Vous êtes sur la page 1sur 11

ACTITUD DE BENDECIDOS

Muy buen y bendecido día a todos queridos hermanos y hermanas en cristo


Jesús. En días pasados tuve la oportunidad que el Espíritu Santo hablara a mi
vida y partiendo del verso en Mateo 7:7
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

El Espíritu Santo me ha tenido en una búsqueda constante de su voluntad y


revelación de su palabra, y trajo un mensaje que quiere que yo comparta con
ustedes.
Debemos buscar a Dios con diligencia sabiendo que como dice la palabra Quien
busca a Dios debe creer que el existe, No sólo es creer en Dios, es creerle a
Dios., además debemos buscarlo mientras él pueda ser hallado, o sea que habrá
un tiempo en que buscaremos de Dios y no lo hallaremos

Hebreos 11:6 NTV


De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse
a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan
con sinceridad.
Me gusta mucha la TLA, dice:
Porque a Dios no le gusta que no confiemos en él. Para ser amigos de Dios,
hay que creer que él existe y que sabe premiar a los que buscan su amistad.
Dios me decía que debemos pedir sabiendo que Dios es un Padre bueno y quiere
darnos grandes cosas conforme a su voluntad, lo que significa que debemos
alinearnos en esa voluntad para alcanzar victoria en lo que pidamos.
Y cómo nos alineamos con la voluntad de Dios?
Gracias por Preguntar…
Usted y yo no somos una casualidad de la vida ni vinimos al mundo porque sí.
Dios el dador de la vida, nos predestinó y nos trajo a este mundo a cumplir un
propósito, de lo contrario la vida no tendría sentido. Muchos hemos vivido gran
parte de nuestra vida siguiendo nuestros propios sueños, deseos y propósitos y
muchos todavía sin cristo siguen viviendo de esa manera. Pero esa manera de
vivir no es lo que Dios planeo para nosotros. Dios tiene un plan perfecto y usted
es parte de ese plan. En ese plan de Dios usted tiene un lugar estratégico para
el cual desde antes de su nacimiento Dios le ha dotado de dones, habilidades
naturales, fuerza, inteligencia, un sinfín de capacidades usted viene equipado
con todo lo que se requiere para el cumplimiento de ese plan. Otra cosa es que
una vez usted nace y no se alinea a Dios termina haciendo su voluntad y tal vez
no llegue a descubrir todas sus capacidades ni le encuentre sentido a su vida.
Pero cuando llegamos a Cristo, Nos alineamos a su plan mediante la oración,
cuando en la intimidad y comunión busco ser dirigido por él. Debo buscar su
palabra revelada, debo buscar cuales son los planes y propósitos de Dios para
mi vida. Dios quiere hablarnos y darnos a conocer sus planes y el lugar que
ocupamos en él para que nuestra vida tenga sentido y encontremos el verdadero
éxito.
1 juan 5:14 expresa
14Y esta es la confianza que tenemos delante de Él, que si pedimos cualquier
cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. 15Y si sabemos que Él nos
oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le
hemos hecho.…
Cuando Dios me hablaba de esta palabra me exhortaba y me llamaba Hipócrita,
yo un tanto sorprendida miré hacia los lados pensando que le hablaba a otro
hablaba y reaccioné que era a mí porque yo me encontraba sola en la intimidad
de mi comunión con él, al preguntar a qué se refería el Señor me decía Crees en
mí pero no me crees a mí. Dices creer en mis promesas y las reclamas pero no
vives como una bendecida no vives como si esas promesas fueran realidad en
tu vida. Cuando tu pides debes hacerlo con sabiduría para que tu petición sea
de acuerdo a mi voluntad, pero cuando yo te hago una promesa de manera
personal, esa promesa está dentro de mi voluntad.
Si sabemos que lo que pidamos nos es dado, o que Dios cumple lo que promete,
la pregunta es:
Me crees lo suficiente como para estar preparad@ para recibir la bendición?

