Vous êtes sur la page 1sur 66

El Alma y su instrumento

Lucille Cedercrans

1
Prefacio de los editores
El Alma y su instrumento es parte de una serie de cursos de crecimiento y desarrollo espi-
ritual autoiniciado. Estos cursos se han diseñado para facilitar el desarrollo paso a paso de
la individualidad a la conciencia grupal y el servicio consciente a la Vida Una. Este servicio
consciente se llama el sendero del discipulado, y quienes transitan este sendero son llama-
dos discípulos.
El curso prepara al estudiante para el trabajo interno del discípulo. Este trabajo interno se
realiza a través de la meditación, que es la actividad creativa del Alma o la conciencia. Por
ello, cada uno de los textos en esta serie es un curso en el arte y la ciencia de la meditación.
La primera encarnación del Alma y su instrumento fue en 1953, como 18 lecciones sueltas.
Estas lecciones formaron el tercer volumen de la serie de cursos El sendero de iniciación.
Estas series (con los trabajos relacionados, como La Naturaleza del alma y Pensamiento
Correctivo), fueron diseñadas para ser enseñadas en pequeñas clases y (eventualmente) en
una escuela de La Sabiduría.
La versión de lecciones sueltas del curso fue enseñada a clases en Washington a principio y
mediados de la década de 195o, y en California los último años de los 50 y primeros de los
60. La primera edición como libro fue publicada en 1995.
El Alma y su instrumento es un curso de instrucción de la Sabiduría, un campo indepen-
diente de estudio, experiencia y práctica.
El texto ocasionalmente menciona Pensamiento correctivo y La Naturaleza del Alma. En
el momento que este texto fue escrito, los volúmenes uno y dos de la serie El Sendero de
Iniciación (de la cual este texto es el volumen tres) fueron llamados Pensamiento correc-
tivo y La Naturaleza del Alma. Ambos cursis fueron reescritos a finales de los 50, produ-
ciendo trabajos mucho más largos y diferentes con los mismos títulos. Por ello, el texto se
refieres a la versiones más cortas anteriores que son también parte de la serie El Sendero
de Iniciación.
Los editores (cuando ha sido posible) han reemplazado los pronombre específicos de gé-
nero con pronombre neutrales o inclusivos. Estos ajustes sitúan el texto en alineamiento
más estrecho con la intención que le sobrevuela.
Los editores también han corregido errores menores de puntuación, gramática y ortogra-
fía, y han usado el estilo británico para las comillas.

2
Índice
1. Introducción al trabajo grupal 4
2. La constitución de la entidad humana 8
3. El triple instrumento de contacto y la red etérica 12
4. La tres clasificaciones mayores de la conciencia del Alma 16
5. El cuerpo etérico planetario como vehículo de síntesis 19
6. El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 1ª parte 21
7. El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 2ª parte 24
8. El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 3ª parte 27
9. El cuerpo mental y el plano de la mente 1ª parte 30
10. El cuerpo mental y el plano de la mente, 2ª parte 33
11. El cuerpo mental y el plano de la mente, 3ª parte 36
12. El proceso creativo y la reconstrucción de la personalidad 40
13. El cuerpo de conocimiento y las energías de
vidas pasadas, 1ª parte 43
14. El cuerpo de conocimiento y las energía de
vidas pasadas, 2ª parte 46
15. Los Siete Rayos, la personalidad y la evolución, 1ª parte 51
16. Dificultades y soluciones a los problemas en el sendero 54
17. Los siete rayos, la personalidad y la evolución, 2ª parte 57
18. La condición de la personalidad y las acciones pasadas 61

3
Lección 1 - Introducción al trabajo grupal
Responsabilidad grupal hacia el Grupo Mundial y la Humanidad
Responsabilidad individual hacia el grupo
Valoración de la motivación para el trabajo
Identidad: personalidad, Alma y creatividad
Hábitos y la necesidad reconocida de disciplina y aplicación

La mayoría de los individuos que reciben esta segunda serie de instrucciones son quienes
se han integrado en un grupo de 'mentes' que se dedican al trabajo del Alma. En la primera
serie se han familiarizado con la meta inmediata en lo que a su propio desarrollo se refiere
y están seriamente trabajando hacia esa meta.
En beneficio de quienes aún se encuentren en la línea que separa búsqueda y realización,
definiré aquí la meta inmediata de tales grupos de manera doble como sigue:
1. Responsabilidad grupal al Grupo Mundial y la Humanidad
El grupo como un todo se da cuenta de que propósito es servicio. Para este propósito ha
sido concebido y ha nacido. Para este propósito continua creciendo.
El grupo percibe que no está solo en este intento, sino que es en realidad parte de un grupo
más amplio cuya experiencia y conciencia es tal que se implica activamente en servicio a la
raza.
Reconoce que a la cabeza de este Grupo Mundial está el Cristo y Sus discípulos mayores,
quienes constituyen los maestros y guías de la raza.
El pequeño grupo, en realidad en su infancia, reconoce su responsabilidad primero hacia al
grupo más grande del que forma parte, y luego hacia la humanidad. Intenta alinearse a si
mismo con el grupo mundial y sus profesores, se conforma a los grandes ideales que el
Cristo expresa, y lentamente expande la periferia de su conciencia hasta incluir el Grupo
Mundial. Se convierte entonces en un canal para las energías que se vierten desde el Alma
a la humanidad necesitada.
Durante el mismo periodo de expansión el grupo como tal afronta diferentes tipos de deci-
siones: su tipo y método de actividad de servicio, el número de miembros, sus métodos y
procedimientos, etc. Debe aprende a diferenciar entre lo que es importante y lo que no y a
como adaptarse mejor para servir.
De esta manera el grupo pasa la Iniciación y se convierte en parte integral del Grupo Mun-
dial de Servidores.
2. Responsabilidad individual hacia el Grupo:
Esta es la etapa en la que encuentro a la mayoría de ustedes. Están comenzando a recono-
cer su responsabilidad hacia su grupo, que es el desarrollo del instrumento hasta el punto
óptimo de eficiencia, y la integración con los demás miembros del grupo.

4
Recordemos de nuevo, el propósito del grupo no es el logro individual. No se ha creado
para servirte a ti como un individuo. Es servicio a la humanidad como un todo y tu creci-
miento es tu propia responsabilidad hacia el grupo. Piensa en esto. Es importante.
La mayoría de ustedes están ahora dispuestos para recibir información técnica que les ca-
pacite como grupo para entrar en un campo de actividades más definidas. Son aspirantes y
probacionistas en el Sendero del Discipulado que conduce a la Iniciación.
Otros de ustedes no han comenzado aún una actividad en un grupo externo. Es ese caso es-
tán estudiando y trabajando solos en lo que a la conciencia del plano físico se refiere, y en
cierto sentido la suya es una tarea más difícil que las demás.
Si este fuera el caso, tómate tiempo para darte cuenta de que eres un miembro del Grupo
Mundial de Discípulos (aunque sea como probacionista). Considera las connotaciones de
este hecho y procede como si fueras un miembro de un grupo que se encuentra de modo
regular en el plano físico. Considera tu responsabilidad para tal grupo y permanece tran-
quilo con la seguridad de que tan pronto como estés listo encontrarás tus colaboradores.
Me gustaría añadir una pequeña advertencia a todos ustedes. Consideren sus motivacio-
nes. Si hay alguno de ustedes que es miembro del grupo por otra razón que las descritas en
los párrafos anteriores, abandona hasta el momento en que puedas aceptar, y lo hagas, la
enseñanza como Verdad, y hasta el momento en que definitivamente experimentes el de-
seo de servir. Quienes no cumplan estos dos requerimientos encontrarán la segunda serie
muy difícil, si no imposible, a menos que el estudio proceda como una investigación cientí-
fica, con un investigador completamente desapegado e impersonal. Hermano, tu tiempo
llegará, y con él el momento del reconocimiento. Hasta ese momento, sigue tu camino en
paz y lleva contigo el amor y la comprensión de tus hermanos.
Al resto de ustedes, yo, en nombre de mis discípulos hermanos, bienvenidos a la Logia
Blanca. Juntos permaneceremos como Uno, dedicados al Cristo y al trabajo del Padre. En
nombre del Cristo, que recibas las bendiciones del Padre, y que al recibirlas, las compartas
con toda la humanidad. Que la Paz esté contigo.
Como sin duda habrás observado, la segunda serie se titula 'El Alma y su Instrumento'.
Deseo hablarles de esto antes de continuar con las instrucciones técnicas cubiertas en esta
serie.
Al final de la primera serie los estudiantes se quedan inevitablemente confundidos si se les
pide que expliquen su identidad. 'Quién y qué eres' solo sirve para llevar al estudiante a un
estado de perplejidad. Esto es bueno en la medida en que fuerza una cuestión en el mo-
mento adecuado y los estudiantes deben tarde o temprano considerar su verdadera identi-
dad.
En este momento se han hecho conscientes, al menos en parte, de su dualidad esencial.
Durante mucho tiempo se han echo conscientes de si mismos como personalidades, identi-
ficados con la forma. Al estudiar la primera serie de instrucciones, 'La Naturaleza del
Alma', se han hecho conscientes de aquello que subyace a la forma, el Alma o aspecto con-
ciencia, y están intentado identificarse a si mismos con eso. Al final de esta segunda serie
habrán desplazado su polarización y se habrán dado cuenta de que son el Alma indepen-
diente de la forma, aunque utilizándola como instrumento de contacto con el plano físico.
Presumamos, a los efectos de esta serie, que somos Almas, hermanos míos. No somo per-
sonalidades aspirando al Alma, sino Almas aspirando al Cristo e intentando controlar a la
personalidad.

5
Para mejor darnos cuenta de esto, aclaremos lo que quiere decir el término 'personalidad'.
La personalidad es un reflejo de toda la experiencia pasada en la que el Alma se ha introdu-
cido estando encarnada en la forma. En otras palabras, el agregado de experiencias indivi-
duales se refleja en una forma más o menos integrada, y esa forma constituye la personali-
dad. Es un estado condicional de existencia en la que el Alma proyecta parte de su concien-
cia con el propósito de adquirir más experiencia. No es un estado de conciencia como se
supone. Por lo tanto los términos 'conciencia de la personalidad' es en un sentido un tér-
mino inapropiado. Lo que en realidad se quiere decir es que la conciencia proyectada se
identificado a si misma con la personalidad más que con el Alma y ha reconocido y acep-
tado las limitaciones de la personalidad como propias.
La conciencia proyectada es el aspecto creativo del Alma. Sus muchas vidas sucesivas en la
forma finalmente le llevan a una comprensión de la Causa y Efecto. Una vez que deja de
identificarse con la personalidad, sus encarnaciones se convierten en actos de servicio para
la raza. Para este tiempo ha desarrollado su propia naturaleza, sus cualidades característi-
cas y su propia cualidad.
Afirmé antes que esta serie de instrucciones esta diseñada para desplazar la polarización
del estudiante del instrumento hasta el Alma. Esto se realiza mediante un proceso de iden-
tificación y el ejercicio de un control positivo sobre la forma naturaleza. Esto, por supuesto,
necesita disciplina.
Al mismo tiempo el estudiante se implica en la evocación de actividad creativa. La necesi-
dad básica de todos los individuos, después de alcanzar cierto estado de desarrollo es crear.
La incapacidad para satisfacer esa necesidad es la causa de muchos de nuestros problemas
psicológicos hoy día. Los individuo para quienes se escriben estas instrucciones pertenecen
a esta categoría.
Si se han analizado adecuadamente, se habrán dado cuenta de una gran carencia en su ex-
periencia. Esa carencia, vista de la perspectiva correcta, reside dentro de ustedes mismos.
Pueden ser capaces de rastrearla como una carencia en alguna parte del equipo, físico,
emocional o mental. Esto es debido a que no ha habido un alineamiento real de estos tres,
ni unidireccionalidad de propósito. La naturaleza de deseos a menudo ha estado en guerra
con el aspecto físico, o con el mental o con ambos, y en la mayor parte de los casos esta ba-
talla se enfoca primordialmente entre la naturaleza de deseos y el aspecto mental, con el
cuerpo físico ocupando el lugar de campo de batalla. Muestra el efecto de esta batalla de
muchas maneras y a menudo como resultado queda maltrecho y con cicatrices. La natura-
leza de deseos debe ser dominada y controladas por la conciencia enfocada en el aspecto
mental. Debe hacerse para ayudar a la conciencia en su actividad creativa y esto es solo po-
sible mediante disciplina autoimpuesta.
¿Cuáles son tus hábitos y en que aspecto están enraizados? Cualquier hábito es ahora inde-
seable porque mantiene la conciencia esclava de la forma. Casi todos los hábitos tiene sus
raíces en la naturaleza de deseos. Muchos de los hábito físicos tiene sus raíces ahí. La natu-
raleza de deseos está compensando algún deseo insatisfecho. Mientras esta condición per-
manezca, la plena conciencia del Alma no es posible.
El reconocimiento de esto supone un test para los estudiantes. ¿No es un test de su sinceri-
dad, de su fuerza y de sus motivaciones?
Yo no les impongo ninguna disciplina. Simplemente ofrezco sugerencias que señalan el ca-
mino. Les aconsejo comenzar ahora con un proceso de identificación. La conciencia del 'Yo'
es un aspecto del Alma. No es entonces su cuerpo físico, su naturaleza de deseos o incluso

6
su aspecto mental. Estos son temporales y son descartados a menudo por un equipo más
nuevo y mejor. No es necesario, sin embargo desencarnar para construir un mejor equipa-
miento. Puede realizarse estando encarnados y al mismo tiempo debe realizare durante
este ciclo. Esto es parte del proceso evolutivo. El aspirante domina la naturaleza forma
mientras la habita y esto usualmente lleva muchas vidas.
Bajo esta luz, hermanos míos, sugiero que contemplen la identificación, la disciplina y la
aplicación.
Antes de proceder con estas series les pediré que revisen rápidamente la primera. Como ta-
rea, determinen por ustedes mismo la disciplina indicada por la instrucción recibida y las
respuesta obtenida por la conciencia y la naturaleza forma. Entrega esto en forma escrita a
tu profesor antes de seguir con las siguientes lecciones, y guarda una copia personal.
Que la Paz esté con ustedes.

7
Lección 2 - La constitución de la entidad humana
La Mónada, El Alma o aspecto conciencia, la Personalidad
El triple movimiento de la manifestación
Mayor clarificación de Mónada, Alma y Personalidad

En esta lección comenzaremos nuestro estudio de la constitución de esa entidad llamada


humanidad. Ello nos proveerá el fundamento a partir del cual proceder para eventual-
mente comprender la triple entidad humana y su utilización en la elaboración del Plan Di-
vino.
Dividiremos el átomo humano en sus tres aspectos mayores. Dado actualmente no tienen
manera de probar o desaprobar lo que les comunicaré, les pido proceder con una mente
abierta aceptando por el momento las siguiente información como una hipótesis con la que
experimentar. A medida que se se desarrollen tus experimentos serás capaz de comprobar
la verdad en la experiencia. Recuerda que la realidad solo se convierte en un hecho cuando
se expresa en el plano físico en forma concreta.
Con respeto a su experimentación, procedan con extremo cuidado, experimentando solo
sobre las líneas indicadas en estas lecciones, y solo después de tener la suficiente informa-
ción que garantice la experimentación. Recuerden que el conocimiento sin comprensión
puede ser peligroso. Confío en su buen juicio, su habilidad para seguir las instrucciones y
su correcta motivación.
Los tres aspectos mayores del átomo humano son:
1. La Mónada
Esta es la vida central positiva que se caracteriza por el Deseo de Ser. Su movimiento es de
progresión hacia adelante, su fuerza es propulsión y su cualidad se define como eléctrica.
Puede o puede que no hayas oído hablar de conciencia Monádica. Intentaremos aclarar el
término, pero cualquier intento de llevar comprensión de este estado a tu presente estado
de conciencia es casi inútil. Es la conciencia del Uno más que de los muchos, no teniendo
nada que ver con la forma tal como conoces la forma. La comunicación monádica como tal
no existe. Lo que se llama 'comunicación Monádica' es la interpretación que el Alma da al
impulso Monádico; incluso esa palabra, 'impulso', transmite connotaciones diferente a las
del término que usa la ciencia actual.
El plano que se conoce como la Mente Divina es el hogar de la Mónada, y este plano tam-
bién resulta de lo más difícil de definir. Reside por encima del Plan Divino y aun así es el
plan perfecto. Reside por encima del pensamiento y aún así es el pensamiento en su per-
fección. Reside más allá de la forma y aún así es la forma perfecta. De este Uno sin forma
proceden los muchos. Desde este estado inconsciente proceden los estados de conciencia.
Me doy cuenta de que esto no significa mucho para la mayoría de ustedes, pero deben
plantarse las semillas que en su momento germinarán.
2. El Alma o aspecto conciencia

8
Este aspecto ha sido definido muchas veces y de muchas maneras, y aún así encuentro muy
poca comprensión entre ustedes. El Alma es la entidad pensante consciente inmanente a la
forma humana. Es el neutrón, aquello que experimenta, aquello que absorbe y aquello que
irradia. Su movimiento es espiral, su fuerza es radiación y su cualidad es amor o razón
pura.
El Alma es conciencia y la encontramos en muchos estados diferentes. Todo lo que es lo es
animado por la vida; la naturaleza de esa vida es algún grado de conciencia y la actividad
resultante. No estoy hablando aquí de autoconciencia porque ese es solo un estado de con-
ciencia. La roca, el vegetal, el animal, el ser humano, son todos conscientes. El ser humano
tiene conciencia de si mismo. Concentrados en el átomo humano están todas las etapas de
la conciencia - algunas desarrolladas, algunas latentes; por esto la humanidad ha sido cre-
ada a imagen y semejanza de Dios Mismo.
3. La Personalidad
Hablamos de esto en la primera lección de la serie como siendo un estado condicionado de
existencia en la que el Alma se enfoca así misma.
Se relaciona con el electrón negativo que se caracteriza por su actividad. Su movimiento es
rotación, su fuerza es repulsión y su cualidad es relatividad.
Al considerar estos tres aspectos mayores les daré tres palabras sobre las que meditar para
mayor claridad:
1. Mónada - Síntesis
2- Alma - Atracción magnética
3. Personalidad - Relación
Cada uno de estos tres aspectos es también una triplicidad y para el propósito de este estu-
dio deberían separarse en sus tres partes componentes. Esto lo haré por ustedes. Sin em-
bargo no espero que comprendan siquiera ligeramente el significado de lo que les imparto
en este momento. Simplemente archívenlo para una referencia futura.
1. Mónada
a. Voluntad o principio motivante
b. Amor o Síntesis
c. Inteligencia o Actividad
2. Alma
a. Espiritual o super humana, referida como conciencia Crística
b. Humana
c. Animal
3. Personalidad
a. Mental
b. Astral o emocional
c. Físico o etérico

9
Consideremos estos tres aspectos mayores desde un ángulo un poco diferente, el de la
energía y el movimiento. Tenemos tres tipos distintos de energía moviéndose en tres patro-
nes en tres rangos de frecuencia. Es el patrón del movimiento y por supuesto la frecuencia
las que determina la forma que asumirá cualquier cuerpo de energía.
La energía Monádica se mueve en línea recta hacia adelante, de lo que obtenemos evolu-
ción.
La energía Solar se mueve en un patrón espiral, cuyo resultado es el desarrollo de la con-
ciencia.
La energía de la Personalidad se mueve en un patrón rotatorio, cuyo resultado es experien-
cia.
El tiempo y el espacio tal como los conocemos son un fenómeno de la energía de la perso-
nalidad.
Afinidad o atracción es un fenómeno de la energía Solar.
El progreso es un fenómeno de la energía Monádica.
Para su contemplación enumeraré cierta manifestaciones ulteriores de los tres tipos de
energía según crecieren y se expresan en los tres planos del esfuerzo humano.
Monádico Alma Personalidad
Síntesis Atracción magnética Repulsión
Progreso Percepción Cambio
inspiración Intuición Instinto
Eternidad Creación Tiempo y espacio
Voluntad Amor Actividad
Poder Sabiduría Conocimiento
Conciencia cósmica Conciencia universal Autoconciencia
Continuidad Vida Muerte
Aunque todo esto pueda no parecer claro ahora, una vez más les pido archivarlo para futu-
ras referencias. Los discípulos deben aprender a pensar en términos de energía antes de
ser iniciados. Más tarde relacionarán esta información con otra y comprenderán mucho de
lo que ahora resulta vago y difícil. Mientras, intenten darse cuenta de que son un agregado
de muchas energías manifestándose en un mundo de energías y reaccionando al impacto
de muchas energías sobre su propio cuerpo de energía. Es la dirección y el control de su
cuota de energía lo que determina la evolución de la conciencia y sus consecuentes expe-
riencias.
Hoy encontramos a la entidad humana entrando en la etapa de desarrollo en la que las Le-
yes del Alma comienzan a gobernar la experiencia. Esto es debido a ciertas energías del
Alma que se están vertiendo sobre la mente de la raza y estimulando la percepción espiri-
tual.
Qué estas energías son mal interpretadas y erróneamente dirigidas es verdad, pero esto
siempre sucede cuando nuevas energías hacen sentir su presencia. Un periodo de transi-

10
ción se manifiesta siempre y precipita una serie de crisis en las que las entidades implica-
das deben hacer una elección y determinar el sendero que seguirán.
Ahora, como nunca antes en la historia de la raza, las oportunidades para el servicio de
grupo a un mundo necesitado son grandes. Los grupos unidos por el propósito pueden ele-
var a la humanidad de la oscuridad a la luz si lo deciden. Cualquier sendero que la humani-
dad tome habrá sido el resultado de la decisión de grupo. Reflexionen sobre esto.
¿Cómo se toma esta decisión? Bien pueden hacer esta pregunta, porque no se toma de re-
pente y en un abrir y cerra de ojos. Se realiza diariamente a medida que los discípulos po-
nen en actividad esas energías bajo su dirección. Esas energías las consideremos triples por
el momento - energía mental, emergía emocional y energía física. Como discípulos acepta-
mos, personificamos e irradiamos la verdad conscientemente, y con esa meta en mente, su
decisión se realiza y las energía de la luz se refuerza. Cada palabra impulsada por el amor
divino, y formada con una clara mente trae la conciencia de Cristo mucho más cerca. Cada
acto de servicio sin ego mueve a la humanidad al sendero.

