Vous êtes sur la page 1sur 5

Artículo en ingles

Electromagnetic methods application for characterizing a


site contaminated by leachates

Aplicación de métodos electromagnéticos para caracterizar un


sitio contaminado por lixiviados

RESUMEN

Se utilizaron dos métodos geofísicos electromagnéticos, frecuencia muy


baja (VLF, por sus siglas en inglés) y bobinas a bajo número de
inducción (EM-LIN, por sus siglas en inglés), para estudiar la presencia
de lixiviados de un sitio de disposición de residuos sólidos municipales,
el cual opera desde hace más de 24 años y cuya superficie es de 0.16
km2. El tiradero se encuentra en un medio cuyo fracturamiento está
asociado con la Falla Oaxaca. El basamento del tiradero está constituido
por lutita y arenisca. El estudio se realizó en seis perfiles de los cuales
cuatro fueron comunes para ambos métodos, con longitudes de 325,
320, 300 y 645 m, y dos más, únicamente usando el método VLF. La
interpretación de los datos VLF utilizando el filtro de Karous y Hjelt dio
como resultado secciones que indican alta densidad de corriente
interpretadas como asociadas a fracturas que favorecen la infiltración de
los lixiviados. La interpretación de los datos de EM-LIN brinda modelos
bidimensionales que muestran la distribución de la conductividad del
subsuelo. La integración de estos resultados indica una zona anómala
conductora principal en la parte sureste del tiradero que, de acuerdo a
su forma geométrica, se incrementa hacia la parte central del mismo y
se observa hasta una profundidad de entre 30 y 40 m, coincidiendo con
la zona por donde ocurre el escurrimiento superficial natural a lo largo
del cual fluyen los lixiviados, y que han aprovechado algunas fracturas
para infiltrase, infiriéndose que las zonas anómalas detectadas son
debidas a la presencia de estos contaminantes. Ambos métodos
electromagnéticos han proporcionado buena respuesta en un medio
fracturado.

TRADUCCION
RESUMEN

Se utilizaron dos métodos geofísicos electromagnéticos, frecuencia muy


baja (VLF, por sus siglas en inglés) y bobinas a bajo número de
inducción (EM-LIN, por sus siglas en inglés), para estudiar la presencia
de lixiviados de un sitio de disposición de residuos sólidos municipales,
el cual opera desde hace más de 24 años y cuya superficie es de 0.16
km2. El tiradero se encuentra en un medio cuyo fracturamiento está
asociado con la Falla Oaxaca. El basamento del tiradero está constituido
por lutita y arenisca. El estudio se realizó en seis perfiles de los cuales
cuatro fueron comunes para ambos métodos, con longitudes de 325,
320, 300 y 645 m, y dos más, únicamente usando el método VLF. La
interpretación de los datos VLF utilizando el filtro de Karous y Hjelt dio
como resultado secciones que indican alta densidad de corriente
interpretadas como asociadas a fracturas que favorecen la infiltración de
los lixiviados. La interpretación de los datos de EM-LIN brinda modelos
bidimensionales que muestran la distribución de la conductividad del
subsuelo. La integración de estos resultados indica una zona anómala
conductora principal en la parte sureste del tiradero que, de acuerdo a
su forma geométrica, se incrementa hacia la parte central del mismo y
se observa hasta una profundidad de entre 30 y 40 m, coincidiendo con
la zona por donde ocurre el escurrimiento superficial natural a lo largo
del cual fluyen los lixiviados, y que han aprovechado algunas fracturas
para infiltrase, infiriéndose que las zonas anómalas detectadas son
debidas a la presencia de estos contaminantes. Ambos métodos
electromagnéticos han proporcionado buena respuesta en un medio
fracturado.

INTRODUCCION

Se realizó un estudio en un relleno sanitario, ubicado a unos 15 km al


sur de la ciudad de Oaxaca, a lo largo de la carretera de la ciudad de
Oaxaca a Puerto Ángel, en el distrito de Zaachila (Fig. 1), donde se
encuentran más de 500 toneladas de desechos por día. depositado. Este
sitio representa un problema ambiental importante debido a la presencia
de lixiviados que se filtran en el suelo, contaminando las aguas
superficiales y el acuífero local. Debido a la necesidad de agua dulce, las
personas cavan pozos poco profundos cerca de este vertedero, con el
riesgo de problemas de salud como en otros lugares (es decir,
Adepelumi et al. 2005, Samsudin et al. 2006). Las posibilidades de
contaminación del acuífero en el área del relleno sanitario de la ciudad
de Oaxaca son altas, ya que según los estudios realizados para evaluar
la vulnerabilidad a la contaminación del agua subterránea (Aragón et al.
2006), el factor de tránsito de la infiltración del relleno sanitario oscila
entre 0.172 x 10-6 a 34.546 x 10-6 / s, es decir, por encima del valor
máximo, 3 x 1010 / s, establecido por la Norma Oficial Mexicana (NOM-
083-SEMARNAT-2003 en SEMARNAT 2013). Este gran tránsito asegura
que los lixiviados se infiltran en el acuífero con una carga contaminante
significativa.

