Vous êtes sur la page 1sur 43

FWC BENEFICIARIOS 2013, LOTE 1: RFS NR.

2014/350871/1
EVALUACIÓN DE MEDIO TIEMPO DEL PROYECTO MOSEF

Fecha:
INFORME EVALUACIÓN DEL SECTOR FORESTAL DE

9 de abril 2015
Preparado por:

Michiel A. Meijer
José G. Flores Rodas
HONDURAS
ANEXO 1
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Índice de contenidos
ÍNDICE DE TABLAS ...................................................................................................................................................... II
LISTA DE ABREVIACIONES .......................................................................................................................................... III
1. INTRODUCCIÓN ......................................................................................................................................... 1
1.1 GENERALIDADES DE COBERTURA Y ECOSISTEMAS, MAPA FORESTAL, DATOS DE PRODUCCIÓN, POSICIONAMIENTO EN LA ECONOMÍA
DEL PAÍS, TENDENCIAS ............................................................................................................................................. 1
1.1.1 Bosques productores de madera industrial .................................................................................................. 1
1.1.2 Contribución a la economía nacional del sector forestal .............................................................................. 2
1.1.3 Institucionalidad del sector público forestal ................................................................................................. 3
1.1.4 Mapeo de actores ......................................................................................................................................... 3
2. MARCO DE POLÍTICAS ................................................................................................................................ 8
2.1 LAS PRIORIDADES ESTRATÉGICAS DEL PLAN PARA UNA VIDA MEJOR.................................................................................. 8
2.2 LA POLÍTICA FORESTAL 2013-2022 ........................................................................................................................... 9
2.3 ENLACES ENTRE LOS TEMAS DE FORESTERÍA Y AGRICULTURA Y ENTRE ÁREAS PROTEGIDAS Y TURISMO..................................... 12
3. MARCO ESTRATÉGICO ..............................................................................................................................14
3.1 ESTRATEGIA DE CAMBIO CLIMÁTICO ......................................................................................................................... 14
3.2 ESTRATEGIA NACIONAL DE BIODIVERSIDAD................................................................................................................ 15
3.3 LA ESTRATEGIA NACIONAL DE DESERTIFICACIÓN Y SEQUÍA............................................................................................ 16
3.4 LA CONVENCIÓN RAMSAR ................................................................................................................................... 16
3.5 ESTRATEGIA NACIONAL DE TALA ILEGAL .................................................................................................................... 17
3.6 EL ACUERDO VOLUNTARIO DE ASOCIACIÓN AVA-FLEGT ............................................................................................ 18
4. EL PROGRAMA NACIONAL FORESTAL (PRONAFOR) ..................................................................................19
4.1 SUBPROGRAMA DE DESARROLLO ECONÓMICO FORESTAL ............................................................................................. 19
4.2 SUBPROGRAMA DE DESARROLLO FORESTAL COMUNITARIO .......................................................................................... 19
4.3 SUBPROGRAMA DE SERVICIOS AMBIENTALES, RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS Y CAMBIO CLIMÁTICO ................................. 19
4.4 SUBPROGRAMA DE ÁREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD ............................................................................................ 19
5. ANÁLISIS FODA DEL SECTOR FORESTAL ....................................................................................................20
5.1 ANÁLISIS FODA DEL SUBPROGRAMA DESARROLLO ECONÓMICO FORESTAL ..................................................................... 21
5.2 ANÁLISIS FODA DEL SUBPROGRAMA DESARROLLO FORESTAL COMUNITARIO .................................................................. 23
5.3 ANÁLISIS FODA DEL SUBPROGRAMA SERVICIOS AMBIENTALES, RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS Y CAMBIO CLIMÁTICO ........... 24
5.4 ANÁLISIS FODA DEL SUBPROGRAMA ÁREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD ..................................................................... 26
5.5 ANÁLISIS FODA DE OBJETIVOS RELEVANTES ADICIONALES DE LA INSTITUCIONALIDAD PÚBLICA DEL SECTOR FORESTAL .............. 27
6. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ....................................................................................................30
7. BIBLIOGRAFÍA ...........................................................................................................................................37
8. ANEXO ......................................................................................................................................................38
Anexo 1:Metodología del equipo evaluador
Anexo 2: Personas entrevistadas

Índice de tablas
TABLA 1: BOSQUES PRODUCTORES DE MADERA INDUSTRIAL ......................................................................................... 26
TABLA 2: ESTRUCTURA DE LA PRODUCCIÓN DE MADERA ASERRADA ........................................................................... 610
TABLA 3: SUBPROGRAMA DESARROLLO ECONÓMICO FORESTAL ............................................................................... 2328
TABLA 4: SUBPROGRAMA DESARROLLO FORESTAL COMUNITARIO ............................................................................ 2429
TABLA 5: SUBPROGRAMA SERVICIOS AMBIENTALES, RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS Y CAMBIO CLIMÁTICO ....... 2531
TABLA 6: SUBPROGRAMA ÁREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD .............................................................................. 2733
TABLA 7: OBJETIVOS RELEVANTES DE LA INSTITUCIONALIDAD PÚBLICA DEL SECTOR FORESTAL ............................... 2935

ii
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Lista de abreviaciones

AFE-COHDEFOR Administración Forestal del Estado/Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal


AMADHO Asociación de Madereros de Honduras
ANASILH Asociación Nacional de Silvicultores de Honduras
AMHON Asociación de Municipios de Honduras
ANETRAMA Asociación Nacional de Empresas Transformadoras de Madera
APP Alianza Pública y Privada
APROFOR Asociación de Productores Forestales
ASHOPROBO Asociación Hondureña de Propietarios de Bosques Privados
AVA-FLEGT Acuerdo Voluntario de Asociación con la Unión Europea para la Ley y Gobernanza
Forestal
CATIE Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza
CGIAR Consultative Group on International Agricultural Research
CHM Clearing House Mechanism
CHMC Confederación Hondureña de Mujeres Campesinas
CIFOR Centro Internacional de Investigación Forestal
CIPF Centro de Información y Patrimonio Forestal
CMNUCC Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
CNC Confederación Nacional Campesina
COCOCH Consejo Consultivo de Organizaciones campesinas de Honduras
COCONAFOR Consejo Consultivo Nacional Forestal
COHEP Consejo Hondureño de la Empresa Privada
COMPAH Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras
COMUPROFOR Consejos Municipales de Protección Forestal
CONAPROFOR Comité Nacional de Protección Forestal
CONOT Comité Técnico Normativo del Programa Nacional Forestal
COP Conferencia de las Partes
ENBPA Estrategia Nacional de Biodiversidad y Plan de Acción
ENCTI Estrategia Nacional para el Control de la Tala y el Transporte Ilegal de los Productos
Forestales
FAPVS Fondo de Áreas Protegidas y Vida Silvestre
FCPF Forest Carbon Partnership Facility
FEHCAFOR Federación Hondureña de Cooperativas Agroforestales
FIDE Fundación para la Promoción de Inversiones y Desarrollo de Exportaciones
FLEGT Plan de Acción para la Aplicación de Leyes, Gobernanza y Comercio Forestal
FODA Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas
FRFP Fondo de Reinversión y Fomento de Plantaciones
FUNDEMUN Fundación para el Desarrollo Municipal
FUNDER Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural
ICF Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida
Silvestre
IHAH Instituto Hondureño de Antropología e Historia
IHT Instituto Hondureño de Turismo
INA Instituto Nacional Agrario
IP Instituto de la Propiedad
IRBIO Instituto Regional de Biodiversidad
LFAPVS Ley Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre
MDL Mecanismo de Desarrollo Limpio
MIPYME Micro, pequeña y mediana empresas
MOCAPH Mesa de ONG’s Co-manejadoras de Áreas Protegidas de Honduras
MOSEF Proyecto de Modernización del Sector Forestal de Honduras

iii
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

ONU Organización de las Naciones Unidas


PAPSFor Programa de Apoyo Presupuestario Sectorial Forestal
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
PRONAFOR Programa Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre
PSA Pago de Servicios Ambientales
PUP Plan de Uso Público
PYME Pequeña y mediana empresas
REDD+ Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques
REHNAP Red Hondureña de Reservas Naturales Privadas
SAL Sistema para Asegurar la Legalidad
SERNA Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente
SERNA/Mi Ambiente Sub Secretaría de Ambiente de la Secretaría de Recursos Naturales, Ambiente y Minas
SIAFI Sistema de Administración Financiera Integrada
SINAPH Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras
SINFOR Sistema de Investigación Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre
SIRACOF Sistema Informático de Registro, Administración y Control Forestal
SNIF Sistema Nacional de Información Forestal
TdR Términos de Referencia
UE Unión Europea

iv
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

1. Introducción

Honduras es un país ístmico, bañado por los océanos Atlántico en el norte y el Pacífico en el sur. Su
carácter ístmico y gran variabilidad de alturas, desde el nivel del mar hasta los 2.800 msnm, le dan a este
país una gran variación en su biodiversidad. Además, la región centroamericana, donde Honduras se ubica
geográficamente es el puente entre América del Norte y América del Sur, por lo que en su inconfundible
ambiente tropical se presenta una gran diversidad de especies, climas y suelos. Honduras y la región en
general, tienen una diversidad biológica reconocida en el ámbito mundial, siendo clasificada como uno de
los 25 "hotspots" o sitios críticos de biodiversidad en el mundo.
Sin embargo, en contraste con toda esa riqueza natural, Honduras enfrenta un serio problema por los altos
niveles de pobreza en que vive una gran parte de sus habitantes. La población se estima en 8.535.692; de
los cuales 4.549.338 (53,3%) viven en ámbitos rurales. Para mayo de 2013, el 64,5% de los hogares
hondureños se encontraban en condiciones de pobreza, ya que sus ingresos se encuentran por debajo del
costo de una canasta básica de consumo que incluye alimentos y otros bienes y servicios. Aunque la
pobreza es más grave en el área rural (68,5%), también en el área urbana alcanza a más del 60% de los
hogares (INE, 2013). La pobreza rural coincide geográficamente con las áreas en y alrededor de los
ecosistemas boscosos del país.

1.1 Generalidades de cobertura y ecosistemas, mapa forestal, datos de producción,


posicionamiento en la economía del país, tendencias

El 48% del territorio nacional está cubierto por bosque (5,4 millones de hectáreas). De estas, 2,58 millones
ha. son bosques latifoliados húmedos, 0,52 millones ha. bosques latifoliados deciduos, 1,24 millones ha.
bosques de conífera densos y 0,72 millones ralos, 0,28 millones ha. son bosques mixtos y 0,02 millones ha.
bosques de humedales (90% costeros).
Las 91 áreas protegidas que constituyen el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras (SINAPH)
cubren el 27% del territorio nacional y casi el 40% de los bosques. De las áreas de bosque de conífera, sólo
el 12% se encuentran en áreas protegidas, mientras que el 57% de los bosques latifoliados se encuentran
en áreas protegidas.
Es lógico concluir que la mayor parte del bosque productor está con cobertura de pinos como también
puede asegurarse que la mayor parte de la población rural también se encuentra en y alrededor de estos
bosques. No existe información catastral sobre tierras cubiertas con bosque por lo que, en el mejor de los
casos, solamente se puede estimar la proporción de bosques privados versus públicos (que en Honduras,
pueden ser nacionales, ejidales o municipales).

Flores (2012) estimó que casi 2,4 millones de hectáreas son de bosque productor, quedando unas 1,5
millones de hectáreas en bosques ribereños, cuencas abastecedoras de agua en comunidades y bosques
que producen fundamentalmente bienes y servicios ambientales, sin significancia en la producción de
madera industrial pero de gran significancia para la economía nacional, como se verá más adelante en este
informe.

1.1.1 Bosques productores de madera industrial


En cuanto a los bosques de producción de madera industrial, la estimación de Flores (2012) es la siguiente:

1
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Tipo de bosque de Área (hectáreas)


producción de
Ejidal Nacional Privado Total %
madera
Latifoliado 141.960 355.680 282.360 780,000 32,6
Coníferas 251.109 629.155 499.461 1,379,725 57,6
Mixto 42.952 107.616 85.432 236,000 9,8
Totales 436.021 1.092.451 867.253 2,395,725
% 18,2 45,6 36,2 100
Tabla 1: Bosques productores de madera industrial

Cabe señalar que, con base en las superficies estimadas en la tabla anterior, solamente el 48% de los
bosques ejidales, el 55% de los bosques nacionales y el 48% de los bosque privados cuentan con plan de
manejo. En cuanto al tipo de bosque productor, apenas el 10% de los bosques latifoliados productores
cuentan con plan de manejo certificado, en su gran mayoría son otorgados mediante contratos de
usufructo a grupos comunitarios. Estos bosques proporcionan 3% del volumen de madera aprovechado
industrial- y legalmente, a nivel nacional (ICF, 2013). No es sorprendente encontrar que la más alta tasa de
deforestación ocurre en estos bosques de sistemas agroecológicos más compatibles, de mayor acceso libre
por su primordial tenencia nacional y sin prácticas de manejo sostenible.
Es así como los incentivos de precio para cultivos alternativos y otros incentivos de gobierno, perversos
para la sostenibilidad de los bosques, en la actualidad están detonando mayor deforestación en los
bosques húmedos y bajos del litoral Atlántico por la palma africana y en los bosques nublados del interior
por la actividad cafetera.
Estos valores existieron durante la vida de la ex-AFE-COHDEFOR (Administración Forestal del
Estado/Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal), desde los años 1990 cuando llegaron a ser la parte
más significativa para el pago de su burocracia, hasta la nueva ley en el 2007. Desde la puesta en marcha
del Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) en el
2008, las subastas de los bosques nacionales cesaron y los ingresos registrados son provenientes de
bosques privados y de apenas algunos volúmenes remanentes de subastas que fueron ejecutadas en los
años subsiguientes.

1.1.2 Contribución a la economía nacional del sector forestal

La contribución del sector a la economía nacional padece de los mismos defectos de contabilidad que los
otros sectores primarios de la economía: están totalmente subvaluados. Algunas de sus contribuciones
están contabilizadas en otros sectores (p.e. industria, comercio, transporte), otras no son ni tomadas en
cuenta, por ejemplo, la producción de casi 6 millones de metros cúbicos de leña, de enorme importancia
en la matriz energética nacional y una gran generadora de empleo, especialmente rural.
Es interesante observar que mientras que, en la década 1991-2000, el PIB del sector forestal creció 45,9% y
su contribución al PIB nacional aumentó de 9,1 a 9,6%, en la década anterior (2001-2010), el PIB forestal
descendió 35.4%, aunque el PIB nacional aumentó 48,2% en el mismo período. Su contribución al PIB
nacional fue igualmente insignificante, hasta descender al 0,6% en el 2010 (AFE-COHDEFOR, 2006 e ICF,
2013).
Al analizar esta última década, ambos subsectores, el de silvicultura y el forestal industrial, descendieron,
aunque el primero fue un descenso menor, 19,4% versus 51,4% en el segundo. Esto se debe a tres factores,
el encogimiento de la economía mundial al final de la década, a la cancelación de las subastas públicas de
los bosques nacionales con la nueva Ley Forestal del 2007 y a la pérdida en competitividad de la industria

2
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

forestal nacional vis-à-vis la industria forestal de otros países, especialmente a partir del encogimiento
económico mundial, cuando la competitividad adquiere mayor importancia (Soto, 2013).