11
Lección 3 - El triple instrumento de contacto y la red etérica
Las cuatro energías mayores del cuerpo etérico
Los siete centros o chacras del cuerpo etérico
Meditación sobre el cuerpo etérico

En esta lección estudiaremos el instrumento de contacto a través del que el Alma debe tra-
bajar mientras está encarnada. Tendré que hablar en términos generales y amplias deline-
aciones para cubrir este vasto tema en unas poca y cortas lecciones. Por lo tanto no se dirá
mucho, y deberá completarse mas tarde mediante estudio y meditación, así como mediante
la experiencia.
Les sugeriría que aprendiesen a entrar en el estado conocido como contemplación para lle-
gar a comprender estas lecciones. La mayoría del material dado puede definirse como ma-
terial semilla. Corresponden al estudiante y al tiempo nutrir y hacer creer la semilla. Este
debe ser siempre el patrón por medio del cual las verdades espirituales se dan para asegu-
rar la protección de quienes no están listos para la revelación. Aunque ahora es el mo-
mento en que puede revelarse mucho de lo que hasta ahora ha estado oculto, deben se-
guirse necesariamente los métodos ya probados de proyección. De esta manera se garan-
tiza la seguridad de los muchos.
El instrumento del Alma es triple en naturaleza, estando compuesto de tres cuerpos de
energía que coexisten en tiempo y espacio. Estos cuerpos de energía son:
1. El mental
2. El astral
3. El etérico
No he enumerado el físico denso porque no es un principio. Es un efecto temporal de muy
corta duración observado desde la perceptiva que ve el esquema evolutivo como un todo.
Es una apariencia o efecto del etérico, al que consideraremos ahora con más detalle. La red
etérica es el cuerpo de energía vital que alimenta y hace posible la vida del cuerpo físico
denso. Interpenetra toda la sustancia, la relaciona y mantiene su forma. Es de naturaleza
eléctrica, estando compuesto de muchas pequeñas líneas de fuerza que forman canales
para el flujo de las energías a través de todo el sistema. En la forma humana estas líneas de
fuerza subyacen y se relacionan peculiarmente con el cuerpo físico y el sistema nervioso.
Desde aquí el cuerpo etérico interpenetra cada átomo del cuerpo físico y se extiende algu-
nos centímetro fuera del mismo, variando su distancia de acuerdo a la evolución de la con-
ciencia implicada.
Se compone de muchas clasificaciones de energía, cuatro de las cuales consideraremos
aquí:
1. La suma total de las energías que gobiernan la forma individual. Relaciona las
partículas de sustancia unas con otras y con la vida central, causando la emergencia
de un todo integrado - capaz de intercomunicación, dirección consciente y actividad
coordinada. Sin esta red subyacente la forma humana se desintegraría. En caso de
pobre integración o huecos entre el etérico y el físico tenemos la mente débil, imbe-

12
cilidad etc. La entidad inmanente no posee el contacto adecuado con su cuerpo
denso, ni por tanto control.
2. La suma total de energía que subyace y gobierna el entorno del que el individuo es
parte. Esta energía relaciona al individuo con sus familias, sus asociados, su locali-
dad y hace posible la mayor parte de sus actividades diarias. Esta energía no está
confinada en los individuos de la misma manera que las energía anteriores pero in-
terpenetran el entorno en el que viven, se mueven y tienen su ser.
3. La suma total de energías que interpretan e influencia a la nación o raza particu-
lar. La relaciones resultantes son obvias.
4. La suma total de energías que interpretaran y gobierna el planeta mismo y rela-
ciona a la humanidad con todo lo demás.
Un estudio de las energías indicadas trasmitirá un cuadro de unificación subyaciendo a la
apariencia de separación. Este cuando es muy importante para el estudiante. Por lo tanto,
les sugeriría meditar sobre el mismo profundamente y a menudo.
El cuerpo físico depende por completo del etérico para su apariencia y acción. Es la red eté-
rica subyacente al cerebro y sistema nervioso la que trasmite el estímulo sutil tan necesario
para la actividad humana pero que es raramente considerado por el psicólogo medio. Es el
transmisor de la energía mental, la energía astral y la fuerza física. A través del medio de la
red etérica la mente impresiona al cerebro. A través del mismo medio la fuerza necesaria
para la acción es llevada al cuerpo físico mediante el sistema nervioso y las glándulas endo-
crinas. Cuando el cuerpo etérico está suficientemente desarrollado el Alma lo utiliza para
dominar y controlar la naturaleza mental, la conciencia astral y el cuerpo físico.
El cuerpo etérico contiene en si mismo ciertos centros de fuerza que pueden definirse
como centros de transmisión para las energía entrantes y salientes. De los muchos centros
de la red etérica consideraremos aquí los siete mayores y sus funciones. Están situados en
la red etérica que se extienden fuera del cuerpo físico y desde ahí interpenetran sus contra-
partes físicas.
Enumeraré muy rápidamente estos siete centros mayores y sus funciones obvias para lle-
gar a un cuadro total del cuerpo etérico mismo. Esta información se proporciona para ser
su considerada pero no aún para su experimentación. Por favor, ten esto en mente.
1. El centro coronario se sitúa de ocho a quince centímetros sobre lo alto de la ca-
beza, extendiéndose hacia abajo y dentro de la cabeza misma. Es el centro que pone
a la conciencia inferior en contacto con el Alma Espiritual y en la mayoría de los ca-
sos está relativamente inactivo.
2. El centro ajna se sitúa entre los ojos de ocho a quince centímetros hacia fuera de
la frente y extendiéndose dentro de la frente. Este centro permanece relativamente
inactivo hasta el momento en que la triple personalidad se integra más o menos y
puede funcionar conscientemente en el plano mental. En este momento el centro se
activa y juega un papel importante en el alineamiento de Alma, mente y cerebro. Re-
laciona a los tres en la conciencia y ayuda a la creación de ese campo magnético en
la mente tan importante para el crecimiento de la comprensión del estudiante. Este
campo magnético de la mente es usado por el Alma y el discípulo en servicio a la
raza.

13
Cuando el discípulo se acerca a la tercera iniciación, una interacción de energía se esta-
blece entre el centro de la cabeza y el ajna que impele a todo el sistema a la reorientación.
Esta última afirmación es importante para aquellos de ustedes que se encuentran a si mis-
mos en el proceso de ajustarse a la posición en la cabeza.
3. El centro de la garganta se sitúa de ocho a quince centímetros fuera del cuerpo, a
mitad del cuello. Es muy activo en el intelectual, aunque en la mayoría de los casos
no está condicionado o influenciado por los centros de la cabeza. Por lo tanto, to-
dos los tipos mentales que se implican con las formas concretas con poca o nin-
guna comprensión espiritual son influenciado por energías que les alcanzan vía
este centro, y a su vez ejercen influencia mediante el mismo centro. Muy a menudo
esto individuos son de mente muy estrecha en relación con relación a las cosas que
no demandan su interés, no teniendo la visión característica del ajna activo. Son
por lo general metódicos, intolerantes y críticos. Cuando este centro es dominado
por la cabeza y coordinado con el centro ajna, vemos individuos que despliegan
una gran potencial para el bien, que son fiables y muy capaces, y que son casi siem-
pre una influencia poderosa en su particular esfera de influencia. Por lo general
usarán la palabra como medio de influencia, pero de una manera totalmente dife-
rente del caso de individuos menos desarrollados.
4. El centro del corazón se sitúa de ocho a quince centímetros fuera de la columna
entre los omóplatos y extendiéndose fuera del cuerpo. Este centro es extremada-
mente importante porque alimenta al cuerpo físico con las energías vitales me-
diante el corazón físico y la corriente sanguínea. También relaciona al individuo de
manera intuitiva y como Alma con el Alma de todos los demás. Las energías que se
vierten en este centro impelen al individuo a buscar, a establecer relaciones y a as-
pirar.
Una correspondencia muy interesante podría dibujarse aquí para quienes pueden intuir. El
centro del corazón corresponde al sol físico, que provee las condiciones que conducen al
crecimiento. Piensen en esto.
Este centro, como todos los demás debe ser dominado por el centro de la cabeza y debe co-
ordinarse con el ajna para ser efectivo en el servicio. Cuando tiene lugar un alineamiento
entre la cabeza, el ajna, la garganta y el corazón, el ser humano se convierte en un creador.
En el artista creativo de hoy día vemos por lo general un alineamiento de cabeza, garganta
y corazón. Cuando el ajna se vuelva el coordinador, veremos trabajos creativos que sobre-
pasan todo lo hoy conocido en lo que a influencia se refiere.
5. El centro plexo solar se sitúa de ocho a quince centímetros fuera de la columna
justo encima de la cintura. Este centro está activo en la mayoría de la familia hu-
mana hoy, particularmente en todos los tipos emocionales. Un plexo solar sobreac-
tivo es responsable de todas los fenómenos astrales de naturaleza inferior y a veces
superior. Ha de ser eventualmente dominado y finalmente reemplazado por el cen-
tro del corazón.
6. El centro sacro se sitúa de ocho a quince centímetros fuera de la columna, unos
ocho centímetros debajo de la cintura. Este centro transmite las energía creativas a
los órganos reproductivos y ha de ser dominado y reemplazado por el centro de la
garganta.
7. El centro kundalini se sitúa de ocho a quince centímetros fuera de la columna,
justo encima del coxis. Este centro es el último es despertar y es elevado al centro

14
ajna en la tercera iniciación. Muy poco puede decirse del mismo en este momento
dado que la conciencia de la raza no garantiza la revelación de su misterio. Es aná-
logo a la Virgen María y esotéricamente se denomina el Fuego Latente de la Mate-
ria.
Para aclarar estas instrucciones enumeraré una vez más los centros con una palabra como
símbolo de sus funciones.
1. Centro coronario Voluntad Divina
2. Centro ajna Amor Sabiduría Divino
3. Centro laríngeo Inteligencia Divina
4. Centro cardíaco Vida
5. Centro plexo solar Forma
6. Centro sacro Propagación
7. Centro kundalini Apariencia
Daré aquí un ejercicio que estimulará la conciencia del etérico y al mismo tiempo mejorará
la salud del físico.
1. Enfoca la conciencia en el centro ajna y alinéate con el Alma.
2. Visualiza la red etérica que subyace al cuerpo físico.
3. Extiende luego la conciencia del 'Yo' desde el ajna a través del cuerpo etérico que
interpenetra el físico. Realiza esto lenta y cuidadosamente.
4. Cuando la conciencia del 'Yo' se haya extendido por completo en el etérico, pro-
nuncia las palabras:
'Mi cuerpo etérico es revitalizado y energetizado.'
5. Retira la conciencia de vuelta al ajna y pronuncia las palabras:
'Mi cuerpo físico es dinamizado a la acción correcta.'
Como tarea, escribe un informe de los resultados de este ejercicio y entrégalo a tu profesor.

15
Lección 4 - La tres clasificaciones mayores de la conciencia del
Alma
Definiciones del Alma Espiritual, el Alma Humana y el Alma animal.
La naturaleza dual de la mente concreta.
Observando el proceso mental.
Las cuatro etapas del desarrollo humano visibles hoy.

El cuerpo etérico es la forma sustancial del Alma, actuando como vehículo para los tres ti-
pos mayores de conciencia del Alma. Estos son:
1. El Alma Superhumana o Conciencia del Alma Espiritual, que se enfoca en el cen-
tro de la cabeza, en la región de la glándula pineal, mediante el centro coronario.
Relaciona a las personas con Dios, haciéndolas más que humanas.
2. El Alma humana consciente, enfocada en el centro cardíaco y centros relaciona-
dos. Es la que relaciona a las personas entre si y las hace más que animales.
3. La conciencia del alma animal, enfocada en el plexo solar y centros relacionados.
Este centro de conciencia relaciona a la humanidad al animal y a su pasado.
Como puede deducirse fácilmente de lo anterior, estos tres centros constituyen los tres
centros mayores de contacto con la conciencia. Este contacto se registra en cada uno de los
tres centros y es llevado al cerebro de la forma que es peculiar al tipo de conciencia impli-
cada:
1. Alma Espiritual
Contacto con la conciencia superhumana en el centro de la cabeza, impresionado en
el cerebro a través de la red etérica como inspiración.
2. Alma humana
Contacto en centro cardíaco con el grupo (tanto la conciencia mental como astral de
la raza), impresionado en el cerebro a través de la red etérica como intuición.
3. Alma animal
Contacto con la conciencia subhumana en el plexo solar, impresionada en el cerebro
por la red etérica como instinto.
Existe otro centro de contacto que se desarrolla rápidamente hoy en Occidente, que se pre-
senta como una oportunidad y como un obstáculo al desarrollo espiritual. Este centro es el
centro laríngeo que pone a la humanidad en contacto con el plano concreto de la mente.
Mientras que no es mi intención discutir el plano mental todavía, sin embargo explicaré la
naturaleza dual de la mente concreta, para que el estudiante pueda ver la parte que el cen-
tro laríngeo juega en las crisis evolutivas hoy:
1. El plano concreto de la mente es esa parte de la mente racial que contiene todo el
conocimiento concreto logrado por la raza hasta hoy. Ese conocimiento puede ser

16
correcto o incorrecto, una verdad o una verdad parcial, o una verdad tan distorsio-
nada por su forma que se considera una falsedad.
2. El plano concreto de la mente se compone de materia mental de la suficiente den-
sidad como para arropar una abstracción y darle así forma concreta.
El estudiante que ha desarrollado este centro de contacto, y hay muchos en el mundo occi-
dental, tiene libre acceso a todo el conocimiento que ha evolucionado en el presente, así
como la habilidad para trabajar en materia mental. Esto representa una gran oportunidad
para los estudiantes occidentales que pueden, si están orientados espiritualmente, llevar su
visión mística a la manifestación en el plano físico.
Serán no solo soñadores y pensadores, sino que dará forma a sus sueños y la raza se benefi-
ciará. El velo sobre la verdad tan predominante en el pasado dará paso a un claro enun-
ciado de la misma.
El obstáculo reside en el hecho de que cuando se produce un rápido desarrollo de este cen-
tro sin orientación espiritual, los estudiantes se cristalizan en su pensamiento. Solo hacen
contacto con conocimiento concreto, solo con lo que ha sido dado forma por otras mentes,
y al hacerlo así pierden contacto con la realidad que subyace a la forma. Esto es extremada-
mente importante y les pido que reflexionen sobre ello. La mayoría que recibe estas leccio-
nes están en esta etapa de desarrollo y muchos no están lo suficientemente orientados para
contactar otra cosa que la forma concreta.
Observa tus proceso mentales. ¿Piensas en abstracciones o en formas concretas? Más tarde
en estas series señalaré el camino para liberarse del dominio del conocimiento concreto en
el plano de la mente. Mientras, prepárense para este paso logrando una mente abierta.
Dondequiera que tu pensamiento se establece, está cristalizado. Dondequiera que albergas
un conjunto de ideas como verdad absoluta, estás cristalizado y eres incapaz de contactar
la realidad; tu visión está distorsionada. Alcanza un mente abierta con respecto a todos los
asuntos. Este es el primer paso hacia el logro de de la Sabiduría.
Vemos a la humanidad en muchos estados de desarrollo hoy, pero pueden clasificarse en
los siguientes tipos:
1. La etapa en la que la gente se mueve, piensa y tiene su ser en la conciencia animal
de la raza. Esto es raro, sin embargo puede verse operando en algunos.
En esta etapa el plexo solar, el centro sacro y centros relacionados están altamente desa-
rrollados como centros de contacto. El cerebro es impresionado con impulsos que atravie-
san el plexo solar y el sacro. La naturaleza emocional será de un orden muy bajo, lo que
quiere decir que habrá muy pocas emociones reales presentes. El instinto de auto preserva-
ción y propagación de la raza será la influencia dominante en la vida de alguien así.
La red etérica con sus centros inferiores, y el cuerpo físico denso debajo del diafragma se-
rán de orden bajo, más animal que humano, transmitiendo solo emociones de baja intensi-
dad al aspecto sensible de la persona.
Durante esta etapa los centro del corazón y de la garganta serán activados muy lentamente
para que en la última parte de su desarrollo el individuo muestre una tendencia a sentir
emocionalmente y a responder de una manera no refinada al pensamiento.
2. La etapa en la que las personas se mueven, piensan y tienen su ser estrictamente
en la conciencia humana. Esta etapa es más predominante que cualquier otra en

17
este momento; la mayoría de la humanidad tiene conciencia de sus relaciones emo-
cionales con las demás personas y con las cosas.
En esta etapa vemos el desarrollo del plexo solar y del sacro más una activación del cora-
zón y cierta activación de la garganta. Es aquí cuando la naturaleza emocional de la huma-
nidad hace un rápido desarrollo. El cuerpo astral adquiere una gran capacidad para sentir
placer y dolor, bien y mal, etc. Aquí encontramos a las personas de la raza llamadas buenas
y malas - tipos estrictamente emocionales respondiendo a la vida de acuerdo al impacto de
su entorno sobre su mecanismo de respuesta emocional.
Como resultado de la activación del corazón, se produce un puente en la red etérica entre el
plexo solar con su alma animal y el corazón humano con su alma humana. Al final de esta
etapa de desarrollo, el alma animal y el alma humana se integrarán y funcionarán como
uno. El cuerpo astral estará altamente desarrollado, capaz de grandes profundades emo-
cionales y altamente consciente de si mismo como centro de influencia.
3. La etapa en la que un persona se está desplazando de la conciencia humana a la
espiritual. Este desarrollo es el segundo más largo en lo que a número de miembros
se refiere y en este momento casi iguala al segundo.
Tanto los tipos mentales como los emocionales se incluyen aquí, de ahí tanta confusión.
Estas personas están experimentando un cambio casi constante de valores, y su respuesta
fluctúa entre el lado puramente formal de sus naturalezas y el idealista. Por esto vemos
aquí la causa de la presente crisis mundial y manifestarse un constante caos.
En esta etapa se aprecian los anteriores centros de desarrollo, más una mayor activación
del centro del corazón, activación de la garganta y algo de activación del ajna. El puente
está teniendo lugar entre el alma humana en el corazón y el Alma Espiritual en la cabeza,
mediante el cuerpo mental. El cuerpo astral está sufriendo disciplina y perdiendo su posi-
ción como centro de influencia sobre el cuerpo mental. El centro de la cabeza está siendo
despertado lentamente y transmitiendo las energías del alma Espiritual al sistema. El
cuerpo mental es entonces el punto medio y los aspirantes ocupan su sitio aquí mediante el
centro ajna. Su intuición está funcionando, están prestando atención a la inspiración y se
preparan a si mismos para el servicio.
Al final de esta etapa el cuerpo mental se integrará con los cuerpos astral y físico mediante
la red etérica y su sistema de centros. El puente estará terminado y los dos estados inferio-
res de conciencia serán absorbidos en el Alma Espiritual.
4. La etapa en la que las personas funciona constantemente la conciencia espiritual
del alma. Esto es raro; sin embargo se está haciendo más posible de alcanzar y puede
verse en el umbral de emergencia en número cada vez mayor.
Los siete centros estarán totalmente despiertos y vibrando en armonía. La polarización se
habrá desplazado al cuerpo causal y desde aquí el Alma utilizará los tres vehículos como
instrumentos de contacto en su esfera de servicio.
Recuerda que el cerebro físico es impresionado mediante la red etérica desde el centro o
los centros más activos. Una cuidadosa observación de tu propia respuesta a la vida te tra-
erá la percepción del desarrollo de tus centros así como indicarán los pasos necesarios a to-
mar para un mayor desarrollo.
Como tarea, por favor escribe la comprensión del desarrollo de tus centros y los pasos que
sientes que deberías dar hacia un mayor despliegue del Alma. Comprueba como esto en-

18
caja con las medidas disciplinarias que has estimado necesarias y entrega una copia a tu
profesor.