Esa pregunta me puso a meditar intensamente. Y hoy la pregunta es para


ustedes. Estan preparados?
Todo lo que Dios da es bueno, Dios no querrá dañarte dándote algo que va a
lastimarte o sacarte de su propósito, por tanto Dios debe transformar primero tu
corazón para que la promesa o la petición surta el efecto de acuerdo con su
voluntad.
Dice la palabra
Mateo 7:9-11 (NVI)
9 »¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 10 ¿O si le pide un
pescado, le da una serpiente? 11 Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar
cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas
buenas a los que le pidan!
Si Tu estás pidiendo un pan o un pescado, eso es lo menos que Dios te dará,
Él puede darte eso o algo mejor, pero si tu corazón no está listo, el pan se te
puede convertir en piedra y el pescado en serpiente. Dios nos conoce hasta lo
más profundo y sabe para qué estamos listos, así como tú no darías a tu hijo un
carro o una chequera a los 5 años tampoco Dios te va a dar aquello que no
puedas manejar.
Estás trabajando en preparar tu corazón para recibir la bendición?
Estas viviendo en una actitud de bendecido?
Te has dispuesto a que Dios haga los cambios que tú necesitas o te sigues
resistiendo?
Le has permitido a Dios entrar y tomar control de todas la áreas de tu vida o te
has reservado algunos espacios para ti donde… es mejor no permitirle el acceso
a Dios?
O estás a la espera que la bendición llegue y te coja de sorpresa para ahora si
acomodarte a la nueva situación y edificarte en la marcha.
No Dios necesita que tengas una actitud diferente y te dispongas a ser
transformado en tu interior para que puedas recibir y mantener la bendición y
que ésta cumpla el propósito por la cual fue diseñada. De lo contrario es
probable que tú mismo estés retrasando tus bendiciones porque al igual que las
tentaciones, DIOS NO NOS DARÁ NADA MÁS ALLÁ DE LO QUE PODAMOS
SOPORTAR, en este caso retener, de lo contrario la bendición se te convertiría
en una maldición.
El Señor traía a mi mente mi propia experiencia
Yo esperaba el cumplimiento de una promesa que el señor me había dado de
manera personal, yo la declaraba constantemente y aunque algunas veces en
medio de la desesperación y la espera.. dudé, yo le reclamaba a Dios esa
promesa. Pero realmente yo no estaba viviendo como una bendecida. Creí a la
promesa pero no actué en fé ni trabajé en mi actitud para hacer los cambios
pertinentes antes que la promesa se cumpliera.
Mi esposo estaba privado de la libertad y el señor había prometido que abriría
las puertas de la cárcel y lo traería antes de tiempo y la familia sería restaurada.
Yo creí a la promesa pero no empecé a hacer los cambios necesarios ni a vivir
como si ya mi esposo estuviera en casa, yo no estaba lista para recibir la
promesa, mi corazón no había sanado del todo y yo vivía como una mujer sola
que tenía que sacar adelante a sus hijos y trabajaba de manera compulsiva para
cumplir con las obligaciones laborales y las de mi casa, yo no estaba lista, Pero
que pasaba, había mucha gente que oraba por mi esposo y Dios tenía que
cumplir su palabra porque esa era una promesa que no solo me la había dado a
mí, Dios tenía su palabra empeñada y la cumplió a su tiempo. Dios no podía
retener a mi esposo en la cárcel hasta que yo decidiera prepararme y vivir como
bendecida, Dios sabía que así como yo vivía solo para trabajar y trabajar nunca
iba a estar lista, entonces el señor cumplió su palabra pero cambio la estrategia,
como yo no me dispuse a vivir como bendecida (Yo era de las que oré pero no
llevé sombrilla, luego les explico de qué hablo) entonces cuando llegó el tiempo
del cumplimiento Dios que hizo?
Quitó lo que estorbaba a su propósito. Para el propósito de Dios era más
importante mi matrimonio que mi realización profesional y como mi ritmo de
trabajo ponía en riesgo la restauración de mi hogar y por causa de no establecer
prioridades había menguado en mi comunión con él, Dios, tenía que quitar algo.
Y entonces Dios fue más sabio que yo y quitó mi trabajo.
A los 10 días de haber llegado mi esposo al país, yo me quedé sin empleo, Mi
empleador se deleitó en lo que consideró era un mal para mí, lo que ella no sabía
era que estaba siendo un mandado del altísimo, un instrumento de Dios para
acercarme a mi propósito, y yo tuve la fortuna de trabajar de tiempo completo en
un propósito mayor que es la restauración de mi familia y en tratar de recuperar
8 años de ausencia de un Sacerdote, Esposo y Padre en esta familia, y no ha
sido fácil me tocó que aprender a las malas a establecer prioridades porque fui
hipócrita: Dije creer en la Promesa pero estaba viviendo como si la promesa
nunca fuera a llegar porque nunca hice los cambios necesarios. Solo hasta ahora
me doy cuenta que Dios estaba desagradado conmigo por esa actitud y con ella
yo estaba siendo incrédula y mostrándole a Dios que realmente no estaba
creyendo del todo en sus palabras. SI fui Hipócrita y hoy me arrepiento y pido
perdón ante Jesucristo por mi pecado. Dios tuvo misericordia de mí

Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros


Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su
Marcos 7:6: corazón está lejos de mí.

Les confieso que aún sigo meditando en esta palabra y ha tocado muy profundo
en mi corazón.
Si tú no te has preparado para recibir tu bendición, si no te dispones a mejorar
tu actitud, si no has empezado a hacer cambios, cambios en tu vida para recibir
lo que Dios te ha prometido, pueden suceder varias cosas;
1 Que se retrase el cumplimiento de la bendición. Dios te ama no quiere que el
pan se te vuelva piedra y el pescado en serpiente.
2 Dios es fiel y en algún momento cumplirá lo que ha dicho, pero mantener la
bendición te costará caro, deberás aprender sobre la marcha y eso siempre trae
dolor y sufrimiento.
Hermanos No hay bendición sin sacrificio. No recibes bendición sin haber hecho
nada por ella, todas las promesas en Dios son SI y Amén pero si leemos bien las
escrituras las promesas estan condicionadas, como mínimo a creer y recibirlas
por fé, y en sí eso ya es una lucha contra tu razón.
No se puede disfrutar de ellas sin pagar el precio, no puedes esperar que otros
trabajen por lo que es tuyo, así no funcionan las cosas en el reino, todo se trata
de sacrificio.
Yo Escuchaba una história
Una madre que criaba a su hijo. Entraba en su dormitorio y lo despertaba todos
los días a las 5:30 AM, diciendo "Luis, hoy va a ser un gran día". Pero eso no era
lo que el niño deseaba oír a esa hora de la mañana.
Su primer trabajo cada día era salir y traer el carbón para encender el fuego y
calentar la casa. Pero Luis aborrecía ese trabajo.

Un día, cuando su madre entró al cuarto y dijo "Va a ser un gran día", Luis
respondió bruscamente: "No mamá. Va a ser un día asqueroso. Estoy cansado.
La casa está fría. No quiero levantarme y traer carbón. ¡Es un día horrible!".
Querido, contestó la madre, no sabía que te sentías así. ¿Por qué no vuelves
a la cama y duermes otro poco? ¿Por qué no pensé en esto antes?, Dijo
creyendo que había dado en el clavo.

Luis volvió a la cama y despertó dos horas después. La casa estaba caliente, y
podía oler el desayuno que estaban preparando. Salió de la cama, se vistió y fue
a sentarse a la mesa de la cocina. Estoy hambriento, dijo. He descansado bien.
Ya está listo el desayuno. Esto está perfecto.

