Vous êtes sur la page 1sur 3

¿TIENE COLOMBIA UNA ESTRATEGIA DE ESTADO DE SEGURIDAD NACIONAL?

Mayor Juan Camilo Mazo Arboleda, Alumno CEM 2020 Aula “K”

“Definir y conformar un Sistema de Seguridad y Defensa Nacional, que adecue

efectiva y eficientemente los recursos con que cuenta el Estado (…)” (El Congreso de

Colombia 2001)

¡Un sueño hecho realidad! Una frase que encierra la materialización del poder

coercitivo y el respeto absoluto de lo público y lo privado ante las pretensiones ociosas de los

enemigos del Estado y de la comunidad. Decantar líneas de seguridad es cerrar las brechas de la

violencia y la involución, es la forma de mantener una ilusión y consolidar una gran nación.

Pensar que Colombia, por un instante en el siglo XXI, tuvo una Ley de Seguridad y

Defensa Nacional no es una ficción, fue una realidad que se desvaneció ante la Corte

Constitucional. La sentencia C-251-02 del 11 de Abril del 2002 declaró inexequible la citada ley

bajo argumentos de fondo y de forma. En los de fondo se expone la separación de poderes, la no

aceptación de la figura del poder nacional, las funciones de policía judicial a las Fuerzas Militares

y la configuración de los teatros de operaciones, enunciados que según la Corte chocan con la

naturaleza del sistema democrático colombiano. Aunado, a la enunciación de un vicio de forma,

pues la citada Ley afecta derechos y libertades, que deberían ser regulados bajo una norma cuasi-

constitucional, como lo es: una ley estatutaria. En este caso, el legislador lo hizo mediante una ley

ordinaria ¡Grave error!

Los Estados fuertes que priorizan la seguridad de la nación ante cualquier política

pública, legislan a favor de las fuerzas armadas de su nación. Es menester relacionar el caso del

Estado de Israel, que con su pequeña dimensión territorial en medio de un gran hostilidad,

permanece incólume aguantando todo asecho guerrerista vecinal. Este ejemplo no solo se
evidencia por la capacidad militar de su nación, sino porque desde su creación legislaron en favor

de la lógica de la seguridad, emitiendo ante la ausencia de una constitucional formal, un sin

número de leyes básicas que formaron el Estado actual, dentro de las cuales está la del Ejército.

Colombia, pese a las nueve guerras civiles, el periodo de violencia, las 15 constituciones

en su vida republicana producto de batallas y dictadores y un conflicto interno por más de medio

siglo, ha demostrado la hegemonía de la seguridad por encima de cualquier otro precepto social.

Es decir, la seguridad en Colombia día a día se erige como el requisito más importante para la

existencia. Por tanto, no es ajeno que la Corte Constitucional en la sentencia T-078-13 confirma

lo dicho desde el 2003 y 2010 ratificando la seguridad como un valor constitucional, que se erige

desde el preámbulo de la Carta donde indican que “fue voluntad del pueblo soberano asegurar la

vida, la convivencia, y la paz (…)”. Nominarla como valor representa “el catalogo axiológico a

partir del cual se deriva el sentido y la finalidad de las demás normas del ordenamiento jurídico”

(Dowrkin 1985, 5 y ss), precepto adoptado por la por la Corte mediante sentencia T-406-92.

No siendo suficiente, también se clasificó como un derecho personal y colectivo,

generando obligaciones del Estado para su materialización en la vida en comunidad. Es así, como

acertadamente existió en Colombia la seguridad democrática, política amada por muchos y

atacada por otros.

En consecuencia, las políticas diseñadas por el gobierno nacional son tal sólo un

esfuerzo minúsculo de la estrategia debida. No desconociendo el esfuerzo de políticas como la de

la prosperidad o la de legalidad, emprendimiento y equidad, tenemos que argüir que las

definiciones dadas por la Corte son letra muerta y poesía romántica de guerra, pues ante la

ausencia de un estatuto de seguridad estatal, nunca podremos afirmar una real existencia de la

estrategia de Estado de Seguridad Nacional.


Trabajos citados

Bohórquez Mahecha, Omar Eduardo. Lecciones de Jurisprudencia en Tiempos de Guerra y de

Terrorismo: La Corte Suprema de Justicia de Israel. Bogotá, D.C.: Ediciones Jurídicas

Andres Morales, 2013.

Dowrkin, Ronald. Cuestioni Di Prinicipio. Milano: Il Saggiatore, 1985.

El Congreso de Colombia. «Ley 684 del 2001 Por la cual se expiden normas sobre la

organización y funcionamiento de la seguridad y la defensa nacional y se dictan otras

disposiciones. .» Ley de Seguridad y Defensa Nacional . Bogotá, D.C:

http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0684_2001.html, 13 de Agosto

de 2001.

Sentencia C-397-02. Referencia: expediente D-3755 (Corte Constitucional. Magistrado Ponente:

Dr. Alvaro Tafur Galvis, 22 de Mayo de 2002).

Sentencia T-078-13. T-3627445. Magistrado ponente: Gabriel Eduardo Mendoza Martelo (Corte

Constitucional., 14 de Febrero de 2013).

Sentencia T-406-92. REF. Expediente T-778. Magistrado Ponente: Ciro Angarita Baron (Corte

Constitucional, 5 de Junio de 1992).

Valencia Villa, Hernando. Cartas de Batalla. Bogotá D.C.: Panamericana Editorial, 2014.