Vous êtes sur la page 1sur 6

CELEBRACIÓN VOCACIONAL FUNDACIÓN DE LA COMPAÑÍA 29

NOVIEMBRE 2010

MONICIÓN:

No hace falta que sea 29 de noviembre para pararnos a pensar sobre la


Compañía, ni sobre nuestra vocación, pero hoy, es el momentos de hacerlo quizá de
manera más especial.

Este año enmarcamos esta celebración dentro del recién estrenado Adviento,
pues, Adviento quiere decir "venida". Por lo tanto, debemos preguntarnos: ¿Quién es el
que viene?, y ¿para quién viene? En seguida encontramos la respuesta a esta pregunta.
Para nosotras Hijas de la Caridad viene a hacerse carne en los más pobres y
necesitados. Y ¿Para que fue creada la Pequeña Compañía? Para servir al Pobre.

Es esta una esperanza que estimula la vigilancia, virtud característica de este


singular tiempo litúrgico. Vigilancia en la oración, alentada por una expectativa
amorosa; vigilancia en el dinamismo de la caridad concreta, consciente de que el Reino
de Dios se acerca allí donde los hombres aprenden a vivir como hermanos».

CANTO: “JESUCRISTO YO SIENTO TU VOZ”

Jesucristo yo siento tu voz,


Tú me has dicho VEN Y SÍGUEME”
Déjalo todo y dalo a los pobres
Quiero que seas sal y luz,
Confía siempre porque a tu lado estoy.

Aquí Señor, tienes mi vida


Que quiere ser presencia de tu amor
Sé que no es fácil seguir tus huellas
Pero con tu fuerza seré fiel
Te serviré entre los hombres
Tu reino anunciare
Porque a tu lado quiero caminar
Te serviré entre los hombres
Tu cruz abrazare
Si no respondo vuélveme a llamar. AMEN

Nos podemos situar en el Adviento de la Compañía, como tiempo de comenzar a


caminar, de comenzar a poner en práctica la voluntad de Dios, es tiempo para
acompañar a Nuestra Madre y «ayudarla» a llevar el peso de Dios, el peso de Jesús
hasta Belén, pues lo más parecido a la Santísima Virgen de viaje a Belén es la hija de la
Caridad que vive de la fe, está en gracia de Dios y es templo del Espíritu Santo, que es
tanto como decir asiento de la Trinidad.

1
“C. 15

a Quien quiere seguir a Jesucristo, encuentra a la que lo recibió


del Padre: María, la primera cristiana, la consagrada por excelencia,
presente en la vida de la Compañía desde sus comienzos.

b Los Fundadores inculcaron a las Hijas de la Caridad el amor y la


imitación de la Virgen, y las invitan a contemplar en ella a:

• la Inmaculada, totalmente abierta al Espíritu, señalada por san


Vicente, después de Jesús, como ejemplo perfecto de los que «escuchan la
Palabra y la guardan»;

• la Sierva, humilde y fiel, de los designios del Padre, modelo de


los corazones pobres;

• la Madre de Dios, Madre de misericordia y esperanza de los


pequeños, íntimamente unida a su Hijo, a Quien conduce a los que confían
en ella; Madre de la Iglesia y única Madre de la Compañía: santa Luisa le
consagró la Comunidad naciente, que quiso poner para siempre bajo su
protección.”

Silencio-------Reflexión

Con Ella se aprende a llevar el peso de Dios, y de todo lo que es de Dios, lo que Dios ha
querido poner sobre nuestros hombros.

En primer lugar, el peso de la propia existencia, que al avanzar el tiempo va haciéndose


más gravoso.

