Vous êtes sur la page 1sur 7

Trabajos especiales

Los trabajos especiales son actividades económicas especificas que debido a su


naturaleza, necesitan una regulación especial, ya sea por su importancia,
delicadeza o por la vulnerabilidad de las partes que conforman la relación laboral.
La necesidad de crear apartados especiales para legislar las condiciones de
determinadas actividades económicas, nace del hecho que representan ciertas
profesiones y oficios que al no ajustarse a las condiciones generales, necesitan
medidas oportunas para su sano desenvolvimiento y la ley se encarga de que
dichas medidas tengan un carácter jurídico obligatorio.

Trabajo de las mujeres

Las mujeres disfrutarán de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones
que los hombres, garantía que se establece en lo general y específicamente en
función de la protección de las trabajadoras y trabajadores con responsabilidades
familiares, asegurando la igualdad de trato y oportunidades.

Cuando se ponga en peligro la salud de la mujer, o la del producto, ya sea durante


el estado de gestación o el de lactancia y sin que sufra perjuicio en su salario,
prestaciones y derechos, no se podrá utilizar su trabajo en labores insalubres o
peligrosas, trabajo nocturno industrial, en establecimientos comerciales o de
servicio después de las diez de la noche, así como en horas extraordinarias.

Para los efectos de este título, son labores peligrosas o insalubres las que, por la
naturaleza del trabajo, por las condiciones físicas, químicas y biológicas del medio
en que se presta, o por la composición de la materia prima que se utilice, son
capaces de actuar sobre la vida y la salud física y mental de la mujer en estado de
gestación, o del producto.

En caso de que las autoridades competentes emitan una declaratoria de


contingencia sanitaria, conforme a las disposiciones aplicables, no podrá utilizarse
el trabajo de las mujeres en periodos de gestación o de lactancia. Las trabajadoras
que se encuentren en este supuesto, no sufrirán perjuicio en su salario,
prestaciones y derechos.

Las madres trabajadoras tendrán los siguientes derechos:


I. Durante el período del embarazo, no realizarán trabajos que exijan
esfuerzos considerables y signifiquen un peligro para su salud en
relación con la gestación, tales como levantar, tirar o empujar grandes
pesos, que produzcan trepidación, estar de pie durante largo tiempo o
que actúen o puedan alterar su estado psíquico y nervioso;
II. Disfrutarán de un descanso de seis semanas anteriores y seis
posteriores al parto;
III. Los períodos de descanso a que se refiere la fracción anterior se
prorrogarán por el tiempo necesario en el caso de que se encuentren
imposibilitadas para trabajar a causa del embarazo o del parto;
IV. En el período de lactancia tendrán dos reposos extraordinarios por día,
de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos, en lugar adecuado
e higiénico que designe la empresa;
V. Durante los períodos de descanso a que se refiere la fracción II,
percibirán su salario íntegro. En los casos de prórroga mencionados en
la fracción III, tendrán derecho al cincuenta por ciento de su salario por
un período no mayor de sesenta días;
VI. A regresar al puesto que desempeñaban, siempre que no haya
transcurrido más de un año de la fecha del parto; y
VII. A que se computen en su antigüedad los períodos pre y postnatales.

Los servicios de guardería infantil se prestarán por el Instituto Mexicano del


Seguro Social, de conformidad con su Ley y disposiciones reglamentarias.

En los establecimientos en que trabajen mujeres, el patrón debe mantener un


número suficiente de asientos o sillas a disposición de las madres trabajadoras.

Trabajo de los menores

El trabajo de los menores queda sujeto a vigilancia y protección especiales de las


autoridades del trabajo tanto federales como locales.

La Secretaria del Trabajo y Previsión Social en coordinación con las autoridades


del trabajo en las entidades federativas, desarrollarán programas que permitan
identificar y erradicar el trabajo infantil.

Los mayores de quince y menores de dieciocho años, deberán obtener un


certificado médico que acredite su aptitud para el trabajo y someterse a los
exámenes médicos que periódicamente ordenen las autoridades laborales
correspondientes. Sin estos requisitos, ningún patrón podrá utilizar sus servicios.

Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de dieciocho años:


I. En establecimientos no industriales después de las diez de la noche;
II. En expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato, cantinas o
tabernas y centros
de vicio;
III. En trabajos susceptibles de afectar su moralidad o buenas costumbres; y
IV. En labores peligrosas o insalubres que, por la naturaleza del trabajo, por las
condiciones físicas, químicas o biológicas del medio en que se presta, o por la
composición de la materia prima que se utiliza, son capaces de actuar sobre la
vida, el desarrollo y la salud física y mental de los menores, en términos de lo
previsto en el artículo 176 de esta Ley.

Para los efectos de este capítulo, no se considerará trabajo las actividades que
bajo la supervisión, el cuidado y la responsabilidad de los padres, tutores o
quienes ejerzan la patria potestad, realicen los menores de quince años
relacionadas con la creación artística, el desarrollo científico, deportivo o de
talento, la ejecución musical o la interpretación artística en cualquiera de sus
manifestaciones, cuando se sujeten a las reglas que establece este supuesto.

Para los efectos del trabajo de los menores, además de lo que dispongan las
Leyes, reglamentos y normas aplicables, se considerarán, como labores
peligrosas o insalubres, las que impliquen:
I. Exposición a:
1. Ruido, vibraciones, radiaciones ionizantes y no ionizantes infrarrojas o
ultravioletas,
condiciones térmicas elevadas o abatidas o presiones ambientales anormales.
2. Agentes químicos contaminantes del ambiente laboral.
3. Residuos peligrosos, agentes biológicos o enfermedades infecto contagiosas.
4. Fauna peligrosa o flora nociva.
II. Labores:
1. Nocturnas industriales o el trabajo después de las veintidós horas.
2. De rescate, salvamento y brigadas contra siniestros.
3. En altura o espacios confinados.
4. En las cuales se operen equipos y procesos críticos donde se manejen
sustancias
químicas peligrosas que puedan ocasionar accidentes mayores.
5. De soldadura y corte.
6. En condiciones climáticas extremas en campo abierto, que los expongan a
deshidratación, golpe de calor, hipotermia o congelación.
7. En vialidades con amplio volumen de tránsito vehicular (vías primarias).
8. Agrícolas, forestales, de aserrado, silvícolas, de caza y pesca.
9. Productivas de las industrias gasera, del cemento, minera, del hierro y el acero,
petrolera y nuclear.
10. Productivas de las industrias ladrillera, vidriera, cerámica y cerera.
11. Productivas de la industria tabacalera.
12. Relacionadas con la generación, transmisión y distribución de electricidad y el
mantenimiento de instalaciones eléctricas.
13. En obras de construcción..
III. Esfuerzo físico moderado y pesado; cargas superiores a los siete kilogramos;
posturas forzadas, o con movimientos repetitivos por períodos prolongados, que
alteren su sistema musculo-esquelético.
IV. Manejo, transporte, almacenamiento o despacho de sustancias químicas
peligrosas.
V. Manejo, operación y mantenimiento de maquinaria, equipo o herramientas
mecánicas, eléctricas, neumáticas o motorizadas, que puedan generar
amputaciones, fracturas o lesiones graves.

La jornada de trabajo de los menores de dieciséis años no podrá exceder de seis


horas diarias y deberán dividirse en períodos máximos de tres horas. Entre los
distintos períodos de la jornada, disfrutarán de reposos de una hora por lo menos.

Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de dieciocho años, en


horas extraordinarias y en los días domingos y de descanso obligatorio. En caso
de violación de esta prohibición, las horas extraordinarias se pagarán con un
doscientos por ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada, y
el salario de los días domingos y de descanso obligatorio, de conformidad con lo
dispuesto en los artículos 73 y 75.

Los menores de dieciocho años, disfrutarán de un período anual de vacaciones


pagadas de dieciocho días laborables, por lo menos.

Trabajadores del campo

Trabajadores del campo son los que ejecutan las labores propias de las
explotaciones agrícolas, ganaderas, acuícolas, forestales o mixtas, al servicio de
un patrón. Los trabajadores del campo pueden ser permanentes, eventuales o
estacionales.
Trabajador eventual del campo es aquél que, sin ser permanente ni estacional,
desempeña actividades ocasionales en el medio rural, que pueden ser por obra y
tiempo determinado, de acuerdo a lo establecido en la presente Ley.
Los trabajadores estacionales del campo o jornaleros son aquellas personas
físicas que son contratadas para laborar en explotaciones agrícolas, ganaderas,
forestales, acuícolas o mixtas, únicamente en determinadas épocas del año, para
realizar actividades relacionadas o que van desde la preparación de la tierra, hasta
la preparación de los productos para su primera enajenación.

