Vous êtes sur la page 1sur 6

Exhortaciones a la Iglesia Presbiteriana:

La predicación

Este es el segundo artículo de esta serie. La doctrina que trataremos en esta


ocasión es la de la Predicación de la Palabra de Dios. Al ser presbiteriano y
reformado, estoy fundamentando los puntos de este artículo en las preguntas 158 y
159 del Catecismo Mayor de Westminster y en nuestra ascendencia histórica
presbiteriana.

¡La predicación hermanos! ¡La predicación en muchas de nuestras iglesias no es lo


que debería ser! En numerosas iglesias presbiterianas, a lo largo y ancho de
México, tenemos predicaciones banales, carnales, huecas de la verdad y del poder
del Espíritu. Hemos permitido que el virus de nuestra época infecte nuestros
púlpitos. Vemos moralismo, humanismo, psicología, pragmatismo, ortodoxia muerta
y pseudo-intelectualismo. Pero ¿dónde está el temor y temblor de Pablo? ¿Dónde
la demostración del Espíritu y de poder? (1 Corintios. 2:4 RVR60). Si observamos
una decena de nuestros predicadores, una cosa podremos concluir: ¡No tienen idea
de lo que están haciendo! ¡Oh, ellos no saben lo que es la predicación! Si lo
supieran, su actuación domingo tras domingo sería otra.

Alguien pensará que por la forma de expresarme, por las menciones del Espíritu y
de poder, pareciera que soy pentecostal o algo semejante. No amados hermanos,
más bien se trata de que el presbiterianismo ha olvidado su historia. Hemos olvidado
de dónde hemos venido y cómo solían ser nuestros ministros, y sus énfasis en el
púlpito. Robert Murray McCheyne, fue un ministro presbiteriano en la Iglesia de
Escocia, desde 1835 hasta 1843. Observen lo que se dice de este piadoso
presbítero:

“…cuando el piadoso Robert Murray McCheyne caminaba hacia su púlpito


en Dundee, antes de que abriera su boca, la gente empezaba a llorar y eran
quebrantados. ¿Por qué? Bueno, había algo solemne en él. Había salido de
la presencia de Dios. No iba a la ligera a su púlpito y se mandaba un chiste
o dos para relajar a todos y preparar la atmósfera. No, había un resplandor
de Dios alrededor de él. Había una tremenda seriedad. Y si creemos en un
Dios santo, y en la ira de Dios sobre el pecado, si creemos que sin el
evangelio los hombres y mujeres se van al infierno, ¿cómo podemos jugar,
cómo podemos ser frívolos, y bromistas?” (Martin Lloyd Jones, Avivamiento)

¡Oh, si tan sólo fuéramos conscientes de lo que la predicación es, y lo que implica!
¡Si supiéramos de todo lo que está en juego en el momento de la exposición de Su
Palabra!

El predicador es un mensajero del gran Rey. Domingo a domingo el Rey convoca a


su pueblo a una asamblea sacra (a la que llamamos cúlto público), y por medio del
ministro de la Palabra (del pastor), Dios desea hablar a los suyos con poder y
autoridad, amonestar al que está en pecado, dirigir al perdido, despertar al que
duerme, confortar al débil, secar las lágrimas del perseguido, etc… Y nosotros,
como iglesia, dependemos de que nuestro Señor haga eso; que abra su boca con
poder ante nosotros y nos hable con autoridad. Si nuestro Señor calla, si Él guarda
silencio ¡estamos perdidos! ¡Oh, que escuchemos su voz, y cuál ovejas, nos
declaremos criaturas torpes y dependientes de la voz y de la guía del Buen Pastor!

