Vous êtes sur la page 1sur 4

Exhortaciones a la Iglesia Presbiteriana:

Sobre El Día del Señor


En esta serie llamada “Exhortaciones a la Iglesia Presbiteriana” quiero exponer acerca de
algunas doctrinas descuidadas por nuestra amada iglesia, y sobre las prácticas erradas
resultantes de ese descuido.

Una de las doctrinas más olvidadas por nuestra Iglesia es la doctrina del “Día de Reposo
Cristiano”, también llamado “El día del Señor”. Esta doctrina es, esencialmente, el cuarto
mandamiento, y aun así la hemos descuidado:

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu
obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios”
Éxodo 20:8-10 RVR60

Un mandato divino reside aquí: ¡Santificar un día entre siete! Eso es lo que nuestro Señor
ha ordenado. Pero, ¿Sabemos qué es lo que significa santificar un día? ¿Sabemos qué es
lo que Dios espera de nosotros en ese día especial?

Presbiterianos de épocas pasadas, cristianos de la Iglesia primitiva, padres de la iglesia


primitiva, todos ellos guardaron fiel y celosamente el día de reposo cristiano, santificándolo.
Tenemos, incluso, el registro de ello, grabado en nuestros documentos históricos
reformados. La pregunta 117 del Catecismo Mayor de Westminster dice:

“P.117. ¿Cómo debe ser santificado el Sábado o día del Señor?


R. El Sábado o «día del Señor» debe ser santificado mediante un santo descanso
durante todo el día, no sólo de aquellas obras que son pecaminosas en todo tiempo,
sino también de aquellas ocupaciones y recreaciones mundanas que durante los
demás días son legítimas; deleitándonos en usar todo el tiempo (excepto aquella
parte que debe tomarse para usarla en obras de necesidad y misericordia) en el
ejercicio de la adoración a Dios, tanto en público como en privado”

El olvido de este hermoso regalo divino ha traído el juicio de Dios sobre nosotros, su iglesia.
Por ello, quiero explicar, de forma breve, en qué consiste esta doctrina, esperando que
podamos volver a ella para deleitarnos ante el rostro de Dios una vez más.

Debemos “santificar” el día de reposo. Algo santo, en la Biblia, es algo apartado, algo
separado para Dios. Así que, cuando se nos manda a “santificar” un día, se nos está
ordenando separarlo del resto de los días de la semana y considerarlo como día especial,
exclusivo, para Dios. Entre los siete días de la semana, debe haber uno cualitativamente
distinto, santo para Dios.

Claro, es verdad, debemos adorar a Dios todos los días (Ro. 12:1) y no sólo uno. Toda
nuestra vida la vivimos Coram Deo, frente al rostro de Dios, como un culto perpetuo a él (1
Cor. 10:31). Sin embargo, es igualmente verdad que Dios demanda un día entre siete para
que le rindamos una adoración diferente a la que le damos en el resto de la semana; una
adoración más enfocada, más especial, más íntima. El día del Señor es el día para rendirle
a Dios ese tipo de adoración.

¿Por qué decimos que, en el día de reposo, nuestra adoración a Dios es distinta a la
adoración que le rendimos los otros días? Porque en este día se nos manda reposar
(abstenernos) de dos cosas que en el resto de los días son lícitas: debemos reposar de
nuestras ocupaciones cotidianas, como nuestro trabajo y nuestros estudios (Ex. 20.8-10;
Neh 13.15-23; Jer 17.19-27); y de recreaciones mundanales (Isa. 58:13-14), como ir al
cine, jugar juegos de mesa, jugar algún deporte, quedarse en casa viendo televisión, etc.
Estas cosas son permitidas seis días a la semana, y cuando las hacemos, incluso, pueden
y deben ser realizadas en honor al nombre de Dios y para su gloria. Pero Dios ha ordenado
que reposemos de ellas en su día especial, no son lícitas en su día. Por lo cual, hacerlas
en dicho día sería pecado, por ser un acto de desobediencia a Dios respecto del cuarto
mandamiento.

En vez de ocuparnos en nuestras responsabilidades cotidianas y en nuestras recreaciones


mundanales ¿qué debemos hacer en el día del Señor? Debemos ocupar todo nuestro
tiempo en dos cosas: Culto público y culto privado.

Dios dijo: “Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación”
(Lev. 23:3). ¡Santa convocación! Una convocación es un llamamiento, como cuando los
reyes medievales llamaban a alguno de sus súbditos a presentarse ante el salón de su
trono. Había una convocación imperial. En el día de reposo el Rey de reyes está
convocando a su pueblo, llamándolo a una asamblea sacra, ¿con qué propósito?, ¡para
rendir culto a él! Por tanto, el culto público, en el día del Señor, no es opcional, es una
orden del Rey. ¿Será usted quien se atreva a declinar su llamado?