19
Lección 5 - El cuerpo etérico planetario como vehículo de síntesis
Estados de percepción.
La triple personalidad y la necesidad de integración.
El cuerpo etérico como medio de comunicación.
Meditación para limpiar el cuerpo mental.

En la lección 4 afirmé que el cuerpo etérico actúa como vehículo de los tres tipos princpia-
les de la conciencia del Alma. En realidad es mucho más que un vehículo porque coordina
y sintetiza todos los estados de conciencia en uno.
Un estado de conciencia es un estado de percepción, resultado de la experiencia de la vida
en la forma. Una flor es consciente del calor, la luz y el crecimiento; el animal es instintiva-
mente consciente de las cosas fuera de si mismo y de las sensaciones de hambre, miedo,
etc. La humanidad es más o menos inteligentemente consciente de si misma.
Todos estos estados de conciencia, más muchos más, los encontramos contenidos y funcio-
nando a través del cuerpo etérico planetario. Aún cuando cada uno parece una entidad se-
parada es en realidad parte de la Vida Una ligado a toda otra parte y a la Voluntad central
rectora de la Vida Una.
El esquema evolutivo, en lo que la humanidad puede captar, puede verse como la síntesis
final de todos los estados de conciencia en el cuerpo uno. Se ha afirmado en alguna parte
que es unificación completada con individualidad. En otras palabras, conciencia individual
de la unificación o continuidad.
El cuerpo etérico planetario es el mayor instrumento de síntesis para esta actividad evolu-
tiva.
Para hacer descender todo esto hacia los individuos y su aplicación práctica de la Ley Uni-
versal, encontramos contenidos en las red etérica muchos estados de conciencia en proceso
de integración. Ya he enumerado las tres clasificaciones mayores de la conciencia del alma.
Ahora consideraremos los tres estados de la conciencia de la personalidad que son el resul-
tado de la identificación del Alma con la forma.
1. Mental
2. Astral
3. Físico
Son estos tres los que plantean a la humanidad el mayor problema hoy. El trabajo de sínte-
sis no puede continuar hasta que los individuos hayan integrado sus conciencias mental,
emocional y física en una unidad funcional. Entonces su integración con la conciencia Di-
vina, con el tiempo, con su pasado y con su entorno inmediato puede proseguir como está
planeado.
Cuando los aspirantes han llegado a la etapa de desarrollo en la que son conscientes de su
red etérica y están aprendiendo a utilizarla de modo inteligente, el proceso de integración
sigue hacia adelante rápidamente.

20
El primer paso hacia este desarrollo es, por supuesto, la habilidad del estudiante para
aceptar y contemplar el hecho del cuerpo etérico. Deben realizar que todo lo que ven, oyen,
gustan, huelen y sienten son el resultado de energía transmitida y enfocada mediante la
red etérica. Todas las energías que reciben les llegan a través de este medio así como todas
las energía que proyectan. Eso que sienten es el resultado de esta actividad interior.
Las energías que fluyen continuamente a través de la red etérica se originan en el plano de
la mente y son dirigidas por las entidades que habitan ese mundo.
El Alma Espiritual 'en profunda meditación' pone en movimiento las ideas Divinas que a
su vez son consciente o inconscientemente recibidas e incorporadas en la vida mental de la
personalidad, como pensamientos que dirigen el flujo de pensamientos a través de la red
etérica.
La habilidad de la personalidad para recibir, interpretar correctamente y aplicar esas ideas
divinas determinarán la condición de su vehículo etérico. Dónde la idea se distorsiona en
pensamientos que contienen codicia, resentimiento, miedo, etc., dará por resultado un ins-
trumento etérico torpe y turbio; por lo tanto un cuerpo físico insalubre y una condición
ambiental desagradable.
Cuando uno se para a considerar la vida de pensamiento del individuo medio y de la raza
como un todo, no es de extrañar que el mundo esté sumergido hoy en el dolor y el sufri-
miento. Esto no cambiará, no puede cambiar, hasta que la vida de pensamientos de la hu-
manidad haya cambiado. Es el deber de todos los aspirantes y discípulos limpiar y purificar
sus pensamientos así como volver todos sus esfuerzos hacia la purificación del pensa-
miento racial. Cuando el odio y el resentimiento den paso al amor y al perdón, cuando el
deseo y la codicia den paso a la correcta aspiración y servicio, entonces veremos la era de
Cristo.
Una vez más quiero advertir al estudiante serio. Esto no se realiza mediante la crítica. Los
discípulos que intentan limpiar la vida de pensamientos en si mismos o en su entorno, no
lo hacen poniendo sus narices en los asuntos de otro. Lo hacen mediante auto disciplina,
antes que nada, y a través de su capacidad amar a sus hermanos.
Hermanos míos, dejen la crítica inútil, su pequeños celos y mezquinas murmuraciones.
Aquellos que albergan amorosos pensamientos, que pronuncian amables palabras y mues-
tran una conducta amorosa son verdaderos discípulos aunque nunca hayan oído hablar del
Sendero.
Les daré ahora un ejercicio que les ayudará a purificar el cuerpo mental. Pido a cada uno
de ustedes que continúen usando este ejercicio hasta el momento en que ustedes mismos
sepan que ya no es necesario.
Permanece relajado y confortable. Enfoca la conciencia en el centro ajna. Desde este punto
de observación deja que la mente vagabundee por quince minutos. Ni reprimas ningún
pensamiento que llegue a la mente o te permitas alarmarte. Simplemente sigue el pensa-
miento hasta sus lógica conclusión. Al final del periodo de quince minutos visualiza la luz
del Alma derramándose sobre todos estos pensamientos, sean buenos o malos. Mantén la
mente firme en la luz y repite las palabras:
'La Luz de mi alma limpia, purifica y revela.
Yo soy esa Luz.'

21
Lección 6 - El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 1ª parte
Tres actitudes que impiden el crecimiento: miedo, apego a los fenómenos
y rechazo a reconocer el plano astral.
El cuerpo astral como el factor de poder de la manifestación

Llegamos ahora a esa parte del instrumento que ha dejado perplejos a muchos ocultistas y
de la que se ha dado muy poca enseñanza. Estoy hablando del cuerpo astral y de la natura-
leza emocional de la humanidad. La mayoría de la enseñanza que ha sido dada sobre este
aspecto de la personalidad se ha representado o interpretado erróneamente, o se ha con-
fundido totalmente.
Esto se ha debido a varios factores, entre ellos una falta general de comprensión con res-
pecto a la triple personalidad y a falta de una terminología apropiada con la que definirla.
Los términos 'cuerpo astral' y 'plano astral' se han usado para definir cualquier cuerpo o
plano sutil visto o percibido por los clarividentes. El cuerpo astral ha sido confundido con
el cuerpo mental, el cuerpo etérico, el Alma, Ángeles o Devas, Santos, Maestros, etc. Mu-
chos de los que han aceptado parcialmente la Verdad han rechazado el plano como una ilu-
sión total y han seguido su camino ignorándolo alegremente.
Hoy, quienes enseñamos encontramos una condición lamentable en la conciencia de los
estudiantes; condición que impide el deseado desarrollo de los poderes y el conocimiento
espiritual. Esta condición se caracteriza por tres actitudes que explicaré del modo si-
guiente:
1. Miedo del plano astral que hace al estudiante incapaz de tratar con esta parte de su
naturaleza o entorno. Este miedo - que es el producto de la enseñanza incorrecta, fal-
sedad deliberada y siglos de superstición - resulta en una ilusión tan grande que ciega
al estudiante a la realidad. No pueden acceder a una Verdad más allá de la barrera
que su propio miedo interpone.
¿Cómo puede conquistarse este miedo? En primer lugar dándote cuenta de que no tienes
nada que temer salvo lo que reside dentro de ti mismo. Nada externo puede hacerte daño.
Esto puede sonar como una afirmación en directa contradicción con los hechos, pero si lo
piensas profundamente captarás el concepto. El daño que parece provenir de otro indivi-
duo o circunstancia tiene su origen dentro de tu propia conciencia.
Los miedos de esta clase que alberga la mayoría de la gente son estimulados por experien-
cias infelices sufridas en el plano astral. En aras de la claridad, examinemos la naturaleza
de tales experiencias y su natural consecuencia.
En la lección 8 de 'La Naturaleza del Alma' afirmé: “El plano astral contiene el agregado de
emoción humana y ha sido llamado el mundo de la ilusión porque aquí adquieren forma
concreta y se manifiestan todos los pensamientos de la humanidad. Todos estos pensa-
mientos viven y tienen existencia separada en el plano astral. No es de extrañar que se de-
nomine el plano de la ilusión. Sabia debe ser la conciencia que entra y trabaja aquí.”
Consideremos pues a los individuos que por primera vez encuentran su conciencia enfo-
cada en este mundo. Se harán conscientes de que contiene formas creadas por ellos mis-
mos y por otras personas de su entorno. Si estas personas albergan algún miedo de cual-
quier tipo, se encontrarán al objeto de su miedo en la forma. Si creen en el demonio o en el

22
infierno, verán con toda probabilidad un demonio con cuernos y cola y un llameante in-
fierno de azufre y fuego. Si sus pensamientos están en gran medida afeados por la envidia,
el resentimiento, etc., se los encontrarán en una forma sin reconocerlos como de su propia
creación. Las relaciones estrechas de su entorno también poblarán este mundo con sus
forma creadas. El individuo entonces verá y oirá cosas horribles que representarán para él
una amenaza y un peligro. Las experimentarán como una realidad en el plano astral, no re-
conociéndolos nunca como su propio mundo creado, sujeto a su dominio. Esto constituirá
su ilusión, la niebla que vela la luz de la Verdad.
El aspirante debe cultivar el valor. Los aspirantes deben aceptar primero el hecho de que
son sus únicos enemigos. Dejan de mirar a los demás con miedo y sospecha. Experimentan
el amor por todo y de esta forma establecezcan correctas relaciones. Enfoquen la luz de su
Alma sobre su instrumento y su entorno, efectuando la purificación de los diversos aspec-
tos de su conciencia. Dejarán de ser engañados por las formas del plano astral, y conocerán
y coordinarán sus actividades con la realidad que subyace a ellas.
2. Apego a los fenómenos, que sirve para mantener a los estudiantes prisioneros del
mundo de la forma. Este apego asegura que el estudiante contacta el plano astral sin
la comprensión adecuada para interpretar correctamente las formas astrales, y sin el
suficiente conocimiento para manejar las fuerzas del plano. Los estudiantes piensan
que han alcanzado el objetivo en la belleza de la forma y dejan de esforzarse por la
perfección espiritual, siendo conducidos al sendero de la experiencia fenoménica por
un tiempo indebidamente largo.
Tales individuos tendrán en sus haber muchas encarnaciones de aspiración devota y a me-
nudo fanática, su conciencia se enfocará en la naturaleza astral y sus experiencias serán en
gran medida emocional. Su visión de la perfección constituirá naturalmente una forma de
gran belleza e intrincado diseño. En su meditación contactarán su cuerpo astral, que será
altamente emocional y de gran fuerza. Los centros sensorios de su cerebro serán estimula-
dos de tal manera que registren la visión y el sonido de su visualizaciones astrales interio-
res (aquellas formas creada durante siglos de pensamiento devoto). No reconocerán las
formas como de su creación personal, sino que las aceptarán como la meta, de ahí las calles
pavimentadas de oro, los ángeles con arpas, etc., de muchas religiones cristianas. Tales
personas ya no aspiran, viven en un mundo de sueños, contentos con su apariencia externa
de belleza y están sordas a la llamada de servicio de una humanidad necesitada.
Más tarde los individuos pueden desarrollar sensibilidad psíquica a otras formas en el
plano astral; pero debido a que su atención está atrapada por la forma, serán incapaces de
una correcta interpretación. Serán receptores de fuerza astral sin la habilidad de manejar-
las. Pueden tener visiones, oír voces, percibir el futuro, etc., pero sus acciones tendrán
poco significado espiritual. Su incapacidad para manejar fuerza astral gradualmente con-
duce a un deterioro de su instrumento, dando por resultado a menudo enfermedad, locura
y muerte.
Esta actitud constituye uno de los mayores peligros para todos los aspirantes. Por lo tanto
te digo - no busques fenómenos. No te concentres en el desarrollo de habilidades psíquicas.
Espera hasta que hayas adquirido una compresión de la Verdad. A medida que se desarro-
lle tu percepción espiritual se producirán un desarrollo paralelo de percepciones extra sen-
sorias que serán utilizadas con Sabiduría. Si registras una visión, escuchan una voz, etc., no
le den importancia. Busca la verdad en forma abstracta. Más tarde serás capaz de darle
forma concreta sin perder contacto con la realidad. Entonces serán tuyos los dones de la
interpretación y servicio a la raza.

23
3. Rechazo a reconocer la existencia del plano astral, lo que hace que los estudiantes
inhiban su propia naturaleza emocional, cierren la puerta a percepciones extrasenso-
riales y hace por completo imposible para ellos implicarse en la actividad creativa.
El cuerpo y el plano astral el factor de poder en la manifestación. Hasta que no se com-
prenda, controle y use adecuadamente, el estudiante no puede embarcarse en el trabajo
creativo. La energía astral le da a la forma mental la sustancia que asegura su manifesta-
ción en la forma física. Esto es verdad con respecto tanto a cualquier trabajo artístico como
al servicio hecho a la humanidad.
El estudiante que rehúsa aceptar el plano astral como otra cosa que una completa ilusión,
por lo general lo hace así porque han visto como el miedo o el apego han cegado a otros a la
verdad. Están polarizados mentalmente y por lo general desprecian el emocionalismo. Es-
tán determinados a evitar el error de sus hermanos y así consideran todo el tema del
cuerpo astral y la naturaleza emocional como falsa. Inhiben sus propias emociones, ayu-
dando por tanto a la fuerza creciente aunque oculta de sus propias formas creadas y de su
impacto emocional. Intentan trabajar solo desde el plano mental, construyendo forma tras
forma que deben encontrar tarde o tempano en el plano emocional.
Debido a esta actitud sus formas de pensamiento no pueden adoptar una forma material;
están por lo tanto frustrados en todos sus intentos de manifestar la Verdad en el mundo en
el que viven.
Todas estas actitudes retrasan la necesaria integración del triple instrumento y la definitiva
conciencia del Alma.
Pediría a cada uno de ustedes eliminar de sus mentes todas las ideas preconcebidas que
hayan acumulado sobre el plano astral hasta continuar con la próxima lección.
Atrévanse a arrojar fuera todo el llamado 'conocimiento' que hayan adquirido y comiencen
a estudiar este tema con una mente fresca y libre de obstrucciones.

24
Lección 7 - El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 2ª parte
El plano astral como la convivencia de muchas formas, mundos y energías.
El cuerpo astral individual y su contacto con el cuerpo físico.
Tres método de limpiar el cuerpo astral.
Peligros inherentes a sistemas del pasado y el cuerpo astral.
Un mantra para la verdad.

El plano astral se compone de energía que interpenetra y duplica la sustancia física. Reside
entre las frecuencias de los planos mental y físico y se mantiene en relación y se coordina
con los otros planos mediante la red etérica. Su sustancia es moldeada y vitalizada por la
energía del pensamiento – esto quiere decir que no solo cada forma física tiene su dupli-
cado en el plano astral, sino que cada forma mental también tiene su duplicado aquí. Por lo
tanto, en lo que a las apariencias se refiere, es un mundo en el que existen muchos mun-
dos, un plano de muchas y variadas formas.
El discípulo que ha alcanzado la verdadera visión ve más allá de la forma y contempla un
plano de fuerzas convergentes. Estos discípulos ven lo que llega desde los niveles superio-
res a la encarnación, además de la fuerza de la emoción humana. Ven en acción aquellas
energías y fuerzas que deciden el destino humano y al hacerlo así son capaces de ver el fu-
turo. Este adentrarse en el futuro no es como alguno suponen una visión de las formas,
sino más bien de las condiciones que existen tanto en estado de precipitación presente y de
precipitación futura probable.
Contemplan este sendero tanto en forma simbólica como en la condiciones presentes. Pue-
den visitar como parte de su entrenamiento, los muchos mundos ilusorios que existen en
este plano (tales como la vida de deseos de un individuo, una familia, raza o nación, las di-
ferentes vidas después de la muerte creadas por las diferentes religiones, las muchas lla-
madas escuelas ocultas a las que asisten tanto los que se hallan fuera y dentro de la encar-
nación, etc.) Sin embargo no quedan cegados por las formas que ven. Son capaces de con-
templarlas e interpretar su significado, su lugar en el esquema de las cosas. Al hacerlo de
esta manera no les atrae el espejismo de la forma y son libres para observar, aprender y
moverse a la siguiente lección. Ni se alarman ni se exaltan por lo que ven y gradualmente
se capacitan para controlar las fuerzas contactadas en este plano en beneficio de la huma-
nidad.
Cuando los discípulos han alcanzado este estado de desarrollo constituyen un gran poder
en el mundo para bien, libres e impedidos por los espejismo del plano astral. Pueden con-
ducir con seguridad a los demás en la verdad, porque su luz atravesará las brumas que por
lo general les cegaría.
El cuerpo astral individual interpenetra y duplica el cuerpo físico y el entorno. Estará colo-
reado por la vida de pensamiento individual y compuesto del grado y la cualidad de energía
determinada por la evolución de la conciencia implicada. la naturaleza astral o emocional,
tanto si de una evolución menor o avanzada, expresada la cualidad de la conciencia de la
personalidad. Los individuos se reconocen por sus emociones. El que tengan o no tengan
éxito en su empresas depende del desarrollo de su naturaleza astral. Para tener éxito uno
debe estar equipado de profundidad emocional. Esto no significa que los individuos se en-

