Vous êtes sur la page 1sur 1

Autoconocimiento

Se refiere a la capacidad de uno mismo para la introspección y habilidad de reconocerse como individuo,
diferenciándose del medio y de otros individuos. Es la respuesta a la pregunta ¿quiénes somos? y
funciona como una forma de mantenernos conscientes del medio al que pertenecemos, con los pies en
la tierra, saber cómo dirigirnos y con que conectamos.

Autoimagen
Es la representación mental que cada uno tiene de sí mismo, representa, además de todos los detalles
que se pueden percibir a simple vista, a los elementos propios que se fueron aprendiendo a lo largo del
desarrollo del individuo, ya sea por internalización de juicios de otros o por experiencia personal. Esta
presente cuando decimos “yo soy”, “yo estoy”, “yo puedo” y “yo no puedo”.
Esta representación de alimenta de tres perspectivas:
- Como el individuo se ve a sí mismo.
- Como los demás ven al individuo.
- Como el individuo percibe que es visto por los demás.

Autoconcepto
El autoconcepto es la opinión que un individuo tiene sobre sí mismo, la cual lleva asociada un juicio de
valor.
Es innato, se va formando con la experiencia y la imagen proyectada o percibida en los otros. Además,
depende del lenguaje simbólico.
Es un todo organizado donde el individuo tiende a ignorar las variables que percibe de él mismo que no
se ajustan al conjunto y tiene su propia jerarquía de atributos a valorar.
Es dinámico ya que puede modificarse con nuevos datos, provenientes de una reinterpretación de la
propia personalidad o de juicios externos.

Autoeficacia
Es la confianza en la propia capacidad para lograr los resultados pretendidos, se plantea a partir de la
determinación de las creencias que una persona tiene con respecto a su poder de afectar situaciones,
que influye fuertemente en la alimentación de una persona que realmente tiene para enfrentar los retos
de manera competente y las opciones que una persona tiene más probabilidades de hacer.

¿Como se relacionan estos conceptos con la autoestima?


Todos los conceptos anteriores son fundamentales para la formación de la autoestima, siendo esta el
conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento
dirigidas hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro
carácter.
Este se alimenta de distintas perspectivas de observación de uno mismo, de dichas perspectivas
destacan los conceptos previamente definidos, ya que permiten una perspectiva completa de uno
mismo, que es la que se conoce como autoestima.