Vous êtes sur la page 1sur 4

República Bolivariana De Venezuela

Ministerio Del Poder Popular Para La Educación Universitaria, Ciencia Y Tecnología


Universidad Politécnica Territorial Del Estado Lara Andrés Eloy Blanco
Barquisimeto Edo. Lara

Ensayo
Participantes:
Álvarez Andrés C.I: 25.814.099
González Joselin C.I: 27.539.691
Landaeta Dajosmer C.I: 18.526.776
Piña Joswald C.I: 25.570.090
Rodríguez Josué C.I: 27.868.494
Zavarce Olga C.I: 24.160.732
Profesor:
Ángel Bastida
Materia:
Tributación
Sección:
PNF CO2301

Barquisimeto, Marzo de 2020


Dentro del ámbito tributario, en relación con los impuestos y las obligaciones fiscales,
el sujeto activo (el Estado o la Administración Pública en su caso) será quien reclame el
pago de los tributos legales dado a que para hablar del sujeto activo tenemos que señalar al
sujeto pasivo continuamos abordando este tema explicando sobre el dicho sujeto pasivo ya
que este en una relación jurídica es la persona (física o jurídica) que tiene que hacer frente a
una obligación a favor de otra parte.

Por lo tanto, este concepto surge en un vínculo jurídico entre dos partes (como puede
ser un contrato) en contraposición a la figura del sujeto activo que será la persona que tiene
derecho a exigir el cumplimiento de la obligación al sujeto pasivo.

Por ejemplo, si dos personas han firmado un contrato de compraventa de una vivienda,
la persona que vende es el sujeto activo y el comprador será el sujeto pasivo que tiene la
obligación de pagar la cantidad acordada.

Entrando en el ámbito jurídico surgen o nacen otras series de obligaciones como el


hecho imponible ya que Esta situación o hecho imponible obliga a un individuo o una
empresa (conocido como obligado tributario) a presentar y pagar un determinado tributo
(ya sea un impuesto o una tasa). El Código Orgánico Tributario (COT) en su artículo 36 lo
define como "el presupuesto establecido en la ley para tipificar el tributo, y cuya realización
origina el nacimiento de la obligación tributaria". Ya de forma específica cada ley tributaria
define el hecho imponible que dará nacimiento a la obligación tributaria que la misma
regula. Así tenemos hecho imponible que corresponde al IVA, ISLR, el Impuesto a las
Grandes Transacciones y para los tantos otros tributos que configuran el sistema de
obligaciones tributarias en el país.

En el ámbito económico, el tributo es entendido como un tipo de aportación que todos


los ciudadanos deben pagar al Estado para que este los redistribuya de manera equitativa o
de acuerdo a las necesidades del momento. Exceptuando algunos casos, los tributos se
pagan mediante prestaciones monetarias y se pueden agrupar en tres categorías: impuestos,
contribuciones y tasas.
Según la Ley General Tributaria, los impuestos son tributos exigidos sin
contraprestación, cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos de
naturaleza jurídica o económica que ponen de manifiesto la capacidad contributiva del
sujeto pasivo como consecuencia de la posesión de un patrimonio, la circulación de bienes
o la adquisición o gasto de la renta. Es decir, que los impuestos son pagos que se realizan
porque se demuestra la capacidad de hacer frente al pago para financiar con ello la
administración pública.

Los impuestos se pueden clasificar en:

 Directos (como el IRPF) e indirectos (como el IVA).


 Personales (porque el contribuyente paga por su capacidad global) y reales (el
contribuyente paga por un hecho que demuestra su capacidad).
 Objetivos (no tienen en cuenta la capacidad del contribuyente) y subjetivos (la
tienen en cuenta).
 Periódicos (se pagan más de una vez en el tiempo) y en instantáneos (se pagan
una vez por unos hechos).

Otro tipo de tributos son las contribuciones especiales, cuyo hecho imponible consiste
en la obtención por el sujeto pasivo de un beneficio, un aumento de valor de sus bienes por
la realización de obras públicas, el establecimiento o ampliación de servicios públicos. Es
decir, se trata de tributos (pagos a la administración) que se hacen porque se ha recibido
una contraprestación, siendo ésta la mayor diferencia que hay con los impuestos. Ejemplo
de ello podría ser una parada de metro que revalorice un terreno, el asfaltado de una calle o
la construcción de una plaza. Asimismo, los ingresos recaudados han de dedicarse a
sufragar los gastos de la obra o servicio que han hecho exigir la obra.

Y por último, las tasas, que son contribuciones económicas que hacen los usuarios de
un servicio prestado por el estado en sus distintos niveles: estatal, autonómico o local.
Algunos tipos de tasas serían, por ejemplo, el abastecimiento de agua, un vado permanente,
o unas tasas judiciales. Cabe destacar en este punto que la tasa no es un impuesto, sino el
pago que una persona realiza por la utilización de un servicio, por tanto, si el servicio no es
utilizado, no existe la obligación de pagar.

El estudio de los tributos no resulta importante sólo para aquellos interesados en sus
finanzas personales, sino que también sirve para comprender muchas de las decisiones que
se toman desde el ente público, en el que la financiación depende de manera casi exclusiva
de lo que recauda con estos tributos. Por otro lado, entender el tipo de tributo que se está
pagando ayuda al ciudadano a entender el por qué la administración lo está cobrando y
cuánto deberá pagar por el mismo.

Venezuela es un país cuya principal fuente de ingresos siempre a derivado del


petróleo, de los hidrocarburos y de la explotación de los recursos no renovables, pero que
con el pasar del tiempo estos ingresos provenientes de los recursos petroleros se hicieron
insuficientes y cambiantes para la Nación, por lo que le abre paso a una nueva búsqueda de
financiamiento necesario para el logro de sus objetivos, que no son más que la de
incrementar los ingresos estatales.

Por esta razón nace de manera indispensable para el Estado la exigencia del pago de
los tributos, otorgándole un carácter obligatorio al mismo, debido a que tiene como
finalidad lograr el bienestar colectivo, tanto generando una mejor protección económica
como elevando el nivel de vida del país .

Por otro lado el no pagar los tributos trae como consecuencia varias sanciones tales
como la imposición de multas, el cierre de establecimientos, decomisos de mercancías,
privación de libertad, etc. regidas por la ley bien sea por la Constitución Nacional o el
Código Tributario Venezolano.