25
treguen al emocionalismo, sino que tiene la fuerza emocional para dedicar sus esfuerza a
cualquier plan dado.
El cuerpo astral subyace y se relaciona peculiarmente con el contenido líquido del cuerpo
físico. Tiene cuatro puntos de contacto con el cuerpo físico, que son:
1. El centro Sacro
2. El centro Plexo Solar
3. El centro Cardíaco
4. Cierta área en el cerebro
El aspirante rara vez contacta al plano astral mediante el centro sacro. Y la puerta del plexo
solar se ha cerrado o está a punto de cerrarse. Está por lo general en contacto mediante el
centro cardíaco - y de esta manera haciéndose conscientes de sus relaciones kármicas. Su
aspiración está activando los centros de contacto del cerebro y están siendo preparados de
forma inconsciente para el estudio de la entrada al plano astral. Cuando estos centros del
cerebro han sido correctamente estimulados y activados, cuando los estudiantes han reci-
bido una comprensión intelectual de este plano, y cuando han pasado a través de la purifi-
cación de su propia naturaleza astral, entonces desarrollarán percepciones extra sensoria-
les así como otros poderes espirituales.
Que los estudiantes no se engañen a ellos mismo pensando que está listos para este desa-
rrollo, hasta que realicen los anteriores desarrollos. Porque mientras estén sujetos al emo-
cionalismo, al espejismo de cualquier clase, y estén interesados en los fenómenos - tienen
las puertas cerradas a este tipo de crecimiento. El desarrollo de la sensibilidad psíquica y
otros poderes espirituales es extremadamente peligroso si es forzado o emprendido antes
de que el estudiante esté preparado.
Ningún profesor verdadero intenta desarrollar al estudiante sobre esta línea, porque saben
que a medida que el crecimiento de la conciencia progresa en la dirección correcta, así lo
harán las habilidades del estudiante. Serán el resultado de la comprensión del estudiante.
A los estudiante se le enseña primero a limpiar su aura astral mediante:
1. Construcción del carácter.
Desarrollan aquellos atributos que saben constituyen su herencia divina conformándose en
la medida de lo posible a su prototipo divino, el Alma. Esta constituye para ellos el 'ideal',
la visión mantenida delante de la personalidad como meta del desarrollo. Esto está colore-
ado necesariamente por el espejismo al principio y por lo general está motivados por inte-
reses egoístas. Sin embargo, a medida que el estudiante se acerca al estado de la correcta
aspiración, la visión se convierte en algo bello y se acerca más a la realidad, hasta que al fi-
nal, el aspirante se encuentra expresando uno o más de estos atributos mediante la acción
correcta. Sin embargo, alguien así se implica por lo general en el servicio mediante las ar-
tes creativas, dado que no tienen aún un verdadero concepto de servicio inspirado por el
Alma. Están sin embargo en el sendero que los acerca al discipulado consciente y despier-
tan un día a su motivación interior.
2. Meditación.
Cuando los aspirantes entran conscientemente al sendero se les enseña los rudimentos de
la meditación. Aprenden que mediante el correcto pensamiento el cuerpo astral puede ser
controlado y utilizado como instrumento de servicio. Ocupando su lugar en el plano de la

26
mente, de manera consciente enfocan la luz de la Verdad en su naturaleza astral. Entonces
ven levantadas las formas de siglos que han cerrado a través de muchas encarnaciones su-
cesivas. Aprenden el significado del karma, las motivaciones ocultas que les han llevado
como una personalidad tanto al éxito como al fracaso, y finalmente el secreto del cuerpo
astral, que les es revelado solo durante cierta iniciación.
Se le enseña el efecto del sonido sobre este aspecto de su instrumento y mediante el co-
rrecto uso del sonido y de la energía de la mente, reconstruyen su cuerpo astral. Arrojan
fuera del mismo toda la sustancia pesada y creada con las bajas emociones de la humani-
dad menos evolucionada, y constituyen sustancia de una naturaleza más fina y clara. El
cuerpo astral se convierte entonces en el cuerpo de deseos del Alma y es utilizado como un
instrumento de atracción magnética para todo aquello que necesita servicio.
3. Servicio.
Esta actividad en si misma es el acto final de purificación, porque solo mediante el servicio
es liberado el discípulo del espejismo de los tres mundos. A través de lo que parece el gran
sacrificio, las cadenas del plano astral caen de la conciencia y se ven como la ilusión de la
tanto se habla. El discípulo ha alcanzado auto maestría.
Debido a tantas enseñanza que se presentan hoy que constituyen en realidad un peligro
para la humanidad en este momento, aproveché la oportunidad para señalar a los estu-
diantes ciertas prácticas que deben ser evitadas si quieren evitar la adversidad.
1. No centres la conciencia en el plexo solar, sea mediante la meditación o mediante
ejercicio mentales. Este centro fue usado durante lo días atlantes como el centro prin-
cipal de contacto, tanto por sensitivos como trabajadores mágicos. La raza estaba po-
larizada emocionalmente y el plan evolutivo necesitaba la estimulación de la concien-
cia astral.
Hoy, remanentes de esa civilización permanecen con nosotros y (debido a la cristalización
o a la mala representación deliberada) algunos de sus profesores están presentando los
viejo métodos Atlantes.
El plan evolutivo hoy necesita polarización mental y desarrollo de la mente. El cuerpo as-
tral debe ser subyugado y controlado por la conciencia enfrascada en su aspecto mental.
Esto elimina, hoy por hoy, muchas de las viejas experiencias fenoménicas conocidas por
los místicos - y constituye uno de los sacrificios que debe realizar la humanidad en aras del
progreso. Es difícil abandonar algo con lo que se ha crecido y se ha llegado a conocer y
amar, pero créanme, hermanos, estos fenómenos que mantienen a tantos de ustedes pri-
sioneros en el plano astral no son realidad. Ha sido un paso en la evolución de la concien-
cia. Notarán que he dicho 'ha sido'.
2. No uses las energías creativas para producir trabajos mágicos mediante el acto se-
xual. Que tales prácticas sean enseñadas hoy en el mundo es impensable, pero tene-
mos entre nosotros quienes está haciendo justo eso. El propósito detrás de este tipo
de enseñanza no lo revelaré, pero les advierto que tales prácticas conducen hacia
abajo a un sendero que es de lo más peligroso e indeseable para la humanidad.
3. No intentes dejar el cuerpo mediante cualquier centro que no sea el centro de la ca-
beza, y aún así, solo bajo instrucción en la que reconozcas correcta motivación.
Finalmente hermanos míos, les daré un mantra para usar antes de aceptar cualquier ins-
trucción sobre la meditación, el acto de transición, etc., el cual si se usa con completa ho-

27
nestidad les asegurará protección contra aquello aún no puedes comprender, y por lo tanto
no puedes controlar. Enfoca la conciencia en la cabeza y repite lentamente y con cuidado,
‘Yo solo busco el poder de la Verdad.’

28
Lección 8 - El cuerpo astral y la naturaleza emocional, 3ª parte
El futuro y el cuerpo astral.
Cuatro maneras de reconocer la polarización emocional.
El movimiento de la polarización astral a la mental.
Métodos de alcanzar polarización mental.
Una meditación para el servicio grupal.

En nuestra última lección hablé en términos muy generales con respecto a la purificación
de la naturaleza astral emocional. En esta lección lo haré de forma más explícita - dando
instrucciones detalladas que pueden aplicarse de manara práctica a la vida diaria de cual-
quier estudiante.
El cuerpo astral contiene todas las formas que eventualmente manifiestan las experiencias
del individuo. Refleja o distorsiona las representaciones creadas en alguna mente, dando
sustancia a cada representación, para que emerja una forma sustancial, sea esta forma una
situación, una serie de acontecimientos, un libro, etc. Es por lo tanto la matriz de la huma-
nidad creativa.
En el cuerpo astral de la persona media encontramos esas formas que constituyen la vida
de deseos del individuo. Pueden ser de naturaleza muy alta o muy baja y son el producto de
muchos siglos. Son creadas por lo general la mente racial (que es en gran media de natura-
leza astral) y se les da color individual por el cuerpo mental inferior de la persona en cues-
tión. Es este caso, la polarización es astral - porque el cuerpo astral en positivo con res-
pecto al mental. Los individuos están polarizados en su naturaleza emocional astral
cuando:
1. Su propio cuerpo astral refleja la forma predominante en la conciencia astral de la
raza.
2. Prestan sus energía mentales a la tarea de satisfacer el deseo.
3. Su cuerpo astral distorsiona la representación mental superior, como resultado de
una reacción emocional.
4. Responden emocionalmente a cualquier plan propuesto.
La tarea de todos los aspirantes es completar el desplazamiento de la polarización astral a
la mental, y luego integrar el triple instrumento en una unidad integrada. El desplaza-
miento de polarización no es un acontecimiento súbito, como algunos de ustedes supone,
sino un lento proceso de pasos sucesivos, llevados a cabo durante muchas vidas - hasta que
la conciencia vive por completo en el plano de la mente, dirigiendo todas las actividades
desde allí. La tarea de desplazar la polarización y la integración del instrumento es simultá-
nea, para que siempre se produzca un equilibrio en la evolución de la conciencia.
Puede emplearse toda una vida en desplazar la conciencia de un área de la naturaleza as-
tral al cuerpo mental, y la próxima vida emplearse en estabilizar ese cambio de polariza-
ción. La vida siguiente verá a la conciencia elevándose aún más por encima de otra área de
la naturaleza astral, etc.

29
Cuando cierto porcentaje de conciencia ha sido desplazada al aspecto mental, todo el pro-
ceso se acelera. Muchos de los deseos anteriores se han transmutado en correcta aspira-
ción y el estudiante se convierte en un aspirante. Como tal coopera con el esquema evolu-
tivo dando conscientemente los pasos necesarios para completa del desplazamiento de la
polarización. Estos pasos son:
1. Se convierten en el observador. He dado anteriormente mucho sobre este tema, así
que no lo repetiré aquí.
2. Mediante estudio y meditación.
Aprenden la naturaleza de la emoción. Recordarán que en la lección 8 afirmé ‘La emoción
es el efecto producido por el impacto de la energía astral sobre el sistema sensible del
cuerpo físico y su entorno. El impacto vibratorio de esa forma astral sobre el sistema sen-
sorio produce lo que llamamos una emoción, de acuerdo a su fuerza, tipo cualidad’.
Les sugeriría volver a ese lección y estudiar de nuevo las instrucciones dedicadas a las emo-
ciones.
3. Impone el entrenamiento disciplinario percibido sobre la naturaleza astral como
resultado de este conocimiento.
Intentan mantenerse libres de emociones. Hacen esto no mediante inhibición, si no a tra-
vés de la correcta aspiración y el amor. Intenta derramar a través de su naturaleza astral
Amor Divino hacia todo lo que respira. El Amor Divino no es una emoción. Es la Ley del
Universo, cuya energía puede limpiar y sanar.
Alcanzan la correcta aspiración mediante la reorientación de sus deseos. En lugar de de-
sear las cosas del mundo, desean sobre todo vivir la vida del Alma. A medida que ese deseo
trasciende los deseos inferiores, su cuerpo astral se alinea lentamente con el cuerpo mental
y se hace negativo al mismo.
4. Mediante la meditación se hacen receptivos a la visión del Plan.
Este es uno de los paso más difíciles, porque los estudiantes tiene muchas ideas preconce-
bidas sobre lo que es el Plan. El momento en que el término ‘visión’ se menciona, esas
ideas preconcebidas cristalizan y esta cristalización es lo que se ve como el Plan. Como re-
sultado los aspirantes cogen otro desvío y se retrasan de nuevo hasta que la experiencia les
demuestra la falacia de su creencia.
Para intentar evitar este error, intentaré aclarar lo que quiere decir hacerse receptivo.
Los aspirantes deben darse cuenta en primer lugar de que no han tenido una verdadera vi-
sión del Plan en este momento de desarrollo. Como mucho cualquier representación que
hayan visto será una distorsión. No podría ser de otra manera. Si esto es un concepto que
te resulta difícil de aceptar, hermano mío, entonces has cogido el desvío. Atrévete a descar-
tas TODAS las representaciones - TODAS las visiones sobre el Plan, porque solo limpiando
y aquietando el cuerpo astral puede el Plan reflejarse como es. Es solo alertando la mente
al Alma que puede conocerse el Plan como el Alma lo conoce. El recipiente debe vaciarse
para poder ser receptivo. Cuando este estado de receptividad se alcanza, entonces el Plan
se refleja mediante la mente en el cuerpo astral (la matriz) para ser posteriormente precipi-
tado en una actividad de servicio. Luego, hermano mío, se vertirá la luz del Alma sobre
una humanidad que espera.

30
Daré ahora una nueva meditación grupal, que les pediré que introduzcan en sus encuen-
tros, tanto como entrenamiento como servicio. Aún más, les pediría a cada uno de ustedes
que eliminase su meditación individual, sin importar lo grande que sea el sacrificio, y usen
ésta como su meditación matinal diaria.
1. Alineamiento
a. Queda físicamente relajado y confortable.
b. Queda emocionalmente clamo y sereno.
c. Queda mentalmente en equilibrio y alerta.
d. Enfoca la conciencia en el centro ajna y realiza la unificación con el grupo.
Haz esto:
1. Viendo la red etérica como un canal claro y sin obstrucciones, uniendo a cada ser
humano con cada otro miembro.
2. Viendo el cuerpo astral del grupo como lago tranquilo de agua clara reflectante.
3. Viendo el cuerpo mental del grupo en alerta y permaneciendo firme en la luz del
Alma del grupo.
2. Meditación
a. Medita diez minutos sobre el siguientes pensamiento semilla:
‘Yo, el Alma, conozco y sirvo el Plan Divino.’
3. Descenso
a. Como el Alma del grupo, haz sonar el audible OM, vertiendo Amor sabiduría Di-
vino a través del triple instrumento del grupo, y viéndolo irradiar Amor y Luz a la
humanidad.
b. Mantén un registro diario escrito.

31
Lección 9 - El cuerpo mental y el plano de la mente 1ª parte
Clarificación de la terminología: conciencia, mente y cuerpo mental.
La triple conciencia del individuo.
La mente 'individual' y la creación de pensamientos.
La división de la Mente Universal: Mente Divina, Mente Abstracta y Mente Concreta.

En las próximas lecciones vamos a estudiar el instrumento mental. Sin embargo, antes de
profundizar en este aspecto de la personalidad, aprovecharé la oportunidad para aclarar
algo de la terminología que ha confundido a tantos sobre este tema.
Los términos 'conciencia', 'mente' y 'cuerpo mental' no han sido suficientemente definidos
como para proporcionar al estudiante la comprensión suficiente al ser usados. Esto es de-
bido en parte al uso que la raza les ha dado y la incapacidad del estudiante para intuir el
significado que subyace a las palabras. Les recordaría una vez la necesidad de pasar de la
palabras a su significado interno. Recuerden, una palabra simboliza una realidad y consti-
tuye una entrada al mundo de esa realidad. La capacidad de pasar a través de esa entrada
es determinada por el desarrollo de la intuición. La intuición puede desarrollarse inten-
tando sentir el significado subyacente a la forma. En lugar de aceptar una impresión que es
vaga o posiblemente mal interpretada, permanece tranquilo y permite a la conciencia lle-
gar hasta su verdadero significado. Es de lo más difícil describir esta técnica porque es muy
poco usada. No es una actividad de la mente concreta, sino de la conciencia. La conciencia
o comprensión se mueve literalmente dentro de la realidad.
La conciencia es un estado de percepción que no se limita a la percepción mental, sino que
incluye todas las áreas de la manifestación. Una emoción es una percepción, y por lo tanto
una parte de la conciencia. El registro de calor, frío, olor, etc., es un estado de percepción
que es traducido a un significado por la entidad implicada. Este significado es una parte de
la conciencia.
La conciencia, aún sin ser la entidad misma, es una parte integral de la entidad y se com-
pone de la esencia de todo lo que la entidad ha experimentado. Atraviesa muchas expan-
siones, muchos cambios y transmutaciones, y constituye la comprensión de la entidad.
La conciencia entonces no es la mente o el cuerpo mental, ni se limita al plano mental. Ha-
bita todos los planos de la existencia y determina la respuesta que la entidad da a la vida en
cualquiera de esos planos.
La conciencia es el resultado de fusionar el espíritu con la materia. Es el alma de ambos y
crece hasta la Sabiduría mientras continúan fusionándose.
Consideremos el estado de conciencia de cualquier individuo. La dividiremos en tres as-
pectos mayores que describiré como sigue:
1. Aquello que se ha logrado en el pasado y que ahora reside bajo el umbral de la per-
cepción.
Esto incluye el conocimiento ganado durante encarnaciones anteriores así como lo que se
ha experimentado fuera de la encarnación. La superficie de este área de conciencia con-
tiene lo que se ha experimentado en la presente vida y ha caído bajo el umbral de la per-

32
cepción. A veces puede recordarse. Bajo una guía apropiada del estudiante que está prepa-
rado puede recordar experiencias adquiridas en previas encarnaciones; pero esto no es
aconsejable para ninguno de ustedes en este momento ni en el futuro inmediato.
Cuando se alcanzado el desarrollo adecuado, el estudiante adquirirá continuidad de con-
ciencia de modo tan natural como un bebé se alimenta. Por lo tanto no cojas este atajo ha-
cia el espejismo astral.
2. Aquello que reside en la percepción presente y se denomina conocimiento cons-
ciente o comprensión.
La extensión de esta área estará determinada por la evolución de la entidad y resulta sor-
prendentemente limitada. La percepción de la conciencia media incluye muy poco, estando
limitada por los estándares aceptados del entorno en el que vive. El concepto de tiempo y
espacio mantienen la percepción media confinada a solo un acontecimiento en un lugar en
un momento determinado. La identificación de la conciencia media con su cuerpo físico
confina la conciencia a ese cuerpo y su entorno y sus limitaciones correspondientes, etc.
3. Aquello que vive por encima del umbral de la percepción e incluye la conciencia del
Alma Espiritual, el Alma grupal, la Super Alma, etc.
Recuerda que he afirmado en otra parte que el Alma Espiritual se encuentra en meditación
durante toda la encarnación hasta el momento en que la conciencia proyectada alcanza
cierto grado de desarrollo, después de lo cual el Alma Espiritual comienza a cobrar interés
en los asuntos de la personalidad. A través de todas estas encarnaciones, la esencia de todo
lo que se experimenta en la forma es absorbido en la conciencia divina como Sabiduría,
más la esencia de la experiencia lograda en su propio plano. Esta constituye un área de la
conciencia que está muy por delante de las otras dos.
Es interesante resaltar aquí lo poco que en realidad reside en el umbral de percepción en
cualquier momento dado y con que rapidez pueden cambiar sus contenidos, cosa que pasa
habitualmente. Por supuesto tenemos a aquellos cuya percepción consciente permanece
prácticamente igual en todo momento. Se dice de ellos que están encarrilados, sin poder
salirse de su rutina.
La percepción consciente media está en comunicación con el subconsciente de modo casi
permanente, y en el caso de aspirantes y discípulos, en comunicación con el super cons-
ciente. Esto da cuenta del rápido cambio de contenidos y la del aumento gradual de la per-
cepción.
La mente ha sido grandemente mal interpretada debido a que es para la conciencia media
algo intangible. En realidad la mente resulta tan tangible como tú o como yo, aunque no
resulta perceptible a nuestro aparato sensorio astral-físico. La mente es un plano de la
existencia, un mundo en el que hay muchos países, mucho entornos, etc. No es la concien-
cia ni el cuerpo mental, sino el mundo en el que la conciencia, viajando en un vehículo
mental vive, se mueve y tiene su ser.
No existe tal cosa como la mente individual - y es justo aquí donde existe tanta confusión.
Decimos una mente - tu mente, mi mente, etc. Yo he usado incluso estos términos es estas
lecciones al hablar de diversas cosas ‘con origen en alguna mente’. Sin embargo, se trata de
un nombre erróneo, porque en realidad solo hay una mente. Cuando hablamos en térmi-
nos de una mente individual, lo que estamos considerando en realidad es el cuerpo mental
de la conciencia individual.

