Vous êtes sur la page 1sur 5

Gobiernos del civilismo

Introducción

El presente ensayo trata sobre ldel civilismo, donde el Partido Civil fue una fuerza
política que surgió, por vez primera en el Perú, en el último tercio del pasado siglo,
como una reacción contra el militarismo y ante el anhelo vehemente de los civiles
de reivindicar su derecho a intervenir en la conducción política de la Nación. Es
decir, en el ejercicio de las más altas funciones de gobierno, en el desempeño,
incluso, de las más elevada magistratura: la Presidencia de la República, que
nunca antes habían podido desempeñar, debido a que el poder hallase en manos
de caudillos militares, desde comienzos de nuestra vida independiente. El forjador
del Partido Civil fue Don Manuel Pardo, distinguido hombre público, de vasta
experiencia en el campo de las finanzas y dueño de una gran personalidad.
Aunque aristócrata de origen y de temperamento, sin embargo estuvo llevado del
deseo de realizar obra constructiva a favor del país, en beneficio de las clases
más necesitadas. Por ello, tanto él como su partido, contaron con gran apoyo
popular.

Gobiernos del civilismo

Fundación

El Partido Civil fue fundado el 24 de abril de 1871 por 193 ciudadanos reunidos en
el domicilio de José Antonio García y García con el fin de apoyar la candidatura
presidencial del ex alcalde de Lima, Manuel Pardo y Lavalle. Inicialmente adoptó
el nombre de "Sociedad Independencia Electoral".

Entre los fundadores de la Sociedad estuvieron Demetrio Olavegoya, José María


Sancho-Dávila, Luis Roca y Boloña, José Antonio Roca y Boloña, Aurelio
Denegri, Luis Felipe Villarán, Ignacio de Osma, José de la Riva Agüero y Looz
Corswarem, Federico Marriot, José Antonio García y García y Pedro Correa y
Santiago, todos ellos relacionados a la política y al comercio.

Se trataba pues, de una agrupación de acaudalados comerciantes, consignatarios


del guano, industriales y hacendados, representantes de la naciente burguesía
nacional. No contentos con detentar el poder económico, aspiraban también a
controlar el poder político. A ellos se les unieron también numerosos intelectuales,
como abogados de la Universidad de San Marcos y periodistas de El
Comercio y El Nacional. Era ya la hora, según ellos, de que los hombres de frac y
levita, los «hombres de traje negro», llegaran al poder. Este grupo de ciudadanos
vieron en Pardo la figura que podía redimir al Perú de medio siglo de militarismo,
ya que era miembro de una generación nueva, que había nacido después de la
independencia y que, por lo tanto, no debía guardar compromisos con el orden
español. Además, repudiaba el desorden, la anarquía y el despotismo de los
hombres de sable. El militarismo fue para ellos el maleficio que había venido
postergando el despegue del Perú como nación; este fue acusado de absolutismo,
de postergar a las clases sociales del manejo de la política y de ser el acicate de
las revoluciones o sediciones. Siendo así, sostenían que no era la voluntad
popular ni la opinión pública quienes hacían tomar las decisiones al mandatario.
Se produjo una entusiasta adhesión en Lima y las provincias ante la posibilidad de
un civil como gobernante. De ahí nació el nombre de “Partido Civil”, organizado
ese mismo año para las juntas electorales.

El 6 de agosto de 1871, Pardo logró congregar en la Plaza de Acho a 14.000


ciudadanos, que se reunieron para escucharle, número muy apreciable para la
época, constituyéndose así en un gran acontecimiento.

El programa “civilista”

En el programa civilista se contemplaban los siguientes puntos:

 El apoyo a la educación popular, con el fin de que cada ciudadano pudiera


realizar un normal ejercicio de sus derechos.
 El fomento de la enseñanza técnica, para formar a un personal apto para la
explotación de los recursos naturales del país, así como la mejora de la
administración pública.
 El equilibrio del Presupuesto de la Nación, para contrarrestar la fallida política
de los empréstitos del gobierno anterior.
 La nacionalización del salitre.
 La profesionalización y democratización de las fuerzas armadas. Entre otras
medidas, se contemplaba la implantación del Servicio Militar Obligatorio.
 En el plano internacional, la concertación de alianzas.

Partido civil

El Partido Civil fue un partido político peruano fundado en 1871 bajo el nombre de
Sociedad Independencia Electoral. Sus miembros fueron conocidos como
“civilistas”. Fue el partido preponderante desde finales del siglo XIX hasta
principios del XX dirigido por la oligarquía limeña. Su fundador y primer presidente
electo fue Manuel Pardo y Lavalle (1872-1876). Luego de la Guerra del Pacífico,
desempeñó un rol clave en la Reconstrucción Nacional.

En 1894 integró la Coalición Nacional que agrupaba también al Partido Demócrata


que tras la guerra civil de 1894-1895 subió al poder liderado por Nicolás de
Piérola, el jefe de los demócratas. De ese modo, el partido civil compartió
responsabilidades de gobierno con su tradicional adversario. Dicha Coalición se
mantuvo para las elecciones de 1899, triunfando nuevamente, esta vez con el
independiente Eduardo López de Romaña como presidente.

En las dos décadas siguientes, que forman el periodo de la historia peruana


denominada por el historiador Jorge Basadre como "la República Aristocrática"
(1895-1919), se produjo la hegemonía del Partido Civil al ser “civilistas” la mayoría
de los presidentes de la República: Eduardo López de Romaña (1899-1903);
Manuel Candamo (1903-1904); Serapio Calderón (1904); José Pardo y Barreda,
hijo del fundador del partido (1904-1908 y 1915-1919); y Augusto B. Leguía (1908-
1912), quien se desligó del partido y formó su propia agrupación política.

Su principal centro de reunión fue el tradicional Club Nacional, institución a la que


varios miembros del partido pertenecían.
El partido, como fuerza política importante, sufrió un proceso de disolución a lo
largo del Oncenio de Leguía (1919-1930). Su “defunción oficial” (por así decirlo),
se dio en 1930.

Presidentes de la República del Partido Civil

1. Manuel Pardo y Lavalle. (1872-1876)


2. Mariano Ignacio Prado. (1876-1879)

3. Eduardo López de Romaña. (1899-1903)


4. Manuel Candamo. (1903-1904)

5. Serapio Calderón. (1904)


6. José Pardo y Barreda. (1904-1908) y (1915-1919)

7. Augusto Leguía. (1908-1912) y (1919-1930)

El primer gobierno civilista

El primer candidato electo del Partido Civil fue el ya mencionado Manuel Pardo y
Lavalle, quien gobernó desde el 2 de agosto de 1872 al 2 de agosto de 1876. Ya
en el poder, Pardo llevó a cabo algunas reformas, como la eliminación de los
fueros privativos de la iglesia y de la influencia del Ejército en el ámbito político.
También emprendió la modernización de la educación y la eliminación de los
derechos de peaje y aduanas interiores, controlados por las Juntas
Departamentales. Pero la crisis económica haría inviable la realización de muchos
de sus proyectos. Medidas como una prudente alza de impuestos, el estanco del
salitre y la revisión de los contratos de la venta del guano, no aliviaron el agudo
déficit fiscal. La crisis económica se agravó y el país quedó al borde de la
bancarrota.

En el plano internacional, firmó el Tratado de Alianza Defensiva con Bolivia de


1873 (que luego serviría de argumento a Chile para desencadenar la Guerra del
Pacífico). Para colmo, descuidó la defensa nacional, cancelando la construcción
de dos navíos blindados, mientras que Chile se armaba peligrosamente, llegando
a superar el poderío bélico del Perú.