturdido.

8.1.9. Alucinaciones especiales

8.1.9.1. Alucinaciones funcionales

La exposición a un estímulo específico desencadena una alucinación, el estímulo es

percibido al mismo tiempo que la alucinación y en la misma modalidad sensorial.

reflejas:

Un estímulo perteneciente a un campo sensorial determinado produce una alucinación sensorial en una modalidad sensorial diferente.

* En ambos casos la alucinación está en función de estímulos externos.

8.1.9.2. Alucinaciones

8.1.9.3. Alucinaciones

Alucinaciones

que

se

experimentan

8.1.9.4. Autoscopia

fuera

del

extracampirea

visual.

campo

También conocida como “el fenómeno del doble”, en la que el paciente se ve a si mismo.

8.1.9.4.1. Negativas

No ver la propia imagen cuando se refleja en un espejo.

8.1.9.4.2. Internas

Acompañada no solo de una alucinación visual si no de sensaciones cinestésicas y

somáticas.

8.1.10. Síndromes alucinatorios

8.1.10.1. Alucinosis confusional

El síndrome confusional agudo, llamado también delirio, corresponde a una alteración en el estado mental que se caracteriza por ser aguda y reversible. No es raro que sea el primer síntoma de una perdida de las funciones mentales en los adultos mayores. Es frecuente que se presente con un pródromo caracterizado por intranquilidad, hipersensibilidad a los estímulos visuales y auditivos, e inversión del ritmo sueño- vigilia (también insomnio y pesadillas).

8.1.10.2. Alucinosis de autorreferencia

Forma del delirium paranoide autorreferencial, el paciente suele ser continuamente

hostigado por eventos que lo alteran y le angustian. Pueden distinguirse

8.1.10.2.1.1.

Interpretación de hechos delirantes

El paciente cree que todo mundo están hablando o ser refieren a él.

8.1.10.2.1.2.

Auditivo

Cree ir voces que lo critican y se burlan de él

8.1.10.2.1.3.

Contenido

acusatorio.

El paciente manifiesta creencias de que alguien lo está juzgando

8.1.10.2.1.4.

Atribución

El paciente atribuye actos a un tercero en referencia a un daño hipotético a su persona

verbal

El paciente percibe palabras, frases, fonemas, discursos alucinatorios. Las cualidades de estas alucinaciones son:

8.1.10.3.1.1. Nítidas Bien situadas en el espacio interno (nos referimos que saben de dónde vienen, cabeza, pecho, brazos, etc.) 8.1.10.3.1.2. Vagas: son imprecisas, desdibujadas, no saben realmente lo que les está diciendo la alucinación.

8.1.10.3. Alucinosis

8.1.10.4. Alucinosis fantástica: Fantasías creadoras de impresiones imperfectas de los sentidos. “Las nubes, el cielo como un campo de batalla, con tanques y soldados, con grandes lanzas.”

9. Trastornos de la experiencia del tiempo

9.1. Físico/De recuerdo: el paciente a partir de la historia personal se recrea una escena.

9.2. Personal/Mnémicas visuales: carácter escénico, relacionadas con la vida ”

anterior. “me vi en la niñez, jugando en la casa familiar

Bibliografía

Belloch, Ampara. Manual de Psicopatología,(1995) México DF, Mc Graw Hill,

2da

edición.

Gelder, M.; Gath, D. y Mayou, R (1989) Oxford textbook of psychiatry (2ª ed.).

Oxford:

Oxford

university

 

press.

Jasper,

K

(1975)

Psicopatología

General.

Buenos

Aires:

Beta.

Scharfetter, C. (1988) Introducción a la psicopatología general. 2nda edición.

Morata

Madrid,

Espana:

Vallejo Ruiloba, J. (1994). Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría.

Barcelona,

Masson.

España:

Vidal-Alarcón. (1986) Psiquiatría. Buenos Aires, Argentina: Editorial Médica Panamericana.

TRASTORNOS DEL PENSAMIENTO

1.1.1. Perseverancia 1.1.2. Bloqueo 1.2.1. Circunstancialidad 1.2.2. Inhibición del pensamiento 1.2.3.1. Sin
1.1.1.
Perseverancia
1.1.2. Bloqueo
1.2.1.
Circunstancialidad
1.2.2. Inhibición
del pensamiento
1.2.3.1. Sin
dirección general
1.2.3. Fuga de
ideas
1.2.3.2.
Pensamiento
rápido
2.2.1.
Intromisión
2.2.2. Difusión
2.2.3. Robo
3.2.1. Verdaderos
3.2.2. Ideas
delirantes

1.1. Continuidad

3.2.1. Verdaderos 3.2.2. Ideas delirantes 1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1.
3.2.1. Verdaderos 3.2.2. Ideas delirantes 1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1.
3.2.1. Verdaderos 3.2.2. Ideas delirantes 1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1.
3.2.1. Verdaderos 3.2.2. Ideas delirantes 1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1.

1.Trastornos en el flujo del pensamiento

1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1. Obsesiones 2.2. Alineación 3.1. Ideas
1.1. Continuidad 1.Trastornos en el flujo del pensamiento 1.2. Tiempo 2.1. Obsesiones 2.2. Alineación 3.1. Ideas

1.2. Tiempo

2.1. Obsesiones 2.2. Alineación 3.1. Ideas hipervaloradas 3.2. Delirios 4.1. Incongruente 4.2. Desorganizado 4.3.
2.1. Obsesiones
2.2. Alineación
3.1. Ideas
hipervaloradas
3.2. Delirios
4.1. Incongruente
4.2.
Desorganizado
4.3. Transitorio

2.

Trastornos en

la posesión del

 

pensamiento

3.

Trastornos en

el contenido del

 

pensamiento

4.

Trastornos en la forma del pensamiento

el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17
el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17

Trastornos del

Pensamiento

el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17
el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17
el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17
el contenido del   pensamiento 4. Trastornos en la forma del pensamiento Trastornos del Pensamiento 17

17

Trastornos del Pensamiento

Definición del pensamiento:

“El pensamiento es una actividad mental no rutinaria que requiere esfuerzo. Ocurre siempre que nos enfrentamos a una situación o tarea en la que nos sentimos inclinados a hallar una meta u objetivo, aunque existe incertidumbre sobre el modo de hacerlo. En estas situaciones razonamos, resolvemos problemas, o de modo más general pensamos. El pensamiento implica una actividad global del sistema cognitivo, con intervención de los mecanismos de memoria, la atención, las representaciones o los procesos de comprensión; pero no es reductible a éstos. Se trata de un proceso mental de alto nivel que se asienta en procesos básicos, pero incluye elementos funcionales adicionales, como estrategias, reglas y heurísticos (De Vega, 1984)

1. Trastornos en el flujo del pensamiento

1.1. Continuidad

Se refiere a los trastornos que involucran una deficiencia en el curso de la expresión de las ideas que se intentan comunicar.

1.1.1. Perseverancia

Repetición de la misma idea, palabra o sonido. Una mujer dice: “tengo que vestirme, tengo que vestirme; mi ropa, mi ropa; tengo que vestirme.” Otro ejemplo es dar la misma respuesta sin importar la pregunta. (Rodríguez & Mesa, 2007).

1.1.2. Bloqueo de pensamiento

Experiencia en la que una persona “pierde” un pensamiento a la mitad de una plática, provocando un periodo de silencio que dura desde segundos hasta minutos. Éste difiere de la experiencia común de perder el tren de pensamiento de forma ocasional; en contraste, el bloqueo implica una intrusión frecuente en el pensamiento y en los procesos de comunicación de unas personas gravemente perturbadas (Halgin & Krauss, 2004).

1.2. Tiempo

Se refiere a los trastornos que involucran una alteración en el contexto de la ubicación del tiempo y la velocidad.

1.2.1. Circunstancialidad

Discurso indirecto y que tarda en llegar a lo importante debido a detalles tediosos e irrelevantes. En respuesta a una simple pregunta acerca del tipo de trabajo que hace, un hombre responde a una larga descripción de su historia de 20 años de trabajo, con comentarios demasiado detallados acerca de la naturaleza, de su relación con cada uno de los siete supervisores con los que ha trabajado en cada periodo. Aún cuando su plática permanece remotamente conectada con el tema, está llena de detalles innecesarios e intrascendentes. (Halgin & Krauss 2004).

1.2.2. Inhibición del pensamiento

Corresponde a una lentitud en los procesos psíquicos que se manifiesta por un aumento del periodo de latencia entre la pregunta y la respuesta y por un retardo en la asociación de ideas. El paciente habla poco con un discurso lento, dando la

clásica impresión de que le cuesta pensar. Se presenta con mayor frecuencia en los trastornos depresivos endógenos y en la catatonía inhibida. (Halgin & Krauss

2004).

1.2.3. Fuga de Ideas

1.2.3.1. Sin dirección general

Denominada también como pensamiento ideofugal, correponde a la exageración de la aceleración del pensamiento o taquipsiquia. Se caracteriza por:

operaciones

intelectuales. b. Predominio del mecanismo de asociación de ideas que se muestra

notoriamente por la asonancia de palabras, con abundancia de conceptos disparatados.

c. Facilidad de desviarse del curso central del pensar por estímulos externos

(distraibilidad) d. Aceleración del ritmo de la expresión verbal. (Vallejo,1994).

a. Desorden y falta aparente de finalidad completiva de las

1.2.3.2. Pensamiento rápido (aceleración de pensamiento)

Corresponde a una aceleración en los procesos psíquicos. Existe un desarrollo exageradamente rápido del proceso racional, como siempre, independientemente del contenido. Hay una disminución del periodo de latencia, verbalizando un alto número de representaciones evocables por unidad de tiempo. Con este trastorno aparece asociado el síndrome maníaco y algunas psicosis exógenas de origen toxicoinfeccioso. (Belloch, Sandín, & Ramos,1995).

2. Trastornos en la posesión del pensamiento

2.1. Obsesiones

El fenómeno obsesivo consiste en la intromisión persistente e indeseable de contenidos psíquicos (pensamientos, imágenes impulsos) en la mente () dicha intromisión la siente el sujeto como dominante, la temática le parece absurda y no

acepta, tiene conciencia de anomalía, experimenta una fuerte tendencia a oponerse a ella y considera a los contenidos intrusos ajenos a la personalidad, aunque no deja de reconocer que proceden de los propios procesos psíquicos (Gradillas, 1998).

2.2. Alineación

Un síntoma de psicosis en el que los pacientes sienten que sus propios pensamientos están de alguna manera fuera de su control. Incluye intromisión, robo y difusión del pensamiento. Cualquier tipo de alineación es un síntoma Schneiderian de primer grado, altamente indicativo de esquizofrenia (Martin & McFerran, 2012).

2.2.1. Intromisión

Trastorno que se caracteriza por la creencia de que las ideas han sido implantadas en la mente por alguna fuente o fuerza externa, por lo que estos pensamientos son concebidos como extraños y ajenos (Mosby’s Medical Dictionary, 2009).

2.2.2.

Difusión

La delusión de que pensamientos están siendo colocados en la mente propia por alguien externo; comúnmente un síntoma de esquizofrenia (Grinnell, 2008).

2.2.3. Robo

En esta anomalía el enfermo manifiesta que le quitan sus pensamientos.

(Gradillas,

La creencia de que los pensamientos están siendo eliminados de la propia mente. Un hombre que cree que olvidó una cita debido a que alguien intencionalmente

eliminó ese pensamiento de su mente. (Belloch, Sandín & Ramos, 1995)

1998).

3. Trastornos en el contenido del pensamiento

3.1. Ideas Hipervaloradas (sobrevaloradas)

Se trata de convicciones firmes que dominan la mente del sujeto, e influyen desmesuradamente en su vida, a pesar de su escaso o nulo fundamento racional. (Gradillas, 1998).

3.2. Delirios

Para Jaspers, los delirios son juicios falsos porque el individuo los mantiene con gran convicción, que no son influenciables ni por la experiencia ni por

conclusiones irrefutables, y que además su contenido es imposible (Belloch, Sandín & Ramos, 1995).

3.2.1. Verdaderos (primarios)

Ideas erróneas engendradas patológicamente. El énfasis se centra en la génesis enfermiza de la idea y no especialmente en su veracidad (Rodriguez & Mesa,

2007).

Percepción delirante: Así como el ensueño depende en la última instancia del sueño, el delirio alucinatorio depende de una descomposición del sistema de organización, de unidad y de identificación de la personalidad( ) existen distintas manifestaciones de estas percepciones, como son las ilusiones, alucinaciones psicosensoriales, alucinaciones psíquicas, síndrome de automatismo mental, entre otras. (Ey, Bernard & Brisset, 1978).

Afecto delirante: En pacientes delirantes el afecto puede ser extremadamente voluble con cambios cada pocos segundos sin causa aparente. (Moore & Jefferson, 2005)

3.2.2. Ideas delirantes (secundarios) Toda idea que ha surgido como consecuencia de fenómenos afectivos, de acontecimientos conmocionantes y para cuya explicación no necesitamos ninguna transformación previa de la personalidad (Rodriguez & Mesa, 2007).

Delirio de grandeza: El sujeto se cree dueño del mundo: el mundo es maravillosamente plástico, a la medida de los deseos del yo; el sujeto es todopoderoso, divino o extraordinariamente dotado, su pensamiento es inspirado y profético (Ey, Bernard & Brisset, 1978)

Delirio por negación: La sensación de que parte de uno mismo, otros o el mundo no existen. Por lo general, este delirio se asocia sensaciones de irrealidad, y el individuo se ve absorbido por el pensamiento de que él es sólo “parte de un sueño”. (Halguin & Whitbourne, 2004).

Delirio de persecución: El sujeto está amenazado y que es un “punto de mira”, combina el sentido de la retracción y expansión delirante del yo. Lo que caracteriza a este delirio, a esta alienación de la persona constitutiva de su mundo delirante, es que las ideas delirantes están no sólo fijadas, sino que tienden a desarrollarse y a organizar la totalidad de la existencia. (Ey, Bernard & Brisset, 1978).

Delirio de ser controlado: La sensación de que se está ciendo controlado por otros o incluso por máquinas o aparatos. (Halguin & Whitbourne, 2004).

Delirio de infidelidad: Falsa creencia generalmente asociada con celotipia patológica, que involucra la idea de que la propia pareja es infiel. (Halguin & Whitbourne, 2004).

Delirio de pobreza: La creencia de que el individuo carece de posesiones materiales valiosas. Aun cuando se le confronta con hechos acerca de su buena condición financiera, el sujeto puede asegurar que las posesiones no son suyas. (Halguin & Whitbourne,

2004).

Delirio somático: Preocupaciones inadecuadas sobre el propio cuerpo, por lo general relacionado con una enfermedad. (Halguin & Whitbourne, 2004).

Delirio de culpa: Sentimientos de remordimiento sin justificación. (Halguin & Whitbourne, 2004).

De referencia: La creencia de que la conducta de otros o ciertos objetos o eventos aluden personalmente a uno mismo. (Halguin & Whitbourne, 2004).

