Vous êtes sur la page 1sur 4

Facultad de Humanidades – UNNE.

Departamento de Letras
SEMINARIO TALLER DE LLITERATURA 2019

Material extraído y adaptado de: Aguiar e Silva V. (1972). Teoría de la Literatura. Gredos. España, Madrid.

EL CONCEPTO DE LITERATURA

Etimológicamente es un término derivado del latín litteratura que pasa a las principales lenguas
europeas: francés, inglés, castellano a fines del siglo XV, al alemán en el siglo XVI y al ruso en el
siglo XVII.

En latín litteratura significaba: instrucción, saber relacionado con el arte de leer y escribir, también
gramática, alfabeto, erudición, etc.; fundamentalmente, ese fue el contenido semántico del término
hasta fines del siglo XVIII. Es decir que se entendía por literatura a la ciencia en general y a la
cultura del hombre de letras.

En el siglo XVII y primera mitad del XVIII, cuando se pretendía designar a lo que entendemos hoy
como literatura se utilizaba la palabra poesía y se quería mencionar a ciertas formas de prosa se
utilizaba la palabra elocuencia. En la segunda mitad del siglo XVIII el término evoluciona y en lugar
de significar el saber y la cultura del hombre de letras, designa una actividad específica de éste y su
producción resultante: ya no designa una cualidad de un sujeto sino que se refiere a un objeto
determinado o a un conjunto de objetos que se pueden estudiar (las obras).

En la última década del siglo XVIII, literatura cobra un nuevo matiz semántico y pasa a designar al
FENOMENO LITERARIO en general. Va hacia la noción de literatura como creación estética,
como una específica categoría intelectual, y forma específica de conocimiento. Esta es la evolución del
término hasta el Romanticismo y continuó evolucionando a lo largo de los siglos XIX y XX, las
acepciones más relevantes del término literatura en este período fueron:

a. Conjunto de producciones literarias de una época. Por ejemplo: Literatura del siglo XVIII;
Literatura del sur de Francia, etc.

b. Conjunto de obras que se particularizan y cobran forma ya por su origen, o su temática o su


intención. Por ejemplo: Literatura femenina; literatura de terror; literatura revolucionaria; literatura de
evasión, etc.

c. Bibliografía existente sobre un tema determinado. Ejemplo: sobre el Barroco existe una literatura
abundante.

d. Retórica: como expresión artificial peyorativa dela literatura como falsedad. (significado que data
de fines del siglo XIX).

e. Por elipsis se emplea, literatura en lugar de historia de la literatura.

f. Literatura como conocimiento organizado del fenómeno literario. Por ejemplo: Literatura
comparada; literatura general, etc.

1
Prof. Especialista Elsa Beatriz Grillo – Adjunta a cargo
Facultad de Humanidades – UNNE.
Departamento de Letras
SEMINARIO TALLER DE LLITERATURA 2019

La evolución semántica del término literatura nos revela la dificulta de establecer un concepto único
de literatura. DE TODOS LOS SIGNIFICADOS MENCIONADOS, EL QUE NOS INTERESA
ES EL DE LITERATURA COMO ACTIVIDAD ESTÉTICA Y EN CONSECUENCIA, SUS
PRODUCTOS, SUS OBRAS.

La Obra Literaria constituye una forma determinada del Mensaje Verbal, pero debemos distinguir el
Lenguaje Literario del Lenguaje No Literario o cotidiano, para saber cuándo un mensaje verbal debe
ser considerado como una manifestación literaria, independientemente de criterios valorativos.

En un estudio sobre la caracterización del lenguaje literario Roman Jakobson distingue en a


comunicación verbalseis funciones básicas:

FUNCIÓN EMOTIVA O EXPRESIVA: relacionada con el emisor porque transmite contenidos


emotivos suyos. ¡Ay! ¡Qué dolor de cabeza! ¡Qué gusto de verte! ¡Qué rico el postre!

FUNCIÓN APELATIVA: orientada hacia el receptor porque tiene como fin actuar sobre ese sujeto
influyendo en su modo de pensar, en su comportamiento. Pedro, haga el favor de traer más café.
¿Trajiste la carta? Andrés, cierra la ventana, por favor

FUNCIÓN REFERENCIAL: que consiste en transmitir saberes, contenidos acerca de los que se
habla, etc. El hombre es animal racional. La fórmula del Ozono es O3. No hace frío, hoy. Las clases se
suspenden hasta el tercer módulo.

FUNCIÓN FÁTICA: tiene por objeto establecer, prolongar o interrumpir la comunicación


(Mire…Me oye? Bueno, vamos a ver…etc.).

FUNCIÓN METALINGÜÍSTICA: se realiza cuando el emisor o el receptor necesitan averiguar si


ambos están usando el mismo código. Ejemplo: “La pintura abstracta carece de belleza” – Qué
entiende usted por pintura abstracta?

FUNCIÓN POÉTICA: que está centrada en el mensaje mismo. Se utiliza preferentemente en la


literatura. El acto de comunicación está centrado en el mensaje mismo, en su disposición, en la forma
en cómo éste se trasmite.

Ahora bien ¿EN QUÉ CONSISTE LA FUNCIÓN POÉTICA DEL LENGUAJE?

