Vous êtes sur la page 1sur 5

Toracocentesis

Es un procedimiento realizado para drenar el líquido que se encuentra en el espacio entre el


revestimiento externo de los pulmones (pleura) y la pared torácica.

El examen se hace de la siguiente manera:

• Usted se sienta en una cama o en el borde de una silla o una cama. Su cabeza y brazos
descansan sobre una mesa.

• Se limpia la piel alrededor del sitio del procedimiento. Se inyecta un medicamento


insensibilizador (anestésico) local dentro de la piel.

• Se introduce una aguja a través de la piel y músculos de la pared torácica dentro del
espacio alrededor de los pulmones, llamado espacio pleural. El proveedor de atención médica
puede utilizar un ultrasonido para encontrar el mejor lugar para insertar la aguja.

• Se le puede pedir que contenga la respiración o que exhale durante el procedimiento.

• No debe toser, ni respirar profundo ni moverse durante el examen para evitar una
lesión en el pulmón.

• Se extrae líquido con una aguja.

• La aguja se retira y el área se cubre con vendajes.

• El líquido se puede enviar a un laboratorio para su análisis (análisis del líquido pleural).

Preparación para el examen

No se requiere preparación especial antes del examen. Se tomará una radiografía del tórax o
ultrasonido antes y después del procedimiento.

Los riesgos pueden incluir cualquiera de los siguientes:

• Sangrado

• Infección

• Colapso pulmonar (neumotórax)

• Dificultad para respirar


Cuáles son algunos de los usos comunes de este procedimiento?
La toracocentesis se realiza para:

• aliviar presión en los pulmones

• tratar a síntomas tales como dificultad en respirar y dolor.

• determinar la causa del fluido excesivo en el espacio pleural

Qué experimentaré durante y después del procedimiento?

Sentirá un suave pellizco cuando se inserte la aguja en la vena para colocar la línea intravenosa
(IV) y cuando se inyecte el anestésico local. La mayor parte de la sensación viene de la incisión
en la piel. La piel se adormece utilizando un anestésico local. Podría sentir presión cuando se
inserta el catéter dentro de la vena o de la arteria. Sin embargo, no sentirá muchas molestias.

Se le pedirá quedarse inmóvil durante el procedimiento y de no toser ni respirar profundo para


evitar lesión al pulmón.

Es posible que sienta presión cuando se inserta la aguja en el espacio pleural.

Cuando se remueve el fluido pleural, usted puede tener sensación de jaleo o de presión en el
pecho. Es común sentir la necesidad de toser a medida que se extrae el fluido y se expanden
los pulmones. Informe al médico o a la enfermera si se siente mareado, o le falta la respiración
o le duele el pecho

Cuáles son los beneficios y los riesgos?

Beneficios

• La toracocentesis es por lo general un procedimiento seguro.

• No se necesita ninguna incisión quirúrgica.

Riesgos

• Cualquier procedimiento en el cual se penetra la piel conlleva un riesgo de infección.


La posibilidad de necesitar un tratamiento con antibióticos ocurre en menos de uno de cada
1.000 pacientes.

Las complicaciones pueden incluir:

• neumotórax o un colapso parcial del pulmón causado por la entrada de aire en el


espacio pleural a través de la aguja o, en raros casos, debido a que la aguja perfora el pulmón
dejando que aire fluya dentro del espacio pleural.

• Edema pulmonar, que puede ocurrir si se saca una cantidad grande de fluido muy
rápidamente.

• Infección y sangrado.

• dificultad en respirar.
Cuáles son las limitaciones de la toracocentesis ?

La toracocentesis no puede realizarse en pacientes que tienen un desorden de sangrar


incurable.

La precisión de una toracocentesis puede quedar afectada si el paciente:

• usa antibióticos.

• No puede mantenerse inmóvil.

Cuidados de Enfermería previos a la prueba

• Conocer patrón respiratorio del paciente.

• La edad del paciente.

• El estado de salud del paciente.

• Toma de medicación anticoagulante.

• Realización de radiografía de tórax previa, nos indica el tipo de técnica.

• Dado el consentimiento del paciente.

• Conocer alergias a fármacos, antiséptico o látex.

• Antes de comenzar es aconsejable comprobar que el sistema de vacío funciona con


normalidad y que los recéptales están montados adecuadamente.

• Informar al paciente de la técnica a realizar, indicación, riesgo, complicaciones.

• Colocar al paciente en la posición adecuada: (Ver imagen 2.) en sedestación, inclinado


hacia delante, con los brazos apoyados sobre una mesa auxiliar, protegida con almohadas.

– Fowler lateral alta, con el pulmón afectado en la parte superior y el brazo por encina de la
cabeza. Muslo- pierna en ángulo de 90º.

• Preservar la intimidad del paciente, cerrando la puerta, separar entorno si habitación


es compartida.

Técnica

– Lavado de manos higiénico.

– Colocación de guantes no estériles.

• Indicar al paciente que no debe de toser, respirar profundamente, ni moverse durante


el procedimiento.

• Preparar el campo estéril, abrir el material y depositarlo en el mismo.

• Exponer la zona de punción.

– Desinfección de la zona de punción.

• Permanecer junto al paciente, y si es necesario, ayudarle a mantener la posición.


• Técnica realizada por el médico: inyección anestésico epidermis y dermis.

• Punción, previo aspirado para comprobar existencia de aire, extracción del líquido.

• Control de signos vitales.

• Preparar los tubos de laboratorio, colaborando en el llenado de los mismos.

• Colocar apósito estéril una vez retirada a la aguja de punción.

• Después, se debe realizar una radiografía de tórax de control para comprobar que no
haya habido complicaciones.

• En caso de dejar el catéter o trócar para el drenaje del material pleural, se fijará el
catéter a la piel mediante un apósito clásico de gasas secas y esparadrapo, previo punto de
sutura.

Cuidados de Enfermería tras la realización

Del paciente:

Las funciones propias de la enfermera en esta técnica incluyen la evaluación continua del
estado del paciente, el registro de constantes vitales, velar por la asepsia en todo el proceso,
así como evitar la aparición de todos los efectos adversos previsibles producidos por el dolor
y/o la sedación utilizada.

Mantener una posición cómoda y adecuada tras la técnica: semi-Fowler sobre el lado no
afectado, durante 30 minutos.

• Vigilancia de dificultad respiratoria, dolor torácico, diaforesis, palidez, mareos o


aumento de la frecuencia cardíaca.

• Vigilancia del apósito, manchado, humedad…

Del material:

• Desechar el material en contenedor específico para ello.

De la enfermera:

• Lavado de manos higiénico.

• Registro en la historia del paciente:

• La técnica realizada, localización y duración, día y hora.

• Cantidad de líquido extraída, características del líquido pleural.

• Numero de muestras extraídas.

• Incidencias durante de la técnica, respuesta del paciente.

• Firma de la enfermera.