Vous êtes sur la page 1sur 26

CAPITULO II

MARCO TEORICO REFERENCIAL

Antecedentes dela Investigación

Antecedentes Nacionales
Maurera, D (2015) Realizo una tesis para la obtención de un doctorado Doctorado
de Ciencias Sociales Mención Salud y Sociedad. Teniendo como intencionalidad
Mostrar los escenarios de vida y la tuberculosis como patología social de los
habitantes del municipio Carlos Arvelo del Estado Carabobo. Está orientada por la
matriz epistémica fenomenológica desde la perspectiva de Ponty, enmarcado en el
paradigma interpretativo, con el enfoque hermenéutico de Ricoeur. A los informantes
claves se le realizo entrevista cara a cara como parte del proceso de recopilación de
vivencias. Se empleó la categorización para el análisis, interpretación, y reflexión de
las experiencias. En la revelación de experiencias: Reflexionaron sobre el valor de la
vida y la salud y en tener una vida humana digna. Desde una mirada transdisciplinaria
se lograría facilitar y potenciar las posibilidades del individuo para la comprensión de
la vida, el rescate de su salud, de la actividad social y laboral, protegiendo el
ambiente, construyendo viviendas dignas y espacios para la recreación, creando
valores y generando prácticas culturales solidarias. Palabras clave: Tuberculosis,
Percepción, Escenarios de vida, Patología social.
La investigación anterior es relevante para el presente trabajo, porque destaca
la importancia que necesita y debe conocer cada usuario para poder evitar la
patología.

AMPLIAR ANALISIS
Teran, A (2014) Realizo un trabajo investigativo titulado propuesta de un programa
educativo sobre el tratamiento antituberculoso como medida terapéutica comunitaria
dirigido a pacientes/usuarios que llevan control el servicio de Neumotisiologia de los
Valles de Ocumare del Tuy Estado Miranda. El objetivo de la investigacion se
estableció en función de hacer una propuesta de un programa educativo sobre el
tratamiento antituberculoso como medida terapéutica comunitaria dirigido a
pacientes/usuarios que llevan control en el servicio de Neumotisiología de Los Valles
de Ocumare del Tuy Estado Miranda. La investigación es de tipo proyecto fiable el
cual previamente amerito el reconocimiento de datos por medio del uso de un
cuestionario tipo dicotómico conformado por (20) preguntas cuyas respuestas
corresponden a dos alternativas o respuestas (correctas o incorrectas). Para recoger la
información por medio de las respuestas registradas por los usuarios, ello requirió
previamente la validación por juicio de expertos y la aplicación de una prueba piloto,
con un resultado de (0,88), que determino su confiabilidad. De acuerdo a los
resultados obtenidos de la investigación desarrollada en el servicio de
Neumotisiología. Los Valles de Ocumare del Tuy, Estado Miranda, con los usuarios
de control en la consulta de tuberculosis pulmonar se hace la propuesta en la
búsqueda de un bien comunal al usuario, familia y comunidad
La investigación anterior es de importancia para el presente trabajo porque, ,
se aspira llevar conocimiento e información que es la tuberculosis para que asi
puedan tener cuidado, es importante destacar que esta enfermedad requiere de mucho
cuidado es por eso que los pacientes deben tener muchas medidas preventivas ya que
es contagiosa nosotros como enfermeros debemos informarle todo lo que tenga que
ver acerca de esta enfermedad tales como, la higiene el cuidado que deben tener con
esto y el tratamiento que deben llevar durante su proceso medico.

AMPLIAR ANALISIS
Antecedente Internacional
Bases Teóricas

Tuberculosis
La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa granulomatosa crónica
producida por el Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, que se localiza
generalmente en el pulmón, aunque puede afectar otros órganos. S e transmite de
persona a persona por inhalación de aerosoles contaminados por el bacilo, que han
sido eliminados por los individuos enfermos al toser, estornudar o hablar.
Dentro de este contexto, Caminero, J. (2015) describe que la tuberculosis
“sigue siendo la enfermedad más importante, con cifras actuales de 2.300 millones y
fallecidos 1,5 millones.” (P. 2). Es decir, a pesar de que el diagnostico precoz y el
tratamiento adecuado lograría la curación en la mayoría de los pacientes, con la
consiguiente disminución de las fuentes de infección y el riesgo de contraer la
enfermedad en la población, la falta de detección de casos, los abandonos del
tratamiento y, más recientemente, la aparición de resistencia a los fármacos
antituberculosos tradicionales, generan que la tuberculosis en la actualidad siga
siendo un importante problema de salud pública, por el daño que provoca,
principalmente como causa de enfermedad y también como causa de muerte.
Se calcula que la tercera parte de la población mundial está infectada por el bacilo
que causa la TB. Esta patología es la segunda principal causa de muerte por
enfermedades infecciosas en el mundo después del VIH.
De acuerdo con La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en
el año 2012 se produjeron 8,6 millones de casos y 1,3 a 1,5 millones de muertes. En
Argentina, durante el año 2012 se notificaron 10.244 casos nuevos y 703 muertes por
TB. En nuestro país, aproximadamente 4 de cada 100 personas que consultan por
síntomas respiratorios tienen tuberculosis. Este porcentaje varía entre 1,1% y 8%
según zonas de menor o mayor incidencia.
En este mismo orden de ideas, La infección tuberculosa es el resultado del
contacto de Mycobacterium tuberculosis (MT) con un determinado individuo, dando
lugar en su organismo a una respuesta inmune tipo hipersensibilidad celular
retardada. Este estado de sensibilización se diagnostica mediante la prueba de la
tuberculina. Las personas infectadas no presentan ni síntomas, ni signos ni hallazgos
radiológicos que sugieran enfermedad activa. Un 10-15% de estos individuos
tienen riesgo de desarrollar enfermedad a lo largo de su vida (infección tuberculosa ).
La enfermedad tuberculosa se caracteriza por la presencia de síntomas, signos
y hallazgos radiológicos que sugieren enfermedad activa. Los síntomas, signos y
hallazgos radiológicos dependerán de la localización de la enfermedad. Nos vamos a
referir en el presente capítulo exclusivamente a la localización pulmonar