Querido, dijo la mamá, hoy no hay comida para ti. ¿Recuerdas que dijiste que
iba a ser un día horrible? Como madre, hoy voy a hacer lo mejor que pueda para
que tengas un día horrible. Vuelve a tu dormitorio y quédate allí todo el día. No
tienes permiso para salir de allí, y vas a tener poco que comer hoy. Nos veremos
mañana a las cinco y media.
Luis regresó a su dormitorio desanimado y se acostó. Pudo dormir más o menos
otra hora. Pero eso era todo lo que una persona puede dormir. Pasó todo el día
deprimido en la habitación, con un hambre que crecía con el paso del tiempo.
Cuando oscureció volvió a meterse en la cama y trató de dormir. Despertó varias
horas antes del amanecer. Se vistió. Estaba sentado en la orilla de la cama
cuando la mamá abrió la puerta de su habitación a las cinco y media. Antes que
ella dijera algo, Luis se puso de pie de un salto y dijo "Mamá, va a ser un gran
día".
Será que nosotros tenemos que llegar a eso?
Si queremos bendiciones, si queremos cosas buenas, nos va a tocar trabajar por
ellas, Dios no bendice a los que no se esfuerzan, todo tiene un precio que pagar,
tenemos que cambiar nuestra actitud frente a las bendiciones de Dios. A ti te
toca hacer tu parte que es creer y esforzarte. Nadie llegó a la tierra prometida sin
antes pasar por el desierto.
Cuál es tu promesa?
Que estas pidiéndole a Dios?
La restauración de tu hogar? Ya le pediste a Dios que tratara con tu corazón y
tus emociones heridas porque si no has sanado, si no has perdonado cómo vas
a sostener la bendición, que confianza podrás tener en esa persona que antes
te lastimó? Vas a recordarle de cuando en vez sus faltas? Necesitas ser
restaurado, necesitas vivir como bendecido.
Tienes promesa de un esposo?
Estas viviendo como una casada o sigues viviendo como soltera aunque no estás
disponible para el mundo. Si en el tiempo de la espera no te sujetas a Dios y su
voluntad, cómo vas a sujetarte a tu esposo. Es hora de empezar a hacer los
cambios en tu vida para cuando tengas esa bendición ya estás ejercitada y no
sufras un choque emocional que te cueste lágrimas. Una cosa es ser novio y otra
muy diferente esposo, las personas tienen muchas cosas ocultas, en un
matrimonio hay mucha tela por cortar, sólo Dios conoce las personas y puede
transformar corazones. Yo digo jocosamente. Una cosa es llamar al diablo y otra
es verlo llegar. Te estás tomando el tiempo de orar por tu esposo, tus hijos, tu
familia aunque todavía ni conoces a tu prometido?
Dios no quiere que las bendiciones se tornen en maldiciones. Si no estamos
preparados, si nuestro corazón aún no ha sido tocado y transformado mediante
el Espíritu Santo en el proceso de espera, de prueba, la bendición tardará
porque Dios no quiere dañarte. Debemos ser fieles y diligentes en lo poco para
que el señor nos ponga sobre mucho.
No es sabio reclamar promesas sino estamos viviendo como bendecidos, no
reclamemos promesas si no hemos buscado en intimidad a Dios mediante la
comunión con el Espíritu Santo para preguntarle y recibir la revelación sobre esa
promesa. Cuál es el propósito de Dios al darnos su promesa? Que tienes que
entregar tú? Que hay en ti que estorba a esa promesa? Reclamar promesas
significa que Dios tratará contigo antes de dártelas y no siempre el trato es
agradable.
Cuando recibimos las bendiciones sobre la marcha y no hemos sido moldeados
a la voluntad de Dios no sabremos que hacer ni como caminar, entonces
acudiremos a Dios como si fuera bombero o genio de la lámpara para atosigarlo
como la viuda insistente que nos resuelva los conflictos cuando la promesa se
nos esté saliendo de las manos y no sepamos cómo manejarla porque durante
el tiempo de la espera no hicimos la tarea de disponernos a un cambio
El cumplimiento de las promesas y la vida misma no significa ausencia de
problemas, el cumplimiento de las promesas te va a significar nuevos retos,
nuevas situaciones que te pondrán a prueba, vivirás en nuevos niveles que
requieren de la sabiduría que Dios haya depositado en ti durante la espera si es
que fuiste diligente y dispusiste tu corazón para que Dios lo transformara, esa
sabiduría y la guía del Espíritu Santo será las que te lleven a la victoria

Dios dice en su palabra en Juan 17 que nosotros Vivimos en el mundo, pero


no somos del mundo, es decir estamos llamados a estar separados del
mundo.
Jesús dice del mundo en Juan 15 Que el mundo nos aborrecerá. Ya se
te está diciendo de antemano que vas a tener dificultades para que
cuando te llegue la hora recuerdes que él ya te lo había dicho.
En Juan 16 Dice que Jesús a vencido al mundo y ahora te da al
Espíritu Santo de Dios para que él te guie a toda verdad y tú puedas
hacer las cosas conforme a la voluntad de Dios y vivas en el mundo
pero no vivas como el mundo.
Como hago eso?
Ahhh Que bueno que me pregunta
Dejándonos guiar por el Espíritu Santo y viviendo bajo su revelación.
Eso se logra en la intimidad y la comunión, haciéndose amigo de Dios.
Jesús venció al mundo con el arma más poderosa que puede existir y
es el amor y quiere que tú uses esa misma arma para vivir en el mundo
y vencerlo.

