Vous êtes sur la page 1sur 41

Sociétés

Religions
Politiques

L’Histoire à la source :
acter, compter, enregistrer
(Catalogne, Savoie, Italie,
XIIe- XVe siècle)
Mélanges offerts à Christian Guilleré

Volume 1

Textes réunis et édités par


Guido Castelnuovo et Sandrine Victor

36

Université Savoie Mont Blanc


Laboratoire LLSETI
L’Histoire à la source :
acter, compter,
enregistrer
(Catalogne, Savoie,
Italie, XIIe- XVe siècle)
Mélanges offerts à Christian Guilleré

Volume 1

Textes réunis et édités par

Guido Castelnuovo et Sandrine Victor


L aboratoire langages, littératures, sociétés,
études transfrontalières et internationales

Collection Sociétés, R eligions, Politiques

N° 36

© Université Savoie Mont Blanc


UFR Lettres, Langues, Sciences Humaines
Laboratoire Langages, Littératures, Sociétés,
Études Transfrontalières et Internationales
BP 1104
F – 73011 CHAMBÉRY CEDEX
Tél. 04 79 75 85 14 
www.llseti.univ-smb.fr

Réalisation : Catherine Brun


ISBN : 978-2-919732-60-9
ISSN : 1771-6195
Dépôt légal : avril 2017
Directrice du laboratoire
Dominique Lagorgette
Sommaire

Christian Guilleré
Bibliographie raisonnée............................................................................ 7
Présentation des auteurs............................................................................ 17
Préface 
En hommage à Christian Guilleré
Des Pyrénées aux Alpes
Guido Castelnuovo et Sandrine Victor................................................... 25
Le scripteur, ses actes, ses espaces......................................................39
Una fonte documentaria controversa : la donazione del conte
Umberto I ai canonici della cattedrale e di S. Orso d’Aosta (1040)
Paolo Buffo ........................................................................................... 43
Une liste de sainteurs franc-comtois de l’abbaye
de Saint-Maurice d’Agaune (fin XIIe siècle)
Laurent Ripart ...................................................................................... 61
Notarios y escribanos de la Cancillería de Jaime I de Aragón
Carlos López Rodríguez......................................................................... 83
« Tous ceulx qui vouldront user d’office de notaire et de tabellionnage […]
feront le serment en tel cas acoustumé […] » (XIIIe-XVe siècle)
Albert Rigaudière................................................................................. 103
Saisir les notaires publics en Provence à travers la législation angevine
(XIIIe-XIVe siècle). Vers une forme de service public ?
Laure Verdon....................................................................................... 127
De la mère à la fille. Anne et Philiberte de La Palud
à travers leur testament
Jacques Paviot...................................................................................... 141
L’archive, ses officiers, sa mémoire...................................................157
Les voyages de l’ infant Jean d’Aragon d’après sa comptabilité
et les archives de la chancellerie royale (1351-1355)
Alexandra Beauchamp......................................................................... 161
Cataluña en la financiación de la guerra de Castilla : los fogajes de 1358
Manuel Sánchez-Martínez................................................................... 173
« Lire » et « ouyr » : les procédures comptables
de l’ hôtel de Philippe de Bresse (1468-1490)
dans les comptes des trésoriers Jean Ardoyn et Bernardin Oudry
Daniela Cereia..................................................................................... 199
Max Bruchet (1868-1929), archiviste de la Haute-
Savoie et pionnier de la recherche en histoire médiévale
Julien Coppier...................................................................................... 211
Entre Chambéry et Turin, l’ histoire partagée des archives savoyardes
Jean Luquet.......................................................................................... 231
Le marchand, ses activités, ses princes............................................245
Joan d’Aldiard, mercader de Perpinyà, i la seva clientela (1307)
Lluís To Figueras ................................................................................. 249
Credit et usure. Juifs et chrétiens face à l’ incertitude
sur les marchés en Catalogne à la fin du Moyen Âge
Claude Denjean................................................................................... 267
Los colores del textil. Los tintes y el teñido de los paños
en la Valencia medieval
Juan Vicente García Marsilla................................................................ 283
La vigne et courtil d’Amédée V à Lyon.
Note sur les comptes de la maison de Savoie appelée Le Temple
(1320-1326)
Jean-Louis Gaulin................................................................................ 317
Concessiones signi. Lettere di concessione di marche
mercantili emanate dai conti e duchi di Savoia
Luisa Gentile........................................................................................ 331
La cité, ses pouvoirs, ses documents................................................347
La reglamentació del sistema alimentari
dels canonges
Regulars catalans a mitjan Segle XII
Antoni Riera i Melis............................................................................. 351
La permanence du Quod omnes tangit dans les sources
florentines de la fin du Moyen Âge (XIVe-XVe siècle)
Ilaria Taddei......................................................................................... 389
La ville de Gérone contre l’ évêché d’empúries
Flocel Sabaté........................................................................................ 399
La terra, gli uomini, le scritture. Il liber FLU e la
costruzione del potere signorile (Mantova, 1346-1475)
Isabella Lazzarini................................................................................. 413
«De Communi Concordia…»
Comptabilités paroissiales vénitiennes à la fin du Moyen Âge
Élisabeth Crouzet-Pavan et Pascal Vuillemin....................................... 421
Écrire et transposer l’enquête (La grande enquête ligure de 1509)
Fabien Lévy..........................................................................................443
La montagne, ses châteaux, ses campagnes.....................................459
Le servage en Savoie et en Catalogne : regards croisés (VIIIe -XIIIe siècle)
Nicolas Carrier..................................................................................... 463
Gestion indivise d’une montagne disputée. La montagne du
Lou et les quatre paroisses de Maurienne (XIIIe -XVIe siècles)
Fabrice Mouthon................................................................................. 481
Fams immortalitzades. El “mal any primer” (1333-1334)
dins l’annalística catalana de la baixa edat mitjana
Pere Benito i Monclús & Joan Montoro i Maltas................................. 503
La forteresse et le bourg de Château-Gaillard (Haute-Savoie) au Moyen Âge
d’après les comptes de la châtellenie
Matthieu de la Corbière....................................................................... 521
Los colores del textil
Los tintes y el teñido de los paños
en la Valencia medieval

Juan Vicente García M arsilla


Universitat de Valencia

En los últimos siglos de la Edad Media uno de los principales


criterios para determinar la calidad de una tela era sin duda su color. Un
paño de fina lana y primorosamente tejido podía perder todo su valor si
presentaba un colorido desigual, o apagado y carente de brillo. Por eso no
sorprende la importancia que se le asignó al proceso del teñido, uno de los
eslabones finales en la compleja cadena de la manufactura textil, y uno de
los más difíciles, dado que la utilización de materias naturales, de limitado
poder colorante, y el proceso de tintado en grandes cubas hirvientes, nunca
pudieron garantizar la uniformidad de los resultados. Hasta el siglo XVIII
la coloración de los tejidos no dejó de estar envuelta en un hálito de misterio,
y ni el tintorero más avezado podía entonces asegurar con total certeza a
sus clientes la máxima calidad en el acabado de sus telas1. Aún así, se ha
calculado en torno al 30% del precio total lo que le correspondía al proceso
de tintado de una pieza de lana, quizá algo menos en el caso de la costosa
seda, aunque el uso en ella con frecuencia de la tintura hilo a hilo hacía que
igualmente fuera un proceso caro2.
Desde luego, el uso de los mejores materiales, junto con la experiencia
del artesano, eran las únicas armas para acercarse a esa perfección. Y dada la

1 Sobre las dificultades del teñido y la distinta valoración de los colores vid. Michel
Pastoureau, Jésus chez le teinturier. Couleurs er teintures dans l’Occident medieval,
Paris, Le Léopard d’Or, 1997.
2 Lo estimó Paulino Iradiel sobre la industria textil de Cuenca, Evolución de la industria
textil castellana en los siglos XIII-XVI. Factores de desarrollo, organización y costes de la
producción manufacturera en Cuenca, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1974,
p. 224-227, y lo asume y corrobora Josep Antoni Llibrer Escrig para Cocentaina,
Industria textil y crecimiento regional : la Vall d’Albaida y el Comtat en el siglo XV,
Valencia, PUV, 2014, p. 147. Sobre la seda y su tintura Germán Navarro Espinach,
« El arte de la seda en el Mediterráneo medieval », En la España Medieval, 27, 2004,
p. 5-51.

283
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

gran cantidad de materia colorante que se necesitaba para teñir cada pieza, el
desarrollo del textil llevó aparejada la especialización de algunas regiones de
Europa en la obtención de ciertas plantas tintóreas, y un activo comercio de
las mismas a escala continental.3 A continuación observaremos la posición
que ocupó el antiguo reino de Valencia en ese gran mercado internacional
de los colores, como productor de algunas de estas materias primas y como
importador de otras, para finalmente detenernos en la infraestructura del
teñido, en las instalaciones y en los protagonistas valencianos de esta fase de
la producción textil.

Los tintes locales. El país de la grana

…la dita terra produeix així mateix noble seda, lli, e cànam e gleda per
adobar draps e grana, pastell, gauda, e alazflor e altres diverses herbes
pertanyents e aptes per a tintoreria.4
Con estas palabras Francesc Eiximenis atribuía a Valencia una gran riqueza
y variedad de plantas tintóreas hacia finales del siglo XIV. Probablemente el
franciscano no mentía, porque la mayor parte de la flora utilizada para dar
color a los paños en aquella época crecía de forma silvestre por los campos
europeos, pero dado que el objetivo de su obra era ensalzar su tierra de
acogida, quizá sí exageraba la exuberancia de sus frutos, ya que no todos los
cultivos que citaba habían alcanzado el mismo desarrollo, y la presencia de
algunos debía ser incluso bastante excepcional.
Así pues, para valorar de forma más objetiva y desapasionada la
riqueza del país en estas sustancias, debemos acudir a otras fuentes más
frías y cuantificables, como son, entre otras, los manuales de mercadería, las
tablas de peajes y lezdas que gravaban el comercio de tales materias, o las
mismas ordenanzas municipales que regulaban su obtención. A través de
todo ello observamos que la sustancia tintórea valenciana por excelencia, la
que los mercaderes extranjeros venían a buscar a estas tierras, era la grana,
uno de los colorantes más caros y apreciados de la Europa medieval. Pero la

3 En Génova, por ejemplo, cada tina de baño azul se preparaba con 130 kg de
pastel, Carola Ghiara, L’arte tintoria a Genova dal XV al XVII secolo : tecniche e
organizzazione, Florencia, Giunti-G. Barbera, 1976, p. 7-12. Las proporciones que
recomienda un tratado valenciano de tintura de finales del siglo XV son también
siempre importantes, por ejemplo, 11 libras de rubia, 2 de brasil, 6 onzas de agalla,
10 libras de alumbre y 3 de tártaro para un sola paño de escarlata, es decir, en total
unos 5 kilos de colorante y 4,6 kg de mordientes (Lluís Cifuentes i Comamala y
Ricardo Córdoba de la Llave, Tintorería y medicina en la Valencia del siglo XV. El
manual de Joanot Valero, Barcelona, CSIC, 2011, p. 180-181).
4 Francesc Eiximenis, Regiment de la cosa pública, edición del P. Daniel de Molins de
Rei, Barcelona, Els Nostres Clàssics, 1927, p. 30.

284
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

grana no es de hecho un cultivo, ni tan siquiera un vegetal, sino un insecto


parásito de las coscojas llamado kermes (kermes vermilio), cuyas hembras
adultas, en el momento en que producen sus huevos, convenientemente
secadas y molidas producen un polvo de color rojo intenso que se utilizaba
para teñir de escarlata los paños de lujo5.
Los manuales de mercadería italianos o catalanes, así como los de
tintorería, destacan siempre la alta calidad de la bona grana de Valenza6 .
Incluso, la grana local se vendía más cara que la importada del Norte de
África según los datos que el mercader toscano Ambrogio de Rocchi, factor
de la compañía Datini, ofrecía a su casa-madre en Prato en 1395 : mientras
la grana magrebí se podía encontrar en Valencia por unas 8 libras la càrrega,
la local no se hallaba por menos de 10 libras y 5 sueldos7.
Este producto de lujo se obtenía fundamentalmente en las tierras
secas del sur del reino, donde más abundaban las plantas xerófitas como la
coscoja, con sus correspondientes insectos, de los cuales hacían falta enormes
cantidades para obtener un poco de materia colorante. Esto determinaba
su alto precio y el hecho de que ya en el siglo XIII numerosas cuadrillas
de campesinos, tanto mudéjares como cristianos, se disputaran todas las
primaveras los menguados « frutos » de cada coscoja en zonas montañosas
como la aún hoy llamada « Serra de la Grana », entre Relleu y la Torre de
les Maçanes8.
Aún más al sur, en la Governació d’Oriola, los recolectores llegaban
a traspasar la frontera castellana desplazándose hasta Murcia, Cartagena o
el valle de Ricote en busca de este producto. Las disputas entre los distintos
municipios en torno a la grana obligaron a sus dirigentes a fijar incluso

5 Hidetoshi Hoshino, « La tintura di grana nel basso Medioevo », Industria tessile e
commercio internazionale nella Firenze del tardo Medioevo, Florencia, Olschki, 2001,
p. 23-39.
6 Giovanni Rebora, Un manuale di tintoria del Quattrocento, Milán, A.  Giuffrè
Editore - Istituto di Storia Economica dell’Università degli Studi di Genova, 1970,
p. 24. El « Libre de conexenses de spícies e de drogues e de avissaments de pessos, canes
e massures de diverses terres », estudiado por Miguel Gual Camarena en El primer
manual hispánico de mercadería (siglo XIV), Barcelona, CSIC, 1981, señala de forma
explícita : Grana de Valènchia : aquesta és bona (p. 103).
7 Bruno Dini, Una prattica di mercatura in formazione (1394-1395), Florencia, Olschki,
1980, p. 130. La càrrega era la medida de peso más habitual para las sustancias
colorantes, y equivalía a 3 quintars o a 12 roves primes, que en el sistema métrico
decimal son 134 kilos.
8 En 1295 un vecino de Valencia, Sanç Benet, ya se desplazó a Relleu para adquirir
grana directamente de los recolectores, y allí fue robado por algunos vecinos de Alcoi,
lo que denunció a las autoridades reales (Arxiu de la Corona d’Aragó (ACA), Reial
Cancelleria 101, fol. 191 r., citado por Josep Torró, « Malfactors alcoians. Noves
dades sobre violències de frontera a les darreries del segle XIII », Alcoy, 1994, p. 100-
102.

