Vous êtes sur la page 1sur 7

Introducción.

El oídio puede afectar todos los tejidos suculentos de la vid, incluyendo hojas,
tallos, frutos e inflorescencias. Las colonias del hongo se forman típicamente en
la cara inferior de las hojas debido a que los conidios son muy sensibles al calor
y a la luz directa del sol, o en ambas caras de hojas sombreadas. Estas colonias
pueden detectarse en sus primeros estados de desarrollo por el haz o cara
superior de la lámina foliar como manchas levemente descoloridas, de 4 a 6 mm.
de diámetro, que se asemejan a las del mildiú velloso (Plasmopara viticola),
aunque las de este último son más pronunciadas.
Revisión Bibliográfica.
Erysiphe necator es un hongo biotrofo obligado que depende completamente de
la actividad fotosintética de su hospedador para completar su ciclo de vida, son
ectoparásitos e hidrófobos , se cree que el hongo se originó en América del
Norte, este hongo es capaz de infectar todo tejido verde de la vid, incluidas las
hojas y las bayas jóvenes.
Existen numerosos fungicidas inorgánicos para el control del oidio; siendo el
azufre uno de los más utilizados por su bajo coste y su percepción de ser una
sustancia “natural”.
1. Signos:
- Hojas: Se manifiesta por la presencia de polvillo blanco ceniciento en
algunas zonas o en toda la superficie de la hoja tanto en haz como en
envés, observándose puntos necrosados por debajo.

- Brotes y sarmientos: Presentan manchas difusas de color verde oscuro


que van creciendo y se tornan achocolatadas o negruzcas cuando el
sarmiento se ha lignificado.

- Racimos: Aparecen recubiertos de un polvillo ceniciento que, al pasar por


encima el dedo y limpiarlo, deja ver unos puntos negros sobre el hollejo
que son por donde se alimenta el hongo. Se forman rasgaduras debidas
al engrosamiento de los granos de uva y a la poca elasticidad de la piel.
Los daños más importantes causados por el oídio se localizan en los
racimos, y son de 2 tipos:

Daños directos: Al detenerse el crecimiento del hollejo los granos se


resquebrajan y se rompen al seguir aumentando la pulpa, lo cual se
traduce en pérdidas cuantitativas y cualitativas de cosecha.
Daños indirectos: Al agrietarse los granos se favorece la penetración de
hongos como Botrytis cinerea; también se produce un mal agostamiento
de los sarmientos con la disminución de reservas en las yemas; y durante
la floración se pueden producir abortos florales y corrimientos del racimo.

2. Síntomas: Manchas cloróticas.

3. Estados de desarrollo y ciclo anual del oidio:

El hongo inverna en el interior de las yemas y en los sarmientos. Cuando


comienza la brotación, suelen darse las condiciones ambientales para que
el hongo salga de su letargo y empiece su desarrollo.
Cuando alcanza la madurez comienza la reproducción asexual con la
formación de gran cantidad de conidias, que transportadas por el viento,
propagan la enfermedad a cualquier parte verde de la planta.
A partir de este foco primario puede tener varias contaminaciones, si las
condiciones climáticas son favorables, durante todo el desarrollo
vegetativo de la vid. Al final de la vegetación, el desarrollo del hongo
también se detiene disponiéndose a pasar el invierno en la forma de
micelio (fase asexuada) en el interior de las yemas o en forma de peritecas
(fase sexuada) en los sarmientos.

4. Factores Climáticos:

- Temperatura: Es el factor más decisivo para la aparición de la


enfermedad. Temperaturas próximas a 15º C favorecen su desarrollo y
propagación, siendo éstas óptimas en torno a 25 – 28º C. Temperaturas
de 35º C paralizan el desarrollo del hongo, y superiores a 40º C son letales
para el mismo.

- Humedad relativa: La germinación de conidios se ve favorecida por


condiciones de elevada humedad relativa; precipitaciones elevadas
frenan el desarrollo del hongo.

