Vous êtes sur la page 1sur 6

CRECIMIENTO No. 2 CLASE No.

3 "LOS ENEMIGOS DE LA
COMUNIDAD"
META: Mostrar cuales son los factores de división en una comunidad y como no participar
en estos, logrando la uni6n por el Amor.

En las clases anteriores vimos cómo a través de la amistad, de la uni6n y del amor con
nuestros hermanos en la fe, o sea a través de la comunidad, es como Dios puede guiarnos
como a un pueblo, y es también como mejor podemos servirle y dar testimonio al mundo
del amor de Dios.

Pero también sabemos que nuestro enemigo, Satanás, no se queda indiferente donde la
obra del Espíritu Santo está teniendo algún fruto, y que además tratará por todos los medios
de entorpecer o destruir la obra de Dios, .y su mejor estrategia es la divisi6n. Jesús ha
dicho: "Todo reino dividido en dos bandos está perdido, y toda ciudad o familia
dividida no podrá subsistir". (Mat. 12:25 ss.)

Si Satanás puede lograr la división interna en una comunidad, esta se destruye sola, y esto
no es muy difícil de lograr, ya que él se vale de las debilidades humanas como son: hablar
a la ligera, juzgar, dejarnos llevar por los chismes, hacer case de murmuraciones, etc.
Debemos ser conscientes, pues, de cuáles son esos instrumentos de división de nuestro
adversario, para no hacernos cómplices, por ignorancia, de sus planes destructivos, y
contribuir a la división en la comunidad. Revisemos cuales son algunos de estos
instrumentos de división, y recapacitemos en la forma en que se presentan, y el daño que
nos hacen:

A) LAS CRITICAS: Es a través de estas, que las personas, en lugar de fijarse en Jesús, se
detienen a fijarse en las personas como humanos. Casi siempre, esta crítica se hace
secretamente, dando lugar a las MURMURACIONES. No sólo se causa daño a las
personas que escucharon, sino que además la persona criticada no se entera (al menos
directamente) de la causa o motivo de esa crítica, con lo cual se le hace daño, ya que no
podrá corregir su error (ó lo hará demasiado tarde), además de que habremos ya
predispuesto en su contra a aquellas que nos han oído esas críticas, y que posiblemente
nunca tengan oportunidad de conocer el fondo de lo que están criticando.

Debemos parar las murmuraciones y las críticas, ya que estas son como el cemento que
construyen las paredes que nos dividen; LOS CHISMES Y MURMURACIONES ROMPEN
LAS RELACIONES ENTRE HERMANOS, y una buena forma de no permitir que esto
suceda es no haciéndonos cómplices escuchándolos o propiciándolos, más bien, si un
hermano ha cometido alguna falta (contra ti, contra otro, o con la comunidad) debemos orar
pidiendo a Dios amor, y hablar con él o ella a solas (Mat. 18:15-17).
Mat. 18:15-17 "15.Si tu hermano ha pecado, vete a hablar con él a solas para
reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu hermano. 16. Si no te escucha, toma
contigo una o dos personas más, de modo que el caso se decida por la palabra de
dos o tres testigos. 17. Si se niega a escucharlos, informa a la asamblea. Si tampoco
escucha a la iglesia, considéralo como un pagano o un publicano."
Cristo dijo: "ve a verlo a él" no a tus vecinos o a tus amigos, debemos procurar por todos
los medios ganar al hermano por el AMOR y no perderlo por la crítica.

B) LAS MENTIRAS y falsos testimonies. A través de las mentiras, las exageraciones, las
adulteraciones, etc., se reciben daños muy grandes en una comunidad, ya que degeneran