285
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

una especie de veda, de manera que en 1429 los jurats de Elx decretaron la
prohibición de recolectar grana hasta mediados del mes de mayo, y el 14 de
dicho mes enviaron sendas cartas a Alicante y Aspe informando a sus vecinos
de que ya podían acudir a su término en busca de aquel « oro rojo »9. En las
cartas que los factores de la Compañía Datini se intercambiaron a finales
del siglo XIV la única grana local que es citada de forma individualizada es
de hecho la d’Oriola, aunque en esa denominación seguramente se incluía
también la de todo el sur, e incluso la de los territorios murcianos10.
En el resto del país las menciones a la grana son mucho más aisladas
y episódicas, aunque su carácter completamente silvestre hacía que en
cualquier colina inculta se pudieran recoger unas pocas onzas de este
producto. Así, en zonas de media montaña, y sobre todo si existía en ellas
una población mudéjar de cierta importancia, la recolección de grana llegó
a ser suficientemente relevante como para despertar el interés recaudatorio
de los feudales. Lo vemos en Picassent, en la misma Horta de Valencia,
donde los musulmanes del término debían entregar al señor un quinto
de la cosecha de grana que obtenían en las cercanas montañas de la Serra
Perentxisa y el Besorí11; y también más al norte, en Altura y Jérica, lugares
a los que los mercaderes de Segorbe y Valencia acudían en busca de este
producto, gravado con cánones al menos desde mediados del siglo XIV12.
La exportación de grana debe ser incluso anterior a la conquista
cristiana del reino de Valencia, ya que el kermes sólo se cría en climas

9 Arxiu Municipal d’Elx, Manuals de Consells 6, sin foliar, 14 de mayo de 1429,


recogido por José Hinojosa, Textos para la Historia de Alicante. Historia Medieval,
Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1990, p. 217. Sobre la colecta de grana
al otro lado de la frontera castellana vid. Juan Bautista Vilar, Los siglos XIV y XV en
Orihuela, Murcia, Patronato Ángel García Rogel, 1977, p. 224.
10 Angela Orlandi, Mercaderies i diners : la correspodència datiniana entre València i
Mallorca (1395-1398), Valencia, PUV, 2008, p. 417, 422, y 282. Las transcripciones
que estos mercaderes italianos hacían de dicha localidad no siempre eran perfectas y
a veces aparece (de Riola o de Riena), pero pensamos que siempre están hablando de
Orihuela.
11 Manuel Vicente Febrer Romaguera, « Picassent medieval », Terra, població,
economia i societat. Sobre la història i geografia de Picassent, Picassent, Ajuntament,
1988, p. 79-138, p. 120.
12 Sobre la grana en la comarca del Alto Palancia vid. Joaquim Aparici Martí, El Alto
Palancia como polo de desarrollo económico en el siglo XV. El sector de la manufactura
textil, Segorbe, Ayuntamiento, 2001, p. 37. En el extremo norte del país algunos
libros de ordenanzas del mustaçaf, oficial encargado del control del mercado, registran
disposiciones sobre la forma de cribar (garbellar) la grana, como el de Castellfort,
pero ello no supone con certeza la producción de esa sustancia en el mismo lugar,
ya que podía traerse de otras comarcas (José Miralles, « El Llibre del Mustaçaf
de Castellfort », Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura XLVI, tom. 1, 1970,
p. 237-272, p. 256).

286
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

cálidos, y desde la Alta Edad Media la Europa del norte se abastecía del
Próximo Oriente y del Mediterráneo. Así ya en las primeras décadas del
siglo XIV encontramos mercaderes sobre todo occitanos que portaban en
sus naves grana valenciana como carga de retorno, tras vender aquí los
paños fabricados en Narbona o Montpellier13. A mediados de esta centuria,
en 1343, el municipio de Valencia intentó favorecer el desarrollo de la
manufactura local prohibiendo la exportación de la grana en bruto14. Pero
los intereses de un importante sector de la clase mercantil, y de la misma
nobleza local, hicieron que tal medida no durara más que un año, y en
la segunda mitad del Trescientos las compañías italianas se lanzaron a la
compra de partidas de grana del sur del país con el mismo interés con el que
buscaban la lana en el norte15. Los citados registros epistolares de los Datini
son en este caso una fuente preciosa para observar el papel protagonista que
la grana jugaba en la actividad mercantil que desarrollaban en su sucursal
valenciana. Constantemente se hace referencia a envíos de este tinte y se
ofrece información sobre su precio y su disponibilidad. De esta manera
observamos que las cosechas de estos insectos no eran similares todos los
años, ya que por ejemplo entre 1396 y 1397 se padeció una gran escasez,
que los mercaderes constatan desolados, por ejemplo el 23 de junio de
1396 : « grana ci è poche vechie e nuove, quasi son tute perdute, ragonate
lb. 11 varano o più »; en todo caso, en las épocas de carestía se comerciaba
también con grana de Berbería, siempre más barata, como ocurre en marzo
del mismo año, en que se constata : « Grana di niuna ragione non ci è libbra :
varebe quella della terra lb. XII ; barbescha lb. 9 »16.
Las instrucciones que se contienen en estas mismas cartas sobre dónde
se debía enviar la grana nos dibujan un mapa de los principales clientes de
este producto valenciano, concentrados, eso sí, en aquellas ciudades donde
había otra factoría Datini. Son así abundantes los envíos a Brujas, y en
general a Flandes, pero también se registran remesas que viajan a Inglaterra,
a Montpellier, Narbona o Barcelona. El norte europeo sobre todo esperaba

13 Guy Romestan, « Els mercaders llenguadocians en el regne de València durant la


primera meitat del segle XIV », en Antoni Furió (ed.), Valencia, un mercat medieval,
Valencia, Diputació, 1985, p. 177-263, (original en francés publicado en Bulletin
philologique et historique, París, 1972, p. 115-192).
14 Claude Carrère, « Protectionisme industriel et peuplement à Valence en 1343 »,
VIII Congreso de Historia de la Corona de Aragón, Valencia, 1969, tomo II, p. 211-217 ;
también Agustín Rubio Vela, « Ideología burguesa i progrès material a la València
del Trescents », L’Espill 9, 1981, p. 11-38.
15 Jacques Heers, « Il commercio nel Mediterráneo alla fine del sec. XIV e primi anni
del XV », Archivio Storico Italiano CXIII, 1955, p. 157-209 ; y David Igual Luis y
Germán Navarro Espinach, « Relazioni economiche tra Valenza e l’Italia nel Basso
Meioevo », Medioevo, Saggi e Rassegne 20, 1995, p. 61-97.
16 Angela Orlandi, Mercaderies i diners… op. cit., p. 173 y 285.

287
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

en esta época con interés la llegada de este polvo rojo en una época en que,
como ha demostrado J.H. Munro, en el mercado flamenco hacían furor las
telas escarlatas, que se mantendrían como las más exclusivas hasta mediados
del siglo XV, para dejar paso a partir de entonces a las negras y oscuras en
general17. Incluso cuando se estaba comenzando a producir ese cambio en
el gusto de las elites nórdicas, la grana era unas de las mercancías preferidas
de los flamencos asentados en Valencia, como lo observamos en el caso
del importante hombre de negocios Arnau de Gant, en cuyo inventario de
bienes, realizado tras su muerte en julio de 1447, destaca la presencia de una
gran saco con arroba y media de grana, (19,2 kg.) que además, para mayor
seguridad, guardaba en el comedor de su casa, y no en los almacenes de
su tienda18.
En las cuentas de aranceles, como las de la Lleuda de Tortosa de
los años 1415 a 1417, un impuesto sobre la entrada y salida de productos
del reino, la grana se registraba también como uno de los productos más
exportados, declarándose la salida de más de cien càrregues – alrededor de
trece toneladas – de este colorante en dicho trienio, en la que participaron
activamente mercaderes toscanos como Giovanni di Niccolò o Zanobio di
Bartolo, y también genoveses e incluso venecianos, como Angelo Benedetto
o varios miembros de la familia Contarini19.
Y sin embargo, en esas mismas cuentas otro tinte rojo, de un precio
mucho más bajo, la roja o rubia, aparece aún con mayor frecuencia que la
misma grana, sumando entre los tres años algo más de 260 càrregues, casi
35 toneladas. Las referencias a la roja se encuentran también con frecuencia
en las cartas de los Datini, aunque por lo que sabemos de otras regiones del
continente se trataba de una planta herbácea que se halla extendida un poco
por todas partes, y que incluso crece de forma silvestre entre matorrales,
ribazos y lindes de los huertos. Sin embargo debieron existir zonas más
propicias para su cultivo, lo que alentó también un cierto comercio interior
en el que la roja complementaba los intercambios de otras sustancias
más usadas, como el pastel. Así por ejemplo, los tintoreros de Vila-real

17 John H. Munro, « The anti-red shift - to the ‘Dark Side’: Colour changes in Flemish
luxury woollens, 1300-1550 », en Robin Netherton y Gale R.  Owen-Corcker
(eds.), Medieval Clothing and Textiles, Woodbridge, The Boydell Press, 2007, vol. 3,
p. 55-95.
18 Archivo del Reino de Valencia (en adelante ARV), Justícia Civil, Requisicions, 912,
mano 13, fol. 24r. Las precauciones estaban justificados porque el contenido de ese
saco estaría valorado en unos 540 sueldos, o lo que es lo mismo, en 135 días de trabajo
de un maestro artesano.
19 Vid. Juan Vicente García Marsilla, « Producción y comercio de las plantas tintóreas
en el País Valenciano bajomedieval », Actes du 2e Congrès International « Pastel, Indigo
et autres Teintures nautrelles : Passé, Présent, Futur », Arnstadt, 1998, p. 87-94.

288
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

compraban ambos colorantes a mercaderes de Valencia o Castellón a lo


largo de todo el siglo XV20. Su cultivo parece atestiguado en la huerta de
Valencia junto al de la gualda, el tinte amarillo por excelencia, así como
en Orihuela 21; y desde los puertos de Valencia y Alicante se expedía con
frecuencia hacia otros centros textiles más alejados, como Barcelona 22. En
las tintorerías de la misma Valencia la roja era muy usada, de manera que
en el manual de Joanot Valero es el tinte que aparece en mayor número de
recetas (27), porque tanto servía para dar color rojo como, mezclado con
otros productos, para negros, morados o rosados23.
También fue objeto de exportación otro humilde tinte, la alquena
o alheña, colorante verdoso de tradición magrebí que tanto se utilizaba
para teñir telas como, sobre todo, para cabellos y barbas, e incluso para
la elaboración de tatuajes más o menos efímeros, aún hoy muy presentes
en el Norte de África. La cultura de la alheña fue mantenida casi como
un distintivo cultural por algunas comunidades mudéjares valencianas,
especialmente en la Vall d’Alfàndec (hoy Valldigna). Ya en 1274 el batle
d’Alfàndec de Marinyén, el judío Jucef Abenvives, fue acusado de extorsionar
a los musulmanes del valle, pagándoles la alheña a dos sueldos la arroba,
cuando en el mercado valía entre cuatro y seis24. Apenas diez años más
tarde, en 1284, el rey Pedro el Grande declaraba ya obligatoria la criba de la
fulla d’alquena antes de su venta, lo que implica la existencia de un mercado
suficientemente activo de este producto como para que la corona legislara
sobre él25. La Valldigna, y otras localidades de la Safor, fueron siempre las
principales productoras de esta sustancia, y los mercaderes de Valencia,
incluidos algunos mudéjares de su morería, acudían allí con frecuencia para
abastecerse de él y luego revenderlo en la capital del reino26. Por eso ya a