- Viento: Favorece la dispersión de los micelios y, por tanto, la propagación


e incidencia de la enfermedad por las parcelas de viñedo

5. Métodos preventivos y culturales:


- Elección de un adecuado sistema de conducción de la parte vegetativa de
la vid, que permita una correcta iluminación y aireación de la superficie
foliar.
- Podas en verde, deshojados y despuntados de los sarmientos, que
faciliten la aireación y la penetración de productos fungicidas en la parte
vegetativa.
- Eliminación de la madera de poda, especialmente aquella que esté
afectada y presente manchas oscuras en los sarmientos al final del ciclo
vegetativo.
- Empleo de rosales en los aledaños de las parcelas de viñedo como
indicadores de la presencia de la enfermedad.

 Lucha química:

- Qué: Empleo de materias activas eficaces para el control de la


enfermedad según el estadio de desarrollo en que se encuentre.

- Cómo: Forma correcta de aplicación: dosis, maquinaria de aplicación,


manejo adecuado del producto.
- Cuándo: Estadío de desarrollo de la enfermedad susceptible a la materia
activa empleada.
Algunas consideraciones sobre
productos empleados:
Azufre: (en espolvoreo)
• Ventajas: - Muy eficaz (siempre
que los ataques no sean muy
severos)
- Bajo coste del producto.
- Favorece el cuajado si se aplica
antes de la floración.
- Efecto secundario de control de
poblaciones de plagas de ácaros.
• Inconvenientes:
- Temperatura superior a 18º para que actúe correctamente.
- Con temperaturas superiores a 30º C es fitotóxico (causa quemaduras).
- Baja persistencia en el cultivo.

Productos químicos: Millon (.06-.08 lt x cilindro) con periodo de carencia


de 35 dias , Bopyr (.06-.08 lt x cilindro) con periodo de carencia de 35 dias.
Web grafía.
http://esa.ipb.pt/~moabepe/classes/noticia/pdf_doencas.php?id=3&lang=es
https://es.wikipedia.org/wiki/Uncinula_necator
https://www.infoagro.com/viticultura/erysiphe_necator.htm
https://www.asturnatura.com/especie/erysiphe-necator.html
https://www.asturnatura.com/especie/erysiphe-necator.htm
Introducción.: El oídio puede afectar todos los tejidos suculentos de la vid, incluyendo hojas,
tallos, frutos e inflorescencias. Las colonias del hongo se forman típicamente en la cara inferior
de las hojas debido a que los conidios son muy sensibles al calor y a la luz directa del sol, o en
ambas caras de hojas sombreadas. Estas colonias pueden detectarse en sus primeros estados
de desarrollo por el haz o cara superior de la lámina foliar como manchas levemente
descoloridas, de 4 a 6 mm. de diámetro, que se asemejan a las del mildiú velloso (Plasmopara
viticola), aunque las de este último son más pronunciadas.

Erysiphe necator es un hongo biotrofo obligado que depende completamente de la actividad


fotosintética de su hospedador para completar su ciclo de vida, son ectoparásitos e hidrófobos ,
se cree que el hongo se originó en América del Norte, este hongo es capaz de infectar todo tejido
verde de la vid, incluidas las hojas y las bayas jóvenes.
Signos:

Hojas: Se manifiesta por la presencia de polvillo blanco ceniciento en algunas zonas o en toda la superficie
de la hoja tanto en haz como en envés, observándose puntos necrosados por debajo.

Brotes y sarmientos: Presentan manchas difusas de color verde oscuro que van creciendo y se tornan
achocolatadas o negruzcas cuando el sarmiento se ha lignificado.

Racimos: Aparecen recubiertos de un polvillo ceniciento que, al pasar por encima el dedo y limpiarlo, deja
ver unos puntos negros sobre el hollejo que son por donde se alimenta el hongo. Se forman rasgaduras
debidas al engrosamiento de los granos de uva y a la poca elasticidad de la piel.