Página 1 de 6
en difamaciones y falsos testimonios. (Zac. 8:16-17). Zac. 8:16-17 "Esto es lo que deben
hacer: Díganse la verdad unos a otros, y cuando juzguen, pronuncien sentencias
justas; 17.no anden pensando cómo perjudicar a otro; no sean amigos de jurar en
falso. Porque éstas son las cosas que aborrezco, dice Yavé.»" El exagerar una verdad,
puede ser tan perjudicial como el mentir, sobre todo cuando esto causa un daño directo a
algún hermano. Santiago 3:2 Santiago 3:2 "y todos tenemos nuestras fallas. El que no
peca en palabras es un hombre perfecto de verdad, pues es capaz de dominar toda
su persona." nos dice que si controlamos nuestra lengua seremos capaces de controlarnos
totalmente y en 3:5-10 Santiago 3:5-10 "Así también la lengua es algo pequeño pero
puede mucho; aquí tienen una llama que devora bosques. 6. La lengua es un fuego,
y es un mundo de maldad; rige nuestro organismo y mancha a toda la persona: el
fuego del infierno se mete en ella y lo transmite a toda nuestra vida. 7. Animales
salvajes y pájaros, reptiles y animales marinos de toda clase han sido y de hecho son
dominados por la raza humana. 8. Pero nadie ha sido capaz de dominar la lengua. Es
un azote que no se puede detener, un derrame de veneno mortal. 9. Con ella
bendecimos a nuestro Señor y Padre y con ella maldecimos a los hombres, hechos
a imagen de Dios. 10. De la misma boca salen la bendición y la maldición."
habla de cómo pecamos con la lengua y de c6mo esta, aun siendo tan pequeña, puede
hacer mucho daño; por lo tanto, si conocemos el daño que podemos hacer hablando de
más, hablando mal, o mintiendo, no nos prestemos a la división que por nuestra boca
podemos originar y más bien tratemos de que nuestra vida sea LUZ, y esta luz consiste en
caminar en toda verdad (1Jn. 2:9-11) maldición." 1Jn. 2:9-11 "Si alguien piensa que está
en la luz mientras odia a su hermano, está aún en las tinieblas. 10. El que ama a su
hermano permanece en la luz y no hay en él causas de tropiezo. 11. En cambio, quien
odia a su hermano está en las tinieblas y camina en tinieblas; y no sabe adónde va,
pues las tinieblas lo han segado." y en amor a los hermanos aunque en ocasiones nos
sea muy difícil, (nunca imposible). Es hablar y actuar siempre con la verdad. (Ef. 4:25).
Ef. 4:25 "Por eso, no más mentiras; que todos digan la verdad a su prójimo, ya que
todos somos parte del mismo cuerpo."

C) EL JUZGAR A LOS DEMAS: puede encerrar soberbia c envidia y cuando juzgamos a


una persona, nos sentimos superiores a ella. También, la mayoría de las veces, los juicios
se hacen muy a la ligera, sin conocer a fondo a la persona c las causas de su actitud, por
eso con la idea que nos hemos formado de una persona a través de un juicio, nos cerramos
a recibir cualquier gracia que Dios nos manda a través de esta persona, de manera que no
encontraremos nada bueno en ella y solamente veremos todo lo malo. Muchas veces
hacemos un juicio de alguna persona, y no nos damos cuenta de que hacemos lo mismo
que estamos juzgando y que Dios, nos juzgará con la misma severidad con que nosotros
juzguemos al hermano. (Mt. 7:1-5) (Rom. 14:10-13) (Rom. 2:1).
Mt. 7:1-5 No juzguen a los demás y no serán juzgados ustedes. 2. Porque de la misma
manera que ustedes juzguen, así serán juzgados, y la misma medida que ustedes
usen para los demás, será usada para ustedes. 3. ¿Qué pasa? Ves la pelusa en el ojo
de tu hermano, ¿y no te das cuenta del tronco que hay en el tuyo? 4. ¿Y dices a tu
hermano: Déjame sacarte esa pelusa del ojo, teniendo tú un tronco en el tuyo? 5.
Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la
pelusa del ojo de tu hermano."
Rom. 14:10-13 "Entonces tú, ¿por qué críticas a tu hermano? O ¿por qué lo
desprecias? Todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios. 11. Está escrito:
Juro por mí mismo, palabra del Señor, que toda rodilla se doblará ante mí, y toda
Página 2 de 6
lengua confesará la verdad ante Dios. 12. Quede bien claro que cada uno de nosotros
dará cuenta a Dios de sí mismo. 13. Dejemos, pues, de juzgarnos los unos a los otros.
Examinémonos, más bien, no sea que pongamos delante de nuestro hermano algo
que lo haga tropezar."
Rom. 2:1 "Por lo tanto, amigo mío, si eres capaz de juzgar, ya no tienes disculpa. Te
condenas a ti mismo cuando juzgas a los demás, pues tú haces lo que estás
condenando."
Aceptando a nuestros hermanos COMO ESTAN, es decir, pensando que el Señor los
cambiará y mejorará después, abrimos el canal del amor de Cristo y ponemos en nuestro
corazón la seguridad de que nuestro hermano está transformándose por el poder de Dios.