20 Joaquim Aparici Martí, Producció manufacturera i comerç a Vila-real (1360-1520),


Vila-real, Ajuntament, 1996, p. 83-84.
21 Sobre Valencia vid. Anselmo Bodoque Arribas, La industria textil valenciana a la
segona meitat del segle XIV, Valencia, Universitat, Tesis de Licenciatura inédita, 1985,
p. 86 ; sobre Orihuela, Juan Bautista Vilar, op. cit., p. 224.
22 Claude Carrère, Barcelone, centre économique à l’ époque des difficultes, 1380-1462,
Paris-La Haye, Mouton, 1967, tomo I, p. 461.
23 Lluís Cifuentes i Comamala y Ricardo Córdoba de la Llave, Tintorería y
medicina en la Valencia del siglo XV… op. cit., p. 79.
24 Robert Ignatius Burns, Jaume I i els valencians del segle XIII, Valencia, 3 i 4, 1981,
p. 175-183.
25 Archivo de la Corona de Aragón (en adelante ACA), Reial Cancelleria 46, fol. 129 v.,
1 de abril de 1284.
26 En el siglo XV se registran algunos negocios de este tipo en los protocolos notariales
o en los registros de Batlia. Por ejemplo en 1433 un miembro de la poderosa familia
Ripoll de la morería valenciana, Galip, adquiría ocho cargas de alheña en la Valldigna
(ARV, Batlia 1.147, fol. 449r., 16 de mayo de 1433. Sobre esta familia vid. Manuel
Ruzafa García, « Els orígens d’una familia de mercaders mudéjars als segle  XV :

289
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

principios del siglo XIV las ordenaciones del mustaçaf de Valencia hacían
una mención especial a la alquena d’Alffàndech, que debía ser nuevamente
tamizada al llegar a la ciudad27. Sin embargo, la misma huerta de Valencia
era también productora de alheña, y en sus acequias se asentaban molinos
que podían alternar la moltura de sus hojas con otras funciones, como el
descascarillado del arroz. Así lo hacía el molino de una rueda « d’arròs i
alquena » que poseía a principios del Trescientos el cambista Francesc de
Pals, antes de que lo perdiera cuando su banca quebró en 131628.
La exportación de alheña no interesaba, sin embargo, a los mercaderes
extranjeros como la de otros productos más caros, y quedó prácticamente
en manos de los comerciantes locales, que expedían cargas no demasiado
voluminosas – de entre ocho arrobas a un máximo de dieciocho cargas –
hacia el vecino reino castellano, especialmente a través de Sevilla, y hacia
Mallorca, Cataluña o Berbería, ruta esta última prácticamente monopolizada
por los negociantes mudéjares de la morería de Valencia 29.
Otro producto de raigambre islámica, el azafrán, abundaba
igualmente en los campos valencianos, y además de usarse como condimento
se utilizaba también como tinte amarillo, aunque el color resultante,
demasiado intenso y anaranjado, parece que no llegó a encajar entre los
gustos de los consumidores europeos30. Con todo, una de las variantes del
azafrán, el alazor (alazfor o çaffrà bort), tuvo una gran difusión en la Valencia
medieval, directamente relacionada con su uso como materia tintórea. Se

Çaat Ripoll (1381-1422) », Afers 7 (1988-1989), p. 184-188. Por otra parte en 1429
Abdallah Rocí, musulmán de Beniopa vendió al mercader de Valencia Pau Martí
diez cargas de alheña a sesenta sueldos cada una (Arxiu de Protocols del Patriarca de
València (APPV), Protocols de Martí Coll 14.402, 17 de julio de 1429.
27 Francisco Sevillano Colom, Valencia urbana a través del oficio de Mustaçaf, Valencia,
Institución Alfonso el Magnánimo, 1957, p. 342-343.
28 Juan Vicente García Marsilla, « Crédito y banca en el Mediterráneo medieval : la
quiebra del cambista valenciano Francesc de Pals (1316-1319) », Anuario de Estudios
Medievales 25/1, 1995, p. 127-150, p. 146. El citado libro del Mustaçaf imponía en
1343 un canon de 2 sueldos y 6 dineros por la criba de la « alquena de la orta de
Valencia », y resalta que también la alheña de Alfàndec podía llegar a Valencia en
bruto y molerse en molinos de la huerta (Francisco Sevillano Colom, op. cit., p. 342
y 344.
29 Las cuentas del impuesto de las generalitats que cobraba la Diputació del General
del Regne de Valencia son en este caso la fuente más útil, y aquí hemos analizado las
correspondientes a 1412, las más cercanas a los datos de la lleuda de Tortosa a la que
hemos hecho referencia con anterioridad (ARV, Generalitat 1.983).
30 Así lo afirma Michel Pastoureau, op. cit. p. 155-156, donde explica además que el
azafrán hispano no tenía el mismo poder colorante que el de Siria o Irán, y que la
tintura con él estuvo a menudo reservada a judíos, que lo utilizaron sobre todo para la
seda, y no tanto para la lana. Vid. También el clásico de Antonio Petino, Lo zafferano
nell’economia del medioevo, en la serie Studi di Economia e Statistica, Catania, Facoltà
di Economia e Commercio, 1951.

290
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

cultivaba sobre todo en el valle de Elda y ya en el Trescientos el manual de


mercadería de Francesco Balducci Pegolotti alababa las bondades del zaffole
di Valenza, que por esas fechas se podía encontrar en los mercados de Pisa31.
Los Datini también reseñan con frecuencia el precio del zaflore o asflore, y
en una carta de 1397 se cita entre los productos locales que solían interesar
en Flandes, disponiendo entonces de 30 quintales de asfrore grossi, que
pretendían enviar allí junto con arroz, comino, almendras, dátiles y aceite32.
Medio siglo más tarde, en 1440 volvemos a encontrar el alazor por ejemplo
entre las mercancías extraídas del reino por los mercaderes venecianos33; y
hacia finales de dicha centuria se observa un gran auge del comercio de este
producto, que siempre iba ligado al del anís (batafalua), ambos procedentes
de Elda. Se exportaba por el puerto de Alicante, y en 1490 el impuesto de las
generalitats gravó allí siete operaciones de saca de alazor, protagonizando un
solo mercader, Antoni Mingot, tres de ellas que sumaban 340 quintales34.
Algunos nobles de la zona, como los condes de Cocentaina, los Corella, su
pariente, el afamado literato Joan Roís de Corella, o el cavaller Vicent de
Fachs, realizaron también en ocasiones lucrativos negocios con la venta de
esta sustancia en Valencia35.
Por el contrario, el colorante más usado en los tejidos bajomedievales,
la hierba pastel, que tiñó de azul la indumentaria de media Europa, no se
produjo nunca en abundancia en las tierras valencianas. Sabemos que existía
un cultivo de cierta entidad de esta planta en Alzira, lo que no es extraño,
porque el pastel se da bien en suelos arcillosos y con abundancia de agua
como los de la Ribera. Allí el consell municipal estableció en julio de 1406
que no se pudiera cultivar, moler, amasar o dejar secar pastel a menos de mil
pasos de la ciudad. Apenas nueve días más tarde tal disposición debió ser
moderada, reduciendo la distancia a cuatrocientos pasos, y permitiendo que
se pudieran utilizar los molinos de la urbe siempre que la pasta resultante

31 Francesco Balducci Pegolotti, La prattica della mercatura, Cambridge Mass.


Harvard University Press, 1936, edición a cargo de Allan Evans, p. 207.
32 Angela Orlandi, Mercaderies i diners…, op. cit, p. 257.
33 Niccolò Vener declaró la salida de 39 roves de alaffor en 4 bales por un precio estimado
de 960 sueldos el 14 de octubre de ese año (Pedro López Elum, « El comercio de
exportación e importación de los mercaderes venecianos en el reino de Valencia
durante el año 1440 », Cuadernos de Historia 5, 1975, p. 117-165, p. 123).
34 ARV, Generalitat 2.109.
35 Joan Roís de Corella y el mudéjar de Elda Alí Almoací vendieron a un mercader
alemán, Jous Vizlant, factor de Conrad Ancarita, 210 arrobas de alazor en 1496, y
en 1501 Vicent de Fachs y el vecino de Cocentaina Gabriel Bosch proporcionaron
al mercader de Valencia Jaume Macip otra cien arrobas (Jacqueline Guiral-
Hadziiossif, Valencia, puerto mediterráneo en el siglo XV (1410-1525), Valencia,
Edicions Alfons el Magnànim, 1989, p. 420).

291
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

se sacara de ella en el plazo de un día36. También en Cocentaina, la misma


presencia de una importante manufactura textil en la comarca llevó a que
algunos pelaires y tintoreros cultivaran su propio pastel, como comprobó
J. A. Llibrer en el caso de Pere Cebrià, que en 1478 denunció a tres mozos
de otros pelaires por haberles destrozado los arbustos de pastel de su huerto
y por robarle brotes para plantar37. Ese mismo interés por los brotes, como
algo precioso, digno de ser robado, implica en todo caso cierta escasez o
rareza de estas plantas en el contexto local, y lo cierto es que el pastel no
aparece normalmente entre las exportaciones valencianas de esta época, y
cuando lo hace las cantidades son minúsculas, frente a la masiva llegada
del mismo producto desde el exterior, lo que lleva a pensar más bien en
que cuando se expide pastel desde Valencia se trata normalmente de una
mercancía de paso, de una episódica reexportación a través del Grau de la
ciudad del Túria38.

Déficit de azul. Los colores de ultramar


La manufactura textil valenciana dependía por tanto del exterior
para abastecerse del que era el tinte más demandado por los consumidores
desde el siglo XIII, y el pastel se convirtió en la materia prima industrial que
con más frecuencia desembarcaba en los puertos del reino. El pastel o glasto
es una planta cuyas hojas son ricas en indigotina, una sustancia colorante
de la que se podían obtener diferentes tonalidades de azul, pero que además
se usaba para una primera tintura cuando se trataba de conseguir paños
verdes – en este caso la segunda se daba con gualda –, violetas o púrpuras
– aplicando después diversas cantidades de roja –.
Desde el siglo XIII, cuando el azul comenzó a abrirse paso en la
moda europea gracias, entre otras cosas, al impulso que le proporcionó la

36 Aureliano José Lairón Pla (ed.), Libre de diverses status e ordenacions fets per lo consell
de la vila de Algezira, Valencia, PUV, 2001, p. 146-147.
37 Josep Antoni Llibrer Escrig, « La formación de compañías para el tintado de paños.
El caso de Cocentaina en el siglo XV », Anuario de Estudios Medievales 41/1, 2011,
p. 59-72, p. 61-62. Véanse sobre la producción de esta planta, entre otros, Gilles
Caster, Le Commerce du pastel et de l’ épicerie à Toulouse. De 1450 environ à 1561,
Toulouse, 1962 ; Franco Borlandi, « Note per la storia della produzione e del
comercio di una materia prima : il guado nel Medio Evo », Studi in onore di Gino
Luzzato, Milán, 1949, tomo I, p. 297-324 ; José Miguel Gual López, « El pastel en
la España medieval : datos de producción, comercio y consumo de este colorante
textil », Miscelánea Medieval Murciana X, 1983, p. 133-165 ; y Dominique Cardon,
Le monde des teintures naturelles, Paris, Belin, 2003, especialmente p. 283-290.
38 En la Lleuda de Tortosa de 1415-1417 sólo se registra la salida de 51 sacos de pastel en
la última anualidad, frente a la llegada de 6.072 sacos de dicho producto repartidos en
los tres años (Juan Vicente García Marsilla, « Producción y comercio… », op. cit.
tabla de la página 99.).

292
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

monarquía francesa convirtiéndolo en su color heráldico, ciertas regiones


del continente se especializaron poco a poco en su cultivo, dedicándole cada
vez mayores extensiones de tierra. Primero fue Suabia, al sur de Alemania,
la gran productora de pastel, pero hacia fines de la centuria se le unieron
la Lombardía y la región en torno a Toulouse, especialmente el Lauragais,
llamado también « Pays de Cocagne », por las cocas o bolas de tinte azul que
traían la prosperidad a la zona39.
Estas dos últimas regiones serían las grandes proveedoras de pastel
para los tejidos confeccionados junto al Mediterráneo, y en concreto las
telas valencianas se teñirían de azul tolosano o lombardo en función de los
circuitos internacionales de intercambio en los que el reino se hallara mejor
inserto en cada momento de su historia. Así, en un primer momento, que
podemos situar entre las últimas décadas del siglo XIII y la primera mitad
del XIV, la presencia en Valencia de una nutrida colonia de mercaderes
occitanos y roselloneses que abastecían con sus paños a un mercado aún
en formación provocó que los primeros balbuceos del textil valenciano
medieval utilizaran para su acabado el pastel que esos comerciantes del
Midi traían de su tierra de origen, tratando de rellenar así sus fletes y de
diversificar su oferta de productos40.
En esos momentos la presencia italiana en el país era todavía modesta
y los contactos entre las dos penínsulas se llevaban a cabo a menudo a
través de Mallorca41. Pero hacia mediados del Trescientos los mercaderes
toscanos comenzaron a recurrir a la lana ibérica como alternativa a la
inglesa, cuya llegada era obstaculizada por medidas proteccionistas en su
país de origen. Así, compañías florentinas primero, y más tarde genovesas y
lombardas, frecuentarían desde entonces el puerto de Valencia, de la misma
manera que los mismos valencianos creaban sus propias sociedades para

39 Patrice Georges Ruffino, Le pastel, or bleu du pays de cocagne, Panayrac, Éditions


Daniel Bryand, 1992. Sobre el auge del azul vid. Michel Pastoureau, Bleu : histoire
d’un couleur, Paris, Seuil, 2000 [traducción española. Madrid, Paidós, 2010]; y del
mismo autor : Figures et couleurs. Études sur la symbolique et la sensibilité médiévales,
Paris, Le Leopard d’Or, 1986.
40 Así lo constató primero Guy Romestan, op. cit., que analizó la actividad de esos
mercaderes ; y más tarde José Bordes García en Desarrollo industrial textil y artesanado
en Valencia de la conquista a la crisis (1238-1350), Valencia, Comité Económico y
Social de la Comunidad Valenciana, 2006, que fue más allá, estudiando la totalidad
de los contratos registrados en los protocolos notariales que se conservan de esta
época. También los mercaderes catalanes ejercieron en esta época, y aún después,
como intermediarios del pastel tolosano en Valencia (vid. Guy Romestan y François
Brumont, « La commercialisation du pastel toulosain (1350-1600) », Annales du
Midi 106, 1994, p. 25-40).
41 El papel intermediario de Mallorca, sobre todo con respecto al puerto de Valencia,
ha sido puesto de manifiesto por Coral Cuadrada Majó, La Mediterrània, cruïlla de
mercaders, Barcelona, Rafael Dalmau editor, 2001, especialmente p. 152-166.