Delirio de amor (erotomanía): Este delirio se aplica cuando el tema central de la idea delirante es que otra persona está enamorada del sujeto. La idea delirante suele referirse a un amor romántico idealizado y a una unión espiritual, más que a la atracción sexual. Frecuentemente, la persona sobre la que recae esta convicción ocupa un status más elevado pero puede ser un completo extraño. Son habituales los intentos de contacto con el sujeto de la idea delirante aunque la mayoría de veces se mantiene en secreto (Pichot, Aliño & Miyar, 1995).

Ideas deliroides

Surgen de otros procesos psíquicos, son motivadas, comprensibles, como las que surgen a partir de afectos, vivencias traumatizantes o trastornos de conciencia. No sólo están motivadas por otras vivencias como un estado de ánimo, sino que ellas no se aprecia este desgarramiento o ruptura de la continuidad histórica significativa del sujeto y no aparecen en ellas un nuevo modo de vivenciar () pueden aparecer el todas las enfermedades psiquiátricas (Noll, 2007).

4. Trastornos en la forma del pensamiento

El pensamiento sano se caracteriza por tener constancia, organización y continuidad:

Continuidad: El pensamiento no tiene interrupción en el espacio y en el tiempo, es frecuente y sucede con reiteración. Constancia: El pensamiento no se interrumpe, debilita o varía, es perseverante. Organización: Característica que implica que el pensamiento sigue un determinado orden y tiene coherencia. Los trastornos en la forma del pensamiento manifiestan una alteración en alguna de estas características.

4.1. Incongruente

El resultado de un bloqueo del propio potencial para vivir a toda capacidad, lo que

resulta en un estado de incongruencia, es decir, en un desajuste entre las autopercepciones de la persona y la realidad (Gradillas, 1998).

4.2. Desorganizado (disgregado)

Consiste en que las ideas encadenadas a lo largo del curso se asocian sin relaciones lógicas; aunque aisladas unas de otras, son comprensibles. (Ridruejo, Medina, Rubio. 1996)

4.3. Transitorio

Es una desviación en el pensamiento que evita que el curso del pensamiento se siga, teniendo distracciones fácilmente y evitando que la persona exprese sus ideas por completo.

Bibliografía:

Belloch, A., Sandín, B., & Ramos, F. (1995). Manual de psicopatología volumen i. Madrid: McGraw Hill.

Belloch, A., Sandín, B., & Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología volumen i edición revisada. Madrid: McGraw Hill.

Ey, H., Bernanrd, P., Brisset, Ch. (1978). Tratado de Psiquiatría. México: Toray- Masson.

De Vega, M. (1984). Introducción a la psicología cognitiva. Madrid: Alianza

Gradillas, V. (1998). Psicopatología descriptiva. Madrid: Ediciones Pirámide.

Grinell, R. (2008). Online enciclopedia of psychology.

Halgin, R. P., & Krauss Whitbourne S. (2004). Psicología de la anormalidad. México, D.F: McGraw Hill.

Martin, E., & McFerran, T. (2012). A dictionary of nursing. Oxford University Press.

Moore, D.P., & J. W. Jefferson. (2005). Manual de psiquiatría médica. Madrid:

Elsevier.

Mosby's Medical Dictionary, (2009). Canada: Elsevier.

Noll, R. (2007). The encyclopedia of schizofrenia and other psychotic disorders. New York: Facts On File Library of Health and Living

Pichot, P., Aliño, J.J. & M. V. Miyar. (1995). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson.

Ridruejo, P., Medina, A., & Rubio J.L. (1996). Psicología médica. Madrid: McGraw Hill Interamericana

Rodríguez Testal, J. F., & Mesa Cid, P. J. (2007). Manual de psicopatología general. Madrid : Ediciones Pirámide.

Vallejo Ruiloba, J. (1994). Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. México, D.F: Salvat Ciencia y Cultura Latinoamericana.

TRASTORNOS DEL LENGUAJE

1.1. Balbuceo o Tartamudez 1.2. Mutismo 1.3. Pararrespuesta 1.4. Neologismos 1.5. Confusión en el Lenguaje
1.1. Balbuceo o
Tartamudez
1.2. Mutismo
1.3. Pararrespuesta
1.4. Neologismos
1.5. Confusión en el
Lenguaje
1.4. Neologismos 1.5. Confusión en el Lenguaje 1. Trastornos Funcionales Trastornos del Lenguaje 2.1.1.
1.4. Neologismos 1.5. Confusión en el Lenguaje 1. Trastornos Funcionales Trastornos del Lenguaje 2.1.1.

1. Trastornos

Funcionales

1.5. Confusión en el Lenguaje 1. Trastornos Funcionales Trastornos del Lenguaje 2.1.1. Sordera verbal 2.1.2.
1.5. Confusión en el Lenguaje 1. Trastornos Funcionales Trastornos del Lenguaje 2.1.1. Sordera verbal 2.1.2.

Trastornos del

Lenguaje

2.1.1. Sordera verbal 2.1.2. Alexia agnóstica 2.1.3. Asimbolia visual 2.2.1. Afasia Intermedia Nominal 2.2.2.
2.1.1. Sordera
verbal
2.1.2. Alexia
agnóstica
2.1.3. Asimbolia
visual
2.2.1. Afasia
Intermedia Nominal
2.2.2. Afasia
Intermedia Central
Intermedia Nominal 2.2.2. Afasia Intermedia Central 2.1. Afasia Sensorial 2. Trastornos Orgánicos 2.2. Afasia
Intermedia Nominal 2.2.2. Afasia Intermedia Central 2.1. Afasia Sensorial 2. Trastornos Orgánicos 2.2. Afasia

2.1. Afasia Sensorial

2.2.2. Afasia Intermedia Central 2.1. Afasia Sensorial 2. Trastornos Orgánicos 2.2. Afasia Intermedia 2.3.
2.2.2. Afasia Intermedia Central 2.1. Afasia Sensorial 2. Trastornos Orgánicos 2.2. Afasia Intermedia 2.3.

2. Trastornos

Orgánicos

2.2. Afasia Intermedia 2.3. Afasia Motora
2.2. Afasia
Intermedia
2.3. Afasia Motora

Trastornos del Lenguaje

Las manifestaciones del lenguaje suelen reflejar los pensamientos de una persona, motivo por el que con frecuencia se estudian en conjunto sus respectivas alteraciones. A grandes rasgos, la psicopatología del lenguaje puede dividirse para su estudio en dos grandes grupos: trastornos funcionales y trastornos orgánicos (Gradillas, 1998).

1. Trastornos Funcionales

Los trastornos funcionales abarcan todas aquellas alteraciones en el lenguaje que suponen una alteración psicopatológica sin base orgánica (Jaspers, 1993).

1.1. Balbuceo o Tartamudez

El balbuceo o tartamudez, es un trastorno que se expresa por una alteración en el ritmo y fluidez de la expresión oral, manifestada por la repetición de sílabas en el principio de la palabra, bloqueos y aspiraciones (Vallejo, Grau, Poch, y Serrallonga, 1980).

Este cuadro clínico se suele observar entre los 3 y 8 años de edad, en el momento en el que los niños empiezan a enfrentarse con formas gramaticales complejas.

En función de la fluidez, existen tres formas clínicas de tartamudez o disfemias, (Belloch, Sandín y Ramos, 2008):

Tónica: se presenta un bloqueo intenso al iniciar el discurso y una vez que la persona lo vence, por la fuerza, el discurso puede fluir normalmente. El espasmo tónico se manifiesta por contracciones de relativa duración que implican rigidez e intermitentes sacudidas en algún nivel de los órganos de fonación.

Clónica: se trata de pequeños espasmos o contracciones musculares que provocan la repetición de uno o varios fonemas o sílabas, generalmente al comienzo de la palabra.

Mixta: combina espasmos tónicos y clónicos.

1.2. Mutismo

Jaspers (1993) sostiene que el mutismo es la ausencia permanente del lenguaje expresivo o la desaparición temporal o permanente de éste, en un sujeto que lo había adquirido previamente. El mutismo selectivo, envuelve un rechazo voluntario

al habla y puede representar un modo de enfrentarse a situaciones tensas, tanto en niños, como en adultos. El mutismo completo, se puede presentar en las siguientes circunstancias clínicas:

Tras una fuerte emoción.

En algunas manifestaciones de naturaleza obsesiva, donde el paciente no pronuncia cierto tipo de palabras que considera perjudiciales.

Se puede presentar debido a la inhibición de pacientes con depresión, considerándose un índice de gravedad, que precede a veces al estupor y puede enmascarar ideas de suicidio.

En la manía, donde el pensamiento se vuelve tan desordenado y rápido, que hace imposible la articulación.

En la Esquizofrenia, como consecuencia de la apatía hacia el entorno, del negativismo o de las “voces” que ordenan al sujeto callarse y que lo distraen totalmente.

En el Delírium se puede observar un mutismo intermitente, conforme cambia el nivel de conciencia del paciente.

En las fases terminales de la Demencia, el mutismo es la manifestación de la ausencia de los procesos mentales necesarios para la expresión verbal.

1.3. Pararrespuesta

También conocida como “parafrasia” o “respuesta de lado”, se presenta cuando frente a una pregunta, la persona responde con un contenido que no tiene que ver con lo preguntado.

El grado de relación entre el contenido de la respuesta y la pregunta puede variar, pero de acuerdo con Jaspers (1993), se pueden distinguir los siguientes tipos:

Pararrespuestas aproximativas (Vorbeireden): son una forma de pararrespuesta donde el contenido de la respuesta se halla, en cierto modo, relacionado con la pregunta, aunque sea claramente erróneo o ridículo. Sigbert Ganser fue el primero en definir esta alteración como la elección de la respuesta en la que el paciente parece pasar de lado la contestación correcta y seleccionar una falsa, que cualquiera puede reconocer como tal. Este tipo de pararrespuestas constituyen la alteración más importante del Síndrome de Ganser, comúnmente llamado síndrome de los disparates. También se observa en la esquizofrenia, especialmente en la forma hebefrénica y en las fugas disociativas.

Pararrespuestas tangenciales (Vorbeigehen): son otra forma de pararrespuesta, donde no existe relación entre la contestación y la pregunta. Esta clase de pararrespuesta puede deberse a un defecto en a comprensión de la pregunta, al deseo de evitar toda comunicación con el entrevistador, a una modalidad de negativismo, entre otros motivos.

Dentro de las pararrespuestas se pueden incluir las contestaciones que se dan antes de terminar una pregunta, alteraciones que se observan en diversos trastornos, como la manía y delírium (Gradillas, 1998).

1.4.

Neologismos

Como su etimología lo indica, consiste en el empleo de palabras “nuevas”. Estas palabras pueden ser resultado de diversos factores: distorsión de otras palabras,

construcción incorrecta, intención humorística, avances técnicos o científicos, etcétera (De Rivera, 1980).

El neologismo no es la mera combinación de fonemas, lleva consigo un significado. Gradillas (1998) menciona que, en general, dentro de la psicopatología su aparición puede deberse a:

La dificultad para comunicar singulares experiencias anómalas, que el lenguaje ordinario no podría expresar.

El intento de una persona por designar a un invento con un nuevo término.

La presencia de alucinaciones auditivas con palabras nuevas que al ser pronunciadas dan lugar a neologismos.

La fusión de dos palabras en una como resultado de una mezcla de conceptos.

La inclinación de algunos sujetos hacia el rebuscamiento y la extravagancia.

1.5. Confusión en el Lenguaje

Abarca los modos de hablar en los que, bajo la forma de lenguaje “aparentemente coherente”, a veces en frases, a veces en fragmentos constantemente interrumpidos, nada es comunicado o comprensible. Existen formulaciones a las que los pacientes no asocian ningún sentido y otras que son incomprensibles por los observadores.

Los trastornos del habla en la esquizofrenia han sido objeto de atención en los últimos años. El término esquizofasia, es comúnmente empleado en el ámbito de la psicopatología del pensamiento, pero también se recurre al él para referirse a la alteración y confusión del lenguaje que se presenta en pacientes con esquizofrenia (Casey y Kelly, 2007).

2. Trastornos Orgánicos

En esta categoría se encuentran las alteraciones en el lenguaje donde se identifica una base orgánica. El término Afasia hace referencia a la pérdida de la capacidad para expresar o comprender el lenguaje, que resulta de diversas alteraciones

cerebrales como pueden ser: accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, infecciones y tumores en áreas específicas del cerebro (Caponni, 2011).

2.1. Afasia Sensorial (Receptiva)

Tipo de afasia receptiva en la que se encuentra alterada la función de comprensión del lenguaje y la memoria. A menudo referida como Afasia de Wernicke, suele deberse a lesiones localizadas en áreas temporo-parietales, concretamente en la circunvolución temporal superior del hemisferio dominante. Cuando la lesión se localiza en la región medial del lóbulo temporal, se presenta un déficit de decodificación acústico más notable, mientras que si la lesión se extiende a gran parte del lóbulo parietal, la comprensión lectora se encuentra más comprometida (Belloch, Sandín y Ramos, 2008).

En general, los pacientes con afasia sensorial pueden mostrar las siguientes características: déficit en la comprensión, habla fluida pero carente de sentido, oraciones largas, neologismos, parafasias, jergafasia y perseveraciones.

2.1.1. Sordera verbal Subtipo de afasia sensorial que hace referencia a un déficit en el reconocimiento del sonido del lenguaje hablado. La alteración se produce en la identificación de fonos y en su clasificación en fonemas. Se denomina sordera verbal, porque aunque se ha comprobado que existe una audición correcta, el paciente parece sordo al no comprender nada de lo que se le dice (Vallejo, Grau, Poch, y Serrallonga, 1980).

La sordera verbal puede ser pura y específica de la palabra, es decir, conservando la lectura y la escritura. También puede estar acompañada por otros trastornos de percepción auditiva como la amusia y la agnosia auditiva; la primera es comúnmente conocida como sordera musical y la segunda está caracterizada por un déficit en la percepción de los sonidos ambientales (Vallejo, Grau, Poch, y Serrallonga, 1980).

La sordera verbal se asocia con lesiones en el tercio medial de la primera circunvolución temporal, lo que puede interferir en las conexiones del área auditiva primaria con las áreas de asociación auditiva. En síntesis, un paciente con sordera verbal puede presentar las siguientes características: dificultad en el reconocimiento de sonidos lingüísticos, déficit en la comprensión del lenguaje hablado, discriminación de quién le habla sin entenderlo, entonación y velocidad normal, escritura y lectura normales, sensación de que los demás le hablan en un idioma extranjero y posibilidad de identificación de sonidos ambientales.

2.1.2. Alexia agnóstica (ceguera de palabras)

El término alexia hace referencia a la incapacidad para escribir y el término de agnosia, a la falta de conocimiento.

La alexia agnóstica es un subtipo de afasia sensorial. Puede conocerse como

ceguera de palabras y se presenta una pérdida en la capacidad de lectura donde prevalece la dificultad para la integración de las percepciones visuales y la

palabras.

restricción

de

la

identificación

de

letras

y

Un síntoma, a simple vista, puede ser que el paciente se apoye con el dedo para guiarse en la identificación de las letras. Aunque la escritura espontánea o dictada sea satisfactoria, la alexia agnóstica se asocia con manifestaciones de agnosia visual, en particular, de agnosia para los colores (Casey y Kelly, 2007).

2.1.3. Asimbolia visual (afasia cortical visual)

Subtipo de afasia sensorial, donde existe una desorganización de los esquemas

visuales de las palabras, razón por la que no pueden ser reconocidas y los sistemas motores esquemáticos de palabras no pueden ser activados.