Puede ser contratada por uno o más patrones durante un año, por periodos que
en ningún caso podrán ser superiores a veintisiete semanas por cada patrón.
No se considerarán trabajadores estacionales del campo, los que laboren en
empresas agrícolas, ganaderas, forestales, acuícolas o mixtas que adquieran
productos del campo..

El trabajador estacional o eventual del campo que labore en forma continua por un
periodo mayor a veintisiete semanas para un patrón, tiene a su favor la presunción
de ser trabajador permanente.

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fijará los salarios mínimos


profesionales de las y los trabajadores del campo debiendo tomar en
consideración, entre otras las circunstancias siguientes:
I. La naturaleza, cantidad y calidad de los trabajos;
II. El desgate físico ocasionado por las condiciones del trabajo, y
III. Los salarios y prestaciones percibidas por los trabajadores de establecimientos
y empresas dedicadas a la producción de productos agrícolas.

Queda prohibido a los patrones:


I. Permitir la entrada a vendedores de bebidas embriagantes;
II. Impedir la entrada a los vendedores de mercancías o cobrarles alguna cuota; y
III. Impedir a los trabajadores la crianza de animales de corral en el predio
individual o colectivo destinado a tal fin, a menos que ésta perjudique los cultivos o
cualquier otra actividad que se realice en las propias instalaciones del centro de
trabajo.

Trabajadores domésticos ó personas trabajadoras del hogar

Persona trabajadora del hogar es aquella que de manera remunerada realice


actividades de cuidados, aseo, asistencia o cualquier otra actividad inherente al
hogar en el marco de una relación laboral que no importe para la persona
empleadora beneficio económico directo, conforme a las horas diarias o jornadas
semanales establecidas en la ley, en cualquiera de las siguientes modalidades:
I. Personas trabajadoras del hogar que trabajen para una persona
empleadora y residan en el domicilio donde realice sus actividades.
II. Personas trabajadoras del hogar que trabajen para una persona
empleadora y que no residan en el domicilio donde realice sus
actividades.
III. III. Personas trabajadoras del hogar que trabajen para diferentes
personas empleadoras y que no residan en el domicilio de ninguna de
ellas.

Queda prohibida la contratación para el trabajo del hogar de adolescentes


menores de quince años de edad.

No se considera persona trabajadora del hogar y en consecuencia quedan sujetas


a las disposiciones generales o particulares de esta Ley:
I. Quien realice trabajo del hogar únicamente de forma ocasional o esporádica.
II. Quien preste servicios de aseo, asistencia, atención de clientes y otros
semejantes, en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, fondas, bares,
hospitales, sanatorios, colegios, internados y otros establecimientos análogos.

Las personas trabajadoras del hogar que residan en el domicilio donde realicen
sus actividades deberán disfrutar de un descanso mínimo diario nocturno de
nueve horas consecutivas, y de un descanso mínimo diario de tres horas entre las
actividades matutinas y vespertinas, sin que la jornada diaria diurna pueda
excederse de las ocho horas diarias establecidas en la presente Ley.

Las personas trabajadoras del hogar contarán con las siguientes prestaciones
conforme a las disposiciones de la presente Ley y estarán comprendidas en el
régimen obligatorio del seguro social:
a. Vacaciones;
b. Prima vacacional;
c. Pago de días de descanso;
d. Acceso obligatorio a la seguridad social;
e. Aguinaldo; y
f. Cualquier otra prestación que se pudieren pactar entre las partes.

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fijará los salarios mínimos


profesionales que deberán pagarse a las personas trabajadoras del hogar.
Las personas trabajadoras del hogar, tienen derecho a un descanso semanal de
día y medio ininterrumpido, preferiblemente en sábado y domingo. Mediante
acuerdo entre las partes podrá acordarse la acumulación de los medios días en
periodos de dos semanas, pero habrá de disfrutarse de un día completo de
descanso en cada semana.

La persona empleadora podrá dar por terminada dentro de los treinta días
siguientes a la iniciación del trabajo; y en cualquier tiempo la relación laboral,
dando aviso a la persona trabajadora del hogar con ocho días de anticipación
pagando la indemnización que corresponda de conformidad con lo dispuesto en
los artículos 49, fracción IV, y 50.
Bibliografía: (2019). Ley Federal Del Trabajo: Editorial Sista