Vous êtes sur la page 1sur 5

DIVERSIDAD CULTURAL

Diversidad cultural es un principio que reconoce y legitima las diferencias culturales entre
diversos grupos humanos, así como la existencia, convivencia e interacción entre
diferentes culturas dentro de un mismo espacio geográfico. A través de la diversidad
cultural se pueden apreciar las diferentes expresiones culturales propias de un pueblo,
país o región que, a su vez, han sido modificadas o afectadas por las expresiones
culturales provenientes de otros territorios gracias a diversos factores.
Por ello, se puede afirmar que la diversidad cultural posee la cualidad de aceptar y
compartir, de manera recíproca, características propias de una u otra cultura en un
espacio geográfico en particular. Por tanto, el concepto de diversidad cultural está
íntimamente relacionado con los significados de identidad cultural, interculturalidad y
multiculturalidad, que implican el contacto entre diversas lenguas, etnias, religiones,
expresiones artísticas, valores, gastronomías, cosmovisiones, entre otros.
Estos contactos e intercambios de conocimientos y expresiones enriquecen el capital
cultural de un país o región. En este sentido, la diversidad cultural es considerada por la
Unesco como un patrimonio cultural de gran valor y que dio origen a la Declaración
Universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural, en el año 2001, la cual ha ampliado la
posibilidad de crear diferentes políticas culturales nacionales e internacionales.
Asimismo, tras dicha Declaración se estableció por la Unesco el día 21 de mayo como el
Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo. Por otra parte, cabe
mencionar que la diversidad cultural es la consecuencia de diferentes procesos de tipo
histórico, político, social, económico y tecnológico, que han contribuido de una u otra
manera al encuentro de diferentes culturas e, incluso, a la desaparición de otras de menor
envergadura. La diversidad cultural ha fomentado el reconocimiento de aquello que
resulta ajeno, así como, el intercambio de conocimientos y de valores como, el respeto, la
tolerancia, la comprensión y la convivencia entre los diferentes grupos de personas que
viven en un mismo espacio. Entre los temores que despierta la diversidad cultural pueden
señalarse la posible configuración de una cultura homogénea, en la que se pierdan las
identidades culturales de los grupos minoritarios sobre los dominantes.

CAUSAS DE LA DIVERSIDAD CULTURAL


La diversidad cultural inicio como un proceso lento que con el pasar del tiempo y el
desarrollo de las actividades humanas ha tomado una velocidad indetenible.
Por ejemplo, la diversidad cultural existe desde los procesos de invasiones, batallas y
conquistas de nuevos territorios en los que hubo encuentros de personas de distintas
procedencias. En la actualidad, la diversidad cultural está en todas partes y ha permitido el
desarrollo de nuevos conocimientos.
Como ejemplos de países con gran diversidad cultural están Australia, China, Brasil,
Estados Unidos, México, entre otros. Por otro lado, las actividades económicas y políticas
también han impulsado la diversidad cultural a través de diversos medios. Asimismo, el
desarrollo industrial y tecnológico que ha sido motivo de las migraciones en busca de
mejores empleos, intercambios académicos y demás oportunidades que permitan el
crecimiento personal del individuo. Finalmente, el proceso de globalización es un factor de
suma importancia en la diversidad cultural. Este fenómeno ha modificado las
comunicaciones, las relaciones internacionales, los medios de transporte, el intercambio
de información, los sistemas económicos y políticos y, la cultura.