Normalmente se le atribuye a las lesiones que abarcan el giro angular y el giro supramarginal. A un paciente con asimbolia visual se le dificulta la lectura y

escritura, pero suelen entender frases y palabras que no pueden leer. Normalmente está asociada con otros desordenes dado que el daño estructural puede ser abarcar otras áreas cerebrales (Casey y Kelly, 2007).

2.2. Afasia Intermedia

La afasia intermedia es una categoría que alberga los trastornos que combinan alteraciones en las funciones receptivas y expresivas del lenguaje.

2.2.1. Afasia Intermedia Nominal (afasia amnésica)

Subtipo de afasia intermedia en la que el paciente es incapaz de nombrar objetos,

aunque tiene muchas palabras a su disposición. A pacientes con esta alteración se les dificulta seguir instrucciones, tanto orales como escritas, y no pueden escribir espontáneamente, sin embargo, pueden copiar material escrito. El síntoma predominante es no encontrar la palabra correcta, aunque esto también puede suceder en otros trastornos y puede ser producto de una lesión cerebral difusa o lesiones focalizadas, por ejemplo en las regiones temporo-parietales del hemisferio dominante (Casey y Kelly, 2007).

2.2.2. Afasia Intermedia Central (Afasia de conducción)

Subdivisión de afasia intermedia, donde el paciente experimenta perturbaciones en el funcionamiento del lenguaje con impedimentos en el habla y la escritura. En el discurso se encuentran faltas, tanto gramaticales como en la síntesis, con presencia de parafasias. Están afectados tanto el aspecto receptivo, como el expresivo del lenguaje, este desorden también es conocido como “afasia sintáctica” y puede ser resultado de una gran variedad de lesiones (Casey y Kelly,

2007).

2.3. Afasia Motora (Afasia de Broca)

La afasia motora representa una alteración en la función de producción del lenguaje, es decir, en la expresión de palabras.

La afasia cortical motora, a la que comúnmente se hace referencia como afasia de Broca, afasia verbal o afasia expresiva, suele ser causada por lesiones en el área de Broca, en los dos tercios posteriores de la tercera circunvolución frontal (Vallejo, Grau, Poch, y Serrallonga, 1980).

Este tipo de afasia se caracteriza por un carácter limitado del lenguaje. Pacientes con esta alteración no pueden hablar fluidamente y pueden llegar a limitar todo su lenguaje a una sola palabra, a una vocal o a respuestas de “sí” y “no”. Debido a su incapacidad para comunicarse a través de las palabras, los pacientes buscan expresarse a través de gestos, que no siempre resultan fáciles de comprender.

De acuerdo con Jaspers (1993), en la afasia motora pura, la comprensión del lenguaje se conserva, toda la lectura y la escritura, pero es destruida la palabra espontánea, la repetición y la lectura en voz alta; este tipo de afasia es poco frecuente. En la afasia motora total, se encuentra alterada la lectura y la escritura, pero la copia, que se hace sin componentes verbomotores, es conservada. Estos pacientes pueden ser escasos en palabras y luego nuevamente explosivos; intentan hablar y luego se interrumpen rápidamente. Este tipo de afasia es más frecuente que la afasia motora pura.

Bibliografía:

Belloch, A., Sandín, B. Y Ramos, F. (2008). Manual de Psicopatología. México:

McGraw-Hill.

Casey, P. & Kelly, B. (2007). Fish’s Clinical Psychopathology: Signs and Symptoms in Psychiatry (3a ed.). Londres: RCPsych Publications.

Capponi, R. (2011). Psicopatología y Semiología Psiquiátrica. Santiago de Chile:

Universitaria.

De Rivera, J. (1980). Manual de Psiquiatría. Madrid: Karpos.

Gradillas,

Madrid. Pirámide.

V.

(1998).

Psicopatología

descriptiva.

Signos,

síntomas

y

rasgos.

Jaspers, K. (1993). Psicopatología General. México: Fondo de Cultura Económica.

Vallejo, J. Bulbena, A. Grau, A. Poch, J. y Serrallonga, J. (1980). Introducción a la psicopatología y psiquiatría. Barcelona: Salvat.

TRASTORNOS DEL LA MEMORIA

1.1.1. Falsificación retrospectiva 1.1.2. Delirio retrospectivo 1.1.3. Recuerdos delirantes 1.1.4.1. Facticia
1.1.1.
Falsificación
retrospectiva
1.1.2. Delirio
retrospectivo
1.1.3. Recuerdos
delirantes
1.1.4.1.
Facticia
1.1.4.
Confabulaciones
1.1.4.2.
Ficticia
1.2.1. Dèja vú y
dèja vécu
1.2.2.1.
Positiva
1.2.2. Falsa
identificación
1.2.2.2. Negativa
2.1.1.1.
Reacción
2.1.1. De
ansiedad
2.1.1.2.
Patológica
2.1.2. Catatímica
2.1.3. Disociativa
2.2.1. Síndrome
cerebral agudo
2.2.2. Síndrome
cerebral
subagudo
2.2.3. Síndrome
cerebral crónico
cerebral subagudo 2.2.3. Síndrome cerebral crónico 1.1. De evocación 1. Distorsiones 1.2. De
cerebral subagudo 2.2.3. Síndrome cerebral crónico 1.1. De evocación 1. Distorsiones 1.2. De

1.1. De

evocación

2.2.3. Síndrome cerebral crónico 1.1. De evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la
2.2.3. Síndrome cerebral crónico 1.1. De evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la

1. Distorsiones

1.2. De

reconocimiento

De evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2.
De evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2.

Trastornos de la Memoria

evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica
evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica

2.1. Psicógena

evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica
evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica

2. Amnesia

evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica
evocación 1. Distorsiones 1.2. De reconocimiento Trastornos de la Memoria 2.1. Psicógena 2. Amnesia 2.2. Orgánica

2.2. Orgánica

1. Distorsiones

Son errores de la memoria que se dan como resultado de introducir detalles falsos, emociones erróneas o descontextualizar un recuerdo. Pueden aparecer tanto en población normal como ser de naturaleza patológica. Globalmente, podemos distinguir entre distorsiones de evocación y de reconocimiento. (N. Cardoner, 2006)

1.1 De evocación

Dentro de este tipo de distorsiones del recuerdo, se incluyen las transformaciones ideativas que el sujeto hace de situaciones pasadas. Es frecuente que en la rememoración de acontecimientos vividos podamos modificar aspectos o matices que distorsionan el recuerdo original. (N. Cardoner, 2006)

1.1.1 Falsificación Retrospectiva

Las falsificaciones retrospectivas o ilusiones de la memoria, se crean en respuesta a necesidades afectivas. Es una deformación de hechos pasados que le hacen creer a la persona que sus síntomas han estado presentes toda su vida. (Toro Greiffenstein & Yepes Roldán, 2004). Todos tendemos a adornar la realidad según dichas necesidades o a seleccionar de manera inconsciente los recuerdos que sirvan a nuestros intereses. Dos personas que tengan actitudes emocionales intensas, pero diferentes, respecto a cierto incidente o experiencia, relatarán versiones muy distintas de lo sucedido.

Ambas pueden ser sinceras, pero cada una recordará los detalles que concuerden con sus necesidades emocionales y olvidará los no compatibles con sus afectos.

La falsificación retrospectiva puede servir para esquivar las amenazas o para aumentar la autoestimación. (Kolb, 1985)

1.1.2 Delirio retrospectivo

El delirio retrospectivo es una confusión severa y repentina, así como cambios en la función cerebral, que se caracterizan por interpretaciones erróneas de hechos ocurridos antes de la enfermedad mental padecida por el sujeto en la actualidad. (Real Academia Nacional de Medicina, 1999)

1.1.3 Recuerdos Delirantes

En este fenómeno el paciente manifiesta recuerdos de naturaleza errónea que

resultan falsos, de manera que el recuerdo se ve distorsionado. La persona tiene

la firme creencia de que estos recuerdos son reales. (Vázquez, 2000)

1.1.4 Confabulaciones

Durante la confabulación, el paciente llena los vacíos de su memoria con hechos fabricados que no tienen una base real, y sin embargo, al relatarlos los acepta como si fueran verdades que ocurrieron. Estas ficciones cambian de un momento

a otro y a menudo pueden ser sugeridas y dirigidas por la persona a quien se le

relatan. (Kolb, 1985). El paciente suele tomar como recuerdos auténticos fantasías

de la imaginación (Bayona, 2006). Generalmente, se trata de recuerdos sobre experiencias actuales o pasadas pero mal contextualizados. No obstante, en

ocasiones el sujeto excede en la necesidad de relleno narrando relatos fantásticos

o bizarros.

Las confabulaciones, típicamente no son intencionales ni suponen una forma de demanda de atención o búsqueda de compensación. El paciente no reconoce la falsedad de sus narraciones y generalmente no es consciente de sus problemas amnésicos. (N. Cardoner, 2006). Dependiendo del contenido y estructura del

relato que ofrece el paciente, existen dos tipos de las confabulaciones: facticia y

ficticia

1.1.4.1 Facticia

Durante la confabulación facticia, el paciente inventa historias sobre conductas y

vivencias que ha olvidado, intentando rellenar los graves defectos de su memoria. La confabulación es breve en contenidos y hace alusión a un pasado reciente. A veces los hechos referidos han sucedido de verdad pero han sido situados en un tiempo o contexto equivocados

(N. Cardoner, 2006)

1.1.5.2 Ficticia

El paciente elabora relatos grandiosos y fantásticos que exceden las necesidades de "relleno" de los defectos de memoria. El paciente tiende a confabular espontáneamente, y el contenido de las fantasías a menudo se relaciona con la satisfacción de deseos y búsqueda de prestigio (N. Cardoner, 2006)

1.2 De reconocimiento

Se refieren a la identificación de un material como igual a otro que había visto antes y en realidad es el mismo. Es caracterizada por la existencia de alteraciones en el reconocimiento distorsionando la vivencia de los hechos (Bulbena, 1994).

1.2.1 Dèja vú y Dèja vécu

Consiste en tener la extraña sensación de que una vivencia objetivamente nueva y actual ha sido ya experimentada con anterioridad y en la misma forma, “como algo ya visto”, "algo ya oído”, o a “algo ya entendido”, (Bayona, 2006). Es un fenómeno de ilusión de la memoria en el que existe un sentimiento de familiaridad que se presenta al observar algo –por ejemplo, una nueva escena que de hecho nunca se ha visto. Surge cuando la situación presente tiene un lazo de asociación con alguna experiencia pasada o con algún hecho olvidado (Kolb, 1985).

Hay varias explicaciones psicodinámicas al respecto, por ejemplo, un impulso coercitivo que hace al individuo repetir las actitudes y obtener una segunda oportunidad de resolver un conflicto, de modo que el resultado del incidente coincida con el deseo. Por otra parte, simboliza y estimula la resurrección de un deseo o fantasía angustiante que puede presentarse con respecto q un objeto

individual que entonces se maneja de manera defensiva, ya que se le considera irreal y se le proyecta hacia la situación externa actual que se ofrece como un sustituto para el pasado (Kolb, 1985).

Existe particularmente la experiencia Dejà vécu, que es utilizado para describir sentimientos muy intensos y persistentes de un tipo de déjà vu, que suceden como parte de un desorden de memoria. (Real Academia Nacional de Medicina, 1999)

1.2.2 Falsa identificación

Consiste en un agregado de detalles inexactos creados por la fantasía y que distorsionan el recuerdo de la situación real (Bayona, 2006). Esto se refiere a la identificación errónea que hace el paciente respecto a una persona como conocida cuando realmente es la primera vez que la ve (Bulbena, 1994).

1.2.2.1 Positiva

Implica que el sujeto parezca o crea reconocer a una persona que en realidad es un desconocido para él.

1.2.2.2 Negativa

Consiste en no reconocer a alguien que era originalmente conocido para el sujeto.

Dentro de ésta falsa identificación se encuentra el Síndrome de Capgras, en la que el sujeto afirma que una persona bien conocida por él es un doble o un engañador que ha tomado la forma de dicha persona (Bayona, 2006).

2. Amnesia

Originalmente, el término amnesia se refería a una pérdida global y completa de la memoria. En la actualidad, define tanto la pérdida total como parcial de la función mnésica. El paciente amnésico presentará una incapacidad de retener (adquirir) o recuperar (evocar) información, lo que le impedirá el recuerdo o adquisición de la información de un periodo temporal concreto (N. Cardoner, 2006).

De acuerdo al período de la pérdida de la memoria, existen dos tipos de amnesia.

Amnesia retrograda. Se refiere a una pérdida de memoria que abarca el periodo previo a la aparición del trastorno (generalmente orgánico) que dio lugar a la amnesia. Es el caso del paciente que sufre un traumatismo craneal con pérdida de conciencia y que luego no recuerda lo sucedido minutos, horas o incluso días antes del accidente.

Amnesia anterógrada. Se refiere a una pérdida de memoria que abarca el periodo consecutivo a la aparición del trastorno (generalmente orgánico) que dio lugar a la amnesia. Se le denomina también como el olvido sucesivo u olvido a medida, ya que el paciente parece ir olvidando casi al mismo ritmo en que van sucediéndose los acontecimientos (Bulbena, 1994).

2.1 Psicógena

Consiste en una súbita incapacidad de recordar información personal importante

en ausencia de un trastorno orgánico cerebral. Puede no sólo proporcionar escape

al recuerdo de experiencias intolerables, sino que sirve como recurso para

escapar de las consecuencias de un acto. Si la angustia es muy intensa, puede aparecer una reacción disociativa, de la que resulta un estado automático de fuga

o escape, en el cual el paciente pierde la memoria tanto respecto a sus

experiencias pasadas como respecto a su identidad. Por medio de este escape, los síntomas le proporcionan al paciente, sin que él se de cuenta, una aparente solución a sus dificultades. (Bulbena, 1994)

Otra forma más frecuente de amnesia psicógena, es la que se refiere a la acción futura que se intentaba llevar a cabo. Es el resultado de un conflicto de deseos. Nos “olvidamos” de cumplir con una tarea determinada o de asistir a una cita porque el acto que nos proponíamos está en conflicto, tal vez inconscientemente, con algún deseo o interés. (Kolb, 1985)

2.1.1

De ansiedad

Se refiere a la influencia de estados de ansiedad excesiva, pánico o tensión sobre

la capacidad de fijación. El mecanismo de este tipo de amnesia se halla ligado

presumiblemente a la elevación brusca de activación. Las situaciones de pánico impiden, pues, retener adecuadamente (Bulbena, 1994).

2.1.1.1Reacción

Ante una situación estresante, el sujeto no retiene la información por lidiar con el estresor. La persona no olvida lo sucedido, sino que no registra la información y no genera una huella mnémica. (N. Cardoner, 2006)

2.1.1.2 Patológica

La ansiedad generada por un estímulo amenazante o fóbico, provoca que el sujeto

analice estos estímulos menormente, en lo que concierne a la memoria explícita. Esto impide que más tarde, el sujeto pueda recordar con exactitud la situación (N.