La desgracia en la que vivimos consiste en eso: que la voz del Rey no se escucha
en incontables iglesias. Semana tras semana, el pueblo se acerca a escuchar a su
Señor pero, en vez de ello, recibe las bobas anécdotas del pastor, los chistes del
pastor, los sermoncitos morales del pastor. Si Dios no habla y el pueblo está perdido
y desorientado ante tal silencio, y sin siquiera saberlo. La predicación dominical ha
dejado de ser el mensaje autoritario de un Rey, y ha venido a ser el show de un
payaso que se siente realizado si divierte a su audiencia. El presbiteriano de antes
buscaba lágrimas en los rostros de sus oyentes, el de hoy busca risas y ovaciones.
Es tal y como lo dijo el profeta Jeremías: “los profetas profetizan falsamente, los
sacerdotes gobiernan por su cuenta, y a mi pueblo así le gusta” (Jeremías 5:31
LBLA) ¡Y a la iglesia así le gusta!

Una de las principales palabras griegas para hablar de la predicación, en la Biblia,


es kerusso (κηρύσσω), que significa “pregonar” o “proclamar” como un heraldo del
Rey. La idea es levantar la voz y hablar con fuerza un mensaje que demanda una
respuesta del oyente. Esto, por supuesto, encaja a la perfección con la descripción
que el mismo Dios hizo de su Palabra cuando dijo “¿No es mi palabra como fuego…
y como martillo que quebranta la piedra?” (Jeremías 23:29 RV60). En contraste con
esto, tenemos esa predicación que parece “un cafecito pa’l alma”, o “una charla con
los cuates”. Esa predicación liviana y casual, que tiene el objetivo de hacer sentir
bien al oyente, aún en medio de su pecado, esa predicación, hermanos, es la marca
indudable de un falso profeta:

“Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los


profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión
de su propio corazón, no de la boca de Jehová. Dicen atrevidamente a los
que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la
obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros”.
Jeremías 23:16-17 RV60

Hermano, si en tu congregación hay hermanos sin arrepentimiento de su pecado, o


con pecados que no están siendo mortificados en el poder del Espíritu, y el pastor
predica sólo paz y felicidad, si no amonesta, si no exhorta, si no clama por una vida
santa y coloca su rostro contra los impenitentes, entonces tienes ante ti un falso
profeta. Él es de esos que, a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón,
dice: “No vendrá mal sobre ti”. Cuando tendría que estar diciendo “¡arrepiéntete y
se restaurado a la comunión de los santos o perecerás!”.

No obstante, es necesario que en toda predicación haya un elemento de esperanza.


Pero, esta no ha de ser una esperanza carnal o vacía. Debemos evitar, a toda costa,
esperanzar de tal forma que las personas piensen que pueden pecar y que todo va
a estar bien, y que Dios dice ante su pecado: “Descuida, no pasa nada”. Asimismo,
debemos evitar esperanzar de tal forma que las personas piensen que sólo se trata
de “echarle más ganas” o de “esforzarse más”. Que nuestra forma de dar aliento y
consuelo no provoque debilidad moral ni mero moralismo. Pero ¿cómo debemos
dar esperanzas entonces? ¡Con Cristo! ¡Cristo en el centro de todo! ¡Con Cristo
como nuestro Rey, quien nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros para
hacernos renacer como pueblo suyo! ¡Cuyo Espíritu nos fortalece para luchar contra
el pecado día a día! ¡No nosotros, sino Cristo en nosotros! Porque no viene de
nosotros la fuerza ni el poder, no se trata de nosotros, no es por el mero poder de
la voluntad humana, pero tampoco se trata entregarse a la pasividad absoluta,
pensando: “Dios hará, cuando Él quiera hacer”. Tenemos el deber de colocar, a ojos
de todo el pueblo, el hecho de que nuestro Rey está con nosotros, y que, aferrados
a Él, unidos a Él, y sólo así, podremos ir de gloria en gloria hasta llegar a la estatura
del varón perfecto.

Una predicación que no tiene la intención de alejar a las personas del pecado
acercándolas a Cristo, no es una predicación correcta, ni presbiteriana, ni bíblica.