293
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

exportar lana a la Toscana42. Este cambio en las rutas mercantiles conllevó


una mutación similar en el mercado del pastel : en la segunda mitad del
siglo, y especialmente en su último tercio, el pastel lombardo, importado por
compañías italianas, llegó a superar al tolosano, en un proceso exactamente
inverso al que se puede observar en la vecina Castilla, lo que demuestra la
estrecha vinculación entre las mutaciones en la estructura de los mercados
internacionales y la dependencia de uno u otro centro proveedor de pastel43.
El puerto de Génova sería el gran expendedor del pastel lombardo
hacia Valencia, y sabemos que entre 1376 y 1393 éste era el principal producto
que allí se embarcaba con destino a la Corona de Aragón, mientras que en
las últimas décadas del Trescientos la compañía Datini envió cantidades
significativas de pastel milanés a Valencia y Mallorca44. Entre 1415 y 1417
entraron por el puerto de Valencia, según los registros de la lleuda, 6.072
sacas de pastel, en su inmensa mayoría de la mano de mercaderes lombardos
como Guglielmo Rana, de Alessandria, que en 1415 importó él solo 2.289
sacas, el 56,86% del total45. Y el mismo predominio transalpino se observa
a lo largo de toda la centuria : los manifests de mar conservados entre 1451
y 149446 registran 17 embarcaciones cargadas de pastel italiano fletadas en
Génova, Savona, Porto Pisano, Livorno y Venecia por compañías lombardas
o genovesas, y que transportaban 1.934 cargas, 10 arrobas, 6 libras y 4.490
sacos de pastel47. En esos mismos años sólo 6 barcos occitanos aportaron

42 Como lo hicieron el mercader Joan Rigó, el cardador Bernat Fabra y Bartomeu


Miró el 23 de septiembre de 1366 con un capital de 1.500 libras (ARV, Protocols
Jaume Perera 4.374, documento transcrito por Anselmo Bodoque Arribas, op. cit.,
pp. 240-242). Todo este proceso se puede seguir en David Igual Luis y Germán
Navarro Espinach, « Relazioni economiche tra Valenza e l’Italia… » op. cit.
43 Sobre Castilla vid. Hilario Casado Alonso, « Le rôle des marchands castillans dans
la commercialisation internationale du pastel toulousain (XVe et XVIe  siècles) », en
Actes du 2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres Teintures naturelles : Passé,
Présent, Futur », op. cit., p. 65-70.
44 David Igual Luis, « Le marché du pastel dans la Valence médiévale », Actes du
2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres Teintures naturelles : Passé, Présent,
Futur »,op. cit., p. 115-117.
45 Juan Vicente García Marsilla, « Producción y comercio de las plantas tintóreas… »,
cit., p. 91. Sobre Guglielmo Rana, avecindado definitivamente en Valencia en 1413,
vid. Patrizia Mainoni, « Els mercaders llombards en el regne de Valencia (1390-
1460) », en Antoni Furió (ed.), Valencia, un mercat medieval, Valencia, Diputació,
1985, p. 81-156 (edición original en 1984), p. 107-108.
46 Cinco en total, correspondientes a los años 1451,1459, 1488, 1491 y 1494, distribuidos
entre distintas series del ARV, como Mestre Racional, Generalitat o Varia, y
estudiados por David Igual Luis en su obra citada y en Valencia e Italia en el siglo
XV. Rutas, mercados y hombres de negocios en el espacio económico del Mediterráneo
occidental, Valencia, Bancaixa, 1998.
47 El hecho de que aún hoy en día no sepamos a qué cantidad de producto corresponde el
sach de pastel que con frecuencia aparece en las fuentes hace imposible que podamos

294
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

al mercado valenciano 1.929 sacos de pastel tolosano, la mayoría ya en


149448, momento en que el pastel del Lauragais parece recuperar parte
del terreno perdido, pues en ese año aproximadamente la mitad del pastel
importado viene de los puertos de Sérignan y Colliure49. Una tendencia
que se reafirmará en el siglo XVI, cuando incluso algunas grandes familias
pasteleras de Toulouse establezcan factores en Valencia, como los Larcet,
lo que puede tener que ver con la mejor calidad del pastel occitano y el
descenso de sus precios en esta auténtica edad dorada de su comercio50.
Durante el Cuatrocientos, sin embargo, el predominio de las
compañías italianas en este sector parece incontestable. Las investigaciones
llevadas a cabo a partir de fuentes notariales nos hablan de un comercio casi
monopolizado por dichas compañías, sobre todo milanesas y piamontesas,
pero también ligures o toscanas, mientras que los mismos valencianos y
los franceses apenas protagonizaban un 9 y un 7% respectivamente de las
operaciones51.
Compañías sólidamente establecidas en Valencia, como la de los
milaneses Stefano Rabia y Aluisio Monetari en las décadas de 1430 y 1440,
que disponía de corresponsales en Génova y Mallorca, y de un almacén en
el Grau de Valencia, vendían a crédito importantes cantidades de pastel a
los tintoreros locales. Los dos citados, entre 1436 y 1444, colocaron en el
mercado valenciano casi trece toneladas de pastel, por un monto global de
14.865 sueldos y 6 dineros, convirtiendo a este colorante en el auténtico
producto-estrella de su actividad mercantil52. Otros, sin embargo, utilizaban
el pastel como moneda de cambio para obtener la lana local, de manera que
el trueque de fibra por colorante se llegará a convertir en el auténtico eje
de las relaciones comerciales entre Valencia y la zona de la Lombardía y la
Liguria. Algunas familias italianas se llegaron a instalar en la capital del
Turia para asegurar la fluidez de estos intercambios, como los genoveses
Carreto y Borniço, y realizaron importantes operaciones de venta de pastel
a crédito a tintoreros valencianos y a otros mercaderes. El caso de Giovanni

reducir todas estas cantidades a una sola, expresada en kilos y gramos.


48 Se embarcaron en Aigües-Mortes, Colliure, Villefranche y Sérignan.
49 ARV, Generalitat, Peatges de Mar 4.930, de 2.137 costals, 1.050 provienen de dichos
puertos.
50 En 1501 Jean Larcet tenía un hermano establecido en Valencia (Gilles Caster,
op. cit., p. 117).
51 David Igual Luis, « Le marché du pastel… » op. cit., p. 115, a partir de 244
transacciones realizadas entre 1450 y 1500 ha determinado que el 57% de los
vendedores de pastel eran milaneses y piamonteses, los ligures eran el 17%, los
toscanos el 10%, los valencianos el 9% y los franceses el 7%.
52 Concretamente 12.839 kilos y 285 gramos de pastel en 9 operaciones (Datos
calculados a partir de la tabla que aparece en Patrizia Mainoni, « Els mercaders
llombards… », op. cit., p. 127-128).

295
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

del Prato, estudiado por David Igual, es especialmente significativo. Este


comerciante de Mombaruzzo, en el Piamonte, murió en Valencia en 1466,
y entre las deudas no cobradas que aparecen en su testamento se cuentan
22 paños que le debían a cambio de pastel, más otros nueve que le había
de entregar teñidos el tintorero Bartomeu Martí, además de 120 sacos de
pastel53.
Pero los mercaderes italianos no se limitaban a esperar en la ciudad a
que llegaran clientes para sus cargamentos de pastel, sino que incluso recorrían
los caminos hasta llegar a los diversos centros rurales de producción textil
diseminados por el país. A Cocentaina, por ejemplo, durante el tercer cuarto
del siglo XV, llegaban lombardos como Simone della Chiesa, Francesco
Borgunyo, Angelino da Prato o Corrado da Ponte, y sieneses como Pietro
Spannochi, proporcionando pastel a los tintoreros, pelaires y sastres locales,
en cantidades que variaban entre una y tres càrregues cada vez54.En otras
ocasiones eran los tintoreros de las villas quienes se desplazaban a Valencia
y visitaban la factoría de alguna de estas compañías italianas para comprar
algunas arrobas de pastel. Por el momento las investigaciones realizadas son
todavía parciales, pero ya sabemos, por ejemplo, que tintoreros mudéjares
de lugares tan distantes como Benipeixcar, Gandía, Oliva, Vall d’Uixò
o Morella, se abastecían del pastel importado por compañías lombardas,
algunas de las cuales hemos visto activas en Cocentaina, como las de Ponte
o della Chiesa55, y que también los tintoreros de Onda eran clientes asiduos
de los italianos asentados en la capital56.
Los italianos no detentaron, con todo, un monopolio absoluto del
comercio del pastel, al menos no de esta distribución del producto por el
mercado interno. En la misma Cocentaina, junto a lombardos y sieneses
se hallan también mercaderes de la capital, de Alicante, y sobre todo de
Gandía, el puerto de descarga más cercano, donde un tal Galceran Cepello
debía comprar a los italianos el pastel que luego vendía en el Comtat y
probablemente también en l’Alcoià y la Vall d’Albaida57. En Alzira, pese a la

53 David Igual Luis, « Le marché du pastel… », op. cit., p. 116.


54 Es decir, entre 127,8 y 383,4 kg, datos de Josep Antoni Llibrer Escrig, Los orígenes
de la industria de la lana en la Baja Edad Media. El Comtat en el siglo XV, Valencia,
Consell Valencià de Cultura, 2007.
55 David Igual ; Josep Antoni Llibrer y Germán Navarro, « Materias primas y
manufacturas textiles en las aljamas rurales de la Baja Edad Media », Actas del VI
Simposio Internacional de Mudejarismo, Teruel, Instituto de Estudios Turolenses,
1995, p. 311-327.
56 Joaquim Aparici Martí, « Capilaridad de la manufactura textil en la Plana de
Castelló. El caso de Onda en el siglo XV », Anuario de Estudios Medievales 40/1, 2010,
p. 181-199, p. 192.
57 Cepello realizó cuatro ventas de pastel en Cocentaina entre 1471 y 1472, comerciando
también con cera y ceniza, y de esas operaciones obtuvo más de mil sueldos, aunque

296
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

citada existencia de una modesta producción local, el tintorero Pere Roca le


compraba el pastel en 1407 al mercader de Valencia Francesc Sabater58; y en
las tierras del norte los tintoreros de Onda, Borriana o Vila-real buscaban
su materia prima bien en Castellón, bien en Valencia59.
El precio final del pastel que estos comerciantes ofrecían variaba
entre las 6 y las 9 libras por càrrega y aunque todavía son demasiado escasos
los datos como para construir una auténtica curva evolutiva de su valor
monetario, sí parece que entre finales del siglo XIV e inicios y el primer
tercio del XV se produjo un encarecimiento progresivo, desde una media
de 7,5 libras la carga hasta la 9 libras, que sería el precio más normal en las
décadas de 1430 y 1440. Más adelante, en cambio, parece que se invirtió
la tendencia, y hacia el final de esta centuria se encontraría con cierta
frecuencia pastel a poco más de 6 libras la càrrega, siendo los precios más
caros detectados en torno a las 8 libras60. De hecho, otro dato significativo
es que en esas fechas se observa una mayor diferenciación entre el precio de
unos cargamentos y otros, consecuencia quizá de un mejor conocimiento
del producto, que permitía evaluar la calidad de cada partida y ofrecer más
o menos dinero por ella61.
Aunque no se trate del tinte más caro, un kilogramo de pastel costaba
por tanto entre 14 y 22 sueldos, cifra nada despreciable, y si tenemos en
cuenta las grandes cantidades de esta sustancia que se necesitaban para teñir
un paño, y el hecho mismo de que para poner en marcha las grandes cubas
se necesitaban importantes volúmenes de este producto, que los tratados
italianos cuatrocentistas cifran en torno a unas 400 libras – alrededor de
140 kilos62 –, se entiende el considerable tráfico que generaba esta sustancia.

la cifra exacta no se puede indicar con exactitud ya que algunos documentos nos
especifican cantidades (Josep Antoni Llibrer Escrig, Los orígenes de la industria de
la lana, op. cit.).
58 Ese año él y su mujer, Eulàlia, le debían 334 sueldos por es concepto (Iván Martínez
Araque, En els orígens de la indústria rural. L’artesanat a Alzira i la Ribera en els
segles XIII-XV, Valencia, PUV, 2012, p. 85).
59 Joaquim Aparici Martí, « Paños, tintes y batanes. Mapa de la producción textil
medieval en la zona septentrional del Reino de Valencia », Bolteín de la Sociedad
Castellonense de Cultura LXXXVI, 2010, p. 185-212.
60 A partir de los datos proporcionados por Juan Vicente García Marsilla ; Patrizia
Mainoni ; David Igual, Josep Antoni Llibrer y Germán Navarro ; y Josep Antoni
Llibrer Escrig en las obras citadas.
61 Seguramente es esto lo que explica que en 1471, con apenas catorce días de diferencia,
una carga de pastel en Cocentaina pueda costar 8 libras en una ocasión y 9 libras y
5 sueldos en otra (Josep Antoni Llibrer Escrig, Los orígenes de la industria de la
lana…, op. cit.)
62 Según Dominique Cardon, « La Cuve de Pastel : deux sources jusqu’à présent
inédites », en Actes du 2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres Teintures
naturelles : Passé, Présent, Futur », op. cit., p. 50-60.