33
El cuerpo mental, con su aparato sensible, es el vehículo de contacto con el mundo de la
mente. La conciencia, a través de este instrumento, contacta (mediante selectividad cons-
ciente o inconsciente), acepta o rechaza e interpreta las formas de pensamiento existentes
en la Mente Universal.
Resulta por completo imposible para la conciencia originar o crear pensamientos. A una
abstracción puede dársele forma concreta, después de haber sido contactada por la con-
ciencia, y esto lo confundimos con la creación.
Una mente llamada creativa es en realidad un cuerpo mental receptivo, capaz de recibir,
interpretar y trasponer vibraciones. El vehículo mental individual se apropia de la cuota de
materia mental con la que moldear la envoltura adecuada para la abstracción. Esta materia
mental es sustancia mental concreta, y aunque existe fuera del cuerpo mental y no puede
llamarse mente individual es suya para trabajar con ella. De igual manera que la parcela de
tierra de un granjero está fuera de su instrumento físico y en verdad no está separada del
resto del mundo físico, es sin embargo su cuota de sustancia física para hacer con ella lo
que le plazca, de acuerdo a las conocidas leyes físicas. En esta parcela de tierra puede plan-
tar sus semillas, dejando al sol, la lluvia y el alimento natural de la tierra alimentarlas y ha-
cerlas crecer.
La Mente Universal puede clasificarse de muchas maneras. Sin embargo, para el propósito
de esta lección limitaré esta clasificación a tres. Más tarde consideremos las demás.
1. Mente Divina
Este es el plano más alto de mente con la que la conciencia de la persona de hoy puede con-
tactar, y esto solo en teoría. Es el hábitat natural de la Mónada y contiene solo lo que tiene
relación con la conciencia Cósmica. Nada en este plano tiene relación con la forma, sea una
forma de pensamiento o un vehículo de manifestación. La forma, como la conoce la com-
prensión de la humanidad, no existe salvo en los tres mundos de la personalidad; por tanto
este plano de la mente debe ser considerado sin forma. Aquí encontramos conciencia en un
estado puro del ser, en la medida en que nuestra conciencia puede comprender ese ‘ser’.
2. Mente Abstracta
Este es el hábitat natural del Alma y el aspecto más alto de la mente en el que la conciencia
de la personalidad puede funcionar. Es aquí que la conciencia inferior se fusiona con la del
Alma, la unión referida a menudo como el ‘matrimonio en los cielos’. Es aquí en donde la
conciencia ocupa su sitio durante la Iniciación. Aque reside aquello que tiende el puente
entre lo material y lo Divino. Y aquí es en donde alcanza la liberación de los tres mundos
del esfuerzo humano.
Emanando del plano de la mente Divina provienen aquellos impulsos que se convierten en
abstracciones en el plano abstracto de la mente. Aquí se concibe la forma tal como la cono-
cemos. Esa forma es perfecta en lo que a nosotros se refiere, y aún ha de manifestarse en
perfección. La forma en los tres mundos de la personalidad es distorsionada por la cons-
ciencia de la personalidad y está por lo tanto en estado de evolución.
3. Mente concreta
Este es el hábitat de la personalidad polarizada mentalmente y es el plano más bajo con el
que puede hacer contacto el alma Espiritual. Los planos inferiores (astral y físico) son con-
tactados por la personalidad, trabajando solo o bajo la guía del Alma. En este plano de la

34
mente la abstracción toma forma concreta como pensamiento y es elaborada por la perso-
nalidad en los planos astral y físico como forma fluida y sólida.
Como tarea, les pediría trazar el desarrollo de una forma hipotética, desde su concepción
en el plano abstracto de la mente hasta su eventual manifestación en el plano físico. En-
trega el trabajo a tu profesor antes de proseguir con la siguiente lección.

35
Lección 10 - El cuerpo mental y el plano de la mente, 2ª parte
El cuerpo mental, su forma y sustancia.
Cada vehículo ocupa el mismo tiempo y espacio.
Las capas y la densidad de la sustancia mental.
El sistema de centros (chakras) y las capas de la mente.

El cuerpo mental es un cuerpo de energía que interpenetra el cuerpo astral y el cuerpo fí-
sico y se mantiene en acción y se coordina con ellos mediante la red etérica. Es de natura-
leza triple, estando compuesto de de tres tipos vibratorios distintos de sustancia mental
que han sido llamados:
1. Mente concreta
2. Mente abstracta
3. Mente Divina
En realidad, como he afirmado en la última lección, no existe tal cosa como la mente indi-
vidual. Sin embargo existe una cuota individual de sustancia mental disponible a la enti-
dad encarnante en todo momento. Cualquier pensamiento visualizado en la sustancia
mental de una entidad está disponible instantáneamente a todas las demás entidades ope-
rando en esa frecuencia particular.
La sustancia mental, que en su totalidad constituye el cuerpo mental, es mantenido en
forma por el pensamiento enfocado del Alma trascendente. Este pensamiento, que en rea-
lidad es el delineamiento o esquema de los tres vehículos, es constante y no cambia hasta
que su creador lo destruye. No es el cuerpo mental sino la causa esencial de su manifesta-
ción.
La sustancia mental que se adhiere al pensamiento enfocado y constituye el cuerpo mental
está en constante estado de cambio. El pensamiento enfocado se mantiene firme, y hacia
su campo magnético resulta atraída la sustancia que le da una forma mental. Esta sustan-
cia mental está continuamente pasando dentro, a través y afuera del campo magnético,
siendo inmediatamente reemplazada por otra sustancia mental.
El cuerpo mental está condicionado por el Morador del cuerpo de acuerdo a sus hábitos de
pensamiento. Puede verse fácilmente que el cuerpo mental no es la forma perfeccionada
como lo es el pensamiento enfocado interior mantenido por el alma, hasta el momento en
que la conciencia del Morador su fusione con la del alma.
De nuevo les recordaré que todos estos cuerpos ocupan el mismo tiempo y espacio, pero en
diferentes rangos de frecuencia o actividad vibratoria. El estudiante haría bien en visuali-
zar una esfera con un punto en el centro. El punto es la entidad encarnante, la esfera sus
vehículos de manifestación. Rodea el punto con cuatro esferas mayores y etiquétales de
esta manera:
1. Cuerpo causal
2. Cuerpo mental
3. Cuerpo Astral

36
4. Cuerpo etérico
5. Periferia o apariencia física
Será necesario que te des cuenta de que el símbolo no transmite una verdadera impresión
porque los cuerpos se interpenetran unos a otros, y que dentro de cada cuerpo hay una ex-
tensión de la conciencia de la entidad encarnante. De acuerdo al grado de identificación de
la conciencia extendida con su vehículo será la limitación de dicha conciencia y la falta de
continuidad. cuando la extensión más baja de la conciencia crea el puente entre su con-
ciencia y la de la siguiente extensión, etc., la continuidad se habrá logrado y la conciencia
simultánea en todos loa planos de manifestación se mantendrá.
El cuerpo mental se compone de varios grados y tipos de sustancia mental, de acuerdo a la
evolución de la conciencia inmanente. Para comprender totalmente esto, considera el
cuerpo físico. Se compone de varios tipos y grados de sustancia física, cuya mezcla aparece
como una forma sustancial coordinada.
Existen muchos grados de sustancia mental, extendiéndose en todo el trayecto que va
desde el punto en que se mezcla con sustancia astral y en consecuencia es de una frecuen-
cias vibratoria muy baja, hasta el punto en el que es de una frecuencia tan sutil y tan alta
que se sale fuera del campo de la experiencia humana.
La cubierta externa o envoltura de sustancia mental que se adhiere y es parte del cuerpo
mental es lo que hemos llamado aspecto mental inferior. Se entremezcla con sustancia as-
tral y constituye lo que ha sido llamada por algunos estudiantes de psicología como la
'mente reactiva'. Se compone de aquellas impresiones mitad mentales mitad emocionales
que constituyen en su totalidad el mundo habitado por un gran porcentaje de la humani-
dad. Las personas que viven y operan desde esta polarización reaccionan a las situaciones
de acuerdo al impacto emocional sobre sus hábitos de pensamiento ya formulados. Su tras-
fondo familiar, educativo, religioso, la autoridad reconocida y diversas opiniones originan
un mecanismo de respuesta automático que reacciona continuamente a todos los estímulos
entrantes. Esas personas no pueden aceptar una idea para la que no tengan una respuesta
ya construida. La idea simplemente pasará, siendo apenas registrada por la conciencia. Si
se le impone la idea, inmediatamente la rechazarán como falsa (asustándose mucho y vol-
viéndose por lo general antagonistas). La aparente racionalidad de sus reacciones depen-
derá por entero de su mecanismo de respuesta incorporado.
La siguiente capa de sustancia mental está muy poco alejada de la inferior, porque también
consiste en gran medida de un mecanismo de respuesta incorporado. Sin embargo está se
acerca más a lo mental, y la persona que se polariza aquí puede dar la impresión de tener
un pensamiento lógico. Debido a que esta sustancia es algo más refinada y más libre de
contenido astral, se ensambla más fácilmente en pensamientos, y no cristaliza tan rápida-
mente como lo hace la capa inferior. Esta persona será capaz de aventurarse en nuevas es-
feras de ideas con tal que no desafíen los fundamentos de su pensamiento. Este funda-
mento será extremadamente ortodoxo y representa alguna autoridad comúnmente acep-
tada. Encontramos muchos matemáticos aquí (mediocres) y muchos científicos físicos,
profesores de temas ortodoxos, etc. Son muy exclusivos en el proceso de pensamiento, in-
capaces de relacionar campos de pensamientos aparentemente diferentes y separados.
La siguiente capa de sustancia mental encontrada en el cuerpo mental es aún de la misma
naturaleza de los dos anteriores, pero de mucha más flexibilidad. No resulta tan fácilmente
dominada por las impresiones de la infancia, tiene un rango de selectividad mucho más
amplio (lo que quiere decir que puede recibir y contemplar tanto ideas concretas como
abstractas), es capaz de un ensamblaje mucho mayor y es capaz de imaginar. Aquí encon-

37
tramos a los matemáticos, científicos, profesores y artistas de todo tipo usando ideas usa-
das de nuevas maneras.
Esta tres capas de sustancia mental constituyen el aspecto concreto del vehículo mental.
Los individuos que están polarizados:
1. En la primera capa reciben sus impresiones en el cerebro mediante el plexo solar, el
corazón y la red etérica.
2. En la segunda capa reciben sus impresiones en el cerebro mediante el plexo solar, y
los centros del corazón y la garganta; siendo aquello que llega mediante el plexo solar
condicionado por el corazón.
3. En la tercera capa reciben sus impresiones en el cerebro mediante los centros del
corazón y la garganta y la red etérica. En este caso, tanto el corazón como la garganta
pueden ser los condicionadores. Sin embargo es más probable que operen juntos.
Habrán desarrollado un pequeño grado de intuición.
El principal centro de contacto para la mente concreta es el centro de la garganta. Como se
afirmó en un lección anterior, las personas que reciben todas sus impresiones mediante
este centro son individuos cristalizados autocentrados sin capacidad emocional aparente ni
intuición. No se trata de un paso evolutivo planificado, sino kármico, producido como re-
sultado de ciertas condiciones prevalecientes en occidente y que necesitará reajuste antes
de que el mundo occidental pueda avanzar en el Sendero.
Les he dado mucha información en esta lección, que requerirá ser absorbida antes de la si-
guiente lección.
Como tarea, escribe tantos hábitos reactivos propios como puedas descubrir y el área de
sustancia mental en la que los encuentras.

38
Lección 11 - El cuerpo mental y el plano de la mente, 3ª parte
Características de la polarización mental.
La síntesis de la mente inferior en una unidad funcional.
La polarización mental como requisito para el progreso en el Sendero.
El movimiento hacia adentro y el alineamiento con el Alma.
Recapitulación de polarización y alineamiento.

Confío en que ahora piensen que comprenden lo que se quiere decir por mente concreta, y
encuentro entre ustedes cierta sorpresa con respecto a por qué este debería ser el lugar de-
seado de polarización para la personalidad. Déjenme decir primero que no entienden real-
mente este aspecto del cuerpo mental en absoluto, sino solo han vislumbrado las tres eta-
pas transitorias de polarización que señalan el progreso del desplazamiento de la persona-
lidad desde la naturaleza astral a la naturaleza mental. La finalización de ese desplaza-
miento se caracterizará por:
1. Una limpieza completa del mental inferior, eliminando todas las formas cristaliza-
das que allí se encuentren, manteniendo solo los mecanismos de respuesta necesarios
para la salud del instrumento físico y el crecimiento regular de la conciencia.
2. Una limpieza completa de la siguiente capa de sustancia mental, eliminando todos
los falsos estándares y valores, y sustituyéndolos por un fundamento fuerte y seguro
de los conceptos básicos de la verdad sobre los que la verdad puede construir su tem-
plo.
3. Un limpieza completa de la tercera y más interna capa de la sustancia mental con-
creta, liberándola de todas la limitaciones autoimpuestas, y manteniendo su firme
aceptación de la luz del alma. Es aquí donde las personalidades se polarizarán y se re-
orientarán al alma. Desde aquí pondrán en movimiento aquellas disciplinas necesa-
rias para la reconstrucción del triple instrumento, y desde aquí observarán las activi-
dades de sus cuerpo inferiores.
Antes de continuar con nuestro estudio de los demás aspectos del cuerpo mental, conside-
remos con mucho cuidado lo que hemos cubierto en esta consideración del cuerpo mental.
Es muy importante que todos y cada uno de ustedes entiendan esto bien, porque consti-
tuye una parte del entrenamiento obligatoria para su crecimiento continuado y firme.
Primero, me gustaría que se dieran cuenta qué representan cada uno de loas tres etapas de
polarización mental que he enumerado en la lección 10. Cada uno de ustedes mantiene una
parte de su conciencia en cada una de las tres capas de sustancia mental concreta y esta es
la razón por la que reciben estas lecciones. Si estuvieran polarizados por completo no se
beneficiarían nada de estas lecciones. Para efectuar la polarización mental explicada al co-
mienzo de esta lección, deben tender un puente entre las tres capas, y estas deben ser sin-
tetizadas en una unidad funcional. Esto significa que cada uno de ustedes:
1. Reacciona a veces desde la capa inferior o externa de la sustancia mental, que no es
puramente mental ni puramente astral. Esto también significa que se inclinan a veces
a una conducta irracional y en este área son dominados por su entorno.

39
2. Reacciona a veces desde la segunda capa de la sustancia mental, que es más mental
y dada a la racionalización. Aquí el aspirante duda, argumenta, posterga, construye
ilusiones, desaprueba y se ofende.
3. Reacciona a veces desde la tercera o capa más interna de la sustancia mental con-
creta, que se caracteriza por sus pares de opuestos. Aquí el aspirante recibe constata-
ciones, percibe sus carencias, practica sus primeras meditaciones, comete deliberada-
mente acciones erróneas, y aquí piensan que son inteligentes. Aquí es donde separan
por un lado e incluyen por otro. Aquí es donde intentan establecerse a si mismos y
desde aquí miran hacia el Alma. Su grito es a menudo ‘Oh, Dios, ahí estás’, por todo lo
que es hermoso y ‘Oh Dios,¿dónde estás?’ por todo aquello que se ha perdido.
Cuando la conciencia de la personalidad se polariza finalmente en la tercera capa, y las tres
capas se integran en una unidad funcional, los centros del corazón y de la garganta estarán
coordinados y toda la actividad será impulsada vía polarización mental desde el corazón.
Esto significa simplemente que las personas que se han retirado del mundo exterior de im-
presiones no reaccionan a las circunstancias de acuerdo a los viejo patrones habituales de
pensamiento, sino que operan desde el corazón de su ser, desde su verdadero yo. Estas
personas pueden ‘poner la otra mejilla’, pueden perdonar a sus hermanos y amar a todo lo
que respira, porque el prejuicio y la intolerancia no inhiben su expresión.
Cuando el corazón y la garganta funciona en perfecta unidad, irrumpe la Luz de la Intui-
ción. Estas personas saben, pero no saben como lo saben.
Esta integración mental y equilibrio perfecto es producido por el alineamiento consciente
y la reorientación.
Por ahora cada uno de ustedes sabe (si se paran y reflexionan) que toda actividad es la ex-
presión de ciertas energías en manifestación. Las entidades encarnantes o bien manejan
las energías que fluyen a través suyo de acuerdo a un propósito y un plan, o bien reaccio-
nan de modo inconsciente al impacto sobre su mecanismo automático de respuesta. La pri-
mera etapa es la del Discipulado y ha sido llamada el Sendero de la Iniciación; la última
etapa es la conciencia premente humana y se ha denominado el Sendero de la Experiencia.
El cambio de una etapa a la otra no se realiza de una sola vez, sino en pasos ordenados y
sucesivos de acuerdo al plan evolutivo global y la actividad iniciatoria del aspirante. Son los
aspirantes quienes deben iniciar su propio crecimiento según responden al impulso evolu-
tivo interior. Me gustaría que reflexionaran sobre esta última afirmación porque es de im-
portancia vital para ustedes. Esta actividad iniciatoria de los aspirantes se caracteriza por
el alineamiento consciente y la reorientación mencionados arriba. Hasta que hayan hecho
esto ellos mismos, no pueden esperar progresar en el Sendero.
En lecciones anteriores hablé del alineamiento. Lo haré de nuevo para enfocar su atención
en el trabajo necesario.
El alineamiento es el establecimiento de un camino de menor resistencia entre las energías
que fluyen entre dos puntos dados. Consideremos estos dos puntos y el deseado comino de
menor resistencia.
La fuente de energía la reconocemos, en este caso, como siendo el Alma. Más tarde será ne-
cesario revisar y expandir este concepto para incluir aquello que sea específico. Ahora usa-
remos el término ‘Alma’ de manera general como la fuente de todas las energías entrantes.
El destino de esas energías lo reconocemos como el plano físico de las apariencia. Esto
también habrá de ser revisado y expandido según aumenten su capacidad de comprensión.

40
Estas energías alcanzan su destino, es este caso, mediante la red etérica y sus sistema de
centros. Son o bien dirigidas de modo consciente hacia alguna forma de expresión según se
hace la entidad consciente de ellas en su conciencia cerebral, o adquieren expresión de
acuerdo al impacto sobre su mecanismo automático de respuesta.
Me gustaría también señalar que muchas de las energías simplemente pasan a través del
sistema con poco o ninguna expresión aparente. Son de una frecuencia vibratoria tan alta
que no alteran la conciencia, y cualquier efecto es de naturaleza tan sutil y a menudo a tan
largo plazo que pasan sin ser observadas por la conciencia encarnante. Existen muchas de
tales energías que el iniciado aprende gradualmente a manejar en beneficio de la humani-
dad.
El aspirante establece el alineamiento para la expresión de las energía de la siguiente ma-
nera:
1. Retiran su conciencia, en la medida en que son capaces, a la capa más interna de la
sustancia mental concreta. Esto les situará la región de la glándula pituitaria (el
asiento de la conciencia personal). Desde aquí observan en lugar de reaccionar. Gra-
dualmente se desapegan a si mismos de la atracción magnética del mundo de las im-
presiones y de las apariencias y se permiten a si mismos ser atraídos por la Vida del
Alma. Esto conseguirá, entre otras, dos redirecciones importantes de la energía.
a. La energía de la Vida misma será contactada en el cerebro mediante el centro del
corazón y eventualmente su secreto se desplegará a la percepción consciente.
b. La energía que llamamos inteligencia creativa será contactada en el cerebro me-
diante el centro de la garganta y eventualmente su secreto se desplegará a la per-
cepción consciente.
Previamente estas dos energía entraban al sistema mediante:
a. El corazón y eran de manera instantánea canalizada hacia los asuntos y activida-
des de la entidad mediante el centro plexo solar y el vehículo astral como expresio-
nes reactivas. Daba sustancia (forma) a sus actividades, pero sin dirección cons-
ciente.
b. La garganta y eran de modo instantáneo pasadas a los asuntos y actividades de
la entidad mediante el centro sacro y el vehículo astral como expresiones reactivas.
Daba sustancia (forma) a sus actividades, pero sin dirección consciente.
2. Trazan una línea, por así decirlo, a su Alma, mediante el centro ajna. Esta línea ex-
presa su atención y forma un puente entre ellos mismo y el plano abstracto de la
mente en el que su Alma puede ser contactada.
Cuando la línea se establece firmemente en el centro ajna (cuando la ascensión queda fi-
jada), la conciencia es atraída magnéticamente hacia el centro y la polarización final se
completa. La conciencia de la personalidad reside entonces en esa área de la mente en la
que las abstracciones toman forma concreta. No están ya polarizados en el aspecto con-
creto de su cuerpo mental, tampoco están polarizados en el aspecto abstracto de vehículo
mental; más bien se estacionan fuera de ambos en el cuerpo etérico desde donde ambos
planos de la mente pueden verse y utilizarse con igual destreza.
Desde ahí continua la construcción del puente; esta vez entre el centro ajna y el centro co-
ronario. El flujo de energías entre los dos crea un campo magnético en la mente, que ni es

41
abstracto ni concreto, sino combinación de ambos. Cuando este campo es suficientemente
magnético, la conciencia de la personalidad y la conciencia del Alma se fusionan en uno.
Recapitularé ahora este proceso de polarización mediante alineamiento para una mayor
comprensión.
Polarización en este caso significa el vehículo en el que la conciencia vive y desde la que di-
rige sus actividades.
La persona media está polarizadas en el vehículo astral. Se alinea con el entorno a través
aparato sensorio del centro del plexo solar. Su naturaleza es emocional.
El aspirante medio ha alineado el plexo solar con el corazón. Están polarizados en el
cuerpo astral. Se alinea con su entorno mediante el plexo solar, el centro del corazón y el
sistema sensorial. Su naturaleza es devocional.
Los aspirantes llegando al Discipulado han alineado su centro del corazón con la garganta
y se están volviendo mentalmente polarizados. Su alineamiento con el entorno es con el
plexo solar, el centro cardíaco, el centro laríngeo y sus aparato sensorial. Su naturaleza es
aspiracional.
El Discípulo ha elevado las energía del centro plexo solar al corazón y deja de utilizar el
plexo solar como centro principal de contacto. Han alineado el centro laríngeo con el ajna.
Están polarizados en el cuerpo mental y etérico. Su alineamiento con el entorno es me-
diante el centro cardíaco, el centro laríngeo, el centro ajna y el aparato sensorial. Son intui-
tivos por naturaleza.
El Iniciado ha alineado el centro ajna con el centro de la cabeza. Está polarizados en la luz
del Alma. Se alinea con el entorno mediante corazón, garganta, ajna, cabeza y aparato sen-
sorial. Su naturaleza es inspiracional.
Como tarea, por favor explica de manera tan precisa como sea posible, en tus propias pala-
bras, tu alineamiento y polarización.