Cardoner, 2006). La memoria referente al material amenazante en los sujetos ansiosos se ve disminuida o empobrecida, provocando así un estado amnésico cada vez que la persona se enfrenta a un estímulo doloroso y así resuelve el conflicto.

2.1.2 Catatímica

La catatimia es una deformación o represión de la percepción o del juicio inducida

por un estímulo sobrecargado de afectividad. La catatimia sobreviene en todo sujeto de un modo esporádico cuando se encuentra en un estado de sobretensión afectiva, de forma que contamina de un modo habitual la percepción y el razonamiento, realizándose falsas interpretaciones y juicios engañosos (Real Academia Nacional de Medicina, 1999).

2.1.3 Disociativa

Es la incapacidad para recordar información relacionada con un suceso estresante

o traumático. Estos pueden ser sucesos traumáticos como situaciones de

amenaza física o muerte, o bien, sucesos no traumáticos pero inaceptables para la persona que lo vive. La amnesia disociativa aparece como una defensa contra el trauma, ayudando al paciente a distanciarse de él. Dentro de este trastorno existe una pérdida completa de memoria e identidad, y a pesar de esto el individuo puede seguir llevando una vida “funcional”. (Bulbena, 1994)

2.2 Orgánicas

La principal característica de las amnesias de causa orgánica es la alteración de la memoria reciente y conservación de la memoria inmediata (Bulbena, 1994). En este tipo de amnesia, los trastornos fisiológicos de las neuronas, a través de alteraciones químicas, traumatismos, o cambios degenerativos, interfieren con los procesos de asociación. La pérdida orgánica de la memoria es provocada por alteración tanto del registro como de la retención (Kolb, 1985).

Los síndromes cerebrales orgánicos, que también pueden denominarse estados orgánicos, están causados por numerosos factores, todos los cuales alteran en último término las funciones cerebrales. El término síndrome se refiere a un grupo de síntomas y/o signos que aparecen, frecuentemente juntos y que obtienen una denominación especial.

La base de todos los síndromes cerebrales orgánicos consiste en una afección difusa del funcionalismo del tejido cerebral debida a múltiples causas. El grado de afección varía, en cuanto a gravedad, de acuerdo con la extensión de las lesiones cerebrales o el grado de impedimento funcional (Sainsbury, 1978).

2.2.1. Síndrome cerebral agudo

Dentro de este síndrome existen trastornos de conciencia, atención y a menudo de percepción. En estas condiciones están afectadas tanto la memoria inmediata como la reciente y remota. La memoria inmediata está mermada por los trastornos afectivos y perceptivos, y, en consecuencia, la retención también presentará un déficit. A menudo surge la llamada doble orientación, en la que el paciente se comporta y responde como conviviendo con dos referencias incompatibles: la real

y la irreal. Con cierta frecuencia, y según las causas, surgen falsas memorias, confabulaciones y falsas identificaciones, aunque la memoria remota puede estar bastante conservada (Bulbena, 1994).

2.2.2. Síndrome cerebral subagudo o Amnesia Global Transitoria Es un trastorno poco frecuente observado habitualmente en individuos de edad avanzada, con mayor frecuencia en hombres y que tiene una duración media de cuatro a seis horas. Es un trastorno reversible, con una remisión de los déficits que se produce, de manera completa, a las doce horas de su aparición. En este tipo de amnesia los pacientes muestran una alteración grave en la capacidad de aprendizaje de información nueva, a menudo acompañada de confabulación y de desorientación, aunque no pierden la identidad personal. Los pacientes, además, se muestran ansiosos y angustiados como consecuencia de la conciencia del déficit. La presencia de ansiedad es una característica que se debe tener muy en cuenta, pues es consecuente con el desconcierto que muestran los pacientes ante la aparición repentina de la amnesia. (Vicente, 2005)

2.2.3. Síndrome cerebral crónico o Síndrome de Korsakoff El Síndrome cerebral crónico o síndrome de Korsakoff es un tipo de amnesia persistente que surge como consecuencia de un déficit nutricional, habitualmente asociado con el consumo crónico de alcohol, que cursa con la disminución de los niveles de vitamina B12. Su diagnóstico siempre se ve relacionado con la encefalopatía de Wernicke, que constituye un daño cerebral causado por el déficit vitamínico. Los pacientes con éste síndrome sufren una alteración grave de la capacidad para el aprendizaje y la retención de nueva información. La memoria inmediata está preservada y la memoria retrógrada se suele presentar alterada. Presentan una alteración en la ordenación temporal de las memorias archivadas; pueden recordar los datos, pero no son capaces de organizarlos en el tiempo. También es común que haya una tendencia a la confabulación, en la cual ponen en manifiesto la

dificultad para secuenciar en el tiempo, y la alteración en la capacidad de

diferenciar las memorias reales de las ficticias. (Vicente, 2005)

Bibliografía

Cameron, N. (1982). Desarrollo de la personalidad y psicopatología. México:

Trillas.

Carr, S. F. (1984). ¿Qué es la psicopatología? Buenos Aires: Lidium.

Bayona, G. H. (2006). Psicopatología Básica. Bogotá, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.

Bulbena, A. (1994). Psicopatología de la memoria. En J. V. Ruiloba, Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría. Barcelona, España: SALVAT.

Escriva, D. M. (1985). Medicina de la personalidad.

J. Delay y P.

(1979). Manual de Psicología. Madrid: Toray Masson, a.c.

Kolb, L. C. (1985). Psiquiatría Clínica. D.F., México, México: Nueva Editorial Interamericana, S.A. de C.V.

M., R. C. (1987). Psicopatología y semiología psiquiátrica. Santiago de Chile .

Manuel Bailón Blancas, Fernando Cañas de Paz, Javier de las Heras Calvo, Juan José López-Ibor Aliño, Aquilino Polaino-Lorente y José María Poveda (1993). No te rindas ante la depresión . Madrid: Rialp.

Marchais, P. (1985). Procesos psicopatológicos del adulto. México : Ediciones científicas la presna Médica Mexicana.

N. Cardoner, M. U. (2006). Psicopatología de la Memoria. En J. V. Ruiloba, Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría (págs. 167-189). Elsevier, España:

Masson.

Plaza and Janes, S. (1979). Enciclopedia de la psicología. Psicoanálisis y psicología médica. Barcelona: Virgen de Guadalupe .

Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal. (2007). Manual de Psicopatología general. Madrid: Ediciones Pirámide.

Real Academia Nacional de Medicina. (1999). Anales de la Real Academia Nacional de Medicina. Madrid, España.

Rober E. Hales, MD, MBA. Stuart C. Yudofsky, MD. Glen O. Gabbard, MD. (2009 ). Tratado de psiquiatría clínica. Barcelona: Elsevier Masson.

Sainsbury, M. J. (1978). Introducción a la Psiquiatría. Ediciones Morata.

Toro Greiffenstein, R. J., & Yepes Roldán, E. (2004). Psiquiatría. Bogotá: CIB.

Vázquez, C. (2000). Psicopatología de la Memoria y Vivencia del tiempo. Psicopatología descriptiva: Nuevas tendencias , 445-466.

Vicente, M. J. (2005). Trastornos del lenguaje y la memoria. Barcelona: UOC.

TRASTORNOS DE LA EMOCIÓN

1.2 Personalidad hipertímica. 1.2 Personalidad distímica. 1.3 Personalidad ciclotímica. 1.4 Personalidad irritable.
1.2 Personalidad hipertímica.
1.2 Personalidad distímica.
1.3 Personalidad ciclotímica.
1.4 Personalidad irritable.
1.5 Anormalmente fría.
2.1.1 Fobias.
2.1 Ansiedad.
2.1.2 Pánico.
2.2 Depresión.
2.2 Depresión.
2.2.1 Duelo
2.2.1 Duelo
2.1 Ansiedad. 2.1.2 Pánico. 2.2 Depresión. 2.2.1 Duelo 1. Predisposiciones emocionales anormales . 2. Reacciones
2.1 Ansiedad. 2.1.2 Pánico. 2.2 Depresión. 2.2.1 Duelo 1. Predisposiciones emocionales anormales . 2. Reacciones

1. Predisposiciones emocionales anormales.

2. Reacciones emocionales anormales.
2. Reacciones
emocionales
anormales.

3. Expresiones anormales de la emoción.

2.3 Euforia
2.3 Euforia
3.1 Disociación de la emoción.
3.1 Disociación de la
emoción.
3.1.1 Bella indiferencia.
3.1.1 Bella indiferencia.
Trastornos de la emoción.
Trastornos de la
emoción.
4.1 Depresión. 4.2 Angustia patológica. 4.3 Irritabilidad. 4.4 Apatía . 4.5 Euforia . 4.6 Exaltación.
4.1 Depresión.
4.2 Angustia patológica.
4.3 Irritabilidad.
4.4 Apatía .
4.5 Euforia .
4.6 Exaltación.
. 4.7 Éxtasis.
5.1 Falta de adecuación.
5.2 Pérdida de dirección.
5.3 Incongruencia de afecto.
5.4 Labilidad

4 . Trastornos psicóticos de la emoción.

5.4 Labilidad 4 . Trastornos psicóticos de la emoción. 5. Trastornos psicóticos de la expresión de
5.4 Labilidad 4 . Trastornos psicóticos de la emoción. 5. Trastornos psicóticos de la expresión de

5. Trastornos psicóticos de la expresión de emoción.

Las Emociones

Las emociones son estados afectivos que aparecen en nosotros de manera brusca, en forma de crisis más o menos violentas, más o menos pasajeras. Se distinguen por una polaridad, es decir, que tienen carácter positivo o negativo por ejemplo: gana – desgana, alegría- tristeza etc. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

Se presentan como “reacción inmediata a la acción de un estímulo eficiente que puede provenir del mundo circundante, como del mundo interior del sujeto”. Se caracterizan por ser momentáneas, fugaces, de gran intensidad y de exteriorización inmediata y evidente, expresándose por medio del lenguaje o comportamiento motriz. (Capponi, 1987)

1. Predisposiciones emocionales anormales

1.1. Personalidad hipertímica

Se caracteriza por un entusiasmo acompañado por un alto nivel de actividad, gente optimista sobre todo en los logros que se creen capaces de llevar a cabo produciendo una sensación de omnipotencia. El estado de ánimo se encuentra exaltado, se puede decir que son personas eufóricas, con un comportamiento exageradamente extrovertido, actúan con demasiada familiaridad, suelen tener poca consideración con las normas sociales establecidas y es muy común que se reconcilien con la misma rapidez y facilidad con la que se irritan. Constantemente sus acciones son oscilantes ya que, cuando una actividad es de mayor interés que la actual la abandonan repentinamente. (Manuel Bailón Blancas, Fernando Cañas de Paz, Javier de las Heras Calvo, Juan José López-Ibor Aliño, Aquilino Polaino- Lorente y José María Poveda Ariño. , 1993)

1.2. Personalidad distímica

La distimia es un término muy próximo a la disforia, el paciente sufre oscilaciones extremas y accesionales en sus movimientos afectivos con trascendencia

conductual. Existen marcados sentimientos de incapacidad, aunque normalmente pueden hacer frente a las necesidades básicas de su vida ordinaria que, puede generar sentimientos de culpa en el paciente y de incomprensión entre las personas del entorno. Se relaciona sobre todo con la forma de ser y con el estrés prolongado. (Bruno, 1997)

1.3. Personalidad ciclotímica

Se caracteriza por la constante fluctuación del humor dependiente de todas las demandas del ambiente, pasa fácilmente de la alegría a la tristeza y del júbilo al dolor. Alternancia de fases depresivas y maniacas con una duración variada entre horas o días generando una inestabilidad emocional en el sujeto. (Manuel Bailón Blancas, Fernando Cañas de Paz, Javier de las Heras Calvo, Juan José López- Ibor Aliño, Aquilino Polaino-Lorente y José María Poveda Ariño. , 1993)

El temperamento oscila con el medio, y no hay oposición abrupta entre el yo y el mundo, para ellos la tonalidad afectiva lo es todo y la reflexión es la cosa menos importante. El estado psíquico es determinado por la tonalidad del humor. Cuando éste es alegre la concepción es rápida y extensa, sin profundizar y englobando al mismo tiempo una diversidad de cosas, cuando el humor es triste el estado psíquico fluye despacio, de una forma simple y regular, los movimientos son pausados, los pensamientos necesitan tiempo y las decisiones maduran lentamente. (Plaza and Janes, 1979)

1.4. Personalidad irritable

Este tipo de personalidad tiene su origen en la sensación de frustración y enojo consigo mismo. Responde a una resistencia o a un sufrimiento ante una reacción agresiva que puede incluso no ser más que moral o interior.

Proyecta en el otro una intención malévola, sufre de una desvalorización que traspasa los límites del ambiente que le rodea. Permanece en un estado gravemente arraigado. (M. Escriva, 1985)

1.5. Personalidad anormalmente fría

Se trata de una personalidad en la cual están presentes el aplanamiento afectivo, la apatía y la anhedonia. Se asocia con una niñez fría, no empática y emocionalmente muy empobrecida

2. Reacciones emocionales anormales

2.1. Ansiedad

Capponi considera la ansiedad como un estado emocional desagradable asociado a cambios psicofisiológicos y que no es respuesta a una situación objetiva como el miedo, sino que es manifestación de un conflicto intra psíquico. Los cambios fisiológicos consisten en taquicardia, hiperventilación, temblor, sudoración, alteraciones vasomotoras, sensaciones de debilidad y otras somatizaciones.

Se describe también como un desagrable sentimiento de expectación temerosa frente a un peligro inminente e inevitable vivido con aprensión, alerta y prolongada tensión.

Se convierte en patológica cuando provoca desorganización de la experiencia y de la conducta. (Cameron, 1982)

2.1.1. Pánico.

Es aquel estado afectivo episódico, en que el paciente vive una extrema, aguda e intensa ansiedad, con sentimientos de terror, síntomas autonómicos y deseos imperiosos de huir, acompañada de desorganización de la personalidad con gran menoscabo de la esfera cognitiva y total comando afectivo de la conducta. “Es un

estado afectivo contagioso que es elicitado por situaciones de gran riesgo vital”. (Capponi, 1987)

2.1.2 Fobias.

Son temores que se imponen frente a determinadas situaciones u objetos, aun cuando no son lógicamente justificables ni proporcionales al estímulo que se presenta. Las fobias se refieren a miedos patológicos específicos, comienzan a veces con un ataque de ansiedad, pero una vez dominado este , el paciente desencadena su ansiedad centrándola en algún objeto o situación externa. Incluyen el miedo irracional a las alturas, a los lugares cerrados, a los espacios amplios, a la vida animal, a las cosas etc

La reacción fóbica es un intento por hacer disminuir una tensión y una ansiedad generadas internamente mediante un proceso de desplazamiento, de proyección y de evitación. (Cameron, 1982)

2.2

Depresión

Frazier se referia a la depresión como el afecto que supone un sentimiento de tristeza, melancolía, soledad y pérdida de interés (Carr, 1984). En otras palabras citando a Capponi, la depresión es un estado afectivo caracterizado por una disminución cuantitativa del ánimo, que es vivida por el paciente como un sentimiento de tristeza hasta un sentimiento interno indescriptible y horrible. La expresión de este estado es variable, algunos lloran, otros se ven visiblemente derrotados o muy conmovidos, hasta los que están como petrificados en el dolor y el sufrimiento.