297
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

Sin embargo, esta notable dispersión geográfica de la producción de paños


teñidos con pastel debe estar de alguna manera relacionada con los inferiores
costes de producción que implicaba este tintado, ya que no requería calderas
ni mordientes caros63, sino únicamente sumergir el tejido en una tina
donde se había hervido previamente el colorante con un agente alcalino,
normalmente ceniza de madera, aunque también podía ser orina o cal64. De
ahí quizá la popularización e incluso vulgarización de los tonos azules, que
de ser muy distinguidos en el siglo XIII pasarían a ser los más frecuentes
entre los campesinos y las clases bajas urbanas a finales del siglo XIV65.
Esa amplia utilización del pastel llevó aparejado también el uso de
ceniza (cendra) como mordiente, que se obtenía de la quema de troncos
de árboles, y por tanto era supuestamente fácil de obtener, aunque en el
caso valenciano la relativa escasez de la masa forestal hizo que ya en la
Edad Media fuera objeto de comercio junto con el pastel. Ese aprecio de la
ceniza, tanto para el tinte como para obtener jabones o lejías, nos permite
entender denuncias como la que presentó en 1438 ante el Justícia de CCC
sous de Valencia un tal Joan Guillem, precisamente contra un tejedor,
Jaume Tallant, que junto con su mujer y unos pastores le habían entrado
en su alquería, le habían quemado allí mucha leña, « e après se n’havien
portades les cendres »66. Tanto en Cocentaina como en Vila-real las cargas
con las que se comerciaba eran a menudo de « pastells e cendres », e incluso
en las constituciones de compañías de tintoreros se solía especificar que
alguno de ellos se convertía en el abastecedor de ceniza, y cuánto debían
pagarle por ello los demás socios. Así en 1426, en la compañía formada por
el tintorero de Ontinyent Jaume Panello y los de Cocentaina Joan Cervera
y Guillem Marroquí, este último se comprometía a abastecer de ceniza las
calderas de la empresa, pagándole los otros 8 sueldos y 10 dineros por cada
tina de esta sustancia que aportara67. De tal manera la ceniza para el tinte se
convirtió pronto en una materia prima industrial susceptible de ser gravada
con impuestos, y ya en 1343 se vendía por ejemplo en el almudín de Jérica,
donde el vendedor debía pagar tres mealles por cada cahiz que pusiera en

63 El mordiente es una sustancia que se añade en el proceso de tintado para preparar las
fibras y que éstas reciban así mejor los pigmentos.
64 Lluís Cifuentes y Ricardo Córdoba de la Llave, Tintorería y medicina…, op. cit.,
p. 91-92.
65 Por poner sólo un ejemplo, el paño que el duque Alfons el Jove de Gandia compró
en 1417 para vestir a catorce pobres en Semana Santa era drap blau de la terra (ARV,
Mestre Racional 9.577, f. 148r.).
66 ARV, Justícia de CCC sous, Clams, 1082, sin foliar, miércoles 8 de enero de 1438.
67 Josep Antoni Llibrer Escrig, « La formación de compañías para el tintado de
paños… », op. cit.

298
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

el mercado68. En el siglo XV la ceniza era incluso una mercancía más en el


comercio ultramarino, y se registran cargas de cendra y cendra llombarda
con destino a Valencia en los puertos de Génova, Savona o Marsella69.
Igualmente se usaba como un mordiente barato el tártaro, también
llamado rasura o alumbre de cubas, que es la costra salina de ácido de
potasio producida en el interior de los toneles de vino por la fermentación,
y se distinguía el tártaro blanco y el negro, según el color del vino del que
procediera. Así, las poblaciones en las que abundaran las viñas y se elaborara
vino podían obtener ciertas cantidades de este subproducto, que siempre
suponía unos ingresos suplementarios. En el Alto Palancia, por ejemplo,
la producción vinícola que se exportaba hacia las comarcas turolenses, y
que dio lugar incluso a una importante manufactura de cubos, hizo que
abundara este mordiente en la zona70.
Otro mordiente de escasa calidad era la agalla, una sustancia
procedente de las excreciones provocadas por las avispas cuando ponen sus
huevos en las hojas y ramas de los robles. Se forman entonces unas pequeñas
bolas en torno a las larvas, y cuando el insecto nace esas agallas que quedan
vacías, ricas en ácidos tánico y gálico, sirven tanto para obtener tinta de
escribir como para colaborar en el teñido de los paños, especialmente para
astringirlos y obtener negros intensos71. La agalla, que se comercializaba
en bolas, era también objeto de comercio, incluso a larga distancia, y así
en 1400 el mercader valenciano Bernat Justafreu fue detenido en Cagliari
cuando su nave iba cargada precisamente de agalla y alumbre que pretendía
exportar hacia Flandes72.
Pero sin duda, la otra sustancia mordiente que transportaba aquel
barco, el alumbre, debía ser mucho más valiosa para su propietario. El
alumbre (sulfato alumínico-potásico) fue de hecho una de las materias
primas más valiosas de la Europa preindustrial. Los paños hervidos en agua
con alumbre disuelto ganaban extraordinariamente en brillantez y absorbían

68 Joaquim Aparici Martí, El Alto Palancia como polo de desarrollo económico…, op. cit.,
p. 36-37.
69 David Igual Luis, Valencia e Italia en el siglo XV…, op. cit., p. 340.
70 José Ángel Sesma y Ángel Líbano, Léxico del comercio medieval en Aragón (siglos XV),
Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1982, p. 341. Sobre el Alto Palancia vid.
Joaquim Aparici Martí, El Alto Palancia como polo de desarrollo económico…, op. cit.,
p. 37. El uso de este mordiente se constata también por ejemplo en Córdoba (Ricardo
Córdoba de la Llave, La industria medieval en Córdoba, Córdoba, Caja Provincial
de Ahorros de Córdoba, 1990, p. 70).
71 Sobre el proceso vid. Charles de Hamel, Copistas e iluminadores, Madrid, Akal, 1999,
p. 32-33.
72 Agustín Rubio Vela, Epistolari de la Valencia medieval, Valencia, Institut
Interuniversitari de Filología Valenciana - Publicacions de l’Abadia de Montserrat,
1998, doc. 58, p. 182-183.

299
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

de una forma más estable y permanente los tintes. Por eso los yacimientos de
alumbre eran casi tan apreciados como los de plata, y las grandes compañías
italianas se disputaban el monopolio de su comercio. Al principio provenía
casi en su totalidad de Focea, en el Imperio Bizantino, y su explotación se
la concedieron los emperadores Paleólogos al genovés Benedetto Zaccaria
en 1264. Pero más tarde se comenzó a utilizar el alumbre del Magreb ; de
algunas islas del Mediterráneo, como la de Vulcano, cerca de Sicilia ; de
Tolfa, en los Estados Pontificios ; y, en la Península Ibérica, de Mazarrón
(Murcia), aunque también se obtenía en pequeñas cantidades al sur de
Guardamar73. Las tarifas de aranceles distinguen de hecho los distintos
tipos de alumbre según su procedencia, y así la lleuda de Tortosa establece
que paguen 2 sueldos por carga el alum de Castella (de Mazarrón quizá, o
tal vez reexportado desde Granada), el de ploma (magrebí) o el çuquerem,
o sacarino, un alumbre preparado, reducido con agua de rosas y clara de
huevo, que le hacía tener un aspecto parecido al azúcar. En cambio el alum
d’Alap (de Alepo, en Siria, probablemente simple mercado de las minas de
Focea) sólo pagaba 12 dineros, y el de Bolcan (de Vulcano), 6 dineros74.
El tráfico del alumbre, del Mediterráneo a Flandes, donde era
consumido por la pañería de lujo, pasaba obligatoriamente por Valencia,
puerto de paso en la ruta de cabotaje, donde en 1336 fue apresada por el
almirante Ramon de Peralta una coca de la compañía Bardi que llevaba
este producto a Brujas, ante lo que el conde de Flandes envió diversas
cartas en tono amenazante al consell valenciano75. Naturalmente, algo de
ese alumbre se quedaba en Valencia, y durante el siglo XIV los mercaderes
barceloneses solían también traer ciertas cantidades del Mediterráneo
oriental, ejerciendo en este período un gran dominio sobre el comercio de
este producto. En la centuria siguiente en cambio el predominio catalán
cedería en beneficio de los mercaderes italianos, que acabarían acaparando
tanto el alumbre de su país de origen como el de Mazarrón. A finales del
siglo XV y principios del XVI Valencia se convirtió en base para las compras
de alumbre murciano, y por dicha ciudad pasaba una buena parte del que se

73 Sobre el comercio del alumbre Marie-Louise Heers, « Les Gênois et le commerce de


l’alun à la fin du Moyen Âge », Revue d’ histoire économique et sociale, XXXII, n° 1, 1954,
p. 30-53, y David Igual Luis, « La producción y el comercio de alumbre en los reinos
hispánicos del siglo XV », Mélanges de l’École Française de Rome - Moyen Âge, 126-1,
2014, p. 2-19. El dato de Guardamar lo aporta José Hinojosa Montalvo, Diccionario
de historia medieval del Reino de Valencia, Valencia, Generalitat Valenciana, 2002,
tomo IV, p. 259.
74 Miguel Gual Camarena, Vocabulario del comercio medieval, Barcelona, El Albir,
1976, p. 200-202.
75 Agustín Rubio Vela, Epistolari…, op. cit., doc. 35, p. 141.

300
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

expedía hacia Italia76. Sin embargo ese comercio siempre estuvo restringido
a los grandes centros pañeros, mientras que aparece con cuentagotas en la
pañería rural. En Cocentaina, por ejemplo, sólo se registra la compra de
una carga de alumbre, asociada a tres de pastel, por un sastre local en 1457,
significativamente hecha a un lombardo, Simone della Chiesa77.

La costosa infraestructura del teñido


Los altos precios de colores y mordientes, y las grandes cantidades
de éstos que hacían falta para el teñido de paños, se unían a la necesidad de
unas complejas instalaciones para convertir al oficio de los tintoreros en uno
de los más elitistas del artesanado medieval, en uno de los que necesitaban
de un capital fijo más cuantioso para que la empresa saliera adelante.
Ya las sustancias colorantes necesitaban de un tratamiento previo,
antes de llegar a las calderas del tintorero, que suponían fuertes inversiones
en trabajo, y en ocasiones también en dinero e infraestructuras. La grana
y la alheña, por ejemplo, debían ser cribadas (garbellades) justo después
de la cosecha, para eliminar las impurezas y la tierra, y en el caso de la
alheña también para separar las hojas de los granos y las flores.78 El cernido
debía hacerse de forma obligatoria antes de que se llevara al mercado, y
las ordenaciones de los mustaçafs locales preveían fuertes penas pecuniarias
contra cualquier fraude en esta operación79. Una vez adquiridos estos
colorantes por el tintorero, era él quien debía llevarlos a un molino,
donde serían reducidos a polvo. Hay que decir en todo caso que cuando
la grana se exportaba fuera del reino se solía embarcar sin moler, puesto
que son poco frecuentes las cargas de pols de grana que aparecen en las
fuentes80. Probablemente no debían ser muy abundantes las instalaciones
especializadas en la molienda de estas sustancias, y sería frecuente que se
usaran para ello los mismos molinos que servían para descascarillar el arroz.
Como ya hemos apuntado más arriba, el cambista Francesc de Pals era
propietario a principios del siglo XIV de un molí d’arròs e alquena81, y el

76 David Igual Luis, « El comercio del alumbre… », op. cit., p. 19.


77 Josep Antoni Llibrer Escrig, « Los orígenes de la industria de la lana… », op. cit.
78 Tal como expresa un privilegio de Jaime II de 1306 «… quod granum et flores ipsius
alquene debebant separari ab ipsa alquena. », recogido por Francisco Sevillano
Colom, op. cit., p. 250.
79 Así en Valencia se multaba con 60 sueldos y la quema de la mercancía a cualquier
«… hom qui encamaràs alquena, ne grana ne null altre aver… », (Francisco Sevillano
Colom, op. cit., p. 210-211).
80 En las cuentas de la lleuda de Tortosa de 1415-1417 sólo en una ocasión se registra un
fardel de pols de grana, que carga Pere Giner en la nave de Pere Payès el día 24 de junio
de 1415 (ARV, Mestre Racional 10.261, fol. 18v.).
81 Vid. supra nota 28.