1.1.3 Institucionalidad del sector público forestal


La rotación de un bosque natural de pino en Honduras, para producir madera en rollo para aserrío y para
contrachapado, las principales industrias forestales del país, es, en promedio, alrededor de unos 40 años,
dependiendo de la región y calidad de sitio. Ello indica que las inversiones en el manejo forestal sostenible
y, en general del sector forestal, son de largo plazo.
Al analizar los últimos 40 años, en 1974, se creó la Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal como
ente descentralizado (autónomo) del Estado, que nacionalizó todos los bosques del país,
independientemente de la tenencia de su suelo, creó el Sistema Social Forestal y nacionalizó todas las
exportaciones de productos primarios. En los años 1980, se retornó la explotación a manos privadas y en
los años 1990 se restauró la tenencia de los bosques a manos de los propietarios del suelo (privado a los
privados, ejidal a los municipios y nacional como bien público). La Ley de Modernización y Desarrollo del
Sector Agrícola de 1992, también exige el requisito de un plan de manejo para poder aprovechar los
bosques de todo tipo de tenencia. En el año 2007, se disolvió la COHDEFOR y se creó el ICF, como ente
desconcentrado del Estado, se exigió una evaluación del personal y entró en vigencia el Servicio Civil como
base para contratar personal en la nueva institución.
Para una transición entre la institucionalidad pre, versus post 2007, se hicieron evaluaciones de personal y
se estableció una nueva estructura organizacional, reduciendo el personal por 50% . La transición no se dio
pero si se redujo el personal, no en consideración de la evaluación hecha mediante estudios contratados y
especializados, sino con una base de partidismo político, dejando un desbalance organizacional y de
personal administrativo con respecto al personal técnico. A pesar de contar con recursos presupuestarios
para sanear el pasivo laboral por la transición hacia una nueva institucionalidad, este paso tampoco fue
tomado y dejó a un ICF ahora en una situación anómala con respecto a su personal y con un sindicato
poderoso por razones también políticas. El pasivo laboral del ICF crece cada año y la normalización hacia
una carrera institucional basada en el Servicio Civil, no es posible aún.
No cabe duda que el impacto de estos cambios bruscos en la política forestal nacional, todos ocurridos en
apenas un período de una rotación forestal, ha sido significativo en introducir una incertidumbre que va
mucho más allá del riesgo que normalmente tienen las inversiones forestales. Esta incertidumbre ha sido
un factor de primordial importancia en la reducción de la inversión forestal y, por tanto, en la significativa
reducción del PIB sectorial y su contribución al PIB nacional.

1.1.4 Mapeo de actores


Esta sección está basada en el trabajo de consultoría del Proyecto de Modernización del Sector Forestal de
Honduras (Proyecto MOSEF), realizado por Douglas Soto (2013), con algunas modificaciones y/o
actualizaciones introducidas por estos autores.

1.1.4.1 Productores de madera en rollo en pie

Dueños de bosques privados


Esta categoría de productores consiste en propietarios privados de bosque, reuniendo un número
importante de personas físicas y jurídicas que poseen terrenos con cobertura boscosa de pino. Muchos de
estos propietarios no residen en la vecindad del área boscosa, tienen como fuente principal de ingresos
otras actividades económicas, incluso ajenas al sector primario y su calidad de vida es superior a la de las

3
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

personas vinculadas a la forestería social.


Los propietarios privados tienen pleno derecho jurídico, para uso y goce de su inmueble, y como los grupos
de forestaría social deben someterse a la aprobación del Estado para sus gestiones de manejo y
aprovechamiento del recurso. El hecho de ser dueños del inmueble significa una ventaja trascendental,
pues a diferencia de los grupos de forestería social pueden constituir garantías hipotecarias a favor de los
entes financieros, teóricamente. Antes de la Ley de Garantías Mobiliarias, el acceso de estos propietarios
al crédito también era difícil puesto que sus propiedades con bosque no podían servir como garantías, la
exigencia eran propiedades urbanas.
La cifra exacta de propietarios privados de bosque no consta en los reportes oficiales anuales del ICF y
tampoco existe una clasificación de ellos conforme al área aprovechada. Uno de los temas más sensibles
entre todos por igual es la inseguridad de tenencia de la tierra y la inseguridad jurídica como el obstáculo
principal para la inversión en el manejo sostenible de sus bosques. La falta de un catastro transparente y
efectivo es uno de los factores que más contribuyen a este problema. Soto (2013) estimó que existen unos
1090 propietarios privados1 con un área aprovechable al 2011, cercana a las 135.000 hectáreas y una corta
anual permisible de unos 444.000 metros cúbicos de madera en troza. Flores (2012) estima, cómo
presentado en la Tabla 1, una extensión de aprox. 500.000 hectáreas de pino (de un total de 867.200 ha).
La mayoría de los propietarios privados de bosque no participan en la agregación de valor posterior, sin
embargo, unos pocos aserraderos (menos del 3%) se abastecen de sus propios bosques (Soto, 2013).
Las alianzas o entendimientos entre los propietarios privados de bosque son apenas incipientes, quizás por
la misma heterogeneidad que se aprecia en los grupos de forestería social. Actualmente la Asociación de
Madereros de Honduras (AMADHO) reúne unos 12 propietarios e industriales pues en algunos casos, los
miembros tienen esa doble condición. Hay tres asociaciones, todavía no formales, que reúnen los intereses
de los propietarios de bosque privado, la Asociación Nacional de Silvicultores de Honduras (ANASILH), la
Asociación de Productores Forestales (APROFOR) y la Asociación Hondureña de Propietarios de Bosque
Privado (ASHOPROBO). Hubo intentos de formar una Cámara Forestal que unificara, a nivel nacional,
dueños de bosques, industriales y madereros. La organización está registrada legalmente pero hasta ahora
no ha tenido mucha respuesta o interés continuado para hacerla efectiva.
Al igual que los grupos de forestería social, los propietarios privados de bosque cortan solamente las trozas
comprometidas previamente en alguna negociación. También, como los grupos de forestería social, tienen
ocasionalmente limitaciones financieras y técnicas para gestionar los planes de manejo y aprovechamiento,
lo que les lleva a construir entendimientos comerciales con contratistas y aserraderos con mucha
antelación a la corta. En la mayoría de los casos, el daño más grande de la tramitología y de los altos costos
de transacción ha sido la desmotivación de este grupo de actores y su falta de apropiación del manejo
sostenible de sus bosques, dejando en manos de los contratistas o madereros la formulación del plan de
manejo, de los planes operativos y demás actividades asociadas con la inversión forestal. Esta es también
una de las razones por las cuales las asociaciones de estos actores no han progresado mucho. Hoy, los
procesos relacionados con el Acuerdo Voluntario de Asociación con la Unión Europea para la Ley y
Gobernanza Forestal (AVA-FLEGT) presentan una oportunidad única para propiciar la organización de este
grupo tan primordial para el sector forestal.
Los grupos de forestería social

1
Estimados con información sobre planes de manejo y aprovechamiento (operativos) tramitados por el ICF en una
serie de 5 años, particularmente el área promedio autorizada por solicitante. No existe un registro oficial del
número de propietarios privados de bosque (Soto, 2013).

4
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Al 2011, un total de 231 grupos de forestería social, integrados en lo que la ley denomina Sistema Social
Forestal (SSF), tenían contratos con una asignación de área cercana a las 500.000 hectáreas, y con un
aprovechamiento anual permisible en ese periodo a los 410.000 metros cúbicos de madera de pino en
troza.
Las figuras jurídicas de estos grupos son: asociaciones (9), comités agroforestales (1), cooperativas (149),
empresas asociativas campesinas (43), empresas (13), industrias transformadoras (1), sociedades anónimas
(6), y sociedades colectivas (9).
En el 2011, las 231 organizaciones estaban integradas por 9.323 personas adultas, 7.316 hombres (78%) y
2007 mujeres (22%). La mayoría de los grupos que aprovechan el pino están ubicados en Olancho (34%),
Comayagua (16%) y Francisco Morazán (13%), sumando estas tres localidades el 63% en la concentración
nacional de organizaciones. Las familias asociadas en la forestería social son vecinas de la zona boscosa,
campesinas, con vocación agrícola o ganadera mayormente para autoconsumo, e, infiriendo el indicador
nacional, un 60% de ellas son pobres o extremadamente pobres. Durante las entrevistas se concluyó que la
cultura, principios, valores, intereses, capacidades y recursos son muy diversos entre las 231
organizaciones, lo cual obviamente marca grandes diferencias en su capacidad de gestionar, aprovechar el
recurso sosteniblemente y distribuir la prosperidad en su comunidad.
Las 231 organizaciones de forestería social están asociadas o representadas en entes de nivel superior muy
heterogéneos y que evidencian la falta de un liderazgo que integre y conduzca la gestión de los 231 grupos.
Los principales aglutinadores son: la Asociación Nacional de Empresas Transformadoras de la Madera
(ANETRAMA), la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras (COMPAH), la Confederación
Hondureña de Mujeres Campesinas (CHMC), la Confederación Nacional de Campesinos (CNC), el Consejo
Coordinador de Organizaciones Campesinas de Honduras (COCOCH), la Federación Hondureña de
Cooperativas Agroforestales (FEHCAFOR) y la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afro Hondureños
(SEDINAFRO).Los grupos de forestería social venden las trozas a los aserraderos, es decir a la industria
primaria, sea directamente o por medio de intermediarios conocidos como contratistas madereros. La
práctica es cortar solamente la madera que está comprometida con un comprador.
Una de las limitaciones para los “usufructuantes”, es que no tienen derecho a comprometer el suelo o el
inmueble, lo cual, en el pasado, ha impedido que los grupos accedan a créditos o financiamiento en los
entes del sistema bancario regulado para sostener la gestión de administración, manejo y
aprovechamiento del recurso.2
Además, la compleja y onerosa tramitología de las autorizaciones indispensables, planes de manejo y
aprovechamiento fundamentalmente, agregan más presión a los grupos para buscar entendimientos con
los contratistas o con los aserraderos. Un adelanto de dinero y la firma de un contrato formalizan con
antelación el acuerdo entre el grupo y el comprador, esperando que al cortar la madera exista un saldo
positivo a favor del grupo.
Contratistas o madereros
La mayor intermediación entre los proveedores de madera y los aserraderos son unas 37 contratistas,
personas físicas o jurídicas. Estas personas, por cuenta, beneficio y riesgo propio se dedican a negociar
previamente, con los grupos de forestería comunitaria o los propietarios privados de bosque, la compra de

2
La nueva Ley de Garantías Mobiliarias (Decreto 182-2009) cambia esta situación puesto que podría permitir el uso
del bosque como garantía, si se cumplen algunas condiciones mitigantes del riesgo financiero, explicado más
adelante.

5
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

trozas de madera, sea en pie o puestos en un centro de acopio.


Muchos de estos contratistas realizaban anteriormente gestiones de compra para los aserraderos y luego
se independizaron. En años recientes se ha notado un crecimiento en el número de profesionales
forestales y dasónomos que asumen esta función como una oportunidad de desarrollar negocios y mejorar
sustancialmente sus ingresos.
Las limitaciones de los productores, particularmente de los grupos de forestería social, tanto en las
capacidades técnicas como financieras, los motivan a realizar acuerdos con los contratistas para cumplir
con todos los trámites de la ley, los planes de manejo y el aprovechamiento. Incluso, algunos contratistas
cuentan con su propia planilla de colaboradores y equipos para realizar la corta, la voltea, el arrastre y el
transporte hasta el aserradero.
El cliente natural de los contratistas es el segmento de la industria primaria y secundaria. Los contratistas
están disgregados. No existe un ente que los aglutine y aunque tienen la opción de establecer su base de
operaciones en cualquier zona, en la realidad se aglutinan y se ubican en sus territorios, casi naturales.
Ante la carencia de un acuerdo formal entre ellos, este posicionamiento es la demostración de la capacidad
competitiva de cada quien para asegurar sus fuentes de abastecimiento y sus mercados nicho.
Los industriales del aserrío
La industrialización primaria, dedicada básicamente al aserrío de la madera en troza, es una actividad
realizada por unas 125 empresas de diversa naturaleza y dimensión.
El cuadro siguiente muestra la diferenciación respecto a su capacidad de procesamiento anual, conforme al
reporte oficial al 2011:
Promedio
Aserraderos por
Volumen de de
tamaño en Número de
producción producción
millones de pies aserraderos
anual anual por
tablares3
aserradero
Más de 7.5 1 11,1 11,1
Entre 5 y 7.5 3 20,4 6,8
Entre 2 y 5 6 17,7 3,0
Menos de 2 115 55,3 0,5
Totales 125 104,5 -
Producción en millones de pies tablares
(FUENTE: Soto, 2013 con base en cifras del Anuario Estadístico del ICF del 2011)
Tabla 2: Estructura de la producción de madera aserrada

En el 2013, los 10 aserraderos más grandes concentraron el 77% de la producción nacional de madera
aserrada y más del 50% de toda la producción nacional de productos aserrados y contrachapados. La
AMADHO reúne a propietarios privados de bosque e industriales pues la mayoría de los miembros tienen
esa doble condición. No obstante, los intereses de este grupo no son coincidentes con los pequeños y
medianos propietarios de bosque que cuentan con alguna industria.
Según Soto (2013), la tecnología instalada en la mayoría de los aserraderos cuenta con más de dos décadas
de antigüedad, lo cual permite presumir que las inversiones han sido descontadas en su totalidad. Tal como
se ha mencionado en una sección anterior, a falta de un estudio actualizado sobre la capacidad ociosa

3
Un mil pies tablares equivalen a 2.36 m3 de madera sólida.

6
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

instalada y con base en los comentarios de los entrevistados, se presume la posible existencia de una
capacidad ociosa cercana al 40%.
El rendimiento volumétrico, relación entre la entrada y la salida del insumo primo, para el año 2011 es del
52%, reflejo de la ineficiencia de la infraestructura y equipamiento. Sin embargo es necesario señalar que
algunos aserraderos aprovechan dimensiones menores para elaborar palillos y otras piezas para atender un
mercado diferenciado lo cual podría elevar el rendimiento cerca de 4% adicional, generando un ingreso
adicional.
Importadores
Unas cinco empresas importan con alguna regularidad madera de pino aserrada. Algunas de ellas venden el
producto directamente al público por medio de sus propios comercios detallistas. En Honduras no existen
barreras de ingreso que detengan la entrada del producto o que le provoquen condiciones de
competitividades negativas o desventajosas. De hecho, al existir un precio en el mercado local similar al
precio internacional, tampoco existe una motivación importante para incursionar como un agente regular,
formal y de gran escala enfrentando a los actuales proveedores.
Comerciantes detallistas o ventas locales
Los comercios dedicados a abastecer a los clientes/consumidores finales se encuentran dispersos por todo
el país pues su modelo de negocio es minorista. A falta de un registro completo, integrado y confiable de
estos comercios se procedió a hacer una estimación utilizando como referencia el volumen de operación
promedio detectado en las encuestas, de aproximadamente 325.000 pies tablares por año por comercio
(766,5 metros cúbicos de madera aserrada) y ello significa que existen unos 290 detallistas.
Generalmente, estos comercios ofrecen materiales diversos para la construcción y servicios relacionados.
Los detallistas se abastecen por medio de negociaciones directas con los aserraderos y la mayoría cuenta
con equipos básicos para cepillar y re-aserrar la madera cuando el cliente así lo requiera.
Exportadores
La gestión de exportación de madera de pino aserrada es asumida por los industriales como una
continuación de su actividad de comercialización.
Nueve industrias realizan exportaciones con alguna regularidad durante los últimos diez años, sin embargo
cuatro grandes industrias transan más del 85% de este negocio, pues cuentan con la solvencia técnico-
financiera que una gran escala económica les posibilita. Estas industrias son las más importantes del sector
industrial primario y secundario.
Una evidencia sobre un entendimiento formal de negocios o una alianza entre estos actores es inexistente.
Sin embargo, la actitud histórica de este grupo es evitar la rivalidad hostil, y el tiempo ha posibilitado que
cada uno de ellos se especialice en nichos de mercado bien diferenciados. Otro factor que ha favorecido a
reducir las disputas es la diversidad de la cartera de sus negocios, pues al menos dos de ellos perciben sus
ingresos más importantes por otro tipo de actividades económicas.
En conclusión, puede decirse que existen unas cuatro o cinco empresas grandes que integran diversas
funciones y que pasan por producción-industria primaria-industria secundaria-comercio detallista local
hacia la exportación. Estos actores tienen un peso específico muy importante en el negocio global de la
cadena y por ello su influencia en las estrategias sectoriales es indudable.