Síntomas claves de la depresión son la tristeza, soledad, desesperación, pesimismo, sentimientos de culpa y desvalorización.

2.2.1 Duelo

Es el tiempo adaptativo por el que pasa una persona para elaborar una pérdida, una reacción cognitivo-afectiva-comportamental. Caracterizado por sentimientos de fracaso o abandono, pérdida de apetito, disminución de la vida social y falta de concentración. (Bruno, 1997)

En los sujetos con duelo se considera normal que experimenten la presencia de sus ser querido durante un tiempo después del duelo, esta presencia puede adoptar alucinaciones o sueños vividos o puede aparecer trastorno del sueño, llanto excesivo, cambios psicomotores e ideas de muerte. El 15% de personas con duelo puede aparecer después de una depresión clínicamente significativa. (Rober E. Hales, MD, MBA. Stuart C. Yudofsky, MD. Glen O. Gabbard, MD., 2009 )

2.3

Euforia

Es la sensación exagerada de bienestar que no tiene bases en la realidad (Carr, 1984), el individuo permanece en un estado de confianza y satisfacción aparente, proveniente de un estado real de mejoría o una ilusión.

3. Expresiones anormales de la emoción 3.1. Disociación de la emoción

No existe una relación entre lo que se piensa y siente o cómo se manifiesta y en la emoción misma. Disociación implica separación de una parte de la persona con respecto a alguna emoción. El individuo se encuentra a si mismo actuando conforme a pensamientos y sentimientos que pareciera están siendo controlados por una fuerza externa. Cuando ciertas emociones “no están autorizadas” implica en el sujeto despersonalización, desrealización, amnesia y confusión de identidad como un mecanismo de experiencia emocional.

3.1.1. Bella indiferencia

Es la ausencia de preocupación por la propia incapacidad, presente en alteraciones histéricas en las cuales dicha incapacidad sirve a satisfacciones simbólicas (Carr, 1984).

4. Trastornos psicóticos de la emoción

4.1. Depresión

Las depresiones psicóticas son desordenes del humor, en los que el desánimo, el desprecio de sí mismo y la auto condena alcanzan proporciones delirantes (Cameron, 1982). Se caracteriza de igual manera por una disminución de la actividad, se paraliza la iniciativa y la decisión reflejando esto en su actitud hacia los demás y sus acciones. (Silva, 1995)

4.2 Angustia patológica

La angustia es el afecto caracterizado por sensaciones de aprensión, incertidumbre y desamparo, sin relación con un peligro real o externo (Carr, 1984). Acompañado de síntomas somáticos como palpitaciones, disena, palidez, sudoración, etc. El acento está puesto en la vivencia subjetiva de temor expectante.

Los pacientes con trastorno por estrés postraumático pueden experimentar crisis de angustia, estas experiencias traumáticas pueden ser ocasionadas por eventos tanto internos como externos.

4.3 Irritabilidad

Es el estado afectivo que se caracteriza por una excesiva sensibilidad o excitabilidad frente a situaciones ante las cuales el paciente reacciona en forma impaciente, tenso y agresivo “ (Capponi, 1987)

Considerado como un estado emocional influido por el malhumor, pueden aparecer síntomas como sudoración, taquicardia o acaloramiento. Esta irritabilidad le ocasiona al individuo un estado de excitación que fortalece la percepción de lo

que considera una amenaza para sí mismo. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

4.4.

Apatía

La apatía es el estado afectivo que se caracteriza por la ausencia casi total de la capacidad de respuesta emocional, tanto frente a sí mismo como frente al mundo que lo rodea. Se refiere también a una total incapacidad de comunicación afectiva

y empatía, es una persona a la que las emociones ajenas no le afectan en lo absoluto. (M., 1987)

El individuo vive un estado de pena, amargura, pesimismo, desesperación, decaimiento y abatimiento en relación a los sentimientos vitales, que están en

estrecha relación con la corporalidad. Es una tristeza que compromete físicamente

a la persona.

4.5 Euforia

Es el estado afectivo en el que el paciente vive un sentimiento exagerado de bienestar psicológico, no adecuado a la situación del momento. La euforia se manifiesta por gran locuacidad, optimismo y satisfacción. El individuo irradia felicidad y ríe con facilidad. Todo indica un estado placentero de humor, en que las situaciones desagradables inciden de manera pasajera (Capponi, 1987). Puede aparentar un estado permanente de alegría y felicidad, sin embargo, no es más que una fachada que se puede derrumbar con facilidad.

4.6 Exaltación

Con exaltación nos referimos al humor expansivo (desbordante , con urgencia por hacer cosas, por comunicarse, por proyectarse hacia los demás) con intensa reactividad emocional, atención dispersa e hiperactividad motora. El curso de pensamiento es acelerado e incluso ideo fugal, presenta un discurso logorreico. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

4.7 Éxtasis

Se vive como un sentimiento de suprema felicidad, una exaltación placentera de gran intensidad. Son sentimientos sublimes o estados embriagadores. Algunos enfermos llaman a estos sentimientos de éxtasis, voluptuosidad del alma. (Capponi, 1987)

5. Trastornos psicóticos de la expresión de las emociones

5.1 Falta de adecuación

Supone una falta de ajuste de las emociones al contenido actual de sus vivencias. Por ejemplo: llorar y lamentarse amargamente al recibir una buena noticia. Es un síntoma frecuente tanto en los síntomas orgánicos-cerebrales como en las esquizofrenias residuales que han dejado un defecto en la personalidad. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

5.2 rdida de dirección

Es la pérdida de la capacidad para modular y cambiar las emociones. Lo que refiere el individuo es que los sentimientos están bloqueados, de manera que no puede aplicarlos de manera adecuada a una situación y según su propia voluntad. Por ejemplo: mantener un estado de malhumor aunque el contexto favorezca todo lo contrario. La persona con pérdida de dirección quiere alegrarse, pero no puede. Se observa en cuadros orgánico-cerebrales, en los estados de manía y en ciertos pacientes depresivos y esquizofrénicos. Puede establecerse una cierta progresión en la gravedad desde la restricción afectiva o el embotamiento hasta el aplanamiento afectivo. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

5.3 Incongruencia afectiva

Se refiere a la presentación simultanea de sentimientos contradictorios con respecto a un mismo objeto o situación, como sentir amor y odio a la vez hacia alguien , sin que un sentimiento anule a otro. Se observa frecuentemente en los pacientes obsesivos, esquizofrénicos y en algunos maniaco-depresivos. (Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal, 2007)

5.4

Labilidad

Es aquel trastorno de la afectividad en el cual se presentan cambios bruscos y repentinos del tono afectivo, sin que exista un motivo que lo justifique. Son intensos y de escasa duración. Como una especie de “distractibilidad” afectiva. Es un síntoma muy característico de las deficiencias mentales, de las personalidades inmaduras, de los estados de ansiedad intensa y de muchos enfermos con lesiones cerebrales. (Capponi, 1987)

Bibliografía

Bruno,

Barcelona: Paidós.

F.

J.

(1997)

Diccionario

de

términos

psicológicos

fundamentales.

Cameron, N. (1982). Desarrollo de la personalidad y psicopatología. México:

Trillas.

Carr, S. F. (1984). ¿Qué es la psicopatología? Buenos Aires: Lidium.

Escriva, D. M. (1985). Medicina de la personalidad. Santander: Escriba.

J. Delay y P.

(1979). Manual de Psicología. Madrid: Toray Masson, a.c.

M., R. C. (1987). Psicopatología y semiología psiquiátrica. Santiago de Chile .

Manuel Bailón Blancas, Fernando Cañas de Paz, Javier de las Heras Calvo, Juan José López-Ibor Aliño, Aquilino Polaino-Lorente y José María Poveda Ariño. . (1993). No te rindas ante la depresión . Madrid: Rialp.

Marchais, P. (1985). Procesos psicopatológicos del adulto. México : Ediciones científicas la presna Médica Mexicana.

Pedro J. Mesa Cid y Juan F. Rodríguez Testal. (2007). Manual de Psicopatología general. Madrid: Ediciones Pirámide.

Plaza and Janes, S. (1979). Enciclopedia de la psicología. Psicoanálisis y psicología médica. Barcelona: Virgen de Guadalupe .

Rober E. Hales, MD, MBA. Stuart C. Yudofsky, MD. Glen O. Gabbard, MD. (2009 ). Tratado de psiquiatría clínica. Barcelona: Elsevier Masson.

TRASTORNOS EN EL SELF

1.1. Despersonalización alopsíquica 1.2. Desrealización 1.3. Pensamientos fabricados 1.4. Robo del pensamiento
1.1.
Despersonalización
alopsíquica
1.2. Desrealización
1.3.
Pensamientos
fabricados
1.4. Robo del
pensamiento
1.5. Imposición del
pensamiento
1.6. Fenómenos de
influencia
2.1. Vivencias de
escisión
2.2. Vivencias de
disociación
4.1. Difusión del
pensamiento
4.2.
Apersonificación
4.3. Transitivismo
6.1. Disociación del
afecto
6.2. Pérdida de la
resonancia
emocional
8.1.
Despersonalización
somatopsíquica
8.2. Somatizaciones
Despersonalización somatopsíquica 8.2. Somatizaciones 1. Trastorno de la conciencia de pertenencia 2. Trastornos
Despersonalización somatopsíquica 8.2. Somatizaciones 1. Trastorno de la conciencia de pertenencia 2. Trastornos

1. Trastorno de la conciencia de pertenencia

2. Trastornos de la conciencia de unidad 3. Trastornos de la conciencia de identidad 4.
2. Trastornos de la
conciencia de
unidad
3. Trastornos de la
conciencia de
identidad
4. Trastornos de la
conciencia de
límites
5. Trastornos de la
conciencia de existir
6. Trastornos de la
conciencia de la
actividad de sí
mismo
7. Trastornos de la
conciencia de
enfermedad
8. Trastornos de la
conciencia corporal

Trastornos en el self

Trastornos en el self (la experiencia de sí mismo)

En su función personalizadora y cualificadora del vivenciar, el yo percibe una conciencia de sí mismo que los psicopatólogos clásicos como Jaspers y Schneider la han descrito con referencia a cinco características:

1. Conciencia de pertenencia del propio yo.

2. Conciencia de la unidad del yo.

3. Conciencia de la identidad del yo.

4. Conciencia del yo en oposición a lo externo o límites del yo.

5. Conciencia del existir del yo.

Pero de acuerdo a Capponi, la conciencia de la salud y la enfermedad, y la conciencia corporal también deben tomarse en cuenta como aspectos a considerar cuando hablamos del self (Capponi, 2010).

1. Trastorno de la conciencia de pertenencia

1.1 Despersonalización alopsíquica

La apreciación de su persona, en relación a sus vivencias, a su yo psíquico, le resulta extraña, lejana y poco familiar. Los fenómenos de despersonalización alopsíquica cuando está trastornado el juicio de realidad, consisten en desconocimiento, negación y extrañeza frente a su propio yo psíquico, que el paciente vive con desconcierto y gran angustia. Sin embargo le cuesta comunicarlo y pedir ayuda. Aunque atisba lo extraño del fenómeno que le acontece, lo refiere como algo inmutable. "Ya no soy el mismo, me desconozco, no tengo las mismas sensaciones de antes, soy otro". Estas vivencias dan pronto pie a construcciones delirantes. En el período de trema esquizofrénico descrito por Conrad la despersonalización es un síntoma habitual. (Capponi, 2010)

1.2 Desrealización

El sujeto siente extraño el mundo que lo rodea. Como si él no perteneciera a ese mundo, le es ajeno. El entorno le resulta extraño, todo cambiado, como si él no perteneciera a ese mundo. Lo vive como amenazante, poco familiar, lo angustia

en extremo. También lo plantea con convicción apodíctica y sin clara conciencia

de

fenómeno patológico. (Capponi, 2010)

que

es

un

1.3 Pensamientos fabricados

Trastorno de la conciencia de pertenencia del propio yo, en el que el paciente tiene la impresión de que sus pensamientos no provienen de él, es otro el que los ha pensado, un poder extraño se los presenta ya hechos, ya fabricados; él no es autor de sus pensamientos, ya no es dueño de ellos, en suma ha perdido el carácter de propiedad personal de su pensar. (Capponi, 2010)

1.4 Robo del pensamiento Trastorno de la conciencia de pertenencia del propio yo, en el cual el paciente deja de ser dueño de sus propios pensamientos, los cosifica y le pueden ser sustraídos. Si le desaparece un pensamiento, por ejemplo, el paciente lo vive con el sentimiento de que se lo han extraído desde fuera. (Capponi, 2010)

1.5 Imposición del pensamiento Trastorno de la conciencia del yo, también en relación a los pensamientos, pero en este caso ya no son fabricados, ni se los roban. Los pacientes refieren que sus pensamientos no son los suyos, no son como ellos piensan comúnmente, sino que les han sido impuestos. Hay una fuerza extraña, externa a su yo, que los hace pensar de tal o cual modo. Los términos fabricación, robo, imposición, corresponden al relato habitual hecho por estos pacientes, los cuales usan esos mismo términos y por lo que así han prevalecido. (Capponi, 2010)

1.6 Fenómenos de influencia Llamados también por Jaspers "Acción voluntaria influida". Es un término más genérico, que además de incluir los trastornos de la conciencia de pertenencia al yo en relación al pensamiento, también se refiere a los trastornos de la conciencia de pertenencia del yo en relación a la acción y a la voluntad. La influencia la viven

como si desde fuera los obstaculizaran, los inhibieran o los facilitaran. Se les contiene la mano cuando quieren tomar algo, se sienten inmovilizados, petrificados. De repente no pueden continuar, como si estuvieran paralizados. Los silencian o los hacen hablar o moverse. Para ellos es un poder extraño e incomprensible. (Capponi, 2010)

2. Trastornos de la conciencia de unidad

2.1 Vivencias de escisión Trastorno psicopatológico de la conciencia de unidad del yo, en la que el paciente refiere que coexisten en él dos o más personas, seres o fuerzas, las cuales viven simultáneamente. Habitualmente no coinciden ni se parecen, sino más bien se oponen mutuamente. Como bien aclara Jaspers, no se refieren estas vivencias de escisión a frases alusivas que con frecuencia escuchamos normalmente: "Habitan dos almas en mi pecho", "la razón y el instinto están en lucha". Tampoco corresponde a los desdoblamientos de la personalidad, ya que en este caso las personalidades comandantes no coexisten sino que alternan. Los enfermos no se experimentan ya a sí mismos como unidad lógica y natural, como una totalidad coherente. Se sienten íntimamente desgarrados, escindidos y separados. En este sentimiento de escisión existen duplicaciones o multiplicaciones, en las que cada parte tiene su propia autonomía. Este tormentoso estado es vivido con cierta frecuencia por el paciente, con un desgarrador sentimiento de disolución. (Capponi, 2010)

2.2 Vivencias de disociación

La apreciación de su unidad psíquica se compromete, llegando a sentirse como alguien totalmente diferente (múltiple personalidad), como que su pasado no lo vivió (amnesia psicogénica), o como que ciertas situaciones no tienen nada que ver con su yo (fuga psicogénica). (Capponi, 2010)

3.