42
Lección 12 - El proceso creativo y la reconstrucción de la
personalidad
El foco del aspirante en el ajna
Actuando 'como si'
La caverna con la fusión de Voluntad y Sabiduría
Como se utiliza la creatividad mediante el proceso de meditación
Una forma de meditación para la manifestación de la personalidad orientada por el Alma

En nuestra última lección afirmé que 'Los aspirantes inician su propio progreso mediante
alineamiento y reorientación'.
El punto más alta de alineamiento constituye su objetivo en cualquier momento dado. En
otras palabras, cuando han fijado su atención al centro ajna, este se convierte en la inme-
diata polarización deseada.
El siguiente paso que es reorientación, consiste en proceder 'como si'. Esta es una de la Le-
yes del Sendero más importantes porque en realidad constituye la iniciación. La iniciación
constituye un nuevo comienzo. Los aspirantes crean un nuevo comienzo actuando como si
estuvieran polarizados en el ajna, como si fueran Discípulos. Esto explica la necesidad de
disciplina autoimpuesta.
Los aspirantes deben captar el significado del Discipulado al límite de su capacidad y pro-
ceder a realizar ese significado en la acción.
En su meditación diaria proyectan su atención al centro ajna, y proceden como si su con-
ciencia estuviese polarizada en la cabeza. Esta caverna es en realidad una cavidad en el ce-
rebro y es el área en la que el alma refleja Su luz. Es aquí que la interacción de energías en-
tre los centro ajna y de la cabeza crean el campo magnético de la mente en la que la con-
ciencia del alma y la personalidad se fusionan.
Los Discípulos meditando en el ajan hacen contacto con la luz de la Razón Pura o el as-
pecto Sabiduría del segundo rayo mediante el centro ajna. Contactan el Plan o aspecto Vo-
luntad del primer rayo mediante el centro coronario. Según contactan el Plan, la luz de la
razón Pura les da la comprensión del mismo y luego se convierte en su voluntad o inten-
ción, el propósito de su encarnación.
Después que se contacta y se comprende algo del Plan, la meditación continúa, pero esta
vez con una diferencia. Aunque la línea de contacto con el centro de la cabeza se mantiene,
la atención se reenfoca en el plano concreto de la mente mediante el centro de la garganta.
Aquí se contacta con el tercer aspecto y se da sustancia a su concepto del Plan. Toma forma
en sustancia mental. Recuerda, la línea de contacto con el centro de la cabeza se mantiene
intacta mientras la atención se reenfoca en la mente concreta. Esto se consigue mediante la
firme contemplación del propósito de la forma que se está creando en sustancia mental. Es
la acción de la voluntad sobre la inteligencia la que produzca actividad constructora de for-
mas seguida de la vitalización de dichas forma por el aspecto poder del primer rayo.
Recapitulemos por un momento.

43
Los discípulos se polarizan en el centro etérico ajna. Se alinean con el Plan mediante el
centro de la cabeza y según reciben dicho el Plan en su conciencia, polarizados en el ajna,
es comprendido en forma abstracta.
Manteniendo su estabilidad (polarización en el ajna) vuelven su atención a la mente con-
creta mediante la garganta y contemplan firmemente el propósito o Plan Divino. De este
modo la Voluntad Divina actúa sobre la inteligencia y a la abstracción se le da forma con-
creta. Los centros de la cabeza, el ajna y de la garganta funcionan juntos.
El siguiente paso en su proceso de meditación es la proyección de la forma completa en
sustancia astral mediante su firme visualización y la palabra hablada. Cuando la forma
puede verse completa es pronunciada a la existencia astral. La palabra o fórmula debe ser
averiguada por el mismo discípulo.
El centro del corazón entra en juego en esta etapa de la meditación, dando vida a la forma.
El aspecto Amor del segundo rayo es contactado en el corazón y expresado como aspira-
ción. La palabra hablada entonces constituye la aspiración manifestada del discípulo para
servir. Es esta aspiración la que atrae la forma a la manifestación física. Su amor es tan
grande como para dar vida a su propia forma creada.
Esto nos lleva de vuelta de nuevo a la motivación. Los Discípulos son impulsados a cons-
truir la forma desde una aspiración altruista a servir más que desde el deseo egoísta de ga-
nar. Su palabras hablada expresa este gran amor e inspiración y por eso es tan creativa. La
palabra se hace carne.
En esta etapa el tercer ojo (relacionado con el centro ajna), y los centros del corazón y de la
garganta funcionan juntos.
Después que a la forma se le ha dado existencia astral separada mediante la palabra ha-
blada, el Discípulo la libera de su conciencia sabiendo bien con seguridad que su creación
tomará forma material y aceptando toda obligación kármica por ella.
En los párrafos anteriores les he dado el proceso para la manifestación. Nunca antes he
proyectado con tanta claridad este proceso en forma escrita, porque ni la humanidad ni los
Discípulos estaban preparados para ello. Puede parecer que este es un paso algo peligroso.
Lo es, pero no en el sentido que puedan pensar. No puede utilizarse sin la correcta motiva-
ción y resulta por lo tanto inútil para los desinformados y las personas sin escrúpulos. El
peligro reside en el hecho de que con el mayor conocimiento viene mayor responsabilidad,
y donde la responsabilidad no es aceptada, sobrevienen graves consecuencias. En este caso
las consecuencias kármicas de liberar información recaen sobre mi, así como sobre aque-
llos de ustedes que la reciben. Nuestras responsabilidades deben ser satisfechas si la hu-
manidad ha de beneficiarse de este acto suyo y mío.
Los aspirantes, al proceder como si fueran discípulos, siguen esta meditación pero con una
diferencia: mientras que están motivados por la aspiración de servir, su meta inmediata es
la reconstrucción de su triple personalidad en un instrumento perfeccionado de servicio.
Esa es la manifestación deseada inmediatamente.
Esto puede lograr de diversas maneras. Voy a darles una forma y sugiero que sea utilizada
como meditación diaria, después que la meditación de grupo se haya completado.
1. Alinea rápidamente los tres cuerpos inferiores y enfoca la conciencia en el centro ajna.
Visualiza una línea de luz extendiéndose a través de la caverna hasta el centro de la ca-
beza.

44
2. Contacta con el Plan Divino; en este caso, el instrumento perfecto planeado.
Usando el 'Yo' como la apariencia refleja de una realidad esencial, resuelvelo de vuelta a
su realidad. Repite 'Yo' unas pocas veces, contemplándolo como un concepto. Luego re-
laja la palabra forma y haste receptivo a la realización.
3. Construyendo la forma.
Cuando la realización se haya captado, traza otra línea. Visibiliza una línea de luz exten-
diéndose al centro de la garganta en la columna. Contempla firmemente el propósito y
la meta del trabajo, a medida que contemplas como la abstracción cobrea forma.
Esto implica:
a. Estabilidad. La conciencia debe mantenerse en el centro ajna.
b. Debe permitirse a la abstracción tomar forma. La conciencia no interfiere con el
trabajo intentando construir la forma ella misma. Si la realización es mantenida fir-
memente en el ajna y contemplada, junto a su propósito y meta, (más fácil de lo que
parece) constituirá su propia forma. Esto es extremadamente importante.
Ahora, debido a que no era aún un adepto, debo lanzar una advertencia en este punto, así
como reglas a seguir si quieres mantenerte libre de problemas.
No intentes, bajo ninguna circunstancia, construir el dibujo de una forma física. Créeme,
hermanos míos, no están equipados de manera adecuada para recibir un cuadro tal libre
de espejismo. Si tal cosa ocurriera, date cuenta de que es el resultado del impacto de una
emoción, deseo o ambición y descartala como tal. Tus formas, si la meditación es correcta y
honestamente motivada, consistirá de las disciplinas necesarias a imponer sobre ti mismo
en aras del progreso.
Antes de usar esta meditación, elimina toda idea preconcebida sobre cual será la realiza-
ción recibida. Luego asegúrate de tu motivación. Arroja fuera todo deseo y toda ambición;
porque si ese es el impulso que motiva la meditación, no te acarreará nada sino problemas.
No uses esta motivación si estás erróneamente motivado. Para seguir:
4. El alineamiento de la conciencia enfocada en el ajna debe mantenerse con el centro
de la cabeza mediante la caverna y el centro de la garganta.
5. Proyección de la forma.
Cuando se que la forma se ha completado (abstracción realidad en forma concreta), es vi-
sualizada en la caverna. Puede ser justo enfrente del ajan etérico, pero se trata de una refle-
xión. La visualización realmente tiene lugar en la caverna. La conciencia permanece en el
ajna, pero mira hacia la caverna.
La línea es luego vista como extendiéndose hacia abajo hacia el centro corazón en la co-
lumna. El discípulo en el ajna contemplan su gran amor por la humanidad y cuando la rea-
lización de ese amor llega a su culmen, hacen sonar el audible OM, colocando por así de-
cirlo, su forma creada en el OM. Recuerda el OM lleva la expresión del amor altruista.
6. Liberación de la forma
Luego pronuncia las palabras, 'Que así sea en Ley y Orden Divino' y libera tu mente del
trabajo realizado.

45
46
Lección 13 - El cuerpo de conocimiento y las energías de vidas
pasadas, 1ª parte
El problema de la identidad
El propósito de la experiencia
El objetivo de unidad

Llegamos a hora a la parte del instrumento que es algo difícil de considerar debido al espe-
jismo unido a este tema. Estoy hablando sobre el tema del cuerpo de conocimiento y las
energías acumuladas a lo largo de muchas encarnaciones pasadas. Este tema, sobre el que
se ha construido tanto espejismo, debe ser clarificado, porque el pasado constituye una
parte del instrumento con el que el alma debe trabajar en servicio al Plan.
No he llevado este tema bajo la Luz de la manera en que ahora lo estoy haciendo, porque
no existían bastantes Discípulos conscientes en el mundo de los que se pudiera depender
para mantenerlo en esa Luz. Esta condición ha de alguna manera cambiado y hoy encuen-
tro esos Discípulos que puede, si lo deciden, actuar como custodios de cierta información
que puede ofrecerle a los demás más tarde cuando el tiempo y la oportunidad correcta lo
permitan.
Según libero esta información, lo hago con la plegaria de que todos los que la reciban pres-
ten conscientemente sus esfuerzos para romper el espejismo del pasado y así producir un
ajuste de Karma en la familia humana.
Ciertas cuestiones han sido presentadas, y deberían seguir siéndolo, por los pensadores en
todas partes, si la oscuridad de la ignorancia ha de perder su poder sobre la familia hu-
mana. Algunas de esta cuestiones son:
1. ¿Cual es mi identidad? ¿Quién soy yo en realidad? Esta cuestión trae de manera
inevitable a la conciencia de los pensadores el hecho de que son entidades autoconscientes
persistiendo durante la eternidad. No pueden contemplar sus propias identidades sin dejar
de percibir su Divinidad esencial; el hecho de que son eternos (porque es imposible conce-
birse realmente no siéndolo), y el hecho de que todas las demás personas son como ellos
mismos. Por lo tanto, todas las personas son sus hermanos.
Al mismo tiempo, llegan a darse cuenta de lo que no son. No son su cuerpo físico, ni sus
emociones, ni incluso sus pensamientos. Los reconocen como energía de las que se han
apropiado y usado con un propósito. El propósito que reconocen es el de la experiencia, y
de esta manera comienzan a separarse a si mismos de la experiencia que han emprendido.
Dejan de identificar a las experiencias con ellos mismo, y gradualmente se desenredan a si
mismo de la red de ilusión que los ha mantenido presos durante tanto tiempo.
No son personalidades.
Tampoco son ni hombres ni mujeres, masculinos o femeninos.
No son un rey, reina, marido, esposa, vendedor de zapatos, ejecutivo, etc.
No son ricos, pobres, inteligentes, estúpidos, enfermos, etc.

47
Son el Alma, conscientes de si mismos como tales, y del papel que están actualmente re-
presentando. Su personalidad, sus cuerpos, su estatus en la vida, etc., los reconocen como
parte de su experiencia, y como tal, separados y aparte de si mismos. Esto los lleva a la se-
gunda cuestión.
2. ¿Cuál es el propósito de todas esta experiencia? Si no son en realidad la personali-
dad ni el vehículo de manifestación, cuál es entonces el propósito de eso vehículos?
La primera respuesta a la que llegan es la evolución de la conciencia. Esa debe ser la razón;
pero luego vuelven a quedarse perplejos. Si ellos, como almas, son capaces de crear esas
condiciones, debe haber sido con el conocimiento de adonde deberían conducir. Si eso es
así, el mismo hecho de la creación presupone un evolución de la conciencia muy por de-
lante de nada que puedan imaginarse como meta.
Esta línea de cuestionamiento finalmente trae la percepción de que cada experiencia que
han conocido no ha sido sino una fase en el proceso de construir un instrumento de con-
tacto, adecuado para algún propósito definido. Oculto en las profundidades de la concien-
cia está el objetivo por el cual se sacrifican tanto y conocen sin dudar que solo la evolución
de la conciencia no es la respuesta, sino algo parcial, en que ésta también es producida con
un propósito mayor en mente.
Ahora sus mentes se tensan para encontrar una respuesta, para hacerse más perceptivos de
es propósito mayor, y debido a que su percepción de la identidad no está completa, sino un
percepción en expansión de la realidad, la respuesta les llega gradualmente.
Están construyendo un instrumento a través del que pueden llevar adelante un objetivo de-
finido.
Este proceso de construcción ha estado en marcha durante un largo periodo de encarnacio-
nes, y continuará por muchas más, que no pueden imaginar.
Debido a la naturaleza de los vehículos que ahora habitan, se dan cuenta de que el instru-
mento final será un super instrumento de contacto con el plano de existencia sobre el que
es creado.
Debido a que ellos mismos se han abocado a aprisionare a si mismos en la forma o sustan-
cia, y están en proceso de liberarse de esa forma, se dan cuanta de que el objetivo es la libe-
ración final de toda conciencia de la forma.
Involucionan en la materia o sustancia; vivifican y estimulan la conciencia inherente a las
sustancia misma, y con ello, evolucionan hasta la liberación de la forma. De esta manera el
matrimonio entre Espíritu y Materia, y el nacimiento consecuente del hijo son revelados.
Son puro Espíritu, fusionado con sustancia, y con la conciencia de ambos, están volviendo
a casa.
Más allá de eso no puede ir la comprensión de la humanidad presente. Esto sin embargo
les da una percepción del propósito, lo bastante grande como para permitirles captar el
concepto de servicio.
Dentro de cada átomo de sustancia está encerrada una unidad de conciencia. A medida que
el Espíritu se apropia de sustancia y toma una forma, se está fusionado con esa conciencia
aprisionada. Esta fusión estimula la conciencia a la auto percepción, y de esta manera nace
el Alma liberada.

48
La meditación sobre esta conllevará una mayor realización de las palabras de Cristo, 'Yo y
Mi Padre somos Uno.'
Vemos entonces, que todos los vehículos apropiados en pasadas encarnaciones son en ver-
dad un vehículo que está en proceso de construcción. Cada encarnación no fue sino un
paso en el proceso de construcción; cada uno es sino un ladrillo de un Templo mayor.
Para quienes crean, quienes en meditación observan el transcurrir de su propósito, los la-
drillos ni están separados por el tiempo y el espacio. Para ellos no hay tiempo ni espacio,
sino solo la vasta manifestación del Plan.
Date cuenta ahora de que tú no eres tus experiencias. Tú no eres una personalidad, sino
una entidad que utiliza esa personalidad como instrumento de contacto con la conciencia.
Cada experiencia es parte de ese instrumento, y cuando se considera como tal, se convierte
en una oportunidad para servir al Plan mismo.
Les he dado mucho en esta lección sobre lo que meditar. Les daré tiempo para escribir y
absorber la realización que subyace a las palabras antes de continuar. Les aconsejaría con-
templar profundamente el significado contenido en la lección antes de proseguir con la si-
guiente. Pregúntate a ti mismo las cuestiones presentadas en estas páginas y escribe tus
propias respuestas. Entrega el trabajo a tu profesor antes de proceder con la siguiente lec-
ción.

49
Lección 14- El cuerpo de conocimiento y las energía de vidas
pasadas, 2ª parte
El pasado como un instrumento del Alma, Cuerpo causal, Huevo Egoico
La Mónada, la conciencia y los tres átomos permanentes
La redención de la conciencia identificada con la forma
Vidas pasadas y la identificación con la experiencia
Estados Unidos y la Atlántida: las obligaciones kármicas de un Alma de grupo
Los espejismo del pasado
Relaciones kármicas entre individuos
Relaciones kármicas en un grupo
Aplicación del Amor divino para iniciar correctas relaciones

El pasado es parte del instrumento mediante la que el Alma debe trabajar. Es en realidad
una serie de ladrillos utilizados en la construcción del super instrumento de contacto. Este
instrumento se llama 'Cuerpo Causal' o 'Huevo Egoico'. Tiene forma esferoidal, como todos
los cuerpos y se expande con cada encarnación hasta que se convierte en una esfera de luz
pulsante de gran belleza. Consta de:
1. Una vida centrada positiva, que se ha denominado 'Conciencia Crística'
Este es el verdadero Hijo de dios, la conciencia proyectada de la Mónada.
2. Tres átomos permanentes:
a. El átomo mental permanente
b. El átomo astral permanente
c. El átomo físico permanente
Cada uno de estos tres átomos permanentes es un centro de contacto con tres estados de
conciencia:
a. El Alma individual Espiritual
b. El Alma humana
c. El Alma animal
Estos tres estados de conciencia constituyen:
a. Aquello que se ha fusionado con el Espíritu y se ha convertido en Luz.
b. Aquello que ha alcanzado autoconciencia y permaneces detrás de la Luz.
c. Aquello que es consciente de las sensaciones y permanece en la Oscuridad.

50
Cuando el hijo de Dios encarna, proyecta parte de su conciencia en los vehículos construi-
dos a su alrededor coloreados por los tres átomos permanentes. Esta conciencia proyec-
tada, que es en realidad divina y Eterna, se fusiona con la forma naturaleza y la conciencia
inherente a la forma, y tiende a identificarse con aquello de lo que se ha convertido en una
parte. De este modo la percepción pierde de vista su identidad real y se convierte en prisio-
nero de la forma, atado a la ilusión de la personalidad.
Debe recordarse que la conciencia proyectada no vuelve a su plano original después de
cada encarnación en la forma física. Una vez descendida a la materia no retorna hasta que
no solo ha superado las limitaciones de la forma naturaleza, sino que ha llevado la concien-
cia inherente a la forma hasta su propio plano iluminado de existencia. Cuando retorna lo
hace como era en un principio, más una nueva cualidad o tono derivado de la nueva con-
ciencia, que ha sido elevada de la inercia a la actividad. En otras palabras, la Conciencia de
Cristo descendió desde su alto plano de Luz para fusionarse con un estado de conciencia
que era más o menos inerte. En ese descenso, el Cristo asumió la condición de aquello con
lo que se fusionó y como estado compuesto de ambas, vuelve de nuevo a su hogar.
La evolución de la conciencia proyectada lleva muchas, muchas vidas. En medio de esas
encarnaciones físicas, el Alma reside en el plano determinado por su propia evolución.
Pueden entrar a uno de los mundos devachánicos de acuerdo a sus creencias, o según per-
cibe su identidad puede pasar por los diversos aspectos del plano mental, hasta el ashram
del Maestro, etc. Sin embargo, no vuelve junto al Padre hasta que se ha convertido en un li-
berado hijo de Dios.
Hay cierto tipo de experiencias que cada Alma emprende antes de alcanzar la conciencia de
si misma como Alma. Uno de los espejismos ligados al tema de la reencarnación es la cu-
riosidad que lo individuos sentirán respecto a quiénes lo qué pueden haber sido en otro
cuerpo. Quienes sin particularmente infelices sin su estado actual en la vida 'recordarán o
rememorarán' de modo invariable, para usar sus palabras, una encarnación en la que fue-
ron algún gran personaje. Apenas oyes hablar de un individuo recordando una encarnación
anterior en la que el individuo no fue nada especial. Esto ha aportado mucho descrédito a
todo el tema, así como muchas otras ideas habladas por quienes no tienen el conocimiento
desde el que hablar.
Para cancelar este tipo de espejismo, enumerare cinco tipos de experiencia por las que de-
ben haber pasado en épocas pasadas cada uno de entre ustedes que es capaz de compren-
der esta enseñanza de servir a la raza en su condición presente.
1. La experiencia de muerte, violación, adulterio, prostitución, robo, etc. Este tipo de
experiencia ya no es una parte necesaria de las condiciones manifiestas del Alma en-
carnante, porque el alma humana ha evolucionado más allá de la polarización que las
produjo. Su persistencia es solo la limpieza del Karma y la continuidad de un patrón
habitual racial. Los Discípulos pueden, en un esfuerzo unido, arrojar luz sobre esta
condición y liberar a la humanidad de su garra.
2. La experiencia de la guerra.
3. La experiencia de riqueza, pobreza, dominio, esclavitud, marido, esposa, madre,
padre, hijo, hija, etc. Este tipo de experiencia continua siendo una condición de mani-
fiesta necesaria en la que el alma encarna para adquirir conciencia de las relaciones
tanto con las cosas como con las personas.
4. La experiencia de la meditación; una encarnación o más en la que la mayor parte de
la vida se empleó para meditar, a menudo como sacerdote, lama, etc.