7
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

2. Marco de políticas

2.1 Las prioridades estratégicas del Plan para una Vida Mejor

El Plan de Todos para una Vida Mejor (Plan Estratégico del gobierno 2014 – 2018) compone la principal
política para el desarrollo del país y tiene como principal marco de referencia de largo plazo, los objetivos
de la Visión de País (2010-2038) y los lineamientos y metas del Plan de Nación (2010-2022). El Plan de
Todos para una Vida Mejor pone mucho énfasis en la generación de empleo, mejorías de la calidad de vida
de la población y la concertación entre los diversos actores. En este contexto, el sector forestal es visto
como una gran oportunidad para la generación de empleo y de ingresos, como también como un factor
importante para mejorar la calidad de vida en general. El reto para el sector forestal según el plan, es
“Consolidar un modelo participativo y descentralizado de gestión forestal, áreas protegidas y vida
silvestre, orientado a detener los procesos que están degradando el recurso forestal y a promover la
valorización y el manejo sostenible del potencial forestal existente, para optimizar el aporte del sector al
desarrollo económico, social y ambiental del país”.
En relación a esto, se establecieron cinco objetivos:
(i) Consolidar un Sistema Nacional de Áreas Protegidas efectivamente manejado, ecológicamente
representativo e integrado al paisaje de manera que cumpla sus funciones ecológicas, sociales y
económicas;
(ii) Promover un modelo de administración forestal moderno, participativo y descentralizado, dirigido
a garantizar la reposición del recurso aprovechado, mejorar la competitividad del sector en la
cadena productiva y garantizar seguridad jurídica a la inversión de largo plazo;
(iii) Contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la población rural, mediante su incorporación
a la producción forestal sostenible por medio de contratos de manejo forestal de largo plazo y
alianzas estratégicas con otros actores de la cadena productiva;
(iv) Promover la participación de municipalidades y comunidades en el manejo de las micro cuencas
protectoras de agua y fomentar mecanismos para el pago de servicios ambientales (PSA); y
(v) Fomentar y coordinar la participación de instituciones gubernamentales, gobiernos locales,
organizaciones no gubernamentales, comunidades y sociedad civil organizada, en la conservación
y protección del bosque, control de la cacería ilegal, control del cambio de uso y el control de la
tala, transporte, industrialización y comercialización ilegal de productos forestales y vida silvestre.
Para la implementación de la política del sector forestal, fueron definidas cuatro opciones estratégicas
entre las cuales se puede optar de acuerdo con las características locales:
(i) Incorporación de las comunidades al manejo forestal sostenible;
(ii) Uso múltiple y desarrollo económico de las áreas protegidas;
(iii) Manejo integrado de micro cuencas, humedales y manglares; y
(iv) Promover un modelo balanceado entre el crecimiento económico y la conservación y restauración
de los recursos naturales.
Al mismo tiempo los objetivos contribuyen también a ciertos objetivos de otros sectores, entre ellos el
saneamiento básico, generación de energía (tanto hidroeléctrica como de biomasa), cambio climático,
ambiente/biodiversidad, (eco) turismo, y, por lo que se refiere a la transformación de la madera, las PYME.
A la vez, otros aspectos del Plan influyen a la gestión del sector forestal. Algunos ejemplos son: la
modernización del estado, la transparencia, la anti-corrupción y la rendición de cuentas.
Para el año 2018, se prevé haber consolidado el ICF como institución líder del sector forestal, rediseñando y
facilitando procedimientos e implementando una estructura descentralizada de servicios a nivel nacional.

8
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Mediante una alianza público-privada se habrán creado los instrumentos generadores de cambio en el
ámbito de la investigación, manejo forestal comunitario, tecnología industrial, impactos ambientales y
producción sostenible. Se habrá formulado y gestionado el financiamiento para la implementación de un
Programa de Reforestación y Regularización de Derechos en bosques nacionales. Se habrán creado
incentivos para la modernización de la industria privada orientada a obtener mayor valor agregado de los
productos del bosque (madera, resina, semilla, servicios ambientales), las áreas protegidas prioritarias
estarán siendo utilizadas como receptores de turismo y se crearán los medios (extensión forestal) para
trasladar conocimiento, organización y competencias técnicas a los grupos agroforestales organizados.

2.2 La política forestal 2013-2022

La visión de la actual política forestal hondureña busca que al 2022, se haya incrementado
significativamente el área con cobertura arbórea a través de modelos de gestión forestal, áreas protegidas
y vida silvestre, participativos y descentralizados, que mejoran el ambiente, protegen la biodiversidad y las
fuentes de agua, propiciando una cultura de gobernanza forestal, en mejora del clima de inversión que
incremente la producción y productividad de bienes y servicios ambientales sostenibles, cuyos beneficios se
distribuyen con equidad entre los hondureños y hondureñas, conducentes al combate de la pobreza,
mitigación de la vulnerabilidad ambiental y la degradación de los ecosistemas.
En relación a esto define como su misión “Contribuir al desarrollo económico, social y ambiental del país,
a través de la generación sostenible de bienes y servicios ambientales, de manera que el desarrollo
forestal sea competitivo, participativo y sostenible, que contribuya significativamente a la lucha contra la
pobreza y a la reducción de la vulnerabilidad de los ecosistemas y de la población”.
La ejecución de la política será gobernado por los siguientes principios: sostenibilidad y competitividad,
equidad e inclusión social, gobernanza y transparencia, participación, seguridad jurídica, vulnerabilidad
ambiental, y enfoque ecosistémico y valoración.
Los objetivos de la política buscan revertir la degradación y destrucción de los bosques, valorando sus
bienes y servicios para tener un impacto económico mayor y reducir la pobreza y vulnerabilidad ambiental
de la población. El modelo de gestión previsto será participativo y descentralizado.
En resumen, los objetivos específicos de la política enfocan en los siguientes temas: generación de
empleos, espacios de consulta y participación, descentralización, el Sistema Social Forestal,
involucramiento de los municipios y comunidades la transformación, industrialización y comercialización de
los productos forestales, manejo de las cuencas, micro-cuencas y ecosistemas forestales productores de
agua, manejo y co-manejo de áreas protegidas, y pago por servicios ambientales (incluso un sistema de
valoración).
Además, la política forestal trata de la necesidad de la consolidación del SINAPH, del aumento de la
sustentabilidad y productividad de los bosques y del desarrollo de la industria forestal con vistas a la
competitividad en los mercados nacional e internacional y la seguridad jurídica en relación a la tenencia de
la tierra.

La política identifica los siguientes instrumentos para facilitar su implementación:


(i) un inventario nacional de la biodiversidad y delimitación de las áreas forestales productivas,
con censos y regularización de derechos de los ocupantes mediante contratos de manejo;
(ii) la coinversión entre grupos comunitarios y empresarios forestales;
(iii) la simplificación de trámites para la aprobación de planes de manejo y planes operativos;
(iv) el uso integral y libre de costos, de residuos de aprovechamientos forestales y de remanentes
de los tratamientos silviculturales de bosques nacionales, como opción sostenible para suplir
las necesidades de leña y de otros productos de la población y el manejo de los remanentes de

9
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

bosque seco y manglares para integrarlos al paisaje en su función de corredores biológicos y a


la vez proveer opciones sostenibles para suplir las necesidades de leña de la población;
(v) la titulación de “áreas de interés nacional” a nombre del Estado de Honduras y su registro en el
Patrimonio Público Forestal Inalienable;
(vi) conocer el estado actual y el potencial de la fauna silvestre, a través de un programa nacional
de investigación y transferencia de tecnología a través del SINFOR (Sistema de Investigación
Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre), con el fin de establecer estrategias de
protección y uso sostenible;
(vii) la determinación de criterios e indicadores de sostenibilidad de la gestión forestal para poder
manejar los ecosistemas optima-, sostenible- e integralmente; y
(viii) un sistema de pago por servicios ambientales.

Además la política contiene instrumentos que hacen referencia a algunos temas específicos:

a) La gestión económica de las Áreas Protegidas:


 apoyo a la implementación y actualización del plan estratégico del SINAPH;
 delimitación y demarcación de los límites de las zonas núcleo y de amortiguamiento de las áreas
protegidas;
 actualización de las diversas normativas técnicas relevantes;
 implementación de sistemas de información y monitoreo biológico para la gestión; y
 corredores de conservación articulando áreas protegidas entre actividades agropecuarias con enfoque
ecosistémico.

b) La participación de la Población en la Gestión Forestal Sostenible:


 fortalecer el Sistema Social Forestal mediante la implementación de la Estrategia de Forestería
Comunitaria;
 definición de principios y criterios de calificación de las comunidades y organizaciones en busca de
contratos de manejo;
 mecanismos de financiamiento y planes de negocios para apoyar la (pre-)inversión del manejo forestal
sostenible y otras iniciativas forestales;
 asistencia técnica privada y capacitación para generar capacidades locales que permitan manejar
sosteniblemente el recurso forestal, fortaleciendo la gestión técnico-administrativa y empresarial de
las organizaciones y comunidades forestales;
 fortalecimiento de los Consejos Consultivos Forestales;
 legalización de la producción a través de procesos racionalizados, simplificados, estandarizados y
certificados;
 auditorias sociales y participación de la sociedad civil en el control del cambio de uso, la tala ilegal, el
transporte y la comercialización ilegal de los productos;
 sistemas agroforestales; y
 diversificación de actividades productivas para reducir la presión sobre el bosque y establecer canales
de comercialización y mercados justos.

c) La gestión integrada de cuencas hidrográficas:


 manejo integrado de cuencas y micro-cuencas para garantizar la sostenibilidad de las zonas de recarga
hídrica, protección de bosques ribereños y ecosistemas marino costeras;
 ordenamiento territorial en función de los recursos hídricos e hidráulicos;
 gestión integrada de los recursos hídricos y gestión del riesgo;
 pago por servicios ambientales con beneficios sociales; y

10
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

 fortalecimiento de las capacidades municipales, comunitarias y de los Consejos Consultivos que


correspondan, en el uso, cobro y manejo del mecanismo de compensación por servicios ambientales
en sus micro-cuencas abastecedoras de agua.

d) Conservación, restauración de ecosistemas y cambio climático:


 garantizar el valor socioeconómico para los habitantes que viven en la periferia y dentro de los
bosques;
 preservar la diversidad biológica para garantizar la sostenibilidad de bienes y la prestación de servicios
ambientales sobre cambio climático;
 ordenamiento territorial para tratar de los vacíos de representatividad detectados en las áreas
protegidas;
 conservación de ecosistemas marinos, costeros, forestales y de especies endémicas amenazadas y/o
en vías de extinción de acuerdo con las normas nacionales e internacionales;
 protección, conservación, recuperación y manejo para aquellas especies forestales maderables
tradicionales y promisorias incluidas en alguna categoría de protección reconocida nacional o
internacionalmente la protección de las cuales permite la conservación de otras especies y sus
hábitats;
 programas de restauración ecológica de ecosistemas y paisajes degradados mediante forestación y
reforestación con plantas nativas; y
 armonización de la Estrategia Nacional de Cambio Climático con la Política Nacional Forestal, Áreas
Protegidas y Vida Silvestre, la Política Hídrica Nacional y las energías renovables.

e) El control integral de la tala y comercio ilegal de productos forestales y vida silvestre:


 ejecutar la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de la Tala y Comercio Ilegal de Productos
Forestales y de Vida Silvestre;
 un Sistema Nacional de Registro, Evaluación, Monitoreo y Control de la Deforestación, Tala, Transporte
y Comercio Ilegal de Productos Forestales y Vida Silvestre;
 un plan nacional de prevención y control de la deforestación y tala ilegal;
 un reglamento y un manual de procedimientos para institucionalizar las auditorias ciudadanas y
facilitar la participación de la sociedad civil;
 la constitución de “Comités Regionales de Vigilancia”;
 revisión exhaustiva del marco jurídico relevante;
 monitoreo de la deforestación y sus impactos económicos y sociales; y
 el uso múltiple y armónico de los ecosistemas forestales y la conservación de bosques.

f) El fortalecimiento y modernización institucional:


 mayor eficiencia, eficacia y transparencia en el uso de recursos internos y externos;
 un presupuesto para que el ICF acorde con las prioridades y con los instrumentos financieros del
sector público forestal, establecidos en la Ley Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre;
 coordinación intersectorial de la acción gubernamental;
 una estructura institucional y recursos humanos adecuados;
 descentralización de funciones no estratégicas a gobiernos locales y delegación de tareas específicas a
comunidades y agentes privados;
 instrumentos financieros fortalecidos y/o novedosos;
 elaboración, revisión y aplicación transparente, consistente y eficaz de leyes, normas y regulaciones
garantiendo la seguridad jurídica;
 tendencia de comando y control para facilitación;
 armonización del marco jurídico para corregir las contradicciones legales existentes;
 cumplimiento de los compromisos internacionales; y
 alianzas estratégicas con instituciones estatales, municipales y comunitarias, organizaciones de la
sociedad civil para promover la conservación de la biodiversidad y la generación de negocios de la

11
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

población local, micro, pequeños y medianos empresarios locales para el cultivo sostenible de especies
medicinales y nutricionales.