Trastornos de la conciencia de identidad

La apreciación de su continuidad y mismidad a través del tiempo, es errática. O se percibe como idéntico al que era en su infancia o adolescencia, sintiéndose niño, como si el tiempo no hubiera pasado, o ha cambiado tanto que le cuesta reconocerse en su pasado. Alteración de la apreciación de sí mismo con el juicio conservado. No amenaza los cimientos del yo como en el psicótico. Los lleva en muchos casos a asumir una nueva identidad. Estas vivencias pueden dar pie a delirios en los que hay una trasformación delirante de sexo, de rol social, de especie (considerarse animal). O sostener el enfermo que ahora es otro del que era antes, pudiendo crear de manera delirante una nueva biografía, con habituales delirios místicos o de filiación. También puede darse el caso de que bajo doble orientación el paciente asuma su origen natural y su historia real, tanto como su realidad y biografía delirada. (Capponi, 2010)

4. Trastornos de la conciencia de limites

Los pacientes presentan un compromiso en la apreciación de su persona en la relación con los demás. Con suma ligereza sienten que lo que ellos experimentan y viven es lo que el otro vive y siente, y viceversa, lo que les dificulta objetivar las vivencias del otro. (Capponi, 2010)

4.1 Difusión del pensamiento Trastorno psicopatológico de la conciencia de límites del yo, referido a la ausencia de demarcación entre pensamientos y mundo externo, donde se vivencia una pérdida de la intimidad del pensar propio, la que los deja al descubierto. El pensamiento se difunde, se desparrama, se publicita sin un límite, que lo contenga. Muchos han llamado a este trastorno "adivinación del pensamiento", ya que es una forma textual de cómo los pacientes refieren este fenómeno: "no puedo ocultar mis pensamientos, todos me son adivinados". (Capponi, 2010)

4.2 Apersonificación Ausencia de demarcación entre el yo del paciente y el yo de otro, en el sentido de vivenciar lo que hace y experimenta otro, como si fuera el paciente quien lo hace y experimenta. Es como si su persona se "apropiara" de las vivencias de otra y las hiciera suyas. Este fenómeno de apersonificar vivencias ajenas también puede darse con los objetos del mundo externo. El paciente apersonifica lo que le sucede a un mueble, a una cortina, etc., sintiendo aquello que se supone "sentiría" dicho objeto. (Capponi, 2010)

4.3 Transitivismo Con una dirección inversa a la anterior, aquí el trastorno psicopatológico de la conciencia de los límites del yo también se refiere a la ausencia de demarcación entre el yo del paciente y el yo del otro. El enfermo vivencia que lo que él hace y siente, lo siente o experimenta el otro. En este caso es como si él "trasfiriera" sus vivencias a otra persona. Este fenómeno de trasferir de sí mismo a otros al igual que en la apersonificación, puede darse también con los objetos del mundo externo. El paciente trasfiere sus vivencias a cosas, animales o cualquier objeto que lo rodee. (Capponi, 2010)

5. Trastornos de la conciencia de existir

Estos pacientes refieren vivir como en un vacío, con extraños sentimientos de existencia vacua, inconsistente, y sin sentido. En esta perturbación, se pierde en mayor o menor grado la vivencia indudable de la propia existencia. Los pacientes la refieren de diversas maneras: "a veces dudo que esté vivo", "es como si la vida se me hubiera ido, se me hubiera secado", "estoy cambiando, mi persona no existe ya", "ya no existo, no tengo corazón ni pulmones, huelo como un cadáver". Estas vivencias patológicas llevan habitualmente a los llamados delirios nihilistas y a veces esta inexistencia ya no sólo compromete al yo sino que se extiende al mundo (delirio nihilista global). (Capponi, 2010)

6.

Trastornos de la conciencia de la actividad de sí mismo

La conciencia del yo existe en todos los procesos psíquicos. El “yo pienso” acompaña a todas las percepciones, representaciones, ideas. Si lo psíquico recibe ese tono especial de la acción “mía”, del “yo”, “personal”, se llama personalización. (Jaspers, 1993) La conciencia de la actividad de sí mismo es la interpretación de las acciones, pensamientos y sentimientos como propios y como resultado de nosotros mismos.

6.1 Disociación del afecto Es la experiencia subjetiva de la incapacidad emocional, o la debilidad de la misma. El individuo experimenta la ausencia o la falta de capacidad para percibir sentimientos. (Capponi, 2010)

6.2 Perdida de la resonancia emocional También conocida como “anestesia afectiva” es experimentada principalmente durante estados depresivos, los individuos refieren la sensación de no poder sentir emociones (Chinchilla, 2008). La diferencia que tiene con la disociación del afecto, es que este trastorno es observable por el medio del sujeto, es decir, se vuelve una manifestación objetiva.

7. Trastornos de la conciencia de enfermedad

El paciente enjuicia su estado patológico como algo natural, producto de diversas causas a menudo relacionadas con su delirio, pero no al fenómeno de enfermarse. Muchos pacientes no deparan en sus molestias, síntomas, limitación y graves conflictos. Como si ellos no existieran. No piden ayuda y cuando se les brinda no les interesa ni se comprometen en el proceso terapéutico. Este trastorno es un continuo, que va desde grados leves en que el paciente acusa estar enfermo y sin embargo no identifica su trastorno, o se queja de fenómenos aislados, o su lamento no es más que una racionalización sin ninguna repercusión vivencial, hasta llegar al extremo de no reconocer sus síntomas, no interesarse en absoluto

por cambiar de estado y considerar que su situación es absolutamente natural. (Capponi, 2010)

8. Trastornos de la conciencia corporal

8.1 Despersonalización somatopsíquica

La extrañeza frente a su propio cuerpo es vivida delirantemente, el paciente afirma apodícticamente que su rostro ha cambiado, que mira su cuerpo al espejo y no es el de antes, que camina de manera distinta y que sus movimientos los desconoce.

Todo esto lo vive con un sentimiento de angustia intenso y no es capaz de sentirlo como producto de una enfermedad. Esta percepción de su yo corporal a menudo da pie a delirios de influencia. (Capponi, 2010)

8.2 Somatizaciones

Las somatizaciones en un yo con compromiso del juicio de realidad, corresponden a vivencias de enfermedad corporal absurdas e incomprensibles, que son vividas con carácter apodíctico aunque no presente ningún síntoma ni signo que las confirme. No son temores, son convicciones. Cuando se organizan y se definen se

constituyen en las ideas delirantes hipocondriacas. (Capponi, 2010)

TRASTORNOS DE LA CONCIENCIA

1.1. Hipervigilia 1.2. Letargia 1.4.1.1. Estupor catatónico 1.3. Obnubilación 1. Disminución de la conciencia
1.1. Hipervigilia
1.2. Letargia
1.4.1.1. Estupor
catatónico
1.3. Obnubilación
1. Disminución de la
conciencia
1.4.1. Estupor
1.4.1.2. Estupor
psiquiátrico
depresivo
1.4. Estupor
1.4.2. Estupor
1.4.1.3. Estupor
orgánico
histérico
1.5. Precoma
1.6. Coma y muerte
cerebral
2.1.1. Confusión 2.1.2. Delirium 2.1.3. Estadío asténico-apático 2.1.4. Estadío confusional 2.2.1.
2.1.1. Confusión
2.1.2. Delirium
2.1.3. Estadío
asténico-apático
2.1.4. Estadío
confusional
2.2.1.
Despersonalización-
Desrealización
confusional 2.2.1. Despersonalización- Desrealización 2.1. Alteraciones globales 2.2.2.1. Anosognosia 2.2.2.2.
confusional 2.2.1. Despersonalización- Desrealización 2.1. Alteraciones globales 2.2.2.1. Anosognosia 2.2.2.2.

2.1. Alteraciones

globales

Desrealización 2.1. Alteraciones globales 2.2.2.1. Anosognosia 2.2.2.2. Asterognosia 2.2.2.3.
2.2.2.1. Anosognosia 2.2.2.2. Asterognosia 2.2.2.3. Prosopagnosia 2.2.2.4. Miembro fantasma
2.2.2.1.
Anosognosia
2.2.2.2.
Asterognosia
2.2.2.3.
Prosopagnosia
2.2.2.4. Miembro
fantasma
2.2.2.3. Prosopagnosia 2.2.2.4. Miembro fantasma Trastornos de la conciencia 2. Cambios oniroides de la

Trastornos de la conciencia

2. Cambios oniroides de la conciencia
2. Cambios
oniroides de la
conciencia
de la conciencia 2. Cambios oniroides de la conciencia 2.2. Alteraciones circunscritas 3.1. Estados

2.2. Alteraciones

circunscritas

3.1. Estados crepusculares 3.2. Disociación hipnótica 3.3. Personalidad múltiple o doble
3.1. Estados
crepusculares
3.2. Disociación
hipnótica
3.3.
Personalidad
múltiple o doble
hipnótica 3.3. Personalidad múltiple o doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2.
hipnótica 3.3. Personalidad múltiple o doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2.
hipnótica 3.3. Personalidad múltiple o doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2.
2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos
2.2.2. Spectrum de
las agnosias
3.1.1. Automatismos

3.1.2. Impulsiones

doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2. Impulsiones 3. Restricciones de la conciencia 72
doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2. Impulsiones 3. Restricciones de la conciencia 72
doble 2.2.2. Spectrum de las agnosias 3.1.1. Automatismos 3.1.2. Impulsiones 3. Restricciones de la conciencia 72

3.

Restricciones de

la conciencia

Trastornos de la conciencia

La conducta de un paciente que presenta alguna alteración de conciencia puede ir desde una extrema agitación a la inmovilidad del coma y la muerte. Todos los rasgos de los trastornos de la conciencia (estrechamiento y disgregación del campo de la conciencia y polarización del campo de la conciencia) se presentan como síntomas en otros trastornos mentales como las psicosis agudas, las "bouffees" delirantes, las crisis de manía o de melancolía más o menos confusos y sobre todo en la epilepsia. Se pueden encontrar también en la histeria y en las psicosis esquizofrénicas. (Kaplan & Sadock, 1992)

Los trastornos de la conciencia se diferencian en alteraciones cuantitativas (o de nivel) y alteraciones cualitativas (de grado de organización mental); mismas que se pueden combinar o sobreponer. (Uriarte, 1991)

La conciencia patológica puede adoptar tres formas clínicas:

a) La conciencia disminuida (del sensorio)

b) La conciencia oneroide (del conocimiento)

c) La conciencia restringida (y de disociación)

1. Disminución de la consciencia (torpor)

También conocido como alteraciones del sensorio, hacen referencia (el sensorium) al nivel de alerta y de atención de una persona en conjunto con la capacidad para reaccionar de manera apropiada y psicológicamente comprensible a estímulos internos y externos. El sensorio normal ocupa tanto la vigilia como el sueño profundo. (Elena Requena Varón, 2009)

1.1 Hipervigilia Se trata del resultado de la exaltación de los sistemas neurobiológicos que controlan la atención y la alerta. Suele suceder como estado de transición en diversos trastornos orgánicos y psiquiátricos y va acompañada de un incremento de la actividad motora y verbal. Es el inicio casi constante de accesos maníacos,

de la intoxicación con alguna droga alucinógena y de alguna forma de inicio de la esquizofrenia. Se caracteriza por la sensación subjetiva de una mayor claridad mental, aunque esto no quiere decir que esté acompañada de un mayor rendimiento intelectual ni atencional. (Elena Requena Varón, 2009)

1.2 Letargia

Se conoce también como sopor o somnolencia. Consiste en una dificultad para mantener la alerta y la atención a pesar del esfuerzo del sujeto. Suele existir una distorsión de la evocación mnésica y ligera desorientación temporo espacial.

(Ruiloba, 1994)

Se presenta una reducción de los movimientos espontáneos, pero se conserva la respuesta al dolor, los reflejos y el tono muscular. Suele darse principalmente en casos de ingesta de sustancias tóxicas, falta de descanso, intoxicaciones, variación circadiana normal, insolaciones, etc. (Elena Requena Varón, 2009)

1.3 Obnubilación

Esta alteración del sensorio es más profunda y resulta sumamente difícil extraer al paciente de su estado. (Ruiloba, 1994) Se presenta una disminución del estado de alerta, los procesos mentales y la asociación entre ellos se abate. Se entorpece la percepción y el individuo no puede centrar por mucho tiempo su atención de manera selectiva, por ellos tiene graves errores de juicio y omisiones. El individuo se encuentra somnoliento, con tendencia a dormir, apático y aletargado. Se muestra distraído, con periodos de mutismo, ausente, ensimismado, con mirada extraviada y vacía y hay desorientación parcial en las cuatro esferas (tiempo, espacio, persona y situación). (Uriarte, 1991)

Las funciones intelectuales se encuentran seriamente perturbadas. El síntoma psicopatológico preponderante es la confusión, mientras que el neurológico es el retardo en el despertar y mantener tanto la vigilia como la atención. Se da

principalmente en trastornos orgánicos (alteraciones del SNC), intoxicaciones, traumatismos craneales (TCE), hipertensión endocraneal, isquemias o trastornos del riego cerebral, hipoxias, crisis epilépticas, meningitis, encefalitis. (Varón & Codina, 2009)

1.4 Estupor Es una afectación más profunda del estado de conciencia que la obnubilación, de manera que el paciente tiene una mayor somnolencia, solo se puede despertar con estímulos intensos, la articulación verbal está muy afectada y casi no se le entiende. El paciente está mal orientado, la percepción es poco nítida y pueden presentarse tendencias a la fuga o agresividad, tiene pocos movimientos espontáneos, casi no se levanta o camina y se le tiene que asistir en necesidades elementales como comer, limpieza y arreglo personal. (Uriarte, 1991)

1.4.1 Estupor psiquiátrico

En el estupor psiquiátrico, el sensorio, los reflejos y la reactividad sensorial están

conservados y los EEG son normales. Se presenta primordialmente en tres patologías distintas:

a) En la melancolía (depresión)

b) Esquizofrenia con signos catatónicos

c) En la histeria y cuadros relacionados

La historia clínica previa ayudará a orientar sobre la naturaleza del estupor más allá de lo que lo hará la observación de los síntomas. (Vallejo Ruiloba, 1994)

1.4.1.1 Estupor catatónico

Suele aparecer acompañado de posturas extrañas que nunca muestran los enfermos melancólicos y orgánicos. Tiene además flexibilidad cérea (trastorno de la psicomotricidad en que el paciente suprime los movimientos espontáneos, no ofrece resistencia ni rigidez frente a la movilización de sus miembros por parte del examinador. (Capponi, 2010) alterada con excitación psicomotriz e incluye

negativismo,

mutismo,

estereotipias

y

1.4.1.2 Estupor depresivo

manierismos.(Uriarte,

1991)

Se suele presentar en pacientes de edad avanzada y/o con antecedentes inmediatos de tratamientos con antidepresivos, litio o tentativas graves de suicidio.

