Vous êtes sur la page 1sur 4

1

Cita Central: Malaquías 1:6-14


Éxodo 12:20

Los “Panes Inmundos” son una flagrante violación a los estatutos de Dios, dados por
medio de Moisés, introduciendo un elemento inmundo al santuario de Dios y precipitando
la ira e indignación del Dios Altísimo.
Recordemos que el pueblo de Israel, por medio del sumo sacerdote, debía de conservar la
santidad del altar dedicado a Dios, en el lugar santísimo del tabernáculo y luego del
templo, en ese altar estaba la mesa de los “Panes de la Proposición”, los cuales tenían que
ser continuamente renovados. Para el pueblo Israelita la renovación continua de los panes
implicaba la obediencia a la ley de Dios dada a través de Moisés; para nosotros, la iglesia,
implica una enseñanza espiritual que nos encaminará a la prosiga meta de la estatura de
Jesucristo (Efesios 4:13). Para entender la Revelación de Dios es necesario comprender los
siguientes elementos:

1. La mesa construida de madera de “Acacia” cubierta de oro puro (Éxodo 25: 23-24).
Dios pidió a Moisés que le hiciera un Santuario donde él reposaría y habitaría, dentro
de ese santuario estarían los panes de la Proposición, sobre una mesa, la cual tendría
que ser diseñada de madera de acacia, de longitud de dos codos, de un codo de
anchura y de codo y medio de altura.

La Mesa de los Panes de la Proposición no es más que el simbolismo y representación


del altar que constituye nuestro corazón ante Dios, ya que nuestro cuerpo es templo y
morada del Espíritu Santo (1 Corintios 3:16; 6:19. Efesios 2:22), por lo cual nuestra
mesa de los panes de la proposición que es nuestro corazón, debe estar elaborada tal
como Dios la pide:

 Primero: debe estar constituida de madera de acacia, esta madera era y es muy
apreciada por su ligereza, dureza, y admisión de un pulimentado extremo. Es
mencionada por Herodoto; Josefo también menciona su resistencia y durabilidad;
es virtualmente incorruptible; por lo cual la nuestra Mesa interna de los Panes de
la Proposición, debe ser elaborada de acacia, es decir que nuestro altar interno
debe ser un altar incorruptible, e indestructible como esta madera y nuestras
relación con Dios debe ser duradera como lo es esta madera.
2

 Segundo: tiene que tener las medidas de dos codos de longitud, de un codo de
anchura y de codo y medio de altura. Estas medidas tridimensionales simbolizan
las medidas de Cristo, recordemos que el señor es perfecto en todos sus caminos,
además es infinito en todo el sentido de la palabra, por cualquier lado nuestro Dios
es superior a cualquier ser. Debemos tener la anchura, longitud, profundidad y la
altura de Cristo (Efesios 3:18), las cuales son desarrolladas por medio de la obra del
Espíritu Santo, y a través de alcanzar las tres edades y estaturas de Cristo, las
cuales él dejó plasmadas en las Santas Escrituras, para ello recordemos cuales son
las tres edades de Jesús que aparecen en la Biblia, la Primera edad es la de Jesús
bebé, recién nacido (cero años) (Lucas 2:7), esta se da cuando Jesús nace en belén
y es amamantado por María, la Segunda es Jesús Niño (joven) (Lucas 2:42) cuando
Jesús trabaja en los negocios del padre, la Tercera edad y estatura de cristo fue la
de Adulto de treinta y tres años de edad, cuando inicia su Ministerio (Lucas 3:23);
habiendo recordado las tres edades que se mencionan de cristo, tenemos que
comprender que Jesús transitó de una edad a otra, creciendo en gracia y pasando
de una estatura a otra (Lucas 2:52), por lo cual nosotros tenemos que transitar por
el mismo camino de Jesucristo, siendo niños en la fe, luego jóvenes y por último
alcanzando la madurez de la adultez espiritual equivalente a los treinta y tres años
de cristo, para luego esperar nuestra glorificación y alcanzar la altura perfecta de
Cristo y gozarnos en las bodas del cordero. Es importante que sepamos que la vida
cristiana es una carrera como pablo lo decía, el mundo es una universidad, además
tenemos que ir sobre pasando pruebas para luego graduarnos en las bodas del
cordero, en donde se nos entregará el título de “Santos”. Podemos concluir que la
medida de nuestra mesa interna debe ser similar a la medida de Cristo, lo cual es
imposible obtenerlo por medios humanos, es por ello que sólo la obra
sobrenatural del Espíritu Santo lo puede hacer y un día lograremos que nuestro
altar tenga las dimensiones y medidas de Cristo (Efesio 4:13).

 Para alcanzar en su totalidad las características de la Mesa de La Proposición y de


la madera de acacia en nuestro altar, debemos someternos completamente a la
voluntad de Dios, dejando que el señor moldee nuestra vida hasta que alcancemos
su estatura, conforme a sus ministerios (Efesio 4:11-12).