51
5. La experiencia de actividad creativa exitosa.
Todos estas clases son experiencia que son el resultado natural de la evolución global del
alma. Son condiciones a través de las que ha vivido, pero no son el alma misma. Decir 'Yo
era una reina', o cualquier otro gran personaje del pasado, es ignorancia. Ni podría prove-
nir tal afirmación de alguien que hubiese alcanzado la integración con su pasado. Se hubie-
sen dado cuenta de que estas experiencias han sido compartidas con sus hermanos y de
que haber representado el papel de reina no es más importante que haber representado el
papel de madre. La importancia de cualquier encarnación solo tiene que ver con su rela-
ción con el todo y esto debería ser percibido por todos los discípulos.
Otro punto que me gustaría poner de relieve es el hecho de que la civilización actual, en
particular la de los Estados Unidos, es una reencarnación del Alma Grupal que anterior-
mente encarnó en la civilización atlante. Este Alma Grupal trajo consigo a la encarnación
una relación kármica con el mundo, que se muestra en las actividades en las que se ha in-
volucrado desde su concepción. Llega durante un periodo cíclico de oportunidad en el que
la posibilidad de ajuste kármico es obvia. Su papel, al llevar a acabo ese ajuste, es el de libe-
rador y salvador. Su tarea es la liberación del Alma de la oscuridad, y la salvación de todo
lo que puede considerarse bueno de nuestra actual civilización. Puede, si lo decide, conver-
tirse en el pacificador, y acabar con las interminables guerras del pasado. Todo esto explica
por qué la Jerarquía presta tanta atención a esta nación, y por qué el movimiento Truth
tiene tanta fuerza en los últimos años.
Dentro de los Estados Unidos, y por supuesto en otras partes del mundo existen muchos
discípulos que se están haciendo conscientes del pasado con su obligación kármica, y la
parte que pueden desempeñar en el ajuste de ese karma. Son aquellos que se dan cuenta
del valor del servicio grupal y reconocen que solo a través de un esfuerzo grupal unido
puede realizar el ajuste final. Ninguna persona puede torcer la marea de los acontecimien-
tos de la destrucción a la construcción, pero las energías unidas de todos los discípulos de
Cristo puede traer la nueva era en la que la paz y la revelación serán la cualidad dominante.
Por lo tanto, aquellos de ustedes que sienten el trabajo necesario por delante, y aquellos de
ustedes que puedan 'recordar' algo del pasado, no malgasten sus energías considerando
quienes y quien piensan que fueron o concediendo importancia a lo que puedan haber he-
cho, puedan estar haciendo o preparándose para hacer. Una vez más, en el servicio no hay
competición, solo cooperación y amor.
Los espejismos de la importancia, la culpa, el fanatismo, la venganza (a menudo con vio-
lencia), y la ambición, rodean tan completamente el pasado que apenas es posible un pen-
samiento claro sobre el mismo. Estos espejismos ciegan la percepción de los estudiantes
del mismo modo que la niebla ciega los ojos de una persona, de manera que lo que ven está
desenfocado y fuera de perspectiva. Todos los estudiantes que detecten esto en si mismo
deberían hacer un alto para volver la luz del alma sobre el pasado y permitir al Alma
deshacerse de la ilusión. No busques conocimiento en encarnaciones anteriores. No espe-
cules con la mente conecta sobre estos temas, sino déjaselo al Alma revelarlos a su debido
tiempo.
Otra cuestión que debería llevar a sus atención en este momento es el hecho de las relacio-
nes kármicas entre hermanos, y de como se reconoce y ajusta.
Recuerden que la relación básica entre dos individuos es de hermandad. La forma que la
relación puede asumir en el mundo de la personalidad viene determinada por el karma in-

52
terrelacionado que surge del pasado, así como la actitud con la que la relación es enfocada.
Las relaciones kármicas se clasifican en categorías que explicaré a continuación:
1. Relaciones físicas.
Estas son el resultado de asociaciones pasadas en el plano de la sustancia densa y contro-
lan, hasta cierto grado, la familia en la que el alma nace. La relación de los tres átomos per-
manentes a menudo controlará los lazos de la carne.
2. Relación emocional.
Estas pueden surgir de las asociaciones pasadas en el nivel emocional, en el que ciertos la-
zos se han levantado y deben trascenderse antes de que el Alma sea libre para servir sin la
limitación de la relación emocional; o puede ser el resultado de la unión de dos seres hu-
manos por primera vez, con un interés emocional en común. Esta última puede ser el co-
mienzo de una relación kármica que los traerá de nuevo a la encarnación juntos de nuevo
una y otra vez hasta que haya sido ajustada y todo lo que permanezca sea el lazo del Alma.
3. Relación mental
Esta relación se produce por asociaciones mentales del pasado o el encuentro de mentes
para un propósito común y es algo más fácil de ajustas que las anteriores, porque los lazos
mentales no son tan vinculantes ni tan duraderos como los emocionales.
4. Relaciones de grupo
Esta se produce mediante asociaciones pasadas. Los grupos de Almas van y vienen juntos,
y en el proceso de vivir crearan las condiciones en las que están compelidas kármicamente
a servir. Este tipo de relación es por completo diferente de cualquier otra. El lazo del Alma
es tan fuerte y la realización de un karma de servicio común es tan grande que unirá a estas
personas en contra de los tremendo obstáculos que surjan en el plano de la personalidad. A
pesar de las fricciones personales, se mantendrán unidos y eventualmente llegarán a una
actitud de cooperación basada en el amor mutuo y la comprensión.
Dentro del grupo existen ciertas relaciones kármicas que entran dentro de una clasificación
diferente a las demás. Son una fuente de dificultad hasta que son aceptadas y comprendi-
das por todos los miembros del grupo, permitiendo a todos lo individuos asumir su co-
rrecta relación con los demás individuos y con el todo. La relaciones se determinan por un
número de factores; el campo particular de experiencia en el que el Alma ha empleado la
mayor parte del tiempo, adquiriendo así capacidades en cierta línea, así como generando
karma que debe ser ajustado en el curso de su servicio; el equipo de rayos del Alma y de la
personalidad, y el entrenamiento consecuente que ha experimentado en el pasado; la evo-
lución relativa de la entidad encarnante y la polarización resultante de la percepción.
Las relaciones kármicas dentro de un grupo pueden enumerarse como sigue:
1. El líder del grupo.
Este individuo constituirá el centro coronario del grupo y proveerá el impulso de primer
rayo que capacitará al grupo cumplir su propósito.
2. Los guardianes del grupo.
Pueden ser cualquier número de individuos cuya experiencia les ha provisto de la Sabidu-
ría para equilibrar las energía del líder, que a veces puede estar impulsada sin discrimina-
ción. Estos son los discípulos que respaldan al líder, que ofrecen consejo a todos los miem-

53
bros del grupo sin discriminación en contra de otro miembro y que proveen el Amor Sabi-
duría que mantiene al grupo unido como grupo. Son el centro cardíaco del grupo.
3. El centro de relaciones públicas del grupo.
Estos son los discípulos que son los puntos principales de contacto entre el grupo y el en-
torno en el que el grupo sirve. Proveen el aspecto de actividad inteligente, el cualquier
forma que sea necesario, desde el grupo hasta el exterior del grupo. Son responsables de
las correctas relaciones entre el grupo y el mundo, porque trasmiten el hecho del grupo a la
atención del mundo externo. Actúan como el centro laríngeo del grupo.
4. El núcleo del grupo
Este es el grupo subjetivo, que consiste en el líder y un miembro o miembros de cada uno
de los demás centros del grupo. Juntos actúan como la mente del grupo, trasmitiendo la
luz del Alma al cerebro. Son los que hacen posible la forma a través de la que la actividad
de la expresión grupal puede manifestarse.
Cuando sientas una relación kármica en el plano de la personalidad, o un obstáculo a la
manifestación de la correcta relación grupal, date cuenta de que puede ser ajustada me-
diante la aplicación del amor divino y la realización de la hermandad. Cualquier otra rela-
ción que no sea la de hermandad es superficial y como mucho un sustituto de la cosa real.
Establezcan las relaciones de hermandad con toda la humanidad y conozcan la paz. Acep-
ten las responsabilidades que surjan de sus relaciones actuales, porque en cierta forma se
las has ganado, y con amor en sus corazones, establezcan correctas relaciones con su
grupo, su entorno y con la humanidad.
La Paz esté con vosotros.

54
Lección 15 - Los Siete Rayos, la personalidad y la evolución, 1ª
parte
El cuerpo causal y la caverna
Los siete rayos y el cuerpo causal
Definición de los siete rayos
La evolución del Alma y su utilización de los siete rayos (con un ejemplo del proceso)
Consideraciones del Alma

Cada átomo permanente es un agregado de toda la experiencia que se ha experimentado en


su plano particular. En otras palabras, la esencia de toda una encarnación es absorbida en
cada uno de los tres átomos permanentes y luego se añade a todo lo que a pasado antes.
El cuerpo causal o huevo aúrico, como se ha llamado, contiene la conciencia reflejada del
Cristo, los tres átomos permanentes y la cubierta o envoltura externa. Se hace contacto con
el mismo en el centro de la cabeza, en lo que ha denominado la caverna (la cavidad cere-
bral) justo encima de la glándula pineal. A medida que la conciencia de la personalidad se
hace consciente del mismo, toma la forma de una luz en la cabeza. La 'lámpara iluminada'
es simbólica de este estado de desarrollo.
Enfocados en y a través del cuerpo causal están los cinco rayos predominantes que consti-
tuyen el equipo del Alma; el Rayo sobre el que se encuentra el alma, los tres subrayos so-
bres los que encuentran los tres vehículos y el subrayo que constituye el camino de menor
resistencia para la integración de la triple personalidad.
Este tema de los Rayos es muy extensa y aún cuando esta no intenta ser una lección sobre
los rayos, es necesario introducirnos de alguna manera para aclara el tema.
Existen siete tipos de energía que son las siete expresiones de la Divinidad. Estos Rayos,
que se vierten a través de la red etérica y sus sistema de centros, constituyen la suma total
de energía distribuida por la entidad encarnante en cualquier momento dado, con el pro-
pósito de expresarlas. Entran al sistema a través del cuerpo causal y se liberan en los tres
vehículos mediante los tres átomos permanentes, la red etérica y sus centros. Por ejemplo,
la energía de rayo sobre la que se encuentra el cuerpo mental entra al cuerpo causal a tra-
vés de la Vida Central, se enfoca a través del átomo mental permanente y se transmite al
cuerpo mental mediante el centro de la garganta y la red etérica.
La entidad encarnante de modo consciente o inconsciente recibe la energía (por lo general
interpretando mal su significado Divino o expresión pretendida) y la dirige hacia esos ca-
nales que constituyen los patrones habituales de pensamiento. La respuesta que la entidad
da al impacto de la energía sobre su percepción y su consecuente interpretación determina
la experiencia a sobrevenir.
Las energías de los siete rayos se identifican como sigue:
1. Primer Rayo de Voluntad y Poder Divino
2. Segundo Rayo de Amor Sabiduría Divino
3. Tercer Rayo Inteligencia activa
4. Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto

55
5. Quinto Rayo de Ciencia y Conocimiento Concreto
6. Sexto Rayo de Devoción a un Ideal
7. Séptimo rayo de Magia Ceremonial o Ley y Orden Divino
Un estudio y meditación sobre la identificación de los rayos revelarán su Intención Divina,
haciendo posible para la humanidad hacerse parte de Expresión Divina Universal.
Toda sustancia es coloreada por uno u otro de estos rayos, queriendo decir que se ha im-
pregnado con una intención. Es luego puesta a disposición de las almas que esperan por
encarnar. El alma se apropia de cierta cantidad de esa sustancia y construye la forma a tra-
vés de la conseguirá experiencia. De este modo la triple personalidad, un estado condicio-
nal de existencia se construye y colorea para atraer de ese modo hacia si misma la expe-
riencia deseada. Como ejemplo delineare una analogía hipotética que hará entender esto
de modo más fácil.
Considera un alma de Segundo Rayo en proceso de encarnar. Ha de considerar primero el
equipo de la última encarnación que fue en este caso:
1. Rayo del alma - Segundo rayo de amor-Sabiduría. Es decir, el camino de menor re-
sistencia fue y aún es el del Amor inclusivo.
2. Rayo de la Personalidad - Tercer Rayo de Inteligencia Activa. El camino de menor
resistencia para la integración de la personalidad fue constante actividad, en la que la
dramatización y la organización externa jugaron una parte importante. Sus experien-
cia fueren en gran medida dramáticas y vivieron que ver con la forma.
3. Rayo del cuerpo mental - Quinto rayo de Ciencia y Conocimiento Concreto. Esto le
dio una mente analítica capaz de organización y propósito unidireccional.
4. Rayo del cuerpo astral - Primer rayo de Voluntad y Poder, que le dio un fuerte-
mente dominante cuerpo emocional, capaz de adherirse a cualquier plan percibido.
Fue capaz de sacrificarse en el nivel emocional para conseguir los deseos del corazón.
5. Rayo del cuerpo físico - Sexto rayo de Devoción, que le dio devoción fanática y la
necesidad de un ideal físico.
Puede verse que en esta encarnación el alma ha tenido poca oportunidad para hacerse sen-
tir, mientras que la personalidad ha tenido una muy buena para integrarse. La polarización
estuvo en proceso de transición desde el astral al mental (lo que fue algo difícil, debido al
poder del primer rayo del astral y del reconocimiento del cerebro físico de la necesidad de
un ideal). El ideal tomó la forma de una personalidad idealizada debido al poder del astral,
la organización de la mente y la dramatización de la personalidad. La encarnación se em-
pleó en el intento de glorificar a la personalidad y fue bastante exitoso con lo que a la con-
ciencia del 'yo' se refiere.
En esta siguiente encarnación, el Alma desea continuar el desplazamiento de polarización
desde el Astral al mental y estabilizarlo. El equipo de rayos será en este caso:
1. Rayo del Alma — Segundo rayo de Amor-Sabiduría.
2. Rayo de la Personalidad — Tercer rayo de Inteligencia Activa (de nuevo).
3. Rayo Mental — Primer rayo de Voluntad y Poder (transferido del astral al mental).
4. Rayo Astral — Sexto Rayo de Devoción, (transferido del físico al astral).
5. Rayo Físico — Séptimo Rayo de Ceremonia, o Ley y Orden.

56
Una vez más, el rayo integrador es el de Inteligencia Activa, y esta vez la personalidad es
más sabia en la integración de su significado. El primer rayo de poder de ha desplazado al
cuerpo mental, dándole más fuerza y persistencia. El sexto rayo se ha desplazado al cuerpo
astral, llevando el ideal a la naturaleza emocional y proveyendo un camino de menor resis-
tencia a la expresión del Alma de Segundo Rayo. El ideal todavía tendrá que ver con la per-
sonalidad glorificada, pero se habrá vuelto un impulso emocional por el poder. El Alma de
segundo rayo llevará el conflicto a la personalidad mediante su transmisión de amor al
cuerpo astral (que será interpretado como amor en el nivel emocional). El amor por las
personas estará en conflicto con su impuso hacia el poder. La cabeza regirá, pero el cora-
zón sufrirá, de modo que cierto karma generado en la última encarnación se equilibrará, y
también se iniciará nuevo karma.
El séptimo rayo físico ayudará a la personalidad en su capacidad para establecer orden y al
final de la encarnación veremos una polarización mental parcial, una conciencia emocional
del amor y una mayor integración de la triple personalidad.
En la siguiente encarnación este Alma de Segundo Rayo utilizará:
1. una personalidad de sexto rayo.
2. un cuerpo mental de primer rayo.
3. un cuerpo emocional de cuarto rayo.
4. un cuerpo físico de séptimo rayo.
La mente se hará consciente de un propósito superior; el astral se hará consciente del con-
flicto en un mayor grado que hasta ahora; el físico será capaz de orden, pero será un campo
de batalla entre la mente y las emociones. La personalidad se verá dividida entre su devo-
ción a un yo superior percibido (Alma) y su devoción a los seres queridos.
Esta vez se acercará al sendero como probacionista, alcanzando polarización mental y ejer-
ciendo ciertas disciplinas sobre la naturaleza emocional.
Puede verse entonces que el Alma esperando la encarnación debe considerar lo siguiente, a
la luz del desarrollo de la conciencia encarnante:
1. La anterior encarnación, su polarización y grado de integración; su equipo de rayos, la
consecuente experiencia y el karma resultante.
2. La polarización deseada y el grado deseado de integración; la experiencia necesaria y
el karma a precipitar; con la consiguiente elección de rayos.
3. Su percepción del Plan Divino y el camino de menor resistencia a Su manifestación.
Cuando la conciencia encarnante se ha hecho consciente del Propósito Divino en la medida
en que se ha vuelto un aspirante, comienza a cooperar con el Alma mediante la dirección
inteligente de su energía de rayo hacia la expresión manifestada. Intenta ayudar despla-
zando conscientemente la polarización al plano mental y orientándose a la vida del Alma.
En cierta etapa de este desarrollo, al discípulo se le enseña a utilizar el pasado en el servi-
cio. Lo tratare en la próxima lección. Mientras, contempla el significado de los siete rayos y
escribe tu comprensión de Intención Divina. Entrega el trabajo tu profesor antes de proce-
der con la siguiente lección.

57
Lección 16 - Dificultades y soluciones a los problemas en el
sendero
Confusión del aspirante cuando pasa a ser discípulo
Dificultades como retos del pasado
Oposición de los seres queridos
Trasmutación, amor y reorientación al Alma más que a la personalidad
La sabiduría disponible del pasado
El reconocimiento de patrones y hábitos del pasado
Integración con el pasado

Nos referimos ahora a la personalidad consciente que se ha hecho consciente del Alma,
está intentando vivir como discípulo y se ha percibido de la necesidad de que el alma con-
trole su triple instrumento.
No hace falta decir que están correctamente motivados y dedicados a servir. Sin embargo a
menudo quedan perplejos y frustrados en su honesto deseo de servir. Han percibido el
Plan hasta cierto punto y al intentar servir ese Plan se encuentran con obstáculos a cada
paso; la oposición de seres queridos, circunstancias que demandan su tiempo y atención y
a menudo personalidades difíciles e ingobernables.
Este es solo una condición normal y natural para todos los discípulos en esta etapa del Sen-
dero. En realidad son todavía más aspirantes que discípulos, porque aún no han aprendido
a cargar la cruz y seguir al Cristo.
Aquellos de ustedes que se encuentren a si mismo en este estado, dejen de sentirse diferen-
tes, y dense cuenta que también no es sino una experiencia pasajera. Pasará para tomar su
lugar relativo en el todo. Ese paso puede alcanzar de modo más rápido mediante una ob-
servación inteligente de la situación y la Sabiduría aplicada.
En primer lugar, los obstáculos que reconocen son todos restos del pasado, y pueden ser
trascendidos. No solo pueden ser trascendidos, sino que deben utilizarse como peldaños en
el Sendero a la conciencia total del alma. Recuerda, el Sendero se encuentra en meditación.
Los discípulos se convierten en el Sendero según lo manifiestan externamente. Piensa en
esto. Es importante.
La oposición de los seres queridos a su deseo de servir es muy común y se produce siempre
por el karma entre ellos y el discípulo mismo. Los individuos, en particular maridos, espo-
sas, hijos, amigos íntimos, etc., que reclaman un lazo personal estrecho con los discípulos y
que demandan su atención, son correctos en sus demandas. Esto es lo primero que el discí-
pulo debe afrontar. Servicio no quiere decir soltar una responsabilidad por otra, sino reco-
nocer la responsabilidad presente y la carga adicional de más responsabilidad. Hasta que la
carga presente sea reconocida, aceptada y cumplida, el verdaderos servicio no es posible.
Me gustaría que pensasen en esto, porque por todas partes hoy encontramos presente una
condición deplorable: discípulos en ciernes construyendo espejismos sobre el servicio, de-
jando sus lugares y responsabilidades correctas a otros y saliendo al mundo a servir.