No estoy diciendo que en el domingo debemos estar todo el día en culto público; pues
tenemos este otro elemento al que llamamos “culto privado”. El culto privado puede ser
familiar o individual. A veces, entre semana, estamos muy ocupados y no tenemos tanto
tiempo como quisiéramos para leer las Escrituras u orar. Pero el día de reposo, en su
momento de “culto privado”, es ideal para sumergirnos en las Escrituras y en oración, para
renovar votos con Dios, para derramar nuestra alma ante nuestro Hacedor y estar en
intimidad con él.

Hasta ahora, sólo hemos hablado del cumplimiento externo del cuarto mandamiento, de
actos concretos. Pero, también debemos considerar un lineamiento interno para guardar el
día de reposo. Si voy disciplinadamente a cada culto público en el día del Señor, y me
abstengo de lo que es ilícito en ese día, pero no me deleito en Dios en mi corazón, y no le
hago homenaje interno a él en mi alma, entonces no estoy guardando el día de reposo
realmente, aunque esté cumpliendo externamente.

Cuidemos de no ver esto como algo restrictivo, pues hay tanta plenitud y llenura en guardar
correctamente este bendito día. Si tan sólo lo guardásemos podríamos saborear su dulzura.
El día de reposo no es un grillete que nos restringe de hacer lo que queremos. Si amamos
a Dios, el día de reposo es exactamente lo que queremos, pues es comunión con Dios.

Nuestra iglesia, en términos generales, ha estado quebrantando el cuarto mandamiento.


Hemos olvidado hacer énfasis en la observancia del día del Señor, no simplemente como
una cuestión doctrinal teórica o subjetiva que ocupe a académicos y teólogos. Cientos de
cristianos viven cada domingo fuera de la voluntad de Dios. No podemos esperar que él
haga resplandecer su rostro sobre nuestra Iglesia mientras estamos rebelándonos contra
su ley y su voluntad. Dios ha mandado que santifiquemos su día ¿Qué haremos entonces?