L.S.T. Alejandro Gonzáles Viveros


I XIC’BENTEL JINI IGLESIA PRESBITERIANA:
I SU’BOL JIÑI WEN T’AN

Jiñʌch i cha’pejlel jiñi ts’ib cha’an ili jun. La’ Cʌntesʌntel cha’an ili ora jiñʌch cha’an i
su’bol i wen t’an Dios. Ché Presbiterianojonla y reformadojonla, mi’ caj wajchocon
t’an cha’an ili jun ti cajtibal 158 y 159 ti jiñi Catesismo Mayor cha’an Westminster
yi’cot bajqui tilemonla che presbiterianojonla.
¡I su’bol jiñi wen t’an quermañujob! ¡ I su’bol jiñi wen t’an ti jiñi lac iglesiastac mach
che’ic bajche yom mi su’bel! Cabʌl jiñi Iglesias Presbiterianas ti i pejtelel ili México,
mi lac taj la cubin ti su’bol jiñi wen t’an ti jiñi lo’lomjach bʌ, lo’quem bʌ ti tsu’cu pusical
y yi’cot mach bʌ y sujmic. Tsa’ix lac cʌjque lugar jiñi mach bʌ weñic ti ili ora cha’an
mi cʌjñob lac pulpito ti mach bʌ weñic. Mi lac quel an subt’añob i bajñel ñatʌbal mi
cʌñob, ñatʌbal wiñicob o mi yʌlob con que jinach wen lac melbal jasʌl jach i ti’i ja’col
jumpej cha’pej jiñi mandar jasʌl jach che’ob. Che’ jiñi ¿baqui an jiñi bʌqu’en yi’cot
tsiltsiñijel che’en sub t’an Pablo? (1 Cor.2:4 RV60). Ché mi lac weñ que’lon lac sub
t’añob, han chiqui mi mejlel lac cʌl ti toj’lelob: ¡mach wis yujilobic chuqui wolí melob!
¡ma’anic mi chʌn beñob i sujm chuqui jiñi sub t’an! Che yujilobic yanʌch bʌ chuqui
mi subob ti jujumpejl domingo che jiñi.
Ta’jol an majqui mi ñat’an che bache mi chalen t’an, che mi cʌl Espiritu yi’cot y
pʌtʌlel, che bajche pentecosteson. Mach che’ic cuxbibilbʌ quermañujob, sino que
jiñi xñop t’añob tsa’ix ñajayiyob baqui tʌlemob. Tsa’ix lac ñajatesa bajqui tʌlemonla
y bajche yilal lac sub t’añob ti wajali i mi wen cʌntañob jiñi pulpito. Jiñi Roberto
Murray McCheyne, jiñʌch juntiquil sub t’an presbiteriano ti iglesia Escosia ti jabil
1835 a1843. Quejlela chuqui mi jʌjlel ti tojlel ili xuc’ul bʌ sub t’an:
“… Che’ woli’ i xʌn coj’tel jiñi Roberto Murray McCheyne ti pulpito ti’ Dundee, che
maxto i chale t’an, jiñi wiñicob x’ixicob mi tejchob i yuquel mi’ cun añob. ¿Chucoch? Come
han chuqui tsiquil ti toj’lel i jinʌch che woli’ loj’quel ti tojlel Dios y mach che’icach baj’che
baj’nel yom mi wa’tʌl ti pulpito, o jiñijach mi yʌl chiqui yom i yʌl, come han Dios yic’ot. Como
che’ mi lac nop anʌch juntiquil Dios x’ujulbʌ i mi’chajel Dios mi jubel ti’ toj’lel mulil i che mi
lac nop cha’an wiñicob x’ixicob mi majlelob ti toj mulil che ma’añic mi ñopoj Dios. ¿Baj che
mi cajla ti alas i sʌjwañonla yic’ot alas t’an?” (Martin Lloyd Jones, Avivamiento)
¡Yom toca la cujil che mi’ lac sub jiñi wen t’an chuqui mi chʌm tilel! ¡Yom toca la cujil i nuclec
jiñi wen t’an che woli la sube’!