El mundo te va a aborrecer, tus bendiciones fastidiaran al mundo, no


todos van a alegrarse con tus bendiciones, con tus logros, algunos te
maldecirán porque no eres como ellos y tú que vas a hacer cuando el
mundo te aborrezca y se venga en contra tuya porque estás bendecido..
Porque tienes una nueva casa… porque Dios te dio un carro … Porque
tienes un buen trabajo… Porque Dios te llamó al Ministerio con apenas
1 año en la iglesia y los que llevan 35 están todavía sentados … Cuando
Dios te regale ese esposo conforme su voluntad que no es infiel ni
borracho ni cede a las tentaciones del mundo… que harás cuando la
vecina diga que tu lo tienes así es a punta de brujería… que harás
cuando el mundo te critique porque tú tienes lo que ellos no tienen?

Recuerdo una frase del Pastor Spurgeon


No somos el caramelo de la tierra
Somos la sal de la tierra,
La sal …Algo que el mundo querrá escupir
En vez de tragar
Fuerte… pero totalmente cierta

Ya estás preparada para que el mundo te aborrezca por tus bendiciones


aunque todavía no hayas puesto el primer ladrillo de tu casa… ni el
terreno tienes pero hay ocasiones que a algunos hermanos les fastidia
hasta la promesa que te dieron … algunos dirán que es mentira, que no
te la mereces… que eso no viene de Dios. Ya te preparaste para que
el mundo te aborrezca? O aún te dejas llevar por tus emociones y la
susceptibilidad te sobrepasa? Ya empezaste a trabajar en eso o
estamos esperando que la bendición llegue y arreglamos las cosas en
la marcha?

Que hacer para que lo pase en el mundo se quede en el mundo y no se


te meta en el corazón? actuar como Jesús actuó, amar como él amó.
Ya tienes ese amor, te has ejercitado en el amor ágape de tal forma que
cuando llegue la bendición y tengas que lidiar con todas estas cosas no
sea tan difícil de sobrellevar y puedas permanecer en amor?

Y ni que hablar de satanás que se levantará contra todo lo que Dios te


diga y quiera hacer contigo, ya te preparaste para hacerle frente como
guerrero armado y valiente y vencer sus artimañas. Ya estás
reprendiendo al diablo y echándolo fuera de tus posesiones y de tu
familia aun cuando no tienes sino la promesa, estás reprendiendo las
dudas que quiere poner en ti. Esa es una lucha sin cuartel porque
satanás nunca descansa y querrá robarte hasta el sueño cuando
descubra lo que Dios ha depositado en ti.

Juan 16:33
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo
tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Nuestra paz verdadera viene de 1 sola fuente – DIOS- Tenemos que
buscar a Dios para tener Paz, esa paz que sobrepasa todo
entendimiento

Debemos ser sabios al pedir, y reclamar, la palabra dice en Santiago4:


¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras
pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?
2 Codiciáis,y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar;
combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.
4 !!Ohalmas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad
contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye
enemigo de Dios

Dios no nos da una bendición o hace una promesa solo para nuestro deleite.
Toda promesa tiene un rol que cumplir dentro del Reino que va de acuerdo a los
planes de Dios.
Recordemos lo que dice Hebreos 11:6
A Dios le desagrada que no confiemos en él. Para ser amigos de Dios, hay que
creer que él existe y que sabe premiar a los que buscan su amistad. Dios premia
a los que buscan su amistad, no sus propios deseos.