Además, siempre es preciso llevar el peso de otros, según la máxima del Apóstol:
«llevad los unos las cargas de los otros». En ocasiones, se hace largo el camino.
«Sucede que a veces me canso de ser hombre», como escribió el poeta. En esto
tenemos el ejemplo de Jesús, que se preocupó de aquellos que le siguieron durante tres
días y les multiplicó los panes y los peces «no sea –dijo, antes del comenzar el prodigio-
que les falten las fuerzas en el camino».(Mt 15, 32). El Señor está en ese detalle vital.
Por otro lado, cuando falta algo, por material que sea, la Madre de Dios siempre será
atendida por su Hijo. Dirá: «No tienen vino». Y el vino correrá en abundancia, al
menos en la medida que sea menester. En el vino de Caná se engloban todas las
necesidades vitales del hombre y María es la sapientísima presentadora de la
indigencia de sus hijos así como la Administradora del Paraíso.

«Para ser verdaderas Hijas de la Caridad,


hay que hacer
lo que el Hijo de Dios hizo en la tierra.
¿Y qué es lo que hizo principalmente?...
trabajó sin cesar

2
por el prójimo,
visitando y curando a los enfermos,
instruyendo a los ignorantes para su salvación.
¡Qué felices sois, hijas mías,
por haber sido llamadas a una condición
tan agradable a Dios! ... »( San Vicente 5 julio 1640)

CANTO MEDITATIVO: “Nada nos separara, nada nos separar, nada nos separara,
del amor de Dios”

Silencio-------Reflexión

Santa Luisa puso a la Pequeña compañía bajo el Amparo de la Santísima Virgen,


por eso es este los momentos propicios para conversar con María. ¿De qué? De nuestra
preocupaciones, de nuestros miedos, e nuestras luchas, de nuestras alegrías y
proyectos….Y María nuestra madre nos dice la misma palabra que a ella le dijo el
Ángel : ¡Alégrate! , porque eres Hija de la Caridad, porque has hallado gracia ante Dios,
porque en las aguas del bautismo el Espíritu ha descendido sobre ti, te ha ungido y te
ha llenado de gracia, te ha hecho santa, hija de Dios.

“…En nombre de Dios, queridas hermanas, sean muy fieles en


practicar sus buenos consejos y sobre todo sean muy afables y bondadosas
con sus pobres; ya saben que son nuestros señores a los que debemos amar
con ternura y respetar profundamente. No basta con que tengamos estas
máximas en la memoria, sino que hemos de demostrarlo con nuestros
cuidados caritativos y afables. …porque tenemos que acoger con agrado a
los que vienen a ver a los pobres, sin tener en cuenta nuestro interés
particular, sino sencillamente porque hay que hacerlo así y porque puede
resultar un bien para aquéllos.(C. 322 (L. 284 bis) A mi querida Sor Cecilia
Inés . Hija de la Caridad sierva de los Pobres enfermos, en Angers).

Silencio-------Reflexión

CANTO: TESTAMENTO DE SAN VICENTE

Pequeña compañía
Pronto te darás cuanta
Lo pesado que es llevar la Caridad
Mucho más que cargar con el jarro
De sopa
Y con la cesta llena
Pero conservaras, tu dulzura y tu sonrisa
No consiste todo
En distribuir la sopa de pan
Pues eso los ricos pueden hacerlo
Tú eres la sierva de los pobres

3
Y ellos tus amos, susceptibles y exigentes.

CUANTO MÁS REPUGNANTES Y SUCIOS ESTÉN


CUANTO MÁS INJUSTOS Y GROSEROS SEAN
MAS DEBERÁS DARLE TU AMOR ( bis )

PUES SOLO POR TU AMOR


TE PERDONARAN LOS POBRES
EL PAN QUE TU LES DAS ( bis).

