Vous êtes sur la page 1sur 1

23.

LA CRISIS DEL PARLAMENTARISMO; NEUTRALIDAD EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL


1. LA NEUTRALIDAD EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.

Tras Canalejas, Alfonso XIII elige jefe de gobierno al conde de Romanones y después a Eduardo Dato, que declara la
neutralidad del país por el aislamiento diplomático, la debilidad económica y la incapacidad militar. Esta decisión
favoreció la expansión económica al convertirse en abastecedora de los países que luchaban, pero también provocó
una subida de precios que llevó a una pérdida de poder de las clases trabajadoras. Ello incrementó la agitación social
y el auge del movimiento obrero.

2. LA CRISIS DE 1917.
Esta crisis evidenció los problemas del país y originó una crisis militar, política y social.

- La crisis militar. Surge ante el malestar de los militares por el proyecto de reforma que pretendía reducir el número
de oficiales, por la escasez de productos, por los bajos salarios y por el sistema de ascensos. Este descontento se
cristaliza con la formación de Juntas de Defensa que dan un ultimátum al gobierno, obligando a Dato a reconocer las
demandas y a ellas como representantes del ejército.

- La crisis política. La protagoniza la Asamblea de Parlamentarios al intentar cambiar el régimen político. Surge ante
la suspensión de las garantías constitucionales, la imposición de la censura y el cierre de las Cortes. Cambó convoca
una Asamblea para formar un gobierno provisional y celebrar Cortes constituyentes, pero la Guardia Civil la disuelve
y la Lliga Regionalista acaba pactando.

- La crisis social. Los líderes de la UGT y CNT publicaron un manifiesto que declaraba la huelga general para constituir
un gobierno que convocase Cortes constituyentes. La huelga fracasa y el ejecutivo saca las tropas a la calle,
provocando un enfrentamiento que fue duramente reprimido. Ello provoca la dimisión de Dato y el rey forma un
gobierno en el que participan los nacionalistas catalanes.

3. LA CRISIS DEL RÉGIMEN PARLAMENTARIO (1918-1923).


La crisis de 1907 y la crisis económica tras la 1ª Guerra Mundial fracturan el régimen. La descomposición de los
partidos dinásticos dificultó la formación de gobiernos estables, a lo que se une el desastre de Annual.

- La conflictividad social. En 1918, los campesinos andaluces intensifican sus movilizaciones dando lugar al trienio
bolchevique, lo que supuso un movimiento sindical que fue reprimido por el gobierno.

El momento más álgido se alcanzó en Barcelona en 1919 con la huelga de la empresa eléctrica “La Canadiense” que
deriva a una guerra social entre patronos y obreros. La patronal responde con el cierre de empresas y la creación de
un cuerpo armado. Los actos terroristas y la violencia callejera sumieron a la ciudad en una espiral de violencia. El
ejecutivo declara al país estado de guerra, suspende las garantías constitucionales, cede el orden público a los
militares y aplica la ley de fugas. Ello favorece la creación de sindicatos libres y contrarrevolucionarios, que
asesinaron a los principales líderes de movimiento obrero. Los anarquistas respondieron con la acción directa,
generando una ola de violencia, hasta que acaban con la vida de Dato en 1921.

- El desastre de Annual (1921). El general Fernández Silvestre se adentró en la parte central del Rif, donde las tropas
son cercadas y derrotadas en Annual. Ello provocó la oposición de los partidos de izquierdas que pedían una
investigación (Expediente Picasso). Las responsabilidades también cayeron sobre el rey, que le hizo caer en
descrédito.

Como solución algunos sectores del ejército provocan un golpe de Estado en 1923, liderado por Miguel Primo de
Rivera que es nombrado por el monarca presidente de un Directorio Militar.