Vous êtes sur la page 1sur 3

PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS

12 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor


nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo
peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia
la carrera que tenemos por delante,
2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe,
el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,
menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono
de Dios.
3Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de
pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se
canse hasta desmayar
El escritor a los Hebreos esta comparando la vida en Cristo a
una carrera, una carrera que se inició el dia en que Cristo
Jesús se apoderó de nuestro corazón, el dia que lo recibimos
como Señor y Dios, es una carrera que se ha que correr con
fe y con paciencia, porque no son cien metros, es una
maratón, no es una carrera corta, algunos llevan muchos
años y ahí van corriendo por la fe.
La figura que usa que presenta el escritor es la de un
estadio, en el que las graderías están llenas, todos los
asientos están copados, a esos que están ocupando la
silletería el escritor los llama “una grande nube de testigos”,
ahora quienes son esos testigos que están en las graderías?...
son todos aquellos que el escritor ha nombrado en el
capitulo 11, son hombres y mujeres también corrieron con fe
y paciencia, pero que terminaron su carrera y ahora el
escritor los coloca como ejemplos de fe y paciencia para que
nosotros seamos inspirados por su ejemplo y nos atrevamos a
correr como ellos lo hicieron, porque él que los ayudó a ellos
a terminar, también nos ayuda a nosotros.
Usted encuentra en la Sagrada Escritura las historias de
hombres y mujeres que le creyeron a Dios y a pesar de
enfrentaron situaciones muy difíciles y adversas sin embargo
creyeron hasta el final, entre ellos aparecen Abel, Enoc,
Noé, Abraham, Sara, Isaac, Jacob, José, Moisés, Gedeón,
Barac, Sansón, Jefté, David, así como Samuel y todos los
profetas… que corrieron su carrera con paciencia y… 33 que
por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron
promesas, taparon bocas de leones,
34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada,
sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas,
pusieron en fuga ejércitos extranjeros.
35 Lasmujeres recibieron sus muertos mediante
resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando
el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.
36 Otrosexperimentaron vituperios y azotes, y a más de esto
prisiones y cárceles.
37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos
a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de
pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados,
maltratados;
38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los
desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas
de la tierra.
39 Y
todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio
mediante la fe, no recibieron lo prometido;
40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para
que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.
Esa última frase quiere que aunque ellos terminaron ya su
carrera todavía no han recibido el premio, porque en la
premiación también vamos a estar todos nosotros, es decir la
fiesta de premiación no se inicia sino hasta cuando nosotros
estemos allá y todos juntos recibamos el galardón junto a
todos ellos…