Por L.S.T. Alejandro González Viveros


I xic’bentel jiñi Iglesia Presbiteriana:
Cha’añ i q’iñilel c’aj o

Ti` ili cntesa mu`b i cajel ti q’ejlel majlel i c’aba’ “i xi`cbentel jiñi Iglesia Presbiteriana” com
c tsictesan cntesa tac mach b añic woli ti weñ q’ejlel ti iglesia tac lac cha’añ, yic’ot mach
b weñic melbal tac ti’ caj ma’añic weñ b cntesa.
Añ jump`el cntesa woli b i wen ñajyel ti iglesia tac lac cha`añ jiñch mu`b i pejcntel
ti “i q’iñilel c`aj o” yic`ot mi i pejcntel ti “i Q’iñilel lac Yum”. Anqese ili cntesa ya’ch
ts’ijbu`bil ya’ ti mandar, pero weñ ñajyem lac cha`añ:
 ”Yom maꞌ chʌn pꞌis ti a wenta i yorajlel cꞌaj o. Yom maꞌ qꞌuel ti chꞌujul jini qꞌuin. Wʌcpꞌejl qꞌuin
yom maꞌ chaꞌlen eꞌtel yicꞌot pejtel chuqui yom melol. I wucpꞌejlel qꞌuin i yorajlelʌch cꞌaj o
chaꞌan a Yum Dios”.
Éxodo 20:8-10
Añ jump`el ch`ujulb mandar ilayi: ¡mi laj q’el ti ch’ujul jump’el q’iñ ti semana! Jiñach mandar
albilb i cha’añ lac Yum cha’añ mi yujtel. Pero ¿la cujilba chuqui i sujmlel che` mi laj q’uel ti
ch’ujul jump’el q’uiñ? ¿la cujilba chuqui mi i pijtañ lac Yum ti lac tojel ti ili i q’uiñilel c’aj o?
Jiñi ñaxaño’b xñop t`añob, yic’ot ñaxaño’b Presbiterianos, ñaxano`b x cntesajob, ti i
pejtelelob iliyi ti i weñ q’eleyob ti ñuc ili c`aj o i cha`añ x nop t`añob, tsa’ i q’ueleyob ti ch’ujul.
Añch baqui ts’ijbu’bil tsa’ cle ti jump’el juñ i c’aba’ “Catecismo Mayor de Westminster”, ya
ti pregunta 117 mi i c’ajtin:
“P. 117. ¿Bajche yom mi’ q’uejlel ti ch’ujul jiñi sábado o i q’uiñilel lac Yum?
R. jiñi sábado o i q’uiñilel lac Yum yomch mi i q’uejlel ti ch’ujul yic’ot jump’e
chu’ujulb mero c’aj o ti jiñi jump’el q’uiñ, mach cojic jach c’aj o cha’añ ti lac melbal
mach b uts’atic ti pejtelel ora, pero yomch já’el c’aj o ti la qe’tel, yic’ot ti pejtelel
lac ñusaq’uiñ mu’b lac mel che ti joch q’uiñ; yom weñ tijicñayonla cha’añ mi lac
c’ñ jiñi q’uiñ cha’a´ti i ch’ujutesntel lac Yum, che b temelonla yicot che ti lac
bajñel.
Weñ ñajyemix ili uts’atax b majtañl ch’ujulb jiñi cha’añ añix i mich’ajel lac Yum ti lac
tojlel, ti i tojlel iglesia. Jiñi cha’añ, com c ts’ita tsictesañ chuqui i sujmlel ili cntesa, añ c
pijtaya cha’añ mi lac cha’ sujtel ti mero i sujmlel cha’añ mi lac cha’ q’uelbeñ i wenlel i ñuclel
Dios ti lac tojlel.
Yomch mi lac q’uel ti ch’ujul jiñi i q’uiñilel c’aj o. jiñi ch’ujulb ya’ ti lac Biblia, jiñch yom i
yl cha’añ t’oxbilix cha’añ yilo i cha’añ Dios. Jiñi cha’añ, che b mi lac xijq’uel cha’añ mi laj
q’uel ti ch’ujul jump’el q’uiñ, woli lac xic’bentel cha’añ mi lac t’ox cha’añ yamb i sujmlel che
bajche yantacb q’uiñ yilol i cha’añch lac Yum. ti wucp’ejlel q’uiñ anch yom jump’el
q’exelb, ch’ujulb i cha’añ lac Yum.
I sujm yomch lac ch’ujutesañ lac Yum ti pejtelel q’uiñ (Rom. 12:1) mach cojic jach jump’el
q’uiñ. Ti pejtelel laj cuxtlel yomch i cha’añonla lac Yum (Coram Deo), mi la cajñel ti tojlel
lac Yum, che bajche pejtel ora mi lac ch’ujutesañ (1 Cor 10:31). Pero i sujmch já’el cha’añ
Dios mi’ c’ajtiñ yilol jump’el q’uiñ cha’añ mi lac ch’ujutesañ pero q’exel che’ bajche yantac
b q’uiñ, jump’el i ch’ujutesntel numeñ lc’lb la q’ic’ot lac Yum, jump’el jach b i sujmlel.
I q’uiñilel lac Yum jiñch i c’jñiba iliyi, weñ b i ch’ujutesntel.
¿chucoch yamb i sujmlel jiñi i ch’ujutesntel lac Yum che ti i q’uiñilel c’aj oj che bajche yan
tac b q’uiñ? Come ti ili q’uiñ mi lac su’bentel cha’añ mi laj c’aj la coj ( mi lac cy lac mel) ti
cha’ chajp ñml b lac mel ti yan tac b q’uiñ: yomch mi laj cy lac mel pejtelel
ñmlblac mel ti yan tac b q’uiñ, che’ bajche e’tel yic’ot q’el juntac (Ex. 20:8-10; Neh