Etiología
Con el nombre de Tuberculosis se designa la enfermedad infecciosa causada
por bacilos del genero Mycobacterim (bacilo de Koch) incluidos, en el denominado
complejo Mycobacterium tuberculosis (M.tuberculosis, M.Bovis y M. aricanum) y
por otras especies de microbacterias oportunistas potencialmente patógenas para el
hombre.
En este mismo orden de ideas, el mycobacterium tuberculosis pertenece a la
familia Mycobacteriaceae junto con M.africanum, M.bovis y M. microti constituyen
el complejo de bacterias causantes de la tuberculosis (TB). El mismo es capaz de
sobrevivir durante meses en el esputo mantenido en un lugar fresco y oscuro, y
durante semanas en materiales como alfombras, cadavares, abonos, papel o ropa, o
bien formando parte del polvo.
Asi mismo, Se caracteriza además por ser sensible al calor, a la luz solar ya la
luz ultravioleta, pero es resistente al frio a la congelación y a la desecación. Este
bacilo habitualmente ingresa al organismo a través de las vías respiratorias, llegando
a los pulmones y a otras partes del cuerpo. La tuberculosis se desarrolla en el
organismo humano en dos etapas. La primera etapa ocurre cuando una persona que
está expuesta a contagio, es infectada; la segunda etapa ocurre cuando la persona
infectada desarrolla la enfermedad. El desarrollo de la tuberculosis después de una
infección por bacilos tuberculosos, es en ocasiones prevenida por las reacciones del
sistema inmunológico; cuando el sistema inmunológico se encuentra disminuido
por efectos del VIH, u otras enfermedades, los bacilos tuberculosos durmientes en el
organismo de la persona infectada comienzan a multiplicarse y desarrollan la
tuberculosis. El que las personas desarrollen o no la enfermedad, está condicionada
por algunos factores, entre ellos:
Desnutrición, Hacinamiento, Personas inmuno – deprimidas

