Vous êtes sur la page 1sur 7

Analogía de la Fe

Por David R. Cox


____________

Contents [hide]

1 Definición
2 La Regla de la Analogía de la Fe
3 Revelación Progresiva
4 Escritura interpreta Escritura
5 La Utilidad de Referencias Cruzadas de la Biblia
6 Doctrina Católica de la Autoridad de Tradición sobre Escrituras
7 La Tradición de la Analogía de la Fe
Definición
La “Analogía de la Fe” es simplemente una creencia que si las Escrituras son lo
que pretenden de ser, la Palabra de Dios, entonces tienen que ser la obra de
una sola mente, y esta mente es divina. Con esta presentación autoritaria, es
claro que Dios se nos presenta a Sí mismo como un ser con la calidad de verdad
y no de mentira o deshonesto. Por esto, ni por engaño ni por equivocación puede
tener la Palabra de Dios contradicción en sí mismo, o entre sí mismo. Dios
mantiene una consistencia fiel y en armonía en todas las partes de las Escrituras.
Dios nunca mienta, nunca se contradice, nunca declara una cosa para
contradecírsela luego.

Tito 1:2 “Dios, que no miente”

Dios no nos enseña algo en un lado para que obedezcamos o para que creamos,
y luego la contradicción de esta misma cosa en otro lado. Esto es por que la
divina naturaleza de Dios no le permite de hacerlo. Dios no hace así. La relación
divina entre la Palabra de Dios es que una parte complementa y aumenta,
explicándose a sí mismo en lugar de contradecirse.

La creencia en la analogía de Fe proviene directamente de la doctrina de la


Inspiración de las Escrituras. 2 Timoteo 3:16 “toda Escritura es dada por
inspiración de Dios”. La analogía de fe es una consecuencia necesaria y producto
de la doctrina de inspiración.

“La regla infalible de interpretación de las Escrituras es la Escritura misma; y


entonces, cuando hay una duda sobre el sentido verdadero y plenario de
cualquier parte de la Escritura, tenemos que buscar y entender la misma
Escritura en otros lugares que hablan más claramente sobre ello.” — Confesión
de Westminster

La Regla de la Analogía de la Fe
Si Dios es fiel y siempre constante Su presentación de doctrina, información,
etcétera a nosotros, entonces nuestra interpretación de la Biblia tiene a fuerzas
que reflejar este concepto. Quiere decir, que no podamos permitir dos
interpretaciones de las Escrituras en que se contradicen entre sí. Todas nuestras
interpretaciones tienen que ser un hipótesis que puede tener razón y autoridad
divina, y puede ser equivocadas y erróneas dependiendo en cómo entendemos
la verdad que Dios nos ha revelado. Tenemos que rechazar una interpretación u
otra si entre sí, las dos interpretaciones se contradicen.

Si un pasaje admite legítimamente de más que una interpretación, entonces


tenemos que rechazar como posibilidad todas las interpretaciones que entran en
conflicto con otros pasajes que en tomarlos juntos, causan una contradicción o
conflicto.

Verdad por su naturaleza tiene que ser única, sin contradicciones entre sí.

Por ejemplo, si la Biblia nos enseña que Jesús es igual de sustancia y poder con
Dios el Padre, entonces en la declaración de Jesús que “el Padre es mayor que
a mí”, la interpretación de esta declaración tiene que mantener esta igualdad de
esencia mientras busca una explicación. Por ejemplo, el hijo de un rey puede
decir lo mismo de su padre, el rey, cuando en actualidad el hijo que ya está
ejercitando como rey propio, es de hecho igual. La declaración es una de
respecto y cortesía entre ellos, aunque en actualidad, son iguales. En tales casos,
buscamos de armonizar las Escrituras en una forma, con una explicación o
entendimiento, y no buscamos de escandalizar o crear una contradicción cuando
no lo hay.

La iglesia Católica llegó en sus vagancias de la autoridad de las Escrituras de


tener un sistema donde las contradicciones abundan y por lo tanto, los
reformadores pusieron prioridad de mantener esta regla de la analogía de la fe
que les guió en sus interpretaciones para no admitir contradicciones. Por
ejemplo, si Jesús es el único redentor (1 Timoteo 2:5 “hay un solo Dios, y un
solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”), y la Iglesia
Católica enseña que María es co-redentora con Jesucristo, los dos son
contradicciones. Uno o el otro, o los dos, son incorrectos. Tomamos lo que es
más obviamente y mejor apoyado con claramente de las Escrituras (Que Jesús
es el único Redentor) y rechazamos el otro (que María es co-redentora).