2. Sobre la mesa están los doce panes de la Proposición (Éxodo 25:30): Estos están
colocados en dos hileras de seis panes cada una (levítico 24:6) y los cuales eran
sustituidos cada sábado, por lo cual la mesa permanecía continuamente con panes
(Levítico 24:8) representando de esta forma el pacto y la relación continua entre Dios y
el pueblo de Israel. Los nombres con que se denominaba a estos panes son “Panes de
la Proposición” (Éxodo 25:30), “Pan Continuo” (Números 4:7); y “Panes Sagrados” (1
Samuel 21:6).
3

3. Los Panes tienen el siguiente significado:

 Primero: Los Panes están colocados en dos hileras de seis cada una, recordemos
que el número seis es el número que identifica a la humanidad, por lo cual los
panes nos representan ante Dios, luego al haber dos hileras significan los dos
pueblos que Dios ama sobre la tierra, a los cuales ha dado promesas importantes y
sobre los cuales ha mostrado su bondad, misericordia y toda la gloria de su poder;
las dos hileras de seis panes simbolizan al pueblo de Israel y a la iglesia, ya que el
primero debía cumplir con el mandato legal de dios a través del pacto con Abrahán
y las leyes de Moisés, renovando continuamente los panes a través del sumo
sacerdote según el orden de aron, luego y la segunda, iglesia, debe renovar
continuamente los panes internos de la relación con Dios, a través del sumo
sacerdote según el orden de Melquisedec (Hebreos 5:10; 5:4 y 8: 1-2)por medio
del sacrificio de Cristo.

 Segundo: Los Panes de la Proposición significan la continua relación de Dios con su


pueblo. Estos panes eran continuamente renovados, eran cambiados casa sétimo
día, lo cual es una restauración constante (Levítico 24:8; 1 Samuel 21:6). Para el
pueblo israelita los panes deberían estar en el lugar Santo del templo; para la
iglesia los panes están siempre en el templo de Dios, pero un templo no hecho por
manos humanas, sino el templo de nuestro ser interno (Hechos 7:48), en el Altar
de nuestro corazón, y es ahí donde debemos ofrecer continuamente nuestros
panes sin levadura a cristo. La continua renovación de los panes significa que
nuestro corazón debe estar constantemente renovado y restaurado del pecado, no
dejando de pasar mucho tiempo sin esa restauración, cuando cristo lavó los pies a
sus discípulos, pedro se había negado, luego cuando comprende el misterio de la
enseñanza que quería que supieran, pedro pide a cristo que desea ser lavado de
pie a cabeza, pero el señor le responde que el que lavado ha sido, no necesita ser
lavado más que de sus pies (Juan 13:10), es por ello que el cristiano necesita tener
esa constante limpieza interna, de toda la escoria, basura y podredumbre que el
pecado causa en nosotros, renovando así mismo nuestra mente (Efesios 4:23) ya
que en ella es en donde el pecado hace su nido y desde ahí incita a crear en
nosotros esos lazos que nos quieren atar a los deseos pecaminosos (Romanos
12:2) (Tito 3:5).

 Tercero: los Panes de la Proposición estaban hechos de masa de flor de harina, si


levadura (Levítico 24:5). Hay que saber que la levadura es una Sustancia agria,
compuesta por ciertas clases de hongos que se agrega a la masa del pan para
leudarla, y leudar es levantar, fermentar o engrandecer la masa con agentes
externos a ellas. Entonces la masa que lleva levadura engrandece pero no por una
forma natural de su estructura molecular, sino porque una sustancia distinta a ella
la hizo crecer, entonces esos panes son panes de la mentira, por lo cual los Panes
sin Levadura simbolizan la Verdad (1 Corintios 5:8), sencillez, humildad y la
naturalidad de nuestro corazón, teniendo en cuenta que un poco de levadura
4

leuda toda la masa, es por ello que no debemos dar lugar al enemigo (Diablo,
mundo y nuestra naturaleza pecaminosa) que leude nuestra masa o corazón (1
Corintios 5: 6-7).

 Cuarto: También los panes sin levadura significas la sana doctrina que el cristiano
debe tener en su mente, en su corazón, en su boca y en sus actos, recordemos
cuando el señor Jesús les dice a sus discípulos que se guarden de la levadura de los
fariseos y saduceos (San Mateo 16:5-12), esto era porque la doctrina de ellos
estaba llena de estratagema de hombres (Efesios 4: 14), dejando la doctrina de
Dios. Es por ello que debemos de tener una Doctrina cimentada en la muerte y
resurrección de cristo, revelada a nuestro corazón no por hombre, sino por la
revelación de Jesucristo (Gálatas 1: 11-12).

 Quinto: Los Panes de la Proposición (sin levadura) son la verdad (1 Corintios 5:8),
los panes inmundos (con levadura) (Malaquías 1:7; y 1 Corintios 5:7) son la mentira
y la verdad triunfará sobre la mentira. Dios es la verdad (Deuteronomio 32:4) y su
verdad es la que nos será revelada (Jeremías 33:6; Efesios 1:17, 3:3; Romanos
16:25; Gálatas 1:12.), él la pondrá en nuestra mente y sobre nuestro corazón la
escribirá (Hebreos 8:10) y él nos ayudará a ponerla en práctica (Romanos 7:18; y 2
Corintios 12:8-9).

Con todo eso llegamos a la conclusión que en nuestro altar deben converger una mesa
con las dimensiones de cristo y construida de acacia espiritual, además deben ser
ofrecidos panes sin levadura, nuestra relación pura y santa, con la fuerza del espíritu de
Dios debemos destruir todo altar idolatra en nuestra vida y ordenar el templo de Dios en
la renovación continua de nuestro ser, mediante la fe en la resurrección de cristo.

¡En el nombre de Dios sean derribados esos altares idolatras, saquemos esa mesa falsa y
arrojemos fuera de nosotros los panes inmundos; levantemos el Altar a Dios, pongamos
una mesa de acacia o incorruptible, con las dimensiones de Cristo y ofrezcamos panes sin
levadura!