Vous êtes sur la page 1sur 2

¿Qué es la motivación?

La motivación laboral ha sido tema de estudio de numerosos investigadores en las


últimas décadas, dando lugar a diferentes paradigmas sobre los factores que
influyen en la felicidad y satisfacción de los trabajadores,

¿Para qué sirven las estrategias motivacionales?

las estrategias motivacionales benefician a los trabajadores y la empresa en


múltiples aspectos, desde la mayor felicidad, capacidad de innovación, crecimiento
personal y gestión del estrés de los empleados, hasta la reducción del absentismo y la
rotación de personal o el aumento de la productividad de las organizaciones.

Es por ello que en Recursos Humanos, la rotación de personal es un índice que


siempre se busca combatir, sobre todo cuando se trata de retener a personal con
habilidades específicas y difíciles de encontrar

1. Realizar encuestas. Una encuesta puede ser una herramienta útil para conocer la
opinión del equipo, pero para que funcione se debe de ir más allá de la recolección de
datos.

3. Tener liderazgo efectivo Los buenos líderes se preocupan por el éxito de su gente,
impulsan sus habilidades y elevan el compromiso y la motivación de su equipo.
4. Poner metas claras y alcanzables. Para cualquier persona es vital saber qué se
espera de su trabajo y contar con los recursos necesarios para cumplir sus objetivos.

5. Capacitación. Los empleados que cuentan con un plan de capacitación bien


establecido muestran niveles más altos de desempeño y productividad.

Estrategias para motivar a tu personal

Adecuación del trabajador. estar preparada para el puesto para el que le contratamos,
también le gusta y se va a sentir cómodo con él.

* Crea un ambiente libre, donde la comunicación fluya.


Para esto debes establecer un cronograma de reuniones periódicas en las que todos
los trabajadores compartan sus problemas, experiencias y conocimientos.

* Evalúa el desempeño.
Intenta felicitar al trabajador cuando realice una buena gestión o explica qué medidas
correctivas debe asumir cuando no se alcanzan los objetivos.

1. Mantener una comunicación fluida entre empleados y alta directiva, dado que
permite a la plantilla conocer qué están haciendo bien y qué podrían hacer mucho
mejor.
2. Mostrar interés por el trabajo de los empleados. Una tarea especialmente sensible
para los líderes que deben, según Gómez, hacer "énfasis en el éxito de todo el
equipo".
3. Brindar la posibilidad de crecer profesionalmente, a través de "una capacitación
constante, realizada por niveles de complejidad y enfocada hacia cada departamento
de la empresa".
4. Ofrecer incentivos salariales "para que los trabajadores decidan permanecer más
tiempo en la empresa".
5. Promover el trabajo grupal y que en toda la plantilla prevalezca la buena
comunicación y una sana convivencia.