Esta regla de interpretación es de insistir que no hay contradicciones en la


revelación divina, y de interpretar todo con una mente abierta y examinando a
otros pasajes que pueden influir la interpretación de tu pasaje para ver si
concuerda, y si no, cual de los dos está fallado o incorrecto.

Revelación Progresiva
Admitimos con mucha prisa que la revelación de Dios fue dada en un proceso
parcial hasta el final con la terminación del Nuevo Testamento, y en este
proceso, hubo cambios y elementos condicionados con culturas en el momento.
Las Escrituras no son limitadas a una sola cultura, pero a veces comenta con
autoridad sobre una cultura en específica. Esta forma de comentar es para
revelar la aplicación de principios eternos para nuestro provecho, aunque la
mera interpretación al momento no podamos aplicar hoy en día. Un ejemplo aquí
es el requisito de sacrificios de animales en el Antiguo Testamento, que hoy en
día ni es posible (el Templo en Jerusalén como Dios lo instituyó no existe), y ni
es requerido ahora que el sacrificio mejor y perfecto en Jesucristo quien ha
tomado prioridad sobre ello, y ha provisto un camino sumamente mejor que
estos sacrificios.

Escritura interpreta Escritura


Esta doctrina de la analogía de la Fe nos afecta en nuestra forma de interpretar
las Escrituras por esforzarnos de buscar primero antes de nada adentro de las
mismas Escrituras para interpretación o ayudas para entender e interpretar un
pasaje por comentarios que nos ayuda en otro pasaje en las Escrituras.

No necesito mencionarlo, pero la mayoría de las sectas, falsas religiones, y las


herejías simplemente no observan este principio, y como resultado, vagan de la
doctrina autorizada de Dios.

Observemos y entendemos que en muchos casos, las mismas Escrituras hacen


comentarios sobre el mismo tema en diferentes contextos y a diferentes grupos,
y para entender el concepto lo más posible, tenemos que juntar estos partes en
un entendimiento conjunto claro y elucido para realmente entenderlo
correctamente.

La Utilidad de Referencias Cruzadas de la Biblia


En consideración de esta regla importante, anotamos la gran ayuda de obras de
referencias cruzadas de la Biblia que nos provee referencias temáticas cruzadas
anotando diferentes referencias al mismo o similar concepto. Estas obras de
referencia son de alto valor para el estudiante de las Escrituras. Recomendamos
programas de software (como el e-Sword) que nos facilita este estudio de
comparación de pasajes. Es también de mucha utilidad de anotar que unas
Biblias hoy en día como Nelson de cadenas, o Scofield, tienen muchas citas y
referencias cruzadas, y son muy útiles en el estudio y entendimiento de la Biblia.
Ponemos el aviso que estas citas y referencias cruzadas y especialmente
comentario no son inspirados, y uno tiene que filtrar a ellos por su
discernimiento, pero es muy útil por todos modos. Todas estas anotaciones son
hechas por hombres que tienen un punto de vista teológica, y por ejemplo,
Scofield era dispensacionalista, y sus comentarios reflejan esto.

Es importante para cada estudiante de las Escrituras de entender y reflejar en


sus preparaciones la importancia de no limitarse a un solo área de estudio.
Muchos les gusta un área de estudio de la Biblia como el Espíritu Santo, el
evangelismo, o la profecía. Pero es muy importante que después que ha
estudiado bien esta área, estudie igualmente a las áreas para que capte la
anchura de las enseñanzas de la Biblia. El estudiante de la Biblia no puede
limitarse a solamente una área a la exclusión de los demás.