En esta situación, cualquier acción tomada para disminuir la


contaminación causada por los lixiviados probablemente respaldará el
desarrollo económico de la región. Afortunadamente, la geofísica juega
un papel importante al ayudar a determinar la geometría, la extensión
espacial y la profundidad de un penacho de contaminación (es decir,
Soupios et al. 2007). La geofísica se ha utilizado para explorar el
subsuelo y determinar si los lixiviados originados en los vertederos
alcanzaron el nivel de profundidad donde se encuentra el acuífero (es
decir, Busquets y Casas 1995, Mondelli et al. 2007). Entre otras
ventajas, los métodos geofísicos son rápidos y no destructivos, menos
costosos que los métodos directos y proporcionan una visión general del
área de estudio. Algunos autores como Cossu et al. (1991) y Soupios et
al. (2007) informan que los métodos geofísicos son favorables para la
investigación de vertederos porque generalmente contienen materiales
caracterizados por una alta conductividad eléctrica que puede detectarse
mediante métodos geoeléctricos. Karlik (2001) recomendó métodos de
corriente continua (CC) y VLF como herramientas para mapear la
contaminación del agua subterránea y para determinar la extensión de
la columna de contaminación.
En este artículo informamos sobre el uso de dos métodos
electromagnéticos, específicamente, VLF y EM-LIN (que funcionan con
números de inducción bajos similares a los equipos EM-34, EM-31 y EM-
38), para evaluar su respuesta en una zona fracturada afectado por
lixiviados. En el caso de EM-LIN, las mediciones se tomaron en
modalidades de bucles horizontales y verticales para las tres
separaciones entre las bobinas permitidas por el EM-34. Esto equivale a
seis mediciones para cada sitio, lo que aumenta la información obtenida
desde el suelo. Las mediciones de VLF se tomaron en tres frecuencias
diferentes para seleccionar la estación terrestre con el mejor
acoplamiento con la estructura subterránea.

Hidrogeología del área estudiada. El vertedero de basura se encuentra


en la cuenca del río Atoyac. Los coeficientes de escorrentía oscilan entre
10 y 20% y se ven favorecidos por la pendiente topográfica regional. La
red de drenaje consiste en un sistema de cuenca a través del cual las
escorrentías superficiales fluyen intermitentemente. En este sistema, el
vertedero juega un papel importante, ya que los lixiviados se mueven
permanentemente al drenaje de la superficie. El número de pozos en el
área es bajo y la dirección principal del flujo de agua subterránea es
hacia el suroeste (Belmonte et al. 2005). El acuífero es libre, con el
manto freático ubicado a profundidades entre 6 y 10 m en rocas
consolidadas y fuertemente fracturadas, ya que su origen se debe a la
actividad tectónica de la falla de Oaxaca que controla el flujo de agua
subterránea regional. Hay permeabilidad secundaria en algunas áreas.
Prospección electromagnética con bajos números de inducción. El
método EM-LIN utiliza dos bucles, uno como fuente y el otro como
receptor. La fuente circula una corriente a lo largo del cable en espiral a
una frecuencia que depende de la distancia entre la fuente y el receptor
(Tabla I). La fuente induce un campo magnético con la misma
frecuencia en el suelo. Si ambos bucles están en un espacio completo, la
medición es predecible y se denomina campo primario (Hp). Cuando hay
medio espacio, aparecerá un campo secundario (Hs). Para un medio
espacio homogéneo, se conoce Hs y la tasa entre ambos campos es
(McNeill 1980):
Dónde:

HS = Campo magnético secundario en el receptor.

HP = campo magnético primario en el receptor. w = 2πf. f = Frecuencia


en Hz.

μ0 = permeabilidad en el espacio libre.

σ = Conductividad del suelo del medio espacio homogéneo (mS / m).

s = Distancia entre bobinas en m. i = (-1) 1/2

Cuando la Tierra es un medio espacio no homogéneo, la conductividad


en (1) se vuelve aparente. Al usar este equipo (EM-34, EM-31 y EM-38
de Geonics y GEM-5 de Geoplex), podemos obtener la conductividad
aparente del terreno a partir de la siguiente ecuación: