Vous êtes sur la page 1sur 8

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA

RECTORADO DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO


CENTRO LOCAL METROPOLITANO
MAESTRÍA EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
MENCIÓN PLANIFICACIÓN DE LA EDUCACIÓN
FILOSOFÍA DE LAS CIENCIAS

Ciencia, Tecnología e Investigación

Autora:

Ing. Fanny Rivero

V-10.079.706

Caracas, 07 de Julio de 2018


Introducción

En el transcurso de la progreso de la humanidad, la investigación científica ha jugado


un papel preponderante, actuando como elemento desarrollador de la vida cotidiana de
los seres humanos. Resulta indiscutible, que este desarrollo incide directamente en la
formación de nuevos paradigmas y concepciones para la humanidad, que
posteriormente se convertirán en teorías.

Hoy en día, los avances tanto de la ciencia como de la tecnología, permiten descifrar
el mundo en que vivimos, afectando la vida cotidiana de los habitantes de los pueblos,
ya que proporcionan herramientas tecnológicas que permiten disponer de comodidades
que influyen positivamente en el desarrollo de la calidad de vida de los habitantes que
tienen acceso a las mismas.

La epistemología intenta explicar la evolución de la ciencia y en consecuencia, de la


tecnología, aportando criterios y enfoques que los investigadores usan en las distintas
áreas del conocimiento para basarse en una corriente o en otra. En este ensayo, se
aborda el tema de la ciencia, la tecnología y la investigación de acuerdo desde el punto
de vista histórico, en la cual se plantean tres concepciones sucesivas.

De igual forma, se analiza la relación entre investigador y objeto de estudio, donde


se hace una comparación entre los enfoques cualitativos y cuantitativos, centrados en
los fundamentos de dichos enfoques. Por último, se toca el punto de la epistemología y
su relación con la Investigación Social.
Ciencia, Tecnología e Innovación
El ser humano ha invertido innumerables siglos en su búsqueda de la verdad y a raíz
de ello se formó un conjunto de ideas que posteriormente se convirtieron en
conocimiento. Cegarra (2004) plantea que: “En la historia de la ciencia puede apreciarse
como el concepto de ésta ha evolucionado a través del tiempo. Se pueden Distinguir tres
concepciones sucesivas” (p. 1).
Este autor diferencia la evolución de la ciencia en tres estados fundamentales, entre
los cuales refleja la ciencia clásica medieval, la cual analiza como un complemento
filosófico de la naturaleza. Posteriormente habla de la ciencia experimental moderna que
tuvo sus inicios con los aportes de Galileo y Newton en el siglo XVII, donde las
investigaciones de Galileo se caracterizaron por emplear el razonamiento y la
experimentación para realizar sus investigaciones y las de Newton dieron origen a la
física aplicable a todo el universo. Los aportes de Galileo y Newton en el campo de la
investigación condujeron a la tercera concepción de la ciencia del que habla Cegarra
(2004), la cual está inspirada en la revolución científica; esta concepción plantea que el
fundamento de la ciencia no proviene de teorías filosóficas, sino de la aplicación del
método científico.
Hoy en día, para los investigadores tanto de la ciencia como de la tecnología, realizar
un descubrimiento es tan importante como registrar el derecho a la propiedad que
requiere la profesión; por otra parte, dicho registro está íntimamente ligado al prestigio
del investigador, lo que genera en muchas ocasiones disputas que sobre la propiedad,
lo que los lleva a establecer una especie de competencia investigativa en la que el
primero que descubra es el que registra y se queda con la propiedad de los
descubrimientos que ocurren. Kuhn (2004) analiza esta postura, expresando que:

[…] cualquier intento para ponerle fecha al descubrimiento debe ser, de manera
inevitable, arbitrario, ya que el descubrimiento de un tipo nuevo de fenómeno
es necesariamente un suceso complejo, que involucra el reconocimiento, tanto
de que algo existe como de qué es. (p. 96).