PREJUICIOS CONTRA LA DIVERSIDAD CULTURAL


La diversidad de lenguas y formas de vida es vista por muchas personas como un
inconveniente, cuando no como una amenaza, como un peligro. Mayor Zaragoza (2000),
en el libro "Un mundo nuevo", reconoce que la diversidad lingüística ha sido y sigue
siendo víctima de fuertes prejuicios. Su eliminación ha sido considerada por muchos una
condición indispensable para la comunicación y entendimiento entre los seres humanos,
como expresa muy claramente el mito de la "Torre de Babel", que atribuye la pluralidad
de lenguas a un castigo divino. La conocida expresión italiana "traduttore - traditore"
(traductor - traidor) refleja bien esta desconfianza en la comunicación inter-lenguas, que
se traduce en la imposición política de lenguas oficiales únicas como supuesta garantía de
la unidad de las poblaciones de un Estado. A esta desconfianza se une el rechazo de la
"pérdida de tiempo" que supone, por ejemplo, aprender varias lenguas. Sin embargo
todos los expertos, nos recuerda Mayor Zaragoza, coinciden en reconocer que los
bilingües suelen poseer una maleabilidad y flexibilidad cognitivas superiores a los
monolingües, lo que supone una importante ayuda para su desarrollo mental, no una
pérdida de tiempo. Y ello es así porque cada lengua constituye una estructura de
pensamiento que posee características y potencialidades específicas. Pensar en varias
lenguas supone un ejercicio de adecuación a esas diferentes estructuras, favoreciendo la
adquisición de una mayor flexibilidad mental. Pero las ventajas de la diversidad cultural
no se reducen a las de la pluralidad lingüística. Es fácil mostrar que la diversidad de las
contribuciones que los distintos pueblos han hecho en cualquier aspecto (agricultura, la
cocina, la música, la arquitectura, las artes visuales…) constituye una riqueza para toda la
humanidad. Como señalan Sen y Kliksberg (2007, p.36), “la principal fuente de esperanza
en la posible armonía en el mundo contemporáneo radica en la pluralidad de nuestras
identidades”. Un primer paso importante en la defensa de esa pluralidad fue la
Convención del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, un tratado internacional aprobado
por la UNESCO en 1972 destinado a promover la identificación, protección y preservación
del patrimonio cultural y natural de todo el mundo considerado especialmente valioso
para la humanidad
DIVERSIDAD CULTURAL Y DERECHOS HUMANOS
Conviene aclarar que la defensa de la diversidad cultural no significa aceptar que todo
vale, que todo lo que los pueblos crean sea siempre bueno. Lo que es siempre bueno, en
cualquier dominio, es la diversidad… si es auténtica, es decir, si no hay imposición forzada
de unas formas sobre las otras. Y cabe afirmar eso, entre otras razones, precisamente
porque no todo vale. A menudo es el contacto entre diferentes culturas lo que permite
cuestionar los aspectos negativos y aprovechar los positivos de cada una de ellas.
Podemos concluir que la diversidad cultural es siempre positiva en sí misma porque nos
hace ver que no hay una única solución a los problemas, una única ley incuestionable… y
eso nos autoriza a pensar en distintas posibilidades, a optar sin quedar prisioneros de una
única norma. Con otras palabras, en situaciones de libertad, ninguna peculiaridad cultural,
digamos "regresiva", acaba imponiéndose a otras más avanzadas, más satisfactorias para
la generalidad de las personas.
Algunos se preguntan, sin embargo, si ello no supone una homogeneización, una pérdida
de diversidad cultural. ¿No se puede caer en etnocentrismos estrechos? ¿Por qué, por
ejemplo, hay que imponer a otros pueblos los derechos humanos propios de la civilización
occidental?
Para empezar, los derechos humanos, no pertenecen a la cultura occidental; son el fruto
reciente y todavía incompleto de una batalla contra las tradiciones opresivas presentes
en todas las culturas. Y se apoyan en elementos liberadores presentes también en las
diversas culturas. No se puede hablar, como han hecho algunos líderes políticos, de la
"superioridad de la tradición cultural occidental" porque respeta los derechos humanos y
reconoce la igualdad de derechos de ambos sexos… olvidando que hasta hace muy poco
ninguna mujer tenía derecho a votar, ni podía viajar a otro país, ni tampoco realizar una
transacción económica de alguna entidad sin permiso del marido, y olvidando también
que en esos países de “tradición cultural occidental” algunos derechos humanos
reconocidos son frecuentemente violados.

LA DIVERSIDAD CULTURAL, PATRIMONIO COMÚN DE LA


HUMANIDAD
Esta importancia dada a la diversidad cultural quedó reflejada en la Declaración
Universal de la UNESCO sobre la diversidad cultural-2001 adoptada por la 31 reunión de la
Conferencia General de UNESCO, celebrada en París el 2 de noviembre de 2001. Como se
señala en la presentación de dicha declaración, “Se trata de un instrumento jurídico
novedoso que trata de elevar la diversidad cultural a la categoría de ‘Patrimonio común de
la humanidad’ y erige su defensa en imperativo ético indisociable del respeto de la
dignidad de la persona”. Como seguimiento a esta Declaración, la Asamblea General de
Naciones Unidas (Resolución 57/249) proclamó el 21 de Mayo como Día Mundial de la
Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo. En el año 2003, los Estados Miembros
pidieron a la UNESCO que continuara su acción normativa para defender el contenido de
dicha Declaración. Como fruto de un amplio proceso, la Conferencia General de la
UNESCO, reunida de nuevo en París del 3 al 21 de octubre de 2005, aprobó la Convención
sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, un
instrumento jurídico internacional que entrará en vigor tres meses después de su
ratificación por 30 Estados. Como se señala en la web de UNESCO, dicha Convención se
propone “reafirmar los vínculos que unen cultura, desarrollo y diálogo y crear una
plataforma innovadora de cooperación cultural internacional”. Con este fin, el texto
reafirma el derecho soberano de los Estados a elaborar políticas culturales con miras
a "proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales", por una parte, y
a "crear las condiciones para que las culturas puedan prosperar y mantener interacciones
libremente de forma mutuamente provechosa”.

