Vous êtes sur la page 1sur 4

pH (2) Acidosis 1

Donnato de la O.
Curandero Holonómico

Tratamiento Trofo Terapéutico mediante los constituyentes


fitoquímicos naturales de semillas, granos, frutas y verduras:

ACIDOSIS
Es importante para nuestra salud que entendamos a la acidosis como la raíz
básica de toda enfermedad. Necesitamos comprender que el simple proceso
de alcalinizar nuestro cuerpo y el papel que juega un cuerpo debidamente
alcalinizado en la auto-curación, esto es en el restablecimiento y
mantenimiento de la salud. Es preciso darse cuenta de que nuestras
glándulas y órganos funcionan adecuadamente en relación directa con el
equilibrio ácido-alcalino de nuestro organismo 1 .

A continuación revisaremos el impacto de la acidosis en nuestros órganos:

Corazón:

El corazón es uno de los órganos más dependientes del pH alcalino. Por lo


mismo encontramos que el equilibrio ácido-alcalino de la sangre es muy
estrecho e intolerante. La química del cuerpo humano se desplaza entre 5 y
7.5 de pH y la química sanguínea se ubica en un pequeño rango muy
estrecho entre 7 y 7.5 encontrando coma y muerte en cualquiera de los dos
extremos. Esta intolerancia extrema del corazón al pH ácido se debe a que el
nervio vagus requiere para su función un entorno alcalino. Por lo mismo el
ritmo cardíaco se ve alterado por los residuos ácidos. Estos desperdicios le

1
Leer e-book “pH”

www.donnato.net Cel. 811 068 3298 donnato@donnato.net


pH (2) Acidosis 2

roban al corazón la oxigenación adecuada y en consecuencia el corazón se


degenera. Un sistema alcalino crea una función cardiaca ideal.

Estómago:

Las dificultades digestivas como lo son: eructos, inflamación, molestias en la


cintura, regurgitación, hipo, falta de apetito, nausea, vómito, diarrea,
estreñimiento, cólicos en niños, pueden indicar hacia problemas del nervio
vagus y posiblemente al síndrome de hernia hiatal, que puede producir
residuos ácidos a través del sistema gastrointestinal. La hernia hiatal puede
reducir con rapidez el ácido hidroclorídico en el estómago. Sin el
desdoblamiento apropiado de los alimentos por el ácido hidroclorídico, estos
alimentos se tornan demasiado ácidos.

Hígado:

Al hígado le corresponden más de 300 funciones metabólicas entre las que se


encuentran el procesamiento de las toxinas ácidas de la sangre y la
producción de numerosas enzimas alcalinas para el sistema. Es este órgano,
la primera línea de defensas contra cualquier veneno. Todos los nutrientes
obtenidos mediante el tracto gastrointestinal, entran a la sangre vía el
hígado. La carga del hígado es mucho más pesada cuando los residuos ácidos
de la digestión entran al torrente sanguíneo. Si el hígado se llegara a
congestionar con los residuos ácidos de la proteína 2 , la muerte es inminente.

Páncreas:

El páncreas es altamente dependiente de una dieta alcalina correcta. Todos


los aspectos de la función pancreática se orientan a reducir los excesos
acídicos y a regular el equilibrio de azúcar en la sangre. Para tener un
equilibrio adecuado de azúcar en la sangre, se debe mantener con prioridad
una dieta alcalinizadora.

Intestino delgado:

Los parches de Peyer, ubicados en la sección más alta del intestino delgado
son cruciales para la vida. Estos son esenciales para la asimilación apropiada
de los alimentos y para la producción de linfocitos para la amplia red de
ganglios del sistema linfático. Aquí también se producen grandes cantidades
de la enzima “chyle” que es una sustancia alcalinizante importante. El flujo
no interrumpido de chyle al sistema es crucial. Demasiada producción de
residuos ácidos en el sistema, debida a la ingestión de alimentos que los

2
Leer e-book “Mantenimiento de Sistemas Fluyentes”

www.donnato.net Cel. 811 068 3298 donnato@donnato.net


pH (2) Acidosis 3

producen, es una gran carga para estos Parches de Peyer, que reducen
drásticamente la producción de chyle.

