Vous êtes sur la page 1sur 1

El Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea constituye un paso

significativo para alcanzar una mayor internacionalización de la economía


colombiana, requisito fundamental para lograr un mayor crecimiento económico.
Colombia es uno de los países más cerrados de América Latina: actualmente la
economía colombiana no está entre las diez más abiertas de la región. Esta
situación limita el crecimiento del país, pues las economías que más han crecido
en las últimas décadas han aprovechado el dinamismo del comercio internacional.
Entre los sectores donde se podría concentrar la mayor expansión de
importaciones de Colombia de la Unión Europea sobresalen la maquinaria, los
equipos, los vehículos de diversa índole, los productos químicos, y el hierro y el
acero. Así mismo aparecen algunos sectores en los que podría haber comercio
intra-industrial, pues Colombia también tiene ventaja comparativa en ellos:
productos de perfumería, tocador y limpieza; plásticos en formas no primarias;
cueros y sus productos; y papel, cartón y sus productos
En lo que respecta a la balanza comercial en el 2010, Colombia le vendió a la UE
4.976 millones de dólares y le compró 5.413 millones de dólares, para una balanza
de 437 millones de dólares. Un año más tarde, los papeles se invirtieron y
Colombia exportó 8.868 millones de dólares a esa región, mientras que de allí
vinieron productos por 7.200 millones de dólares.
Por otro lado el cierre de las negociaciones del tratado de libre comercio de
Colombia con los Estados Unidos representa un gran éxito de la política de
integración con el mundo, que viene adelantando el gobierno Colombiano. Con
este TLC se logra acceso preferencial permanente con los Estados Unidos, que se
suma al que ya tenemos en México y los países de Suramérica. Como resultado
final se promueve el crecimiento de las exportaciones al mercado de Estados
Unidos de los productos agropecuarios en los que Colombia es competitiva como:
productos cárnicos, lácteos, flores, frutas, hortalizas, margarinas, y otros productos
de la cadena de oleaginosas, azúcar, y productos con azúcar como chicles,
confites y chocolates, cigarrillos, tabaco, algodón, entre otros.
En 2011 la balanza comercial estadounidense fue deficitaria en US$784.439
millones, con un incremento de US$93.823 millones frente al déficit de 2010.
Durante el período comprendido entre el 2009 y el 2010, las exportaciones
aumentaron en un 20,9%, mientras que las importaciones aumentaron en 22,7%,
razón por la cual la balanza comercial registró dicha tendencia, al pasar de -
US$546.634 millones en el 2009 a –US$690.616 millones en 2010. Durante el
2011 se mantuvo la tendencia de la balanza comercial a ser deficitaria sin
embargo, el incremento en las exportaciones de 2010 a 2011 (15,9%), fue más
dinámico que el de las importaciones en este mismo año (15,1%).