Vous êtes sur la page 1sur 5

c 


    
  


    
 

 
 


 


  

 
 


 
  
  


   
  

  

  
 
 
    
 
!
   

    
  
  c!    !  

  
  
  


  
  
 


 

    
 



   
 "    
   



   

!
 #     
 
 

   
  



 
  
 

 


   

 
    $ 


     
  

   !




 %&
   
%'

   

     

      


    

 

  
   ( 
%

 
)

  

@ ?   


   
    
  
   @
 


     
                

 
 
 @      
         
 
   
  

   
  !       "

   #        
 


       
 

 "
           
 
      


     
   @      
    $  

  #  


%   
      
   
 

  $  ! 

   
  

      

 


ð  


La sinapsis permite a las neuronas comunicarse entre sí, transformando una señal eléctrica
en otra química.

La transmisión de la información dentro del cerebro así como sus aferencias se produce
mediante la actividad de sustancias denominadas neurotransmisores, sustancias capaces de
provocar la transmisión del impulso nervioso. Estos neurotransmisores se reciben en las
dendritas y se emiten en los axones. El cerebro usa la energía bioquímica procedente del
metabolismo celular como desencadenante de las reacciones neuronales.

Cada neurona pertenece a una región metabólica encargada de compensar la deficiencia o


exceso de cargas en otras neuronas. Se puede decir que el proceso se ha completado cuando
la región afectada deja de ser activa. Cuando la activación de una región tiene como
consecuencia la activación de otra diferente, se puede decir que entre ambas regiones ha
habido un intercambio biomolecular. Todos los resultados y reacciones desencadenantes
son transmitidos por neurotransmisores, y el alcance de dicha reacción puede ser inmediata
(afecta directamente a otras neuronas pertenecientes a la misma región de proceso), local
(afecta a otra región de proceso ajena a la inicial) y/o global (afecta a todo el sistema
nervioso).

La acetil colina, un neurotransmisor.

Dada la naturaleza de la electricidad en el cerebro, se ha convenido en llamarlo


bioelectricidad. El comportamiento de la electricidad es esencialmente igual tanto en un
conductor de cobre como en los axones neuronales, si bien lo que porta la carga dentro del
sistema nervioso es lo que hace diferente el funcionamiento entre ambos sistemas de
conducción eléctrica. En el caso del sistema nervioso, lo porta el neurotransmisor.

Un neurotransmisor es una molécula en estado de transición, con déficit o superávit de


cargas. Este estado de transición le da un tiempo máximo de estabilidad de unas cuantas
vibraciones moleculares. Durante ese tiempo, la molécula ha de acoplarse al receptor
postsináptico adecuado, caso contrario degrada y queda como residuo en el líquido
cefalorraquídeo. Los astrocitos se encargan de limpiar dicho fluido de estos desechos,
permitiendo que las futuras neurotransmisiones no se vean interferidas

La Ê  Ê   es el manto de tejido nervioso que cubre la superficie de los


hemisferios cerebrales, alcanzando su máximo desarrollo en los primates. Es aquí donde
ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión. Es ante todo
una delgada capa de materia gris ± normalmente de 6 neuronas de espesor, de hecho ± por
encima de una amplia colección de vías de materia blanca. La delgada capa está
fuertemente circunvolucionada, por lo que si la extendieses, ocuparía unos 2500 cm². Esta
capa incluye unos 10.000 millones de neuronas, con cerca de 50 trillones de sinapsis. Tales
redes neuronales en la corteza macroscópicamente (a simple vista) se observan como
materia gris. Tanto desde el punto de vista estructural como filogenético, se distinguen tres
tipos básicos de corteza:
Localización de la corteza cerebral.

1. Isocorteza (o neocorteza), que es el último en aparecer en la evolución del cerebro,


es el encargado de los procesos de raciocinio, es, por así decirlo la parte del cerebro
consciente.
2. Paleocorteza, comprende el cerebro olfatorio.
3. Arquicorteza, constituido por la formación del hipocampo, esta es la parte "animal"
o instintiva, la parte del cerebro que se encarga de la supervivencia, las reacciones
automáticas y los procesos fisiológicos.