Tipos de Tuberculosis
La tuberculosis se clasifica en:
Tuberculosis Pulmonar
Es una enfermedad infecciosa muy común, que puede adoptar una forma
aguda o crónica, y ser localizada (abarca sólo un tejido, en este caso en el parénquima
pulmonar) o generalizada (se disemina a dos o más tejidos). En la mayoría de los
casos, la enfermedad ataca los pulmones.Es de suma importancia el comprender que
la tuberculosis se debe a bacterias propagadas de una persona a otra, por lo que la
mayoría de los niños con esta enfermedad han sido infectadas por otra persona,
generalmente un adulto que padece tuberculosis pulmonar.
Al respecto, el protocolo de manejo de la Tuberculosis en Atencion primaria
de la salud (2013) describe que la tuberculosis pulmonar es “la forma más común y
contagiosa. Los síntomas más frecuentes son la tos con catarro por más de 15 días.
Otros signos y síntomas que pueden presentarse son alteración del estado general,
fiebre vespertina, sudoración nocturna, falta de apetito y pérdida de peso” (P.11).
La misma es es nuevamente motivo de sorpresa el encontrar extensas lesiones
radiológicas pulmonares, frente a una ausencia total de signos semiológicos al
examen físico. Cuando estos existen, están representados generalmente por pequeñas
áreas de crepitaciones en las partes altas de los pulmones.
Tuberculosis Extra pulmonar
La tuberculosis extrapulmonar se presenta más frecuentemente en personas de
raza negra y orientales, en mujeres y niños luego de la infección primaria. Las
infecciones delas mucosas y serosas se deben a la diseminación de las secreciones
respiratorias. Las infecciones por extensión linfohematógena son posteriores a la
infección primaria. La diseminación de la infección inicial se produce por la falta de
desarrollo de una respuesta inmune adecuada, dando lugar a una enfermedad con
múltiples lesiones en distintos órganos del cuerpo, pero su presentación clínica puede
ocurrir posteriormente a la infección inicial. La linfadenitis y osteomielitis de las
vértebras y costillas, son unas de las presentaciones clínicas más frecuentes de la
tubeculosis extrapulmonar. Los ganglios linfáticos cervicales, principalmente la
cadena cervical anterior, son los que se afectan más comúnmente. A partir de nódulos
linfáticos mediastínicos, los más afectados son los del grupo paratraqueal derecho.
Por otra parte, Afecta frecuentemente a personas con baja inmunidad, como
niños e individuos afectados por el VIH/Sida. Los síntomas están relacionados
al órgano afectado: acompañado de síntomas inespecíficos generalmente de inicio
insidioso como sensación febril vespertina, debilidad generalizada, disminución
del apetito y pérdida de peso.
Tuberculosis pleural
Se presenta generalmente con tos seca, dolor torácico, dificultad respiratoria
progresiva, febrícula, deterioro del estado general, anorexia
y pérdida de peso. Tuberculosis ganglionar: Presentan aumento del tamaño
ganglionar, localizados frecuentemente en la región cervical y supraclavicular.
Pueden observarse signos inflamatorios y trayectos fistulosos con drenaje de material
caseoso. Tuberculosis meníngea: Cursa con anorexia, malestar general, cefalea,
vómitos, convulsiones, alteración de la conciencia, pudiendo llegar al coma. A
examen físico el paciente puede presentar rigidez de nuca, signos meníngeos.
Se considera extrapulmonar debido a su comportamiento epidémico. Toda
tuberculosis no comunicada directamente con la vía aérea pierde su capacidad de
trasnmisión. Puede presentarse de dos formas: Pleuresia asociada con tubeculosis
primaria: Un foco de primoinfección localizado a nivel subpleural progresa hasta
comprometer la pleura. No hay invasión micobacteriana importante de la cavidad,
pero sí una reacción de hipersensibilidad marcada que se manifiesta con derrame.
Sólo el 50% de los cultivos son positivos. El cuadro clínico se caracteriza por fiebre,
pérdida de peso y dolor pleurítico del lado comprometido. Las radiografías muestran
derrame de magnitud variable, con lesiones parenquimatosas poco comunes.
Tuberculosis laríngea
Se manifiesta en forma de cambios de la voz (ronquera o afonía) y a veces
dolor de garganta. Casi siempre se asocia a TB pulmonar.
Tuberculosis ósea
El dolor es el síntoma principal. La columna, cadera y rodilla son las más
frecuentemente afectadas, puede acompañarse de tumefacción
de las articulaciones y limitación de la movilidad de los mismos.
Tuberculosis genitourinaria
Presenta polaquiuria, disuria, hematuria ydolor, acompañada de piuria con
urocultivo negativo para gérmenes comunes. La tuberculosis genital en las mujeres
puede causar infertilidad, dolor pélvico y alteraciones menstruales. En los hombres
puede producir orquitis y prostatitis o afectar al epidídimo manifestándose como una
masa ligeramente dolorosa. El período de transmisibilidad ocurre mientras el paciente
elimina bacilos o no inicie el tratamiento. Por lo general, luego de 15 días de inicio
del esquema terapéutico recomendado, la transmisión se reduce gradualmente
a niveles insignificantes. Los/as niños/as con tuberculosis pulmonar, generalmente no
son contagiosos/as.
En este mismo contexto, la tuberculosis miliar Es una forma más
significativa de la diseminación linfohematógena masiva del bacilo tuberculoso. Hay
compromiso activo de dos o más órganos. Obtiene su nombre según dos
descripciones anecdóticas. La primera describe las lesiones macroscópicas en
cualquier órgano comprometido como granos de millo, y la segunda describe miles o
millones de lesiones sembradas en todos los órganos afectados. Frecuente en lactantes
y niños pequeños, adultos y adolescentes malnutridos o inmunosuprimidos.
Posteriormente estas siembras progresan de focos primarios pulmonares
(Tuberculosis primaria masiva), pasando a ganglios que drenan a venas pulmonares,
después a corazón izquierdo, de ahí a órganos extrapulmonares y/o vasos linfáticos.
Posteriormente a corazón derecho y por último a ápices pulmonares. Las cavernas
pueden generar diseminación hematógena pulmonar.
Finalmente, la Tuberculosis Crónica Hematógena Se origina a través de la
diseminación de focos extrapulmonares crónicos y silenciosos. Es más freucente en
pacientes con edad avanzada que se presentan con fiebres intermitentes de orígen
desconocido, aunque el 30% pueden estar afebriles, y en ocasiones presentar
trastornos hematológicos como anemia refractaria al tratamiento, leucopenia,
trombocitopenia, reacciones mieloleucémicas y agrandamiento del bazo.

Manifestaciones Clínicas
Uno de los principales problemas de la Tuberculosis es la poca especifidad de
sus síntomas y signos, similares a los de muchas enfermedades respiratorias, incluso a
la de algunas banales. El comienzo es insidioso en la mayoría de los casos los
síntomas pueden ser locales o generarles (Febrícula, Sudoración nocturna, Disnea,
fatiga, pérdida de apetito y peso). Los síntomas locales Los síntomas locales van a
depender del órgano afectado. De todas las localizaciones, la más frecuente (80% en
inmunocompetentes) es la Tuberculosis pulmonar; y los síntomas más comunes son la
tos y/o expectoración prolongadas, aunque también la disnea, el dolor torácico y la
hemoptisis pueden acompañar el cuadro clínico3,4. En todas aquellas personas que
refieren tos y/o expectoración de más de 10-15 días de duración se debería descartar
Tuberculosis pulmonar mediante la realización de una radiografía de tórax y pruebas
Microbiológicas.
En este mismo contexto, se caracteriza además por tos prolongada,
expectoración, dolores torácicos, perdida de peso, anorexia, astenia, fiebre moderada
y sodoracion nocturna. El signo mas característico es la hemoptisis (presencia de
sangre en los esputos).
Específicamente en los respecta a las manifestaciones clínicas de la
Tuberculosis Pulmonar La Revista Enfermedades Infecciosas (2014) plantea que
pueden presentarse “Tos y expectoración por más de 15 días (la casi totalidad de los
enfermos pulmonares bacilíferos presentan estos síntomas). Expectoración con
sangre (hemoptisis), con o sin dolor torácico y dificultad para respirar., Síntomas
generales como pérdida de peso o de apetito, fiebre, sudoración nocturna, cansancio,
Decaimiento” (P. 7). Una persona con cualquiera de estos síntomas que esta o ha
estado en contacto con una persona enferma de tuberculosis, tiene muchas
probabilidades de presentar la enfermedad.
En lo que respecta a la tuberculosis pulmonar Se calcula que las
localizaciones extrapulmonares constituyen entre el 15% y el 20% de todas
formas de TB, aunque en la asociación TB/Sida la proporción es mayor. Las formas
extrapulmonares más frecuentes en nuestro país son las pleurales, ganglionares y, en
menor medida, genitourinarias, osteoarticulares y gastrointestinales.
Los síntomas generales de la TB extrapulmonar son similares a los de la pulmonar:
fiebre, astenia, decaimiento, sudoración nocturna, pérdida de peso, disminución del
apetito entre otros. A estos síntomas y signos se agregan los específicos para cada
localización.
A diferencia de las formas pulmonares, las localizaciones extrapulmonares
tienen poblaciones bacterianas de escaso número; por esta razón, la proporción de
confirmación bacteriológica en estas formas no es tan alta como en las de localización
pulmonar. La bacteriología, principalmente el cultivo, confirma entre un 20% y 80%
de las formas extrapulmonares, dependiendo de su localización. Siempre debe
solicitarse bacteriología (examen directo y cultivo) de líquidos y muestras de tejidos
relacionados con el sitio de localización sospechoso Caracterizandose por el dolor
toraxico, Ganglioslinfaticos aumentados de volumen, deformación de la columna
vertebral.