La función poética del lenguaje se caracteriza por el hecho de que el mensaje crea, imaginariamente,
su propia realidad, porque la palabra literaria, a través de un proceso intencional, crea un universo de
ficción que no se identifica con la realidad empírica. La frase literaria significa, de modo inmanente, su
propia situación comunicativa, sin estar determinada inmediatamente por referentes reales o por un
contexto de situación externa.

En el lenguaje cotidiano un acto de habla depende siempre de un contexto extra verbal y de la


situación efectivamente existente, que proceden y son exteriores a ese acto de habla.

2
Prof. Especialista Elsa Beatriz Grillo – Adjunta a cargo
Facultad de Humanidades – UNNE.
Departamento de Letras
SEMINARIO TALLER DE LLITERATURA 2019

En el lenguaje literario el contexto extra verbal y la situación (comunicativa) dependen del mismo
lenguaje, pues el lector no conoce nada acerca del contexto, ni de esa situación antes de leer el texto
literario.

El lenguaje histórica, filosófico, científico son lenguajes heterónomos desde el punto de vista
semántico ya que siempre presuponen seres, cosas y hechos reales sobre los que transmiten algún
conocimiento; el lenguaje literario es semánticamente autónomo porque tiene poder suficiente para
organizar y estructurar mundos expresivos enteros (mundos posibles). Por eso precisamente el
lenguaje literario puede ser explicado, pero no verificado (es verosímil); este lenguaje constituye un
discurso contextualmente cerrado y semánticamente orgánico que instituye una verdad propia.

Entre el mundo imaginario creado por el lenguaje literario y el mundo real, hay siempre vínculos, pues
la ficción literaria no se puede desprender jamás de la realidad empírica. El mundo real es la
matriz primordial y mediata de la obra literaria; pero el lenguaje literario no se refiere directamente
a ese mundo, no lo denota: instituye efectivamente una realidad propia, un heterocosmos de estructura
y dimensiones específicas. No se trata de una deformación del mundo real, pero sí de la creación de
una realidad nueva, que mantiene siempre una relación de significado con la realidad objetiva.

El lenguaje literario se caracteriza por ser profundamente connotativo. Vocablos como celos, muerte,
esclavos, libertad son vocablos que tiene un núcleo informativo saturado de connotaciones y se oponen
al lenguaje denotativo que es el lenguaje característico de la ciencia, la filosofía el derecho, etc.

El lenguaje literario es plurisignificativo, porque en el signo lingüístico exportador de múltiples


dimensiones semánticas y tiende a una multivalencia significativa que se opone al significado unívoco
que es propio de los lenguajes monosignificativos. la plurisignificación del lenguaje literario se
manifiesta tanto en un plano diacrónico o vertical como en un plano sincrónico u horizontal. En el
plano vertical la plurisignificación se adhiere a la historia de las palabras que el curso del tiempo ha
depositado en ellas. Y en el plano sincrónico u horizontal la palabra adquiere dimensiones
plurisignificativas gracias a las relaciones conceptuales, imaginativas, rítmicas, etc.

La actividad del hombre tiende inevitablemente al hábito y a la rutina y esta tendencia se refleja en la
actividad lingüística y por eso el lenguaje coloquial, como otras formas de lenguaje, se caracterizan
por su acentuada estereotipación.

El lenguaje literario en cambio, se define por la recusación intencionada de los hábitos lingüísticos y
por la exploración inhabitual de las posibilidades significativas de una lengua. La esencia de la
literatura, la literariedad en la lucha contra esa rutina, el escritor percibe los seres y los
acontecimientos de un modo inédito, a través de una especie de deformación creadora y ese deseo de
tornar extraño se manifiesta claramente en el lenguaje literario los clichés descoloridos, las metáforas
muy utilizadas los adjetivos , son postergados y sustituidos por formas lingüísticas que por su fuerza
expresiva por su novedad y hasta por su extrañeza y su resonancia insólita rompen la monotonía y la
rigidez de los usos lingüísticos.

Los símbolos las metáforas y otras figuras estilísticas, las inversiones, los paralelismos, las
repeticiones, etc., constituyen otros tantos medios del escritor para transformar el lenguaje usual en
3
Prof. Especialista Elsa Beatriz Grillo – Adjunta a cargo
Facultad de Humanidades – UNNE.
Departamento de Letras
SEMINARIO TALLER DE LLITERATURA 2019

lenguaje literario. Pero estas transformaciones a las que el escritor somete a la lengua usual, tienen un
límite que es la oscuridad, el hermetismo absoluto.

En el lenguaje cotidiano igual que en el lenguaje científico, el significante, es decir la realidad física,
sonora del signo lingüístico, tiene poca o ninguna importancia, en estas formas de lenguaje solo cuenta
el significado, es decir la configuración representativa que constituye el signo interno existente en el
signo doble que es la palabra.

En el lenguaje literario se comprueba que los signos lingüísticos, no valen solo por sus significados
sino también y en gran medida por sus significantes. Pues la sonoridad de los vocablos, y de las frases,
las sugerencias rítmicas las aliteraciones, son elementos importantes de arte literario. Esta importancia
es más evidente en el verso que en la prosa.

4
Prof. Especialista Elsa Beatriz Grillo – Adjunta a cargo