Vous êtes sur la page 1sur 2

b.

Realice un ensayo de una página (mínimo) teniendo en cuenta cuatro


argumentos y/o conceptos. Enúncielos antes de comenzar el ensayo.

Dominio sobre la Naturaleza, Ecología Profunda, Orden natural de los recursos,


Relaciones con el ambiente

Desde la aparición de la religión, se ha considerado al ser humano como la imagen y


semejanza del Dios supremo, el cual decidió crear al hombre para que cumpliera con
los designios impuestos por él; dentro de esas obligaciones entregadas era ejercer un
domino completo de la naturaleza haciendo de ella un sistema que permitiera generar
los elementos necesarios para la subsistencia de la humanidad en el planeta tierra. Sin
embargo con el paso de los años, el hombre ha sacado un provecho exagerado de los
recursos naturales, sin importarle los siglos venideros, convirtiendo esa mayordomía en
algo devastador para el sistema natural. Desde el punto de vista ecológico nosotros
como ser viviente debemos tener muy en claro, que hacemos parte importante de este
medio, y que de los errores que nosotros generemos obtendremos consecuencias
graves que terminaran con la vida en el planeta. Por eso considero a la ecología
profunda como un fin que nos brinda un panorama totalmente distinto a lo que plantea,
la administración cristiana, dándonos herramientas que nos faciliten extender las
preocupaciones propias, más allá de mí, logrando incluir todo el universo y convertirlo
en parte esencial de mi vida. Otro punto que resalto de esta filosofía, es la posibilidad
que me brinda de encontrar soluciones eficientes, que tengan no solo un efecto parcial
para este momento, sino que pueda perdurar por un largo tiempo, evitando que se dé
una rápida generación de los problemas ambientales. Es preciso recordar que este
modelo niega rotundamente que el hombre se pueda separar de su entorno y que cada
uno pueda actuar como un algo distinto; caso contrario a lo que presenta el
antropocentrismo, el cual solo ve al ser humano como un único ser que merece vivir,
afectando inclusive su propia calidad de vida. Considerando estas dos posturas es
preciso suponer que nosotros disponemos de un orden natural de los recursos,
convirtiéndome en un ser no separado de la naturaleza, que dispongo
proporcionadamente de los recursos naturales con el fin de suplir mis necesidades, más
no de satisfacer mis deseos; también hacemos parte de este compleja red de vida que
habita este planeta y debo tener en cuenta que mi cuerpo es un sitio en donde la
experiencia no define mi límite como ser, sino más bien me permite extenderme a
diversas partes del sistema del cual hago parte.