Los daños más importantes causados por el oídio se localizan en los racimos, y son de 2 tipos:

Daños directos: Al detenerse el crecimiento del hollejo los granos se resquebrajan y se rompen al seguir
aumentando la pulpa, lo cual se traduce en pérdidas cuantitativas y cualitativas de cosecha.

Daños indirectos: Al agrietarse los granos se favorece la penetración de hongos como Botrytis cinerea;
también se produce un mal agostamiento de los sarmientos con la disminución de reservas en las yemas;
y durante la floración se pueden producir abortos florales y corrimientos del racimo.

Síntomas: Manchas cloróticas.

Estados de desarrollo y ciclo anual del oidio:El hongo inverna en el interior de las yemas y en los
sarmientos. Cuando comienza la brotación, suelen darse las condiciones ambientales para que
el hongo salga de su letargo y empiece su desarrollo.

Cuando alcanza la madurez comienza la reproducción asexual con la formación de gran cantidad
de conidias, que transportadas por el viento, propagan la enfermedad a cualquier parte verde de
la planta.

A partir de este foco primario puede tener varias contaminaciones, si las condiciones climáticas
son favorables, durante todo el desarrollo vegetativo de la vid. Al final de la vegetación, el
desarrollo del hongo también se detiene disponiéndose a pasar el invierno en la forma de micelio
(fase asexuada) en el interior de las yemas o en forma de peritecas (fase sexuada) en los
sarmientos.

Factores Climáticos:

Temperatura: Es el factor más decisivo para la aparición de la enfermedad. Temperaturas


próximas a 15º C favorecen su desarrollo y propagación, siendo éstas óptimas en torno a 25 –
28º C. Temperaturas de 35º C paralizan el desarrollo del hongo, y superiores a 40º C son letales
para el mismo.

Humedad relativa: La germinación de conidios se ve favorecida por condiciones de elevada


humedad relativa; precipitaciones elevadas frenan el desarrollo del hongo.
Viento: Favorece la dispersión de los micelios y, por tanto, la propagación e incidencia de la
enfermedad por las parcelas de viñedo

Métodos preventivos y culturales:

Elección de un adecuado sistema de conducción de la parte vegetativa de la vid, que permita


una correcta iluminación y aireación de la superficie foliar.

Podas en verde, deshojados y despuntados de los sarmientos, que faciliten la aireación y la


penetración de productos fungicidas en la parte vegetativa.

Eliminación de la madera de poda, especialmente aquella que esté afectada y presente manchas
oscuras en los sarmientos al final del ciclo vegetativo.

Empleo de rosales en los aledaños de las parcelas de viñedo como indicadores de la presencia
de la enfermedad.

Lucha química:

Qué: Empleo de materias activas eficaces para el control de la enfermedad según el estadio de
desarrollo en que se encuentre.

Cómo: Forma correcta de aplicación: dosis, maquinaria de aplicación, manejo adecuado del
producto.

Cuándo: Estadío de desarrollo de la enfermedad susceptible a la materia activa empleada.

Algunas consideraciones sobre productos empleados:

Azufre: (en espolvoreo)

• Ventajas: - Muy eficaz (siempre que los ataques no sean muy severos)

- Bajo coste del producto.

- Favorece el cuajado si se aplica antes de la floración.

- Efecto secundario de control de poblaciones de plagas de ácaros.

• Inconvenientes:

- Temperatura superior a 18º para que actúe correctamente.

- Con temperaturas superiores a 30º C es fitotóxico (causa quemaduras).

- Baja persistencia en el cultivo.

Productos químicos: Millon (.06-.08 lt x cilindro) con periodo de carencia de 35 dias , Bopyr (.06-
.08 lt x cilindro) con periodo de carencia de 35 dias.