Vous êtes sur la page 1sur 2

Maltrato Infantil

Escrito por Edith Beatriz Burgos

Hoy en día, es indispensable para los que trabajamos en el campo educativo, estar informados
acerca del maltrato infantil, para poder detectar y saber como trabajar con esta problemática tan
presente en nuestra sociedad.

La declaración de los derechos del niño nos dice que es un derecho de todo sujeto sin importar
edad, raza, religión o posición económica, el no ser maltratados ni discriminados. Los docentes
debemos ser un ejemplo en la implementación y la defensa de dichos derechos.

En general, las definiciones de maltrato infantil nos dicen que es toda acción intencional y
reiterada que por acción u omisión, produce daño físico y/o psíquico en una persona menor de 18
años, afectando el desarrollo de su personalidad. Esto puede darse en el grupo familiar o en
instituciones sociales.

Los síntomas que puede producir el maltrato en los sujetos pueden ser: trastornos de la atención,
el sueño, la alimentación, dolores de cabeza, agresividad, falta de interés, conductas sexuales
inapropiadas, relaciones hostiles y distantes, muestran poco interés y sociabilidad, problemas en
el desarrollo del lenguaje y de los aprendizajes escolares, trastorno generalizado del desarrollo,
etc. En general se producen déficit desde lo emocional, cognitivo y social.

Es importante poder detectar la fuente del maltrato.

¿Por qué se produce?

Por que el niño y el adolescente son sujetos dependientes y vulnerables ante un adulto agresivo.

¿Qué tipos de maltrato hay?

Hay maltrato Físico como lo puede ser la cachetada, golpes, empujones o lesiones graves. El niño
muestra temor al contacto físico con los adultos, comportamientos agresivos o retraimiento no
propios de la edad, cambios en el rendimiento escolar y quejas de dolor. Hay maltrato Emocional
o psicológico, cuándo se producen hechos que favorecen la desvalorización, humillación, miedos y
sentimientos de culpa. Se producen los insultos, falta de respeto, encierros o castigos, lastimarlos,
hacerlos partícipes de la pelea de los adultos, nocomprenderlos, sobreexigirlos o
sobreprotegerlos. El niño muestra pasividad, inhibición en sus juegos y comportamientos
regresivos como el succionarse el dedo pulgar a edades donde ya no es esperable esta conducta.

Y por último el Abuso sexual que se produce cuándo un adulto utiliza a un niño o adolescente para
obtener satisfacción sexual. Sea mediante el exhibicionismo, la pornografía, el pedido de
realización de actividades sexuales, etc. El niño suele mostrar grave restructuración de su
personalidad, fugas frecuentes, dificultades para caminar o lastimaduras en las zonas sexuales,
comentarios de situaciones sexuales raras a su edad.

¿Cómo sospechar de maltrato infantil?


FISICO: Los niños se muestran con problemas de aprendizaje y tienen cambios repentinos en el
comportamiento, presentan problemas físicos, está expectante como preparado para que algo
malo ocurra. Falta en forma reiterada al colegio o llega muy temprano y no quiere irse a su casa.
En la familia, no se preocupan, no acuden a la escuela cuándo se los cita, niegan que el hijo tenga
problemas, cuestionan lo que hace su hijo y hablan mal de él.

Los padres se muestran tensionados, no miran a la cara y evitan todo contacto físico con otra
persona. Consideran que la relación con su hijo es negativa.

Existe también un maltrato por abandono de persona, cuándo falta a la escuela, se lo ve sucio y


desalineado, con problemas dentales, visuales o de salud no resuelto, llama la atención robando o
pidiendo prestado permanentemente cosas.

EMOCIONAL: Cuándo se rechaza o menosprecia el niño culpándolo de lo que le pasa.

El extremo es la conducta de intento de suicidio, pero también aparecen otros síntomas como
comportamientos pasivos o activos en extremo, desarrollo emocional por debajo de lo esperable
para su edad, o asumiendo actitudes de adulto como el de cuidar a sus hermanitos menores.

Hay que ser cautos en el diagnóstico de esta problemática, pues estos indicadores también
pueden formar parte de otro cuadro de situación, y no tratarse de maltrato. Además es
importante considerar la combinación de estos síntomas y no solo uno. A esto hay que unirlo con
una demostración o prueba fehaciente del mismo.

¿Cómo docentes o psicopedagogos, qué debemos hacer?

El niño debe recibir la atención que necesita para lo cuál, nosotros, debemos lograr la confianza
del niño, darle seguridad, aliviarlo en su dolor.

¿Se debe denunciar?

Como docentes, somos personas de la administración pública y estamos obligados a realizar la


denuncia ante alguna asesoría de menores, comisarías, fiscalías o juez de paz. También hay en
toda sociedad algunas asociaciones contra la violencia familiar. En la denuncia se expresa que hay
una persona en situación de riesgo o se sospecha de un maltrato.

¿Qué realizar antes de efectuar la denuncia?

Como docentes o como parte integrante de un equipo de orientación escolar, es importante


realizar una evaluación pediátrica del niño, realizar uno o varias entrevistas, teniendo en cuenta el
no inducir la respuesta afirmativa, no insistir si el sujeto no quiere confesar lo que sucede, realizar
una evaluación psicopedagógica o psicológica del niño y su familia.

Generalmente se separa al niño del ambiente donde se encuentra el agresor o se separa a su


agresor de la familia donde vive el niño. Además es necesario el comienzo de terapia ambulatoria;
siempre y cuándo el caso no sea tan grave que requiera de una internación o una derivación a un
centro especializado en violencia.