58
La respuesta en este caso, es aceptar tu presente responsabilidad como obligación kármica
ganada. Trasmuta tu resentimiento en Amor Divino y permítete bañar la naturaleza astral
y el entorno. Aplica la verdad y los conceptos percibidos de servicio a quienes han recla-
mado tu tiempo tu atención, trabajando con tanto amor y celo como lo harías si estuvieses
haciendo aquello que te parece lo más deseable.
Al mismo tiempo, desapégate de esas personas como personalidades y piensa en ellas
como almas con toda la humanidad. Ámales, pero no más que a cualquier otra, y con ese
amor sirve a la humanidad a través de ellas. Recuerda que sirviendo a los pocos son servi-
dos los muchos, porque ¿no estamos todos interrelacionado e interdependientes?
Cuando has alcanzado una percepción interna del lazo del alma, más que los lazos de la
personalidad, y has adquirido la capacidad de establecer correctas relaciones en tu en-
torno, toda oposición desaparecerá de modo natural y sin daño a ninguna persona.
La situación que demanda tiempo y atención son de factura del propio discípulo. Claro
pensamiento, amor y aplicación de la Verdad cambiarán los obstáculos en oportunidades
para servir.
La personalidad ingobernable es resultado del pasado. Muchas vidas en una dirección
errónea de la Energía Divina establecen hábitos difíciles de romper.
Los discípulos deberían primeros descubrir su equipo de rayos. Esto lo hacen meditando
sobre la expresión pretendida de los rayos y una observación inteligente de sus propias
tendencias. Deberían observar las actividades de los tres vehículos y sus efectos sobre la es-
fera de influencia.
¿Qué efecto tiene sus pensamientos sobre si mismo y sobre otros?
¿De que tipo son sus patrones de pensamiento y que rayos parecen expresar? ¿Es esta ex-
presión una positiva o una negativa?
Lleva esta misma observación a los demás aspectos de las personalidad.
El siguiente paso para los discípulos es el descubrimiento de esa Sabiduría que han traído
consigo, pero que aparentemente está dormida. Deben ser extremadamente cuidadosos en
esta actividad para no despertar lo que es definitivamente indeseable, como antiguos hábi-
tos de los que la raza ya no tiene necesidad.
En primer lugar se dan cuenta de que en pasadas encarnaciones, como alma, han conse-
guido Sabiduría sobre situaciones similares a aquellas en las que ahora se encuentran. Esta
no es la primer vez que experimentan ciertas experiencias, porque a menudo se repiten
una y otra vez a fuerza de hábitos. Si solo pudieran percibirlo, las respuestas a muchos de
su problemas residen en la conciencia del Alma. Muy a menudo el karma es revivido una y
otra vez cuando puede ser trascendido con Sabiduría.
Considera primero los problemas que se han reprimido continuamente en esta encarna-
ción, porque son con probabilidad los repetidores de más larga permanencia. Dejen de re-
accionar y llévalos a la meditación, percibiendo que los ponen bajo la luz del Alma. Dejen
de tratar de formular una respuesta con la mente concreta y utilízenla como una estación
receptora de la iluminación.
De esta manera recobrarán Sabiduría aparentemente perdida (aunque solo destapada) y de
este modo se integrarás con el pasado. Esto no significa que lleguen a memorias del pa-
sado, si se da eso. Significa que expandirán su percepción y así utilizando esa parte del ins-

59
trumento como servicio. De este modo habrán dado otro paso de progreso y acelerado la
eficiencia de su instrumento.
Como tarea escribe lo que considera que constituye tu equipo de rayos y da tus razones
para esa conclusión.

60
Lección 17 - Los siete rayos, la personalidad y la evolución, 2ª
parte
Recapitulación de la evolución de la personalidad (usando el ejemplo de las vidas de la per-
sonalidad de la lección 15)
Explicación del futuro crecimiento y la era entrante del Séptimo Rayo
Un proceso grupal para la determinación del tercer rayo

En la lección 15 expliqué como se construye y colorea la triple personalidad para atraer las
experiencias necesarias. Es esa lección tracé una hipótesis para clarificar este tema.
En esta lección haré lo mismo, pero desde una perspectiva diferente. Consideraremos la
construcción de un triple vehículo por el alma cuya conciencia proyectada ha legado a una
conciencia del propósito y está por la tanto cooperando de modo consciente con el Alma.
La conciencia en la primera encarnación a considerar ha entrado en el Sendero como pro-
bacionista, se ha hecho consciente del alma y ha logrado polarización mental. Está todavía
enzarzada en la batalla de los pares de opuestos. En esta encarnación su equipo de rayos
es:
1. Rayo del alma de Amor-Sabiduría
2. Rayo de la personalidad de Inteligencia Activa
3. Rayo mental de de Conocimiento Concreto y Ciencia
4. Rayo astral de Poder
5. Rayo físico de Devoción
Debido a su punto de evolución, la consciencia fue vagamente consciente del propósito de
su Alma y el camino del amor inclusivo. Esto trajo consigo conflicto, porque su mente co-
nocía el amor al conocimiento científico, su cuerpo astral conocía el amor al poder y su ce-
rebro físico reconocía la ciencia como el ideal. Se dejaron de lado con desprecio a Dios y la
religión, pero aún así la mente de la persona no podía escapar a la percepción de una inteli-
gencia superior a la del cerebro. El concepto de servicio incitó a esta persona a la investiga-
ción científica, lo que incrementó la falta de fe en la religión ortodoxa, intentos para encon-
trar una respuesta concreta a la vida y una resistencia cree en lo que esta persona llamaba
una inteligencia suprema o guía. Esta persona hizo mucho sacrificios emocionales para
probar que el cerebro de la humanidad era la única realidad, pero solo probó de modo con-
cluyente que era solo un instrumento a ser usado por algún ser superior y más inteligente.
De este modo, la persona entró en le sendero como un probacionista.
En la segunda encarnación a considerar, esta misma alma está utilizando el siguiente
equipo:
1. Rayo del Alma de Amor-Sabiduría
2. Rayo de la personalidad de Inteligencia Activa
3. Rayo mental de Poder (trasferido desde el astral)
4. Rayo astral de Devoción (transferido desde el físico)
5. Rayo físico de Ceremonia, Ley y Orden

61
El individuo llega esta vez con un trasfondo de conocimiento científico no satisfecho y es
por lo tanto atraído a la educación científica. El primer rayo de Poder le da una mente de
claro propósito con gran persistencia y un muy temprano reconocimiento del Alma.
El rayo de devoción le proporciona un anhelo emocional por y devoción al Alma y de esta
manera esta persona se convierte en aspirante.
El rayo de ceremonia o ley y orden la proporciona un vehículo capaz de organización e im-
pulso. Este mismo rayo colorea las células del cerebro de tal manera que captan y reflejan
el propósito del Alma y lanzan por lo tanto a la personalidad a una mayor percepción de la
realidad interna.
El rayo de Inteligencia activa acentúa la forma, lo que produce un conflicto entre los pares
de opuestos, Alma y forma, forma y Alma.
De manera inconsciente comienza a servir relativamente en esta encarnación, el de llevar
la abstracción a la forma concreta. Esta persona ajusta mucho karma y así sufre, pero la
percepción del propósito, integrando con firmeza conciencia y aspiración, está preparando
a este individuo para el discipulado.
1. Rayo del Alma de Amor-Sabiduría
2. Rayo de la personalidad de Devoción
3. Rayo mental de Poder
4. Rayo astral de Armonía
5. Rayo físico de Ceremonia, Ley y Orden
Lentamente el Alma está preparando a la conciencia proyectada para una personalidad de
segundo rayo y servicio en el campo del rayo del la Enseñanza. La devoción a un ideal se ha
convertido en el rayo integrador de la triple personalidad, y el ideal está ya bien establecido
como el Alma o Yo Superior y el camino del amor inclusivo.
El cuerpo astral se ha desplazado hasta el cuarto rayo de armonía a través del conflicto y la
batalla entre Alma y personalidad comienza. La renuncia se hace conocer a la conciencia
como la disciplina necesaria y la cuestión de la motivación entra en la conciencia.
La naturaleza astral gasta un último cartucho para reconquistar su supremacía en la vida y
asuntos de la entidad encarnante. Debido a su gran fuerza, ganada anteriormente en el pri-
mer rayo de poder, la batalla es severa. la polarización mental, con su primer rayo de poder
sin embargo es más fuerte y establecerá de una vez por todas su control sobre las emocio-
nes. La batalla entre Alma y personalidad elevará luego su foco al plano mental. El aspi-
rante necesitaría percibirse de la tendencia mental a la superioridad, el orgullo y un im-
pulso hacia el poder. Aquí reside un peligro y una elección.
El séptimo rayo dará a este individuo, en esta encarnación mucho magnetismo físico y una
comprensión intuitiva de la ley y la capacidad de trabajar con la forma con beneficio.
Esta encarnación ofrece una gran oportunidad de progreso. Su final verá a la entidad en-
carnante bien establecida viene en el sendero de la mano derecha o en el de la izquierda,
dependiendo de su elección.
Este mismo equipo, si fuese utilizado por un alma cuya conciencia proyectada hubiera al-
canzado el discipulado, sería manejado de modo algo diferente:
1. El Alma de Segundo Rayo indicaría la enseñanza como el campo de servicio y el discí-
pulo se establecería como profesor de la Antigua Sabiduría.

62
2. El rayo de Devoción de la personalidad indicaría algo de cristalización con respecto a
la Verdad, por lo general la ganada en alguna encarnación anterior de devoción a un
ideal sentido por no percibido, y por lo tanto distorsionado; un lazo kármico y por tanto
de obligación con el Maestro Jesús y la cristiandad; y la iglesia (usualmente católica)
como el último campo de servicio kármico. En otras palabra, mientras podría ser un
profesor de la Sabiduría Antigua, el karma de servicio lo llevaría al área de la iglesia. Su
servicio será entonces concentrarse en la unificación o síntesis de la filosofías Oriental y
occidental; porque el otro aspecto del karma (el del Alma de segundo rayo) lo obligaría
hacia el oriente, y por lo tanto al Buda. El mayor servicio de este individuo sería enton-
ces llevar la paz tanto a los discípulos del Buda como del Cristo.
3. EL rayo mental de poder le daría este individuo un buen control de los dos vehículos
inferiores, pero proporciona conflicto. El primer rayo tiende a aislar, y cuando predo-
mina en el cuerpo mental, a menudo es separativo. El discípulo necesariamente habría
de desapegarse de la personalidad y desear amar.
4. El cuarto rayo de Armonía a través del Conflicto proveería al alma con un vehículo
emocional capaz de transmutación y el conflicto sería transmutado en armonía. Esto le
daría la comprensión intuitiva necesaria para trabajar con las doctrinas Oriental y Occi-
dental.
5. El séptimo rayo de Ceremonia indicaría de nuevo una obligación kármica bien con la
Iglesia Católica o con el movimiento Mesiánico y le permitiría al discípulo trabajar con
éxito con el ritual y la forma mántrica.
¿Por qué he entrado tanto en detalles en la lección 15 y en ésta, cuando aparentemente tie-
nen tan poca experiencia para comprender? La cuestión tiene dos respuestas, que explicaré
a continuación:
Con la llegada del séptimo rayo de Ley y Orden en este momento, planea sobre la humani-
dad mucho conocimiento sobre los siete rayos. Es posible para grupos de discípulos dedi-
cados ser impresionados por este conocimiento, y por lo tanto, ayudar a su propio creci-
miento por la comprensión inteligente de su propio equipo de rayos. Todos los individuos
tiene sus propios y peculiares problemas surgiendo de su peculiar constitución de rayos y
de sus experiencias pasadas. Una comprensión de sus problemas les hará más capaces de
adecuarse así mismos para el servicio, así como proveerles con la Luz que brilla en el sen-
dero para sus hermanos.
Cuando les digo que es posible para grupos de discípulos dedicados ser impresionados por
el conocimiento de los rayos, no quiero decir que reciban comunicados de una entidad o
grupos de entidades. El conocimiento planea sobre la humanidad y puede ser intuido por
quienes pueden sintonizar la frecuencia mental correcta. La correcta motivación, un amor
sincero por la humanidad y la meditación hacen esto posible.
Le presentaré una tarea que si es aceptada les llevará muchas semanas como miembros de
su grupo y probablemente más. La tarea es opcional y ha de ser votada. Su aceptación debe
ser unánime en cualquier caso, y por esa razón les pediré que lo consideren muy cuidado-
samente antes de dar su voto. La tarea es como sigue:
Un miembro del grupo será voluntario cada semana como sujeto de estudio por los otros
miembros del grupo.
Estudiarán a la persona de la siguiente manera:

63
1. Intentar descubrir el equipo de rayos del individuo.
2. Descubrir si es dirigido o no de acuerdo a su Intención Divina
3. Descubrir el problema particular del individuo y en que cuerpo está enfocado.
4. Descubrir como puede ser mejor solucionado el problema.
Trabajarán como un grupo, no como individuos, y juntos llevarán un registro de la persona
bajo observación, que hará entregarse al profesor al final de cada estudio.
El miembro bajo observación no tomará parte en la actividad del grupo, excepto como ob-
jeto de estudio.
Si esta tarea es llevada a cabo, será absolutamente necesario para cada miembro del grupo
despegarse de su personalidad y de las personalidades. No habrá más lecciones hasta que
la tarea sea o bien rechazada inmediatamente o llevada a su término.
Me doy cuenta de que es una tarea difícil y un test para el grupo; por lo tanto es dejo libres
para que puedan hacer su elección.
La Paz esté con ustedes.

64
Lección 18 La condición de la personalidad y las acciones
pasadas.
La aceptación del discípulo de su instrumento actual
La actitud en relación a los problemas de la personalidad
Dificultades actuales como servicio
La curación lograda mediante la correcta actitud

Sabemos ahora que tenemos un triple instrumento de contacto con el mundo en que vivi-
mos y sabemos también que a través de este instrumento estamos obligados a servir.
Yo les diría que los discípulos no solo deben adecuar su instrumento para el servicio, sino
que esto se realiza haciendo correcto uso de lo que ya tienen mediante algún tipo de activi-
dad de servicio. Nuestro equipo, cualquiera que pueda ser, es kármico en que hasta que le
hayamos sacado el mejor partido no podremos cambiarlo por uno mejor. Sería sabio que
los discípulos estudiantes le dedicaran a esto serios pensamientos. Porque aunque desen-
carnasen y se libraran de los defectos de sus vehículos físicos, sería forzados bajo la Ley a
usar vehículos similares cuando su ciclo de encarnación les elevara de nuevo a la aparien-
cia.
Encontramos una condición de postergación y a veces incluso apatía entre los aspirantes y
discípulos enciernes, debido al tipo de equipo con el que se ven forzados a trabajar. A me-
nudo se sientan, no entrenados al servicio debido a algún hándicap que les deja inmóviles.
Existe la creencia común entre ellos que más tarde (cuando estén mejor equipados) ocupa-
rán su lugar entre los trabajador más maduros de la raza. Hermanos míos, esto no es así,
porque los aspirantes o discípulos no estarán mejor equipados hasta que haya utilizado lo
que tiene en beneficio de sus hermanos.
Es cosa de la conciencia encarnada poner su triple instrumento en correcto uso y por libe-
rarse de lo que sirve como hándicap. Piensen en esto, porque existe entre ustedes mucha
distorsión sobre este tema. Todos ustedes, y digo 'todos' con intención deliberada están
medidos de alguna manera, ej. uno o más a menudo en los tres instrumentos.
Algunos discípulos se ven forzados a trabajar mediante instrumentos con un hándicap ma-
yor que el de sus hermanos, tales como que tiene deformaciones físicas, heridas, mutilacio-
nes, ceguera, etc. Muchos llevan la carga de largas enfermedades, dolores, etc., pero todos
comparten esta condición en mayor o menor medida, dependiendo del karma individual.
No olviden que existen hándicap en los vehículos astral y mental, igual que en el físico, y
que estos también deben ser reconocidos, comprendidos y puestos en buen uso.
Es su aspecto más amplio esta condición es karma planetario, las semillas que fueron sem-
bradas hace mucho tiempo en un sistema anterior. Se manifiesta en los diversos reinos de
la naturaleza (en proporción a los factores contribuyentes asociados con ese reino) y en los
individuos de acuerdo a su posición relativa dentro de su reino; es decir, su estatus evolu-
tivo y su previa elección.
¿Qué significa esto para los discípulos estudiantes? Muy simplemente que su defectos,
cualquiera que puedan ser, son el resultado de:

65
1. Elección previa en relación al uso de su instrumento.
2. Su estatus evolutivo, queriendo decir que el instrumento es un reflejo en tiempo y
espacio de la conciencia encarnante, reflejando por lo tanto su crecimiento y su falta
de crecimiento.
3. Su karma de servicio, que es un producto de los dos anteriores, más el plan de ser-
vicio decidido por su alma, y esto a menudo conlleva sacrificio. En otras palabras, un
alma puede construir un instrumento defectuoso para cumplir un servicio específico.
Aceptando ciertas condiciones, las conciencias más avanzadas pueden servir a la raza
eliminando la condición como tal de la conciencia mental de la raza, o más correcta-
mente trasmutando la condición en su opuesto polar. Una distorsión se transmuta en
una perfección.
Cuando este es el caso, se verá que el discípulo trabaja y sirve, debido al hándicap, en lugar
de a pesar del hándicap. La conciencia es tan avanzada que que ni son apáticos ni poster-
gan. Piensen en esto, hermanos míos.
Todas estas cosas han de ser consideradas por el discípulo en relación a la curación. Todos
los discípulos están en mayor o menor medida interesados en el arte de la curación. A me-
nudo debido a alguna dificultad propia o de uno de sus hermanos.
Una vez que los discípulos capten lo que se quiere decir en realidad por curación espiritual,
mucho se conseguirá en el mundo de la forma, pero se realizará mediante atención inde-
bida a al forma. Se ha prestado atención al aspecto erróneo, es decir, a la corrección del de-
fecto físico, por lo que muy poco se ha hecho de valor duradero.
Me gustaría que se dieran cuenta, hermanos, que en cada defecto hay una Intención Di-
vina. Descubran esa intención y descubrirán los medios de corregir el defecto. No contem-
plen la manifestación de una forma, cualquiera que sea su naturaleza, como algo que no
debería ser. Perciban el Propósito divino que subyace a la presencia y que ese Propósito es
la evolución de la conciencia.
La presencia de un defecto en el instrumento no es sino una indicación de un área de con-
ciencia en la que la Luz del alma no ha penetrado. aquí tenemos oscuridad. ¿Qué otra cosa
sino ignorancia, hermanos? Mediante un proceso de meditación, aceptación y correcto uso,
la conciencia se hace receptora de luz y el defecto es corregido.
¿Cómo se hace esto?
1. Reconociendo el hándicap, cualquiera que sea, como una parte del equipo con el
que sirves a la humanidad.
2. Aceptando ese equipo como ventajoso y oportuno.
3. Meditando sobre su Intención Divina o expresión pretendida en línea con el Propó-
sito divino.
4. Poniéndolo en correcto uso, expresando su Intención Divina.
Por favor contempla tu propio equipo. Como tarea descubres sus defectos, y llega a una
comprensión de Intención divina. Entrega la tarea a tu profesor.
Que la Paz esté con vosotros.

66