Diagnostico
El diagnóstico de certeza de tuberculosis implica la identificación del agente
causal en muestras de secreciones orgánicas ó en muestras de tejidos. El diagnóstico
se hace basado en los parámetros de laboratorio y clínica. Además del
diagnóstico de los individuos sintomáticos, es necesario investigar las posibles
fuentes de infección. Y así, debe ser llevado a cabo, investigaciones epidemiológicas,
entre los contactos de todos los casos de tuberculosis y la búsqueda de contactos debe
realizarse en forma activa en el domicilio del paciente, o citarlos en el Servicio de
Salud.
La sospecha clínica debe tratar de confirmarse con la bacteriología; en primera
instancia con la baciloscopía y, si esta es persistentemente negativa, con el cultivo.
El diagnostico Bacteriologico se realiza a través del esputo (baciloscopia)
definida por La Revista enfermedades infecciosas (2014) como la técnica de
confirmación más “ practica, sencilla y rápida” (P. 8). La misma Puede ser realizada
en la mayoría de los servicios de salud y detecta a los pacientes que expectoran gran
cantidad de bacilos y diseminan la infección en la comunidad. Con esta técnica se
puede confirmar entre el 65% y el 80% de los casos pulmonares adultos. Con la
baciloscopía (BK) el laboratorio puede confirmar tuberculosis, detectar y evaluar la
evolución de los casos infecciosos, confirmar la curación de los que completan el
esquema exitosamente e identificar los que fracasan con su tratamiento.
Dado que la frecuencia de otras micobacteriosis pulmonares es muy baja en
nuestro país, la observación microscópica de BAAR en el esputo es diagnóstico de
TB en más del 99% de los casos no asociados al Sida. El cultivo es una técnica de
mayor sensibilidad que la baciloscopía, aunque también requiere más tiempo y es más
compleja, por lo que necesita ser realizada en laboratorios de mayor nivel con
condiciones de infraestructura y equipamiento más exigentes y a costos más elevados.
El cultivo permite poner en evidencia bacilos viables presentes en escasa
cantidad, por lo que permite detectar los casos antes de que lleguen a ser infecciosos
y realizar el diagnóstico diferencial con otras patologías pulmonares crónicas,
certificando que sea el bacilo de la tuberculosis. También juega un rol muy
importante en el seguimiento de los pacientes con TB resistente
a fármacos, ya que permite detectar tempranamente el fracaso al tratamiento y
conocer la sensibilidad a las drogas antituberculosas.
En cuanto, a la solicitud de cultivo las muestras deben realizarse en pacientes
con las siguientes características:
.Cuando hay imágenes radiológicas compatibles con TB pulmonar y baciloscopía
negativa de dos muestras respiratorias.
• Cuando hay sospecha de tuberculosis extrapulmonar ya que en general son lesiones
con pocos bacilos.
• En niños con sospecha clínica y epidemiológica de tuberculosis.
• En pacientes inmunocomprometidos, especialmente personas infectadas con el
Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o diabéticos, ya que suelen hacer
tuberculosis atípicas, con escaso número de bacilos.
• En pacientes con antecedentes de tratamiento antituberculoso (fracasos, o
abandonos parciales y recaídas).
• En personal de salud.
• En personas privadas de libertad independientemente de si tuvieron contacto con TB
multirresistente (TB MDR).
• En inmigrantes de zonas con alta tasa de TB MDR (Perú, Ecuador, África, ex
Repúblicas Socialistas).
• En usuarios de alcohol y otras drogas.
• En pacientes con baciloscopía de esputo positiva después de finalizado el segundo
mes de tratamiento.
• En pacientes con antecedentes de exposición a bacilos resistentes a fármacos.
• En baciloscopías positivas de lavado gástrico, lavado bronquial o hisopados.
• Para monitorear el tratamiento de los pacientes con TB multirresistente. En este
caso, se debe solicitar la realización de cultivo mensualmente para detectar, lo más
tempranamente posible, los fracasos al tratamiento.
De igual manera la prueba de sensibilidad a os antibióticos permite identificar
a los casos que necesitan una reformulación del tratamiento y orientar el nuevo
esquema. Para ello, es necesario cultivar en el momento de diagnóstico las muestras
de pacientes que tienen riesgo de estar afectados por Tuberculosis resistente a
fármacos ya sea porque se han contagiado con una cepa resistente o porque han
realizado un tratamiento irregular, así como a los casos en los que una eventual falla
de tratamiento podría determinar una evolución muy tórpida, los que demoran en
negativizar la BK, y aquéllos que no toleran los fármacos de primera línea.
Se debe indicar la realización de cultivo y prueba de sensibilidad, o prueba de
sensibilidad directa (en el caso en que se cuente con una muestra pulmonar con BK
positiva), en las siguientes situaciones:
En el momento de diagnóstico de pacientes: En el momento de diagnóstico a
los pacientes:
• Con antecedentes de tratamiento para la TB (recaídas, fracasos, abandonos),
especialmente si ha habido irregularidad en el tratamiento.
• Con contacto con casos de TB resistente a fármacos.
• Trabajadores de instituciones de salud o provenientes de prisiones.
• Con antecedentes de abuso de sustancias (alcohol y/o a otras drogas).
• Con antecedentes de residencia anterior en países con alto nivel de resistencia a
fármacos
(Ecuador, Perú, algunos países asiáticos y de Europa del Este).
• Inmunocomprometidos (VIH positivos y diabéticos).
• Niños.
Durante el control de tratamiento de casos de TB:
• Con BK de esputo positiva al finalizar el segundo mes de tratamiento o
posteriormente.
• Diagnosticados con BK negativa y que convierten a positiva su BK durante el
tratamiento.
• Con mala adherencia al tratamiento.
• Con intolerancia a los fármacos antituberculosos.
Otro aspecto importante en la detección de la tuberculosis es la Baciloscopia
que es la visión al microscopio de un extendido de esputo sigue siendo la prueba
inicial a realizar ante la sospecha de TB por su rapidez, escaso coste, sencillez y por
tener una clara relación con la contagiosidad del enfermo. Sin embargo, es una prueba
tediosa con moderada sensibilidad, por lo que una baciloscopia negativa no excluye
TB3,4. La sensibilidad de la baciloscopia es variable: 70-90% en TB con lesiones
cavitadas; 50- 70% en enfermos que solo presentan infiltrados en la radiografía de
tórax; y menos del 50% en enfermos con nódulos pulmonares o en las distintas
formas de Tuberculosis extrapulmonar (<10% en las serositis tuberculosas). Por
su parte, la especificidad oscila entre el 96-99%3,4.
Sin embargo, la ácido-alcohol resistencia que detecta la baciloscopia es una
propiedad común a todas las especies del género Mycobacterium (no solo de M.
tuberculosis), por lo que el diagnóstico definitivo se debe confirmar mediante cultivo
o técnicas moleculares. La baciloscopia tampoco es capaz de discernir entre bacilos
muertos o vivos.
Igualmente, la Deteccion de M. tuberculosis por técnicas moleculares.
Es de especial relevancia la aportación que ha supuesto en el último lustro la prueba
denominada GeneXpert. Es una técnica sencilla y reproducible que consiste en una
reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real; en un tiempo aproximado de 2
horas puede resultar positiva hasta en el 70% de las TB con baciloscopia negativa y
cultivo positivo9---11. Lo hace al detectar la presencia de ADN de M. tuberculosis en
la muestra, pero a la vez también identifica los cambios en el ADN que pueden
producirla resistencia a la rifampicina. Por lo tanto, en menos de 2 horas aporta un
diagnóstico de certeza de Tuberculosis B y de resistencia a la rifampicina, un fármaco
esencial en el tratamiento de la Tuberculosis . La sensibilidad global de la prueba es
cercana al 90%, siendo del 98% en pacientes con baciloscopia positiva, y de
alrededor del 70% en aquellos con baciloscopia negativa. Al ser mucho más sensible
que la baciloscopia, se elige en aquellos pacientes con Tuberculosis más
paubacilares, como los infectados por VIH. La especificidad global es del 99%; esta
cifra en comparación con el patrón oro del cultivo. Por su parte, la sensibilidad global
para la detección de resistencia a la rifampicina es del 95%, con una especificad del
98%. Estos datos hacen que si un paciente tiene un GenXpert con resistencia a la
rifampicina, se le deba tratar como TB-MFR, pues la resistencia a este fármaco va
asociada a resistencia a la isoniazida en más de un 95% de los casos10,12.
El GeneXpert está automatizado y ni siquiera necesita de la infraestructura de
un laboratorio para su realización. La OMS ha recomendado recientemente que
GeneXpert se utilice como prueba diagnóstica inicial (antes que la baciloscopia) en
pacientes VIH con sospecha de Tuberculosis , o cuando se sospecha resistencia a la
rifampicina
Por otra parte el Antibiograma, Si es posible, en todos los casos de
Tuberculosis se debe realizar un estudio de sensibilidad in vitro a los fármacos
antituberculosos (antibiograma), o bien detectar esta posible resistencia por técnicas
moleculares. Lo ideal sería realizar estudios de sensibilidad a rifampicina e
isoniazida, siempre que haya muestra disponible. Si el resultado es de resistencia a
rifampicina (el fármaco que más condiciona el pronóstico de la TB), se debería
estudiar también las resistencias a las fluoroquinolonas (FQ), tipo levofloxacino y
moxifloxacino, y al inyectable de segunda línea (amikacina o capreomicina) que se
vaya a utilizar en el tratamiento. La credibilidad de las pruebas de sensibilidad
convencional a estos fármacos es muy buena y, por lo tanto, pueden orientar
definitivamente el esquema terapéutico. Por el contrario, no se aconseja testar el resto
de medicamentos porque las pruebas disponibles son poco fiables en sus resultados.
Las pruebas de susceptibilidad pueden ser fenotípicas o genotípicas. Las
primeras tienen el inconveniente de que es necesario que M. tuberculosis crezca en
los medios de cultivo utilizados, por lo que se demoran varias semanas. Sin embargo,
las pruebas moleculares pueden aportar un resultado en 24-48 horas, al detectar, por
técnicas de amplificación genética, las mutaciones genéticas del bacilo que producen
la resistencia a los fármacos anti-TB.
Dentro de este marco de afirmaciones, La Radiología es un elemento
complementario para el diagnóstico de tuberculosis, porque la interpretación correcta
de las imágenes radiológicas requiere experiencia, especialmente si las lesiones son
mínimas o moderadas y porque es poco específica, ya que las imágenes radiológicas
que produce la tuberculosis pueden ser producidas por otras patologías respiratorias y
enfermedades sistémicas.
Al respecto, Una radiología que muestra infiltrados y/o cavitaciones de
predominio en lóbulos superiores y segmento apical de lóbulos inferiores sugiere TB
pulmonar. Sin embargo, cualquier lóbulo o segmento pulmonar puede estar afectado.
Tan solo en algunas formas de Tuberculosis primaria y, frecuentemente en infectados
por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) con inmunodepresión grave, se
pueden encontrar radiografías normales.
A pesar de ser una técnica muy sensible, la radiografía simple no es tan
específica y no hay ningún signo radiológico patognomónico de TB. Por lo tanto,
aunque existan lesiones radiológicas altamente sugestivas de TB en un contexto
clínico y epidemiológico favorable, nunca se debe admitir el diagnóstico de la
enfermedad solo por los datos radiológicos, aunque sean de gran ayuda3,4. Por otro
lado, dada su sensibilidad, la radiología de tórax sigue siendo una buena técnica
para descartar Tuberculosis , de forma que si un paciente inmunocompetente tiene
una radiografía normal, es prácticamente seguro que no tendrá una Tuberculosis
pulmonar.
Otras técnicas de imagen no aportan mucho al diagnóstico de la TB, sobre
todo en su presentación pulmonar. Solo la tomografía computarizada de tórax puede
dar información valiosa del mediastino y de lesiones pequeñas que pasan
desapercibidas en la radiografía de tórax. Por su parte la resonancia magnética puede
aportar información en Tuberculosis extrapulmonar, sobre todo osteoarticular.

