Vous êtes sur la page 1sur 2

Fabio Restrepo

LA AMBIGÜEDAD EN EL CAMPO DE LA SEMANTICA.

La ambigüedad es una situación lingüística que puede surgir de diversos modos. Desde
un punto de vista puramente lingüístico hay tres formas principales de ambigüedad:
fonética, gramatical y léxica.

El tipo de ambigüedad más importante con mucho es el que parte de las ambigüedades
léxicas En incontables casos más de un sentido estará asociado con el mismo nombre, y
aquí principalmente son de dos tipos la homonimia (de la que no hablare) y la
polisemia. Aristóteles, criticó severamente la polisemia: "Las palabras de significado
ambiguo son útiles sobre todo para permitir al sofista desorientar a sus oyentes." Desde
entonces, los filósofos han competido unos con otros en denunciar la polisemia como un
defecto del lenguaje y como un obstáculo capital para la comunicación e incluso para el
pensamiento claro. Ya el filósofo español Fernando Savater decía: “tal vez la función de
la filosofía, sea el de precisar el significado de las palabras” Una breve reflexión
mostrará que, lejos de ser un defecto del lenguaje, la polisemia es una condición
esencial de su eficacia. si no fuese posible atribuir varios sentidos a una palabra, esto
equivaldría a una carga abrumadora sobre nuestra memoria: tendríamos que poseer
términos separados para cada tema concebible sobre el que quisiéramos hablar. La
polisemia es un factor inapreciable de economía y flexibilidad en el lenguaje

¿Cómo funciona este delicado mecanismo en la práctica? Varios nombres pueden estar
conectados con un solo sentido, y viceversa, diversos sentidos pueden estar ligados a un
solo nombre como en Vino, bebida o verbo venir. No podemos olvidar que las palabras
funcionan igual que los signos, y al hacerlo pueden ser vistas como diferentes
indicadores de sentido.La principal garantía de su funcionamiento normal es la
influencia del contexto. Por muchos que sean los significados que tenga una palabra en
el diccionario, no habrá confusión alguna si solo uno de ellos puede tener sentido en una
situación dada. Es aquí donde sucede o debe suceder la clausura de la polisemia de una
palabra, en aras a que el mensaje sea inteligible.

Además del contexto, hay cierto número de salvaguardas especiales que contribuyen a
mitigar las consecuencias de la polisemia.El alcance de estos artificios es limitado, pero
son eficaces siempre que entran en juego:

1) En las lenguas con género gramatical, este puede usarse paradiferenciar significados
de una misma palabra
en francés le pendule"péndulo" - la pendule"reloj"; le manche "mango" - la manche
"manga”

2) Cabe marcar las distinciones del significado mediante diferencias en la forma de las
palabras, en este caso son muy valiosos los indicadores suministrados por los acentos.
Ira = emoción, irá = verbo ir.

3) también puede ayudar a discriminar el sentido de una palabra, la aplicación de


conceptos lógicos partiendo de las palabras precedentes o subsiguientes, y que
aplicamos a la palabra a descifrar, en este caso sería la palabra volumen, que puede
indicar una medida de espacio, la cantidad de decibeles en un proceso acústico, las
diferentes partes que conforman una obra literaria… “y tomando el volumen lo
encuaderno” aquí la lógica nos llevaría a entender volumen relacionándolo con
encuadernación, como referido a la parte de una obra literaria.

4) en palabras que son verbos o indicadores de acción, el tiempo ayuda a esclarecer, en


este caso sería una forma de ambigüedad gramatical. y pudiéramos presentar aquí un
caso muy conocido y es el descrito en Juan 5:39 que presento a continuación:

Jn 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida
eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

Jn 5:39 ερευνατε τας γραφας οτιυμειςδοκειτεεν αυταις ζωην αιωνιονεχειν και εκειναι
εισιν αι μαρτυρουσαι περιεμου
El asunto versa, en que en griego el termino ερευνατε tienen la misma terminación tanto
en imperativo como en indicativo (ατε) de manera que puede decirse escudriñad
(imperativo) como escudriñáis (indicativo) presentando un claro caso de ambigüedad
gramatical, ahora deberemos atender a los indicadores de sentido provenientes del
contexto. Uno de los más claros errores es citar el texto de manera mutilada como se
hizo anteriormente, ya que el texto se explicita al continuar su lectura:

Jn 5:40 “y no queréis venir a mí para que tengáis vida”. Con lo que se muestra que el
“venir a mi” es el resultado de un proceso, en este caso el proceso debe buscarse, en el
término escudriñar. Y partiendo de la concepción lógica consistente en aseverar que el
proceso es anterior a los resultados, debe traducirse como escudriñáis, ya que no es un
mandato (algo que se deba hacer o comenzar a hacer (estado ingresivo empezad a
escudriñar) sino algo que se hace o se ha venido haciendo. de una manera global vemos
entonces que el texto toma la forma de un reproche, se cuestiona como personas que se
la pasan estudiando/escudriñando una escritura que tiene como finalidad
apuntar/comunicar la vida eterna, no son capaces de reconocer esa “vida eterna” cuando
la tienen en frente. Lo cual nos lleva a establecer que la traducción adecuada es el
indicativo “escudriñáis”, y de ninguna manera un mandato a estudiar “la biblia”