Jiñi sub t’an jiñach i sub t’an jiñi nuc bʌ Rey. Ti’ jujumpejl domingo jiñi Rey mi pʌyetilel
i tec lum, cha´an jumpej tempabʌ (mu bʌ lac suben ti culto) i toj’lel jiñi sub t’an
(pastor), Dios yom i pej’can i chaañobʌ ti pʌtʌlel yic’ot i ñuclel, cha’an mi subeñob i
mul, mi toj’esan jiñi sajtembʌ, mi chojyesan jiñi wʌyʌlbʌ, mi pʌt’esan jiñi cunbʌ,
cha’an mi sujcuben i yalel i wut jiñi tʌclʌbilbʌ,… Joñonla jiñi iglesia ya cʌjʌlonla
cha’an chuqui mi yʌl lac Yum, la’ i jam i yej yic’ot y pʌtʌlel yic’ot i nuclec. Che mi
nʌjchel lac Yum Dios i nʌchʌlach ¡jilemonixla! ¡che mi la cu’biben i t’an i tʌñʌmeonla,
che jiñi mi caj la’ cʌlelacbʌ ma’añic lac cʌjñibal i che’jʌch mi la cu’biben y t’an jiñi
wen bʌ cʌnta tʌñʌme!.
I wocolel jiñi ché bajche chumulonlá jiñʌch iliyi: jiñi i t’an jiñi ñuc bʌ Rey ma’anic mi
nʌchtʌntel ti cabʌl iglesias tac. Ti ju’jumpel semana, jiñi teclum mi lʌc’tesan i bʌ
cha’an mi nʌchtʌben i t’an i Yum, pero mach cheic mi yu’tel cojach mi yubiben i
baj’nel ñatibal jiñi i pastor che mi yʌque ti tse’ñal lac quermanujob, yic’ot i cʌntesa
cha’an chuqui wen o mach bʌ weñic. Me mach Diosic mi chalen t’an, jiñi teclum
sajtem i mach yujilic baqui mi majlel, anquese mach yujilic. Jiñi sub t’an ti domingo
tac tsaix cʌle che bajche i t’an juñi nuc bʌ Yumʌl, i ché jachix bajche mi mel jiñi
juntiquil payaso che mi yʌquen i tijicñʌjel jiñi mu bʌ i nʌch’tʌbeñon i t’an. Jiñi
Presbiteriano ti waj’jali mi sʌc’clan i yalel i wut ti tojlel mu bʌ i nʌchtabeñob y t’an, ili
tiempo mach cheic cojach mi sʌclañob tseñal yic’ot cha’an nucobach. cheʌch bʌche
tsi yʌla jiñi x’alt’an Jeremias: “Jini x’alt’anob mi cha’leñob lot. Jini motomajob mí
melob che’ bajche bajñel yomob. Tijicñayob winicob x’ixicob, como che’ʌch mi
mulañob” (Jeremias 5:31LBLA) ¡Jini iglesia che’ʌch mi’ mulan!
Jumpej jini t’an ti griego cha’an jini sub t’an ti Biblia mi lac taj ili t’an kerusso
() i sujmlel “subenob” o “tsictesan”, ché bajche e’tel i chan nuc bʌ Rey. Yom
i yʌ’quejnonla chʌnben i sujm chan yom mi lets’an i t’an i tsʌcbʌ t’an mi cha’len
cha’an mi jacbentel ti tojlel jini mu bʌ i nʌcht’an i la’jal mi taj i bʌ yic’ot cha’an chuqui
Dios tsi yʌla ti t’an “jini c t’an ¿mach bʌ lajalic bajché c’ajc?... ¿mach ba lajalic bajche
martillo mu bʌ i bic’ti top’ jini xajlel?” (Jeremias 23:29 RV60). Pero jini sub t’añob ili
tiempo lajal bajche juntiquil mu bʌ i jal caj’pej cha’an i chujlel, o laj’ jal bajche juntiquil
wolibʌ ti t’an yic’ot i piʌlob. Jini sub t’an cunbʌ, cha’anach mi yac’quenob i tijicnʌjel
jini mu ba i nʌacht’añob, anquese añob i mul, jini sub t’an hermañujob jinʌch i yejtal
jini palxho x’alt’an:
“I Yum Panchan yic’ot Pañimil woli’ yʌl: Mach la’ ñich’tʌbeñob i t’an jiñi
x’alt’anob che’ mi’ subeñetla chuqui tac tal. Mi’ lon ñʌch’tesʌbeñet la’ pusic’al ti lot,
Tilem i t’an ti bajñel pusical, mach tilemic ti lac Tum. Mi’ chʌn pejcañob ti uts bʌ t’an
jini tsʌtso’bʌ y pusic’al, mu’ bʌ i t’an lac Yum; “Nʌch’ʌl mi caj la’ wajñel. Mach talic
wocol ti la’ tojlel”, lon che’ob”. (Jeremias 23:16-17 RV60)