Silencio-------Reflexión

Salmo en busca de Dios: Será reflexionado haciendo eco

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Por dónde ir para seguir sus pasos?
Su camino es el camino de la entrega sin límites;
Su camino es el camino del amor sin límites;
Su camino es el camino de la confianza sin límites;
Su camino es el camino de la esperanza sin límites.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los pobres de espíritu
Que por no estar apegados a nada
Escuchan con atención la voz de Dios.
Lo verán los de corazón manso,
Aquellos que han construido la paz en su propia vida.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los que tienen hambre y sed de justicia
Y claman a Dios para que la paz reine en el mundo;
Los que piden a su Señor que haga desaparecer tantas
injusticias
Y tantas muertes sin sentido.
Lo verán los que tienen misericordia del hermano,
Los que tienen un corazón lleno de amor por los demás.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los que predican con el ejemplo
Antes que los que se dedican solamente a hablar;
Los que construyen antes que los que destruyen;
Los que trabajan por la paz antes que los que provocan la
guerra.

Lo verán los que, a pesar de las amenazas, de los peligros...

4
No les importa gritar con voz fuerte la Verdad.
Lo verán los que por causa del evangelio
Son perseguidos de forma abusiva.
Lo verán los que con fuerza y valentía
Construyen el Reino de Dios aquí en la tierra.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Quién lo podrá descubrir?
Lo descubrirá quien busque en lo más íntimo de su persona;
Quien mire a su interior buscando la Verdad.
Lo descubrirá quien busque la huella del Creador en su vida;
Quien viva abierto a la trascendencia.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Quién lo podrá poseer?
Lo poseerá quien no lo utilice;
Quien busque a Dios no por lo que pueda conseguir de él,
Sino por Dios mismo, que es el premio.
Lo poseerá quien se deje poseer por el Señor;
Quien se deje habitar por él.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Qué habrá que hacer?
Lo encontrará quien se deje hacer por él;
Quien prepare en su corazón un lugar donde pueda habitar.
Lo encontrará quien ama a Dios gratis;
Quien busca a Dios por amor.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿En quién habitará nuestro Dios?
Nuestro Dios pondrá su morada
En aquel cuyas obras le alaben.
Nuestro Dios construirá su casa
En aquel que deja que su Señor tenga la iniciativa;
En aquel que para todo confía en Dios;
En aquel que antes de realizar cualquier proyecto
Cuenta con nuestro Señor
Porque sabe que sin él nada es viable.

¿Dónde encontrar al Señor?


¿Por dónde ir para seguir sus pasos?
¿Quién podrá ver su rostro?
¿Quién lo podrá descubrir?
¿Quién lo podrá poseer?
¿Qué habrá que hacer?
¿En quién habitará nuestro Dios?

5
Sólo quien le busca lo encontrará para seguir buscándole.
Sólo quien se pregunta podrá encontrar el camino.
Sólo quien viva el amor en su plenitud
Contemplará el verdadero rostro de Dios.
Sólo lo poseerá aquel que se deje poseer por él.
Sólo lo alcanzará quien sea alcanzado por su gracia.
Sólo quien viva en tensión, en crecimiento, en maduración
Será habitado por el Señor.

Mateo 5, 12-16
“..Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos;
pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros. « Vosotros
sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para
nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. « Vosotros sois la luz
del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni
tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el
candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz
delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro
Padre que está en los cielos….”

CANTAMOS JUNTO A MARÍA:

1.- Mi alma cantara el gesto de amor


Se alegra mi espíritu en Dios salvador
Pues él se fijo en la sencillez
Y humildad de su sierva.

SANTO ES NUESTRO DIOS


Y SU AMOR PERDURARA
Y LO RECORDARA CADA GENERACIÓN
Y LO RECORDARA CADA GENERACIÓN
2.- Su brazo es fuerte y justo su obrar
Dispersa a los hombres de mal corazón
Derrota al poderoso, levanta al humilde
Llena al pobre de bienes.

3.- Ha protegido a su esclava el Señor


A nuestros padres ya lo prometió
Y se acordó de su amor
A Abrahán por siempre.

ORACIÓN FINAL:
¡ Oh Madre de Dios!, pues que la Compañía ha sido fundada bajo tu amparo, acéptanos
como Hijas. Y pues eres el Santo seño que alumbro a Dios, guía a la Compañía con la
misma ternura con que enseñaste a andar a Jesús” ( San Vicente de Paul) AMEN