2.3 Enlaces entre los temas de forestería y agricultura y entre áreas protegidas y turismo

Agricultura
Ambos tratando del medio rural, existen fuertes interacciones entre el sector forestal y el de agricultura.
Fundamentalmente las políticas agrícola y agraria pretenden conservar la armonía entre todos los sectores
que interactúan en el campo, buscando al mismo tiempo aplicar una verdadera reforma agraria integral,
resolver los problemas agrarios, respetar las áreas de vocación forestal, micro cuencas y áreas protegidas.
Para tal, las políticas visualizan, entre otros, adjudicar en su totalidad tierras bajo dominio nacional o ejidal
de vocación agrícola o ganadera a los campesinos ocupantes o sin tierra, como también establecer
mecanismos de mercado de tierras, generar una explotación agrícola eficiente y racional con enfoque
empresarial, y promover la competitividad en el mercado globalizado a través de la producción como
también la transformación.
Esta política agraria presente tiene un fuerte enfoque en cuestiones relacionadas a la tenencia de la tierra,
y es justamente ahí que las políticas agraria y forestal pueden chocarse entre sí. Esto se debe en gran parte,
sino exclusivamente, a diversas contradicciones en la legislación. La Ley Forestal, Áreas Protegidas y Vida
Silvestre (LFAPVS) no permite que áreas de vocación forestal sean convertidas para cualquier otro uso. Al
mismo tiempo que la política agraria reconoce este hecho, existe una ley de fomento a la caficultura que
permite al Instituto Nacional Agrario (INA) emitir títulos de tierra en cualquier área plantada con café. En la
práctica, esto implica la titulación de tierras públicas, incluyendo a las áreas dentro de zonas núcleo de
áreas protegidas. Cabe resaltar, además, que en los objetivos de la política cafetalera se menciona que se
busca que sus estrategias sean compatibles con la conservación y uso sostenible de los recursos naturales
renovables y del medioambiente en general. De la misma forma ocurre que el INA titula tierras agrícolas
con otros cultivos que en realidad son de vocación forestal. En la práctica, pues, se aplica una ley para
contradecir a otra. Sería lógico que la LFAPVS limitase a la otra legislación, pero no es lo que ocurre de
hecho. Es por lo tanto importante que se acelere el proceso iniciado en los años 1990 mediante cual se
titula explícitamente las tierras nacionales y áreas protegidas al estado, previniendo así la emisión de
nuevos títulos a particulares en estas áreas. Es además importante una revisión de la Ley de Fomento a la
Actividad Cafetalera para que sea más compatible con las otras leyes de conservación de los recursos
naturales.
Es importante señalar que la mayoría de las áreas protegidas que han sido afectadas por titulaciones a
tierras con café corresponden a los bosques nublados y esta invasión de estos bosques pone en peligro su
función productora de agua y la calidad de sus aguas por la contaminación de agroquímicos y aguas mieles
en estas zonas. Esto es particularmente peligroso para la zona de occidente donde se originan los
problemas del corredor seco del país.

Turismo
Para la sostenibilidad de las áreas protegidas es importante que las mismas generen ingresos. Ya que las
posibilidades de uso directo de los recursos naturales en áreas protegidas son extremamente limitadas,
resta como una opción importante el ecoturismo. La Política de Ecoturismo de Honduras constituye el
marco para toda la actividad turística en el SINAPH, y provee los lineamientos estratégicos que facilitarán
que las actividades turísticas sean consistentes con el marco legal y los principios del ecoturismo y del
desarrollo sustentable. El ICF fomentará la participación del sector privado y del Sector Social de la
Economía en el desarrollo de productos y servicios ecoturísticos, promoviendo al mismo tiempo la
conservación de las área protegidas (AP) y garantizando la integridad de los recursos de los que depende la
actividad turística. La misión que fue definida para la política trata de:
(i) garantizar que todo desarrollo turístico que el ICF apruebe en el SINAPH sea consistente con los
principios del ecoturismo y turismo sostenible y en estricto apego al marco legal existente;

12
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

(ii) asegurar que las actividades turísticas en el SINAPH alcancen el umbral de sostenibilidad,
aportando a la conservación de las áreas protegidas y, óptimamente, del sistema;
(iii) fomentar el desarrollo económico en las comunidades cercanas y el sector privado a través de su
participación prioritaria en la oferta de servicios comerciales turísticos; y
(iv) promover mayor entendimiento, apreciación y apoyo sobre las áreas protegidas entre el público
hondureño e internacional.
Aunque la autoridad principal, el actor principal y la entidad rectora en la planificación, administración y
control de turismo en el SINAPH es el ICF, tanto la ley como la realidad requieren el esfuerzo combinado de
los múltiples sectores y la coordinación frecuente entre el ICF y otros actores importantes del sector
público (Instituto Hondureño de Turismo (IHT), Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA),
Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), etc.), del sector privado (proveedores de servicios
turísticos) y de la sociedad civil (co-manejadoras, comunidades locales, etc.) para asegurar el óptimo uso de
los recursos académicos, profesionales y financieros.
En muchos casos el ICF tiene contratos de co-manejo firmados con las llamadas co-manejadoras, en cuya
virtud estas se responsabilizan por la implementación de la Política Nacional de Ecoturismo y lineamientos
estratégicos en las áreas que manejan, lo que incluye la elaboración de un Plan de Uso Público - PUP
(incluyendo un análisis financiero para su implementación). La política permite dos mecanismos de
generación de ingresos: a) tarifas de entrada para visitantes, y b) contratos de servicios comerciales a
proveedores de servicios ecoturísticos identificados en el PUP. Excedentes de la recaudación pueden ser
invertidos en actividades de manejo de la AP. El ICF ha aprobado una estrategia al respecto y debe tener
una primera prioridad a su cumplimiento.
El cumplimiento de todos los requisitos legales del sector turístico es velado por el IHT. Fue establecido un
convenio ICF-IHT para formalizar la cooperación entre ambas instituciones.
Siendo, en muchos casos, dueña de tierras en las AP, las municipalidades juegan un papel importante como
co-manejadoras. Incluso aun cuando no lo sean, juegan un papel importante a través de la facilitación de
consultas públicas.
La política prioriza comunidades y MIPYME (micro, pequeña y mediana empresas) locales para la provisión
de servicios en el marco del ecoturismo.
La política para la gestión turística en SINAPH facilita las siguientes actividades:
a) la zonificación y establecimiento de las condiciones deseadas, los estándares e indicadores para
proveer un rango de actividades para los grupos de usuarios que cumplen con la visión general y los
objetivos de los planes de manejo;
b) el control y monitoreo de las actividades turísticas, incluyendo el otorgamiento de contratos servicios
comerciales ecoturísticos, para garantizar su operación en concordancia con los objetivos identificados
en los PUP;
c) la generación de ingresos suficientes para alcanzar el umbral de sostenibilidad y cubrir todos los costos
de la planificación, manejo y monitoreo turístico;
d) la promoción de contribuciones voluntarias de los visitantes, los operadores turísticos y otros aparte
de los ingresos por actividades comerciales;
e) el fortalecimiento de la capacidad técnica y profesional del personal del SINAPH, especialmente en el
manejo y monitoreo de los impactos de los visitantes;
f) el involucramiento del público, el sector turístico privado, las comunidades locales y los municipios en
la planificación y desarrollo del ecoturismo en las áreas protegidas;
g) la provisión de una experiencia de alta calidad para los visitantes en un ambiente sano y seguro;
h) la optimización del flujo de información y las oportunidades de educación ambiental para los
visitantes; y
i) el fomento de un sentimiento de orgullo social por el SINAPH.

A estos fines debe priorizarse el uso del Fondo de Áreas Protegidas y Vida Silvestre (FAPVS).

13
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

3. Marco estratégico
Aunque el país cuenta con un amplio marco estratégico, esta sección del informe se referirá a la estrategias
más relevantes al sector forestal, a saber: la Estrategia de Cambio Climático/CMNUCC y la Estrategia de
Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques/REDD+, la Estrategia Nacional de
Biodiversidad, la Estrategia Nacional de Desertificación y Sequía, la Convención RAMSAR, la Estrategia
Nacional de Control de la Tala Ilegal y el Acuerdo Voluntario de Asociación AVA-FLEGT.
3.1 Estrategia de cambio climático

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que es la base de la
estrategia nacional, tiene los siguientes puntos de atención:

 desarrollo e implementación de políticas y otros instrumentos (CMNUCC, estrategias y planes


nacionales entre otros);
 inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero (fuentes y sumideros);
 mitigación (reducción de las causas);
 fomentar el desarrollo de las áreas Kyoto mediante actividades de reforestación, forestación y
establecimiento de sistemas agroforestales y plantaciones dendroenergéticas;
 medición y cuantificación de carbono (captura);
 línea de base y datos hidro-meteorológicos para análisis, escenarios y proyecciones sobre impactos del
cambio climático en sectores prioritarios entre los cuales bosques productivos y ecoturismo;
 financiamiento de proyectos de mitigación;
 investigación e intercambio de información;
 Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL - reforestación, forestación) y REDD+ (Reducción de Emisiones
por Deforestación y Degradación de bosques - degradación y deforestación evitadas), energías
renovables y cogeneración (biomásicos, captura de metano);
 líneas de base específicas para proyectos energéticos, cambios de uso del suelo y silvicultura; y
 adaptación y restauración de ecosistemas afectados.

Estrategia de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+)


La Conferencia de las Partes (COP) de la CMNUCC adoptó una decisión en su sesión de diciembre de 2007,
fomentando el desarrollo de los países partes a contribuir las medidas de mitigación de gases de efecto
invernadero, en el sector forestal mediante la realización de actividades de REDD+, que incluyen la
reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques, la conservación de carbono de los
bosques, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono. La
ejecución de las actividades de REDD+ se llevará a cabo en tres fases diferentes, a partir de
(i) el desarrollo de estrategias nacionales o planes de acción, políticas y medidas, y creación de
capacidad, seguido por
(ii) su aplicación, incluyendo el desarrollo y transferencia de tecnología y actividades de demostración
basada en los resultados y la evolución en
(iii) las acciones basadas en los resultados que deben ser plenamente medidos, notificados y verificados.

El piloto de REDD+ y las actividades de demostración se encuentran actualmente implementadas por varias
iniciativas, como el Forest Carbon Partnership Facility (FCPF) y el Programa de la ONU-REDD+. Estos pilotos
integran los esfuerzos para incluir los aspectos ecológicos y socioeconómicos.
Honduras ha sometido su solicitud de asistencia, la cual ha sido aprobada y es implementada a través del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Los ecosistemas forestales capaces de
adaptarse al cambio climático pueden ofrecer medios de sustento a las personas y las comunidades que
dependen de los bosques, los cuales son aliados en la protección y en el apoyo a la mitigación del cambio
climático. Con el fin de mantener esta alianza, estas personas deberán participar activamente en los

14
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

procesos de toma de decisiones y será necesario contar con un sistema de compensación financiera por sus
esfuerzos. Esto es parte de la Estrategia de Preparación para REDD+ que apoya este programa.
El liderazgo de acciones de implementación lo ha ejercido la SERNA/Mi Ambiente aunque el ICF participa a
través de su Departamento de Cambio Climático y su Centro de Información Forestal (CIPF) como eje de
monitoreo, reportaje y verificación del proceso. Un sub-comité de REDD+ coordina acciones nacionales y es
co-liderado por ambas instituciones. Se ha establecido un área piloto sub-nacional que cubre más del 50%
del país y la gran mayoría de sus bosques. La línea base ha sido levantada y el ICF tiene la base de datos
ubicada en el CIPF. Muy poco del público en general conoce esta información.

3.2 Estrategia Nacional de Biodiversidad


En el 2000, fue finalizada la Estrategia Nacional de Biodiversidad y Plan de Acción (ENBPA). La ENBPA está
contenida en cuatro lineamientos estratégicos:
a) Conservación in situ, con el tema Áreas Protegidas (1 política, 4 estrategias y 20 operaciones);
b) Conservación ex situ, con los temas: Conservación y Usos Sostenibles de la Diversidad Biológica (2
políticas, 2 estrategias y 31 operaciones);
c) Generación y Transferencia de Tecnología, con los temas: Educación Ambiental, Intercambio de
Información, Investigación y Capacitación, Licenciamiento Ambiental y Ordenamiento Territorial (5
políticas, 12 estrategias y 33 operaciones); y
d) Distribución Equitativa de los beneficios de la Conservación, con los temas: Incentivos, Acceso a los
Recursos Genéticos y Biotecnología y Bioseguridad (3 políticas, 6 estrategias y 26 operaciones).
En suma, un total de 11 temas, 11 políticas, 24 estrategias y 110 operaciones.
Ya que esta estrategia fue elaborada para el período 2001 a 2011 y puede por lo tanto, encontrarse algo
desactualizada, este informe trata principalmente del Plan de Acción 2008 – 2021, el que fue basado a su
vez en esta estrategia.
Según este Plan de Acción, la visión del gobierno es que para el año 2021, “Honduras haya desarrollado
actividades y acciones de seguimiento para el fortalecimiento de las capacidades nacionales para el
cumplimiento con los compromisos ambientales globales y asuntos prioritarios del ambiente”, lo que
lleva a la misión de “velar por el cumplimiento de los compromisos ambientales globales y propiciar la
participación de la sociedad civil en el fortalecimiento sistemático de las capacidades nacionales mediante
la implementación de los programas ambientales existentes”.
El objetivo general es “generar una herramienta de trabajo para fortalecer y desarrollar las capacidades
individuales, institucionales y sistémicas para dar cumplimiento a los compromisos ambientales globales,
enfrentar las limitantes nacionales y llevar a cabo sus funciones de manera efectiva, eficiente y sostenible”.
Los cuatro objetivos específicos relacionados son:
(1) Fomentar y promover el conocimiento de los compromisos de los convenios ambientales globales,
mediante la implementación de mesas de trabajo, eventos y jornadas de capacitación, comunicación y
divulgación para fortalecer y desarrollar capacidades nacionales;
(2) Promover acciones y actividades para el fortalecimiento y desarrollo de capacidades a nivel individual,
institucional y sistémico, para el cumplimiento de los compromisos ambientales globales, a fin de tratar con
responsabilidad las cuestiones prioritarias del medio ambiente, la conservación y uso sostenible de los
recursos naturales que permitan incrementar la efectividad, el impacto, y la sostenibilidad de la gestión
ambiental;
(3) Fortalecer el marco institucional nacional que permita armonizar los instrumentos para el cumplimiento
de los compromisos ambientales globales y la gestión efectiva de los recursos naturales y del ambiente; y

15
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

(4) Formular planes, programas y proyectos que mejoren la capacidad de gestión nacional, de las
comunidades y poblaciones locales en la conservación y uso sostenible de los recursos naturales y
ambiente.
El plan considera a los tratados internacionales de los cuales Honduras es signatario, y establece los
siguientes temas que se relacionan directamente al sector forestal:
 diversidad biológica, dentro del cual se menciona como puntos de atención su conservación y la
implementación de la Estrategia Nacional de Biodiversidad y el SINAPH;
 participación social (también en relación a os beneficios generados);
 CHM13 (Clearing House Mechanism) de la Convención de Diversidad Biológica como mecanismo de
facilitación;
 educación y capacitación (también a nivel local);
 sistemas de información (SINIA, INFOAGRO y SINFOR);
 inventario y valoración económica de la diversidad biológica;
 gestión y manejo participativo de las zonas de amortiguamiento de las áreas protegidas;
 corredores biológicos y conectividad;
 gestión ambiental y sistemas productivos sostenibles;
 conservación y restauración de la diversidad biológica frente a procesos extremos;
 manejo sostenible de zonas de amortiguamiento;
 fondos de investigación y desarrollo; y
 descentralización de la gestión de la diversidad biológica.