Tratamiento
El tratamiento de la enfermedad tuberculosa tiene como premisas
fundamentales, desde el punto de vista bacteriológico, las siguientes6-7:
1. Es preciso asociar varios fármacos para prevenir la aparición de resistencias. Toda
monoterapia real o encubierta llevará ineludiblemente al fracaso y a la selección de
resistencias
2. El tratamiento tiene que ser prolongado para evitar la recidiva, en base a las
distintas velocidades de crecimiento de las poblaciones bacilares coexistentes.
3. La mala cumplimentación o el abandono del tratamiento favorece la aparición de
resistencias.
De acuerdo con la Guía Clínica y Terapéutica (2016) el tratamiento se basa
en la asociación de varios de los siguientes antituberculosos “ isoniazida, rifampicina,
pirazinamida, etambutol, estreptomicina” (P.85). El régimen es estandarizado y se
compone de dos fases (Fase de ataque y Fase de mantenimiento). La duración del
tratamiento de la tuberculosis por gérmenes sensibles es de 6 meses como mínimo.
La curación de un paciente tuberculoso requiere un compromiso importate
tanto por parte del equipo sanitario como parte del paciente. Unicamente un
tratamiento continuo de varios meses permitirá obtener la curación y evitar la
aparición de resistencias que complicaran los tratamientos ulteriores. Es esencial que
el paciente lo comprenda y que tenga la posibilidad de seguir el tratamiento hasta su
fin.
Es relevante, para asegurar al máximo la posibilidad de curación sin recaídas,
todo tratamiento debería asociar al menos 4 fármacos no utilizados previamente. Al
menos 2 de ellos deberían ser fármacos «esenciales», uno con buena actividad
bactericida (capacidad de matar a los bacilos en replicación activa, que son los que
provocan los síntomas y la muerte del paciente) y otro con buena capacidad
esterilizante (capacidad de matar a los bacilos en fases latentes, productores de las
recaídas). Como son los fármacos que van a curar al paciente, idealmente deberían
mantenerse todo el tiempo que dure el tratamiento. Los otros dos fármacos
son lo que denominamos acompañantes que no están en el régimen terapéutico para
eliminar bacilos de una manera específica, sino para proteger a los fármacos
esenciales.
En este mismo orden de ideas, Según la OMS, la estrategia conocida por
sus siglas DOTS, o TAES en español, que significa “Tratamiento Acortado
Estrictamente Supervisado”, es la estrategia más costo-efectiva para tratar la
tuberculosis en el mundo. El tratamiento de la tuberculosis consiste en dos fases:
I. Fase intensiva o inicial: pretende un rápido efecto bactericida y negativización del
esputo, junto con la mejoría clínica
II. Fase de continuación: el tratamiento está diseñado para eliminar los bacilos que
quedan y evitar las recaídas. Los Fármacos de Primera línea utilizados en el
tratamiento de la tuberculosis son los siguientes: Isoniacida (H), Rifampicina (R),
Pirazinamida (Z), Etambutol (E), Estreptomicina (S).
Ahora bien, en lo que respecta al tratamiento antituberculoso en situaciones
especiales en el caso del embarazo y lactancia Es aconsejable evitar el embarazo
durante el tratamiento. Se puede usar la pauta habitual de tratamiento. Está
contraindicadala estreptomicina. La lactancia materna no está contraindicada
durante el tratamiento. Se recomienda administrar un suplemento de piridoxina a las
embarazadas que reciben H. Silicosis: En pacientes con silico-tuberculosis se
recomienda un tratamiento más prolongado, administrando RHZ durante 2 meses y
continuar con RH durante 8 a 12 meses más.
En lo que respecta a la Insuficiencia Renal La R puede administrarse en la
insuficiencia renal ya que su eliminación es fundamentalmente biliar. La dosis de H
se recomienda que no supere los 200 mgr/dia. La dosis de pirazinamida debe de
reducirse en casos de insuficiencia renal severa (20 mg/kg/día). Deben de evitarse
estreptomicina y etambutol porque se eliminan por via renal.
En el caso pacientes VIH o inmunodeprimidos Se recomiendan pautas más
largas de tratamiento: 2 meses HRZ y 7 meses HR. Se añadirá etambutol los dos
primeros meses si existe alta tasa de resistencia primariaa la isoniacida en la
comunidad. Requieren un seguimiento más estrecho por mayor número de recaidas,
efectos adversos e interacciones medicamentosas.
Los pacientes con hepatopatías Se puede usar la pauta estándar de 6 meses,
aunque la posible toxicidad hepática obliga a controles semanales las dos primeras
semanas y bisemanales los dos meses siguientes. En hepatopatias con predominio de
citolisis es conveniente renunciar a Z y H, y en casos de colostasis sin citolisis a la R.