Riñones:

Cerca de un litro de sangre por minuto pasa por los riñones de un adulto 3 . Al
hacer su trabajo principal de filtrado, los riñones conservan el equilibrio
ácido-alcalino de la sangre extrayendo los residuos ácidos. Entonces los
riñones se sobrecargan con demasiada acidez y forman cálculos renales, que
se componen de estos residuos ácidos y sales minerales que se consolidan en
estas piedras de sustancias residuales ácidas. Entonces, al impedir mediante
una dieta apropiada que estos productos alimentarios que producen residuos
ácidos entren al cuerpo, se dan las condiciones que evitan esta condición tan
dolorosa.

Colon:

El colon debe ser mantenido libre de las acumulaciones de residuos ácidos.


Estos venenos se adhieren a la pared interna del colon y en los casos de
diarrea y estreñimiento se endurecen y se reabsorben al flujo sanguíneo. Una
buena función intestinal, de eliminación total, debe suceder cuando menos
dos veces al día.

Sistema linfático:

Hay entre 600 y 700 glándulas linfáticas en el cuerpo. El flujo linfático lleva a
los nutrientes a las células y remueve de ellas los residuos ácidos. El flujo
linfático opera mejor en un ambiente alcalino. Cuando el cuerpo se torna
ácido, este flujo se torna lento, creando así, una de las condiciones crónicas,
que más amenazan a la vida en el largo plazo. Entonces, gradualmente, el
sistema linfático se seca y empieza a formar adherencias que van de las más
pequeñas a las más grandes a través de los tejidos. Estas adherencias no
solo interfieren con el flujo linfático sino también con el flujo sanguíneo. Así,
el flujo linfático es obstruido y se incrementa el almacenamiento de residuos
ácidos en los tejidos corporales. El no beber la suficiente cantidad de agua
también causa esta función linfática. Los residuos metabólicos de los
alimentos que no fueron adecuadamente digeridos, se reabsorben en la
circulación vía los conductos linfáticos del intestino delgado. Agregado a esto,
la ineficiencia de eliminación en el colon, que no excreta totalmente los
venenos que son un subproducto de todo esto, son reabsorbidos.

3
Leer e-book “Mantenimiento de Sistemas Fluyentes”

www.donnato.net Cel. 811 068 3298 donnato@donnato.net


pH (2) Acidosis 4

Las emociones negativas crean acidez:

¿Has estado alguna vez tan enojado con alguien o algo que desarrollas
malestar estomacal? Todas las emociones negativas crean un ambiente
interno ácido. El miedo es la causa basal de la mayoría de las enfermedades.
Esto carcome día a día la salud y la vida. El miedo se traduce en ira. La ira
causa odio. Esta ira te consume con sufrimiento continuo. El amor y la
comprensión limpian y curan al cuerpo creando un entorno interno alcalino.

¿Qué se puede hacer con respecto a todo esto?:

Ejercicio.-

El ejercicio moderado es alcalinizante para el cuerpo. El ejercicio excesivo,


más allá del punto de agotamiento, puede crear un entorno interno ácido,
debido a la concentración de ácido láctico. Las personas que sufren de
acidosis se sienten, por lo general, peor después del ejercicio debido a que la
desintoxicación de sus órganos no funciona adecuadamente a causa de la
concentración excesiva de residuos ácidos en sus tejidos.

Combinación adecuada de alimentos.-

Esta es una las estrategias primordiales para crear un ambiente interno


alcalino porque al combinar adecuadamente los alimentos, se reduce la
putrefacción en el cuerpo creando entonces una situación más alcalina.

Programación dietética alcalinizante.-

Alimentarse con una dieta alcalina es lo más poderoso para que todo lo
demás funcione bien. En términos generales, es importante alimentarse con
una dieta que contenga ambos factores ácido y alcalino. Existe un principio
de individualización fisiológica, pero para la gran mayoría la dieta ideal es
una que contenga un 75% de factores alcalinos y un 25% de ácidos.

Programa de rehidratación.-

La cuota de agua requerida para dar mantenimiento preventivo al cuerpo


humano es por el orden de 0.03 lts. de agua por kilogramo de peso.

www.donnato.net Cel. 811 068 3298 donnato@donnato.net