Analizando la cita anterior, los descubrimientos de nuevos fenómenos o teorías que


se atribuye a sus investigadores, catalogados como descubridores, varían de acuerdo
al investigador al que se le adjudicó, por lo tanto, esta autora concuerda con la postura
de Kuhn en considerar que, otorgar derecho de autoridad sobre un nuevo
descubrimiento que ha venido siendo investigado con mucha anterioridad resulta
irrespetuosamente arbitrario, ya que debería ser visto y registrado como la influencia de
una serie de investigaciones, apoyadas unas en otras que generan como resultado el
nuevo descubrimiento.
En la actualidad, frecuentemente se plantean los términos ciencia, tecnología e
investigación como un todo indisoluble y generalmente se relacionan con ambientes
informáticos y tecnologías digitales; sin embargo, en este ensayo, esta autora los analiza
como tres columnas vertebrales que influyen conjuntamente en el desarrollo de la
sociedad.
De acuerdo a lo anterior, la ciencia, la tecnología y la investigación, son componentes
que funcionan como un ciclo, donde unos constituyen la base de otros; así, la ciencia a
través del método científico explora las necesidades del ser humano para desarrollar
tecnologías que entregan servicios y herramientas al hombre para facilitar cada día más,
las tareas cotidianas y mejorar las técnicas orientadas a proveer calidad de vida a las
nuevas generaciones a través de la investigación de nuevos avances tecnológicos, los
cuales se traducen en nuevas herramientas que convergen para mejorar la vida de las
personas.
La idea analizada anteriormente con relación al autor de determinado
descubrimiento, tiene otras aristas que merecen ser abordadas, de tal forma que al
plantear la relación que existe entre el investigador y el objeto de estudio, existen
paradigmas que intentan explicar la metodología de la investigación que emplean los
científicos al momento de abordar sus investigaciones, tal es el caso del enfoque
cualitativo y cuantitativo de la investigación.
El investigador que expresa sus resultados bajo un enfoque cualitativo es
interpretativo, es decir, basa sus conclusiones en la propia interpretación de los
fenómenos que estudia, por lo que muchas veces se convierte en sujeto participante
activo de la investigación, de ahí surge la investigación etnográfica. De igual forma,
cuando esto ocurre, influyen en el planteamiento de los resultados los sentimientos, la
intuición y los sentidos del investigador.
Por otra parte, el enfoque cuantitativo basa su enfoque en el positivismo lógico que
asume la objetividad como forma para alcanzar el conocimiento, donde lo que no se
puede medir, no es digno de credibilidad y utiliza procedimientos cuantificables que
posteriormente se codifican, tabulan y analizan para concretar conclusiones que
mantienen independencia y neutralidad, ya que el investigador asume un punto de vista
externo y guarda distancia con el objeto de estudio para no sesgar los resultados. La
afirmación anterior, está sustentada en Borda (2013) cuando afirma que:

“El cuantitativo sigue rígidamente la aplicación de las etapas del método


científico, partiendo de los planteamientos formulados por el investigador. El
cualitativo emplea un esquema abierto de indagación, denominado plan
referencial, que se va refinando a medida que el proceso de búsqueda avanza.“
(p. 50).