Prevención
La mejor manera de prevenir la tuberculosis es detectar precozmente los pacientes
enfermos, iniciar rápidamente el tratamiento y verificar que se cumpla y controlar los
contactos. Las principales medidas de prevención de acuerdo la Revista enfermedades
infecciosas tuberculosis (2014) son:
“-Iniciar el tratamiento de los pacientes de los pacientes con tuberculosis tan
pronto se confirme la enfermedad y coordinar con el paciente para que el tratamiento
sea supervisado.
-Evaluar los contactos del paciente y realizar quimioprofilaxis si corresponde,
una vez descartada la tuberculosis en los contactos.
-Captar a los pacientes sintomáticos respiratorios” (P. 36).
Dentro de esta perspectiva, La principal medida preventiva consiste en aislar
al enfermo con tuberculosis activa y comenzar de inmediato la terapia anti-
tuberculosis efectiva, ya que después de dos semanas con tratamiento, los pacientes
con Tuberculosis activa y no-resistente dejan de ser contagiosos.
Se debe separar del puesto de trabajo a los trabajadores con TB pulmonar o de
vías aéreas (laríngea) durante el periodo contagioso (primeros quince días desde el
inicio del tratamiento) y también ante la sospecha de dicha patología hasta que se
resuelva la duda. Antes del alta deben ser reevaluados para descartar la enfermedad
activa. Los trabajadores con Tuberculosis en otras localizaciones, no necesitan ser
separados para evitar el contagio.
Además, para impedir la propagación de la enfermedad, la persona infectada
debe protegerse siempre que tosa con pañuelos desechables, lavarse las manos
después de toser, utilizar mascarilla en zonas comunes, restringir visitas a personas no
expuestas a la enfermedad y seguir adecuadamente el tratamiento.
De igual manera, la protección respiratoria ( Mascarilla autofiltrantes o con
filtro P3 , bien ajustada al l entrar en habitaciones ocupadas por pacientes con
tuberculosis infecciosa pulmonar o laríngea. También cuando haya lesiones de la piel
por tuberculosis infecciosa o cuando se realicen procedimientos que pueden generar
aerosoles (irrigaciones, incisiones o drenajes, etc.).
Protección de las manos: guantes impermeables en caso de contacto con
materiales potencialmente infecciosos.
Teorizante de Enfermeria
Orem nació en Baltimore, y se educó con las Hijas de la Caridad de S. Vicente
de Paúl Se graduó en 1930.
Dentro de su trayectoria como teorista no influyó ninguna enfermera más que
otra, sino que fue el conjunto de todas con las que había tenido contacto, y la
experiencia de las mismas lo que le sirvió de fuente teórica.
Orem define su modelo como una teoría general de enfermería que se
compone de otras tres relacionadas entre sí:
1. Teoría del Autocuidado: En la que explica el concepto de autocuidado como
una contribución constante del individuo a su propia existencia: "El autocuidado es
una actividad aprendida por los individuos, orientada hacia un objetivo. Es una
conducta que existe en situaciones concretas de la vida, dirigida por las personas
sobre sí mismas, hacia los demás o hacia el entorno, para regular los factores que
afectan a su propio desarrollo y funcionamiento en beneficio de su vida, salud o
bienestar".
Dentro de este orden de ideas, define además tres requisitos de autocuidado,
entendiendo por tales los objetivos o resultados que se quieren alcanzar con el
autocuidado:
o - Requisitos de autocuidado universal: son comunes a todos los individuos e
incluyen la conservación del aire, agua, eliminación, actividad y descanso, soledad e
interación social, prevención de riesgos e interacción de la actividad humana.
o - Requisitos de autocuidado del desarrollo: promover las condiciones
necesarias para la vida y la maduración, prevenir la aparición de condiciones adversas
o mitigar los efectos de dichas situaciones, en los distintos momentos del proceso
evolutivo o del desarrollo del ser humano: niñez, adolescencia, adulto y vejez.
o - Requisitos de autocuidado de desviación de la salud, que surgen o están
vinculados a los estados de salud.
2. Teoría del déficit de autocuidado: En la que describe y explica las causas que
pueden provocar dicho déficit. Los individuos sometidos a limitaciones a causa de su
salud o relaciones con ella, no pueden asumir el autocuidado o el cuidado
dependiente. Determina cuándo y por qué se necesita de la intervención de la
enfermera.
3. Teoría de los sistemas de enfermería: En la que se explican los modos en que
las enfermeras/os pueden atender a los individuos, identificando tres tipos de
sistemas:
- Sistemas de enfermería totalmente compensadores: La enfermera suple al individuo.
- Sistemas de enfermería parcialmente compensadores: El personal de enfermería
proporciona autocuidados.
- Sistemas de enfermeria de apoyo-educación: la enfermera actua ayudando a los
individuos para que sean capaces de realizar las actividades de autocuidado, pero que
no podrían hacer sin esta ayuda.
Asi mismo, Orem define el objetivo de la enfermería como: " Ayudar al
individuo a llevar a cabo y mantener por sí mismo acciones de autocuidado para
conservar la salud y la vida, recuperarse de la enfermedad y/o afrontar las
consecuencias de dicha enfermedad". Además afirma que la enfermera puede utilizar
cinco métodos de ayuda: actuar compensando déficits, guiar, enseñar, apoyar y
proporcionar un entrono para el desarrollo.
El concepto de autocuidado refuerza la participación activa de las personas en
el cuidado de su salud, como responsables de decisiones que condicionan su
situación, coincidiendo de lleno con la finalidad de la promoción de la salud. Hace
necesaria la individualización de los cuidados y la implicación de los usuarios en el
propio plan de cuidados, y otorga protagonismo al sistema de preferencias del sujeto.
Por otro lado supone trabajar con aspectos relacionandos con la motivación y
cambio de comportamiento, teniendo en cuenta aspectos novedosos a la hora de
atender a los individuos (percepción del problema, capacidad de autocuidado,
barreras o factores que lo dificultan, recursos para el autocuidado, etc ) y hacer de la
educación para la salud la herramienta principal de trabajo.
La enfermera actúa cuando el individuo, por cualquier razón, no puede autocuidarse.
Los métodos de asistencia de enfermería que D. 0rem propone, se basan en la
relación de ayuda y/o suplencia de la enfermera hacia el paciente, y son:
• 1.- Actuar en lugar de la persona, por ejemplo en el caso del enfermo
inconsciente.
• 2.- Ayudar u orientar a la persona ayudada, como por ejemplo en el de las
recomendaciones sanitarias a las mujeres embarazadas.
• 3.- Apoyar física y psicológicamente a la persona ayudada. Por ejemplo,
aplicar el tratamiento médico que se haya prescrito.
• 4.- Promover un entorno favorable al desarrollo personal, como por ejemplo
las medidas de higiene en las escuelas.
• 5.- Enseñar a la persona que se ayuda; por ejemplo, la educación a un enfermo
colostomizado en cuanto a la higiene que debe realizar.
Atendendiendo estas consideraciones, debido a que Orem resalta la
importancia y necesitadad de un plan educativo el trabajo investigativo se enfocara
llevar conocimiento e informacion que es la tuberculosis para que asi puedan tener
cuidado, es importante destacar que esta enfermedad requiere de mucho cuidado es
por eso que los pacientes deben tener muchas medidas preventivas ya que es
contagiosa nosotros como enfermeros debemos informarle todo lo que tenga que ver
acerca de esta enfermedad tales como, la higiene el cuidado que deben tener con esto
y el tratamiento que deben llevar durante su proceso medico.
Bases Legales
La presente investigación posee el siguiente basamento legal:
La Constitución de la Republica Bolivarian de Venezuela (1999) en el articulo 84
Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará
un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y
participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de
gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El
sistema público nacional de salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la
prevención de las enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y rehabilitación
de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no
podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de
participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la
política específica en las
El anterior articulo es relevante para la presente investigación debido a que, el estado
debe garantizar el derecho a la salud de esta manera a las personas no se les puede
negar el derecho de ser atendido en un centro de salud, y atreves de esto hacerle llevar
un conocimiento sobre las medidas preventivas de dicha enfermedad o patología en la
que se presente.