Tiene indicios de una depresión como la perdida previa de interés, ideas delirantes depresivas, pensamientos suicidas o de muerte. (Uriarte, 1991)

1.4.1.3 Estupor histérico

Se trata más bien de un mutismo y el examen detenido del paciente revela un reflejo corneal normal y la ausencia de reflejo de Babinski y de obnubilación o confusión. El paciente puede sumergirse en un letargo, que se asemeja al coma, del que sale espontáneamente.(VallejoRuiloba,1994)

1.4.2 Estupor orgánico

Los estímulos a los que se somete el paciente en un estado estuporoso orgánico, suelen dar respuestas anómalas. La diferencia con el coma, radica en la posibilidad de sacar, transitoriamente al paciente de su estado o de observar una

respuesta efímera al dolor. Se presentan movimientos no intencionados como movimientos oculares de seguimiento y cambios bruscos de motilidad, que denotan una patología orgánica. (Uriarte, 1991)

1.5 Precoma

El individuo solo responde con movimientos mínimos de protección para evitar un estimulo doloroso, pero nunca llega a despertar. Algunos reflejos osteotendinosos y dérmicos se extinguen, el tono muscular esta muy abatido, pero los reflejos centrales, pupilares a la luz y el corneal, así como la respuesta al dolor intenso aun se conservan. (Uriarte, 1991)

1.6 Coma y muerte cerebral

Existen diferentes niveles del estado de coma en el que puede estar una persona y se miden por la Escala de Glasgow; el nivel más grave es la muerte cerebral. (Varón & Codina, 2009)

El coma profundo se declara cuando el cerebro deja de responder ante la estimulación. Y puede ser declarado como muerte cerebral en el momento en que se pierden los reflejos pupilocorneales, audiooculares y oculoencefálicos, la presencia de dilatación pupilar, junto con apnea y un EEG plano durante un mínimo de 30 minutos.

Un signo de recuperación en el coma es la recuperación de patrones EEG de

1994)

sueño-vigilia.

(Vallejo

Ruiloba,

2. Cambios oniroides de la conciencia

Se trata de la manifestación psicótica de los estados confusionales y se da a la par de éstos. Se caracteriza por la presencia de alucinaciones intermitentes de predominio visual, aunque también se pueden presentar alucinaciones auditivas o cenestésicas que son experimentadas con mucha intensidad. La conducta de estos pacientes, tiene como finalidad defenderse de las amenazas, luchar contra las agresiones o involucrarse en vivencias místicas.

Bajo el estado oniroide, las percepciones son caóticas, aparecen sin una relación entre ellas y las alucinaciones a menudo son terroríficas. Por el contrario, las percepciones delirantes y alucinatorias pueden ser muy agradables, tratándose de experiencias místicas o eróticas. (Uriarte, 1991)

2.1 Alteraciones globales (difusos) También conocidos como “estadios confusionales” están relacionados con conceptos como los de reacción exógena, psicosis tóxicas, psicosis sintomáticas, psicosis con alteración intelectual transitoria, psicosis orgánicas, etc.

Las características comunes de estos cuadros son identidad patogénica, inicio súbito (en horas o días), falta de sistematización delirante, repercusión más o menos intensa del estado general y duración relativamente escasa. (Vallejo

Ruiloba,

1994)

2.1.1 Confusión

Estrictamente hablando, significa incapacidad para distinguir lo real de lo imaginario y consiste en una pérdida del control voluntario sobre las facultades intelectuales (Vallejo Ruiloba, 1994) Bleuler da una connotación más precisa al término: "En la confusión se pierden las

conexiones existentes entre los procesos psíquicos, especialmente por lo que se refiere a la percepción, el recuerdo y el pensar, sin que surjan a primer plano errores sensoriales ni de reconocimiento". (Capponi, 2010)

2.1.2 Deliruim

Hace referencia a una desintegración de la conciencia caracterizada por delirios caóticos, alucinaciones y agitación psicomotriz. La duración del delirium es breve (de entre 1 y 2 semanas) y el compromiso vital es importante. En clínica se usa habitualmente como sinónimo de estado delirioso, que cuando va acompañado de temblor distal severo, se le llama delirium tremens. (Vallejo Ruiloba, 1994)

2.1.3 Estadio asténico-apático

Antecede a la mayoría de los cuadros tóxico-confusionales u orgánico-cerebrales, sobre todo en ancianos. Suele confundirse con los supuestos estados físicos “normales” de la sensibilidad. La sintomatología característica incluye fatigabilidad-astenia-apatía, labilidad afectiva-irritabilidad, fluctuaciones de la atención, concentración y memoria, sensibilidad a la luz y al sonido e insomnio. Los sujetos que presentan alto riesgo para padecer de este cuadro son ancianos mayores a los 60 años, pacientes con patología cerebral preexistente, con adicción o consumo crónico de drogas o fármacos terapéuticos, y pacientes

poscontusionales.(Uriarte,1991)

2.1.4 Estadio confusional

Consiste en un cuadro de transmisión entre el estadio asténico.apáico y la eclosión del delirium con claudicación del nivel de conciencia. Geschwind (1982)

identificó los siguientes síntomas:

a) Pérdida de coherencia – El paciente es incapaz de mantener una conversación comprensible, a pesar de sus esfuerzos para hacerse entender.

b) Paramnesia – distorsión de memoria. Las respuestas incorrectas se relacionan con aspectos familiares como la casa, el hospital, la zona de trabajo

c) Propagación del error - de la paramnesia. La distorsión se extiende a otros temas.

d) Jerga ocupacional – es una distorsión de la memoria en la que el paciente puede identificar un estímulo pero utiliza un lenguaje incomprensible para describirlo.

e) Inatención a estímulos ambientales

f) Disgrafia – disolución de la capacidad de escribir

g) Desinhibición de la conducta

2.2 Alteraciones circunscritas Se trata de alteraciones de algunas de las propiedades de la conciencia, tales como el sentimiento de integridad de uno mismo, del cuerpo, del espacio y del tiempo. Son relativamente inusuales y rara vez se presentan de manera aislada. Con frecuencia son síntomas de enfermedades específicas tanto psiquiátricas, neurológicas o sistémicas. (Vallejo Ruiloba, 1994)

2.2.1 Despersonalización desrealización

De manera general, se denominan a una pérdida del sentido de la realidad externa e interna, junto con la sensación de vivir en un sueño relacionado con las neurosis

cerebro-cardíacas. Que se diferencian entre sí de acuerdo al ambiente en el que se genera el cambio de la vivencia. La despersonalización se trata del fenómeno de tener una vivencia de cambio del yo. Esta experiencia de cambio, se caracteriza por estar acompañada de un sentimiento de extrañeza o irrealidad, es displacentera y presenta comorbidad con otras alteraciones de las funciones mentales sin perder el insight. (Uriarte, 1991)

De acuerdo con Janet (1903) y Dugas (1898) la despersonalización se caracteriza por tres elementos: hiperactividad de la memoria, estrechamiento del campo de conciencia y fatigabilidad. Sin embargo, para la escuela alemana, la despersonalización se origina debido a un trastorno afectico o emocional. (Vallejo Ruiloba, 1994) Por otro lado, en la desrealización el sujeto siente extraño el mundo que lo rodea. Como si el no perteneciera a ese mundo. Aunque este sentimiento se da en relación al entorno, es la sensación de falta de pertenencia del mundo para sí, lo que lo caracteriza. Se trata de un sentimiento aún impreciso de que el entorno se ha trasformado, de que resulta extraño e insólito. (Capponi, 2010)

2.2.2 Spectrum de las agnosias

Se trata de diversas alteraciones de la conciencia circunscritas al reconocimiento de las partes del cuerpo. Estos trastornos suelen derivar de alteraciones localizadas unilateralmente en los hemisferios cerebrales. (Vallejo Ruiloba, 1994)

Se reconocen tres síndromes agnósicos:

1)

El síndrome de Charcot-Willbrand – agnosia visual y pérdida de la capacidad

2)

para revisualizar imágenes. El síndrome de Anton – el paciente niega su ceguera y afirma que ve objetos

3)

dentro de su campo ciego. El síndrome de Gertsman – impotencia para calcular, agnosia digital, desorientación derecha-izquierda y agrafia.

2.2.3

Anosognosia

Suele presentarse en sujetos hemipléjicos y se caracterizan por una fuerte indiferencia o rechazo hacia la zona contralateral del cuerpo a la lesión cortical. Usualmente se da en pacientes con daño en el lóbulo parietal, específicamente en el área de la circunvolución supra marginal. Tiene una variable, conocida como autopagnosia, que se caracteriza por la falla de la localización de las partes del

cuerpo.(Capponi,2010)

2.2.4 Asterognosia

Se trata de la incapacidad de reconocer objetos al tacto sin la ayuda de algún otro

elemento sensorial. (Vallejo Ruiloba, 1994)

2.2.5 Prosopagnosia

Es una forma extremo de agnosia en donde la persona sufre de incapacidad para

Son lesiones que destruyen un sector específico del

córtex de asociación visual o desconectan éste de estructuras límbicas localizadas

en la parte anterior del lóbulo temporal. Sin embargo, la prosopagnosia no es exclusiva de rostros humanos, sino que también altera el reconocimiento de estímulos visuales que deberían evocar asociaciones o atributos en un determinado contexto. (Vallejo Ruiloba, 1994)

reconocer caras

2.2.6 Miembro fantasma

Se conoce como miembro fantasma a la experiencia perceptiva del miembro amputado. Varia de intensidad dependiendo de la edad al momento de la amputación, así como el motivo de la misma.

Este fenómeno se asocia con la integración previa del miembro al esquema corporal y con la rapidez de la amputación. La percepción subjetiva del miembro, después de la amputación guarda una directa relación con la representación fisiológica del córtex u homúnculo de Penfield.

Se da a cabo por la privación sensorial parcial, que, al reducir la información hacia el córtex, es contrarrestada por éste enviando hacia la periferia mensajes suplementarios del mapa del miembro representado en el córtex en definitiva una proyección exterior de la estructura sistemática correspondiente a la imagen del

miembro.(VallejoRuiloba,1994)

3. Restricciones de la conciencia (estados de restricción y disociación)

Es un estado que denota una ruptura en la continuidad del flujo normal de ideas, pensamientos, percepciones, etc. pero mantiene una conducta aparentemente normal. Se trata de una disociación de elementos cognoscitivos y perceptivos y de aquellos comportamentales, por lo que se adopta una conducta automática.

Los elementos psicopatológicos en todos estos procesos que implican restricción del a conciencia son descenso del nivel de alerta o atencional, desorientación temporo-espacial, conducta automática, amnesia proscrítica, ausencia de delirium y reactividad sensorial parcialmente conservada. (Vallejo Ruiloba, 1994) 3.1 Estados crepusculares Se trata de un estado de ausencia que puede variar entre unos 5 o más días. Los pacientes se encuentran confundidos, perseverativos y lentos con una expresión de perplejidad en el rostro. Sin embargo, no se encuentran somnolientos pero del mismo modo, no dan la impresión de estar del todo despiertos.

La repetición automática y frecuente de representaciones verbales y motrices suelen estar presentes durante el interrogatorio. Del mismo modo, se encuentra que los automatismos y las impulsiones son característicos de estos estados. (Vallejo Ruiloba, 1994)

3.1.1

Automatismos

El paciente realiza complejos y elaborados actos y movimientos, los cuales, son realizados de manera involuntaria. El paciente vive este fenómeno con distintos

grados de propiedad e imposición; puede ignorar la motivación y el propósito de su acción, pero también luchar activamente contra el impulso, aun propio, o sentirlo como un mandato impuesto, hasta vivirlo como si sus actos ya no les pertenecieran, lo que con frecuencia los lleva a interpretar que sus actos son influencia de otras personas. (Capponi, 2010)

Existen 5 automatismos presentes durante un estado crepuscular:

1) Automatismos masticatorios

2) Automatismos faciales o mímicos

3) Automatismos gestuales

4) Automatismos ambulatorios

5) Automatismos verbales

Y dichas se presentan en tres fases, la fase inicial, de duración corta y

caracterizada por movimientos masticatorios y faciales; la conducta más compleja, estereotipias y repeticiones; y la fase terminal, cuando el sujeto deambula y se mueve de manera aparentemente normal. (Vallejo Ruiloba, 1994)

3.1.2

Impulsiones

En la impulsión la conducta es involuntaria y sin una base ideatoria. Se caracterizan por presentarse en esquizofrénicos, maníaco, epilépticos y demenciados de maneras similares. Su presencia consiste en un movimiento rápido de oposición-huida que en grado extremo se llegó a denominar como raptus. La impulsión es el elemento psicopatológico cardinal en la fuga. (Vallejo

Ruiloba, 1994)

3.2 Disociación hipnótica Se trata de una aparente disociación de la conciencia en donde el paciente actúa

en función de un estímulo generalmetne único. En esta disociación, la persona no

planifica sus acciones, por el contrario, se convierte en un sujeto pasivo, a la espera de instrucciones del hipnotizador. El paciente acepta las distorsiones de la

realidad sugeridas por el hipnotizador pudiendo evocar memorias visuales del pasado y experimentarlas como si fuesen reales. Así mismo, denota una mayor voluntad en desempeñar los papeles sugeridos y generalmente no recuerda lo ocurrido durante el estado de hipnosis. (Capponi, 2010)

3.3 Personalidad múltiple o doble Caracterizado por la existencia de dos o más personalidades o estados de personalidad en dónde una de éstas toma el control de la conducta de forma recurrente. Se caracteriza por la presencia invariable de amnesias localizadas que son incompletas y extensas y que parecen irremediables. Este fenómeno puede derivar de dos claras situaciones: de reacciones emocionales caracterológicas secundarias a acontecimientos tanto brutales como traumáticos y a la simulación. (Vallejo Ruiloba, 1994)

Bibliografía

Capponi, R. (2010). Psicopatología Y Semiología Psiquiátrica. Santiago, Chile: Universidad de Chile.

Chinchilla, A. (2008). La depresión y sus mascaras. Madrid, España:

Editorial Médica Panamericana.

Gradillas, V. (1998). Psicopatología descriptiva: signos, síntomas y rasgos. Madrid, España: Pirámide.

Kaplan, H. I., & Sadock, B. J. (1992). Tratado de Psiquiatría (Vol. I). Barcelona, España: SALVAT.

Scharfetter, C. (1988) Introducción a la psicopatología general. 2nda edición. Madrid, España: Morata.

Uriarte, D. V. (1991). Psicopatología Básica Moderna. DF, México: Editorial Sianex, S.A.

Vallejo Ruiloba, J. (1994). Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. Barcelona, España: SALVAT.

Varón, E. R., & Codina, R. S. (2009). Guía de estudio de Psicopatología de adultos. Barcelona, España: Eureca Media, SL.

Vidal-Alarcón. (1986) Psiquiatría. Buenos Aires, Argentina: Editorial Medica Panamericana.