Quermano, me an ti’a congregación hermañujob jiñi mach bʌ añobic mi cʌñob i mul


o yic’ot mach bʌ anic woli ti quextiyelob ti i pʌtʌlel jiñi x’ujulbʌ Espiritu jiñi sub t’an
cojach mi sub ñʌchʌlbʌ yic’ot tijicñʌjel i me ma’añic mi cha’len x’icojel i ma’añic mi
sub cha’an x’ucul mi yañelob i mi yʌc i wut ti tojlel jini mach bʌ añic mi sut’quiñob i
bʌ, che jini anet ti tojlel palxho subt’an. Jinach jini mu bʌ i bajñel sʌc lanmalel chuqui
mi jʌl i bajñel pu’sical mi yʌl: “ma’anic chuqui leco mi caj i tilel ti a tojlel”. Cuando yom
mi yʌle “sut’quin a bʌ, lá ba temel mi yajñelob jini x’chujulobʌ o me mi a caj a chʌmel”.
Jini cha’an ti pejtelel jini i subol jini wen t’an yom an i cha’an pijtaya. Pero ili pijtaya
mach lolomic ni to’olic. Mach yomic lac cʌ’quen i chʌmbeñob i sujm cha’an ili pijtaya,
cha’an mi melob chuqui yomob i chaleñob mulil i que ma’anic chuqui mi caj i yu’tel,
i Dios mi subeñob cha’an i mul: “Nʌchʌletach, ma’anic chuki mi caj i yujtel”. Yic’ot
ja’el ili pijtaya mach yomic jach mi chʌmbeñob i sujm cha’an jach mi chʌn chaleñob
wersa yic’ot i chʌn xicob i bʌ. Che mi lac subeñob cha’an mi chaleñob wersa mach
yomic mi ti’lelob i cunlelob ti ñatibal. Che jini bajche yom mi caj subeñob cha’an mi
chaleñob pijtaya che jini ¡Yic’ot Cristo! Cristo jiñʌch an ti wenta pejtelel chuqui an,
Cristo che bajche Rey, tsa bʌ i cuxbiyonla ti i yʌcʌ i bʌ ti chʌmel cha’an mi
yotsayoñonla ti teclum, jiñʌch jini x’ukulbʌ i x’ujlel jini mu bʌ i pʌtesañonla ti jujumpe’j
quin cha’an ma’anic lac cha’len mulil i mach joñonicla jinʌch cristo, porque mach
wʌic a´n ti lac tojlel jini lac pʌtʌlel yic’ot lac ñuclel max’ch i pʌtʌ’lelic winicob y mach
yomic mi lac cʌl “DIOS mi caj i mel che yom i mel”.
Yom mi lac pʌsbeñob ti wut pejtelel winicob x’ixicob cha’an jini nuc bʌ Rey wʌ an la
quic’ot, che jini mi mʌlel ma’lel lac cha’an jinto chá lajalon bajche Cristo. Jumpej sub
t’an mach bʌ anic mi tʌts’onla ti la mul i mi lʌc´tesañonla ti Cristo mach wenic bʌ
subt’an i mach presbiteriano jic i mach bíblico jic.

Traducción: Raúl López Ramírez