13. 15-23; Jer 17.19-27); yic’ot já’el ñusaq’uiñ tac mach b i cha’añic lac Yum (Isa 58:13-
14) che bajche’ majlel ti cine, a las tac, q’el television tac, o yan tac b. Pejtelel iliyi uts’atch
mi lac mel ti yan tac b q’uiñ ti semana, i che’b mi lac mel yomch mi lac mel cha’añ mi
lac nuc ‘esañ lac Yum. Pero Dios tsa’ i yc’ mandar cha’añ mi lac c’aj la coj ti’ pejtelel iliyi,
mach uts’atic mi i mejlel ti i q’uiñilel c’aj o. Jiñi cha’añ baqui ora mi lac mel ili e’tel tac o
yantac b ñusa q’uiñ jiñch mulil, come woli lac ñusa’beñ jump’el i mandar Dios.
Mi mach yomic mi lac mel la qe’tel tac o yan tac b ñusaq’uiñ ¿chuqui jiñi yomch b mi
lac mel ti i q’uiñilel lac Yum? añ cha’ chajp yom b mi lac mel: i ch’ujutestel lac Yum che’b
yic’ot la qermañujob, yic’ot che ti lac bajñelil.
Dios tsa’ i yl: “Wʌcpꞌejl jach qꞌuin yom mi laꞌ chaꞌlen eꞌtel. Cheꞌ tiꞌ wucpꞌejlel qꞌuin yom mi
laꞌ cꞌaj laꞌ wo, come jiñʌch chꞌujul bʌ qꞌuin” (Lev. 23:3) ¡ch’ujul b tempa b yomch i yl
iliyi cha’añ jump’el pyol, che bajche reyob ti wajali mi i pyob x etelob i cha’añ che’b mi i
tilel baqui buchul ti i trono. Añ jump’el pyol loq’emb ti yej jiñi rey. Che’ ti yorajlel c’aj o jiñi
i Rey jiñi reyob woli i py i cha’añob cha’añ jump’el chujulb tempa b, ¿chuqui i sujmlel
ili tempa b? ¡cha’añ mi i sujbel i ñuclel jiñi lac Yum! jiñi cha’añ ili i ch’ujutesntel lac yum
che’b ca’blonla, che ti i q’uiñilel lac Yum, mach mejlic lac yajcañ, jiñch jumpe’l mandar
i cha’añ jiñi Rey lac cha’añ. ¿jatet b jiñi mu’b caj a ñusañ a pyol?
Mach jiñic woli cl cha’añ che ti domingo mi lac cajñel jumpe’l q’uiñ ti culto; come añch ili
yamb woli b la cl jiñi i ch’ujutesntel lac Yum ti lac bajñelil. Mi i mejlel temel yic’ot lac
pi’l la calo’bilob. Come añ i tajol che ti semana weñ añ la qe’tel, i ma’añix mi yc’ tiempo
cha’añ mi lac pejcan i T’añ Dios yic’ot oración. Pero ti i q’uiñilel c’aj o, jiñch i yoralel cha’añ
ma’ weñ pejcan a Biblia yic’ot oracion, cha’añ mi a tsiji’b tesan a t’añ a wic’ot lac Yum,
cha’añ mi a laj su’beñ mi añ chuqui añ ti a pusic’al mi i mejlel a su’beñ come Dios lc’l mi
caj i yajñel ti a tojlel.
Che’ b c’otemonla ilayi cojax to woli la cl che’ bajche mi i ts’ctyel ti tsiquilb ti lac wut
jiñi i chmp’ejlel mandar, chuqui yom tac b mi lac mel. Pero añ to chuqui yom mi lac ña’tañ
ja’el mach b tsiquilic ti lac wut che bajche yom mi laj q’el ti ñuc i q’uiñilel c’aj o. Mi woliych
c majlel ti i yoraleltac i ch’ujutesntel lac Yum ti i q’uiñilel c’aj o yic’ot woliych j c’aj coj
cha’añ e’tel tac o yan tac b nusaq’uiñ, pero mi ma’añic tijicña c pusic’al ti Dios, mi ma’añic
mij q’el ti ñuc tic pusic’al jiñch yom i yl cha’añ ma’añ wolic laj ts’ctesañ che’ bajche yom
lac yum cha’añ i q’uiñilel c’aj o.
Yom tsajilonla cha’añ ma’añic mi laj q’el ti leco iliyi, come añ ca’bl i wenlel che’ b muq’uix
lac laj mel ti ts’cl. muq’uicax lac ts’ctesañ mi caj lac ñumen q’elbeñ i wenlel. Ili i q’iñilel
c’aj o mach cha’añic mi i cchet cha’añ mi a mel chuqui a wom. Mi muq’ix laj c’uxbiñ lac
Yum, i q’uiñilel c’aj o jiñch jiñi la comb, come jiñch ajñel yic’ot lac Yum.
Jiñi Iglesia lac cha’añ woli i weñ nusañ tilel ili mandar. Woli i ñajyel cha’añ mi laj q’el ti ñuc
ili ch’ujul b q’uiñ, mach cojic jach che bajche cntesa. Añ ca’bl x ñop t’añob mach b
añic woli i melob mu’ b i mulañ Dios ti i yorajlel c’aj o. Mi woli lac ñusabeñ i t’añ yic’ot mi
ma’añic woli lac mel chuqui mu’b i mulañ lac Yum mach yomic laj pijtañ cha’añ mi i ps i
b lac yum ti iglesia lac cha’añ. Lac Yum tsa’ i yl cha’añ mi laj q’uel ti ch’ujul ili jump’el
q’uiñ ¿chuqui mi caj lac mel che’ jiñi?
Traducido al Ch’ol por Pbro. Eulalio Gómez López