301
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

mustaçaf de Valencia controlaba el correcto almacenamiento de la alheña


en los molinos, siempre en odres, al tiempo que aprovechaba su obligatorio
paso por estas instalaciones para volver a inspeccionar las cargas82.
Más compleja era la transformación del pastel. En este caso se debía
primero proceder al lavado de las hojas y a su posterior secado. Después en
el molino se convertían en una pasta que se moldeaba hasta obtener unas
bolas llamadas cocas, que fermentaban al aire libre sobre cañizos durante
quince días hasta que quedaban completamente secas. Por último hacía falta
una segunda fermentación para que se desprendiera el tinte. Esta operación,
llamada en Alzira agranar, producía fuertes y desagradables olores, que los
jurats de esta población de la Ribera intentaron, en julio de 1406, alejar
del núcleo urbano. Sin embargo, apenas siete meses después, en febrero
de 1407, debieron moderar sus prohibiciones, tolerando la presencia de
molinos pasteleros dentro de las murallas, con la condición de que la pasta
se sacara después a secar al menos cuatrocientos pasos fuera de las mismas83.
No menos nauseabundo y contaminante era el ambiente que se
debía respirar en los obradores de los tintoreros, con sus grandes calderas
despidiendo vapores. Esto, y las grandes necesidades de agua que se
necesitaban para lavar los paños y elaborar los compuestos, eran las
razones que las autoridades municipales esgrimían para que las tintorerías
no proliferaran de forma indiscriminada dentro de cada urbe, sino que
se limitara su número, se controlara su actividad y se intentara acotar un
espacio para ellas. En la capital del reino la industria del teñido de telas
se concentró en torno al Carrer dels Tints, en el ángulo noroeste del casco
urbano, una de las zonas con menor densidad de población en la época y
donde la acequia de Rovella proveía del agua necesaria al tiempo que servía
de alguna manera como canal de desagüe84. También en Segorbe los dos
tintes se situaban en el arrabal de la villa, uno frente a otro, y discurriendo

82 El mustaçaf obligaba a que «… tota alquena que sia molta sia estibada en lo molí on
se molràr en odres, e que null hom menys d’estibar no la se’n puxa dur a casa ne a
altre loch… », y además se reservaba el derecho a « assaiar – la alheña – en aquesta
manera, que appell aquell de qui serà l’alquena qui volrà assaiar, et en presencia sua
faça regarbellar un sac d’alquena o tanta quantitat que bast a una càrrega », la pena si
encontraba entonces más de diez libras de tierra era de diez libras por carga (Francisco
Sevillano Colom, op. cit., p. 342-344).
83 Aureliano José Lairón Pla (ed.), Libre de diverses status e ordenacions fets per lo consell
de la vila de Algezira, op. cit., p. 146-147.
84 Marcos Antonio de Orellana, Valencia Antigua y Moderna, Valencia, reedición de
1924, tomo II, p. 634. Allí debía estar el « Tint de Sent Mori » que regentaba Joanot
Valero a finales del siglo XV (Lluís Cifuentes y Ricardo Córdoba de la Llave,
Tintorería y medicina…, op. cit., p. 48).

302
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

por medio el riu de la dita ciutat85, mientras que en Alzira los dos tintoreros
que estudia Iván Martínez Araque a principios del siglo XV tenían sus
instalaciones extramuros, en el arrabal de la Alquenència, cerca de un brazo
del río86. A menudo, estos tintes iban asociados, o se hallaban cercanos, a
las adoberías de pieles, por la necesidad de agua y la abundancia de residuos
industriales que compartían ambas instalaciones artesanales. En Castellón,
por ejemplo, tenemos referencia a un tint atinent adoberia en 1398, y a
otro tint que era doberia en 150687. Y en la misma Valencia ese ángulo
noroccidental de la ciudad era también la sede de los blanquers o artesanos
del cuero, cuya presencia ha dejado un recuerdo en el callejero en la calle
Blanqueries que sigue el trazado del antiguo cauce del Turia junto a las
puertas de Serrans.
Pero, sobre todo, una tintorería era una infraestructura cara que
necesitaba mucho espacio, agua corriente y toda una serie de instalaciones
como tinas, perchas para colgar los paños, tornos y prensas para escurrirlos,
amplios almacenes, y materiales complementarios como aceite, jabón, leña,
etc., además naturalmente de la mano de obra. Por eso se trataba de un
negocio que requería una fuerte inversión de capital. De hecho, las casas
de tintes eran en ocasiones monopolios feudales cuya construcción había
corrido por cuenta del señor local, – o bien se había apropiado de antiguas
edificaciones islámicas – quien las arrendaba a los artesanos por uno o varios
años. En la misma Valencia, ya Jaime I cedió en 1260 a dos vecinos de
Lleida, Andreu de Terrer y Pere d’Agramunt, la « caldariam tintorerie nostre
Valencie », por cuatro años y un censo de 2.200 sueldos anuales, y tres años
más tarde tenemos noticias de otra tintorería exclusiva para musulmanes y
judíos88. Posteriormente la caldera real acabaría perdiendo su exclusividad
en la capital y surgirían numerosos tintes privados, definitivamente
autorizados por las Cortes de 1363. Así entre 1409 y 1412, en los listados
de artesanos que extrajimos de las obligacions del Justícia de CCC sous,
había en Valencia 25 tintoreros, de los que tres eran conversos que vivían
en el açoch de la antigua Judería o Call y se dedicaban a teñir seda, lino o
algodón ; otros tres eran tintoreros de lino, que tenían sus instalaciones,
dos en el camino de Quart, y el tercero junto a la Carnisseria Nova, al otro
lado de la ciudad ; y el resto se supone que coloreaban paños de lana y se

85 Joaquim Aparici Martí, El Alto Palancia como polo de desarrollo económico,…,


op. cit., p. 54.
86 Iván Martínez Araque, op. cit., p. 85.
87 Paulino Iradiel, David Igual, Germán Navarro y Joaquim Aparici, Oficios
artesanales y comercio en Castelló de la Plana (1371-1527), Castellón, Fundación
Dávalos-Fletcher, 1995, p. 101.
88 Miguel Gual Camarena, « Para un mapa de la industria textil hispana en la Edad
Media », en Anuario de Estudios Medievales 4, 1967, p. 109-168, p. 153.

303
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

agrupaban mayoritariamente en torno al Carrer dels Tints, aunque existía


también un segundo núcleo con un par de tintoreros en torno a la Calle
de San Vicente, entre el Hospital de la Reina y la muralla89. La toponimia
medieval registra además de unos Tints Majors y otros Menors o Xichs,
además de hasta cuatro tintes más con el nombre de alguno de sus dueños :
de n’Àngel, d’en Fabià, d’en Guillem Salvador y d’en Jaume Dezpuig, y las
excavaciones arqueológicas demuestran que existían en los bajos de algunas
casas pequeños talleres de tintura como los que se han hallado en la esquina
de las calles Angelicot y Maldonado, dentro del barrio de Velluters, junto a
la acequia de Rovella, pero también al otro lado de la ciudad, entre las calles
Gobernador Viejo y Conde Montornés90.
Ese proceso de desconcentración sería general en todo el reino,
aunque parece que el monopolio real se mantuvo sobre las instalaciones
situadas en morerías, como ocurre por ejemplo en Xàtiva, donde en 1421
había cuatro familias de tintorers cristianos mientras que el tinte de la
morería seguía perteneciendo a la corona, que la arrendaba cada año por
cantidades en torno a los quinientos sueldos, y siempre a miembros de la
familia mudéjar de los Hualit91. Algo parecido ocurría en Segorbe, donde a
las dos tintorerías que ya se han citado con anterioridad se añadía la mudéjar,
por cuyo arrendamiento recibió el batle local 810 sueldos en 141492; o en
Cocentaina, donde sabemos de una tintoreria de lli de titularidad señorial
desde 1275, siempre regida por musulmanes, que sería la única hasta que,

89 Juan Vicente García Marsilla, « Las calles y los hombres. Ensayo de una
sociotopografía de la Valencia medieval », Historia de la Ciudad VI, 2010, p. 40-79.
90 José Hinojosa, Una ciutat gran i populosa. Toponimia y urbanismo en la Valencia
medieval, Valencia, Ajuntament de València, 2014, vol 2, p. 1.155. La primera
excavación fue realizada entre noviembre de 2003 y abril de 2004 por la arqueóloga
María Luisa Serrano Marcos, mientras que la segunda es anterior, de agosto a
noviembre de 1995, ejecutada por Miquel Rosselló Mesquida. Ambos informen
obran en poder del Servicio de Investigación Arqueológica Municiapl (SIAM), del
Ayuntamiento de Valencia.
91 Juan Vicente García Marsilla, « Producción y comercio de las plantas tintóreas… »,
op. cit., p. 89. La tintorería mudéjar de Xàtiva se remonta al momento en que Jaime I
estableció allí un magister purpurarum en 1273, lo que estuvo muy relacionado con
la manufactura de la seda local (Vid. Juan Vicente García Marsilla, « El papel y la
seda. Auge y caída de dos industrias mudéjares en la Xátiva medieval », VII Simposio
Internacional de Mudejarismo, Teruel, 1999, p. 77-82, p. 81).
92 Enric Guinot Rodríguez, « El patrimoni reial al País Valencia a inicis del segle XV »,
Anuario de Estudios Medievales 22, 1992, p. 582-655, p. 615.

304
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

en 1378, la reina Sibilia autorizó a los cristianos la construcción de nuevas


instalaciones para el teñido93.
Sin embargo, también algunos tintes en manos de artesanos cristianos
siguieron durante mucho tiempo formando parte de las rentas del rey o de
algún señor, como el de Jérica, que se arrendaba junto con el batán por la
respetable cantidad anual de mil sueldos hasta que, a finales del siglo XIV,
el futuro Martín el Humano, siendo aún infante, vendió ambos complejos
industriales a un miembro de su corte, Bonafonat de Santfeliu, que a su vez
se los acabaría vendiendo a un vecino de la villa94. Muy cerca, en Sot de
Ferrer, una población de apenas 25 fuegos, su señor retenía aún en 1394 los
derechos de uso de la tintorería del lugar95.
Es significativo que incluso poblaciones tan minúsculas como ésta
contaran con instalaciones para el tinte, lo que denota la amplia presencia
de la manufactura textil por todo el reino, aunque hemos de decir que la
difusión de las calderas fue siempre bastante desigual. Mientras en un lugar
que era casi una aldea la iniciativa señorial había propiciado la presencia
de un tinte, en una villa tan importante como Alcoi el único existente
estaba arruinado en 1444, y los paños debían ir a teñirse a Cocentaina.
Con todo, esta situación no debió durar, y en 1477 había ya dos tintorerías
en Alcoi, una junto al Riquer y otro en el Molinar, pagando ambas censos
a la corona96.
Las corporaciones municipales también se interesaron por la
explotación de estas instalaciones, que se revelaban especialmente rentables.
En Jérica, por ejemplo, el consell local se endeudó por 9.000 sueldos en 1403
para comprar al donzell Bernat de Sant Feliu uns molins drapers e caldera de
tint 97. También en ocasiones los municipios llegaron a establecer políticas
proteccionistas para favorecer a los tintoreros locales, como hizo el consell de

93 José Hinojosa Montalvo, « Actividad artesanal y mercantil de los mudéjares de


Cocentaina », Sharq al-Andalus 14-15, 1997-1998, p. 9-33, p. 15.
94 Francisco Javier Cervantes Peris, La herencia de María de Luna. Una empresa feudal
en el Tardomedievo valenciano, Segorbe, Ayuntamiento, 1998, p. 201.
95 Joaquim Aparici Martí, El Alto Palancia como polo de desarrollo económico…, op. cit.,
p. 9.
96 José Hinojosa Montalvo, Diccionario de historia medieval…, op. cit., tomo IV,
p. 260 ; y Antonio José Mira Jódar, Fiscalidad real y finanzas municipales. Las
bailías del sur del País Valenciano a finales de la Edad Media (1378-1530), Valencia,
Universitat de Valencia, Tesis Doctoral en microficha, 1994, p. 284. Vid. también
Ricard Bañó, « ¿Alcoy, siete siglos de industria ? », Eines. Revista interdisciplinar, 3-4,
1984, p. 75-77.
97 El 11 de octubre de ese año los jurados de Jérica pidieron licencia a los de Valencia,
de los que dependían entonces, para cargar un censal de 5.000 sueldos que faltaban
para pagar 9.000 a Sant Feliu por dicha compra. El censal lo compraría del ciutadà
de Valencia Joan Bou (Archivo Municipal de Valencia (AMV), Lletres Missives g3-8,
fol. 33v.).