TRASTORNOS MOTORES

1.1. Trastorno de los movimientos expresivos 1. Trastorno de 1.2. Trastorno de los movimientos los
1.1. Trastorno de
los movimientos
expresivos
1. Trastorno de
1.2. Trastorno de
los movimientos
los movimientos
adapta3vos
reac3vos
1.3. Trastorno de
movimientos
proposi3vos
1.3.1. Inhibición 1.3.2. Bloqueo 1.3.3. Manerismos 1.3.4. Falta de control de la conducta motora 2.1.1.
1.3.1. Inhibición
1.3.2. Bloqueo
1.3.3.
Manerismos
1.3.4. Falta de
control de la
conducta motora
2.1.1. Tics
2.1.2. Temblor
está3co
2.1.3. Temblor de
intención
2.1.4. TorBcolis
espasmódica
2.1.5. Corea
2.1.6. Atetosis
2.1.7.
Movimientos
estereo3pados
3.3.1.Repe3ción
compulsiva
3.3.2. Dificultad
de interrupción
3.3.3.1.
Logoclonia
3.3.3.
Perseveración
verbal
3.3.3.2. Palilalia
3.3.4.
Perseveración
idea3va
3.6.1.
Nega3vismo
pasivo
3.6.2.
Nega3vismo
ac3vo
3.6.1. Nega3vismo pasivo 3.6.2. Nega3vismo ac3vo Trastornos Motores 2. Trastorno de los movimientos no
3.6.1. Nega3vismo pasivo 3.6.2. Nega3vismo ac3vo Trastornos Motores 2. Trastorno de los movimientos no
Trastornos Motores
Trastornos
Motores

2. Trastorno de

los movimientos

no adapta3vos

2.1. Movimientos

espontáneos

3.1. Obediencia automá3ca 3.2. Afasia transcor3cal 3.3. Perseveración 3. Movimientos anormales inducidos 3.4.
3.1. Obediencia
automá3ca
3.2. Afasia
transcor3cal
3.3.
Perseveración
3.
Movimientos
anormales
inducidos
3.4.
Aislamiento
forzado
3.5.
Cooperación
3.6. Oposición

1.Trastornos motores:

Se caracteriza por la alteración de la respuesta motora adecuada en la interacción del individuo con experiencias afectivas y cognitivas. Desorden, desorganización, perturbación, que altera el funcionamiento del cuerpo en lo real, simbólico e imaginario. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.1 Trastornos de los movimientos adaptativos

Alteración en los movimientos que buscan mantener o modificar la posición que ocupan en el espacio, dan estabilidad al cuerpo o buscan un desplazamiento corporal. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.1.1 Trastorno de los movimientos expresivos

Desorden en los movimientos originados por motivos anímicos o sea de la vida afectiva. Tienen su máxima expresión en la musculatura del rostro. Tanto los movimientos reactivos como los expresivos están aumentados o disminuidos en los trastornos motores.( Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.1.2 Trastorno de movimientos propositivos:

Los movimientos que van dirigidos a una meta o una función se ven afectados (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.1.3 Trastorno de movimientos reactivos:

Los movimientos reactivos son los originados como reacción a una causa externa, Son movimientos espontáneos automatizados por el uso, no necesitando de una decisión volitiva previa, y cuando existe un trastorno, el movimiento reactivo se da súbitamente sin la existencia de una causa externa (Del Val L., Linazasoro G.

2002)

1.1.3.1 Inhibición

El movimiento se encuentra detenido, actitud vacilante, no genera alteraciones en el medio, control excesivo del entorno, movimientos escasos en relación al

J.2005)

entorno. (Moore

D.,

&

Efferson

1.1.3.2 Bloqueo

Imposibilidad para realizar un movimiento, crea una barrera que impide realizar la

2011)

acción

deseada

(Vallejo

Ruiloba

J.

1.1.3.3 Manierismos:

Los comportamientos de manierismos se caracterizan por afectación, actitud forzada, o ritualización extraña, Así la actividad normal pierde su gracia, su fluidez, y su intencionalidad tranquila, y se transforma casi en una caricatura anómala del comportamiento normal (Moore D., & Efferson J.2005)

1.1.3.4 Falta de control de la conducta motora

Falta de habilidad para manejar movimientos, problemas en la conexión ente planificación y realización de una acción motriz. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.2 Trastornos de los movimientos no adaptativos

Alteración en los movimientos que no tienen como fin dar equilibrio y estabilidad al cuerpo. (Del Val L.,Linazasoro G. 2002)

1.2.1 Trastorno de los movimientos espontáneos:

Irregularidad en los movimientos originados por un impulso voluntario. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.2.1.1 Tics

Un tic es una vocalización o un movimiento motor súbito, rápido, recurrente, no rítmico, estereotipado. Se experimenta como irresistible, pero puede suprimirse durante períodos de tiempo variables. Todas las formas de tics pueden exacerbarse por estrés y atenuarse por actividades absorbentes (leer, jugar). Habitualmente ceden durante el sueño. (Vallejo Ruiloba J. 2011) Los tics motores simples más frecuentes son: parpadear, sacudir el cuello, levantar los hombros, hacer muecas faciales y toser. Los tics vocales más simples son: aclarar la

garganta, gruñir, inspirar, resoplar. Los tics más complejos incluyen gestos faciales, gestos relacionados con el aseo, saltar, tocar, pisotear y olfatear objetos. Los tics vocales más complejos incluyen: repetir palabras, o frases fuera de contexto, coprolalia, palilalia y ecolalia. Los tics tienen un carácter más

J.2005)

involuntario.( Moore

D.,

&

Efferson

1.2.1.2 Temblor estático

También conocido como temblor de reposo, consisten en movimientos de corto recorrido con oscilaciones finas y rápidas de las extremidades distales de los dedos. Suelen desaparecer o atenuarse con control voluntario o cuando el sujeto inicia alguna actividad intencional. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.2.1.3 Temblor de intención

Consisten en sacudidas que aparecen durante los movimientos voluntarios, los

Son de mayor amplitud y

movimientos son toscos y con movimientos amplios.

menor frecuencia que los temblores posturales. Afectan a partes más amplias del

2011)

cuerpo. Vallejo

Ruiloba

J.

1.2.1.4 Torticolis espasmódico:

Es

musculares involuntarias, prolongadas y en algunos casos dolorosas en el cuello

contracciones

un

síndrome

clínico

caracterizado

por

la

existencia

de

que

provocan

movimientos

espasmódicos

repetitivos

de

torsión

o

posturas

anormales.

(Moore

D.,

&

Efferson

J.2005)

1.2.1.5 Corea

Movimientos involuntarios, espontaneos, arrítmicos, asimétricos, bruscos, breves, no repetitivos, ni propositivos, (aunque el paciente lo disimule prolongándolos con una actitud propositiva), su frecuencia e intensidad son variables. Pueden ir de un estado de ausencia de reposo con ligera exageración de gestos o de los movimientos acompañantes a una tormenta de movimientos continuos violentos e

2011)

inapacibles. (Vallejo

Ruiloba

J.

1.2.1.6 Atetosis

Hace referencia a movimientos continuos, contorsionantes y lentos, suelen ser apendiculares, pero también pueden afectar a la musculatura axial que incluye cuello, rostro y lengua, alginas veces la atetosis viene acompañada de contracciones sostenidas que producen posturas anormales. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.2.1.7 Movimientos estereotipados

Es un comportamiento motor repetitivo, que suele parecer impulsivo y no es funcional. Los movimientos estereotipados pueden incluir agitar las manos, balancearse, jugar con las manos, golpetear con los dedos, girar objetos, dar

cabezazos, morderse, pincharse la piel o los orificios corporales, o golpear distintas partes del propio cuerpo. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.3 Movimientos anormales inducidos

Movimientos no funcionales, sin una finalidad u objetivo que son provocados por

un

Val

2002)

agente

externo.(

Del

L.,

Linazasoro

G.

1.3.1 Obediencia automática

Contrario al negativismo, en la obediencia automática, la persona recibe una orden y la ejecuta inmediatamente, sin reflexionar, aunque etas sean molestas o extrañas (Fejerman, Fernández. 2007)

1.3.2 Afasia trascortical

Trastorno del lenguaje donde se presentan alteraciones en la comprensión y la expresión, se conserva una buena capacidad para la repetición, existen dos tipos de afasias transcorticales: motora y sensorial.

La afasia transcortical motora presenta afectaciones en el expresión verbal, discurso no fluido con latencias largas, déficit en el componente pragmático del lenguaje, La afasia transcortical sensorial se caracteriza por una expresión fluida pero una comprensión limitada, y problemas severos en la lectura y escritura

(Moore

D.,

1.3.3 Perseveración

&

Efferson

J.(2005)

Tendencia a mantener y repetir el mismo tipo de respuestas ante preguntas, situaciones o estímulos diferentes, Aparece en algunos trastornos de la

personalidad, en la esquizofrenia y en la demencia senil.( Fejerman, Fernández.

2007)

1.3.3.1 Repetición compulsiva

Proceso incoercible y de origen inconsciente, en virtud del cual el sujeto se sitúa

activamente en situaciones penosas, repitiendo así experiencias antiguas, sin

recordar el prototipo de ellas, sino al contrario, con la impresión muy viva de que

se trata de algo plenamente motivado en lo actual. (

1.3.3.2 Dificultad de interrupción

Fejerman, Fernández. 2007)

Impedimento para detener el flujo del discurso o funciones motoras orales.

(
(

Fejerman, Fernández. 2007)

1.3.3.3 Perseveración verbal

La perseveración verbal es la repetición de una palabra, locución, frase o incluso

pensamiento,

La perseveración puede ser una reacción de ansiedad, y puede

implicar movimientos motores.

Moore D., & Efferson J. 2005)

1.3.3.3.1 Logoclonia

Repetición espasmódica de una silaba en medio o al final de una palabra. (

Ruiloba J. 2011)

1.3.3.3.2 Palilalia

Vallejo

Consiste en la repetición espontánea e involuntaria de sílabas o de palabras (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.3.3.4 Perseveración ideatíva

Repetición de un pensamiento o idea ante diferentes estímulos, puede aparecer como respuesta a un estresor. (Fejerman, Fernández. 2007)

1.3.4 Aislamiento forzado

Desconfianza en sí mismo, a tal grado, que se eliminan las conexiones con el mundo externo por inseguridad. (Moore D., & Efferson J.2005)

1.3.5 Cooperación

El paciente se abstiene de cooperar. (Porot A. 1977)

1.3.6 Oposición

El paciente tiende positivamente a hacer lo contrario de lo que se espera o desea de él. (Porot A. 1977)

1.4 Trastornos motores del lenguaje en la psicosis

1.4.2 Flujo del lenguaje

Incapacidad para usar las palabras de forma correcta y en un contexto adecuado y continuo, La aptitud para expresar de modo oral o escrito las ideas, pensamientos, sentimientos de manera clara y concisa se ve afectada. (Fejerman, Fernández.

2007)

1.4.3 Manierismos

Lenguaje complejo y pomposo, suele verse como ostentoso, extraño y sin propósito. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.4.4 Estereotipia

Se repite constantemente una frase o una palabra, se caracteriza por su iteración, igualdad (se repite un gesto, una palabra, etcétera, de la misma manera) e inutilidad o inadecuación a la situación en que se manifiesta. (Vallejo Ruiloba

J.2011)

1.4.4.1 Verbigeración

Consistente en la repetición frecuente y anormal fuera de toda lógica de un

vocablo o frases cortas sin sentido que se intercalan en el discurso. Es habitual esta característica en los esquizofrénicos y deficientes mentales. (Moore D., & Efferson J. 2005)

1.4.4.2 Esquizofacia

Disociación profunda en la producción lingüística, se manifiesta por un tema de predicción habitualmente durable, se utiliza un vocabulario típicamente abstracto, variado y rebuscado, las palabras son empleadas intencionalmente y no son errores de selección. (Moore D., & Efferson J.2005)

1.4.5 Ecolalia

La ecolalia es la repetición de una palabra en el discurso o la repetición de la última frase o serie de palabras del interlocutor, generalmente en el mismo tono (ecolalia de apoyo), como si fuera un eco de la otra persona. (Moore D., & Efferson J.2005)

1.5 Trastornos de la postura El paciente tiende a una flexión progresiva de la cabeza, el tronco, los codos y las rodillas, suele haber una deformidad cubital en las manos con extensión de las articulaciones interfalángicas y flexión de las metacarpofalángicas. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.5.1 Manierismos de la postura Son gestos que se unen a una actividad normal, que tienden a ser únicos para el individuo, pueden ser repetitivos, no aparecen en racimos, son de breve duración, cambia repentinamente la postura del sujeto. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.5.2 Postura estereotipada Caracterizada por la repetición de una postura igual que muestra inutilidad o

inadecuación a la situación en que se manifiesta. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.5.3 Flexibilidad Cerea

Capacidad corporal que tiene el paciente para adoptar posiciones que normalmente no podría adoptar y mantenerla por mucho tiempo. Este signo deviene de la tensión muscular anormal, propia del paciente, que a veces pueden tensar tan fuerte los músculos que le dan dureza de piedra, y luego volver a estar fláccidos. Estos espasmos musculares transitorios pueden estar localizados en diferentes sistemas musculares como en la boca, los párpados, la cara, dándole un rictus de máscara, las manos, y otros.Se llama flexibilidad cérea porque se puede llevar al paciente a tomar actitudes molestas, como si fuera una estatua de cera que uno va modelando de acuerdo con lo que desee, sin que presente resistencia. Y esta actitud la mantiene hasta que se le ordene otro movimiento, sin manifestar molestia alguna. (Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.6 Patrones de conducta anormal

Patrón de conducta no adaptativa, disfuncional que involucra una respuesta que no es adecuada ante el estímulo expuesto. ( Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.6.1 Patrón de conducta no propositiva

La conducta no tiene un objetivo final funcional, no se basa en objetivos o el logro de una meta. ( Del Val L., Linazasoro G. 2002)

1.6.1.1 Estupor

Si se observa un paciente en estupor, casi no se perciben movimientos: el paciente mantiene una actitud postural prolongada. La persona permanece inmóvil, por lo general en posición fetal, rigidez generalizada, fijeza de la mirada, ausencia de parpadeo, mirada extraña. Y puede permanecer en ese estado de estupor durante mucho tiempo, reaccionando solamente a estímulos intensos,

como puede ser un pellizco. Esta inmovilidad incluye el no comer y la pérdida del control de esfínteres. Otro tipo de estupor es el melancólico, en las depresiones graves. Hay una absoluta inmovilidad, pero está acompañado del cortejo mímico del depresivo: rictus de tristeza, omega melancólica, gemidos, lágrimas o gestualidad de llanto, a diferencia del catatónico que tiene una expresión de indiferencia. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.6.2 Conducta brutal o agresiva

Conjunto de patrones de actividad que pueden manifestarse con intensidad variable, incluyendo desde la pelea ficticia hasta los gestos o expansiones verbales que aparecen en el curso de cualquier negociación. La palabra agresividad procede del latín, en el cual es sinónimo de acometividad. (Vallejo Ruiloba J. 2011)

1.6.3 Promiscuidad

Condición sexual psicológica y comportamental de la persona que vive plenamente en la promiscuidad como tal, es decir, una sexualidad libre acorde al hedonismo, el sexo ocasional o casual con varias personas sin ningún tipo de ataduras (afectiva o económica). (Porot A. 1977)

BLIBIOGRAFÍA

Porot A. (1977)Diccionario de Psiquiatría, Barcelona: Labor.

Moore D., & Efferson J.(2005) Manual de psiquiatría médica(2da ed.).Madrid:

Elsevier imprint

Del Val L., Linazasoro G. (2002) Trastornos del movimiento. Barcelona: MASSON

Fejerman, Fernández. (2007) Neurología pediátrica (3ra ed.). Buenos Aires:

Medica panamericana

Vallejo Ruiloba J. (2011) Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría (7ma ed.) Barcelona: MASSON

Nutt J. (2005) Diagnosis and initial management of Parkinson’s disease. Inglaterra:

J. Medicine.