3.3 La Estrategia Nacional de Desertificación y Sequía


La Estrategia Nacional de Desertificación y Sequía tiene los siguientes puntos de atención:
 revisión de leyes sobre gestión integral de los recursos hídricos, la conservación y restauración de los
humedales;
 conservación de los bosques remanentes e incorporación de nuevas áreas protegidas con problemas
de desertificación;
 protección y manejo de cuencas y microcuencas productoras de agua;
 demarcación y delimitación de la frontera agropecuaria para conservar muestras representativas de
ecosistemas forestales amenazados;
 fortalecer el programa nacional de conservación del medio ambiente y la reforestación;
 protección y manejo de las áreas forestales afectadas por incendios, plagas y enfermedades forestales;
 fomentar la gestión integrada de cuencas hidrográficas y la valoración ambiental de los recursos
hídricos en las zonas afectadas por procesos de desertificación y sequía.

3.4 La Convención RAMSAR


La Convención RAMSAR aplica a estrategias sobre humedales con los siguientes objetivos:
 desarrollar e implementar políticas, planes de acción y otros instrumentos para la conservación de los
humedales;
 ordenamiento territorial enfocado en comunidades indígenas y locales;
 reglamentar la ordenación y el uso sostenible de los humedales, para evitar usos perjudiciales;
 inventario nacional de humedales;
 incorporación de humedales importantes en el SINAPH;
 nuevos criterios de evaluación y elaboración de planes de manejo potenciando las funciones
ecológicas, bienes y servicios ambientales que brindan los humedales;

16
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

 restauración de humedales degradados;


 monitoreo;
 reactivación del comité nacional de humedales;
 participación popular y difusión; y
 mecanismos financieros para la conservación, restauración y uso sostenible de los humedales.

3.5 Estrategia Nacional de Tala Ilegal


La tala ilegal (y todos los procesos que esta conlleva) es uno de los principales, si no el principal, problema
del sector forestal en el país. Según estimaciones del ICF, entre 1964 y 2005, anualmente una área de entre
34.000 y 80.000 ha/año fue desforestada. Se parte de la premisa de que esta cifra actualmente se
encuentra en torno de unos 58.000 ha/año. Del Gatto (2004) estima la producción de madera ilegal en
125 – 145 mil metros cúbicos por año para los bosques latifoliados, lo que representa entre 75% y 85% de
la producción total, y en 350 – 600 mil m3/año para el bosque de pino, representando entre 30 y 50% de la
producción total.
Las consecuencias de esta alta tasa de ilegalidad incluyen la degradación del medio ambiente, causando
pérdida de suelo, biodiversidad, afectación de los recursos hídricos, entre otros. Al mismo tiempo, esta
ilegalidad implica una pérdida de ingresos financieros para el gobierno, la cual es estimada en 11 a 18
millones de dólares/año, y según FEHCAFOR-REMBLAH-NICAMBIENTAL (2003) puede alcanzar incluso los
US$ 55 a 70 millones. Además, la ilegalidad afecta al tejido social, por la corrupción que genera.
Las causas de la tala ilegal son múltiples. Entre las principales se encuentran primeramente los graves
problemas de la tenencia de la tierra. Más de la mitad de los bosques nacionales están ocupados. La falta
de instrumentos para promover y regularizar el aprovechamiento legal de estos recursos forestales lleva al
aprovechamiento ilegal. Frecuentemente ocurre la conversión de bosque en tierras agrícolas para asegurar
la tenencia de la tierra. Así se privatiza el patrimonio forestal nacional, involucrando instituciones del
gobierno tales como el Instituto de la Propiedad (IP), el INA, municipalidades y juzgados. El
aprovechamiento de bosques nacionales a través de contratos de usufructo o de manejo con las
comunidades es visto como alternativa.
Por otra parte hay una falta de coherencia entre las diversas políticas públicas que afectan al área rural, lo
que lleva a incentivos perversos, contradicciones y la imposibilidad de cumplir el conjunto de leyes y
normas sin violar alguna de ellas (entre otras, ya se ha mencionado la Ley de Fomento a la Actividad
Cafetalera).
Finalmente cabe resaltar que los trámites complejos y los altos costos tanto de pre-inversión como de
transacción son una causa importante de la tala ilegal. Para acceder a la legalidad fueron identificados 53
procedimientos y 71 pasos (Sánchez M., VERIFOR, 2007).
Para enfrentar esta situación, el gobierno formuló la Estrategia Nacional para el Control de la Tala y el
Transporte Ilegal de los Productos Forestales(ENCTI), siendo esta un instrumento que une a quienes
impulsan el aprovechamiento sustentable y la conservación de los ecosistemas forestales y la vida silvestre
de Honduras, promoviendo alianzas y sinergias entre los actores involucrados.
La ENCTI se basa en ocho principios y valores: fomento, simplificación de normas y procedimientos,
especialización y complementariedad de los diversos actores, subsidiariedad a través de descentralización,
desconcentración y delegación de funciones de los servicios relevantes, integridad y transparencia,
reducción de la discrecionalidad, participación ciudadana y distribución equitativa de los beneficios.
La ENCTI tiene tres objetivos estratégicos:
(i) Prevenir el aprovechamiento ilegal, cohesionando el sector forestal: liderazgo proactivo y
coordinación interinstitucional por parte del ICF, armonización de las políticas públicas,
perfeccionamiento del marco legal y normativo, modernización del ICF, reducción de la impunidad,

17
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

regularización de la tenencia de tierra en los bosques nacionales, y ejecución de una estrategia de


comunicación.
(ii) Fomentar el aprovechamiento legal: establecimiento de instrumentos de fomento económico,
simplificación de las normas, estandarización y racionalización de los procesos administrativos, y
favorecimiento de las comunidades rurales.
(iii) Controlar el aprovechamiento: refuerzo de la presencia del estado en el territorio. un Sistema
Informático de Registro, Administración y Control Forestal (SIRACOF) articulado al Sistema Nacional
de Información Forestal (SNIF) verifica la correcta ejecución de los Planes de Manejo Forestal y los
POA en los bosques, así como el consumo de madera legal por parte de la industria. También
pretende instituir la guardería forestal en el marco de un Sistema de Control y Vigilancia de los
Recursos Forestales, Áreas protegidas y Vida Silvestre. Esto no lo respalda la misión en vista que
experiencias pasadas han mostrado ser un fracaso y un ejemplo de corrupción y politización.

3.6 El Acuerdo Voluntario de Asociación AVA-FLEGT


Aunque no esté mencionado ni en la ENCTI ni en el PRONAFOR (Programa Nacional Forestal, Áreas
Protegidas y Vida Silvestre), el AVA-FLEGT (porque es un proceso que surge después de los mencionados)
constituye un instrumento con muchísimo potencial para el combate de la tala ilegal. Como primer país en
América Latina Honduras inició en 2012 negociaciones con la UE para un Acuerdo Voluntario de Asociación
en el ámbito FLEGT (AVA-FLEGT). En enero del presente año hubo la tercera ronda de negociaciones en
Tegucigalpa. La firma del acuerdo, prevista para junio de 2015, fue postergada para junio de 2016, debido a
reclamaciones principalmente por parte de los pueblos indígenas y afro-hondureños, de que no habían sido
consultados suficientemente y que el resultado preliminar de las negociaciones no reflejaba sus intereses y
preocupaciones.
El AVA-FLEGT no considera solamente la producción de madera pero también la legalidad de la cadena de
custodia en su totalidad, incluyendo el comercio y la transformación, para que haya garantía de legalidad
también para el consumidor final. El sistema establecido para tal es el Sistema para Asegurar la Legalidad
– SAL. Los cinco elementos claves del SAL son: legalidad, sistema de trazabilidad, verificación de
legalidad, licencia FLEGT y auditoría independiente.
El AVA-FLEGT es considerado por todos los actores presentes en las negociaciones (gobierno, sector
privado, sociedad civil y pueblos indígenas) como una gran oportunidad para que el país regularice su
sector forestal. Los requerimientos de la UE representan acciones que el país necesita incluso sin considerar
exportación de productos forestales a la UE. Además, se amplía el mercado internacional
considerablemente. Mientras que sin el AVA-FLEGT el país tendría dificultades de implementar las medidas
necesarias para posicionar el sector forestal en la legalidad, los aportes técnicos y financieros ofrecidos por
la UE constituyen una oportunidad única para que el país legalice su sector forestal y fortaleza su
gobernabilidad forestal.
La negociación ha permitido revisar el marco legal forestal y articular las políticas e instrumentos de
planificación, generar mayor coordinación interinstitucional entre las instituciones con competencias
directas y complementarias en materia forestal, promover la participación local e involucrar a los actores
con mayores argumentos para hacer valer sus derechos y demandas, y visibilizar nuevos actores.

18
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

4. El Programa Nacional Forestal (PRONAFOR)


El Programa Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre – PRONAFOR se enmarca en La Visión de
País 2010 – 2038 y el Plan de Nación 2010 – 2022, la Política Nacional Forestal, la Ley Forestal, Áreas
Protegidas y Vida Silvestre y la Política del Sector Agroalimentario y del Medio Rural, y constituye el brazo
operativo de la política forestal, guiando la gestión del sector forestal para el período 2010 – 2030. El
PRONAFOR está en línea con los compromisos internacionales asumidos por el país, como diversos tratados
relacionados a la biodiversidad, medio ambiente etc. La principal finalidad del PRONAFOR es la de
posicionar al sector forestal para que se valorice y aumente su contribución al desarrollo productivo, social
y ambiental, aprovechando sus ventajas comparativas, y promoviendo la competitividad de los bienes y
servicios generados a través de los recursos forestales. La estrategia de implementación, que contempla la
gestión, coordinación, seguimiento, comunicación, financiamiento, inversión pública y privada y operación
se debe evaluar cada dos años a través del Comité Nacional del PRONAFOR, y es coordinado por el ICF, en
vinculación con el COCONAFOR (Consejo Consultivo Nacional Forestal), CONAPROFOR y su Comité Técnico
Normativo (CONOT), los Consejos Consultivos Municipales y Comunitarios, y los ejecutores del PRONAFOR.
Se prevén los siguientes fondos para la implementación y el desarrollo del PRONAFOR: el presupuesto
general de ingresos y egresos de la República, préstamos y donaciones, fondos previstos por el Programa
Estratégico de Seguridad Alimentaria, el Fondo de Reinversión y Fomento de Plantaciones, el Fondo para el
Manejo de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, fondos para la competitividad a través de la Fundación para la
Inversión y Desarrollo de las Exportaciones (FIDE), la ecotasa sobre importación de vehículos usados, y PSA.
De acuerdo con sus objetivos, PRONAFOR cuenta con cuatro subprogramas que están detallados a
continuación.

4.1 Subprograma de Desarrollo Económico Forestal


Este subprograma busca desarrollar las potencialidades del bosque productivo con vistas al fortalecimiento
de la economía rural, e incluye la cadena de valor completa, o sea que considera todos los aspectos desde
producción y transformación hasta la comercialización. El subprograma se concentra principalmente en los
bosques de propiedad privada, tanto en el manejo de bosque como en la inversión en plantaciones y la
regeneración natural.

4.2 Subprograma de Desarrollo Forestal Comunitario


El Subprograma de Desarrollo Forestal Comunitario está enfocado a mejorar las condiciones
socioeconómicas de las familias rurales e impulsar el desarrollo de pequeñas y medianas empresas
forestales, aprovechando los recursos forestales de bosques nacionales y ejidales.

4.3 Subprograma de Servicios Ambientales, Restauración de Ecosistemas y Cambio Climático


Este subprograma enfoca en el fortalecimiento de la capacidad reguladora del recurso forestal y los
recursos hídricos a través actividades de mitigación del cambio climático. Busca restaurar los servicios
ambientales rehabilitando ecosistemas forestales degradados, mejorando al mismo tiempo las condiciones
sociales de las comunidades rurales. Concibe también la creación de condiciones legales normativas y
operativas que permitan la gobernabilidad, valoración, negociación y compensación por servicios
ambientales.

4.4 Subprograma de Áreas Protegidas y Biodiversidad


Este cuarto subprograma pretende fortalecer el Sistema Nacional de Áreas Protegidas – SINAPH, para
asegurar la representatividad ecológica y la conservación de la biodiversidad mediante el manejo y el
aprovechamiento sostenible de las áreas protegidas involucrando los gobiernos municipales, las
comunidades locales y ONG.

19
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

5. Análisis FODA del sector forestal


El análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) ha permitido evaluar el sector
forestal de cara a sus atribuciones, autoridades y responsabilidades. La base para ello han sido dos
elementos clave para el ICF. Primero, su atribución establecida en la Ley Forestal (artículo 18, inciso 4):
Ejecutar las acciones necesarias para el cumplimiento de la política, los principios y objetivos de la presente
Ley, el Programa Nacional Forestal (PRONAFOR) y otros programas afines; y segundo, la capacidad
institucional del sector público para hacerle frente a sus atribuciones, autoridades y responsabilidades.
El PRONAFOR se establece como “el brazo operativo de la Política Forestal en la búsqueda de una
contribución significativa del Sector al desarrollo socio-económico y la reducción de la vulnerabilidad
ambiental de Honduras. El PRONAFOR constituye la guía para la Gestión Forestal, Áreas Protegidas y Vida
Silvestre en el período 2010-2030 que orientará la planificación operativa de los diferentes actores del
Sector.” (Rep. de Honduras, 2011). Como tal pues, se hace necesario hacer este análisis para medir las
fortalezas, las oportunidades, las debilidades y las amenazas que tiene el sector para cumplir con los
objetivos y subprogramas allí planteados.
Como tal pues, el análisis FODA que a continuación se presenta, se mide de cara a los cuatro sub-programas
del PRONAFOR y a sus capacidades institucionales para implementar el desarrollo del sector a nivel
nacional.