305
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

Orihuela en 1437, penando con sesenta florines de multa a quienes llevaran


sus paños a teñir a Murcia98.
Sin embargo, el papel básico que jugaban las autoridades locales
en este campo era el de velar por el buen funcionamiento de los tintes,
controlando especialmente su calidad y reglamentando el oficio de los
tintoreros, que en Valencia recibe sus primeras ordenanzas en 131199.
En ellas se nombraban veedors a cuyo juicio se confiaba el prestigio del
tintado local, comprobando que las piezas tuvieran un color homogéneo
y no presentaran manchas blancas, además de prohibir ciertas prácticas
fraudulentas, como añadir cal a los tintes rojos o colorantes de baja calidad
para los azules y negros, como la agalla, la molada o el vern100 . También la
orchilla se vio sometida a restricciones. En estas primeras ordenanzas sólo
se prohíbe introducir esta sustancia en una tina donde antes se hubiera
trabajado con tinte azul, pero siempre sería un tinte visto con desprecio,
cuyo uso incluso se prohibió en 1405, para volverlo a aceptar más tarde,
siempre que el vendedor avisara a sus clientes de que los paños se habían
teñido con esta sustancia y no con rubia. Curiosamente en la vecina Castilla
el abastecimiento de orchilla proveniente sobre todo del Magreb era motivo
de disputas y no parece que en ningún caso se discutiera su calidad101.
A finales del Trescientos, en 1393, el oficio de tintoreros de Valencia
se contó entre los que vieron aprobadas sus ordenanzas por Juan I, y poco
más tarde, en 1407, comenzó a contar con representantes en el consell
municipal102. No obstante, las desigualdades en el seno de estas corporaciones
podían llegar a ser importantes, según, por ejemplo, el color en el que se
especializara cada obrador de tinte, o el grado de autonomía respecto al
capital mercantil de que cada uno disfrutara. Las grandes inversiones
que suponían el mantenimiento de las instalaciones y la compra de tintes

98 Juan Bautista Vilar, op. cit., p. 225.


99 Concretamente el 25 de junio de dicho año (AMV, Manuals de Consells A-1, fols. 63v.-
64.
100 Ya se ha comentado la naturaleza de la agalla, pero es más difícil determinar la de los
otros dos. José Bordes cree que el vern puede ser la flor del aliso, mientras que sobre la
molada no se atreve a pronunciarse (op. cit., p. 170).
101 Sobre las prohibiciones de la orchilla en Valencia vid. Antonio Núñez Escobar,
Ordenación de la actividad textil en Valencia. 1400-1450, Valencia, Universitat de
Valencia, Tesis de Licenciatura inédita, 1986. El comercio de la orchilla en Castilla
ha sido estudiado por Margarita Sánchez Martín, « El tráfico de la orchilla de
Berbería, un disputado negocio entre mercaderes burgaleses », en II Congreso de
Jóvenes historiadores y Geógrafos, Madrid, 1993, p. 166-174.
102 Las ordenanzas en Codoin ACA, 40, 1910, p. 30-43, doc. 83. La entrada en el consell en
AMV, Manuals de Consells A-23, fol. 206v., 17 de junio de 1407. El proceso se puede
seguir en Paulino Iradiel, « Corporaciones de oficio, acción política y sociedad civil
en Valencia », Cofradías, gremios, solidaridades en la Europa medieval, XIX Semana de
Estudios Medievales, Estella, 1992, p. 253-284.

306
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

implicaban de hecho que sólo las pudieran llevar a cabo mercaderes con
una gran capacidad económica, los cuales incluso abastecían de materias
colorantes a las calderas en las que trabajaba algún tintorero a sueldo o
un arrendatario. Es el caso por ejemplo, del mercader de Orihuela Enric
Masquefa, que a fines del siglo XV era propietario en esta localidad de
un palauet del tint que en 1492 arrendó por dos años a Agustí Alulayes, a
cambio de 340 sueldos, al tiempo que abastecía de pastel a su inquilino por
un valor, el primer año, equivalente a 405 sueldos y 8 dineros más103. A veces
eran los mismos pelaires, encargados de acabar los paños, quienes ejercían
un verdadero control sobre este mercado, adquiriendo ellos los colorantes
y prestando dinero a los tintoreros, que incluso llegaban a depender
exclusivamente de los pedidos que un pelaire concreto les suministraba,
convirtiéndose éste en un auténtico verlager, dominador del sistema104.
Algunos tintoreros, sin embargo, fueron capaces de escapar a ese
control del sector mercantil, y una de las estrategias más frecuentes para
conseguirlo fue la creación de compañías de corta duración para regir
un tinte. Ya se ha apuntado con anterioridad la sociedad que formaron el
tintorero de Ontinyent Jaume Panello, y los de Cocentaina Joan Cervera
y Guillem Marroquí en 1426105. De alguna manera se trataba en este caso
de una asociación entre capital y trabajo. Panello aportaba mil sueldos para
comprar tintes, además de trabajar en las calderas junto a su hijo, lo mismo
que Marroquí. Cervera se encargaría de la compra efectiva de los productos
necesarios y organizaría la gestión, controlando ingresos y deudas, no
interviniendo directamente en el trabajo de la tintorería. También en Vila-
real el tinte de la villa fue explotado por una sociedad entre 1434 y 1437,
en este caso formada por un tintorero, Domingo Querol, que aportaba la
mitad del capital y dos « inversores », Gil Muntanyes y el donzell Romeu
Mercador, que ponían entre ambos la otra mitad y recibirían los beneficios
de seis en seis meses a lo largo de los tres años que duraría el contrato106.
De esta manera, algunos tintoreros alcanzaron una cierta fortuna
e incluso sus linajes llegaron a perpetuarse al frente de las instalaciones
de una u otra localidad. J. A. Llibrer observa por ejemplo en Cocentaina
la solidez que había alcanzado la familias de los León, con al menos dos
generaciones de mestres tintorers : Alfons, el padre, y Francesc, el hijo.
Ambos disponían de mozos, y Alfons era también dueño de un tirador y

103 ARV, Varia 129, Libro de Cuentas del mercader Enric Masquefa (1486-1508).
104 Vid. Juan Vicente García Marsilla, « Producción y comercio de plantas tintóreas…
« cit., p. 90.
105 Josep Antoni Llibrer Escrig, « La formación de compañías para el tintado de
paños… », op. cit.
106 Joaquim Aparici Martí, Producció manufacturera i comerç a Vila-real…, op. cit.,
p. 84-85.

307
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

negociaba a menudo con mercaderes de Gandía que le surtían de materia


prima. También su vecino Pere Marroquí acudía a ese mercado e incluso
poseía esclavos107. En Castellón se puede encontrar también, a lo largo del
siglo XV, algún tintorero potentado, como Miquel Alberich, dueño de al
menos dos tintes y un tirador hacia el final de esa centuria, y cuyos hijos,
Martí y Miquel, se convertirán en pelaires108. Y en Alzira el inventario de
Lluís Fuster revela igualmente un cierto nivel de riqueza, por la complejidad
de las instalaciones y la presencia de grandes cantidades de pastel (unas 250
arrobas, 3.200 kg.), y de ceniza (30 arrobas, 384 kg.) almacenadas109.
Los tintoreros, por tanto, a pesar de todos los tabúes que pesaban
sobre su profesión, y de los que habló Michel Pastourerau, quien explica
que su oficio era una especie de alquimia incomprensible en la que era
fácil engañar al cliente, que era además un artesano que trabajaba en un
ambiente insano, cuyo cuerpo se hallaba permanentemente manchado
por las materias que manipulaba, y que con frecuencia era acusado de
corromper las aguas o ensuciar su entorno110, constituyeron un colectivo
poderoso, situado al final del proceso productivo, y muy especializado, en
el que su saber técnico constituía una parte importante de su capital. De
ahí que encontremos en este oficio más manuales escritos que en otros, los
cuales indican las cantidades de cada material y tiempos de cocción que se
requieren para obtener los distintos colores, y describen minuciosamente el
proceso, como el ya citado de Joanot Valero111; o que en la constitución de
compañías se necesite siempre la pericia de un tintorero aunque entren en
ella socios capitalistas alejados del oficio.


También, sin embargo, hay que tener en cuenta la fuerte
jerarquización que se debía observar en este oficio a todos los niveles : por
supuesto en el interior de los obradores, donde los esclavos y aprendices
debían padecer condiciones de trabajo realmente penosas, pero también
entre unos talleres y otros, y quizá especialmente entre los de la ciudad
de Valencia y los diseminados por el reino. Los primeros debían estar en
su mayoría especializados en la tintura de paños de mayor calidad, de
ahí las más estrictas ordenanzas que regían en la capital, que hacen por

107 Josep Antoni Llibrer Escrig, Industria textil y crecimiento regional…, op. cit., p. 145-
146.
108 Paulino Iradiel, David Igual, Germán Navarro y Joaquim Aparici, op. cit., p. 166.
109 Iván Martínez Araque, op. cit., p. 85.
110 Michel Pastoureau, op. cit. p. 58 y 80.
111 Lluís Cifuentes y Ricardo Córdoba de la Llave, Tintorería y medicina…, op. cit.
Los autores citan otros, como el Remallet de tinturas.

308
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

ejemplo que en 1438 unas telas teñidas con vinagre, agalla y granadas en
Alzira, fueran rechazadas por los veedores del oficio de pelaires de Valencia,
ante la protesta del mustaçaf alzireño, el oficial encargado de controlar el
mercado en esta villa, que alegó desconocer dicha normativa112. Tampoco
debe ser casualidad que el pastel se difunda por la mayoría de los centros
rurales mientras que el único manual de tintorería de la capital que se ha
conservado lo ignora casi por completo, y se concentra en la obtención de
tonos escarlatas con grana, roja y alumbre. Curiosamente pues, el reino de
Valencia importaba grandes cantidades de un tinte que se diseminaba por
él en busca de los centros secundarios, cuya producción estaba destinada a
una clientela mayoritariamente campesina, o a la exportación a mercados
peninsulares o mediterráneos, mientras que el tinte de lujo, la grana, salía
hacia Flandes, Italia o Inglaterra y alcanzaba altos precios que hacían que
prácticamente solo la pudiera utilizar la mejor pañería de la capital.
En ese paradójico doble juego del mercado de los tintes, Valencia fue
en todo caso una importante escala continental del mismo, al disponer de
una producción propia, destacada en algunas de las especies, y una industria
local desarrollada desde principios del siglo XIV, además de una posición
estratégica en el comercio entre el Mediterráneo y el Atlántico. Solo bien
entrado el siglo XVI el cambio de las modas, y sobre todo la incorporación
de América a los circuitos europeos de los tintes, acabarían por desplazar
al reino a las afueras del sistema, cuando nuevas sustancias, como el palo
de campeche y, sobre todo, la cochinilla mexicana, sustituyeron a algunos
tintes tradicionales, y especialmente a la grana, que acabaría por convertirse
en apenas un recuerdo en los siglos posteriores113.

112 Iván Martínez Araque, op. cit., p. 86-87.


113 Sobre este proceso véase Amy Butler Greenfield, Un rojo perfecto : imperio,
espionaje y la búsqueda del color del deseo, Valencia, PUV, 2010.