Dios dice Buscad primeramente el Reino de Dios, la Justicia de Dios. Ya le


consultaste a Dios en qué ayuda tu promesa a los propósitos del reino?
Cuál es tu función?
Ya buscaste esa revelación en su presencia.
Porque si no conoces el propósito de tu bendición que objeto tendría ser
bendecido. Dios te bendice para extender su Reino y para mostrar su Justicia, tú
eres instrumento de Dios y él tiene una misión especial para ti.
Igual es cuando hacemos peticiones. Pedid y se os dará pero pedid con sabiduría
de acuerdo a la voluntad de Dios, y esa voluntad el único que puede revelártela
es el Espíritu Santo de Dios quien todo lo sabe. Él te revela a Jesús y Jesús te
revela al Padre, su mente y los propósitos para tu vida.
Cuando pides algo, tú no le pides a cualquiera, tú le pides a quien tú crees que
tiene la capacidad de darte lo que necesitas. Cuando alguien pide algo no lo
hace a gritos o en público (a menos que sea un niño de esos bien malcriados).
Generalmente lo hace en intimidad con la persona que puede suplir esa
necesidad, busca un momento a solas y de la manera más cordial solicita el
favor.
Si haces eso con una persona cuanto más Dios quiere que vengas a su
presencia en intimidad y oración y expreses con total sinceridad tus necesidades
y busques su dirección porque él puede darte todas las cosas. Pero necesitas
creer en él y creerle a él.
Dios sólo te dará aquellas cosas que sean provechosas a tu vida en este tiempo,
entre más crezcas en comunión e intimidad con él, siendo edificado y dispongas
tu corazón, aún mayores cosas te dará porque él sabe que ya estás preparado
para recibirlas y tienes la capacidad de mantener la bendición con su guía.
Necesitamos acomodarnos a esa nueva filosofía celestial Dios honra a los que
le honran y yo honro a Dios cuando amo lo que él ama y odio lo que él odia.
Pero si no conozco la palabra y no me hago amigo de Dios a través de su Santo
Espíritu, entonces no podré disfrutar de ésta ni ninguna de sus promesas.
Realmente eres sincero con Dios?
Crees en Dios y le crees a Dios?
Realmente crees que Dios va a darte esa bendición?
Realmente crees que si Pides conforme a su voluntad Dios te dará las
peticiones?
Entonces porque sigues viviendo como si la promesa no fuera a llegar, porque
sigues viviendo de la misma manera. Aprende a vivir como bendecido.
Si tú estás haciendo las cosas bien y viviendo bajo la revelación de Dios, si eres
hijo de Dios, tienes todo el derecho a reclamarle a Dios que cumpla su palabra
porque no eres tú quien lo está demorando, entonces el Señor te revelará que
es lo que pasa con tu bendición, te dirá por dónde tienes que moverte, como
tienes que orar.
Dios te guiará mediante revelación .
Busca a Dios que sólo él te puede llevar por el camino correcto
Busca a Dios que él se deja encontrar
Él te está esperando, CREELE Y MUEVETE EN FÉ PORQUE LA VOLUNTAD
DE DIOS ES CUMPLIR TODAS SUS PROMESAS.

Deuteronomio 7:9 "Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios es fiel, que
guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus
mandamientos, hasta mil generaciones".

Dios es fiel, es real entonces es imposible que Dios mienta, lo que promete lo
lleva a cabo, muévete de acuerdo a sus promesa porque él las hará realidad y
no detengas la mano de Dios con tu incredulidad.

Hebreos 6

Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro
mayor, juró por sí mismo,
14 diciendo:
De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré
grandemente.
15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

Hermanos tener una promesa de parte de Dios o hacer peticiones de


acuerdo a su voluntad es algo tan sencillo porque solo se requiere la
gracia, el favor de Dios y fe como un grano de mostaza, pero llegar a
ver el cumplimiento de la palabra requiere diligencia de nuestra parte,
requiere sacrificio y una entrega total a la guía del Espíritu Santo,
requiere creer en Dios y creerle a Dios y actuar en consecuencia,
requiere vivir como bendecida.
Oro al Padre en nombre de su amado Hijo Jesucristo que ponga en
nosotros un corazón dispuesto a hacer siempre su voluntad, a ser
guiados por el Espíritu Santo de Dios y vivir en actitud permanente de
entrega y obediencia. Recordemos que Dios nunca nos dejará solos
que la victoria nos ha sido dada de antemano

Proverbios 3:5-6
Confía en el SEÑOR con todo tu corazón;
no dependas de tu propio entendimiento.
6 Busca su voluntad en todo lo que hagas,
y él te mostrará cuál camino tomar.

Dios nos bendiga y hasta una próxima oportunidad.