20
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

5.1 Análisis FODA del Subprograma Desarrollo Económico Forestal

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

1. Fomentar y desarrollar la (i) Abundancia de tierras de (i) Oportunidades de (i) Poca experiencia en (i) Invasiones de tierras con
industria del cultivo forestal para vocación forestal, algunas mercados nacionales e plantaciones plantaciones
incrementar la superficie con con buen potencial de internacionales para (ii) Inseguridad de tenencia (ii) Introducción de especies
cobertura forestal del país, crecimiento productos maderables, no de la tierra exóticas inadecuadas.
mediante actividades de (ii) Existencia de especies maderables y de carbono (iii) Altos costos de inversión (iii) Plagas e incendios
forestación y reforestación para nativas adecuadas (ii) Excelente potencial para (iv) Poco acceso a financia- (iv) Competencia desleal del
mejorar e incrementar la oferta de ecológica- y mejorar la generación de miento y a instrumentos sector informal
materia prima de alta calidad y económicamente bienes y servicios financieros para mitigar
contribuir al crecimiento ambientales el riesgo
económico en las áreas rurales (iii) Demanda nacional de (v) Baja rentabilidad y altos
forestales biomasa para generación costos de transacción
de energía comparados con usos
alternos
2. Aumentar la productividad del (i) Recursos humanos (i) Oportunidades de (i) Acceso a transferencia (i) Invasiones de tierras con
bosque natural mediante el calificados disponibles mercados nacionales e de tecnología restrin- bosque naturales
manejo forestal sostenible, (ii) Recursos forestales internacionales para gido e inoperancia del (ii) Plagas e incendios
investigación científica y aplicada naturales abundantes productos maderables, no SINFOR (iii) Competencia desleal del
y transferencia tecnológica, de (iii) Tecnología y experiencia maderables y de carbono (ii) Inseguridad de tenencia sector informal
manera tal que se maximice su existentes (ii) Excelente potencial para de la tierra (iv) Arbitrariedad e incerti-
utilización y mejore su mantener la generación (iii) Poco acceso a financia- dumbre en relación a
rentabilidad, con la participación de bienes y servicios miento y a instrumentos otros costos adicionales
del sector público, sector privado ambientales financieros para mitigar
y de las comunidades rurales. (iii) Demanda nacional de el riesgo
biomasa para generación (iv) Baja rentabilidad y altos
de energía costos de transacción
(iv) Generación de empleo e comparados con usos
ingresos para alternos
comunidades rurales, (v) Consecuentemente, hay
municipios y sector poca disposición para
privado invertir en el manejo
forestal sostenible

21
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

3. Combatir y controlar la tala (i) Existencia de una (i) Recursos financieros y (i) Baja capacidad y (i) Activa oposición del
ilegal de productos forestales y la Estrategia Nacional de asistencia de la UE a presencia institucional e narcotráfico como activi-
deforestación mediante la Control de la Tala Ilegal través del MOSEF, CliFor inter-institucional dad asociada
implementación de una estrategia (ii) AVA-FLEGT y PAPSFOR (Programa de comparada con la (ii) Presión de la frontera
nacional con la participación de (iii) Apoyo político al más alto Apoyo Presupuestario magnitud del problema agrícola
instituciones y organizaciones del nivel Sectorial Forestal) (ii) Corrupción (iii) Posesión ilegal de tierras
sector público y sociedad civil. (iv) Sector de transformación (ii) Apertura del mercado (iii) Legislación relativa a la públicas forestales
motivado para salir de la europeo tenencia de la tierra es
ilegalidad contradictoria
4. Facilitar procesos de (i) Existe una base industrial (i) Apertura de mercado (i) Industria primaria (i) Oferta más competitiva
conformación, reconversión y forestal que puede servir diversificado concentrada con poco de otros países
consolidación de las empresas e como punto de partida incentivo para buscar productores
industrias forestales, organización (ii) Existe alguna experiencia nuevos mercados
de clusters o conglomerados en el país de certificación (ii) Estructuras institucio-
productivos e inteligencia de nales existentes poco
mercados, para incrementar el orientadas a la industria
valor agregado de los productos forestal
forestales y fomentar la (iii) Industria de transfor-
competitividad. mación resistente a
inversiones innovadoras
(iv) Insuficiencia de mano de
obra especializada
5. Mejorar la salud fitosanitaria de (i) Existencia de un Consejo (i) Oportunidades de (i) Sin PSA, los recursos (i) Aumento de incendios y
las áreas boscosas, para mantener Nacional de Protección empleo rural a través de financieros para su pago ocurrencia de plagas
la calidad genética y la Forestal (CONAPROFOR) Con Chamba Vivís Mejor son insostenibles en el debido al cambio
conservación de suelos y aguas, (ii) Existe conciencia y (Chamba Comunitaria) largo plazo climático
mediante la implementación de conocimiento sobre el (ii) Alianzas estratégicas con (ii) Inexistencia del (ii) Prácticas agropecuarias
una estrategia nacional de problema municipios, comunidades CONAPROFOR a nivel tradicionales con el uso
protección forestal y sector privado operativo/local del fuego
(iii) Sinergia con las (iii) Deficiencia en el
iniciativas de manejo monitoreo, reportaje y
forestal sostenible verificación de las

22
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

(iv) Oportunidad de ser incidencias de incendio y


pagado por recursos plagas
provenientes de los
pagos por servicios
ambientales (PSA)
Tabla 3: Subprograma Desarrollo Económico Forestal

5.2 Análisis FODA del Subprograma Desarrollo Forestal Comunitario

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

1. Contribuir a reducir la pobreza (i) Prioridad clara en la (i) Recursos financieros y (i) Existe gran variabilidad (i) Competencia desleal del
de las comunidades asentadas en política forestal para el asistencia de la UE a en el potencial sector informal
tierras de vocación forestal, bosque nacional través del MOSEF, CliFor productivo de los (ii) Invasiones ilegales por
incorporándolas al manejo (ii) Hay recursos humanos y PAPSFOR bosques nacionales privados en el bosque
integral y conservación sostenible con experiencia (ii) Apertura de nichos entre comunidades nacional
de sus recursos naturales. especiales en el mercado (ii) Muchas comunidades
europeo tienen poca afinidad con
la actividad forestal
(iii) Bajo nivel de organiza-
ción comunitaria
(iv) Muy bajo nivel de orga-
nización empresarial del
negocio forestal
(v) En muchos casos, el
valor agregado se
genera fuera de la
comunidad
(vi) Poco acceso a
financiamiento y a
instrumentos financieros
para mitigar el riesgo

23
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

(vii) Baja rentabilidad y altos


costos de transacción
comparados con usos
alternos
(viii)Bajo nivel tecnológico
del manejo forestal
sostenible
2. Fortalecer los procesos (i) Prioridad clara en la (i) Recursos financieros y (i) Bajo nivel educativo (i) Corrupción
organizativos y empresariales que política forestal para el asistencia de la UE a (ii) Muchas comunidades (ii) Interferencias de
permitan mejorar los sistemas de bosque nacional través del MOSEF, CliFor tienen poca afinidad con terceros por intereses
producción forestal y agroforestal (ii) Hay recursos humanos y PAPSFOR la actividad forestal propios
sostenibles de carácter con experiencia (ii) Apertura de nichos (iii) Bajo nivel de organiza- (iii) Conflictos de interés
participativo y comunitario. especiales en el mercado ción comunitaria intra- e inter-
europeo (iv) Muy bajo nivel de orga- comunitarios
nización empresarial del
negocio forestal
Tabla 4: Subprograma Desarrollo Forestal Comunitario

5.3 Análisis FODA del Subprograma Servicios ambientales, restauración de ecosistemas y cambio climático

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

1. Consolidar acuerdos y arreglos (i) Actividad priorizada por (i) Decisión de política de (i) No existe una (i) Usos conflictivos en las
interinstitucionales para elabora- la política forestal y descentralización descentralización formal micro-cuencas decla-
ción de planos maestros de las otras políticas aplica- (ii) Apoyo de la comunidad en el proceso de radas
cuencas hidrográficas priorizadas, bles cooperante declaratoria
con énfasis en la producción de (ii) Prioridad de la política (ii) Mezcla de diferentes
agua, tanto en calidad y cantidad forestal tenencias en las micro-
como en oportunidad, conservación (iii) Prioridad local por sus cuencas declaradas
de suelos y otros servicios necesidades sentidas (iii) Ausencia de autoridad de
ambientales, mediante el manejo sobre el agua agua en las micro-
integrado de microcuencas hidro- (iv) Organizaciones locales cuencas, a nivel local, en

24
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

gráficas priorizadas y la restau- existentes muchas comunidades


ración de ecosistemas forestales
degradados.
2. Valorar los servicios ambientales (i) Mecanismos de PSA (i) La escasez del agua es (i) Poco personal técnico (i) Resistencia de los
generados por los ecosistemas y las previstos en varias leyes una oportunidad y una calificado en la usuarios del agua por su
cuencas hidrográficas, con énfasis (ii) Prioridad local por sus necesidad sentida estimación y operación visión tradicional que el
en el recurso hídrico (agua) para necesidades sentidas (ii) Relación directa entre el de los PSA agua es un bien gratuito
consumo humano, riego e sobre el agua agua y los ecosistemas
hidroenergía. (iii) Organizaciones locales como sus medios de
existentes producción
3. Restaurar los ecosistemas (i) Alto impacto para las (i) La escasez del agua es (i) Alto costo de inversión (i) Sin concienciación de la
forestales degradados para zonas del corredor seco una oportunidad y una (ii) Dependencia de los población local y mejora-
recuperar el funcionamiento y la donde los niveles de necesidad sentida recursos financieros miento de sus prácticas
estructura de los mismos en áreas pobreza afectan a la (ii) Relación directa entre el limitados del sector de manejo de recursos
donde se han realizado usos no población local tanto en agua y los ecosistemas público naturales, la restauración
sostenibles y donde el estado de lo económico como en lo como sus medios de (iii) Imposibilidad de cobro será revertida
degradación ha superado los ambiental producción de PSA (ii) Impactos negativos del
umbrales de autoregeneración y (iii) Oportunidades de recur- cambio climático,
que se responda a las demandas sos a través de los especialmente en las
sociales. mecanismos REDD+/MDL zonas más vulnerables
4. Revertir procesos de degradación VÉASE OBJETIVO 3 VÉASE OBJETIVO 3 VÉASE OBJETIVO 3 VÉASE OBJETIVO 3
de los ecosistemas forestales de
manera tal que se contribuyan a
actuar sobre el cambio climático, la
diversidad biológica y la lucha
contra la sequía, incorporando
mejores prácticas silviculturales y
de manejo forestal dirigidas a una
reducción de las emisiones de gases
de efecto invernadero.
Tabla 5: Subprograma Servicios ambientales, restauración de ecosistemas y cambio climático

25
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

5.4 Análisis FODA del Subprograma Áreas protegidas y biodiversidad

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

1. Consolidar, armonizar y apoyar el (i) Existen: políticas, estra- (i) PSA y carbono (i) Poca racionalización en la (i) Titulación de tierras en
Sistema Nacional de Áreas tegias, metodologías, (ii) Ecoturismo declaratoria de AP áreas núcleo de AP (Ley
Protegidas fortaleciendo las planes de acción y (iii) Existen estrategias y (ii) Existen varias AP sin lógica de Fomento a la
iniciativas de co-manejo públicas y reglamentos de planes de uso público consistente de existencia Producción Cafetera)
privadas. biodiversidad, SINAPH y para turismo en AP (iii) Insuficiente personal (ii) Invasión de AP por
ecoturismo (iv) Existen estrategias y técnico calificado a nivel plantaciones de palma
(ii) Existe un Fondo de Áreas metodología para la profesional, técnico y de africana, por ganadería
Protegidas y Vida concesión de servicios guarda recursos y cultivos de café,
Silvestre (FAPVS) que comerciales en AP (iv) Requerimientos financieros actividades productivas
genera recursos anuales (v) Priorización clara de las más allá de lo existente prioritarias del gobierno
provenientes de 52 AP más relevantes (v) Intervención del estado en (iii) Actividades ilegales del
impuestos a la el FAPVS, haciéndolo poco narcotráfico en AP,
importación de vehículos atractivo a los donantes especialmente las más
automotores nacionales e interna- remotas
(iii) Mesa de co-manejadores cionales (iv) Actividades insosten-
(MOCAPH) efectiva ibles de turismo,
especialmente en AP
marinas y marino-
costeras.
(v) Impactos del cambio
climático
2. Asegurar la conservación in situ y (i) Actividad prioritaria en la (i) PSA y carbono (i) Pocas áreas de tenencia (i) Baja motivación de
ex situ de la diversidad biológica a Estrategia Nacional de (ii) Ecoturismo pública están disponibles propietarios privados
través del manejo, protección y Biodiversidad (ii) Alta dependencia de la
conectividad entre paisajes, (ii) Red existente de voluntad de los
ecosistemas y hábitats, naturales o propietarios privados de propietarios privados
modificados entre las áreas reservas naturales (iii) Fragmentación de las
protegidas públicas y privadas. (REHNAP) áreas naturales
remanentes
(iv) Rentabilidades más

26
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

atractivas en usos
alternos
3. Fomentar el manejo y NB: ESTE OBJETIVO DEBE SER
aprovechamiento sostenible de la PARTE DE LOS PLANES DE
biodiversidad reconociendo los MANEJO DE CADA AP
escenarios, dinámicas de las
poblaciones, potencialidades y
necesidades locales mediante
estudios y planes de manejo que
regulen su uso y promuevan la
restauración y rehabilitación de
ecosistemas degradados en las
áreas protegidas.
4. Promover la investigación (i) Existencia de red de (i) Potencial económico de (i) Inoperancia del SINFOR ninguna?
científica de la diversidad biológica, universidades con los recursos genéticos
con la finalidad de conservar y disciplinas relevantes
restaurar los recursos genéticos (ii) Alguna experiencia
amenazados y en peligro. generada en monitoreo
biológico
(iii) Existencia del Instituto
Regional de Biodiversidad
(IRBIO)
Tabla 6: Subprograma Áreas protegidas y biodiversidad

5.5 Análisis FODA de Objetivos relevantes adicionales de la Institucionalidad pública del sector forestal

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

1. Estructura organizacional, (i) Presencia regionalizada (i) Potencial para delegar (i) Alta tramitología (i) Resistencia al cambio
desconcentración y descen- (ii) Integra conceptos de atribuciones a las (ii) Alta dependencia admi- (ii) Sin mecanismos de
tralización conservación y desarrollo direcciones regionales nistrativa, presupuestaria y control, decisiones

27
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

sostenible (las dos sub- (ii) Fondos de financiamiento de poder de decisión de la irregulares inherentes
direcciones) para AP y para re- sede del ICF, por parte de a la desconcentración
(iii) Existencia de una política inversión y fomento de las direcciones regionales.
nacional de gobierno hacia plantaciones (iii) Baja capacidad técnica y/o
la descentralización (iii) Las municipalidades moti- operativa en algunas
vadas para resolver pro- municipalidades
blemas locales sentidos
2. Recursos financieros (i) Existencia de los fondos (i) Recursos de MOSEF, (i) Dependencia de recursos (i) Reducciones
FAPVS y FRFP (Fondo de CliFor y PAPSFOR externos presupuestarias aún
Reinversión y Fomento de (ii) Dependencia de ingresos mayores
Plantaciones) por cargos administrativos