309
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

Bibliografía

Aparici Martí Joaquim, Producció manufacturera i comerç a Vila-real


(1360-1520), Vila-real, Ajuntament, 1996.
Aparici Martí Joaquim, El Alto Palancia como polo de desarrollo económico
en el siglo XV. El sector de la manufactura textil, Segorbe, Ayuntamiento,
2001.
Aparici Martí Joaquim, « Capilaridad de la manufactura textil en la
Plana de Castelló. El caso de Onda en el siglo XV », Anuario de Estudios
Medievales, 40/1, 2010, p. 181-199.
Aparici Martí Joaquim, « Paños, tintes y batanes. Mapa de la producción
textil medieval en la zona septentrional del Reino de Valencia », Boletín
de la Sociedad Castellonense de Cultura, LXXXVI, 2010, p. 185-212.
Bañó Ricard, « ¿Alcoy, siete siglos de industria ? », en Eines. Revista
interdisciplinar, 3-4, 1984, p. 75-77.
Bodoque Arribas Anselmo, La Industria textil valenciana a la segona
meitat del segle XIV, Valencia, Universitat, Tesis de Licenciatura inédita,
1985.
Bordes García José, Desarrollo industrial textil y artesanado en Valencia
de la conquista a la crisis (1238-1350), Valencia, Comité Económico y
Social de la Comunidad Valenciana, 2006.
Borlandi Franco, « Note per la storia della produzione e del comercio di
una materia prima : il guado nel Medio Evo », Studi in onore di Gino
Luzzato, Milán, 1949, tomo I, p. 297-324
Burns Robert Ignatius, Jaume I i els valencians del segle XIII, Valencia, 3 i
4, 1981, p. 175-183.
Butler Greenfield Amy, Un rojo perfecto : imperio, espionaje y la búsqueda
del color del deseo, Valencia, PUV, 2010.
Cardon Dominique, « La Cuve de Pastel : deux sources jusqu’à présent
inédites », Actes du 2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres
Teintures naturelles : Passé, Présent, Futur », Arnstadt, 1998, p. 50-60.
Cardon Dominique, Le Monde des teintures naturelles, Paris, Belin, 2003.
Carrère Claude, Barcelone, centre économique à l’ époque des dificultes,
1380-1462, Paris-La Haye, Mouton, 1967.
Carrère Claude, « Protectionisme industriel et peuplement à Valence en
1343 », VIII Congreso de Historia de la Corona de Aragón, Valencia, 1969,
tomo II, p. 211-217.
Casado Alonso Hilario, «  Le Rôle des marchands castillans dans
la commercialisation internationale du pastel toulousain (XVe et

310
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

XVIe siècles) », Actes du 2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres


Teintures naturelles : Passé, Présent, Futur », Arnstadt, 1998, p. 65-70.
Caster Gilles, Le Commerce du pastel et de l’ épicerie à Toulouse. De 1450
environ à 1561, Toulouse, 1962.
Cervantes Peris Francisco Javier, La Herencia de María de Luna. Una
empresa feudal en el Tardomedievo valenciano, Segorbe, Ayuntamiento,
1998.
Cifuentes i Comamala Lluís y Córdoba de la Llave Ricardo,
Tintorería y medicina en la Valencia del siglo XV. El manual de Joanot
Valero, Barcelona, CSIC, 2011.
Córdoba de la Llave Ricardo, La Industria medieval en Córdoba,
Córdoba, Caja Provincial de Ahorros de Córdoba, 1990.
Cuadrada Majó Coral, La Mediterrània, cruïlla de mercaders, Barcelona,
Rafael Dalmau editor, 2001.
Dini, Bruno, Una prattica di mercatura in formazione (1394-1395),
Florencia, Olschki, 1980.
Eiximenis Francesc, Regiment de la cosa pública, edición del P. Daniel de
Molins de Rei, Barcelona, Els Nostres Clàssics, 1927.
Febrer Romaguera Manuel Vicente, Terra, població, economia i societat.
Sobre la història i geografia de Picassent, Picassent, Ajuntament, 1988.
García Marsilla Juan Vicente, « Crédito y banca en el Mediterráneo
medieval : la quiebra del cambista valenciano Francesc de Pals (1316-
1319) », Anuario de Estudios Medievales, 25/1, 1995, p. 127-150.
García Marsilla Juan Vicente, « Producción y comercio de las plantas
tintóreas en el País Valenciano bajomedieval », Actes du 2e Congrès
International « Pastel, Indigo et autres Teintures naturelles : Passé, Présent,
Futur », Arnstadt, 1998, p. 87-94.
García Marsilla Juan Vicente, « El Papel y la seda. Auge y caída de dos
industrias mudéjares en la Xátiva medieval », VII Simposio Internacional
de Mudejarismo, Teruel, 1999, p. 77-82.
García Marsilla Juan Vicente, « Las Calles y los hombres. Ensayo de
una sociotopografía de la Valencia medieval », Historia de la Ciudad VI,
2010, p. 40-79.
Ghiara Carola, L’Arte tintoria a Genova dal XV al XVII secolo : tecniche e
organizzazione, Florencia, Giunti-G. Barbera, 1976.
Gual Camarena Miguel, « Para un mapa de la industria textil hispana en
la Edad Media », en Anuario de Estudios Medievales, 4, 1967, p. 109-168.
Gual Camarena Miguel, Vocabulario del comercio medieval, Barcelona, El
Albir, 1976.
Gual Camarena Miguel, El Primer manual hispánico de mercadería (siglo
XIV), Barcelona, CSIC, 1981.

311
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

Gual López José Miguel, « El Pastel en la España medieval : datos de


producción, comercio y consumo de este colorante textil », Miscelánea
Medieval Murciana, X, 1983, p. 133-165.
Guinot Rodríguez Enric, « El Patrimoni reial al País Valencia a inicis del
segle XV », Anuario de Estudios Medievales, 22, 1992, p. 582-655.
Guiral-Hadziiossif Jacqueline, Valencia, puerto mediterráneo en el siglo
XV (1410-1525), Valencia, Edicions Alfons el Magnànim, 1989.
Hamel Charles de, Copistas e iluminadores, Madrid, Akal, 1999, p. 32-33.
Heers Jacques, « Il Commercio nel Mediterráneo alla fine del sec. XIV e
primi anni del XV », Archivio Storico Italiano, CXIII, 1955, p. 157-209.
Heers Marie-Louise, « Les Gênois et le commerce de l’alun à la fin du
Moyen Âge », Revue d’ histoire économique et sociale, XXXII, n° 1, 1954,
p. 30-53.
Hinojosa Montalvo José, Textos para la Historia de Alicante. Historia
Medieval, Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1990.
Hinojosa Montalvo José, « Actividad artesanal y mercantil de los
mudéjares de Cocentaina », Sharq al-Andalus 14-15, 1997-1998, p. 9-33.
Hinojosa Montalvo José, Diccionario de historia medieval del Reino de
Valencia, Valencia, Generalitat Valenciana, 2002.
Hinojosa Montalvo José, Una ciutat gran i populosa. Toponimia y
urbanismo en la Valencia medieval, Valencia, Ajuntament de València,
2014.
Hoshino Hidetoshi, « La Tintura di grana nel basso Medioevo », Industria
tessile e commercio internazionale nella Firenze del tardo Medioevo,
Florencia, Olschki, 2001, p. 23-39.
Igual Luis David, « La Producción y el comercio de alumbre en los reinos
hispánicos del siglo XV », Mélanges de l’École Française de Rome - Moyen
Âge, 126-1, 2014.
Igual Luis David, « Le Marché du pastel dans la Valence médiévale », Actes
du 2e Congrès International « Pastel, Indigo et autres Teintures naturelles :
Passé, Présent, Futur », Arnstadt, 1998, p. 115-117.
Igual Luis David, Valencia e Italia en el siglo XV. Rutas, mercados y hombres
de negocios en el espacio económico del Mediterráneo occidental, Valencia,
Bancaixa, 1998.
Igual Luis David y Navarro Espinach Germán, « Relazioni economiche
tra Valenza e l’Italia nel Basso Meioevo », Medioevo, Saggi e Rassegne, 20,
1995, p. 61-97.
Igual Luis David y Llibrer Josep Antoni y Navarro Espinach Germán,
« Materias primas y manufacturas textiles en las aljamas rurales de la
Baja Edad Media », Actas del VI Simposio Internacional de Mudejarismo,
Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 1995, p. 311-327.

312
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

Iradiel Paulino, Evolución de la industria textil castellana en los siglos


XIII-XVI. Factores de desarrollo, organización y costes de la producción
manufacturera en Cuenca, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1974.
Iradiel Paulino, « Corporaciones de oficio, acción política y sociedad civil
en Valencia », Cofradías, gremios, solidaridades en la Europa medieval,
XIX Semana de Estudios Medievales, Estella, 1992, p. 253-284.
Iradiel Paulino, Igual David, Navarro Germán y Aparici Joaquim,
Oficios artesanales y comercio en Castelló de la Plana (1371-1527),
Castellón, Fundación Dávalos-Fletcher, 1995.
Lairón Pla Aureliano José (ed.), Libre de diverses status e ordenacions fets per
lo consell de la vila de Algezira, Valencia, PUV, 2001.
Llibrer Escrig Josep Antoni, Los orígenes de la industria de la lana en la
Baja Edad Media. El Comtat en el siglo XV, Valencia, Consell Valencià
de Cultura, 2007.
Llibrer Escrig Josep Antoni, « La formación de compañías para el tintado
de paños. El caso de Cocentaina en el siglo XV », Anuario de Estudios
Medievales, 41/1, 2011, p. 59-72.
Llibrer Escrig Josep Antoni, Industria textil y crecimiento regional : la Vall
d’Albaida y el Comtat en el siglo XV, Valencia, PUV, 2014.
López Elum Pedro, « El comercio de exportación e importación de los
mercaderes venecianos en el reino de Valencia durante el año 1440 »,
Cuadernos de Historia, 5, 1975, p. 117-165.
Mainoni Patrizia, « Els mercaders llombards en el regne de Valencia (1390-
1460) », Furió Antoni (ed.), Valencia, un mercat medieval, Valencia,
Diputació, 1985, p. 81-156 (edición original en 1984).
Martínez Araque Iván, En els orígens de la indústria rural. L’artesanat a
Alzira i la Ribera en els segles XIII-XV, Valencia, PUV, 2012.
Mira Jódar Antonio José, Fiscalidad real y finanzas municipales. Las bailías
del sur del País Valenciano a finales de la Edad Media (1378-1530),
Valencia, Universitat de Valencia, Tesis Doctoral en microficha, 1994.
Miralles José, « El Llibre del Mustaçaf de Castellfort », Boletín de la
Sociedad Castellonense de Cultura, XLVI, tom. 1, 1970, p. 237-272.
Munro John H., « The anti-red shift - to the ‘Dark Side’: Colour changes
in Flemish luxury woollens, 1300-1550 », Netherton Robin y Owen-
Corcker Gale R. (eds.), Medieval Clothing and Textiles, Woodbridge,
The Boydell Press, 2007, vol. 3, p. 55-95.
Navarro Espinach Germán, « El arte de la seda en el Mediterráneo
medieval », En la España Medieval 27, 2004, p. 5-51.
Núñez Escobar Antonio, Ordenación de la actividad textil en Valencia.
1400-1450, Valencia, Universitat de Valencia, Tesis de Licenciatura
inédita, 1986.

313
L’Histoire à la source : acter, compter, enregistrer

Orellana Marcos Antonio de, Valencia Antigua y Moderna, Valencia,


Paris-Valencia, reedición de 1924.
Orlandi Angela, Mercaderies i diners : la correspodència datiniana entre
València i Mallorca (1395-1398), Valencia, PUV, 2008.
Pastoureau Michel, Figures et couleurs. Études sur la symbolique et la
sensibilité médiévales, Paris, Le Leopard d’Or, 1986.
Pastoureau Michel, Jésus chez le teinturier. Couleurs er teintures dans
l’Occident medieval, Paris, Le Léopard d’Or, 1997.
Pastoureau Michel, Bleu  : histoire d’un couleur, Paris, Seuil, 2000
[traducción española. Madrid, Paidós, 2010].
Pegolotti Francesco Balducci, La prattica della mercatura, Evans Allan
(Ed.), Cambridge Mass. Harvard University Press, 1936.
Petino Antonio, Lo zafferano nell’economia del medioevo, en la serie Studi
di Economia e Statistica, Catania, Facoltà di Economia e Commercio,
1951.
Rebora Giovanni, Un manuale di tintoria del Quattrocento, Milano,
A.  Giuffrè Editore- Istituto di Storia Economica dell’Università degli
Studi di Genova, 1970.
Romestan Guy, « Els mercaders llenguadocians en el regne de València
durant la primera meitat del segle XIV », Furió Antoni (ed.), Valencia,
un mercat medieval, Valencia, Diputació, 1985, p. 177-263, (original
en francés publicado en Bulletin philologique et historique, Paris, 1972,
p. 115-192).
Romestan Guy y Brumont François, « La commercialisation du pastel
toulosain (1350-1600) », Annales du Midi, 106, 1994, p. 25-40.
Rubio Vela Agustín, « Ideología burguesa i progrès material a la València
del Trescents », L’Espill, 9, 1981, p. 11-38.
Rubio Vela Agustín, Epistolari de la Valencia medieval, Valencia, Institut
Interuniversitari de Filología Valenciana- Publicacions de l’Abadia de
Montserrat, 1998.
Ruffino Patrice Georges, Le pastel, or bleu du pays de cocagne, Panayrac,
Éditions Daniel Bryand, 1992.
Ruzafa García Manuel, « Els orígens d’una familia de mercaders mudéjars
als segle  XV : Çaat Ripoll (1381-1422) », Afers, 7 (1988-1989), p. 184-
188.
Sánchez Martín Margarita, « El tráfico de la orchilla de Berbería, un
disputado negocio entre mercaderes burgaleses », II Congreso de Jóvenes
historiadores y Geógrafos, Madrid, 1993, p. 166-174.
Sesma José Ángel y Líbano Ángel, Léxico del comercio medieval en Aragón
(siglos XV), Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1982.
Sevillano Colom Francisco, Valencia urbana a través del oficio de Mustaçaf,
Valencia, Institución Alfonso el Magnánimo, 1957.

314
Los tintes y el teñido de los paños en la Valencia medieval

Torró Josep, « Malfactors alcoians. Noves dades sobre violències de frontera


a les darreries del segle XIII », Alcoy, 1994, p. 100-102.
Vilar Juan Bautista, Los siglos XIV y XV en Orihuela, Murcia, Patronato
Ángel García Rogel, 1977.

315