Filogenéticamente el córtex es de aparición relativamente reciente si se compara con las


otras áreas del sistema nervioso central. Con todo, aún dentro del córtex, se pueden
distinguir áreas más modernas y con capacidad de procesar la información, más eficaces:
las del neocórtex, asiento o soporte principal del Registro de lo Simbólico.

˜ El lóbulo temporal contiene neuronas que captan cualidades sonoras en la corteza


auditiva primaria. También contiene neuronas relacionadas con la comprensión del
lenguaje, memoria y aprendizaje.

˜ El lóbulo frontal contiene principalmente la corteza motora primaria, en la cual se


encuentran las neuronas que controlan los músculos del cuerpo. Está organizada en
función de las partes del cuerpo.

˜ El lóbulo parietal aloja a la corteza somatosensorial primaria, compuesta por


neuronas relacionadas con el tacto, también se organiza en función de las partes del
cuerpo.

˜ El lóbulo occipital contiene la corteza visual primaria, localizada en la parte


posterior, procesa la información visual que llega de la retina.

. El telencéfalo es la parte más voluminosa del cerebro humano. Cubre por la parte dorsal al
cerebelo, estando separado de él por la tienda del mismo. Está dividido por la cisura
interhemisférica en dos hemisferios unidos entre sí por las comisuras interhemisféricas y
poseen en su interior los ventrículos laterales como cavidad ependimaria. Cada hemisferio
posee varias cisuras que lo subdividen en lóbulos:[12]

˜ "


 
 
  
 &
 ! '
 
 

˜ "


  
 
  
  
 '
 !    

 &
    
  
(   ! 
   
& 
$   
 $ 
   !   
   )  

 
˜ "


  
 
  
  
 $   ! 

 (  $ *
  
  
 & * 
     

   
˜ "


  
 
  
 &
  

#  

 


Aun cuando ambos hemisferios humanos son opuestos, no son la imagen geométrica
invertida uno del otro. Desde un punto de vista puramente morfológico son asimétricos.
Esta asimetría depende de una pauta de expresión génica también asimétrica durante el
desarrollo embrionario del individuo, y no está presente en parientes cercanos en la
filogenia al humano como puede ser el chimpancé. Por esta razón, el estudio de
impresiones craneales de antepasados del género Ú  tiene entre sus objetivos determinar
la presencia o no de asimetría en el telencéfalo, puesto que es un rasgo de aumento de la
especialización, de una capacidad cognitiva más compleja.[13]

Las diferencias funcionales entre hemisferios son mínimas y sólo en algunas pocas áreas se
han podido encontrar diferencias en cuanto a funcionamiento, existiendo excepciones en
personas que no se observaron diferencias. La diferencia de competencias entre los dos
hemisferios cerebrales parece ser exclusiva del ser humano. Se ha dicho que el lenguaje y la
lógica (las áreas actualmente más conocidas especializadas en el lenguaje son la Broca y la
de Wernicke, aunque al hacer un proceso lingüístico es probable que todo el cerebro esté
involucrado -casi indudablemente las áreas de la memoria participan en el proceso del
lenguaje-, las áreas de Broca y de Wernicke se encuentran en la mayoría de los individuos
en el hemisferio izquierdo; por su parte las áreas más involucradas en la lógica y
actividades intelectuales se ubican principalmente en el córtex prefrontal, teniendo quizás
las áreas temporales izquierdas gran importancia para procesos de análisis y síntesis como
los que permiten hacer cálculos matemáticos) estas áreas dotan al individuo de mayor
capacidad de adaptación al medio, pero con procesos de aprendizaje mucho más dilatados,
y como tal más dependientes de sus progenitores durante la etapa de cría.

ë 



El cerebro procesa la información sensorial, controla y coordina el movimiento, el


comportamiento y puede llegar a dar prioridad a las funciones corporales homeostáticas,
como los latidos del corazón, la presión sanguínea, el balance de fluidos y la temperatura
corporal. No obstante, el encargado de llevar el proceso automático es el bulbo raquídeo. El
cerebro es responsable de la cognición, las emociones, la memoria y el aprendizaje.