3. Recursos humanos (i) Abundancia de profe- (i) Existencia de centros de (i) Desequilibrio entre el (i) Situación irregular del
sionales forestales a nivel formación profesional número de funcionarios personal heredado de
nacional forestal técnicos y administrativos, la extinta AFE-
(ii) Buen nivel técnico de los en favor de los últimos COHDEFOR que
profesionales del ICF (ii) Actitud burocrática del imposibilita cambios
funcionario público institucionales
enfocada más en trámites requeridos para la
que en soluciones modernización del ICF
4. Planificación sectorial (i) Prioridad política del (i) Procesos de capacitación (i) Limitaciones en el análisis (i) Pérdida de importancia
sector de MOSEF y CliFor sectorial, particularmente política del sector
(ii) Amplio abanico de en la jerarquización de los (ii) Subestimación de la
políticas,estrategias y factores y las relaciones contribución
planes transversales económica del sector
(ii) Poca retroalimentación, forestal frente a otros
flujos y sistematización de sectores más visibles
información y análisis económicamente
(iii) Inadecuada definición de
las necesidades de
cooperación externa
5. Planificación institucional (i) Prioridad política al nivel (i) MOSEF, CliFor y (i) Baja capacidad interna (i) Pasivo laboral no

28
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Objetivos Fortalezas Oportunidades Debilidades Amenazas

de la Dirección Ejecutiva PAPSFOR (ii) Ausencia de un plan de solucionado


carrera
(iii) Inadecuada política interna
de recursos humanos
(iv) Desconsideración de las
necesidades de las
Direcciones Regionales
6. Coordinación inter-institucional (i) Existencia conjunta (i) MOSEF (i) Subestimación de la (i) Falta de retos y
MiAmbiente/ICF importancia y potencial del motivación para
(ii) Existencia de COCONAFOR COCONAFOR como fomentar asistencia al
y los Consejos Consultivos mecanismo de coordina- nivel apropiado
de otros niveles ción y de incidencia
(iii) Los problemas locales son (ii) Alta rotación de los
más sentidos al nivel de miembros participantes del
los Consejos Municipales COCONAFOR
y/o locales lo que conlleva (iii) Capacidad técnica limitada
una mejor motivación de la Mesa Temática
Desarrollo Forestal
Comunitario
(iv) Baja proactividad de las
mesas temáticas
Tabla 7: Objetivos relevantes de la Institucionalidad pública del sector forestal

29
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

6. Conclusiones y recomendaciones
A continuación se tratarán los temas más importantes que afectan al sector forestal de Honduras. Para
cada uno se describe brevemente el problema, debilidad o amenaza y se recomiendan medidas para
mitigar los impactos en el corto plazo y resolver el problema, obstáculo, debilidad o amenaza, en el largo
plazo.
Es indudable la fortaleza que tiene Honduras en su recurso forestal. Sin embargo, a través de los años, las
oportunidades se han perdido y, sin duda alguna, continuarán perdiéndose si no se aprovechan las
oportunidades y se desaparecen las amenazas al sector. El sector se encuentra en una coyuntura en este
momento de oportunidades y de voluntad política, que ojalá permitan seguir las recomendaciones que
siguen para asegurar el logro de un desarrollo equitativo y sostenible con base en el más importante
recurso natural de Honduras.

1. TENENCIA DE LA TIERRA Y SEGURIDAD JURÍDICA

No cabe duda que esta es la amenaza más importante que tiene el sector forestal. La inseguridad de
tenencia e inseguridad jurídica son los obstáculos principales para toda inversión de corto, mediano o largo
plazo. En las tierras forestales privadas, hay constantes invasiones destructivas y en las tierras forestales
públicas, hay constantes invasiones ilegales por privados, igualmente destructivas. La seguridad de tenencia
y jurídica es un elemento sine qua non para la inversión, especialmente cuando esta es de largo plazo,
como es el caso del sector forestal de Honduras.
Recomendaciones de Corto Plazo
 Acelerar el proceso de emisión de títulos (también de áreas públicas a nombre del estado) y
regularización de derechos.
 Realizar negociaciones inter-institucionales para resolver conflictos (café y otros) con apoyo del
COCONAFOR, cámara legislativa y Poder Ejecutivo.
 Activar las autoridades competentes para que tomen actitudes más proactivas (sobre todo en caso
de problemas urgentes, tales como invasiones) haciendo las reacciones de autoridades más
prontas, efectivas y eficaces; esto debe ser de ejecutoria a nivel local y a nivel judicial.

Recomendaciones de Mediano plazo


 Armonización de las contradicciones entre leyes que amenazan el bosque.
 Reconsiderar las estrategias de gobernabilidad asociadas con el combate al narcotráfico cuyas
actividades impactan en la corta y el tráfico ilegal de madera, limitan los accesos y afectan la
seguridad, especialmente en las áreas protegidas y al lavado de activos asociado con cambios de
uso y compra de tierras forestales.

2. COSTOS Y TRÁMITES

La tramitología en el pasado ha introducido oportunidades de corrupción y ha tenido un alto impacto en los


costos de transacción para el sector.
Recomendaciones
 Agilizar y simplificar procedimientos burocráticos a través de la desconcentración y
descentralización de atribuciones.

30
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

 Implementar el sistema de Técnico Forestal Calificado para tercerizar los servicios de certificar y
monitorear planes de manejo y planes operativos.
 Reducción de costos administrativos, racionalización del personal y desconcentración del uso del
Sistema de Administración Financiera Integrada (SIAFI) a las administraciones regionales del ICF;
esto también incluye el saneamiento de la situación del personal del ICF y su regularización en el
Servicio Civil.
 Medidas para limitar cobros municipales (si no se puede imponer, que se concierte y socialice en
los Consejos Consultivos Municipales); esto implica análisis legal y concertación con la Asociación
de Municipios de Honduras (AMHON) y la Secretaría del Interior. Los Consejos Consultivo
Municipales pueden ser excelentes mecanismos de concienciación y socialización a nivel local.
 Revisar la política del cobro de tronconaje para la forestería comunitaria, motivando el manejo
forestal sostenible como negocio para las comunidades. Después de todo, el instrumento de
tronconaje es para financiar el manejo sostenible de los bosques nacionales y si las acciones y las
inversiones (que deben ser monitoreadas por el ICF) las están haciendo los grupos comunitarios,
para ellos debe ser también el beneficio de condonarse el 100% del tronconaje.

3. PLAGAS E INCENDIOS

La ocurrencia de incendios forestales es un problema de grandes dimensiones para la degradación y la


regeneración de bosques, especialmente de pino. Su frecuencia afecta también la resistencia de los
bosques a plagas y enfermedades y afecta negativamente en su crecimiento. Comúnmente, en el pasado,
los incendios forestales se han considerado como un problema que le atañe solamente al ente forestal
público, ahora el ICF. La reducción en la capacidad institucional del ICF obliga a crear alianzas estratégicas
con municipios, comunidades, sector privado y Fuerzas Armadas, como mínimo, para hacerle frente a la
prevención y combate de incendios forestales. Por otro lado, la plaga de mayor incidencia es la del gorgojo
barrenador (Dendroctonus sp.) que se encuentra endémicamente en los bosques de pino. El cambio
climático, la falta de manejo forestal y el debilitamiento por incendios contribuyen a que dicha plaga se
propague en forma explosiva, como es el caso ahora, especialmente en Olancho. La muerte de tantos
rodales completos es una amenaza para el bosque de pino a nivel nacional. La capacidad de reacción en
cortas de saneamiento es fundamental. Igualmente las alianzas antes mencionadas son absolutamente
necesarias para el combate de esta plaga. El manejo sostenible de los bosques y la prevención de incendios
son la mejor forma de prevenir brotes explosivos.
Recomendaciones
 Municipalización del CONAPROFOR (creación de Consejos Municipales de Protección Forestal,
COMUPROFOR). Para simplificar de tantas instancias y viendo que una mayoría de los miembros
son coincidentes entre COCONAFOR y CONAPROFOR, se podría ampliar el primero para incluir las
que no están y poner operativos los Consejos Consultivos locales y municipales para propósitos de
la campaña de prevención y combate de incendios.
 Apoyo a municipios para organizar actividades de prevención y combate (p.e. brigadas de combate
contra incendios y plagas) y buscar el financiamiento necesario a través de programas nacionales
de generación de empleos (como actualmente se hace con el Programa “Con Chamba Vivís Mejor”
y los pagos por servicios ambientales, REDD+, etc.).

4. ILEGALIDAD

31
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

La ilegalidad es otro elemento desmotivador de la inversión y de la participación en negocios lícitos.


Muchas cooperativas y grupos comunitarios han sufrido de deserción para unirse a actividades ilegales. El
impacto en la rentabilidad de la inversión es enorme ya que los ilegales tienden a vender productos más
baratos y el mercado, para ahorrar, prefiere comprar el más barato. Cuando los volúmenes son
importantes, estos invaden el mercado y hacen fracasar los negocios lícitos. Hay una serie de impactos todo
a lo largo de la cadena de valor que señalan la importancia de la ilegalidad en todo el sector. Este es un
problema de urgente atención.
Recomendaciones
 Otorgar prioridad absoluta a la implementación de la ENCTI y el AVA-FLEGT, dedicando parte de los
recursos del PAPSFOR para ello.
 Poner en práctica mecanismos que aprovechen la inter-institucionalidad del problema ilegal.
 Incentivar la legalidad a través de instrumentos como la co-inversión con los fondos FAPVS y FRFP y
con la facilitación de trámites, cobros por la madera en pie y otros cobros, etc.

5. ACCESO Y MECANISMOS DE FINANCIAMIENTO

Los obstáculos a la inversión forestal han sido tan grandes, especialmente el problema de inseguridad
jurídica y de tenencia, que la inversión en el manejo forestal sostenible de bosques privados se ha limitado
a unos pocos de los grandes bosque- e industria-tenientes, con recursos propios. Esta es una situación
anómala y adversa al desarrollo del sector. De resolverse estos problemas, la demanda por recursos
financieros podría detonarse. Entonces se vuelve importante la accesibilidad al crédito forestal. De
momento, esta demanda ha sido y continúa siendo cero. Para asegurar que se pueda allanar el camino al
crédito forestal cuando se den las condiciones, se recomienda lo siguiente:
Recomendaciones
 Re-diseñar los fondos FAPVS y FRFP para que sean descentralizados del ICF, tengan los controles
que garanticen su transparencia, recauden fondos públicos, privados e internacionales y sirvan
como instrumentos de incentivos y fomento que respalden y fortalezcan políticas forestales y de
conservación nacional.
 Viabilizar proyectos MDL y REDD+ (reglamentación, información, facilitación a través de la
Estrategia Nacional de Preparación de REDD+ con PNUD y otros)
 Universalizar los PSA (estructuras, concientización, apoyo a municipalidades, normativas) y resolver
conflictos entre leyes, tomando consciencia que los mayores beneficios del PSA son locales,
municipales o comunitarios.
 Promover líneas de crédito y crear instrumentos de reducción de riesgo y de garantías, específicas
para el sector forestal.
 Inversión de recursos provenientes del tronconaje y otros impuestos, en los fondos FAPVS y FRFP
para financiar el manejo forestal sostenible comunitario y subvencionar obras comunitarias para
los que tienen contratos de usufructo o de manejo forestal de largo plazo, según los determine la
política forestal nacional.

6. CAPACIDAD INSTITUCIONAL

El liderazgo del ICF es condición sine qua non para el desarrollo del sector forestal. La solución de los
problemas institucionales no puede esperar para asegurar que todas las otras medidas sectoriales también
se tomen.

32
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Recomendaciones
 Implementar un proceso de re-ingeniería del ICF que priorice la eficiencia, la desconcentración en
la toma de decisiones, la descentralización en las alianzas públicas y privadas (APP), la rendición de
cuentas y la transparencia.
 Regularizar la situación del personal del ICF.
 Establecer un sistema de contabilidad nacional que conlleve la mejor y más realista valoración del
sector forestal y conduzca a una asignación más justa de recursos presupuestarios para su
operatividad eficiente y eficaz, con el apoyo del Sistema de Naciones Unidas.
 Crear capacidad institucional en una visión estratégica y capacidad de planificación, monitoreo y
evaluación.
 Aprovechar un dinámico fortalecimiento organizacional, institucional y de capacitación de la
comunidad donante.
 Instalar un plan de carrera proactivo para funcionarios.
 Fortalecer el CIPF del ICF para que sirva como sistema de información técnica y pública para la
toma de decisiones, para el monitoreo, reportaje y verificación, compartiendo informaciones y
promoviendo la retroalimentación, incluyendo al público.

7. COORDINACIÓN INTER-INSTITUCIONAL
(PAPELES DEL ICF EN ATRIBUCIONES DE OTRAS INSTITUCIONES: titulación de tierras, legitimidad
de títulos, desarrollo social comunitario, desarrollo empresarial comunitario)

‘Zapatero a tus zapatos’, dice el dicho. Suficientes atribuciones tiene el ICF como para dedicar esfuerzos (a
veces caros y no los mejores) a otras actividades que no son de su especialidad. Esto crea soluciones
mediocres y gasta recursos que mejor y más eficientemente estarían invertidos en las labores propias de su
naturaleza. El ICF debe priorizar la coordinación inter-institucional con el INA y el IP para la titulación y
verificación de títulos, con la Secretaría de Desarrollo Social para el desarrollo social comunitario, al menos
para elaborar TdR para la tercerización de estos servicios, e igualmente con el desarrollo de negocios y
otras actividades.

Los Consejos Consultivos son parte integral del marco institucional del sector. La ley establece cuatro
diferentes niveles de intervención para los Consejos Consultivos:
1) a nivel nacional crea el Consejo Consultivo Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre
(COCONAFOR);
2) a nivel departamental crea los Consejos Consultivos Departamentales Forestales, Áreas Protegidas y Vida
Silvestre;
3) a nivel municipal crea los Consejos Consultivos Municipales Forestales, Áreas Protegidas y Vida Silvestre;
4) a nivel comunitario crea los Consejos Consultivos Comunitarios Forestales, Áreas Protegidas y Vida
Silvestre.

El COCONAFOR constituye la instancia nacional de participación ciudadana, consulta, control social y


generación de acciones, a través de la cual los actores (públicos, privados y sociedad civil) dialogan,
concertan y coordinan propuestas y acciones nacionales dirigidas a sentar las bases para unificar y
desarrollar un sector eficiente, competitivo y sostenible.

Los Consejos Consultivos constituyen esta misma instancia a nivel departamental, municipal y comunitario
y son responsables para la ejecución y coordinación de las acciones, dirigidas a proteger y desarrollar

33
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

eficiente-, competitiva- y sosteniblemente los recursos forestales, áreas protegidas y la vida silvestre en
cada uno de sus ámbitos de intervención. El proceso de conformación de los Consejos Consultivos se realizó
de manera espontánea sin obedecer a una “estrategia articulada de consolidación institucional”.
Recomendaciones

 Excluir al ICF de funciones que no le corresponden por ley, como la verificación de propiedad.
 Formalizar programas de desarrollo forestal comunitario haciendo alianzas con la Secretaría de
Desarrollo Social, comenzando por las iniciativas existentes en MOSEF, CliFor y PAPSFOR y otras
cooperaciones externas que apoyen a esa Secretaría en los programas y subvenciones para el
desarrollo forestal comunitario (capacitación, organización, etc.).
 Mejorar el desempeño y representatividad del COCONAFOR y Consejos Consultivos locales,
comenzando con la incorporación de la Secretaría de Desarrollo Social.
 Tomar medidas para minimizar la rotación de miembros/participantes del COCONAFOR y elevar el
nivel de compromiso institucional y valorarlo como instancia de coordinación e incidencia efectivas.
 Mayor consideración/involucramiento del COCONAFOR en la formulación de propuestas concretas,
incluyendo el presupuesto del ICF.
 Resolver incongruencias legales pero, por el momento, es de suma importancia que haya entendí-
mientos inter-institucionales que permitan poner en marcha los cambios necesarios.

