Vous êtes sur la page 1sur 3

INTRODUCCIÓN

La patología en los ancianos tiene características particulares respecto a su


sintomatología, precisando una aproximación y un manejo específico.

La presentación atípica de la enfermedad en este grupo de edad se explica por los cambios
físicos, psíquicos y sociales propios del envejecimiento, estos cambios implican una
disminución progresiva de la reserva funcional de distintos órganos y sistemas,
provocando una merma en la capacidad de respuesta a situaciones de aumento de
demanda funcional, de modo que pequeñas agresiones pueden ocasionar
descompensaciones funcionales graves. Numerosas patologías distintas pueden
manifestarse de forma inespecífica en él, como una pérdida de la independencia
funcional, un curso silente y/o una presentación tardía o atípica de la enfermedad. A ello
contribuye la elevada prevalencia de pluripatología y polifarmacia. Es frecuente la
concurrencia de varias enfermedades e incluso que la descompensación en un órgano
revierta negativamente en la función de otros.

En ocasiones, deterioros progresivos son atribuidos a la vejez, retrasándose el diagnóstico


de la patología de base que los originó. Finalmente hay cambios fisiológicos de la edad
avanzada que modifican la sintomatología típica de la enfermedad.

Ante la frecuencia de enfermedades con presentación atípica, la aproximación clínica al


paciente geriátrico precisa de una valoración integral donde se tengan en cuenta las
diferencias existentes a esta edad.
PRESENTACIONES ATÍPICAS DE LAS ENFERMEDADES EN
ADULTOS MAYORES
El anciano presenta en muchas ocasiones, una forma peculiar de manifestar las
enfermedades. Por consiguiente, para llegar a la obtención de un correcto diagnóstico, es
precisa la valoración cuidadosa de la sintomatología en el paciente geriátrico. A
continuación, se describe por órganos, aparatos y sistemas las presentaciones clínicas
atípicas más frecuentes e importantes en el paciente de edad.

A. SISTEMA CARDIOVASCULAR

1. Cardiopatía isquémica. En ancianos es con más frecuencia indoloro. Considerar que la


diabetes (que es también causa de infarto indoloro), es más prevalente a esta edad. Dolor
abdominal, debilidad, confusión, disnea y síncope pueden ser formas atípicas de
manifestación, sobre todo en mayores de 85 años. Complicaciones como la Insuficiencia
Cardiaca y el Shock son más frecuentes (también son más habituales los infartos de
localización anteroseptal).

2. Estenosis Mitral. Síntomas menos evidentes. A veces se encuentra en mujeres


diagnosticadas de broncopatía crónica de causa desconocida.

3. Auscultación cardiaca. Es menos valorable. Los soplos cardíacos no patológicos son


frecuentes. La intensidad del primer tono está disminuida como consecuencia de la
disminución del gasto cardíaco.

4. Hipertensión arterial. Se diagnostica en exceso dada la rigidez arterial que ocasiona un


aumento de 10-20 mm Hg en la medición con esfingomanómetro (pseudohipertensión).
Esta posibilidad se descarta mediante la maniobra de Osler, que es positiva cuando la
arteria braquial o radial es palpable mientras el manguito de tensión está inflado por
encima de la tensión sistólica.