Vous êtes sur la page 1sur 1

El neoliberalismo de la posverdad deviene en posliberalismo, un lugar donde se invierte lo privado

por lo público y lo público por lo privado. El laboratorio neoliberal chileno es un modelo que a
distorsionado sus indicadores concentrando la mercancía en el 1% de la población con los súper
ricos y estos subyugan la soberanía del país. El soberano es la ciudadanía la que deroga al político y
la posibilidad de una constitución elevadorada por políticos. Desde una invertebración del
movimiento insurreccional los petitorios no son de mayor abundamiento de lo público ni más estado
sino corrección del modelo reclamando cifras de equidad. El laboratorio neoliberal chileno debe
reivindicarse porque reivindica el experimento norteamericano y lo legitima ante el mundo. Somos
lo que fue cuba para la URSS como chile es a EE.UU..

En chile se viene la derogación de la clase política por una conversación entre ciudadano con
plutócratas los que son los verdaderos soberanos del país. La burocracia con su clase política se
derogan y reemplazarán por gestión privada y modelos de negocios de evaluación financiera que
rectifiquen los indicadores de ultra concentración en pro de un fluir de las mercancías necesaria y
vivificante pero a su vez retributiva. So pena a todo esto conllevará costos como son el colocar en
contra los ejércitos insurrecciónales creados por el modelo neoliberal clásico en las marginaciones
con los formales administrados por lo del estado desde el mandato de los plutócratas.

La aceleración del crecimiento del neoliberalismo en cuanto a su acumulación capital financiera es al


estrechamiento de la capitalización financiera de la ciudadanía por tanto la política y el estado se
vierten al alcance de dos elementos que se distancian a una aceleración en crecimiento lo que hace
que la capacidad de reforma y renovación es en la medida que la posibilidad siendo ente
Intermediador de la dialéctica entre oligopolio como objeto acumulador de mercancía y la
ciudadanía sujetos despreciados y despojados, desigualdados y subyugados por la concentración y
sus posibilidades de chorrear. El neoliberalismo en su aceleración de crecimiento se autofagotisa
derivado de su necesidad de existencia por su imperiosidad ética de administrar ciudadanía y
dialogar con lo político como intermediario. El neoliberalismo es imposible en su existencia cuando
la mercancía no fluye toda vez que a mayor acumulación la ciudadanía pierde soberanía y está
deroga su clase política y por tanto el modelo neoliberal carece a través de sus representantes
plutócratas carecen de sus cortesanos en la administración del estado legítimamente antes
constituidos. Lo que se debe constituir no es posible toda vez que los constituyentes en la clase
política y la ciudadanía carecen de soberanía.

Neoliberalismo

La tríada oligopólica, política y ciudadanía

Raúl Vergara Roa