D) EL RENCOR o los resentimientos, son causas, en ocasiones, de que nuestras


asambleas o reuniones de oración se sientan a veces frías y áridas, ya que si cada uno de
nosotros guarda un pequeño rencor o un resentimiento hacia algún hermano, nuestra
ofrenda de alabanza no puede ser sincera y limpia, porque el Cuerpo está dañado en varios
de sus miembros. En otras ocasiones nos quedamos esperando que, aun y cuando
nosotros tengamos la culpa, sea nuestro hermano el que venga primero a pedirnos perdón
y recurrimos al "orgullo propio" sin acordarnos de que Dios tomó la iniciativa de
perdonarnos, mucho antes de que se lo pidiéramos y de que al rezar el "Padre Nuestro"
nos comprometemos a perdonar, para que Él nos perdone. (Mt. 6:12).
Mt. 6:12 "y perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a
nuestros deudores;"
Otra causa del rencor es que a veces hemos perdonado de palabra, pero en nuestra mente,
seguimos recordando las causas de la ofensa. Una forma de no guardar rencor, es
mantenernos en comunión con la fuente del perdón y del amor, Dios Padre, y estar
dispuestos, con firme voluntad, a perdonar a todos los que nos ofendan o lastimen, sin
poner condiciones o limites a ese perdón, y al perdonar, OLVIDAR, como Dios olvida
nuestros pecados y no nos lo recrimina. (Mt. 18:21-22).
Mt. 18:21-22 "Entonces Pedro se acercó con esta pregunta: «Señor, ¿cuántas veces
tengo que perdonar las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces?» 22. Jesús le
contestó: «No te digo siete, sino setenta y siete veces.»"

E) NO DARNOS A LOS HERMANOS, no sacrificarnos por nuestros hermanos, no


servirles, no prestarles ayuda o ser ayudados, se- pararnos por grupos, todo esto, en la
vida de comunidad, representa división, ya que la comunidad funciona como un cuerpo en
el ' que todos los miembros son necesarios y todos tienen un servicio especial y se ayudan
unos a otros. Cuando un miembro no trabaja, los demás tendrán que suplir, en cuanto esté
a su alcance, o sufrir la falta de este miembro.
Estamos llamados a ser uno, como el Padre y Jesús son uno (Jn. 17:21) y esto significa
que debemos complementarnos unos a otros, y esto solo se logrará por medio del Amor de
Dios derramándose en los corazones de todos sus hijos para que todos como hermanos no
vivamos para nosotros mismos sino para los demás.
Jn. 17:21 "Que todos sean uno como tú, Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos
también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado."
Podemos resumir, que todo aquello que cause división dentro de una comunidad Cristiana,
deberá ser quitado a tiempo, es como un cáncer, que si se detecta a tiempo y se trata, ya
no tendrá peligro, pero si se ignora o no se critica es mortal.

Así pues los JUICIOS, CRÍTICAS, CHISMES, MURMURACIONES, etc., considerémoslas


como armas de destrucción y división muy peligrosas. Con nuestro ejemplo, debemos
Página 3 de 6
mostrar a los demás cual es el mejor medio de desechar estos daños, siempre por medio
del Amor. Dispuestos al perdón, aceptando al hermano como ESTA llegaremos a la
perfecta unión en Cristo.

Si suprimíos Lograremos
DIVISIONES Mediante UNION CON CRISTO FRUTOS
JUICIOS CRITICAS AMOR DEL ESPIRITU
MENTIRAS + PAZ
RENCORES PERDON BUEN TESTIMONIO
EGOISMOS CRISTIANO
ETC COMPROMISO GOZO
SERVICIO SACRIFICIO,
ETC.

.
MEMOREAR: Rom. 2:1 la. Jn. 4:20-21 Zac. 8:16-17.

T AREA: Proponernos no participar en criticas durante esta se-mana.

CITA TEMA: NO JUZGUEIS Y NO SEREIS JUZGADOS (Mt. 7:1)

CRECIMIENTO No. 2
CUESTIONARIO No. 3

1. ¿Qué dice Mateo 12:25 ss., que le pasa a un Reino, ciudad o Comunidad, o familia divididos?
______________________________________________

2. ¿Las armas que utiliza Satanás para conseguir la división de una Comunidad son: (Busca la
cita que corresponda a cada una).
Criticas ( ) a) 2 Tim. 2:23-
Peleas ( ) 24 b) Fil. 2:3
Juzgar ( ) c) Rom. 14:10
Mentiras ( ) d) Col. 3:9
Rivalidades ( ) e) Rom.2:1

3. ¿Cuando vemos que un hermano peca, según Mateo 18:15-17, debemos primero?
_______________________ Si no escucha _______________________
_______________________ Si no hace caso______________________________ Si ni a la
comunidad hace Caso________________________
_________________________________________________

4. ¿San Pablo, en su carta a los Efesios 4:25, nos dice: Desechando la _______________hablad
con toda__________________ cada cual con ___________________ pues somos
_________________________

5. ¿Si alguno dice "amo a Dios" y aborrece a su hermano, es un: (1 Jn. 4:20). R. ( )
A) Inadaptado B) Mentiroso C) Pagano

6. ¿Complete las siguientes sentencias: (Mt. 7:1-5).