8. NIVEL EMPRESARIAL Y DE ORGANIZACIÓN COMUNITARIA Y DESMOTIVACIÓN PARA INNOVAR E


INVERTIR, RESULTANDO EN BAJA COMPETITIVIDAD DEL SECTOR

En la industria hay poco incentivo para mejorar competitividad. Un total de 360.150 metros cúbicos de
madera en troza cortada de los bosques de Honduras se convierten en una oferta de 185.656 metros
cúbicos de madera dimensionada (78,7 millones de pies tablares) para satisfacer al mercado interno (79%
de la madera aserrada) y al mercado externo (21% de la madera aserrada) (Soto, 2013). Es necesario
remarcar la concentración de los flujos en la función industrial y de comercialización al detalle. La ausencia
de modelos de negocios que integren verticalmente las funciones en la cadena concede un alto poder
negociador a la industria y al comercio. La expectativa de los comercializadores e industriales es asegurarse
un margen de renta aceptable para un esfuerzo y riesgo equivalente. Por lo tanto, la tendencia es
establecer límites a la retribución de los factores de producción y entre ellos el único que pueden
“controlar” es el valor de las compras, por ello los suplidores podrían recibir más dinero solamente cuando
la oferta sea inferior a la demanda, los precios suban y con ello el poder negociar de los productores sea
mayor. En sentido contrario, cuando la oferta potencial es superior a la demanda potencial, los precios
siempre van a tender a disminuir.
Recomendaciones
 Capacitación y concientización a través de programas de extensión forestal empresarial en la
forestería comunitaria para disminuir la concentración de flujos en la industria, en alianza con el
COHEP (Consejo Hondureño de la Empresa Privada), FIDE, FUNDER (Fundación para el Desarrollo
Empresarial Rural), FUNDEMUN (Fundación para el Desarrollo Municipal), AMHON, etc.
 Ampliación de las iniciativas de las subvenciones MOSEF y CliFor relacionadas a competitividad y a
las cadenas de valor forestal.

34
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

 Aumentar la participación de mayor valor en la cadena de valor de los dueños de bosques privados,
proveyendo incentivos, acceso a financiamiento, unión en conglomerados (clústeres) y en grupos
comunitarios con contratos de usufructo o de manejo.
 Orientar recursos del FRFP para incentivar esta actividad o para participar como detonante en
esquemas de coinversión.

9. INOPERANCIA DEL SINFOR

El Sistema Nacional de Investigación Forestal - SINFOR por mandato legal forma parte del marco
institucional del sector. El artículo 29 de la Ley Forestal, lo define como la instancia nacional para
desarrollar la investigación forestal científica y aplicada. Entre las funciones asignadas, destacan: investigar,
generar, divulgar y transferir tecnologías, capacitar a técnicos forestales y elaborar estudios específicos
para apoyar el desarrollo sectorial. Una limitante estructural del SINFOR, es que la ley no establece
mecanismos para su financiamiento, ni le otorga personería jurídica instrumental para gestionar y
administrar recursos. La ley solo le asigna funciones y atribuciones, por lo que su viabilidad, como parte de
la institucionalidad del sector forestal, debe ser establecida.
Uno de los subprogramas del PRONAFOR le da mucha importancia al Sistema Nacional de Investigación
Forestal. Una fortaleza es que la plataforma existe - pero es inoperante en la práctica, por la falta de
medios de financiamiento. Especialmente para introducir nuevas tecnologías adaptadas a las condiciones
nacionales, nuevas experiencias de reforestación, para monitoreos especializados (p.e. biológicos), en fin
para acceder a los necesarios conocimientos científicos y tecnológicos en el ambiente nacional, el SINFOR
es una plataforma necesaria.
Recomendaciones
 Iniciar un proceso de integración de la red institucional y usar los mecanismos de financiamiento
(FAPVS, FRFP, subsidios y donaciones) para propiciar sinergias que incentiven e impulsen la
investigación conjunta.
 Definición de demandas de información específicas en un plan estratégico de mediano plazo y
formular una estrategia para priorizar y financiar estas demandas.
 Establecimiento de alianzas estratégicas entre del SINFOR con universidades y centros de
investigación forestales de otros países y especialmente con centros científicos regionales como el
CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), ICRAF y CIFOR (Centro
Internacional de Investigación Forestal) del grupo consultivo CGIAR.

10. CAPACIDAD LIMITADA DE ANÁLISIS Y SISTEMATIZACIÓN PARA LA PLANIFICACIÓN


ESTRATÉGICA, OPERATIVA Y DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Aunque anteriormente ya se había señalado la debilidad en la planificación estratégica del ICF, en este
acápite se vuelve a mencionar ya que es la primordial razón por la cual el ICF no cuenta con una visión
estratégica sectorial o institucional, con una orientación, visión, monitoreo, retroalimentación y
planificación de la cooperación internacional, con las alianzas estratégicas y los mecanismos de
coordinación, apoyo e incidencia (como el COCONAFOR). Sin desarrollar esta capacidad institucional, el
sector seguirá, como hasta ahora, a la deriva, o al rumbo que le marquen los intereses particulares.
Recomendaciones
 Capacitación, acompañamiento y asistencia técnica al ICF involucrados en el desarrollo de
propuestas sectoriales e institucionales, mecanismos e instrumentos de coordinación y alianzas
estratégicas (COCONAFOR, entre otros).

35
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

 Crear capacidad institucional en todos los procesos de planificación, evaluación y monitoreo.


 Crear capacidad de visión estratégica.

En conclusión, no cabe la menor duda que el sector forestal de Honduras cuenta con muchos requisitos
para tener un impacto importante en la economía nacional. Este potencial se va reduciendo en la medida
que pase el tiempo y que no se tomen medidas que remuevan los obstáculos que aquí se han tratado de
señalar. Es fundamental tomar medidas de política, del marco legal, de la institucionalidad y de la tramito-
logía para detonar un verdadero desarrollo forestal sostenible en beneficio de la economía nacional y de la
reducción de la pobreza, principalmente rural, de este país.

36
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

7. Bibliografía
AFE-COHDEFOR, 2006. Anuario Estadístico Forestal. Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal,
Tegucigalpa, Honduras.
Arias, G. 2013. Caracterización de actores y propuesta para fortalecer los procesos de coordinación y
concertación en el sector forestal, áreas protegidas y vida silvestre. Consultoría “Fortalecimiento de la
coordinación sectorial forestal”, MOSEF, Tegucigalpa, Honduras.
CONACAFE, 2003. Marco Conceptual de la Política Cafetalera. Secretaría Técnica Administrativa del
CONACAFE, Tegucigalpa.
Del Gatto, F. 2004. La producción forestal no controlada en Honduras. ¿Qué es? ¿Cuánta es? ¿Y Cuánto
cuesta? Unas respuestas preliminares. REMBLAH, SOCODEVI, La Ceiba, Honduras
FEHCAFOR-REMBLAH-NICAMBIENTE. 2003. La producción forestal no controlada. Hacia un plan de
acciones y políticas consensuadas. Con base en trabajo de F. Del Gatto, La Ceiba, Honduras.
Flores Rodas, J. 2012. Evaluación del impacto de cobro por derechos de aprovechamiento de “Madera en
Pie” y otras tasas (MaPoTs) sobre el manejo forestal. Estudios de Caso, Volumen III de VI. Programa de
Cooperación FAO/Banco Mundial, Roma, Italia.
Forest Trends, 2013. The VPA in Honduras, an opportunity to take forward the forestry reform started
with the 2007 forestry law. Forest Trends Information Brief, Washington, EEUU.
Forest Trends, 2013. Community Forestry in Honduras. Forest Trends Information Brief, Washington,
EEUU.
Hung, G. y Molina, M. 2014. Apoyo para el arranque del Programa de Apoyo Presupuestario Sectorial
Forestal (PAPSFor). MOSEF, DCI-ALA/2010/021-598, Tegucigalpa, Honduras.

ICF, 2011. Estrategia Nacional para Control de Tala y Transporte Ilegal de Productos Forestales (ENCTI)
2010 – 2020. Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre
(ICF), La Ceiba/Tegucigalpa, Honduras.
ICF, 2013. Anuario Estadístico Forestal. Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas
Protegidas y Vida Silvestre (ICF), Tegucigalpa, Honduras.
ICF, 2013. Política Nacional Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre 2013 - 2022. Instituto Nacional de
Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), Tegucigalpa, Honduras.
ICF, 2011. Programa Nacional Forestal. Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas
Protegidas y Vida Silvestre (ICF), Tegucigalpa, Honduras.
República de Honduras, 2013. Plan de Todos para una Vida Mejor.
República de Honduras, 2010. Visión de País 2010-2038.
Sánchez, M. 2007. Análisis del comercio transfronterizo de productos forestales en Centroamérica,
VERIFOR, CATIE, Turrialba, Costa Rica.
Soto, D. 2013. Apoyo de la mejora de la competitividad del sector forestal. Misión de Asistencia Técnica de
Corto Plazo #026, MOSEF, Tegucigalpa, Honduras
Vallejo Larios, M. y Guillén Coronado, I. 2006 . Descentralización de la gestión forestal en Honduras –
mirando hacia el futuro. CIFOR, Ottawa, Canadá.

37
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

8. Anexo

Anexo 1: Metodología del equipo evaluador


Anexo 2: Personas entrevistadas

Anexo 1: Metodología del equipo evaluador

Durante la primera semana de trabajos el equipo participó en la tercera ronda de negociaciones del
proceso AVA/FLEGT. Esta participación permitió al equipo obtener una visión bastante completa de la
situación del sector forestal del país por lo que se refiere a la parte productiva tanto maderera como no
maderera. En las reuniones hubo participación de los negociadores del gobierno y de la UE, y de
representantes de todos los actores relevantes al sector, tales como instituciones gubernamentales
nacionales (MIAMBIENTE, ICF, INA, IP), instituciones municipales (AMHON), el sistema social forestal,
instituciones vinculadas al rol de los pueblos indígenas (CONPAH, DINAFRO, CONADEH), la sociedad civil, el
sector privado (propietarios de bosque e industria de transformación), gremios profesionales y otros
aliados estratégicos. Durante este evento de cinco días el equipo tuvo la oportunidad no solo de
entrevistarse con un gran número de actores, sino también observar la interacción entre ellos.
Notablemente los propietarios de bosque y sobre todo los pueblos indígenas tuvieron una participación
bastante proactiva.
A partir de la segunda semana de trabajo el equipo entrevistó a los actores relevantes individualmente. Las
entrevistas se estructuraron definiendo primero el mandato y/o interés de cada entrevistado, seguido por
un análisis tanto de los logros como de las dificultades encontradas, y sugerencias para mejoras. La lista de
entidades entrevistados incluye la DUE, la directoría del ICF, la presidencia del COCNAFOR, los
coordinadores de las mesas temáticas del COCONAFOR, ONGs (Bosques del Mundo, Agenda Forestal),
Proyectos MOSEF, CLIFOR, PAPSFOR, FORCUENCA, PRORENA, Sociedad Civil (FEPROAH) y algunas empresas
subcontratadas (EURECNA).
En el mismo período fueron efectuadas dos salidas de campo. Una al municipio de Campamento
(Departamento de Olancho), que fue beneficiado con una subvención del proyecto MOSEF, donde el
equipo habló con el alcalde, el jefe de la oficina regional del ICF y fueron visitadas varias MYPES de
transformación. Temas abordados incluyen la legalización de la madera y la base de datos geográficos. La
otra salida fue a las ciudades de Danli y Teupasenti (Departamento de El Paraíso). Hubo reunión con el
alcalde y diversas entidades de Danli, discutiendo sobre todo la transformación de madera y el manejo de
micro-cuencas. La mancomunidad local de 7 municipios también fue beneficiada con una subvención del
proyecto MOSEF. Fueron visitadas también algunas residencias en el área rural beneficiadas con cocinas
mejoradas para economizar leña y mejorar el ambiente dentro de casa. No hubo tiempo suficiente para
visitar también el proyecto de instalación de placas solares residenciales. En Teupasenti fue visitado la
oficina instalada por la empresa subcontratada EUROTECNIC, ocupada con regularización de tierras.
La próxima etapa de los trabajos consistió de la conducción por los consultores de un análisis FODA
(Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas), la cual analizó estos aspectos en relación a cada
objetivo del PRONAFOR y además a la estructura institucional existente. Los resultados de este análisis
fueron presentados en reunión plenaria del COCONAFOR y otra reunión con representantes de los
donantes (Alemania, Canadá, DUE, CATIE, España, entre otros) para convalidación del resultado obtenido y
de las conclusiones y recomendaciones identificadas por los consultores.

38
Evaluación del Sector Forestal de Honduras
9 de abril de 2015

Anexo 2: Personas entrevistadas

Alejandra Reyes, Jefe del Departamento de Áreas Protegidas, ICF


André Fache, DUE
Angel Matute, Sub-Director de Desarrollo Forestal, ICF
Antonio Portillo, Presidente, Asociación de Carpinteros y Ebanistas de Campamento, Olancho
Carlos Cano, Alcalde de Campamento, Olancho
Carmen Borjas, Presidenta de la Asociación de Propietarios de Bosques Privados de Oriente
David Ordoñez, Asesor del Director Ejecutivo del ICF
Didier Devers, European Forestry Institute
Edgardo Nolasco, Coordinador de la Mancomunidad de Municipios del Norte de El Paraíso,
MANORPA
Francisco Ruiz, ATI, MOSEF
Freddy Sánchez, Contratista de NOVOTECNI, Teupasenti, El Paraíso
Gerd Jansen, ATI, Proyecto Bi-Nacional GIZ de Biodiversidad
Guadalupe Hung Pacheco, Consultora PAPSFor
Gunther Simons, ATI, CliFor
Javier Castellanos, Jefe Regional de El Paraíso, ICF
José Peralta, Coordinador de la Mesa de Desarrollo Económico Forestal, COCONAFOR
José Serapio Caballero L., Presidente junta directiva FEPROAH
Juan Blas Zapata, Director Agenda Forestal Hondureña y miembro del COCONAFOR
Karla Díaz, Jefe del Departamento de Desarrollo Forestal Comunitario, ICF
Laszlo Panzel, Director Proyecto Regional CCAD/REDD
Luis Picaporte, Coordinador de NOVTECNI, Teupasenti, El Paraíso
Manuel Izaguirre, Cooperativa de Ebanistas de Danlí
Misael León, Director Ejecutivo, ICF
Miguel Mendieta, Jefe de Planificación (UPEG) del ICF
Oscar Martínez Mesa, Regidor del Municipio de Campamento, Olancho
René Gamero, Coordinador Nacional MOSEF
Roger Rojas, Cooperativa de Carpinteros y Ebanistas de Daní
Rolando Salgado, Jefe Regional de Olancho, ICF

39