Vous êtes sur la page 1sur 3

La Psicometría es una rama de la psicología y es una ciencia cuyo objeto

es medir los aspectos psicológicos de una persona (conducta humana),


como son: rasgos de la personalidad, el conocimiento, las habilidades,
capacidades mentales, estado de opinión o actitud. La psicometría en la
psicología es una herramienta necesaria y fundamental, en este caso
podemos analizar y llevar a cabo las variables psicosociales en la que el
infante ha crecido y en el cual  ha sido afectado tanto físico como
emocionalmente por estos tipos de abusos llevándolos a tener ciertos
trastornos como la depresión y el aislamiento lo cuales pueden ser
temporales si son tratados a tiempo.   
Hay muchos estudios hoy en día que aportan a la salud mental entre eso
está la psicometría, esta se deriva de una serie de test las cuales nos
pueden aportar gran información sobre las variables ya sea niño o
adolecentes que se encuentre pasando por una depresión y tratando de
enfrentar o desvanecer un abuso sexual; el objetivo de la psicometría es
cambiar los hechos en datos para que puedan ser representados en
valores numéricos sobre las respuestas obtenidas por medio de
conjuntos psicométricos que demuestran la valoración cuantitativa de
los fenómenos psicológicos, desde que empezó a funcionar la
psicometría todas las áreas la han querido aplicar para desarrollar,
descubrir, explorar y ampliar la experiencia que se tiene como psicólogo,
mejorando su campo de acción.

Se considera abuso sexual infantil cualquier interacción entre un niño* y


un adulto (u otro niño) en donde el niño es utilizado para estimular
sexualmente al abusador o a un observador. El abuso sexual puede
involucrar contacto físico o puede también ocurrir sin contacto físico. El
contacto físico puede incluir tocar la vagina, pene, senos o nalgas, sexo
oral y/o penetración sexual. El abuso sexual sin contacto físico puede
incluir voyerismo (tratar de ver el cuerpo desnudo del niño),
exhibicionismo (el abusador muestra sus partes privadas ante un niño) o
exponer al niño pornografía. A menudo los abusadores sexuales no usan
fuerza física y pueden utilizar juegos, engaños, trucos u otros métodos
de chantaje para engatusar o engañar a los niños y mantenerlos
callados. Los abusadores sexuales suelen usar tácticas persuasivas y
manipuladoras para engatusar a los niños. Estas tácticas – conocidas
como “preparación” (en inglés llamadas child grooming) – pueden incluir
comprarles regalos u organizar ciertas actividades especiales, lo cual
puede confundir aún más a la víctima. El maltrato y el abuso infantil
también es percibido a través del castigo, humillación y abuso físico o
psicológico, así como el descuido y el trato negligente sobre el niño, la
niña, el adolescente, aún desde la gestación; para poder contrarrestar
este tipo de abusos; para intervenir se debe identificar los factores
psicosociales asociados al abuso y asi dar a conocer a los padres o al
tutor encargado del cuidado del menor el desarrollo de implementar
estrategias de información dirigida para toda la población, pero en
especial a niños con el fin de que se apropien de la ruta de atención y
que además se atrevan a reportar en caso de que un niño niña o
adolescente se encuentra en situación de maltrato o corra el riesgo de
sufrirlo y la implementación de estrategias de prevención en
problemáticas como la violencia intrafamiliar , el maltrato de niños niñas
y adolescentes.

La psicología ha ido asumiendo un rol activo para desarrollar ideas,


técnicas e intervenciones desde la prevención hasta el diagnóstico y
tratamiento del Abuso sexual Infantil, con la aplicación de la evaluación
pericial donde se realiza el análisis del comportamiento humano por
parte de la ley, para conocer más de cerca y a fondo los hechos,
permitiendo determinar el estado de salud mental del adulto o el niño se
evalúa si hay secuelas psicológicas de algún acontecimiento traumático,
se construye de puntos fundamentales (Maffioletti, F., Salinas, M., 2005):

 Psicodiagnóstico: Es la descripción de la persona o el niño


evaluada, en cuanto a su funcionamiento cognitivo, afectivo,
social, familiar, historia de desarrollo, de salud, escolar, de
comportamiento y cualquier otro dato de relevancia y/o interés. La
metodología aplicada para obtener la información es la entrevista
forense y la psicometría por medio de diversos test y pruebas.
 Contexto: Es la descripción que permitirán situar los hechos
investigados en un escenario concreto. El análisis se divide en dos
áreas de contenidos: el primero se relaciona con todo lo referente
al delito denunciado. La otra área temática, hace referencia al
contexto de desarrollo del examinado, su historia vital, en donde
se instala la ocurrencia de los hechos investigados.
 Análisis de la credibilidad del niño: Se realiza la valoración por
un psicólogo, del grado de ajuste del relato a criterios de realidad
definidos a priori. Sin embargo, se entiende que la ausencia de
criterios de credibilidad no implica necesariamente un relato
ficticio ya que existen diversos factores que pueden influenciar el
tipo y/o la cantidad de información que se entrega respecto de los
hechos estudiados. Este último pilar de la pericia psicológica en
abuso sexual infantil será mayormente desarrollado a
continuación.

Dentro de las formalidades de la práctica pericial psicológica se pueden


mencionar las siguientes:

 Aceptación: El psicólogo acepta el cargo de perito para estudiar,


valorar o diagnosticar a una o varias personas entre ellos niños.
 Juramento: en este acto, el psicólogo, en cumplimiento de la
legalidad, jura o promete desempeñar bien y fielmente su cargo,
garantizando, de esta forma, la objetividad y la ética profesional.
 Citación: Convocar al psicólogo en una fecha donde debe estar
terminado el informe, así como el día y la hora en que debe
comparecer al acto del juicio oral.
 Ratificación: Un acto procesal donde las personas intervinientes
en un juicio (testigos, peritos, etc.) son llamados para confirmar lo
ya declarado (el informe escrito ya emitido).