PAÍSES SUPERDIVERSOS
La diversidad cultural es difícil de cuantificar, pero es un buen indicador del número de
lenguas habladas en una región o en el mundo como un todo. En el estudio que Sarúkhan
publicaron que retoma el estudio llamado Ethnologue (Gordon, 2005) en donde se listan
los siguientes países como aquellos con mayor número de lenguas habladas en su
territorio: Papúa Nueva Guinea (820 lenguas), Indonesia (737), Nigeria (510), India (415),
México (291), Camerún (279), China (235), Australia (231), República Democrática del
Congo (214), Brasil (188), Ecuador (120) Filipinas (171), Estados Unidos de América (162),
Perú (47), y República Dominicana (40).2

RASGOS DISTINTIVOS
El idioma está cargado de la cultura que lo engendró. Las culturas se distinguen en rasgos
fundamentales que sirven para acotar sus características primordiales, a saber:
 Raza. En muchos casos, la semejanza racial (fenotípica) forma parte de
los valores de una cultura, que reconoce a sus semejantes a partir de la semejanza
física. Sin embargo, a medida que avanza la historia y la mezcla racial se produce, o
en el caso de las naciones fruto de mestizaje, este criterio es cada vez más difícil de
identificar en una supuesta “pureza”.
 Lengua. El idioma en que una cultura se expresa está cargado de la cultura que lo
engendró (o de la que lo impuso) y de los accidentes históricos y culturales que
hayan ocurrido desde entonces a las sociedades que lo hablan.
 Religión. La religiosidad, misticismo y ritualidad, así como la cosmovisión
específicas, son rasgos distintivos de la manera de ver el mundo de una cultura.
 Gastronomía. La manera de comer, los métodos de preparación, los platos
predilectos y los alimentos prohibidos, todo forma parte de la cultura.
 Arte y folclore. Las manifestaciones artísticas y folclóricas de
una comunidad específica, su vestimenta, sus ritos iniciáticos, en los que reflejen
sus creencias, valores e idiosincrasia, forman parte de sus manifestaciones
culturales.
 Historia. Los relatos propios, los mitos tradicionales, así como la historia oficial de
la etnia, nación o región, constituyen también un elemento indispensable para la
cultura.

ÁREAS DE DIVERSIDAD CULTURAL

Existen regiones de mayor diversidad cultural que otras, entre las cuales están:

 Ciertos países latinoamericanos. Como Perú, Bolivia o México, países en que


permanece mucha de la riqueza cultural precolombina, que en otras regiones fue
arrasada por los conquistadores españoles o fusionada en un crisol mestizo, como
en el Caribe.
 Los balcanes. La región de Europa del Este es rica en culturas diversas y lenguas
variadas, que alguna vez estuvieron aglutinadas por gobiernos totalitarios (como el
de la Yugoslavia comunista) y hoy en día pueden expresar más libremente sus
diferencias.
 Asia menor. Otra región de altísima diversidad cultural, en donde convergen
religiones distintas como el budismo, hinduismo y las diversas tradiciones
de filosofía oriental.
 La ex URSS. El territorio que anteriormente ocupara la Unión Soviética de
Repúblicas Socialistas (URSS) es hoy una diversidad de naciones con historias,
culturas y lenguajes distintos.

IMPORTANCIA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL PARA EL DESARROLLO DE


LOS PAÍSES

La diversidad cultural favorece el desarrollo del país, gracias a la amalgama de recursos


étnicos, tradiciones, sociales, flora, fauna, regiones y paisajísticos. Por esto las diferencias
incorporan un potencial positivo, ya que son el medio por el que se complementan los
unos a los otros para crear soluciones que nos permitan convivir en los entornos naturales
y sociales. Es importante destacar que tres cuartas partes de los mayores conflictos tienen
una dimensión cultural, por ello superar la división entre las culturas