Vous êtes sur la page 1sur 2

Manifiesto universitario del colectivo indocentia:

Decimos NO al Docentia:
Porque instrumentaliza las prácticas docentes haciendo que incorporemos una lógica de la
rentabilidad y de la medida del coste-beneficio en cada uno de nuestros actos. Asociar la
evaluación de la actividad docente a la lógica del premio y de los puntos acumulados atenta
contra el sentido no utilitarista de la propia actividad objeto de evaluación. Las actividades se
conciben como inversiones realizadas por el profesorado para aumentar su capital individual,
acabando así con lo que de generoso y vivo tiene la relación pedagógica. Todo lo que
instrumentalizamos acaba instrumentalizándonos.
Porque no sirve para medir la calidad de lo que hacemos sino para orientarnos hacia aquellos
aspectos susceptibles de ser puntuados. Todo sistema evaluado modifica su comportamiento
ante el dispositivo que lo evalúa, de modo que con el Docentia la principal motivación del
profesorado será identificar lo que proporciona mayor puntuación e ir a su caza y La suma de
puntos de convierte en un fin en sí mismo.
Porque resulta insultante y cínico que se quiera reconocer la docencia cuando el Decreto Wert
(14/2012) implantado en la UVEG utiliza la docencia como castigo (y la consolida, por tanto,
como actividad devaluada) para aquellos/as investigadores/as no excelentes (una buena parte
del profesorado continúa impartiendo 29 créditos por no tener sexenio vivo).
Porque establece categorías y jerarquías docentes que nos fragmentan e individualizan; incentiva
la competición interna, que a su vez es incompatible con las lógicas colaborativas; genera
múltiples y ridículos niveles de exclusión e inclusión (a partir de ahora seremos docentes nivel
básico, nivel ..)
Porque persigue introducir en el profesorado la necesidad de un compromiso activo y
aproblemático con lo que la institución define como deseable. Pero esta pretensión de
hiperactivismo frenético y funcional es, paradójicamente, un modo de conformarnos como
elementos pasivos regulados por la lógica que impone ese instrumento de control de nuestra
actividad llamado Docentia. Su llamamiento a «ser activos» enmascara la imposición de aquello
en lo que se nos incita a «participar».
Porque responde a una supuesta imposición de la ANECA que, sin embargo, no es real. Los
informes de las comisiones ANECA se revelan como arbitrarios, sin ser el Docentia requisito ni
garantía de nada. Es necesario, por tanto, disipar ese miedo paranoico con el que nos hacen Es
necesario dejar de responder a demandas que cuestionamos pero que acatamos con diligencia:
guías docentes infantilizadoras y burocratizadas, procesos de acreditación infinitos y absurdos
que cuantifican simulacros…Estamos enfermos de obediencia y de sin sentido. Somos un mal
ejemplo para los y las estudiantes.
Porque supone pervertir el sentido de la rendición de cuentas y la calidad. El Docentia pretende,
simplemente, como se reconocía sin disimulo en el preámbulo de las primeras versiones,
incentivar la productividad incidiendo en nuestra motivación (una dosis más de servidumbre
voluntaria). Esto difícilmente se aviene con el sentido y la capacidad de la docencia de generar
ciudadanía crítica, que es en lo que consiste nuestro compromiso con la sociedad.
Porque dentro de la lógica de la universidad-empresa, por la que tanto trabaja nuestro Equipo
Rectoral, sin que seamos capaces de generar resistencia alguna se concibe a los y las estudiantes
como clientes a los que se les debe satisfacer y, por lo tanto, medir su “grado de satisfacción” en
un sentido bastante alejado del cumplimiento de sus derechos. ¿Hasta cuando las y los
estudiantes tendrán que soportar la invitación a motivar su espíritu emprendedor o el uso
neoliberal de la excelencia, el talento y la innovación mientras que la docencia se devalúa y
corrompe?
Porque los criterios en los que se fundamenta son arbitrarios y no están al alcance de todos y
todas al depender de las relaciones que se mantengan con los grupos dominantes del
departamento o del centro. Por ejemplo: “la diversidad de las materias impartidas en el O.D.” o
la “asunción de encargos institucionales”, entre otros, no están sujetos a decisiones del
profesorado y no son elementos relacionados por sí mismos con el aumento de la calidad
docente, pero sí pueden convertirse en elementos de transacción (castigos y premios) que
aumenten la cultura clientelar. Y a pesar de ello, afectarán a los procesos de selección, renovación
y promoción del profesorado de nuestra universidad en tanto que “información valida y fiable
sobre la actividad docente”
Porque no tiene en cuenta los efectos perversos que muchas de estas puntuaciones van a tener
en las estrategias docentes para priorizar tareas e incluso en la propia preparación e impartición
de las clases. Destacamos lo que está suponiendo, en la práctica, la edición de materiales,
manuales o documentos que suponen “puntos” para el profesorado. Estamos asistiendo a una
simplificación de los contenidos, a una reinterpretación de obras: resumenes y “corta y pega” de
textos que tendrían que ser de lectura obligada, a cambio de la traducción editada de power
points con ¿Y a esto lo llaman calidad?
Porque impide una discusión honesta sobre las condiciones que sí son necesarias para una buena
docencia: la docencia se degrada cuando se le niega el tiempo que requiere, un tiempo cualitativo
(para la preparación de las clases, la atención a los y las estudiantes), un tiempo necesario pero
no rentable ni competitivo. Y ello es incompatible con el imperativo de crear productos o
indicadores que puedan ser exhibidos y cuantificados (como la fórmula matemática con la que
el programa Docentia calcula “el nº de estudiantes atendidos”); incompatible con un marco
normativo (Decreto Wert 14/2012) que consigue que nuestro tiempo se dedique al objetivo de
publicar (o ..) y que jerarquiza la docencia y la investigación, considerandolas actividades
separadas (olvidando que una buena clase requiere preparación, lecturas…) e incompatible con
una ratio estudiantes/profesorado muy elevada en algunas áreas.
Porque hemos visto que estas lógicas han convertido la producción de conocimiento en un
medio de valoración de uno mismo y de su propio “ridiculum vitae” al margen del valor social
del conocimiento como bien común. La producción de conocimiento se ha disciplinado
respondiendo a la necesidad urgente de capital sexenial. No queremos que el espacio de la
docencia corra la misma
Valencia Enero de 2017