Dentro de este mismo orden de ideas Código Deontológico DE Enfermeras de


Venezuela (1999) en su articulo 31 refiere que el personal de Enfermería deberá
colaborar en la promoción de la salud poniendo al servicio del logro de esa función
social sus conocimientos científicos y conducta ética en el desarrollo de los
diferentes programas que se planifiquen con ese objetivo.
Relacionándolo con nuestro trabajo, nosotros como profesionales de enfermería
debemos colaborar con la promoción de la salud atreves de diferentes programas
que lleven algún conocimiento de la enfermedad a tratar de acuerdo a lo escrito es
importante que por medio de charlas educativas , folletos , trípticos entre otros tengan
conocimiento de la misma, y asi poder de alguna manera a que los pacientes tengan
presente lo que se les está queriendo decir o explicar.
Desde la perspectiva más general, Ley del ejercicio profesional de enfermería
en el artículo 62 que Se crearán las Redes Intersectoriales en todo el ámbito nacional,
entre las estructuras profesionales e instituciones, con la participación de las
comunidades organizadas en los referente al área de la prevención, tratamiento y
rehabilitación en el área de la salud. El funcionamiento de las mismas será normado
por el reglamento respectivo.
De acuerdo a lo escrito en el siguiente articulo tiene relación a nuestro
trabajo investigativo, nos indica que se crearan redes intersectoriales en todo el
ámbito nacional, para que, para crear o contar con la participación de dichas
comunidades para asi llevar el conocimiento de lo que son las enfermedades
contagiosas y asi ellos tengan prevención de lo que se puede presentar y como poder
tratar dicha enfermedad de una manera preventiva.
Definición de Términos