No juzguéis y __________________________________________Con la medida en que midáis
__________

Página 4 de 6
_________________________________ Saca primero la viga de tu
ojo______________________________

7. ¿Señala en que partes de la Biblia están las siguientes frases:


Nosotros debemos dar la vida por los hermanos ( )
a) 1 Pedro 4:10 b) 1 Jn. 3:16 c) Sant. 5:19
Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas ( )
a) Gálatas 6:2 b) Heb. 13:16-17 c) Ef. 4: 15-16
¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga "tengo fe" si no tiene obras? ( )
a) 2 Tim. 4:5 b) 2 Cor. 6:3 c) Sant 2:14

8. Debemos desechar de nuestra vida


________________________________________________________
y haciéndolo, lo
lograremos________________________________________________________________

(Mat. 12:25 ss.)"Jesús sabía lo que estaban pensando, y les dijo: «Todo reino que se divide,
corre a la ruina; no hay ciudad o familia que pueda durar con luchas internas. 26.Si Satanás
expulsa a Satanás, está dividido; ¿cómo podrá mantenerse su reino? 27.Y si Beelzebú me
ayuda a echar los demonios, ¿quién ayuda a la gente de ustedes cuando los echan? Ellos
mismos les darán la respuesta. 28. Pero si el Espíritu de Dios es el que me permite echar
a los demonios, entiendan que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. 29.¿Quién entrará
en la casa del Fuerte y le robará sus cosas, sino el que pueda amarrar al Fuerte? Sólo
entonces le saqueará la casa. 30.El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge
conmigo, desparrama. 31.Por eso yo les digo: Se perdonará a los hombres cualquier
pecado y cualquier insulto contra Dios. Pero calumniar al Espíritu Santo es cosa que no
tendrá perdón. 32.Al que calumnie al Hijo del Hombre se le perdonará; pero al que calumnie
al Espíritu Santo, no se le perdonará, ni en este mundo, ni en el otro. 33.Planten ustedes
un árbol bueno, y su fruto será bueno; planten un árbol dañado, y su fruto será malo. Porque
el árbol se conoce por sus frutos. 34.Raza de víboras, si ustedes son tan malos, ¿cómo
pueden decir algo bueno? La boca siempre habla de lo que está lleno el corazón. 35.El
hombre bueno saca cosas buenas del bien que guarda dentro, y el que es malo, de su mal
acumulado saca cosas malas. 36.Yo les digo que, en el día del juicio, los hombres tendrán
que dar cuenta hasta de lo dicho que no podían justificar. 37.Tus propias palabras te
justificarán, y son tus palabras también las que te harán condenar.» 38.Entonces algunos
maestros de la Ley y fariseos le dijeron: «Maestro, queremos verte hacer un milagro.»
39.Pero él contestó: «Esta raza perversa e infiel pide una señal, pero solamente se le dará
la señal del profeta Jonás. 40.Porque del mismo modo que Jonás estuvo tres días y tres
noches en el vientre del gran pez, así también el Hijo del Hombre estará tres días y tres
noches en el seno de la tierra. 41.Los hombres de Nínive resucitarán en el día del juicio
junto con esta generación y la condenarán, porque ellos cambiaron su conducta ante la
predicación de Jonás, y aquí ustedes tienen mucho más que Jonás. 42.La reina del Sur
resucitará en el día del juicio junto con los hombres de hoy, y los condenará, porque ella
vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí ustedes
tienen mucho más que Salomón. 43.Cuando el espíritu malo sale del hombre, empieza a
recorrer lugares áridos, buscando un sitio de descanso, y no lo encuentra. 44.Entonces se
dice: Volveré a mi casa de donde salí. Al llegar la encuentra desocupada, bien barrida y
ordenada. 45.Se va, entonces, y regresa con otros siete espíritus peores que él, entran y

Página 5 de 6
se quedan allí. La nueva condición de la persona es peor que la primera, y esto es lo que
le va a pasar a esta generación perversa.» 46.Mientras Jesús estaba todavía hablando a la
muchedumbre, su madre y sus hermanos estaban de pie afuera, pues querían hablar con
él. 47.Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren hablar contigo.»
48.Pero Jesús dijo al que le daba el recado: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis
hermanos?» 49.E indicando con la mano a sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis
hermanos. 50.Tomen a cualquiera que cumpla la voluntad de mi Padre de los Cielos, y ése
es para mí un hermano, una hermana o una madre.»"

Página 6 de 6