Doctrina Católica de la Autoridad de Tradición sobre Escrituras


Debemos entender que la Iglesia Católica directamente contrapone en contra de
la Analogía de la Fe su doctrina de la autoridad de la Tradición de los “padres”
de la Iglesia. Claro que estos “padres” son principalmente personas que
desviaron el cristianismo a su forma errónea de Catolicismo. Anotamos como
referencia aquí que en los primeros siglos después de los apóstoles, pastores
malignos trataron de imponerse su propia autoridad sobre más y más de la
iglesia y los hermanos, y esta codicia para poder y influencia es la raíz que
produjo la Iglesia Católica moderna. Este afán y estructuras de control y
influencia no se aparecen en las páginas de la Biblia, pero son inventos en contra
del sistema que Dios nos dio, que cada iglesia local es independiente, y
solamente es legítima hombres de Dios sobre una iglesia local y no afuera sobre
varias iglesias locales. Hasta el mismo Pablo tuvo problemas con autoridad en la
iglesia de Corintios, una iglesia que él mismo fundió, pero aun así, vemos
apelación a las Escrituras y no a una autoridad adentro de él como misionero y
fundador.

Con el tiempo, la Iglesia Católica ha pervertido sus doctrinas y prácticas tanto


que es ridículo cuando uno lo compara con sí mismo. Para el catolicismo, todo
gira alrededor de la autoridad de los padres, representada con el concepto de
“tradición”, pero si esto es divino y obligatorio para nosotros, ¿Qué hacemos
cuando esta autoridad contradice a sí mismo? Pues, siempre buscan una
autoridad suprema, y ellos edificaron el concepto de papa que no es bíblico
tampoco. Pero aun allí sus problemas no se resuelven porque entre un papa y
otro, se contradicen. Hubo tiempos en la historia de la Iglesia Católica en que
tuvieron dos papas a la misma vez, y entre sí, uno excomunicaba al otro,
declarando todo lo que uno dice como herejía. Igualmente, un papa ha reversado
“los edictos oficiales de Dios” dando una interpretación exactamente al opuesto
de un papa anterior.

El punto que tenemos que anotar es que hay una esquizofrenia en el pensar del
catolicismo por haber dejado a un lado el principio la analogía de la fe.

La Tradición de la Analogía de la Fe
Nosotros entendemos que sí hay una tradición entre la iglesia que desde el
principio, apoyaba el concepto de analogía de la fe, la armonía de las Escrituras,
desde el principio. Vemos en las páginas de Escritura que un profeta del Antiguo
Testamento edificaba sobre el fundamento de profetas anteriores. Vemos una
autoridad que usaban los autores y voceros de Dios del Nuevo Testamento,
siempre regresando a lo que Dios ya había enseñado anteriormente a nosotros
en las Escrituras.
Vemos que hay una autoridad absoluta en Dios, y no en el hombre, ni en credos,
concilios, ni en opiniones de hombres, aunque sean hombres con mucho respeto
en la luz de la Biblia. Vemos que varias veces Pedro andaba mal en su práctica,
en su doctrina, en su discernimiento, y en su liderazgo de la iglesia y los
hermanos. Vemos Pablo corrigiéndole con la autoridad de las Escrituras. Este es
la tradición que Dios establece, y en qué nada ni nadie puede imponerse sobre
ella.

En estos argumentos donde Pablo luce muy brillante en contra de herejía que
había infiltrada en la iglesia por maestros de influencia, y aun Pedro y su co-
labrador, Bernabé, habían sido llevados en el corriente, Pablo no usó una
presunta autoridad en él como apóstol y autor de revelación divina, sino peleó
con argumentos del Antiguo Testamento, con citas, versículos, y explicaciones,
todos ya reconocidos entre textos de autoridad que se conocen como
“Escrituras”, o “Sagradas Escrituras”.

Este ejemplo del Nuevo Testamento es exactamente el asunto de la armonía de


las Escrituras. Es un ejemplo, e impone un presidente en ejemplo con autoridad
sobre nosotros, y nos revela el principio de la analogía de fe. Sobre todo vemos
que los creyentes del Antiguo y Nuevo Testamento siempre respaldaban sus
interpretaciones y entendimientos sobre lo que había sido escrito anteriormente
por autores inspirados. Pedro refiere muy bien a esto…

1ª Pedro 1:10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros,


inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, 11
escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba
en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias
que vendrían tras ellos. 12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino
para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que
os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en
las cuales anhelan mirar los ángeles.