En ambos paradigmas ha existido por muchísimo tiempo posiciones encontradas, en


las cuales, los investigadores de ambos enfoques desestiman la veracidad de su
contrincante. A la vista de las consideraciones anteriores, para esta autora resulta
indiscutible que los paradigmas anteriores deben sufrir un proceso de transformación,
donde los investigadores se preocupen menos en registrar la propiedad de sus
investigaciones y otorguen más importancia al para qué de los resultados de sus
investigaciones. Por otra parte, desde otra perspectiva personal, es necesario suprimir
la parcialidad en los enfoques metodológicos utilizados para ampliar los enfoques de la
investigación científica empleando no solo metodología cualitativa o cuantitativa, sino
una combinación de ambas que permita enriquecer el análisis de los resultados.
Sea cual sea el enfoque utilizado en el proceso investigativo, es innegable que los
científicos y tecnólogos han comenzado a modificar su paradigma, ya que hoy en día se
emplean los pasos del método científico, no solo para establecer las teorías y la
propiedad de las mismas, sino que surge otro interés que se basa en diagnosticar
necesidades sociales utilizando técnicas cuantitativas y cualitativas con el fin de resolver
estos problemas.
Santos (2011) apoya la afirmación anterior, cuando plantea que: “Las epistemologías
del Sur reflexionan creativamente sobre esta realidad para ofrecer un diagnóstico crítico
del presente que, obviamente, tiene como su elemento constitutivo la posibilidad de
reconstruir, formular y legitimar alternativas para una sociedad más justa y libre” (p. 6).
De acuerdo a lo anterior, esta autora concuerda con la cita de Santos, estableciendo
que el desarrollo de una sociedad más justa y equitativa puede estar sustentado
epistemológicamente por teorías que surjan de la investigación social, utilizando el
enfoque cualitativo, cuantitativo o en el mejor de los casos, una combinación de ambos.
La palabra epistemología surge del griego episteme y corresponde al conocimiento;
temología nace del griego logos y se conoce como el estudio de; en consecuencia la
esta acepción se entiende como el origen del estudio del conocimiento desde el punto
de vista filosófico. Si se desea establecer una relación más profunda entre el concepto
de epistemología y el de Investigación Social, se puede establecer que se trata del
estudio del origen de las teorías realizadas en base a las problemáticas sociales que
permiten o ayudan a dar solución a los problemas sociales investigados.
Finalmente, el paradigma que se analiza, parte de considerar que es posible construir
una idea en la que la Epistemología, concebida como la filosofía del conocimiento, aporte
teorías que sustenten la investigación social. Esta posibilidad ya ha venido cultivándose
en el desarrollo de la ciencia y la tecnología durante los últimos siglos y se fundamenta
en el incremento de las investigaciones científicas realizadas, las cuales cada vez son
más complejas, debido a las teorías del conocimiento que emplean para su desarrollo y
que ayudan a resolver problemas sociales.
Conclusión
Para que exista equidad en el crecimiento y desarrollo de cualquier país, es necesario
que todos sus habitantes tengan acceso al disfrute de los avances tecnológicos que
proporcionan las investigaciones científicas. Para ello, se hace necesario establecer una
cooperación y colaboración para que permitan producir un desarrollo sustentable que
incluya a todos los habitantes por igual.
Ese desarrollo sustentable puede analizarse como un asunto de mucha complejidad,
ya que mientras no exista unión entre los investigadores de los diferentes países, las
teorías del conocimiento, unidas a los avances científicos y tecnológicos descubiertos
solo beneficiarán a una parte de la población mundial. En tal sentido, es necesario dejar
de lado los conflictos y competencias por la autoría y propiedad de los nuevos
descubrimientos, ya que en su mayoría, las nuevas investigaciones se realizan sobre la
base de teorías prestablecidas.
Por otra parte, se hace imprescindible dejar de lado la actitud de encasillar la
investigación en un solo tipo de enfoque, desestimando el resto de los paradigmas en
los que no se concuerda por considerarlos errados, sin siquiera darles una oportunidad,
que tal vez ayudaría al avance del estudio, ya que podría aportar otras perspectivas de
análisis y desarrollo de conclusiones.
Referencias

Borda, M. (2013). El proceso de investigación. Visión general de su desarrollo.


Barranquilla: Universidad del Norte.

Cegarra, S. (2004). Metodología de la investigación científica y tecnológica. Barcelona:


Días Santos.
Kuhn, T. (2004). La estructura de las revoluciones científicas. Argentina: FCE.

Sousa, B. (2011). Introducción: las epistemologías del Sur. Bilbao: Editora Desclée
Brouwer. Recuperado de:
http://www.boaventuradesousasantos.pt/media/INTRODUCCION_BSS.pdf