Entendemos que refiere Pedro es a la analogía de la fe. Que no puede ser un fiel
profeta de Dios, fiel a Dios, que nos entrega algo contradictorio a lo que Dios ya
había revelado. Aunque Pedro revelaba este principio de la analogía de la fe,
vemos que Pedro vio y comentó bajo inspiración divina que el principio era activo
desde tiempos pasados (en el Antiguo Testamento) y que era vigente aun sobre
él en este momento.

El chiste del comentario de Pedro aquí es que hay una autoridad suprema en la
Palabra de Dios que lleva consideración y prioridad sobre las opiniones de
hombres de Dios presente, y hombres de Dios no inspirados que hablaban
anteriormente.

En este enseñanza, las meras palabras de Pedro son muy informativos.

2ª Pedro 3:2 para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido
dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado
por vuestros apóstoles; 3 sabiendo primero esto, que en los postreros días
vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 5 Estos
ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo… 15 Y tened entendido que
la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado
hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16 casi en
todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay
algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen,
como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 17 Así que vosotros,
oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el
error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. 18 Antes bien, creced en la
gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria
ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

Sus palabras nos llegan como del caso personal de él. ¡Qué chistoso que los
católicos escogieron a Pedro para basar su doctrina de la autoridad del Papa en
lugar de Pablo! Pedro cayó de su firmeza y fue llevado en el error de los
judaizadores. Pablo le corrió, y luego Pedro al final de su vida escribió esto
anotando la autoridad que Dios le dio a Pablo en sus escritos de Escritura
Divinamente inspirada.

Cuando hablamos de la tradición verdadera de la fe cristiana, rápidamente


tenemos que aclarar que esta tradición que es obligatoria y buena, pero para
cristianos obedientes, es absolutamente limitada a la que es enseñada en las
Escrituras y no de comentarios de cosas afuera de las Escrituras.

Cuando los cristianos hablan de consentimiento común de todos los cristianos,


entienden que hablamos solamente de verdaderos creyentes, y no de supuestos
cristianos en falsas religiones, denominaciones, ni sectas que a la verdad, no
abrazan la verdadera fe cristiana. También entendemos que la Biblia enseña una
libertad cristiana, entonces buscamos mantenernos y promover las bases de la
fe cristiana (los fundamentos, o que seamos fundamentalistas) y luego en
puntos ni muy importantes (esencial a una doctrina principal) ni muy claros,
dejamos la libertad a otros de creer como ellos creen que Dios les guían. El afán
para un cristiano fundamental es siempre en doctrina esencial, y no en puntos
menores, y siempre está generoso, de buena cortesía, y reservado en asuntos
que no es importante o no es muy claro en las Escrituras.

En cambio anotamos que sectas y falsas religiones nunca dejan libertad en


diferencias en opinión o punto de vista con ellos en casi ningún punto, y ellos se
distinguen a sí mismo por sus atacas sobre doctrinas, prácticas, y puntos
insignificantes (sin muy clara exposición en las Escrituras) que ellos promueven
como si haciendo esto, les hacen más bíblicos, más obedientes.

Aclaramos que hay doctrinas y sistemas de teología edificadas sobre muy poca
base en exposición clara de Escrituras, como la doctrina que María es co-
redentora con Jesús de los católicos, o que Dios ha reprobado a los no salvos (la
mayoría de la humanidad) de los calvinistas. Estas doctrinas y puntos de vista
son contrarios a lo que indican las Escrituras, y son realmente casos que la Biblia
no enseña esto claramente.

La posición correcta de la analogía de la fe es de decir lo que la Biblia claramente


dice. No dice más, no dice menos, ni quitando ni ignorando nada, pero tampoco
construyendo sistemas de doctrinas elaboradas son lo que la Biblia no dice.

Cuando vemos estos puntos, entendemos que hay libertad de opinión sobre
asuntos, doctrinas, y prácticas que la Biblia no ha dicho muy claramente, pero
en ningún caso, podemos elevar opiniones y explicaciones a llegar a ser igual de
autoridad con las Sagradas Escrituras. Siempre tenemos que mantener una
opinión humana y no inspirada en su lugar, y no dejarlas imponerse sus
opiniones sobre mi vida espiritual.